Está en la página 1de 3

Los amigos populares de los Legionarios de Cristo

La orden ultraconservadora se ha visto beneficiada por ayudas y subvenciones de las


administraciones del PP

La Legión de Cristo fue fundada en México en 1941 por Maciel, cuando sólo tenía 20 años.
Hoy, 68 años después, cuenta con casi 900 sacerdotes y 3.000 seminaristas y está establecida
en dieciocho países. También tiene 70.000 miembros de la Asociación Regnum Christi (los
legionarios laicos).

Entre sus centros, destacan el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum en Roma, así como los
seminarios internacionales "Mater Ecclesiae", uno en Roma y el otro en Sao Paulo (Brasil).

Incluso Benedicto XVI se ha puesto manos a la obra para investigar a la congregación


ultraconservadora de los Legionarios de Cristo, cuyo fundador, el ya fallecido Marcial Maciel,
protagonizó numerosos escándalos por abusos sexuales y pederastia, e incluso tuvo una hija
ilegítima. Sin embargo, el Partido Popular mantiene sus buenas relaciones con esta orden
religiosa ultracatólica. Ex ministros populares como Ángel Acebes o José María Michavila han
sido vinculados con la organización, algo que nunca han desmentido, pero las buenas
relaciones afloran también en algunas de las comunidades gobernadas por el PP: Esperanza
Aguirre, Jaume Matas o Francisco Camps no han dudado en ofrecer cuantiosas subvenciones a
la orden y a su entramado de fundaciones, empresas y asociaciones.

A finales de 2003, en plena polémica por la compra de un colegio laico en la localidad


madrileña de Villaviciosa de Odón por parte de los Legionarios de Cristo (el cambio de manos
se hizo con el curso ya empezado, se colocó a un sacerdote como asesor espiritual de los
niños, y se separó a estos por sexos), la revista Interviú publicó un reportaje en el que
denunciaba que la congregación ultracatólica había recibido entre 2000 y 2002 más de cuatro
millones de euros en subvenciones procedentes de las administraciones del PP.

Consolidación de la Francisco de Vitoria

El tiempo ha pasado, pero los Legionarios siguen gozando de los favores de las
administraciones populares, con Madrid a la cabeza. Las buenas relaciones de la presidenta
regional, Esperanza Aguirre, no se le escapan a nadie, y esta orden ultraconservadora ha
gozado de sus favores como la que más. De hecho, antes de ocupar la presidencia madrileña,
el paso de Aguirre por el Ministerio de Educación ayudó a la consolidación de la universidad
privada Francisco de Vitoria y a la homologación de sus títulos. El centro contó también con el
apoyo de Educación cuando regentaban esta cartera Mariano Rajoy y Pilar del Castillo.

La universidad y el PP

Ya como presidenta madrileña, Aguirre ha prestado su imagen a la universidad legionaria en


2008. Dos años antes, en septiembre de 2006, el centro había organizado el II Congreso
Internacional sobre Migraciones y Desarrollo gracias a un acuerdo con la Consejería de
Inmigración, entonces dirigida por Lucía Fígar. Y más relaciones de la universidad, buque
insignia de los Legionarios, con el PP: su rector, Daniel Sada, fue asesor del Gobierno de José
María Aznar en temas de Educación, y la responsable de comunicación del centro es Macarena
Botella, cuñada del ex presidente popular.

Subvenciones para las fundaciones

A través de sus numerosas fundaciones y organizaciones, los Legionarios de Cristo han seguido
recibiendo subvenciones de la Comunidad de Madrid. Por ejemplo, la Fundación IUVE,
dependiente de la orden ultraconservadora, fue en 2007 la segunda organización con mayor
subvención en la región. La fundación, presidida por el mencionado Sada, gestiona numerosos
asuntos relativos a la inmigración, que parece que es uno de los puntos fuertes de la
congregación en Madrid.

Centros para inmigrantes en Madrid

En 2006, cuando la Comunidad creo los CEPI (centros de participación e integración para
emigrantes), Aguirre dio la gestión del centro Hispano-Colombiano y del Hispano-Peruano a los
Legionarios. Hoy controlan también un centro para Centroamérica y otro para Latinoamérica, y
la polémica está servida, puesto que la orden aprovecha para lanzar mensajes antiabortistas
desde esta institución pública de gestión privada.

La desorbitada subvención de Matas

Pero Aguirre no ha sido la única mecenas de los Legionarios de Cristo: en la anterior legislatura
en Baleares, con el mandato del popular Jaume Matas, se concedió una ayuda de 450.000
euros a la ONG Ayúdales a vivir, dependiente de la congregación, para implantar una planta
desaladora de agua en Perú. El proyecto nunca llegó a concretarse, y la suma es la más alta
que ha dado el Ejecutivo balear en concepto de subvención, según denunció el actual Conseller
de Presidencia, el socialista Albert Moragues. Curiosamente, Manuel Pizarro, el fichaje estrella
en Economía del PP para las pasadas elecciones, es uno de los socios fundadores de esta ONG.
Financiación de Camps

También el Gobierno valenciano de Francisco Camps ha mostrado simpatía por esta


organización ultracatólica: según un reportaje de Interviú de junio de 2006, su entonces
consejera de Cooperación, Gema Amor, viajó a la población mexicana de Cotija, el lugar donde
nació el fundador de los Legionarios, para inaugurar dos centros docentes dependientes de la
congregación y financiados por la Generalitat.

Acebes y Michavila

Con los cerca de 70.000 miembros que tienen los Legionarios entre seminaristas, sacerdotes y
laicos, repartidos por una veintena de países, se ha vinculado también a otros pesos pesados
del PP, como los ex ministros Ángel Acebes y José María Michavila, que nunca han desmentido
esta supuesta cercanía. Pese a las investigaciones vaticanas, parece que esta orden
ultrarreligiosa no va a dejar de contar con las simpatías del PP.