RAZONES PARA CREER

*

*

*

ANTONIO COLAO GRANDA

1

2

I.- PRÓLOGO
Antonio Colao Granda nos obsequia con un nuevo libro en el que recopila una selección de ciento sesenta artículos, publicados en distintos medios de prensa sobre temas variados. Su pasión por la verdad, anidada en su fe inconmovible, le compromete a gritar las verdades frente a toda clase de mentiras que le salen al camino. No huye sometido al miedo del qué dirán. No se aturde, porque la oración le da una serenidad probada. No soporta que la libertad se convierta en el libertinaje del «todo vale». Respeta la proposición contraria, la analiza sin ironía y sugiere, si es preciso con contundencia evangélica, lo que el espíritu le dicta. Sale a la palestra en defensa de los intereses de Dios y de la Iglesia, y no se rinde ante sonrisas que son muecas ni ante gestos que son burla. Cuando el espíritu humano se alimenta del manjar divino de la mesa del altar, el pan de los fuertes produce las calorías de lo sobrenatural hasta las últimas consecuencias. C ar e ce A nt o nio C o la o de l pr o t ag o nismo presuntuoso, porque sabe muy bien que no tiene nada que no haya recibido de Dios. Carece de 3

malicia farisáica, porque el examen de conciencia descubre su interior. Y medita escribiendo ante el Crucifijo, porque no hay mejor Maestro ni mejor mensaje que el del Amor. Por eso, resulta muy difícil dejar a Antonio Colao fuera de combate. Espigar entre estos ciento sesenta artículos en ratos libres, es amasar harina del mejor trigo y sabroso pan; es descansar de la fatiga al atardecer; es otear el horizonte del más allá con la alegría de la fe que no disimula en todas sus páginas. Avilés, 7 de Abril de 1997 Fiesta de la Anunciación del Señor. ÁNGEL GARRALDA GARCÍA
Sacerdote. Licenciado en Filosofía, Teología y Derecho Canónico por la Universidad de Comillas. Profesor de Historia de la Filosofía en el Seminario Metropolitano de Oviedo. Párroco de San Nicolás de Bari de Avilés, desde 1957. Autor de varias obras y miles de artículos en periódicos y revistas.

4

II.- LA VIDA DE DON ANTONIO COLAO
La vida y los libros de Don Antonio Colao -escritor y poeta- han estado siempre sirviendo a la verdad. Y esta verdad ha sido buscada por él de forma incansable. En Dios a través de la fe, en el estudio concienzudo de buenos libros y en las enseñanzas de la propia existencia, don Antonio es maestro de la vida que escribe con total independencia. A lo largo de sus páginas se percibe el aroma inconfundible de la buena doctrina. La misma que Jesús transmite a los espíritus que se abren a Él. Y aunque se define «como escoba que Dios viene usando para extender su Reino», pienso que esta escoba está hecha con plumas de aves que escriben a los hombres sobre Dios y que nos animan a buscarle. Mucho escribe también sobre la Virgen María, poniendo en práctica la definición de San Bernardo: «De María nunca bastante». En tus manos tienes, querido lector, RAZONES PARA CREER, es el quinto libro que ha escrito, o si lo prefieres el quinto hijo de su espíritu. Fruto de su oración, de su amor y también de su esfuerzo, porque el Espíritu Santo no prodiga su luz sobre los holgazanes, y Don Antonio ha sido un luchador infatigable, desde la más tierna infancia en la aldea donde vino al mundo. Siendo huérfano, pobre y poco distanciado del analfabetismo, consiguió dominar el idioma portugués en tierras brasileñas -como emigrante-, y ganarse el título de Agente de la Propiedad Urbana por oposición. 5

También logró erradicar la pobreza en que v i v ió su in fan cia y juv e nt u d. Y a ho r a, e n e l atardecer de su vida, está preparando el viaje definitivo. Lo prepara con la oración, con los sacramentos y también como bienhechor de cuantos le solicitan. Su fiel y abnegada esposa, sus hijos y nietos, constituyen una iglesia doméstica. Él sabe que se aproxima el cambio de familia. De sarmiento fecundo en Cristo-Vid, pasará a formar parte de la familia de Dios. De Dios Padre, de Dios Hijo, y de Dios Espíritu Santo, el Dios Amor. Y con espíritu de cruzado medieval nos dice y dice bien- que «después de muerto, continuarán vivos mis libros, haciendo el bien a mis hermanos vivientes». De esta manera seguirá -como cuentan que le aconteció al Cid Campeador- ganando batallas después de muerto con las almas que encuentren salvación leyendo las palabras de Dios q ue é l n o s e sc r i be ah o r a. Mil veces bendita Comunión de los Santos y mil gracias, Don Antonio, por el ejemplo de su vida. Por ser Hombre con H mayúscula. Francisco Sánchez de Muniaín y Gil Coronel del Ejército y escritor

6

III.- ANTONIO COLAO Y SU QUINTO LIBRO: «RAZONES PARA CREER»
(El periodista que abajo subscribe, ha tenido a bien hacerle una entrevista al autor, la que sigue a continuación, y que será publicada en el periódico próximamente, ilustrada con la fotografía del entrevistado).

Antonio, el denominador común de todos sus escritos es la Religión. ¿Cree que actualmente la Religión puede interesar a una mayoría?.
- La última encuesta hecha pública por la Conferencia Episcopal Española, nos muestra que el 92% de los españoles se declaran creyentes, y trece millones de fieles asisten a misa los días festivos. Esto quiere decir que sí existe un interés mayoritario por todo lo concerniente a Dios. Lo que nos falta a los cristianos es ser consecuentes con las exigencias de nuestra fe. Por eso conviene profundizar en los evangelios y hacer públicos los testimonios de los mejores creyentes. Los temas de religión sólo pueden importunar a los que creyendo no quieren creer. Pues si el ateo sabe que Dios no es nada, lo que nada es a nadie le puede molestar.

Antonio, ¿cuál es su meta?.
- La más común a todos los cristianos que han tomado en serio el Evangelio, es decir, llegar a esa perfección que Dios nos exige a todos: «Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto».

Antonio, ¿cómo le gustaría morir?.
- Todos los días le pido a Dios que me ayude a vivir y morir santamente. Hace treinta y ocho años que dejé de ser ateo, después de hacer unos cursillos de Cristiandad, y si

7

bien es verdad que no he dejado de avanzar en la senda angosta y costana que Jesús nos anuncia, también es cierto que lo vengo haciendo con demasiada lentitud, y si no me apresuro, a medio camino me quedaré, sabiendo el purgatorio que me espera. Pienso que la mayoría de los cristianos somos así... Y este ejemplo pésimo es el que les distancia de la Iglesia a muchos creyentes; lo que significa una gran responsabilidad para los que diariamente comulgamos.

Antonio, ¿para usted qué es triunfar?.
- Triunfar es ser santo y mártir. La vida es la primera y última oportunidad que Dios nos concede para ser eternamente felices, es decir, perder un granito de arena para poseer todas las playas del mundo. Ya sé que me quedo cortísimo, pero no encuentro ejemplo más ejemplarizante. Los santos nos dicen que si un pájaro absorbiera una gota de agua de los océanos cada cien mil años, cuando terminara con las aguas de todos los mares, comenzaría la eternidad. Ahora fíjese usted cuánto luchamos por el bienestar de esta vida ínfima y qué poco hacemos por la eternidad.

Antonio, muchas personas creen que es usted sacerdote. ¿Ha sido frustrada su vocación?.
- No. Es verdad que Dios me ha dado una vocación ardiente que me incita a colaborar siempre con la Iglesia. Y así lo vengo haciendo desde hace treinta y ocho años. Pero mi disposición innata se vuelca con la familia. La soledad me entristece mucho. Es verdad que mi esposa, hijos, nietos y yerno, todos pensamos igual en lo concerniente a la religión y a la moral. Y en lo político nos ocurre lo mismo. Hace pocos meses mi hija me obsequió con la biografía del Rey Balduino, y con la dedicatoria que me hizo en ese bendito libro, terminé llorando en la soledad: «Para el mejor padre del mundo, y este coincide que es el mío». Este amor y esta paz que reina en nuestro hogar, es el que quisiera llevar a todos los lares del mundo. Y esto sólo se puede conseguir cuando el hombre

8

profundice bien en la persona humana y divina de Jesucristo. A Dios hay que amarle sobre todas las cosas. Haciéndolo así, rápidamente anexionamos ese amor a la familia y al prójimo.

Antonio, ¿de qué libro le hubiera gustado ser autor?.
- Del Evangelio de San Juan. El hombre que mejor ha sabido dar una definición de la transcendencia de Jesús. Es claro que después de llegar al cenit de la sabiduría humana, iluminado por el Espíritu Santo, consiguió levantar las esclusas y rasar un poco con el ámbito celestial.

A nt on i o, ¿c uá l e s e l s an t o al q u e l e t i e n e m á s devoción?.
- A San José. Hace treinta y cinco años que le hacemos diariamente la novena. José no disfrutó de nada en la vida terrena. Siendo esposo fue virgen. Siendo padre fue casto. Siendo justo vivió siempre envuelto en injusticias. Siendo Santo nos dice la tradición que murió en los brazos de Jesús y María pidiendo a Dios perdón por sus faltas. Y su Hijo adoptivo lo define como un varón justo. Más que él es imposible.

Antonio, he leído sus cinco libros: Catorce mil versos de temas religioso y moral, Tierra Santa, Ciento veinte testimonios cristianos, Pruebas de la Existencia de Dios, y el que ahora tengo en mis manos: Razones para creer. ¿Me puede decir algo de sus pérdidas o ganancias?.
- Todo son ganancias para mí. Cuando se escribe con verdadera vocación lo que menos importa es el dinero. Pero respondiendo directamente a su pregunta, le diré que los libros vendidos en Asturias apenas cubren los gastos editoriales. Pues el 9 0% de los mismos son entregados a la unión sacerdotal Lumen Dei. Los exponen en las librerías que tienen en Madrid y Barcelona, hacen buena propaganda

9

en Radio Salud de Barcelona y en Radio Nacional de España. Los locutores leen los capítulos que les parecen mejor. Y así los venden todos en beneficio de los pobres que están muriéndose de hambre. También me han dicho que los venden en Hispanoamérica. Asimismo me hacen entrevistas sobre los libros referidos a través de las emisoras susodichas, y como todo es provecho para el bien común, todo es ganancia para todos. Lo que más me ilusiona de mis libros, es que después de muerto, continuarán haciendo el bien a mis hermanos vivos.

Antonio, escribiendo?

¿hasta

cuándo

piensa

seguir

- Tenga en cuenta que Dios nos ha creado para alabarle, bendecirle y trabajar; y mientras tenga unas horas de ocio en mi vida y no me falte lucidez, continuaré desdoblando los repliegues que ensombrecen a muchos hombres antirreligiosos para que puedan ver la luz de la verdad y salvarse de lo peor que nos puede ocurrir. Y esta labor apostólica que vengo haciendo cada día que amanece, tiene dos funciones esenciales: estudio continuo de los hombres que nos precedieron en la santidad, y divulgación de los mejores efectos que se quedan en nuestra retentiva. Dios nos ha dicho a los cristianos que tenemos que ser sal y luz de la Tierra, y San Agustín nos dice que «el que no es apóstol es apóstata».

Termino de leer este libro y también he descifrado los cuatro que fueron escritos por usted anteriormente, y exce ptuan do l os «Catorce mi l versos de temas religioso y moral», los cuatro que lo siguen los ha divulgado enteramente en periódicos y revistas. Y como esto mismo lo han hecho Antonio Gala y Jaime Campmany, le pregunto: ¿esta idea genial que han tenido estos literatos sobresalientes, le ha servido a usted como ejemplo para hacer lo mismo?.
- No. Tenga en cuenta que el libro titulado «TIERRA SANTA» comenzó a divulgarse en los periódicos hace más

10

de 20 años, y Antonio Gala y Jaime Campmany lo han hecho con posterioridad. La verdad es que yo nunca había pensado en ser capaz de publicar un libro, luego pensé que la mayor parte de mis artículos eran librificables. Y así, decidí seleccionar unos cuatrocientos escritos y componer un libro. Seguidamente me propuse escribir el titulado «CIENTO VEINTE TESTIMONIOS CRISTIANOS», llevando a los periódicos todos los capítulos y, felizmente lo he conseguido. Igualmente me ha ocurrido con el titulado «PRUEBAS DE LA EXISTENCIA DE DIOS», y también con el que ahora tiene en sus manos: «RAZONES PARA CREER».

Antonio, cuando escribe ¿se preocupa más del contenido que deja para el futuro libro o de encontrar salida publicista en los periódicos? y, ¿cómo consigue combinar las dos cosas a un tiempo?.
- Pienso que Dios y su Santa Madre son los que lo hacen todo. Si usted encuentra una casa muy limpia nunca preguntará por el escobajo con que ha sido aseada, y sí por el talento que la maneja. Pues bien: yo no soy más que la escoba que Dios viene usando para extender su Reino. Pues si incapaz me siento para escribir un libro con mi propio valer, mucho más incompetente me encuentro para conseguir que los directores periodísticos me concedan un espacio gratuito donde siempre hablo de Dios, de Jesucristo, de su Santa Madre, de los santos, de los mártires, de la Iglesia, de ética, de moral, del Santo Padre, de mística, de ascética o de religión, y alguna sátira que les propino a los politicastros inmorales.

Antonio, ¿ya tiene estructurado el próximo libro?.
- No suelo estructurar nada. Me siento en mi despacho. Hago unas oraciones. Les pido a Jesús y a María que me redacten lo que más les guste, y el artículo para el periódico y el capítulo para el libro nunca falla. Es un milagro que veo cada vez que me siento para escribir con la mente en blanco.

11

Antoni o, si l os pe ri ódi cos y r evist as dejaran de pub licarl e -com o lo han hecho con tant os escritore s-, ¿seguiría escribiendo lo mismo?.
- No. Tengo en mente escribir mi autobiografía en una novela muy ajustada a la realidad de mi vida, y también a la desestimación y menosprecio de algunos «personajes» que contornearon mi vida con la murmuración y un silencio que me parece morboso y muy elocuente en el sentido peyorativo. Pero si esto llega a materializarse, tendré buen cuidado en no difamar a nadie, usando pseudónimos y cambiándoles la profesión que cada uno tienen.

Antonio, ¿cuánto tiempo necesitaría para escribir esa novela?.
- No lo sé. Pero necesitaría más de mil páginas para escribirla, y haría un esfuerzo sobrehumano impregnado de oración y penitencia para testimoniar con toda la brillantez que Dios me concediera lo que llevo muy dentro de mi alma. Pienso que lo mejor sería prometerme a mí mismo no escriir más de un folio por día, retocándolo minuciosamente en el transcurso de todas las horas que me sobraran después de escribirlo. Sólo así se puede escribir bien. La carrera literaria no tiene término, aún los que llevan el Nobel de Literatura, siempre lo pueden hacer mejor. El poder que tienen las 29 letras de nuestro alfabeto es infinito.

Me congratulo con usted. Le felicito por su perseverancia y le deseo mucha suerte.
- Gracias, don Julio.

Periodista y ex director del diario REGION y de HOJA DEL LUNES DE OVIEDO

JULIO GONZÁLEZ GARCÍA

12

IV.- PRESENTACIÓN
El libro que tienes entre manos es un libro original: ha sido leído antes de ser publicado; todas sus páginas han visto la luz «por libre» en diversas publicaciones diarias de nuestro país, antes de ser conjuntadas. Ahora, juntas, pretenden evitarnos el esfuerzo de buscar a lo largo de la geografía y de la historia los originales. Pero posee, además, otra originalidad: ANTONIO ha escrito este libro conjugando el difícil beneplácito de los directores periodísticos con el mismo querer de Dios, y ha dejado en manos de la Providencia el tema inmediato. Cada día sugería el propio temario. Y ahora vemos que el conjunto posee una gran unidad y coherencia en sus planteamientos. Al titularlo «RAZONES PARA CREER» no quiere suponer que la fe sea consecuencia necesaria de un razonamiento intelectual. De sobra sabe que la fe tiene mucho más relación con la amistad -amistad con Dios- que con las matemáticas o las ciencias abstractas en general. Surge la fe de la confianza en esa relación, que da pie a la confidencia íntima, y de este compartir confidencias surge la fidelidad. Es la fe y la creencia como el substrato necesario para una vida plena. Y por ello, es el primer paso para una vida religiosa y cristiana. A ANTONIO le preocupa la respuesta que el hombre está dando a las sugerencias que le llegan desde la vida moderna. ¿Es cierto que ser hombre moderno es ser un hombre descreído? Los silencios conscientes acerca de Dios, las dificultades de hablar de él, los ateísmos crecientes más la indiferencia religiosa parecen llevar a afirmar que la increencia es el hecho mayoritario. Siendo esto así, ANTONIO 13

trabaja por descubrir las «creencias últimas» que constituyen los móviles de la conducta humana actual. A NTONIO nos habla del mundo y de Dios desde una experiencia humana densa y, religiosamente, profunda. No habla de música desde la sordera, ni describe el color del paisaje desde una radical ceguera. Habla de Dios y del mundo con la pasión de quien está intensamente amando los dos polos. Le preocupa la presencia de Dios que quisiera más reconocida, y le preocupa también la cotidianeidad de este mundo inquieto por una mayor felicidad al margen de los proyectos de Dios. Las páginas que siguen han sido publicadas en los periódicos y han sido leídas por muchos lectores. Los Redactores Jefes saben perfectamente cual es la sensibilidad de los lectores y sus preferencias. ANTONIO ha sido acogido en las páginas de la prensa escrita porque habla con el corazón en la mano y reflexiona acerca de la realidad que vive desde su lugar, desde su experiencia de vida, y desde su fe explícita. Tenemos, pues, un conjunto de páginas que sin duda, deseoso lector, te animarán a tomar postura y a sentirte interpelado por un Dios que quiere contar contigo en sus proyectos.
JUAN J. BLANCO OLIVER Sacerdote LicenciadoenCienciasSocialesyPolíticasporlaUniversidaddeLovaina(Bélgica). Licenciado en Filosofía. Bachiller en Teología. Profesor de la Facultad de Teología «San Vicente Ferrer» de Valencia Síndico del Real Colegio del «Corpus Christi» (Valencia)

14

V.- INTRODUCCIÓN
He titulado este libro RAZONES PARA CREER porque todo cuanto me ha sucedido hasta cumplir los 68 años que cuento actualmente, mi raciocinio reflexivo a los pies de Jesús, me da más razones para creer. Y al ver el comportamiento de los hombres antirreligiosos y de los pseudocristianos, viene a mi cerebro una luz refulgente que me permite conocer el bien que Dios nos trae cuando le adoramos, y el mal que cosechamos cuando vivimos como si Él no existiera, dejándonos llevar por el gozo inmediato y el egoísmo feroz. Es decir, por la maldad del demonio que todos heredamos de nuestros primeros padres, Adán y Eva. Y esa gravedad que el hombre sin Dios lleva dentro y la pone en práctica, constituye el caos en la Tierra y el averno después de la muerte. Visto desde esta perspectiva real, es claro que siento la obligación de transmitir la fe que Dios me ha concedido al mayor número posible de gentes. Desgraciado de mi si no lo hiciera. Nadie ignora que la fe no está relacionada con la inteligencia del hombre ni depende de la cultura. Tampoco se puede anexionar con la ciencia. La fe no es un sentimiento religioso. Es un asentimiento intelectual que nos hace copartícipes con la sabiduría divina, es decir, es un principio sobrenatural de conocimiento. Pero es de tener en cuenta que «la fe sin obras es inútil, es un cadáver» (Santiago 2, 17). Para tener fe, amén de una voluntad imperante, es imprescindible la oración y la penitencia, porque la 15

oración profunda y meditada nos lleva a servir al prójimo y al apostolado. La fe es comunicativa, pues por ser un bien sobrenatural no se puede guardar debajo del celemín. Estamos hablando de una fe consecuente con los preceptos de Jesús, sabiendo que si deja de serlo, también es compatible con el pecado mortal. He ahí que algunas personas amancebadas y divorciadas se atreven a recibir la Eucaristía diariamente. Pero esta fe no es más que un sentimiento religioso que para nada sirve. Pues lejos de ser comunicativa es insociable, agria, cerrada e inaccesible. Volvemos a lo mismo: es inútil, es un cadáver. Por eso creemos que el primer trasunto para mantener viva nuestra fe debe ser, pues, aportar una vida consecuente a la voz silenciosa de nuestra conciencia, antes de que ésta haya sido deturpada. Bien puede ser verdad que el mundo haya conseguido embotar nuestra alma sin que el pecador se lo merezca. Pero esa injusticia que Dios ha permitido, Él mismo puede resarcirla con la gracia del Espíritu Santo, lo que no pocas veces sucede de maneras muy numerosas: como puede ser la llamada a unos ejercicios espirituales, el premio de una enfermedad irreversible, la desgracia de un querídisimo familiar, la lectura de un libro piadoso, el testimonio o ejemplo de un buen cristiano, y un largo etcétera. Y lo que ahora pretendo con la humilde lectura de este volumen, es que entre los numerosos lectores que pueda tener, alguien se convierta y encuentre la salvación de su alma. Pues aunque sólo sea una, bien merece la

16

pena este trabajo. Y cuando doy por terminado este libro, gracias a Dios, ya tengo 19 artículos publicados para el próximo libro, los cuales constituyen 39 páginas. Dios dirá si puedo terminarlo y luego escribir la novela que tengo estructurada en mi pensamiento. Y por último quiero dedicar este libro a mi queridísimo hijo, Antonio, fallecido en accidente de tráfico, a mi abnegada y solícita esposa, a mi santa hija, Fé Colao, a mi yerno, a mis queridísimos nietos Antonio María y María de Fátima. También quiero tener un recuerdo entrañable para mis queridos hermanos y sobrinos. Rogándoles a todos los que me sobrevivan, que nunca me olviden en sus oraciones cuando Dios me lleve al purgatorio que me espera, y desde allí, poder ser llevado al cielo, donde seré eternamente feliz abrazado a mi hijo, a mis queridísimos padres y a todos los que han tenido la dicha de salvarse de las penas eternas. Pues la muerte para mí, lejos de ser una pesadumbre, es una ilusión gloriosa, sin dejar de sentir profundamente el dolor lacerante que ha de pesar sobre los que más me quieren. ANTONIO COLAO GRANDA Gijón, 2 de Junio de 1997

17

18

I NDICE GENERAL
1.- DIOS Y LA CIENCIA 2.- UNA RAZÓN MÁS PARA CREER 3.- CAMINO DE SENCILLEZ 4.- LA VIRGINIDAD DE MARÍA 5.- LOS CURSILLOS DE CRISTIANDAD 6.- CARMEN ROMERO 7.- UN MILLÓN Y MEDIO DE FIRMAS 8.- TIERNO GALVÁN 9.- LA NAVIDAD 10.- EL PADRE PÍO Y LOS ESTIGMAS 11.- LAS SACERDOTISAS 12.- PARA SALVARTE 13.- LUMEN DEI 14.- UNA MOSCA BLANCA 15.- A PASCUAL Y MANUEL 16.- BALDUINO, EL REY SANTO 17.- LA IGLESIA Y EL PAPA 18.- ¿A QUIÉN VOTAMOS? 19.- LUMEN DEI Y FÉ COLAO 20.- LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS 21.- HURTÉ UN ABC 22.- GLOSAAL EVANGELIO 23.- HA GANADO EL P.P. 24.- TIENE DUDAS DE FE 25.- PENÉLOPE CRUZ Y MADRE TERESA

19

26.- PARA UN HOMBRE BUENO: DON MANUEL 27.- LA SABIDURÍA 28.- LA FÁBRICA DE SANTOS 29.- JOSÉ MARÍA ALDAYA 30.- SIGUIENDO SUS HUELLAS 31.- EL BIEN QUE HACE LA IGLESIA 32.- ENRIQUE ROJAS Y LA PSICOLOGÍA 33.- PESOYVOLUMENDEUNBILLÓNYDEUDAPÚBLICA 34.- CAOS EN EL MUNDO 35.- ELPAPAHARECIBIDOALAFAMILIADEANABEL SEGURA 36.- EL MATRIMONIO FELIZ 37.- MEDITACIÓN SOBRE LA FE 38.- EL PAPA Y ALÍ AGCA 39.- TV Y DROGA 40.- UNA DUQUESA CUBANA 41.- LA HUMILDAD 42.- ES UN BUEN COMUNISTA 43.- LA ENSEÑANZA RELIGIOSA 44.- LAS ETAPAS DE LA VIDA 45.- LOS TRAPENSES DEGOLLADOS 46.- LA VIRGEN DE GUADALUPE 47.- EL PP SALVARÁ MUCHAS VIDAS 48.- SE LLAMABA DOLORES 49.- DESEABA Y DESEO 50.- EL PAPA JUAN PABLO II 51.- MATARON A NUESTRO PERRO 52.- QUIEN MÁS DA MÁS TIENE 53.- AZNAR, AZNAR

20

54.- ¿CREE EN LOS MILAGROS? 55.- VISITA A LA TRAPA 56.- EL GRAN RABINO Y EL PAPA 57.- EXPERIENCIA Y EXPERIMENTO 58.- EXCESO DE POLÍTICA 59.- EL MEJOR CANDIDATO AL NOBEL DE LA PAZ 60.- SÓLO HAY UN MAESTRO Y SEÑOR 61.- JULIO IGLESIAS 62.- VISITAAL SANTUARIO DE FÁTIMA 63.- MÁS SOBRE FÁTIMA 64.- UN GITANO SANTO 65.- GRACIAS DIOS MÍO 66.- LA CRÍTICA DESTRUCTIVA 67.- HA MUERTO JAVIER ESCRIVÁ 68.- CORRECCIÓN FRATERNA 69.- CREER EN EL EVANGELIO 70.- LA SANTA DE LOS POBRES 71.- CUANDO CRISTO CUMPLA DOS MIL AÑOS 72.- DIOS PREMIA, DIOS PREMIA 73.- EL PAPA Y LA MADRE TERESA 74.- PRESERVAR LAVIRGINIDAD LE COSTÓ LAVIDA 75.- LA INDIFERENCIA RELIGIOSA 76.- FRANK SINATRA TAMBIÉN CREE EN DIOS 77.- UN DIARIO MUY LEÍDO 78.- LA GRANDEZA DEL HOMBRE 79.- SERÁ INFINITO, COMO DIOS 80.- PEREGRINANDO EN PONTEVEDRA 81.- LAS MALAS NOTICIAS Y EL PAPA

21

82.- ¿SEPUEDEANULARUNMATRIMONIOCONSUMADO? 83.- EL PAPA 84.- PARA DOÑA MANOLITA, FRATERNALMENTE (No, a la absolución colectiva) 85.- LA VIDA ES MARAVILLOSA 86.- LA PRINCESA KIMERA 87.- LA DEVOCIÓN A MARÍA 88.- DIOS, JUSTICIA Y ETA 89.- EL BODORRIO DEL SEÑOR CASCOS 90.- APADRINAR A UN NIÑO 91.- EL DIOS DE CADA UNO 92.- JUSTICIA VESÁNICA 93.- BODA CIVIL 94.- LA VIDENTE DE FÁTIMA 95.- MARIA 96.- SANTO Y HÉROE 97.- RELIGIÓN: ¿IGUALA INJUSTICIA? 98.- A VUELTAS CON EL SR. CASCOS 99.- CARIDAD CON UN TETRAPLÉJICO 100.- JUAN PABLO II 101.- ERA SABIO Y DISCRETO 102.- NO. A CINCO ROSARIOS 103.- CREER EN LA OTRA VIDA 104.- CRISTIANO Y VALIENTE 105.- ¿EN QUÉ CONSISTE LA LIBERTAD? 106.- EL EJEMPLO ARRASTRA 107.- EL DERECHO A VIVIR 108.- ESTOS DAN CON ALEGRÍA 109.- UN CIENTÍFICOATEO CREE EN ELINFIERNO

22

110.- EL OBISPO Y LA COCINERA 111.- RELIGIÓN Y NEUROSIS 112.- LA NAVIDAD 113.- EL 0,7% 114.- EL FRUTO DE UN LIBRO 115.- HUMILDAD Y LÁGRIMAS 116.- EL NACIMIENTO DE JESÚS 117.- GLOSA A LOS EVANGELIOS 118.- LA PENA CAPITAL 119.- EXCOMULGADO 120.- ANÉCDOTA RAZONABLE 121.- EL PAPA Y SU AMIGA 122.- EL ESCRITOR 123.- FRANCO 124.- LAS APARICIONES 125.- A DON PRIMITIVO PÉREZ 126.- LA BUENA LECTURA Y LA TV 127.- EL PADRE RIVAS 128.- FAMILIA Y TV 129.- LA VIDA 130.- DISLATE SOCIALISTA 131.- LA INCONSECUENCIA DE UN NOBEL 132.- PIENSO QUE ELATEO NO EXISTE 133.- VENIMOS DE LA TRAPA 134.- ESCRIBIR 135.- AL SEÑOR MUNIAÍN Y GIL 136.- CRISTIANO DE VERDAD 137.- LA ENVIDIA

23

138.- EL PAPA HACE EJERCICIOS 139.- ME VOY A SUICIDAR 140.- LA MUERTE 141.- DESPRECIO DE LA VIDA 142.- PROGRESO Y RETROCESO 143.- MEDITACIONES SOBRE LA FELICIDAD 144.- PREDICAR 145.- ¿ES DURO EL EVANGELIO? 146.- GADAFFI Y EL PAPA 147.- DON Y MISTERIO 148.- LA IGLESIA 149.- RÉPLICAA DON DIEGO TEJEDO 150.- UN SACERDOTE ME INFORMÓ 151.- SER CRISTIANO 152.- LUCÍA CUMPLIÓ 90 AÑOS 153.- LO QUE DIOS QUIERA 154.- LOS MILAGROS 155.- PASÓ LA SEMANA SANTA 156.- GOBIERNOS SIN DIOS 157.- ASIGNATURA DE RELIGIÓN 158.- ¿VUELVEN LOS MUERTOS? 159.- MORALEJA 160.- PAREJAS DE HECHO

*

*

*

24

1.- DIOS Y LA CIENCIA
El fundador de la unión Lumen Dei, P. Rodrigo Molina, S. I., no recomienda la lectura del Antiguo Testamento a los católicos incipientes. Él sabe que se trata de textos que resultan enmarañados para las personas inexpertas. Y lo curioso es que no les dicen nada los Sagrados Textos a no pocos hombres de ciencia y continúan siendo ateos sin caer en la cuenta de las verdades científicas que ha demostrado la Biblia muchos siglos antes de que fueran descubiertos por el hombre. Veamos algunos ejemplos: a) La Biblia declara que la tierra es esférica, algo que todos los sabios antiguos negaban, y hoy nadie lo duda (Isaías 40, 22). b) Que la tierra está suspendida sobre el vacío. Esto aparece en el libro de Job 26, 7, muchos siglos antes de que Newton descubriera la ley de la gravitación universal. c) Que la corteza de la tierra reposa sobre un fuego interior, tal como leemos en el libro de Job 28, 5. d) Que la tierra está envuelta por una atmósfera que la rodea por todas partes (Génesis 1, 7), y que el aire, un elemento impalpable, es, sin embargo, pesado (Job 28, 25). e) Que el agua de los ríos procede del mar, a donde vuelve, cosa que los sabios de aquella época no tenían medios para comprobarlo (Eclesiastés 1, 6). f) Que los vientos marchan en circuitos y vuelven a su punto de partida (Eclesiástico 40, 11), verdad científica que 25

sólo a los científicos fue posible descubrir muchos siglos después, posiblemente cuando descubrieron las estaciones meteorológicas y las telecomunicaciones. Está claro que Dios ha precedido a los descubrimientos de la ciencia una porción de siglos, y esto no lo quieren reconocer un sinnúmero de sabios. Es verdad que también son muchos los científicos que nos demuestran una actitud muy respetuosa ante la religión, y no pocos son practicantes. Veamos algunos ejemplos: Albert Einstein, premio Nobel de Física: «Me basta contemplar el misterio y reflexionar sobre la maravillosa estructura del universo para descubrir la admirable sabiduría de Dios en la Naturaleza». Isaac Newton: «Hay que reconocer la voluntad y el dominio de un Ser Inteligente y poderoso». Alfred Kastler, premio Nobel de Física: «La idea de que el mundo se ha creado él mismo me parece absurda. Yo no concibo el mundo sin un Creador, Dios». Edmund Whittaker, profesor de la Universidad de Edimburgo, se convirtió al catolicismo como fruto de sus investigaciones sobre el origen del universo. Y el descubridor del planeta Neptuno, Leverrier, fue ferviente católico. Laplace murió como fervoroso cristiano. Incluso Galileo, a pesar de su proceso, murió cristianamente, y Copérnico y Lemaitre fueron sacerdotes. Heisenberg, premio Nobel de Física con 31 años, uno de los pioneros de la energía nuclear, dijo en Madrid en 1969: «Lo que sí creo es en Dios. De Él viene todo, por tener una inteligencia infinita». YAlexis Carrel, premio Nobel de Medicina, muerto en 1944, dijo: «Yo creo todo aquello que la Iglesia católica quiere que creamos. Y no encuentro ninguna dificultad, 26

porque no encuentro en la verdad de la Iglesia ninguna oposición real con los datos seguros de la ciencia». Ante las pruebas teológicas y los testimonios que anteceden, nos parece sensato reconocer que el ateísmo carece de fundamento sólido, y deja sin resolver muchos más problemas que todos los misterios que acepta nuestra fe.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 12-Agosto-1996 y en “LA VOZ DE AVILÉS” 30-Agosto-1996

27

2.- UNA RAZÓN MÁS PARA CREER
Se puede creer o no creer, pero negar tajantemente la existencia de Dios nos parece un dislate. Nadie puede demostrar con fundamento sólido que Dios no existe. Sobre el tema que nos ocupa se cuenta una anécdota razonable: Un personaje ilustre se relacionaba con gran adhesión al soberano de un hogar piadoso, y cuando fue a buscarlo para salir juntos, el jefe de familia estaba terminando de asearse. Entretanto, el visitante augusto y ateo jugueteaba en la sala de espera con el hijo menor de su amigo, y fiel al demonio que le impedía ver el candor angelical del niño y la fe que sus padres le habían inculcado, le dijo: «Si me dices donde está Dios, te doy un caramelo». El chico, inspirado divinamente le profirió: «Si usted me dice dónde no está le regalo dos». Pienso que sólo es increyente el que no ha intentado buscar la fe que Cristo y su Sagrada Historia nos transmiten. Pues desde que el mundo es mundo, sólo se ha escrito la vida de un hombre antes de nacer. Ese Hombre es Cristo. Su vida de calvario, piedad y prodigios estaba escrita, muchos siglos antes de nacer, en el sublime Libro de la Biblia. De Jesús nos habló Isaías ochocientos años antes de encarnarse. Este gran profeta nos ha dejado escrito que Jesús nacería de una madre Virgen y que tendría un Precursor que le anunciaría. Igualmente concreta con toda precisión las circunstancias de su Pasión y de su muerte. Y Miqueas (5,2) nos dice que nacerá en Belén de Judá. Finalmente el profeta Daniel -entre otros- fija los años que le faltan para 28

aparecer en el mundo. En los Sagrados Textos se puede leer que el Mesías estaría con el pueblo cuando un rey extranjero dominara Judá, es decir, el Rey Herodes de origen idumeo, comarca que comprendía parte de la Arabia Pétrea. Asimismo nos manifiestan que un precursor (Juan el Bautista) le anunciaría, y que nacería en Belén de una Virgen descendiente de David, que obraría innumerables prodigios y que de niño vendrían a adorarle unos reyes de Oriente, que tendría que huir a Egipto; que al ser Hombre entraría triunfante en Jerusalén, montado sobre un pollino; que sería entregado a los enemigos por un discípulo traidor; que sería azotado, escarnecido, taladrándole sus manos y pies sin quebrarle un sólo hueso. Pues bien, todos estos pormenores se han cumplido en Jesús, como se hace evidente en los Evangelios. Y sabiendo que el porvenir de todo ser humano nadie lo puede conocer, nos encontramos con que Dios sí lo conoce y nos lo ha revelado a través de los profetas, luego vemos que Dios existe, y por eso encontramos razones y pruebas fehacientes para seguir creyendo los cristianos y hacerlas reflexionar a los que, posiblemente, siendo mejores que nosotros, no creen en nada.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 18-Febrero-1997

29

3.- CAMINO DE SENCILLEZ
La vidente de Fátima (sor Lucía) nos ha dicho que la s a nt i d ad c on s i s t e en h ac e r l a s co s a s o r di n a ri a s extraordinariamente bien. El aserto de esta expresión es habitual en muchos santos. Y ahora lo estoy leyendo en el libro que lleva por título Camino de sencillez; escrito por la Madre Teresa de Calcuta, con la colaboración de Lucinda Vardey. Este libro que aparece ahora en las librerías españolas, pronto será divulgado en los ciento veinte países donde la Madre Teresa ha dado esperanza de una vida nueva y feliz a los moribundos, amor a los despreciados, alimento a los hambrientos, albergue y hospitalidad a los enfermos, y placidez a los que sufren las injusticias de sus semejantes sin saber que Dios existía y les proclamaba como bienaventurados. La Madre Teresa, conocida en todo el mundo por su abnegada labor en favor de los pobres, ahora, con la expresión íntima de su alma, nos deja plasmadas en este libro las experiencias que le han servido para llevar al término feliz que le corresponde, las innumerables obras de caridad que diariamente se practican en las ciento cuarenta fundaciones que tiene diseminadas por los cinco continentes, con cinco mil monjas y un sinnúmero de seglares. Pienso que toda persona que fije su atención en esta ingente y piadosa labor, ahuyentando por un momento el fanatismo o cerrazón que puede producir una ideología política destituida de sentido o que puede anidar en la mente 30

de un apóstata dogmático y sin fundamento probable, se tiene que hacer estas preguntas: ¿Cómo es posible que un manojo de arrugas haya llevado a tan glorioso fin la obra más ingente y caritativa de todas las que se conocen hasta hoy? ¿Cuáles son las directrices que han conducido a esta humilde monja a causar ese efecto tan profundo en la vida de millones de personas que negaban la existencia de Dios?. Creo que todo esto sól o tiene una respuesta contundente: «Todo lo puedo en Aquél que me conforta» (Filipenses 4, 13). Y para comprender cómo a la Madre Teresa le conforta y consuela el que murió en defensa de los pobres y de los pecadores -Cristo- es necesario leer Camino de sencillez, pues con sencillez y firmeza nos cuenta la vida de pobreza de sus Misioneras de la Caridad y la raíz fundamental de todas sus obras y labores: Fe, oración profunda y meditada, penitencia, humildad, amor a Dios y al prójimo como ellas mismas, pobreza comparativa con los mismos mendigos, obediencia, castidad, pobreza y un cuarto voto de servir siempre a los más pobres entre los más menesterosos, y en medio de todo esto que los hombres mundanos detestamos, se encuentra la paz, la sonrisa ardiente, la alegría de vivir y la ilusión de morir: «La gente me pregunta -dice la Madre Teresa- sobre la muerte, si la espero con ilusión, y yo respondo: Claro que sí, porque iré a mi Casa. Morir no es el fin, es sólo el principio. La muerte es una continuación de la vida. Los que tienen miedo de la muerte son los que creen que aquí 31

se acaba todo. No he visto morir con temor a nadie que haya sido testigo del amor de Dios». Y es que la Madre Teresa sabe cuánto es el amor que ella desparrama sobre Cristo cuidándole sus queridísimos pequeñuelos, y cuánto es el afecto y amistad que Cristo le prodiga. Siendo así, ¡cómo no va a sentir vehementemente el deseo de conocerle en la eternidad y abrazarse con Él!. Y termino con una frase de Santa Teresa: «El placer de morir sin pena, merece la pena de vivir sin placer».
Publicado en “EL COMERCIO” 30-Noviembre-1.995

32

4.- LA VIRGINIDAD DE MARÍA
La máxima autoridad de la iglesia anglicana tras la Reina de Inglaterra, el arzobispo de Canterbury, George Leonard Carey, estuvo en España para ordenar obispo del anglicanismo al madrileño de 33 años, Carlos López Lozano. Un joven intelectual que carece del conocimiento sobrenatural que irradia a los hombres esa fe profunda que nos transmiten todos los santos y doctores de la Iglesia católica. Me gustaría saber en qué se basan los anglicanos para negar la virginidad de María, pues si sólo creen en la doctrina del Antiguo Testamento, 740 años antes del nacimiento de Jesús, Isaías ya profetizó que Jesucristo nacería de una madre virgen: «El Señor mismo os dará por eso la señal: He aquí que la virgen grávida da a luz, y le llamará Emmanuel» (Isaías 7, 14). Y si lo que más les mueve a los anglicanos es el Evangelio, que profundicen en el pasaje de San Mateo, capítulo 1º, versículo 23: «He aquí que una virgen concebirá y parirá un hijo, y se le pondrá por nombre Emmanuel, que quiere decir Dios con nosotros». «La concepción de Jesús fue así: Estando desposada María, su madre, con José, antes de que conviviesen, se halló haber concebido María del Espíritu Santo» (San Mateo 1, 18). Pero intentaremos llegar hasta el fondo de la cuestión, para que los testigos de Jehová no pretendan también engañar a los católicos con su falta de discernimiento, sin tener en cuenta la sabiduría de la Iglesia católica y la experiencia que le confieren los dos mil años de existencia y estudio. 33

Pues estos señores que niegan la virginidad de María, sin un mínimo de preparación teológica, nos tocan el timbre para enseñarnos el pasaje donde en San Mateo 12, 46, dice así: «Mientras Jesús hablaba a la muchedumbre, su madre y sus hermanos estaban fuera y pretendían hablarle». Y con esta denominación, los herejes, quieren atacar la virginidad de María, afirmando que ésta tuvo otros hijos además de Jesús. Y para entender estos pasajes bíblicos debemos tener en cuenta que «hermano» en la Biblia tiene el sentido amplio de pariente, primo, sobrino, además del específico de hermano. La razón de esta ambigüedad radica en el hecho de que en hebreo y arameo no hay término equivalente para decir primo. Tenemos el caso clásico de Lot, al que se le llama hermano de Abraham (Génesis 14, 14), cuando en realidad era sobrino de éste. También a Jacob se le llama hermano de Labán, y era también sobrino. Por consiguiente, nada tiene de particular que en la catequesis primitiva aramáica se les llamara a los parientes, o primos de Jesús, hermanos. Asimismo, vemos muy claro que cuando Jesús fue hallado en el templo a los doce años de edad, aparece como hijo único (San Lucas 2, 41). Por otra parte, jamás en los Evangelios aparece la designación de los hijos de María aplicada a los supuestos hermanos de Jesús. También nos encontramos con que los «hermanos» de Jesús aparecen en los Evangelios como mayores que Jesús en edad, pues éstos se permiten aconsejarle sobre su misión (San Juan 7, 3 y 4). Y, finalmente, otro indicio claro de que María no tenía otros hijos es que, al morir Jesús, este confía su madre al cuidado 34

de San Juan (San Juan 19, 26 y 27), lo que no es concebible si Jesús tuviera otros hermanos verdaderos. Y el hecho de que José y María hayan vivido la castidad perfecta, no me sorprende en absoluto, más bien me parece el cumplimiento del deber que tenían conforme a las gracias recibidas, pues en el día de hoy, conozco matrimonios muy jóvenes que se han consagrado a una determinada obra religiosa cumpliendo fielmente con los votos de castidad, obediencia y pobreza, y se sienten felices misionando entre los más pobres de los pobres y durmiendo cada uno en su lecho. Con la gracia de Dios, todo es posible.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 11-Diciembre-1995

35

5.- LOS CURSILLOS DE CRISTIANDAD
Cuando el mundo disoluto se enfurece contra la Iglesia y su Magisterio, el Espíritu Santo, prometido por su Fundador, siempre aparece para suplir las deficiencias sufridas y reemplazarla nuevamente al lugar que le corresponde. En esta etapa de descristianización que viene soportando la Iglesia, nos presenta un Pontífice con todas las virtudes necesarias para sobrellevar estoicamente los embates de sus detractores. Y cuando un Papa santo -Pablo VI- carecía de la virtud de la fortaleza y el carisma personal que caracterizan a Juan Pablo II, el Espíritu Santo comenzó a soplar en los llamados Cursillos de Cristiandad, fundados en 1949 por miembros de la Acción Católica en Palma de Mallorca. Este movimiento de cristianización jubilosa está representado en los cinco continentes, y han pasado por los cursillos más de nueve millones de jóvenes y adultos. En España están siendo impartidos por las cincuenta y seis diócesis, y Asturias cuenta actualmente con más de doce mil cursillistas. Sabiamente, don Gabino Díaz Merchán, conoce muy bien cómo este movimiento cristiano es capaz de difundir la palabra de Cristo y, así, la diócesis de Oviedo, con sus colaboradores, no ceja en promover tandas cada pocos meses. Los últimos cuarenta cursillistas salieron de la casa diocesana de El Bibio el pasado día 13 de noviembre, después de darnos un testimonio de ese Cristo viviente que a partir de ahora anidará siempre en sus corazones, dándoles 36

a conocer cómo es posible salir -los que estén dentro- del hedonismo, de la droga, del divorcio, del aborto, y de encontrar la solución única y dignificante para no contraer el Sida, como es la castidad fuera del matrimonio. Todo esto sólo lo hace posible la gracia que Cristo infunde en las almas que se acercan a Él con atención y buen deseo, lo que no es posible comprender sin la experiencia que se vive en los cursillos. Pero si todos los que se sienten agnósticos o se dicen increyentes, sintieran la curiosidad de hacer esos cursillos, seguro es que se encontrarían con la sorpresa más agradable y atrayente de toda su existencia. Lo digo por la experiencia que me confieren los 36 años que llevo vividos como cursillista. Y si fuese posible ver en una pantalla el cambio radical de esas doce mil familias asturianas, después de pasar por los cursillos, no quedaría un solo español que no solicitara plaza a su respectiva diócesis para hacerlos. Lo que sucede en los Cursillos de Cristiandad, es inefable, y sólo se comprende cuando se viven los mejores días de nuestra existencia, mientras el intelecto, paso a paso, y hora a hora, paulatinamente, se va volteando hasta llegar al punto que marca los ciento ochenta grados, es decir, hasta entrar en un mundo nuevo el cerebro realmente lúcido y converso. Y en esa plenitud de clarividencia -tanto mayor cuanto más execrables sean los pecados cometidos- es cuando se siente la alegría incontenible de haber nacido y de vivir, pues no conozco a nadie que no lo haya experimentado después de haber hecho los benditos Cursillos de Cristiandad: en ellos se consigue la EGB del cristianismo y el consuelo que 37

conlleva la vida de gracia, con el incremento que día a día nos proporciona la oración y el bien que practicamos.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 12-Diciembre-1995

38

6.- CARMEN ROMERO
La diputada socialista y esposa de nuestro presidente don Felipe González, Carmen Romero, continua porfiando para que su esposo agote la legislatura y el Parlamento tenga tiempo suficiente para aprobar la ley de ampliación del aborto. Y esto me hace recordar cuando en un viaje de per egri n aci ón a Ti erra S ant a hi z o públ i cas u nas declaraciones donde comentaba la visita efectuada a la basílica del Santo Sepulcro, deteniéndose en la Piedra de la Unción, donde se dieron los últimos óleos a Jesús después de crucificado y muerto. Hasta aquí -pensando bien-, se puede considerar como un viaje cultural donde se puede adquirir un conocimiento más profundo del mundo religioso, pero ahora nos encontramos con que doña Carmen Romero también adquirió varios rosarios en un bazar palestino, y como el Santo Rosario no es un objeto que sirva para ornamentar o embellecer el exterior, es claro que sólo es útil como instrumento para exaltar la devoción a María y pasar ante los ojos del alma los episodios principales de la vida de Jesús. ¿Es atea doña Carmen Romero?. No lo sé. ¿Es católica?. No lo sé. Lo que sí parece muy claro es que se encuentra en el grupo de los excomulgados, conforme al magisterio de la Santa Sede, y nos parece justo que todos los que practican el aborto o hacen diligencias para que se pueda perpetrar, estén excomulgados, mientras no surja el arrepentimiento y se confiesen con un sacerdote autorizado por la jerarquía eclesiástica para perdonar el crimen cometido o la connivencia del mismo, porque están en 39

pecado mortal y, lógicamente, no pueden recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo. En contraposición al ambiente anti-vida que estamos viendo de forma monstruosa e indignante, tenemos ejemplos maravillosos en todos los rincones de la tierra. Sirva como una sola muestra aquella madre que con el riesgo de perder su vida si no se sometía al aborto, en vez de recurrir a las clínicas abortivas, se refugió bajo el amparo de la Virgen, cobijada en una de las montañas de Córdoba (Argentina), y el feto que llevaba en su seno, lejos de ser masacrado, hoy es Carlos S. Menen, actual presidente de Argentina. El mismo que se ha destacado en la V Cumbre Iberoamericana por la dilección y respeto que siente por los marginados, por la defensa del hombre concreto, por el derecho a la vida de todos, por la solidaridad y la justicia, y por una educación sin restricción de la enseñanza religiosa para que todos los jóvenes puedan disfrutar de una educación concreta y puedan ser la base fundamental de una sociedad más justa y piadosa; todo esto lo sabe el presidente de Argentina por ser hijo de una madre católica y heroica.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 15-Diciembre-1995

40

7.- UN MILLÓN Y MEDIO DE FIRMAS
Una parcela considerable de la Iglesia alemana están perdiendo el tiempo con pretensiones destituidas de sentido. Casi un millón y medio de católicos y ateos están presionando al Santo Padre para vetar el celibato en la Iglesia católica. No es extraño que los increyentes intenten rivalizar con la Santa Sede a los fieles, pues casi todos llevamos dentro la tentación de someter el mundo bajo el arco de esa ideología que nos fue apresando por un sinnúmero de circunstancias adversas o favorables. Pero si reconociéramos a Cristo como salvador de las almas buenas, y si comprendiéramos que sólo Él conoce el camino recto que nos conduce al bien eterno y temporal, todos los seres humanos opositaríamos por el cumplimiento de sus leyes, confiando plenamente en su legislación. Y es en esa fidelidad y obediencia a sus preceptos, donde el hombre nunca se equivoca. Por eso tiene el Santo Padre el privilegio de la infalibilidad. Él ha conseguido erradicar el «yo» para seguir fielmente las enseñanzas de Jesús y propagarlas por todo el mundo. Y como sabe y cree que son las que más le convienen al hombre y las mejores, nunca cederá a las presiones -o chantajes- vengan de donde vengan las confabulaciones. Y si ese millón y medio de firmas que pretenden poner en cuestión ese postulado de la Iglesia, como es el celibato, c o no c i er a n b i e n e l E v a nge l i o y a l S a n t o P a dr e , comprenderían que están perdiendo el tiempo y haciendo el ridículo al hacer frente al Obispo de Roma y al mismo Dios, y lo más pasmoso es que en medio de esa multitud, 41

también se encuentra el teólogo más universal que conocemos: Hans Küng. Ahora, reflexionemos para comprender el porqué Jesús ha determinado que todos sus apóstoles fueran célibes o viudos, como es el caso de San Pedro: sabiendo que en Asturias -sirva como ejemplo- se encuentran dificultades económicas para sufragar los gastos de unos seiscientos sacerdotes, ¿qué sucedería si cada uno tuviera esposa e hijos?. Y, ¿qué preocupación les infundirían las familias ajenas, teniendo en cuenta la carga de problemas que nos presentan los hijos y el cónyuge?. ¿Sería compatible con la vida espiritual encontrar los sacerdotes en las discotecas en busca de su prometida?. ¿No sería lícito también galantear en el confesonario al mismo tiempo que practican el sacramento de la penitencia?. ¿Puede un sacerdote marcharse a las misiones con su esposa y una prole necesariamente numerosa?. ¿No sería lícito que los hijos y esposa de los sacerdotes disfrutaran de un hogar adecuado a su categoría?. ¿Continuarían existiendo las comunidades religiosas donde ahora sólo conviven los clérigos?. ¿No es justo que esa prole coma, vista, calce, tenga sus juguetes y estudie en colegios adecuados para la formación que sus padres le exigirían?. ¿No es verdad que la mayoría de las limosnas que recibe la Iglesia proceden precisamente de la gente humilde?. Y, ¿no sería un motivo justo el suprimir ese socorro al ver que los hijos del coadjut or o del párroco viven por enci ma de l as posibilidades que tienen los que contribuyen con unas monedas para servir a Dios?. Yo no sé si estas serían las 42

razones que tuvo Cristo para determinarse por el celibato, pero éste es mi raciocinio. Y termino con una pregunta: ¿Quién le obliga a un hombre con más de 25 años a consagrarse sacerdote conociendo las exigencias de la Iglesia y de Dios?.
Publicado en “EL COMERCIO” 20-Diciembre-1995

43

8.- TIERNO GALVÁN
Cuando se cumple el 10º aniversario de la muerte de don Enrique Tierno Galván, nos parece oportuno tener un recuerdo para un socialista honrado y ecuánime. Muy querido por la mayoría de españoles y respetado por todos. Don Enrique siempre ha sido un agnóstico de esos que no creen ni dejan de creer; son esos hombres que nunca han intentado pasar por encima del poder que tiene la razón humana. Por eso nos dice en uno de sus libros que «el agnóstico no entra a discutir la existencia o no de lo divino». Y deja muy claro que la actitud del ateo es inaceptable por dogmática, sabiendo que sus afirmaciones no se apoyan en el raciocinio, con esto también deja claro que el ateo no puede tener evidencia de que Dios no exista. La ilustre periodista, Pilar Urbano, tuvo un encuentro con el capellán de la clínica Ruber, donde el viejo profesor y alcalde de Madrid se encontraba internado y, como buena católica, intentó persuadir al padre Misol para que éste le facilitara al paciente ese «pasaporte» que todos necesitamos para entrar en la eternidad con el visto bueno del arrepentimiento y la absolución. Pero antes de hablar con el padre Misol, el señor Tierno ya se encontraba en posesión de una carta que le había remitido Pilar Urbano, y entre otras cosas le decía: «Sé que está usted sufriendo virilmente, con elegancia, en silencio..., como un estoico, y yo desearía que lo llevase aún mejor: como un cristiano», etc. Su respuesta, que alguien (J.) mecanografió, decía: «Su carta me ha servido de base de reflexión y meditación, y es algo que quiero agradecerle profundamente (...). Tiene usted razón; no hay que olvidarse nunca del fundamento 44

espiritual, y crea usted que yo no me olvido de esa cuestión esencial (...). Desde su plano de elevación y concentración religiosa puede ver las cosas con más lucidez que muchos de nosotros», etc. Y en dos largas conversaciones que mantuvieron Pilar Urbano y don Enrique, centradas en la vida después de la muerte corporal, el profesor reconoció que envidiaba la fe, porque él est aba en la búsqueda de l a verdadera explicación. Pero él se encontraba en un verdadero dilema. Y es que si se produce la fe, la trayectoria de una vida entera puede desmoronarse, porque la fe todo lo invade con su luz y el materialismo dialéctico queda totalmente pulverizado. A pesar de todo, don Enrique agradecía a todos los madrileños las oraciones que le ofrecían, y acerca de lo mi sm o le dij o a Pi lar Urbano: «La fe m e parece incuestionablemente un tesoro, una fortuna, algo que nadie puede procurarse por sí mismo». También le confesó que él estudiaba con su amigo Lázaro Carreter los verdaderos significados de dos palabras que mucho le interesaban: «Resignación» y «arrepentimiento». Asimismo, le dijo que estaba bautizado, y señalando el crucifijo que estaba en la pared le dijo: «Deseo verlo allí porque es el símbolo de algo muy grande y valioso». Y cuando estaba entre la vida y la muerte, en la planta quinta del Ruber, el secretario del señor Tierno, Vicente Cervera, se opuso tajantemente a que el padre Misol entrara en la habitación, y la señorita Pilar que le acompañaba, le recordó a Cervera la gran responsabilidad que asumía, pero encerrado en su negativa le contestó: «Cargo con ella, pero el sacerdote no entra». 45

Y así, un hombre que pertenece al partido de las libertades, consiguió hurtarle a un hombre bueno y moribundo la libertad más seria e importante de todas. En consecuencia, pienso que don Enrique, al buscar y querer, ha podido encontrar eso que tanto anhelamos todos los cristianos. ¡Descanse en paz!.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 22-Diciembre-1995

46

9.- LA NAVIDAD
Cuando hubieron cumplido los acontecimientos que debían preceder al advenimiento del Mesías, de acuerdo con los vaticinios de los antiguos profetas, Jesús, Hijo de Dios, se encarnó en el seno de la Virgen María y, hecho hombre, nació de Ella para la redención de la humanidad, dejando en el ambiente sus palabras, mientras materializaba sus obras con el poder espiritual de su omnipotencia. Transcurridos una porción de años, los cuatro evangelistas, inspirados por el Paráclito, escribieron los sucesos milagrosos y las palabras de Jesús; compendio que lleva el nombre de Evangelio, y también se traduce por Buena Nueva. La pedagogía que nos dejó el Maestro, puesta en práctica, es la panacea capaz de remediar todo lo que nos abruma y entristece, porque, «mi yugo es suave y mi carga ligera». Pero como sólo los santos anónimos y los que registra la historia son coherentes con los preceptos de Jesús, venimos sufriendo un sinfín de perfidias diabólicas que no hace falta enumerar porque están en la mente de todos. He ahí el resultado temporal de nuestra rebeldía libertina, sin entrar en lo transcendente. Y al llegar la Natividad del Señor, la alegría que se infunde en el alma de los hombres contritos y absueltos del pecado por la redención que nos depara el que nació en un portal, se materializa en los hombres disolutos que no saben de que va la fiesta, e impregnados de concupiscencia y glotonería, se olvidan de compartir con esos cien mil niños 47

que se mueren de hambre todos los días, conforme a las últimas estadísticas que nos dan por TV. Luego, sufrimos la desazón y el decaimiento moral que siempre conllevan los excesos y el egoísmo, porque la satisfacción de la Navidad, consiste en la gratitud que le debemos al Señor y en el bien que realizamos en su nombre. Por haber sido emigrante en el Tercer Mundo, conozco muy bien la proba labor de los misioneros, y también los miles de niños que duermen en las calles por no haber conseguido con las limosnas que piden, el dinero que les exigen sus padres con amenazas despiadadas, y los pobres misioneros se preguntaban: «¿Cómo podemos hablarles que Dios es bueno cuando estos niños se encuentran hostigados y hambrientos? ¿Cómo podemos decirles que Dios es padre cuando éstos llevan en la mente las palizas que les propinan sus padres o padrastros?». Y todo esto no existe solamente en Río de Janeiro, donde el contraste de tantas maravillas y tanta opulencia está rodeado de arbolado frondoso y selvático, sirviendo de cobijo a los desheredados cochambrosos y a los delincuentes forzosos. Y esta es la injusticia que abarca los cinco continentes. Por eso, querido lector, pienso y creo que el 90% de los mandatarios políticos, de izquierdas y de derechas, debieran de estar todos en un lugar que me reservo, y en otro peor terminarán algún día hasta que Dios les perdone, si es que tienen perdón, porque la Buena Nueva dice lo contrario, y como Yahvé dicta muy bien en los Sagrados Textos: «De Dios no se ríe nadie». 48

Siendo así, inundemos la casa de champán y turrones, menospreciemos a los que sólo les queda el pellejo y los huesos, amparemos la justicia que incita a la injusticia, vivamos nuestra vida comiendo y bebiendo con glotonería y acumulemos tesoros en los bancos. ¿Y después... ?.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 29-Diciembre-1995

49

10.- EL PADRE PÍO Y LOS ESTIGMAS
En todo lo que va de siglo, no existe un sacerdote con más popularidad universal que el padre Pío de Pietralcina, pues amén de los milagros y profecías que se le atribuyeron en vida, este personaje mundialmente conocido, también llevó en sus pies y en sus manos -más de 50 añoslas llagas que lo identificaban con Cristo. Y en más de una ocasión accedió al tratamiento que le ofrecían los médicos agnósticos, sabiendo que todo era inútil, pues los orificios sanguinolentos que disimulaba con guantes recortados, le acompañaron hasta el fin de su vida, en el año 1968. Este misterio de la estigmatización, siempre ha sido estudiado por la Iglesia, y la inmensa mayoría de los santos, i nc l u ye n d o l o s d e p r i m e r a m a gni t u d, n o f u er o n estigmatizados, lo que resulta enigmático, si tenemos en cuenta que la estigmatización no es otra cosa que la redundancia corporal de la configuración espiritual con el mismo Cristo. Pienso que se trata de la libérrima voluntad de Dios, concediéndoles a unos pocos los signos exteriores, mientras a tantos otros sólo les concede la gracia suficiente para extender su Reino en el mundo y ser intercesores de los milagros que se comprueban después de muertos. ¿Se puede decir que todos los estigmatizados son santos por la gracia de Dios?. No. La Iglesia nos dice que el demonio puede producir l os estigmas, y s e ha comprobado -en el orden puramente natural- que a base del hipnotismo y de la sugestión, se ha conseguido producir fenómenos de estigmatización en personas desequilibradas, neuróticas e histéricas, con la fuerza de un razonamiento 50

diabólico, cuyo poder preternatural es muy superior al de las fuerzas humanas. Oigamos al sabio y piadoso cardenal Bona dar una lección práctica de discernimiento sobre estas y otras materias parecidas: «A los que creen y publican que han sido coronados de rosas en una visión por Jesucristo o por la Virgen María, se les debe tratar como engañados por su propia imaginación o como juguetes del demonio, a menos que se vea relucir una gran perfección de vida, una muy grande santidad y un desprendimiento completo de la esclavitud de los sentidos. Dígase lo mismo de los estigmas, que, como se ha comprobado por algunos ejemplos indiscutibles, pueden ser hechos por la perfidia de Satanás». P or es o nos parece m uy conveni ente conocer en profundidad la vida privada de las supuestas videntes. Distraído con los estigmas del demonio, retorno hacia el hombre -padre Pío- santo y genial, que a pesar de pasarse doce horas diarias en el confesonario, algunos penitentes permanecían impávidos semanas enteras esperando el turno para confesarse con él, y llegaban a su iglesia de muy distintas naciones. Entre ellos, también se encontraba el que hoy lleva el nombre de Juan Pablo II, el mismo que muy pronto lo subirá a los altares. Nos dice el arzobispo italiano, Paolo Carta, que después de sostener una conversación privada con el Santo Padre acerca del padre Pío, animado por la amabilidad del recibimiento, entre otras cosas le dijo: «Santidad, durante siente años he sido Obispo de Foggia, muy cerca del padre Pío. Por ese motivo soy un testigo de su santidad. Le encomiendo la causa de su beatificación». Y el Santo Padre 51

respondió: «Hay que admirar en el padre Pío su vida heroica, el ministerio del confesionario y los sufrimientos de las llagas. En una ocasión fui a visitarle y me confesé con él. Recuerdo también a una persona, enferma de cáncer, que fue curada por la intervención del padre Pío. ¡Pero para la beatificación se requieren milagros!». Después, sonriendo dulcemente, añadió: «El padre Pío hizo milagros en vida. ¡Que los haga también después de muerto!». Y ahora leemos en la prensa italiana cómo tres señoras han recobrado la salud perfecta después de ser desahuciadas por los médicos, gracias a la intercesión del padre Pío.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 17-Enero-1996

52

11.- LAS SACERDOTISAS
Tengo para mí que la dignidad y el honor de la mujer siempre han sido un ejemplo a seguir para los hombres. También creo que Dios no ha podido crear nada más complaciente y fecundo que lo es la mujer para el varón, y Jesucristo ha querido exaltar el valor de la mujer engendrándose en sus entrañas. Con este motivo consiguió que fuese una doncella la Reina de todas las generaciones que se vienen sucediendo, sin excluir a los apóstoles, los santos y los ángeles. Dicho esto cabría preguntarse el porqué no ha querido Cristo incluir a su Madre en el sacerdocio. Y como todo lo que Él hace tiene un sentido infinito y justo, merece la pena elucubrar hasta encontrar la razón que Cristo tenía, y el motivo que le ha llevado a Juan Pablo II a enviar una carta a todos los obispos del mundo advirtiéndoles que prohibe terminantemente la ordenación sacerdotal femenina. Pensemos un momento lo que podría suceder entre sacerdotes y sacerdotisas conviviendo en una misma iglesia y cambiando sus atuendos en la misma sacristía. Reflexionemos, viendo una joven supuestamente el egante en un confesi onario esperando el varón hipotéticamente distinguido y airoso que lejos de confesar sus pecados se acerca a la sacerdotisa para emprender una conversación sentimental y amorosa, dejando de lado el hecho de que también pudiera tratarse de un desaprensivo 53

casquivano que le confiesa los actos impuros y las fechorías pornográficas que practica. Prosigamos cogitando en lo que sería una señorita consagrada al sacerdocio y deambulando por los suburbios del Tercer Mundo para llevar la palabra de Dios a los herejes, y visitar a los enfermos después de media noche en los tugurios, sin carreteras y sin luz, rodeada de maleantes, cabalgando en un asno o caballo. Imaginémosla jovial, candorosa, con elegancia y distinción, predicando la homilía desde el púlpito a una multitud variopinta, donde no pocos feligreses asisten de forma pasiva desoyendo la palabra de Dios. ¿No es este un momento oportuno para hacerles centrar la atención en la lujuria que propende entre hombre y mujer?. Pues como bien ha dicho monseñor Gabino Díaz Merchán, acerca de la ordenación femenina: «En la medida en que la Iglesia toma conciencia de que ese tema fue establecido por Jesús, no puede cambiarlo». No sé si por lo que yo pienso o por razones mucho más poderosas, el Santo Padre ha considerado esta prohibición manifiesta a todos los obispos como «Depósito de Fe», y cuasi dogmática, para que sus sucesores continúen este programa que se encuentra inserto en las mismas determinaciones de Jesús. Y termino con una frase de Santa Teresa: «Entre santa y santo, pared de cal y canto».
Publicado en “EL COMERCIO” 24-Enero-1996

54

12.- PARA SALVARTE
Después de veinte años, estoy leyendo por segunda vez el libro titulado «Para salvarte». No sé los millones de ejemplares que se habrán vendido ni las traducciones que se habrán hecho, pero sólo en España vamos con 44 ediciones. El ilustre jesuita, Jorge Lóring, entró con pie derecho en la ciencia, en la moral, en la conciencia y en la religión. Me atrevería a decir que nadie con sensibilidad espiritual -después de leer y rumiar el contenido de este libro- puede proseguir excluyendo la existencia de un ser supremo que ha creado todo lo existente -en la tierra y en el cielo- y lo gobierna con precisión matemática, el mismo que los católicos llamamos Dios. Si nos parece asombroso los diez planetas que tiene el sol y las distancias que nos separan de los mismos, más pasmoso resulta saber que la Vía Láctea tiene cien mil millones de soles. Y galaxias como la nuestra se conocen diez mil millones. Es de notar que en la diminuta parcela que se conoce de la inmensidad del cosmos, el número de estrellas se calcula en 200.000 trillones. Ahora pensemos que nuestro sol es un millón trescientas mil veces mayor que la tierra, y en una estrella ínfima caben 115 millones de soles, y digo ínfima porque la estrella Alfa de Hércules, que dista de nosotros 1.200 añosluz, es ocho billones de veces mayor que el sol. Y un billón de segundos son aproximadamente 32.000 años. El hombre se jacta de haber llegado a la luna, es decir, que ha conseguido distanciarse de la tierra un segundo y cuarto de luz, mientras el astro más lejano detectado hasta hoy -Quásar PKS-, se encuentra a 15.000 millones de años-luz. Este es el 55

límite de percección de los telescopios gigantes, y como ejemplo tenemos el de Puerto Rico, con 305 metros de diámetro. Desde él se lanzan todos los años señales al espacio en busca de civilizaciones extraterrestres, pero todo ha sido inútil hasta hoy; pues parece que no existen más hombres que los de la tierra. Y estas bolas gigantes que se vislumbran en el espacio van a velocidades enormes. La tierra recorre 100.000 kilómetros por hora. El sol va a 300 kilómetros por segundo hacia la Constelación de Hércules. La Constelación de Virgo se aleja de nosotros a 1.000 kilómetros por segundo. Y existen estrellas que se distancian de nosotros a 276.000 kilómetros por segundo. Es decir, al 92% de la velocidad de la luz. Por eso el premio Nobel de Física, Alfredo Kastler, declaraba en agosto de 1.968: «La idea de que el mundo, el universo material, se ha creado él mismo, me parece absurda. Yo no concibo el mundo sino con un Creador, por consiguiente, Dios». Y Newton, hablando del cosmos dijo: «Hay que reconocer la voluntad y el dominio de un Ser inteligente y poderoso». Pienso que nadie con docilidad y buen sentido puede creer que la exactitud del movimiento de los astros, se quede en pura coincidencia. Es necesario creer que tiene que haber un conductor que los ha creado y los domina. Por eso nos dice la Biblia: «Los cielos cantan la gloria de Dios». Y termino con una pregunta: ¿Qué sucedería en las plazas y carreteras de España si los ocho millones de coches -puestos en marcha- se quedaran sin chófer?.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 31-Enero-1996

56

13.- LUMEN DEI
Señor director: Lamento mucho las calumnias que se le imputan a la unión Lumen Dei, a través de la televisión y de algunos rotativos, y aunque no estoy vinculada a esa bendita Obra religiosa ni a ninguna otra, conozco perfectamente la prospección espiritual de Lumen Dei, pues cuando estudiaba las últimas asignaturas de mi profesión psicóloga- estuve varias semanas conviviendo y estudiando en el convento de las hermanas de dicha Obra. Y allí sólo he visto pobreza, castidad y obediencia. También tengo una prima que ha sido testigo ocular de las 9.000 comidas que se distribuyen todos los días en el Tercer Mundo a los más menesterosos. Asimismo van recogiendo ancianos sin ninguna pensión para sus residencias. Tienen en Teruel una casa para la recuperación de los drogadictos, sin exigirles un céntimo. Y con respecto al Colegio Hispano-Inglés, que han adquirido en Pozuelo (Madrid), ya quisiera yo tenerlo cerca de nuestra casa para mandar a todos mis hijos al cuidado y ejemplo que nos dan los sacerdotes de Lumen Dei. Así podría evitar las lágrimas que vierten tantos padres en mi despacho al ver que los hijos -por no creer en nada- llevan una vida disoluta, envueltos en el hedonismo y en la droga. La santidad que todos le atribuyen al jesuita, padre Rodrigo Molina, y a sus colaboradores, ha dado buen fruto en muchas naciones. Por eso ha sido autorizada por 56 obispos, y he oído decir al arzobispo del Cuzco, monseñor Alcides Mendoza, que: «El padre Molina es un enviado de Dios». Pero como él y sus colaboradores viven el Evangelio 57

sin glosa y lo predican entero, son aborrecidos y odiados por muchos, como lo ha sido nuestro Maestro y Salvador. Fé Colao García
Publicado en “ABC” 29-Enero-1.996, en “LA VOZ DE ASTURIAS” 10-Febrero-1996 y en “LA NUEVA ESPAÑA” 12-Febrero-1996

58

14.- UNA MOSCA BLANCA
Después de leer la biografía del actor cinematográfico Mel Gibson-, me quedé estupefacto. Un hombre dandi que aún no ha llegado a los cuarenta y está considerado como el artista más atractivo de Hollywood, es decir, el principal centro de producción cinematográfica de aquella nación (Estados Unidos) y del mundo. Mel y su esposa, Rabin, acompañados de sus seis hijos, asisten a misa bien temprano todos los días. Los dos con el misal en la mano sonriendo a la prole que les rodea y saludando con simpatía y gracejo a sus colegas de iglesia. Y cuando Mel se distancia para actuar en las películas que le autoriza el director espiritual (como «Arma letal»), su esposa se ocupa de pastorear a los seis hijos y adentrarlos en el templo todos los días. Y considerando que Juan Pablo II les parece un poco liberal, Mel Gibson aportó 36 millones de pesetas para la construcción de un templo donde se celebran las misas en latín, conforme a las tradiciones del Concilio de Trento, es decir, el párroco ha de estar de espaldas al público, mirando a la cruz y al sagrario. La capilla no tiene reclinatorios ni bancos, y así, la familia Gibson y otros feligreses que asisten a esa misa, tienen que arrodillarse en el duro suelo y continuar así todo el tiempo que exige la ceremonia religiosa. Su esposa e hija llevan el tradicional velo cubriendo la cabeza, y eso mismo hacen también todas las señoras que asisten a ese templo.

59

Los actos de culto comienzan a las siete de la mañana con el rezo del Santo Rosario y terminan una hora después. Lo cierto es que esta familia tan popular en el mundo del cine, con su ejemplo de fervientes católicos, ha conseguido -sin intentarlo- los prosélitos suficientes para abarrotar el templo todos los días. Mel Gibson también considera demasiado aperturista al Concilio Vaticano II. Asimismo es contrario al control de la natalidad sin excepción de métodos, pues cree que en el planeta azul existe riqueza suficiente para que los menesterosos puedan incorporarse a una vida digna de todo ser humano, pero no desdeña en absoluto el Magisterio del Santo Padre y comprende que no puede hacer más por la libertad, la justicia y la paz. Mel cree que el puesto primordial de la mujer es el hogar. En su casa -nos dice- tiene una misión sagrada como la Virgen María la tuvo en la gruta de Nazaret. Ella se entregó por completo al cuidado de su Unigénito y esposo. Meditaba en su corazón de Madre los altibajos de la vida y aceptaba buenamente los designios de Dios. Estas son algunas de las creencias de esta estrella de Hollywood. Con Mel Gibson se puede estar de acuerdo o discrepar, pero su ejemplo como padre, como esposo, como actor religioso que pasa todos los guiones a su director espiritual para saber si debe o no firmar los contratos, creo que debiera servir como modelo para todos los actores, y así el mundo cambiaría un poco para mucho bien, teniendo en cuenta el menosprecio que siente por el dinero, comparado con la dicha que le infunde la ternura de su hogar y el consuelo que recibe de Dios por la adoración que 60

diariamente le prodiga y las obras piadosas que realiza en su Santo Nombre. Acumulando tesoros para el cielo, donde ni la polilla ni el orín los podrán corroer; lo que todos sabemos que no sucede con las riquezas de la tierra. Por eso decimos que Mel es una mosca blanca.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 16-Febrero-1996

61

15.- A PASCUAL Y MANUEL
Desde hace tiempo vengo leyendo con verdadera fruición los escritos elocuentes y mesurados de don Pascual Antonio Blanco. Siempre con cortesía y respeto hacia los demás. Siempre con pleno conocimiento de lo que dice com o buen pedagogo en t em as de rel igi ón. Y es precisamente en la carta del pasado día 11 de diciembre donde deja fuera de dudas la virginidad de María y también la maternidad de un solo Hijo, no solamente porque siendo un dogma de fe estamos obligados a creerlo todos los católicos, sino porque también él lo expone con meridiana claridad. Pero don Manuel de León (28-1-96) intenta tergiversar estas verdades reveladas en el Antiguo y Nuevo Testamento, después de ser aprobadas por unos doscientos Papas, más de veinte mil cardenales, millones de obispos, quinientos mil mártires y un sinnúmero de santos que nos miran desde los altares, exceptuando algunos disidentes. Y todo lo hace con una expresión confusa y malsonante. Pues como buen protestante, calumnia despiadadamente a Santo Tomás de Aquino implantándolo en el puesto de los mismos herejes, al decir que este gigante de la santidad y doctor de la Iglesia, escribió en la más importante de sus obras -Summa Theologiae- que «María también ha contraído el pecado original». Y cita a San Pablo en Romanos 5 y 3, donde dice: «Así, pues, como por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, por cuanto todos habían pecado». (También se dice en el mundo católico que todos somos hijos de Dios, mientras el discípulo predilecto de 62

Jesús, San Juan, 1-12, solamente reconoce como hijos de Dios a cuantos lo recibieron y creen en su nombre). Sin tener en cuenta la forma de generalizar de San Pablo ni tampoco haber caído en la cuenta de que el dogma de la Inmaculada ha sido muy posterior a la vida del Santo. Y, ¿cómo pueden los anglicanos creer en María Virgen o en la Virgen María?. ¿Dónde ha quedado su virginidad si dicen que tuvo más hijos?, o ¿es que todos han sido engendrados por obra y gracia del Espíritu Santo?. Claro que aparece también como hijo único al comprobar que sus padres frecuentan la fiesta de la Pascua sin más hijos que Jesús, y aunque usted trate de tergiversar esta cita de San Lucas 2, 41, otras muchas han sido mencionadas en el escrito de don Pascual con evidencia evangélica y perfecta exégesis. Y la frase «no la conoció hasta que dio a luz» no implica que después tuvieran esas relaciones. Es una traducción griega literal, de un original semítico en el que la preposición «ad ki» resulta torpemente reflejada. También en Génesis 8, 7 se dice, a propósito del diluvio, que el cuervo no volvió al arca «hasta que se secaron las aguas». ¿Es que esto incluye que el cuervo después de secarse las aguas volvió al arca?. El contexto deja claro que no (véase 2 Sam 6, 23). Por eso, atendiendo al contexto, algunos autores traducen el texto evangélico: «Sin que la hubiera conocido, dio a luz a su Unigénito» (Buzy). Ahora le recomiendo que lea el Magisterio de la Iglesia, de E. Denzinger, edit. Herder, donde dice: «Fue concebida Inmaculada, esto es, inmune de mancha del 63

pecado original» y siga leyendo los marginales 256, 734, 792, 1073, 1100, 1641 y 2147, de los cuales solamente citaré el 256: «Si alguno no confiesa, de acuerdo con los Santos Padre, a María como SIEMPRE Virgen y su virginidad INDISOLUBLE, sea condenado» (Papa San Martín I, Concilio de Letrán). Terminaré diciéndole a don Manuel que Jesús -como todo buen hijo- se alegrará mucho de que los católicos, aunque imposible, faltáramos a la verdad, situando a su Santa Madre en un puesto tan honorable que no se lo merezca; pero ¡ay! de aquellos que la calumnien rehusando el magisterio que Él confió a sus apóstoles y, muy especialmente, a los sucesores de San Pedro.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 21-Febrero-1996

64

16.- BALDUINO, EL REY SANTO
Se ha publicado la biografía del rey Balduino. El eminente cardenal Suenens ha dado luz verde al libro que lleva por título El rey Balduino, una vida que nos interpela. Nadie podría escribir con más conocimiento y rigor la vida privada del rey, pues el cardenal Suenens ha sido amigo del monarca desde hace más de 35 años, y en esa fecha le remite una carta que comienza con los siguientes renglones: «Señor, quisiera ayudarle, en la medida de mis posibilidades, a responder a la llamada de vuestra magnífica vocación, al sueño de Dios sobre usted. Porque Dios tiene un sueño y quiere realizarlo con usted, a través de usted y en usted». A partir de entonces, el cardenal Alfred Suenens, se convierte en director espiritual del rey. Ahora se descubre cómo conoció a Fabiola y cuáles fueron los medios empleados: el cardenal Suenens tenía gran estima y admiración por la mística irlandesa, Verónica O’Brien, y puestos en contacto con Balduino, sabiendo que a éste no le gustaban los bailes y siempre se escabullía de las recepciones mundanas que le ofrecían las gentes de sangre azul, le confiaron a la ilustre monja para buscarle en la tierra de santos, místicos y doctores -España-, la futura esposa. Verónica O’Brien que cuenta actualmente 90 años, tiene un sueño premonitorio. Sueña con una habitación llena de vestidos rojos y un cuadro de una mujer y un niño. Algunos días después se dirige a España para cumplir su misión secreta. Discretamente hace una encuesta entre las jóvenes aristócratas españolas. Y alguien le pone en contacto con una chica aristocráti ca de ferviente 65

religiosidad: es Fabiola de Mora y Aragón. Y ésta la invita a tomar el té en su modesto apartamento. La monja capta inmediatamente la presencia de una mujer excepcional, y le pregunta: «¿cómo es posible que no tenga novio?». «He rechazado a un joven diplomático en Washington, porque me siento enraizada aquí», contesta Fabiola. ¿Se casaría?, pregunta la hermana O’Brien. «Claro, como todas mis amigas, no tenemos otro objetivo: perfeccionarnos para nuestros maridos y dar a Dios y a España hijos dignos de Dios y de la Patria. ¡Qué quiere, aún no me he enamorado!. Me abandono en las manos de Dios y quizá Él me prepare algo». Continúa el diál ogo y Fabiola le m ues tra el apartamento. Y en ese momento, la religiosa descubre en una de sus alcobas aquel cuadro de la mujer con el niño que había visto en sueños y muchos vestidos de color rojo. «Es ella», escribe a Balduino. «Ella es alta, esbelta, deslumbrante de vida, de inteligencia, de rectitud, de claridad. Rostro oval, hermosa frente...». Así dio comienzo el matrimonio ejemplar de los reyes belgas. Y aunque todos sabemos que no procede el proceso de beatificación hasta que transcurran los cinco años después de la muerte, como en todas las leyes existen excepciones, el Vaticano parece dispuesto a aceptar el proceso de Balduino inmediatamente, máxime teniendo en cuenta que el milagro ha llegado ya: la hermana carmelita María Pía está convencida: «¡Es el rey Balduino al que le debo el que mi cáncer haya desaparecido!». La metástasis cancerígena que se había apoderado de su cuerpo 66

desapareció por su intercesión. Para ella, Balduino es ya un santo. Juan Pablo II, después de postrarse de rodillas ante la tumba del rey Balduino, dijo que el monarca había sido un gran ejemplo, y lo seguía siendo para toda Europa. Y monseñor Antonio Fabrici, que trabaja en la Curia romana, le parece que un gesto de este tipo es casi la promulgación del decreto de santidad del rey. Ante el clamor popular de los belgas en favor de la beatificación de Balduino, el cardenal Danneels mandó imprimir centenas de millares de estampas con la fotografía del rey y la oración que sigue: «Señor, Tú que nos has dado como pastor a nuestro rey Balduino, que estaba atento a las necesidades de cada persona y sobre todo de los más necesitados. Por él, te damos gracias. Con él te confiamos este país que tanto amó. Bendice a la Pareja Real y a este pueblo al que sirvió. Amén.» También en la agenda de Balduino se encontró la que reproducimos a continuación: «Ser rey es servir a la verdad y sufrir por su pueblo. Señor, hazme sufrir con el sufrimiento de los demás. Señor, no permitas que sea feliz yo sólo. Señor, dame la angustia de la miseria universal y líbrame de mí mismo, si tal es Tu voluntad. Amén».
Publicado en “EL COMERCIO” 23-Febrero-1996 y en “LA VOZ DE ASTURIAS” 25-Marzo-1996

67

17.- LA IGLESIA Y EL PAPA
Existe una corriente progresista que está gritando continuamente en los umbrales de la Iglesia conservadora, para que ésta se sume a un evangelio inventado por los creyentes que buscan la comodidad, y dado el conocimiento que tiene Juan Pablo II de lo que Dios quiere y le exige, nunca podrá retrechar un milímetro, porque el proyecto de vida que Jesús ha diseñado para los que quieran merecer el nombre de cristianos, es uno, único y eterno: «Pasarán el cielo y la tierra y mis palabras no pasarán» (San Mateo 5, 18; San Mateo 22, 35; San Marcos 13, 31; San Lucas 21, 33). Y con esta certeza que le garantiza la fe al Sumo Pontífice, tenemos que reconocer que son muchos los disidentes que lo aborrecen y quieren enterrarle vivo. Pero es mucho más considerable el número de fieles que lo circundan siempre con ese influjo espiritual que sale de las almas limpias y buenas. Lo cierto es que la Iglesia sigue creciendo todos los años, y no solamente por los agnósticos que se convierten con la gracia santificante que va desparramando por el mundo el Santo Padre, sino que también los anglicanos abandonan la Reina «papisa» para sumarse a la Iglesia católi ca y al Magisterio de Juan Pablo II. Las conversiones en Inglaterra son muy numerosas, y conforme a las informaciones de algunos diarios nacionales, en el año que acaba de salir, han pasado a nuestra religión más de seis mil anglicanos. Entre los cuales merecen ser destacadas algunas personalidades muy sonadas: la madre de la Princesa de Gales, Frances Shand Kydd, la Duquesa 68

de Kent, el ex obispo de Londres, Graham Leonard y la primera sacerdotisa anglicana de Irlanda, Phyllis Fleury, quien manifiesta que «la convicción absoluta la tuve cuando fui recibida por la Iglesia católica en octubre del 95». Es claro que estos personajes tienen las dimensiones de un fenómeno muy amplio y, claro está, los secuaces creyentes que se dejan llevar por el carisma e intelecto de los protagonistas más notorios, cuando éstos se retractan de haber seguido una religión que no es la verdadera, los que fueron adeptos a la misma, salen en manada siguiendo a sus ídolos, y así, nos parece que el anglicanismo terminará sometiéndose a la obediencia que todos los cristianos le debemos al Vicario de Cristo. Y como no hay mal que por bien no venga, los escándalos de la familia Real británica, también contribuyen a que todo esto suceda, pues teniendo en cuenta que la máxima autoridad de la iglesia anglicana es la Reina Isabel II, ésta -contrariando los preceptos de Dios Padre y Dios Hijo- ha pedido con urgencia el divorcio para su hijo el Príncipe Carlos y la Princesa de Gales, y cuando la cabeza suprema de una entidad religiosa menosprecia el contenido de la misma doctrina que profesa, es claro que viene el desmoronamiento de todo. Y es que la secta anglicana tiene su origen en la soberbia, el adulterio y el crimen que cometió Enrique VIII, pues no conforme con repudiar a su esposa -hija de los Reyes Católicos de España-, se enfrentó con el Papa y se hizo proclamar jefe supremo y protector de la Iglesia de Inglaterra, con lo que dio origen a la secta anglicana del protestantismo. 69

Así consiguió la anulación de su primer matrimonio, casándose después con Ana Bolena, a la que mandó decapitar con el pretexto de adulterio. Y como Dios nunca es viejo y «quien mal anda mal acaba», el resultado aparece 463 años después.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 25-Febrero-1996

70

18.- ¿A QUIÉN VOTAMOS?
Conforme a las disertaciones del Gobierno y de la oposición, no podemos dudar que las pensiones están garantizadas por todos los partidos políticos de implantación nacional. Siendo así, bien puede seguir reinando el sosiego entre los pensionistas, gane quien gane las elecciones generales. Y tengo para mi que el cambio de poder nos puede incrementar la inversión y producir más riqueza con menos corrupción. Dicho esto, no vemos la posibilidad de excusarse las almas buenas diciendo que son contrarias a la corrupción y al aborto, pero que no pueden prescindir de una pensión mínima que les garantice la supervivencia económica. Tal vez por todo lo que antecede y otras razones humanitarias, el obispo de Mondoñedo-Ferrol, monseñor José Gea, hizo público un comunicado en el que dice con la mayor claridad que un católico no debe votar a un partido político que promueve el aborto, y como actualmente existen dos partidos -PSOE e IU- que tienen previsto -si gananampliar la legislación abortista, el obispo afirma tajantemente que los católicos -y tantos ateos de conciencia recta- no pueden votar favoreciendo lo que ha sido calificado por el Concilio Vaticano II como «un crimen abominable». También cuatro de los obispos que componen la Comisión permanente del Episcopado, nos han dicho la influencia que debe tener la corrupción y el aborto a la hora de votar, pues son temas muy decisivos que tenemos que tener en cuenta los católicos que aceptamos la sumisión que les debemos a los prelados y, muy especialmente, al Santo Padre. Recordemos la encíclica «Evangelium vitae», en la 71

que afirma que la ley que autoriza el aborto «está privada totalmente de auténtica validez jurídica. El aborto es un crimen que ninguna ley humana puede legitimar». «Hay quienes protestan -dice monseñor Gea- cuando se compara el aborto con el terrorismo. Pero puesto que los dos son atentados contra la vida humana, ¿podría alguien aportar alguna razón que demuestre que el crimen terrorista es peor que el crimen del aborto?. No pueden condenarse unos atentados sin condenar los otros». Y aceptando la libertad que Dios nos concede a los hombres, sería absurdo penalizar a las madres que rehusan el sostenimiento y cuidado del hijo no deseado, pero creo que la peor de las soluciones es matar a esos inocentes, pues el Gobierno bien podría construir residencias de maternidad en lugares recónditos para que todas esas madres tuvieran acceso gratuito a las mismas con los meses o semanas de antelación al parto que ellas estimaran oportunos, y una vez llegado el alumbramiento, regresar nuevamente a sus hogares encubriendo la deshonra pública que no pocas veces les induce a abortar. Pues teniendo en cuenta que los 45.000 abortos que se practican en España cada doce meses nos cuestan unos 250.000 millones de pesetas, pienso y creo que mejor se gastaría un poco más para salvar esas vidas, presentando a esos niños en las pantallas de TV y ofreciendo esos bebés a los matrimonios que desearan adoptarles. Y si la oferta fuese mayor que la demanda, ¿no sería una obra solidaria y caritativa el costear los orfanatos necesarios para salvaguardar la vida de los más inocentes?. ¿No es mejor 72

amparar y protejer la ley de derechos humanos que legitimar el crimen abominable?. ¿¡Dónde está la conciencia y la moral de los mandatarios políticos¡?. Después de lo dicho, ¿a quién votamos?
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 28-Febrero-1996

73

19.- LUMEN DEI Y FÉ COLAO
Hemos leído con verdadera fruición la carta (10-296) publicada en su Diario con este mismo título, firmada por la Psicóloga Fé Colao. Y no pocos de los mil simpatizantes que tiene la Obra en Asturias hemos hecho fotocopias llenos de júbilo, pues todos estábamos contristados por las imposturas que fueron vertidas en algunos diarios desaprensivos y también en la televisión, máxime los que hemos sido favorecidos por una Obra tan santa y piadosa como es Lumen Dei. D e s d e ha c e a ñ o s t e n go u n h i j o q u e p a de c e esquizofrenia, y siendo un joven crecido y corpulento, nos tenía amedrentados a todos en un apartamento de sesenta metros cuadrados. Pues él vivía atosigado con el encierro y su enfermedad, y nosotros no encontrábamos solución para evitar el riesgo de ser agredidos por él en medio de una familia numerosa. Intenté internarlo en alguna clínica psiquiátrica en Asturias, pero con el sueldo de un obrero como yo, resultaba imposible satisfacer las trescientas mil pesetas que me exigían todos los meses, y en los centros de la Seguridad Social no le aceptaban. Involucrado en este dilema, hablé con el delegado de Lumen Dei en Asturias, y éste me puso en contacto con el presidente general de la Obra, padre Angel Casabón Vicente, quien rápidamente sin exigirme una peseta- me mandó llevarle al Centro que tienen en Teruel para drogadictos y asistencia a los deficientes mentales. Allí me encontré con un joven sacerdote vestido de sotana y crucifijo al cuello. Es un médico gijonés que después de hacer los Ejercicios Espirituales con Lumen Dei, 74

dejó el empleo que tenía en la Seguridad Social y las consultas, para entrar en el Seminario de Lumen Dei y ser consagrado sacerdote seis años después. Ahora, José Manuel Macho, atiende a los enfermos como médico y les celebra misa todos los días, y cuál no sería nuestra alegría al ver a nuestro hijo leyendo las lecturas que preceden a la eucaristía y rezando el rosario en compañía de otros enfermos y ex drogadictos. ¿No es ésto defender los derechos humanos de los más necesitados? ¿Por qué intentan destruir una Obra que vive exclusivamente para servir a los pobres y desvalidos?. Terminaré diciendo que, a unos y a otros: «Por sus frutos les conoceréis». Y que Dios siga protegiendo a «La Voz de Asturias» para que siga defendiendo la verdad, la libertad y la justicia. Manuel Mesa Herías Tel.: 554 31 51 Avilés NOTA: Escrito por el autor del libro con el beneplácito del padre del enfermo y firmado por él.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 6-Marzo-1996

75

20.- LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
Es muy difícil educar bien a los hijos si sus padres no disponen de una formación moral penetrante. También deben de ser circunspectos en la cortesía y la urbanidad. Los buenos modales transmiten el amor que les une a sus hijos y les impiden proferir terminachos y respuestas negativas o malsonantes. No son suficientes las lecciones verbales. El buen ejemplo tiene que presidir siempre el hogar. Y para las familias modestas que desconocen estas reglas -y también para las que están en posesión de las mismas-, tienen un soporte que lo abarca todo: la religión. Pues el amor a Dios nos infunde en el ánimo un impulso moral y afectivo. Él nos comunica en el alma un don de gracia que supera todos los beneficios que aporta la cultura. Pues una cultura sin moral puede darnos drogadictos y criminales inteligentes, lo que no es concebible en el joven que disfruta de una buena formación religiosa. Esta experiencia o previsión la conocen perfectamente un sinnúmero de padres que se gastan todos sus ahorros en pagar las clases de sus hijos en colegios privados donde se imparten clases de religión. Y lo más curioso es que no son pocos los progenitores que no tienen formación religiosa ninguna ni conocen las iglesias por dentro. Pero algo les dice que por ese camino tendrán hijos obedientes y honrados. Los hijos necesitan ser castigados cuando cometen faltas. El secreto está en saber el castigo que se les impone y la forma con que se hace. La punición no puede ser para expiar la culpa. Debe servir para la corrección. Y cuando la 76

falta es muy grave y nos mueve a la venganza, es necesario reflexionar hasta que desaparezca la ira y, después, persuadir al niño para que comprenda bien la falta cometida y acepte razonablemente el castigo. Seguidamente deben de hacerse las paces con él para evitar el rechazo y la rebeldía. Es muy importante saber manejar el castigo para conseguir una educación aceptable, pero no lo es menos el saber utilizar el premio cuando se lo merece. Un elogio merecido les incentiva al esfuerzo y buen comportamiento. Y por si el lector lo cree aceptable, me permito decirle cuáles han sido los castigos que siempre utilicé con nuestros hijos. Después de convencerles de que era necesario, les hacía escribir a puño y letra cuatro folios enteros de lectura religiosa, subrayando todas las palabras técnicas que desconocían. Seguidamente les exigía consultar el significado de cada una en el diccionario y escribirlo también (permítaseme decir que nunca se debe imponer un castigo a los hijos si no es provechoso para ellos en un sentido u otro). El resultado fue muy positivo, pues el hijo comenzó a escribir en el periódico con catorce años y la hija con dieciséis. El método también les ha sido muy útil par sus carreras. Pero nos parece que tan mala es una autoridad rigurosa como lo es la falta de autoridad. Y termino con unas palabras de Dios, que yo acepto y sólo parcialmente he puesto en práctica: «La vara y el castigo, dan sabiduría; el hijo consentido es la vergüenza de sus padres» (Proverbios 29, 15).
Publicado en “EL COMERCIO” 13-Marzo-1996

77

21.- HURTÉ UN ABC
Señor director: La señorita que me vende todos los días el ABC, el pasado día 22 de febrero me dijo que aún no había llegado debido al temporal de la nieve. Unas horas después lo compré en otro quiosco y leí la sección Religiosa que tanto me interesa siempre. Después las cartas y el editorial. También leí la columna de Jaime Campmany y otras. Y cuando venía de vuelta camino de la iglesia, donde asisto a misa todos los días, se me ocurrió regalarle el ABC a la buena chica que antes no lo tenía, sonriendo lo cogió y me dio las gracias. Pero luego me di cuenta que le había hurtado un periódico a la Casa de ABC, teniendo en cuenta que el periódico podía ser devuelto a la editora. Lo confesé con mi director espiritual y me dijo que tenía que restituir el valor del periódico al señor director. Ahora le envío cuatro sellos de 30 pesetas cada uno y quedo en paz con mi conciencia cristiana, para continuar comulgando todos los días. Reciba un cordial saludo y mi admiración. Respuesta del director de ABC, Luis María Anson, con fecha 10 de marzo de 1996: Mi querido amigo: Recibí su carta y le agradezco mucho todo lo que en ella dice. Su actitud es ejemplar. Un saludo muy afectuoso. Firmado: Luis María Ansón

78

22.- GLOSA AL EVANGELIO
Cuando salía de la iglesia me encontré una señora conocida con lágrimas en los ojos. Me detuve un momento y me dijo: «Ha fallecido mi marido y tengo un hijo en la UVI con un infarto. Usted sabe que soy católica y pido a Dios todos los días para que me haga el yugo suave y la carga ligera, pero no encuentro respuesta a Su promesa. La carga que llevo es insoportable.» Creo que algo parecido lo hemos experimentado muchos católicos en más de una ocasión, y si no tenemos una fe robustecida por el ejercicio espiritual y una vida coherente con los preceptos de Jesús, enseguida dudamos de Sus palabras, y nuestra religión se puede desmoronar a cambio de la rebeldía. Y es que antes de decirnos que «su yugo es suave y su carga ligera», nos ha dicho que seamos perfectos, y como nuestras imperfecciones -y pecados- son como el pan nuestro de cada día, nos encontramos con un pie en la nieve y el otro en la calefacción. Tengo para mi que sólo los santos más relevantes sintieron y encontraron siempre la veracidad que Cristo nos promete en sus Evangelios. ¿Quién es el católico que no ha sentido alguna vez el consuelo espiritual que Él nos depara después de abrirle el corazón al confesor y practicar una obra de caridad perfecta?. Y si esto es así, ¿cómo podemos saber el gozo y la alegría que han experimentado los santos que viven el Evangelio literalmente las 24 horas de cada día?. Pues el 79

yugo que les uncía a Jesús y la carga que les enviaba, estoy seguro que no excedía a la que Él nos promete, a pesar de las cruces que, aparentemente, las vemos espantosas. No se puede conocer con perfección lo que no se vive ni se siente. Los que han sido ateos y un día se convirtieron al catolicismo, tienen la experiencia facultativa para conocer el intelecto de los que niegan la existencia de Dios, y comprenden perfectamente el porqué de la corrupción, del aborto, del divorcio, del hedonismo, de la droga y de tantos males como nos acechan a causa de no saber que sólo Dios sabe y también un poco los que piensan como Él y se desvelan por cumplir sus sapientísimas enseñanzas. Las mismas que se rehusan impartir en los colegios estatales. Con todo, no estoy reprobando despectivamente a los hombres antirreligiosos; ellos también buscan su felicidad como los creyentes buscamos la nuestra, y como carecen del espíritu sobrenatural que se hace imprescindible para conocer la razón del hombre creyente, van legislando leyes conforme a lo que creen el bienestar de la sociedad y de la carne, y como la vida es tan corta, no son pocos los que no les da tiempo a concienciarse de que cuanto más nos distanciamos del querer de Dios, más desgraciados seremos en esta y en la otra vida. Pienso que los años que llevamos obedeciendo a una Constitución sin Dios, nos pueden dar un ejemplo aleccionador con todos los males que llevamos sufridos en España, especialmente si pudiéramos ver en pantalla las consecuencias nefastas de tantos jóvenes y familias que han 80

sido empujadas a la degradación moral, dejándose llevar por las normas o leyes apóstatas que muchos incautos -con buena intención- se abrazaron a ellas rindiéndoles culto a sus ídolos. Y es muy posible que hasta no llegar al fondo del caos continuemos así.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 19-Marzo-1996

81

23.- HA GANADO EL P.P.
Aunque el futuro de todos los españoles sólo Dios lo conoce, juzgando con objetividad, creo sinceramente que el pasado 3M ha sido un día jubiloso para todas las personas que conozcan el caos político donde Felipe González nos ha llevado a España, especialmente en los últimos años de su desgobierno. En primer lugar -obedeciendo a mi conciencia como creyente y como persona humana-, el coladero infame que se ha hecho en los tres supuestos del aborto, y la intención abyecta y sagaz con que proyectaban el aborto libre y gratuito, suprimiendo vidas inocentes, y dejando a las mujeres incautas en una situación de desconcierto moral, consternadas para toda la vida por no saber lo que hacen. En segundo lugar, la permisividad de las leyes que han incentivado la ejecución de unas mil víctimas a manos de ETA, sin tener en cuenta los secuestros y los crímenes perpetrados por delincuentes u homicidas comunes. En tercer lugar, la propagación del hedonismo que a tantas familias ha llevado a la perdición para toda la vida, sin tener en cuenta los que sufren y mueren de SIDA (no pocos por no haber propagado la continencia en vez del amor libre), dejando de lado a los traficantes de droga que han conseguido enriquecerse vulnerando las leyes penales, mientras los pobres drogadictos y sus desgraciados padres y familiares sufren como Cristo en la cruz. Y a todo esto lo llaman progresismo.

82

En cuarto lugar -y muy importante-, la descristianización solapada conque fueron hurtando lafe piadosa de tantos millones de españoles que sólo pensaban en practicar el bien y vivir felices en sus dignos hogares, llegando a prohibir los crucifijos en los colegios y sometiendo a los alumnos al ateísmo materialista para sumarlos a la cúpula de un Gobierno hedonista con una gran parcela de corruptos. En quinto lugar, han contratado a dedo más de 300.000 funcionarios laborales, con contratos renovables cada seis meses, sin conseguir frenar el paro más galopante de todos los países de la Comunidad Europea, sin tener en cuenta que llegaron al poder en 1982 con una deuda pública de 5,8 billones, mientras hoy reconocen oficialmente 45,24 billones. Entretanto, el P.P. se teme que la deuda alcance los 60 billones. Ahora lo sabremos. En sexto lugar, han gastado un billón y medio de pesetas en el PER, manteniendo deliberadamente la pobreza en Andalucía y Extremadura para asegurarse más de un millón de votos de subsidiados y familiares, que han tenido que votar sin el secreto de las cabinas, vigilados por quienes les subsidian. Y más de medio billón de pesetas se han venido gastando en subvencionar las televisiones públicas para obtener el fruto de la propaganda favorable y encubrir las verdades de lo que hacen. Y en séptimo lugar, nos preguntamos: ¿nos han devuelto algo del dinero usurpado por Juan Guerra?, ¿por Mariano Rubio?, ¿por Roldán?, ¿por el caso Urralburu?, ¿por las tramas para la financiación irregular del PSOE?, ¿por los negocios de García Valverde y Alberto?, ¿por la venta fraudulenta de Intelhorce con el beneplácito del 83

Gobierno?, ¿por el caso de la ex directora socialista del Boletín Oficial del Estado?, ¿por el suceso de la Cruz Roja?, ¿por los fondos reservados que se repartieron entre los altos cargos del Interior?. Esto es una minucia irrisoria de lo poquito que todos sabemos. Y ahora pregunto: ¿Cree el amable lector que el Gobierno socialista podría continuar pagando las mismas pensiones a los siete mil pensionistas, teniendo que abonar diez mil millones de pesetas diarias de intereses?. Demos muchas gracias a Dios y a los españoles inteligentes que nos han quitado esta plaga de estólidos, optando por el cambio.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 7-Abril-1996

84

24.- TIENE DUDAS DE FE
Es un hombre muy bueno. Cuenta 85 años y está jubilado desde hace más de veinte. Pasó buena parte de su vida trabajando en el Banco de Bilbao, con un cargo importante. Tiene esposa, hijos y nietos. Tampoco le falta nada económicamente. Su recato y modestia dulcifican a todos los amigos que le rodean. Participa en el rosario que precede a la misa, todos los días, en la iglesia de San Lorenzo, y después de comulgar, los amigos leales le esperan en el Paseo de Begoña para dialogar con él. Atiende a todo lo que le dicen y habla muy poco. Es tímido y piensa mucho en la muerte. - Creo en Dios -me dijo-, pero no comprendo que todos esos cuerpos que bajan al sepulcro puedan reconstruirse para resucitar en cuerpo glorioso, después de haber sido devorados por los gusanos. También comulgo todos los días y siempre me pregunto: ¿Cómo es posible que una migaja de pan pueda transformarse en el cuerpo y la sangre de Jesús?. Tú que tienes fe, ¿cómo ves todo esto?. - Para Dios todo es posible -le dije-. Más que la resurrección es la creación. Y ahora te contaré una anécdota de Ne wt o n, pu es cua ndo s u s a m i gos ne gab an l a resurrección, el sabio mandó traer hierro en polvo y arena. Los hizo amalgamar minuciosamente, y después preguntó a sus amigos quien sería capaz de desjuntar el polvo de hierro de la arena. Seguidamente cogió un imán, lo puso en contacto con el polvo de hierro y la arena y todas las partículas de hierro quedaron adheridas al imán. En ese momento arguyó Newton: «Dios que le ha dado fuerza al imán para recoger todo el polvo de hierro perdido entre la 85

arena, ¿por qué no ha de poder darle a nuestras almas la fuerza suficiente para agrupar el polvo disperso del cuerpo humano?». El humilde amigo sonrió con gracejo y satisfacción, y luego me dijo: «Y, acerca de la transubstanciación, ¿qué me dices?». - Este gran misterio lo han ilustrado perfectamente los santos: Si Dios nos ha dado un poder natural para transubstanciar el caldo y las patatas, los tomates y las alubias, el pan y la salsa, el queso y las frutas, y un largo etcétera, en la carne y la sangre que forman nuestro cuerpo, también ese mismo Dios tiene poder para transubstanciar el pan en su cuerpo y su sangre. Ahuyenta las dudas que te infunde el demonio y acepta las verdades de Dios. - Nunca había oído esto -me dijo-. Creo que esta forma de raciocinar debieras de publicarla para levantar un poco el ánimo de los que piensan como yo y se encuentren en la recta final de la vida. Me alegraste un poco y tengo menos dudas.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 15-Abril-1996

86

25.- PENÉLOPE CRUZ Y MADRE TERESA
Creo que todos soñamos con algo en la infancia, y si el sueño se afinca dentro del ámbito de nuestra capacidad intelectual, sólo depende del tesón para convertirlo en realidad. Penélope Cruz es una actriz española que todos conocemos, y el sueño premonitorio de su infancia siempre ha sido el mismo: «Cuando sea mayor me gustaría hacer un par de buenas películas al año y el resto del tiempo dedicarlo a los niños más necesitados. A aquéllos por los que vela una gran mujer, la madre Teresa de Calcuta». Ahora -después de haber conseguido hacer sus películas- la vemos en las instantáneas de las revistas del corazón, en las zonas más pobres de Calcuta, cogiendo en sus brazos un bebé mientras conversa con un leproso. Y nos dice que «entrar en un orfanato donde hay centenas de bebés es como entrar en un paraíso». Todo parece que la llegada a Calcuta, capital de Bengala, con quince millones de personas que viven en esta ciudad mísera, donde más de siete duermen en las calles por falta de techo y se mueren de hambre, es algo que nos incita a practicar el bien. Esa utilidad beneficiosa que nos ha sido dada de lo alto y que no pocos la tenemos adormecida, hasta que un fermento suave y acariciante como el de la Madre Teresa, despierta nuestra conciencia, y así, miles de jóvenes y algunas actrices como Penélope, deciden poner en práctica un deber que todos conocemos: compartir lo mucho que nos ha sido dado con los que nada tienen.

87

Penélope sabe muy bien que la obra ingente de la madre Teresa de Calcuta (más de 400 fundaciones en los 5 continentes) brota de ese manantial inagotable que es la gracia que Cristo desparrama sobre las personas que le siguen literalmente. Por eso, cuando llega a Calcuta, después de ent regar un s i nnúm ero de m edi ci nas para l os tuberculosos y abundante material escolar, sigue a las Hermanas de la Caridad hasta llegar a la humilde capilla que tienen en la casa madre. Allí se arrodilla sobre las esteras que substituyen a los bancos y reclinatorios, y una hora después -al terminar el rosario y la Misa-, Penélope se da cuenta de que la religiosa decrépita que se encuentra a su lado con las manos pegadas al rostro, es la madre Teresa. La religiosa sabe quién ha tenido a su lado, y sabe también que la joven bellísima quiere dar a conocer las necesidades de su obra, y entonces, en un gesto de ternura y amor, pone sus manos sobre la cabeza de Penélope pidiéndole a Dios la bendición para la actriz famosa. - ¿Cómo ha hecho el viaje?, pregunta la madre Teresa. - Muy bien, madre. Me siento feliz de estar con usted y con los más pobres. - Tengo mucho interés en que conozca las casas, la leprosería; que trabaje ayudando a los pobres, también a los niños, que rece. La oración y el trabajo son siempre mi recomendación. Si quiere hacer algo, ayúdenos a crear centros en España para que los enfermos terminales de Sida reciban amor y puedan morir en paz con Dios... Hable con los obispos y escríbame. 88

- Así lo haré, madre. Penélope termina diciendo que las palabras se quedan cortas para expresar el consuelo que siente en el alma después de practicar -día a día- la caridad que infunde en su ánimo la Santa de Calcuta y la asistencia a los pobres.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 16-Abril-1996

89

26.- PARA UN HOMBRE BUENO: DON MANUEL
Leí su carta (13-3-96) impregnada de réplicas, y me duele profundamente el deshonor que le propina a nuestra Santa Madre, la Virgen María, y creo que su único Hijo, Jesús -al que usted ama-, se habrá estristecido también. Sabiendo el reducido espacio que nos conceden, intentaré quedarme por debajo de las tres columnas que me envía, dejando de responder a lo que me parece menos importante. Acepto lo que me dice de Santo Tomás, pero le reproduzco las últimas palabras pronunciadas por él después de recibir el viático. Unos instantes antes de morirse: «Todo lo que he escrito me parece que no es sino paja, en comparación de lo que en los últimos días de mi vida me ha sido revelado. Tampoco persiste mi opinión obstinadamente, sino que si alguna vez me expresé con error, yo lo someto al juicio de la Santa Iglesia Romana, en cuya obediencia salgo ahora de este mundo». Ahora habla la Santa Iglesia Romana: Bula definitoria «Ineffabilis Deus» de Pío IX, dice: «La Santísima Virgen María, en el primer instante de su Concepción, fue preservada libre de toda culpa original... ha sido revelada por Dios, y, por tanto, debe creerse firme y constantemente por todos los fieles». El Papa habla en la Bula de Definición de la santidad y gracia de la Virgen, «que no se concibe en modo alguno mayor después de Dios, y nadie puede imaginar fuera de Dios». Y en la Definición solemne de la Inmaculada Concepción, dice así: «Con la autoridad de nuestro Señor 90

Jesucristo, la de los santos apóstoles Pedro y Pablo y la Nuestra, declaramos y definimos que la Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de pecado original, en atención a los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano. Por lo cual, si alguno tuviera la presunción de disentir en su corazón de aquello que hemos definido, lo cual Dios no lo permita, sepa y sea consciente de que se ha condenado a sí mismo por su propio juicio, que ha naufragado en la fe, y que se ha apartado de la unidad de la Iglesia. Y además, que, por ese mismo hecho, incurre en las penas establecidas por el Derecho, si tiene el atrevimiento de manifestar de palabra o por escrito o de cualquier otro modo externo lo que piensa interiormente». Todo esto ha sido aceptado por Santo Tomás de Aquino, conforme a la confesión pública que hizo cuando agonizaba. Y acerca de lo que me dice de Inocencio III, he leído su biografía y no aparece nada de lo que usted manifiesta. Ignoro de dónde lo ha sacado. Pero es de tener en cuenta que los dogmas de fe que no aparecen en el Evangelio, se han ido consolidando a través de los siglos y un sinnúmero de revelaciones divinas que Jesucristo ha tenido a bien el comunicarlas a los místicos, santos y taumaturgos. Es de notar que el Evangelio se ha ido descubriendo a trancas y barrancas, y todavía nos queda mucho que aprender de las palabras de Jesús. Y esto ha dado lugar a los errores cometidos por la Iglesia e incluso por algunos Papas. Pero hace más de 500 años que la Iglesia nos honra y nosotros debemos de encumbrarla como se merece, 91

dejando de lado la ignorancia de los primeros fieles y perdonándolos como nosotros queremos ser perdonados. Termino con unos versos que afluyen de la fe y de la sabiduría popular: «Aunque se empeñe Molina el rector y el provincial, el convento de Medina y se cuelguen de un peral, la Virgen fue concebida sin pecado original.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 23-Abril-1996

92

27.- LA SABIDURÍA
Una vez más he leído con verdadero interés el libro de la Sabiduría. La historia nos dice que lo escribió un judío helenista de Alejandría, pero no tiene mayor importancia conocer el origen del autor ni saber que fue manuscrito cien años antes del nacimiento de Jesús. Lo más importante es aceptar con júbilo espiritual la sabiduría que encierra y ponerla en práctica, sintiendo en el alma la ilustración del autor y el movimiento sobrenatural con que lo redacta impecablemente, dejando en parvedad todo el conocimiento humano. Si sabemos que el principio de la sabiduría es el temor de Dios (Proverbios 2, 5-6), muy poco nos pueden enseñar los que no le temen. Y comienza diciendo: «Amad la justicia los que gobernáis la tierra; pensad rectamente del Señor y buscadle con sencillez de corazón, porque en el alma maliciosa no entrará la sabiduría ni morará en cuerpo esclavo del pecado». Si ahora tenemos en cuenta que la última novedad de muchas generaciones vivientes es el placer hedonista y la corrupción, veremos que la verdadera sabiduría ha desaparecido -en buena parte- de la tierra y vivimos en un callejón sin salida dando palos de ciego. Es claro que existen numerosas excepciones. Hay un sinnúmero de jóvenes y mayores que rechazan el permisivismo de forma exacerbada y doblan sus rodillas ante el Poderoso, huyendo de la degradación moral que están viendo todos los días en su entorno, pero el ambiente contaminado y contagioso que nos propinan la mayoría de los gobernantes y repúblicos, lejos de detraer los males, los van extendiendo como el riego sobre el pavimento. Pero, 93

«el espíritu del Señor llena el universo, y el que todo lo abarca, tiene conocimiento de cuanto se hace. Por esto nadie que hable impiedades quedará oculto, ni pasará de largo ante él la justicia vengadora» (Sabiduría 1, 7 y 8). Lo que me parece más importante en el libro de la Sabiduría es que en él nos encontramos por vez primera en la Biblia con todo el espectáculo de la felicidad en la otra v i da , co m o r e c om p e ns a a l a s a d ve r s i d a d es y consternaciones que vamos soportando en esta. La Providencia nos deja muy clara la nueva luz que nos espera, mientras los griegos de aquella época no se atrevían a pensar en la inmortalidad, temerosos de ilusionarse con un sueño. Pero el autor de la Sabiduría no duda en afirmar que los que mueren «parecen estar muertos, pero están en paz, viven para siempre». El autor de la Sabiduría también hace una exhortación a los reyes, aunque la cita es un poco larga, merece la pena reproducirla: «Oíd, pues, reyes, y entended. Aplicad el oído los que imperáis sobre las muchedumbres, porque el poder os fue dado por el Señor, y la soberanía por el Altísimo, que examinará vuestras obras y escudriñará vuestros pensamientos; porque, siendo ministros de su reino, no juzgasteis rectamente, y no guardasteis la ley, ni según la voluntad de Dios caminasteis. Terrible repentina vendrá sobre vosotros, porque de los que mandan se ha de hacer severo juicio, pues el pequeño hallará la misericordia; pero los poderosos serán poderosamente atormentados» (Sabiduría 6, 1 a 6). 94

A los que todo esto les parezca un cuento de hadas, les ruego me perdonen por la seguridad que tengo en todo lo que Dios nos revela, y me lo confirma más aún la confusa panorámica que nos rodea, y nos quiere arrastrar al mismo lodazal donde viven los hombres disolutos y voluptuosos por falta de luz.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 28-Abril-1996

95

28.- LA FÁBRICA DE SANTOS
Este es el título del libro que ha publicado el ensayista Kenneth Woodward. Un libro en el que hemos podido ver la labor ingente de Juan Pablo II. Un hombre que dedica ocho horas diarias al ejercicio espiritual: maitines, misa, acción de gracias, rosario, laudes, meditaciones y penitencias exhaustivas, lectura religiosa interminable para conocer en profundidad la vida de los siervos de Dios que beatifica y canoniza, y un largo etcétera que lo hacen cada día más exigente con esa perfección a la que Cristo nos llama a todos, y muy especialmente al que Él ha puesto para substituirle en la Tierra. Conforme a los datos que muestra este libro, más de mil santos y beatos es la aportación del Papa al santoral, es decir, más beatificaciones y canonizaciones, en diecisiete años de Pontificado, que en el resto del siglo. Y es necesario comprender que no se trata de leyendas doradas. Sí es verdad que los santos son hombres como nosotros, pero han sabido hacer frente a las miserias humanas, a los traspiés que tantas veces les fueron propinados por los hombres mundanos y también por otros muchos de su misma profesión religiosa. Los santos cayeron muchas veces de bruces en el barranco de los escombros, pero siempre se levantaron a tiempo con más ímpetu y más humildad, porque la santidad consiste en saber y creer que Dios es omnisciente y siempre le tenemos a nuestro lado como Padre bueno y justo, y su misericordia sólo nos envía o permite lo que más nos conviene para acrisolar nuestras almas y detraer las penas que merecen nuestros pecados cuando llegue el momento 96

irreversible de abandonar la tierra. Tengo para mi que este es el secreto de los santos y la base fundamental donde se apoya el heroísmo para poner en práctica el ideal sublime que los caracteriza. Siempre con la razón iluminada por la fe. Distraído con mis pensamientos, retorno a los datos que me ofrece «La fábrica de santos»: Juan Pablo II ha conseguido subir a los altares 728 beatos en 93 ceremonias, y 274 santos. También se encuentran en Roma más de 200 causas listas para sentencia y varios centenares de procesos y, como siempre, España figura a la cabeza con 247 beatos. Francia ocupa el segundo lugar con 191, la mayoría mártires de la Revolución Francesa. También ha canonizado a 117 mártires vietnamitas, mientras que en otra ceremonia proclamó 122 mártires de la Guerra Civil española. Es de tener en cuenta que los mártires no necesitan hacer milagros para ser beatificados, si bien que heroico y milagroso nos parece el que, siendo el instinto más fuerte en el hombre el de la preservación de la vida, se enfrenten a las metralletas y torturas entonando canciones piadosas y dando vivas a Cristo. Pues sólo la fuerza de lo alto les puede dar el valor suficiente o calidad de ánimo para soportar el trance más inclemente de nuestra existencia. Y todo esto por no decir una mentira en la continua presencia del Señor, pues con retractarse de la fe que tenían, casi todos los mártires hubieran salvado sus vidas. Pero el ejemplo que nos dan y el fruto de los millones de libros que se publican con sus biografías en los cinco continentes, todo se hubiera perdido y, finalmente, ellos hubieran muerto sin la corona del martirio y sin la mayor gloria de Dios. 97

Publicado en “EL COMERCIO” 29-Abril-1996

98

29.- JOSÉ MARÍA ALDAYA
Los colaboradores espontáneos siempre llegamos tarde con las noticias de actualidad, y para mayor INRI nos hacen esperar una semana antes de la divulgación del artículo. Intentando justificar lo extemporáneo del suceso Aldaya -conocido por todos desde hace doce meses-, se me ha ido la imaginación por otro camino. Ahora quiero decir que don José María Aldaya tiene que estar muy agradecido al pueblo español por las manifestaciones ingentes en favor de su liberación. Pero nos parece que no han servido de nada, pues si la familia no hubiera pagado el rescate, el cautiverio terminaría con un tiro en la nuca, y tengo para mi que lo que quiere ETA es la mayor publicidad de sus atrocidades. Si el literato presume de su buena pluma y el artista se jacta del éxito que le propinan sus secuaces, los verdugos desalmados también presumen de su «heroica» estrategia, y tanto más cuanto más la divulguen en las plazas y en todos los medios de difusión, y si no fuese así, ¿para qué reivindicar todas las barbaries que cometen?. Pienso y creo que lo mejor sería silenciar todos los atentados y actuar con más eficacia las fuerzas de Seguridad del Estado, al menos les quitarían el placer que disfrutan los etarras viendo la agitación que consiguen llevar a todos el país. Durante los once meses que estuvo secuestrado el señor Aldaya, nos han bombardeado con noticias y detalles de su cautiverio. Pero se ha silenciado mucho el ideal sublime del valiente empresario, pues la víctima ha 99

confesado el amparo que le infundió la fe en Dios para soportar estoicamente la soledad y el sobresalto continuo que produce el riesgo de muerte en cualquier momento. Tampoco se ha dado pregón a las más de veinte mil avemarías que ha rezado implorándole a la Madre de Dios que intercediera por su vida y el consuelo de sus queridos familiares; todo parece que nos infunde miedo el hablar de Dios y confesar nuestra fe, es decir, la virtud más generosa y sobresaliente que puede llevar en el alma el que se siente hijo de Dios y heredero del cielo.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 10-Mayo-1996

100

30.- SIGUIENDO SUS HUELLAS
Han hecho llegar a mis manos el libro titulado «Siguiendo sus huellas». La 6ª edición fue publicada en 1988. Confieso que nunca había leído un volumen con tanta enjundia espiritual. Es una recopilación de párrafos escritos por más 150 santos y beatos de todos los tiempos. Y a pesar de los siglos que los separan, existe una similitud pasmosa entre los 150 pensamientos. Lo mismo los más modernos, que los místicos del siglo XV, y los taumatúrgicos del siglo pasado; todos coinciden en el buen provecho que han conseguido extraer de las tribulaciones y el dolor. Es claro que han sabido encauzarlo conforme a las bienaventuranzas que nos narra Jesús en el Evangelio, pues todos estaban embebidos del agua que Cristo le ofreció a la Samaritana. Esa gracia que salta hasta la vida eterna, y que aquél que la bebiera no tendrá sed jamás. Por eso no reclaman nada; todos han hecho la voluntad del Padre y sintieron el bien que les hacía con las cruces espantosas que les enviaba. Creo que la lectura de este libro sería muy conveniente para llevar con longanimidad las aflicciones y el sufrimiento que a todos nos visita con más o menos frecuencia. No son pocos los católicos que se preguntan el porqué Dios les envía o permite las desgracias que todos conocemos, sin tener en cuenta que nadie es mejor que la Virgen María ni tampoco ha habido otra dama que sufriera más. Pues nadie puede saber con certeza si es peor estar viendo morir a un hijo tan santo en la cruz o ser crucificado uno mismo. Y los dos -Madre e Hijo- tuvieron que pasar 101

por el Calvario. Pero, ¿qué sería de nosotros si todo esto no hubiera sucedido?. Me refiero -claro está- a los fieles que creen en el bien que hacen las apariciones reconocidas por la Iglesia y a los que no dudan que Cristo ha dado su vida en rescate por muchos. Y aquí es necesario reflexionar y comprender que no siempre se trata de castigos, sino de h ac er no s corredentores con la pasión y muerte del Mesías, y si los católicos lo entendemos así, ya tenemos el mejor lenitivo para llevar con optimismo todos los males que nos acechan. Y si el grado espiritual es elevado, nos sentiremos elegidos de Dios, tanto más cuanto más espantosas sean las cruces que Él nos envía. Bien sé que estos temas les parecen absurdos a los increyentes, pero, aún dejando de lado la vida sobrenatural, si desdeñamos lo que antecede, el dolor que no respeta a nadie y a todos nos visita, lo incrementamos mucho más y sólo nos sirve de rebeldía y desesperación, hasta el extremo que no pocos han llegado al suicidio, mientras a los hombres espiritualizados les ha servido de acicate para agudizar el filo de la inteligencia y defenderse mejor en la vida cotidiana. Por aquí vemos que si, aunque imposible, Dios no existiera, merece la pena creer en Él y seguir sus preceptos.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 12-Mayo-1996

102

31.- EL BIEN QUE HACE LA IGLESIA
Nunca he llegado a comprender bien a los detractores de la religión, y menos aún cuando éstos nos hablan de derechos humanos y de libertad. Entiendo que un hombre pueda ser indiferente en el ámbito espiritual. Pero esa inquina destructiva que nos muestran algunas veces en la televisión y en algunos rotativos, proferida por hombres y señores de vasta cultura, me hace pensar que carecen de moral y de buena intención, porque ya se ha dicho con mucho acierto que la moral es hija de la justicia y de la conciencia, es decir, es una especie de religión universal. Creo que no puede haber un acto más respetable que entrar en un templo y ver una multitud de gente postrada de rodillas implorándole a Dios la paz que necesitan y la solución de sus problemas, máxime sabiendo que la mayoría de los fieles son hombres y señoras decrépitos que se encuentran en la recta final, y viven sus últimos días con la esperanza de hallar a sus seres queridos en la otra vida, y encontrar esa felicidad que nadie ha conseguido, en la vida eterna. Por eso, intentar disuadir ese ideal cognoscitivo y sublime, me parece un atentado contra la libertad y el derecho. ¿Qué sentido tiene deturpar las creencias que hacen al hombre magnánimo y generoso con una esperanza que trasciende todas las fronteras?. Un ejemplo claro de lo que antecede lo testifican los pobres mendigos que se pasan mañanas y tardes con sus manos abiertas a las puertas de las iglesias esperando la caridad de los fieles. Creo que los señores antirreligiosos debieran de respetar más a los 929 millones de fieles, sabiendo que sólo 103

en España tenemos más de un millón de personas que reciben asistencia médica en hospitales dependientes de religiosas, y cerca de dos millones de alumnos estudian en sus colegios y centros universitarios. También debemos de agradecer a las monjas de San Vicente de Paúl -sólo en Gijón- las miles de comidas que están dando en la Cocina Económica todos los meses al precio de 100 pesetas cada almuerzo para los indigentes y drogadictos. Asimismo, nos parece admirable que las Hermanitas de los Ancianos Desamparados -sólo en Avilés- cuiden y alimenten a más de 300 ancianos que no pocos han sido abandonados por sus hijos y familiares, y que estos pobres -en su mayoría- reciben todo gratuitamente a costa de las limosnas de los católicos, exceptuando a los que tienen una pequeña pensión. Pues todavía tenemos en España cincuenta y cuatro mil monjas y más de veintitrés mil frailes. Es decir, un piadoso ejército de mujeres y hombres que llevan adelante cientos de colegios, hospitales, orfanatos, asilos, parroquias y todo tipo de obras sociales y religiosas, gracias a esa fe en Dios que actualmente tantos la quieren destruir sin saber ¿qué interés les mueve?. Pues aunque la Iglesia no sea tan buena como Cristo nos exige, ¿quién puede acusar a un solo obispo (entre los cuatro mil que regentan las 2.600 diócesis) por haber usurpado riquezas?.
Publicado en “EL COMERCIO” 16-Mayo-1996

104

32.- ENRIQUE ROJAS Y LA PSICOLOGÍA
Desde hace muchos años vengo leyendo los escritos de don Enrique Rojas. Me apasiona todo lo que se destila de la psiquiatría y la psicología. El eminente psiquiatra y escritor, después de licenciarse en la ciencia que trata de las enfermedades mentales, parece sentirse más adentrado en la psicología. Pues como buen católico lleva escrito mucho sobre esta parte de la filosofía que trata del alma, sus facultades y actuaciones. Y aunque la psicología haya sido vulnerada por autores ateos, se define como todo lo concerniente al espíritu. Es la forma que todos tenemos de sentir en lo más recóndito de nuestras almas, es la síntesis de la moral y las buenas costumbres que nos caracterizan como personas responsables, por que llevamos dentro ese termostato providencial que nos alerta y nos marca una línea divisoria entre el bien y el mal que practicamos. Por eso se ha dicho muchas veces que la conciencia es la ley de Dios escrita en el corazón humano. Ley y Dios que sólo la religión nos hace conocer en profundidad, y hasta los hombres antirreligiosos suelen despedirse de la vida terrena diciendo que mueren con la conciencia tranquila, pues en el fondo de sus almas quieren demostrar a ese Dios que niegan, cómo han actuado conforme al sentimiento de su corazón, subyugando el daño que han podido hacer en pro de una felicidad temporal y malograda. Inversamente, los santos y buenos católicos que han vivido con abnegación y sacrificio, practicando el bien, se 105

despiden de nosotros suplicándonos que roguemos a Dios por la salvación de sus almas. Y es que sus conciencias han sido iluminadas con la luz fulgurante del Paráclito. Y Ésta les ha hecho ver los pecados de omisión que casi todos com etemos a diario, y les ha dado a conocer las imperfecciones que Cristo rechaza, mientras algunos increyentes han buscado el amparo de sus conciencias en la comodidad que propina la lobreguez, obedeciendo al yo soy y yo valgo. Don Enrique Rojas nos dice que la felicidad consiste en tener buena salud y mala memoria, es decir, no memorar nunca las tribulaciones del pasado. Pero si el pasado les atormenta, es claro que estos señores pletóricos de salud tampoco han sido felices. También cree que no hay vida que merezca la pena si no está presidida por la voluntad. Y es que la vida se nos concede con la voluntad adjunta para moldear el cuerpo al querer de una conciencia bien formada. Porque la conciencia, además de ser una propiedad del espíritu humano, es también el conocimiento del bien que debemos de hacer y del mal que somos llamados a evitar. Tal vez por eso nos dicen los más eminentes exégetas, que al comparecer en el tribunal de la Providencia, tendremos como juez a Jesucristo, y como testigo de cargo, la conciencia. Siendo así, pienso y creo que, en el breve camino de la vida, merece la pena hacernos amigos de Jesús y reconciliarnos bien con nuestra conciencia.
Publicado en “LA NUEVA ESPAÑA” 18-Mayo-1996 y en “LA VOZ DE ASTURIAS” 21-Mayo-1966

106

33.- PESO Y VOLUMEN DE UN BILLÓN Y DEUDA PÚBLICA
Hace unos días me decía una señora que Miguel Boyer se había gastado mil millones de pesetas en un chalet, y luego me preguntaba que de dónde habría salido ese billón. Estamos en España -le dije-, y mil millones sólo en América suman un billón. Ahora, pensando que todavía pueda haber alguien que desconozca la cantidad de pesetas que se agavillan en un billón, me permito decirle a esa buena señora y a los que pudieran pensar como ella, que un billón de pesetas es la suma de un millón de millones, y en billetes de mil pesan un millón de kilos, es decir, mil toneladas. El volumen se puede imaginar distribuyendo el billón en cien camiones de diez toneladas de billetes de mil cada uno. También es concebible la balumba sabiendo que un fajo de un millón de pesetas mide catorce centímetros de largo, y para colocar el billón en fila sería necesaria una vía de catorce kilómetros de longitud. Este comentario inocuo me lleva a pensar en el déficit que nos ha dejado el PSOE, pues cuando esto escribo se ha dicho en algún rotativo que la deuda pública puede alcanzar los 60 billones. Y como sólo hay dos formas de pagar las deudas: esforzándose para aumentar los ingresos o luchar para disminuir los gastos, nos encontramos con que si el Gobierno del señor Aznar no disminuye los sueldos y pensiones de todos los españoles, tendrá que aumentar los impuestos, y si los impuestos se agravan más de lo que están, el cierre d e u n s i n nú m e ro d e e m pr e s as e s i n m i n e nt e ; 107

consecuentemente, aumentará el paro y decrecerá la recaudación de impuestos, y si recorta la retribución de los trabajadores, ya tiene encima las amenazas de los sindicatos. Envueltos en este dilema, sólo se me ocurre una salida que también puede resultar un poco enmarañada: pienso que buena parte de la riqueza española que ha sido usurpada, se encuentra depositada en los bancos extranjeros. También creo que hay un sinnúmero de millones negros que están guardados en las cajas secretas de los bancos españoles y en las rinconeras de los hogares. Pues bien, si legislaran una amnistía para blanquear esas fortunas inmensas que nada en absoluto aportan al Gobierno mientras se encuentran en los lugares susodichos, la inversión que podría producirse en pocos meses sería incalculable. Y de no hacerlo, nada para nadie y perjuicio para todos. Sin ánimo de condenar a nadie, me permito decir que esa moneda de los griegos de antaño equivalente a 60 minas o conjunto de dones naturales y sobrenaturales con que Dios enriquece a los hombres, conforme nos narra el Evangelio, más que enterrarla para no disminuir su valor, ha sido endeudada por el Gobierno de don Felipe y los repúblicos elegidos por él. Ahora todos los españoles seremos cada día más pobres. Todos no, porque don Felipe y doce de sus ministros cobrarán dos sueldos del erario público, alcanzando una media de 1.224.747 pesetas, al mes. Es decir, 761.098 como ex ministros, y 463.649 como diputados, datos que recojo de un diario nacional. Y ahora 108

me pregunto: ¿no sería razonable que se conformaran con una de las dos pagas para coadyuvar a los pensionistas y obreros que tanto defendieron en el Parlamento?.
Publicado en “EL COMERCIO” 19-Mayo-1996

109

34.- CAOS EN EL MUNDO
El diccionario nos dice que «caos» es el estado de confusión en que se hallaban las cosas en el momento de su creación, antes de que Dios las colocase en el orden que después tuvieron, y caos es también el desorden y la confusión en que se encuentra el mundo en que vivimos después de negar la existencia de Dios los mandatarios políticos y hacer apología del ateísmo. Caos y crimen execrable es también que una chica se presente a la psicóloga y le diga que abortó a su hijo con cinco meses, y que nadie le preguntó cuál de los tres supuestos le autorizaba para hacerlo, interesándose los ejecutores únicamente por las ochenta mil pesetas que le cobraron. Y ahora esta pobre criatura tiene que gastarse lo poco que tienen sus padres en consultas psicológicas buscando el aliviamiento de una conciencia contrita y humillada, de una depresión endógena que la pone al borde del suicidio. Caos y desgracia es también que un estólido e inmoral como Bill Clinton consiga llegar a la presidencia de los Estados Unidos y haya vetado la ley que prohibe el aborto por decapitación, promoviendo el infanticidio que tanto condenamos todos cuando llegó a consumarse bajo la cruel autoridad del Rey Herodes. Pues el aborto por decapitación consiste en sacar a la luz las piernas del niño, el tronco y los brazos, y antes de sacar la cabeza, el mochín pincha la nuca con una tijera e introduce un tubo de succión para extraer el contenido cerebral de la criatura, que lógicamente muere en ese momento, y después ser arrojado al cubo de desechos quirúrgicos. 110

Caos es también que más de treinta millones de españoles se manifiesten en contra de los 160.000 verdugos de ETA, y un gobierno con todo ese poder no haya querido cumplir con las leyes penales establecidas, y así, continúen matando y rayando la impunidad y siendo excarcelados y viviendo a lo grande en los «santuarios» extranjeros y en España también. Caos es también que los países bien desarrollados se permitan todos los lujos suntuosos inimaginables, mientras se mueren carnisecos por inanición unos cien mil seres humanos todos los días. Caos y crímenes execrables son todos los que se comentan en las guerras, donde mueren los pobres soldados e inocentes civiles sin saber el porqué. Pero nosotros nos lo imaginamos: es el egoísmo, el orgullo, la soberbia, la fantasía y la notoriedad que buscan los mandatarios para encubrir el complejo miserable que padecen y pasar a la historia como si hubieran sido héroes admirables. Es la falta de conocimiento de sí mismos y la negación de Dios. Sí, son los ciegos del Evangelio que prepotentes y altaneros, tiranizan a las masas y terminan muriendo como irracionales. Pero, algo nos dice que recemos por ellos, porque la justicia vengadora es eterna y es palabra de Dios (Sabiduría 6, 16).
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 22-Mayo-1966

111

35.- EL PAPA HA RECIBIDO A LA FAMILIA DE ANABEL SEGURA
El éxito estrepitoso es el que hace famosos a los personajes que pocos conocían, y el infortunio dramático también es capaz de hacer grabar el nombre de los que lo sufren en la mente de una nación entera. ¿Quién no conoce hoy el nombre de Indurain o el de Anabel Segura?. Y es que el éxito y la desgracia son dos corrientes antagonistas y con mucho poder comunicativo. Y son así porque la monotonía es muy aburrida y no nos interesa. No es noticia. El hombre, maltrecho por el pecado original, ha dejado de ser él mismo y siente la necesidad de despertar sentimientos que afecten las emociones morales. Son muchas las familias de la clase media que viven en España, y exceptuando el entorno de sus convecinos, nadie las conoce. Esto es lo que sucedía con la familia de Anabel Segura, hasta que un día fatídico entró la desventura en su feliz hogar. Ahora, atosigados por el sufrimiento, hasta el Santo Padre los conoce y los ha recibido, y las revistas del corazón, en España y en el extranjero, nos presentan instantáneas y comentarios de consuelo y admiración, pues no todos hacen leña del árbol caído, son muchos más los que tratan de erguirlo y lo compadecen. Tengo la impresión de que las familias más cristianas son las más acrisoladas por las pruebas tormentosas que Cristo les envía. Y esto se puede constatar leyendo las biografías de los santos y de los mártires. Pienso y creo que Jesús siempre ha querido añadir a su pasión las aflicciones de los que le siguen fielmente. El fruto de la sangre que ha derramado el Mesías equivale a la redención 112

de todos los que creen en Él, pues si lo hubiera pasado bien en la Tierra, las tribulaciones y el dolor para los cristianos no tendrían sentido de existir y, en consecuencia, viviríamos maldiciendo al autor de las mismas. Inversamente no son pocos los creyentes que agradecen al Señor el hacerles partícipes de su cruz. La madre de Anabel Segura, Sigrid, nos habla de milagros. Pues considera milagroso el haber salido adelante gracias a la fe inexpugnable que tienen en Dios. Y el mayor consuelo que han tenido hasta hoy, después del drama que todos conocemos, ha sido el poder asistir a la Misa privada del Santo Padre (en compañía de su esposo José Segura y su hija Sandra) y dialogar con él unos minutos. - El Papa -nos dice Sigrid- es una persona entrañable, me cogió las manos, me miró y nos dijo a los tres: “No estéis tristes porque muy pronto todos estaremos ahí arriba, qué más da que sea un poquito antes que un poquito después..., tened paciencia, hay que salir adelante”. «La visita al Papa -dice Sigrid- me ha devuelto la sonrisa. Hablar con él me ha confortado enormemente y ahora me encuentro mucho mejor. Tengo la sensación de limpieza, me siento más tranquila». Y es que el Papa les expone la realidad de una vida efímera que, día a día, sin detención, camina hacia la sepultura y la gloria de Dios. Pensar en la muerte continuamente es una actitud mórbida, pero no tener conciencia de que vivimos temporalmente, llamados a servir al prójimo y a divulgar el bien, nos parece absurdo. Bien es verdad que este concepto de responsabilidad suele incrementarse al mismo ritmo que 113

pasan los años y crece la decadencia. Por eso es tan eficaz la ancianidad y la decrepitud para desasirse de las cosas mundanas y encauzar el pensamiento hacia lo transcendente. «Si el joven supiera y el viejo pudiera...».
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 23-Mayo-1996

114

36.- EL MATRIMONIO FELIZ
El matrimonio feliz comienza en el noviazgo. Después de un período de diversión incontenible y solaz, empieza el preludio de reflexión, y el joven comienza a moldear en su cerebro la persona que pueda suplir sus deficiencias y comprender las razones que las justifican. Necesita descanso en sus tribulaciones y busca el apoyo que otrora lo tuvo en sus progenitores. Ahora ya carece de la ternura que le dieron sus padres cuando los admiraba, y siente la necesidad psíquica y fisiológica que sólo la puede encontrar en su media naranja. Durante el noviazgo sólo se ven las buenas cualidades de la persona a quien se ama. Con los defectos hay mucha indulgencia, y el secreto de hacer perdurable esa lenidad, se encuentra en el respeto mutuo que nos depara un ideal cognoscitivo y honorable: la castidad. Alguien me dirá que la virginidad ha perdido el sentido con el progresismo. Pero no es verdad, y no solamente por tratarse de un pecado grave, sino también por la sensibilidad y la ilusión que aporta al verdadero amor. Estos jóvenes que frecuentan los sacramentos y son consecuentes con las exigencias de los mismos, nos muestran un rostro que caricaturiza a los fornicadores, y es precisamente en la continencia donde el joven encuentra el verdadero amor que desea. Pues deben de tener en cuenta que el matrimonio no es un contrato de servicios. Es, sí, una comunidad de vida y amor. Y cuando vaya pasando el tiempo -aún sabiéndoloencontrarán defectos de carácter que no advirtieron en el 115

noviazgo. Pero si la práctica religiosa continúa, ninguno de los dos los expondrá a su consorte de una manera desagradable, pues ellos saben que una réplica despectiva sólo serviría para fomentar el rechazo mutuo, porque la religión nos invita siempre a reflexionar sobre las virtudes que nos llevaron al matrimonio y al amor. El orgullo y el exceso del amor propio enfurecen las disputas matrimoniales. El remedio es siempre la humildad. R e co n o ce r nu e s t r o s e r r or e s y d ar e x p l i ca c i on e s convincentes en momentos de calma, prevaleciendo el buen humor, es el mejor lenitivo para restablecer la paz entre los cónyuges y disuadir las ideas perturbadoras que les incitan a la separación. ¡Cuántos matrimonios que han sabido soportar sus defectos se encuentran hoy felices con sus hijos pensando en el desamparo y la desgracia que hubiera supuesto la separación de una familia entera!. No se incomode el lector si le digo que la familia que reza unida permanece unida, pues Cristo nos hace semejantes a Él cuando, a través de la oración, le solicitamos una gracia tan justa como lo es el vivir unidos los cónyuges hasta que la muerte les separe. Este es el mejor método para el matrimonio feliz.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 23-Mayo-1996

116

37.- MEDITACIÓN SOBRE LA FE
Fe es creer lo que no hemos visto. Es la virtud más sobresaliente que caracteriza al ser humano. Por eso se dice que es la más importante de las tres virtudes teologales. Es una luz fulgurante que nos lleva a creer todo lo que Dios dice y la Santa Iglesia nos revela o propone. Fe es creer que Dios es infinitamente bueno. Es tener la certeza de que nadie nos ama con más amor que Él. El hombre de fe siempre está dispuesto a posponer todos los bienes que lo rodean antes de ofender al que ha dado su sangre y su vida para concedernos la oportunidad de ser eternamente felices. Pero la fe sin obras es todo oscuridad. Consolidar la fe sin dubitación requiere un esfuerzo continuo con pasadas heroicas, y quien así lo hace, tiene tanta luz que vive muriendo a todo lo que otros semejantes buscan incansablemente como medio de ilusión, de vida mundana y de pecado. La fe es el mayor de los consuelos. Una fe robusta todo lo espera de Dios, y el que la posee solamente rechaza el pecado. Nunca duda de que las tribulaciones y desgracias que le acechan están implícitas en la misericordia de Dios. Sí es verdad que las recibe con dolor, pero tiene certeza de que son tesoros que lleva consigo en el arca de la eternidad. La fe también consiste en aceptar las razones del alma. Pero la razón cerebral no debe ejercitarse sobre los motivos luminosos que nos incitan a la fe, porque la crítica excluye la creencia, pues creer es casi lo contrario que pensar. El hombre de fe siempre cree tener más de lo que merece. La inmensidad de Dios nunca puede ser 117

apresada por la inteligencia humana. El espíritu y la carne son elementos antagónicos y no tienen posibilidad alguna de entenderse. La fe puede ser más veraz que lo que vemos y palpamos. Yo creo que estoy escribiendo ahora, pero no tengo absoluta certeza, puedo estar durmiendo y soñando y, aunque muy remota, surge la hesitación. Pero si hace más de ocho lustros que creo en la existencia de Dios sin dudarlo, no es posible soñar tan largo periodo. Por eso la Iglesia cuenta con más de 200.000 hombres que han sido torturados y muertos antes que retractarse de sus creencias sobrenaturales. Y es claro que en la actualidad tenemos más de un millón de fieles dispuestos a lo mismo. Inversamente, si una multitud de personas serias les afirmaran que no habían hecho algo de lo que practicaron, es claro que dudarían de lo que vieron y palparon. Por eso la luz sobrenatural que constituye la fe, tiene más garantías que la realidad que vivimos y tocamos. Termino con la exhortación que nos hace el rey Asoka, un hindú del siglo III antes de Cristo: «El hombre debe de honrar su fe, pero nunca debe injuriar la fe de los demás. Porque sólo de este modo no ofenderá a nadie. El que obra así fortalece su propia fe y socorre la de los demás. El que obra en sentido contrario, debilita su propia fe y daña a la de los otros».
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 26-Mayo-1996

118

38.- EL PAPA Y ALÍ AGCA
Tengo sobre la mesa una fotografía que me conmueve. El Santo Padre besa y acaricia con amor y ternura a la madre del ex terrorista turco -Alí Agca-. El joven que después de asesinar vilmente al director de un diario en Turquía, posteriormente se trasladó a Roma para ejecutar al hombre de mayor responsabilidad y nobleza que hay en este mundo, pues nadie ignora el suceso acaecido el 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro. Ahora, la señora Muzyyen Agca, afligida por el desconsuelo y la humillación que le propinan los quince años que lleva en la cárcel el hijo querido, intenta conseguir el indulto con la intercesión del Santo Padre, sabiendo que ya tiene el perdón del mismo repetidamente. Primero cuando sufrió el atentado, y desde su lecho manifestó públicamente que le perdonaba, y después cuando sintió el cristiano deber -como el buen Pastor- de visitarle en la prisión para conseguir amistarse con él e incluirle en el rebaño universal que pastorea. Lo que no parecería razonable sería que Karol Vojtyla intentara presionar a las autoridades para poner en libertad a un hombre enigmático que nadie sabe lo que puede hacer si le conceden el privilegio que su buena madre tanto implora y desea. Es verdad que Dios nos manda su ira con medida y s u p er dó n s i n el l a. P e ro a t o do s n o s ex i ge e l arrepentimiento y el dolor de contrición; sin esas prerrogativas nadie merece ser absuelto del pecado por más que se acerque al confesonario de Dios.

119

Y el portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro Valls, observó que varias contradicciones entre las primeras declaraciones de Alí Agca y las más recientes podrían alimentar algunas dudas sobre la sinceridad de sus recónditos sentimientos. También se ha dicho que la justicia sigue ignorando hasta hoy quiénes han sido los cómplices que estaban con el agresor en la Plaza de San Pedro y quiénes fueron los ordenantes del atentado. Parece claro que cuando surge el verdadero arrepentimiento, éste, siempre lleva implícito la sinceridad y el descubrimiento de todos los males cometidos, y en este sentido todo es confusión. Pero si el presidente de la República italiana quiere concederle el indulto, en su conciencia quedarán los bienes o los males que pueda cometer el hoy condenado a cadena perpetua. El Santo Padre puede perdonar todos los males que sus adversarios cometan contra su persona -como ya lo ha hecho-, pero no puede asumir la responsabilidad que entraña el poner en la calle a un hombre de naturaleza sanguinaria.
Publicado en “EL COMERCIO” 26-Mayo-1996

120

39.- TV Y DROGA
Creo que si el nuevo Gobierno consigue moralizar los medios de difusión a su alcance, puede hacer mucho bien a todas las familias españolas. La libertad de expresión debe de ser respetada todo lo posible. Pero los hombres inmorales no tienen derecho a propugnar el desarreglo de las buenas costumbres. El que hace uso de la libertad en detrimento de la población, es necesario privarle de la misma lo que sea necesario. Los estragos que está haciendo la droga en España se deben fundamentalmente a la libertad que les fue concedida a los hombres indecorosos, y como hemos tenido muchos en el poder, buena parte de una juventud limpia, candorosa e ingenua, están sufriendo las consecuencias impúdicas de los que consideraron sus ídolos por los cargos preponderantes que ostentaban. Hace unos días estuve en un hospital de Gijón para visitar a un enfermo de neumonía, y como se encontraba a punto de restablecerse y el lecho que ocupaba era necesario para otro paciente de mayor gravedad, nos dijeron que se encontraba en la planta de los drogadictos. El espectáculo que vimos en aquellos pasillos y habitaciones fue asolador. No sólo por ver el hundimiento en que se encuentran tantos jóvenes que han sido presa de la permisividad consentida, sino por el drama que sufren sus padres al ver a sus hijos queridos en la perdición. Ahora falta ver los que se encuentran encarcelados y en las calles robando, matando y contagiados por el SIDA.

121

Por todo lo que antecede y lo mucho que nadie ignora, creo que todos los programas nocivos que nos presentan por TV, debieran de substituirse por videos y películas ejemplarizantes. Es muy urgente ir incubando en la mente de la juventud el fruto sabroso que nos deparan las buenas obras, y hacerles saber que el futuro bienestar que desean, sólo se consigue siendo el hombre tirano consigo mismo para vencer las pasiones desordenadas. Este es el camino que nos enseña la religión como panacea de un sinnúmero de males que van creciendo en la misma medida que se descristianizan los pueblos. Estoy leyendo a Benavente y quisiera reproducir un párrafo que me parece interesante: «El día en que cada uno fuésemos un opresivo para con nosotros mismos, todos los hombres serán igualmente libres, sin revoluciones y sin leyes». Y Simón Bolivar nos dice que «más cuesta mantener el equilibrio de la libertad que soportar el peso de la tiranía». Siempre busco incansablemente la lectura religiosa que con tanta escasez aparece en la prensa, y creo que algo parecido hacen centenas de miles de católicos que hay en Asturias. Pero, infelizmente, son muy pocos los rotativos que aceptan los testimonios que queremos dar; todo parece que la libertad de expresión para los católicos se va denegando tanto más cuanto más crece el hedonismo y la corrupción. Falta muy poco para que el hombre se enfurezca o sonroje si alguien le habla de Dios.
Publicado en “LA NUEVA ESPAÑA” 26-Mayo-1996

122

40.- UNA DUQUESA CUBANA
La tiranía y desolación que acecha a la ciudad cosmopolita cubana, desde 1959, no ha sido un infortunio para todos los que tuvieron que abandonarla. María Teresa Mestre, con tres años, acompañada de sus familiares, se refugió en España y, finalmente, fijaron su residencia en Suiza, donde consiguió licenciarse en Ciencias Políticas. Allí -mientras cursaba sus estudios- conoció a don Enrique, el gran duque heredero de Luxemburgo. María Teresa Mestre, con la belleza candorosa, la sonrisa connatural, la mirada radiante y límpida, deslumbrante de vida, con rostro oval y hermosa frente, con su ferviente religiosidad, consiguió dar comienzo al idilio que la llevó a desposarse con el duque de Luxemburgo. Una ciudad con poco más de 2.500 kilómetros cuadrados, pero que según el último informe Eurostat de la Unión Europea, entre las quince naciones comunitarias, el país más rico es Luxemburgo, y Bélgica la sigue en segundo lugar. Entretanto, España, tras trece años de Gobierno sin Dios, se ha convertido en la tercera nación más pobre de la Unión Europea. Ahora pienso en lo que nos dice Jesús: «Buscad el reino de Dios y su justicia, y lo demás os será dado por añadidura». Y yo me permito decir: destruid el reino de Dios y su justicia, y las hecatombes vendrán por añadidura, y como ejemplo fijemos la mirada en las naciones donde se impone el ateísmo, y veremos la miseria que las acecha.

123

Siempre se ha dicho que la religión imprime carácter. Idiosincrasia que aparece en el feliz matrimonio luxemburgués y sus cinco hijos. La instantánea que nos muestra la revista que nos informa, deja patente las declaraciones del joven matrimonio: «La fe cristiana es nuestro equilibrio. Rezamos todas las noches en compañía de nuestros cinco hijos, pues como bien ha dicho un obispo: «Una familia que reza junta, permanece unida». La gran duquesa, entre otras actividades caritativas, es presidenta de la piadosa Fundación Príncipe Enrique. Ella misma -en acción de gracias- la ha constituido cuando se casaron, hace quince años. La Fundación se ocupa de niños con problemas físicos, mentales y sociales. También le duelen mucho las cartas que recibe de Cuba solicitándole ayuda económica y medicamentos, y como no puede hacer frente a todo lo que le piden sus conterráneos, se pasa largos ratos en oración implorándole a Dios que se resuelva el problema cubano, sabiendo que no cesa de empeorar. También nos dice que es siempre un desafío hablar de las convicciones religiosas de uno. Aunque Luxemburgo y la primera familia del Gran Ducado sean católicos -nos dice-, estamos obligados a respetar las conciencias y una cierta neutralidad.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 29-Mayo-1996

124

41.- LA HUMILDAD
Se dice que la humildad es una virtud cristiana que consiste en el conocimiento de nuestra abyección y miseria. Estas pueden ser las claves fundamentales. Pero si la persona ha nacido con un carácter altanero y pedante, ese complejo de superioridad que lleva en su quijotesca imaginación, es bien probable que le acompañe hasta el último aliento. En Fátima he conocido a un sacerdote veterano con estos defectos connaturales. Cuando le hablaba de algún periodista famoso, me decía que en su tierra andaluza, el diario provincial había salido muchas veces con todos los artículos escritos por él mismo. Y en otro razonamiento que tuvimos sobre don Juan de Borbón, rápidamente me dio a conocer cuántas veces le había llevado el conde de Barcelona en el coche hasta la puerta de su casa. Al día siguiente almorzamos juntos en un convento de monjas, e intentando persuadirle para hacerle caer del caballo, le comentaba la humildad con que había vivido el papado Juan XXIII, apenas tuve tiempo a terminar, cuando me informaba de las visitas que le había hecho y de las cartas cariñosas que le enviaba el Papa y me las mostraría al anochecer. Le pregunté por las mismas y me dijo que se había olvidado de traérmelas. También me explicaba las pláticas amistosas que siempre había tenido con Felipe González y las clases que le había dado en el colegio cuando el niño estudiaba. Confieso que al despedirme de aquel padre ingenuo y bondadoso, más que desazón sentí pena cuando después 125

de besarle la mano me dijo: «Antonio, reza por mí, comprende que soy una calamidad». Por todo lo que antecede y tantos episodios semejantes que vamos adicionando a través de los años, tengo para mi que la arrogancia y el orgullo son actitudes morbosas que todavía no han sido bien diagnosticadas hasta hoy. Pienso que la altivez y ufanía sólo pueden ser mitigadas con los fracasos, las enfermedades y el dolor. Y para erradicarlas por completo tiene que hacer Dios un milagro como el de Lázaro, y como estos prodigios sólo aparecen tres veces en el Evangelio, no puede sorprendernos el hecho de que también algunos religiosos se les vaya la vanagloria por su vocabulario y sus hechos. También es verdad que la apariencia nos engaña muchas veces, pues ni el asno es humilde ni el caballo soberbio; todo son primicias de la naturaleza. Creo que la humildad verdadera es fruto de un equilibrio mental sobresaliente y una gran fuerza bien refrenada por el dominio de una conciencia limpia y cristiana. También puede existir la humildad rebuscada, y acerca de lo mismo nos ha dejado una respuesta José María Pemán: «No exaltes tu nadería que entre verdad y falsía apenas hay una tilde y el ufanarse de humilde modo es también de ufanía».
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 4-Junio-1996

126

42.- ES UN BUEN COMUNISTA
Si consideramos la proliferación de las sectas en los últimos años. Si pensamos en el crecimiento de las bandas armadas en contra de la ley natural y la justicia. Si observamos cómo un sinnúmero de narcotraficantes consiguen secuaces suficientes para usurpar riquezas e imponer ideologías indecorosas y hasta criminales. Si nos damos cuenta del liderazgo bochornoso y destituido de sentido con que refugian e incentivan a sus gobernados, veremos que los católicos tenemos que ser más eficientes en nuestra tarea piadosa y proselitista. Pues mientras los detractores del bien universal consiguen el triunfo, los cristianos, con el ejemplo inefable que nos ha dejado el Resucitado, y con el liderazgo estratégico y caritativo que tan sabiamente viene poniendo en práctica Juan Pablo II, y tantos prelados que lo secundan, poco a poco -especialmente en España- nos vamos alineando en la fila de los decadentes; todo esto nos hace ver que el mundo terminará siendo de las minorías que actúan con más ilusionada exigencia al servicio de sus ominosos ideales. Y esto me recuerda lo que decía la revista comunista francesa Paix et Liberté: «El Evangelio de Cristo es un instrumento de renovación mucho más poderoso que el programa revolucionario de Marx. Sin embargo, al fin seremos nosotros quienes ganemos el mundo... ¿Por qué?. Porque de nuestras ganancias y salarios nos reservamos sólo lo absolutamente necesario y entregamos el resto para la causa del comunismo. 127

A la propaganda comunista dedicamos nuestro tiempo libre y una parte de nuestras vacaciones. En cambio, vosotros apenas reserváis ningún tiempo, ni entregáis ningún dinero para la predicación del mensaje de Cristo. ¿Cómo va a creer nadie en el insuperable valor de ese Evangelio si no lo practicáis, ni lo propagáis, ni sabéis sacrificar tiempo o dinero por el mismo...?, etc. Todo parece que el buen comunista y autor del párrafo que antecede, conoce perfectamente que el Evangelio es un mensaje de amor, de justicia, de paz; válido para todos los hombres de todos los tiempos y de todas las clases sociales. Pero es necesario vivirlo como Cristo nos mandó y la multitud de prelados buenos que tiene la Iglesia nos lo enseñan y proponen. Por eso el Santo Padre nos exhorta a no tener miedo a Cristo y nos manda abrirle las puertas de par en par. Asimismo, nos dice a los seglares que debemos salir de las sacristías y ser testigos del Evangelio, primero con nuestras obras, y después, propagando la Buena Nueva: «Id al mundo entero y predicad el Evangelio a toda criatura» (San Marcos 16, 15). Así lo hace el Papa.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 9-Junio-1996

128

43.- LA ENSEÑANZA RELIGIOSA
Todos los padres deseamos el bien de los hijos, y cuando llegan a la adolescencia, la mayor inquietud de sus progenitores es el desafío de todos los males que viene sufriendo un número considerable de sus coetáneos y mayores: la droga, el alcohol, y el hedonismo que también ha destrozado tantas familias, son los enemigos más despiadados y feroces de la juventud. Y los matrimonios que están viendo el espectáculo asolador de muchos hogares, no saben cómo atajar el peligro que se les viene encima. Una vez más continuaré diciendo que nada es más eficaz y combatible contra los desmanes antedichos, que la enseñanza religiosa. Las clases mesuradas de religión y la catequesis que les dan gratuitamente jóvenes ejemplares, son el mejor antídoto para evitar el riesgo que conlleva el no creer en nada ni en nadie. Y sin entrar en temas políticos, observemos con justo razonamiento apolítico, cómo estaba España hace veinte años y cómo está hoy en el sentido que nos ocupa. La Iglesia, como madre buena de todos los seres humanos, aunque se diga lo contrario, viene luchando pacíficamente para que todos los gobiernos permitan y colaboren con las clases de religión. Y no hacerlo es un acto dictatorial que puede contribuir a la inmoralidad; pues amén de todos los beneficios que ésto aportaría a la Humanidad, hay que tener en cuenta que todos los hombres venimos al mundo con ciertas facultades o predisposiciones que nos capacitan para obtener el triunfo deseado y ser felices en nuestra profesión. 129

Todos los alumnos son obligados al estudio de una serie de asignaturas, gústenles o no, y ésto tiene que ser así, y no solamente para que todos disfruten de una cultura general, sino para que cada escolar pueda descubrir la aptitud más sobresaliente con que ha sido dotado, y así, seguir la carrera de su verdadera vocación. Ahora viene lo que me parece dictatorial: si no es obligatoria la asignatura de religión, se les puede enseñar a los alumnos una serie de caminos sin que ninguno sea el que le faculta a su naturaleza psíquica para descubrir la vocación más excelente y generosa de todas. Por eso, conculcada la asignatura de religión (lo normal es que todos los alumnos rehusen cualquier asignatura que no sea obligatoria), amén de ser una historia impregnada de cultura, se les puede dictar un camino que les haga infelices para toda la vida. En este sentido, centenas de miles de ejemplos podríamos dar, pero sólo dos: ¿Qué hubiera sido Juan Pablo II si sus santos padres le hubieran inculcado el ateísmo y le faltaran las clases de religión?. Y, ¿dónde encontraría la madre Teresa de Calcuta el cúmulo de satisfacciones que le aportan las obras ingentes que ha realizado en beneficio de todo el mundo y el Triunfo universal que ha conseguido, si alguien le impidiera descubrir esa facultad gigante que llevaba dentro de su alma cuando vino al mundo? ¿No sería dictatorial llevar esos dos personajes y tantos miles de santos por otro camino, en contra de su misma naturaleza?.
Publicado en “EL COMERCIO” 11-Junio-1996 y en “LA VOZ DE ASTURIAS” 19-Junio-1996

130

44.- LAS ETAPAS DE LA VIDA
Cuando se vive la infancia es muy deseable llegar a la plenitud de la pubertad. Al joven le apetece adentrarse en el corrillo donde se viven y dialogan cuestiones del amor erótico y los idilios cariñosos y apasionados. Esta es la época que los abuelos bautizamos con el nombre de «juventud, divino tesoro». Y es también la más ilusoria de la vida del hombre, porque sólo se vive el presente con optimismo desmedido. Desde esa perspectiva, a los mozalbillos, ya les parecen veteranos los jóvenes de treinta años, y los consideran un poco distanciados de la juventud. Y éstos que han cumplido las tres décadas, los miran como cascabeleros sin timón, pues a los muchachos mayores les urge encontrar al consorte adecuado para formar su familia y despedirse de la juventud que ha pasado ya. Ahí suelen comenzar los problemas normales de la vida, luego surge la ilusión de los hijos y el esfuerzo continuo en busca del bienestar social y familiar. También los adolescentes consideran hombres añosos a los que se acercan a los cincuenta, y los septuagenarios les parecen tan arcaicos que no conciben que algún día fueran niños o jóvenes como ellos, mientras que el hombre setentón ha llegado a pensar que los varones de cuarenta son jovenzuelos, y un poco viejos sólo le parecen los que sobrepasan los ochenta. Y así vamos consumiendo la vida llenos de confusiones sin tener certeza de casi nada, hasta que se rompen las fronteras de la ignorancia y el esquema engañoso que nos propina la vida terrena, dejando siempre 131

en pecado y ridículo todo lo que no sea el bien que practicamos y lo que al hombre le sea lícito hacer. Y todo esto sólo lo comprenderemos después de muertos. Pues el verdadero sentido de la vida lo podremos entender cuando sea incinerado el cuerpo. Y cuando el alma llegue a su plenitud y Dios nos haga saber con toda claridad que viene de Su creación, por qué, y a dónde ha llegado; entonces «seremos como dioses» (Génesis 3, 5). Los que creemos en las apariciones de la Virgen reconocidas por la Iglesia, meditamos sobre la sabiduría de aquella Señora -hija legítima de padres como nosotrosque ha demostrado conocer el lugar donde se encontraban todas las almas de todos los tiempos, y el nombre de todas las personas que los poseían, pues los pastores de Fátima le preguntaron dónde se encontraba su convecina fallecida, Amelia, y la Virgen espontáneamente les respondió: «Estará en el purgatorio hasta el fin de los tiempos». Después, los teólogos, sabiendo que Amelia era católica, investigaron su vida privada, y sólo han llegado a saber que tenía novio. Pero el grado de intimidad o pecado nadie lo conoce. También le preguntaron por otras amigas y les dijo que estaban en el cielo. Asimismo les manifestó que a Jacinta y Francisco los llevaría al cielo brevemente, y los dos niños murieron veinte meses después. Y a Lucía le dijo que la dejaría en la tierra por más tiempo, y ha cumplido 89 años el pasado día 22 de marzo.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 12-Junio-1996

132

45.- LOS TRAPENSES DEGOLLADOS
Pienso que a los siete trapenses degollados en Argelia, se les puede considerar mártires en la primera acepción de la palabra, es decir, que han entregado sus vidas en holocausto por amor a Jesucristo y en defensa de la fe cristiana, pues el testamento del abad asesinado, revela claramente que estaban preparados para el martirio. Y la carta que le fue remitida por el superior de los trapenses -padre Christian- al jefe del Grupo Islámico Armado, Sayah Arrlya, responsable directo de la masacre, también nos da testimonio de la disposición espiritual y física con que los trapenses estaban previendo cuál sería el fin que les esperaba, sin que por ello dejaran de exponer razones convincentes y humildes para preservar sus vidas como Dios manda. A continuación reproducimos algunos fragmentos de la carta: «Hermano -le dice el sacerdote al líder fundamentalista-, permítame dirigirme a usted así, de hombre a hombre, de creyente a creyente. Nuestro estado de monjes nos liga a la elección de Dios sobre nosotros que es vida de oración y simplicidad, de trabajo manual, de acogida y de compartir con todos, en especial con los más pobres. Siendo así, nos comprometeremos hasta la muerte. No pienso que sea voluntad de Dios que esta muerte venga de ustedes. Pero si un día los argelinos est iman que debemos morir, respetaremos el deseo de vernos partir. Y a pesar del dolor que sentimos, continuaremos amándoles a todos». La respuesta de un corazón acerado y fanático ha sido el degollamiento de los siete religiosos. Si este es el conjunto 133

de dogmas y preceptos morales que constituyen la religión de Mahoma, ya sabemos quién ha sido el hombre que después de casarse con Khadidja, ha tenido catorce mujeres más. Pero no hemos de escandalizarnos los católicos. Esta sangre derramada por los que siguen a Jesús, es la mejor semilla para que se vayan conociendo las sectas y se consolide más la fe en el que también dio la vida por nosotros. Por eso nos ha dicho que tengamos cuidado con los falsos profetas -como Mahoma-, y nos ha dejado muy claro que Él es el camino y la verdad y la vida, y que nadie va al Padre si no es por Él. Estos sucesos contribuyen a que los creyentes de todas las sectas se les vayan cayendo las escamas de los ojos y algún día seamos como Cristo nos mandó: un sólo rebaño y un sólo Pastor. Termino transcribiendo unas palabras del testamento que ha dejado el abad asesinado: «Si termino siendo víctima del terrorismo que parece querer acabar con todos los extranjeros que vivimos en Argelia, yo quiero que mi comunidad, mi Iglesia, mi familia, recuerden que mi vida estaba entregada a Dios y a este país. Que ellos acepten que el Único Maestro de toda vida no podría permanecer ajeno a esta partida brutal. Que recen por mí. ¿Cómo podría ser yo hallado digno de tal ofrenda?.»
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 14-Junio-1996

134

46.- LA VIRGEN DE GUADALUPE
La agencia EFE ha noticiado la dimisión del abad de la basílica de Guadalupe, monseñor Guillermo Schulembur; el clérigo presentará su renuncia al Papa y al arzobispo primado de México, Norberto Rivera, tras protagonizar una polémica -a nivel nacional- por cuestionar las apariciones de la Virgen de Guadalupe en 1531 al vidente indígena Juan Diego. El abad hizo unas declaraciones a la revista italiana «30 Días», en las que calificaba de mito la existencia del indio Juan Diego, y el escándalo inquietante suscitado en su contra, le obligarán a dimitir. Ignoro si en todas las apariciones que registra la Historia existe alguna otra con las pruebas científicas que se han constatado en Guadalupe. A Juan Diego se le presentaba la Virgen frecuentemente y dialogaba con ella. La Señora ordenó al vidente que fuese construida una capilla en el Cerro del Tepayac. Al pobre indígena no le quedaba más remedio que descubrir el secreto y hablar con el primer obispo de México, Fray Juan de Zumárraga, pero el prelado no creía en esas apariciones. Después de varias entrevistas con el obispo, el jerarca le dijo que si esa señora no le daba una prueba convincente de las visiones, no volvería a recibirle. Algunos días después Juan Diego vuelve muy satisfecho a visitar al prelado con unos capullos llamados «rosas de Castilla», afirmando que se los había dado la Virgen, lo que venía a confirmar la 135

realidad de los hechos, teniendo en cuenta que esto sucedió en el mes de diciembre. Las rosas las llevaba envueltas en una tilma, y al desplegar ésta, se cayeron los capullos al suelo y la Virgen se apareció a todos los presentes -unas diez personas-. La imagen celestial se quedó grabada en el basto tejido de la tela que contenía las rosas. La urdimbre hecha con fibra de ayate de la especie mexicana que se descompone por putrefacción a los veinte años, como ha sido probado, se conserva hasta hoy en perfecto estado. Existen pruebas recientes y científicas, realizadas por el peruano José Aste, profesor de la Universidad de Cornell, Estados Unidos, quien mediante un ordenador, inició un minucioso proceso de digitalización de la imagen de la Virgen, demostrando que en sus pupilas habían quedado reflejadas las diez personas que fueron testigos del milagro que antecede. La técnica pictórica fue examinada por el científico alemán doctor Richard Khun, premio Nobel de Química, quien afirmó la realidad del prodigio al no encontrar en la composición de los colores empleados ningún colorante de origen vegetal, mineral o sintético. Y este estudio fue posteriormente ratificado por Philip Callaghan y Brand Simth, científicos de la NASA igualmente sorprendidos por el hecho sobrenatural, y Juan Diego -si no me falla la memoria- ha sido beatificado por Juan Pablo II, o está en proceso de beatificación.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 21-Junio-1996

136

47.- EL PP SALVARÁ MUCHAS VIDAS
Confieso que soy un cristiano pésimo, y esto se comprende mejor cuando se estudia el Evangelio en profundidad una porción de años: «Amar a los enemigos y rezad por los que os persiguen». Esto dice el Señor. Pero si realmente amamos la vida de los inocentes, qué difícil resulta bienquerer a los intelectuales que se agavillan para ensangrentar España con la muerte de los nonatos. Cuando esto escribo estoy enterado -como todos los españoles- que con el apoyo de CiU y PNV, el PP derrotó al PSOE e IU, rechazando el aborto libre, para salvar un sinnúmero de vidas humanas. ¡Qué cuarto supuesto ni qué ocho cuartos!. Basta ya de hipocresía. Si somos criminales execrables, manifestémoslo públicamente como lo hizo Herodes. Ya no hay más tontos o bobalicones en España; todo el mundo sabe que el aborto es un crimen abominable, y nadie ignora que todos los hombres que poblamos la tierra hemos sido «nascituros» primero. Como bien ha dicho Julián Marías, «qué más da matar a dos metros de distancia que a diez». Comprendo y perdono a esas mujeres casquivanas y estólidas que salen a la calle imitando a sus ídolos con las pancartas, diciendo que «nosotras parimos, nosotras decidimos». También insisten en que son señoras y dueñas de sus cuerpos. Pero el niño incipiente que llevan en sus entrañas no es un apéndice del cuerpo de su madre ni un lobanillo, es, cuando menos, un embrión que reivindica su derecho a 137

vivir, independientemente de lo que quieran su madre y los que legislan las leyes. Pero hay más: el padre que ha puesto su semilla, su sangre y su amor para tener un hijo, (el aborto no es sólo para los solteros), se le conculca el derecho de verlo vivir y disfrutar de algo tan suyo y tan querido. Que Dios perdone a los parlamentarios socialistas y comunistas de España, y ¡ojalá! que nunca más vuelvan a gobernar para evitar la masacre que pretenden legislar. La verdad es que me cuesta trabajo creer lo que todos vemos. ¿Cómo es posible que tanto se respeten los animales de vida protegida y se conculque el derecho de la vida humana?. También me repugna que Federico Trillo intente incrementar el sueldo de los parlamentarios, conociendo el déficit público y la miseria en que viven millones de parados. Y el PSOE tampoco se opone, para engrosar sus riquezas usurpadas, e IU, tan misericordiosa con los pobres se calla también. Tratando de otras cosas, el socialista y presidente del Gobierno navarro -Otano-, pide la dimisión al descubrirse la riqueza que tiene acumulada en una cuenta bancaria de Suiza. El desconcierto que vivimos, es tan grande, que ya no sabemos si es mejor la democracia o las dictaduras. Pues si las dictaduras son tiranas, la democracia española va tirando de los electores para, juntos todos, tiranizar a las minorías que claman al cielo por justicia.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 23-Junio-1996

138

48.- SE LLAMABA DOLORES
Va de cuento: Era una chica solícita y esbelta, con distinción y talla soberana. Su belleza deslumbrante incitaba codicia a cuantos la veían. Dolores llevaba el mundo bajo sus pies. Detestaba todos los idilios que salían a su encuentro. Su autosuficiencia connatural dejaba en entredicho la identidad de cuantos la pretendían. Sólo se interesaba por actores de gran notoriedad. Pero le parecía degradante su nombre. Intentó cambiarlo y no le fue posible. El obstáculo que encontraba para aquistar un artista era su denominación. Le gustaría llamarse María de Fátima. Este era el nombre premonitorio que llevaría la primera hija que tuviera. Invitada a una recepción de artistas, se sintió seducida por un actor sin escrúpulos. Al galán sólo le apasionaba el amor erótico. Dolores -antes de perderle- accedió a sus pretensiones impúdicas, y esas relaciones sexuales prematrimoniales se convirtieron en lágrimas y depresiones. Dolores deseaba ardientemente casarse. Pero al joven distinguido y airoso, no le interesaba. El placer que buscaba ya lo había conseguido. Ante la convivencia diaria terminó la pasión. Ahora abordaría nuevas aventuras y Dolores se quedó embarazada. Sollozos y lágrimas en la soledad de su habitación. No podía desvelar el secreto a sus padres y amigas. «Y cómo voy a perder la juventud y quedarme soltera -se decía y pensaba-; tengo que interrumpir el embarazo». Se fue a la clínica de verdugos y en el cubo de despojos quirúrgicos se quedó la niña de cinco meses que albergaba en su seno. 139

Era María de Fátima la víctima que llevaba Dolores en su pensamiento. La joven vivía acecinada y cabizbaja; todo su donaire y belleza los había consumido el remordimiento de conciencia, el dolor y la humillación. No alternaba con nadie. Se fijaba en la paz que disfrutaba su madre rezando rosarios y mirando a la imagen de la Virgen de Fátima. Dolores no podía mirar a María; le daba miedo y vergüenza. El pecado mortal cometido y la virginidad de la Señora eran choques de fuego. Un sueño premonitorio y poético se quedó grabado en la mente de Dolores con los cuatro versos que siguen: «Visita la Iglesia día a día / confiesa los pecados a un buen padre / dialoga un rato grande con María / y ya verás lo buena que es tu Madre». Dolores viajó rápidamente a Fátima en busca de consuelo y memorando el nombre que llevaría su hija, y al no encontrar a un sacerdote autorizado para perdonarle el crimen que había cometido, se acercó a uno de los obispos que habían concelebrado la misa y la absolvió del pecado. El prelado, al verla tan sumamente contrita, le sugirió entrar en un convento de clausura. Dolores aceptó la propuesta y se quedó tomando el nombre de Sor María de Fátima.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 24-Junio-1996

140

49.- DESEABA Y DESEO
Cuando pasaba por la infancia deseaba consumir el tiempo para entrar en la juventud y tener novia. Cuando tuve novia deseaba que pasaran los meses para casarme y disfrutar del matrimonio. Después de casarme deseaba que se fueran gastando los meses para celebrar el alumbramiento de mi esposa y conocer el primer hijo. Enamorado del bebé deseaba que pasaran los años para verlo correr por los parques. Al verle caminar deseaba que fuera mayor para dialogar con él. Después deseaba que pasaran los años para ver su carrera terminada. Posteriormente deseaba que llegara el momento de verlo actuando en su profesión con esposa e hijos. Ahora soy abuelo y deseo que pasen los inviernos para disfrutar de las vacaciones estivales. También deseo que pasen los cinco días primeros de la semana para descansar el sábado y el domingo. Y cuando llegan las vacaciones deseo que pasen los días que preceden a la fecha que nos permite dar una vuelta por España. Y después de recorrer algunas provincias, deseo llegar a nuestra casa para normalizar la vida cotidiana. También deseo que pasen las horas para salir del trabajo. Y al remitir este escrito al director de LA VOZ DE ASTURIAS, deseo que pasen los días para que algún alma buena lo lea. Igualmente deseo que pasen las horas aciagas que anteceden a la posible solución de las dificultades y problemas. Ahora, al meditar sobre lo que dejamos expuesto, estoy pensando que la suma de todos los deseos puede ser la prisa que tengo en recorrer el camino enrevesado y 141

tortuoso que me distancia de la muerte. También pienso que este deseo continuo de consumir el tiempo, puede ser promovido por esa substancia espiritual que Dios nos ha infundido en el cuerpo con carácter de inmortalidad. Pues el alma es la que realmente nos informa de la dureza que conlleva la realidad terrena y el destino que corresponde al cuerpo, sin dejar de reconocer que el espíritu y la carne constituyen la esencia del hombre. Esta observación me hace comprender mejor a la doctora de la Iglesia y Santa de Ávila: «¡Ay, qué larga es esta vida! / ¡Qué duros estos destierros!/ ¡Esta cárcel, estos hierros / en que el alma está metida! / Sólo esperar la salida / me causa dolor tan fiero, / que muero porque no muero. / Quíteme Dios esta carga / más pesada que el acero». Parece claro que la carga que ha llevado siempre Santa Teresa era la de soportar un cuerpo que vive siempre con el deseo de vulnerar las leyes divinas que salvan el alma, cuando ésta consigue someterlo a la voluntad de Dios. Pero como la santa fortalecía su espíritu diariamente con los sacramentos, las buenas obras, la oración y la penitencia, hizo que su cuerpo fuera esclavo del alma y siervo de Dios. Y ese antagonismo entre el elemento espiritual y material, formaba el vehemente deseo de la separación que conlleva la muerte del cuerpo y la gloria del alma.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 26-Junio-1966

142

50.- EL PAPA JUAN PABLO II
Este es título que lleva la biografía de Juan Pablo II. El amigo fiel y solícito del Pontífice -Tad Szulc-, ha conseguido dilucidar minuciosamente la vida del Papa y todos los secretos que nadie conocía. Y lo que más nos conmueve son las tribulaciones y el dolor que han hecho presa en él desde la más tierna infancia. Si es verdad que Dios lo ha dotado de una contextura recia -mide más de 1’80 m.- y enérgica, también es cierto que no ha dejado nunca de someterlo al crisol de la purificación. La muerte de su madre cuando apenas contaba los diez años, le convirtió en un niño serio, triste y responsable. Los cuatro años de trabajo bracero en una cantera, calzado con zuecos y vestido con un mono impregnado del polvo que cubría las manchas de petróleo; los estudios clandestinos en un seminario con riesgo de muerte. El encuentro de su padre oficial del ejército austríaco- muerto en el suelo de su casa cuando Karol Vojtyla llegaba del trabajo y del estudio, le han hecho salir del caserón donde vivía para distanciarse del recuerdo que le consternaba el corazón, y las paredes de su hogar eran como sombras tenebrosas que no ha conseguido soportar, y así, se fue de su casa para alojarse en un sótano y continuar simultaneando el trabajo de peón en la fábrica y los estudios de teología. También fue motivo de desazón y tristeza la muerte de su único hermano -doctor en Medicina-. Y a pesar de todos los inconvenientes y la falta de tiempo que le propinaban los ajetreos de su vida, no titubeaba en detraerle tres horas al sueño de la noche y dedicarlas a la oración. También nos dice su biógrafo que lo encontraban 143

frecuentemente de rodillas en los recovecos de las naves de la cantera donde trabajaba, y que actualmente dedica ocho horas diarias a la plegaria, meditación y penitencia. Y ahora, después del atentado en la Plaza de San Pedro, la operación de un tumor en el colon y la rotura del fémur, nos dice que «el sufrimiento es un don de Dios». Este paradigmático pensamiento, lo ha experimentado muy bien el Santo Padre en su propia carne, y también se lo han confirmado las obras completas de San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Ávila, amén de los 1.002 santos que lleva beatificados y canonizados. Él sabe que el sufrimiento tiene un poder educativo y es el mejor detractor de la soberbia y el elemento más eficaz para alcanzar la humildad y la sabiduría mística. Este cúmulo de obstáculos y desgracias que cuenta en su vida (antes del papado), no le impidieron ser consagrado obispo a los 38 años, y dos décadas después, ascendió al Solio Pontificio como cabeza espiritual de casi mil millones de católicos. Al biógrafo le parece un estadista mundial de ingente envergadura e influencia. Piensa que es la figura más monumental y carismática que ha tenido la Iglesia en los últimos siglos. Y como bien ha dicho el presidente de Eslovenia Kucan-, después de darle la bienvenida: «Si los esfuerzos que Vuestra Santidad ha hecho por la paz fuesen escuchados por todos los gobernantes, este mundo sería mucho más justo».
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 29-Junio-1996

144

51.- MATARON A NUESTRO PERRO
No ignoro que sólo nos comprenderán un poco los que tienen perro, y se darán cuenta de la desazón y congoja que sentimos los que lo han perdido después de ocho años de convivencia cariñosa y continua. Rocky era un perro de pura raza chihuahua. Había crecido mucho por el esmero y atención con que mi esposa lo cuidaba. Pesaba algo más de dos kilos. Y como todos los de su clase era excepcionalmente cariñoso y sibarita. Sólo comía dos alitas de pollo y leche azucarada con pan remojado. Durante los ocho años que hemos convivido, Rocky fue testigo permanente de todas las horas que fui adicionando en los quehaceres de nuestra biblioteca. Con ojos muy grandes nos miraba de forma mortecina cuando vivazmente se sentía culpado. Cuando tocaba el timbre, llamaban al teléfono o lloraban nuestros nietos, su sensible audición y patente entendimiento, lo llevaban corriendo de un lado para otro gritando con ladridos en busca de auxilio para los reclamantes. Nuestra convecina, de armonía feliz con su esposo e hijos, nos decía que nadie la había querido tanto en su vida como el perro al que tuvo que aplicarle la eutanasia por enfermedad. Es posible que tenga razón. El perro es el amigo más fiel y solícito que tiene el hombre. Hace poco comentaba la prensa cómo un chucho llevaba acompañando a su amo en el sepulcro seis semanas, y aunque con muchas imprecisiones, recuerdo cuando por 145

televisión nos dieron la noticia del can que después de dejarlo abandonado en Bélgica los dueños y regresar a España, unos meses después se presentó en la casa donde sus amos habitaban. Es absurdo pensar que estos animales no superan al hombre en algunos sentidos: ¿Quién es la persona que puede encontrar a sus familiares en otra parte del mundo si le privan de todos los medios de comunicación?. Y, ¿cómo ha podido ese animal recorrer los bosques y prados, pistas y fronteras hasta llegar a la nación donde se encontraban y hallar la calle, el número y el piso. Aquí tenemos que prescindir del olfato que no pueden dejar los trenes, coches o aviones. ¿No sería laudable un estudio profundo de este misterio que nos presentan los perros?. Ahora me consuela pensar si la substancia espiritual que lleva el soplo de Dios al infundirles vida, ¿no puede hacerles inmortales en el paraíso?. Juan Pablo II así nos lo ha revelado de alguna manera. Y Jesucristo no nos ha dicho nada sobre los perros. No podía decirlo. Los perros no tienen pecado ni son receptivos de consejos. Viven para servir al hombre y reclaman el mismo cariño que nos transmiten. Se ha comprobado que entregan sus vidas en defensa del amo, y Rocky la entregó. Pues cuando un perro policía se acercaba a mis nietos, el chihuahua se metió por el medio para defenderles y fue víctima de la primer dentellada que le clavó en la yugular. Ahora se encuentra vacía nuestra casa. Ya nadie nos recibe con aquel clamor amoroso derrochando alegría e 146

intentando subirse a nuestros brazos. Ya nadie nos observa silenciosamente mientras rezamos el rosario. Ya nadie siente el ladrido de Rocky cuando terminamos la letanía. Ya nadie se sube a nuestra cama cuando raya el alba para lamernos la cara y despertarnos. Pidamos a Dios que no nos suceda algo peor, pero una parte de la alegría que nos prodigaba Rocky y la compañía que nos hacía día y noche, se ha ido dejándonos con lágrimas en los ojos.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 2-Julio-1996

147

52.- QUIEN MÁS DA MÁS TIENE
La caridad del Gobierno alemán y los católicos me hace recordar el título de una revista desaparecida hace muchos lustros: Matemáticas de Dios, quien más da más tiene.Yaunque en aquella fecha era un niño insipiente, ya sabía algo de la ciencia que trata de la cantidad, la que hizo que le preguntara a mi madre cómo podía ser eso. «En las cuentas que enseñan en los colegios -me dijoquien más da menos tiene, pero como Dios todo lo puede y le agrada mucho la caridad que hacemos con los pobres que tanto ama, quien más da a los niños hambrientos, mayor recompensa tiene en esta yen la otra vida. ¿No ves que nosotros damos limosnas a la Iglesia y nuestro patrimonio va creciendo?». Creo que algo parecido está sucediendo enAlemania. Pues el Estado alemán pasa a la Iglesia el 9 por ciento de las tasas sobre las rentas de los ciudadanos que se declaran católicos. La cantidad que recauda la Iglesia sobrepasa los 4.000 millones de dólares, es decir, 504.000 millones de pesetas. Este montante hace que la Iglesia germana sea la más rica del mundo, y todo revierte sobre una serie de obras escolares, sanitarias y, muy especialmente, caritativas, dentro y fuera del país. En consecuencia, Alemania se encuentra entre los países más ricos de Europa. Entretanto, el Gobierno cicatero de España, con el 0,5 por ciento que nos permite pasar a la Iglesia, es el tercero más pobre de la Unión Europea. Y aunque el señor Almunia nos haya dicho que la situación económica que heredó el PP es infinitamente mejor que la que el PSOE heredó de la UCD, hay pruebas fehacientes del dislate que ha pronunciado, y él lo sabe, pero calumnia que algo queda. 148

Cuando en 1982 ascendió al poder el Gobierno socialista, la deuda pública era de 6,18 billones de pesetas. Actualmente nos han dejado un débito de 50 billones, y la presión fiscal que soportamos los contribuyentes en relación con el PIB se disparó del 28 por ciento en 1982 al 36,2 por ciento en 1995. La pérdida de puestos de trabajo -si tenemos en cuenta las jubilaciones con 12 y 15 años de antelación- se aproxima a los dos millones. La Seguridad Social estaba llegando a la bancarrota. También las Administraciones Públicas, desdeAyuntamientos al propio Estado, sin olvidar el endeudamiento gigante de las Comunidades Autónomas, de tal manera que si esto continuara pronto llegaríamos a no poder pagar ni tan sólo los diez mil millones diarios de intereses. La inseguridad de los ciudadanos, la droga, el crimen en las calles y plazas, el aborto libre que pretendían, las decenas de miles de jóvenes que viven a la desventura después de desgraciar sus hogares, y las decenas de miles de matrimonios separados con sus hijos llorando el fruto de la permisividad de las leyes y la propaganda televisiva. La ínfima corrupción que todos conocemos y la descomunal que ignoramos; todo en suma, es la herencia que recibió el Partido Popular, gracias a don Felipe González y a sus ministros y repúblicos nombrados a dedo. Y esto es así porque quien menos da menos tiene, y como a Dios sólo le han dado disgustos, eso es lo que nos propina a todos. Y sólo Él sabe lo que nos tiene guardado para la vida eterna.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 4-Julio-1996

149

53.- AZNAR, AZNAR
Conforme a los conocimientos que nos ha dejado el doctor Vander, me pareces un hombre equilibrado, armónico y flemático. Alguien con mucha seguridad en sí mismo. En consecuencia, disfrutas de un poder personal considerable. Y todos aplaudimos el éxito que has tenido entre los Quince para combatir el terrorismo, y teniendo en cuenta el egoísmo connatural del hombre, nos parece que las privatizaciones son muy buenas para que cada palo aguante su vela y para que «tu hacienda, tu amo te vea». Pero somos trece millones de católicos en España los que frecuentamos la Iglesia (dejamos de lado ese 92 por ciento que se declaran creyentes), y éstos se sienten defraudados al ver que se vulneran los acuerdos que son fundamentales para el hombre. Tú sabes que el Estado español y la Iglesia han establecido que la Religión deberá ser considerada como asignatura académica, con la puntuación correspondiente, y abundando más en el tema, ¿cómo se pueden desoír las cuatro sentencias del Tribunal Supremo emitidas en contra de lo que ha hecho el PSOE y lo que tú estás a punto de hacer ahora?. Aznar, Aznar, desde el punto de vista erudito, nadie debe ignorar que la cultura se queda con respiración asistida si le falta el conocimiento de la Historia sagrada. Ninguna otra asignatura la puede sustituir. La verdadera ética y la moral más profunda y sublime, han sido creadas por el mismo que ha redactado los Sagrados Textos, y nunca jamás tendremos esa España que todos queremos si desoimos las leyes de Dios. Piensa que tuviésemos un millón de españoles como San Francisco Javier. Y, ¿qué tenía ese pobre hombre 150

que no le haya sido dado a través de los Evangelios y del contacto directo con su Autor?. Aznar, Aznar, piensa más en ejercer el poder como Dios manda que en el tiempo que pueda durar tu mandato. Eres muy joven y no has tomado suficiente conciencia de que un día -no tan lejano- serás un hombre decrépito e inútil; es decir, como tantos miles que se encuentran en los hospitales con bolsas de oxígeno y entubados por todas partes, entonces verás que de nada sirven los monumentos, las calles que lleven tu nombre, las proezas y hazañas que puedan atribuirte los historiadores que piensen como tu reflexionas ahora. Cuando eso te llegue, podrás ver que sólo sirve lo que se ha hecho conforme al querer del Señor y dueño de tu vida y tu salud, y entonces, puede ser tarde, Aznar. Pues «¿de qué te sirve ganar todo el mundo si pierdes tu alma?». Aznar, Aznar, abre bien los ojos. La vida pasa. Jesús sigue con nosotros. Mil millones -sólo en la religión católica- lo siguen adorando. ¡¿Cómo se puede menospreciar sus enseñanzas y su historia?!. «¡Oh!, hombres tardos de corazón para creer lo que vaticinaron los profetas». «¡Oh! hombres de poca fe». ¡Cómo os engaña la vida!. Y cuánto daño hacéis a la Humanidad. Terminaré con una frase de San Pablo: «Todo lo tengo por estiércol comparado con Cristo» (Filipenses 3, 8).
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 7-Julio-1996

151

54.- ¿CREE EN LOS MILAGROS?
Se dice que el milagro es un acto del poder divino, superior al orden natural y a las fuerzas humanas. Consecuentemente, es un prodigio que sólo Dios puede realizar. Algunas veces los ha hecho directamente,sin intermediarios, como nos muestra la historia de San Pablo y tantas otras. Pero los milagros más conocidos y numerosos, les fueron concedidos a los santos intercesores. El Señor insiste en que le pidamos. Quiere que tengamos confianza en Él, ycuando nos conviene, y el pedido es justo, nos demuestra que podemos tenerla. Sólo a su Santa Madre le concedió un milagro en contra de su voluntad e indebido. En contra de su voluntad porque no había llegado su hora y nada les iba con el problema de los anfitriones, e indebido porque ya bebieran el vino suficiente. Siendo así, ¿por qué lo hizo?. Pienso que a una madre sólo se le puede negar un pedido pecaminoso, y el Hijo de María y de Dios la respetaba y quería más que nosotros a la nuestra. Y esta obediencia que todos debemos a nuestras madres, quiere Jesús dejarla patente, y quiere, al mismo tiempo, darnos a conocer que María tiene un influjo intercesor con fuerza suficiente para concedernos lo que su Hijo no nos otorgaría sin la influencia de su Madre. He ahí la confianza y devoción que le prodigan los fieles marianos. Aflora en mi mente este preámbulo, después de leer una síntesis biográfica de la religiosa fundadora de las Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor, María Ana Magas y Fontcuberta, fallecida en 1866, y natural de Corró de Vall (Barcelona). Ahora la Santa Sede reconoce como milagro una curación prodigiosa por intercesión de la 152

madre María Ana Magas. La sierva de Dios que será beatificada el próximo 6 de octubre. El milagro: Isabel Cortijos, en 1953, dio a luz su tercer hijo después de practicarle la cesárea. Extraído el niño, la madre presentaba un cuadro con peritonitis aguda, tromboflebitis abdominal, parálisis intestinal, tuberculosis renal al único riñón que le quedaba y absoluta supresión de la secreción urinaria (anuria). Los médicos, más que convencidos de la muerte inmediata de la paciente, la enviaron a la pobre casa donde vivía. Pero las religiosas de la citada Orden la siguieron para rezar por la salvación de su alma. Entretanto, una de las monjas, Concepción Aguirre, colocó bajo la espalda de la agonizante, una reliquia de la Madre María Ana. Poco después Isabel estaba totalmente recuperada. La llevaron nuevamente al hospital, y los médicos comprobaron que todas sus dolencias habían desaparecido súbitamente. Y aunque no todos eran católicos, cumplieron con la obligación de certificar que la ciencia médica era totalmente incapaz de curar sus dolencias. Ahora, 43 años después, vemos a Isabel Cortijo sonriendo y esperando que llegue el 6 de octubre para asistir a la beatificación de la madre María Ana Mogas y besarle la mano a Juan Pablo II. Alguien puede creer que millones de sucesos como este son cuentos inventados por los médicos y reconocidos por la Santa Sede. A mí me parece que no. Creo en los milagros que tan prudentemente reconoce la Iglesia. Pero no soy milagrero.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 13-Julio-1996

153

55.- VISITA A LA TRAPA
Hace veinte años leí por primera vez la autobiografía de Fray María Rafael. El joven distinguido y elegante que pasó su infancia y juventud en Oviedo. Sus obras completas lo caracterizan como el mayor místico del siglo XX. Este es dictamen de los comentaristas expertos. Ahora tiene una capilla conmemorativa, (abierta al público todos los días), incrustada en la monumental fachada de la Abadía Cisterciense de San Isidro de Dueñas, en Palencia. En el templete se cobijan los restos mortales del joven erudito que Juan Pablo II elevó a los altares recientemente. Nosotros visitamos la Trapa para ver al hermano del santo, padre Fernando Arnáiz Barón, quien después de celebrarnos una misa en la capilla que tiene a su disposición, nos mandó pasar al comedor de los peregrinos; seguidamente alm orzamos con l a m ayor s obriedad y pul crit ud, sirviéndonos la comida un trapense con hábito riguroso, y al pedirle la cuenta nos dijo: “La voluntad”. Instantes después nos pasaron a una sala rústica con ese tufillo agradable que van acumulando los siglos donde habitan los hombres de vida santimonia, y en esa tarbea lo mismo se sienten relajados los mendigos que las familias nobles. Es el clasicismo que conduce a un recuerdo lejano que viene a nosotros sin saber de dónde. Allí nos esperaba el padre Fernando, sonriendo, vestido de blanco, la cabeza afeitada, 84 años y un bastón. Dialogamos algunas horas sobre la posible canonización de su hermano y los milagros que se le atribuyen en España y en México, pues su autobiografía ha sido traducida a once idiomas. 154

También nos habló cuando actuaba como capitán en la guerra civil española, cuando cursaba sus estudios de ingeniero en la Universidad de Lovaina, y cuando su santo hermano le dijo: «Fernando, busca a Dios, deja el mundo, la juventud y los títulos (eran sobrinos de la duquesa de Maqueda que murió en olor de santidad en el convento de las Carmelitas de Ávila, de la cual conservo más de 50 cartas), entra en la Cartuja o en la Trapa, y encontrarás la paz que desea tu espíritu y la alegría de servir a Dios y al prójimo por Él, y después, tendrás un tesoro en el cielo». Y, ¿cómo sirven a Dios y al prójimo?. Pues tienen doscientas hectáreas de tierra y prado, trescientas vacas lecheras. Cultivan la tierra los 70 trapenses, producen 3.500 litros diarios de leche, consumen lo imprescindible, y todo lo que excede, lo entregan para los asilos y obras de caridad. Es el comunismo liderado por Dios, es decir, el reverso de Marx y Engels. Es el comunismo que yo desearía para todos los hombres, pero hay que empezar por hacer cinco horas diarias de oración, confesarse todas las semanas, comulgar cada día que amanece, practicar la obediencia en nombre de Dios y desterrar el egoísmo y la tiranía, como hacen los trapenses. El padre Fernando es el hombre más optimista que yo he conocido; ni las quince operaciones que ha sufrido, ni el parche de cincuenta milímetros que lleva para proteger el corazón, ni la soledad de la celda donde vive aislado de la comunidad por la precariedad de su salud, han conseguido minorar la ironía noble y graciosa que derrochaba cuando le conocimos, hace 22 años, cuando llevaba 30 de religioso. 155

Y al preguntarle por la edad que tiene, con sonrisa irónica y mucha alegría nos dijo: «En agosto hace 85 años que me engendraron, y aunque la vida de los «nascituros» no cuenta para los progresistas, yo soy conservador y realista, y sumo esos nueve meses a la juventud que poseo». Luego, al despedirnos le pedimos que nos bendijera el coche. «No hay inconveniente -nos dijo-. Lo que no puedo garantizarles es que mi bendición termine con cinco o diez kilómetros».
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 14-Julio-1996

156

56.- EL GRAN RABINO Y EL PAPA
Cuando le dijeron al Santo Padre que el atentado sufrido en la Plaza de San Pedro -13 de mayo- había coincidido con el día y la hora en que la Virgen de Fátima se presentó a los tres pastores, Juan Pablo II se reservó la respuesta hasta el año siguiente -13 de mayo-, cuando frente a una multitud calculada en más de un millón de personas en torno al santuario de Fátima-, nos dijo que el atentado perpetrado hacia su persona no había sido una mera coincidencia. Pues él lo consideró como una llamada de lo alto para incitarle a hacer la consagración de Rusia, como la Virgen se lo había pedido a sor Lucía repetidas veces, y el Papa agradeció a la Virgen el atentado e hizo la consagración; muy poco después terminaba la dictadura comunista y se abría paso a la libertad de religión. Ahora me gustaría preguntarle al Sumo Pontífice si lo que sigue es mera coincidencia o también ha bajado de lo alto: con motivo de la visita del Gran Rabino Azkenaki de Israel a Juan Pablo II, el jefe de la religión judía y el Santo Padre, han desvelado un episodio que también parece venir de lo alto. Y es que durante la segunda guerra mundial, un matrimonio judío -entre tantos otros- fue deportado a un campo de concentración. El joven matrimonio, intentando salvar la vida de su unigénito, lo confiaron a una familia católica de Cracovia, y cuando los tutores del niño se enteraron de que los padres del vástago habían muerto en 157

el campo de concentración de Auschwitz, decidieron adoptarlo. Seguidamente se presentaron al párroco para bautizarlo. El joven sacerdote, y ferviente católico, bien instruido en sus obligaciones, se extrañó de que llegado a los ocho años no hubiera recibido el sacramento del bautismo. Sus padres adoptivos le expusieron la situación del niño diciéndole que era de familia judía. Entonces preguntó el sacerdote si conocían la última voluntad de sus padres: «Sí, sus padres nos dijeron que si no volvían le hiciésemos saber al hijo que era judío y que hiciese todo lo posible para ir a Israel». «Siendo así -concluyó el párroco- no puedo bautizar al niño. Debemos respetar la voluntad de sus padres». (Conviene recordar que la diferencia fundamental entre sacerdotes católicos y el judaísmo se centra en que los católicos tenemos una Iglesia jerárquica, y en la sinagoga, por el contrario, no hay jerarquía ni sacramento; en el judaísmo actual las nociones de iglesia y de sacerdocio les son totalmente indiferentes). Ahora vuelve la gran coincidencia o premonición que puede venir de lo alto intentando mejorar las relaciones entre católicos y judíos: el gran Rabino Azkenaki terminó diciendo en la entrevista con el Papa: «Ese niño que respetuosamente no quisieron bautizar, soy yo, y el joven sacerdote se llamaba Karol Wojtyla».
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 16-Julio-1996

158

57.- EXPERIENCIA Y EXPERIMENTO
La técnica ha hecho que la ciencia descubra lo que nadie podía imaginar hace medio siglo; especialmente en la Medicina y las comodidades. El esfuerzo constante del hombre en las fábricas, en las oficinas, y en las faenas del campo y en todo lo concerniente al trabajo bracero y manual, era realmente exhaustivo. Nadie ignora el rendimiento que nos aportan los ordenadores; todos conocemos las facilidades que nos presta la técnica para servirnos en bandeja inmediatamente lo que antes nos costaba semanas o meses de agotamiento físico e intelectual. Y es que en la ciencia y en la técnica se avanza vertiginosamente. Se adelanta porque en los estudios superiores partimos desde el descubrimiento que han hecho los hombres de ciencia con reconocido saber humano. El primer trasplante de corazón que realizó el cirujano sudafricano, doctor Barnard, en la ciudad de El Cabo, hace treinta años aproximadamente, fue una de las noticias más estrepitosas de los últimos tiempos. Ahora, los trasplantes de vísceras no sorprenden a nadie. Y es, repito, que los estudios científicos, comienzan donde han puesto fin los sabios desaparecidos. Inversamente, no hemos dado un paso adelante en lo que se refiere a la escuela de la vida, es decir, a la experiencia que tienen los abuelos en el comportamiento humano: esa forma de esquivar la imprudencia y los vicios. Esa manera de saber perder un poco para ganar lo más importante. Esa sabiduría que nos enseñan los fracasos para ser cada día más sensatos. Ese tacto que sólo se consigue después de perderlo tantas veces y sufrir las consecuencias que conlleva. 159

Qué pena que nuestros hijos, y tantos jóvenes, no cogieran el mismo tren que nosotros dejamos después de haber sufrido los errores cometidos. Pero no es así. La infancia y la juventud comienzan siempre en el primer peldaño de la vida, yvan escalando uno a uno con los mismos tropiezos que cometieron sus progenitores. Y así, cuando llegan a la meseta vejestoria se dan cuenta de los consejos que les dimos, y entonces es cuando se dicen: «¡Qué razón tenían mis padres!». Pienso que si el avance en la práctica de la vida se fuera sucediendo de generación en generación -como la ciencia-, ya tendríamos la felicidad al alcance de la mano. Pero, desgraciadamente, en este campo, ya no sé si estamos peor que en los tiempos primitivos. Y sólo un remedio sería capaz de solucionar el mayor problema de la Humanidad, es decir, el sufrimiento y la congoja. Y aunque no todos lo comprendan, el mejor lenitivo y la mayor comprensión para evitar los caminos enrevesados y tortuosos que tantas veces nos hacen caer de bruces, es una buena formación religiosa desde la infancia. Pues el conocimiento del Evangelio con un poco de credibilidad, nos haría entrar en la madurez de los hombres añosos antes de llegar a la pubertad. Teniendo en cuenta que este experimento nos enseñaría un futuro honorable y pacífico, mientras que la experiencia de los años sólo nos enseña el pasado y un futuro efímero y decadente. «Si el joven supiera y el viejo pudiera...».
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 19-Julio-1966

160

58.- EXCESO DE POLÍTICA
Cuando las elecciones se aproximan, existe un interés popular en conocer el resultado que pueda salir de las urnas. Y esto queda demostrado con un 70 por ciento de participación en los sufragios. Pero una vez que el nuevo Gobierno se emplaza en el poder, no solamente ese 30 por ciento restante que no ha mostrado interés ninguno les abruma la política en la TV y en los rotativos, sino que a éstos se suman la mayoría de los que han votado. Pues son muchos los problemas personales que cada uno tiene y, exceptuando a los que directamente les beneficia el Gobierno, lo que desean la mayoría de los ciudadanos, es que alguien les aliente en lo que diariamente les corroe y les hace pasar de política: El marido que ha pasado el día trabajando en el hondón de la mina embadurnado y transido, y al llegar a casa se encuentra con una esposa de carácter nervioso que diariamente le impide el descanso y la paz. Los padres que viven en tensión constante esperando la llegada del hijo sin saber si ha vuelto a reincidir en la misma culpa que otrora le llevó a la prisión. La esposa que diariamente espera a su marido para compartir sus problemas, y éste lo pasa felizmente gastando en el bar lo que a la esposa tanta falta le hace para sustentar la familia. Los hijos que no quieren estudiar y engañan a sus padres con las asignaturas que tienen pendientes, y se niegan a trabajar para seguir alternando día y noche con otros compinches adinerados. La madre viuda que tiene que menguar la pensión para darle a su hijo ese mínimo de droga 161

imprescindible que exige el drogadicto, so pena de verle robar y encarcelado. El marido que llora al saber que su esposa le viene traicionando con otro, mientras él se consume en el trabajo para obtener el fruto que le exigen la esposa y los hijos. La madre que decide abortar contrariando al marido e intimidándole con el divorcio si no acepta la muerte del hijo incipiente; y un sinnúmero de problemas que existen en millones de hogares; todo en suma, no lo resuelven los comentarios políticos que diariamente nos abruman por todos los medios de difusión. Por eso, es necesario que los psicólogos, los psiquiatras y los intelectuales con buena moral y experimentados en los altibajos de la vida, nos escriban columnas de aliento para mitigar tanto sufrimiento como hay en el mundo. Y es necesario, también, que los periódicos y revistas les concedan un espacio arrogante para tratar de lo que más le interesa a la gente sencilla y humilde. Felizmente, el que esto subscribe, no ha sufrido las desdichas expuestas, pero tampoco le faltaron las adversidades desde la más tierna infancia hasta el día de hoy, y el consuelo y amparo en las desventuras -incluida la muerte de un hijo queridísimo y bueno-, siempre lo encontramos en la práctica religiosa, en María y en Dios, pensando y creyendo que todo lo quieren o permiten para un bien muy superior al que nosotros deseamos. Y ahora resulta que el Señor y dador de vida que nos manda ir a Él para consolarnos, está siendo marginado por casi todos los medios de difusión, y así nos luce el pelo.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 23-Julio-1996

162

59.- EL MEJOR CANDIDATO AL NOBEL DE LA PAZ
Pienso que si Alfred Nobel viviera, Juan Pablo II ya sería el Premio Nobel de la Paz, porque Alfred fue el fundador de los premios Nobel, y fue también uno de los hombres más emprendedores de los últimos tiempos. El químico sueco fundó fábricas con las más importantes manufacturaciones de todo el continente, y dejó una fortuna de 30 millones de coronas para que, con sus intereses, fuesen galardonados los cinco Nobel que actualmente todos conocemos. El de Literatura -conforme al testamento de Nobel-, le sería concedido al que escribiese la obra literaria de miras más ideales; es decir, prototipo, modelo ejemplar de perfección, esto es, respetando a Dios y sin tacos. Y el Premio Nobel de la Paz le correspondería al que trabajase con más eficacia en la obra de la paz entre las naciones. Pero como esta decisión depende de cinco individuos del Parlamento, y éste se encuentra bien politizado, es posible que a Juan Pablo II no le sea otorgado, a pesar del colosal esfuerzo que viene realizando -con riesgo de muerte- por la concordia ypacifismo de todas las naciones. Es verdad que alguien lo reconoce, pues, la prestigiosa revista «Time», le nombró «hombre del año»en el 95. Es de tener en cuenta que el Papa ya lleva recorridos 117 países en 66 viajes; pasó 480 días viajando en los cinco continentes. Pronunció 2.114 discursos y homilías. Fue recorriendo toda la nación italiana en 118 viajes, y los cientos de millones de pesetas que le fueron retribuidos por la publicación de su libro, los fue distribuyendo entre los más pobres.

163

A los cuatro millones de jóvenes que le recibieron en Filipinas, les dejó muy claro cómo es posible construir un mundo mejor. Se reunió con leprosos sin miedo a contagiarse; en el Brasil se acercó a las favelas donde viven los más menesterosos y marginados; lucha por los derechos de la mujer y de los niños; defiende la vida de todo ser humano y condena sin paliativos el aborto y la eutanasia, el capitalismo y la tiranía. Se esfuerza como nadie para conseguir la paz en los distintos escenarios bélicos; consigue la libertad de muchos países. Y a pesar de su avanzada edad, no ceja en continuar proyectando viajes en pro de los derechos humanos; es víctima de un atentado y perdona y consuela al agresor; con su ejemplo en obras y palabras, consigue aumentar el número de católicos en unos cien millones. Es de reconocer que nunca hemos tenido un predicador tan infatigable como el Papa actual. Nadie ha sembrado con más abundancia que J uan Pablo II. Confiemos en que el fruto de la semilla que cae en tierra buena será cada día más provechosa para la Humanidad. Sin embargo, lo más importante del Papa, no es lo que dejamos expuesto, es, sí, el considerar que se trata de un hombre de Dios. Un hombre de oración y penitencia, y aquí está el secreto del éxito espiritual que disfruta. Por todo lo dicho y lo expuesto en las 600 páginas de su biografía, creo que si este hombre no es acreedor al Premio Nobel de la Paz, es mejor que el Parlamento lo deje desierto para no caer en la injusticia.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 23-Julio-1996

164

60.- SÓLO HAY UN MAESTRO Y SEÑOR
«Me llamáis Maestro y Señor, y decís bien, porque lo soy». «El Señor, nuestro Dios, es el único Señor». Esto dice Jesús. Ahora, con más de 60 años de vida, y la experiencia que me fue dispensada con la profesión de agente de la Propiedad en el Tercer Mundo, comerciando con indios analfabetos y honrados; con mulatos cafres, y nobles; con negros sanguinarios, y prudentes; con terratenientes avaros, y honrados; con acaudalados avasalladores, y solidarios; con japoneses mesurados, y ladrones; con políticos corruptos, y honorables; con religiosos hipócritas, y santos; he comprendido mejor que sólo existe un Maestro y Señor: Jesús. Maestro porque su pedagogía es indefinible e infinita. Y, ¿cómo es posible que la estolidez de algunos gobernantes les lleve hasta impedir que Jesús nos enseñe?. Si es su sabiduría la que abarca y resuelve todos los problemas que acechan al hombre, porque todo procede -exceptuando la muerte- de nuestras imperfecciones y pecados. Y siendo el conjunto de toda la Humanidad el Cuerpo Místico de Cristo, es claro que los hombres de perfección y santidad, tienen que sufrir las barbaries que otros miembros cometen, y así, se hacen corredentores con Él, porque la verdadera justicia sólo la encontraremos en la vida transcendente. Y es Jesús el único Señor porque, como bien lo ha dicho Dios a Moisés: «Dile a los hijos de Israel que yo soy el que soy» (Éxodo 3, 13 y 14). Es decir, que Dios no es copia o imitación de nadie. Y nadie sería poco si supiera ser el que es, sin artificio o ficción. Recuerdo haber leído en la Autobiografía de Santa Margarita María de Alacoque lo que le dijo Jesús: 165

«Yo soy el que soy, tú eres la que no eres; si aprendes bien esta frase serás dichosa». Queremos ignorar que somos algo así como la sombra de Dios. Adumbración creada a su imagen y semejanza para seguir su ejemplo con obras, pensamientos y palabras. Pero el hombre sigue siguiendo a los ídolos. Sigue copiando sus costumbres y modas indecorosas. Sigue el hedonismo que nos transmiten por TV. Sigue entusiasmado con los programas políticos de los países que propugnan el aborto, el divorcio y la eutanasia. No quiere ser el que es. Quiere ser como los demás. Son sus ídolos y nosotros vamos detrás. Por eso Juan Pablo II -el hombre que toma como modelos a Jesús y a su Santa Madre- se acerca mucho a ser el que es, pese a que más del 80 por ciento de la Humanidad -y no pocos de la misma Iglesia que él representa y gobierna- lo rechazan y vilipendian. Pero él sabe que está en posesión de la verdad que Cristo le transmite, que no es la suya, y no retrocederá ni un milímetro aunque la vida le cueste. Y en este ambiente familiar con ese Cristo a quien representa, en la primera visita que hizo a España nos dijo al despedirnos en el aeropuerto: «¡España, sé tu misma!». Pero en España -algunos españoles- envidiaban la inmundicia de los países europeos, y como el pueblo llano y sencillo no comprendimos al Santo Padre e ignorábamos la contaminación que nos esperaba, los ídolos materiales hicieron que ahora a España no la conozca ni la buena madre que la parió.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 24-Julio-1996

166

61.- JULIO IGLESIAS
Como el Evangelio es paradójico, nadie tiene la facultad de saber los hombres que se condenan, y cada católico escoge las hojas o capítulos que mejor se ajustan a sus virtudes y menos le reprochan sus pecados. Julio Iglesias también cumple uno de los apartados más exigentes de Jesús: «Venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre y me disteis de comer» (Mt 25, 34-35). Pues el cantante español ha confesado públicamente que es «padre» de cuatro mil niños que tiene apadrinados, y si le cuestan tanto como los poquitos que tenemos nosotros, son cinco mil pesetas al mes por cada uno, es decir, veinte millones de pesetas cada treinta días les pagará el actor. Esta acción humanitaria del artista es laudable, pero queda muy debilitada sabiendo lo mucho que habían echado los ricos en el gazofilacio, y conociendo el veredicto de Jesús. Pues Él sólo ponderó las dos monedas que entregó una pobre viuda, sabiendo que le hacían falta para comer. Tal vez por eso el Concilio Vaticano II nos dice que no solamente debemos contribuir con lo que nos sobra, sino también con lo que nos hace falta para nosotros. La verdad es que ni un vaso de agua fresca que demos en nombre de Jesús se quedará sin recompensa. Lo dice Él. Y pidiendo comprensión al lector por lo que esto pueda tener de vanidad, me permito decirle que cuando recibo cartas y fotografías de los niños que tenemos apadrinados, l l en a s d e ca r i ño o fr e c i é n d on o s s u s o r a ci o n es e implorándonos que no les abandonemos, se enternece 167

cualquier hombre con corazón de carne. Permitidme que copie literalmente la última carta que recibí de un niño que vive en los Andes del Perú: «Queridos padrinos: Rezo por vosotros todos los días. Les agradezco mucho el poder comer y estudiar el 2º grado de primaria. No me abandonéis. Quiero ser mecánico, y las misioneras de Lumen Dei me dicen que si continuáis pagando las cinco mil pesetas mensuales, continuaré estudiando hasta terminar la EGB y me darán un oficio. No tengo padres, los dos murieron de hambre y tuberculosos, etc.» Visto lo que antecede, ya podemos imaginar las cartas que recibirá Julio Iglesias si los niños son tan bien atendidos como lo hace Lumen Dei, pero también se ha dicho que más de cuatrocientas chicas le han calentado la cama, y entre la magnífica obra caritativa que está realizando con lo que le sobra y el sinnúmero de pecados graves, sólo Dios tiene facultades para dar su veredicto cuando le llegue el juicio final. Pues contravenir el sexto mandamiento una vida entera sin un acto de contrición, me parece un poco arriesgado, y mejor será un sacrificio benemérito y temporal, que sentarse en el banquillo del tribunal de Dios, y escuchar su sentencia. Pido perdón a los que no creen en Dios y niegan sus preceptos. Yo también fui ateo y les comprendo.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 2-Agosto-1996

168

62.- VISITA AL SANTUARIO DE FÁTIMA
Cuando un personaje conocido en el mundo visita oficialmente un país extranjero, y es excelso protagonista de galardones beneméritos, su presencia puede ser acogida apoteósicamente, y en casos extremos se le conmemora con un monumento como el que tiene Pablo VI en la plaza del santuario de Fátima, pero la estatua se queda en el olvido, y el personaje no consigue memorar su historia si no es en las páginas silenciosas de las bibliotecas. Inversamente, cuando una mujer humilde y pueblerina -como María- se aparece a tres pastores infantiles y analfabetos, en busca de la paz y la salvación de las almas, sus palabras se estudian siempre en los cinco continentes, y su imagen se reproduce en el mundo entero perpetuamente, y con más arraigo y veneración cuanto más se distancia el suceso de los siglos que pasan. Esto viene al unísono con los informes que nos han dado en la sala de Prensa del santuario y lo que nosotros hemos visto y vivido: más de cinco millones de peregrinos visitan al año actualmente la capilla de las apariciones y la basílica que ha sido construida en honor a la Señora que subió a los cielos hace dos mil años. Peregrinaciones de todos los países del mundo pasan por Fátima implorándole a la Madre de Dios la solución de sus tribulaciones, y los milagros espirituales casi siempre se quedan en el sigilo de los confesonarios. Sólo resplandecen las curaciones milagrosas que la Curia Romana reconoce. Las procesiones que diariamente tienen lugar a las 21’30 horas de la noche, con más de trescientas mil velas 169

encendidas siguiendo la imagen de María que llevan los romeros, contorneando la plaza que supera en extensión a la de San Pedro de Roma, y entonando el Ave... Ave... AveMaría, pienso que le ponen la carne de gallina a los más ateos que pudieran presenciar el espectáculo. Y estas lucecitas que todas proceden del cirio, obedecen al mandato de Dios en la Biblia para alumbrarle a Él en el templo de forma perpetua, porque la luz nos hace falta a todos para ver y conocer nuestra misión en la vida terrena, salvar nuestras almas y vivir en paz. Y como donde Dios entra, Dios aumenta, Fátima es u n a c i ud a d r i c a e n b i e ne s m a t e ri a l es y b e n di t a espiritualmente. Es muy difícil encontrar un peregrino en Fátima sin llevar un rosario pendiente de los dedos y una vela en la mano para ofrecérsela a María. Acerca de los bienes materiales, es fácil imaginar las divisas que aportan los cinco millones de peregrinos todos los años. Cientos de bazares y hoteles consiguen el bienestar económico que Dios siempre concede a los que respetan sus leyes y lo aman. Pues cuando un grupo de negociantes desaprensivos abrió una discoteca en Fátima, la ciudad entera se levantó en protesta y rápidamente tuvieron que cerrar. Ahora, ese local, está repleto de imágenes de la Virgen y toda clase de utensilios relacionados con el lugar sagrado de la ciudad. En la enfermería hay colas esperando para ser desinfectadas las heridas de las penitencias que hacen al pasar la plaza de rodillas con niños en los brazos. La Virgen nos exhortó a todos el sacrificio de la penitencia y el rezo del santo rosario, y los peregrinos cumplen su misión. 170

Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 3-Agosto-1996

171

63.- MÁS SOBRE FÁTIMA
Pienso que la Virgen huye de las poblaciones. Tal vez porque las grandes urbes son más propicias al ateísmo y al pecado, mientras las gentes pueblerinas son más dispuestas al trabajo y al pundonor. Así vemos que el ángel se presentó a María en la pequeña aldea de Nazaret, y la Vidente, más candorosa y humilde que todos sus colegas, también vivía en una aldehuela como Bernardette (Lourdes), como Lucía de Fátima y sus primos, y como el indio, Juan Diego, en el Cerro del Tepayac (México). Y si la Virgen ha elegido uno de los lugares más pintorescos y paradisíacos de España, en Covadonga, no menos ha sido el escogido en Valinhos por el Ángel para visitar a los tres pastorcitos, pues los periodistas ingleses han considerado el lugar como un rincón del paraíso. Allí se puede ver la estatua del ángel con el cáliz en una mano y la hostia en la otra, y frente a él, postrados de rodillas, tallados en granito y a tamaño natural, se encuentran Jacinta, Francisco y Lucía, dispuestos a recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesús, de manos del ángel. Y después de darle a Lucía la comunión y a Jacinta y a Francisco el vino del cáliz, les pidió que rezaran con él la oración que sigue: «Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu S an t o, os ador o pr ofu n dam en t e y os ofr ez co el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es 172

ofendido. Y por los méritos infinitos de Su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María os pido la conversión de los pobres pecadores». Pienso que los que dudan de todo esto, podrían preguntarse si tres niños infantiles y analfabetos, serían capaces de componer o redactar la oración más ortodoxa que tiene la Iglesia, exceptuando el Padrenuestro, conforme al estudio que han hecho los teólogos y el veredicto emitido por el entonces obispo de Leiría, Monseñor Correia da Silva. Pero hay más: ¿cómo han podido esos niños memorar esa oración si prescindimos del poder sobrenatural?. En otra de las apariciones del ángel (fueron tres), nos dice Lucía: “Al llegar el ángel junto a nosotros nos dijo: - No temáis. Soy el Ángel de la Paz. ¡Orad conmigo!. Y arrodillado en tierra inclinó la frente hasta el suelo. Le imitamos llevados por un movimiento sobrenatural y repetimos las palabras que le oímos decir: - «Dios mío, yo creo, adoro, espero y os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman». Después de repetir esto tres veces se levantó y dijo:

173

- «Orad así. Los corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas». Y desapareció.” Siento que alguien pueda tener aversión a todo ésto, pues ciertamente Dios es el campeón de la libertad, y a todos nos ha concedido ese privilegio en la tierra para discrepar libremente. Pero nosotros -los 23 millones de socios que formamos el Ejército Azul de Nuestra Señora de Fátima en todo el mundo- recitamos estas oraciones todos los días, y no solamente porque el ángel de parte de Dios nos lo haya pedido, sino porque tenemos el beneplácito o asentimiento de la Santa Sede. Y Lucía -con quien asistimos a misa en el convento de Coimbra-, lleva más de 50 años entre rejas rezando las oraciones que le mandó el ángel y haciendo las penitencias que le sugirió la Virgen. ¡Cómo será posible no creer conociendo esta historia!.
Publicado en “LA VOZ DE AVILÉS” 11-Agosto-1996

174

64.- UN GITANO SANTO
Mis padres y abuelos siempre agasajaban a los gitanos cuando llegaban a la casa de campo donde nacimos doce hermanos. Los bohemios toqueteaban la puerta del caserón envueltos en la nieve y el frío con los pies en porreta pisando sobre el hielo. Seguidamente les sentaban en los taburetes contorneando la hoguera y comiendo las castañas calientes que les daba mi madre. Después de recuperar el tiento, les obsequiaban con algunas patatas y mazorcas. También les regalaban almadreñas viejas forradas con hierba, pero los cíngaros las abandonaban tan pronto como los perdíamos de vista y continuaban con los pies descalzos sobre la nieve. Entretanto, mis padres y abuelos contaban las gallinas y no las dejaban salir hasta que los nómadas se iban a otro pueblo. Todo lo que se dice de los gitanos es muy extenso: se supone que proceden de Egipto. Pero son diversas y contradictorias las opiniones sustentadas de este pueblo errante. En árabe se les distingue con el nombre de «caramis», esto es, ladrones. También se dice en Egipto que por no haber hospedado a la Virgen y Madre de Dios cuando iba peregrinando, les cayó la maldición de que ellos y sus descendientes anduvieran peregrinando por todo el mundo sin que jamás hallaran asiento ni tuvieran habitación permanente.

175

Pienso que los gitanos -visto lo que antecede en lo político y lo social- son tan ladrones y honrados como los payos, y lo que más desean es salir de la marginación en que los tienen sumergidos las naciones. Los bohemios desean tener un empleo y adentrarse en la sociedad que los detesta. Tratando de lo más importante, nos encontramos con que el primer beato de raza gitana será un español: Ceferino Giménez Malla. Un clásico analfabeto que nunca supo leer ni escribir. Pero su prodigiosa inteligencia le hizo famoso como tratante de ganado y con fama de santo. Siempre entregado a la oración, se hizo miembro de diversas asociaciones católicas: Adoración Nocturna, Conferencia de San Vicente de Paúl y Terciarios Franciscanos. Ceferino compartía sus ganancias con los más pobres, y siempre con el rosario en la mano, le consideraban el verdadero apóstol de los niños. Este prestigio de santidad que le propinaban los vecinos de Barbastro (Huesca), incitó a los milicianos a detenerle, pero al encontrarse con un sacerdote en el camino y ver que también le hacían prisionero, exclamó: «Válgame la Virgen, tantos hombres contra uno y además inocente». Los milicianos se arrojaron contra él y le registraron, y como su única arma de defensa era el rosario que llevaba en el bolsillo, un soldado que aún no había llegado al embotamiento total de su conciencia, le insinuó que entregara el rosario y guardara silencio; entretanto, el gitano exclamó: «A la Virgen y al rosario les debo todo lo que soy y tengo, y los dos me acompañarán a la prisión y a donde ustedes quieran llevarme». 176

Encarcelado Ceferino, consolaba a todos los presos uniéndoles a él en oración y haciéndoles saber lo felices que serían todos cuando llegaran al cielo; y en los primeros días de agosto de 1936, tras haberse resistido nuevamente a entregar el rosario, fue ejecutado contra las tapias del cementerio de Barbastro. La Congregación para las Causas de los Santos, aprobó el pasado día 5 de julio, el martirio de Ceferino, cuyo decreto de beatificación firmará el Papa en los próximos meses. Si ahora tenemos en cuenta que sólo en la Europa del Este existen más de ocho millones de gitanos, es fácil imaginar la multitud de bohemios que se agolparán en la Plaza de San Pedro, cuando Juan Pablo II lo beatifique. A partir de esa fecha, todos los nómadas del mundo tendrán un verdadero santo de su devoción. Un ejemplo que perdurará siempre entre la raza calé.
Publicado en “LA VOZ DE AVILÉS” 6-Agosto-1996

177

65.- GRACIAS DIOS MÍO
Aunque un grupo de la Adoración Nocturna no me lo hubiera pedido, no dejaría de responder a la carta que fue divulgada en este mismo Diario, el pasado día 10, por don Javier González Vallina. Si es ateo -como intenta demostrarlo- que nos deje en paz contemplando las maravillas que Dios ha hecho en la Tierra y en el Cielo, como nosotros dejamos sosegados a los anticristianos. Y si usted juzga que Dios no puede existir viendo los males que sufrimos, nosotros le hacemos saber que el Todopoderoso es el campeón de la libertad con todas sus criaturas. Él nos ha dotado de talento y conciencia para que practiquemos el bien y desterremos el mal. Él ha puesto en nuestras manos sus preceptos para que los guardemos escrupulosamente. Él -como Hombre- nos ha dado ejemplo de amor, de castidad, de mansedumbre, de paz, de solidaridad, de concordia y perdón; y nosotros le damos el ejemplo del crimen, de las violaciones, del hedonismo, del divorcio, de la corrupción, del aborto, de las guerras, de nuestra antirreligiosidad y desprecio por el camino que nos enseña, por todas las verdades que resplandecieron siempre y siguen iluminándonos dos mil años después, a los que creemos en Él. Acerca del sufrimiento de tantos inocentes, téngase en cuenta que todos los seres humanos formamos el Cuerpo Místico de Jesucristo, y cuando uno o muchos se corrompen, todos tenemos que resistir y soportar las consecuencias de las ovejas negras, ¿le parece injusto al señor Vallina?. Claro que sería improcedente si todo terminara con esta pobre vida. Pero como Dios nunca es 178

viejo, siempre tiene tiempo para juzgarnos y hacer que los justos brillen como el sol. Le sugiero al señor Vallina que lea la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro (San Lucas 16, 19-31) si quiere saber quiénes son los desdichados y los venturosos. Pues negar la existencia de Dios nunca dejará de ser una insensatez, ¿cómo sabe usted que no existe? ¿quién se lo ha dicho?. Si usted hubiese dado una vuelta por el espacio y se acercara al astro Quásar PKS, que se encuentra a 15.000 millones de años-luz, y contemplara los que hay en su entorno alcanzando la velocidad de 276.000 Kilómetros por segundo, y luego nos dijera quién es el chófer que los guía para evitar las hecatombes celestiales, nos daría qué pensar. Pero si de un plumazo quiere saber más que la Iglesia milenaria con todos los santos, los papas, los cardenales y los obispos, vivos y muertos, y encima quiere corregir a Dios, sólo nos queda soportar el pasmo que nos propina su insolencia y dar gracias a Dios por todos los bienes que nos concede, y sobre todo, por tener fe. Gracias Dios mío.
Publicado en “EL COMERCIO” 15-Agosto-1996

179

66.- LA CRÍTICA DESTRUCTIVA
La crítica destructiva es señal infalible de la inferioridad moral. El censor que intenta deturpar las buenas obras, lleva dentro la carroña de los pecados que no confiesa, y lucha denodadamente para acumular adeptos a sus fechorías. Así vemos que, cuando un hombre con estas características consigue el poder, lo mismo puede surgir el nazismo que la degollina de los inocentes. Son tan astutos estos personajes que buscan las más diminutas fisuras en las buenas obras para demostrar que sólo ellos son capaces de hacerlo todo bien. Y una vez que consiguen disponer de los medios de difusión, elaboran programas con las mismas raíces indecorosas que llevan dentro, y los presentan con tal sutileza, que hasta a las personas bienintencionadas consiguen seducir y llevarlas a las filas de la decadencia. Y cuando la gente sencilla se da cuenta de la clase de mandatarios y repúblicos que ha subido al poder, la inmoralidad ya se encuentra extendida como el agua sobre el pavimento, y las nuevas generaciones que han crecido en ese ambiente, como les favorece en el hedonismo que desean sus pasiones carnales, los gobernantes ignominiosos ya tienen prosélitos que los defienden, hasta que el alcohol, la droga y el sexo les hace saber que sus vidas fueron destruidas por vulnerar la ley natural que Dios ha infundido en los hombres y desobedecer a los buenos padres. Napoleón ya nos decía que no existen malos soldados, lo que sí existen son malos oficiales. Y aunque con alguna frecuencia encuentro jóvenes en los recovecos de Gijón con 180

las jeringuillas en la mano, sigo creyendo que la juventud es muy buena, porque ese mal que se adjudican a sí mismos, y lo propagan, no es connatural, es el fruto que viene de afuera, es decir, de una elite que se encuentra en la cúpula de los gobiernos hedonistas y corruptos. Si trocaran la crítica destructiva por una censura constructiva, y la TV basura cambiara los programas pornográficos, violentos y perniciosos por películas como «Molokai», «Santa Rosa de Lima», «Fray María Rafael», «El derecho de nacer» y un largo etcétera, en pocos años no conocería a España ni la buena madre que la parió. Pero como todo ha sido favorable a lo impúdico, indigno e indecoroso, ahora tampoco la conoce esa buena madre. Pues la verdad siempre le ha hecho temblar a la mentira. Y esto me recuerda el primer encuentro entre Juan Pablo II y el general ateo y comunista Jaruzelski, jefe del Gobierno polaco, el mismo que posteriormente ha declarado: «Después de ver a aquel hombre vestido de blanco exhortando a aquella multitud de millones de fieles cayendo de rodillas, he visto personas, obispos, escritores arrodillándose, besándole la mano. Por eso, al encontrarme con él frente a frente, me di cuenta de que me temblaban las piernas, y que las rodillas chocaban una contra la otra». Y el Santo Padre dijo a algunos de sus amigos que «desde luego» se fijó en ello, pero «sólo al principio le temblaron las rodillas». Vivamos uncidos al yugo de Jesús, como la lapa se adhiere a las piedras, y aún los más débiles subsistiremos tan seguros y fuertes como la hiedra enraizada en las columnas de concreto. 181

Publicado en “LA VOZ DE AVILÉS” 17-Agosto-1996

182

67.- HA MUERTO JAVIER ESCRIVÁ
«Estad preparados porque nunca sabréis el día ni la hora». Esto dice Jesús. Y la muerte de este actor famoso ha sito tan súbita como la chispa relampagueante, al igual que tantas otras. Después de pasar unas vacaciones en Asturias, regresaba a Madrid con su segunda esposa y amigos, cuando terminó su vida en el accidente que tuvo lugar en las inmediaciones de Valladolid. Después de todos los males que conlleva el divorciarse, Javier Escrivá ha hecho un bien que perdurará en la historia del cine. Su debut fue interpretando «La rana verde». Numerosas son las obras teatrales y cinematográficas que ha dejado en cuarenta años de trabajo. Pero sólo una ha sido interpretada conforme al mismo querer de Dios: «Molokai». La que ha dado vida al padre Damián y apóstol de los leprosos, y también la que le ha llevado al cenit de la fama en numerosos países, lo que fue motivo suficiente para que Juan XXIII recibiera al actor en audiencia especial en Roma. Esta película declarada de interés nacional, ha conseguido acrecentar la fe de los creyentes, y ha removido el agnosticismo de muchos corazones endurecidos para inyectarles la semilla piadosa del heroísmo que fecunda la fe en el que todo lo puede. También ha podido influir bastante en la beatificación del padre Damián. Javier Escrivá estaba considerado como un hombre de bien. Era descendiente de los condes soberanos de Lavagna (Italia), y de Soto Armeno, en España. Pero el exceso de actividades, el éxito y la fortuna, unidos a la 183

elegancia y distinción, suelen ser encauzados por dos senderos antagónicos: El egocentrista que aprovecha los dones recibidos para vivir el hedonismo y el placer, y el hombre que busca la verdad y reconoce que todo le ha sido dado y tiene que multiplicar los talentos para entregar las cuentas al Premiador. Esto es lo que ha hecho Ignacio de Loyola y tantos otros. Pero Javier Escrivá no lo hizo así, y ahora ya no tiene remedio. Quiera Dios que las vocaciones religiosas que han sido estimuladas con el film «Molokai» y las almas que habrá salvado y salvará esa bendita película, en unión de las misas y oraciones que recibirá de su hijo menor, Álvaro Escrivá González, lo lleven muy pronto al paraíso. Pues Álvaro nos ha dado testimonios de la fe inquebrantable que le fue transmitida después de ver en video la película «Molokai». Y lleno de dolor por la muerte de su buen padre dice así: «Dios es bueno y elige cualquier momento para llevarnos a su lado. Tengo mucha fe. Gracias a Dios tenemos una familia muy unida y saldremos adelante. Confiamos en el Altísimo y en nuestras oraciones. Mi padre era un hombre bueno. La película «Molokai» nos ha hecho mucho bien a todos y la veo con bastante frecuencia».
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 18-Agosto-1996

184

68.- CORRECCIÓN FRATERNA
Si por una vez he de ser un poco insolente con algunos sacerdotes, es porque me siento saturado de oír algunas homilías que discrepan totalmente con la lectura del Evangelio o no tienen conexión alguna con el mismo. Pues hay algunos padres que sólo predican en defensa de las adversidades que les propina el mundo durante la semana, sin caer en la cuenta que nadie consigue evadirse de sí mismo y de las ideas perturbadoras si no es a base de penitencia y oración. Y como esto de rezar resulta aburrido y monótono, si no se hace diariamente y como Dios manda, y la penitencia o la cruz es contraria a lanaturaleza humana, prefieren llevarla carga demoníaca que se va acumulando en el cerebro día a día, hasta llegar al púlpito y desahogarse sobre una multitud que, necesariamente, tiene que soportarles. Y estealiviamiento que les proporciona el mismo demonche, ya comienza a evaporarse al cambiar el atuendo en la sacristía, y al día siguiente, lunes, se multiplica por dos el desabrimiento y la congoja, y es entonces cuando el presbítero se siente frustrado por haberse consagrado a Dios, y no pocas veces abandonan la perla preciosa por el hedonismo humano, y se hacen detractores de la religión yde la misma Iglesia, en provecho de algunos medios de difusión satánicos para testimoniar que Dios no existe yla Iglesia es muy mala y hay que exterminarla. Si estos sacerdotes prepararan sus homilías después de confesarse contritamente y meditando el Evangelio en la capilla privada frente al Santísimo, es claro que llevarían alivio, alegría y esperanza a todos los fieles. Pero como algunos quieren alumbrarle al sol con una linterna, es claro que a todos nos dejan en la 185

obscuridad. El apéndice que queda expuesto, pertenece a la homilía que nos predicó el padre X acerca del Evangelio «Vosotros sois la sal del mundo» dejando totalmente marginado el excelente contenido del mismo: Y, ¿qué tiene la sal?. La sal, corroe lo podrido de la carne y preserva de la corrupción lo que todavía se conserva salubre. La sal entrega su vitalidad y se consume silenciosamente penetrando hasta el hondón de las entrañas para hacer saludable lo pecaminoso del cuerpo. Esta es la misión de los sacerdotes y de los seglares católicos. La sal no se jacta de nada. La sal se acomoda al gusto del paladar que le exige el consumidor robusto y el hipertenso. Pero si la sal se desvirtúa -nos dice Jesús- «¿con qué se salará? Para nada aprovecha ya, sino para tirarla y que la pisen los hombres». Así es como sucede con algunos sacerdotes, y los pobres fieles que no somos expertos en la buena teología, enseguida terminamos con el óleo de nuestra alcuza y, apagada la luz, perdemos el rumbo sobrenatural, nos casamos por lo civil, nos divorciamos, nos aconcubinamos con otro endemoniado mujerero, abortamos, luego nos viene la congoja o depresión, recurrimos a la droga, robamos, nos llevan a la cárcel, y terminamos coronados con el Sida, ¿y después...?. Terminaré diciéndole a este hermano sacerdote que tenga mucho cuidado con las chispas demoníacas, porque el incendio nunca sabremos dónde puede llegar.
Publicado en “LA VOZ DE AVILÉS” 26-Agosto-1996

186

69.- CREER EN EL EVANGELIO
Si descartamos los milagros que Jesús ha hecho en los tres años de vida pública, y retornamos a la época en que fue sermoneando el contenido evangélico que todos conocemos ahora, es claro que lo consideraríamos vesánico o iluso al autor. Tengamos en cuenta los sucesos ingentes que acaecen en el mundo con tanta frecuencia, y que todos se van desimaginando. Pero algo tan sumamente intrascendente como lo es el hecho de que una mujer -María Magdalena-, rompiera un frasco de colonia para perfumar al que tantos consideraban como el hijo del carpintero, no tendría el más mínimo sentido el oír y tener en cuenta las palabras de Jesús: «En verdad os digo: donde quiera que se predique el Evangelio, en todo el mundo se hablará de lo que ésta ha hecho, para memoria de ella» (Mc 14, 8). Ahora -dos mil años después- vemos que el fútil suceso se rememora en todas las iglesias de los cinco continentes, se estudia en todos los seminarios del mundo y por todas las generaciones. Pienso que sólo el poder de Dios puede eternizar lo más insignificante. Y esto es así y lo estamos viendo porque: «Pasarán el cielo y la tierra y mis palabras no pasarán». Y no pasarán porque el hombre, lleva en su conciencia el anhelo sediento de la verdad, y ésta es la que vivifica nuestras almas y las lleva hacia el manantial de toda evidencia, que es Jesús. Y por eso nos dice: «Yo soy el camino y la verdad y la vida». Camino porque siguiendo el sendero que nos enseñan sus preceptos, vivimos en paz en la tierra y vamos directos 187

al paraíso. Verdad porque se enfrentó con la falsedad de los pueblos, con la mentira de los fariseos, con la tiranía de gobernadores y reyes, y con la muerte de cruz que le esperaba. Y vida porque resucitó a los tres día y les hizo revivir a Lázaro, a la hija de Jairo y al único hijo que tenía la viuda de Naím. Pues si sólo Él hubiera resucitado, encontraríamos una fisura para dudar, so pretexto de decir que se trataba de Dios mismo, y si se quedara con la resurrección de la hija de Jairo y el hijo de la viuda de Naím, también los hombres de poca fe podrían decir que estaban en estado de coma. Pero -para mayor seguridad- nos encontramos con un hombre que llevaba tres días muerto y en descomposición, Lázaro, y también con una multitud de gente que presenciaron la forma de revivir de Lázaro. Asimismo nos dice la historia que -después de resucitar- fue obispo de Milán. Pienso que esta miniatura que se puede describir en un folio y el extenso contenido de los Sagrados Textos, es más que suficiente para vivir con optimismo sabiendo que no moriremos jamás. Pues si bien es la muerte un trance doloroso, es motivo de gran ilusión creer y saber que un día seremos eternamente felices. Confiemos en el que dio la vida por nosotros y por la verdad y todo irá muy bien.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 31-Agosto-1996

188

70.- LA SANTA DE LOS POBRES
Cuando el señor director de EL COMERCIO tenga a bien el publicar este artículo, es posible que su divulgación aparezca después de levantar el vuelo la Madre Teresa de Calcuta. Pero su ejemplarizante ejemplo perdurará en la Historia hasta el fin de los tiempos, y las cuatrocientas fundaciones diseminadas por los cinco continentes, continuarán libando el jugo de su santa doctrina y de sus obras. Juan Pablo II pidió ser el primer sacerdote aceptado en el programa de adopción de presbíteros, sabiendo que un sacerdote y una hermana pueden adoptarse el uno al otro en la oración. Cuando dejamos nuestra existencia terrena, la fe y la esperanza concluyen su misión, pero la caridad sigue viviendo en la ultratumba; por eso lleva implícita la santidad más fecunda de las tres virtudes teologales. Y como la Madre Teresa ha practicado la caridad hasta el límite del Evangelio, ahora todos elevan plegarias por su recuperación. Musulmanes, hindúes, espiritistas y mendigos de todas las sectas, se agolpan frente a la sede de la Congregación para rezar por la religiosa que, sin imponer nada a nadie, practicó la caridad con todos. Entre un sinnúmero de labores caritativas que realizan sus misioneras, se encuentra el cuidado de siete mil niños en las 120 casas construidas para este fin. También han conseguido adoptar a más de 1.500 bebés cada doce meses. Y sólo en 1988 más de cuatro millones de enfermos fueron atendidos en 629 enfermerías de la Orden.

189

Reconocida y admirada por todo el mundo como la Santa de los Pobres, la Madre Teresa ha conseguido llevar sus misiones a lo largo y ancho de todo el mundo, incluso en los países comunistas: China, Cuba y la extinta Unión Soviética. También en Checoslovaquia, Hungría y Nicaragua; asimismo ha inaugurado la primera residencia que pusieron en marcha para indigentes las Misioneras de la Caridad en Madrid, en el paseo de la Ermita del Santo. Y sabiendo los inconvenientes que encuentran las novicias que intentan consagrarse a la Obra de la Madre Teresa; todas son aleccionadas con el cartel que sigue: DE TODOS MODOS: Si las personas son irrazonables, inconsecuentes y egoístas, ámalas de todos modos. Si haces el bien, te acusarán de tener oscuros motivos egoístas. Haz el bien de todos modos. Si tienes éxito y te ganas amigos falsos y enemigos verdaderos, lucha de todos modos. El bien que hagas hoy será olvidado mañana. Haz el bien de todos modos. Si la sinceridad y la franqueza te hacen vulnerable, sé sincero y franco de todos modos. Lo que has tardado un año en construir puede ser destruido en una noche, construye de todos modos. Alguien que necesita ayuda de verdad puede atacarte si le ayudas, ayúdale de todos modos. Da al mundo lo mejor que tienes y te golpearán a pesar de ello, da al mundo lo mejor que tienes de todos modos. Está claro que los seudocristianos que tanto abundamos en el mundo y en las iglesias, somos los más 190

culpables de la incredulidad de tantos millones, y mientras no vivamos el Evangelio -como la Madre Teresa- los que vamos a misa, nadie nos hará caso y el caos continuará reinando en el mundo. Mohandas Karamchand GANDHI ya decía: «Me gusta Cristo, pero los cristianos me huelen mal». Y como Teresa de Calcuta ha seguido literalmente los preceptos de Jesús, ha conseguido perfumear al mundo.
Publicado en “EL COMERCIO” 31-Agosto-1996

191

71.- CUANDO CRISTO CUMPLA DOS MIL AÑOS
Cuando llegue el año dos mil, todos los publicistas y gentes con un mínimo de cultura, tendrán mucho que decir sobre el carpintero, sobre el hijo de María y José, sobre el profeta, sobre la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, sobre el Mesías, sobre el Emmanuel, sobre el Hijo de Dios y sobre Dios mismo; cada uno con su creencia y su cultura. Los que no podrán decir ni pensar nada de Jesucristo son las generaciones a las que les fue impedido estudiar la biografía más monumental y sagrada que existe en el mundo y en todas las épocas. Y aunque imposible nos parezca, esta incultura o incivilidad que se propaga, es el fruto de los hombres talentudos y sabios que Dios puso en la tierra para confundirlos con los ignorantes. Es el sedimento del estólido y su ruin proceder que le cierra las puertas al que todo lo sabe y todo lo puede. Es el hombre autosuficiente con visión recortada por el materialismo dialéctico. Es el egocentrista que desconoce sus limitaciones hasta que los adeptos o secuaces lo dejan solo. Es la cerrazón del presuntuoso y del soberbio que se obstina en saber lo que no sabe, porque la negación de Dios nunca dejará de ser una insensatez. Puede haber un punto aceptable en el que declara ignorar si Dios existe o lo han inventado los hombres. Pero negar su existencia sin la posibilidad de encontrar la razón que lo justifique, es una posición de terquedad sin ninguna probabilidad de diálogo. Esto me hace pensar que no tiene 192

cabida la sinceridad en el hombre que niega taxativamente la existencia de Dios. Y se ha demostrado que el hombre jamás alcanzará la plenitud de su talento si no sabe de dónde le viene. Examinemos las obras que han realizado los antirreligiosos, parificándolas con el trabajo ejecutado por los líderes del cristianismo y pronto veremos de dónde viene el bien y el mal. Observemos lo que han hecho Hitler y San Ignacio de Loyola. Contemplemos la labor de Stalin comparándola con la misión desempeñada por San Francisco Javier. Analicemos los resultados del liderazgo de la «Pasionaria» y el de la madre Teresa de Calcuta. Veamos lo que está haciendo Fidel Castro y lo que viene realizando Juan Pablo II. Examinemos las obras de caridad que reinan en el mundo bajo la sabia doctrina de San Vicente de Paúl, y consideremos los desmanes que está haciendo Bill Clinton con los nonatos y los países pobres, dejando de lado a Herodes y a Nerón, y un largo etcétera con más páginas que la Enciclopedia Universal Ilustrada. Y a pesar de lo dicho, los hombres deslenguados nos dicen que Dios tiene la culpa de todo, es decir, de todo el mal que nosotros hacemos aprovechando la libertad que generosamente nos fue concedida por Él mismo. Por eso asisten a misa trece millones de españoles, y el 92% se declaran creyentes.
Publicado en “LA VOZ DE AVILÉS” 5-Septiembre-1996

193

72.- DIOS PREMIA, DIOS PREMIA
Anteayer estuvimos en un hospital del Principado para visitar a un cuñado mío. Nos acompañaba mi esposa, nuestra hija, su esposo y dos retoños; todo lo hemos visto muy bien ordenado y con una asistencia solícita para los pacientes y una atención agradable con nosotros. Enseguida se acercó al corrillo la supervisora de la planta -nuestra sobrina- para comentar la dolencia de nuestro cuñado y jugar con mis nietos, y como el mayor tres años- le fue profiriendo los nombres de los doce hijos de Jacob y la dirección completa de su residencia con el número del teléfono, nos hizo memorar lo sucedido hace algo más de tres años: Pues cuando nuestra hija se encontraba encinta de cuatro meses, le hicieron el examen de hormonas para detectar la posible anormalidad del feto. Seguidamente la doctora le dio a conocer que el niño sería subnormal. Le propuso el consabido aborto y la dejó estupefacta y con lágrimas en los ojos, mientras nuestra hija le respondió: «No seré yo la madre que elimina al hijo aunque sea subnormal. Dios todo lo hace bien y cargaré con todas las cruces que me envíe lo mismo que Él ha cargado con la suya para redimirnos del pecado». Pero, ¿te lo aseguró la médico? -le pregunté-. «No. Ella me dijo que haríamos un análisis más preciso extrayendo una muestra del líquido amniótico y la certeza sería de un 90% con este análisis, aunque se corre el riesgo de abortar en el 1% de los casos». Y tú ¿qué le dijiste? -le pregunté-. 194

«Le dije que no aceptaba ningún riesgo de abortar y que daba por terminados todos los análisis». Al día siguiente le escribí a la vidente de Fátima (sor Lucía) exponiéndole todo lo sucedido e implorándole que rogara a su amiga -la Virgen María- por el niño que esperábamos, y la respuesta sintetizada dice así: «Creo que debemos confiar en Dios y en la maternal protección de nuestra Señora, pues ellos nos han de dar un niño perfecto y con buena salud». Y sabiendo que no tiene ningún mérito por nuestra parte, me permito decir que nuestro nieto es un párvulo hermoso que no pocos se fijan en él. Volviendo a lo sucedido en el hospital antedicho, hemos querido testimoniar los errores que se comentan con los supuestos del aborto, y, mi hija, el niño y yo, nos presentamos a la doctora. Nos recibió en la cafetería con gran cordialidad, sin conocernos, y al recordarle todo lo sucedido y presentarle al niño, a pesar de hacerlo fraternalmente y con la debida caridad, se sintió un poco incómoda y sumisa mientras acariciaba al niño y le decía: «¿Cómo te llamas? ¡Qué hermoso eres! ¡qué pocholada! Dios ha premiado el valor y la fe de tu madre. ¡Dios premia!, ¡Dios premia!. Confieso que salí emocionado y con mucho amor a la doctora. Estoy convencido que si el hombre es malo es porque no sabe lo bueno que es ser bueno y lo mucho que Dios nos ama.
Publicado en “EL COMERCIO” 8-Septiembre-1996

195

73.- EL PAPA Y LA MADRE TERESA
Cuando el Magisterio de la Iglesia es vilipendiado por todo el mundo. Cuando los pseudocristianos presentan 500.000 firmas -en Austria- rampantes para tergiversar el Evangelio, y cuando vemos que la Iglesia católica y verdadera está sufriendo y soportando los embates de un mundo que intenta sagazmente crear un evangelio a la medida de sus desmanes, el Espíritu Santo nos ha galardonado con dos figuras señeras que todo lo pueden con el poder que viene de lo alto. Juan Pablo II que no cesa de recorrer el mundo y predicar el Evangelio a toda criatura, como está dispuesto en los preceptos de Jesús, y la madre Teresa de Calcuta con sus obras ingentes y caritativas en los cinco continentes. Dos personajes lacerados por el dolor y la enfermedad, hacen de contrapunto suavizando el ambiente que viene a desgarrarlos. Y esto sólo lo pueden hacer las personas que ya no pertenecen a este mundo hedonista y corrupto. Son los seres humanos dispuestos a levantar el vuelo en cualquier momento, y sólo les importa llevar las manos llenas y presentar el fruto de los talentos que recibieron al supremo Pastor. Son las personas que maltrechan su efímero cuerpo sabiendo que la vida gloriosa les espera con la mirada acariciante de su Creador. Juan Pablo II, después de haber conseguido erradicar el «yo», ha dejado muy claro que sólo es un instrumento al servicio del pueblo y de Dios; haciendo suyas las palabras de Juan XXIII: «Yo no soy el Papa para guiar la Iglesia; estoy aquí para reconocer lo que el Espíritu Santo hace por la Iglesia». 196

Estoy leyendo la biografía de la Madre Teresa. Una religiosa frágil, arrugada y pequeña. Pero bien nutrida de la gracia divina, nos muestra la fuerza de un huracán. Pues sólo en 1990 abrió 456 centros en más de cien países. Durante ese año, 500.000 familias fueron alimentadas, 20.000 niños de los suburbios recibieron formación cultural y religiosa en 124 escuelas, 90.000 pacientes leprosos recibieron tratamiento, y 17.048 enfermos crónicos fueron visitados en sus hogares . Seis r esidenci as para afectados del si da admitieron a 661 pacientes.

Desde clases de catecismo hasta visitas a los prisioneros, desde hogares para niños abandonados hasta residencias para alcohólicos y drogadictos, las Misioneras de la Caridad han conseguido crear una organización multinacional que acoge a los más menesterosos y desamparados. Y dice la Madre Teresa: «Si hay pobres en la Luna, iremos allí también». Es curioso que en una época en que el descenso de religiosos es muy preocupante, las Misioneras de la Caridad suman actualmente cerca de cinco mil. Y cientos de jóvenes esperan con ansiedad ser admitidas a una vida de aflicción y tribulaciones casi inhumanas. El que no vea el poder que Dios le ha concedido a este manojo de arrugas -gracias a la entrega total de su vida-, es que las dudas de su fe continúan toqueteando a su puerta.
Publicado en “LA VOZ DE AVILÉS” 10-Septiembre-1996

197

74.- PRESERVAR LA VIRGINIDAD LE COSTÓ LA VIDA
He leído con verdadera fruición la biografía de Santa María Goretti. Una muchachita que rayaba con la adolescencia al cumplir los doce años. Sus padres -Luis Goretti y Assunta Carlina- trabajaban en las faenas del campo. Y como estos labradores eran colonos y contaban con seis hijos menores, la indigencia les obligó a subarrendar la casa donde vivían a Juan Serenelli y a su hijo Alejandro. María Goretti era una niña crecida con atractivo deslumbrante. Su rostro candoroso con pinceladas majestuosas, sus ojos brillantes y negros, sus cabellos castaños y ensortijados, su mirada piadosa y humilde; la práctica religiosa y constante con los cinco hermanos menores, que sus padres le habían inculcado; todo en suma, le estamparon un carácter de heroína cristiana, de virginidad y del martirio. Y Alejandro Serenelli, más proclive a la sensualidad que respetuoso con la virtud, intentó el idilio con María Goretti repetidas veces. Pero la niña le dejó muy claro que su vocación era consagrarse a Dios después de sacar adelante a sus cinco hermanos y cumplir la mayoría de edad. El mocetón de veinte años continuaba intentando ganarse a María para la deshonestidad y el placer, y viendo que todo era inútil, en la tarde del 5 de julio de 1902, aprovechando la soledad de la pareja, Alejandro, intenta violarla y María grita desesperada: - ¡No! ¡No!... ¡Es pecado! ¡No, no!... ¿Qué haces, Alejandro?... ¡Vas al infierno!... 198

El joven, viendo que nada conseguía, coge un hierro afilado y se ensaña con su tierna víctima, que prefiere la muerte antes que pecar. Hasta catorce heridas, que le traspasaron el pecho y la espalda, pudieron apreciar los médicos que la reconocieron más tarde. Unas horas después acude su madre, loca de dolor, y le pregunta a su santa hija: - Marietta mía, ¿qué ha sucedido? ¿Quién ha sido? Dime, dime... - Fue Alejandro. El quería hacerme cosas malas, y yo no quería. Y así quedó intacta la tierna virgencita, conforme a la confesión del mismo asesino y al testimonio de los médicos. María, antes de recibir devotamente el Santo Viático, le dijo al sacerdote: «Quiero perdonar a Alejandro por amor a Jesús, y quiero que venga también conmigo al cielo». Alejandro confesó después, horrorizado por el crimen que acababa de cometer, lo que María le dijo: «No es nada, Alejandro... Yo te perdono». Dos días más tarde, María volaba al cielo, mientras el agresor fue condenado a treinta años de prisión. Y al salir de la cárcel, 27 años después, entró en el convento de los capuchinos donde permaneció hasta su muerte. María Goretti fue solemnemente beatificada por Pío XII el 27 de abril de 1947. Tres años después, el mismo Pío XII canonizó a María Goretti en la Plaza de San Pedro, ante la multitud más numerosa que se haya reunido jamás con motivo de una canonización -más de 500 mil personas199

. El asesino de la santa aún vivía, y la madre de la niña, en una silla de ruedas, presenció la ceremonia, mientras rezaba y pedía a Dios el perdón para el hermano capuchino que había terminado con la vida de su queridísima hija. Está claro que si las abejas sacan miel de las flores, los católicos podemos sacarla de las espinas, pero esta ciencia está patentada en el cristianismo.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 14-Septiembre-1996

200

75.- LA INDIFERENCIA RELIGIOSA
Sólo un número muy exiguo de santos han sido verdaderos intérpretes del Evangelio y lo han vivido literalmente; entre los que se encuentran místicos como Santa Teresa de Jesús, ascetas como San Ignacio de Loyola, taumaturgos como San Martín de Porres, y héroes como San Maximiliano Kolbe. Sólo éstos y sus genuinos congéneres han conseguido alcanzar lo que San Ignacio de Loyola ha precisado como «indiferencia religiosa». Son los hombres que iluminados por el Paráclito, tienen la seguridad absoluta de que todo nos viene de Dios, o Él lo permite para un bien muy superior al que nosotros anhelamos, exceptuando, claro está, las imperfecciones o pecados que tantos cometemos. Este conocimiento sobrenatural, lleva implícita la «indiferencia religiosa», es decir, la impasibilidad frente a las adversidades y el dolor, el desafío a la pobreza y la riqueza, el careo con la enfermedad y la salud y la indiferencia entre la vida y la muerte. Y es que los santos van adicionando las tribulaciones y el dolor a la pasión de Jesucristo para contribuir a la redención de los pecadores a quienes tanto aman, y si les toca el martirio sólo cuentan con la gloriosa resurrección. Si les acecha la indigencia sienten el privilegio de vivir tan pobres como el mismo Jesús, y si por su estirpe o imperativo del cargo han tenido que vivir en un ambiente palacial rodeados de riqueza -como los papas-, aceptan buenamente el monopolio que Dios les ha concedido, 201

teniendo en cuenta que Jesucristo también era dueño y Señor de todos los caudales del mundo. Y así, persiguiendo la felicidad de los demás, se sienten dichosos en esta vida y consiguen la gloria merecida en la eternidad. Esto me recuerda a León Nicolaievich, conde de Tolstoi, el novelista y moralista ruso que renunció a todos sus bienes y se puso a labrar la tierra, convertido en apóstol del cristianismo primitivo, y que en una de sus múltiples obras nos dice: «Un hombre acostumbrado a soportar el dolor, no puede no ser feliz. El secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere, sino querer siempre lo que se hace. No hay más que un modo de ser felices: vivir para los demás».
Publicado en “EL COMERCIO” 15-Septiembre-1996

202

76.- FRANK SINATRA TAMBIÉN CREE EN DIOS
Me parece que no hay una profesión admisible con más riesgo de agnosticismo que lo es la de un cantante famoso en el mundo, y Frank Sinatra ha sido la voz universal de muchas generaciones. Y cuando se encauzaba hacia el cenit de la fama -con 24 años-, contrajo matrimonio en primeras nupcias con Nancy Barbato. Doce años después, el matrimonio llegaba a su fin acogiéndose a la ley del divorcio. La siguiente esposa fue la famosísima Ava Gardner, con quien se casó en 1951. Se dice que este período conyugal fue el más difícil de su vida, pero fue en esa etapa de crispación matrimonial cuando el hombre dinámico consiguió uno de sus mayores triunfos con el film «De aquí a la eternidad». Este segundo matrimonio con Ava Gardner también terminó con el divorcio seis años después de la boda. Pasada una década, Sinatra se casaba con Mia Farrow, treinta y cinto años más joven que él. Pero Mia Farrow abandonó al veterano cantante 25 meses después obligándole a divorciarse. Decepcionado de todos los placeres mundanos, se retiró de toda actividad en el mundo del espectáculo, de la política y de la vida pública en general. Pero como el hombre es sociable por naturaleza y no puede plegarse a la soledad y monotonía cruzando sus brazos y contemplando una fortuna de 10.000 millones de pesetas en aquella época, Sinatra emprendió nuevo idilio con una de las mujeres más bellas de los EE.UU., Bárbara 203

Marx, y siendo los tres matrimonios civiles, consiguieron casarse por la Iglesia con una ceremonia sin precedentes, en la que también estaba presente el ex Presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan. A partir de esa fecha, 13 de julio de 1976, su nueva esposa consiguió poner en orden la vida del famoso cantante, persuadiéndole de que no había nacido para el ocio ni para la jubilación, y Frank volvió a cantar después de cumplir los 61 años, sin dejar de hacerlo hasta los 80 que acaba de cumplir. Ahora vemos a Frank Sinatra y a su esposa Bárbara celebrando religiosamente el 20 aniversario de su boda. Los dos se acercaron al altar para recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo bajo las dos especies, de pan y de vino. Atrás quedan los concubinatos, orgías, festines y bacanales del mejor cantante de todos los tiempos, pero como Dios es tan bueno y perdona setenta veces siete, si el actor famoso se siente contrito y humillado, Dios no lo desprecia; sólo que en el pecado se lleva siempre la penitencia. Esto me recuerda lo que me ha dicho un cartujo después de confesarme: «Tus pecados te han sido perdonados. Ahora prepárate para expiarlos en los años venideros o después de muerto ese cuerpo, purgándolos tu alma en el purgatorio».
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 15-Septiembre-1996

204

77.- UN DIARIO MUY LEÍDO
Se dice que el alma es la substancia espiritual que no puede morir, con capacidad de entender, querer y sentir, es decir, la que informa a nuestro cuerpo y, asociada a él, constituye la esencia del hombre. Siendo así, cierto es que sólo Dios tiene facultades para conocer los pensamientos sigilosos que nos transmite constantemente. Pero estos secretos terminan siendo dilucidados por las manifestaciones verbales o escritas del mismo que los posee. Y aunque el lenguaje de los más diplomáticos sea la máscara del pensamiento, las obras que vamos realizando terminan descubriendo lo que pensamos y queremos. Aflora este preámbulo en mi mente, después de observar la sutileza de un periódico muy leído. Y aunque nunca se m e ocurri ó com prarl o s abi endo que no coincidíamos en nada, después de decirme un sacerdote que ostenta el cargo de presidente general de una pía unión religiosa- que «el hogar donde entre ese rotativo durante un año será descristianizado», sentí la curiosidad de leerlo esporádicamente para constatar lo que el ilustre sacerdote me había dicho. En efecto, he visto que un equipo de hombres perspicaces con gran ingenio y buenas letras, van goteando sobre los lectores diplomáticamente, de forma encubierta y solapada, el odio o aversión que sienten por los religiosos, por la ética, por el pundonor y la moral; y lo hacen tan sutilmente, que hasta los católicos un poco adocenados y de buena intención, van ponderando ese demoníaco rotativo, y terminan posponiendo su razón y su verdad bajo la capa 205

que cubre el ateísmo del responsable y sus astutos colaboradores. Por eso Jesús nos advierte que tengamos cuidado con los hijos de las tinieblas, porque son más avisados entre sus congéneres que los hijos de la luz. Y es que los hombres antirreligiosos nos ponen al alcance de la mano un paraíso de placeres que instintivamente todos deseamos. Pero la secuela de todo lo que no es lícito hacer al hombre ya la sufrimos en la vida terrena, porque Dios perdona siempre, los hombres algunas veces, pero la naturaleza no perdona jamás. Esto lo saben muy bien los hombres alcoholizados, los drogadictos y también algunos mujereros que, desgraciadamente, han contraído el SIDA. Terminaré diciendo que la religión y la buena lectura son los mejores antídotos para evadirnos de tantos males como acechan al mundo de hoy. Pues mejor es un sacrificio benemérito que dejarse llevar por los impulsos voluptuosos, sabiendo que por este camino nunca faltarán los resultados funestos. Eduquemos a los hijos sobrenaturalmente y les habremos dado la mejor educación natural.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 19-Septiembre-1996

206

78.- LA GRANDEZA DEL HOMBRE
A pesar de nuestras limitaciones y endebleces, un Hombre como nosotros en su dimensión humana, nos ha engrandecido tanto con sus palabras y prodigios, con su doctrina y su sabiduría infinita, con su muerte y su resurrección, que amén de hacernos hijos de Dios y herederos del reino -a todos los que tomamos en serio sus preceptos-, después de pasar por el crisol purificatorio adecuado a nuestras faltas y pecados, seremos como dioses (Génesis 3, 5). ¡Cómo es posible que Dios se haya fijado con infinito amor en la abyección humana! ¡Cómo es posible que sabiendo el número de cabellos que pueblan las cabezas de todos los hombres y en todas las generaciones se haya humillado tanto ante los verdugos, implorando el perdón a su Padre para librarlos de las penas eternas y mostrarnos el amor que nos tiene!. ¡Cómo es posible que el coordinador de los trillones incontables de astros que van contorneándose los unos a los otros a velocidades que alcanzan los 276.000 kilómetros por segundo, hayan podido convivir y dialogar con los hombres sencillos y rudos que sólo sabían remendar sus redes y pescar!. ¡Cómo es posible que haya bajado desde las alturas inefables con su poder omnímodo y su omnisciencia para entrar en las entrañas de la modesta esposa de un carpintero pueblerino!.

207

¡Cómo sería posible que le hubiera confiado las llaves del reino de los cielos a un hombre que lo negó repetidamente después de presenciar los milagros que hacía, si fuera posible descartar la venida del Espíritu Santo para transmitirle todo lo que tenía que hacer por la eterna perseverancia de la Iglesia, y hacerle saber que tendría que morir su cuerpo clavado en una cruz con los pies en lo alto y la cabeza en el lugar de los pies!. Y, ¡cómo es posible que algunos titulares de la Cultura pongan impedimento o sientan aversión por la vasta cultura que lleva implícita la vida de Dios en la tierra y la pedagogía del único Maestro y Señor, y sean obligatorias una serie de asignaturas que, algunas, llevan incluidos personajes malvados y pérfidos!. Ignora si esto puede ser un pecado contra el Espíritu Santo sin posible perdón. Y a pesar de t o do , l a gra n d ez a de l h om b r e s e gu i r á s i en d o inconmensurable.
Publicado en «EL COMERCIO» 25-Septiembre-1996

208

79.- SERÁ INFINITO, COMO DIOS
Una señora que ejerce un influjo preponderante en la National Aeronanties and Space Administration (NASA), y que no sabría escribir su nombre, ha declarado que si bien es verdad que han conseguido hacer visibles algunos astros que se distancian de la tierra 15.000 millones de años luz, también es cierto que sólo se conoce la diezmillonésima parte del universo. Y con todo el respeto que se merece una señora tan ilustre, a mí me parece que delimitar el espacio cósmico nunca dejará de ser una fatuidad. Pues ningún cerebro humano está capacitado para concebir este límite que a nuestro entender no tiene término posible. Se podrá llegar a un punto con ausencia de astros. Qué se yo. Pero la nada o el vacío no tiene fronteras, y si las tuviera, tras el límite habrá otras constelaciones o galaxias, y si al fin de las mismas no hay nada, continúa el vacío espacial sin frontera y sin límite. A mí me parece que el universo es infinito, como Dios. Pienso que este gran misterio sólo lo puede dilucidar la sabi duría increada, es decir, atributo que sólo corresponde a la perfección propia de la esencia de Dios, porque en Él también se centra este secreto al que el hombre no le han dado facultades para comprender. Algunos filósofos creyentes han querido ir más allá del origen de Dios. Pero se han encontrado con que Dios no tiene origen. Él es el increado que existe desde toda la eternidad. Es el creador de todo lo visible e indivisible, de todo lo palpable e impalpable.

209

El maestro rural que me enseñó las primeras letras nos decía que Dios era un señor infinitamente sabio, poderoso, justo, principio y fin de todas las cosas, premiador de buenos y castigador de malos. La definición parece correcta, (esto de justo es lo único que recelo porque no soy justo, y Él nos lo exige), pero a Dios sólo se le comprende un poquito meditando horas interminables junto al sagrario, y el proyecto de vida que ha diseñado para el hombre cristiano, lo tenemos en el Antiguo y Nuevo Testamento. Dios le ha dado al hom bre una i nt el igenci a preponderante sobre todos los seres vivientes en su entorno terreno. Pero conociendo muy bien nuestra innata insolencia, nos ha dejado incapacitados para dilucidar los misterios creados por Él, y así, hacernos sumisos y humildes ante la ignorancia que llevamos encima, y el que no quiere anonadarse ante su grandeza, vive dando coces contra el aguijón, ¿y después...?.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 25-Septiembre-1996

210

80.- PEREGRINANDO EN PONTEVEDRA
Pienso que la mitad del éxito que han tenido las apariciones de Fátima, nos corresponde a los españoles. Si leemos los historiadores de los prodigios y las declaraciones de sor Lucía, veremos que lo sucedido en Tuy (Pontevedra), tiene tanta importancia -tal vez más- como lo acaecido en Fátima. Pero los españoles pasamos por alto las apariciones en Pontevedra, y así, la devoción a María de Tuy sólo la practican unos millares de turistas extranjeros (a Fátima van más de cinco millones), y un puñado de españoles que visitan el aposento donde la vidente dormía. Habitación que se encuentra en la calle Hermana Lucía. Hoy convertida en una hermosa capilla. Allí estaba Lucía con las monjas Doroteas cuando la Virgen se le apareció con el Niño Jesús en los brazos para pedirle la consagración de Rusia, y decirle que tan pronto la hiciera el Santo Padre en unión con todos los obispos del mundo, Rusia terminaría con la dictadura comunista y se convertiría. Pío XII cumplió una parte del pedido de María, con la declaración que sigue: «Como hace algunos años consagramos todo el género humano al Corazón Inmaculado de la Virgen, Madre de Dios, así ahora, de un modo especialísimo, dedicamos y consagramos todos los pueblos de Rusia al mismo Inmaculado Corazón». Y hemos dicho una parte del pedido de María, porque no la hizo en unión con todos los obispos del mundo. Algo parecido también lo hizo Pablo VI, mientras la dictadura comunista continuaba exterminando todo lo que a Dios se refiere, hasta que Juan Pablo II la hizo 211

perfectamente y conforme al pedido de la Virgen. El resultado todos lo conocemos. Y estando Lucía postrada de rodillas en su celda, en Pontevedra, se le apareció nuevamente la Virgen con el Niño Jesús a su lado subido en una nube de luz. La Virgen puso su mano derecha en el hombro de Lucía, mientras en la otra sostenía su Corazón rodeado de espinas, y en ese momento el Niño Jesús dijo: «Ten compasión del corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie que haga un acto de reparación para sacárselas». En otra de las apariciones en Pontevedra, Lucía vio cómo la Capilla donde rezaba se inundó de una luz sobrenatural. Y en la claridad de la parte superior pudo ver la cara de un hombre majestuoso y su cuerpo hasta la cintura. En el pecho había una paloma de luz, y clavado en la cruz veía el cuerpo de otro hombre. También un cáliz y una gran hostia, en la que caían gotas de sangre del rostro de Jesús crucificado. Debajo del brazo izquierdo de la Cruz, grandes letras como si fuesen de agua cristalina, formando estas palabras: «Gracia y Misericordia». «Entendí -nos dice Lucía- que era el misterio de la Santísima Trinidad, que me fue revelado, y yo recibí luces acerca de este misterio que no se me permite revelar». Muchos folios serían necesarios para describir lo sucecido en Pontevedra, pero los católicos españoles nos hemos dormido en los laureles, mientras los portugueses lo han tomado en serio con todos los beneficios espirituales y materiales que ahora conlleva para los humildes lusitanos. 212

Es necesario visitar Pontevedra y recibir la información que nos dan las monjas Doroteas para saber que Fátima también la tenemos en España.
Publicado en «LA VOZ DE ASTURIAS» 28-Septiembre-1996

213

81.- LAS MALAS NOTICIAS Y EL PAPA
Si todos los medios de difusión que tenemos a nuestro alcance estuvieran comprometidos a divulgar lo bueno que pasa en España -y en el mundo- cada día que amanece, los sucesos escandalosos y protervos que nos perturban, no encontraría espacio de tiempo en las telecomunicaciones ni lugar disponible en las revistas y periódicos que leemos todos los días, y así, las noticias perniciosas que tanto se difunden, se quedarían circunscritas al diminuto grupo que las padece. Pero, en detrimento de la Iglesia católica y del bien que practica en los cinco continentes (sólo en España cuenta con más de un millón de personas que reciben asistencia médica en hospitales dependientes de los religiosos/as, y cerca de dos millones de alumnos estudian en sus colegios y centros universitarios), lo que más se ha divulgado en el mundo y en las páginas más leídas de algunos rotativos son las malas noticias, como el idilio del obispo escocés Roderick Wright con una divorciada, la dimisión de un obispo suizo tras dejar embarazada a una señora, el escándalo del obispo de Vancouver, condenado por abusos sexuales, y la renuncia de un obispo irlandés por sus amores con otra dama. Estos cuatro sucesos lamentables, todo el mundo los conoce, y sólo son cuatro ovejas negras entre los 4.000 obispos que tiene la Iglesia católica en las 2.600 diócesis diseminadas por todo el orbe. Pero, ¿quién se preocupa de propagar la caridad, la justicia y la paz que van difundiendo los 3.996 obispos restantes? ¿Ha despertado tanto interés el hecho de que Juan Pablo II escribiera un libro con el que 214

obtuvo cientos de millones de pesetas para donarlos íntegramente a los más pobres?. ¿Es noticia decir que el Santo Padre se confraterniza con personas de las más variadas ideas? ¿Nos impacta saber que el Sumo Pontífice ha tenido un encuentro con cuatro millones de jóvenes en Filipinas, a los que alentó a construir un mundo mejor? ¿Nos parece novedoso que se haya reunido con una multitud de leprosos sin miedo a contagiarse? ¿Hemos memorizado que en su viaje a Brasil estuvo entre los más menesterosos que viven en las miserables favelas? ¿Alguien se esfuerza más que el Papa en conseguir la paz en los distintos escenarios bélicos? Y, ¿quién como él ha conseguido la libertad de varios países?. ¿No es víctima de un atentado y perdona y consuela al agresor y a su madre? ¿Nos parece poco la lucha que viene realizando por los derechos de la mujer y la defensa que hace exponiendo su vida en defensa de los niños incipientes que tantas mujeres abortan?. ¿No es cierto que a Jesucristo le han traicionado el 8 por ciento de los doce cristianos elegidos (Judas)?, y no queriendo ser más el discípulo que su Maestro (Lc 10, 24) nos encontramos con que a la Iglesia actual le corresponderían 80 millones de Judas, lo que tiene que motivar al fortalecimiento de nuestra fe, al ver que los preceptos de Jesús son infinitamente sabios, y sus profecías siempre se cumple.
Publicado en «EL COMERCIO» 2-Octubre-1996

215

82.- ¿SE PUEDE ANULAR UN MATRIMONIO CONSUMADO?
Viendo el escenario político y social, que vienen promoviendo los pseudo cristianos, agnósticos, ateos y antirreligiosos, ¿¡quién como el Santo Padre con sus 4.000 obispos y los fieles santos forma una entidad multinacional sin haber usurpado riquezas, pese a las centenas de millones que pasan por las diócesis!?. Ya sé, ya sé que la Iglesia católica tiene una historia indeseable en los siglos que se fueron hace más de cuatrocientos años, hasta que a trancas y barrancas se fue descubriendo el verdadero sentido de las palabras de Jesús en los santos Evangelios: «Hipócrita, quita la viga que llevas en el ojo y entonces verás de quitar la paja del ojo de tu hermano» (Mateo 7, 5; Lucas 6, 42). Esto dice el Señor P e ro l os de t ra ct o res es t ól i do s , ram pan t es y deslenguados que tiene la Iglesia, van memorizando de generación en generación todos los males cometidos por los pseudo cristianos de antaño y solapando un sinnúmero de obras caritativas e ingentes que hoy brillan entre los más pobres de los pobres. Esto no lo quieren ver los que llevan la viga en sus ojos y sólo se fijan en las pajas que llevan los cristianos fieles. Tratando de otras cosas, sí es cierto que se pueden anular l os m atrim oni os cons um ados y con hij os , demostrando que el matrimonio nunca existió. Las pruebas suelen ser de tipo psíquico, cuando uno o los dos cónyuges no estaban capacitados para asumir las cargas del matrimonio, y por eso su compromiso no fue válido. También 216

hay pruebas de nulidad cuando se demuestra que no se deseaba guardar fidelidad o se excluían los hijos. Y la Iglesia pone a disposición, de los que demuestran insolvencia económica, abogados y procuradores de oficio. También la Iglesia les exime del coste de las tasas que, como mucho, ascienden a unas 60.000 ptas. Y siendo esto así, cada año se presentan en España unas 500 demandas de nulidad, de las cuales la Iglesia concede aproximadamente el 95 por ciento. Y de entre las 500 solicitudes de nulidad que se presentan cada año en España, sólo un 10 por ciento, aproximadamente, son de personajes famosos y familias acaudaladas, y más de un 20 por ciento de los solicitantes son pobres que no pagan un céntimo y la Iglesia les subvenciona todo. También pueden presentarse las familias acaudaladas y famosas con una porción de hombres sobornados que testifican lo descrito por el letrado defensor, y así, en algunos casos, consiguen la nulidad en apariencia y viven en pecado grave el resto de sus vidas, asistiendo a misa con el nuevo cónyuge y comiendo el Cuerpo y la Sangre de Cristo, adherido a su posible condenación. Y en los casos de matrimonios ratos y no consumados, no tienen ni que ir a la Rota, el problema se resuelve en cada diócesis. Téngase en cuenta que los cancilleres son elegidos entre personas de toda solvencia intelectual y moral; todos son doctores por las mejores universidades civiles y eclesiásticas, y están actualizados en todos los campos de la ciencia jurídica, psicológica y psicopatológica, dotados de un sentido de sana humanidad. Hombres muy sensibles al problema humano que arrastran los matrimonios en 217

constantes desavenencias; siempre buscando que dentro de la verdad y la justicia encuentren una causa de solución que les lleve a la tranquilidad de conciencia y a la felicidad temporal. También se ha dicho por ahí que se niega la comunión a una persona separada. Es una patraña más. Los cónyuges separados por su incapacidad de convivencia, si guardan la castidad y viven en gracia de Dios, pueden comulgar todos los días, no así los divorciados que han vulnerado la ley de Dios Padre (Levítico 21, 7; Levítico 21, 14; Ezequiel 44, 22), y Dios Hijo (Mateo 5, 32; Marcos 10, 12; Lucas 16, 18), y el que no quiera aceptar la Constitución de la Iglesia que Cristo nos dejó plasmada en sus Evangelios, que viva su vida libremente y deje la Iglesia en su lugar y en paz. Claro que todo esto no sale en la TV, y sí lo contrario, porque la verdad a todos nos aplasta, y el pecado y la mentira sólo nos sentencian después de muertos, y como no creemos, vivan el pecado y la mentira y abajo la Iglesia y la verdad.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 2-Octubre-1996

218

83.- EL PAPA
Cuando vemos que en más de ciento sesenta naciones se aúnan los mandatarios políticos y repúblicos para legitimar la muerte de los niños incipientes, es claro que la sociedad humana -en su mayoría- se encuentra en un proceso de decadencia degenerativa. Y para seguir este procedimiento con todas las ramificaciones hedonistas y disolutas que conlleva, es necesario erradicar al que ha sido la única verdad perfecta (Cristo), y a todos los que valientemente lo defienden con magistral sabiduría, como el Santo Padre y la más alta cúpula vaticana que está en perfecta comunión con él. En efecto, la verdad es la propiedad que tiene la expresión de mantenerse siempre sin mutación alguna; es decir, el razonamiento sin rebozo y sin lisonja con que los corrigen o reprenden a los hombres que prefieren el placer que les ofrecen el dislate y la mentira. He ahí que la mayoría de los noticieros no cejan en anunciar la dimisión o muerte de Juan Pablo II. El hombre que ha conseguido despertar la conciencia cristiana a más de cien millones de paganos. El Pontífice que tan fielmente representa a Jesús en la Tierra. El mismo que a pesar de su precaria salud (la buena salud no es la mejor amiga de la santidad), continúa macerando su cuerpo para llevar la Buena Nueva a todos los hijos de Dios. El que gobierna a los mil millones de católicos en los cinco continentes, y los seguirá exhortando mientras tenga lucidez, y hasta el último aliento. Y que nadie se equivoque, porque, «detrás vendrá quien bueno me hará». Sí, Juan Pablo II ya tiene nombrados a dedo a 119 cardenales, y como los santos se inclinan por los santos, el 219

Colegio Cardenalicio que ha de formar el nuevo cónclave iluminados por el Espíritu Santo-, han de escudriñarse, uno a uno, todos los purpurados para elegir al más conservador y santo de cuantos electores se reúnan. Y si los 119 elegidos por el Papa no son suficientes, ya tenemos nueve vacantes más para los purpurados que serán escogidos en el próximo consistorio, y que será convocado en fechas muy próximas. Creo que esta repulsa que sienten hacia el Santo Padre los hombres materialistas, debiera ensalzarnos el ánimo a los católicos y aumentar nuestra fe. Pues esta actitud de los hombres voluptuosos que no piensan levantar vuelo jamás, lleva implícita la predicción que sale de la omnisciencia de Dios. Veamos lo que Él nos dice: «Si el mundo os odia, sabed que a mí me ha odiado antes que a vosotros.» (Jn 15, 18). «No está el discípulo por encima de su maestro, ni el siervo por encima de su amo.» (Lc. 10, 24).
Publicado en «LA VOZ DE ASTURIAS» 11-Octubre-1996

220

84.- PARA DOÑA MANOLITA, FRATERNALMENTE - (No, a la absolución colectiva)
Si el señor director publica este artículo, se lo agradeceremos todos los asturianos que estamos en comunión con el Santo Padre, y los buenos y bienintencionados que no lo están, (ver escrito del 28-9-96), al ser informados por el Nuevo Catecismo que firma Juan Pablo II, estoy seguro que se pondrán en comunión con el Sumo Pontífice, porque, creyentes y ateos, todos queremos que haya cielo y terminar en el mismo espacio que les espera a la madre Teresa de Calcuta y al Santo Padre, ¿me lo vais a negar?. «Ciertos pecados particularmente graves están sancionados con la excomunión, la pena eclesiástica más grave, que impide la recepción de los sacramentos y el ejercicio de ciertos actos eclesiásticos, y cuya absolución, por consiguiente, sólo puede ser concedida, según el derecho de la Iglesia, al Papa, al obispo del lugar, o sacerdotes autorizados por ellos (cf. CIC can. 1331; 13541357; CCEO can. 1431; 1434; 1420). Y en caso de peligro de muerte, todo sacerdote, incluso privado de la facultad de oír confesiones, puede absolver de cualquier pecado (cf. CIC can. 976; CCEO can. 725) y de toda excomunión». Esto nos dice Juan Pablo II a doña Manolita Suárez Valdés, y a los mil millones de católicos que gobierna. Y para la señora Suárez y ese santo sacerdote al que defiende sinceramente con todo su corazón, y que, tal vez, por exceso de actividad en beneficio de los pobres y de sus feligreses no ha tenido tiempo para leer el Nuevo 221

Catecismo y desconoce el Código de Derecho Canónico, les transcribo el canon 986: «Todos los que, por oficio, tienen encomendada la curación del alma, están obligados a proveer que se oiga en confesión a los fieles que les están confiados; y a que se les dé la oportunidad de acercarse a la confesión individual». Y para que la señora Suárez y nuestro querido y reverendo padre continúen santificándose después de confesar contritamente estos equívocos transmitidos al pueblo fiel y bondadoso, les reproducimos el canon 961 del Código antedicho: «No puede darse la absolución a varios penitentes a la vez sin previa confesión individual y con carácter general a no ser que: amenace un peligro de muerte, y el sacerdote o los sacerdotes no tengan tiempo para oír la confesión de cada penitente. Pero no se considera suficiente necesidad cuando no se puede disponer de confesores a causa de una gran concurrencia de penitentes, como puede suceder en una gran fiesta o peregrinación». Cierto es, mi buena hermana en Cristo, doña Manolita, que Jesús no nos habla de la confesión individual o colectiva, pero el buen sentido y la infalibilidad del único Vicario de Cristo en la Tierra, sabe muy bien que no a todos los pecadores se les puede absolver sin conocer la gravedad del pecado. Sirva como ejemplo el señor que ha usurpado mil millones de pesetas al gobierno o mil a un pobre mendigo; a estos ladrones, carteristas o rateros, sólo se les puede absolver después de restituir los daños cometidos. Y aunque todo lo que sigue son pecados mortales, no es lo mismo que una joven violada se acoja a uno de los tres supuestos y aborte al hijo que le engendraron por la fuerza, que un matrimonio, sin el menor atenuante, elimine a 222

un niño con siete meses de embarazo, y en las confesiones colectivas, «ancha es Castilla», doña Manolita. Pues el buen sacerdote, intentando ponerles a todos en gracia de Dios y llevarles al cielo, su falta de discernimiento y un poquito de estolidez, le llevan a dar palos de ciego. No quiero terminar sin transmitirle un cariñoso saludo al acusado, señor Rodríguez. Espero la bendición del reverendo padre de Moreda y sus colegas y secuaces de Gozón, y, ¿cómo no?, un aplauso sincero para la señora Suárez que suponemos intenta ser cada día mejor cristiana y que, sólo por error, no ha sido obediente y sumisa a nuestro queridísimo Santo Padre.
Publicado en «LA NUEVA ESPAÑA» 11-Octubre-1996

223

85.- LA VIDA ES MARAVILLOSA
Pienso que sólo un número muy exiguo de personas se acomodan al título que antecede. El estrés al que nos subyugan los altibajos de la vida, la disparidad de criterios entre jefes y dependientes, el ocio sin límite y sin sueldo de los parados, la ausencia definitiva de los que más han hecho por nuestro bien y más nos querían en este mundo -los padres-, el dolor moral más lacerante al que un ser humano puede ser sometido, cuando le dicen que su queridísimo hijo fue víctima de un accidente (esto lo sé por experiencia); todo en suma, lo ha denominado el autor de la Salve como un valle de lágrimas. Pero si escudriñamos pacientemente lo provisional y efímero de nuestra vida y meditamos el fin para el que hemos sido creados, y el bien que nos hacen las tribulaciones, el dolor, las enfermedades, la ancianidad y la decrepitud; veremos cómo este proyecto de vida que Dios ha diseñado para el hombre cristiano, nos lleva forzosamente a la depuración de todos los males cometidos (conduciéndonos a la humildad y haciéndonos aptos para la gloria prometida), cuando nos parecía que nuestros progenitores eran hombres arcaicos que nunca habían sido adolescentes ni mozalbetes y que, la muerte, sólo a ellos les correspondía. Volviendo a lo dicho, el Redentor nos hace saber que sin la muerte lancinante y sádica a la que fue condenado, todos igualmente pereceríamos. Por eso los santos, queriendo seguir sus huellas y cumplir sus preceptos, sólo se consideran privilegiados cuando más les acechan los infortunios. Y leyendo la biografía de la madre Teresa de Calcuta, me encuentro una carta suya de la que extracto lo 224

que sigue: «¿Cómo estás? ¿Aún te tiendes sobre tus espaldas? ¡Cómo te debe amar el Señor para darte tanta porción de Su sufrimiento! Debes de ser feliz, porque eres Su elegida» («Mi vida con los más pobres», pág. 123). Con todo, no pretendemos que nadie se ilusione con el trance doloroso de la muerte, pero sí podemos mitigar todas las desdichas con la firme esperanza de descubrir el lugar donde descansan en la paz de Dios nuestros seres queridísimos y convivir con ellos, esperando la llegada rauda de los no menos amados que dejamos en esta vida maravillosa por el porvenir que le espera.
Publicado en «EL COMERCIO» 11-Octubre-1996

225

86.- LA PRINCESA KIMERA
No hay mal que por bien no venga. Esta frase o adagio es desalojada por muchos y conocida por todos. Y si nos falta el conocimiento sobrenatural, nos parecerá que ha sido inventada por hombres ilusos con visión recortada. ¿Cómo pueden ser buenos los accidentes de tráfico? ¿Cómo pueden ser buenos el cáncer y el sida?. ¿Cómo puede ser bueno un secuestro?. Pues la cantante de ópera coreana -princesa Kimera-, bendice y aplaude el secuestro de su querida hija. Cierto es que la princesa y su acaudalado esposo, Raymond Nakachian, han conseguido rescatar a su hija Melodie cuando fue secuestrada, hace ocho años. Y este dolor moral tan lacerante, frente al cual el hombre se siente tantas veces impotente, les llevó a pensar que si Dios existía, sólo Él podría devolverles a la hija y normalizar sus vidas. Esto les hizo conocer la iglesia por dentro y contactar con un santo sacerdote y muy talentoso, infundiéndoles el ánimo que nos conduce a la conformidad con la santa voluntad de Dios. Y con este conforto espiritual, soportaron pacientemente la zozobra constante de las noches y días que pasaban sin saber si estaba viva o muerta la hija querida. Y como este mal se ha convertido en un bien inconmensurable, ahora, refugiados en la religión y bajo la túnica de Jesús, nos dice la princesa Kimera: «Sabiendo lo que Cristo nos ayudó en aquellos duros momentos, he decidido bautizar a los hijos en el cristianismo. La niña está estudiando el catecismo, porque quiero que comprenda muy bien el tema, y quiero hacerles saber que, gracias al secuestro, nuestra familia está increíblemente unida, y que somos realmente felices». 226

El testimonio de esta familia noble, hoy tan cristiana, puede proyectarse en todo el mundo, teniendo en cuenta que el famoso actor, Robert de Niro, va a protagonizar una película sobre el secuestro de la niña Melodie y la conversión de la familia Nakachian. También nos dice la princesa Kimera que tras las conversaciones con el actor para proporcionarle información suficiente de cara al film ha surgido una gran amistad: «La película está muy bien declara Kimera-. Con Robert hemos hablado mucho sobre el bien que todos juntos podemos hacer a los espectadores que vean el largometraje». Hemos visto que hay males que vienen para bien. Pero sólo los santos intuyen los bienes que se ocultan tras el dolor de todos los males.
Publicado en «LA VOZ DE ASTURIAS» 20-Octubre-1996

227

87.- LA DEVOCIÓN A MARÍA
Estoy llegando a la raya de los treinta y ocho años. Los que anteceden a esa fecha gloriosa no los quiero contar. Han sido lustros de gamberrismo y de pecado, de tristeza y desazón, de congoja y angustia, de placer fugitivo y desplacer. No creía en nada ni en nadie. Era un joven desencaminado y estólido. La ausencia de mis padres desde la infancia y la pérfida compañía que me circundaba me habían hundido hasta el abismo. Gracias a Dios que la droga y el Sida nadie los conocía en España. Por eso ahora siento amor y compasión hacia los jóvenes que se pierden. Son buenos y víctimas del ambiente que les rodea y los medios de difusión. Desconocen la paz que se siente con un ideal cognoscitivo y sublime. Están sedientos de Dios. Pero nadie les dice con amor que Dios les ama hasta el extremo, y buscan su felicidad en la fuente de las desdichas, en el pecado. Le doy muchas gracias a Dios por haber encontrado en aquellas fechas tenebrosas a un amigo bueno y católico, que actualmente vive en Avilés y desconozco su dirección -Félix Torres Fraile-, el que me amonestaba y me advertía el bien que me harían unos cursillos de Cristiandad; y gracias a él los hice el 13 de diciembre de 1958. Allí me encontré con Dios cara a cara y mi alma se levantó del lodazal donde se encontraba para adherirse a su Creador. El que me hizo dar un vuelco de ciento ochenta grados. El que me dio la luz para detestar los males que hacía y practicar el bien. Pero algo muy importante me faltaba. No tenía devoción a la Virgen María. Los testigos 228

de Jehová -llenos de buena intención- me hicieron dudar de la Virginidad de nuestra Madre. Y así viví diecisiete años practicando la religión Católica sin devoción a María. Pero guardando el secreto y las dudas en mi corazón. Mi esposa era -y sigue siendomuy devota de la Virgen y nunca le expuse las dudas que albergaba, y mucho menos a mis compañeros de Acción Católica. Entendía -y entiendo- que las ideas perturbadoras son contagiosas si se manifiestan y deben de sufrirse en la soledad hasta que sean erradicadas por la gracia divina y el esfuerzo del que las padece. Yo veía que los devotos de María y del rosario eran católicos muy completos, y esto me hacía sentir una especie de envidia e inferioridad ante las señoras y señores que veneraban la imagen de María. Pero mi buena Madre lo sabía, y con ese amor entrañable que nos tiene a todos, hizo que llegara un jesuita a nuestra casa con «Las Memorias de sor Lucía (La vidente de Fátima)». Las leí dejando mis lágrimas en algunas páginas y nunca más dudé de la Virgen. Ahora estoy seguro de que nadie conseguirá consolidar su fe si le falta la devoción a María. Y cuando llegan los testigos de Jehová a nuestra puerta, siempre les digo: Aunque imposible, si los católicos estamos equivocados elogiando y venerando a la madre de Dios, Jesús nos dirá: «Gracias por haber honrado a mi Madre más de lo merecido». Pero ¡ay! de los que, como vosotros, la vais deshonorando y deshonrando de puerta en puerta.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 25-Octubre-1996

229

88.- DIOS, JUSTICIA Y ETA
Nadie ignora que todos los Gobiernos de España se han desvelado para combatir el terrorismo, cada uno con el ordenamiento y dictamen de su estrategia. Y es muy lamentable que esta lacra social continúe sumando víctimas desde hace más de 20 años, máxime si tenemos en cuenta que más del 99 por ciento de los españoles detestan el crimen y el secuestro. Esto demuestra que algo muy grave se viene frustrando. Y como también los desmañados tenemos derecho a exponer nuestras conjeturas, veremos lo que sale: Tengo para mi que todos presumimos un poco de nuestras hazañas, y nos parece lógico -y execrable- que ETA también se regocije en las suyas, tanto más cuanto mayor sea la publicidad que le hacemos y más extensos sean los carteles que van exhibiendo las grandes multitudes por las calles, y los lazos azules que se exteriorizan. Y aunque pueda parecer inhumano, me parece que si desde el primer secuestro se formara un cerco a las familias dolorosas que claman al cielo por el rescate de un ser tan querido, y se les bloquearan las cuentas bancarias, sin dejar de hipot ecarl es provi si onal ment e l as em pres as y propiedades de las víctimas secuestradas, es bien posible que pudiéramos contar con la desgracia irreparable del primer secuestrado, dependiendo un poco de las medidas sumamente drásticas que anunciara el Gobierno para los etarras prisioneros y los que circulan por las calles (pienso que los mandatarios políticos tienen que ser honrados, perspicaces, justicieros y valerosos, y quien intente ennoblecer el corazón de las alimañas, sedientas de matar, 230

terminaría descorazonado). Pues al tener muy claro que no conseguirían un céntimo por cada secuestro, y ver lo tempestuoso y desapacible que se generaba en sus vidas con esas actitudes, creo que los secuestros y el crimen terminarían. Y si los miles o millones de buenos ciudadanos que se manifiestan pidiendo la libertad del señor Lara, se reunieran en secreto para hacer oración, implorando la misericordia de Dios -como lo hacen para que vengan las lluvias-, quien sabe si el miedo a la asfixia del silencio y las plegarias, fueran más eficientes que todo lo hecho hasta hoy, con muy deficientes resultados. Téngase en cuenta que la mayor fuerza de la banda terrorista, está implícita en los miles de millones que vienen usurpando por los secuestrados que ponen en libertad. Y no es el dinero lo que nos interesa. Es el impulso poderoso que infunde en los criminales perpetradores que matan a sueldo. Y esta oleada de crímenes que les proporciona el dinero, es cien veces mayor que la muerte de un secuestrado. Y como los Gobiernos -en mayor o menor medida- se dejan chantajear, el resultado todos lo conocemos. Por eso decimos: Dios, justicia y Eta.
Publicado en «EL COMERCIO» 24-Octure-1996

231

89.- EL BODORRIO DEL SEÑOR CASCOS
No me extraña en absoluto que las señoras se pasen la vida reivindicando los derechos de la mujer. Lo que sí parece pasmoso es que tantas varonas como operan en las telecomunicaciones y en el papel impreso, ensordezcan siempre ante el desvalimiento en que las dejan los esposos con los bodorrios y concubinatos que les propinan cuando consiguen el éxito y la fama, sin creer en Dios ni en los ángeles. Para todo esto, algunos ateos y mandatarios políticos han ido más que goteando con astucia rampante y buen ingenio, hasta convencer al pueblo sencillo y bondadoso de que los derechos humanos consisten en sálvese quien pueda, y la derecha conservadora de sardinas, temiendo perder el tren que pusieron en marcha sus antecesores en el poder, continúan permitiendo que «legalmente» prosigan las madres y doctores atocinando los niños en el vientre materno y aumentando los impuestos para, también, llevar una parcela de los mismos a la remuneración de los ejecutores. Y quien conculca los derechos humanos, por ley natural pierde el humano derecho que le correspondía antes de hollar a su prójimo. ¿No es una vejación lastimosa que la legítima esposa del señor Cascos tenga que contemplar este bodijo que apareció en todos los medios de difusión, sin que nadie le haya dado un atisbo de consuelo o razón? ¿No es una injusticia e inmoralidad que mientras la esposa solícita y abnegada se desvela en atender el hogar 232

donde su esposo e hijos descansan y se recrean, este cónyuge vaya escalonando puestos hasta conseguir que una niña de 22 años ocupe el lugar de su buena esposa y se convierta en madrastra de los hijos que ha descuidado el padre?. ¿Dónde están esas señoritas y señoras que defienden los derechos de la mujer y no se manifiestan en favor de esas pobres señoras que después de haber lacerado sus cuerpos en beneficio del esposo y sus hijos, se quedan en la más triste soledad e indefensión humillante?. ¿Quiénes son los católicos que siguen el ejemplo de Juan el Bautista diciéndoles a los adúlteros que no les es lícito adulterar?. ¿Es que tienen miedo a que les corten la cabeza? ¡Oh!, ¡quién nos diera a los católicos salir de la tierra con la cabeza cortada por defender la justicia y la verdad, y así, disfrutar eternamente de la gloria merecida como al Bautista!. «El más grande de los nacidos de mujer» (Lucas 7, 28).
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 29-Octubre-1996

233

90.- APADRINAR A UN NIÑO
Se oyen voces autorizadas diciendo que diariamente se mueren cien mil niños de hambre en el mundo. También sabemos que no pocas familias españolas han tomado en serio este desamparo aterrador. Y sin contar las numerosas obras católicas y asociaciones benéficas que casi todos conocemos, me permito citar solamente a la unión sacerdotal Lumen Dei, y puedo decir que sólo esta bendita Obra consigue distribuir nueve mil comidas diarias entre los más pobres que se encuentran en los Andes del Perú, sin un céntimo de retribución por parte de los comensales. Los beneficiados son algunos de esos niños famélicos y carnisecos que nos muestran pocas veces por TV. Y la importancia económica, que el lector puede imaginar, procede de los donativos que aportan los católicos y algunas almas buenas y caritativas. También tiene la Obra susodicha más de mil niños apadrinados bajo su custodia. Los padrinos se encuentran diseminados por toda España, siendo Asturias la que más contribuye a los apadrinamientos y donativos. Teniendo en cuenta el roído poder adquisitivo de los países tercermundistas, con cinco mil pesetas mensuales consiguen los misioneros/as el vestuario completo para un niño, el alimento necesario, el alojamiento en sus guarderías, el estudio en sus colegios, hasta terminar el bachillerato y, lo que a nosotros nos parece más importante, instruirlo en la doctrina de la fe católica, terminando con un oficio en los talleres o fábricas que la Obra tiene para los más menesterosos. Si ahora tenemos en cuenta lo que Jesús nos dice: «Venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre y me 234

disteis de comer...» (Mateo 25, 34 a 46), creo que merece la pena fumar unos pitillos menos cada mes, abstenerse de una comida en el restaurante, contar con un traje o vestido menos en el ropero, controlar un poco más las llamadas telefónicas, viajar un poco menos al extranjero y conocer mejor las maravillas que tenemos en España, y un largo etcétera que nos cuestan los gastos superfluos, y con esos ahorros apadrinar un niño o una centena, como tienen alguna familia pudiente que yo conozco y viven con austera sobriedad. Pues la satisfacción que causa recibir una síntesis biográfica y la fotografía del niño que se ha librado de morir de inanición -mueren de hambre más del 80% de los niñoso sobrevivir envuelto en el ateísmo, el latrocinio y la droga, merece la pena permitir que desaparezcan de nuestra cuenta bancaria las cinco mil pesetas cada mes, y así, verlo educado, robusto y cristiano, y rezando todos los días por sus padrinos extranjeros para que Dios les ayude y no le abandonen. Madrid, tel.: 91-562 75 43; Gijón, tel.: 534 40 33.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 31-Octubre-1996

235

91.- EL DIOS DE CADA UNO
El famoso actor italiano, Vittorio Gassman, al preguntarle si está buscando algo más de lo tangible, es decir, si está embarcado en la búsqueda religiosa. Su respuesta parece sincera: «Envidio a los que tienen una fe profunda; a mi se me hace difícil dar una forma humana a Dios. No puedo imaginar el cuerpo del Omnipotente. Pero esto no es importante. Importante es que muchas veces mando un saludo al techo. Quizá una oración. Y me siento contento. Me siento querido. Siempre he sido egoísta: ahora no tanto. Confío en que Dios es una persona muy generosa y creo que, si Él no existiese, yo sería de verdad un terrible monstruo». Este dubitativo concepto de la existencia de Dios, puede ser el comienzo del hilo para descoger el ovillo y encontrar el corazón de Cristo. El peligro está en acomodarse al libre albedrío del puede ser o quién sabe, porque esta es la postura del tibio que Dios vomita (Apocalipsis 3, 16). Y es también imaginar el concepto de un dios que se adapta a la normativa de vida que practicamos contrariando los preceptos que Él nos exige cumplir con fidelidad. Pienso que la actitud de este actor de cine y de teatro es lo más semejante y común a nuestra cultura occidental moderna, colmada de racionalismo, sospecha, y hasta escepticismo, con una dosis considerable de pudor ante la experiencia religiosa que somos llamados a manifestar, sin ocultarla bajo el celemín (San Lucas 11, 33).

236

No podemos concebir un dios cada uno y a nuestra medida. Él es el que es -(Éxodo 3, 14; Oseas 1, 9)-, sin copia o imitación de nadie, y tenemos que adaptarnos al que más nos ama y nos conduce al paraíso. La opinión del hombre debe coincidir siempre con los preceptos de Jesús. Los desmanes de la humanidad que vemos a diario, es el fruto de opugnar las leyes del Omnipotente, y mientras el hombre no se convenza de esta realidad, todo irá cada día peor. La vida de Jesús en la tierra, con su ejemplo y sus palabras, es un claro testimonio de su divinidad. Hay muchísimas escenas en el Evangelio verdaderamente conmovedoras para convencernos de que Cristo es Dios. Recordemos uno de sus múltiples ejemplos: cómo la incredulidad de Tomás hubo de rendirse ante la evidencia, cuando después de haber palpado las llagas de Cristo resucitado, exclamó: «¡Señor mío y Dios mío!». Y no olvidemos lo que nos dice Teresa de Calcuta: «El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el servicio, y el fruto del servicio es la paz». Y nadie puede enseñarnos dónde se encuentra la panacea de la paz con más autoridad que la premio Nobel de la misma.
Publicado en «EL COMERCIO» 2-Noviembre-1996

237

92.- JUSTICIA VESÁNICA
Si realmente la justicia es la virtud que debe dar a cada uno lo que le pertenece, la jurisprudencia en los EE.UU. es vesánica. Recuérdese que en 1973, el Tribunal Supremo impidió cualquier protección que pudiera favorecer a los nascituros, al sentenciar que la madre puede decidir en exclusiva sobre el aborto hasta los nueve meses de gestación, sin que importe la opinión del padre. El Santo Padre y el concilio Vaticano II ya nos han dicho que es un crimen abominable la supresión de una vida inocente por muy incipiente que sea, sancionada con la excomunión, la pena eclesiástica más grave, y aún se agrava más cuando el padre del nonato tiene una serie de obligaciones con su esposa e hijos, y le privan del derecho inalienable y natural que tiene para salvaguardar la vida de sus legítimos hijos. Algún padre ha llegado al despacho de nuestra hija psicóloga- pidiendo clemencia para evitar que su esposa ponga fin a la vida del hijo que esperaba con ilusión, siendo coaccionado con amenaza de divorcio si continuaba oponiéndose. El problema ha sido resuelto, y sus padres y el gozoso bebé han venido a mostrárselo y darle las gracias. Pero no era esto lo que quería decir, lo más pasmoso lo encuentro en una revista inglesa, al saber que un chófer arremetió con su vehículo contra un coche que circulaba correctamente, y la señora que iba al volante sufrió lesiones sin importancia en el vientre. Entretanto, el niño que llevaba en su seno -con siete meses de gestación- fue contusionado en la cabeza, e inmediatamente le hicieron la cesárea a su 238

madre para tratar de salvarle la vida al nascituro, y como esto no fue posible, falleció 44 horas después. Ahora viene la vesánica incoherencia de la justicia estadounidense. Un jurado de siete mujeres y cinco hombres, en menos de una hora alcanzaron su veredicto unánime, recomendando la condena de 16 años para el chófer homicida, y el juez la aceptó y la impuso. Si ahora tenemos en cuenta que la madre del niño estaba autorizada para eliminar el hijo hasta los nueve meses de embarazo, ¿qué sentido tiene la rigurosa condena de 16 años de prisión para un hombre que fortuitamente ocasiona la muerte de un niño que todavía no llegó a nacer? Viendo la estolidez que tantas veces anida en cerebros ilustres, nos hace saber la tenebrosidad que puede existir en algunos hombres racionalistas que carecen totalmente de luz sobrenatural. Por eso la Biblia nos dice (Salmos 111, 10; Proverbios 1, 7) que «el principio de la sabiduría es el temor de Dios», y como estos hombres no han llegado a conocer el empiece sapiencial, ahí tenemos el fruto de los varones que se autoafirman en yo sé, yo valgo, y yo soy. Siempre con todos los derechos sin ninguna obligación justa y cristiana.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 5-Noviembre-1996

239

93.- BODA CIVIL
Venciendo la aversión que tengo a la controversia, y con ánimo de dejar la ley natural -y la divina- en el lugar que les corresponde, y la inmoralidad en el mismo trastero donde suele ser incubada, intentaré persuadir a don M. Suárez de los equívocos que nos presenta en su carta del pasado día 31 de octubre. Pues con gran ligereza de juicio y sin conocer las leyes eclesiásticas -siempre con raíces evangélicas y muy por encima del techo materialista- nos quiere parangonar las bodas del señor Carrasco y Rocío Jurado con la boda civil del señor Cascos. El señor Carrasco y la señora Jurado, han conseguido la nulidad de su matrimonio en el Tribunal de La Rota, y allí se encuentra todo el expediente con pruebas fehacientes de no haber existido nunca ese matrimonio canónicamente. También es posible que haya existido y los jueces eclesiásticos lo hayan anulado, dependiendo del abogado perspicaz y defensor del matrimonio y, muy especialmente, de los testigos verdaderos o falsos que hayan conseguido presentar dándole asentimiento completo a la defensa del letrado. Y como los jueces no son adivinos, tienen que atenerse a las pruebas testimoniales y dar el veredicto conforme a las mismas, y si entre todos han conseguido engañarles, el matrimonio sigue siendo válido ante Dios, y el enlace matrimonial que han contraído con otros cónyuges, es un concubinato más, y así, los dos vivirán en pecado mortal el resto de sus vidas, si antes no quedan viudos y lo confiesan contritamente. 240

Pues de Dios no se ríe nadie (Salmos 37, 13; Proverbios 17, 5). Lo que no podemos hacer los fieles ni los obispos, es negar la posibilidad de que el señor Carrasco y doña Rocío, todo lo hayan hecho con justicia y verdad. Intentando dejarlo más claro a don M. Suárez, le diré que si un señor se acerca al confesonario con 20 crímenes a la espalda y se confiesa de pecados veniales, el sacerdote le da la absolución para los pecados confesados ¿y los otros? ¿quién se los perdonó?. Pues así puede ocurrir con las nulidades matrimoniales. Acerca del señor Cascos, es público y notorio que se trata de un hombre divorciado con menosprecio de su abnegada esposa y sus hijos, y la Iglesia tiene la obligación de denunciar el adulterio, máxime teniendo en cuenta que se trata de un hombre preponderante en el Gobierno de la nación, y no quiera ser el señor Suárez más benévolo y caritativo que el último de los profetas -San Juan Bautista, el mismo que le dijo a Herodes que no le era lícito vivir con la mujer de su hermano. Por eso, el obispo de Mondoñedo, monseñor Gea Escolano, ha puesto los puntos sobre las íes conforme a los preceptos de Jesús y sin interferencias políticas. Pues la Constitución -que usted refiere- del verdadero cristiano es el Evangelio, y lo que nos pueda decir una Carta Magna sin Dios, nos suena a música profana. Pero, como la inmoralidad en España -y en el mundocrece más que la hierba en la primavera, se han soliviantado los racionalistas y también los pseudo cristianos, y pocos se preocupan de la desgracia que reina en el hogar de la 241

legítima esposa del señor Cascos, con la vejación humillante que le ha propinado a su esposa e hijos, metiéndoles por los ojos el pomposo bodijo que tantos aplauden sin compasión de nadie.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 7-Noviembre-1996

242

94.- LA VIDENTE DE FÁTIMA
La vidente de Fátima (sor Lucía) ha cumplido medio siglo de clausura, en el convento de las Carmelitas de Coimbra, y cumplirá los 90 años de edad el próximo 22 de marzo. También el día 13 del actual mes de Octubre, con motivo de la sexta aparición de la Virgen -hace 78 años-, nos darán noticias de una multitud de peregrinos que se agolparán en torno a la basílica de Fátima y al lugar de las apariciones; con este motivo, los actos religiosos serán presididos por el cardenal Ratzinger, Prefecto para la Congregación de la Fe. Lucía, tan fiel y solícita a los mensajes de la Virgen y a la santidad que a todos los videntes les exige la presencia y el diálogo de la Reina de los ángeles y mártires, y más que todo eso, la Madre de Dios; consiguió el permiso de Pío XII para pasar de la libertad que disfrutaba con las monjas Doroteas, a vivir encerrada entre murallas y rejas hasta el fin de su vida, lo que desea ardientemente, «porque -nos dice- la muerte corporal no aniquila la felicidad y el Amor eterno e infinito que nos espera en el cielo». Algunas personas mayores que han cursado estudios en grado medio o superior, cuando se les habla de Lucía, dejan entrever un aire de superioridad que intenta menospreciar todo lo que haya podido hacer o decir la que un día fue pastora de ovejas y analfabeta, ignorando que no ha dejado de ejercer sus estudios desde que, en una de las apariciones, la Virgen le pidió que aprendiera a leer y escribir, y el original de sus Memorias en portugués, nos muestra las dotes de una escritora considerable, pues el florilegio y la sintaxis de sus escritos han sido considerados 243

por literatos cristianos como textos selectos en materia literaria. Y aunque muy deficiente en este tema de las buenas letras, admiro la sintaxis bien coordinada de las cien cartas y tarjetas que guardo de la vidente en el cofre de mis secretos. Unas en castellano, otras en portugués. Pues Lucía habla y escribe cinco idiomas. Es una religiosa bajita, magra, con los ojos brillantes que vieron tantas veces a la Virgen -y las que no sabemos, con hábito riguroso, siempre sonriente. Cierto es que su vigor físico ha menguado en los últimos veinte años, pero su vivacidad mental siempre parece la misma, y aunque nadie lo crea, es necesario fijarse mucho para captar las diminutas arrugas de su piadoso y sublime semblante. Acostumbrada a recibir a reyes como Humberto II de Italia, Alfonso XIII; personajes como don Juan de Borbón, jefes de Estado como Franco, Ramalho Eanes y tantos otros que no recuerdo el nombre, presidentes de Gobierno como Salazar de Portugal, Pinto Balsamão y otros muchos; todos los nuncios de su Santidad en Lisboa y otras naciones, decenas de cardenales, condes, duques, marqueses, y algunos obispos con permiso de la Santa Sede, papas como Juan Pablo I, cuando era cardenal (a éste le dijo Lucía que sería elegido Papa y que su muerte casi inmediata no le daría tiempo a hacer nuevos proyectos para la Iglesia, y en poco más de 30 días de papado no hizo ninguno y se fue), Pablo VI y Juan Pablo II. También mantuvo correspondencia con Pío XI, con Pío XII y con Juan XXIII. 244

Y entre la media de 30 a 70 cartas que diariamente recibe de todas partes del mundo, se encuentran archivadas para la Historia todas las que fue recibiendo de personajes célebres y mandatarios políticos de casi todos los países. Y es de notar que un señor gijonés, de comunión diaria, hizo la promesa de ir caminando hasta el Vaticano para obtener permiso de la Santa Sede y poder hablar con Lucía y conocerla. La respuesta fue así: «Un sacrificio más importante que el que ha hecho, es renunciar a ver a la vidente». Quienes han tenido frecuentes relaciones con Lucía por carta y personalmente-, han sido don Román Suárez Puerta, de Avilés, y su santa esposa, Matilde Fernández, motivado por los numerosos favores que hicieron al convento, en tiempos de mucha miseria, y muy especialmente por la religiosidad que les unía a la vidente. Enterrada entre cartas de hombres humildes como el que suscribe y figurones de la nobleza y el poder. También le escriben científicos, astrólogos, ateos, agnósticos, creyentes de las más diversas religiones, y santos; pues la pastora de Fátima es una figura histórica conocida universalmente y con un prestigio sin precedentes. «Y si no fuera por la Virgen -nos dijo- continuaría en el bosque apacentando ovejas y corderos, y aquí estoy haciendo cinco horas diarias de oración por todos los pecadores y correspondiendo lo que puedo a los pedidos que me hacen». Y pobre de mí cuando lea el libro de mi autoría Pruebas de la existencia de Dios- que me solicitó hace pocos días, viendo los elogios que le hago en uno de sus capítulos, y sabiendo la malparada que le hago a la humildad personificada de la vidente, la que siempre termina sus cartas con la frase de: «Ínfima sierva». 245

Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 9-Noviembre-1996

246

95.- MARIA
Me gustan más los sacerdotes que no ponen fin a la homilía sin antes hacer una mención a la Virgen. Es verdad que el Evangelio es muy lacónico en lo que a María se refiere, y todas las elucubraciones marianas -fuera del contexto preceptivo- son oriundas del grado de devoción que cada sacerdote siente por la Madre de Dios, y si la unción del presbítero es muy fervorosa, el impacto espiritual está garantizado. Pienso que lo más admirable de la Virgen es la humildad y el equilibrio mental sobresaliente. Me asombra el recato después de los misterios que la circundaron y los prodigios que Dios hizo sirviéndose de la pequeñez de su esclava, sin que ésta se haya sentido poseída de nada, manifestando únicamente la grandeza de Dios. Y me deja pasmado la estabilidad emocional y la armonía cerebral, porque todo lo guardaba en su corazón sin ningún exceso de palpitaciones. De no ser así, cómo hubiera podido mantener la serenidad mientras su Hijo -mil veces santo- se contorsionaba en la cruz soportando los tormentos lancinantes y los sádicos abucheos de la multitud que presenciaba la muerte horrorosa del que ha sido víctima por enseñarnos dónde se encuentra la verdad, el camino y la vida, y mostrándonos cuán grande era el amor que nos tenía y continúa teniendo a todos los seres humanos. Por eso, esta vida de excelente santimonia y colosal heroísmo que la más evidente historia ha dejado plasmada en la persona de María, la ha hecho acreedora para ser la Madre de Dios, y su Hijo, poco antes de agonizar, también 247

le concedió el privilegio de ser Señora y madre de todos los seres humanos. Y cuando los comensales de la boda de Caná de Galilea les faltaba lo más superfluo -el vino-, y sin haber llegado el momento designado por Dios para comenzar los múltiples milagros que hizo, el influjo dinámico que tiene la humildad y la potestad de ser su madre, le permiten contraponerse de forma solícita y caritativa para dejar en buen lugar a los anfitriones y, abundantemente, el agua se convierte en vino. Practiquemos la devoción a María. Recordemos los cinco millones de peregrinos que llegan -de todas partes del mundo- a Fátima cada doce meses para venerarla. Meditemos los mensajes que nos ha dejado en los seis viajes que hizo a la tierra de Portugal, y tengamos en cuenta los 23 millones de socios que tiene el Ejército Azul de Nuestra Señora de Fátima (me lo han dicho en la sala de Prensa del Santuario), y confiemos mucho en que Ella conseguirá nuestra salvación, sin merecerla.
Publicado en «EL COMERCIO» 10-Noviembre-1996

248

96.- SANTO Y HÉROE
He leído con verdadera fruición la biografía de San Maximiliano Mª Kolbe, y una vez más me rindo ante la evidencia de lo que nos dice Jesús: «Si el grano de trigo cae en la tierra y muere, llevará mucho fruto...» (San Juan c12, v24). Y el fruto que ha dado este hombre conocido universalmente como campeón del amor cristiano y héroe del martirio sádico y voluntario, se extiende por los cinco continentes. Sólo Dios puede evaluar el bien que habrá hecho a las almas receptivas a la substancia espiritual, y las gracias que todas las generaciones venideras irán percibiendo hasta el fin de los tiempos. Uno de los monstruos más repugnantes que registra la historia -Hitler-, en sus campos de concentración de Pawiak ha tenido lugar una de las escenas más dramáticas y sublimes que se archivan en los 102 kilómetros que suman las estanterías de la biblioteca vaticana. Del barracón o tugurio marcado con el número 14, huyó uno de los 300 hombres que allí cumplían su condena a trabajos forzados, hambre y tortura. Cuando se pasó lista al día siguiente, apareció la falta. El comandante del campo mandó formar a los 300 hombres y les comunicó la solución sanguinaria y atroz. «Por uno que se ha fugado, diez de vosotros iréis a morir a la cueva del hambre». Y tuvieron que aguantar el día entero de pie, bajo el sol de verano, sin recibir un trozo de pan ni una gota de agua. Algunos caían desmayados al suelo. Al atardecer se presentó nuevamente el comandante del campo con un piquete de soldados, y mirando a los hombres 249

puestos en formación, recorriendo las filas con ojos de verdugo, exclamó: «Tú, a morir... Tú, a morir...». Así hasta diez, los escogidos a capricho por él. Y una de las víctimas lanzó un grito angustioso y desconsolado. «¡Piedad para mi...! Mi esposa y mis hijos me quieren con delirio y no soportarán el dolor ni podrán sobrevivir sin mi ayuda!». En medio del silencio impresionante de aquellos hombres, bajo el poder tiránico del comandante que jugaba con sus vidas y con la muerte misma. Un hombre enamorado de la Virgen María y de Jesús, amando más al prójimo que a sí mismo, se aparta de la fila para encararse con el comandante. Y cuando el jefe advirtió que se le acercaba, echó mano a su revólver y gritó: «¡Quieto! ¿Quién es ese imbécil?». Pero el llamado imbécil no se acobardó, con admirable serenidad y el dinamismo secreto que da la humildad y el amor, le respondió: «Sólo quiero pedirle a usted el favor de que me deje ir a la cueva de la muerte, en el lugar de ese padre de familia». Pues ... ¿quién eres? -le preguntó el comandante-. «Soy un sacerdote católico». El comandante, sorprendido y, tal vez impactado por el heroísmo y la caridad de aquel hombre (con el semblante de santidad que le fue reconocido por Pablo VI al subirlo a los altares como beato, y por Juan Pablo II al canonizarlo), hizo un gesto a sus soldados y aceptó el intercambio. Así, el sacerdote católico, el padre Maximiliano Mª Kolbe mientras quedaba libre de la muerte el hombre por quien él intercedió y que años más tarde presenció su beatificación250

fue llevado a la cueva de la muerte, con los otros nueve sentenciados, para una agonía escalofriante y sádica. Allí consiguió darles ánimos para morir como cristianos, confesándoles y anunciándoles lo felices que serían todos en el cielo. Y después de pasar más de una semana sin ningún alimento ni una gota de agua, cuando ya sólo quedaba con vida el padre Kolbe, le pusieron una i n yec ci ó n l et a l p ara t er m i n ar con un a v i da qu e, milagrosamente, no se extinguía. Estos ejemplos, hermano católico, que nos da la Iglesia de Cristo, no aparecen en la TV ni tampoco en el 99% de las revistas y los periódicos, (sí nos presentan a algunos sacerdotes que, desgraciadamente, abandonan la Iglesia para contraer matrimonio), a pesar de tanto propagarse la libertad de expresión y la democracia.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 14-Noviembre-1996

251

97.- RELIGIÓN: ¿IGUAL A INJUSTICIA?
Después de leer la carta que le han publicado (1510-96) a doña Manuela Antuña Gutiérrez, y viendo el concepto que tiene tan pésimo y triste de la misma religión que doña Manuela practica («yo no soy nadie para juzgarlas en la tierra -dice-, pero cuando llegue su hora tendrán que dar cuentas a Dios»), he llegado a la conclusión de que con esas ideas perturbadoras y arrojadizas que ha hecho públicas, no es apta para ser profesora en un colegio de religiosas. No se puede hacer tabla rasa de la congregación universal que forma la Iglesia Católica, sabiendo que ha sido fundada por el que nos amó hasta el extremo, y ha sentado sus bases sobre el pecinal de la sangre de Dios. Y como respuesta a todo esto nos dice doña Manuela: «La religión es la injusticia, la mentira, la insolidaridad y la inhumanidad». El título que doña Manuela le ha puesto a su malaventurada carta («la religión: fuente de valores»), es el que realmente le corresponde a la devoción piadosa de todos los santos y mártires que tiene la Iglesia. Pero la señora Antuña lo ha convertido en un cebo perspicaz y rampante, para que ningún católico que merezca llevar ese nombre se quede sin leer el escrito que, por sí mismo, delata la falta de credibilidad que nos ofrece. Es necesario oír a las dos partes para dar la sentencia (Deuteronomio 25, 1), y el más humilde servidor que esto subscribe, ha leído con atención la carta de doña Manuela, y también ha conseguido contactar con la superiora del colegio de San José, pudiendo valorar la mesura y 252

discreción de sor Dolores Fraile Pinto, sin el menor síntoma de vilipendio hacia doña Manuela. Y al preguntarle el porqué no le dio respuesta a la señora Antuña, después de oírla silenciosamente más de veinte minutos por teléfono, me dijo: «El tratamiento vilipendioso que me ha dado, es tan vergonzoso que no puedo explicárselo, y aún más, si cabe, lo que ha dicho al grupo de personas que consiguió reunir. Ante esta actitud, entiendo que una religiosa debe guardar silencio, evitando cualquier improperio que pudiera merecer, huyendo de las polémicas, ofreciéndole a Dios la vejación sufrida y rezando por los que nos persiguen». De su carta, doña Manuela, se destila que es usted católica, y nunca se puede ensuciar el plato donde comemos los cristianos, y aunque todos sabemos el sinnúmero de pseudocatólicos que quieren cobijarse bajo la capa de la Santa Iglesia, no podemos echar por tierra las obras piadosas e ingentes que viene realizando la Iglesia en todo el orbe. Sumémonos a las 448 fundaciones que tiene la madre Teresa de Calcuta, a las cuatro mil monjas que las atienden, a los cuatrocientos mil colaboradores que tiene en todo el mundo, católicos y ateos, y dignifiquemos la entidad más piadosa que nos queda en el mundo. Pero, por favor, no haga juicios temerarios a la religión universal, sin haber puesto una sola excepción. Acepte un saludo afectuoso de su hermano en Cristo, y reflexione un poco ante el sagrario. Comprendo la rauda indignación que le ha propinado el demonio, y confío en 253

que habrá de confesarse y encontrar la paz que desea su alma y la mía.
Publicado en «LA NUEVA ESPAÑA» 15-Noviembre-1996

254

98.- A VUELTAS CON EL SR. CASCOS
La verdad que procede de Dios nos deja apabullados a todos. Y como don Luis García Díaz nos presenta una sarta de petulancias en su dilatadísima carta del pasado día 1 de noviembre, sin tener noción del Evangelio ni conocimiento de la caridad, por muy fraternal que se quiera hacer la respuesta, la medicación que necesita es escocedora y ardiente. Está claro que puede tener fe cristiana. Esto me recuerda a una señora que vivía de la práctica abortiva, y cuando los niños que atocinaba en el seno materno no eran suficientes, se acercaba a la Madre de Dios haciendo rogativas para que le diera trabajo en su profesión criminal, y la Virgen -conforme a sus declaraciones- siempre le presentaba una señora más para eliminarle el niño incipiente y obtener su retribución. El obispo de Mondoñedo-Ferrol, monseñor Gea Escolano, es un varón justo y valiente, y es claro que si un hombre no tiene el aguante suficiente para llevar la soberanía de un hogar con su legítima esposa y sus hijos mayores, difícilmente la tendrá para la vicepresidencia del Gobierno de la nación, y menos aún para dar buen ejemplo a las innumerables familias que diariamente se disgregan en España, seducidas por la lujuria que les ofrece el postdivorcio y el amancebamiento. Estas aseveraciones que ha hecho el obispo susodicho, tienen sus raíces en el Evangelio que usted no comprende. Pues el último de los profetas y el más grande de los nacidos de mujer (San Mateo 11, 11; San Lucas 7, 28) -Juan el 255

Bautista-, lejos de la política que usted les imputa a los prelados injustamente, y practicando la caridad más colosal que nos exige el Evangelio a todos, le dijo al rey Herodes que no le era lícito vivir con la mujer de su hermano. Y Cristo llamó raposa al rey Herodes. Y el divorcio que tanto defiende don Luis García, y se nos presenta como abanderado del conocimiento evangélico y de la caridad, y dice que Jesús le infunde sosiego y esperanza, de su carta malaventurada se destila que nunca ha leído el Evangelio en su totalidad, y menos aún el Antiguo Testamento. Observemos lo que Jesús nos dice del divorcio y lo que manifiesta su Padre Dios: «Maestro: ¿Es lícito repudiar a la mujer por cualquier causa?. Jesús respondió: ¿No habéis leído que al principio el Creador los hizo varón y mujer? Y dijo: Por esto (por lo que Dios dijo y Jesús ratifica) dejará el hombre al padre y a la madre y se unirá a la mujer, y serán los dos una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre» (San Mateo 19, 3 a 9). Es claro que el divorcio, amén de opugnar las leyes de Dios con el pecado que esto implica, es una frustración más del ser humano con la tribulación correspondiente, y no me apena el esposo/a que pide la separación oficial injustamente, inducido/a por el egoísmo y la lujuria, lo que me conmueve a compasión es el cónyuge desamparado y los hijos que, inocentemente, tienen que cargar con la cruz que al infractor le correspondía. Por eso, en el caso que nos ocupa, nuestra caridad tiene que volcarse en el hogar desgraciado donde habitaba 256

el señor Cascos, máxime si tenemos en cuenta que su abnegada y solícita esposa, en compañía de sus hijos desamparados por su querido padre, han tenido que soportar el bodijo pomposo que les metieron en el hogar las revistas y las telecomunicaciones, sin que nadie se haya solidarizado con la vejación humillante e injustísima que sufren, y resulta que don Luis García nos viene hablando de la caridad. ¡Cómo será la caridad de este hombre, Dios mío!. También nos dice que «Roma veduta, fede perduta», es decir, que en Roma se pierde la fe, cuando lo cierto es que hasta seis mil anglicanos se están pasando anualmente a nuestra religión católica al visitar Roma y mirar al Santo Padre. También nos dice don Luis García que tal vez a estas horas se haya arrodillado el prelado antedicho para pedir perdón por sus despropósitos. Creo que si usted meditara la actitud insolente que va contrariando los preceptos de Jesús, y vilipendiando a los prelados a quienes todos los fieles debemos obediencia y muchísimo respeto, haría una confesión contrita con lágrimas en los ojos. Y le sugiero un poco más de acatamiento y sumisión a la Iglesia que Cristo ha fundado derramando su preciosa sangre por usted y por mí, pues ya tiene bastantes detractores en el mundo sin que los que creen estar dentro de la Iglesia, como usted, también intenten envilecerla. Reciba un cordial saludo de un pecador indigno de pertenecer a la Iglesia de Cristo Jesús, y cuente con mis 257

pobres oraciones -si Dios quiere- todos los días que faltan para terminar el mes de noviembre.
Publicado en «LA NUEVA ESPAÑA» 16-Noviembre-1996

258

99.- CARIDAD CON UN TETRAPLÉJICO
Millones de españoles se conmueven ante una situación tan lacerante y singular como la tuya. Después de 28 años tetrapléjico, sin tener siquiera la dramática posibilidad de poner fin a una vida que tu imaginas cada día más oprimente hacia la desazón y la congoja, nos parece muy razonable que implores a la justicia material el asentimiento que tanto deseas para terminar el calvario que llevas sufrido con heroica entereza psíquica. Hermano Ramón Sampedro, en las declaraciones que has hecho públicas a través de la TV, has dejado muy claro que la vida del hombre termina cuando el corazón deja de moverse. Pero nuestra razón iluminada por la fe, nos muestra claramente lo contrario. Reflexiona un poco sobre la vida del que murió por nosotros y cómo ha sido su muerte. Es verdad que Él ha completado la pasión, pero nos ha dejado las puertas abiertas para que podamos adicionar nuestro dolor al suyo y ser corredentores con Él. Piensa que puedes tener el cielo bien ganado. No pongas fin a tu vida, Él sabrá cuándo es oportuno y te dará la esperanza y la paz. Junto con esta carta, también te envío el libro titulado «Siguiendo sus huellas», con más de 150 párrafos firmados por 150 santos. En él encontrarás el porqué sufres y la gloria que te espera en la eternidad. La vida del hombre en la tierra es muchísimo menos que un grano de arena comparado con todas las playas del mundo. No se te ocurra deturpar lo único verdaderamente importante, tu eterna salvación. 259

Mañana entregaré los estipendios para un tríduo de misas a los jesuitas del Sagrado Corazón, y estoy segura de que cuantos católicos y sacerdotes lean esta carta, rezarán por tí y celebrarán misas en favor de tu conversión y del bien que todos te deseamos. Sigue un párrafo del libro, análogo a todos los demás: «Dígnese Nuestro Señor concedernos la alegría del sacrificio; jamás nos da pruebas más señaladas de su amor que con los sufrimientos, como si no pudiera llegar al cumplimiento de sus designios, sino por ese camino, único que conduce al cielo». Santo Cura de Ars. En unión de oraciones, te saluda fraternalmente.
Publicado en «EL COMERCIO» 18-Noviembre-1996, en «LA VOZ DE AVILÉS» 21-Noviembre-1996, en «LA NUEVA ESPAÑA» 3Diciembre-1996 y en «LA VOZ DE ASTURIAS» 4-Diciembre-1996

260

100.- JUAN PABLO II
Algunos publicistas no titubean ni se lo piensan dos veces para enjuiciar todo lo que Juan Pablo II lleva en su privilegiado cerebro. José María Gironella se afirma en que la gestión del Santo Padre es polémica y contradictoria, avanzada en lo social y retrógrada en el campo moralista y doctrinal. Y para conocer un poco al Santo Padre es necesario -en primer lugar- tener una fe inexpugnable (como él) y haber seguido su itinerario desde la más tierna infancia hasta el día de hoy, con dieciocho años de papado. Comenzando por leer su biografía, meditando las doce encíclicas que lleva publicadas, más de mil discursos y homilías en ciento veinte naciones, el libro que ha sido traducido a veintidós idiomas -Cruzando el umbral de la esperanza-, y dedicando siete horas diarias a la oración y lectura religiosa, como lo hace él, y conocer en profundidad la síntesis biográfica de los mil veintiséis santos que subió a los altares, sin contar las biografías que llevará leídas de místicos como Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, taumaturgos como San Martín de Porres y el Santo Cura de Ars, ascetas como San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier, y un largo, muy largo etcétera. Y si a todo esto les falta la fe inquebrantable, todas las conjeturas que se hagan sobre su persona no dejan de ser una futilidad destituida del buen sentido que nos exige la conciencia. Téngase en cuenta que el Papa es un hombre de Dios, y en todas sus manifestaciones -escritas o verbales-, no hace más que glosar el Antiguo y Nuevo Testamento, pues en 261

una sola encíclica encontré setenta y dos citaciones bíblicas. Él sabe que los santos evangelistas no pueden mentir, teniendo en cuenta la gracia infusa que recibieron del Espíritu Santo. Está superseguro de que más del 90 por ciento de los males que nos acechan es por vulnerar las leyes divinas, porque el santo temor de Dios se ha perdido en el mundo, y Karol Vojtyla sabe muy bien que nadie como Dios puede enseñarnos el recto camino de la solidaridad y la paz que todos deseamos en esta vida efímera, y así, conseguir también la gloria prometida y eterna. Y esta convicción absoluta que tiene, la va misionando por todo el mundo. Y como es un convencido, ha llegado a persuadir hasta cuatro millones de jóvenes que lo ovacionaron en Filipinas, alentándoles para construir un mundo mejor. Por eso el gran filósofo, buen católico y académico, Julián Marías, ha realizado un encendido elogio al Santo Padre, del que extractamos lo que sigue: «Me parece una figura extraordinaria. Es un hombre con una vida muy interesante, con mucha capacidad intelectual e incluso filosófica muy valiosa. Es un hombre de esos que aparecen de siglo en siglo». Y el político perspicaz, que no me gusta nada, Jordi Pujol, nos ha dicho que «Juan Pablo II es una personalidad muy fuerte, plenamente convencido de la actualidad de la Iglesia católica y de la transcendencia del mensaje cristiano. Tiene un carisma muy personal, es honesto y auténtico y sabe comunicar con la gente. Ello explica su credibilidad y la aceptación por el pueblo sencillo». 262

Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 18-Noviembre-1996

263

101.- ERA SABIO Y DISCRETO
Las biografías de los personajes católicos -como científicos y santos-, llevan implícitas la panacea que nos conduce a la plenitud de nuestra vida terrena y a la salvación. Pero algunos hombres increyentes, queriendo llevar a todos a la lobreguez donde se encuentran, no solamente no hacen recomendables estos tesoros compendiosos, sino que hasta los impiden en los colegios estatales. Después se quejan diciendo lo mal que está una gran parcela de la juventud, cuando en verdad debieran de decir cuán grande ha sido el daño que les hemos hecho. Aflora este preámbulo en mi mente, después de leer algo muy provechoso para mí: En uno de los coches del tren (York, París), viajaba un grupo popular muy abigarrado, y entre ellos se destacaba un señor con pelo blanquecino y barba ensortijada. Y un joven petulante, con ansia de enseñar y saber, entabló conversación con el venerable anciano. El hombre, paciente y educado, le prestaba atención, y después de oírle y desearle buen viaje, propuso a los viajeros: «Yo suelo rezar siempre el rosario en mis viajes para que la Virgen me acompañe y me lleve a buen fin. ¿Me quieren acompañar?». El joven presuntuoso y confiado en sus «brillantes estudios», le miró con menosprecio y se puso a reír, intentando ridiculizar al caballero y a los acompañantes que estaban dispuestos a seguirle, argumentándoles lo anticuado de las plegarias y la Iglesia, y cómo la ciencia había puesto al descubierto la ignorancia de los católicos, mencionándoles algunos libros de personajes ateos. 264

Prosiguió el joven insolente exhortándoles a no perder el tiempo rezando rosarios y asistiendo a las ceremonias religiosas, sabiendo él por la ciencia que todo eso para nada servía. El buen anciano dejó pacientemente que terminara su conferencia el joven engreído, y le dijo: «Conforme a sus disertaciones, yo he perdido innumerables horas de mi vida rezando rosarios, y bien las podría haber aprovechado para tantas cosas como sabe usted. Pero me temo que el que ha perdido el tiempo ha sido usted, al estudiar tanta ciencia inútil para alcanzar la salvación y la felicidad terrena que buscamos todos los hombres». El joven respondió con la misma altanería: «¡Oh, la eterna ignorancia de nuestro pueblo!». El señor hidalgo y sereno, le dijo: «¿Usted que sabe tanto, me podría indicar dónde podría yo encontrar esos libros que abrieran mis ojos? Porque según usted hasta ahora hemos vivido en vano.» Muy bien -le dijo el joven-, déme usted su dirección y yo le enviaré una lista de libros que le orientarán en el camino de la verdadera ciencia. El señor anciano, pausadamente, sacó su tarjeta y se la entregó. «Ahí esta mi dirección». Un rayo que hubiera caído allí no le hubiera causado mayor impresión al leer la tarjeta: «Doctor Luis Pasteur, Presidente de la Academia Francesa de Ciencia y Medicina, París». El joven, acomplejado y nervioso, dio vuelta a la espalda y desapareció, porque Luis Pasteur era católico, sabio y discreto.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 20-Noviembre-1996

265

102.- NO. A CINCO ROSARIOS
«La madre Teresa (Mi vida con los más pobres)». Este es el título de la biografía de la santa de Calcuta. Escrita por un personaje que presta un servicio preponderante al Gobierno de la India, y que lleva por nombre Navin Chawla. Siento tener que resumir en un folio el placer que me ha dado este libro al conocer los medios sobrenaturales que tanto éxito le han dado a la madre Teresa y a más de cuatro mil monjas y cuatrocientos mil seglares que tiene en todo el mundo colaborando con su bendita obra. El libro -sin pretenderlo- nos deja al descubierto el porqué faltan vocaciones en la Iglesia católica. El servicio que intentamos prestarle a Dios y la extensión del Reino de Cristo, tiene su punto neurálgico en la oración, en el amor, en el silencio -Dios oye muy bien-, en la pobreza, en la obediencia y en el trabajo. Y esto es lo que hace ese ejército piadoso y multinacional de la «santa de los pobres» en más de cien países. «Y si hubiera pobres en la Luna -nos dice Teresa- allí estaría yo». Por eso tiene más de cien jóvenes esperando ser admitidas en su orden. Cuando en el mundo se proyecta una normativa progresista intentando adaptar el Evangelio a la comodidad de nuestro tiempo y al pecado, la madre Teresa y todas sus s e cuac es , no a cept an l as l ava dora s qu e i n t ent an obsequiarles, las radios, los ordenadores, los faxes, las televisiones, las cocinas de gas, los asientos para sus capillas, las invitaciones que les hacen para comer y beber fuera de sus residencias paupérrimas. Y al insistir una persona caritativa en entregarles una radio para saber lo 266

que ocurre en el mundo, la respuesta fue contundente: «No -respondió la Madre Teresa-, ya conocemos la realidad». Y es que la religiosa sabe muy bien las patrañas que la radio y la televisión pueden llevar a sus santas monjas y el tiempo que se pierde prestándoles atención. No faltarán católicos que discrepen de su actitud. Pero el resultado de sus obras y el respeto que infunden en el mundo las Misioneras de la Caridad y la fundadora, vestidas con saríes que van anunciando el orden y la limpieza, están en plena armonía con la pobreza que tanto ensalza el Evangelio y Jesús la escogió hasta no tener dónde reclinar la cabeza. Volviendo a lo antedicho, esta indigencia de las Misioneras de la Caridad, les granjea una especie de veneración en las calles y en los medios de transporte, donde casi todos se levantan para ofrecerles el asiento que no aceptan jamás. Y cuando van caminando a visitar enfermos son muchos los que quieren acompañarles. Y como una anécdota -entre tantas otras-, nos encontramos con un señor que les pregunta en la calle a dos religiosas de la Orden: - ¿Dónde van hermanitas?: A visitar un enfermo de Sida. - ¿Me permiten que las acompañe?: Sí. Puede venir con nosotras. - ¿Está muy lejos?: No. A cinco rosarios. Y es que las Misioneras de la Caridad miden las distancias que les separan de los enfermos e indigentes que visitan por el número de rosarios que pueden rezar en favor de la gracia de Dios y la consolación que intentan llevarles a los predilectos de Jesús. Al mismo tiempo, consiguen silenciar la charla con las personas que les acompañan y evitar la vanagloria que pudiera extraerles el demonio. Y 267

termino con la tarjeta que le dieron al señor susodicho, cuando éste les pidió la dirección al despedirse, redactada por la Madre Teresa para todas sus monjas y seglares, y que dice así: El fruto del silencio es la Oración. El fruto de la Oración es la Fé. El fruto de la Fé es el Amor. El fruto del Amor es el Servicio. El fruto del Servicio es la Paz.
Publicado en «LA VOZ DE ASTURIAS» 25-Noviembre-1996 y en «LA VOZ DE AVILÉS» 3-Diciembre-1996

268

103.- CREER EN LA OTRA VIDA
Con alguna frecuencia nos dan cuenta de nuevos libros que van siendo publicados, testimoniando las historias recopiladas de algunos pacientes que han llegado a la muerte clínica algunas horas o minutos, y al recuperar la consciencia, casi todos parecen haber pasado por un túnel oprimente y tenebroso hasta llegar al fulgor edénico, sintiendo el desplacer y la congoja al ser impulsados nuevamente a la vida terrena. Bienafamado es el suceso de la niña italiana -Beatrice Fuca- que después de estar muerta más de una hora volvió a tomar consciencia, y abriendo los ojos y dirigiéndose al doctor, le fue diciendo con todo detalle que venía de un lugar bellísimo, de país Elíseo o paradisíaco. Minutos después se cerraron sus ojos para siempre. También algunos científicos declaran su experiencia en el sentido que nos ocupa: el anatomista británico Auckland Geddes- relató cómo al sentir que la muerte le acechaba una noche en la soledad de su alcoba, con ánimo bien templado, aceptó serenamente el reto que a todos nos espera. Y a medida que se agravaba su dolencia y le impulsaba a yacer sobre su lecho, se dio cuenta de que su conciencia se deslizaba fuera de su cuerpo, y vio cómo una parte de él estaba sobrevolando la cama en la que reposaba la otra parte, mientras la substancia espiritual contemplaba el «cadáver» y los jardines floridos de su casa. Y un abogado italiano -Lino Sardos-, ex presidente de Acción Católica, después de haber perdido a su hijo en 269

1985, éste le comunicó a través de un médium cómo lo habían asesinado y el lugar dónde se encontraba. Su padre escribió un libro narrando toda la historia -«Existe el más allá»-, y ha sido un «best seller» con 24 ediciones vendidas. Estas experiencias es claro que apoyan la concepción cristiana que tenemos de la otra vida, pero no le sirven de prueba a la Iglesia católica, porque la base de nuestra fe en el más allá se encuentra en que más de 500 testigos han visto a Cristo después de muerto y resucitado, entre los cuales se encuentran varios santos que pagaron con sus vidas la veracidad de los testimonios. Por eso creemos en la otra vida.
Publicado en «EL COMERCIO» 25-Noviembre-1996

270

104.- CRISTIANO Y VALIENTE
Un ex marinero nonagenario me cuenta una historia escalofriante: Cuando trabajaba en un vapor que viajaba de Liverpool a Nueva York, en la mañana del tercer día, se descubrió que también navegaba con ellos un polizón. Lo habían encontrado escondido entre los toneles de proa. Era un joven pequeño, pero muy valiente. El capitán del barco y los tripulantes formaron un círculo en torno al muchacho de cabello rubio, con elegancia y distinción. Y a pesar de la increíble insolencia, les daba la impresión de que todo el barco le pertenecía a él. El capitán del buque era un hombre recio y muy severo. Pero el chico no se amedrentaba frente a él. El joven permanecía erguido, y con sus ojos azules y brillantes miraba fijamente al capitán, como muy seguro de que nada malo había hecho. El jefe le preguntó: - ¿Qué pretendes aquí? ¿No sabes que en tiempos de guerra todos los espías tienen pena de muerte?. Al hablar así, el silencio de los marineros era ilimitado. - ¿Quién te ha traído aquí?. Mi padrastro me dejó aquí, cuando el barco iba a Liverpool -profirió el joven con voz atiplada y firmeza. Y prosiguió diciendo: -Mi padre murió hace dos años, y mi madre se ha casado de nuevo. Pero ahora mi padrastro me odia porque soy cristiano. El me subió al barco y me dejó escondido entre los toneles con alimentos hasta que el buque estuviera en la mar. Me dijo que cuando lleguemos a Halifax me vaya a casa de la tía Juana. Aquí tengo la dirección. Yo no digo mentiras. 271

El capitán, incrédulo ante la evidencia, ordena a sus dependientes que traigan una soga. El jefe la cogió. Preparó un nudo corredizo en una de sus puntas, y amenazando al muchacho le dijo: ¿Ves esta cuerda?. Pues te doy diez minutos para que me digas a qué has venido aquí. Si antes de ese tiempo no cantas la verdad, te colgaré como a un perro. Colocó el lazo corredizo alrededor del cuello del mozalbete. Pero este seguía de pie, firme y en su puesto. - Faltan ocho minutos. Quedan tres minutos. Y pasó la punta de la soga sobre uno de los palos horizontales, bien dispuesto a tirar de la cuerda y dejarlo colgado. Ahora le dice: «Si tienes algo que confesar, es mejor que lo hagas de una vez, el tiempo que te queda de vida se ha terminado». El joven, con un semblante angelical pareció transfigurarse y le preguntó al gigantón: «¿Puedo rezar las oraciones de la noche?». Cuando el joven comenzó a recitar sus oraciones postrado de rodillas juntando sus manos. El rostro duro y siniestro del capitán se deshizo en lágrimas. Soltó la cuerda, arrebató al muchacho en sus brazos, lo empezó a besar mientras le decía: «Dios te bendiga, valiente. No dices una mentira ni bajo amenaza de muerte. Pero si tu padrastro te ha arrojado de casa por ser cristiano, yo seré tu padre de ahora en adelante. Que Dios se olvide de mí si yo me olvido de tí». Y cumplió su palabra el enorme capitán. Al llegar a Halifax buscó a la tía Juana, y le dio bastante dinero para que se ocupara de los estudios del sobrino. Después, cada vez que sus viajes tocaban aquel puerto, los dos paseaban juntos; el estudiante de ojos azules y cabello rubio y el gigantón del barco, forman un cuadro tan precioso, y 272

enardecido como nunca se ha visto, esto me dijo el ex marinero nonagenario.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 3-Diciembre-1996

273

105.- ¿EN QUÉ CONSISTE LA LIBERTAD?
Los dislates que suenan diariamente en España y en todo el mundo, manifiestamente nos dicen que las democracias que vivimos no son la panacea de la libertad que toda persona bien nacida desea. Y el 99 por ciento de las dictaduras son despóticas, opresoras y crueles también. Y como bien nos dejó escrito Concepción Arenal: «Cuando se ha cumplido con el deber de respetar la libertad todo lo posible, hay el derecho de privar de ella todo lo necesario». Y como este derecho inalienable no se lleva a la práctica, las parcelas más dignas y numerosas de las naciones, viven el amilanamiento que les propina el libertinaje y la inmundicia. Por eso Cicerón decía que «la libertad excesiva conduce a los pueblos y a los particulares a una excesiva esclavitud». Pienso que Benavente dejó una solución bien completa para solventar lo que modestamente nos parece una tragedia universal: «El día que cada uno fuéramos un tirano para nosotros mismos, todos los hombres seríamos igualmente libres, sin revoluciones y sin leyes». Siendo Dios el campeón de la libertad, está claro que de Él procede. Y nadie puede alienarla sin violar sus leyes. Estupefacto me deja el libro titulado: «¡En la cárcel pero libres!». Pues vivir una liberación profunda en medio de una pena carcelaria es algo inaudito. Y esto es lo que está ocurriendo en el centro penitenciario de Poggioreales, en Nápoles. Una de las prisiones más grandes de Europa, con más de 3.500 reclusos y 1.000 agentes de policía penitenciaria. Pues 274

un grupo de seglares, acompañados siempre por un santo e ilustre sacerdote de la cárcel, les fue impartiendo a los presos que lo deseaban unas catequesis para anunciarles de forma viva y directa el Evangelio. Los presidiarios, hartos de la monotonía y las tribulaciones, asistían a las conferencias que les daba el sacerdote y observaban los testimonios de los laicos, y cada día deseaban más conocer la vida de Jesucristo, haciéndoles saber que el hombre Dios había sufrido más que todos ellos, y que el Buen Ladrón, también encontró la dispensa y el paraíso. Esta experiencia que hace al hombre tirano consigo mismo, y libre de las cadenas que le sujetan en la prisión, s e fue acrecent ando con l a form ación de grupos neocatecumenales, hasta conseguir que sólo una minoría de contumaces no pertenezcan a los numerosos grupos que nos dan testimonios cristianos escalofriantes. Creo que este es el camino que nos llevaría a la verdadera libertad, a la concordia, a la solidaridad y, por supuesto, a la paz que Cristo promete a sus secuaces, y que al hombre sin Dios le resulta imposible conseguir. Prestemos atención a los escenarios bélicos en el mundo, a los 800 millones de hombres y niños que están muriéndose de hambre, a los miles de millones de dólares malversados en armas destructivas de vidas humanas y poblaciones, y observemos la libertad que Cristo nos garantiza y la que nos ofrecen los hombres sin conciencia y Dios, y así veremos en qué consiste la libertad y la paz.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 5-Diciembre-1996

275

106.- EL EJEMPLO ARRASTRA
Anteayer me dio cara -muy discretamente- una enfermera sugiriéndome que llevara a los lectores de EL COMERCIO un suceso distante: Se extendía sobre la mesa del quirófano una niña de diez años. Era necesario extirparle un lobanillo en el pecho. El anestesista se acerca a la joven con la inyección en la mano, y se conmueve un poco al ver la sonrisa candorosa de la muchachita, sabiendo las molestias que le esperaban a tanta inocencia. A ver guapa le dice el doctor- cierra los ojitos, vas a dormir. Ingenuamente y llena de quietud, la niña le dice que no duerme de día. No importa -le dice el facultativo-, tienes que dormir para curarte. La pequeña le responde con admirable sinceridad: «Siempre rezo tres Avemarías después de acostarme y antes de dormir. Si quiere que duerma ¿me deja rezarlas?». El silencio en el quirófano era absoluto y conmovedor, interrumpido después de unos segundos por el anestesista para decirle: «Sí, puedes rezar las tres Avemarías». La niña, bien concentrada en lo invisible y con gran unción, uniendo sus manitas en forma de súplica y apoyando los codos sobre el pecho, recitó las tres Avemarías, seguidamente profirió al equipo facultativo, al mismo tiempo que cerraba los ojos: «Ahora ya podré dormir». Después del curso normal de la intervención, el anestesista se adentra en la capilla y empieza a llorar. Este señor llevaba dieciséis años huyendo de la Iglesia y de Dios. Pero el testimonio angelical de la niña, le hizo memorar el pasado de una vida piadosa y cristiana: «Yo también le rezaba 276

a la Virgen. Yo también confesaba. Yo también recibía el sacramento de la Eucaristía, y ahora, Dios mío, lo seguiré haciendo. Voy a confesarme con el capellán de la residencia. No pierdo más el tiempo» (él mismo lo ha confesado). Por eso decimos que el ejemplo arrastra, las palabras sobran.
Publicado en «EL COMERCIO» 6-Diciembre-1996

277

107.- EL DERECHO A VIVIR
Alguna vez he pensado que si los legisladores del aborto tuvieran que hacerlo con carácter retroactivo, y esto fuese posible, el derecho a la vida del «nasciturus» sería el más conminatorio e imperativo de todos los derechos humanos. Pero como esta legislación egoísta y macabra no les afecta a los hombres insensibles, y objetivamente les depara comodidad, la bien llamada «cultura de la muerte» se extiende por los cinco continentes. Me ha complacido leer cómo la Asociación de Ginecólogos de Suecia ha solicitado un cambio legislativo para que al llamado clínicamente «feto» se le otorgue el nombre de «niño». Y en el supuesto de ser abortado conforme a la legitimidad de las leyes, también exigen que tenga nombre propio y sea inscrito en el Registro Civil. Igualmente requieren que sea enterrado en campo sagrado. Quién sabe si al ver el blanco y diminuto ataúd acompañado de una multitud de gentes que defienden el derecho a la vida de los nonatos, y sentir el duelo que anuncia el tañido de las campanas, los ejecutores del crimen y las pobres madres que lo llevaron en sus entrañas a las clínicas abortivas, se les despierte la conciencia de lo que han hecho y terminen llorando en el funeral del ser más querido que una madre puede perder. Terminaré diciendo al amable lector que yo también he votado una Constitución sin Dios. Así lo hice porque algunos personajes históricos muy cristianos y miembros de asociaciones católicas nos lo sugirieron a través de la TV. Y como la Carta Magna nos dice que «todos tienen derecho 278

a la vida», no podía imaginarme que los gobernantes vulneraran el supremo derecho que habíamos refrendado los españoles por aplastante mayoría. Y si alguno de los legisladores irreflexivos no ha sido un embrión con derecho a seguir viviendo, que tire la primera piedra.
Publicado en «LA VOZ DE ASTURIAS» 2-Marzo-1997

279

108.- ESTOS DAN CON ALEGRÍA
Este es el título del libro que termino de leer. Una joya de moral conglobada con la religión. Hay capítulos que nos conmueven. Hoy quisiera comentar el que se refiere a Luis Miguel. Hijo de padres acaudalados y discrepantes. Su padre era antirreligioso por naturaleza y rebeldía. Su madre era una señora muy piadosa que vivía para servir al prójimo en nombre de María y Jesús. Miguel era el número uno en un colegio de Jesuitas. Estudiaba el primer año de bachillerato. El director espiritual le había hecho saber que la comunión diaria es el secreto de la victoria y manantial de perfecta alegría. A los trece años seguía siendo un ángel. Él rezaba el rosario todas las noches acompañado de su madre, hermanos y sirvientas. La Eucaristía diaria era el desayuno de cada mañana. También sabía que la mejor eficiencia para convertir a un pecador era el sacrificio que se ofrece a Dios por el pecante. - ¡Pobre papá! -pensaba Luis Miguel-. Al no ir a Misa, hará un pecado mortal cada domingo. ¿Cómo podrá vivir así?... Y diariamente escribía en un papelito el sacrificio que se imponía al día siguiente por la conversión de su querido padre. Y cuando el obsequio estaba cumplido lo rompía. La batalla persistía, día tras día y semana tras semana. Luis Miguel siente dolores de cabeza y una sed insaciable; todo lo va ofreciendo a Dios por la conversión de su padre. Ya no puede más. Se lo dice a su madre. Pero no dejaba de escribir en su cuadernillo lo que siempre rompía después de cumplir con la rogatoria y la oblación en beneficio de su padre. Sus progenitores que lo 280

idolatraban, consultan su dolencia con los mejores especialistas. Luis Miguel tiene un tumor maligno en el cerebro. Es necesario operarlo a vida o muerte. Su padre estaba loco de dolor. Su madre buscaba el consuelo en el oratorio y no conseguía pedir nada que no fuese: «Hágase tu voluntad y no la mía». Así preparó a su hijo con todos los sacramentos pertinentes para la operación que le esperaba al siguiente día. Aquella noche, Luis Miguel, internado en un lujoso sanatorio, escribe un papelito más: «Ofrezco mi vida en holocausto por la conversión de mi padre». Y con el papel hecho un rulo dentro del puño, lo llevan al quirófano, y sólo lo suelta cuando la anestesia le deja inconsciente. Los ojos de Miguel se cierran para siempre y el doctor le entrega el papel a su padre. Lágrimas y sollozos exhala aquel hombre desconsolado. - ¡Perdón, perdón, Dios mío...!. Así pasó más de una hora soportando el dolor y desasosiego que le infundía la voz de la conciencia. Se fue como un loco al director espiritual del hijo, le mostró el papel, y después de confesar sus pecados llorando, recibió la Santa Comunión que le ofreció el buen sacerdote, y nunca más dejó de hacerlo diariamente, porque «si el grano cae en la tierra y muere, da mucho fruto» (San Juan c12, v24). Este fue Luis Miguel.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 11-Diciembre-1996

281

109.- UN CIENTÍFICO ATEO CREE EN EL INFIERNO
Tenía entendido que Jesús mencionaba el infierno 15 veces en sus Evangelios, y ayer pude constatar en la pantalla de nuestro ordenador que son más de 20 veces las que lo refiere Dios en el Antiguo Testamento y más de 40 las que Jesús lo menciona en el Nuevo Testamento. Y todo lo hace por el amor infinito que ha demostrado tenernos y el vehemente deseo de que nadie sea condenado eternamente y de que todos lleguemos a la gloria prometida. El infierno es un misterio que parece asediar a nuestra mente cuando se medita. Pero también ha sido motivo para que muchos hombres subieran a los altares, inmolando sus vidas para evitar el suplicio eterno de muchos hermanos. Y no pocos hombres con gran ingenio y poca fe, han opugnado el Evangelio y se han apartado de Dios al no entender el porqué existe el infierno. Estúdiese la turbulencia que ha despertado el infierno en pensadores de la Iglesia, desde Orígenes hasta nuestros contemporáneos, como Michail Bulgakov y Hans Urs von Balthasar. Pues algunos señores consecuentes con sus ideas saben muy bien que si Jesús ha faltado a la verdad más de 40 veces, no merece credibilidad nada de cuanto ha dicho, y la respuesta que nos dan personajes ilustres e incrédulos -y muchos insipientes- es que carece de sentido el condenar eternamente a un hombre que sólo ha practicado la desventura y ofendido a Dios en el diminuto período de su efímera vida. 282

Entretanto, el Santo Padre ha pedido a todos los clérigos que prediquen el infierno con amor y sobriedad, porque lo mismo él que todos los fieles que tenemos fe y damos por bueno todo lo que Dios hace y dice, entendemos que el castigo del ofensor está relacionado con la majestad del que lo recibe, y nadie ignora que no es lo mismo acometer contra un pobre mendigo que embestir contra un rey. Si ahora tenemos en cuenta la infinidad majestuosa de Dios, ya no parece un despropósito que la pena o castigo que nosotros mismos hemos cosechado, también sea infinita como lo es Él. Ya sabemos que la misericordia de Dios llena la tierra (pero «sin misericordia será juzgado el que no hace misericordia», Santiago 2, 13). Y esto se predica en todas las iglesias con mucho acierto y razón, pero son muy pocos los que nos dicen que se trata de un Dios justo y celoso, y quien pasa una sola página del Antiguo o Nuevo Testamento por conveniencia propia o ajena, aunque sea con la mejor intención, está omitiendo sus preceptos, y desalertando a nuestros hermanos de un riesgo espantoso y eterno. Pues Jesucristo no ha venido a abrogar la ley, sino a perfeccionarla hasta que se cumpla la última tilde (San Mateo c5, vv 17 y 18). Y el que quiera saber si vive su vida religiosa en comunión con Juan Pablo II, le sugiero que lea su libro «Cruzando el umbral de la esperanza» y observe en las páginas 185 a 187 las afirmaciones que hace acerca del infierno. Dejando de lado la gehena que la Virgen de Fátima les presentó a los tres pastorcitos en un abismo de gran profundidad, y omitiendo un sinnúmero de revelaciones divinas, con las cuales algunos santos testifican haber visto 283

el infierno, como Santa Teresa de Jesús, quisiéramos comentar lo que ha sido noticia en el mundo al escribir el doctor Azzakov: «Como comunista y ateo yo no creo en el Cielo ni en la Biblia; pero como científico, ahora creo en el Infierno». Un grupo de científicos que han perforado un pozo en la Siberia Occidental, con una profundidad de 14.400 metros, intentando estudiar el desplazamiento de las placas masivas en el interior de la Tierra, han descubierto un infierno. El respetable diario finlandés Ammenustatia cita al geólogo soviético Demetrio Azzakov, quien ha dicho que una criatura terrible, provista de alas, abandonó volando el pozo, vomitando maldiciones antes de que fueran descendidos los micrófonos al hueco de la perforación. Según el Dr. Azzakov, al introducir la mecha para sondear el pozo, de repente empezó a girar con velocidad desenfrenada, indicando de esta manera que habían alcanzado un hueco grande o alguna caverna, y los tensores térmicos indicaron un incremento dramático del calor, ya que la temperatura ascendió hasta 1.075,6 ºC. Después de quitar la mecha pudimos creer -nos dice el doctor Azzakov- a nuestros ojos: una repugnante criatura con garras y enormes ojos malvados apareció en la nube de gas, y chilló como una fiera salvaje antes de desaparecer. Una parte de los ingenieros y obreros presentes escaparon, pero los que se quedaron como nosotros pudimos aprender algo más. Hemos bajado por el pozo un micrófono destinado a registrar los sonidos relacionados con el movimiento de las placas litosféricas. Pero en lugar de percibir el sonido del desplazamiento de las placas 284

escuchamos una voz humana en la cual se sentía el dolor. Al principio nos pareció que el sonido lo emitía nuestro propio equipo de perforación, pero después de ajustarlo y verificar todos los pormenores técnicos, nos aseguramos que las peores sospechas se habían confirmado. Gritos, clamores y sollozos de millones de hombres los hemos podido oír claramente y los tenemos bien registrados en la cinta magnética. Visto lo sucedido, suspendieron el proyecto de investigación y taparon la entrada del pozo, sabiendo que estábamos -nos dice el doctor- horadando a través de las puertas del infierno. Y continúa diciendo: «Sabemos lo que oímos. Y estamos absolutamente convencidos de que taladramos por las puertas del infierno». Y termina con la frase dicha más arriba: «Como comunista y ateo yo no creo en el Cielo ni en la Biblia; pero como científico, ahora creo en el infierno».
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 15 y 17-Diciembre-1996

285

110.- EL OBISPO Y LA COCINERA
Cuando el joven multimillonario -Guillermo Kettelerse divertía en un baile, consciente de que su forma de recrearse no era lo más agradable a Dios, le pareció ver el rostro sublime de una religiosa que rezaba por él y le miraba fijamente al alma, y aunque muy insipiente en todo lo relativo a la piedad, aquella contemplación inmediata y directa sin percepción sensible, terminó por turbarle la vida mundana que llevaba el joven de 18 años. A partir de esa fecha, Guillermo quedó muy impresionado y ya no encontraba diversión en ninguna parte. Convencido de que Dios se había fijado en él, ingresó en el seminario, fue consagrado sacerdote, y 22 años después obispo de Maguncia (Alemania). En uno de sus viajes pastorales, se dispuso para celebrar misa en un convento de religiosas. Cuando distribuía la Sagrada comunión, al llegar la última religiosa, siente una emoción tan intensa, que ha de hacer un esfuerzo para mantener la serenidad y concluir el acto litúrgico. Después de servirle el desayuno la Madre Superiora, monseñor Guillermo Ketteler le dice a la servidora que le gustaría saludar a todas las monjas y bendecirlas antes de marchar. Rápidamente sonó la campanita de la Comunidad; las religiosas salieron a la tarbea y monseñor Guillermo las va saludando a todas y observando las facciones de cada una. Entretanto, el prelado iba diciendo en su interior: «no es ésta..., no es ésta». Cuando pasaron todas las religiosas, monseñor Guillermo le preguntó a la Superiora: «¿No queda alguna 286

otra religiosa en casa?». Sí, señor Obispo; queda la hermana cocinera. Es muy abnegada en su trabajo y tiene permiso para no tomar parte en estas reuniones. Pues hoy me gustaría saludarlas a todas -le dice el prelado-. La llamaré en seguida, Monseñor. Tan pronto como llegó la hermana cocinera, monseñor Ketteler, dijo en su interior: esta es la que he visto en el baile, y mostrándose muy sereno le preguntó: «¿Reza mucho por la Iglesia, por las misiones, por la conversión de los pecadores?». - ¡Oh, no, señor Obispo!. Tengo poco tiempo. Rezo como todas las demás. Lo que sí procuro es ofrecer la primera hora del trabajo por el Papa, y al final del día ofrezco todas las oraciones y trabajos por los muchachos para que Dios les conceda vocación sacerdotal y escuchen Su llamada con generosidad. El señor Obispo, queriendo dejarle íntegro el mérito de sus oraciones y ofrecimientos en pura fe, no le dijo nada a la santa hermana cocinera. Pero le explicó la historia completa a la Madre Superiora implorándole el más absoluto secreto hasta que Dios le llamara a la otra vida, y al llegar la noticia de su muerte a la Superiora, todo fue descubierto y publicado en L’Osservatore Romano.
Publicado en «LA VOZ DE ASTURIAS» 18-Diciembre-1996

287

111.- RELIGIÓN Y NEUROSIS
El doctor austríaco -Sigmund Freud- ha hecho mucho daño a la religión. Es verdad que la psiquiatría más elevada siempre ha sido recelosa con los dogmas de fe. Pero las obras que Freud ha dejado escritas y las numerosas conferencias que ha proferido en diversos países -sobre todo el famoso psicoanálisis- arremetieron sin piedad contra la religión, especialmente las disertaciones que tuvieron lugar en los Estados Unidos y en la primera década de nuestro siglo, donde Freud consiguió convencerles de que el cambio de conducta o estado de ánimo por motivos religiosos, se debían a la inmadurez psicológica y a la neurosis. Más de 80 años han sido necesarios para que la psiquiatría norteamericana admitiera oficialmente que la experiencia religiosa es el bien de la gracia sin el menor síntoma de imaginación patológica, ni guarda relación alguna con la neurosis, contrariamente, es bien capaz de moderar el desequilibrio mental hasta llevar al hombre a ser él mismo sin el auxilio de la medicación. Ahora, la Asociación Psiquiátrica Norteamericana lo reconoce en su nueva edición del Manual de Diagnóstico. Los promotores del cambio antedicho han sido los profesores de psiquiatría de San Francisco. En declaraciones a «The New York Times», el doctor Robert Turner relataba que «hace veinte años cualquier persona o especialista en psiquiatría que hiciera referencia a lo que ahora se ha descubierto, le tacharían de psicótico y le atiborrarían de medicamentos».

288

Tengo una hija psicóloga y siempre nos dice que más del 95 por ciento de las consultas que recibe sólo les hace falta ordenar sus vidas religiosamente. Es decir, dejar de pecar aunque sean ateos. Y esto me recuerda una llamada telefónica de una señora que, siendo convecina de una viuda y su hijo, me expuso el drama continuo que formaban las discordias alborozadas de madre e hijo. Seguidamente me puse en contacto con los dos y me di cuenta de que se trataba de un joven con problemas psíquicos, acentuados por su incapacidad para proseguir los estudios de psicología en el tercer año de carrera; los dos tuvimos un encuentro y dialogamos unas horas, le ofrecí una beca para hacer ejercicios espirituales con un sacerdote de la Unión Sacerdotal Lumen Dei, y aunque con mucha reticencia, aceptó la invitación y los hizo. Y cuando asistí a la clausura me sorprendió el ver cómo había cambiado de semblante y lo bien que estaba. Hizo las paces con su buena madre, terminó su carrera felizmente, frecuenta la iglesia día a día, continúa haciendo ejercicios espirituales tres veces al año, y ahora está haciendo pruebas para entrar en el seminario de la Obra susodicha. Este es el resultado de ordenar la vida y actuar siempre en presencia de Dios.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 23-Diciembre-1996

289

112.- LA NAVIDAD
Navidad es la fiesta de la concordia y el perdón. Es cuando las familias se unen con alegría. Es cuando se distribuyen los premios lotéricos. Es cuando nos recuerdan los amigos con postales y tarjetas. Es cuando recibimos la gratificación o sobresueldo. Es cuando los hombres endemoniados que propugnan las guerras parecen oír al ángel bueno y les conceden una tregua a los soldados para que dejen de matar y morir. Es cuando los pobres reciben una bolsita de Navidad para saciar el hambre. Es, en suma, cuando el Niño sincero y puro que todos llevamos dentro se agita y nos despierta la conciencia esperando que no sienta más el sopor que la embota y no continuemos buscando en vano el Cielo en la tierra, porque la paz tiene que bajar de las alturas. Pero cuántos hombres y mujeres les arguye la conciencia al ver que se aproximan los Santos Inocentes, porque a las madres de Belén les fueron arrebatados los hijos de sus brazos para atravesarlos con la espada e impedir que Jesús fuera Rey y nos redimiera del pecado. Pero muchas madres de nuestro tiempo no quieren soportar la «carga de sus hijos». Unas lo hacen porque quieren divertirse y disfrutar de la vida, otras lo hacen porque les atiborra la maternidad, otras lo hacen para encubrir la deshonra y continuar disfrazadas de honor. También comprendemos a las que lo abortan porque sus maridos no colaboran y el Gobierno las absuelve y les subvenciona la operación con nuestros impuestos. Asimismo, 290

no podemos olvidar a las que se sienten incapaces de sostener una familia numerosa. Pero en ningún caso se pueden emplear medios criminales para librarnos de las cruces que todos padecemos. Unas -las más- creadas por el hombre, y otras las que Dios nos promete y nos envía para poder seguirle, y todas juntas, como lección de humildad para ganar el Cielo y hacer patente el valle de lágrimas que diariamente proferimos los cristianos al recitar la Salve. Sé muy bien que esto suena duro, muy duro, pero sólo la verdad nos hará libres.
Publicado en «EL COMERCIO» 24-Diciembre-1996

291

113.- EL 0,7%
Desde hace algún tiempo se ha levantado una campaña reivindicando el 0,7 por ciento del PIB para los hombres y niños famélicos y carnisecos del Tercer Mundo. El Gobierno se muestra reticente en cumplir sus promesas. Es verdad que tenemos un sinnúmero de pensionistas y parados que necesitan un subsidio para vivir con dignidad. Es evidente que tenemos pobres en España. Es una realidad que el endeudamiento heredado por nuestro Gobierno pulula por todas las comunidades y municipios de nuestro país. Los economistas más expertos nos dicen que la deuda pública asciende a 50 billones de pesetas, es decir, que para transportarla en billetes de mil, se harían necesarios 500 camiones con un peso neto de diez toneladas cada uno; todo en suma, parece hacer razonable la omisión del Gobierno. Pero no lo es. Pues algunas voces autorizadas nos dicen que cien mil personas se mueren de hambre diariamente en el mundo. Y si estas criaturas misérrimas pudieran recoger la piel o corteza de los frutos alimenticios que se lanzan a la basura en España y en el mundo opulento, es claro que con los miles o millones de camiones que cargan todas las noches para llevarlos a los vertederos, las muertes por inanición terminarían. Y no entro en el despilfarro pecaminoso de las familias racionalistas y acaudaladas que nunca se verán hartas de millones y placeres, hasta que les llegue el juicio final. Y todo esto sucede porque los gobernantes se olvidan o rechazan a Dios. Y ese enajenamiento anímico y egoísta, 292

nunca les dará a conocer que el que más da más tiene: a Dios nada le cuesta concedernos el premio de un clima moderado que aumente nuestra producción el 200 por cien y evitar las hecatombes diluvianas que tantos billones de pesetas le cuestan al mundo todos los años. Y qué podríamos decir de las guerras. Víctor Hugo ya nos decía que «la limosna es hermana de la oración». Y como los orantes conforman un número muy exiguo y los que viven en pecado grave son innumerables, el miserable 0,7 por ciento que le piden al Gobierno, será malversado en armamento, y el mal ejemplo servirá de modelo para muchas naciones. El general romano -Teodosio-, ya nos decía que «la vida eterna sólo se comercia con las buenas obras, y advertid que ningún cadáver queda pobre si el alma va rica». Llevo 37 años militando en movimientos cristianos, es claro que conocí y sigo conociendo muchos hombres bienhechores y limosneros, y a ninguno he visto empobrecer por compartir sus ganancias con los pobres. Por eso tengo la convicción de que nuestro Gobierno enriquecería más a todos los españoles si fuese más generoso con esos desheredados que claman al cielo por un trozo de pan.
Publicado en «LA NUEVA ESPAÑA» 30-Diciembre-1996

293

114.- EL FRUTO DE UN LIBRO
Son tan numerosos y dispares los caminos que puede emprender el hombre cuando llega a la pubertad, que algunas veces no sabe el sendero que le conviene, y después de tomar una decisión anticipada y adelantar el primer tramo, qué difícil resulta desandar el recorrido costano, máxime cuando se trata de hombres contumaces con mucho ingenio. Si pasmosa resulta la historia de Nerón, siniestra y cruel ha sido la de Hitler, el hombre que se encargó de la Cancillería el 20 de enero de 1933, y en las elecciones del 5 de marzo del mismo año, sus partidarios obtuvieron 340 actas de las 639, es decir, mayoría absoluta. El resultado no necesita comentarios. Y del que fuera hijo de un zapatero y pasó los mejores años de su juventud en un seminario, José Stalin, hoy nadie duda de la opresión y tiranía con que ejerció el poder, y aunque lo que sigue no se podrá confirmar nunca, uno de los acompañantes del dictador, cuando a éste sólo le quedaba un soplo de vida, le confesó: «Emprendí una trayectoria de vida equivocada, ahora ya es tarde, lo que Rusia necesitaba era un San Ignacio de Loyola». Se dio cuenta de que Iñigo de Loyola también había sido un hombre guerrero y con gran ingenio, pero respondió sinceramente a la llamada del Altísimo, y aunque pocos lo ignoran, es de notar que, si fatídicas fueron las heridas que le acometieron en una batalla en Pamplona, providencial fue el libro que le dieron en la enfermería, conteniendo la biografía de Jesucristo, escrita por Ludolfo de Sajonia. 294

Todos tenemos una idea del fruto que ha dado este libro al adentrar su contenido en el cerebro de San Ignacio, pero nos permitimos enumerar los detalles más importantes: cuarenta santos en los altares, ciento cincuenta beatos, cien jesuitas en proceso de beatificación, cincuenta editoriales que publican anualmente cinco mil títulos escritos por jesuitas, 110 universidades, 35 emisoras de radio, siete emisoras de televisión, 1.026 mártires, 24 mil jesuitas en activo, un sinnúmero de colegios donde los jóvenes y niños aprenden a ser hombres con mayúscula, y un tan largo etcétera que sólo Dios puede evaluar. Así vemos el poder de Dios y las fuerzas ocultas del demonio, es decir, el bien y el mal, dos elementos antagónicos, cada uno con su respectivo líder. Y por si alguien lo ignora y duda del demonio, le diré que en el Antiguo y Nuevo Testamento, Dios lo menciona 113 veces, y que nadie se incomode si le digo que en la mayoría de los libros y escritos está el poder de Belzebú. Por eso nos parece que los periódicos democráticos y bien nacidos, nunca debieran de llevar a la papelera las cartas o escritos piadosos, pues quién sabe encuentren algún día un receptor como San Ignacio o transformen el porvenir de un futuro Hitler.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 30-Diciembre-1996

295

115.- HUMILDAD Y LÁGRIMAS
Pienso que la altanería es fruto de un complejo de superioridad. Una dolencia psíquica que aún no resuelve la medicina. Lo mismo digo del complejo de inferioridad. Pues uno y otro son las dos caras de una misma moneda, siempre falsa. Y el que quiera acercarse a ser el que es -el punto neurálgico de su grandeza-, tiene que poner en práctica la absoluta conformidad de lo que dice con lo que piensa y siente. Es decir, el mayor grado posible de sinceridad. El que nos abre la concha donde se guarda la humildad, porque la verdad y la modestia son inseparables. Pienso que el hombre es tanto más grande cuanto más conoce su pequeñez y la confiesa. Por eso Concepción Arenal nos ha dejado escrito que «para nada se necesita más fuerza que para ser humilde». Las peripecias fatídicas de la vida son una buena lección de humildad. Creo que Dios las permite como gracia santificante para sus hijos. Los santos nos dicen que puede haber penitentes en el infierno, pero que los humildes todos ganan el cielo. He ahí que el amor y la misericordia de Dios también se manifiestan en el dolor que nos propina. Pues no son las penitencias que nos imponemos las de mayor dureza, son las que nos hacen falta y vienen de lo alto. La religión de los Brahmas consiste en anonadarse hasta poder entrar por la boca del Minerva, y la católica en hacernos como niños (San Mateo c18, v3), porque los niños poseen la pequeñez y el don de la humildad sincera. Pero la humildad rebuscada también es altanería y falsedad: «No 296

exaltes tu nadería / que entre verdad y falsía / apenas hay una tilde / y el ufanarse de humilde / modo es también de ufanía» Pemán. También creo que soportar humillaciones sin volverlas en odio es la mejor virtud de la vida espiritual. El abajamiento que nos propinan los soberbios es el taller de la santidad. Si nos faltaran los enemigos se quedarían los altares sin santos. Por eso Dios permite que hayan sufrido tantas injusticias los canonizados. San Pío X exhortaba a sus fieles diciendo: «Desconfía siempre de tí mismo, ama la virtud de la humildad y tendrás contigo las bendiciones del cielo». Las lágrimas son el efluvio de las ventanas del alma, las que aparecen con la humildad que aflora de un dolor lacerante. Son la expresión de la sinceridad. Por eso nadie pasa de largo si alguien llora con fundado motivo. El hombre siempre está atento cuando un semejante le transmite verdades que salen de su corazón, porque la verdad germina en el dolor. El placer ilícito y el carcajeo llevan implícita la mentira. ¿Quién sabe si Dios le ha puesto a María el dolor pavoroso como auxilio para mantener límpida e impecable la humildad innata y ser corredentora con Él?. Y Jesucristo aceptó el sadismo humillante y el abucheo vejatorio para terminar con la muerte lancinante y redimirnos del pecado. Por eso decía el santo de Oviedo y el mayor místico del siglo XX -el Beato Fray María Rafael-: «Benditas lágrimas, penas y enfermedades, que son nuestro tesoro. ¡Qué bueno es tener qué sufrir!». Sigue Cervantes: 297

«Y yo soy del parecer y la experiencia lo enseña que ablandarán una peña lágrimas de una mujer».
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 5-Enero-1997

298

116.- EL NACIMIENTO DE JESÚS
El Antiguo Testamento nada nos dice de Nazaret. Sabemos que era una aldea de Galilea sin ninguna importancia. Y como Dios vive más atento a la humildad y la modestia, le ha dispensado el alto honor de abrigar en su seno al Verbo encarnado. María -su Madre-, sin haber sido sancionada con el pecado original, no siente la menor elación -como la sentían tantas otras- de ser la madre del Mesías profetizado. Así, después de haber consagrado perpetuamente su virginidad al Altísimo, el Señor se fija en su pequeñez y la convierte en madre del Salvador. Y Jesús, siguiendo el itinerario de su Madre, quiere nacer en un pesebre, donde hemos visto incrustada una estrella de catorce puntas, la que intenta iluminar al mundo con mayor luminosidad que todos los cuerpos celestes. Pero aunque la luz luce en las tinieblas, la obscuridad continua ensombreciendo a los hombres responsables y contumaces que sólo un bledo les importa el hecho de que 800 millones de seres humanos vivan esperando la muerte desfallecidos de hambre, y la lucha que van orquestando desde sus poltronas para sostenerse en el poder, nos muestra la desolación de poblaciones y el sembrado de mutilados y cadáveres que van dejando tantos mandatarios políticos sin conciencia y sin Dios. Y Jesús continúa ofreciéndonos la remuneración fija o sobresueldo por los servicios prestados a nuestras empresas, para que podamos celebrar la fiesta de su Natividad y compartir con los que nada tienen, y algunas 299

veces consigue que hasta los más guerreros reflexionen un poco y tengamos una tregua de paz. Esa paz que tantos deseamos y Él nos promete si nos mostramos solícitos a sus preceptos. Pero como el número de insurrectos y herejes es mayor que el conjunto de fieles, el resultado también tiene su lógica. Y por si todo esto fuese poco, hasta el 0,7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) les negamos a los desheredados. Y abundando en lo mismo, nadie ignora que el Hijo del hombre ha sido víctima por la solidaridad con los más pobres, por la justicia, por la mansedumbre, por la concordia, por la sabiduría que humillaba a los reyes, por pasar haciendo el bien a manos llenas y por la paz. Y ahora les impiden a los alumnos estudiar la biografía más monumental y sublime de todas las que se han escrito en la Historia de la Humanidad, no sea que se conviertan, sanen y les digan a muchos repúblicos y mandatarios: ¡Basta de injusticias!. Dios quiera que la Natividad del Señor no se circunscriba a la glotonería y los manjares solamente, y sí nos haga recordar con mucha alegría que todos pereceríamos igualmente sin este glorioso Nacimiento.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 8-Enero-1997

300

117.- GLOSA A LOS EVANGELIOS
La glosa está definida como la explicación de un texto obscuro y difícil de entender. Y para conocer los comentos que se han hecho a los Evangelios, se necesitaría un mínimo de mil lectores leyendo dos mil años. Pues no ha habido ningún escritor que no haya tocado en estos textos para bien o para mal. A los poetas les han servido siempre para hacer poesía. A los dramaturgos para hacer obras devotas y profanas. A los novelistas para hacer tratados preceptivos y laicistas. A los escritores para afianzar sus ideas sublimes y también para disuadir a los creyentes de la devoción que practican. A los cineastas para hacer películas piadosas o sarcásticas. Y a los buenos cristianos para encontrar la verdad y conocer cuál es el camino que les conduce a la vida fraterna y gloriosa. Lo que nadie ha dudado con conocimiento de causa es que la doctrina de Jesús puesta en práctica conduce a todos los hombres a la igualdad social que buscan los buenos comunistas, y cada día se distancian más de sus loables pretensiones porque las dictaduras estalinistas opugnan la libertad que Dios nos concede y terminan con la tiranía y crueldad como castigo providencial y merecido. También los socialistas tienen un punto parigual con los Evangelios, si tenemos en cuenta la doctrina económica que pretenden imponer en el mundo, pero como el crimen abominable del aborto y el menosprecio que sienten por la Iglesia se contrapone frontalmente al amor sublime y 301

fraterno que Jesús nos exige, los resultados terminan siendo corruptos y algunas veces siniestros. Y la derecha capitalista muy proclive al progreso económico, también tiene un lugar analógico con el Evangelio, sabiendo que Dios admite gustosamente las riquezas cuando el titular está totalmente desprendido de las mismas y las pone al servicio de la comunidad. Pero el capitalismo es otro sistema condenado al fracaso, porque los egoístas son el plantel de los hombres malvados. Y el único egoísmo aceptable es el de sacrificar nuestras pingües ganancias para que todos estén bien y nosotros mejor. Y como no hay un sistema o doctrina política buena en todo el mundo, sólo pasa y está pasando lo que es lógico y todos conocemos, hasta que los políticos preponderantes se quiten la viga del ojo, se despojen de la hipocresía y acepten la doctrina de Jesús como panacea para todos los ámbitos y a Él como líder de la Humanidad. Y mientras esto no se ponga en práctica, habrá pisos de mil metros cuadrados y piscinas colgantes con la democracia brasileña, y millones de seres humanos muriéndose de hambre en las «favelas» que los circundan. Hablé de Brasil porque lo conozco muy bien. Pero tú, alma buena que lees mis escritos, puedes hacer extensible y válido este comentario para los cinco continentes.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 11-Enero-1997

302

118.- LA PENA CAPITAL
Han asesinado a don Jesús Agustín Cuesta Abril. Un militar honrado, pacífico y valiente, como lo había demostrado en Bosnia defendiendo los derechos humanos. Un caballero más ha sido sacrificado, y una familia más ha sido víctima de la injusticia. Y como los etarras no respetan a nadie y tienen un partido legitimado que les apoya y les orienta para que puedan perpetrar el chantaje y la muerte, lo menos que un pueblo noble y católico como España le puede pedir al Gobierno es que todos igualmente se pudran en las prisiones y dejen vivir al pueblo vasco y a todos los españoles en paz. Pienso y creo que el día que fue abolida la pena de muerte para los criminales convictos y confesos, se condenó a la pena capital a miles de inocentes que perecieron a manos de delincuentes comunes y de terroristas. Y como católica me tengo a las Leyes de Dios y a las disposiciones de su Vicario en la Tierra: «Hay que aplicar las penas proporcionadas a la gravedad del delito, sin excluir, en casos de extrema gravedad, el recurso a la pena de muerte» (Juan Pablo II. Nuevo Catecismo. Canon 2266). Oigamos la Palabra de Dios: Éxodo c21, v14: «Si de propósito mata un hombre a su prójimo, de mi altar lo arrancarás para darle muerte». Pero desgraciadamente los mandatarios políticos quieren ser más generosos que Dios y, muy a pesar nuestro, también algunos reverendos, extractando una sola frase evangélica («no matarás»), sin 303

tener en cuenta que Jesucristo reiteradamente en sus parábolas condena a los hombres malvados a la muerte de cuerpo y de alma. Y no matarás, claro, no matarás al niño en el seno materno, y no matarás con un tiro en la nuca o con un coche bomba a cuantos lo rodean. Y si es que los políticos son tan generosos y sienten tanta aversión a la pena de muerte, ¿por qué han instituido y costeado al GAL para matar a 28 supuestos etarras sin juicio y sin defensa?.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 16-Enero-1997

304

119.- EXCOMULGADO
Ha sido excomulgado el reverendo Tissa Balasuriya. Un teólogo católico de Sri-Lanka, muy famoso por los tratados de teología que lleva publicados. Pero al negar la divinidad de Jesucristo y otros dogmas de fe, como el pecado original con que todos nacemos por herencia de nuestros primeros padres, Juan Pablo II lo ha sancionado con la excomunión, la pena eclesiástica más grave, que impide la recepción de los sacramentos y el ejercicio de ciertos actos eclesiásticos. El teólogo ilustre entiende que una migaja de pan no puede convertirse en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Tal vez nunca se le haya ocurrido pensar que si Dios le ha dado poder a nuestra pobre naturaleza para transubstanciar el caldo y las patatas, y un sinnúmero de alimentos en cuerpo y sangre de nuestro organismo, también le ha dado al sacerdote ese mismo poder para transubstanciar el pan de la Eucaristía en el Cuerpo y la Sangre de Jesús. Y que todos hemos sido malparados con el pecado original, lo estoy viendo todos los días con mis nietos, pues el que ha cumplido 40 meses, ya se guarda de forma sumisa cuando hace una diablura con su hermana menor o con los ornamentos del hogar, es decir, se oculta donde no le veamos como Adán y Eva se ocultaron entre los árboles del jardín para no darle cara a Dios por la desobediencia pecaminosa que habían cometido. Cierto es que con el sacramento del bautismo recibimos la absolución del primer pecado. Pero esto no impide el sesgo o inclinación que todos llevamos dentro para 305

hacer el mal, y que sólo una conciencia limpia -(la Ley de Dios escrita en nuestros corazones)- o el temor de Yavhé, nos llevan a reprimir esa instigación tendenciosa al pecado. Entiendo a los ateos por haber sido increyente hace 37 años. También comprendo a los disidentes de la Iglesia. Pero me cuesta mucho penetrar en el concepto que tienen de la Iglesia algunos hombres ilustres como el reverendo Tissa Balasuriya, queriendo pertenecer a la Congregación de los fieles cristianos en desacuerdo con la misma. Y por si esto fuese poco, se disponen a recibir la Sagrada Comunión negando la divinidad de Cristo, sabiendo lo que nos dice San Pablo: «Pues el que come el pan y bebe el cáliz del Señor indignamente, come y bebe su propia condenación» (1ª Cor. c11, vv23-29).
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 16-Enero-1997

306

120.- ANÉCDOTA RAZONABLE
Se dice que cuando dos viandantes se encararon en la vereda de un bosque, el hombre sencillo fue sorprendido por el señor que llevaba una túnica sin costura, con mucha distinción y talla soberana, semblante majestuoso y espesa barba, cubierta por luengo cabello ensortijado. El transeúnte humilde se quedó arrobado y le preguntó: Señor, ¿quién eres?. Soy Jesús Nazareno -le dijo-. Entonces puedes prometerme un favor. Puedo -le profirió Jesús-, dime: Cuando llegue la hora postrimera de mi existencia terrena, quiero ser advertido para prevenirme santamente y escabullirme del rechinar de dientes que nos anuncias, ¿puede ser?. Reiteradamente serás advertido -le dijo Jesús al despedirse. El hombre recatado siguió su camino pacientemente y prosiguió su vida mundana esperando el aviso del Señor. Los años fueron transcurriendo y la ancianidad y los placeres ilícitos iban lacerando su cuerpo y su cabeza, y entre los achaques que le aquejaban, arreció la gripe en su carne y se fue sin el aviso que esperaba. Su alma subió a las alturas con la misma prontitud del pensamiento, y al ver a Jesús en cuerpo glorioso, le dijo: Vengo empecatado porque no has cumplido tu promesa. No me has avisado, Señor. - ¿No has visto que los latidos de tu corazón perdían la energía? ¿No has observado que tu espeso cabello te había dejado la piel al descubierto? ¿No has reparado en la substitución artificial de tus dientes y muelas? ¿No te has fijado en el bastón que te di para hacerte sostenible en la 307

calle y aceras? ¿Qué has hecho con los talentos recibidos para prevenir el remedio que ahora no tienes?. - Rabí -intercedió la Virgen-, él amaba a tu Madre, ¿lo puedes dispensar?. Sí -aseveró Jesús en favor de María, absuelto te lo dejo.
Publicado en «EL COMERCIO» 17-Enero-1997

308

121.- EL PAPA Y SU AMIGA
A los dieciocho años Karol Vojtyla había elegido el t e at ro c om o p ro fe s i ón . La ac t r i z p ol a ca , Ha l i na Klwatkowska, fue su compañera de estudios desde la más tierna infancia. Actualmente Halina cuenta 73 años, es esposa, madre y abuela; pero recuerda muy bien cuando el actual Pontífice creó la compañía de actores llamada Teatro Rapsodyczny. Karol Vojtyla y Halina siempre interpretaban los papeles más importantes; y los quince actores que sobreviven se reunieron hace poco en Castelgandolfo con el Santo Padre. Juan Pablo II simultaneaba los estudios de Teología y Teatro con los trabajos forzados en una cantera, so pena de ser deportado a los campos de concentración por los alemanes. Poco después su hermano Edmond -médico- es víctima de la escarlatina y Karol Vojtyla se queda como hijo único en compañía de su padre, el que fallece tres años después, y así, solo en el mundo, sus compañeros de teatro lo idolatraban por el dolor que padecía y por ser el mejor actor de la compañía. Pero todos recelaban al ver que siempre les hacía esperar horas interminables postrado de rodillas centrado en la oración y la penitencia. Sus compañeros intentaron persuadirle para continuar su carrera de actor. Pero ya era tarde. Su elección ya estaba hecha. Karol Vojtyla ingresa en un seminario clandestino sabiendo que esa decisión puede costarle la vida. No le importa nada. Quiere ser sacerdote y consagrarse a Dios. El sabe que la vida pasa y todo lo espera en la eternidad. 309

Su amiga Halina nos dice que Karol Vojtyla siempre ha sido el número uno en el teatro, en el seminario, en el deporte que practicaba con sus compañeros, y también admirado como obrero en la cantera donde trabajaba. Y cuando de imprevisto se dio de baja un actor que dejaba trastocada toda la obra, Karol Vojtyla se ofreció para interpretarlo. «Para nuestro gran asombro -nos dice su amiga y compañera- lo hizo sin siquiera ensayarlo. Se sabía el texto de memoria. Era un hombre realmente excepcional». Cuando Karol Vojtyla fue consagrado obispo con 38 años, Halina y algunos de sus compañeros ya le auguraban como futuro Papa. «Y cuando recibimos la noticia -nos dice Halina- fue un día muy especial, pero también para todos los polacos. Yo me enteré de la noticia por la televisión, al principio fue todo un ‘shock’, después alegría y, finalmente, todos lloramos de emoción». Tengo para mí que Juan Pablo II ha sido y sigue siendo un Papa insuperable. Un prohombre que tal vez haya llegado a la raya que marca la talla que Cristo le exige a su Vicario en la Tierra. Es decir, el cargo de mayor responsabilidad que hay en este mundo. Y para llegar a este punto hay que nacer, agradecer a Dios todos los sacrificios y tribulaciones que les envía e inmolar sus vidas siguiendo siempre las huellas de Jesús, y esto lo hace Juan Pablo II aunque el mundo enemigo se desgañite.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 23-Enero-1997

310

122.- EL ESCRITOR
Pienso que el escritor es alguien que quiere compartir sus ideas con el mayor número posible de gentes. Estimo que tiene vocación de profesor a gran escala. Pero son muy contadas las personas versadas en literatura y muchos los que escribimos. Cuando yo actuaba como agente de la Propiedad en Brasil, administraba y vendía bienes de un famoso escritor -Paulo Benedito Duarte-, y admirando su talento y los libros que publicaba, le pregunté cuáles eran los requisitos indispensables para hacerse escritor, y después de un minuto de silencio me contestó: «Lea usted mil libros. Analice el significado de todas las palabras que no conozca. Pasada esta experiencia siga leyendo como seis, reflexione como cinco, escriba como tres; las enmiendas reducirán lo anterior a dos partes, y de éstas, una es la que debe salir a la publicidad». La lección me pareció magistral. Pero algo muy importante le faltaba: si no hay una predisposición innata, el hombre envejece y muere escribiendo sin salvar la raya del escribidor. Desde hace unos veinte años me relaciono amistosamente con un profesor de Literatura que también es licenciado en Románicas y teólogo. Hace sesenta años que escribe en los periódicos. Me ha dedicado nueve libros de su autoría, en poesía y prosa. Ahora está impedido de salir por los achaques de la decrepitud, y lo visito con alguna frecuencia. Tiene una cultura vastísima y admirable. Pero nunca ha tenido lectores. No tiene garra, no ha nacido con él. Es muy erudito y se 311

comprende fácilmente en todos sus escritos. Pero yo nunca he podido leer más de veinte páginas de sus libros. Y sus dilatados artículos casi nunca llegué a terminarlos; sorprendido conmigo mismo por la torpeza que me imputaba, hablé con varios periodistas y con buenos lectores, y todos me respondieron lo mismo: «No lo leo». José Martínez Ruíz (Azorín), nos ha dicho que escribir es inteligencia, y Camilo José Cela ha definido al escritor como el hombre de un equilibrio mental preponderante. Pienso que son dos conceptos brillantes y parigualados. Pero necesitan complementarse. Pues si falta el equilibrio mental, la inteligencia se tambalea y los lectores cada día saben menos, y si la inteligencia se encuentra sumida en la mediocridad, el equilibrio mental sólo sirve para el acrobatismo en los circos. Tengo para mi que los dos conceptos expuestos se pueden acrecentar considerablemente siguiendo los preceptos del Hombre que ha sido considerado por los mejores psiquiatras del mundo como el más equilibrado y armónico de todas las generaciones. El que ha conseguido mantener la plenitud de su consciencia hasta el último aliento de su vida, e impregnado de amor al hombre, terminó su vida pidiendo al Padre el perdón para sus verdugos. Así fue Cristo en la Tierra.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 23-Enero-1997

312

123.- FRANCO
Sabiendo que don Alfredo Villamil Iraola es bien acogido en LA NUEVA ESPAÑA, me dispongo a perder el tiempo intentando replicar la carta del pasado día 13 en este mismo Diario, retrucando a don Manuel Ballesteros Álvarez con prudencia y mesura deturpadas por la astucia, al servirse de historiadores agnósticos y adversos a Franco, implicando a Juan Pablo II y rampándole fragmentos que muy poco dicen por sí solos, sin tener en cuenta que hasta la pena de muerte está legitimada por él en el canon 2266 del nuevo Catecismo, es decir, lo que Franco hacía con los criminales convictos y confesos para evitar los males mayores que ahora todos conocemos. Nunca podré entender que don Alfredo se declare católico y socialista como lo viene haciendo en sus malaventurados escritos. Pues si le parece poco el aborto libre que propugna la izquierda española y que don Alfredo apoya con su voto y la defensa de su predilecto partido, mientras por otro lado aparece la más opugnante contradicción: «Todos somos hijos de Dios. Si verdaderamente somos todos creados por Dios, ¿por qué no hemos de respetar las vidas por Él creadas?». Respete, don Alfredo, respete las vidas por Él creadas y como experto en la política, defienda el partido o Gobierno que menos niños atocine en el seno materno. Pues edad tiene usted para empezar a ser consecuente con lo que dice. ¡Ah!, sí, le aseguro que también se equivoca al decir que todos somos hijos de Dios (San Juan c1, vs.11 y 12). Y aunque el aborto es la mayor tragedia que tenemos en España y en el mundo, le recuerdo una ínfima lista de 313

socialistas corruptos, y digo ínfima comparada con lo que todos ignoramos exceptuando los usurpadores: Vea que aún no han devuelto un solo duro de los cientos de miles de millones obtenidos gracias a los delitos que tipificaron los casos de Juan Guerra, Ballester, Viajes Ceres, Expo 92, Sellberg, Renfe, Ibercorp, Cruz Roja, Fedes, Enatcar, MsDonnell, Ave, Focoex, Siemens, Aida Álvarez, Filesa, José Marco, Fondos Reservados, licencias de transporte, Fundescoop, Palomino, Piluca Navarro, Intelhorce, Hytasa, Urralburu, Roldán, Financiación ilegal del PSOE, Otano, Medellín y Marbella. ¿Cómo podemos olvidar estas estafas, malversaciones y cohechos tan escandalosos como los de Francosur, Intermun, Marconi, Rumasa, El Viso, Arco Iris, Ceselsa, Transcomin, Time Export, Telettra España, Tahis, Prensa Sur, Omega, Management y Macosa. Y tenga en cuenta que el Partido Socialista avaló los nombres de Alcaide de la Rosa, Emilio Alonso, Carmen Arredonda, Antonio Arroyo, Guido Brunner, Antonio Calleja, Javier de la Rosa, Jesús Espelosín, Julián García Valverde, Mariano Rubio, Florencio Orina, Guillermo B. Juárez, Carlos Navarro, Jorge Olleros, Jacinto Pellón, César Ramírez, José Miguel Salinas, Jaime Montaner, Fernando Feijó, Enrique Sarasola, Eduardo Santos...?. Y si estos políticos socialistas son más generosos que Dios (Éxodo c21, v14) y sienten aversión por la pena de muerte, ¿por qué han instituido y costeado al GAL para matar 28 supuestos etarras sin juicio y sin defensa jurídica?. No comprende don Alfredo que con Franco el máximo de parados no llegaba a los 300.000, y ahora sobrepasan los dos millones, no comprende que con Franco sólo estaban 314

privados de libertad 3.000 reclusos y ahora nos dice la prensa que tenemos encarcelados 50.000, sin tener en cuenta que gozan de libertad más de un millón que necesariamente tendrían que estar presos para dejarnos vivir en paz. No comprende, don Alfredo, que ahora tenemos cientos de miles de matrimonios rotos y jóvenes drogadictos a causa de una libertad malparada y malentendida. No entiende, don Alfredo -el que se dice católico-, que el País Vasco y un sinnúmero de españoles viven el amilanamiento que les propinan los terroristas y el partido legitimado de los batasunos que les orientan y les apoyan para el chantaje y el crimen, adicionados a ellos los delincuentes comunes q ue a s a l t an d i a r i am e n t e a m i l es d e p e rs o n as y establecimientos matando y robando. No se da cuenta que después de morir el hombre que envainaba la espada más limpia del mundo (esto lo ha dicho Torcuato Luca de Tena en ABC), Franco, ha llegado a España la corrupción, el hedonismo, la pérdida de la verdadera libertad para los hombres de bien, la droga, la ruina económica y la pobreza para unos ocho millones de familias. Por eso nos ha profetizado don Alfonso Guerra que si ellos gobernaban a España no la conocería ni la madre que la parió. No se da cuenta mi buen amigo, don Alfredo, que mientras no se ponga en práctica la doctrina de Jesucristo y a Él como líder de toda la Humanidad seguirán muriéndose de hambre 800 millones de seres humanos y cada día más, porque la pobreza sólo Cristo sabe defenderla; todo lo 315

demás es hipocresía y egoísmo, es decir, el plantel de los hombres malvados. Terminaré diciéndole que no existe un santo vivo que no sea franquista, empezando por monseñor Lahiguera que lo admiraba y se encuentra en proceso de beatificación, y terminando por la que subirá a los altares tan pronto como pase a la gloria merecida, sor Lucía, la vidente de Fátima, la misma que ahora se lamenta por todo lo que sucede en España después de la muerte de nuestro querido Caudillo, quien estuvo con ella más de una hora en el convento de Coimbra. Puedo asegurarle que esa Virgen a quien usted dice venerar con gran unción, es la misma que derrotó al materialismo ateo y comunista de Rusia. Así lo profetizó y así fue. Viva Jesucristo y abajo todos cuantos le rechazan o desdeñan. Reciba un cordial saludo de un pecador que ama a Cristo, su verdad y su justicia.
Publicado en «LA NUEVA ESPAÑA» 27-Enero-1997

316

124.- LAS APARICIONES
Pienso que las apariciones de la Virgen han hecho mucho bien a la humanidad. Y España ha sido la nación más privilegiada de todo el universo. Es de notar que poco después de la muerte y resurrección de Jesucristo, María se presentó en Zaragoza -cuando aún vivía en la Tierra- al apóstol Santiago y sus secuaces para pedirles que construyeran una capilla en su nombre, al mismo tiempo que les decía: «Permaneceré en este sitio hasta el fin de los tiempos para que la virtud de Dios obre portentos y maravillas por mi intercesión con aquellos que en sus necesidades imploren mi protección». Esta primera aparición en toda la historia mariana, ha tenido lugar sobre un pilar de mármol en las riberas del Ebro. Por eso al terminar la construcción de la primera iglesia en honor de María, el apóstol Santiago la consagró con el nombre de Santa María del Pilar. Desde aquella fecha hasta el día de hoy, han sido tan numerosas las apariciones reconocidas por la Iglesia en todo el mundo y tantos miles de templos los que se han levantado en honor de María, que sólo un número muy exiguo de católicos desconfían de lo que a nosotros nos parece una auténtica realidad. Ya sabemos que las apariciones no constituyen un dogma de fe. Y algunos católicos nos dicen que la Virgen siempre se aparece a niños y pastores analfabetos, como Bernardeta en Lourdes, como Lucía, Jacinta y Francisco en Fátima, como Juan Diego en México y un largo etcétera de inocentes. 317

«Si se presentara -nos dicen- a personajes ilustres, creeríamos». Contrariamente a lo que estos señores nos dicen, nosotros creemos que ninguno de los videntes citados era más ingenuo y candoroso que la misma Virgen, y fue precisamente a esta niña de Nazaret a quien Dios eligió para ser su propia Madre y recibir la salutación del arcángel San Gabriel. Y es que donde hay inocencia el pecado no existe, y como el desorden moral es lo que más le ofende al Señor, los que en mayor o menor medida vivimos empecatados, no somos aptos para recibir los mensajes del Cielo, porque «si no fuerais niños como éstos no entraréis en el reino de Dios» (San Mateo c18, v3). Los santos nos dicen que la omnipotencia del Señor se hace más evidente sirviéndose de los más pequeñuelos para llevar a buen fin la magnificencia de sus obras. Y así lo estamos viendo, ¿qué sentido tiene para los hombres racionalistas el hecho de que la Virgen les hablara a los niños de Fátima sobre la conversión de Rusia?. Pues como bien ha dicho sor Lucía: «Nosotros rezábamos el rosario pidiendo por la conversión de una mujer mala que se llamaba Rusia, hasta que nos hicieron saber que se trataba de una nación». Y ahora todos sabemos que después de hacer Juan Pablo II la consagración que la Virgen les había pedido, seguidamente llegó la libertad de religión en Rusia.
Publicado en «LA VOZ DE ASTURIAS» 28-Enero-1997

318

125.- A DON PRIMITIVO PÉREZ
Con mucho gusto correspondo a los sentimientos que nos unen los asesinatos de ETA; expuestos y compartidos en la carta que me envía (22-1-97) a través de LA VOZ DE AVILÉS. Pero es necesario objetar parcialmente lo que no corresponde al bien común que todos deseamos y que se encuentra únicamente en las verdades reveladas por Dios. Es verdad que Jesucristo perdona todo a los hombres arrepentidos y también a los que no saben lo que hacen. Pero ningún sacerdote puede absolver los pecados en nombre de Cristo si el penitente no se declara contrito, y a los etarras sólo les duele el no haber causado más dolor. Juan Pablo II no puede contradecirse nunca cuando habla «ex catedra» en materias de fe y de moral. Y la encíclica «Evangelium Vitae» la he leido y comentado en el periódico. Y no hay en ella un sólo fragmento donde se diga que la pena de muerte debe de ser abolida. Es claro que el que no haya leido el nuevo Catecismo donde claramente se pronuncia a favor de la pena capital, viendo la defensa que hace de la vida en la encíclica susodicha, encontrará obstáculos o le parecerá que deja en entredicho la pena de muerte. Y esto es lo que creo que le ha ocurrido a usted con la mejor intención, máxime si tenemos en cuenta los comentarios que se han hecho en este sentido para ridiculizar al Santo Padre y situarlo como a un contradictor.

319

Intentando demostrarle que las leyes de Dios son perfectas y que nos conducen a todos los bienes, le diré que después del expurgo sangriento y brutal que fue perpetrado al finalizar la Guerra Civil en España, en un período de 36 años, fueron ejecutados 73 criminales convictos y confesos, y al ser abolida la pena de muerte, en un lapso de 15 años fueron asesinados más de 70 delincuentes y terroristas en enfrentamientos con la policía, en accidentes con manipulación de artefactos explosivos. Y a todo esto hay que sumar los 28 que fueron ejecutados por el GAL. Está claro que los mismos criminales salieron perdiendo con la supresión de la pena de muerte. Y ahora viene lo que a usted y a mi nos angustia y apena, es decir, los mil asesinatos cometidos por ETA, y tal vez más los que han sido ejecutados en atracos a mano armada por delincuentes comunes. ¿Comprende, don Primitivo, cómo es muy conveniente cumplir las leyes de Dios para sufrir todos el menor de los males? ¿Comprende el porqué la madre Teresa de Calcuta nunca se ha pronunciado en contra de la pena de muerte, a pesar de habérselo preguntado tantas veces los periodistas? ¿Comprende el porqué ningún santo se ha manifestado en contra de la pena capital y sí muchos a favor de la misma? Pues estos son los verdaderos intérpretes del Evangelio. Las Naciones Unidas que congregan a unos 182 países miembros, omiten los derechos humanos porque no aceptan las leyes de Dios. Por eso el Santo Padre las conminó para que distribuyeran las riquezas y suprimieran el aborto que 320

todas tienen legitimado. Pero ni lo uno ni lo otro. Así es la famosa ONU. Es cierto que la pena de muerte en los EE.UU. no ha conseguido erradicar la violencia. Pero quién le dice a usted que no se multiplicaría por diez si esa pena desgraciada no existiera. Acerca de lo que menciona con respecto a la TV, sólo tengo que elogiar su pensamiento y saludarle fraternalmente por todo lo bueno que nos une.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 29-Enero-1997

321

126.- LA BUENA LECTURA Y LA TV
Si consagrásemos a la lectura todas las horas que malgastamos, ningún hombre se iría de este mundo sin ser apto para un doctorado. Y si la lección procediera de autores cristianos, serían necesarios muchos pontífices para canonizar diariamente legiones de santos, y si la televisión perniciosa desapareciera, el 80 por ciento de las familias disgregadas estarían conviviendo felizmente con los hijos que ahora están asaltando al prójimo o sufriendo en las prisiones los daños cometidos. Es demasiado tarde para que los mandatarios políticos busquen el remedio moralizador incrementando las penas y la policía, cuando en verdad son almas enfermas contagiadas por el desgobierno. Pienso y creo que la medicación para atajar los males tiene que ser preventiva. Y lo cierto es que la mayoría de los gobiernos permiten y autorizan que se propague e inyecte el germen de la inmoralidad, el desorden y la violencia. Y cuanto todo está consumado, nos dicen que la delincuencia está muy bien organizada y que las Fuerzas de Seguridad tienen que organizarse mejor, es decir, que necesitan medios más sofisticados para reducir a los combatientes del desorden que el mismo Gobierno fue promocionando y adiestrando desde la pequeña pantalla y otros medios de difusión. De Madrid me han enviado las últimas estadísticas del problema que se agudiza día a día en todo el mundo con la televisión, y nuestro país no es una excepción. Cada año, un niño o un adolescente español observa a través de la 322

pequeña pantalla unos 12.000 actos violentos, 14.000 referencias al sexo y unos 2.000 anuncios de bebidas alcohólicas. Está claro que esta cultura de inmoralidad y violencia que emana de la programación televisiva, contribuye muy positivamente a las altas tasas de impetuosidad e incremento de crueldades y delitos sexuales. Y si los gobiernos esperan controlar a los malhechores después de incubarles el maquiavelismo, es algo así como inyectarle el sida a un hombre sano para después revolver Roma con Santiago en busca de la medicación que no existe. Si se fomentara la moral que Cristo y los santos nos enseñan. Si se privara de libertad a los hombres libertinos para conseguir el liberalismo del pueblo trabajador y pacífico. Si se fomentase la cultura magnánima y piadosa p ar a co n s ol i d ar l a d e m o c r ac i a , t o do s s e r í am o s independientes y libres, porque la libertad procede de Dios y es muy buena: «Cuando se ha cumplido con el deber de respetar la libertad todo lo posible, hay el derecho de privar de ella todo lo necesario» -Concepción Arenal.
Publicado en «LA VOZ DE ASTURIAS» 2-Febrero-1997

323

127.- EL PADRE RIVAS
Cuando un hombre importante se muere, los adversarios guardan silencio, los envidiosos se arrepienten y ensalzan las virtudes del que ya no les entristece más con sus éxitos, y los amigos fieles sienten el vacío aflictivo y profieren panegíricos que pueden exceder a la verdad. Pero las faltas o pecados cometidos por el finado nadie los menciona porque ya no las repite jamás. Dicho esto, quisiera ser sincero con el padre Victoriano Rivas Andrés como él lo ha sido conmigo. Le conocí hace veinte años cuando viajamos juntos a Tierra Santa, y los dos anotábamos en un cuadernillo los episodios más importantes que nos refería el cicerone. Eran referencias que nos interesaban para después glosarlas; él con once artículos en EL COMERCIO, y este humilde escribidor con diez en La Hoja del Lunes de Gijón. Y mientras el autobús nos trasladaba de un lugar a otro en Galilea, escribí unos versos rimados acerca de lo que iba sintiendo en mi alma conforme al impacto espiritual que me inspiraban los Santos Lugares donde Jesús predicaba la Buena Nueva. Nuestro queridísimo hijo (d.e.p.) los leyó en voz alta para los 32 peregrinos que nos congregábamos en el autobús, y como el padre Rivas era un gran poeta, se acercó a mi para ofrecerme -cuando llegáramos a Gijón- los versos rútilos que llevan por título Canciones del silencio. A partir de aquella fecha no perdimos más el contacto y me fue dedicando ocho libros de su autoría. 324

Tengo que admirar siempre la sensibilidad y buen juicio del padre Rivas. La prudencia y buen obrar en todos sus quehaceres. La pulcritud. La cortesía y la mesura. La claridad con que enjuiciaba la política y que jamás expuso en sus artículos. Pues como buen sacerdote y fiel a las disposiciones del Santo Padre, no dejaba fisuras para la controversia del politiqueo. Era un gran devoto de la Virgen y siempre encontraba tiempo para predicarnos un tríduo en honor de María. Nunca le llamé por teléfono que no me agradeciera la llamada, y cuando él lo hacía para darme aliento e incentivarme a seguir escribiendo los escritos que asiduamente me leía, invariablemente entraba con la preocupación de haber sido importuno en aquel momento. Por todo lo dicho, me siento apenado con su muerte y diariamente elevo mis humildes plegarias al Altísimo para su eterna felicidad.
Publicado en «LA NUEVA ESPAÑA» 4-Febrero-1997

325

128.- FAMILIA Y TV
Las familias siempre se han distinguido entre sus contertulios y amigos por la intimidad y el amor fraterno. La depreciación o demérito que pudiera surgir de parte del mejor compañero contra los deudos de nuestro hogar, era suficiente motivación para discordar con el camarada y unirnos más vivamente con nuestro linaje. Por ley natural, nadie nos ha querido más en este mundo que nuestros padres, y nadie querría a sus padres tanto como los hijos. Giuseppe Mazzini ya nos decía que «los únicos goces puros y sin mezcla de tristeza que le han sido dados sobre la tierra al hombre, son los goces de la familia». Por eso nos ha dicho el eminente psiquiatra don Enrique Rojas -después de llevarle Dios un hijo- que «el mayor dolor moral al que podía ser sometido un ser humano, era la pérdida de un hijo». Esto también yo lo se por experiencia. Y este amor desmedido que ha reinado siempre en los hogares normales, era el mejor guardián de una sociedad ordenada y respetuosa con todos los derechos humanos de la comunidad, porque el celo y estima de nuestros seres queridos, nos despierta el impulso íntimo que nos lleva a promover las buenas obras para llegar a nuestros lares incólumes y disfrutar plenamente del gozo que nos ofrece una familia unida. Pero esta monomanía casi invariable por parte de las cadenas televisivas, llevando a nuestros hogares escenas pornográficas y hedonistas, violentas y maquiavélicas, van 326

destruyendo a las familias e incitando a las almas buenas a conductas aberrantes. Y este comportamiento que le ofrece placeres fugitivos -y depresiones-, también les lleva a la búsqueda de sus compinches para -todos juntos- abandonar el hogar y terminar consumiendo droga en las calles y discotecas hasta sumarse a la multitud de reclusos que albergan las prisiones de España. Porque la televisión quiere promocionarse incitando las pasiones de la carne que todos llevamos dentro después del pecado original, y el mejor medio para conseguirlo son los programas antirreligiosos y obscenos. Es decir, los que absorben nuestra imaginación y nos privan del diálogo afectivo y fraterno que tanto nos armoniza y nos une. Pienso que nuestros gobernantes deben de saber muy bien que las familias están siendo atacadas, algunas corrompidas y todas minadas por la pequeña pantalla, y aunque algunos mandatarios políticos vulneren las leyes de Dios y los casen los alcaldes, también sabrán que, aunque imposible, si Dios no existiera, tendrían que propagar sus preceptos en la televisión y en la radio para prevenir la enfermedad moral que se va contagiando y extendiendo en nuestra queridísima España como un chorro de agua sobre el pavimento.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 4-Febrero-1997

327

129.- LA VIDA
Vivir es tener vida. Vivir también es pensar casi siempre en lo que no conviene. Es decir, permitir que un cerebro que forzosamente tiene que funcionar 16 horas diarias, dedique buena parte del día a trabajar en contra del que lo posee y lo gobierna, sabiendo que un poco se vive como se piensa, y como se piensa en vivir lo mejor posible, casi todos vivimos mal. Si pensáramos mucho en las dificultades que tienen otros para vivir, todos viviríamos mejor, porque el secreto de vivir bien es depurar la conciencia y robustecerla con todos los bienes que nos pide. En medio del maquiavelismo televisivo aparecen algunos personajes en fase terminal de su existencia, y como siempre han vivido a la greña con Dios, nos dicen que mueren con la conciencia tranquila, es decir, quieren hacer las paces con Dios como si fuese un cicatero por la conciencia deleznable que les dio, luego -cuando brille la luz de la verdad- podrán ver que con Dios siempre sobran muchos cestos de pan. Los hombres somos tan injustos con la conciencia, que cuando la traicionamos con lo que detesta nuestra alma, nunca le damos el beneplácito a la conciencia. Por eso los teólogos buenos nos dicen que Cristo será el Juez justo en el juicio que a todos nos espera, y la conciencia el testigo de cargo dando cuenta de las injusticias que le hicimos sufrir. Y al decir esto apelo a la misericordia de Dios, pues al contrario de algunos personajes que dicen morir con el deber cumplido, yo siento que nunca he cumplido diligentemente con mi concienzudo deber. Y no comprendo 328

que pueda haber sinceridad en las personas (ateas o católicas) que manifiestan su satisfacción por todo lo que han hecho. José María Pemán (un gran católico en apariencia), nos ha dejado escrito que «quiero pensar y decir: Viví como viviría / si ahora volviera a vivir». Esto quiere decir que nunca ha sentido la necesidad de confesarse. Pues el sacramento de la penitencia está reservado para los pecadores arrepentidos, y nadie se ha postrado de hinojos en los confesonarios con más frecuencia que los mismos santos. Pienso que para una conciencia digna y pura, la mayor tormenta es el pecado, y como la culpa de omisión todos la llevamos encima, por ahí comienza el embotamiento del alma, y si dejamos de escuchar la voz sincera de la conciencia, puede llegar a desaparecer y convertirnos en monstruos perversos. Esto es lo que está sucediendo continuamente con el terrorismo, con el aborto y con el sadismo criminal. Por eso Pío Baroja manifiesta: «El hombre está un milímetro por encima del mono y un centímetro por debajo del cerdo». Cicerón ya nos decía que «vivir bien y felizmente no es otra cosa que vivir honestamente y con rectitud de conciencia». Y Víctor Hugo nos ha dejado escrito que «la conciencia es la presencia de Dios en el hombre», es decir, el Dios-Conciencia que nos acusa de los males que hacemos.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 6-Febrero-1997

329

130.- DISLATE SOCIALISTA
La contumaz petulancia que vemos ostentada en la carta (16-1-97) de don José Clavero Orcal, produce repugnancia por la desfachatez que ningún ser humano con un ápice de conciencia puede recibir de buen grado. El señor Orcal nos habla de la despenalización del aborto y de las relaciones del PSOE con la Iglesia, es decir, de los cientos de miles de infanticidios y de la complicidad de los prelados y de la Curia Romana, sabiendo que no ha quedado un solo obispo en España que no haya condenado esta legislación criminal. Del Santo Padre no digo nada, supongo que el señor Clavero lo conoce bien. También nos dice que el PSOE ha sido un Gobierno muy sólido y bien estructurado y reconocido por todos. Tan deleznable será su retentiva que ya no recuerda cómo la mayoría de los españoles -sirviéndose de las urnasdespojaron de las poltronas la mayor corrupción que se ha comprobado desde hace más de un siglo. Acerca del mapa autonómico que profiere y pondera, sólo le pondré dos ejemplos: el País Vasco que no quiere saber de los españoles y no existen calles ni plazas que no estén manchadas de sangre con las víctimas de los etarras y el partido legitimado que los apoya, y la comunidad de Cataluña donde tantos españoles están marginados porque les impiden estudiar el idioma de nuestra querida patria. Y como bien ha dicho el nuncio de Su Santidad, monseñor Lajos Kada, después de pedir a los clérigos que no sigan marginando a los castellano-hablantes con las misas 330

en catalán: «Yo pienso un poquito en la España anterior y posterior a la Guerra Civil: enormes seminarios, muchísimas vocaciones. Entonces veía todas las iglesias llenas de varones, elegantemente vestidos, en días durante la semana. Si yo miro ahora a las iglesias, veo mujeres, pocos jóvenes y pocos hombres. Sobre las relaciones Iglesia-Estado, la Iglesia ha depositado mucha esperanza en el nuevo Gobierno para que las tensiones existentes creadas con el anterior Gobierno puedan ser finalmente resueltas». Es cierto que los socialistas han incrementado las pensiones. Pero no creo que si los pensionistas restituyeran todo el aumento de las subvenciones obtenidas a las arcas del Estado, la importancia fuese suficiente para saldar la deuda pública de los 50 billones de pesetas. Y si usted se s i rve de em prés t i t os bancari os con l os int eres es correspondientes para agasajar a sus hijos, es claro que viene la misma ruina que ha venido en España. Recuerde el señor Clavero que estamos rayando los dos millones y medio de parados, sin tener en cuenta las jubilaciones con más de diez años de antelación. Y estos señores también son hombres relativamente jóvenes y en paro; todo esto y los cientos de miles de empresas que cerraron en la bancarrota, lo esperábamos muchos millones de españoles al subir al poder los socialistas, porque, donde se quita más que se pone, pronto viene la ruina. Es cierto que tenemos muchos médicos en ejercicio. Pero, desgraciadamente no son pocos los que actúan como verdaderos verdugos. Tengo buenas relaciones con algunos p s i c ó l ogo s y p s i q u i a t r as , y m e c u e nt a n e s c en a s escalofriantes. Padres que llegan a la consulta estresados 331

porque sus esposas quieren abortar y les intiman con el divorcio si no lo aceptan, y se encuentran sin ningún derecho para defender la vida del hijo querido. Hace unos días me decía una buena psicóloga cómo vertía lágrimas una joven después de juntarse con otras 20 en una clínica abortista y ser todas muy bien tratadas por los facultativos para abrirles el vientre y matarles el hijo, y ahora, decía: «Me doy cuenta de que no soy más que una criminal que ha puesto fin a la vida de un hijo. Y este drama que llevo en mi cabeza jamás lo podré ahuyentar. Malditos médicos abortistas, malditos socialistas». Y así, señor Clavero, cientos de miles de pobres jóvenes que han sido seducidas por la política que usted defiende y propugna. Y es muy posible que usted no haya sido abortado gracias a las leyes del franquismo. ¿Qué le parece si usted está debiéndole la vida a Franco y odiándolo mortalmente?. Ya que Dios perdona setenta veces siete, haga un examen de conciencia y pídale perdón a Dios. Quién sabe le perdone y encuentre la salvación de su alma y la de otras muchas que solapadamente estará condenando con su desgraciada pluma. Ya se habrá enterado que don Felipe también adicionó a todos sus desmanes el gesto de perdonar unos doscientos mil millones de pesetas en sanciones fiscales a seiscientas firmas y familias millonarias, es decir, lo que Aznar considera suficiente para no tener que congelar los salarios de los funcionarios públicos, como ha tenido que hacerlo por falta de recursos económicos.

332

Comprendo el desorden de su mentalidad. Me invita a la caridad. Haré muchas plegarias a Dios para que se convierta, sane y cambie el mal que hace por el bien que puede hacer su pluma y yo con la mía. Y como estamos en democracia, quién sabe me publiquen esta carta que busca y desea el bien de toda la Humanidad.
Publicado en «LA NUEVA ESPAÑA» 8-Febrero-1997 y en «LA VOZ DE AVILÉS» 12-Febrero-1997

333

131.- LA INCONSECUENCIA DE UN NOBEL
Alguna vez he pensado que los más inconsecuentes somos los cristianos, y si algún colega lo duda, le sugiero que parifique su vida con el dictamen o disposición que Jesucristo ha dejado escrito para sus fieles o secuaces. Es cierto que tenemos muchas excepciones y no se puede hacer tabla rasa. Pero la informalidad en este sentido parece agudizarse más cada día. Con esto del progresismo, los hombres contumaces están empecinados en que Dios progrese también, y como la talla del Señor -en todas las direcciones- no tiene término, nos encontramos con que el ser humano está retrocediendo día a día. Como ejemplo de lo que antecede nos encontramos con uno de los literatos y estilistas más famosos del mundo. Me refiero a don Cami lo J osé Cel a. Pues al i rse aproximando a la raya de los 80 años, comenzó a hablar de Dios, de los ángeles, de la Santísima Trinidad y de los santos. Y en el último artículo que tengo sobre la mesa, nos dice que mandó decir una misa por el eterno descanso de las almas de tres amigos; y después de mencionar los nombres, nos dice que estaban ateridos de frío los únicos presentes en el santo sacrificio. El ejemplo del Nobel me parece ejemplarizante. Pero donde guardamos la casquilucia que le acompaña desde hace unos años. Y quién se conduele del dolor moral y vejatorio que viene soportando su legítima esposa, mientras don Camilo disfruta de una jovenzuela y de los premios literarios a los que tanto ha contribuido la que fue su abnegada secretaria y solícita esposa. 334

Es verdad que todos pecamos y no somos consecuentes con los preceptos de Jesús. Pero involucrarse en lo cenagoso de un pecado mortal hasta llegar a la tumba sin pensar en la inmortalidad del alma, nos parece un despropósito desmedido, y el desbarro se agiganta viendo el contenido del artículo susodicho y el título: «Sobre la inmortalidad del alma». Si se tratara de un hombre increyente, nada tendría que decir. Pues el que cree que todo termina cuando el corazón deja de moverse, es claro que su razonamiento siempre es el mismo: Sálvese quien pueda, comamos y bebamos que mañana moriremos. Pero don Camilo nos viene demostrando su creencia y, consecuentemente, también tiene que creer en el juicio final que se le viene encima. Tampoco puede ignorar que el que mira a una mujer deseándola ya adulteró en su corazón, y don Camilo la miró deseándola y vive consumando el adulterio. Que Dios le perdone, a él, a la casquivana que le acompaña, y que le conceda la gloria supuestamente merecida a la que fue su esclava y sigue siendo su legítima esposa. Eso es lo que les deseo a los tres de todo corazón.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 10-Febrero-1997

335

132.- PIENSO QUE EL ATEO NO EXISTE
La palabra «ateo» está definida como el hombre que niega la existencia de Dios. En este contexto se encuentran un sinnúmero de personas, buenas y malas. Pero el concepto más generalizado que nos ofrece la palabra «ateo» es el que se refiere al hombre que no cree en Dios, y éste -en mi modesta opinión- no existe, porque negar lo que no se sabe es una falta de sinceridad. El poder que tiene el ser humano para ahuyentar de su imaginación lo que no le conviene, es casi inefable. Y cuando alguien quiere llevar una vida desordenada y vivir tranquilamente, necesita trastocar su conciencia y buscar la razón de la sin razón para justificar su ficticia postura, y así consigue que la evidencia subyazca en el co ns ci ent e , m i ent r as l a n egac i ón de D i os afl o ra constantemente en el cerebro y la va disipando con la lengua, como un acto de defensa propia, para justificar lo que realmente no puede saber ni creer. El gran filósofo asturiano y honrado profesor, don Gustavo Bueno, se desgañita en la televisión y en los periódicos para demostrarnos que Dios no existe, y uno se pregunta: ¿cómo lo sabe? ¿Quién se lo ha dicho? ¿Cuál es el interés que le mueve para descristianizar a esa multitud de señoras y hombres ancianos que tienen puesta su ilusión en un Dios misericordioso que supuestamente les espera con los brazos abiertos en la fase terminal de sus vidas?. ¿Cómo se puede vilipendiar a esas almas piadosas que se congregan en un templo postradas de rodillas elevando plegarias al Altísimo para que les conceda el bien 336

de sus hijos y nietos, y a ellas les acoja benigno cuando terminen de sufrir el purgatorio que normalmente lleva consigo la decrepitud?. Y, ¿por qué se intenta deturpar ese ideal sublime que tienen tantos jóvenes y se les induce a llevar una vida digna que todos deseamos para nuestros hijos?. ¿No parece una ignorancia supina la falta de discernimiento entre el bien y el mal que nos pueden hacer los hombres dotados de talento y con vasta cultura? ¿No podrá ser esta actitud algo que les promueve la soberbia y les impide doblegarse y renunciar al «yo sé», al «yo soy» y al «yo valgo»?. Termino con unas palabras de LA BRUYÈRE: «Quisiera que quien niega a Dios, fuese un hombre sobrio, m o de r a do , ca s t o, j us t o ; a l m e n os é s t e ha b l ar í a desinteresadamente. Pero ese ateo no existe».
Publicado en «EL COMERCIO» 12-Febrero-1997

337

133.- VENIMOS DE LA TRAPA
Hace más de 20 años leí el libro más predilecto de todos los que he descifrado en mi vida. Está escrito por un trapense que pasó su infancia y juventud en Oviedo. El que ha sido beatificado por Juan Pablo II hace dos años. Vida y escritos de Fray Mª Rafael es un volumen con 576 páginas. Es el diario íntimo de un joven que pertenecía a la nobleza de los duques de Maqueda. Y con sólo tres años de grave enfermedad, en la enfermería de la Trapa de Palencia, fue manuscribiendo el verdadero sentir de su alma en los momentos más ardientes de su perseverante contemplación.Allí terminó su vida con 27 años. Al ver que se trataba del mayor místico del siglo XX esto dicen los ascetas expertos-, nos fuimos a la cartuja de Valencia para conocer a su hermano -padre Fernando Arnáiz Barón-. Nos recibió con mucho agrado y nos dio una carta para su tía -la duquesa de Maqueda-, que también nos recibió en el convento de La Encarnación de Ávila. Y como la temperatura era de cero grados en el Convento y la religiosa estaba rayando los 70 años, le ofrecimos una estufa eléctrica para que no continuara temblando. Rehusó la oferta que le hicimos para ofrecerle a Dios el sacrificio que conlleva el frío congelante. Pero nunca más dejó de agradecernos el obsequio caritativo que no recibió, y así entablamos una correspondencia que terminó con su muerte en olor de santidad 15 años después. Más de 50 cartas manuscritas por la santa religiosa conservo en mi archivo. En el transcurso del tiempo referido también han sido frecuentes las visitas que les hicimos al padre Fernando y a su tía. Y en uno de los recibimientos por el cartujo 338

susodicho, me pasé tres días y tres noches en la cartuja para conocer «in situ» la mayor austeridad de todos los religiosos. Al mismo tiempo hice un reportaje que don Juan Manuel Wes López me publicó en su Diario avilesino. Y como ahora se encuentra en la Trapa de Palencia el padre Fernando, fuimos a verle el pasado domingo. Tiene 85 años, 34 enfermedades y dolencia, le han operado 14 veces, come una comida cada 24 horas sin agua y sin pan, duerme cinco horas y se pasa los días haciendo oración y lectura religiosa. Es hipertenso, ha llegado a tener 19 de mínima y 24 de máxima, tiene una bala en el cuerpo, ocho huesos rotos y un parche de 10 milímetros en el corazón. Y después de celebrarnos una misa, nos sentamos en una salita y no cesó de contarnos chistes piadosos. Es el hombre más optimista que yo he conocido en mi vida. «Sería del género idiota -nos dijo- llevar todo esto mal, sabiendo que Dios no me lo envía para fastidiarme, y sí por mi bien para disminuir las penas del purgatorio, lo único que me atemoriza en la vida. Es falta de fe no aceptar con alegría lo que Dios nos manda. El milagro está en no pedir el milagro. Y si no hay alegría no hay Dios. Hice la carrera de ingeniero en la Universidad de Lovaina. Fui capitán en la guerra civil y no aprendí nada. Ahora llevo 55 años de religioso y soy un experto en el cuidado de mi alma. El cuerpo que se fastidie, que bastante guerra nos da».
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 13-Febrero-1997

339

134.- ESCRIBIR
Escribir es una profesión muy codiciada. Es una forma de viajar continuamente sin desembolso y sin vehículo. El Nobel de Literatura -García Márquez- ha declarado públicamente que «era el mayor placer que el hombre había inventado». También ha dicho que «para aprender a escribir son necesarios 40 años de práctica». Y como ya no me queda tiempo de terminar esa carrera sin término, me consuela el no encontrarme entre los escritores que se resisten a morir al encontrarse con las manos vacías, «sabiendo -nos lo dice M.G. Sphir- que el hombre no lleva al cielo más bagaje que sus buenas obras». Uno de los novelistas que más me confortan es Palacio Valdés: «El escritor -nos dice- debe tomar la pluma como un instrumento sagrado que Dios puso en sus manos para ennoblecer la vida con la efusión de su espíritu cristiano». Pero actualmente son muy contados los rotativos que nos permiten hacer el bien a los que militamos en movimientos cristianos. Los tiempos han cambiado mucho. El hombre que me honra con su amistad -don Julio González García-, y ha sido director de La Hoja del Lunes de Oviedo y del diario Región, con alguna frecuencia me pedía que le enviara artículos. Y el que ha dirigido La Hoja del Lunes de Gijón -don Enrique Prendes Díaz-, me decía silenciosamente: «Mándeme sus artículos y los leeré con mucha atención». Asimismo hacía el que fue director de La Nueva España don Pedro Pascual-, y en dos años me publicó más de trescientos. 340

Ahora sólo un alma buena me los pide, y guardo el sigilo para no importunarlo con los detractores de la religión. Es una pena que Jesucristo resulte molesto a determinados lectores. Pero también me alientan algunas cartas y llamadas telefónicas que recibo congratulándose conmigo, y me conforta saber que una señora avilesina ha hecho mil fotocopias de un escrito mío para distribuirlas en las puertas de las iglesias. Asimismo ha vivificado mi entusiasmo la rectora del Colegio Dominicano -madre Dolores Freito Pinto- al venir a conocerme desde Sotrondio, acompañada de una religiosa para regalarme un hermoso Evangelio y agradecerme mucho un artículo mío que habían leído en La Nueva España. Tengamos en cuenta que existen 13 millones de católicos que asisten a misa en España, y que el 92 por ciento se declaran creyentes. Pero ese 8 por ciento restantes son más astutos que nosotros y muy capaces de abuchear a los directores que permiten escritos de moral y religión. Tengo para mi que hay una gran multitud de lectores sedientos de leer las glosas que hacemos a los Evangelios y los buenos ejemplos que nos dan los hombres piadosos. También es verdad que un alma en pena me ha despertado a las doce de la noche para llamarme fariseo y ladrón, al mismo tiempo que me decía: «Esa familia lo va a pasar muy mal». ¿Y qué más? -le pregunté- Y así colgó.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 15-Febrero-1997

341

135.- AL SEÑOR MUNIAÍN Y GIL
Señor director: Permítame felicitarle por conceder la publicación de algunas cartas que propenden a la buena moral y a la religión. Me refiero a la de don Francisco Sánchez de Muniaín y Gil. Un coronel de Caballería que no ceja en hacer el bien. Aprovechando su jubilación para incentivar a Acción Familiar de Gijón, intentando siempre unificar las familias que, por circunstancias adversas, se encuentran desoladas y tristes. Del contenido de sus escritos, publicados en EL COMERCIO, se destila la humildad y dilección que lleva dentro el militar castrense. También apreciamos en sus cartas la comprensiva intelección con que rechaza los desmanes que todos conocemos, sin incurrir en la agresividad de los que no perdonan nada, ignorando que «con la medida que midas te medirán» (San Mateo 7, 2). Asimismo queremos felicitar al ilustre jesuita y profesor de Literatura Francesa, padre Luis Outeiriño, por la lección espiritual que nos transmite en lo poco que escribe, pues a las decenas de miles de católicos que vivimos en Gijón y leemos EL COMERCIO, nos sirven de aliento los escritores que pudiéramos llamar apóstoles de la pluma. Y si tenemos en cuenta el bien que hacen los escritos de moral y religión a tantos lectores, es justo ensalzar el bien que nos deparan estos señores y agradecerle a usted, señor director, la libertad de expresión que nos concede, porque: 342

La buena lectura hace al hombre piadoso, le acrecienta la mesura y es, finalmente, dichoso. Le saluda cordialmente.
Publicado en “EL COMERCIO” 11-Diciembre-1995

343

136.- CRISTIANO DE VERDAD
Intentando incrementar mi fe, frecuento los retiros espirituales que nos viene dando un joven misionero de Avilés, padre Javier Mahía. Con el beneplácito y generosidad de don Ángel Garralda, el clérigo nos congrega en el piso que tiene la iglesia de San Nicolás en la calle San Francisco nº 12. Allí nos agrupamos los segundos domingos de cada mes a las 10 de la mañana. Y entre las pláticas siempre muy evangélicas y piadosas- que venimos oyendo, nos impactó profundamente la que sigue: Allá por el año 1930, cuando la persecución religiosa en Méjico, el seminarista de 17 años, Tomás de la Mora, fue detenido por pertenecer a la Defensora de Libertad Religiosa. Y al presentarlo al general Flores, éste le hizo un interrogatorio vándalo: -Tu eres un niño incapaz para todo. Dime, ¿quién te aconseja?.- No soy tan niño. Sé muy bien lo que hago y nadie me aconseja. -Mira, dime todo lo que sabes sobre los cristeros, y te daré la libertad. -Es inútil, mi General. No diré nada. -¡Mocoso!. No sabes lo que es la muerte... di lo que te pregunto.- Pues en eso estamos iguales porque usted nunca ha muerto tampoco.- El general, acalorado y entigrecido profirió la espantosa sentencia: «ahorcar a este joven esta misma noche». Está bien, mi General. Sólo le pido una hora para prepararme a la muerte y escoger el lugar de mi ejecución. Así se hizo: Tomás se arrodilló para orar. Los soldados, tristes y pesarosos, le dieron orden de ir con ellos al lugar que el religioso deseaba. Custodiando al joven seminarista, vestido con sotana, salieron con él los soldados. 344

Y al llegar al pie de unos árboles, el religioso les señaló el lugar donde deseaba ser ahorcado. Se trataba de un árbol histórico, si tenemos en cuenta que bajo él, en una piedra que todavía se conserva, se sentó a descansar, en cierta ocasión, Benito Juárez; el hombre más encarnizado y perseguidor de la Iglesia. Y al llegar allí, Tomás dijo a los soldados: «Este es el lugar de ignominia. Aquí pueden colgarme para que se cambie en lugar de bendición con el martirio de un cristiano». ¿Tienes que pedir alguna gracia? -le dijo el sargento. Sí: primero que Dios les quite la venda de los ojos a los criminales, segundo, por mis afligidos padres, y tercero pedir por la Iglesia y por mi patria. Terminadas las rogativas, y cuando un soldado le estaba poniendo la soga al cuello, Tomás de la Mora, con voz varonil y estentórea exclamó: «¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Santí sima Virgen de Guadalupe!». Actualmente se está elaborando un film sobre este cristiano de verdad.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 22-Febrero-1997

345

137.- LA ENVIDIA
La envidia está definida como la tristeza o pesar del bien ajeno. Pienso que se trata de una dolencia psíquica que aún no ha sido descubierta, porque la envidia y el odio infundados están muy bien relacionados entre sí. El rigor de la envidia se opone a toda clase de amistades o familiares. Son muchos los hombres que nunca han intentado elevar sus criterios y esperan ensalzarse sobre la desolación de los demás. Especialmente de los que tienen en su entorno. Cuando partí para Brasil como emigrante, conocí a un joven portugués que trabajaba en su patria como camarero o mozo de café. Era un chico recatado con gran prudencia y sensatez. Y unos días después de llegar a São Paulo encontró trabajo como servidor en un restaurante muy valioso; todas las horas de ocio que tenía las iba consumiendo en prepararse para opositar al empleo de administrativo en un banco. Un año después consiguió el empleo que deseaba, y así, escalando puestos, llegó a ser presidente del famoso Bradesco. También tenía una agencia particular donde compraba y nos vendía acciones. Y cuando fui a venderle las escasas participaciones que tenía en una fábrica de alpargatas y decirle que regresaba a España con toda mi familia definitivamente, y sabiendo que estaba tratando con un hombre acaudalado, le pregunté: ¿no piensas volver a Portugal?: «No. Estuve algunas veces como turista y he visto que la envidia es la polilla del talento. Allí no me recibe nadie. Los amigos que tenía no me dan la cara al verme a la puerta de los hoteles con el Mercedes aparcado. Y la elite que siempre me conoció como camarero no me perdonan el triunfo. Me 346

trataban muy bien cuando les servía en el restaurante. Pero ahora no me conocen de nada». Por eso creo que la envidia es una pasión maligna y vergonzosa. Tal vez sea la que más contamina el corazón del hombre. Si el envidioso se diera cuenta de su torpeza y mezquindad, conseguiría la mejor de las virtudes: la humildad. Y así disfrutaría del consuelo que pierde con los hombres talentosos que han llegado a la meta deseada por sus propios méritos. «¡Oh envidia -nos dice Cervantes-, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes!. Todos los vicios, Sancho, traen un no sé qué de deleite consigo; pero el de la envidia no tal sino disgustos, rencores y rabias». También creo que la envidia es antirreligiosa. Pues el que ama y venera a la Virgen, sólo puede anidar en él la santa envidia de la humildad. Y el que se acerca a la amistad de Cristo, sólo siente envidia del amor. Y aquí nos habla San Agustín: «Ama y haz lo que quieras».
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 23-Febrero-1997

347

138.- EL PAPA HACE EJERCICIOS
Uno de los personajes más completos de los que conozco su historia literaria, su ternura, sus obras caritativas y su extraordinario talento, es Concepción Arenal. Y en una carta que escribe a sus predilectos -los pobres delincuentes, les exhorta para hacer ejercicios espirituales con estas palabras: «La virtud aumenta con el ejercicio, y por desgracia la maldad también. Cuantas más veces se ha hecho una cosa buena o mala, más fácilmente se hace». Y como Juan Pablo II no se pierde nada de todo cuanto sea para incrementar su fuerza espiritual, nos ha comunicado a todos los creyentes cristianos que perderá el contacto con los cinco continentes para enclaustrarse ocho días y hacer unos ejercicios espirituales, llevando consigo a los más íntimos colaboradores de la Curia romana. La práctica espiritual tendrá como predicador al cardenal francés Roger Etchegaray. Y al despedirse de los 150 mil fieles que se agolpaban en la Plaza de San Pedro, matizó: «Os estaré agradecido, queridos hermanos y hermanas, si durante estos ejercicios nos recordáis de una forma especial en vuestra oración». Y aunque los católicos no ignoran que la cuaresma que tenemos encima es el tiempo de cuarenta y seis días que, desde el miércoles de ceniza inclusive, precede a la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, y en el cual la Iglesia preceptúa que se ayune ciertos días en memoria de los cuarenta que ayunó el Señor en el desierto, nosotros queremos recordar el bien que esperamos recibir de los ejercicios espirituales que nos dará el sacerdote avilesino 348

padre Javier Mahía (ordenado hace años por monseñor Gabino Díaz Merchán), y que tendrán lugar en el convento de las Esclavas de Latores (Oviedo), a partir del viernes, 21 de marzo a las ocho de la tarde hasta el domingo 23 a las 17 horas. Y les podremos informar en el teléfono 5 54 31 51. Ya sabemos que no todos pueden sufragar las 6.000 pesetas que cuesta la pensión completa en el Convento. Pero nosotros ofrecemos 6 becas para los más necesitados, y esperamos que nadie deje de hacerlos por falta de medios económicos. Sabemos por experiencia que donde Dios entra Dios aumenta. También podremos facilitarles el transporte gratuitamente a los que no tengan medios para viajar. Los ejercicios son inspirados en San Ignacio de Loyola. Puramente evangélicos y en silencio, con habitación individual perfectamente aseada, con régimen alimenticio para los enfermos, desayuno, comida, merienda y cena. Eucaristía diaria y cuatro conferencias, recreo en la biblioteca de autores cristianos, salida a los jardines y campo arbolado que circunda y ornamenta al Convento, y mucha paz y gracia de Dios para todos los ejercitantes. Y como don Juan Manuel Wes López siempre ha sido un hombre desinteresado, benévolo y pluralista cien por cien, quien sabe nos conceda un espacio periodístico para que todos seamos un poco mejores cada día. Que Dios se lo pague a él y a su ilustre diario.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 27-Febrero-1997

349

139.- ME VOY A SUICIDAR
Hoy me dio cara una señora con buen porte para decirme: «Soy la esposa de José Luis». Llevaba de la mano a una hija de cuatro años floridamente vestida con la belleza natural correspondiente. Y para mí ha sido una gran satisfacción: Hace seis años me llamó por teléfono un joven desconocido para decirme: «Me voy a suicidar». ¿Quién eres? -le pregunté-. «No me conoces. Ha llegado a mis manos un opúsculo con el título ‘El mensaje de Fátima (Habla Lucía)’, y en él aparece tu nombre y tu teléfono». No cometas esa barbaridad -le dije-. Antes de hacerlo tenemos que conocernos. Le di algunos detalles fisonómicos de mi persona y convenimos el encuentro en una iglesia. Era un joven pragmatista, inteligente y flemático. Pero la muerte de su queridísima madre, las controversias en el trabajo con sus superiores, el cuidado especial que le exigía su abuelo en una silla de ruedas, la tristeza continua de su padre; todo en suma, le habían causado una depresión exógena sin ver otra salida que no fuera el suicidio. Salimos de la iglesia y estuvimos dos horas dialogando. Le expuse la muerte de mi madre y el dolor lacerante cuando nuestro hijo tan queridísimo dejó de existir, y cómo Dios me había impedido totalmente llegar al suicidio. Le proferí las tragedias de mi vida pensando en Santa Teresa de Jesús: «Llora con los que lloran y ríe con los que ríen». El chico, atento a las tribulaciones de mi vida, se veía vislumbrar en su rostro y mirada un parvo consuelo que le cortaba el hilo conductor de las obsesiones suicidas. Sé valiente -le volví a decir-. Hay que enfrentar la vida. El 350

suicidio es una inmoralidad. Nadie puede abandonar su puesto sin que así lo quiera nuestro Creador. Dios nos ha creado para la gloria eterna, y el peor de los males es el suicidio. El que no ha sufrido no sabe nada. No conoce el bien ni el mal. Tampoco tiene conocimiento de sí mismo. Si tú sabes sufrir sufrirás menos. Todo lo que hace sufrir al cuerpo es provechoso para el alma. Dentro de una hora tenemos misa. Ven conmigo. Haz una buena confesión, rezaremos un rosario, oiremos misa y comulgaremos en gracia de Dios. Y a partir de aquella fecha no ha dejado de rezar un rosario con su padre y abuelo. No pierde una misa los domingos y fiestas de guardar. Encontró una chica buena y comprensiva, se casaron, tiene la hija susodicha y están enamorados de Dios; con alguna frecuencia me escribe exponiéndome sus problemas; le voy dejando biografías de los santos, y han formado un hogar feliz. Dios todo lo puede, querido lector, no lo olvides nunca. Las lágrimas a los pies de Cristo son perlas preciosas que vamos guardando en las arcas de la eternidad.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 28-Febrero-1997

351

140.- LA MUERTE
Estar pensando continuamente en la muerte es una actitud mórbida. Pero vivir como si la muerte no existiera me parece una insensatez. Es verdad que nadie se siente tan viejo que no encuentre la posibilidad de vivir unos años más. Y si axiomático nos parece que a los viejos les espera la muerte en cualquier momento, también es cierto que a los jóvenes les aguarda desde el acecho. La muerte va llamando, uno a uno, a todos los seres humanos, y siempre nos parece que nada tiene que ver con nosotros. El fin de nuestra vida es lo más evidente y lo que más se olvida. Más doloroso me parece el trance que nos aproxima al final de nuestra existencia que el momento de la partida. El instinto de conservación vital es tan fuerte que sólo los que han vivido muy santamente lo esperan con alegría. Nadie ignora que tiene que morir, pero las ilusiones mundanas no terminan nunca, sobre todo cuando se trata de hombres acaudalados y avaros. Esto me recuerda a un joven italiano que llegó a Sao Paulo como emigrante. Era un genio para los negocios. Un Aristóteles Onassis, un Ruíz Mateos; y así consiguió amalgamar un imperio de empresas; todos conocíamos al conde de Matarazzo como el más archimillonario de Brasil, pero nunca se preocupó de los pobres. Y cuando estaba en su lecho de muerte acompañado de su esposa, mostrándole la mano cerrada le dijo: «Ábreme el puño y verás lo que llevo dentro». La señora entendió que estaba delirando, pero al reiterar el pedido, le abrió el puño. Y en ese momento le preguntó el 352

moribundo: «¿Qué tengo en la mano?». «Nada» -respondió su mujer-. «Eso es lo que llevo para el otro mundo» -profirió el mortecino-. «Espero que a tí no te ocurra lo mismo». Este ejemplo de un hombre desengañado de la vida cuando ya era tarde, convenció a la señora para fundar una institución benéfica e invertir en la misma una fortuna considerable. Por eso nos decía San Ambrosio que «para los buenos la muerte es un puerto de descanso; para los malos un naufragio». Y Jorge Santayana entendía que «la muerte para un hombre que ha cumplido con sus deberes cristianos, es tan natural y bienvenida como un sueño gozoso». Séneca nos ha dejado escrito que «el día ese, que tenemos como último de nuestra vida, es el del nacimiento de la eterna felicidad». Robert Browning también pone su granito de arena diciendo: «La muerte, con sus poderosos resplandores, toca la carne y despierta el alma, pero la ilusión de morir sólo está reservada a los hombres que santamente han vivido su vida». Y sigue Campoamor: «La muerte, por nosotros tan temida / es un cambio de frente de la vida».
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 1-Febrero-1997

353

141.- DESPRECIO DE LA VIDA
Creo que la culpa de los innumerables crímenes que se cometen en España, no es únicamente de los ejecutores. Dejando de lado los batasunos que forman una guerra casi continua en el País Vasco, la empecinada decisión del PNV de negociar con los asesinos de ETA, es un paralelismo entre los hombres que representan los derechos humanos y los que desprecian la vida de cuantos desean la paz y la defienden. Concepción Arenal dice que: «El que escucha sin horror al criminal, sépalo o no, ha dado el primer paso en la carrera del crimen». Si ahora tenemos en cuenta que el Parlamento Vasco quiere negociar cara a cara con uno de los más sanguinarios terroristas de ETA, «Txiquierdi», sabiendo que ha sido autor de numerosos asesinatos y que cumple en prisión una condena de 200 años, ya sabemos la connivencia que existe entre los que también quieren reagrupar a los asesinos y los ejecutores del crimen; todos convergentes en un mismo ideal: el odio a los españoles y la independencia o división de España. Y si atroz nos parece lo que venimos comentando, a mí me resulta más lamentable la impunidad con que se vienen cometiendo más de cien mil abortos en España cada doce m es es . N o s ol am ent e en l os hos pi t al es e s t at al es amparándose en la ley de los tres supuestos, sino en las clínicas privadas donde sólo cuenta el desembolso que han de hacer conforme a los meses que ha vivido en el seno materno el «nasciturus», es decir, que no existe fecha de embarazo que no pueda tener su aborto costeado con las pesetas. 354

Visto lo que antecede en España, bien merece un aplauso la Asociación de Ginecólogos de Suecia, al exigir llamar «niño» al feto humano aún en el supuesto de que sea abortado legalmente. También reivindican que tenga derecho a nombre propio, a ser inscrito en el Registro Civil y a ser enterrado en campo sagrado. Lo que no sabemos es si al faltarle el sacramento del bautismo podrá llegar al cielo prometido que todos los creyentes esperamos. Uno de los ministros del anterior Gobierno nos dijo públicamente que ellos gobernarían como si Dios no existiera. Y así fue. Ahora estamos viendo el resultado de una Constitución sin Dios (yo la voté, pobre de mí), y de unos gobiernos que ni sin Dios la cumplen, porque la Carta Magna nos dice que «todos tienen derecho a la vida». Y el que no haya sido un embrión con vida y con derecho a seguir viviendo, que levante la mano. «¡Oh, raza de víboras!. Ya está puesta el hacha en la raíz del árbol que no de buen fruto» (San Mateo c3, v10, San Lucas c3, v9).
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 5-Marzo-1997

355

142.- PROGRESO Y RETROCESO
La lucha del ser humano siempre ha sido la misma: conseguir su propia felicidad. Por eso cuando mi nieto que cumplirá cuatro años el próximo mes de mayo me pregunta incesantemente «¿por qué han hecho esto, abuelito?». Siempre tengo tres respuestas invariables para darle: Por dinero, por la fama y por la felicidad que en el cielo esperan y en la tierra comienza. La primera respuesta corresponde a la fabricación de los muñecos, la segunda a las acrobacias con riesgo de muerte, y la tercera a la caridad que practican los misioneros en el Tercer Mundo. Pero todas las actitudes susodichas tienen un punto convergente: la dicha que todos buscamos; y el retroceso consiste en perseguirla rompiendo las barreras de la ética y la moral. Y el progreso reside en buscarla amando al prójimo y sirviéndole. Los científicos han conseguido suscitar un interés universal con la oveja Dolly. Pero el Santo Padre les ha comunicado a todas las naciones la Suprema Ley que prohibe la clonación humana. La Iglesia siente una gran preocupación por los supuestos hombres clónicos, los que posiblemente serían aprovechados para extraerles órganos sirviendo a los originales decadentes. No hay que asustarse, la ciencia seguirá avanzando con menosprecio de todas las vallas cristianas y morales. Los hombres contumaces no renunciarán al dinero y la fama. La vida en el anonimato no les interesa. Cuando se prescinde de lo transcendente todo es posible.

356

Tiempo ha que se ha puesto en práctica el comercio de órganos. Son muchos los niños secuestrados que venden a buen precio para extraerles las vísceras y hacer el trasplante a los adinerados. También existen fábricas de productos destinados a embellecer la fisionomía de las damas ilustres. Y estos negociantes compran los niños abortados al peso para convertirlos en substancia de maquillaje. Cuando una madre decide atocinar al hijo en sus entrañas para evitar las molestias que pueda ocasionarle, y cuando los facultativos se prestan a la ejecución del niño incipiente por unas pesetas, y cuando una parcela considerable de la sociedad consideran estos homicidios como derechos humanos, y cuando una ministra de los socialistas se jacta públicamente de haber puesto fin a la vida de su hijo en Londres, el retroceso ha llegado a los tiempos de Herodes. Cicerón ya nos decía que «la ciencia que se aparta de la justicia, más que ciencia debe llamarse astucia». Y C. Dossi nos ha dejado escrito que «nada vale la ciencia si no se convierte en conciencia». Como ves, querido lector, nos ha tocado vivir en un mundo caótico y criminal. Y hasta que la vida humana no se haga imposible en la Tierra, el hombre no tomará conciencia de que sin seguir la sapientísima pedagogía de Dios, todos terminaremos en el despeñadero y, desde allí, al infierno.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 6-Marzo-1997

357

143.- MEDITACIONES SOBRE LA FELICIDAD
Pienso que sólo se consigue un poco de felicidad persiguiéndola por el buen camino. La dicha que Dios le ha concedido al hombre en la Tierra es muy limitada. Es de notar que todos somos hermanos de un crucificado, y la progenitora que nos dio por Madre ya le fue profetizado por Simeón que una espada atravesaría su alma. Es cierto que la vida tiene buenos momentos y muchas ilusiones. Pero las que llegan a realizarse son muy contadas y distan poco de la decepción. El creador de la Novela Realista francesa -Gustave Flaubert-, hace una descripción del hombre feliz que puede parecer muy despectiva y casi procaz a los lectores que ahora disfruten un periodo de bonanza. Dice Flaubert: «Tres condiciones se requieren para llegar a ser feliz: ser imbécil, ser egoísta y gozar de buena salud. Pero (¡bien entendido!) si os falta la primera condición todo está perdido». Pienso que no debemos confiar nunca en la felicidad momentánea, y no sólo porque puede turbarnos el sueño, sino por el desencanto que la persigue y la destroza. Tengo para mí que la más segura es aquélla que vamos cosechando día a día con las buenas obras; la misma que se hace paralela con los preceptos del Señor, y cuando la turbulencia ensombrece nuestro cerebro, el mejor lenitivo es pensar enAquel que nos unce a su yugo suave y nos impone una carga ligera. Me parece absurdo presagiar que alguien es feliz hasta no verlo yacente en la tumba.

358

Alguna vez he pensado que nadie tiene derecho a ser feliz sin antes esforzarse para llevar la dicha a los que nos rodean. También creo que nadie tiene derecho al bienestar social sin haber creado los bienes necesarios para disfrutarlos. Los momentos más consoladores que he sentido en mi vida son los que me llegaron en el descanso de las tribulaciones y el dolor, porque después de la tormenta siempre viene la calma. El sentimiento del pasado y del futuro pueden deturpar nuestra felicidad transitoria, y el remedio que puede erradicar estos pensamientos perturbadores es un trabajo que absorbe o cautiva nuestra imaginación, tantas veces desconcertada. Pienso que la felicidad rehuye al hombre que tiende a complacer todos los deseos corporales, y se adhiere al que siente amor por lo que hace. Los hombres más felices que voy conociendo a través de las biografías que leo, son los santos. Pese a las injusticias y tribulaciones que todos han sufrido, siempre disfrutaron del gozo de la paz y del placer de llegar a esa meta que a tantos atormenta: la muerte.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 8-Marzo-1997

359

144.- PREDICAR
El triunfo en las campañas electorales -con alguna frecuencia- está reservado a los mejores artistas del engaño, es decir, a los que más habilidad tienen para enmascarar su pensamiento y más astucia psicológica poseen para decir lo que el público espera y desea. Por eso decía L. Dumur que «la política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos». En la vida espiritual es todo lo contrario. El éxito consiste en la pureza y la humildad, porque a Dios nadie lo puede engañar. Y el que ha llegado a conocer bien sus miserias después de abrir su alma a Jesús y a María, le suena a música profana todo lo que no huele a santidad. Hay clérigos que poseen el don de la oratoria y disfrutan mucho del auditorio que pacientemente les escucha. Este tipo de religiosos engreídos no reservan tiempo para la vida ascética. Se mueven de un lado para otro buscándose a sí mismos y esperando el aplauso de los creyentes, y no digo de los fieles, porque el fiel sabe distinguir muy bien el largo alcance de las palabras y la falta de obras. Y esto me recuerda lo que me decía un santo jesuita y doctor en Teología -Pedro Sánchez Céspedes: «Cuando un sacerdote predica lo que no vive, con el mismo hilo que conduce las almas al cielo, puede estar llevando la suya al infierno». Entrado en el convento de Agustinos de Valladolid Carlos V para oír predicar a Santo Tomás de Villanueva, le avisaron que bajase a ponerse en el púlpito, que estaba allí su majestad. El santo respondió: «Decid al señor que si bajo luego, no puedo predicar; y si he de predicar, no he de bajar luego, porque estoy estudiando 360

la palabra de Dios, con la que he de adoctrinar, como ministro suyo, al pueblo». Oída esta respuesta les pareció insolente a las personas que acompañaban al Rey. Pero la prudencia cristiana del monarca, les corrigió diciendo: «Eso que a vosotros os escandaliza, a mi me edifica; baje cuando quisiere FrayTomás, que yo aguardaré gustoso». El hombre del que más admiro su talento, es San Agustín. No solamente como santo y doctor de la Iglesia, sino como pensador, filósofo y escritor. Es de notar que ya fueron editados por la BAC 24 volúmenes manuscritos en piel. Y lo que más increíble me parece es que sobre la Santísima Trinidad nos dejó tres libros voluminosos. Y hay una frase que sólo se puede comprender a la luz del Evangelio: «El cristiano que no es apóstol es apóstata». Pero no hay que asustarse. Dios nunca nos pide más de lo que nos dio. Él se conforma con las buenas obras que cada uno puede hacer conforme a los talentos recibidos. Y a todos los cristianos nos invita a ser luz y sal de la tierra, porque si gratis nos ha sido dada la gracia espiritual, gratis la tenemos que difundir en las almas que no la tienen. Y la forma de conseguirlo es tan numerosa que cien ejemplos serían muy pocos para demostrarlo. El que contribuye con sus ganancias para saciar el hambre de los pobres, el que no tiene dinero y visita a los enfermos, el que está en una silla de ruedas haciendo oración por el bien de su prójimo, el que vive muy ocupado en sus quehaceres y lo hace todo con el amor yla honradez que requiere una conciencia limpia; todo en suma, es apostolado.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 13-Marzo-1997

361

145.- ¿ES DURO EL EVANGELIO?
Desde hace unos veinte años nos reunimos en un piso todas las semanas para comentar el Evangelio que corresponde a cada domingo. Y si sumamos los dos grupos que venimos orientando en las horas de la tarde, el número de fieles viene rondando los 35. El estudio y meditación de la Buena Nueva se viene haciendo con una semana de antelación, y cada devoto lo descifra en voz alta conforme al criterio o inspiración obtenida. En estos grupos abigarrados toman asiento gentes sencillas y humildes. También nos encontramos con abogados, ingenieros, profesores, pintores tan famosos como lo fue Antonio Rodríguez Sampedro, y algunos catedráticos. Y lo más curioso es que no pocas veces son los más modestos los que consiguen revelar lo que se oculta a los sabios y entendidos. En lo que sí coinciden casi todos es en la dureza o rigurosidad de los Evangelios. Y esto es algo que nadie lo sabe en aquella congregación; todos lo ignoramos porque nadie lo vive literalmente como Cristo nos manda. ¿Quién ama al prójimo como a sí mismo?. ¿Quién si le piden la túnica entrega también el manto?. ¿Quién si le pegan en una mejilla le vuelve la otra?. ¿Quién da a todo el que le pide?. ¿Quién consigue evitar todo vocablo ocioso, aún sabiendo que por nuestras palabras seremos juzgados justos o condenados? (Mateo c12, v36). ¿Quién consigue erradicar el «yo» y negarse totalmente a sí mismo? (Mateo c16, v24, Marcos c8, v34, Lucas c9, v23). Pues todo esto lo han llevado a la práctica muchos santos, místicos y taumaturgos. Y todos estos señores que han sido 362

hombres como nosotros, han convenido en que el Evangelio no es duro ni rigorista. Y éstos son los únicos que tienen facultad experimental para saberlo. ¿Cómo podemos saber nosotros la sensación que siente nuestro cuerpo sumergido en el agua si nunca nos hemos bañado?. Y si Jesús nos dice: «Venid a mí todos los que estáis cansados y afligidos que Yo os aliviaré, porque mi yugo es suave y mi carga ligera» (Mateo c11, vv28-30), no podemos poner en tela de juicio sus palabras, so pena de desmoronar todo el contenido del Evangelio. Pues si siendo Dios ha faltado una vez a la verdad, no encontraremos impedimento para saber que todos los creyentes estamos siendo engañados. Acerca del Evangelio sólo existen dos opciones: postrarse de rodillas, bajar la cabeza, creerlo todo, o erguir el cuerpo y la cholla, unir el egocentrismo y el «yo», y negarlo todo, ¿y después...?. Hablando con una persona que vive literalmente el Evangelio -sor Lucía (la vidente de Fátima)-, se me ocurrió decirle que la Buena Nueva era muy dura, y después de reflexionar unos segundos me dijo: «No me gusta oír esa frase, Antonio, el Evangelio no es duro, la dureza está en el corazón del hombre que no se determina a vivirlo como Dios nos manda, porque está pegado como la lapa a los placeres mundanos y no piensa en la eterna felicidad que nos espera si cumplimos sus preceptos».
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 13-Marzo-1997

363

146.- GADAFFI Y EL PAPA
Nadie ignora que el dictador libio -Muamar el Gadaffi, es el patrocinador del terrorismo internacional. Y todos sabemos que Juan Pablo II es el defensor paladín de los derechos humanos y de la libertad. Esta disparidad desmedida entre dos personajes tan desemejantes, no ha sido suficiente para que la Santa Sede estableciera relaciones diplomáticas con Libia. Pero las decisiones del Vaticano siempre han tenido detractores destituidos del sentido evangélico que ilumina al Santo Padre en todas sus actuaciones, y como Jesucristo no ha venido a curar a los sanos y sí a restituir la salud a los enfermos, Muamar el Gadaffi necesita ser tratado de una dolencia psíquica que ha causado un sinnúmero de víctimas inocentes. Y este diagnóstico diplomático se lo irá recetando paulatinamente Karol Vojtyla a través del nuncio español monseñor José Sebastián Laboa. Pero las críticas de Washington no se dejaron esperar: «No estamos de acuerdo con quien establece relaciones con un país que subvenciona el terrorismo», declaró el portavoz de la Casa Blanca. El presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, está bueno para callar, si tenemos en cuenta que continúa vetando la ley que impide el aborto por decapitación. Pues se trata de un infanticidio supersalvaje para los niños que abortan con más de seis meses de gestación, porque consiste en atrapar con una tenaza los pies del niño y sacar a continuación las piernas, el tronco y los brazos. Y cuando sólo queda la cabeza en el canal del nacimiento, el abortista 364

le agujerea la nuca con unas tijeras curvas que retuerce para agrandar el agujero e introducir un tubo de succión que aspira su cerebro. Por eso nos ha dicho el nuncio referido que «si sólo se tiene en cuenta los atentados a la vida, tampoco tendríamos relaciones con Estados Unidos». De todo lo que venimos comentando se deduce algo que nos parece muy importante: En el papado de Pablo VI, (al que admiro como futuro santo), el número de representantes diplomáticos acreditados en el Vaticano era de 74, y actualmente ya cuenta con 165. También nos dicen que Juan Pablo II viajará a Cuba el próximo mes de enero. Fidel Castro parece estar seguro de que abriéndole una puerta a la Iglesia encontrará pingües beneficios. Pero los precedentes históricos nos dicen que el férreo dictador cubano puede entrar en el grupo de los derrotados. Es de notar que donde el Papa ha ido, los tiranos han tenido los meses contados. Chile, Paraguay y Polonia son buenos ejemplos. Y como el actual Pontífice es un hombre ingente y un santo gigante, bien zarandeado por los nazis y los dictadores comunistas, sabe muy bien lo que tiene que hacer para llevar la libertad donde reina la tiranía, y substituir a Lucifer con la presencia de Cristo. Cuando tengas un adversario, inclina tu busto hasta el suelo, déjalo cabalgar sobre tí, levántate con él encima y lo llevarás donde quieras.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 19-Marzo-1997

365

147.- DON Y MISTERIO
Así se titula la autobiografía de Juan Pablo II. Sólo cuatro horas de lectura selecta y florida con garra cautivante del ánimo y de la voluntad. El forcejeo de las desventuras que siempre han circundado a este hombre, sólo le han servido para ejercitarse en la santidad y saber que con Dios todo es posible. Cuanto más arreciaba la tragedia de las guerras y la orfandad en que se encontraba después de haber perdido a sus padres y hermano, más encendida se encontraba su alma para hacer el bien y consagrarse a Dios. Por eso nos dice que en su conciencia se manifestaba cada vez más una luz: «El Señor quiere que yo sea sacerdote. Un día lo percibí con mucha claridad: era como una iluminación interior que traía consigo la alegría y la seguridad de una nueva vocación. Y esta conciencia me llenó de gran paz interior». Con frecuencia se preguntaba el porqué no había perdido la vida como tantos coetáneos. Pero siempre se encontraba seguro de que no existe la casualidad fortuita, exceptuando el pecado, todo viene de Dios. -Nos dice. Juan Pablo II se dio cuenta de que en el contexto de los grandes males que le acechaban existía el bien que se iba incubando en su alma para combatir la maldad de tantos hombres. Este libro sencillo y piadoso nos da cuatro ejemplos fundamentales: la llamada acuciante a los presbíteros para 366

que busquen y encuentren el camino de la santidad a la que han sido llamados, el temor de Dios, el don excelente del sacerdote y el misterio de la vocación. Karol Vojtyla está convencido de que el sacerdote realiza una parte esencial de su misión en el confesonario, y entiende que las absoluciones colectivas están destituidas de sentido y taxativamente prohibidas por la Iglesia, por más carencia que haya de sacerdotes. Es verdad que existen rarísimas excepciones: un barco que se encuentra naufragando con sus pasajeros, pueden ser absueltos de sus pecados sin la confesión individual, pero han de hacer la confesión normal si salvan la vida. También cita como ejemplo para todos los sacerdotes la figura de San Juan María Vianney, más conocido como el Santo cura de Ars. El que se pasaba más de diez horas diarias en el confesonario ayunando continuamente. El mismo que le enseñó a besar la tierra, después de leer su biografía. Asimismo nos habla de la especial conveniencia del celibato para que todos los sacerdotes sientan la necesidad de entregarse fervientemente a la oración, al servicio de los fieles y a la meditación. El Papa entiende que la oración hace al sacerdote y el sacerdote se hace a través de la oración. Y termina diciendo: «Los frutos duraderos de los esfuerzos pastorales nacen de la santidad del sacerdote. ¡Este es su fundamento!».
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 20-Marzo-1997

367

148.- LA IGLESIA
Tenemos un diario regional que constantemente permite vilipendiar a la Iglesia con cartas que aluden al inquisidor Torquemada y a otros personajes siniestros, mientras nos consta que la mayor parte de las réplicas las echan a la papelera. También la TV acoge cariñosamente a los disidentes del cristianismo para difamar a los católicos. Son contadas las entidades que han tenido más detractores que la Iglesia católica, y me atrevería a decir que no existe una asociación en el mundo que haya hecho tanto bien a la Humanidad como esta Congregación. No se trata de tintar de blanco a las ovejas negras que dan acceso a los maldicientes que la abominan. Nosotros también conocemos a Torquemada, el inquisidor y confesor de los Reyes Católicos. Pero es de notar que han pasado 577 años después de los desmanes cometidos por el que apenas llegó a ser prior del convento de Santa Cruz, en Segovia. Y es de tener en cuenta que el contenido angelical y sublime del Evangelio, el amor y la perfección justiciera que en él se condensa, me temo que todavía no haya sido dilucidada en toda su plenitud hasta hoy. Siendo así, ¿qué podríamos decir de la interpretación que se hacía en los primeros siglos del cristianismo y en el año 1420, cuando Torquemada condenaba a los detractores de la Iglesia y expulsaba a los judíos de España, sirviéndose de los Reyes Católicos?. Parangonemos el Estado del Vaticano con los gobiernos de todas las naciones y veremos dónde está la paz, la justicia, el perdón, los derechos humanos, la caridad, 368

la mansedumbre, la idoneidad gratuita, la obediencia, el entendimiento de hombres inermes, la libertad que cada fiel o clérigo puede tomar por su cuenta sin otra punición que no sea la que del cielo viene. Hagamos una recopilación de los cientos de miles de santos y mártires y de su labor caritativa y apostólica. Veamos también la calma, el sosiego y la tranquilidad con que se vienen sucediendo los máximos gobernantes de la Iglesia (los Papas), y parifiquemos la sucesión de la madre Teresa de Calcuta, entregando las llaves de las 448 fundaciones en ciento tres países, el gobierno de cinco mil monjas, el poder sobre 400.000 seglares que colaboran con la obra, y un sinnúmero de hospitales y colegios que han pasado a las manos de la hermana india llamada Nirmala, mientras las dos santas sonríen, prometiéndose mutuamente elevar rogativas a Dios la una por la otra. ¿Sucede algo parecido con las autonomías exacerbadas y las transiciones de gobiernos?. También nos parece ejemplar que entre los cuatro mil obispos que tiene la Iglesia Católica, nunca se haya oído decir que un prelado usurpara riquezas, pese a los cientos de millones que todas las diócesis reciben anualmente, ¿se puede decir algo parecido de los políticos que nos impiden las clases de religión?. Por todo esto y por lo que no encontraría espacio suficiente en cien mil folios, se dice que la Iglesia es Santa, Católica y Apostólica. Y esas nimiedades con apariencia escandalosa que nos meten en los hogares sirviéndose de la TV, y aprovechando la estolidez de algunas ovejitas 369

negras, no es más que picaresca y sadismo, es decir, envidia que sienten por el bien que otros hacen. Y estoy bien seguro de que quien vilipendia a la Iglesia y no quiere ver tanto bueno como siempre ha hecho -y se dice católico-, está destruyendo su propia fe y pasando al grupo de los pseudo cristianos. Pues nadie con buen sentido puede ensuciar el único plato que tiene para comer y salvar su alma.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 22-Marzo-1997

370

149.- RÉPLICA A DON DIEGO TEJEDO
«Vino a los suyos, pero los suyos no le recibieron. Mas a cuantos le recibieron dioles poder de venir a ser hijos de Dios, a aquellos que creen en su nombre» (Juan 1, 11 y 12). Esto es lo que dice el Mesías a través de su discípulo predilecto y del evangelista más profundo. Dicho esto, si cree el señor Valdés que se puede recibir a Cristo con un caldero en la mano cargado de despojos humanos después de atocinar a un niño en el seno materno, es claro que Jesús ha faltado a la verdad, y los que la poseen son los ateos y los criminales. Y no me refiero únicamente a los ejecutores de las víctimas, no. También son copartícipes los que conscientemente han dado su voto a los que previamente nos prometieron el aborto cuando llegaran al poder. Igualmente los que hacen apología del infanticidio, como lo estamos viendo en su malaventurada carta (7-2-97). Siento dejarle en el nefasto lugar que le corresponde. Pero mi conciencia cristiana me incita a llamar a las cosas por su nombre. No tiemble, señor Valdés, no tiemble. No tenga miedo a los que pueden quitarnos la vida del cuerpo. Vivir unos años más no tiene tanta importancia. Mas bien debemos de temer a los que pueden matar nuestras almas. A Juan el Bautista -el más grande de los nacidos de mujer-, le cortaron la cabeza por decir que no le era lícito al Rey Herodes adulterar, y ya quisiéramos, usted y yo, salir de la tierra con la cabeza cortada y llegar inmediatamente a la gloria prometida. No soy valiente, no. Pero mientras haya un periódico democrático que acepte las verdades de Cristo, las iré diciendo. 371

Bien sé que sólo Jesucristo está en posesión de la verdad, y también todos cuantos fielmente le siguen y reproducen sus palabras, las que han salido de la boca del Señor. Yo no desprecio ni juzgo a nadie, pero le hago saber, nuevamente, que los que desdeñan o rechazan a Cristo, son hombres endemoniados y peligrosos para la sociedad, po rq ue J es uc ri s t o es e l R ey d e l a v er da d, d e l a mansedumbre, de la pedagogía, de la psicología, de la caridad, del perdón, de la solidaridad, el defensor de los pobres, de la justicia y de la paz. Y el que todo esto opugna es indigno de vivir en la sociedad humana, sea de izquierdas o sea de derechas. No le devolveré la ignorancia que me imputa. Y teniendo en cuenta su juventud y el ambiente antirreligioso que lo habrá circundado, comprendo su estolidez e insolencia. Soy el cuarto de 13 hermanos y, considerando el ambiente corrupto, hedonista y pernicioso que se vive en España, después de la muerte de nuestro Caudillo, pienso que si a mi buena madre la hubieran educado como a usted, y las leyes franquistas no existieran, también yo y mis hermanos hubieramos podido ser abortados. Dicho esto, es bien posible que a ese hombre honrado y poco distanciado de los justos, le deba mi vida (¿no le estará usted debiendo la suya también?); y como dice que es de bien nacidos ser agradecidos, tengo que agradecerle siempre el no haber permitido que los verdugos sin conciencia y sin Dios terminaran con mi existencia antes de nacer. ¿No le duele esa gran parcela de juventud que se encuentran involucrados en la droga que nunca existió en 372

España en vida de Franco? ¿No le conmueven los miles de matrimonios rotos que hacen víctimas a sus hijos por faltar las leyes del franquismo? ¿No se lamenta por las miles de empresas que los socialistas llevaron a la bancarrota dejando dos millones y medio de parados que ahora están mendigando en las puertas de los templos de la Iglesia católica que usted vilipendia en su carta?. ¿No le da lástima esas jóvenes que llegan a las clínicas privadas con gran tormento para poner fin al ‘nasciturus’ con seis meses de vida? ¿No le parece execrable que esos facultativos les digan que con tres meses de embarazo tienen que pagar 50.000 pesetas, y con seis meses de gestación les pasan la cuenta de 80.000?. ¿No le arguye la conciencia al ver las riquezas multimillonarias que han sido usurpadas por muchos socialistas sabiendo que sólo uno -o tres- se encuentra en la prisión y nadie devuelve un duro? ¿No le parece injusto que el partido que dice defender a los pobres haya permitido que 600 firmas y familias millonarias se guardaran 200.000 millones en el bolsillo impunemente?. ¿No le apena que no podamos andar por las calles libremente a causa del latrocinio y los miles de atracos que diariamente se cometen en España después de la muerte de Franco?. ¿No se le arruga el corazón al saber que gentes de otra izquierda, como la que usted defiende, sacaron las espadas teñidas de sangre después de asesinar vilmente a más de 200 santos que ya están beatificados, sin otro motivo que no fuera el de creer en Jesucristo y seguir sus huellas?. ¿No se enternece al ver las calles y plazas del País Vasco y tantas otras regadas con sangre de caballeros que han dejado a sus queridos hijos y esposas enlutados para toda 373

la vida por falta de la justicia de Franco?. ¿No tiene usted conciencia?. ¿No la escucha?. ¿O es que se la han embotado los que nunca la tuvieron?. Imaginemos, usted y yo, a nuestros hijos, hermanos o padres tumbados en la calle por la explosión de un coche bomba o con un tiro en la nuca, y ya verá como decimos: ¡Viva Franco y su justicia!. ABC de Madrid es quien nos ha dicho que Franco llevaba la espada más limpia del mundo. Yo no sé si llegaría a tanto. Pero lo cierto es que Franco no tenía cuentas en Suiza, ni construía chalets millonarios para él, tampoco tenía concubinas. También sé que nunca dio un cargo de responsabilidad a nadie que viviera separado de su esposa o fuese adúltero conocido, porque esos desmanes no tienen cabida en la religión cristiana. Y para los ateos, con todos mis respetos, y sabiendo que algunos son mejores que tantos pseudo cristianos, les reproduzco lo que dice un hombre del mayor prestigio histórico que tenemos: Dice LA BRUYÈRE: «Quisiera que quien niega a Dios, fuese un hombre sobrio, moderado, casto, justo; al menos este hablaría desinteresadamente. Pero ese ateo no existe». Terminaré diciéndole que no soy del Opus Dei ni tengo nada en contra de esa Obra. Le saluda fraternalmente.
Publicado en «LA NUEVA ESPAÑA» 25-Marzo-1997

374

150.- UN SACERDOTE ME INFORMÓ
Es un misionero que viene de Santo Domingo. Su caridad filantrópica le impele constantemente a visitar las prisiones de la isla. «Son almas en pecado -nos dice-, y hay más alegría en el cielo por pecador arrepentido que por cien justos». Amado Sebastián es un hombre de Dios y sólo mira el lado bueno de cada persona. Entra en una cárcel y encuentra a dos delincuentes en una misma celda. Les lleva algunos obsequios y les habla de un Evangelio que les favorece. Uno de los reclusos recibe alegremente la palabra de Dios. El otro la rechaza. Se pasa las horas mirando desde aquella ventana. Sólo mira al suelo y se fija en el camino surcado por las ruedas de un camión embarrado. Lodo glutinoso. Se le entristece el alma y se aparta displicente de la ventana, exclamando: «¡Qué asco! ¡Cuánto barro!». Quiere mirar sin ver; todo es tristeza. Él no siente culpa de nada. Es la sociedad responsable de todo. Un mundo injusto. Dios no puede existir. Por unos atracos cometidos no puede estar allí tres años. Reniega de la vida y de Dios. Su compinche recibe las palabras evangélicas que el buen sacerdote le profiere. Se postra de rodillas y reza el rosario que va desgranando el clérigo piadoso. Después se pega a los barrotes de la ventana. Contempla el silencio de los campos y bosques. Levanta los ojos al cielo tachonado de estrellas y se siente arrobado: «¡Qué bonito atardecer! ¡Cuánta estrella! ¡Bendito sea Dios y su creación! ¿Por qué habré robado?. Este mes de julio quiero vivirlo enamorado del Corazón de Jesús, el que ¡tanto nos ama!». 375

Al misionero ya no le preocupa el confeso. Es un prosélito más que Dios ha llamado a su Reino. Pero le obsesiona el delincuente ateo y renegado. Prosigue sus visitas a la celda. Ahora ya tiene un apóstol conviviendo con el apóstata. Es una gran ayuda. Entre los dos lo convertirán. El misionero continua frecuentando la celda y agasajando a los malhechores. También rezan el rosario mientras el desalentado sigue mirando el barro. Ha pasado un mes más y todo sigue igual. El sacerdote hace rogativas en cada misa que celebra por el pecador impenitente. Y vuelve a la celda, vuelve a obsequiar al delincuente ateo. Le pide atención un momento. Le expone con todo detalle la pasión de Jesús. Le expresa la actitud de los dos ladrones que fueron crucificados con Él. Al malhechor se le llenan los ojos de lágrimas y se dispone a rezar el rosario con ellos. Ya no mira al barro, se confiesa y se siente culpado de todo. Once meses después -gracias a la buena conducta que adquirieron y al esfuerzo testimonial del sacerdote- consiguen la libertad y se adhieren a las misiones como hermanos legos. Si todos los seglares y sacerdotes hiciésemos una labor tan caritativa como este misionero, cambiaría el mundo y el infierno cerraría sus puertas.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 25-Marzo-1997

376

151.- SER CRISTIANO
C o mo e l a u t o r d e l l i b r o e s c r i b e c o n v a r i o s pseudónimos, uno de sus artículos que fue publicado con el nombre de su esposa, Julia García García, recibió una réplica de don Alfredo Villamil, y Antonio Colao Granda entra en defensa de su esposa y del artículo que él mismo había escrito, lo que se puede ver a continuación:

Con este mismo título encontró lectores la carta (43-97) de don Alfredo Villamil. También fue publicado (271-97) y controvertido el escrito de doña Julia García García, con numerosas verdades bien documentadas y bien elaboradas con su pluma rútila. Desde hace muchos años vengo leyendo con verdadera fruición los escritos de doña Julia en los cuatro periódicos regionales, y más de una vez he visto distribuir fotocopias de sus cartas y artículos, pero nunca con tanta afluencia como ha promovido el escrito que ahora le replica don Alfredo, sin que este buen señor haya encontrado respuesta para los interrogantes que más nos interesan a los cristianos. Es de notar que una señora importante en la Adoración Nocturna de Gijón, ha tenido a bien el hacer mil fotocopias de un escrito que doña Julia publicó en LA NUEVA ESPAÑA, en defensa de las Dominicanas de Sotrondio. Y es que la verdad y la buena moral se imponen y nos embelesan a todos los que conocemos los frutos del bien. Me consuela un poco la carta de don Alfredo porque lo encuentro más acatante a las contundentes verdades que le expuso doña Julia, y me permito decirle que nadie tiene 377

derecho a defender a los pobres si antes no viene desembolsando un mínimo del diez por ciento de sus ingresos en favor de los mismos. Tampoco tiene facultad razonable para entrar en una iglesia el que no colabora con el gastamiento que todos los templos tienen encima diariamente. Yo soy partidario de la doctrina económica comunista, don Alfredo, y en segundo lugar del sistema económico socialista. Pero jamás podré posponer la salvación de mi alma a los intereses económicos, y menos aún, sabiendo que comunistas y socialistas -conforme al dictamen de Pablo VI- son de la misma sangre con distintos matices. Y esa pléyade de intelectuales altruistas y humanitarios que usted menciona, no puede desjuntarla de los diputados, senadores y ministros con sus presidentes a la cabeza que, todos juntos, pidieron con gritos estentóreos que fuese aprobada una ley que permitiera el aborto libre. Pero si usted se empecina en votarlos para que el infanticidio se lleve a la práctica, cuentas le pedirá Dios dentro de poco. Cierto es que aumentaron las pensiones a los más desvalidos, pero ya se ha dicho que la deuda pública asciende a 50 billones de pesetas, y el débito de las Autonomías y Ayuntamientos supera los 8 billones. Esto quiere decir que si los socialistas continuaran en el poder, las pensiones terminarían siendo suprimidas por falta de recursos. Entretanto, la derecha que nos gobierna y no quiero ni verla por consentir los tres supuestos del aborto, les ha propinado a los pensionistas más desvalidos una pensión 378

más segura que en los años de sus predilectos felipistas y con mayor poder adquisitivo para todos los españoles, si tenemos en cuenta que ha sido domeñada la inflación. El joven rico que menciona usted en el Evangelio de San Marcos, estaba poseído de ser un buen cristiano, y el que se enfrenta con Jesús termina contrito y humillado con el engreimiento por los suelos. Pero es de notar que se trataba de un chico soltero. Pues el que tiene una familia a su cargo no puede darlo todo y ser un fardo pesado para los demás. También reproduce usted las palabras de San Marcos diciendo que es más fácil entrar un camello por el ojo de una aguja, que entre un rico en el Reino de Dios. P ero i gnora que es t e Eva ngel i o es t á s i endo interpretado peyorativamente por muchos clérigos y por otros muchos que envidian la riqueza porque no han sido bendecidos con los bienes que Dios concedió a tantos fieles predilectos suyos. Es de notar que en aquellos tiempos había en Jerusalén grandes apriscos para guardar los camellos al anochecer, y en estos rediles, llamados agujas, había un portón con gran abertura para entrar y salir los artiodáctilos, y una portezuela, llamada ojo, para entrar y salir los pastores, y por este «ojo de la aguja» conseguían algunos rumiantes abajar la giba y evadirse, lo que difícil resultaba. Pero el Evangelio sigue diciendo que para Dios todo es posible, es decir, la salvación del rico. Pero este párrafo último del Evangelio no lo menciona don Alfredo, por eso doña Julia le dice que es un hombre astuto. Y astuto quiere decir -y dice el Diccionario de la Lengua Española- agudo, 379

hábil para engañar o evitar el engaño o para lograr artificiosamente cualquier fin. Pero eso de pillería y zorrería que usted le atribuye a la palabra «astuto» no existe en mis diccionarios. Espero que don Alfredo conozca el Evangelio del administrador infiel (San Lucas 16, 1-9). Aquel que para granjearse el voto y el aprecio de los deudores, les cambiaba los documentos legales que tenían con las deudas correspondientes y les hacía otros usurpando las riquezas de su Señor. ¿No habrá ocurrido algo parecido con los socialistas administradores de nuestros ahorros y con las riquezas que tantos usurparon?. Le saluda fraternalmente el que siempre será un auténtico comunista, cuando estos hermanos cumplan con todos los preceptos de Jesús. Esto es ser cristiano.
Publicado en «LA NUEVA ESPAÑA» 27-Marzo-1997

380

152.- LUCÍA CUMPLIÓ 90 AÑOS
La vidente de Fátima ha cumplido 90 años el pasado día 22 de marzo. Actualmente disfruta de buena salud. Un poco aquejada de artrosis le viene estupendamente para adicionar las molestias a las penitencias que fueron convenidas cuando la Virgen les preguntó a los tres pastores si estaban dispuestos a sacrificarse por la conversión de los pobres pecadores. Lucía, Jacinta y Francisco las aceptaron buenamente y dormían con cuerdas ceñidas a las piernas y a la cintura. Treinta días después, la Virgen les volvió a visitar diciéndoles que Nuestro Señor estaba satisfecho con las mortificaciones y ayunos que practicaban durante el día, y que no turbaran el sueño con las disciplinas de la noche. Lo que sí les reiteró la Virgen ha sido el rezo del santo rosario. Esa oración maravillosa en su sencillez y profundidad; en la que tanto se repiten las palabras que la Virgen María oyó del Arcángel y de su prima Isabel. Pues en la profundidad de la palabra «Ave María» pasan ante los ojos del alma los episodios principales de la vida de Jesús. Por eso toda la Iglesia está asociada al rosario y Juan Pablo II reza las tres partes todos los días. La devoción a María es una gracia especialísima. Para mí la Virgen es la secretaria de Dios. Dejando de lado las múltiples apariciones que están reconocidas por la Iglesia, quiero hacer hincapié en los seis viajes que María hizo a la tierra de Fátima, y no solamente por el progreso económico que se extendió sobre una montaña yerma y agostada, convertida actualmente en una nueva población cosmopolita y millonaria con las divisas que llegan de todas partes del 381

mundo en los bolsillos de los seis millones de peregrinos que visitan uno de los santuarios más famosos del mundo. Lo más importante son los millones de almas que se habrán salvado y continuarán salvándose hasta el fin de los tiempos; gracias a los mensajes de la Virgen y a las Memorias de Lucía. Sí, querido lector, donde la Virgen pisa la Tierra, sus huellas imborrables son perpetuas, porque los hijos de María -de generación en generación- jamás se olvidan de su Santa Madre, y allí, en el lugar designado por Dios para recibirla en la Tierra, llegan las almas buenas gimiendo y llorando en busca del consuelo que sabe dar María y los hombres no damos. Retornando al aniversario de Lucía, sabemos que no ha sido festejado por deseo expreso de la vidente, pues todo se ha circunscrito a una misa concelebrada por sus cuatro sobrinos sacerdotes y una audiencia que les concedió a los sobrinos directos, mientras un sinnúmero de parientes que asistieron a la ceremonia religiosa no han tenido acceso al locutorio donde tras las rejas dialogó con los sacerdotes referidos. Terminaré diciendo que Lucía viene escribiendo su diario desde hace muchos años. Esta orden le fue dada por la Santa Sede. Y los que sobrevivan a la vidente, tendrán el placer de leer todos los volúmenes que deja escritos con múltiples mensajes de la Virgen y numerosas apariciones de María y revelaciones divinas que no puede divulgar mientras viva. Y ante la insistencia de conocerla personalmente numerosos parientes, les contestó: «No tengo tiempo para perder. Necesito hacer mucha oración y tengo mucho trabajo de que ocuparme».
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 27-Marzo-1997

382

153.- LO QUE DIOS QUIERA
Todavía se reza mucho en España. En la iglesia que yo frecuento, el más joven de los clérigos es octogenario. Allí sólo se habla del Evangelio, de Jesucristo y de la Virgen, de política no se dice nada. Se pide para que los gobernantes tengan buen juicio, idoneidad y mucha honradez, pero como son tantos los repúblicos y mandatarios políticos que llevan el demonio dentro y tan pocos los que pedimos a Dios, pueden más que nosotros. Siguiendo con el mismo tema, he de proferir que en aquel acto tan respetable que representa una multitud de pocos jóvenes y muchos hombres acartonados y señoras enjutas, he podido encuestar que más del noventa por ciento de las rogativas se van al cielo implorando el bienestar terreno y la buena armonía entre los familiares. También se pide mucho por la conversión de los hijos y nietos, porque el converso ya no vuelve más a la droga y al hedonismo, ya no lo casan los alcaldes ni aborta a los hijos, es decir, que se hace distinguido en la vida pública y privada. Lo que no entiendo muy bien, es que no sabiendo ni el día ni la hora de cuándo llega el ladrón (San Mateo c.13, v.32; y c.25, v.13), no se rece más por el futuro de la eternidad, sabiendo que apenas nos queda un soplo de vida comparado con lo infinito. Y es que en este mundo nadie es tan viejo que no considere posible el seguir habitando en la tierra unos años más. Al que tiene 60 le parecen ancianos los de 70, al que tiene 70 le parecen mayores los de 80, y el que tiene 80 cree que la decrepitud viene de los 90 en adelante, y así 383

vamos viviendo descuidados de lo más importante: la salvación. Por eso conviene mucho leer las cartas de San Pablo a los Corintios, pues en la 1ª, capítulo 15, versículo 19, nos dice algo sobre el tema que nos ocupa: «Si sólo mirando a esta vida tenemos la esperanza puesta en Cristo, somos los más dignos de compasión de todos los hombres». Y esto es así porque la Palabra de Dios nos lo dice, y lo estamos viendo al ser discriminados por un sinnúmero de progresistas con el apodo de fachas y ultras. También somos los más miserables al no poder disfrutar de los placeres mundanos y de las riquezas que algunos han ganado con el sudor de sus cuerpos o las han heredado, y Jesús les sugiere que las acumulen en el cielo, donde el orín y la polilla no las corroen (San Mateo c6, vv19 a 21). Por eso creemos que el noventa por ciento de nuestras plegarias tienen que subir al cielo implorando a la misericordia de Dios la concesión de un juicio benigno y piadoso. Creo que tenemos que circunscribir la mayoría de nuestras plegarias en el Padrenuestro: Hágase tu voluntad y que sea lo que Dios quiera.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 2-Abril-1997

384

154.- LOS MILAGROS
Parece algo así como si los tiempos de los milagros terminaran. Si descartamos los 122 prodigios reconocidos por la Iglesia en el santuario de Lourdes y algunos que han sido comprobados en Fátima, sólo nos quedan los que la ciencia médica viene confirmando con pacientes terminales que imploraron con mucha fe la intercesión de siervos de Dios en proceso de beatificación, y que posteriormente fueron beatificados, gracias al acto del poder divino que les ha restituido la salud y se ha evidenciado en Roma. Pero aquellas legiones de místicos y taumaturgos que vivían en contacto auditivo con Jesús, domeñaban a las fieras y resucitaban a los muertos no los tenemos ahora, tal vez esto suceda por la permisividad que se concede en los conventos, y también en las cartujas y en las trapas, pues las Constituciones que dejaron escritas los fundadores ya no se ajustan literalmente al Evangelio por haber sido reformadas en beneficio del bienestar corporal. Y si las que se mantienen intactas no se cumplen, pero que peor. Arguye este preámbulo en mi mente después de leer una historia prodigiosa bien documentada. Vivía en Roma un ciego de nacimiento, con muy clara visión de la fe católica. Devotísimo de la Virgen. Había en la Ciudad Eterna un sinnúmero de judíos que negaban la existencia de Dios y la virginidad de María. Y como el invidente se había consagrado a María desde su infancia, los judíos lo llamaban el hijo del pecado. Yeste hombre piadoso con más fe que un grano de mostaza, se presentó en una asamblea judaica. Allí resolvió con acierto sobrenatural todas las objeciones que le presentaron los judíos y consiguió silenciar a los adversarios. 385

Movido por inspiración divina y con suma confianza en María y Jesús, les dijo: «¿Qué haríais si pasados tres días la Santísima Virgen obtuviera de su Hijo la curación de mi ceguera?» -Muy bien -respondieron los judíos-. Desde ahora empeñaremos nuestra palabra, pues si en nuestra presencia te dieran la vista, nos haremos cristianos y confesaremos que Jesucristo es el Hijo de Dios y María su divina Madre. El ciego les pidió a los judíos que comparecieran todos el día de la festividad de la Purificación de Nuestra Señora tres días después-, en la Iglesia de Santa María Della Rotonda, donde serían testigos del prodigio sobrenatural. El ciego se hizo conducir a la presencia del Sumo Pontífice (Bonifacio IV -608-615), y después de relatarle el compromiso que con él habían contraído los judíos de convertirse si vieran su curación, el Papa conoció por inspiración divina que Dios quería servirse de aquel ciego para terminar los tumultos y controversias en la ciudad romana. Llegado el día señalado, en presencia de todos los judíos, y desde el altar de la Virgen María, el ciego, apoyado en su bastón, entonó con voz fuerte: «¡Alégrate Virgen María!». Apenas había terminado el canto de la antífona, cuando, a la vista de toda la multitud quedó enteramente curado de su ceguera. El engaño era imposible. Todos estaban convencidos del milagro y los judíos se convirtieron al cristianismo. Estos prodigios no los vemos ahora, nos falta la fe del ciego.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 3-Abril-1997

386

155.- PASÓ LA SEMANA SANTA
Nunca he visto tanta gente en las iglesias asistiendo a los Oficios Religiosos que nos fueron descifrando la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. En los templos que visitamos era necesario llegar con media hora de antelación para encontrar asiento. Algunos sacerdotes tuvieron que retirar la Santa Cruz que los fieles se hacinaban para besarla, pues las filas eran interminables, sugiriéndoles que lo hicieran después de terminar la ceremonia. Los creyentes parecían comprender muy bien lo que Jesús nos manda: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, que yo os aliviaré». Y esta evidencia más que el Señor nos profiere, se constataba fácilmente en el semblante de los fieles. Pues casi todos llegaban a la iglesia cabizbajos por el peso de las cruces que cada uno lleva en el pensamiento o sobre sus espaldas. Y esto también incrementa nuestra fe; teniendo en cuenta que nadie puede ser buen cristiano sin cargar con las tribulaciones de cada día y negarse a sí mismo (Mt 16, 24; Mc 8, 34; Lc 9, 23). También nos confortaba ver cómo las caras apesadumbrosas que fueron entrando en el templo, se iban hora y media después con la cabeza erguida y el rostro alborozado y casi jaranero. Es claro que el agobio y cansancio encontraron asiento y reposo en la omnipotencia de Jesús. Pero esta práctica religiosa no podemos hacerla de año en año. Es necesario ser cada día mejores y más agudos. Nuestra buena madre la Iglesia-, nos manda que asistamos a misa todos los domingos y fiestas de guardar. 387

Ella sabe que Jesucristo puede con todas las penas del mundo y quiere vernos alegres. También sabe que la jarana en los bares y discotecas se muere y nos entristece más en el momento que les decimos adiós a los que guardaron nuestros ahorros en sus cajas, mientras que la estancia en los templos nos alivia y consuela sin más desembolso que unas monedas para resarcir el gastamiento de la Iglesia y socorrer a los pobres que Jesús tanto ama. Ya sé, ya sé que nosotros queríamos un Dios en los cines, en los teatros, en los bares y en las discotecas. Un Dios que nos diera perpetuamente la alegría que nos infunde el alcohol, la droga y el juego ganancioso. Pero el Señor no anda por ahí. Él nos espera en los templos guardado en el sagrario. Y sólo entra con gracia divina en las almas que cumplen sus preceptos. Nuestros cuerpos son malos y tienen que fastidiarse. Lo importante es el alma. Si ésta se encuentra limpia, nuestro espíritu retoza. Esto no quiere decir que no comamos. El Jueves Santo Cristo nos invitó a cenar con Él, a entrar en su casa, a ser sus amigos. Él mismo nos ha lavado los pies y nos ha dado peces y panes en abundancia. Dejémonos consolar por Él. Dejemos que salve nuestras almas. Apoyémosle con nuestras obras y palabras. Seamos sus amigos. Merece la pena. Él nos invita y nos quiere mucho. Y no ha venido a dar su vida por los justos. La dio por mí, pecador, y por tí, pecante.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 5-Abril-1997

388

156.- GOBIERNOS SIN DIOS
Los gobiernos sin Dios son como las fuentes sin agua. Primero aparece el moho y después las grietas. El moho son los hongos que se adhieren al poder y van usurpando las riquezas que otros ganaron con desvelo, tesón y trabajo. Las grietas son las aberturas por donde entran las aberraciones: el divorcio que divide a los hijos, les priva del amor entrañable que tienen a sus padres y les conculcan los derechos humanos, encauzándoles no pocas veces a la desesperación y al libertinaje, y conduciéndoles al anarquismo, a la droga y, necesariamente, a la delincuencia. Después viene el hedonismo. Pues siguiendo el ejemplo de sus progenitores, cambiando de mujer cuando las pasiones de la carne llegaron al límite de vanas ilusiones, sienten la necesidad acuciante de una concubina más atractiva. Y es claro que este ejemplo aberrante les sirve de lección a los hijos y a las nuevas generaciones. A continuación viene el SIDA como corrección fraterna que el buen Dios misericordioso nos impone para que vayamos a Él en busca de consuelo y salvación, porque «no sois vosotros los que vinisteis a mí, yo soy el que ha ido a vosotros» (San Juan c15, v16). Y como todos los seres humanos formamos parte del Cuerpo Místico de Cristo, también los que no han cometido pecado y viven dignamente son contagiados por el SIDA para convertirse en víctimas propiciatorias. Después, los parlamentarios sin Dios, nos presentan el drama de una señora que se encuentra encinta con riesgo de muerte si no se practica el aborto, y a los electores candorosos y buenos 389

les parece muy bien que se respete la vida de una madre de familia y se ponga fin a la vida del feto. Después, con la astucia avisada y sagaz de los hijos de las tinieblas, nos dicen que los derechos humanos no pueden consentir que una joven violada tenga que hacerse cargo de un hijo que ha sido engendrado por la fuerza, entonces, el violador que debiera de pudrirse en la cárcel, consigue la libertad en pocos meses y el niño inocente es víctima del verdadero reo, porque eso de esperar que llegue el alumbramiento y adoptar al niño es muy latoso. Después, los hombres malvados, nos dicen que seamos humanos y demos muerte a los niños que supuestamente presentan síntomas de anormalidad. Pues estos no tienen derecho a vivir tampoco. Hay que modernizarse, ser inteligentes y progresistas. Después vienen las clínicas abortivas y privadas. Ahí no cuentan los meses de embarazo; todo se resuelve con las pesetas, y nadie les persigue porque la mujer es dueño de su cuerpo, y como nosotras parimos y nosotras decidimos, los padres de los niños tienen muchas obligaciones con los hijos, pero no tienen derecho a salvarles la vida. Y así se cumple la palabra que nos dio un ex ministro socialista: «Nosotros vamos a gobernar como si Dios no existiera».
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 8-Abril-1997

390

157.- ASIGNATURA DE RELIGIÓN
Trece años se han pasado los socialistas tergiversando razones evidentes para erradicar la Religión de las escuelas. Y a pesar del esfuerzo que han hecho algunos diarios progubernamentales y la televisión estatal para la descristianización de los españoles, ahora nos encontramos con que el 87% de los alumnos de centros públicos en toda España eligen la asignatura de Religión. La encuesta que nos informa ha sido presentada por el arzobispo de Madrid, monseñor Rouco Varela. Y ahora, ante la sentencia del Alto Tribunal, ha vuelto hoy a los medios de comunicación lo de las Alternativas a la Religión. Esto hace que sea sólo un 13% los padres y alumnos que se sienten eufóricos y satisfechos, mientras el 87% deploran razonablemente la no evaluación de esas materias que supone el dictamen. Está claro que no existe una imparcialidad que los católicos haríamos un esfuerzo para aceptarla como razonable, considerando la mentalidad de los agnósticos y ateos. Existe, sí, una adversidad manifiesta a las leyes prodigiosas de Dios. Y esto lleva consigo el caos que no dejará de extenderse en España y en el mundo, mientras no se conceda prioridad a las clases de religión, ética y moral. Pues en esas materias está el origen de la solidaridad, del trabajo fecundo, del respeto a la libertad, de los derechos humanos, del amor y de la paz. Y en la negación de las mismas, está el principio del 90% de todos los males y desmanes que sufrimos.

391

¿Cómo es posible que haya tanta insolencia y estolidez en el poder político?. ¿Es que nuestros repúblicos no están viendo el ejemplo que nos dan los suecos, sabiendo que desde hace más de dos años todos los niños de Suecia estudian religión, e incluso los padres ateos desean que sus hijos conozcan y practiquen la doctrina de Cristo?. Pues ellos comprenden que no existe un camino más indulgente y servicial que el que Jesús nos ha demostrado con palabras y obras. Nuestros mandatarios políticos, ¿no se dan cuenta de que la mayoría de los hombres antirreligiosos tienen que ser domeñados por los agentes policiales que los vigilan constantemente?. Y, ¿no comprenden que los hombres con verdadera Fe tienen siempre sobre sí mismos un Dios que les observa día y noche y les impele a detestar el mal y a practicar el bien?. ¿No entienden que la Fe es el mayor compendio de la cultura europea y muy especialmente de la española?. Y al que carece de la misma le cuesta mucho más centrarse en los estudios. Especialmente en lo concerniente al derecho, a la literatura, a la historia, al arte y a la filosofía. ¿¡Cómo es posible que los hombres más ilustres sean los más contumaces y casi todo lo hagan mal!?. Después nos dicen que las democracias son así... Y resulta que la democracia aberrante son ellos, mientras el pueblo llano y sencillo sufre, llora, transfuga su voto y cambia muy poco.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 10-Abril-1997

392

158.- ¿VUELVEN LOS MUERTOS?
He leído la biografía de una santa más -Santa María Mazzarello-. Y vengo observando que todos los venerables -con distintas funciones y matices- están cortados por el mismo patrón: la vida de Jesús y el modelo evangélico son los alfareros que conforman nuestro cuerpo de barro y el ser inmaterial al querer de Dios. La madre María Mazzarello comenzó su vida religiosa construyendo colegios para niños pobres, después fundando los conventos de María Auxiliadora, en Italia. Y con esa psi col ogí a penet rant e que brot a del es píri t u, iba consiguiendo vocaciones y encauzándolas en el recto camino que el Señor le marcaba. Así conoció a una joven bellísima con magnífica voz. Con su canto en los coros hacía enmudecer a los circunstantes. Dos motivos fundamentales le inquietaban a la madre Mazzarello: el bien que podría hacer en sus conventos y la perdición que podría encontrar en los cines y teatros. Por eso consiguió tener algún contacto con aquella beldad tan notable, pero Luisa Arecco no podía supeditar el éxito y la fama que le esperaban a la austera sumisión de una comunidad religiosa. Las rogativas por la joven Luisa Arecco no cesaban en el convento, y así, consiguieron detenerla en el camino artístico y consagrarse a Dios. Después de muchos años conviviendo con la madre Mazzarello y sus monjas, siempre muy solícita, abnegada y piadosa, fue necesario trasladarla a un convento de Nizza. Allí, en el año 1880, una grave enfermedad le hacía suspirar, mientras decía: «¡Oh, si 393

pudiera ver una vez más a la madre Mazzarello!». Poco después, asistida por un sacerdote, entregó su alma bendita al Señor. Lo que nos parece más singular, sabiendo que los santos nunca pueden faltar a la verdad, es que la madre Mazzarello, el mismo día en que falleció Luisa Arecco -y a la misma hora-, les dijo a las monjas que ella regentaba en el convento de Turín, que la hermana Luisa había muerto. No sabemos la forma en que Dios se lo habrá revelado, pero al día siguiente llegó el telegrama con la noticia. Dos días después, Santa María Mazzarello se encuentra en su celda con la hermana fallecida, y ésta le dice: «Madre, como ves, soy Luisa Arecco. Estoy salva; pero en el Purgatorio. Debo estar allí hasta la Pascua. Las plegarias y sufragios pueden adelantarme la entrada en el cielo. Por eso el Señor me ha permitido venir a decírtelo. La Madre le prometió orar mucho y hacer orar. Y en seguida le preguntó: - ¿Cuáles son las faltas o defectos que debo de corregir?. La respuesta no la sabemos. Pero es de suponer -si tenemos en cuenta lo que sigue- que la humildad de la santa haya guardado el secreto de su perfección anunciada. Después la Madre quiso saber si en la Comunidad había algo que desagradase al Señor. «Sí -le dijo Luisa Arecco-, los ratos de ocio en el patio y los parloteos». Y desapareció. La Madre nos sigue diciendo que no le concede a todo esto otra importancia que no sea la que Dios le quiere dar. «Lo que sí puedo aseguraros, añadió- es que os digo 394

la verdad». Este prodigio fue estudiado en Roma y consta en el proceso de beatificación. Hay muertos que vuelven.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 12-Abril-1997

395

159.- MORALEJA
Acompañaban a Jesús unos señores con espíritu maligno. El Señor -siempre magnánimo con sus adversariosles iba mostrando la belleza perfecta de campos y bosques en la primavera, la ardentía de las olas del mar y la luz refulgente de los rayos de Febo. Los hombres paganos no aceptaban el abajamiento que les atizaba tanta hermosura creada por Dios. De pronto, un hedor pestilente entraba por sus napias. Era el efluvio evaporante de un canino podrido. Y al llegar a él, los hombres contumaces, argumentaron: «¿Esto es la creación de tu Padre?». Jesús respondió con acierto y ternura: «Cierto es que del polvo ha sido creado y al polvo volverá. Pero, ¿no estáis viendo los dientes tan hermosos que tiene?». Los viandantes guardaron silencio siguiendo los pasos del Mesías, y al pasar rasando por un caserón, un mastín alemán deslumbrando su hermosura ybelleza, y moviendo la cola en señal de retozo, buscaba las caricias de los transeúntes. Levantó las manos delanteras para apoyarlas en el busto de Jesús y lamerle su rostro. Entretanto, los hombres malvados gritaron a un tiempo: «¡Tiene un diente dañado, Señor!». Jesús les arguye por última vez: «Dos mil años después de haber dejado mis preceptos al hombre en la tierra para su salvación, todo sigue lo mismo. Sólo me queda ratificar mis palabras yreiterar lo dicho: ‘No echéis las perlas a los puercos, no sea que las pisoteen con sus patas’ (San Mateo c7, v6)».
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 15-Abril-1997

396

160.- PAREJAS DE HECHO
Si las tendencias que el hombre va poniendo en práctica adquieren el rango de derecho, todos los humanos terminaremos con una ley mucho más aberrante que la selvática, porque los desmanes y tropelías que el hombre ha cometido a través de la historia, son muy superiores al desorden de las mismas fieras. En España, después de la transición de una dictadura a la mal llamada democracia que ahora tenemos, don F ra n c i s c o F e r ná n d ez O rd ó ñ ez ( d. e . p. ) , n o s i b a persuadiendo de la acuciante necesidad del divorcio, teniendo en cuenta que había más de 500 mil matrimonios rotos que lo demandaban, y al pueblo crédulo a las disertaciones de tal ilustre personaje, le pareció muy respetable el proyecto de ley. Pocos meses después ya sabíamos que la cifra de 500 mil se quedaba en menos de 10 mil. Pero al ser levantadas las esclusas, se fueron adicionando afluentes, y en seguida sobrepasamos lo que el señor ministro anunciaba. Y así, la tendencia de unos pocos se convirtió en ley. Las consecuencias pueden prescindir de comentario. Posteriormente, nos fueron catequizando con los aviones que fletaban a Londres abarrotados de señoritas para abortar, contristándonos con otras señoras a las que les faltaban medios económicos para el desembolso que costaba un infanticio secreto. Y estos homicidios era necesario que los pagaran todos los españoles. Y a pesar 397

de ser una inclinación sumamente minoritaria, consiguieron legitimar la muerte de los más inocentes e indefensos. Ahora, las parejas de hecho que tenemos en España también son una realidad. Y como esto es inevitable y también es una tendencia del materialismo dialéctico, es necesario habilitarlas con los mismos derechos que los matrimonios civiles o canónicos. Pues esto de divorciarse cada poco cuesta dinero y es muy latoso. ¿Y los hijos? Bueno, eso es un problema que no les incumbe a los amancebados. También tenemos el problema de los homosexuales, esos «hombres» que Dios puede amar con más predilección que a los heterosexuales, teniendo en cuenta el sacrificio innato que les impone al no permitirles el ayuntamiento carnal indecoroso y ser llamados a la virginidad. Pero también es otra tendencia del ser humano. Ahí la tenemos. Y como la tenemos ahí, también se considera necesario concederles el derecho aberrante de parejas legítimas. Pero estos hermanos nuestros van más lejos. Quieren que se les permita adoptar a niños. Y lo peor no es que esos niños sean huérfanos de padre y madre. Pues a quién llaman papá o mamá cuando vayan siendo mayorcitos. Pero ¿qué importa el futuro de los niños?. Lo importante es vivir bien los que podamos vivir ahora. Visto todo lo que antecede, nos encontramos con un sinnúmero de problemas: ahí tenemos el latrocinio, las violaciones y el crimen. Esto también es real y verdadero; todos lo sabemos. Y cuando estos señores reivindiquen sus derechos, habrá que reflexionar sobre las razones que nos 398

expongan, y si esos perpetradores aberrantes consiguen convertir en ley sus propósitos, los desmanes de la Humanidad, terminarán siendo mucho peores que el desorden de los tigres, panteras y leones. Dada la circunstancia que nos rodea, pienso que todo se andará. Pues hace unos días me decía una cirujana famosa en Asturias que la palabra «represión» no estaba en su diccionario, y como no se repriman nuestros instintos salvajes, una cultura sin moral puede darnos criminales inteligentes.
Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 17-Abril-1997

399

400

APÉNDICE

401

402

SUMARIO

1.- SEGUNDA ENTREVISTA EN RADIO SALUD DE BARCELONA, EL 4 DE FEBRERO DE 1.996 2.- ¡QUIEN FUERA HUMILDE! 3.- PARA SOR LUCÍA EN SU 89 ANIVERSARIO 4.- PARA SOR LUCÍA, EN SU NOVENTAANIVERSARIO 5.- PARA MARÍA DE FÁTIMA BLANCO COLAO 6.- PARA MARÍA DE FÁTIMA BLANCO COLAO (en el día de su Bautismo) 7.- PARA LA HERMANA LUCÍA CON MOTIVO DE LA NAVIDAD 8.- LECTURA PIADOSA 9.- PARA EL RVDO. P. RODRIGO MOLINA, L.D. 10.- EL DOLOR 11.- BENDITA GRIPE 12.- PARA NUESTRA DOCTORA, CONCEPCIÓN LÓPEZ FERNÁNDEZ 13.- AMOR Y RELIGIÓN

403

404

1.- SEGUNDA ENTREVISTA EN RADIO SALUD DE BARCELONA, EL 4 DE FEBRERO DE 1.996
1ª.- ANTONIO COLAO: ¿Por qué después de regresar de Brasil, donde sabemos que estuvo once años como emigrante, ha decidido escribir cuatro libros sobre temas de religión, ética y moral? - He venido a España para divulgar el bien y vivir más pobre, porque estoy convencido de que la opulencia y el bienestar social en que vivía son totalmente incompatibles con la santidad a la que todos somos llamados por Jesucristo, y todo lo que no está permitido en los Evangelios nos conduce al pecado y a la desazón, es decir, que nosotros mismos vamos elaborando el camino espinoso por donde luego tenemos que pasar. Tenemos una hija psicóloga y siempre nos dice que más del 90% de los pacientes que recibe con problemas psíquicos, sólo necesitan liberarse del pecado. Y esto mismo ocurre con tantos males como nos acechan a nivel nacional. Tengamos en cuenta que la descristianización que se propugna en España desde que nos gobiernan los socialistas ateos, es el fruto de la droga, del hedonismo, del divorcio, de la corrupción y, lo que es peor, del crimen abominable que los abortistas llaman interrupción del embarazo.

405

2ª.- Y ,¿qué haría usted para evitar que las mujeres no abortaran? - Después de penalizar lo que el Concilio Vaticano II ha calificado como crimen abominable, construir residencias de maternidad en lugares recónditos, asistidas por religiosas, médicos y enfermeras, donde pudieran ingresar de forma encubierta y gratuita, con unos meses de antelación si así lo desearan, todas las futuras madres que rehusan el hijo. Y todos estos niños a los que un gobierno digno podría salvarles la vida, podrían ser adoptados por tantos matrimonios como los desean, haciendo anuncios en la TV y presentándolos en pantalla. Pienso y creo que vale más gastar el dinero en salvaguardar la vida de los inocentes que dispendiarlo para sufragar los gastos que originan los 45.000 abortos que se practican en España cada doce meses. Más de 2.000 millones de ptas. Me gustaría que alguien me respondiera si es mejor pagar para matar o para salvar vidas humanas e inocentes. ¿Comprende ahora por qué estamos tan mal y cada día estaremos peor si esto continúa?. 3ª.- En el último libro que acaba de publicar PRUEBAS DE LA EXISTENCIA DE DIOS-, y que nosotros pondremos a la venta el próximo día X, ¿qué destacaría más?. - En primer lugar, la sinceridad y la convicción absoluta con que lo escribí, y después las pruebas científicas y teológicas, donde se demuestra que Dios existe. 406

Nosotros, los católicos, tenemos una fe racional con bases fundamentales, mientras los ateos, con el mayor respeto para ellos, no tienen prueba ni fundamento ninguno para decirnos que Dios no existe. ¿Cómo lo saben? ¿Quién se lo ha dicho?. Sabemos que la ciencia está muy avanzada, y el hombre se jacta y presume de haber llegado a la luna, es decir, que ha conseguido distanciarse de la tierra un segundo y cuarto a la velocidad de la luz, mientras el astro más lejano detectado hasta hoy -Quasar PKS-, se encuentra a 15.000 millones de años-luz. Y uno se pregunta: ¿Dónde termina el universo y quién conduce esas bolas gigantes a velocidades que alcanzan los 276.000 kilómetros por segundo, como ocurre con algunas estrellas. ¿Es que no se convertiría el cosmos en una hecatombe si faltara el Chófer que lo conduce?. Y, ¿quién es ese chófer, sino Dios?. Por eso el premio Nobel de Física, Alfredo Kastler, declaraba en agosto de 1.968: «La idea de que el mundo, el universo material, se ha creado él mismo, me parece absurda. Yo n o co nc i b o un m u nd o s i no c on un C re ad or, po r consiguiente, Dios. Y Newton, hablando del cosmos dijo: «Hay que reconocer la voluntad y el dominio de un Ser inteligente y poderoso». 4ª.- En su libro nos pone como ejemplo a un matrimonio que tiene apadrinados cien niños en el Tercer mundo. ¿Cree usted que no se pueden hacer obras mejores con ese dinero?.

407

- Creo que no. Dios nos dice que la más importante de todas las virtudes cristianas es la caridad, y sabiendo que con cinco mil pesetas por mes se consigue alimentar un niño, vestirle, alfabetizarle hasta conseguir el grado de EGB, catequizarle para que pueda conocer a Dios y conducirse en la vida como un verdadero cristiano, amén de enseñarle un oficio, es una obra de caridad que nadie puede hacer mejor con menos trabajo y menos dinero para el padrino. Y esto nos lo ponen al alcance todos los misioneros y seglares que trabajan con mucho sacrificio y abnegación en el Tercer Mundo. Piense que todos estos niños están sentenciados a morir de hambre, y los que consigan sobrevivir, serán delincuentes forzosos y ateos, no tienen otra solución. Y el Evangelio que a esto se refiere, condena taxativamente a los que pudiendo cumplirlo no lo hacen: «Apartaos de Mi, malditos, al fuego eterno, porque tuve hambre y no me disteis de comer...». Etc. Y acerca de lo mismo nadie puede excusarse de no tener. Recordemos a la viuda que sólo tenía dos monedas y las entregó, y esa fue la que más dio de todos. Es necesario tomar conciencia de nuestra responsabilidad cristiana, pues cinco mil pesetas se pueden ahorrar todos los meses, dejando de fumar unos pitillos, absteniéndose de unos cafés en los bares, economizando un poco en las llamadas telefónicas, teniendo un vestido menos en el armario, comiendo con un poco más de sobriedad, dejando de ir al restaurante una vez por mes, y un largo etcétera de gastos superfluos que, lejos de beneficiarnos, pueden ser nocivos para la buena salud del cuerpo y condenatorios para el alma. 408

5ª.- ¿Tiene usted apadrinado algún niño?. - Sí, claro, los tenemos mi esposa, mi hija, mi yerno y yo. Y cuando llegan las Navidades y les hacemos un ob s eq ui o , en s egui d a n os m an dan car t as qu e n os conmueven, pues como ya les conocemos a través de la fotografía que nos mandan las misioneras y también una síntesis biográfica que nos envían de cada uno, las cartas nos impactan sensiblemente y nos incitan a buscar más recursos para apadrinar más. Si me permite le leeré el contenido de dos cartas que nos escriben desde los Andes de Perú, que dicen así: «Queridos padrinos: Estudio 4º grado de primaria. La hermana religiosa dice que me darán un oficio si ustedes siguen pagando las cinco mil pesetas por mes. Quiero ser mecánico. No me abandonéis, rezo todos los días por vosotros, rezad por mis papás; los dos murieron leprosos. Muchos besos.» Hay otra que también me quedó grabada para siempre. «Queridos padrinos: Os envío una fotocopia de la Virgen de Fátima, y a Ella le pido todos los días por vosotros. Tengo miedo de que me olvidéis. Con las misioneras estoy muy bien. Me enseñan a rezar y a escribir y leer. No tengo más familia que las misioneras. Ellas me dicen que tengo una madre muy buena que es la Virgen de Fátima, pero mis papás murieron tuberculosos de hambre. Muchos besos y abrazos, padrinos».

409

6ª.- Antonio, ¿qué concepto le merece Juan Pablo II?. - Desde hace unos 500 años, todos los Papas han sido un ejemplo para toda la Humanidad, pero, Juan Pablo II, n a da n d o s i em p r e c o nt r a t o d a s l a s c o rr i e nt e s universales que propugnan el hedonismo, el divorcio, la corrupción, el abort o y l a des cri s t iani z aci ón, ha conseguido aumentar el número de católicos en unos cien millones, y no solamente por la virtud de la fortaleza, por la genialidad de su cerebro, por el carisma personal que le caracterizan como un líder gigante, sino más bien y, sobre todo, por las siete horas diarias que dedica a la oración y a la penitencia, y esto lo sé de fuentes muy fidedignas, y «como todo lo puedo en Aquél que me conforta», Juan Pablo II todo lo puede con Cristo Jesús. Pienso que la historia lo registrará como el Papa máximo y como un santo gigante. Y esto es causa de que tantos le odien y quieran enterrarle vivo. La dignidad con que representa a Cristo en la Tierra, le va llevando día a día por el mismo camino de Jesús: «Si no fuerais del mundo, el mundo os odiará como me odiaron a Mí, y no quiera ser más el discípulo que su Maestro». El Evangelio nunca falla, y aquí aparece también su evidencia. 7ª.- Antonio, ¿pertenece usted a algún partido político?. ¿A quién va a votar?. - No pertenezco a ningún partido político porque todos se distancian mucho de los preceptos de Jesús. Pero todos los católicos tenemos el deber de votar al menos 410

malo, y como los comunistas y socialistas están unidos para conseguir el aborto libre y terminar con la enseñanza religiosa y con la religión, no tenemos más opciones que el Partido Popular. Y esto lo ha dicho claramente Juan Pablo II con palabras que cito de memoria: “Cuando existen dos partidos abortistas y el católico, no tengo otra opción, tiene el ineludible deber de votar al más r es t r i c t i v o” , y co m o es t e e s e l P a rt i d o P op ul ar, obedeciendo al Papa y a mi propia conciencia, estoy comprometido a darle el voto al señor Aznar y a sus colaboradores. Bien sé que gobernarán desoyendo al Papa y con el Evangelio cerrado, pero confío en que mejorará la libertad de enseñanza religiosa, no tratarán de descristianizarnos porque hay gente en ese partido muy cristiana, tendremos menos corrupción, y en el supuesto de continuar con el aborto legislado hasta hoy, dejará de ser un coladero infame donde los tres supuestos se vulneran todos los días. Los terroristas tendrán menos posibilidades de matar, crecerá un poco el empleo, mantendrán las pensiones, como lo tienen prometido, y espero que no pongan ladrones en los cargos preponderantes del Gobierno, lo que viene sucediendo hasta ahora y todos lo sabemos, así, pues, con poca ilusión y más bien con tristeza, ya sabe a quien pienso votar. 8ª.- Antonio, como católico, ¿se siente conservador o progresista?. - Siempre creí que el verdadero progreso es el crecimiento espiritual y material, es decir, el bienestar de todos los seres humanos, el respeto a la vida, la unión 411

indisoluble de los matrimonios juntos con sus hijos, el trabajo para todos, la punición de los transgresores de las leyes, la solidaridad con los hambrientos del Tercer Mundo, el diálogo que debiera de sustituir a las armas y las guerras, la paz y la justicia que todos anhelamos, etcétera, etcétera. Y ahora resulta que el progreso es la riqueza usurpada por los gobernantes, el aborto libre, el divorcio, la separación de las familias, la carrera armamentista de los países más desarrollados, la permisividad de las leyes para que puedan seguir matando impunemente, los cien mil niños que mueren carnisecos de hambre todos los días, la droga, el hedonismo o amor libre que nos lo meten por los ojos todos los días, y resulta que con este progresismo que propugnan los repúblicos, el mundo está perdiendo la ilusión de vivir y en las cárceles ya no caben más presos. Y si todo esto es el progreso, yo, gracias a Dios, todavía no estoy loco y sigo siendo de los llamados conservadores. Y viviré siempre subordinado y obediente a mi Salvador, porque, «pasarán el cielo y la tierra, y Mis Palabras no pasarán». Y como voy a morirme, «¿de qué me sirve ganar todo el mundo si pierdo mi alma?». Concretando: Si cien mil actos eran pecado cuando Cristo resucitó y subió a los cielos, esos mismos cien mil actos siguen siendo pecado hoy, por más vueltas que les quieran dar. Siendo así, cómo quiere usted que me sume a los progresistas, católicos o ateos, cuando Jesús Dios nos dice: «Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la 412

puerta que lleva a la perdición, y son muchos los que por ella entran. ¡Qué estrecha es la puerta que lleva a la vida, y cuán pocos los que dan con ella». «Muchos serán llamados y pocos los escogidos». Persuadido por estas terminantes palabras de Dios, me suena a música celestial los sermones que predican los sacerdotes progresistas, mostrándose benévolos con los fieles para animarles a seguir viviendo la vida mundana. Pues el gran Doctor de la Iglesia universal y de la Mística, pensador, poeta, y una de los mayores gigantes de la santidad, San Juan de la Cruz, nos dice de forma taxativa y convincente lo que viene al unísono con los preceptos de Jesús: «Si en algún tiempo, hermano mío, le persuadiere alguno, sea o no prelado, doctrina de anchura y más alivio, no la crea ni la abrace aunque se lo confirmen con milagros, sino penitencia y más penitencia y desprendimiento de todas las cosas. Y jamás, si quiere llegar a poseer a Cristo, le busque sin la cruz». Y termino preguntando a los señores radioyentes: «¿Quién tiene razón, los llamados progresistas o Dios y los verdaderos intérpretes del Evangelio como San Juan de la Cruz?.

* * * * *

413

2.- ¡QUIEN FUERA HUMILDE!
Nunca serás mayor en tu grandeza, que al confesar tu poco valimiento, si lo haces compungido y con pureza, sin darle vanagloria al desaliento. La vida nos enseña la humildad, cuando más dolorosa frustración, y nos llena de magnanimidad; de una fuerza sublime, y de razón. Cuando Dios nos concede gallardía, ese don sólo a Él le pertenece, y no puede servirnos de ufanía, porque el más pequeñuelo la merece. El orgullo nos aisla y divide, es soberbia que merece condena, para que tu conciencia no se olvide, que le haces a Dios una faena. Practica la humildad y mansedumbre, y glorioso será tu desenlace, porque pronto llegarás a la cumbre, siendo Dios quien contigo se complace. Vive con desconfianza de ti mismo, y da por merecido el desconsuelo, cultiva la alegría y optimismo, pensando así en la gloria y en el cielo. 414

La experiencia nos dice que el humilde, le da gracias a Dios por todo trance, y conoce muy bien que no hay un tilde que no sirva de gloria y más avance. Con la humildad se quiebra la dureza, el ánimo se encuentra en su medida, se normaliza en Dios nuestra cabeza y el Espíritu Santo nos da vida. La grandeza está siempre en la humildad, el orgullo repugna y no es cristiano, es el fuego que quema la piedad, y le convierte al fiel en un pagano. Pero si es humildad con ufanía, rebuscada queriendo aparentar, se le está adicionando hipocresía, a la altivez que se quiere ocultar. El humilde se conforma con todo, y cree tener más que se merece, le da gracias a Dios por su acomodo y nada de nadie le apetece.
Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 9-Septiembre-1996

415

3.- PARA SOR LUCÍA EN SU 89 ANIVERSARIO
Cómo han pasado los años, cómo se esfuma la vida, y con tantos desengaños el alma está conmovida. Ochenta y nueve veranos, más de cuarenta entre rejas, exhortando a sus hermanos, con postales y tarjetas. Siempre sencilla y prudente, siempre fiel a su labor, siempre amable y sonriente, siempre ocultando el dolor. Siempre adorando a Jesús, siempre pidiendo a María, siempre a cuestas con la cruz, y, después, Santa Lucía. Cuán gigante es su labor, ¡qué inmenso su apostolado! con un corazón de amor para que Dios sea loado. Si el mundo pudiera ver, las almas que han ido al cielo, y supiera comprender de dónde viene el consuelo, con la llegada amorosa de María sobre la encina, y la mirada piadosa llena de gracia divina;

416

siendo tres los receptores, con pureza y humildad, piadosísimos pastores con excelsa integridad. Dos volaron pronto al cielo, la Virgen dejó a Lucía, para vivir con desvelo y servir siempre a María. Lucía era imprescindible para dar a conocer lo que sería imposible si llegase a fenecer. ¿Quién hubiera publicado las Memorias de Lucía y el excelso resultado que ha visto en Cova de Iría? ¿Quién llevaría al mundo entero los mensajes de María, si no leyeran primero las Memorias de Lucía?. ¿Cuántos serán los millones que se han podido salvar, contritos sus corazones después de tanto pecar?. Compungidos al leer los escritos de Lucía, y con ellos conocer lo que nos pide María. Los Papas la obedecieron a la pastora vidente, y todos reconocieron aquel mensaje evidente.

417

Se derrumbó el comunismo, Rusia tiene religión, se practica el altruismo y llegó la salvación. Lucía fue el instrumento, de un bien inconmensurable, y la Virgen el portento de lo divino inefable. Admiro y quiero a Lucía, como un ser santo y sagrado, y le venero a María como Virgen sin pecado. Ella es la Madre del cielo, en quien pongo mi esperanza, quien me llena de consuelo, de certeza y de confianza. Un cumpleaños radiante le deseo a la Vidente, para que siga adelante con lucidez en su mente. Gijón, 22 de marzo de 1.996

418

4.- PARA SOR LUCÍA, EN SU NOVENTA ANIVERSARIO
Con amor y contento su tarjeta, el portero nos la entregó en su día, tan florida, recatada y perfecta, que a todos nos inunda de alegría. Noventa años cumplirá la Vidente, este mes de marzo, y el día veintidós, y es gracia del Cielo, como es evidente, que lleva ochenta consagrada a Dios. Su cuerpo cansado de tanto quehacer, su mente estresada de tanto escribir, siempre arrodillada desde el amanecer, ya estará saciada de tanto vivir. ¡Cuánta alegría le espera en el cielo!, con ángeles, santos, Jesús y María, y todos sus deudos llenos de consuelo, pudiendo abrazarse a la hermana Lucía. Después de una vida llena de humildad, con gracia y pureza rezando rosarios, mandando misivas a la humanidad, que piden consuelo por tantos calvarios. Son muchos millones las almas salvadas, que al Cielo llegaron, gracias a Lucía, y más las que faltan de su Madre amadas, leyendo mensajes de Santa María. 419

Y este es el fermento que baja del cielo, a los fieles santos que hacen oración, que inmolan su vida con tanto desvelo y entregan su alma y su corazón. Así fue Lucía en su larga historia, honrando a la Iglesia y a la Humanidad, sufriendo en su vida y dándonos gloria, acreciendo el mundo de la cristiandad. Más pura y más casta que es esta Vidente, no hay otra en el mundo que gane a Lucía, porque era pastora, niña e inocente, cuando con sus primos les habló María. Y es con la pureza, candor y humildad, que Dios nos abraza con gracia y amor, y es con la soberbia, pecado y maldad, que al hombre condena con fuego y terror. Estos pensamientos que escribo sinceros, bien sé que Lucía los comprenderá, y aunque sean muy vanos y un poco fuleros, como ella es tan santa me perdonará. No puedo terminar sin desearle, que cumpla los noventa y muchos más, para volver a verla y siempre amarla, por las cien cartas que guardo en un cabás. El gozo y alegrías que me han dado, es una deuda que nunca pagaré, y le tengo un rosario dedicado, El que siempre y cada día le rezaré. 420

Con estos pensamientos me despido, con mucho amor y grande dilección, y le hago conocer que yo no olvido, a la Santa que fue mi bendición.
Gijón, 16 de marzo de 1.997

421

5.- PARA MARÍA DE FÁTIMA BLANCO COLAO
COMO RECUERDO DEL BAUTIZO María fue bautizada por don Juan Blanco Oliver, y en los padres Carmelitas, hoy ha vuelto a renacer. Y en esta celebración, tan solemne y familiar, siente nuestro corazón la cohesión de un hogar. Abuelos, tíos y hermanos, amigos de bienquerencia, todos fervientes cristianos, de Asturias y de Valencia. Rafael Blanco Oliver, es padrino de María y pronto la podrá ver mocita y con alegría. Los años pasan volando, y este recuerdo entrañable, aunque se va distanciando, siempre será memorable. Julia García García, abuela, madrina y chacha, vive hoy con más alegría por su amor a la muchacha. 422

Y aunque a veces algo inquieta, agobiada en su trabajo, la quiere y cuida a la nieta, y persevera a destajo. Esperamos que su madre, nunca agradezca bastante, -lo mismo que su buen padreeste Don tan importante. Pues son dos hijos del cielo, robustos y vigorosos, que nos llenan de consuelo como dones primorosos. Hay que saber comprender, lo poco que merecemos, cómo Dios nos viene a ver, y apenas le agradecemos. No esperar la adversidad, para apreciar lo obtenido, pues ser grato es humildad, y esto nos cae en olvido. Nunca se aprecia el valor de lo mucho que tenemos, hasta que llega el clamor cuando lo mejor perdemos. Hoy es tarde de alegría, de gozo, dicha y placer, por ser cristiana María y todos juntos comer. 423

Es el Club de las Regatas, nuestro anfitrión verdadero, con carne, vino y patatas, nos sirven con mucho esmero. Y después de este convite, cada uno a su lugar, veréis cómo Dios permite nuestro tributo pagar. Porque en la vida terrena, tras el placer, desazón, un poco de angustia y pena, que sirven de corrección. Aquí la dicha no existe, y menos con lo pomposo, porque Dios se pone triste con todo lo que es gravoso. Él quiere la austeridad, la pobreza y sacrificio, vida santa de piedad y castiga todo vicio. La alegría permanente, se encuentra dentro del alma, desdeñando lo opulento y adorando a Dios con calma. Y después de esta faena, el gozo baja del cielo, porque al ver un alma buena, Dios la llena de consuelo. 424

Él nos da el ciento por uno, siguiendo su itinerario, y no perdona a ninguno mientras le ofenden a diario. Aprendamos de Jesús, camino de salvación; agradezcamos la cruz, y abajo nuestra razón.
8-Diciembre-1995

425

6.- PARA MARÍA DE FÁTIMA BLANCO COLAO (en el día de su Bautismo)
Es día ocho de diciembre del año noventa y cinco, cuando Fátima María se incorpora al cristianismo. Entra en la vida de gracia con su regeneración, y recibe el sacramento de la llamada adopción. Hija adoptiva de Dios, con su iniciación cristiana, lo seguirá siempre en pos a partir de esta mañana. Y es de nuestra fe cristiana que Cristo lo ha instituido, abriendo así la ventana para el cielo prometido. Es su principal efecto lavarla bien de pecado, erradicarle el defecto sin que haya nada manchado. Y así, la gracia infundida, en su significación, la incorporan a la vida con esta santa ablución. 426

Las tres Divinas Personas, le dan participación, de sus sagradas coronas y entran en su corazón. Ahora ya es templo vivo de la misma Trinidad, y con fundado motivo le exigen la santidad. Gracia regenerativa, virtud sobrenatural, santimonia positiva, sin pecado capital. Heredera de la gloria miembro vivo de Jesús, fuerte para la victoria, siempre adherida a la cruz. Y es el deber de su padre que viva muerta al pecado y obligación de su madre vigilarla con cuidado. Ha de vivir para Cristo, porque hoy ha muerto al pecado, y Él mismo le ha dado el visto para no ser defraudado. La elemental exigencia de este santo sacramento, es sentir en la conciencia la gracia de tal portento. 427

Y a los padres pertenece el deber educativo, haciendo que siempre rece sin excusar un motivo. Enseñar bien a María, buscar las cosas del cielo, y a vivir con alegría, siendo Cristo su consuelo. Hacerle saber a diario el bien de la castidad, la eficacia del rosario y la vida de piedad. Presentarle los caminos de los pobres pecadores, donde se van los malignos, y el valor de los honores. Hacerle ver que el placer, cuando ilícito y morboso presenta un atardecer de suplicio tenebroso. Esto en la vida presente, ¡qué será en la eternidad!, cuando Cristo, frente a frente, nos juzgue nuestra maldad. Los males del mundo entero, de toda generación, son el fruto de un pecado que fue nuestra perdición. 428

Aprendamos a vivir en justicia y santidad, si no queremos morir condenados sin piedad. Pues este mundo hedonista, corrompido y depravado, el demonio lo conquista y el infiel es condenado.

8-Diciembre-1995

(LA INMACULADA C ONCEPCIÓN ) - Gijón -

429

7.- PARA LA HERMANA LUCÍA CON MOTIVO DE LA NAVIDAD
Silenciosa y meditando, con su paciencia impecable, siempre escribiendo y rezando, nos da un ejemplo inefable. Impregnada de humildad, casta y símil de María, con esa misma bondad, nos inunda de alegría. Por eso la felicito al nacer Nuestro Señor, que siendo un niño chiquito colmó al mundo de esplendor. Esto fue el día más grande de toda generación, cuando Dios mandó adelante su Vida y Resurrección. También infundió la paz, el amor y la paciencia, a todo el que sea capaz de seguirle en obediencia. Pues su Evangelio es camino, es vida, y es santidad, ahuyenta el morbo mohíno y nos llena de piedad. 430

Y esto lo sabe Lucía, siempre lo ha vivido a diario, refugiándose en María, con penitencia y rosario. Más de cinco mil millones poblaban los continentes, y entre tantos corazones se fijó en tres inocentes: Jacinta, Paco y Lucía, los tres niños candorosos, jugando en la serranía los hizo a los tres dichosos. Cada uno con su cruz, unido a la redención, siempre serán gloria y luz, y un medio de salvación. Nada creo más evidente que la historia de María, y es mi Fe tan consistente que por ella moriría. No entiendo que alguien no crea en estas apariciones, y que haya un fiel que no vea más de un millar de razones. Sólo ignorando la historia y faltando a la oración, no se lleva en la memoria tan frecuente aparición. 431

Por eso le amo a María, en Ella está mi confianza, admiro y quiero a Lucía, y en Dios pongo mi esperanza. La vida no me interesa, morir es liberación, y es la Fe quien me profesa la eterna consolación. Pero no quiero morir, tampoco seguir viviendo, quiero que Dios me haga ir o me tenga padeciendo. Yo quiero lo que Dios quiera, Él nos da lo conveniente; quien piensa de otra manera, banaliza lo evidente. Todos quieren tener fe. La fe vive consumiendo, y para que Dios la dé, hay que vivir padeciendo. Se necesita oración, penitencia y humildad, misa diaria y comunión, limosnas y caridad. Morir antes que pecar, sentir siempre contrición, si hemos podido faltar a nuestra santa misión. 432

Distraído el pensamiento, pido perdón a Lucía, por ser el mayor portento que vio, en la tierra, María. Que Dios guarde su existencia, para el bien que sigue haciendo, llevando al mundo conciencia de que hay un cielo e infierno.

Navidad 1.995

433

8.- LECTURA PIADOSA
Hermosa es la lectura de provecho. En el cerebro ejerce su función, y el corazón se siente satisfecho si tiene el contenido devoción. Con Dios hablamos siempre al implorarle. Y con lectura pía y mesurada, Él nos habla a nosotros para amarle y fija en nuestra alma su mirada. La lectura le hace al hombre afable, cuando es lección piadosa de un cristiano y también puede hacerlo indeseable si el que escribe es mambis o es pagano. Los años y experiencia me hacen ver que la lección de libros piadosos, con frecuencia nos hacen remover los dones de misterios religiosos. Leamos lo que escribe Muniaín, el coronel ilustre y soberano, que a todos nos conduce a muy buen fin, con el mejor ejemplo de un cristiano.

Publicada en «EL COMERCIO» 1-Febrero-1977

434

9.- PARA EL RVDO. P. RODRIGO MOLINA, L.D.
Su carta en mi poder hace unos días, tan llena de valor y de confianza, inunda nuestra casa de alegrías, poniendo sólo en Dios nuestra esperanza. Nos pone a Job como modelo y Santo, el que siempre ha confiado en el Señor, sin miedo y sin temor al desencanto, porque su fe fue siempre un resplandor. Él sabía que Dios siempre es muy bueno, y que prueba las almas que más quiere, y siendo Job su siervo más ameno, la gracia dolorosa a él se adhiere. Y acepta las desgracias con consuelo, como tesoros que luego encontrará, sabiendo que el Señor le lleva al cielo, y sólo con la cruz nos salvará. También nos habla usted del buen Jesús, ¡cómo aceptó la cruz el Redentor!, colmando el universo con Su luz, y valorando el peso del dolor. Cuando el dolor penetra en nuestra alma, es dignidad del mal tan merecido, si lo hemos aceptado con la calma, después de meditarlo con sentido. Pero nunca debemos permitir que el dolor oscurezca el pensamiento, porque nada hay más triste que sufrir, si mostramos a Dios el descontento. 435

También tiene poder educativo, sabiendo enaltecerlo a lo sublime, y echando todo el mal en el olvido, devasta la soberbia y nos redime. No es el dolor que el hombre a sí se impone, el que más pesadilla nos despierta, sino el que Dios nos manda y lo dispone, para abrirle al espíritu la puerta. El fruto y alimento del amor, está impregnado en el dolor que viene, y nadie le conoce al Redentor, sin la cruz que al creyente le sostiene. La experiencia y los años me hacen ver, que el dolor trae un bien tan inefable, que a los cristianos nos hace comprender, la falta del dolor inquebrantable. Sólo en el cuerpo enfermo y doloroso, encontramos la perla de valor, la que lleva la concha en lo morboso, y muere sin gemido y de dolor. Es un hombre de Dios con Su verdad, al que ahora le escribo este poema, envidiando su esfuerzo y santidad, por esa alma que Dios hizo tan buena. Con estos pensamientos le saludo. Le agradezco su carta atentamente, y por gracia de Dios yo nunca dudo que es el padre Molina un hombre ingente.
Gijón, 1 de Marzo de 1997

436

10.- EL DOLOR
Cuando el dolor te aceche fuertemente, sabiduría divina te está entrando, porque el sufrir es siempre conveniente, si quieres ir tu alma cultivando. La mayor dignidad de la desgracia, es siempre el sufrimiento palpitante, que crea la humildad, y ésta, la gracia, quien te hace ser tu mismo, y no pedante. No es dolor que de nosotros viene, el que más martiriza el corazón, es el que Dios nos manda y lo sostiene, y lo ve el increyente sin razón. Dos reyes tiene el mundo silenciosos, Yahvé que es invisible, y el dolor, los dos son excelentes primorosos, porque a todos nos citan con amor. Nada nos llega al alma tan profundo, como el dolor que viene de lo alto, y casi lo rechaza todo el mundo, porque a nadie le gusta el sobresalto. Pero el alma no se puede extender, si le falta el dolor que la engrandece, y todo esto no se puede entender, si el gozo y el pecado la adormece.

437

El dolor nos despierta sentimientos, que son insospechados para el hombre, y que viven palpitando y atentos, pareando la pena de Aquel Hombre: el que llevó la cruz hasta el Calvario, mostrando a sus hermanos el dolor, dejando su presencia en el sagrario para ser triturado por amor. El dolor nos infunde educación, y tiene un gran poder caballeroso, nos sirve de acicate y de razón, y nos prepara un fin siempre dichoso. Pero Dios lo permite mitigar, desjuntando el dolor del pensamiento, buscando en Jesucristo nuestro hogar, y ofreciéndole a Él el sufrimiento.
Gijón - 1.996

Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 7-Mayo-1997

438

11.- BENDITA GRIPE
Enteco, abatido y muy doliente, la noche viene encima con tristeza, y si Dios no despeja mi cabeza el soneto saldrá por la tangente. Es la gripe maligna y bien patente que hace días me abruma con pereza y nada puedo hacer con la presteza que me infunde la actitud de mi mente. Pero afirmo que Dios es mi consuelo y llevo el sacrificio con amor, pues el pesar también baja del cielo, y sólo se comprende con fervor, el bien que proporciona el desconsuelo si el alma lo recibe con ardor.

Gijón - 1996

439

12.- PARA NUESTRA DOCTORA, CONCEPCIÓN LÓPEZ FERNÁNDEZ
Con donaire y agudeza natural, con compasivo amor hacia el paciente, notable en medicina general, tu despacho se te llena de gente. Es Concepción así de bien nacida, con distinción y talla soberana, que a todos los pacientes nos da vida, observando hasta el fin cada membrana. Tu gracejo nos sirve de consuelo, nos incentiva a viejos y achacosos, y esta gracia que te viene del cielo, cuando creas, te postrarás de hinojos. Son los dones que Dios te ha concecido, para aliviar al sabio e indigente, y no debes dejarlo en el olvido y ser ante el Señor indiferente. A Él lo estás sirviendo cada día, en los caídos que tanto Cristo amó, y al hacerlo con sabia gallardía, el mismo Creador te reclamó. Los años y dolencias te harán ver, que Dios te acarició con Su mirada, y en ese refulgente amanecer, te sentirás dichosa y de Él amada. 440

Si tú sabes lo bueno que es Jesús, y que ha muerto por darte salvación, nunca puedes dejarle en el transluz y tienes que llevarle al corazón. Nada existe más grande que la fe, es el don que más llena la esperanza, y aunque el Dios que la expone no se ve, nos llena de alegría y de confianza. Tu grandeza, elegancia y humildad, tu talento vibrante y chispeado, te llaman a la gloria y santidad y a renunciar al mundo y al pecado. Dios te ha dado aptitud sobresaliente, para hacer ese bien tan honrable, el que han hecho los santos tan ingente, adorando a ese Dios tan inefable. Visita las iglesias día a día, confiesa los pecados a un buen padre, dialoga un rato grande con María, y ya verás lo buena que es tu Madre. A Dios le pido siempre por tu bien, por hallarte en los templos del cristiano, por la fe de tu consorte también, para hacer que sea santo y nuestro hermano.
Gijón, 8 de Mayo de 1.996

441

13.- AMOR Y RELIGIÓN
Sediento del amor es el vivir, y es deseo del hombre siempre amar. Pues el alma se tiene que nutrir, amando y siendo amada al despertar. Para ahuyentar el miedo de morir y el gozo de poder resucitar. Efusiones que del cielo han bajado, imposible resulta enumerar, y pensando yo ahora aquí sentado, con impericia intento elucubrar, y el que no ha sido de talento dotado igualmente las pueda comprobar: Si una piedra desciende en la laguna, nos salpica y forma ondulaciones, y más amplias si cae de la luna, con fundadas y probables razones, y no encuentra el increyente ninguna, para rogarle a Dios con oraciones. No medita que ha bajado del cielo, el «pedrejón» sublime y piadoso, y sus ondas abarcan todo el suelo con la amplitud de un Dios maravilloso, que al creyente le sirve de consuelo, y le hace consagrarse al religioso. Pero esto no lo entiende la arrogancia, porque el demonio es pura altanería, y el que le abre la puerta se distancia, del Espíritu Santo y de María, por falta de oración y de constancia. 442

Por eso la soberbia no conviene, es un pecado grave y desmedido, que ensombrece la luz del que la tiene, echando a sus hermanos al olvido, y condenando a aquel que la sostiene, mientras no la confiese arrepentido. El increyente es siempre un orgulloso, el que mantiene el «yo» que no le han dado, y se muestra con todos riguroso ignorando que es un hombre malvado, y oprimiendo al hermano piadoso, hasta verle indefenso y humillado. Porque mirando a Cristo se comprende, el deber que tenemos de humildad, y esto sólo el humilde es quien lo entiende y sabe practicar la caridad con la gracia que se palpa y se siente. Es la gracia que viene de la altura, con la fuerza de un Dios tan poderoso, que puede hacer sublime la basura y convertir al acre en piadoso dejándole su alma limpia y pura. Y todo esto se puede conseguir, mirándole a Jesús en el sagrario, sabiendo que tenemos que morir, meditando Su vida en el Calvario, y ayudando a los pobres a vivir.
Gijón 15 Febrero 1997

*****

443

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful