Está en la página 1de 14

LUCE IRIGARAY

AMO A TI
Bosquejo de una felicidad en la historia

COLECCION IDEAS

O
Ediciones de la Flor

INDICE Prefacio a la edición en castellano Prólogo COMO INTRODUCCIÓN: El amor entre nosotros La naturaleza humana es dos La diferencia sexual como universal Investidos de una identidad civil El otro: mujer Olvidada entre el uso y el intercambio ¿Los dos afuera mañana? Lo busqué y no lo encontré Tú que nunca serás mío Amo a ti En un silencio casi absoluto Un aliento que toca en palabras ENSEÑANZAS PRÁCTICAS: El Amor — entre Pasión y Civilidad Epílogo 9 11 35 57 67 77 91 107 119 141 149 159 165 171 183 203 .

Para que esto ocurra. también es respetar su aliento. basta con penetrar en la mayoría de nuestros lugares públicos. respirar cada uno(a) por nosotro(a)s. nuestros diálogos e intercambios. en particu171 . Cuanto menos respiremos. más cerca estaríamos de aquello que debe creerse. Nuestra lengua. La muerte sería testimonio de la aproximación de lo verdadéro. facilitarle un tiempo de silencio. las más de las veces paralizan el aliento más que cultivarlo. generalmente son ahogados. Unicamente la madre respira por el niño. Nuestros mensajes. Una vez nacido debemos. en todo caso en nuestra tradición. inclusive el de la palabra. nuestras verdades. Por otra parte. deberíamos. Los ideales que se nos proponen funcionan como una suerte de droga que nos daría el éxtasis fuera de nosotros. El respirar y el hablar utilizan el aliento de manera casi inversa. en todo caso para la mayoría de nosotro(a)s. nuestro lenguaje.Un aliento que toca en palabras Escuchar al otro. es necesario repensar las relaciones entre la respiración y los otros actos. asfixiados y asfixiantes.

Sin embargo. por el otro. Prácticas culturales constituidas de esta manera son rápidamente autoritarias por inmovilización y parálisis del aliento. por los otros. 172 . es importante meditar sobre el hecho de que un lenguaje. femeninos—. Se transforman en dogmas por olvido del don que proviene del mundo viviente —en particular. y por lo tanto son incapaces de escuchar. lo cual ahoga y pre-ocupa siempre el sitio del silencio. no pueden parar de hablar. son contrarias a o despreocupadas de lo que realmente es practicado. el cuerpo. una espiritualidad o una religión basadas en la palabra. más exactamente de espirar para recuperar el aliento. inclusive de aquel que asume una preocupación corporal y espiritual por su aliento. Así. pues. Utilizar el aliento. Así paralizan la inspiración —en el sentido estricto. corren el riesgo de acarrear un irrespeto por la vida: por sí. sin insistencia en el silencio y el aliento que la posibilitan. vegetal— y de los cuerpos humanos —sobre todo. Hablar es su manera de respirar.lar en los sitios de culto. para definir o pronunciar palabras más o menos definitivas. diferido o figurado— de los otros. para estructurar un culto o un orden simbólico socio-lógicos. ocupa su lugar. que carecen de aire. en vez de llevar el aliento. Las palabras dichas. lo reemplaza. las personas que no se preocupan de respirar. La palabra. que respiran mal. el espíritu (santo) estaría hecho de aliento. pues. para ver cómo la preocupación de airear es muy poco tenida en cuenta. A menudo. se vuelve destructor en o por la falta de reconocimiento y regeneración de este aporte de vida. salvo por parte de algunas personas.

pues. donde pueden efectuarse el despertar. la escritura de un poema. en ocasiones la demanda —dirigidos a la naturaleza. el modo de hablar evolucionó del decir poético. En este horizonte de tipo patriarcal. al (a la) amante. serían lo que permitiría preservar. con relación a la energía de mi cuerpo. a la repetición. regenerar. de la oración de alabanza. a una lógica no adecuada a la vida y a su aliento. a una atribución secundaria de valores. aquellas del otro y del mundo natural circundante. ni con el otro. del canto hímnico. El lenguaje se encontró sometido al ritual. Esos lazos. el uso mismo de la palabra.Tales tradiciones reemplazan la vida por las palabras sin establecer los lazos necesarios entre ambas. han cambiado. a una divinidad que encarnamos o podríamos encarnar— utilizan la respiración de diferente manera que la 173 . fecundar recíprocamente la vida y el lenguaje. del diálogo. En el pasaje de las tradiciones que respetan el aliento a aquellas que (se) someten a la palabra. la circulación del aliento por y en el lenguaje. en particular en el diálogo. Así. y se dirigen al individuo en sus relaciones con el grupo social y no con la realidad cósmica. Ha sido desarraigado de su engendramiento presente. el canto de alabanza y también la pregunta. el engendramiento o la parálisis del aliento. a los discursos o textos ya escritos. que recurren a menudo al imperativo. sin preocupación por el aliento. empero. al Verbo. a la especulación. El modelo explícito o implícito del individuo es entonces el hombre varón determinado por su genealogía humana o divina. sometido a la autoridad de dioses de su género a menudo ausentes.

una sociedad. no en forma de imperativos. respetar la virginidad de María no equivale a imponerle un Padre-logos cuyo hijo sería concebido fuera de su cuerpo femenino —como se enseña con demasiada frecuencia—. Insensiblemente. La naturaleza se vuelve espíritu al tiempo que permanece naturaleza. sino de diálogos en174 . interrogaciones. engendran y despliegan la vida. las doctrinas espirituales transmiten la inversa de lo que a mi modo de ver enseña el momento de la Anunciación. Esta es mi manera de interpretar los mitos referentes al nacimiento de Buda o del hijo de Dios. Sin embargo. Somos tales humano(a)s o diose(a)s que protegen. leyes. gracias. En mi perspectiva. la respetan y cultivan. e imponen sin intercambios de palabras. sino que significa no tocar su cuerpo sin antes preguntarle si ella lo desea o anhela. siempre ligado(a)s al mundo cósmico. en particular el misterio de la Anunciación. es el respeto por la palabra. Lo que celebramos con el hombre de Anunciación sería el tiempo de un reparto de palabras entre un hombre y una mujer anterior a todo acto carnal y a toda concepción. verdades imperativas más que alabanzas. transformamos nuestra respiración vital en aliento espiritual. En el primer caso estamos cerca de los humanos o divinidades que guardan la vida. A menudo. a nuestra naturaleza corporal y no simplemente producido(a)s por un pueblo.obediencia a una palabra o un texto ya escritos. que expresan órdenes. Hablan de sumisión. todavía vivo(a)s y no solamente fabricado(a)s y alienado(a)s en esta fabricación por falta de retorno posible a/en nosotro(a)s.

Hombre y mujer co-respiran.. La anunciación hecha a María nos es pre sentada como una teología descendiente de la encarnación: Dios Padre enviaría a un mensajero para significar a María que va a concebir a un hijo de El. la poesía del encuentro. la palabra. la gracia.. lo que hace pasar el aliento de los centros fisiológicos de la vitalidad elemental —los chacras del vientre— a los del corazón. Y así dialécticamente al infinito. Pues el Magnificat es el canto de alabanza para la anunciación corporizada. niño. el hombre ya no es la cabeza cuyo cuerpo sería la mujer.— y verbo que se hace carne: amor. Su alianza es carne que se hace verbo —la anunciación. El 175 . el diálogo. más cerca de una teología ascendente. tradicionalmente fiel a las religiones femeninas. Es posible dar de esto una interpretación por cierto no tan llena de imágenes pero más ética. Esta interpretación aparece ligada a las mitologías de las épocas patriarcales. Este pasaje se realiza por mediación del aliento vehiculizado en la palabra. carnal y espiritualmente.tre la mujer y el hombre. La Anunciación corresponde en este caso a un reparto de palabras entre amantes antes de la celebración de las nupcias. el intercambio de palabras suplanta al imperativo y la pregunta dejada sin respuesta (¿Me amas? ¿Quién soy?). En esta perspectiva. co-engendran juntos. el pensamiento. Aquí. tampoco el Padre-logos es ya la simiente fecundante de la madre-naturaleza. para la fecundidad de palabras que dieron lugar a un engendramiento no sólo natural sino también espiritual. la pregunta.

Esta palabra también sigue siendo táctil. No está al servicio de la designación de una realidad. la salvaguarda de la presencia de la vida y de su temporalización en un devenir de sí no destructor del otro. tocar que respeta al otro pero le procura una atención. una verdad. Este tocar a requiere silencio. Y la anunciación hecha a María puede entenderse de manera diferente de lo que se nos ha trasmitido: el hombre consiente en interrogar a la mujer y pedirle su palabra. Hombres y mujeres se hablan. palabra que respeta a la mujer y al hombre. a la adquisición de un bien exterior a ella.logos se vuelve dialogístico. se fecundan. No está sometida a la posesión. La palabra sirve para comunicar entre sí. No se reduce tampoco a la supuesta apropiación de la palabra por ella misma. Este tocar a necesita prestar atención a las 176 . y que recuerda el silencio y el aliento. el silencio es necesario. En el comunicar interviene entonces el tocar a. Tampoco es exteriorización de un sentimiento unívoco. La Anunciación es entonces la reanudación de esa espera del Cantar de los cantares: "No despiertes el amor hasta que ella lo quiera". sin ordenar ni imponer. a una verdad ya codificada. un objeto exteriores al cuerpo. Para dar sitio al otro. el acto carnal se vuelve un acto de palabra. silencio que interrumpe la contigüidad de un tocar a todo y a todos o todas. carnal inclusive. relación entre los vivo(a)s y no éxtasis de la verdad en un más allá idealizado. En este reparto. Este tocar a exige aliento.

a la modulación y ritmo del discurso. aliento. La intención del tocar a no sería arrancar al otro de su intimidad o interioridad. el hacer juntos. sensibilidad. al tono de la voz. co-actuar. utiliza la a. en mí—. La relación entre el hombre y la mujer parece aquella donde el lenguaje es lo más necesario. a causa de la irreductibilidad entre ellos que impide la comprensión posible del otro por reducción al objeto o al mismo-que-uno. hacia mí. con las que siempre se corre el riesgo de reducir el otro al objeto. Su aspiración querría despertarlo(a) a un intercambio donde el verbo nace y se sostiene entre dos cuerpos. El tocar a no puede ser apropiación.cualidades sensibles de la palabra. dialogar. envoltura. En ese tocar a hay naturaleza y espíritu. La pa177 . el entre. escoge predicados que manifiestan una intencionalidad compatible con la del otro. Tal gramática prefiere la pregunta al imperativo. Este tocar a no ocurre sin una sintaxis constituyente o que facilita la relación con el otro. hacia su temporalidad ni hacerlo/a recaer en la inmediatez natural de un simple tocar. el juntos. los mantiene en ellos respetando sus diferencias y espiritualizándolos sin descarnarlos. a la elección semántica y fónica de las palabras. Su intención sería más bien emocionar al otro en el lugar de la comunicación con. sitio del corazón y la palabra aún sensible. el con. cuerpo y palabra. Más bien sería despertar del otro a él/ella y llamado a co-existir. privilegia los verbos que expresan el diálogo. captura. seducción —a mí. más que las formas transitivas.

ritmo. La oposición entre actividad y pasividad ya no tiene lugar aquí. sobre todo en su distribución entre los géneros. es importante que toque y que no se vuelva alienación del tacto en la posesión. ligada a las cualidades de sonido. lenguaje y sensibilidad.. en la elaboración de una verdad o de un más allá desencarnados. la sensibilidad y la inteligencia no están ya separadas.. La disociación entre imperativo e interrogativo es superada. No puede separar a aquellos y aquellas que pretende acercar. la salvaguarda de lo sensible. pero también el respeto de su propio género (nunca simplemente suyo por estar engendrado y permanecer parcialmente exterior a uno). Ninguna ley vale como representación adecuada de un sentido que pueda ordenar unívocamente una naturaleza. Por lo tanto. 178 .labra es indispensable entre mujer(es) y hombre(s). El comunicar entre y la reciprocidad lo exigen. unir. En esta palabra. La palabra es inteligible por permanecer sensible. el de la escucha y el silencio. un cuerpo. pero es insustituible por el tocar a. 'someterse. al mismo tiempo. poner en diálogo. Yo me ordeno en función de las preguntas que tú me haces. y mucho menos jerarquizadas en provecho de una especulación ajena a las propiedades de los cuerpos. sentido del mundo del/de los sujeto(s). En toda obligación se encuentra un "?" que le impide volverse una autoridad a la cual es necesario creer. en la producción de un discurso abstracto y supuestamente neutro. el tocar a sin reducir ni seducir. del género del otro. La palabra debe seguir siendo verbo y carne.

El sujeto no produce por sí solo el sentido. La interdependencia entre los sujetos no se reduce ya a la cuestión de la posesión. Todo dominio simple de un designio.. de ayuda. Este recorrido correspondería a lo que algunos mitos describen como una buena 179 . el intercambio o el reparto del objeto. ni estará jamás presente. Sin embargo. su propio ideal. estuvo. Ninguna forma de bien es investida de su propio valor por el sujeto. mediante la subsistencia de su palabra o de su obra. de un proyecto. Yo puedo estar determinada(o) por alguien que nunca estará aquí. Yo puedo estar en relación —de intención. la interacción con otro(s) sujeto(s) no es por fuerza inmediata. una ilusión. por ejemplo. La teleología se vuelve biunívoca (cosa que no significa equívoca). es definido por él/ella. de una acción.— con alguien que no está. Estos se comprometen en una relación de la cual surgen modificados. el tener ni su precio los que gobiernan el devenir del/de los sujeto(s). Se regula más bien sobre la constitución de la subjetividad. la moneda. un sentido ya existente. de dependencia. a su imagen. puede ser mediatizada de diversas maneras. de la relación entre los sujetos. El yo se engendra también a partir del tú. no lleva a cabo él solo una proeza.. No es ya la objetalidad. no realiza por sí mismo una tarea. y el objetivo es que realicen su subjetividad al tiempo que permanecen fieles a su naturaleza. El sujeto se dirige a un(a) destinatario(a) pero existe.El sujeto y su intencionalidad escapan al solipsismo. a menos que reduzca a éste a lo mismo que uno. a un espejismo. se ve desbaratado.

Está compuesta de personas reales. del T. un ideal situado fuera de sí. la transfiguración de nuestro cuerpo. modificando al mismo tiempo mi recorrido. de mujeres y hombres. de nuestra historia. la impersonalidad del uno» y sus poderes ligados a lo indiferenciado o al requerimiento de una energía llamada neutra. la apropiación de un(a) amado(a). naturales y abstractas a la vez. y está organizada en función de y por la economía de sus diferencias. En este compromiso. Esta operación se realiza aquí y ahora entre nosotros y sin abandonar la tierra ni la carne. entre sujetos de géneros diferentes. El camino es interior. suerte de individuo abstracto iguala-todos cuyas cualidades genéricas y específicas están al mismo tiempo concentradas y abolidas en la institución familiar. único y múltiple. La mujer sale del anonimato del uno. Pero ya no se trata de buscar una cosa.búsqueda.]. están determinadas por las necesidades de una sociedad dada. 180 . La comunidad no se presenta ya como un posible uno. que son los sitios donde vivimos. de nuestro género. en cuanto objeto de uso e intercambio cuyas propiedades y funciones. El neutro de la 41 Véase nota 25 [N. tiende a desaparecer. La intención involucra el devenir de la materia que somos. de una época de la cultura y de sus comercios. Ella requiere la invención de un lenguaje que nos permita comunicar e intercambiar sin renunciar por ello a las propiedades ni cualidades de nuestra naturaleza. de la sustitución posible por otra mujer. El hombre no es ya un uno. acompañado del de otro(a) que se conserva fuera de mí.

¿Representa el término "niños" otra cosa que una economía de 181 . La energía colectiva está modulada incesantemente por relaciones entre mujer(es) y hombre(s). Antes de que ese ni-uno-ni-otra pueda significarse es importante que uno y otra existan. ya no como polos artificialmente opuestos de un modelo humano único. un poder. una ideología. ¿existe el neutro? ¿Qué es? ¿Cuál podría ser su contenido? ¿A qué realidad corresponde en nuestra época el neutro en la lengua? Si no remite a ningún real. que dos identidades sean definidas diferente manera.falta o de la pérdida de identidad no existe ya salvo en la infidelidad al propio género. Esto evita el riesgo de totalización de un grupo en el cual se olvida o se paraliza la responsabilidad individual. ¿cuál es su utilidad? ¿Mantener el antagonismo entre dos reales que por cierto difieren pero sin oponerse? ¿Sostener la existencia de una lengua como tejido autónomo y arbitrario de un sentido paralelo a la vida y sus propiedades? Parece preferible designar y expresar lo que es antes de pretender neutralizar o crear sin saber lo que se borra en tales operaciones. Incluso si la identidad de cada uno(a) no está todavía exhaustivamente determinada ni cumplida. es necesario partir de dos irreductibles entre sí. Queda también esta cuestión teórica. las chicas y los varones existen. El neutro supuestamente representa un ni-uno-niotra. es contrarrestada a cada instante. Así. La posibilidad de que se forme una voluntad de masa manipulable por un jefe. yendo de lo más sensible a lo más espiritual. De hecho.

medios para decir un plural mixto? Las mujeres y los hombres existen. ¿Por qué sacrificar su realidad a la pertenencia a un género humano abstracto y todavía mal definido? 182 .