P. 1
e2

e2

|Views: 678|Likes:
Publicado porleomuza7866

More info:

Published by: leomuza7866 on Sep 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/05/2013

pdf

text

original

Definición.

El enriquecimiento sin causa tiene lugar cuando ingresa un bien o
varios bienes al patrimonio de una persona sin justificación alguna. Por
ejemplo, si una persona al perder el discernimiento por un momento se
lleva algo que no es suyo habría un enriquecimiento sin causa.

Es fuente de la obligación de restitución por el simple hecho de que del otro
lado alguien también se ha “empobrecido” sin causa, por lo tanto entraría
en un supuesto de la ley por el principio del Código de que nadie se debe
enriquecer a costa de otro1

El principio del enriquecimiento sin causa en el Código Civil.

Nuestro Código no contempla expresamente este principio sino que se
encuentra diseminado en distintas disposiciones normativas que la
consideran fuente de algunas obligaciones (por ejemplo la ya citada
obligación de restitución).

La acción in rem verso:(1-Definición. 2-Fundamentos. 3-Requisitos. 4-
Efectos de la acción in rem verso.)

Este tema se encuentra excelentemente tratado por Llambías2

“V.- ACCIÓN

DE "IN REM VERSO"

1

- Raffo Benegas, Patricio (actualizador) - Llambías, Jorge Joaquín (autor) TRATADO DE
DERECHO CIVIL – Obligaciones. OBLIGACIONES / 04.- Fuentes / f) Enriquecimiento
sin causa. LexisNexis – AbeledoPerrot. Lexis Nº 9205/002981

2

Raffo Benegas, Patricio (actualizador) - Llambías, Jorge Joaquín (autor) TRATADO DE
DERECHO CIVIL – Obligaciones. OBLIGACIONES / 04.- Fuentes / f) Enriquecimiento
sin causa. LexisNexis – AbeledoPerrot. Lexis Nº 9205/002981 .Lexis Nº 9205/002981

Materia: Derecho Privado II (Obligaciones)
Profesores:  Ab.Sebastián Ferreyra – Ab.Cristina González Unzueta  | 4

3028. NOCIÓN.

Actualmente se da este nombre a la acción que la ley confiere a toda
persona que ha experimentado sin justa causa una disminución patrimonial
a raíz del desplazamiento de un bien que ha salido de su patrimonio, contra
quien se ha beneficiado injustamente por ello. El nombre de acción de in
rem verso proviene de la denominación de una acción romana que se daba
en una especie particular de enriquecimiento sin causa (véase supra texto
nota 20) que en nuestro tiempo se ha generalizado para identificar a la
acción de restitución con la cual se corrige o rectifica todo enriquecimiento
habido sin justa causa.

3029. LEGITIMACIÓN ACTIVA Y PASIVA.

El titular de esta acción es la persona que ha resultado empobrecida por el
desplazamiento de bienes de un patrimonio a otro. El deudor de la
obligación de restituir es la persona beneficiaria del enriquecimiento habido
sin justa causa respecto del empobrecido.

Como la acción no es inherente a la persona se transmite tanto activa como
pasivamente a los sucesores de las partes. Asimismo, los acreedores del
empobrecido pueden ejercer esta acción por intermedio de la acción
subrogatoria (supra t. I, nº 433).

3030. OBJETO DE LA ACCIÓN.

Esta acción que tiende a corregir un enriquecimiento sin causa, tiene por
objeto la restitución del bien o cosa desplazado al patrimonio del
enriquecido, o de su valor cuando no se encontrare la cosa en ese
patrimonio o no fuese individualizable.

Se trata de una deuda de valor que se mide en términos pecuniarios
actuales (804) .

…3032. REQUISITOS DE LA ACCIÓN DE IN REM VERSO.

Para la procedencia de la acción que se trata es menester la concurrencia de
los siguientes requisitos: a) enriquecimiento del demandado; b)
empobrecimiento del demandante; c) relación causal entre esos hechos; d)
ausencia de causa justificante del enriquecimiento respecto del
empobrecido; e) carencia de otra acción útil para remediar el perjuicio
(819) . Analizaremos seguidamente esos elementos integrativos de la acción
de in rem verso.

3033. a) ENRIQUECIMIENTO DEL DEMANDADO: NOCIÓN.

El concepto de enriquecimiento en el ámbito de la acción de in rem verso
tiene la mayor amplitud. Ha sido definido por von Tuhr como toda
diferencia ventajosa "entre el estado actual del patrimonio y el que
presentaría si no hubiese ocurrido el injustificado desplazamiento de
valores"( (820) .

Materia: Derecho Privado II (Obligaciones)
Profesores:  Ab.Sebastián Ferreyra – Ab.Cristina González Unzueta  | 5

El enriquecimiento puede consistir en un incremento patrimonial -lucro
emergente-, o bien en una pérdida evitada -daño cesante-, consistente por
ejemplo, en el ahorro de un gasto que habría tenido que efectuarse de no
mediar la actividad de la otra parte, o en la exención de una obligación o del
gravamen sobre un bien. Por tanto, el enriquecimiento puede resultar, tanto
de un aumento en el activo del patrimonio, por el ingreso de un bien o la
valorización de un bien ya existente, como la disminución en el pasivo del
patrimonio por la cancelación total o parcial de una deuda (821) .

Entran dentro de la noción de enriquecimiento: las prestaciones satisfechas
en virtud de un contrato nulo (822); los servicios prestados a quien se
beneficia con ellos (823); la explotación comercial de un invento efectuado
por un empleado (824); cualquier actividad susceptible de apreciación
pecuniaria (825) , que redundase en beneficio de otra persona como las
lecciones impagas dadas a un menor, que habían contratado los parientes
de éste (826) .

Se ha controvertido si una ventaja de orden moral sin trascendencia
patrimonial constituye un enriquecimiento (827). La respuesta negativa se
impone pues si el supuesto enriquecido se ha favorecido con una ventaja
sólo moral sin reflejo en su patrimonio, cualquier deuda que se le impusiera
rompería el equilibrio patrimonial preexistente y él sería el empobrecido
(828) .

3034. FECHA DEL ENRIQUECIMIENTO.

El enriquecimiento computable es el actual, vale decir, el beneficio
patrimonial que subsiste al tiempo de la demanda (829). Empero, si
hubiera desaparecido por la enajenación de los bienes respectivos, se lo
estima subsistente por el valor de dichos bienes al tiempo de la enajenación,
aunque estimado ese valor en términos pecuniarios actuales, dada la índole
de esta obligación de restituir, en razón de su objeto (véase supra nº 3030
in fine).

Cuando el objeto del enriquecimiento consiste en dinero o cosas fungibles,
no importa el destino que se haya dado a esos bienes. Si por una buena
inversión de los fondos éstos se han multiplicado la ganancia sólo pertenece
a quien la hizo pues el empobrecido no está asociado con él. Igualmente, si
por malos negocios los bienes habidos sin justa causa han desaparecido,
esto no influye sobre la obligación de restituir el valor de tales bienes que
pesaba sobre el demandado, y con mayor razón si éste los hizo desaparecer
fraudulentamente, antes o después de la demanda (830).

En suma, se ha observado con acierto que "cuando se afirma que el
enriquecimiento debe ser actual, se quiere significar que no da lugar a esta
acción un aumento de bienes o valores que ha desaparecido a la época de la
demanda, sin que el demandado hubiera aprovechado del enriquecimiento"
( (831) .

3035. VÍAS DE ENRIQUECIMIENTO.

Materia: Derecho Privado II (Obligaciones)
Profesores:  Ab.Sebastián Ferreyra – Ab.Cristina González Unzueta  | 6

El enriquecimiento puede tener lugar: a) por hecho del propio enriquecido;
b) por hecho del empobrecido; c) por hecho de un tercero; d) por un hecho
natural (832)

a) Hay enriquecimiento por hecho del enriquecido en caso de beneficio
involuntario, logrado por persona carente de discernimiento (833) , e
igualmente en los casos de siembra, plantación o edificación con semilla,
plantas o materiales ajenos (conf. arts. 2587 Ver Texto y 2591 Ver Texto );
especificación de buena fe, sin retorno posible de la cosa a la forma anterior
(conf. arts. 2567 Ver Texto y 2568 Ver Texto ); o adjunción mezcla o
confusión de cosas por hecho del dueño de la cosa principal (conf. art. 2596
Ver Texto y 2597 Ver Texto ). Son todas hipótesis de funcionamiento de la
acción de re in rem verso, reguladas por normas legales que admiten su
proyección a otras situaciones de enriquecimiento por el hecho del
enriquecido.

b) Hay enriquecimiento por obra del empobrecido en el supuesto bastante
general del empleo útil (véase infra núms. 3053 y ss.), como también en los
casos de pago indebido (supra t. II-B, núms. 1407 y ss.), de edificación,
siembra o plantación en terreno ajeno (conf. arts. 2588 Ver Texto y 2589
Ver Texto ), etcétera.

c) Hay enriquecimiento por obra de tercero cuando tanto el empobrecido
como el enriquecido son ajenos al hecho del enriquecimiento. Ello ocurre,
ciertamente, en situaciones especiales que pueden presentarse cuando la
siembra, plantación, etc. se efectúa por quien no es dueño de las semillas,
plantas, etc. utilizadas, ni tampoco dueño del inmueble acrecido con las
mejoras (834) , o en casos análogos.

d) Hay enriquecimiento por hechos naturales cuando el resultado del
desplazamiento de provechos o ventajas de un patrimonio a otro acontece
sin intervención de persona alguna. Así, en el supuesto de avulsión (conf.
art. 2583 Ver Texto ), en el de mezcla o confusión de cosas o hechos
casuales (conf. art. 2594 Ver Texto y 2600 Ver Texto ), etc.( (835) .

3036. b) EMPOBRECIMIENTO DEL DEMANDANTE.

El segundo requisito de la acción que se estudia es el empobrecimiento del
actor, que consiste en todo menoscabo de orden patrimonial que él padece,
sea un daño emergente o un lucro cesante (836) .

Este requisito se concreta en la privación de la propiedad o goce de un bien,
así como en la baldía prestación de servicios sin intención de efectuar
liberalidad alguna (837) .

No procede la acción de in rem verso si falta este elemento, aunque la
actividad del agente haya provocado el enriquecimiento ajeno. Así cuando
el dueño de un campo para evitar inundaciones realiza obras de desagüe
que también favorecen al lindero, éste se enriquece pero él no se ha
empobrecido porque efectuó el gasto consultando su interés. Igualmente
ocurre con la transmisión radial de música, o de espectáculo por televisión,

Materia: Derecho Privado II (Obligaciones)
Profesores:  Ab.Sebastián Ferreyra – Ab.Cristina González Unzueta  | 7

que aprovechan los propietarios de cafés o confiterías para atraer a clientes:
ello implica un enriquecimiento sin empobrecimiento de las empresas
transmisoras (838).

3036 bis. FECHA DEL EMPOBRECIMIENTO.

El empobrecimiento se mide en el momento inicial, o sea a la fecha en que
tuvo lugar. Empero, cuando se trata de un crédito representativo del valor o
del bien perdido, debe ser expresado en términos pecuniarios actuales,
absorbiendo la merma en el poder adquisitivo de la moneda que pueda
haberse producido. Cabe observar la diferencia en cuanto al tiempo en que
se determina el enriquecimiento o el empobrecimiento (supra nº 3034).

3037.c) RELACIÓN CAUSAL ENTRE EMPOBRECIMIENTO Y
ENRIQUECIMIENTO.

La generalidad de la doctrina define este requisito como una relación de
causalidad existente entre el empobrecimiento de uno (causa) y el
enriquecimiento del otro (efecto). Sin embargo, se ha observado que sería
"más preciso decir que entre ambos fenómenos debe mediar una
correlación, una correspondencia" (839). Nosotros pensamos que se trata
de fenómenos concomitantes, apareciendo uno como antecedente del otro,
el empobrecimiento del correlativo enriquecimiento, ya que no existiría éste
sin aquél. Pero ello no significa que necesariamente sea el empobrecimiento
la causa del enriquecimiento, lo cual queda desmentido cuando se trata de
consecuencias simultáneas de un mismo hecho que provoca
contemporáneamente el enriquecimiento de uno y el empobrecimiento del
otro, por ej. cuando tiene lugar la mezcla o confusión de una cosa principal
y otra accesoria, por una causa extraña a las partes (conf. art. 2594 Ver
Texto y 2600 Ver Texto ).

Esa necesaria concomitancia del enriquecimiento con el empobrecimiento
es lo que caracteriza este tercer requisito de la acción de in rem verso, que
Bartin ha intentado definir como una vinculación derivada de "una
indivisibilidad de origen" (840). Es un enfoque acertado, ya que el
enriquecimiento y el empobrecimiento son como las dos caras de una
misma moneda, son "dos aspectos de un mismo hecho" (841).

3039. d) AUSENCIA DE JUSTA CAUSA.

El progreso de la acción que estudiamos está supeditado a la ausencia de
justa causa que pueda invocar el demandado para justificar el
enriquecimiento realizado por él.

Se ha controvertido el significado de este vocablo "causa", en las
obligaciones resultantes de un enriquecimiento sin causa. Según la
comprensión más generalizada, que nosotros compartimos, la palabra
"causa" alude a la causa eficiente del derecho obtenido por quien se ha
enriquecido (845). Cuando éste ostenta un título legítimo que puede oponer
al demandante, y que justifica la adquisición del bien o valor entrado en su
patrimonio, él tiene justa causa para retener ese bien o valor y está a

Materia: Derecho Privado II (Obligaciones)
Profesores:  Ab.Sebastián Ferreyra – Ab.Cristina González Unzueta  | 8

resguardo de la acción de in rem verso. En cambio, si el demandado carece
de título justificante de la adquisición en desmedro del accionante, está
precisado a restituir aquello con que se ha enriquecido.

Para otra postura que es enteramente minoritaria la causa mentada en la
expresión "enriquecimiento sin causa" es la causa final propia de los
contratos, apuntando a la contraprestación o contrapartida que pueda
equilibrar razonablemente el bien o valor perdido por el empobrecido
(846). Finalmente, Lafaille estima que este requisito contempla la "falta de
causa para adquirir, ya en el sentido de no mediar antecedente legítimo,
como el de no responder a un propósito lícito el mantenimiento del
beneficio" (847).

Es de advertir que el concepto de "justa causa" de la adquisición es relativo
porque se aprecia respecto del empobrecido. Aunque el enriquecido tenga
un título suficiente de adquisición frente al inmediato autor de su derecho,
ello no lo deja al margen de la restitución por vía de la in rem verso si ese
título no es una justa causa de retención del enriquecimiento frente al
empobrecido (848). 3041. e) CARENCIA DE OTRA ACCIÓN: PRINCIPIO
DE SUBSIDIARIEDAD.

La generalidad de la doctrina opina que la procedencia de la acción de in
rem verso está supeditada a la carencia de otra acción con la que pueda el
empobrecido remediar el menoscabo que él ha sufrido. Pues, si dispone de
otra acción para ello, por eso sólo la primera acción queda eliminada,
porque ella no es una panacea que pueda servir para corregir todas las
soluciones legales sino un dispositivo excepcional al que cuadra recurrir
solamente cuando el daño experimentado no encuentra remedio en los
resortes específicos del ordenamiento jurídico. Por ello, es un elemento de
la acción que se examina, su carácter subsidiario (859) . En una postura
minoritaria algunos autores prescinden de este requisito negativo (860) .

Entre otras, es dable apuntar las siguientes consecuencias del principio de
subsidiariedad que rige a la acción de in rem verso: a) aunque esta acción
prescribe a los diez años, si el empobrecido ha dejado prescribir en un lapso
menor la acción específica que tuviera para obtener la reparación del
perjuicio, no podrá tampoco deducir la acción resultante del
enriquecimiento sin causa (861) . La razón de ello está en que no interesa
apreciar si está o no prescripta una acción inexistente, y el empobrecido, en
tal situación, carece de la acción de in rem verso por haber sido titular de
otra acción, eficaz para proteger su interés; b) si el empobrecido no ha
podido ejercer útilmente otra acción que tuviese en resguardo de su interés,
por carencia de prueba documental exigida por el art. 1193 (Ver Texto) ,
tampoco podrá articular la acción de in rem verso, que no está alcanzada
por ese precepto y para la cual no rige restricción probatoria alguna (862) ;
c) si el empobrecido ha deducido sin éxito otra acción que tuviera distinta
de la in rem verso, no puede marginarse de esa cosa juzgada adversa, para
entablar esta última acción (863) ; etc. La razón siempre es la misma: el

Materia: Derecho Privado II (Obligaciones)
Profesores:  Ab.Sebastián Ferreyra – Ab.Cristina González Unzueta  | 9

empobrecido carece de la acción de in rem verso cuando ha dispuesto de
otra acción para prevenir su daño.

Empero, hay necesidad de aclarar que la ausencia de toda otra acción que
condiciona la apertura de la acción de in rem verso, es respecto del
enriquecido, por lo que no obsta al ejercicio de esta acción, la que hubiera
tenido el empobrecido contra un tercero y que hubiese resultado estéril
para paliar su empobrecimiento, por razón de la insolvencia de ese tercero
(864) . Por lo demás aun establecido el enriquecimiento sin causa del
demandado no habría prueba decisiva del empobrecimiento del actor,
mientras éste dispusiera de otra acción contra un tercero, que fuese
suficiente para enjugar ese empobrecimiento.

3042. QUID DE LA FALTA DE CULPA DEL EMPOBRECIDO.

Algunos autores mencionan la falta de culpa del empobrecido como un
requisito adicional de la acción de in rem verso (865) . Pero la generalidad
de la doctrina no hace cuestión al respecto (866) . Nosotros entendemos
que la ausencia de culpa no puede ser computada como un requisito
autónomo que se agregue a los demás estudiados, sino como una
calificación que sirve para apreciar si aparece configurado el requisito
precedente relativo a la carencia de otra acción para evitar el
empobrecimiento sufrido. Así cuando por falta de diligencia el empobrecido
hubiese dejado de entablar alguna otra acción contra un tercero, que de
haberse ejercido le hubiera evitado el perjuicio, no podrá pretender que el
demandado lo indemnice hasta la concurrencia de su propio
enriquecimiento. Pero, en otras situaciones, no puede argüirse con el
descuido en la atención de los propios derechos para justificar el
enriquecimiento ajeno consumado a expensas de otro (867).

3043. EFECTOS DE LA ACCIÓN "DE IN REM VERSO".

Cuando concurren los cinco requisitos ya estudiados (supra núms. 3033 a
3041), la ley determina una obligación de restituir de la cual es acreedor el
empobrecido y deudor el enriquecido.

Pero ¿cuál es la medida de la restitución? No más del empobrecimiento, ni
más del enriquecimiento (868) . El objeto de la restitución está dado por el
menor de esos topes (869) .

Por tanto, cuando no hay coincidencia del empobrecimiento con el
enriquecimiento, siendo el primero mayor pierde el enriquecido todo su
provecho, pero aun así le queda un déficit al empobrecido; y a la inversa
cuando el enriquecimiento es mayor que el empobrecimiento, el
empobrecido cubre toda su pérdida quedándole un remanente de beneficio
al enriquecido.

Finalmente el monto del empobrecimiento se mide a la fecha en que se
produjo, no computándose los aumentos o las mermas posteriores que
incrementan o disminuyen el patrimonio ajeno afectado por esas
contingencias. Empero fijada la pérdida patrimonial a la fecha en que

Materia: Derecho Privado II (Obligaciones)
Profesores:  Ab.Sebastián Ferreyra – Ab.Cristina González Unzueta  | 10

ocurrió, es menester expresarla en términos pecuniarios actuales, a fin de
preservar la intangibilidad del patrimonio perjudicado (870) .

En cuanto al monto del enriquecimiento se define a la fecha de la demanda
de restitución entablada por el empobrecido (véase supra nº 3034), aunque
la cifra correspondiente deberá reajustarse, por tratarse de una deuda de
valor, en función del poder adquisitivo que tenga la moneda al tiempo de la
sentencia.

3044. PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN.

Como no hay precepto expreso que contemple la prescripción de esta acción
se rige por el término decenal ordinario (871) .”

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->