P. 1
Investigacion Sobre Violencia Familiar

Investigacion Sobre Violencia Familiar

4.4

|Views: 29.569|Likes:
Publicado porJULIO745
Breve investigacion de los principales aspectos de la violencia familiar en Argentina
Breve investigacion de los principales aspectos de la violencia familiar en Argentina

More info:

Published by: JULIO745 on May 05, 2009
Copyright:Public Domain

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/05/2015

pdf

text

original

¿Qué es la violencia familiar?

La violencia intra familiar se identifica como un problema social de alto impacto en la comunidad siendo el riesgo individual, familiar y social. Familia violenta: Es una familia que tiene una estructura muy rígida, verticalista, autoritaria, que discrimina entre varones y mujeres, con roles estereotipados, intolerante y castigadora, en la que se cree que se debe obedecer ciegamente y en la que se castiga o maltrata creyendo que eso constituye un estímulo para la superación personal. En ella se suele utilizar la crítica, la humillación, el silencio, las prohibiciones no razonables, el control y la vigilancia o el retacear el dinero, como formas de ejercer el dominio desde uno de los miembros sobre el resto de la familia. Las decisiones son unilaterales, no hay diálogo e impera el temor y la sensación de culpa en quienes reciben el maltrato. Jurídicamente se entiende por violencia familiar de acuerdo a la Ley 244171 (de protección contra la violencia familiar) como: Toda persona que sufriese lesiones o maltrato físico o psíquico por parte de alguno de los integrantes del grupo familiar podrá denunciar estos hechos en forma verbal o escrita ante el juez con competencia en asuntos de familia y solicitar medidas cautelares conexas. A los efectos de esta ley se entiende por grupo familiar el originado en el matrimonio o las uniones de hecho. Mas allá de la definición legal la Violencia familiar es un término empleado para describir la violencia y el maltrato por parte de miembros de la familia o parejas íntimas como un cónyuge, un ex cónyuge, un novio, un ex novio o a cualquiera perteneciente al grupo familiar padres e hijos. Entre los términos empleados para referirse a la violencia familiar se incluyen los siguientes: La violencia familiar puede adoptar muchas formas, pero siempre implica el uso de intimidación, amenazas o conductas violentas para ejercer poder y control sobre otra persona. Por lo general, la persona que maltrata es el hombre y las mujeres suelen ser las víctimas; sin embargo, la violencia familiar también se ejerce contra los hombres. El maltrato infantil, de los ancianos y de los hijos también se considera violencia familiar.

1

Ley 244417/95 Publicación: B.O: 3 de enero de 1995

Investigación “Violencia familiar”

Página 1

¿Cuáles son las diferentes formas de violencia familiar? Las siguientes son formas de violencia familiar: • Física - dar palizas o golpes que provocan daños físicos que pueden incluir moretones, fractura de huesos, sangrado interno y muerte. Con frecuencia, el maltrato comienza con contactos leves y aumenta con el tiempo hasta llegar a acciones más violentas. • Sexual - se entiende toda acción que obliga a una persona a mantener contacto sexual, físico o verbal, o a participar en otras interacciones sexuales con la persona que despliega la acción o con un tercero, mediante el uso de la fuerza física, chantaje, soborno, manipulación, o cualquier otra conducta que anule o limite la voluntad personal.

• Psicológica o emocional - una persona que maltrata suele hacerlo mental o emocionalmente por medio de palabras insultantes, amenazas, hostigamiento, posesión, aislamiento sin consentimiento y destrucción de pertenencias. El aislamiento suele producirse cuando quien maltrata trata de controlar el tiempo y las actividades de la víctima, así como su contacto con otras personas. Las personas que maltratan logran su objetivo interfiriendo con las relaciones que proporcionan apoyo a la víctima, creando barreras que impidan el desarrollo de actividades, como llevarse las llaves del automóvil o encerrar a la víctima en su casa, y mintiendo o distorsionando la realidad para obtener control psicológico. • Acecho - el hostigamiento y las conductas amenazadoras repetidas suelen desembocar en el maltrato físico o sexual. • Económica - toda acción u omisión que implique un perjuicio, pérdida, transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores, derechos, o recursos económicos, destinados a satisfacer necesidades que conlleven a un riesgo de daño inminente en la salud física o psíquica o la vida de algún miembro del grupo familiar. Sobre este tema, existe mucha desinformación. También se que es muy difícil para la víctima denunciar2, ya que la creencia social generalmente nos lleva a pensar que este tipo de situaciones se suscitan solo en determinados sectores de esta sociedad, es un problema que afecta a toda la sociedad sin distinción social; las estadísticas así lo corroboran

2

wwww.bebeenlaweb.com.ar

Investigación “Violencia familiar”

Página 2

¿La violencia domestica es una enfermedad?

un delito sino una enfermedad ». Esta frase a la inversa fue tomada de un slogan, que se utiliza habitualmente en campañas de concientización, en Estados Unidos y Cánada. Si bien se presentan dos sistemas lógicos diferentes y a veces antagónicos.

En ocasiones se presenta como consigna, la frase: «La violencia doméstica no es

Sin embargo sólo del 10 al 15% de los padres mal tratantes por ejemplo, pueden encuadrarse como personas que padecen algunas categorías psicopatológicas.3 Existe un acuerdo creciente, en el campo de la violencia familiar, sobre la necesidad de utilizar concepciones y estrategias que reúnan a los distintos especialistas y a diversas instituciones. Esta convicción, sin embargo, no está exenta de asperezas. En muchas ocasiones, sobre todo en los casos graves, aparece una intensa resistencia de los profesionales de la salud a la participación de los juristas, a partir de un marcado prejuicio sobre la «injerencia legal» ,siempre inconveniente.

3

Fuente: Revista Psicologías en Buenos Aires, año 2, Nº 19.

Investigación “Violencia familiar”

Página 3

Marco Legal y su aplicación

En el ámbito civil, la tentativa de uno de los cónyuges contra la vida del otro o de los hijos es causa de separación personal. El art. 231 prevée la posibilidad de excluir a alguno de los cónyuges del hogar familiar en casos de urgencia antes de la separación personal4. La ley 24.417 autoriza a la víctima a denunciar lesiones o maltrato por parte de alguno de los integrantes del grupo familiar (originado en el matrimonio o en uniones de hecho) ante el juez con competencia en asuntos de familia, quien podrá excluir de la vivienda familiar al autor y prohibir su acceso a los lugares de trabajo y estudio de la víctima. Cuando los damnificados fuesen menores o incapaces, los servicios asistenciales sociales o educativos, los profesionales de la salud y todo funcionario público en razón de su labor, están obligados a efectuar la denuncia. En la experiencia cotidiana, no obstante, la víctima aparece indefensa no sólo ante la agresión, sino también ante la propia ley: esto en función de las demoras, de la dificultad de la prueba en juicio, de la dificultad para conseguir testigos, etcétera. Pese a estar debidamente legislado el tema tano a nivel Internacional, nacional y provincial la aplicación de las leyes choca con cuestiones de costumbres sociales, miedos culturales y prejuicios históricos que dificultan su efectiva acción.

4

wwww.bebesenlaweb.com.ar

Dra. Gabriela Sciolla

abogadasdefamilia@fibertel.com.ar

Investigación “Violencia familiar”

Página 4

Leyes del ámbito nacional5

Ley 24.417 de Protección contra la Violencia Familiar. Decreto 235/96, reglamentario de la Ley 24.417 de Protección contra la Violencia Familiar. Ley 25.087. Delitos contra la Integridad Sexual. Código Penal. Modificación. Ley 25.543 de Test Diagnóstico del Virus de Inmunodeficiencia Humana a toda Mujer Embarazada. Ley 25.584 de Prohibición en establecimientos de educación pública de acciones que impidan el inicio o continuidad del ciclo escolar a alumnas embarazadas o madres en período de lactancia. Ley 25.673 de creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable. Decreto 1.282/2003, reglamentario de la Ley 25.673 de creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable. Ley 25.808 de modificación del Artículo 1º de la Ley 25.584 Prohibición en establecimientos de educación pública de acciones que impidan el inicio o continuidad del ciclo escolar a alumnas embarazadas o madres en período de lactancia. Violencia Familiar y Maltrato de Menores. Argentina

5

Asociación Argentina de prevención de la violencia familiar

Investigación “Violencia familiar”

Página 5

Leyes de aplicación provincial6 Buenos Aires Ley 11.243. Código de Procedimiento Penal. Incorporación del Capitulo V -Medida CautelarLey 12.569. Violencia Familiar Ley 13.138. Conmemoración del Día de la No Violencia contra la Mujer Catamarca Ley 4.943. Violencia Familiar Chaco Ley 4.175. Violencia Familiar Ley 4.377. Creación del Programa Provincial de Prevención y Asistencia Integral a las Víctimas de la Violencia Familiar Decreto 620/97. Reglamentación de la Ley 4.377 de Creación del Programa Provincial de Prevención y Asistencia Integral a las Víctimas de Violencia Familiar Ley 4.633. Bases Programáticas para la Prevención y Asistencia a las Madres Niñas, a los Padres Niños y a su Entorno Familiar Ley 5.492. Adhesión provincial a la Ley Nacional 24.632 de aprobación de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, Convención de Belem do Pará Chubut Ley 4.031. Creación del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito Ley 4.118. Violencia Familiar Ley 4.405. Competencia de Juzgados Procesales en Casos de Violencia Familiar Ciudad de Buenos Aires En este distrito está vigente la Ley Nacional 24.417 de Protección contra la Violencia Familiar y su Decreto reglamentario 235/96 Santiago del Estero Ley 6.308. Violencia Familiar Decreto 1.701/97. Puesta en Funcionamiento de la Comisaría del Menor y la Mujer Tierra del Fuego Ley 35. Creación del Servicio Provincial de Prevención y Asistencia a las Víctimas de Violencia Familiar Ley 39. Violencia Familiar: Creación de un Procedimiento Judicial Especial para la Protección a Víctimas de la misma Ley 390. Obligatoriedad de Publicación del Procedimiento de Denuncia de Maltrato en Dependencias Publicas y Sitios Privados

6

Asociación Argentina de prevención de la violencia familiar

Investigación “Violencia familiar”

Página 6

Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. La Constitución Nacional, en el capítulo cuarto, artículo 75, inciso 22, establece que los Tratados de Derechos Humanos tienen jerarquía constitucional. Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer. "Convención de Belem do Pará". Ratificada por Ley Nº 24.632 del año 1996 Informe de la Cuarta Conferencia Mundial sobre Naciones Unidas, Beijing, 4 a 15 de septiembre de 1995. la Mujer.

Manifiesto Latinoamericano de Hombres contra la Violencia hacia las Mujeres. . Convenios de internacionales7

7

Asociación Argentina de prevención de la violencia familiar

Investigación “Violencia familiar”

Página 7

Perfil psicológico del agresor La violencia es una conducta aprendida, previa a la formación de pareja y no cambia espontáneamente por la voluntad o las personas. Requiere un trabajo de cambio orientado por especialistas Motivación de la agresión: Pegar "porque se pone nervioso" es una manera de encubrir que golpea porque ese procedimiento expande su Yo: el sujeto se agranda ante sí mismo, se siente poderoso al encontrarse con alguien que no puede devolver el trompazo. La satisfacción que genera ejercer el poder contra alguien cuya vulnerabilidad le impide defenderse forma parte de las estrategias del golpeador inspiradas en los procedimientos clásicos de las torturas. En lugar de estar atada a un banco mientras se le aplica picana eléctrica, la mujer golpeada queda sujeta por el terror que le impone la convivencia con ese hombre del cual no puede separarse; las ataduras suelen ser los hijos que engendró con ese varón. La mujer carece de recursos para independizarse de él. No necesariamente se trata de recursos económicos; aun en condiciones de bienestar no cuenta con otra índole de recursos emocionales y mentales para denunciar la violencia y perder o alterar el estatus de esposa y madre. El entrenamiento en el abuso de poder, históricamente y estadísticamente masculino, recrea una zona de placer que incrementa la sensación de "ser alguien"; de allí la necesidad de contar con una víctima permanente. Justificación de la agresión: "Bueno, pero se trata de enfermos..." es un comentario que aún brota de la boca de profesionales. De la profundidad oscura que socialmente habitan el patriarcado y el machismo proviene la creencia que adjudica patología al golpeador para aliviarlo de responsabilidad. Así se ha generado la tendencia de pensar en enfermedad cuando estamos ante otra índole de fenómeno. El punto de inflexión se torna incandescente cuando es necesario reconocer y tratar a las víctimas de las denominadas "patologías" y a rescatarlas del masoquismo que se les adjudica. Se suele decir. "Hay casos en los que la mujer es masoquista y busca que la golpeen y después se queja". Se comprenderá que cuando estas palabras brotan de quien puede estar atendiendo a víctimas de violencia familiar, sin advertir —más allá de la simplificación diagnóstica que la afirmación implica— que está promoviendo "el derecho de los golpeadores", se reconoce la zona tenebrosa del machismo y del patriarcado como generadores de las palabras que se dicen con pretensión profesional.

Investigación “Violencia familiar”

Página 8

Es indudable que entre los golpeadores pueden encontrarse personas con diversas patologías, pero no corresponde utilizarse dicha excepcionalidad para generalizar las actividades violentas de los golpeadores. Que el masoquismo pueda inspirar a alguna mujer para permanecer al lado del golpeador también es posible. Pero carece de seriedad afirmar que el masoquismo de alguna mujer explica la persistencia en las prácticas violentas en general. La pretensión de ecuanimidad que intenta sostener ambas afirmaciones, tanto acerca de las psicopatologías del golpeador cuanto del masoquismo de la víctima (salvadas sean las mínimas excepciones posibles) constituyen una deformación de las teorías psicológicas que se aplican ante un problema internacionalmente grave. Si hay algo que enardece a estos sujetos es su propia convicción de que la víctima puede resistir la golpiza y que podrá obtener de ella algo que no sabe exactamente qué es, pero "algo" que es de ella y de lo cual él no dispone. Sensación acertada: la víctima dispone de su vida, de la cual el golpeador pretende saberse dueño. Esta es una de las dimensiones del abuso de poder en cualquiera de sus formas. Quienes militan en el ejercicio de tales abusos siempre precisan algo más, "algo" que no logran arrancar de la víctima, y no toleran asumir el vacío que esa imposibilidad les suscita.

El golpeador y su psiquis Si bien los golpeadores expanden su Yo, se sienten agrandados y encuentran satisfacción en ello, tal cosa no les alcanza, no se sacian y tienen que repetir el procedimiento. La experiencia enseña que existe una significativa dificultad para revertir la violencia del golpeador y para transformar su búsqueda de satisfacción en la conciencia del delito que protagoniza. Porque suelen estar convencidos de que les asiste el derecho de golpear. Los equipos que asisten a las víctimas de violencia familiar —por llamados telefónicos de los vecinos— en el momento mismo en el cual las mujeres están siendo golpeadas ingresan en los domicilios o acompañan a las que escapan de la violencia con sus hijos en brazos. Esos equipos saben que el golpeador sólo se atemoriza ante la denuncia y ante una mujer que aprendió a solicitar ayuda y a exigírsela al Estado como derecho de su ciudadanía. Pero a veces no retroceden y la estadística suma una muerte más.

Investigación “Violencia familiar”

Página 9

Mujeres golpeadas

Entre el primer plato y el postre, después de la ducha o más tarde en la habitación, muchas mujeres son golpeadas por sus parejas. Los últimos datos de la Dirección General de la Mujer del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, indican que la mayoría de las víctimas de esa tensión que explota en violencia están casadas y tienen hijos. Desde principio de año hasta la fecha, un total de 21.066 mujeres llamaron a los Centros Integrales de la Mujer -que dependen de esa Dirección- y denunciaron que sufren distintos tipos de violencia; física, psíquica o sexual. Según detalló ese informe, el 31,3 % de las denunciantes tiene entre 35 y 44 años. En el ranking de mujeres golpeadas las jóvenes de 15 a 24 años son las que padecen menos agresiones. Además, el 53,9% de quienes llamaron a estos centros están casadas, tienen hijos (83,4%) y terminaron el secundario (30,32%). La responsable de la Dirección de la Mujer Porteña, destacó que en promedio "las mujeres soportan un tiempo de maltrato que supera los 11 años"8. Las que llamaron a estos centros comunales primero solicitaron asistencia legal. Pero terminaron pidiendo apoyo psicológico. La violencia contra la mujer es un grave problema de salud pública. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo de América Latina y el Caribe afirmó que "en América Latina y el Caribe una mujer corre más peligro de sufrir agresión, violación y muerte en su propio domicilio que en la calle."9 Para los especialistas, la violencia contra la mujer se da dentro de un "círculo de violencia familiar". La especialista en familia y docente de Violencia Intrafamiliar y Sexual en la carrera de Derecho de la UBA. Los especialistas definen a la mujer golpeada como paralizada al comienzo y hasta con sentimiento de culpa: poniendo mal la mesa, luciendo poco sensual o antipática, cree que no cuida debidamente la institución del matrimonio. Luego el romance lleno de promesas al cual sigue muy de cerca "la tensión que vuelve a acumularse" hasta que estalla en nuevos golpes.

8

www.ispm.org.ar

9 Campaña sobre los Derechos Humanos de la mujer y la niña http://www.undp.org/rblac/gender/campaign-spanish/index.html

Investigación “Violencia familiar”

Página 10

El remanso de golpes, opinan los abogados, cada vez dura menos tiempo y es cada vez menos creíble para la misma pareja, que después de repetir la situación de violencia ha desdibujado la percepción de peligro y delito. En general, los hombres golpeadores no saben expresar sus sentimientos y son muy cerrados. Aunque en el mundo público son simpáticos y muy queridos por la comunidad. La psicóloga social María Esther Gómez, que coordina un grupo de violencia doméstica del Programa de Salud Mental del Hospital Pirovano, explicó que "la pareja se transforma en violenta. Los dos presentan cuadros de baja autoestima, desvalorización y dependencia". Según Gómez, "la mujer golpeada depende para todo de las decisiones de su marido y el hombre necesita tener todo controlado". En muchos casos, la mujer no hace la denuncia porque no sabe que es víctima de un delito y está amparada por la ley. La violencia usualmente puede comenzar en el noviazgo, durante el primer año de convivencia o en el primer embarazo.

Investigación “Violencia familiar”

Página 11

El ciclo de la violencia

Podemos distinguir tres fases que se repiten, variando en intensidad y duración de acuerdo a la pareja:10

Acumulación de tensión: él se enoja por pequeñas cosas, incidentes menores, críticas constantes, poco importa lo que la otra persona haga, igualmente es acusada o culpabilizada.

Episodio violento: la persona violenta finalmente "explota" y ataca verbal o físicamente a la pareja.

Luna de miel: es la etapa después del maltrato y que mantiene a la pareja junta. El pide perdón, es cariñoso y hace todo lo posible para convencerla de que no volverá a ocurrir.

Ella recuerda los aspectos que ama cuando él no es violento y disfrutan del tiempo que pasan juntos. Ambos encuentran excusas para la violencia problemas en la casa, económicos, presiones- y ella se acusa de haber fallado en no comprenderlo y hacerlo feliz. Llegan a la conclusión de que la violencia es justificada o merecida prometen que nunca más volverá a sucederles. Las parejas se mantienen en esta relación repitiendo una y otra vez el ciclo de la violencia. Los actos posesivos del agresor se entienden como muestras de amor. Los actos de sumisión de la agredida se entienden como muestras de amor. Se confía al tiempo y al amor el cambio de la situación, pero la realidad demuestra que la relación será cada vez más crítica si no existe la voluntad explícita de cambio. Los modelos de conducta aprendidos impiden ver que NADA JUSTIFICA LA VIOLENCIA y que EL AGRESOR ES SIEMPRE RESPONSABLE DE SUS ACTOS.
10

Rev Panam Salud Publica/Pan Am J Public Health 17(2), 2005

Investigación “Violencia familiar”

Página 12

Menores agredidos
Un niño es todo menor de 18 años y que el mismo es maltratado cuando su salud física o mental o su seguridad están en peligro, ya sean por acciones u omisiones llevadas a cabo por los Padres, por terceros, por las Instituciones, u otras responsables de su cuidado, produciéndose por acción, omisión o negligencia. ..." Los niños que crecen en familias violentas pueden desarrollar problemas en un futuro. Pueden sentir desconfianza hacia adultos, especialmente hombres. También se pueden desarrollar problemas con el alcohol u otras drogas. Cuando crecen y consiguen pareja e hijos, puede ser que también lleguen a ser violentos con ellos. Por eso no podemos decir que la violencia domestica no importa a nadie más. Es un problema que afecta a toda la sociedad.11 Además de sufrir los mismos malos tratos se suman algunos específicos dada la naturaleza de las victimas. Abandono físico: Es el NO CUMPLIMIENTO Intencional de los Padres o Personas a cargo de un Niño en ATENDER las necesidades básicas del Menor, (alimentación, higiene, seguridad, atención médica, vestido, educación, vigilancia, etc.), y cuando no son satisfechas por ninguno de los integrantes del grupo que convive con él. También se puede encuadrar en este punto el rehuir o dilatar la atención de los problemas de salud del menor, echar de casa a un menor de edad; no realizar la denuncia o no procurar el regreso al hogar del niño/a que huyó; dejar al niño solo en la casa a cargo de otro menores. Es cuando hay negligencia en el desempeño de los Padres y los niños no son cuidados. Esta forma de abandono realizado en forma continúa ó en forma crónica, no es menos peligrosa que el abuso físico ya que también puede conducir a la muerte sobre todo en niños pequeños, ya sea por falta de alimentación o de cuidados generales, como así también no recibir asistencia médica en el momento preciso, de tal modo que poco o nada puede hacerse para recuperarlos. Maltrato prenatal: Es LA FALTA DE CUIDADO por acción y omisión, DEL CUERPO DE LA FUTURA MADRE o el auto suministró de sustancias o drogas que, de una manera consiente o inconsciente, perjudican al feto del que es portadora.

11

www.fundacionamparo.org.ar

Investigación “Violencia familiar”

Página 13

Síndrome del bebe zarandeado: Este tipo de Maltrato se produce por LAS VIOLENTAS SACUDIDAS del cuerpito del lactante con el objeto de hacer callar su llanto; se caracteriza por hemorragias retinianas, hemorragia cerebral, hemorragia sudoral o subaracnoidea y ausencia de traumas como el craneal externo. Abandono emocional: El Abandono Emocional son situaciones de omisión producidos por los Padres o los Adultos cuidadores de los niños que implican la no respuesta de los mismos a la satisfacción de las necesidades emocionales básicas, está relacionado o quiere decir precisamente eso: no estar interesado, no sentirse gratificado por cuidar y criar a un bebe, al niño en etapa de crecimiento y de su desarrollo mental, para que este de esa forma vaya afirmándose en la confianza durante su crecimiento. El niño Abandonado Emocionalmente, puede sufrir groseros retardos en su desarrollo físico y también en el intelectual y mostrarse en este campo como seudo-oligofrenias. Aparecen retardos en el lenguaje, en la marcha, en la talla. Explotación laboral Se entiende por Explotación Laboral la situación donde determinadas personas asignan al niño o niña con carácter obligatorio la realización continuada de trabajos (domésticos o no) que exceden los limites habituales, y que deberían ser realizados por adultos, y que interfieren de manera clara en las actividades y necesidades sociales y/o Escolares de los niños, ya que estos trabajos son asignados a los mismos con el objeto de obtener un beneficio económico, sin tener que realizar, los adultos, ninguna otra tarea. Los niños que sufren maltrato tienen múltiples problemas en su desarrollo evolutivo, déficit emocional, conductuales y socio-cognitivos que le imposibilitan un desarrollo adecuado de su personalidad. Por eso es tan importante la detección a tiempo del maltrato y de buscar soluciones que ayuden al niño en su evolución.

Investigación “Violencia familiar”

Página 14

INDICADORES EN LOS NIÑOS Físicos y Comportamiento
Daños Físicos Reiterados ( morados, magulladuras, quemaduras) Niños sucios, malolientes, con ropa inadecuada, etc. Cansancio, apatía permanente (dormita constantemente, Fatiga Crónica, desanimado) Cambio sin motivos aparentes en la Conducta Escolar (de la hostilidad a la amistad y viceversa) Agresividad y/o rabietas persistentes (Antisocial, destructivo)

EN LOS ADULTOS Comportamiento y Estresores
Parecen no preocuparse por el niño No acuden nunca a las reuniones del colegio (falta de interés en las actividades del menor) Desprecian y desvalorizan al niño en público (ponerles sobrenombres, atemorizarlo) Sienten a su hijo como una "propiedad" (puedo hacer lo que quiero con mi hijo porque es mío) Expresan dificultad en su matrimonio (problemas familiares, relaciones conyugales caóticas)

Relaciones distantes y hostiles (Servil, mordaz, Retiran y llevan al niño al colegio sin perturbador) permitir contactos sociales (Aislamientos del menor por periodos Prolongados) Hipervigilantes (en constante estado de alerta, celosos) Conducta Sexual, juegos y conocimientos inapropiados para su edad (Búsqueda inapropiada de afecto) Masturbaciones en público Evitan ir a su casa (permanecen más tiempo de lo habitual fuera de su casa) Tiene poco amigos en la escuela (Indiferencia) Los Padres están siempre fuera de casa (nunca tienen tiempo para... Dejan al menor solo durante mucho tiempo) Compensan con bienes materiales la escasa relación personal afectiva que mantiene con sus hijos Abusan de substancias tóxicas (Drogas y/o alcohol) Trato desigual entre los hermanos (familia numerosa) No justifican las ausencias de clase de sus hijos (falta de Interés en las actividades del menor) Justifican la disciplina rígida y autoritaria (Victimas de maltrato cuando era niño) Ofrecen explicaciones ilógicas, contradictorias no convincentes o bien no tienen explicación Habitualmente utilizan una disciplina inapropiada para la edad del niño Son celosos y protegen desmesuradamente al niño Falta de Proveer supervisión y Guía al menor

Muestran poco interés y motivación por las tareas escolares (Ausencia frecuente a la escuela ó tardanzas crónicas) Presentan dolores frecuentes sin causa aparente Problemas Alimenticios (niño muy glotón o con perdida de apetito) Retrasos en el Desarrollo Físico, Emocional e Intelectual Presenta conductas antisociales: fugas, vandalismo, pequeños hurtos, etc.

Estos indicadores pueden darse también en otros casos que no necesariamente se dan en niños maltratados, la diferencia más notable es que los padres Mal tratantes nunca reconocen la existencia del maltrato y rechazan cualquier tipo de ayuda, llegan a justificar este tipo de acciones con Investigación “Violencia familiar” Página 15

los mas variados argumentos; en cambio los padres con dificultades suelen reconocer el problema y aceptan la ayuda que se les ofrezca. La violencia doméstica no es sólo cosa de mujeres Según un estudio publicado recientemente, casi el 30% de los hombres adultos fue o es víctima de bofetadas, golpes, puntapiés y abuso no físico como amenazas o frases despectivas e insultantes La violencia doméstica se considera, habitualmente, como algo que le ocurre sólo a las mujeres, pero casi el 30 por ciento de los hombres dice que ha sido víctima de ella, según una encuesta que publicó la revista “American Journal of Preventive Medicine”.12 La violencia doméstica que sufren los hombres está poco estudiada y a menudo está oculta, casi tanto como se ocultaba la violencia contra las mujeres hace una década Los investigadores encuestaron por teléfono a más de 400 hombres adultos que eran pacientes en Group Health y encontraron que casi el 30 por ciento había sido víctima de la violencia doméstica en algún momento de sus vidas. La extensión de la violencia doméstica contra los hombres no es un fenómeno exclusivo de los EE.UU: la Encuesta de Crímenes del Reino Unido en el período 2001-2002 encontró que casi el 20 por ciento de los incidentes fue denunciado por víctimas masculinas, y que en la mitad de estos casos el abuso provenía de una mujer. Para el estudio del Group Health, los investigadores incluyeron en la violencia doméstica las bofetadas, los golpes, puntapiés y el abuso no físico como las amenazas, las frases continuamente despectivas o insultantes, o la conducta controladora. El artículo señaló que estudios anteriores dan sustento a la nueva investigación y encontraron que los hombres, a menudo, pueden ser renuentes a usar la fuerza física para defenderse, y es poco probable que denuncien el abuso. La encuesta determinó que los hombres más jóvenes son dos veces más proclives a denunciar un abuso reciente que los hombres mayores de 55 años de edad. Entre los resultados de la encuesta está que el 5 por ciento de los hombres indicó una experiencia de violencia doméstica en el último año y casi el 30 por ciento dijo que les había ocurrido en algún momento de sus vidas. Los investigadores determinaron que la violencia doméstica tiene consecuencias graves y de largo plazo sobre la salud mental de los hombres. Los síntomas de depresión fueron casi tres veces más comunes en los hombres mayores que habían experimentado abuso que entre quienes no lo sufrieron, y la depresión era aún más grave entre los hombres que habían experimentado abuso físico.
12

www.infobae.com 14/06/08

Investigación “Violencia familiar”

Página 16

Uno de los mitos comunes acerca del abuso que sufren los hombres es que la persona afectada tiene libertad para irse de la relación abusiva. Sabemos que muchas mujeres encuentran difícil el salirse de una relación abusiva especialmente si tienen hijos y no trabajan afuera de la casa Lo que nos sorprendió fue encontrar que la mayoría de los hombres en situaciones de abuso también se quedan en la pareja a pesar de múltiples episodios durante muchos años. Otro mito, agregó, es que si se ignora el abuso éste desaparecerá, pero la encuesta encontró que los médicos pocas veces le preguntan a sus pacientes masculinos sobre el abuso, y los pacientes casi nunca hablan de ello. Muchos hombres abusados están avergonzados porque la sociedad espera que ellos sean recios y estén al mando.

Investigación “Violencia familiar”

Página 17

Situación en Latinoamérica

Los índices económicos de la región están mejorando en los últimos años. Pero esa bonanza no disminuye la agresión ejercida sobre la mujer tanto en la familia como en el trabajo. En el mundo mueren más mujeres de violencia que de cáncer. A pesar de los avances jurídicos, como la Convención Interamericana contra la violencia de Belem do Para (1993), las cifras no han descendido sino incluso han crecido. Un informe de varias agencias de la ONU13 dice que la región "sufre de esta pandemia mundial de violencia contra la mujer". Del 30% al 60% de las mujeres, según el país, son objeto de violencia doméstica. Las cifras existentes subrayan el problema porque muchas mujeres no denuncian la violencia, en diversos casos por miedo. En Bolivia (2003) el 52,3% de las mujeres denunciaron abusos de su pareja actual o su ex pareja; en Perú (2004), el 42,3%; en Colombia (2004), el 39%; en Ecuador (2004), el 31%; en República Dominicana (2002), el 21,7%; en Nicaragua, el 40%. En México, el 35,4% de las mujeres ha sufrido violencia emocional ejercida por su pareja. En dicho país cada 35 minutos se recibe un llamado de una mujer atacada. En Brasil, el 33% de las mujeres ha sido objeto de violencia física con armas de fuego, agresiones y violación conyugal. En Uruguay entre enero y mayo del 2007, las denuncias por violencia doméstica subieron un 55,6% respecto a las de igual período del año anterior. En Chile entre 1990 y 2007, más de 900 mujeres fueron asesinadas, la gran mayoría por sus parejas actuales o anteriores En algunos lugares la vida de una mujer parece tener una significación limitada. En Ciudad Juárez centenares de mujeres han sido secuestradas, violadas y asesinadas. En Guatemala, hubo 3.300 asesinatos de mujeres en los últimos siete años; en Honduras, 1.000 en similar período. Las condenas han sido muy pocas. Los niños sufren igualmente. Un estudio en Nicaragua estableció que el 63,1% de hijos de madres víctimas de violencia han tenido que repetir el año escolar y dejan la escuela como promedio cuatro años antes que los otros niños. La exposición a la violencia lleva asimismo a su reproducción intergeneracional. Muchos de los "golpeadores" vienen de hogares donde vieron ese comportamiento. Los gastos médicos por lesiones y muertes relacionadas con violencia doméstica eran a fines de los 90 de un 1,3% a un 5% del Producto Interno Bruto según un estudio del BID en seis países de la región

13

http://www.servicios.clarin.com/notas 22/01/2008

Investigación “Violencia familiar”

Página 18

A pesar de importantes progresos, sólo 17 de 33 países de América latina y el Caribe han aprobado el Protocolo Facultativo de la Convención de lucha contra todas las formas de discriminación contra la mujer.

El Programa de mujeres del Foro Económico Mundial produjo el Índice 2007 de diferencias de sexo, que compara 128 países según las oportunidades económicas, el poder político, la educación y el acceso a la salud pública entre hombres y mujeres. Lo encabezan por segundo año consecutivo —como era de esperar— Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia. Todos ellos tienen ministerios que velan por la igualdad en general y particularmente por la de género. Han superado la discriminación en la realidad. España, está en el décimo lugar. Las economías mayores de la región se posicionan de esta manera: Argentina, en el 33, Brasil en el 74 y México en el 93. El mayor crecimiento económico de América latina en los últimos años no ha tenido impacto sobre la violencia doméstica, que ha continuado ascendiendo. Dicha violencia, y todas las formas de violencia de género, están alimentadas por arraigados estereotipos machistas, perjuicios y desvalorizaciones de la mujer.

Investigación “Violencia familiar”

Página 19

Acción estatal y de organismos independientes Sus actividades son comunes tanto en la faz estatal como en la privada, se centran principalmente en los siguientes puntos:

* Contribuir a la disminución de la incidencia de la Violencia Familiar en la comunidad, a través de acciones preventivas específicas. * Concientizar y difundir este problema social a nivel gubernamental, no gubernamental y público. * Coordinar recursos, capacitar personas, formar agentes multiplicadores y producir materiales de divulgación.

Objetivos principales:

Recuperación de mujeres maltratadas y/o víctimas de abuso en la infancia. Recuperación de hombres violentos. Prevención de la violencia en el noviazgo. Fortalecimiento de la maternidad y paternidad. Asesoramiento y supervisión a profesionales e instituciones gubernamentales y no gubernamentales. Cursos, jornadas y talleres sobre violencia familiar en todo el país. Taller varios por ejemplo de autoestima para mujeres. Prevención de la violencia en escuela y apoyo a docentes. Asesoramiento legal. Cabe señalar el esfuerzo que ponen en su tarea diaria, que se ve dificultada por prejuicios y cuestiones culturales difíciles de arraigar, además de el gran desconocimiento que hay respecto del tema, pues el mismo se trata de ocultar

Algunos organismos
El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo de América Latina y el Caribe Atención de emergencias: Carlos Pellegrini 211, 7º piso; 4323-8000 Int. 4392 Consejo Nacional de la Mujer: Av. Paseo Colón 275, 5º; 43457384/7385/7386 Programa para madres maltratadas por sus hijos: Hipólito Yrigoyen 3202 Grupo para hombres violentos: Hipólito Yrigoyen 3202; 4956-1768

Investigación “Violencia familiar”

Página 20

Provincia de Buenos Aires Comisarías de la familia y de la mujer Merlo, Juncal 363; (0220) 483-6060 Morón, García Silva 923; 4629-6150/6171 Organizaciones Privadas (ONGs) Asociación Argentina de Prevención de la Violencia Familiar Sitio web: http://www.aapvf.com.ar Red Nacional Preventivo Asistencial del Maltrato Infantil Teléfono: 4463-8569 Sitio en Internet: http://www.redmaltratoinfantil.org

Investigación “Violencia familiar”

Página 21

Investigación “Violencia familiar”

Página 22

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->