Está en la página 1de 11

Freeganos [La nueva moda de comer basura

]
NOTICIAS | HACE MÁS DE 2 MESES

0

0
0
Juegua al Powerball
www.trillonario.com.mx
La mayor lotería de USA. Ahora por internet. ¡Juega hoy!
Alimentarse en los contenedores de
basura está de moda
Imagínense que al amparo de la noche un grupo de personas bien equipadas con
mochilas grandes y antisépticos se acerca a los contenedores de basura, extrae
productos alimenticios y huye. La situación sería normal si fueran vagabundos sin nada
en la vida, pero sí que tienen trabajo, hogar y, en su mayoría, una buena educación.
Sin embargo, cada día encuentran su desayuno, almuerzo y cena en los basureros…
Son los freegans: comedores de basura.
En los últimos años en EE. UU. y Europa crece impetuosamente la cantidad de
seguidores de este fenómeno puramente social, la búsqueda intencionada de comida
en los contenedores de basura.
Intelectuales en los contenedores: “El freeganismo es una filosofía”
El movimiento de freeganismo apareció en EE. UU. a finales de siglo XX. El término
‘freegan’ se compone de las palabras ‘vegan’, que significa ‘vegetarianos’, gente que
rechaza el consumo de todo producto de origen animal, y ‘free’, que significa ‘libre,
gratis’ -como liberación del consumismo-. Ser ‘freegan’ quiere decir oponerse a las
principales características del estilo de vida ‘civilizado’.
Cansados de ver cómo la sociedad occidental despilfarra toneladas de comida en
buenas condiciones mientras que la otra mitad del mundo se muere de hambre, los
‘freegans’ usan solo lo que acabó en la basura y de este modo se niegan a participar
en el consumo irreflexivo de bienes, propio de la humanidad en general. Las
motivaciones para este estilo de vida son diferentes: unos acuden al ‘freeganismo’ por
convicciones políticas; otros, ecológicas, y otros incluso religiosas.
“El ‘freeganismo’ es una filosofía… Creo en la fundación de unos nuevos y viables
sistemas económicos cooperativos, creo en la resistencia contra la injusticia capitalista
y, como consecuencia, la destrucción del capitalismo. Creo que la sociedad industrial
será reemplazada por las comunidadaes, un modelo más cercano a las culturas
‘primitivas’: una vida dentro de las fronteras ecológicas, sin la producción industrial y sin
la importación de los recursos”, aclaró a RT la ideología de los freegans Adam
Weissman, famoso activista de Nueva York y creador del sitio web
www.freegan.info.Se considera antecesores de los ‘freegans’ a la organización Food
Not Bombs (ver la entrevista de RT con Keith McHenry, uno de los fundadores del
movimiento Food Not Bombs, aquí) y a l banda de músicos callejeros Diggers, que а
existía en los años 60 en San Fransico y por principio no compraba comida y no usaba
los servicios sociales pagados.
“La idea de que los ‘freegans’ son mártires que se comen las sobras es un mito
absoluto”
Según un estudio de la Universidad de Arizona, diariamente cada estadounidense echa
a la basura más de medio kilo de comida. En total, añadiendo también los
supermercados, restaurantes y cafeterías, en EE. UU. anualmente se tiran productos
por un precio total de unos 50.000 millones de dólares. El plazo de validez del 15% de
estos productos todavía no ha caducado. En estas condiciones se puede suponer que
los ‘freegans’ estadounidenses no sufren hambre. En la mayoría de los casos los
‘freegans’ buscan comida en los basureros de los restaurantes y supermercados.
Habitualmente, los empleados de estos establecimientos empaquetan aparte los
productos, cuyo plazo de caducidad está a punto de concluir.
“La idea de que los ‘freegans’ son mártires que se comen las sobras o la comida
defectuosa es un mito absoluto. En realidad, la mayoría de los ‘freegans’ descubre que
pueden alimentarse mucho mejor de lo que podría permitirse visitando los
supermercados. Lleno mi frigorífico una vez por semana durante las expediciones de
nuestros grupos. Cerca de los supermercados siempre encuentro muchos más
productos que puedo utilizar. De hecho, tomo la cantidad que soy capaz físicamente de
llevarme a casa”, comenta Adam Weissman.’El código de honor’
Los ‘freegans’ tienen su propio ‘código de honor’. Así, a los participantes de este
movimiento se les prohíbe llevarse de los basureros los documentos y papeles que
puedan contener cualquier información confidencial, e interferir en la vida personal de
la gente usando sus hallazgos. Ellos están obligados a mantener la limpieza cerca de
los basureros y dejarlos en mejores condiciones de las que estaban antes de su visita.
Los ‘freegans’ revuelven solo en los basureros de supermercados y viviendas de
muchos pisos. Todo lo que acaba en la basura de patios interiores de las casas
privadas no se utiliza.
Huertas urbanas y bicicletas en el futuro
Al mismo tiempo las comunidades de ‘freegans’ no solo ‘encuentran’ comida, sino que
cultivan vegetales en sus propias huertas colectivas. De este modo regresan a las
‘raíces’, al estilo de vida comunero.
Además, el pensamiento ‘freeganista’ incentiva el uso de transporte ecológico e incluye
una lista de prácticas no vinculadas con la alimentación: utilización de la energía solar,
economía del agua, o reutilización y reciclaje de la basura. “Calificamos los automóviles
y a la industria petrolera como un desastre, tanto social como ecológico, y ofrecemos
métodos más viables para viajar. La bicicleta no contamina el medio ambiente y no es
caro”, afirma Weissman.
A pesar de la declaración de Keith McHenry en su entrevista a RT de que el
‘freeganismo’ “debe hacerse realidad para la mayoría de los ciudadanos del planeta”,
parece que pasará mucho tiempo hasta que la moda de este estilo de vida llegue a
Rusia. Y no es por falta de detractores del sistema capitalista y el consumismo. La
cuestión es que los contenedores de basura en Rusia tienen otro aspecto… mucho
menos apetitoso. Los propietarios de restaurantes y supermercados no se apresuran a
seleccionar cuidadosamente las mercancías caducadas y ponerlas en la calle. Eso
podría ser una buena atracción para los vagabundos sin domicilio que, a su turno,
pueden espantar a los clientes.
Además, los habitantes comunes y corrientes del país, que durante la dura y penosa
historia de Rusia sobrevivieron a severas guerras y a hambrunas, tampoco suelen
echar a la basura los productos que todavía se pueden utilizar. Al menos el capitalismo
civilizado no ha invadido aún ese aspecto de la vida.
Freegans: anti-consumistas o carroñeros
modernos.
INFO | HACE MÁS DE 2 AÑOS

0

7
0
Cambia tu vida.
www.ganandoconingles.com
Inscríbete y aprende inglés con este sistema interactivo y eficaz.
¿Puede una persona vivir de la basura, no sólo de vender el cartón o las latas encontradas en los
desperdicios para obtener dinero, sino literalmente alimentarse y vestirse de lo recolectado en los
botes? Se estima que cerca de 3 millones de personas en el mundo pueden hacerlo, logrando además
tener un estilo de vida sustentable.
La idea suena, además de antihigiénica, un poco descabellada, pero lo cierto es que existe una corriente
de neohippies que por decisión –más que por necesidad– viven de lo encontrado en la basura de casas,
restaurantes, oficinas y centros comerciales, principalmente. Que la gente viva de la basura no es algo
nuevo, por lo menos no en Latinoamérica.
Entonces, ¿cuál sería la diferencia entre un pepenador mexicano, un ciruja argentino y un freegan
neoyorkino? La diferencia es que los primeros dos grupos hurgan en la basura por necesidad, y el
tercero por elección.

¿Quiénes son los freegans?
El término freegan designa a personas que emplean estrategias alternativas para vivir, basadas en una
participación limitada en la economía convencional, y en un mínimo consumo de recursos. La
palabra"freegan" es la contracción de free (gratis/libre, en inglés) y vegan (vegano).
No les empuja ni el hambre ni la pobreza. Asaltar cada noche los botes de basura de la gran ciudad
responde simplemente al llamado de su conciencia. Es un meticuloso y orquestado despliegue de
sentido común y amor por el medio ambiente, el cual se niega a tolerar cómo a diario se dejan podrir
miles de toneladas de comida en perfecto estado a las afueras de restaurantes y supermercados,
mientras que a escasos metros de esos lugares hay miles de personas que no tienen un trozo de comida
para llevarse a la boca.

Este movimiento comenzó a mediados de 1990, junto a los movimientos antiglobalización y ecologistas.
Es parte de su estilo de vida recuperar los alimentos desechados en los contenedores de basura de
supermercados y restaurantes. Los freegans rescatan la comida por razones políticas, más que por
necesidad.
Folleto de manifiesto Freegan.
Incluso el folleto de manifiesto "¿Por qué freegan" (escrito por el ex Against Me! baterista Warren Oakes
en 1999) es claro en su definición de lo que constituye freeganismo. En un momento dado, se define
freeganismo como "una ética anti-consumista de comer" sino que va a describir prácticas como buceo
en el basurero, alimentación silvestre , jardinería y el trueque como alternativa a pagar por los alimentos .
Las motivaciones son variadas y numerosas, y algunos se adhieran a freeganismo por razones
ambientales, algunos por razones religiosas y otros abrazan la filosofía como una forma de
conciencia política.

Reclamacion de gastos.
Vivimos en un sistema económico donde los vendedores sólo valoran la tierra y sus bienes en relación a
su capacidad para generar beneficios. Los consumidores están constantemente siendo bombardeados
con anuncios que les incitan a desechar y reemplazar los bienes que ya tienen porque esto incrementa
las ventas. Esta práctica de la sociedades opulentas produce una cantidad de gasto tan grande que
mucha gente puede ser alimentada y mantenida simplemente con su basura. Como freegans,
recolectamos la comida en vez de comprarla para evitar ser cosumidores nosotros mismos, para retar
políticamente la injusticia de permitir que recursos vitales sean gastados mientras multitudes carecen de
necesidades básicas como comida, ropa y alojamiento, y para reducir el gasto que va a parar a terrenos
y a inceneradoras que están masivamente situados en barrios pobres(no blancos), donde causan
elevados niveles de cáncer y asma.
Desempleo voluntario.
¿Cuánto de nuestras vidas sacrificamos para pagar cuentas y comprar más cosas? Para la mayoría de
nosotros, el trabajo significa sacrificar nuestra libertad para recibir las órdenes de otros, estrés,
aburrimiento, monotonía, y en muchos casos riesgo para nuestro bienestar físico y psicológico.
Una vez comprendido que no son unos pocos malos productos de unas cuantas compañías explotadoras
los responsables de los abusos sociales y ecológicos, en el mundo, sino más bien todo el sistema en el
que trabajamos, es cuando empezamos a entender que, como trabajadores, somos piezas de una
máquina de violencia, muerte, explotación, y destrucción. ¿Es el cajero que cobra un trozo de ternera
menos responsable de la crueldad de las granjas fábricas que el trabajador de la granja? ¿Qué hay
sobre el diseñador que encuentra modos de hacer el producto apetecible? ¿Y sobre el contable que lleva
los libros de la tienda y se encarga de que perdure el negocio? ¿o del trabajador en la fábrica que
manufactura cajas para refrigeradores? Y por supuesto, los altos ejecutivos de las empresas tienen la
responsabilidad mayor de todos, porque ellos toman las decisiones que provocan la destrucción y el
gasto. No tienes que poseer acciones en una empresa o poseer una fábrica o una planta química para
estar libre de culpa.
Cubriendo necesidades básicas como la comida, ropa, alojamiento, mobiliario y transporte sin gastar un
dólar, los freegans son capaces de reducir o al menos eliminar la necesidad de ser constantemente
contratados. Podemos sin embargo dedicar nuestro tiempo a cuidar de nuestras familias, a hacer trabajo
de voluntariado en nuestras comunidades, y a tomar parte en grupos activistas para luchar contra las
practices de empresas que de otro modo podrían estar ordenándonos en el trabajo. Para algunos, el total
desempleo no es una opción -es más difícil encontrar medicina dental gratuita que una maleta gratis en
la calle, pero limitando nuestras necesidades financieras, incluso aquellos de nosotros que necesitan
trabajar pueden establecer conscientemente límites a cuánto trabajamos, tomar el control de nuestras
vidas, y escapar a la presión constante de llegar a fin de mes. Pero incluso si necesitamos trabajar, es
esencial no ceder el control total a los jefes. El espíritu freegan de cooperación puede ser extendido al
lugar de trabajo como parte de sindicatos de trabajadores tales como “Industrial workers of the world”.
España:ponen candados en la basura para
que no la coman
NOTICIAS | HACE MÁS DE 1 AÑO

1

3
5
Compre Tickets Oficiales de Lotería Online
www.trillonario.com
Juegue ahora y asergurese su boleta para el sorteo
Una ciudad española pone candados en la basura para
que la gente no se la coma
La práctica de recuperar restos de comida crece a medida que se agrava la crisis
económica que sacude a España. El ayuntamiento de Girona decidió cerrar los
contenedores por el “riesgo sanitario” que representa esta práctica.

La ciudad de Girona, en el noreste de España, decidió poner candados a los contenedores de basura de
los supermercados para evitar que las personas necesitadas recojan comida caducada o en mal estado
con el consecuente riesgo para la salud, informó hoy.
El ayuntamiento tomó esta medida, en colaboración con los propietarios de los comercios, "ante el riesgo
para la salud que puede comportar que se consuman alimentos lanzados a los contenedores y la alarma
social que eso provoca", afirmó en un breve comunicado.
La práctica de recuperar restos de comida o alimentos caducados arrojados a los contenedores por los
supermercados crece a medida que se agrava la crisis económica que sacude a España.
"En este momento ante los supermercados hay un solo contenedor que se cierra con candado, y es el
que contiene alimentos caducados o en mal estado, para impedir que sea recogido por los indigentes",
explicó un portavoz municipal.
Junto con esta medida, el ayuntamiento de Girona estableció un sistema de información 'in situ' que
dirigirá a las personas que lo necesiten "a un centro de distribución de alimentos para que les faciliten
una cesta de alimentos básicos de manera urgente", precisó.
Agentes sociales informarán a quienes acudan a los contenedores que no se puede seguir recogiendo
los restos y que podrán acceder directamente, con un vale que se les suministrará, a los distribuidores de
alimentos municipales.
Esta singular iniciativa comenzó por un acuerdo con tres grandes supermercados pero se está
preparando para ser extendida a otras grandes superficies, agregó el portavoz.

Intereses relacionados