Está en la página 1de 2

En la sociedad moderna de hoy, las nuevas tecnologías llevan las riendas de

nuestras vidas. Es extraño ver a alguien que no disponga de un teléfono móvil,


un ordenador personal o de conexión a Internet. La mayor parte de la gente
desea estar informada de los sucesos que ocurren en el mundo a diario. Los
periodistas son los encargados de abastecer al resto de personas de
información.

Los periodistas son visionarios de la realidad: captan la esencia del panorama


local, nacional y mundial, son animadores de la sociedad, educan, divierten,
aconsejan...

A la hora de analizar la tarea de un periodista deberemos diferenciar el medio


en el que se ciñe el profesional así como el cargo que ocupa en dicho medio.
Por ello vamos a realizar un análisis general sobre las funciones que ha de
realizar todo periodista en su trato con la información.

Como indica Quim Gil “Su actividad informativa tiene una trascendencia social
reconocida y explicitada en el reconocimiento de derechos como la cláusula de
conciencia y el secreto profesional. El respeto a estos derechos de los
periodistas, la independencia de los medios y la pluralidad informativa
constituyen uno de los pilares fundamentales del Estado de Derecho”. Por este
motivo, el periodista debe preservar sus derechos, establecidos en la
Constitución Española, como la libertad de prensa así como los de sus propias
fuentes.

De esta manera obtendremos las siguientes funciones además de la principal


que es la de informar:

-Selección: elegir la información y localizarla a priori. Los conocimientos hay


que ponerlos en relación con la sociedad, por lo que los periodistas deben estar
muy bien documentados.

- Clasificación y selección de los temas: ubicar la información donde


corresponde y decidir cuáles son las informaciones más relevantes y
relacionarlas con otros temas.

- Valoración, interpretación y verificación: no se puede publicar una información


sin antes ser contrastada. En la información especializada hay intereses muy
marcados, lo que deriva en una información poco crítica. El periodista debería
ser más objetivo, frente a los prejuicios de cualquier especialista. Además es
importante que un periodista informe de todo lo que sucede, es decir, los
hechos menos relevantes también deben ser trasmitidos al público.

- Transmisión de la información: hacer llegar la información a los receptores de


una forma comprensible. Hay que conocer las necesidades del público y
adaptar el código informativo a los receptores.
- Objetividad: capacidad del periodista de transmitir la información con los
mínimos toques posibles de subjetividad. Evitar dar su punto de vista a la
información salvo en ocasiones en los que sea estrictamente necesario.