Está en la página 1de 9
™ FL SuIETO¥ 14 WTENGONALDAD,BunraKo amuiocnaria ro, ran Pacha com epics Seip 2, Fe So, rat, Poll atl VX de ie eg de Pate Sereno Ea NR Dun, rn, nigel aint mor (Vm Unrag tier ews ale Morea, eae Ont ‘ons Donl Eayo Atoh on Ee, Ord Una Pom, 108 wi Pl, "rn ms” Mi, Co ate. ‘pose D.C, Bratt, Cambie, Manat MT. Pra, 581 ‘Doser BG: Soma econ Mn, Condor Cries eon, Jey epreettns, Cambri, Maca, MT. Pe, 198 SMH Jae, nto, Cntr Utena. 10 EI sujeto trascendental en Husserl: Antonio Zirién [La expoicin que haré tiene un propisito bien delimitado, Seta: ‘a de ofrecer una introduceiéa al concepto de sujetotrascendental {al como éte se encuentra expuesto en las obras de Edmund Hs. serl. Esto quiere desir que nose trata de un ands exhaustive de ‘Se coneepto, ni de una revisn de todos los contextostemsticos } problemticas en que exe concepto se presenta, ni tampoco de lum estudio de tos ls problemas que ese concepto puede suei- tar y ha sisetado, Mi intencion (y een que esto coincide con ‘lLespiritu de este seminario) es didactica y no polémica, Por 0 'Yampoco haré comparaciones entre el concepto de sujet trs- endentel en Huserly ls de ores autores me ocuparé de las ttitcas que se le han hecho o se le pudieran hace, ni lo eritcaré ‘yo mismo, Tempocointentaré ubicar esta concepcién del sjeto en {elaeiin con otras coneepeiones que se hayan tratado ose vayan {trata en ext weminario. Ya la mera expose escueta del con- epto de ajetotrascendental en Huser, de s sigificacion filo- Sélic, es, como verdn,suficiotemente laboriosa yexige de quien ‘qulera entenderia mucha atenciény esfuerzo Por otra parte, no voy a basarme en ningéin texto de Huser! ‘en particular; tomaré de aqul y do alla conforme lo exija el des ‘roll de la expesicin. Para profundizar un poco mis en el tema, tstedes podrén serve dela obras ques clan en la bibliografia. "talc fe rapa spl, an pratt ah. ane us db sone prctamete lr ese) sr. SEE LSyaeieh Semned ine: hetsgepercteece: ‘iv ipl: parse peigate pe nda ences evga einai, Fenner er fn ote pub ‘lstosin ns que telecine monoe Larosa poem aaa oe 6 x sop mascenpenrat en Hussent En Ia exposiién utilizar los términos“sujetotrascendental” “subjetvida trascendental’, "yo" 0 “eg trascendental", “oncien cia rasendental”. Estictamente, estos términoe no son inno Sin embargo, en el nivel de une itredaceién como éte podemos consderaros como sinénimes. Las diferencias ete ellos on en cas todos los cass funclonaes, pero todor estos trminos se eieren a fin de cuentas la misma eoss. ¢Qué corso éta? Eso lo que se trata de saber. He dicho que comprenderloexge atenciin y= fuerzo, Esto puede sonar paradjic sl ahora les digo que sa cose, cl sujtotrascendental, noes en absoluto misterios, pes es nada ‘menos que "el ente que somos nosotros mismo” (para war una ex presn de Heidegger). Lo que ocurre ex que eo que somos nox ‘ros mismos, y que es, por ello mismo, lo ms eereano, noe resulta también, debido a clortas mecaniamos de la conciencla que ste ‘en su mistri, lo mis lejano. (Este jeg de ideas e tambien de Heidegger.) Lo misejano ose, lo mis apartado de cualquier con- ‘ideracion natural y denies natural, lo mis “antinatural” "50 brenatural”, lo que menos tiene que ver con nuestras ceapaciones ‘cotiianasprctica ytbreas, lo més ajeno quzd al laud se tido comin. Y sin embargo les eeuerd, es algo cescanc, real, com ‘eto, y cai eas! menos misterioso que un hoyo negro, Lo somos nosotros mismos. El sujeto trasendental noe mitico a mistio: es una entidad “scolastiea 0 "metfisica”en los sentidospeyo- "ativos de estas palabras Aqui cabe recordar que Hussee pretend coavertr aa filoxo- fia en una clencia riguross. El eoncepto dl sujetoteascendental pretend scr un conceptoetitamentecetifice, Para que eta fir- ‘macin nos converts en una frase vacia oe una propesieln dog: matic, tendra que deciles qué es lo que Huser] entendla por cineiay por clencia flosficaofilowoflaceatifien Esto no se poe de expliar en pocas palabras. Soles dané una indicacion, expe and que no les resulte demasiado vaga. Para Huser la ciencia fe unidad o unién sstemétca de evdencias. Aquf, el trina a ‘que deben prestar atencion el de eoidencia, La evidenca remite ‘isin, lo evident eso que se ve epitemeldgicamente, la ri: sin eel primer principio principio de tds lot pincpn. Quie- ro decir: la isn sel fandamento de derecho del conocimiento| Ede, expec ne et api tinted apcele Avrowo Zion 14 no entero de conocimiento. Para deselo burdamente, lo ‘que nose ve no vale, lo que yo no veo no vale para mf no vale i menos que lo nfiera de algo que af vea. Cuando digo que el tamente clentifico, lo que quero dear es que pretende ser un con- ‘expo etraido de una evidenela de una sn. Diho de otro mode, {lujeto trascondental x ve; no Se imaging, no se fantasea, nos {nventa ose constriye, nose postulaen un pensar vaio, ni siquie- ‘48 nflere de algo que se ve, sine que seve él mismo. Pero exto to quiere deer, de ninguna manera, que sea fll vero. La ien- ia a los trabajaron ys desarelaron durante muchos anos sin verlo, sin ver el sujetotracendental y con 6 toda una dimen- ‘bn de conocimiento denominada trascendeatal. Més adelante se ‘aclaard un poco més qué dimensn es éa. Por ahora sto quiero Sednlar que el hecho de no haber visto eta dimension trascenden- tal, de no haber vigo el sujetotrawendental, es 1 que hacia que la fiotota, sega Huser, no pudieraconverie en fost cien- tific: y, por oto lado, eo que hace que la cencia no sea filxo- fia, Pues, precsamente, el dominio ool mbito de la flosfia es ‘ee dmbito 0 dimensin de lo trascendental. Entonces, debe que- ‘dar claro que hablar de una flosfia cientiiea no quiere det, ni ‘mucho menos, eulparar ala filsofia con las cleecas ni configu ‘atl flosofiasogin el modelo de alguna clecia particular, I ‘mese matemiticas, isica o cualquler otra. Una vez aclarados estos ns, aunque sa mediante es ineacinat mys, l ‘Para entender el concepto de sujeto trascendental hay que te- rer present siempre otro concepto del sueto que también se eo- ‘cuentma en Husel el concept desjeto empiric, Casi nanea habla “Huse del suet tascendeatal sn ponero en reacin, sin com ‘pararlo, sin establece su referencia con el sueto empire. Trats- emer entones de entender I que eel suet trasendentale partir ‘de une comprenson del rujeto empirco, Aqui comienzan lat dif- ‘eultades, pues es posible afirmar quo al sujeto empirico tambien ‘el ente que somos nosotros mismes. {Cuil er entonces Ia dife- eucia? Qué sentido tene esta identi? Huse afirma que el yo empiric ye yo trascendental estan andes, pero no en un sen ido corriente de estar unido";y que estén separados, pero no en tun sentido coriente de “star separada”. Esto lo que hay que 7” Ex survo reascenoenAL EN Huss, seieeclenhalencaceiemetaeia tein dies onenee yo np, palo rons, mb eye human. tomar onload er enna anes ‘ic conan y on agar nto ar ons tabise dsnt manrnatr,Tosy ner feo sto tent To ey pn apr {Ss Yt once pr a Sehr sa ‘ibe ni yee ha onan gr ecco ah kan Bekah pps eon) eo banca ‘pce oa ne sesso ton lsd oe agement pe 3r ona pre oye ped No mene Boyes etre pt petra epmn a rll del inca mente y eee te ce leony Bn scan stor nj tects coon conan donde, y eto que lanans hombre, shaman Sioorooaderinsr sone n Spano copes tGrccono und ntmas cons es nase soe dn cova ents ce ner esp peice inn i dela sori Spor elon eo ‘Gites ne me conte cm ana rs Gromer pron eneyap jo bel masta ‘odamosexplcar bi a len come ea aa eine sex cuerpo. Ensmin cn otanchatlnddlejeocmpi, dayorne satan ia br my eget go cages foes dane htc cll moran ted [Senna agp ne nr cents ee tens ‘hoo deans. lu nv secre te imac ole connie oar natn mos ‘ties uinanntran elds" ooh conto fa con an nro ei Sola area ue esa in ie edo aa A pn enon ceed oes Yl yocraentta soa dtd ne cea clos Ehocmpitn a ots mit pe fu, nye Sin In comibane Pero hay que stan, or ese haleamordeunyo, doom enano ble endospore faces es heyas da bas obec cs ns foe na val una ia ai i perce ue rues Snap Posts Fed rs aan cor ‘Aron Zon ~ os, pero tenemos que atibuile a ewe cuerpo, de alguna forme, tna Vida subjetiva El punto clave cx que exe sujto empleo, ete yo, el hombre, cs ago que se encuentra naturalmente en el mundo. Asi pues, es perfectament peible ampliar el concopto de sujeto empiric. Hasta for he disho “yo, el hombre"; pero también podria decir, am pliando el concepto, “yo, el animal”, en ewso de que fuera un ani- ‘nal no humano que pudiers deco; o "yo, el marelano", "yo, el etraterestre”, “yo, el extrafo pez globo consciete que nada en la enrerecidastmdetera de un mundo etelar dessonocto". Todos ctor srian sajetos empiric. Se encuentran, se experimentan ex mundo os conocemes mediante nuestra experiencia natural por {30 308 empiric. Soa maundanos, Esto es lo importante, pues el ‘sujet trascendental no es mundano: es precisamentetrascendental especto del mundo; est totalmente “despegado” del mundo. Esto lo que ahora hay que entender. Peo por lo pronto ls diré que ‘no vamos aia buscar al sujet trscendental otro mundo. Nobay ‘otro mundo, 0, si aeaso hay otro mundo w otros mundos, estén también en éte, aunque se trate dels ifiitos mundosparalelos ‘que conjturan slgunos coumélogoscontemporénec’. Les he dicho ‘queel sujet trascendental es también ect que somos nestor mis ‘mos. No necestamos ir mas leo, (Entre parénter, les advirto que he dejado fuera de consde- ‘cn una dimension o un mundo ene que algun de ustedes pue- ‘de haber persado: In dimensién tclogca. He dicho que "yo, hombre", "yo, el animal", “yo, el extrateretze, "yo, ol per glo. bo", etétea, som todos suet empirics, No he dicho “yo, Dios ("yo el éngel”. Para considera a Stas como sujetos empirions, hhay que ampliae den modo sdecuado el concept de experiencia. Pero no quisiera discutir ahora le posbilidad de eta ampllacion, En todo eas, ustedes pinsan que los ngeeso Dios son suetos {que o se hallan en este mundo, que son trascendentes 0 trascen- ‘entales respeeto de este mundo de nuestra experiencia cotidiana {ycientiien, que son, pes, sujetosrascendentales, yo tendria que ‘wears que esta trascendenca es torment diferente dea tras- cendencla del sujto trascndental. La trascendencia de Dios, di ‘tam, tone un sentido enteramenteditnto que la tascendenca > Ets sacon guia dena fundamen, tae ene as Medclone eran, Medtacion Qua, 3, 80 Ex sujo raascenenrAL EN Huse, del sujeto trascendental. Pero para que ustedes entiendan esta di- fercnciatlenen que entender primero cul «sla trascendeneta del sujeto trasoendental. Asf que, por el momento, y in negar de nin- guna manera ol iterés que puede tener, vamos a dejar esta eues- tion a un lado.) "El sujetotrasoondental sel sujeto para el cua todo aquel mun- do, todo nuestro mundo, con todo y sus posibles mundos paralelos ¥ con todo y todas sis sujtos empiricos, es objeto. Dicho de otto ‘medor nosotres somos sujetostrascendentalesen cuanto somos su- jetos para los cuales ee mundo es objeto; y en ese mundo, que es nuestro objet, estamos inluidos nosotros mismos como suets em- pirices que forman parte del mundo, Ya esté dicho todo, pero aho- a hay que hacer que «0 se vea con claridad, Se debe ver on laridad es especie de “exist6n” del yo por a cual éxte puede com fecbine, ya como sujeto empireo, o como sujeto trasoondental Ustedesconocen el curs de pensamleatos quelle a Descartes 1 postlar el go, el ego cogito, como la primera certza del flo. sofia (dela filosofia y de la clencia). Es posible, en efecto, deseu- bri, siguiendo a Descartes. que la certeza de que yo exist es mucho mayor que a certeza de que existe alguna cosa cualquiera del mun- ‘doy ete mismo mundo en su conjunto. La certeza de que yo exiso| ‘absolute, apodictia, mientras que la certeza de que esa mesa ‘exist, de que este cuaro existe, de que l mundo este, noes ab- soluta y poditia. Descartes duds ocreyé poder dudar, as fuera ‘metédicamente, de laexsteneta del mundo. Huser! no lo duda, pues dudar de ago no est sujeto a nuestra voluntad; pro icons: tata la postbiidad de ea duda y por ella, que lade Ia existencia {el mundo es totalmente distnta, de un rango cho menor, por ‘si decirlo, que la certera de que yoexsto, Esto noe pone en Is Pi tt del sujet tracondental. Pues digo que la certeza de qve yo texto es mayor odistinta dela certeza de que el mundo existe, no ‘puedo estarme refiriendo al yo empiric, pues el yo empireo,co- ‘mo parte del mundo que es, no podria tener una certeza mayor ‘que la dl mundo del cual forma parte. Y, en efecto, no la tiene [Dal sujeto empiric no tenemos certeza absoluta, apodictica. Di- ‘cho en términas de Descartes: si puedo dedar del mundo, de a exs- tencia del mundo, sin dudar alt ver demi existenca, yo no puedo ser una parte del mundo, yo me tengo que concebi, en consecuen- la, como algo “separado” del mundo, Descartes pudo haberlo di- cho, pero no lo dijo. Esta es una inconsecuencia que Huser! le Averow Zin a aachaca a Descartes. El ego de Descartes, la ret cogitas (la sustan- a pensante), viene a ser, como todos ustedes saben, el alma hu- mana, Descartes identifica (no importa ahora cémo o por qué) «t ‘go absolutamente indubitable con el alma, y le da una sede en ‘everpo humano;y esto quiere decir, ene! mundo, en el mismo ‘mundo que, de acuerdo con d, era dubitabe. No se da cuenta de {que con ello el ego indubitable se vuelve dubitable, ddoso. Ahora bien, Hussert dia, s hablara en ests temings cartesianos, que no se puede salvar dela dude al sujeto empirico, al hombre, ami fn cuanto hombre que vivo entre otros hombres en el mundo. Y Sinembargo, tengo que reconacer que yome salvo dela duda, que yo existo absolutamente, pes me resulta imposible dudar de mi {xbtencia: pero entonces yo, este yo que se salva dela dud, no ‘oy yo. l hombre. ¥ no slo exo, sino que tengo que reconocer, lndemis, que no formo parte dl mundo, no soy un trocito dl mun: do, no soy una ita del mundo salvada milagrosamente de la du- dda universal soy, jstamente, trascendental’, ‘Astedes quid les parezea de momento muy df aceptar que ‘lyo, el yo salvado de a duda universal por Descartes, no sa el yo humano y ni siquiera el alma humana, la coneiencia humans. "Tam dfil es eto, que el mismo Descartes no super I dificultad {Cio es eo de que yo, e yo absolutamente indubitable, no sea fo, el hombre, o no sea al menos Ia ment, la psique, el alma o Te conciencia humana? Para ver aqui con més claridad, vamos a ‘ecurtra la problematcafiloséficn de la que parté ol mismo Des ‘artes. Sin exponer en detalle todo al content de ideas involuerado tn las Meditaciones metafscas de Descartes, podemen decir ave {I problema central ers para él el problema del conocimiento, el ‘problema de las clenlas. Las ciencias procedeny se desarollan con ‘Conceptasbisicos y con princpios que no estin totalmente aclara- os, que son, por tanto, centifca y llosSicamente inseguros as tienclas,y también todos nosotros en la vids daria, presupone- ‘mo la validez de nuestro conocimiento y por tanto Ia vaidez de Ser del objeto de este conocimiento, esto es, dela cosas del mundo {del mundo en su conjnto, Hablamos de “mundo”, de“realidad”, 4 Toa ace ng cutout tc de nea 0 ‘Hue! hes be Det Peeps someon de pops poset ‘ir ndfrete Te psn fre ‘Sana o soprano) sal verdadero Dearest ao ‘Daren ovens por Hae. as a Ex. cuyero-mascennira ev Huss lo cons “reales” “eae, de come “posible” “imposible”, econ oe "son"y cons que “oso, sn que haya acarado ‘tention, lsfcamente venti imo de tod eto concep tox singe hayamos nines pt en etn eetvament ea ane la valier de nutroconocintento, Esto clo que intent. Ince Descartes someter una investigacn ce cones fnto ‘con todos los conceptes que tinal practise mundo, nara. fez, realidad, ser poxblidd, ee... Se trata de pone en cons {inl eonaciminto pect dem misa psblide, respeto de su valid ym aloance,gCsl on xan pare hacer oto? Por Gt no simplemente muir erin we concimients sn preo- {pares por concer mismo? Esto ex, despots de tod, To ‘qu bacen as cencias, Peco nl ofa y noo hace 0 por me to afen deeshastedad de querer sbarear to, sin pr razones