Está en la página 1de 21

V2V

SISTEMAS DE TRANSPORTE.
V2V

Se conoce como Sistemas


Inteligentes de Transporte, o ITS
(Intelligent Transportation
Systems), al conjunto de
aplicaciones informáticas y
sistemas tecnológicos creados
con el objetivo de mejorar la
seguridad y eficiencia en el
transporte terrestre (carreteras
y ferrocarriles), facilitando la
labor de control, gestión y
seguimiento por parte de los
responsables.
V2V

Estos sistemas obtienen la información de los diferentes


elementos de interés de las carreteras, que una vez procesada y
analizada, se utiliza para mejorar la seguridad de los
conductores, mejorando el tráfico y la comodidad en los
desplazamientos.
V2V
Ventajas que trae consigo este tipo de tecnología a nuestra
ciudad como a muchas otras en el mundo.

Seguridad preventiva: El uso de las estaciones


meteorológicas permite preveer con bastante
precisión las condiciones climatológicas que
van a padecer en sus posibles viajes, lo que
les va a permitir planificarlos cuando el
tiempo sea el correcto. Estos sistemas, junto
con las cámaras de explotación, permiten
conocer en cada momento el estado exacto
de las carreteras ,facilitando la labor de corte
de carreteras (cuando las condiciones no son
las adecuadas), y de aviso a los conductores
de estos elementos.
V2V

Seguridad instantánea: Gracias a los paneles de mensajería


implantados en las carreteras, se hace llegar al instante la
información de interés que deben conocer los conductores (p.e.
fuerte viento, reduzca la velocidad), para tener un viaje más seguro.
V2V
Seguridad reactiva: Para garantizar que los conductores cumplen
las normas de tráfico, también se emplean estos sistemas de
manera eficaz, con el uso de radares (para el control del exceso de
velocidad), o detectores de vehículos que pasan los semáforos en
rojo, entre otros sistemas.
V2V
Mejoran la eficiencia del tráfico: Los sistemas de conteo, que
permiten conocer el número de vehículos que pasan por una zona
determinada, unido a sistemas inteligentes de rutas utilizadas,
permite a los responsables de las carreteras hacer una planificación
eficiente de las mismas a medio plazo, que consigan reducir el
número de atascos, mejorando el tráfico diario.
V2V

Permiten llevar un control detallado de los


elementos de las carreteras, gracias a sistemas de
Inventariado, que garantizan el estado adecuado
de todos los elementos (ofreciendo avisos y
señales cuando es necesario revisar algún material
de la carretera), o los sistemas informáticos que
facilitan a los responsables de la explotación de las
carreteras gestionar toda la información
relacionada con las operaciones de vialidad que se
deben realizar, de acuerdo a la carta de servicios.
V2V

Facilitan la labor de los conductores, por ejemplo habilitando medios


para pagar en la autopista sin parar (telepeaje), ofreciendo las
mejores rutas a seguir en carretera, o mostrando información
detallada al instante sobre las carreteras.
V2V

Si la comunicación M2M (machine to machine) permite


que dos objetos intercambien datos entre sí, la tecnología
V2V (vehicle to vehicle) aplica el mismo concepto a los
coches. 

V2V
V2V

Todo el mundo está familiarizado con los coches y es fácil ver el


valor que puede tener el intercambio en tiempo real de datos tan
sensibles como la localización del vehículo, la velocidad, su
dirección o si ha empezado a frenar.
en Estados Unidos se dieron avances el pasado año para aprobar el
estándar y se prevé que en 2017 este adquiera carácter obligatorio,
pues se considera una medida de seguridad que puede reducir el
número de accidentes. Y es que hoy en día hay vehículos que
cuentan con sistemas variopintos, como el radar o el ultrasonido,
para detectar obstáculos en su camino, pero la comunicación V2V
tiene una aspiración global.
V2V
¿Como funciona?
El V2V es un estándar que lleva coleando desde finales de los años
90. Por aquel entonces únicamente preocupaba fijar una porción del
espectro radioeléctrico para que fuera utilizado por los coches para
comunicarse entre sí. Se tiende a confundir con el WiFi porque usa
una de las frecuencias de esta conexión inalámbrica, los 5.9 GHz.
V2V
La idea no es instalar una tecnología en un coche y que esta se
sirva de sus propios recursos para aumentar la seguridad del
conductor y los pasajeros. El objetivo es que los vehículos colaboren
entre sí, compartiendo información sobre sí mismos. Su posición, su
velocidad y otros detalles se procesan y se analizan en una
plataforma que los devuelve masticados al resto de coches de la
red. De esta forma todos tienen información que puede servir para
lanzar una alerta en caso de riesgo de accidente o recomendar otra
ruta si la inicial se encuentra saturada de tráfico.
V2V
Existen grandes retos para la implementación de la comunicación
V2V. El principal está relacionado con el volumen. Para que un
intercambio de datos así sea relevante es necesario que haya una
gran mayoría –o la práctica totalidad de vehículos– con este tipo de
conectividad. Y si se quiere tener posibilidades reales de evitar
accidentes es necesario que cada coche envíe todos sus datos diez
veces por segundo a los sistemas, que deben procesarlo todo y
transmitirlo.
V2V

El V2V es comunicación, pero la creciente automatización de los


automóviles podría hacer que la tecnología penetrara en la consola
del propio vehículo para hacerlo frenar en caso de emergencia. Es
una de las posibilidades que se está barajando con los coches
autónomos, aunque tal vez no haya que esperar tanto para ver una
funcionalidad así, dado el nivel de conexión que tienen los vehículos
que se están vendiendo hoy en día.
V2V

El vehículo se podría comunicar


con los elementos del
entorno que fuesen necesarios
cada momento: señales de
tráfico, zonas residenciales,
colegios, hospitales, cruces con
baja visibilidad, pasos a nivel,…
incluso sistemas de semáforos, a
los que los vehículos enviarían
datos para determinar sobre la
marcha la cadencia de encendido
de las diferentes luces.
V2V

El principal objetivo es reconocer antes los peligros. Como siempre


que nos ocupamos de un sistema de este tipo, nuestra limitación
como humanos es clara: podemos reaccionar a los estímulos en una
ventana de unas pocas décimas de segundo hasta un segundo o
algo más (espero que no sea tu caso). Los sistemas de apoyo como
los Car2X reaccionarían en centésimas de segundo, proporcionando
un apoyo al estímulo natural del peligro ya sea en forma de señal
acústica o de indicador luminoso.
V2V
V2V
V2V
V2V

Bibliografia.
https://www.tecnocarreteras.es
http://blogthinkbig.com
http://www.motorpasion.com

Integrantes:
Ozuna Hubbard Aurora Livier
Ávila Zamudio Luis Alberto
Pérez Chavarín José Eduardo Damián