P. 1
La imagen de la mujer en el S-XIX

La imagen de la mujer en el S-XIX

|Views: 25.829|Likes:
Publicado porpmana31

More info:

Published by: pmana31 on Jul 02, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

1

2

LA IMAGEN DEL LA MUJER EN EL ARTE DEL SIGLO XIX

Las revoluciones industriales y políticas que conmocionan a Europa

durante el siglo XIX establecen de forma definitiva el poder económico y

político de la burguesía. Nada tiene de extraño, por tanto, que esta clase social

extienda sus ideales sobre la mujer a toda la sociedad. Según estos ideales la

mujer tenía que ser la esposa gentil, amable, complaciente y bondadosa,

fundamento del hogar y madre ejemplar de sus hijos. Una especie de mujer-

monja, cuyo convento sería el hogar de la familia burguesa.

Esta mujer accedida a la burguesía ciudadana tiene poco que ver con

aquella otra del Antiguo Régimen perteneciente a una familia que constituía

una unidad de producción, bien fuera esposa de agricultor o de artesano. Ahora

ve limitada su multiplicidad de papeles y funciones. En la sociedad preindustrial

todos los miembros de la familia desempeñaban un papel útil, pero con la

Revolución Industrial la mujer de la clase media y alta pasará a depender

económicamente de su marido, y se mantendrá al margen de su negocio o

empresa. A medida que pasa el tiempo irá disponiendo de más y más tiempo

libre, ya que los productos de primera necesidad (ropa, alimentos y enseres

domésticos) que tradicionalmente producía, pasa a hora a comprarlos. Por esta

razón verá reducidas sus actividades a las de esposa y madre educadora. Lo

que hoy se denomina “mujer de interior”o “ama de casa”, es decir, dueña,

soberana y ángel protector del hogar. Pero lo curioso es que estos ideales se

extendieron a toda la sociedad, a pesar de que tenían su origen en la

burguesía, de modo que incluso las mujeres que se veían obligadas a buscar

un trabajo para sobrevivir, se sentían presionadas en sentido contrario por un

medio social que consideraba el trabajo de la mujer fuera del hogar como algo

condenable. Piénsese que, incluso los teóricos del socialismo se oponían a que

las mujeres realizasen un trabajo asalariado.

Pero no hay que olvidar que, a partir de la Revolución Francesa, las

mujeres comenzaron a reclamar su participación en la política y a exigir una

serie de derechos políticos y legales: al divorcio, a una educación completa,

etc. Y aunque durante las revoluciones de 1830 y 1848 la actividad política de

las mujeres francesas creció considerablemente, no sería hasta después de

esta última fecha que haría su aparición el primer feminismo, esto es, aquel

3

movimiento que exigía para las mujeres iguales derechos que para los

hombres.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->