Está en la página 1de 1

"Mirad a este hombre de 40 aos. Tiene 40 aos. Sabe, por tanto.

Sabe el gran
secreto de toda criatura. El secreto ms universalmente conocido y que nunca
se ha filtrado. El secreto de estado, entre todos.
El secreto ms universalmente confiado, entre los cercanos, de uno a otro en
voz baja, en el momento de la confidencia en el secreto de la confesin en el
azar de los caminos. Y sin embargo el secreto ms hermticamente secreto.
El recipiente de este secreto ms hermticamente cerrado. El secreto que
nunca se ha escrito. El secreto ms universalmente divulgado y que nunca ha
sido transmitido por los hombres de 40 por encima de los de 37, 35 por encima
de los 33 nunca ha descendido a los hombres por debajo de esa edad.
Sabe, y sabe que sabe.
Sabe que no se es feliz.
Sabe que desde que existe el hombre ningn hombre nunca ha sido feliz.
Y lo sabe incluso tan profundamente y con una ciencia tan anclada en lo
profundo de su corazn que seguramente es su nica creencia. La nica
ciencia que aprecia en la que se siente y se sabe comprometido por honor.
La nica en la que no hay ningn entendimiento, ni mscara ninguna
connivencia.
Ahora bien, observad la incoherencia. Este mismo hombre ese hombre tiene un
hijo de 14 aos.
Y slo piensa una cosa, que su hijo sea feliz. No piensa que es la primera vez
que eso ocurrira, no piensa nada.
Es la marca del pensamiento ms profundo.
Este hombre es o no es intelectual, es o no es filsofo, est o no est hastiado
de todo, es el peor exceso.
Tiene un pensamiento de tonto, son los mejores, los nicos slo piensa una
cosa y es un pensamiento de tonto quiere que su hijo sea feliz.
Slo piensa en esto que su hijo sea feliz."