Está en la página 1de 19

DIAGNÓSTICO DE LA PERSONALIDAD

PSICOPATOLOGIA DE LOS ADULTOS II

¿Por qué es relevante comprender y diagnosticar la
personalidad?


La personalidad determina la forma en que nos
desempeñamos en cualquier ámbito de la vida.


La personalidad interactuá con los cuadros clínicos : Influye
en el desencadenamiento de síntomas, en la evolución de las
enfermedades, en la adherencia a los tratamientos, y en la
relación medico-paciente, por lo que incide en el pronóstico.



• Temperamento: disposición innata, dada constitucionalmente, a
reaccionar de modo particular frente a estímulos ambientales. Se
refiere especialmente a la intensidad, ritmo y umbrales de
respuesta afectiva. En gran medida está determinada
genéticamente. Las respuestas emocionales, particularmente en
estados y condiciones afectivas límite, son determinantes cruciales
en la organización de la Pd.

Las diferencias innatas en los umbrales de activación de afectos –
tanto placenteros o gratificantes como dolorosos o frustrantes –
representan el puente más importante entre los determinantes
biológicos y psicológicos de la personalidad (Kernberg, 1994).
Aspectos fundamentales de la personalidad:
Temperamento y Carácter

• Carácter: manifestaciones observables del perfil o constelación
de rasgos predominantes en la personalidad. Para el
psicoanálisis cada estilo caracterológico se refiere a una
dinámica intrapsíquica particular.

• O. Kernberg (1976, 1980) define personalidad como la
“integración dinámica de todos los patrones conductuales
derivados del temperamento, del carácter y de los sistemas de
valores internalizados”.

• Incluye una estructura intrapsíquica adicional que es el sistema
de valores, la moral, la dimensión ética de la personalidad
(Superyó).
Aspectos fundamentales de la personalidad:
Temperamento y Carácter

Dimensiones de la Personalidad

• Identidad y Relaciones Interpersonales
• Juicio de la realidad
• Regulación de los afectos e impulsos
• Sistema de valores


El estado de maduración y desarrollo de estas dimensiones de
la personalidad determina cómo cada persona se relaciona
consigo misma, interpersonalmente y con „el mundo‟ y su nivel
de adaptación tanto al mundo interno como externo.
Identidad y Relaciones interpersonales
Identidad: Concepción de sí mismo y de los otros significativos.

Un desarrollo sano lleva al logro de una „identidad definida e
integrada‟ que se cracteriza por:

• El reconocimiento del propio rol o lugar en diferentes ámbitos
de la vida en la comunidad más amplia
• Una imagen de sí mismo y de los otros -y de las relaciones
más importantes- que incorpora y articula, de manera realista,
aspectos positivos y negativos.
• Se experimenta una sensación interna y una apariencia externa
de coherencia y continuidad a través del tiempo y en distintas
situaciones.
• Es la base de una autovaloración o autoestima normal; de la
capacidad para sentir placer y gratificaciones; desarrollar las
propias capacidades; realizar los propios deseos; realizar
compromisos a largo plazo (consistencia, persistencia,
creatividad en el trabajo, en las relaciones interpersonales).

• Una visión de los otros integrada y ajustada a la realidad,
permite empatizar con ellos y sentir afectos profundos y
duraderos (amor, confianza, reciprocidad, compromiso). Así
como también experimentar sentimientos ambivalentes.

• Implica tanto una capacidad madura de dependencia como la
capacidad de mantener, a la vez, un sentido consistente de
autonomía.
Identidad (cont.)
• Las fallas en el logro de una identidad integrada y delimitada,
configuran la „difusión de identidad‟ donde los aspectos
positivos y negativos de las experiencias se mantienen
escindidos y se manifiestan alternadamente.

• Los aspectos gratificantes y frustrantes o dolorosos (de sí
mismo, los otros, las relaciones) se mantienen separados como
experiencias concientes.

• Conlleva relaciones en que un aspecto parcial del sí mismo se
relaciona con un aspecto parcial del otro y estos aspectos van
cambiando, generando la impresión de inestabilidad,
contradicción y caos.
Identidad y RRII (cont.)
• La difusión de identidad se puede manifiestar en la
presencia de rasgos contradictorios, discontinuidad
temporal del sí mismo, cambios bruscos de
proyectos y compromisos, relativismo moral y ético,
sentimientos de vacío, fallas en la identidad sexual.

Identidad y RRII (cont.)
Juicio de Realidad
• El juicio de realidad e relaciona con los procesos de
pensamiento y las funciones cognitivas. En una personalidad
sana se espera una percepción e interpretación de la realidad
conservadas,„objetiva‟, en el sentido que se ajusta al sentido
común compartido.

El juicio de realidad conservado implica la capacidad de
diferenciar sí mismo/no sí mismo, estímulos intrapsíquicos/
estímulos externos y la capacidad de empatizar con los
criterios sociales, comunes.

La pérdida del juicio de realidad consiste en la falta de las
distinciones mencionadas, en estados afectivos muy intensos,
y se refleja en las alucinaciones y delirios presentes en las
psicosis.
El juicio de la realidad puede presentarse conservado, no
obstante la interpretación de la realidad y de las
experiencias resulta altamente subjetiva. En estos casos se
observa una percepción conservada y una interpretación
teñida por aspectos del mundo interno (fantasías, temores,
conflictos, etc.), resultando confuso cuánto corresponde al
sujeto, a otros, o a los hechos.

Juicio de realidad (cont.)
• Se espera que a través de un desarrollo sano se logre la
capacidad de obtener gratificaciones, tolerando la espera y
las frustraciones.

• Implica la capacidad de experimentar y lidiar
adaptativamente con la angustia, los impulsos y afectos
dolorosos sin llegar al descontrol destructivo.

En la teoría psicoanalítica existen dos impulsos básicos:
-Libido o impulso amoroso, asociado a estados afectivos
placenteros o gratificantes y
- Agresión, asociado a estados afectivos dolorosos,
frustrantes o amenazantes. La rabia es el afecto nuclear de
este impulso y su evolución a través del desarrollo explica
los orígenes del odio y la envidia.
Regulación de los afectos e impulsos
El afecto nuclear de la libido es la exitación sexual, de manera
que los afectos amorosos inician su desarrollo en las respuestas
sensoriales tempranas (placenteras).

Un aspecto clave de la personalidad normal es la dominancia
de los impulsos amorosos sobre los agresivos. Así también, la
capacidad de expresar necesidades sensuales y sexuales,
integradas a la ternura y compromiso emocional con el otro
amado, incluyendo un grado normal de idealización del otro y
de la relación.

Los trastornos severos de la personalidad tienen en común un
desarrollo desproporcionado de la agresión y una expresividad
y manejo patológico de los afectos agresivos.
Funciones Yoicas (cont.)
Sistema de valores
A través del desarrollo se va internalizando un sistema
valórico que se epera sea estable, abstracto y propio. Este
aspecto se refleja en los criterios que guian la conducta en
términos de lo que es correcto o no en determinadas
circustancias.

Determina un sentido de responsabilidad personal,
integridad, autocrítica realista, flexibilidad en el manejo de
aspectos éticos en la toma de decisiones, compromiso con
las normas, valores e ideales.

Contribuye a la regulación emocional y a la capacidad de
relaciones profundas en que prima la confianza y la
reciprocidad.
Sistema de valores (cont.)
El desarrollo alterado de esta instancia psíquica, conlleva
a lo que en psicoanálisis se llama „patología del superyó‟,
la que puede manifestarse como:

- Una instancia muy demandante y prohibitiva. Rígida y
punitiva.
- laxitud o indiferencia con los valores y normas.

En cualquier caso el superyó pierde su función protectora
y adaptativa.
Organizaciones de prsonalidad según O. Kernberg
De menor a mayor severidad:
- O. Neurótica de personalidad
- O. Limítrofe de personalidad
- O. Psicótica de personalidad


• O. Neurótica de personalidad: identidad integrada con
capacidad de relaciones interpersonales profundas. Capacidad
de tolerar la ansiedad y regular los impulsos. Capacidad de ser
efectivo y creativo en el trabajo. Capacidad para la intimidad
emocional y el amor sexual (pueden presentarse conflictos
específicos que emergen en la interacción en condiciones de
intimidad).

• O. Limítrofe de personalidad: Se caracteriza por difusión
de identidad, predominando un funcionamiento escindido.
Esto conlleva importantes distorsiones en las relaciones
interpersonales. Baja tolerancia a la frustración y a la
angustia. Fallas en la regulacón emocional. Predominio de
la agresión, lo que altera el funcionamiento sexual. El
juicio de la realidad está conservado, si bien en algunos
casos es altamente subjetivo. Son inestables en sus
actividades y compromisos. Presentan grados variables de
alteración en el sistema de valores.

Esta organización corresponde a todos los trastornos
severos de la personalidad presentes en la práctica clínica

Organizaciones de prsonalidad según O. Kernberg (cont.)
Organizaciones de prsonalidad según O. Kernberg (cont.)
• O. Psicótica de la personalidad: Se caracteriza por la pérdida
del juicio de realidad y difusión de identidad.

Los pacientes con organización psicótica de la personalidad
representan distintas formas de psicosis. Por lo tanto la
presencia de esta organización es un criterio de exclusión para
diagnosticar trastorno de personalidad.
Clasificación de la Personalidad según O. Kernberg
(Cap. 11 TP)
• Clasificación basada en teoría psicoanalítica, considerando
las estructuras bio-psicológicas subyacentes a la conducta
observable. Una misma conducta observada en la superficie
puede responder a diferentes motivaciones y cuplir diferentes
funciones en distintos tipos de personalidad subyacente.

• Integra criterios dimensionales y categoriales.

• Incluye personalidades „sanas‟ y patológicas.

• Ha mostrado utilidad clínica.