Está en la página 1de 496

________________________________________________ 1

Caminos de Fe
2 ________________________________________________
________________________________________________ 3

Caminos de Fe
ANTONIO COLAO GRANDA

Prólogo del
EXCMO. Y RVDMO. SR. ARZOBISPO DE ASTURIAS
MONSEÑOR DON CARLOS OSORO SIERRA

Introducción
DON JULIO GONZÁLEZ GARCÍA
Ex Director de La Hoja del Lunes de Oviedo
y del Diario Región

Gijón-2007
4 ________________________________________________

CAMINOS DE FE – Antonio Colao Granda


Diseño de la cubierta: EME DIGITAL
Composición: Pascual-Antonio Blanco Oliver
Primera Edición: febrero de 2007
Depósito Legal:
ISBN:

Impresión:
Printed in Spain – Impreso en España

Este libro puede ser reproducido total o


parcialmente sin la autorización expresa del
autor.
________________________________________________ 5

ÍNDICE
Pág.

Prólogo por Don Carlos Osoro Sierra............................................ 11


Introducción. Entrevistamos a D. Antonio Colao Granda ......... 15

CAMINOS DE FE

1.- Católicos en el mundo............................................................... 25


2.- La Cruz, fuerza de Dios ............................................................ 30
3.- Todos tenemos fe ....................................................................... 37
4.- Oráculo del Señor ...................................................................... 39
5.- Siempre leyendo ........................................................................ 41
6.- Sin brazos y sin ojos .................................................................. 43
7.- Anécdotas de la Madre Teresa................................................. 47
8.- El perdón..................................................................................... 49
9.- España va mal ............................................................................ 51
10.- Respuestas .................................................................................. 53
11.- Las amas de casa........................................................................ 55
12.- Los estigmas del Padre Pío....................................................... 57
13.- Tony Meléndez .......................................................................... 59
14.- Lumen Dei está de luto ............................................................. 61
15.- Lumen Dei ya tiene Presidente General................................. 63
16.- Cruzada Mariana ....................................................................... 65
17.- La doctora que me operó .......................................................... 67
18.- La doctora Marqués................................................................... 69
19.- Adiós al P. Outeiriño................................................................. 71
20.- Murió el Padre Outeiriño ......................................................... 73
21.- Muerte de Sor Lucía .................................................................. 75
22.- Entierro de Sor Lucía................................................................. 77
23.- Diálogo entre Lucía y el Papa .................................................. 80
24.- Lucía, taumaturga...................................................................... 83
25.- ¿Cómo conocí a Sor Lucía?....................................................... 86
26.- El primer milagro de Sor Lucía................................................ 90
27.- Traslado de los restos mortales de Sor Lucía......................... 92
28.- Exhumación de Sor Lucía......................................................... 94
6 ________________________________________________

29.- Reliquia de Sor Lucía................................................................. 97


30.- Gracias, Señor Arzobispo ......................................................... 99
31.- Muertos en el Siglo XX ............................................................ 101
32.- ¿Tienes buen corazón?............................................................. 103
33.- Crimen premeditado ............................................................... 105
34.- Siempre nos perdona............................................................... 107
35.- ¡Qué sería de nosotros sin Jesús!............................................ 109
36.- Se reveló al Padre y al Hijo ..................................................... 111
37.- Matrimonio ejemplar............................................................... 113
38.- Vida monástica......................................................................... 115
39.- ¿A dónde vas?........................................................................... 117
40.- Perdono pero no olvido .......................................................... 119
41.- Hay que llevar la cruz ............................................................. 121
42.- Olvídenos Señor Colao............................................................ 123
43.- Calidad de cartas...................................................................... 125
44.- García Gasco ............................................................................. 127
45.- María Goretti ............................................................................ 129
46.- Televisión ¡qué pena!............................................................... 131
47.- Pedro Finkler ............................................................................ 133
48.- Disoluta y santa........................................................................ 135
49.- Los amigos ................................................................................ 138
50.- Madre Teresa ............................................................................ 140
51.- Mensaje del Padre Pío después de muerto........................... 142
52.- Natividad de la Virgen............................................................ 147
53.- Murió Román ........................................................................... 149
54.- El arquitecto de Dios ............................................................... 151
55.- Preservativos y embriones...................................................... 153
56.- Murió Jesús ............................................................................... 155
57.- Pena, dolor y lástima ............................................................... 157
58.- Ofreció su vida por salvar a su madre .................................. 159
59.- Los emigrantes (Padre Pateras) ............................................... 162
60.- Después de un incendio.......................................................... 164
61.- ¿Tiene Dios la culpa? ............................................................... 166
62.- Aprendió a ser paciente .......................................................... 168
63.- Políticos católicos ..................................................................... 170
64.- Pan para Irak ............................................................................ 172
65.- Murió Faustino (gran profesional, mejor persona)................... 174
66.- Aprender a vivir....................................................................... 176
67.- Una ciega admirable................................................................ 178
68.- Monjas azules ........................................................................... 180
________________________________________________ 7

69.- Así se pierden los hijos.......................................................... 182


70.- Lo conocí en Brasil ................................................................. 184
71.- El padre habló bien................................................................ 186
72.- Entonces entenderás.............................................................. 188
73.- Aprovechemos el sufrimiento.............................................. 190
74.- Santa Bárbara.......................................................................... 192
75.- Necio........................................................................................ 194
76.- El destino de Fidel Castro y de Cuba.................................. 196
77.- “El Papa no tiene razón”....................................................... 198
78.- Un Maestro ............................................................................. 200
79.- Arden los montes................................................................... 202
80.- ¿Ha muerto el franquismo? .................................................. 204
81.- Juan Pablo II ........................................................................... 206
82.- Para combatir la tristeza ....................................................... 208
83.- Pablo Azcárate........................................................................ 210
84.- Sólo por hoy............................................................................ 212
85.- Sabiduría de la Virgen........................................................... 214
86.- Contar ...................................................................................... 216
87.- Gran peregrinación................................................................ 218
88.- Jesucristo nos da la solución................................................. 220
89.- No hay otra solución ............................................................. 222
90.- Gato y rosario ......................................................................... 224
91.- Cambiamos todos .................................................................. 226
92.- Treinta hijos ............................................................................ 228
93.- Leonardo da Vinci ................................................................. 230
94.- Nuestro Arzobispo don Carlos ............................................ 232
95.- El mayor error de los hombres............................................. 234
96.- Murió Amado......................................................................... 236
97.- Don Carlos Osoro .................................................................. 238
98.- ¡Qué sueño! ............................................................................. 240
99.- Murió Argelia ......................................................................... 242
100.- Juan Manuel de Prada........................................................... 244
101.- La enseñanza de Religión ..................................................... 246
102.- La verdadera caridad ............................................................ 250
103.- Un Papa santo ........................................................................ 252
104.- San José Obrero ...................................................................... 254
105.- La limosna............................................................................... 256
106.- Una experiencia más ............................................................. 258
107.- Sólo había un testigo ............................................................. 260
108.- La Pasión de Cristo................................................................ 262
8 ________________________________________________

109.- El sida ...................................................................................... 265


110.- Desobedecer al Papa.............................................................. 267
111.- La cruz ..................................................................................... 269
112.- Quince días en Fátima ........................................................... 271
113.- El último bien ......................................................................... 273
114.- Despedida de Tino................................................................. 275
115.- En Covadonga ........................................................................ 277
116.- Quería suicidarse ................................................................... 279
117.- Un niño superdotado ............................................................ 281
118.- Haced lo que Él os diga......................................................... 283
119.- Mística ..................................................................................... 285
120.- Todo suceso es digno de alabanza a Dios .......................... 286
121.- Cosas de Jesús y su Madre.................................................... 288
122.- Sobre el Santo Padre .............................................................. 290
123.- El Santo Padre......................................................................... 292
124.- Cuántos criticaron al Papa.................................................... 294
125.- Elucubraciones sobre el Papa ............................................... 296
126.- Saber vivir ............................................................................... 299
127.- Benedicto XVI ......................................................................... 301
128.- Sin cambiar la ley ................................................................... 304
129.- José de Cupertino................................................................... 306
130.- Una familia poderosa y Sor Lucía ....................................... 309
131.- Absoluciones colectivas y aborto......................................... 311
132.- Carta a Jesucristo y al lector ................................................. 313
133.- La eutanasia ............................................................................ 315
134.- Predestinación ........................................................................ 317
135.- El rey Balduíno ....................................................................... 319
136.- El sembrador de paz .............................................................. 321
137.- Una profecía............................................................................ 323
138.- Han medido la fuerza de la oración .................................... 325
139.- “La paja en el ojo ajeno” (un Arzobispo que hace crecer la fe) ..... 328
140.- Cuatro días en Fátima ........................................................... 331
141.- La familia................................................................................. 333
142.- Respuesta a la señora Susy ................................................... 335
143.- Críticas a la Iglesia Católica.................................................. 337
144.- Fui a confesar.......................................................................... 339
145.- Dios y familia.......................................................................... 341
146.- Las tentaciones ....................................................................... 343
147.- Manso y Muniaín ................................................................... 345
148.- A los que votan aborto libre ................................................. 347
________________________________________________ 9

149.- Política y religión ................................................................... 349


150.- Lo que falta en el mundo ...................................................... 351
151.- Resumen de la historia.......................................................... 353
152.- Dios todo lo puede ................................................................ 355
153.- ¡Qué homilía!.......................................................................... 357
154.- Me sucedió en Brasil.............................................................. 359
155.- Buen padre.............................................................................. 361
156.- La unidad de España............................................................. 363
157.- Difícil de entender ................................................................. 365
158.- El Santo Padre Juan Pablo II................................................. 367
159.- Murió Su Santidad................................................................. 369
160.- La Eucaristía ........................................................................... 372
161.- Un español ha sido testigo ocular de la Muerte de Cristo ..... 375
162.- Los homosexuales.................................................................. 378
163.- Contra el hambre ................................................................... 380
164.- Tres horas en el Purgatorio .................................................. 382
165.- Le ofreció un hijo ................................................................... 386
166.- San Lorenzo ............................................................................ 388
167.- Libertad de expresión ........................................................... 390
168.- Teresa de Calcuta................................................................... 392
169.- Críticas contra la Iglesia........................................................ 394
170.- Basílica del Sagrado Corazón (obras en la iglesiona)........... 396
171.- Los mongólicos ...................................................................... 398
172.- La Inmaculada, Pío IX y Bernardette (tres días en Lourdes)...... 400
173.- Nota sobre la comunión........................................................ 402
174.- Peregrinación a Lourdes ....................................................... 404
175.- Él le salvó la vida ................................................................... 406
176.- En defensa de Jesús y María................................................. 407
177.- La iglesia de san Lorenzo y La Santina............................... 410
178.- Técnica del perdón ................................................................ 412
179.- La voz sincera......................................................................... 414
180.- Buen párroco .......................................................................... 416
181.- Cumpleaños feliz don Herminio ......................................... 418
182.- Pruebas de la existencia de Dios y evangelio de Judas.......... 420
183.- Sin modificar la ley ............................................................... 423
184.- El mal puede ser bueno, el bien puede no serlo................ 425
185.- La vanidad .............................................................................. 428
186.- Financiación de la iglesia...................................................... 430
187.- Tristeza y alegría.................................................................... 432
188.- La Virgen................................................................................. 434
10 ________________________________________________

189.- Después de la tragedia .......................................................... 436


190.- Miniconferencia para matrimonios ..................................... 438
191.- Una gran señora: María Herminia....................................... 440
192.- Satanás ..................................................................................... 442
193.- Jesús responde a las preguntas ............................................ 444
194.- Me lo contaron así.................................................................. 448
195.- La firmeza ............................................................................... 450
196.- Peregrinos en Fátima ............................................................. 454
197.- El limosnero ............................................................................ 456
198.- Por una mentira más… ......................................................... 458
199.- Ejercicios espirituales ............................................................ 460
200.- Su santidad Benedicto XVI visitará Fátima ........................ 462
201.- La Inmaculada Concepción .................................................. 465
202.- Los emigrantes ....................................................................... 467
203.- El sueño de san Juan Bosco y Brasilia ................................. 469
204.- El centro de la historia (reflexión sobre la navidad) .............. 471
205.- Carta a mi sobrina.................................................................. 474
206.- “Secretaria de Dios”............................................................... 478
207.- Dios no castiga........................................................................ 480
208.- Glosa al evangelio de los pobres.......................................... 482
209.- La voluntad de Dios .............................................................. 484
210.- La humildad tiene Brillo ....................................................... 486
211.- Don José Ortega Lara............................................................. 488
212.- Contra la Religión Católica................................................... 490
213.- El fruto de un accidente ........................................................ 492
214.- “¡Quien no está con el Papa no está con Dios!” ................. 494
________________________________________________ 11

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
PRÓLOGO  

Por el Excmo. y Rvdmo.  
MONSEÑOR DON CARLOS OSORO SIERRA  
Arzobispo de Asturias. 
 
 
Escribir unas palabras para introducirnos en
las páginas escritas por Don Antonio Colao, y que
componen el libro escrito por él, “CAMINOS DE FE”, es
un don de Dios para mí.
Desde que conozco al autor, he comprobado
que hay creyentes en los que se cumple aquella
expresión de Giovanni Papini: «Tened voluntad de ser 
más  que  hombres.  Tened  el  valor  de  ser  locos  con  esa 
locura que es sensatez a los ojos del Altísimo. No temáis la 
muerte,  sino  solamente  la  inutilidad  de  la  vida  y  la 
12 ________________________________________________

pequeñez  del  alma…  Crucificaos  con  vuestras  propias 


manos sobre el madero áspero de la humanidad si queréis 
renacer  y  hacer  que  renazcan  los  demás» (Giovanni
Papini, Cartas del Papa Celestino VI a los hombres, Ed.
Aguilar, Madrid, 1957, p. 51).
Los artículos que componen este libro, han
salido del alma de un hombre de fe, que ha pasado
horas ante el Señor presente realmente en el misterio
de la Eucaristía. Por tanto son palabras que han sido
pasadas por un corazón que ha querido ser libre en
el decir, buscando esa libertad en la soberanía misma
de Cristo sobre todas las cosas.
El libro nos narra la gran aventura que tiene
que realizar el discípulo de Cristo, para ser fiel al
Señor en su vivir diario, haciéndolo en medio del
mundo y teniendo sobre él la misma mirada del
Señor, mirada de esperanza, llena de calidez para
todos los que se encuentra en el camino, de reposada
mesura ante las diversas situaciones que uno vive y
se encuentra, ajena a toda tentación de desesperanza
por muy difíciles que sean las situaciones o las cosas
que a uno le ocurran. ¡Qué hermoso resulta ver cómo
de lo cotidiano uno sabe decir con humilde
pedagogía lo que es esencial, lo que se debe guardar
siempre y cómo hay que tener levantada la cabeza
en toda ocasión, con los ojos puestos en Dios!
“CAMINOS DE FE”, viene a recordar de una
manera sencilla a quienes vivimos en una cultura,
con una tendencia secularizadora muy grande de la
________________________________________________ 13

vida personal y de las instituciones, que es necesario,


precisamente ahora, que los cristianos no eludamos
responsabilidades, que asumamos con todas las
consecuencias la gracia de ser discípulos de Cristo y
miembros de la Iglesia.
Ante fórmulas ajenas al espíritu cristiano que
buscan siempre vida -buscan al niño, al joven, a la
mujer, a la familia- Dios coloca personas en medio
de este mundo que con sus escritos que responden a
una manera de entender y vivir la vida, nos
recuerdan esas palabras que penetran como una
espada: «Sed santos, porque Yo soy santo» (Éxodo
19, 6).

Con gran afecto y mi bendición

†Carlos, Arzobispo de Oviedo


14 ________________________________________________
________________________________________________ 15

INTRODUCCIÓN
 
 
ENTREVISTAMOS  
A  
DON ANTONIO COLAO GRANDA 

— Antonio, ¿Cuántos libros lleva publicados? 

— Teniendo en cuenta los dos que serán publicados de


inmediato, ya contamos once. También tengo escrita una
novela (Novela de un pastor con voluntad de triunfo) que
aún no ha sido publicada. En ella se encuentran incluidos
varios personajes de mi familia. Es claro que todos llevan
nombres desconocidos para el lector. Hay muchas cosas que
la vida nos reserva y no deben de ser atribuidas a nadie
conocido, criticar es muy fácil y facilísimo es equivocarse. Por
otra parte hay que tener en cuenta los preceptos de Jesucristo:
“No juzgues y no serás juzgado” (Mateo 7, 1—2, Lucas 6, 37;
Santiago 5, 9).

— ¿Esperaba usted conseguir incorporarse al gremio de 
los escritores? 
 
— Jamás me podría imaginar que llegara a tal punto,
sabiendo que con treinta años estaba muy lejos de la cultura
que puede tener un niño cuando termina la Enseñanza
General Básica.
16 ________________________________________________

—  ¿Sabe  usted  cuál  ha  podido  ser  la  motivación  del 


esfuerzo que ha tenido que hacer para conseguirlo? 
 
— Fundamentalmente creo que han sido las
humillaciones y el ridículo en el que me encontraba, cuando
por una u otra razón me reunía con jóvenes que estaban
cursando los estudios normales que se dan en las
poblaciones, casi todas las palabras que les oía me resultaban
extrañas. Yo conocía muy poco más de lo que conlleva un
vocabulario de una aldea que nada tiene que ver con el
castellano ni con el asturiano correcto. Es decir, allí
parloteábamos nuestro dialecto con palabras que se habrán
inventado para dar nombre a los objetos, y todos nos
entendíamos perfectamente, pero cuántas veces se habrán
reído de mí en la población cada vez que pronunciaba una
palabra de “las mías”. Recuerdo una vez más que las
humillaciones y el ridículo también son buenas si se las sabe
aprovechar. Narciso Irala nos dice en uno de sus libros que
“las abejas sacan miel de las flores, y los hombres podemos
sacarla de las espinas, pero esta ciencia —sigue diciendo—
está patentada en el cristianismo”.

— Antonio, usted escribe mucho en diversos periódicos 
y  revistas,  y  siempre  menciona  el  nombre  de  Jesús  y  María. 
¿Es  usted  buen  católico?  ¿Qué  es  necesario  hacer  para  ser 
buen cristiano? 
 
— No me considero buen cristiano. Tengo muchas
imperfecciones, muchos pecados veniales, y muchos más de
omisión, y tal vez algunos lleguen a ser deliberados. No sé si
esto se puede evitar en medio del mundo o sólo en una Trapa
donde entiendan con lenguaje mímico. En las palabras
ociosas se peca fácilmente, y si hablamos de críticas, el
pecado venial o grave nunca falla.
________________________________________________ 17

—  ¿Qué  es  necesario  hacer  para  ser  buen  cristiano? 


Supongamos  que  está  tratando  usted  con  una  persona  que 
cree —dice creer—y no practica. 
 
— En primer lugar hacer un examen de conciencia
meticuloso. Raer todo pecado a través de un buen confesor.
Comenzar con un mínimo de 30 minutos de oración todos los
días, prolongándolo un poco más cada mes, hasta alcanzar las
tres horas diarias, cuando llegamos ahí, se acabaron las dudas
de Fe. Ya tenemos la seguridad de llegar al Cielo algún día,
después de pasar por el Purgatorio hasta que nos hagan
santos allí, porque para mí tengo muy claro que nadie puede
ver a Dios hasta ser santo. Y somos tan contumaces que nos
atrevemos a pedirle a Dios todos los días que se haga siempre
Su Santísima Voluntad en nuestra persona (rezando el
Padrenuestro de forma rutinaria, pero ya no pedimos más
que se haga Su Santa Voluntad), ignorando que nadie nos
ama como Jesucristo, que nadie sabe lo que necesitamos y nos
conviene como Él, que nadie tiene mayor deseo de que
vayamos al Cielo directamente como Jesucristo, y Su
Santísima Madre, y encima de todo lo predicho, lo curioso es
que sólo Jesucristo nos ha de juzgar. Absurdo es que le
tengamos miedo y no nos entreguemos a Él en cuerpo y alma,
dándole siempre gracias por todo, especialmente por el
sufrimiento que nos haya enviado hasta el día de hoy, y por
todas las cruces que vayan llegando de Su prodigiosa Mano,
sabiendo que sin las cruces o tribulaciones nunca llegaríamos
al cielo. Desgraciada es aquella familia que todo les vaya bien
hasta la muerte, y más desgraciado el rico que no comparte
su riqueza con los pobres. Esto no es una opinión particular
que no serviría para nada, es Jesucristo que les anuncia el
fuego eterno por no haber dado de comer a los hambrientos.
18 ________________________________________________

Si los católicos supieran el gozo que se experimenta


entregando a los pobres todo aquello de lo cual podamos
prescindir, sin faltarnos lo necesario, nadie se ocuparía de
acumular dinero en los bancos, nadie desconfiaría de
Jesucristo y nadie tendría miedo de pasarlo mal por haber
sido generoso con los pobres, y lo curioso es que nadie se
disgustaría por perder o ganar dinero, sabiendo que todo
viene de Dios para nuestro bien. ¿Es que Dios puede
enviarnos algo por fastidiarnos? Pues o todo lo hace por
nuestro bien o Dios es malo como nosotros. Y como la
Misericordia de Dios llena la Tierra y Su Bondad ha quedado
bien “requeteprobada” en su pasión y muerte por amor a
nosotros, no puede pasar nada en nuestras vidas que no sea
para nuestro bien, pero le advierto al amigo lector, que si no
pasa de las dos horas de oración todos los días no conseguirá
conocer un poco a Jesucristo ni creer en Él con la seguridad
que nos exige, como en todo hay excepciones, cuando se trata
de personas muy ocupadas que no disponen del tiempo
necesario, el Señor lo suple con Su Gracia. Dios no pide a
nadie lo imposible. Lo imposible para nosotros Él siempre
nos lo hace posible. Tengamos en todos nuestros actos la
Presencia de Dios. Si le digo que una mirada lujuriosa puede
constituir un pecado mortal, siendo como es una invitación al
adulterio, le parecerá que exagero, pero ahí es donde empieza
la infidelidad en los matrimonios y, consecuentemente, el
divorcio. Para saber esto no es necesario ser licenciado en
Teología, la experiencia nos lo deja más claro.

— Antonio, ¿cómo va su carrera de poeta? 

— Es verdad que publiqué algunas poesías y más cien


mil versos tengo escritos, de los cuales sólo he publicado un
libro con catorce mil y el otro que publicaré de inmediato
tiene cerca de diez mil, pero les falta algo para esa
________________________________________________ 19

manifestación de belleza que se les exige a los poetas, pero sí


es verdad que en ellos se reflejan muy bien mis sentimientos,
y dejo al descubierto todas las inquietudes de mi alma.

—  Antonio  usted  estuvo  en  São  Paulo  once  años. 


Díganos a qué se dedicó y cómo le fue en esos once años. 
 
— Todo eso está escrito en la novela referida. Aquí por
más que quiera sintetizarlo no es posible dejar de omitir el
noventa y nueve por ciento.

En São Paulo, después de ser vendedor de distintos


productos para varias empresas y ver que por ese camino no
podría ahorrar dinero para volver a España definitivamente,
con subvenciones míseras del Gobierno conseguí fundar una
empresa de urbanizaciones y ventas de solares y casas. Lo
curioso es que tal vez haya sido la primera empresa que haya
practicado la doctrina económica socialista, pues todos los
empleados que tenían participaban con un tanto por ciento en
las ganancias que se distribuían cada treinta días. Siendo así,
no había nadie que no se interesase vivamente en el éxito de
la empresa.

Esto hizo que llegáramos a vender una media de 40


solares por mes, aparte de las urbanizaciones que se hacían.
Pero es de notar y dejar muy claro que ninguno de los
empleados entró a trabajar sin antes pasar por unos Cursillos
de Cristiandad, en consecuencia todos eran católicos, todos
dejaban el 10 por ciento para los pobres que atendía la iglesia,
todos iban a misa más de una vez por semana y, por qué no
decirlo, todos estaban muy contentos y rezaban para que yo
no abandonara la empresa cuando sospechaban que
regresaría a España definitivamente. Y así fue, pero antes les
vendí la empresa a todos para pagármela en cien meses
20 ________________________________________________

iguales, dejando al jefe de personal y al economista al cargo


de todo, diferenciándoles con un porcentaje en las ganancias
un poco superior al que recibían los demás empleados. Me
pagaron hasta el último céntimo en dólares y es claro que lo
fue invirtiendo en modestísimas propiedades.

—  Antonio,  le  felicito  porque  es  usted  un  hombre  con 


muchos méritos. 
 
— Si de algo tengo seguridad en mi vida es de no tener
mérito alguno. Esta seguridad me la da Jesucristo
Sacramentado, cuando expuesto el Santísimo, junto con mi
santa esposa, pasamos la noche adorándole. Jesucristo me
deja muy claro que todo es obra suya, sirviéndose de un
instrumento verdaderamente miserable. Y digo esto en
presencia de Dios con todo mi corazón. Siendo así, y lo es,
nada tengo que no sea propiedad de Dios. E ahí el craso error
de tantos hombres adinerados que creen haberlo ganado
ellos, que es suyo, y que no deben nada a nadie. Esto para mí
es una de las mayores desgracias que puede venir sobre una
familia. Esto lo describe muy bien el Evangelio: “Apártate de
mí, maldito, al fuego eterno, porque tuve hambre y no me
díste de comer, etcétera”.
 
— Antonio, ¿usted ya sabía el idioma portugués? 
 
— No sabía nada, pero se entiende pronto y luego se va
aprendido a escribir. Lo peor es que se me olvidó un poco el
castellano y tuve que estudiarlo más para que los periódicos
aceptaran mis pobres artículos, en aquella fecha no había
cartas como ahora.
________________________________________________ 21

—  Antonio  no  dirá  que  yo  no  le  publiqué  todo  cuanto 
me envió. 
 
— Así es don Julio, pero todos no piensan como usted y
como yo.

— Antonio, te deseo mucho éxito con los dos libros que 
vas  a  publicar,  y  espero  volver  a  leerlos  con  verdadera 
fruición cuando estén editados. 

— Muchas gracias, don Julio.

DON JULIO GONZÁLEZ GARCÍA


Ex Director de 
la Hoja del Lunes de Oviedo y 
del Diario Región 
22 ________________________________________________
________________________________________________ 23

Dedicatoria:

Este libro lo dedico a mi esposa


Julia García, a nuestra hija Fé Colao, a
su esposo Pascual Blanco, y a nuestros
nietos, Fátima y Antonio.
24 ________________________________________________
________________________________________________ 25

CATÓLICOS EN EL MUNDO

I
ntroducción: El Concilio Vaticano II ha
recordado a los hombres de nuestro tiempo la
urgencia inaplazable de una participación activa
de los seglares, es decir, aquellos católicos que no
forman parte del clero ni de una orden religiosa, sino que
viven en medio del mundo sin ser del mundo. Y afirma “Es el
propio Señor el que invita de nuevo a todos los seglares a que
se unan cada día más íntimamente, y a que, sintiendo como
propias las cosas de Cristo, se asocien a su misión salvadora.
Tenemos con nosotros a uno de estos seglares que ha
conseguido con mucho empeño y constancia, cumplir esta
misión específica en su vida. Don Antonio Colao Granda,
periodista y escritor por vocación, nos acompaña.

1.— Aludiendo a la cita del Concilio que acabamos de


recordar, ¿piensa usted que los cristianos hemos respondido
satisfactoriamente a la llamada del Concilio?

Infelizmente, los cristianos en medio del mundo —aquí


en España— no hemos respondido bien cuando se proyectó
el divorcio, cuando el partido de la oposición nos dijo que
tendríamos aborto si conseguían llegar al poder y, la
respuesta de millones de católicos ha sido votarlos, subirlos al
poder y aceptar lo que nos habían prometido: aborto libre y
costeado por católicos y ateos. He dicho libre porque tengo
una hija psicóloga y cuando alguna joven llega llorando por
haber abortado y nuestra hija le pregunta a cuál de los tres
26 ________________________________________________

supuestos se acogió para abortar, la respuesta es esta:


“Éramos ocho en la clínica privada y no nos han preguntado
nada, eran médicos muy atentos y no nos han puesto ningún
reparo. A las que estábamos de tres meses nos cobraban
50.000 pesetas, las que estaban de seis o más les cobraban
80.000, y así sucesivamente”. La llamada del Concilio
Vaticano II es desconocida por completo para la inmensa
mayoría de los católicos.
La televisión “basura” invadiéndonos con programas
prostituidos, pornográficos, criminales, y llevando a la
pantalla a todos los sacerdotes que se han casado o que
reniegan de la fe en Dios, y mejor si cogen a un obispo;
igualmente la radio, la prensa y las revistas del corazón; todo
en suma, es la campaña que nos vienen haciendo desde que
los socialistas llegaron al poder y, consecuentemente, la
descristianización de España, la que antaño ha sido la reserva
espiritual de Occidente. Esta ha sido la respuesta que han
dado al Concilio ateos y millones de cristianos. Triste, pero
verdad.

2º.— Usted ha vivido en Brasil. ¿Notó usted allí una


vivencia más entusiasta de la fe, especialmente en los
seglares?

En Brasil hay mucha corrupción, pero la gente es más


humilde y más crédula. No hay ningún síntoma de aversión a
la Iglesia ni a Dios, al contrario, emiten muchos programas de
religión y llevan obispos buenos y grandes personajes
católicos a la televisión. No existe esa inquina que se puede
palpar en España, y me parece oportuno recordar lo que nos
dijo un vicepresidente de gobierno en España: “Si nosotros
gobernamos España, en pocos años no la conocerá ni la
madre que la parió”. Y así ha sido.
Es claro que noté allí una vivencia más entusiasta de la
fe. Les pondré un ejemplo: Allí, en São Paulo, hice por
segunda vez los cursillos de cristiandad, necesitaba conocer a
los sacerdotes y dirigentes para poder llevar gente a los
________________________________________________ 27

cursillos, y ¿sabe cuál era mi problema? Las pocas plazas que


me concedían para los muchos jóvenes que venían a mí
rogándome que les concediera una plaza. Entre ellos había
ladrones, criminales, artistas famosos, periodistas que
trabajaban en la televisión, etcétera, pero nunca
conseguíamos plazas para todos; todo lo contrario de lo que
sucede en España, donde no conseguimos gente para los
ejercicios espirituales.

3.— ¿Qué trayectoria ha seguido usted en su labor


periodística?

En mi labor periodística he sido inducido por un escritor


que ha sido superior provincial de los jesuitas, don Gregorio
Sánchez Céspedes, me lo presentaron hace unos treinta años,
nos hicimos amigos, después le trasladaron a Salamanca y
nos comunicábamos a través de cartas. Hice con él los
ejercicios de San Ignacio de Loyola por correspondencia, y
pronto me dijo que tenía dotes de escritor, y que no dejara de
escribir un folio todos los días, pues él no dudada que podría
hacer mucho bien con la pluma; al decirme todo esto un
escritor de mucho prestigio espiritual, me entusiasmé y
enseguida envié una carta al diario “Región”, la sorpresa fue
grande viendo que la habían retenido unos días para
publicármela el día de mayor tirada, el domingo y en la
última página. Desde aquella fecha no dejé más de escribir en
los periódicos.
También escribí unos noventa mil versos de tema
religioso y moral, de los cuales sólo publiqué catorce mil, los
otros, inéditos, los dejo para la hija y los nietos, si algún día
quieren publicarlos. Al día de hoy llevo unos tres mil
artículos publicados, en unos veinte periódicos regionales y
poquitos en ABC y otros rotativos nacionales. La trayectoria
periodística que siempre he seguido es la ética, la moral y la
religiosa. También algunas sátiras políticas que han dado
lugar a polémicas continuadas.
28 ________________________________________________

4.— ¿Cómo compagina su trabajo y la vida de oración?

Compagino mi trabajo y la vida de oración con mucho


gusto, especialmente la vida de oración. Me levanto a las
ocho de la mañana, hago una porción de novenas a San José,
a la Virgen, a San Francisco Javier, a la beata Jacinta de
Fátima, a la Virgen de Fátima, etcétera. Después desayuno,
hago la lectura religiosa sirviéndome de las biografías de
santos. Seguidamente me aseo y entro en la iglesia a las
nueve y media para asistir a la misa de once, rezo cinco
rosarios antes de la misa, y después de comulgar me quedo
en acción de gracias quince minutos; llego a casa antes de las
doce, leo los periódicos, almorzamos y me acuesto a dormir la
siesta una hora; por la tarde resuelvo problemas relacionados
con los bancos o con la administración de algunas
propiedades que tenemos, y como todo esto basta con hacerlo
una o dos veces cada semana, todas las tardes libres escribo.
Por la noche me reúno con la familia para rezar y dialogar
una hora, y a las doce de la noche nos acostamos todos.

5.— ¿Qué significa para usted el Año del Rosario y la


carta apostólica de Juan Pablo II?

Juan Pablo II está catalogado por los hombres más


expertos en Religión como el Papa más importante de los
últimos siglos, y su ilustre biógrafo, George Weigel, nos dice
que desde San Pedro hasta el día de hoy no ha habido otro
Papa tan ingente como él en múltiples aspectos. Creo que esto
lo demuestran las trece encíclicas que lleva publicadas, los
innumerables documentos, las cartas pastorales, los 93 viajes
que ha hecho al extranjero y las decenas de millones de fieles
y ateos que lo han coreado y aplaudido.
Y lo más importante para mí es la santidad de este Papa,
la que también se puede ver en la carta apostólica a la que
usted alude.
El año del Rosario creo que es de trascendente
inspiración para extender el Reino de Dios y conocer mejor a
________________________________________________ 29

su Santísima Madre, la Virgen María. Esa SEÑORA que le


salvó la vida a Juan Pablo II, y que él ha puesto en sus manos
toda su vida y todo su ser.

6.— ¿Considera importante que los jóvenes católicos


hagan acto de presencia eficaz en los medios de
comunicación?

Considero importantísimo que los jóvenes católicos


hagan acto de presencia en los medios de comunicación.
Tantas veces se ha dicho que el futuro de las naciones son los
jóvenes. Y qué feliz futuro si todos fueran católicos, basta con
decir que “el principio de la sabiduría es el temor de Dios”. Si
esto lo dice Dios en la Biblia merece la pena meditarlo,
porque nos deja claro que los que no creen en Dios no han
llegado todavía al principio de la sabiduría por más sabios
que se crean.
Fijémonos bien en esos hombres de ciencia que
presumen de descubrimientos y de ser modernos, los mismos
que algún día serán juzgados por la historia como criminales.
¿Qué es el aborto? ¿Qué es la clonación? Son crímenes. ¿Se
puede dar lugar a una vida para victimarla después
extrayéndole sus órganos para implantarlos en otro ser
humano? Más claro, ¿se puede matar a un hombre con la
esperanza de que otro viva? Pues esto es lo que hacen los
hombres sin Dios. El motivo es claro: no han llegado al
PRINCIPIO DE LA SABIDURÍA.

Entrevista realizada al autor por la


emisora Radio María de Barcelona en
febrero de 2003
30 ________________________________________________

LA CRUZ, FUERZA DE DIOS

I
ntroducción: Sin duda no es algo nuevo el temor
que las personas sentimos ante la cruz,
entendida como el conjunto de dificultades que
hemos de superar en la vida. Pero lo interesante
es compartir la experiencia de una persona que ha querido
abrazar de corazón estas cruces, para mejor seguir e imitar a
Jesús, nuestro Salvador. Hoy nos encontramos con don
Antonio Colao, un padre y hasta abuelo de familia, escritor y
periodista de vocación, que tiene cosas importantes que
decirnos:

1.— A pesar de que en lo material y en lo espiritual no le


falta nada, ¿podríamos decir que su vida ha sido y es hoy
fácil, que se lo dieron todo hecho?

Mi vida nunca ha sido fácil. Mis padres eran labradores


y necesitaban de nuestra colaboración en las faenas del
campo. Es verdad que tenían buena ganadería y muchas
propiedades rurales, pero nada estaba mecanizado en aquella
época y casi todo lo hacíamos con los aperos más arcaicos que
ningún joven puede imaginar. Y encima de todo esto,
también sufrimos la Guerra Civil, el hambre y la miseria.
Nuestro padre estaba luchando con los defensores de Oviedo
y ninguno de los trece hermanos sabíamos si estaba vivo o
muerto. Nuestra madre se pasaba la mitad de las noches
llorando y rezando por él.
________________________________________________ 31

Cuando terminó la guerra pudimos abrazarnos todos a


nuestro padre y sentirnos totalmente felices, pero ¡ay! qué
poco dura la felicidad, y un año después nuestra madre era
víctima de una nefritis. Así, huérfanos de madre fuimos
creciendo casi abandonados y casi analfabetos. Había, sí, una
escuela rural a tres kilómetros de distancia, pero los
quehaceres de la aldea nos impedían ir a la escuela. También
es verdad que algunas veces en el invierno nos faltaban
paraguas para poder salir lloviendo.

2.— Todos tenemos cosas no tan buenas en nuestra


vida, de las que nos arrepentimos. Y, sin embargo, solemos
llevarlas como un peso cargante y amargo toda la vida. ¿Será
que no tenemos fe en el perdón total de Dios?

Pienso que cualquier católico con un mínimo de cultura


religiosa no desconfía del perdón de Dios porque el
Evangelio es clarísimo en este tema: “¿Cuántas veces tengo
que perdonar a mi hermano? ¿Siete veces?”. “Yo no digo
siete, sino setenta veces siete?”. Es decir, siempre que el
pecador se arrepienta y confiese sus pecados contritamente.
Pero este perdón que Dios nos concede siempre no quiere
decir que no tengamos que resarcir esos pecados. Por eso se
ha dicho muchas veces que “en el pecado llevarás la
penitencia”. Es decir, yo robo en un comercio mil euros, el
sacerdote —confesor— me manda restituir el daño al
comerciante, y éste también puede perdonarme y guardar el
secreto, pero lo justo es que le devuelva el importe robado y
lo que ha perdido de ganar el comercio durante el tiempo que
ha tenido que prescindir de los mil euros. Y si se trata de un
daño moral, como puede ser engañando a una joven hasta
hacerla caer en pecado mortal, eso no se puede resarcir con
dinero, sino con los sufrimientos que Dios nos envía y las
penitencias que nosotros hagamos voluntariamente. Creo que
ese puede ser el peso cargante y amargo que razonablemente
nos acompaña toda la vida, purificándonos para comparecer
un poco más limpios el día del Juicio Final.
32 ________________________________________________

3.— Algunas personas, ante acontecimientos duros y


aparentemente “injustos”, se rebelan contra Dios y dejan de
practicar la religión. Usted perdió a su hijo en un accidente
de tráfico. ¿Cómo reaccionó?

Las personas que se rebelan contra Dios, creen rebelarse


contra el Dios verdadero, pero, en realidad, se rebelan contra
un dios que ellos han imaginado a la medida de sus
necesidades, porque el Dios único y verdadero no puede
hacer nada por fastidiarnos, sólo nos envía correcciones
fraternas para obtener de nosotros el Santo Temor y la
humildad; preciadas virtudes que nos conducen a la santidad
y, consecuentemente, al cielo.
¿Cómo reaccioné con la muerte de nuestro hijo en un
accidente de tráfico? Es increíble. Él era la ilusión de mi vida,
como lo es ahora nuestra hija y mi esposa. Pero, cuando
estudiaba el tercer año de Derecho, me dijo que lo suyo era el
cine, traté de persuadirle para que no entrara en ese
pecaminoso huracán, pero como ya llevaba vistas centenas de
películas y se sentía muy apto para esa carrera, me dijo:
“Papá estoy dispuesto a quemar la vida para hacer la carrera
de director de cine y teatro”. Hablé sobre este tema con el
fundador de Lumen Dei, padre Rodrigo Molina, y me dijo:
“Antonio, usted no puede hacer nada por su hijo. Los jóvenes
de hoy toman decisiones que sólo Dios se las puede impedir,
y son muy capaces de dormir debajo de un puente para
salirse con las suyas, de manera que lo único que puede hacer
usted es rezar para que salga del cine”.
Permítame que les diga que nuestro hijo lo había dotado
Dios de una inteligencia y una elegancia singular, baste con
decir que con 14 años ya empezó a escribir en los periódicos
regionales sobre temas de cine; y un año después de empezar
la carrera de cine y teatro le dieron el diploma como director
de ambos espectáculos, lo que llegamos a saber después de su
muerte al entregarnos todo lo que tenía en su habitación.
Tampoco nos dijo nada cuando iba a ser contratado para
________________________________________________ 33

trabajar en la película titulada “Jóvenes actuales”. Él ocultaba


todo esto para no entristecernos más. Entretanto, mi esposa,
nuestra hija y yo, rezábamos, rezábamos mucho para que
saliera del cine, pese a que nuestro hijo era católico y muy
devoto de la Virgen de Fátima, donde confesó un mes antes
de morirse. Pues había estado con Sor Lucía (la vidente de
Fátima) diez veces y lo hemos visto sobrecogido cuando la
religiosa salía para recibirnos en el locutorio, pero nosotros
sabíamos que terminaría envuelto en esa lujuria en que
suelen vivir las artistas de cine y teatro, y Dios que es muy
bueno prestó atención a nuestras oraciones y nos lo sacó del
cine para que no se condenara. Por eso le agradecemos la
muerte de nuestro queridísimo, sí, ¡queridísimo! Hijo. Esta ha
sido nuestra reacción. Es verdad que Dios escogió para
nosotros una cruz muy pesada, muy dura. Una cruz que nos
ha desgarrado el corazón y que sólo deseábamos haber
muerto con él, pero ¿no ha sido mayor la que sufrió la Virgen
viendo a su Hijo —mil veces santo— clavado en una cruz y
vertiendo su sangre hasta la muerte? Y ¿no ha sido mayor y
más injusta la cruz que Jesucristo sufrió por nosotros para
salvarnos del infierno? Y ¿no es un motivo de gozo saber que
muy pronto vamos a estar con nuestro hijo en el cielo?

4.— Supongo que usted ha reflexionado mucho sobre el


porqué y el para qué de la cruz en nuestras vidas. ¿Es que
Dios se ha olvidado de su bondad, o la cólera cierra sus
entrañas?

Es verdad que he reflexionado muchas veces sobre las


cruces que, felizmente, nunca me faltaron, pero llegué a la
conclusión de que la misericordia de Dios se manifiesta de
infinitas maneras, siendo la más frecuente aquella que le
otorgó a su Hijo y a su Madre, la CRUZ. Y no sé si alguien lo
ha dicho alguna vez, pero yo digo ahora que sin cruz no hay
salvación, a no ser un recién nacido que muere después de ser
bautizado, y también ha tenido cruz porque nacemos
llorando y por algo lloramos.
34 ________________________________________________

Tal vez me pase de listo si digo que para mí la cruz no


es un misterio, es una necesidad que todos tenemos para
combatir la soberbia, la altanería, la autosuficiencia, la
pedantería, el orgullo, la lujuria, y así poder erradicar el “yo”
y llegar al más alto grado de humildad que se hace
imprescindible para entrar por la puerta estrecha que nos
lleva a la salvación.
Si quitamos las cruces se acabaron los santos y los
buenos católicos. He cumplido 73 años y estoy convencido de
que no tengo nada bueno que no haya sido fruto de las
cruces, las tribulaciones y el dolor. A pesar de lo dicho,
seamos sinceros, pues en vez de pedirle a Dios cruces, le pido
que tenga compasión de mi y que no me aplaste como
merezco, pero, si esa es Su voluntad, que me las envíe, pues
bien sé que cuando llegue la hora del Juicio Final diré: “¿Por
qué no me has hecho sufrir más en la tierra, Señor?

5.— Si la cruz en sus diferentes aspectos es siempre para


nuestro bien, ¿entonces qué sentido tiene pedir a Dios
bienestar, salud y felicidad en esta tierra?

Dios quiere que seamos felices en la tierra, debemos de


pedírselo, pero no quiere que seamos felices con lo de la
tierra. Quiere que seamos felices con su gracia, con su amor y
con el cielo que nos promete. Es decir, quiere que lleguemos a
lo que San Ignacio de Loyola llamaba “indiferencia religiosa”,
con lo cual nos venía a decir: lo mismo me da salud que
enfermedad, riqueza que pobreza, porque todo viene de Dios
y no puede ser malo, y si llegamos a ese grado de santidad ya
somos felices en la tierra sin lo de la tierra, pero como esto no
lo queremos porque nos duele, Dios nos ayuda con las cruces
que nos envía para evitar mayores males en el Purgatorio o
en el Infierno; motivo por el cual siempre tenemos que
agradecerle las cruces que nos envía. Por eso yo, al día
siguiente de enterrar a nuestro hijo, fui a la iglesia, como hago
todos los días, y le dijo al lado del sagrario: Gracias, Señor,
porque me has llevado lo que más quería en este mundo, y tu
________________________________________________ 35

sabes, Dios mío, que si tuviera poder para resucitarlo, no lo


haría, y no lo haría porque sería contradecir tu santa
voluntad”.

6.— Por otra parte, ¿no somos demasiado pasivos e


indiferentes a la hora de aliviar los sufrimientos de los
demás? (aquí nos podemos referir a los pobres).

Es claro que somos demasiado pasivos e indiferentes


con los que tanto sufren, especialmente con esos millones de
niños que se mueren de hambre en tantos países, y como
Jesucristo sabía lo que íbamos a hacer, nos dejó muy claro lo
que Él hará con nosotros: “Apartaos de Mí, malditos, al fuego
eterno, porque tuve hambre y no me disteis de comer”. Hay
que pensar que con 30 euros por mes podemos salvar una
vida y llevarla por el camino que conduce al cielo, gracias a
los misioneros que administran ese dinero y catequizan a
todos los niños apadrinados.

7.— ¿Qué es María Virgen para usted, sobre todo en


estos momentos de supremo dolor?

La Virgen María puede considerarse como la campeona


del sufrimiento en toda la historia de la humanidad. Siendo
Virgen y con toda la pureza que nadie conseguirá igualar, ha
querido disponerse a pasar por una joven adúltera,
guardando el secreto de su embarazo al hombre que más
quería por estar desposada con él, sabiendo que podría ser
apedreada hasta la muerte, conforme a las leyes vigentes en
aquella época. Y lo curioso es que nadie le había impuesto el
secreto que no quiso revelar a José.
Después del alumbramiento tienen que marcharse a
Egipto con todo el miedo que esto suponía para los padres
del Niño Dios, sabiendo que éste había sido condenado a
muerte por Herodes. Omitimos cómo habrán podido recorrer
unos trescientos kilómetros con un jumento y con un niño
que necesita alimento e higiene. También pasamos por alto a
36 ________________________________________________

quién se dirigirían en Egipto y cómo encontrarían trabajo y


hogar para poder vivir. Otro sofocón que necesita ser
meditado por los padres que tenemos hijos, es cuando
pierden al Niño y se pasan tres días buscándole. Luego viene
la persecución continua acosando a Jesús cuando predicaba
ambulantemente el Evangelio, y su Madre viuda tiene que
sufrir todo eso para ver a su Hijo —mil veces santo— ser
condenado a muerte de cruz en presencia de su Santísima
Madre, viuda y sin otros familiares.
Por todo lo dicho y lo que se puede decir del
sufrimiento de la Virgen Santísima, es por lo que yo pienso
que muy poco he sufrido en esta vida, pues Ella me da ánimo
para seguir sufriendo sin quejarme de nada. En otro orden de
cosas, María es para mí la solícita y fiel secretaria de Dios,
ofreciéndole tanta confianza como si fuera su propio Hijo.
Pues si Jesucristo aceptó morir en la cruz por obediencia al
Padre y por redimirnos del pecado, también la Virgen aceptó
la crucifixión de su Hijo por obediencia a Dios, sin decir una
sola palabra.
María también es para mí el complemento indispensable
para consolidar la fe en Dios y llevarla a su plenitud
íntegramente, pero, todo lo dicho carecería de sentido si nos
falta la misa, si nos falta la comunión, si nos faltan los quince
misterios del rosario todos los días, si no damos limosnas, si
murmuramos, si no leemos biografías de santos y, si no
tenemos un director espiritual que nos exige todo esto y algo
más, confesándonos quincenalmente o antes si hay materia
de pecado.
Hablo por la experiencia que me propinan los 42 años
de práctica religiosa. Y si a alguien le sirve para algo, ¡bendito
sea Dios!

Entrevista realizada al autor por la


emisora Radio María de Barcelona en
febrero—2003
________________________________________________ 37

TODOS TENEMOS FE

L
a madre Angélica nació en Ohio (Estados Unidos)
en 1923 y se hizo monja franciscana a los veintiún
años. En 1962 fundó el convento de Nuestra Señora
de los Ángeles en Alabama, y en 1981 fundó Eternal Word
Televisión Network (EWTN), la primera cadena de televisión
por cable vía satélite de mayor extensión en Estados Unidos,
con setenta millones de telespectadores, que también
funciona en España. Y en todo el mundo se han difundido
más de quinientos millones de sus guías espirituales.
La madre Angélica el próximo día veinte cumplirá
setenta y nueve años, y es la monja que más apostolado viene
haciendo en el mundo. Cuando era pequeña observaba a las
religiosas que rezaban en la iglesia con unas tocas tan
enormes que le impedían ver a los sacerdotes que celebraban
la misa: “Además —nos cuenta—, la expresión de sus rostros
era tan amarga que estaba convencida de que eran las
personas más desgraciadas que había visto. Dios mío, jamás
seré una de ellas”, decía en sus oraciones. Pero como los
designios de Dios son inescrutables, hace cincuenta y ocho
años que es monja.
He dicho que todos tenemos fe. Es verdad que no todos
la tienen sobrenaturalmente, pero todos creen en lo que no
han visto, y creer en lo que no hemos visto es precisamente la
fe. ¿Quién ha visto a Napoleón, a Nerón, a Virgilio, a Juliano,
a Cervantes y a todos los santos milenarios? Sin embargo,
nadie duda que han existido y confiamos en lo que sus
historias nos describen. Siendo así, ¿por qué hemos de dudar
38 ________________________________________________

de todo lo que nos han anunciado los profetas acerca de la


venida del Mesías?
Y, ¿por qué hemos de vacilar cuando más de quinientos
testigos nos aseguran que han visto a Jesús después de
muerto y resucitado? ¿No será un milagro que nos falte la fe
sobrenatural cuando Cristo nos dice que ha venido al mundo
para un juicio, “para que los que no ven, vean y los que ven,
se vuelvan ciegos” (Juan 9, 39).
Un buen sacerdote nos habló de un debate que había
tenido con un ateo. Previsiblemente, su discusión se había
centrado en la existencia de Dios.
— Demuéstreme que Dios existe y me convertiré en
cristiano —le dijo el ateo.
— De ningún modo —respondió el sacerdote—. Usted
es quien forma parte de la minoría en este mundo.
Demuéstreme que Dios no existe y me convertiré en ateo.
— No puedo —replicó el ateo.
— ¿Cómo? —preguntó el cura—. ¿Cree en algo que no
puede demostrar? Amigo mío. Esto significa que usted tiene
fe. Tener fe es creer en algo que no se puede demostrar. Y en
el supuesto de que tenga razón, de que Dios no existe, jamás
lo sabrá. Pero si soy yo quien está en lo cierto y Dios existe,
llegará un momento en que lo sabrá por los siglos de los
siglos.
Algunas veces he pensado si la negación de Dios no será
un acto de defensa propia para continuar “disfrutando” de
placeres ilícitos, sin darse cuenta de que quien se alimenta de
vicios arroja fuego al propio corazón porque vive encarcelado
en la esclavitud de los mismos. Y es que los especialistas en la
identificación del mal, es muy difícil que puedan llegar a ver
el bien.

Publicado en La Voz de Avilés 10—abril—2002


________________________________________________ 39

ORÁCULO DEL SEÑOR

“Y o mismo en persona buscaré a mis ovejas,


seguiré su rastro. Yo mismo apacentaré mis
ovejas, y las haré sestear —oráculo del Señor
Dios” (Ezequiel 34, 11,15).
El mal consiste en que no nos dejamos apacentar donde
nos corresponde y buscamos campos de guarida donde
huyen las ovejas negras para conseguir un provecho ilícito e
inmediato, y ya sin pastor cogemos el sendero de la
perdición. La madre Angélica dice que tenemos que ser
marionetas de Dios, porque sólo poniéndonos en sus manos
seremos felices encontrando el confort de paciencia y paz;
todo lo demás viene por añadidura. Cuando Ademar de
Barros era gobernador de São Paulo, su hijo escribió algo que
aún lo recuerdo con las normales imprecisiones:
— Soñé que andaba a lo largo de una playa en compañía
del Señor. En el cielo aparecían, una otras de otra, todas las
escenas de mi vida. Miré hacia atrás y vi que en cada escena
de mi vida había dos pares de pisadas sobre la arena; unas
eran las mías, las otras eran del Señor. Así continuamos
marchando hasta que todos los días de mi vida hubieron
desfilado delante de mí.
— Miré hacia atrás y me di cuenta de que en algunos
sitios sólo había un par de huellas. Y eso correspondía
exactamente a los días más difíciles de mi vida, mis días de
mayor angustia, de más miedo, de mayor dolor. Me dirigí al
Señor y le dije: “Tú me dijiste que estarías conmigo todos los
días de mi vida. No puedo comprender que me hayas dejado
solo en los momentos que más necesitaba de Ti, pues he
40 ________________________________________________

caminado sólo como me muestran el solo par de mis


pisadas”.
— Y el Señor respondió: “Hijo mío, no sabes lo que tú
vales para mí. ¡Yo te quiero! ¡No podría abandonarte ni
siquiera un minuto...! Los días en que no has visto más que
un par de pisadas, son los días de pruebas y mayores
sufrimientos en que Yo te llevaba sobre mis hombros!”.
¿Cuándo comprenderemos que de la cruz sale la luz?
¿Cuándo nos convenceremos de que sin la cruz no hay
salvación? ¿Cuándo nos daremos cuenta de que las
tribulaciones y el dolor son los antídotos de la soberbia y la
altanería? ¿Cuándo encontraremos la luz sobrenatural para
comprender que el cielo está muy alto y muy limpio?
¿Cuándo nos daremos cuenta de que para llegar al paraíso
eterno hemos de ser purificados en cuerpo y alma hasta
adquirir la blancura y limpieza que tienen las nieves de los
picachos desiertos? Si Santa Teresa de Ávila a los pies de
Cristo se veía como un gusano vil y ruin, ¿cómo tendremos
que vernos nosotros? Y si “el justo peca siete veces por día”
(Prov. 24, 16), ¿cuántas pecaremos nosotros?

Publicado en La Voz de Avilés 13—abril—2002

La Virgen de
la Almudena
________________________________________________ 41

SIEMPRE LEYENDO

S
iempre leyendo cómo se difama a la Iglesia. Qué
grande es la inquina o aversión que le tienen casi
todos los que viven en pecado mortal. Por eso
dice San Juan que “la luz vino a las tinieblas, pero
las tinieblas no la acogieron”. El mismo día en que se anuncia
que un sacerdote norteamericano se ha suicidado, tras ser
acusado de cometer abusos sexuales. El mismo día en que
incluso un cardenal, el de Los Ángeles, es víctima de esas
acusaciones —sin pruebas y rechazadas por el purpurado
como calumnias—. Ese mismo día leo el pronunciamiento del
general de los Franciscanos, Giacomo Bini, ofreciendo a su
Orden como mediadora en el conflicto que sufren los judíos y
palestinos. Lástima que, para no variar, los medios de
comunicación no se hagan eco de las palabras del hijo de San
Francisco y sí, en cambio, una vez más, de los morbosos
escándalos que tienen unos poquísimos curas como
causantes.
Es curioso que sean los diarios liberales
norteamericanos —propiedad de judíos— los que están
atizando el escándalo que tanto perjudica a la Iglesia. Y lo
peor es que sean determinados medios de comunicación
españoles los que se hagan especialmente eco de esas noticias,
todos los días, sin dar respiro. Mientras, como digo, el padre
Bini, en nombre de la Orden fundada por San Francisco de
Asís, decía palabras tan evangélicas como éstas: “Quien ha
sufrido, en un pasado reciente o remoto, no piense que tiene
derecho a hacer sufrir a otros. De este modo no habrá nunca
una solución al dolor: la venganza reclama venganza, la
42 ________________________________________________

violencia genera violencia, en un ciclo infernal donde nuestra


tierra será sólo tierra de sangre y de muerte. En cambio, con
el perdón se construye la relación, la comunión, la paz”.
Y recordaba que en la última guerra mundial, en la
propia ciudad de Asís, los franciscanos dieron cobijo a
muchísimos judíos para que pudieran escapar de los nazis.
Algunos, incluso, les pusieron el hábito franciscano para
esconderles mejor. Ahora los correligionarios de aquellos,
mantienen a treinta frailes sin pan, sin agua y sin medicinas,
amenazados de muerte, en el interior de uno de los templos
más queridos por los cristianos, y todo porque se niegan a
dejar que el Ejército israelí entre en el templo para apresar o
quizá matar a los palestinos que allí se han refugiado.
El diario ABC decía la semana pasada, en un editorial
nada menos, que lo sucedido en Tierra Santa demuestra el
fracaso de las religiones. No defiendo a los judíos ni a los
musulmanes, pero sí a los valientes hijos de San Francisco de
Asís. ¿Es un fracaso para nuestra Iglesia que esos hombres
estén atrapados entre dos fuegos sin haber salido huyendo
como hicieron los periodistas italianos que se encontraban en
el templo cuando entraron los palestinos? Por eso continuaré
amando a la Iglesia tanto más cuanto más la insulten y
denigren.
Publicado en La Voz de Avilés 15—abril—2002

Virgen
de la
Merced
________________________________________________ 43

SIN BRAZOS Y SIN OJOS

S
in brazos, sin ojos y alegre. Es una historia
reciente. Su protagonista todavía vive y se llama
Jaime Lebreton. ¿Dónde reside? En muchas
ciudades de Francia, en el tren, en el automóvil,
en emisoras de radio y televisión. Sólo en los doce meses del
año pasado dio más de 200 conferencias en otras tantas
poblaciones. Un día afirmó él mismo: “Mi residencia habitual
es el tren”. ¿Y el tema de tantas conferencias? Su propia
historia, en la que resalta la alegría de ser bueno y de hacer el
bien a los demás. ¡Por algo es Vicepresidente Nacional de la
Fraternidad de Enfermos Franceses!
El capítulo primero de la autobiografía narrada por
Jaime Lebreton se desarrolló hace 30 años: En uno de los
regimientos franceses enviados a Libia para enfrentarse con
los alemanes del general Rommel, se encuentra el soldado
Lebreton, que entonces tiene 20 años.
Sirve en artillería, y poco antes de la famosa batalla de
El Alamein (Norte de África), se encuentra preparando unas
granadas con otros artilleros. Uno de éstos, algo inexperto y
muy atolondrado, toma una de las bombas en la mano y
empieza a quitarle el seguro. De pronto, presa del pánico,
pasa el artefacto a Jaime, que lo toma maquinalmente y ¡se le
explota en las manos! El artillero cae al suelo aparatosamente,
destrozados los brazos, sumido en tinieblas, parece muerto.
Por si aún vive, es evacuado del frente, sometido a curas
de urgencia, conducido al hospital militar de Damasco. Un
médico estuvo a punto de firmarle el certificado de muerte.
44 ________________________________________________

Pero aún se le nota palpitar el corazón. Pasan días y semanas,


y parece que su cuerpo joven supera los ataques de la muerte.
Se aprecian síntomas de que puede oír, de que puede hablar.
La voz de su padre, también militar de la marina de guerra
francesa, es la primera que intenta llegar a su alma, a través
de los oídos, para iluminarle las tinieblas de los ojos, para
volverle el deseo de vivir.
— Soy yo, Jaime. Soy papá. Estoy aquí, sentado a tu
cabecera. ¡Animo, pequeño! Los médicos dicen que vas a
mejorar mucho.
— Papá...
— Sí, sí: estoy contigo, Jaime.
— No te veo.
— Eso no importa... la bomba te explotó en los ojos, pero
tú queda tranquilo. Nada te faltará.
Jaime reconoce que está ciego. Quiere extender los
brazos para tocar a su padre, para atraerlo hacia sí. Pero aquel
esfuerzo termina en vacío.
— No te apures, Jaime. Tus brazos... la explosión de la
bomba. Pero nada te faltará.
Su mismo padre se siente abrumado. No encuentra
palabras nuevas para confortarle. Y concluida la hora
reglamentaria de la visita le da un beso y se retira, diciendo
siempre lo mismo:
— No te preocupes, Jaime, nada te faltará.
Jaime se queda solo en la oscuridad irremediable. Como
caído en un pozo sin escapatoria posible, ya que no tiene
manos para agarrarse a la cuerda, a las paredes, en un intento
desesperado de subir. Hundido en negra inutilidad para
siempre. Siente como una tentación satánica de sumergirse
hasta lo más hondo, hasta la muerte.
Dos horas después entra un sacerdote católico, Jaime
reconoce en él una voz de amigo bondadoso.
— ¿Quién eres? —le pregunta.
— Soy un sacerdote católico que estoy a tu lado —le
dice.
________________________________________________ 45

— ¿No tiene por ahí un barbitúrico de los que hacen


dormir sin despertar? ¿No puede cortarme las venas para que
me vaya en sangre? ¡¡Imposible vivir así!!
Entonces el sacerdote inició una caricia sobre el cuerpo
del herido, y empezó con su voz vibrante de bondad:
“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu
nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad...”.
Jaime no podía llorar. No tenía ojos. Pero sintió que el
corazón le temblaba de un modo nuevo, que todo cambiaba
para él, que ya no quería morir: ¡Él también había rezado
antes, y podría seguir rezando desde ahora!
Allí mismo empezó a rezar. Y con la oración recuperó la
luz. No la luz del sol que se nos apaga cada noche, sino la luz
de Dios que nunca nos abandona. Cuenta él mismo:
“He experimentado algo de lo que vivió Jesús en
Getsemaní, cuando le invadía el dolor y clamaba: ¡Padre,
aparta de mí este cáliz! Pero lo aceptó: ¡Hágase tu voluntad!,
y nos enseña a llegar, como Él, no con resignación —eso es
muy pobre— sino a la aceptación. Resignarse es reconocerse
vencido, aceptar es vencer. Lo que parece sobre las fuerzas
humanas, con la gracia llega a ser posible. Jesús no ha venido
a suprimir el sufrimiento: ha venido a enriquecerlo con su
ejemplo y su presencia. Por eso, yo he recobrado la alegría y
la esperanza”.
Cuando alguien le preguntó qué palabra pronunciaría
para expresar su principal sentimiento, Jaime respondió sin
vacilar:
“La palabra AMOR. Yo he experimentado el odio —
cuya consecuencia es la guerra— como causante de mis
sufrimientos. Por eso, afirmo que la desgracia mayor es no
amar y no ser amado. Nuestro gran enemigo es el egoísmo;
nuestro gran remedio es el amor. Y el amor, en el fondo, es
Dios. Cuando veo un compañero que sufre, le digo: Interésate
por los demás; olvídate de ti mismo, y empezarás a ser feliz,
porque encontrarás a Dios; este testimonio valdría menos
dicho por una persona sana. Pero yo, sabiendo qué es estar
inválido, amputado de manos y de ojos, digo que lo más
46 ________________________________________________

terrible es estar amputado de Dios, y quiero gritar a todos mis


hermanos: ¡Dios está vivo! ¡Cristo ha resucitado! No os
apartéis de Él”.
Este santo, que así vive y proclama su fe, ha sido elegido
oficialmente por la Iglesia para evangelizar, y su propio
obispo le ha conferido el diaconado.
Con Dios todo es posible. No hay mal que por bien no
venga.

Publicado en La Voz de Avilés 28 y 29—abril—2002

Virgen de los Desamparados


________________________________________________ 47

ANÉCDOTAS DE LA MADRE TERESA

L
a Madre Teresa fue a pedir dinero al barrio
residencial de Calcuta. Llamó a la puerta de una
vivienda y le abrió el dueño. “Vengo a pedir para
los pobres”, le dijo la misionera. El dueño le escupió en la
cara y cerró la puerta. La Madre Teresa ni se inmutó.
Volvió a llamar al timbre. El dueño con ganas de
trifulca, abrió de nuevo la puerta con suma violencia. La
pequeña monja con su rostro apacible y sonrisa en la bola le
espetó: “El escupitajo es para mí. Ahora deme algo para los
pobres”. El hombre se quedó estupefacto y le dio unas
monedas.
Me imagino que muy pocos serán los que sepan dar una
respuesta al “motor” que la ha empujado a esta
extraordinaria obra de amor por los más pobres. Hace años,
un periodista inglés se lo preguntó: “¿Madre, cuál es el
secreto para hacer lo que hace todos los días?”. “Mi secreto es
muy sencillo —contestó—. Oro, orar a Cristo es amarle”. Y
añadió: “La Eucaristía es el alimento espiritual que me
sustenta. Sin ella no conseguiría mantenerme en pie un solo
día, ni siquiera una hora de mi vida”.
Podríamos seguir contando anécdotas de esta santa de
nuestra época, “la mujer más querida y admirada de este
siglo”, según la han calificado algunos colegas. Su
generosidad desbordante, su amor por los pobres y
desheredados de la tierra ha hecho conmover a católicos e
increyentes. La admiración del mundo es casi unánime.
48 ________________________________________________

Según dicen los expertos en esto de los asuntos de la


Iglesia, el proceso de beatificación de esta pequeña monja
albanesa está prácticamente concluido. Desde hace meses un
equipo de 18 personas se ha recluido en el Vaticano,
invirtiendo miles de horas, para tener listo la decena de
volúmenes que testifican todas sus obras y su santidad.
Juan Pablo II ya ha dejado claro que quiere beatificar
cuanto antes a esta santa. Y es que pronto se cumplirán ya
cinco años de su muerte, si bien que el Papa puede hacerlo
antes del tiempo reglamentario. Y aunque físicamente no esté
entre nosotros, su herencia permanece viva.
Las cinco mil misioneras de la Caridad que hay
repartidas por el mundo gobernando las 400 fundaciones,
siguen a pie juntillas las reglas de su fundadora. En los
próximos meses muchos reportajes explicarán la ingente
labor realizada por la “Santa de los Pobres” y sus monjas. La
Madre Teresa no se ha cansado de explicar y repetir que “su”
obra no es suya, sino de Dios.
“Los filamentos —decía— de las bombillas son inútiles
si no pasa la corriente: vosotros, yo, somos los filamentos. La
corriente es Dios”. Este fue su secreto: dejar que el Artesano
girara y moldeara la arcilla sin oponer resistencia.
En cierta ocasión, un periodista americano observaba
cómo la Madre Teresa limpiaba a un leproso. “Lo que hace
usted —le dijo— no lo haría yo ni por un millón de dólares”.
“Tampoco yo lo haría por ese dinero —le contestó la Madre
Teresa—, pero lo hago de buena gana y gratuitamente por
amor de Dios”. Si los periódicos y la TV divulgaran la vida de
los santos con la misma exaltación con la que hacen apología
de lo inmoral, ¡cuánto mejor estaríamos!

Publicado en La Voz de Avilés 1—mayo—2002 y


en La Voz de Asturias 2—mayo—2002
________________________________________________ 49

EL PERDÓN

P
erdonar a quien nos ofende nos hace mejores
personas y mejores cristianos. Juan Pablo II nos ha
dado ejemplo a todos pidiendo perdón por todos
los errores y pecados que la Iglesia ha cometido. No existe
nada mejor para limpiar nuestras almas que perdonarlo todo.
El modelo del hombre siempre ha sido y seguirá siendo
Jesucristo, el mismo que pidió perdón a su Padre para los
verdugos que lo torturaron hasta la muerte.
Quien todo lo comprende todo lo perdona, y
comprenderlo todo equivale a perdonarlo todo. Nunca
debiéramos acostarnos sin haber pedido perdón y sin haber
perdonado. El resultado es que te acostarás en paz y dormirás
tranquilo. La lucha por la venganza nos somete bajo los pies
del que nos ha ofendido. El remedio para disuadir la inquina
es la oración. Pues a medida que confías en Dios y meditas
sobre sus preceptos, el afán y la ansiedad desaparecen, y
aprendes a reposar y a esperar en el Señor.
La tonificante de tu alma es la alabanza. Cuando alabas
a Dios y vuelves a Él tus pensamientos, cuando te olvidas de
ti mismo, sin egoísmo en tu corazón, quedas libre para que
Dios ponga en ti Su gozo y Su gracia.
El alimento de nuestras almas es la Palabra de Dios. Así
como en lo físico no puedes vivir sin alimentos, tu alma
necesita el alimento de la Palabra de Dios y de los
sacramentos. Cuando con éstos te alimentas, la debilidad y la
confusión desaparecen.
50 ________________________________________________

El protector de nuestras almas es la coraza de la fe. La fe


nos protegerá siempre de las inclemencias de la vida,
miraremos por encima de las circunstancias y pasaremos
victoriosos por encima de las pruebas.
Si hacemos esto, a través nuestro, Dios obrará milagros
y alcanzará a otros para la vida eterna. Si usáramos a diario
estos procedimientos, nuestras almas se mantendrían limpias
y nuestros corazones serían puros. Nada importa la belleza
física, ni los títulos, ni el atuendo, ni la riqueza, ni los cargos
importantes, ni el color de la piel.
En cierta ocasión, Martin Luther King se encontraba a
punto de dar una de sus famosas conferencias acerca de los
derechos humanos, cuando notó que un pequeño niño de
color negro se encontraba al frente de su auditorio. El
conferenciante se sintió sorprendido y preguntó a uno de sus
ayudantes al respecto, éste le indicó que había sido el primero
en llegar.
Cuando terminó su discurso se soltaron globos de
diferentes colores al cielo, los cuales el pequeño no dejaba de
mirar. Esto llamó la atención de Martin Luther King, quien
abrazándole le levantó en brazos. El pequeño le miró
fijamente y le preguntó si los globos negros también volaban
hacia el cielo. Martin le miró dulcemente y le contestó: “Los
globos no vuelan al cielo por el color que tengan, sino por lo
que llevan dentro”.
También nosotros volaremos al cielo por lo que
llevemos dentro de nuestras almas. Lo exterior no sirve para
nada, todo se pudre en el sepulcro.

Publicado en La Voz de Asturias 10—mayo—2002 y


en La Voz de Avilés 12—mayo—2002
________________________________________________ 51

ESPAÑA VA MAL

A
provechando los datos que nos facilita un
diario nacional, vemos que el crecimiento de la
población penitenciaria es imparable. Por
primera vez en el periodo democrático, la población reclusa
cuenta 50.000 presos. Y habrá más de un millón en la calle con
suficientes delitos como para estar en prisión. Conozco a un
inspector de policía jubilado que vive en Valladolid, y éste
nos visitó hace poco con su esposa y un hijo que ejerce en
Madrid la misma profesión que su padre. Un joven preclaro y
licenciado en Derecho. Hablando con él de los problemas que
le acechan en su profesión, me dijo lo que sigue:
“Detienes a un chico con droga en las manos, le pones
las esposas y lo llevas al calabozo para entregarlo a la justicia
cuando el juzgado se abre al día siguiente, en el camino que le
conduce al calabozo te llama hijo de pu..., te amenaza
diciéndote que te matará cuando quede libre, te promete que
ha de violar a tu esposa o a tu hermana cuando quede libre, y
no puedes hacerle nada porque eso es transgredir los
derechos humanos, y después lo presentas al juez, y éste, no
pocas veces, te atiza diciéndote el por qué pasó la noche en el
calabozo, interrogándote si estás seguro de que llevaba droga,
y un largo etcétera”.
Esto hace que la seguridad ciudadana en la calle —y en
las viviendas— se vaya deteriorando más cada día que pasa,
lo que viene sucediendo en el tercer mundo. Para dar una
idea de cuál es la situación en estos momentos, basta con
aportar un dato: el ritmo de crecimiento de la población
reclusa es, en estos momentos, el doble que en los peores
años de la década de los noventa.
52 ________________________________________________

Entonces, en un solo año llegó a crecer en 4.000 internos;


ahora, en tres meses, esa cifra supera los 2.000.
Pienso que la clave del dislate se encuentra en los
medios de difusión y en la falta de autoridad que les hurtan a
las autoridades. Es necesario endurecer las leyes si queremos
vivir en libertad, porque el libertinaje no sólo nos priva de ser
libres a los que respetamos los derechos ajenos, sino que
también la pierden radicalmente los que cometen delitos
escudándose en la impunidad que disfrutan cuando cometen
una violación, ya que tarde o temprano terminan en la cárcel.
Tengo para mí que el 90 por ciento de los desmadres
que se cometen en España, incluidos muchos crímenes y
malos tratos, son a causa del influjo de muchos programas de
televisión. Y lo curioso es que la oposición al Gobierno quiere
más permisividad y más tolerancia, como si no fueran
conscientes del sufrimiento que padecen un sinnúmero de
familias honradas y buenas. Y no acabamos de darnos cuenta
de que este dislate que se extiende por todo el mundo sólo
tiene una solución que está patentada en la persona humana
y divina de Jesucristo. Y mientras no se fomente la religión y
se seleccionen los programas de TV cada día estaremos peor.

Publicado en La Voz de Avilés 14—mayo—2002

Nuestra
Señora de
Covadonga
________________________________________________ 53

10

RESPUESTAS

“R
espuestas, no promesas”, es el título del libro
que vengo leyendo de la Madre Angélica. Un
verdadero arsenal de respuestas a las
preguntas que le hacen miles de personas con dudas de fe, y
las que más afluyen versan siempre sobre las múltiples caras
del dolor. Bien sea esa sensación molesta y aflictiva de una
parte del cuerpo o bien sea un sentimiento de pena y congoja
que también nos produce el dolor moral, especialmente
cuando un ser humano tan queridísimo y necesario para
nuestra convivencia nos deja para siempre.
La Madre Angélica tiene una pierna ortopédica y una
prótesis en la columna vertebral. Ella y sus colegas adoran al
Santísimo en la capilla las 24 horas de cada día, turnándose
unas a otras. Es allí de donde sacan la fuerza para la ingente
labor que realizan a través de la televisión vía satélite con 70
millones de telespectadores, pero las cruces no les faltan. Un
día estaba muy apenada la Madre Angélica porque todo
parecía hundirse en el abismo y los supuestos amigos no le
prestaban ayuda; a todo esto había que adicionar los dolores
físicos que padecía. Y cuando parecía que todo se
derrumbaba reaccionó con enojo. Estaba furiosa.
Y recuerda una noche cuando irrumpió en la capilla, se
acercó al Sagrado Sacramento y le dijo a Jesús:
— Hoy no estamos para problemas, Señor. Estoy muy
dolorida y no puedo soportar más dolor.
Durante un rato guardé silencio. Nuestro Señor
también.
54 ________________________________________________

— ¿Por qué yo, Señor? —exclamé finalmente— ¿por qué


yo?
Entonces me limité a contemplarle con la mirada fija en
la sagrada Eucaristía, como diciendo: “¡Bien, respóndeme!”.
Se hizo un extraño silencio. Al cabo de unos momentos,
oí una voz muy suave.
— Sí, Angélica —dijo—, ¿y por qué yo?
Oída la respuesta de Jesús, la madre Angélica se sintió
como un gusano, cayó inmediatamente de rodillas y lloró
amargamente. Comprendió que si ella mucho llevaba hecho
por la Iglesia, mucho más había hecho el Señor con mayores
tormentos y decepciones. Y es que aceptar con elegancia los
problemas, el dolor y el sufrimiento, es lo más difícil de la
vida. Es necesario saber que Dios está contigo en todo
momento y convirtiéndolo todo en algo bueno. Pero esto
requiere una infusión permanente de fe, esperanza y amor.
Seguir los pasos de Jesucristo no es fácil. Posiblemente sea el
camino más difícil que uno puede elegir.
Pero es el camino que conduce a la santidad. Y la
santidad conduce a Dios. Y Dios nos conduce al Cielo. Por
ello, a pesar de las dificultades, limitaciones y exigencias que
supone, debemos hacernos fuertes ante el sufrimiento y no
dudar nunca que cien gramos de dolor aceptados con alegría
nos han de aportar toneladas de gloria dentro de poco,
cuando muramos.

Publicado en La Voz de Avilés 16—mayo—2002 y


en La Nueva España 16—mayo—2002
________________________________________________ 55

11

LAS AMAS DE CASA

E
n cierta ocasión, un grupo de mujeres, en una tarde
tomando café, presumían un poco de sus logros
profesionales. Una hablaba de la experiencia que
estaba sacando, otra del puesto en una importante compañía,
otra de su propio negocio, y así todas fueron hablando de sus
ascensos y logros.
Entre el grupo había una señora muy callada a la que le
preguntaron a qué se dedicaba; ella, con un tono de
vergüenza, respondió que se dedicaba a evangelizar a los
hijos y al hogar, era ama de casa. Una psicóloga que estaba
presente salió inmediatamente en su defensa y le dijo: “¿Qué
sería de este mundo si se hubieran extinguido esas valientes
madres de familia?”. Y les recordó que el hogar del que ella
era presidente, gerente y operaria jamás se podría igualar a
ninguna otra profesión.
Una madre en el único lugar que es insustituible es en
su propio hogar, porque la profesión de una madre de familia
es la constructora de la base de la sociedad. Toda mujer
puede ser sustituida en cualquier cargo laboral, menos en su
propio hogar. La sociedad consumista y moderna ha hecho
que se menosprecie su labor porque aparentemente no
produce ingresos en la familia. No hay nada más equivocado,
pues una buena madre es la cabeza de la institución que
representa la base de la sociedad.
La empresa que dirige se llama FAMILIA y su
producción es nada menos que todos los hombres
competitivos del futuro. De esta familia bien educada y
cristiana es de donde salen todos los profesionales. Cuando
una madre cura las raspaduras de su hijo en las rodillas o es
56 ________________________________________________

aya de ellos en las tareas o va al supermercado para que


todos tengan algo que comer, es en ese momento en el que
ocupa el cargo de “gerente de servicios generales”.
Cuando la vemos explicándoles los medios efectivos y
religiosos para evitar divisiones enseñándoles a convivir en el
respeto y en el amor como base de la buena educación, está
dando al mundo los hombres de bien que tanta falta nos
hacen. Los niños necesitan constantemente de la presencia de
su madre.
Conozco a una psicóloga católica y muy inteligente que
diariamente se levanta a las 8 de la mañana para bañar a sus
hijos, darles el desayuno y llevarles de la mano hasta el
autobús que los conduce al colegio, y de cinco a ocho de la
tarde suspende la consulta para ir a recoger a sus hijos a la
parada del autobús cuando llegan del colegio, y convivir con
ellos interesándose por los problemas del colegio y sus
estudios. Reanuda la consulta a las 8 de la tarde —mientras
sus hijos se quedan durmiendo— y allí permanece hasta
pasadas las once de la noche. Es claro que lleva una vida
ajetreada, pero nada bueno se consigue en esta vida sin el
sacrificio, y los hijos todo lo merecen y lo necesitan.

Publicado en La Voz de Avilés 17—mayo—2002 y


en La Voz de Asturias 21—mayo—2002

Virgen
de
Fátima
________________________________________________ 57

12

LOS ESTIGMAS DEL PADRE PÍO

L
os estigmas del Padre Pío de Pietrelcina han dado
mucho que hablar en el mundo. Creían los
agnósticos que llevaba las heridas por falta de
medicación y le hacían críticas desmandadas. Ahora —
cuando faltan unos meses para ser canonizado— se ha
comprobado científicamente que los estigmas no pueden
considerarse como heridas o llagas, pues no tienden a
cicatrizar cuando son debidamente curadas. No sufren
procesos de infección ni de descomposición, no emiten mal
olor, sangran y permanecen inalterables años y años. Algo
que va contra toda ley de la naturaleza.
Los estigmas son algo que identifica las heridas que
sufrió Cristo en las manos, en los pies y en el costado. El
doctor Nicola Silvestri, subdirector sanitario de la casa de
“Alivio del sufrimiento”, el hospital que fundó el fraile
capuchino de San Giovanni Rotondo, declara: “Los estigmas
son reproducción exacta, incluso por lo que se refiere al lugar,
de las llagas de Jesucristo”. Y añadió: “Sobre estos
fenómenos, la Iglesia es justamente severa y sólo tras
rigurosos estudios y controles de médicos y teólogos se
pronuncia en un número bastante limitado de casos”.
Para reconocer los estigmas como válidos, la Iglesia
exige ciertas condiciones que deben caracterizar a estos
fenómenos: deben aparecer todos al mismo tiempo; deben
provocar una importante modificación de los tejidos; deben
mantenerse inalterados a pesar de las terapias médicas; deben
58 ________________________________________________

producirse hemorragias; deben carecer de infecciones o


supuración y de cicatrización.
Hay más de ochenta santos y beatos cuyos estigmas han
sido válidamente documentados, reveló el médico. La Iglesia
reconoce los fenómenos pero no propone creer
dogmáticamente en ellos.
Sobre la naturaleza de los estigmas, el doctor Silvestri
indicó “que son múltiples las teorías propuestas por escuelas
diversas que intentan negar el carácter sobrenatural de los
estigmas”. Y continúa: “Ninguna de estas hipótesis, sin
embargo, resiste a la crítica objetiva y rigurosamente
científica. Ni la medicina, ni la psicología, y ni siquiera los
positivistas intransigentes, como Jean Batista Dumas han
podido negar la realidad del fenómeno”.
Si los estigmas dependieran de fuerzas naturales —
explicó Silvestri— habrían aparecido en todos los tiempos y
se hablaría de ellos en la literatura médica, mientras que hasta
el siglo XII, cuando aparecieron a San Francisco, no se había
hablado de estigmas nunca”.
En el ámbito espiritual se pueden ver milagros
continuamente, todo depende de poseer una razón iluminada
por la fe. La misma naturaleza nos lo demuestra
constantemente; la transformación de los alimentos en carne
y sangre. La misma huerta que produce aceitunas amargas y
melones cargados de almíbar. El enfermo que le dan unos
días de vida aquejado de un cáncer galopante y, en algunos
casos, milagrosamente se recupera y sigue viviendo, etcétera.

Publicado en La Voz de Avilés 18—mayo—2002


________________________________________________ 59

13

TONY MELÉNDEZ

P
ío XII ya nos decía que el hombre puede ser feliz
careciendo de todo, lo mismo que puede ser un
desgraciado sin faltarle nada; todo depende de
contentarse con la voluntad de Dios. El ejemplo lo tenemos en
Tony Meléndez.
En 1987 Juan Pablo II realizaba en Los Ángeles (EE.UU.)
uno de sus múltiples periplos pastorales a lo largo y ancho
del mundo. 15.000 jóvenes le esperaban en el pabellón más
grande de la ciudad para escuchar sus palabras. Como es
habitual en estos casos, los anfitriones del acto pensaron en
qué podrían regalarle al Papa; qué pequeño detalle podría
alegrar a ese peregrino de la fe.
Después de mucha discusión, un grupo de adolescentes
propuso a la organización la “adquisición” de un regalo muy
especial, diferente, muy diferente a lo que el Papa había
recibido como presente en otras partes del mundo.
Ya en el acto, el joven presentador del evento pidió a los
presentes unos segundos para centrar la atención en el
“regalo” que los jóvenes de la ciudad de Los Ángeles ofrecían
a Juan Pablo II: “Nuestro regalo representa la valentía —dijo
el presentador—, la valentía de la automotivación y del
apoyo familiar”. El Papa, sorprendido, estaba deseoso de
comprobar ese curioso regalo. Entonces apareció Tony
Meléndez, un joven nicaragüense, que en el vientre de su
madre fue víctima de una medicina: la talidomida, que le dejó
sin brazos. Sentado en una silla, Tony comenzó a cantar una
balada, tocando a su vez la guitarra con los pies.
60 ________________________________________________

La canción, que era una oración a Dios, decía lo


siguiente: “El día está lleno de amor. Hoy es un día distinto a
los demás y tu y yo nunca seremos los mismos. Te doy todo
mi amor en este día y cada día, por siempre y para siempre,
en nuestras alegrías y en nuestras penas. En unión con
nuestro Dios, nos hemos convertido en uno. Con Él
llevaremos luz a la oscuridad. Llenamos el día con amor. Este
día es distinto a los demás. Y tú y yo nunca seremos los
mismos”.
El público en pie comenzó a ovacionarle. La gente
estaba como loca por lo que habían presenciado. Un hombre
sin brazos tocando la guitarra y con excelente destreza, y
cantando con la suavidad de Frank Sinatra. Hasta el Papa se
emocionó y fue a darle un abrazo. La multitud seguía
gritando, cantando y aplaudiendo con fervor por el
testimonio de la canción de Tony. Hasta en cuatro ocasiones
Juan Pablo II intentó hacerse escuchar entre el griterío sin
conseguirlo. Ya por fin, el Papa, dirigiéndose a Tony, le dijo:
“Eres un hombre valiente de verdad. Nos está dando
esperanza a todos nosotros. Mi deseo es que continúes
llevando esperanza a todo el mundo”.
Así lo ha hecho. Desde entonces recorre el mundo
transmitiendo con su vida lo que Juan Pablo II le confió,
diciéndole: “La gente de esperanza son aquellos que creen
que Dios les ha creado con un buen propósito y que Él
proveerá todas sus necesidades, en la medida en que busquen
cumplir Su voluntad en sus vidas”. Tony, hace unas semanas,
dio un gran concierto en Madrid, al que acudieron más de mil
personas, y consiguió, con sus palabras, que mucha gente
llorara, pero sobre todo logró que los presentes creyeran más
en Dios.

Publicado en La Voz de Avilés 21—mayo—2002


________________________________________________ 61

14

LUMEN DEI ESTÁ DE LUTO

C
onocí al jesuita P. Rodrigo Molina Rodríguez hace
algo más de 20 años, en unos ejercicios espirituales
que nos daba en Gijón, y aunque mi experiencia en
el ámbito espiritual no era deficiente, teniendo en cuenta que
llevaba veintitrés años haciendo ejercicios espirituales con
buenos sacerdotes, siendo miembro de Acción Católica y
militante de Cursillos de Cristiandad, el impacto que me
causó aquel santo me hizo cambiar totalmente de vida.
— Antonio —me dijo— si quiere asociarse a nosotros, le
hago saber que usted será siempre explotado por la Obra.
Esta sinceridad tan característica del padre Rodrigo
Molina en todo cuanto decía era lo que más cautivaba a la
gente. Era el hombre que llevaba a Dios dentro de su alma, y
sólo el que lo lleva puede irradiarlo a los demás. El sacerdote
o el seglar puede tener la mejor voluntad, pero lo que no
tienen no lo pueden dar.
¿Cómo ha conseguido el padre Rodrigo Molina extender
su obra a más de ocho naciones? ¿De dónde han salido miles
de millones de pesetas para adquirir más de cien casas en
esas naciones y alimentar a 9.000 niños, vestirles, calzarles y
catequizarles? Todo sale de Dios, de ese Dios que él llevaba
dentro de su alma e iba convirtiendo a los ateos y pecadores.
Los mismos que después entregaban buena parte de sus
riquezas a la obra que les había dado la luz verdadera. Sí,
todo ha salido de las limosnas.
Los fieles cristianos quieren que su dinero sea para los
más hambrientos, y para entregarlo buscan manos tan
limpias como las del padre Rodrigo Molina y sus sacerdotes.
¿Y por qué Dios acompañaba al padre Rodrigo Molina en
62 ________________________________________________

todas las horas del día? ¡Ah!, las penitencias, ¡benditas


penitencias! El jesuita praviano sólo comía una comida cada
24 horas que resultaría incomible para nosotros. Se
disciplinaba más de cien veces por día, no se quitaba el cilicio
en todo el día, infaliblemente dedicaba cinco horas diarias a
la oración meditada, nunca supo lo que era dormir en la cama
y sí en el suelo.
Cuando viajaba al extranjero y pasaba por el control
siempre sonaba el timbre de alarma a causa del cilicio. En ese
momento les sonreía a los policías diciéndoles que llevaba un
aparato ortopédico, y viendo el rostro apacible y su piadosa
mirada ya no le preguntaban más. También es de notar que
deja colegios con más de 6.000 alumnos en España y en el
extranjero. Pero su calvario ha sido continuo. Lo que más le
atormentaba eran los sacerdotes que después de costearles
todos los estudios con pensión completa en su seminario,
algunos se le marchaban a las diócesis, pero no les culpaba a
ellos, él asumía toda la responsabilidad suponiendo que le
faltaba la santidad suficiente para que no se fueran, y cuando
sufría esos desengaños doblemente se disciplinaba.
Hemos asistido al funeral en Madrid y en Trujillo. Allí
salieron muchas lágrimas a sus fieles seguidores,
especialmente antes de introducirle en el nicho que
adquirieron para él en la parte más pobre del cementerio de
Trujillo. El padre Rodrigo Molina nació rico y vivió la
pobreza hasta el último aliento de su vida. Hijo de un notario,
natural de Pravia, nada le faltaba en su hogar. Sus tres
hermanos, que también asistieron al funeral, hicieron las
carreras de juez, fiscal y notario. Ahora esperemos que Dios
haga milagros por su intercesión para que pronto sea
beatificado. Descanse en paz el hombre que al estilo de
Jesucristo pasó por este valle de lágrimas haciendo el bien a
manos llenas.
Publicado en La Voz de Avilés 4—mayo—2002,
en La Voz de Asturias 6—mayo—2002 y
en La Nueva España 7—mayo—2002
________________________________________________ 63

15

LUMEN DEI YA TIENE


PRESIDENTE GENERAL

D
espués de la muerte del fundador de la Unión
Sacerdotal Lumen Dei, Padre Rodrigo Molina, el
pasado 28 de abril, llegaron todos los superiores
que tiene dicha asociación en las fundaciones de las nueve
naciones americanas para —después de un retiro espiritual—
reunirse en asamblea e inspirados por el Espíritu Santo
proclamar el nuevo Presidente General de Lumen Dei. La
sorpresa para muchos ha sido mayúscula al ser elegido el P.
Javier Mahía Colao. Un joven sacerdote de 32 años, licenciado
en Teología por la Universidad de Valencia.
Aunque nadie dudaba de la santidad, abnegación y
humildad del Padre Mahía y de la gran fidelidad al que fue
su maestro durante 15 años, el Padre Rodrigo Molina, nos ha
sorprendido por la gran responsabilidad que Dios ha puesto
sobre su cabeza. Es muy difícil encontrar a alguien que haya
sustituido al fundador de una obra religiosa con 32 años de
edad. Si es que esto ha sucedido alguna vez.
Una vez más se comprueba que las mejores catequistas
para los niños son sus propias madres. La madre del P. Javier
Mahía, Angelina Colao, murió hace dos años en olor de
santidad. Dedicaba su vida a la oración y al trabajo, y a pesar
de ser el P. Javier su hijo predilecto, lejos de poner
impedimentos para que fuera misionero, rezaba
continuamente que fuera, y le pedía a Dios verlo muerto
antes de que se divorciara de Lumen Dei. Amaba a Dios, al
hijo y a Lumen Dei hasta el extremo.
64 ________________________________________________

El P. Javier Mahía Colao nació en Avilés el 22 de


diciembre de 1969, y como sacaba buenas notas en todos los
exámenes, sus tías le preguntaban qué quería ser cuando
fuese mayor, y como esto le jeringaba la humildad que ya
llevaba impresa en su alma, les respondía: “zapatero”, y salía
corriendo. Terminado el Cou y la selectividad con todo
aprobado en junio, le invité a hacer unos ejercicios
espirituales con Lumen Dei, los aceptó con gran alegría y con
el permiso de sus padres. Desde aquella fecha no dudó más
de su vocación sacerdotal y pronto ingresó en el Seminario de
Lumen Dei. Seis años después fue ordenado sacerdote por
don Gabino Díaz Merchán en la iglesia de San Nicolás de
Bari, en Avilés y cuatro años más tarde le nombraron rector
del Seminario.
Ahora es el P. Javier quien tiene que nombrar al que ha
de gobernar a los 37 seminaristas. Como anécdota coherente
con la humildad del P. Javier puedo decir lo que sigue: Padre
Mahía —le dije—, algunos sacerdotes de Lumen Dei me
piden que rece para que le hagan obispo. Respuesta: “Sólo me
nombrarán obispo si sale un Papa que no esté bien de la
cabeza”. Y cuando le felicité por su nombramiento como
Presidente General me dijo: “Todos me felicitan por el
ascenso, pero nadie me felicita por la cruz que Dios ha puesto
sobre mis hombros”. Y añadió: “Seré fiel al Padre Molina
hasta la muerte. Nada cambiará en Lumen Dei. Dios me
ampara a través de su Palabra”: “Ha escogido Dios más bien
lo necio del mundo para confundir a los sabios. Y ha escogido
Dios lo débil del mundo para confundir lo fuerte” (I Corintios
1, 27).

Publicado en La Voz de Avilés 1—junio—2002 y


en La Nueva España 3—junio—2002
________________________________________________ 65

16

CRUZADA MARIANA

S
abiendo que el Santo Padre Juan Pablo II ha
sentido el singular y eficaz estímulo —como
inspiración— hacia nuestra Madre, la Virgen
María, cuando no duda en decir públicamente
que le salvó de la muerte en el atentado que sufrió y que
todos conocemos, y que no cesó de hacer propaganda del
amor y confianza que tiene en la Madre de Dios, decretando
como Año del Rosario el 2003 que ahora vivimos, la
Asociación Católica LUMEN DEI viene promoviendo una
CRUZADA MARIANA con un éxito que sólo María
Santísima puede conseguirlo, pues el Presidente General de
Lumen Dei, Padre Javier Mahía, avilesino, y todos los
sacerdotes, religiosas, seglares y matrimonios que se han
consagrado a la Obra, han conseguido ya 128.000 Cruzados,
entre los cuales tenemos 26 obispos y 2 cardenales.
Pero el Padre Javier Mahía no cejará hasta que consigan
el millón, antes de finalizar el año. El próximo día uno de
junio saldrán dos autobuses con 110 personas que ya tenemos
apuntadas para consagrarse a la Virgen en Covadonga..
El compromiso que han de hacer, después de
imponerles la medalla, es rezar el Rosario todos los días por
las intenciones del Papa y en beneficio de los cruzados, por el
tiempo que crean conveniente. O también pueden rezar tres
avemarías todos los días, estos lo hacen los Pequeños
Cruzados. Se puede decir que alrededor del 90% ofrece el
rezo del rosario y el de las tres avemarías, durante toda su
vida. Debido a este compromiso, cualquiera que forme parte
66 ________________________________________________

de él ya tiene más de 128.000 personas rezando por él al día


de hoy, y como Dios lo quiere y la Virgen también, esperamos
que a fin de año ya sean un millón.
Como todavía nos quedan 20 plazas libres, invitamos a
todos los avilesinos para consagrarse en Covadonga. Los
Cruzados pueden pertenecer a cualquier Obra o Movimiento,
igual que los que no pertenecen a ninguno. Todos
adelantamos el mayor agradecimiento al Señor Director, si
tiene a bien el publicarnos este escrito. 128.000 firmas le
podríamos dar.

Publicado en La Voz de Avilés 31—mayo—2003,


en La Voz de Asturias 5—junio—2003
y en La Nueva España 11—junio—2003

María Auxiliadora
________________________________________________ 67

17

LA DOCTORA QUE ME OPERÓ

C
uatro años y medio han pasado después de
salvarme la vida la doctora que me operó. Y como el
tema que pretendo escribir exige discreción, me
parece mejor no dar a conocer un nombre tan conocido en
Asturias.
A los que nos gusta dialogar con personas de profesión
distinta a la nuestra, nos vamos haciendo amigos del revisor
del gas, del portero, del abogado que nos defiende, del
médico de cabecera y, por supuesto, de la cirujana que nos
abre el estómago y lo cierra bien.
Para empezar le daremos por nombre “Isabel”. Isabel es
un personaje inteligente, de carácter muy fuerte con dotes de
mando. Ha viajado por numerosas naciones en busca de esa
felicidad que nos trae de cabeza a todos, y que sólo Jesucristo
nos la puede dar. Desde la fecha en que me operó esta ilustre
doctora hasta el día de hoy, nunca hemos perdido el contacto,
tampoco hemos dejado de hablarle de Dios y de Lumen Dei,
pero Isabel estaba convencida de que el Papa y la Iglesia
estaban equivocados, estaba convencida de que la gente
honrada nunca llegaba a enriquecer, estaba convencida de
que el divorcio es bueno y las parejas de hecho también,
estaba convencida de que Dios, suponiendo que existiera,
estaba de pleno acuerdo con ella, y nosotros, en nuestras
cenas con Isabel, en nuestros viajes a Fátima, en nuestros
viajes a Madrid para asistir a las ordenaciones sacerdotales de
Lumen Dei, siempre le hablábamos de Dios y de lo que nos
dice el Evangelio, y por qué no decirlo, siempre rezábamos
por Isabel, y como Dios es tan bueno y siempre nos está
llamando si le prestamos atención, le llegó el momento a
Isabel, y nuestra hija consiguió que se confesara con un santo
68 ________________________________________________

sacerdote de Lumen Dei, en Fátima, hace unos días;


entretanto, yo estaba esperando para confesar también, y creo
que la doctora me hizo esperar casi una hora, una hora de
verdadera felicidad al ver que nuestra querida amiga estaba
haciendo las paces con Dios, algo que no había hecho desde
su primera comunión hasta los 50 años que cuenta
actualmente.
Ahora sí se puede decir que Isabel es feliz, no se
conforma con ir a misa todos los días y comulgar, se pasa la
misa entera de rodillas. ¡Qué bien! ¡Qué inteligente es! ¡Qué
razón tiene! Si es verdad, ¡como lo es!, que Jesucristo está en
Cuerpo, Alma y Divinidad en la Sagrada Hostia, ¡cómo
podemos estar de pie ante el Sagrario! Gracias, Dios mío, por
haber salvado el alma de la persona que salvó mi vida. Amor
con amor se paga.
P.D.: Cuando esto escribo Isabel está haciendo ejercicios
espirituales con uno de los mejores sacerdotes que he
conocido en mi vida, Ángel Casabón Vicente, el que ha
conseguido traer para Lumen Dei seis vocaciones
sacerdotales en los primeros ejercicios que ha dado en
Brasilia.

Publicado en La Voz de Avilés 4—septiembre—2003

Nuestra Señora
del Perpetuo
Socorro
________________________________________________ 69

18

LA DOCTORA MARQUÉS

D
oña Carmen Marqués Fernández sigue
perseverando como buena católica, en estrecha
colaboración con Lumen Dei. Después de
llevarnos más de cuatro años la contraria en todo lo que
respecta al Santo Padre y al magisterio de la Iglesia, la Virgen
de Fátima, sirviéndose de pobres instrumentos como
nosotros, la llevó a confesar con un sacerdote de Lumen Dei y
se convirtió, en Fátima.
Desde aquella fecha no ha perdido una sola misa cada
día que amanece, no ha dejado de confesarse con un
sacerdote de Lumen Dei. Le preocupan los pobres, y los viene
sirviendo y ayudando mejor que nosotros. Basta decir que
ella misma se ha costeado el viaje de ida y vuelta hasta llegar
a Lima y a los Andes de Perú. Allí estuvo 28 días haciendo
dos y tres operaciones diarias a esas gentes desheredadas de
todo lo bueno que hay en la tierra, a las que nadie atiende ni
aceptan en los hospitales por la mugre que llevan encima y el
olor que despiden por no haberse podido bañar nunca. ¡Oh,
gobiernos, qué mal lo vais a pasar cuando el Justo Juez os
pida cuentas de lo que habéis hecho con tantos vagones de
billetes como habéis gastado inútilmente en lujosas calles y
estúpidos ornamentos! Aprended de Lumen Dei que no deja
de hacer hospitales, colegios, guarderías, comedores para los
niños más pobres del mundo, donde se alimentan
gratuitamente 9.000 inocentes que estaban condenados a
morir de hambre y de frío. Esto lo ha visto muy claro la
doctora Marqués, por eso allí le caían lágrimas de gozo por el
70 ________________________________________________

bien que hacía, y lágrimas de compasión por la falta de


caridad que hay en el mundo.
Terminaré con lo que nos ha dicho la doctora Marqués
cuando cenábamos en nuestra casa ayer por la noche: “Me
trajeron una niña de 13 años con un tumor en el hígado, su
madre no quería que la operara. Le dije que de no hacerlo se
moriría. La convencí... Seguidamente conseguí extirparle el
tumor; el anestesista me dice que el corazón se apaga; todas
las monjas de Lumen Dei en aquel hospital se postran de
rodillas implorándole a la Virgen que le salve la vida. Veo
que el corazón no se mueve, las lágrimas me impiden ver lo
que hago, mando que vayan corriendo a la farmacia en busca
de una medicación adecuada, entretanto le damos masajes,
siete minutos después el corazón da señales de vida. La niña
se recupera y todo bien. A las cinco de la mañana me llama la
monja que estaba de guardia, gritando. ¿Qué pasa? —La niña
me ha contado lo que vio mientras estaba muerta: Un camino
de fuego asombroso, otro camino con fuego moderado, y un
sendero muy estrecho iluminado. La niña se decide a pasar
por el sendero iluminado, pero un hombre vestido de blanco
con barbas le dice: “Detente. Tienes que volver a la vida
terrena. No ha llegado tu hora”.
Una enfermera que colabora con Lumen Dei cuando le
sobra tiempo, oyendo lo que la niña les había dicho, se fue
para unos ejercicios espirituales que estaba dando un
sacerdote de Lumen Dei, nerviosa y asustada, entendió —
como todos— que el fuego asombroso era el infierno, el fuego
moderado el purgatorio, el sendero muy estrecho e
iluminado, el camino del cielo, y el hombre vestido de blanco
con barbas, Jesucristo. Esto no es un dogma de fe ni lo será
nunca. Se puede creer o negar, pero en esa niña analfabeta e
ingenua no existe ninguna posibilidad de que lo haya
inventado, máxime teniendo en cuenta el estado de ánimo en
que se encontraba después de extraerle un tumor de tres
kilos.

Publicado en La Voz de Avilés 22 y 23—diciembre—2003


________________________________________________ 71

19

ADIÓS AL P. OUTEIRIÑO

A
yer fui a despedirme del santo e ilustre jesuita,
P. Outeiriño Núñez, el que me ha honrado más
de 25 años con su sincera amistad; ese afecto
personal puro y desinteresado, difícil de encontrar. Después
de 54 años en Gijón le ha llegado la hora de irse a Salamanca
para convivir con otros colegas que también esperan —en la
residencia que tienen en
Salamanca— ese cambio de vida
abismal que les saca de las
tinieblas para llevarles a la luz
de la eternidad, por la cual han
luchado una vida entera,
haciendo siempre el bien limpio
y totalmente desinteresado, bien
distanciados de sus queridos
familiares, viviendo la pobreza,
la castidad y la dura obediencia.
El padre Outeiriño se nos
va con 94 años cumplidos. Ha
sufrido 15 enfermedades y 16
operaciones; también el
destierro, cuando todos los jesuitas fueron obligados a dejar
España. Seis años estuvo en Bélgica por ese motivo.
El padre Outeiriño es profesor de Religión, licenciado en
Geografía e Historia, profesor de Literatura Francesa,
impartiendo clases desde los 39 años hasta los 75, dejó cerca
de 1.000 alumnos en Gijón, Avilés, Oviedo y otras localidades
72 ________________________________________________

asturianas. Lleva once años impedido después de romperse el


fémur, sufriendo el error que cometieron algunos médicos, a
pesar de tenerlo tres meses en la cama del hospital sin poder
levantarse, pero en las visitas que le vengo haciendo, siempre
lúcido, bien sonriente, me cuenta los consuelos que le da
Dios, y dice: “Cuando sufras, si no puedes llevarlo con
resignación, llévalo con alegría, pues Dios siempre nos da el
ciento por uno en la tierra y después la gloria eterna”. Es
claro que cuando menos tiempo le queda para llegar a la Casa
del Padre más contento está. Así son los santos; todas las
enfermedades y tribulaciones que les vienen las traducen en
el amor que Dios les tiene, al corregirlos fraternalmente para
que no tengan que sufrir en el Purgatorio. Esto lo sabe muy
bien, y lo dice, Juan Pablo II, en la encíclica que nos habla del
dolor.

Publicado en El Comercio 26—5—2004,


en El Comercio Digital 26—5—2004
y en La Voz de Avilés 4—6—2004

La Inmaculada Concepción
________________________________________________ 73

20

MURIÓ EL PADRE OUTEIRIÑO

H
ace unas horas que me puse en contacto con la
telefonista de la Residencia de Jesuitas de
Salamanca. Una vez más —como lo venía
haciendo— le pedí que me pasara con el
Padre Luis Outeiriño Núñez. La respuesta no me ha
sorprendido mucho, pero sí me ha afectado bastante
sentimentalmente: “Hace unos días —me dijo— que ha sido
enterrado”.
El Padre Luis Outeiriño murió con 96 años. Estuvo 54 en
el Colegio de la Inmaculada. Después le llevaron —los
últimos tres años— a la Residencia de Jesuitas de Salamanca.
Allí le visitamos mi esposa, nuestra hija y su esposo, y
nuestros nietos. Nos hicimos unas fotografías todos juntos, y
entre otras cosas nos habló de las 17 operaciones que había
sufrido, del cáncer de piel que soportó estoicamente los
últimos años; y cuando le dije que todo ese sufrimiento que
tan injusto nos parece es fruto del inmenso amor que Dios
nos tiene, y que esas correcciones fraternas que Dios nos
envía son para evitar que pasemos por el Purgatorio y gozar
eternamente de las bienaventuranzas, pues Dios —le dije—
no puede hacernos nada por fastidiarnos; todo tiene que ser
por amor, en ese momento le caían las lágrimas como
perdigones de emoción y alegría, como si él no supiera todo
lo que yo pudiera decirle.
Lo curioso de todo esto es que siempre me dijo que era
muy feliz, y en su rostro se veía esa placidez que se va
74 ________________________________________________

imprimiendo en las personas religiosas cuando llevan su


corazón envuelto en la vida ascética.
El Padre Outeiriño era un señor inteligente y santo,
titular de 3 licenciaturas y políglota. Estuvo impartiendo
clases de literatura francesa cerca de cuarenta años en el
colegio de la Inmaculada, y entre sus alumnos estaba nuestro
hijo Antonio, el que mucho ponderaba al buen profesor que
tenía, destacando siempre la prudencia, la cultura y la
humildad con que soportaba a algunos alumnos díscolos.
Descanse en el cielo y goce de Dios eternamente, el
amigo solícito, fiel y sincero que tanto bien ha hecho a lo
largo de su vida.
Hasta pronto, Padre Outeiriño, interceda por mí. Yo
rezo por usted.

__________

Stella Maris
(Estrella del Mar)
________________________________________________ 75

21

MUERTE DE SOR LUCÍA

E
n primer lugar tengo que agradecerle al Presidente
General de Lumen Dei el haberme facilitado un coche
de la Obra y un conductor para que pudiera asistir al
funeral de Sor Lucía, al igual que él me agradeció a mí el
haber conseguido que la vidente le recibiera tres veces
acompañado de la Madre Superiora que gobierna las cerca de
300 monjas que tiene Lumen Dei extendidas por España y por
once naciones más, como misioneras de los más pobres entre
los pobres, a quienes distribuyen once mil comidas diarias sin
que nadie les pague un céntimo. ¿De dónde sacan tantos
millones de dólares mensualmente? De las gracias que Dios
irradia a través de las largas horas de oración que
diariamente hacen todos los miembros de Lumen Dei por los
bienhechores de la Obra, y también por la caridad que
practican los misioneros y misioneras con esos a quien
Jesucristo más ama y tienen el cielo ganado por las injusticias
que sufren.
Me descuidé demasiado sin preocuparme del título. Sor
Lucía venía padeciendo, desde hace algunos años, del
corazón y de la columna vertebral, sin que nunca se hubiera
quejado de los dolores que diariamente le aquejaban, pero
como nos quería y confiaba en nosotros, invitándola siempre
para traerla a España de incógnito para intentar curarla con
los buenos especialistas que aquí tenemos, nos confiaba
muchas cosas que nadie sabía, exceptuando la Madre Priora.
En julio del pasado año comenzó a andar apoyándose
en un bastón, después en silla de ruedas, donde nos recibió la
última vez; y cada vez que la llamaba por teléfono me
contestaba la Madre Priora diciéndome que se pasaba la
mitad del tiempo en la cama, que había perdido mucho peso
76 ________________________________________________

y que estaba muy débil, a pesar de todo me envió la última


tarjeta agradeciéndome el rosario que diariamente rezaba por
su salud y por los favores que le habíamos hecho.
El pasado día 15 estuve a solas con la Madre Priora en el
locutorio del convento, me explicó cómo habían sido los
últimos días de su vida: “Le llevábamos la comunión todas
las mañanas a la cama y podía oír la Misa a través de un
magnetófono. Sufrió muchísimo cuatro días antes de morirse
por falta de respiración, a pesar del oxígeno que le poníamos,
pero siempre con una paz asombrosa y sonriendo. El último
día de su vida, sabiendo que era el día 13, recibió una carta
del Santo Padre, y aunque no podía hablar, la leyó entera
sujetándola con las manos temblorosas, mientras el Obispo de
Leiría y yo estuvimos con ella hasta su muerte, y ese día pudo
hablar diciendo estas últimas palabras: ¡Nuestra Señora!...
¡Nuestra Señora!... ¡Angelitos!... ¡Corazón de Jesús!...
¡Corazón de Jesús!... ¡Vamos, vamos… para el Cielo con los
Pastorcitos!”.
Después hablaremos de su entierro.
Publicado en La Nueva España 19—febrero—2005,
en La Nueva España Digital 19—febrero—2005,
en La Voz de Avilés 20—febrero—2005
y en María Mensajera — abril 2005

Nuestra
Señora de
Guadalupe
________________________________________________ 77

22

ENTIERRO DE SOR LUCÍA

E
n el funeral de Sor María Lúcia de Jesús hemos
podido ver que amén de haber sido una columnita de
la Iglesia Católica, universalmente conocida como
Hermana Lucía, también ha sido muy querida y admirada
por la mayoría del mundo católico. El Ejército Azul de
Nuestra Señora de Fátima, al que pertenezco, cuenta con más
de 70 millones de socios en todo el mundo, y más de seis
millones de devotos de la Virgen de Fátima recibe aquel
santuario anualmente de los cinco continentes.
El respeto de todos los portugueses a Sor Lucía se ha
visto muy claro en el funeral de la vidente, hasta los políticos
han tenido la deferencia de suspender la campaña electoral
esos días para no deturpar la pena y el consuelo de tantas
almas que habían llegado de múltiples naciones para darle el
adiós a la futura santa que tanto bien ha hecho a la Iglesia
Católica con su abnegada obediencia y fidelidad.
En una de sus misivas me decía que “estaba enterrada
entre las cartas que diariamente recibía”, y la monjita de la
portería contaba hasta 70 cartas diarias de todas partes del
mundo, es claro que tenía traductores para los idiomas que
desconocía, pero escribía correctamente el español y el
italiano, y entendía el alemán, el francés y el polaco. Su
carácter fuerte, afable y siempre sonriente, acompañado de
un equilibrio mental sobresaliente le deparaba una memoria
prodigiosa.
En la catedral de Coimbra no era posible la entrada, a no
ser a los que pasaron a la puerta del templo diez y doce horas
78 ________________________________________________

a la espera de que abriesen las puertas para asistir a la misa


que concelebraron numerosos obispos y más de 300
sacerdotes, presidida por un cardenal del Vaticano que por
deseo expreso del Santo Padre, vino para predicar la homilía
que se merecía una pastora de ovejas, humilde, santa e
ilustre, con varios libros publicados y traducidos a múltiples
idiomas.
Sinceramente puedo decir que jamás he visto un funeral
con tanta multitud de gente. Las calles cortadas, el coche
tuvimos que dejarlo a dos kilómetros del Convento, banderas
por todas partes, gentes llorando por Sor Lucía y porque les
dejaran tocar su ataúd. Centenares de policías, que no
conseguían frenar la multitud que intentaba acercarse al
Convento para ver entrar al féretro. No había hoteles ni
pensiones para dormir, bien que el chófer y yo nos
hospedamos en un convento cercano recomendados por la
madre priora del Carmelo.
En la parte lateral izquierda de la basílica de Fátima,
donde se encuentra el sepulcro de la beata Jacinta; a su lado
han hecho la tumba para Sor Lucía, pero sin que todavía
sepamos el porqué, algunas horas antes del fallecimiento de
la vidente, ésta le dijo a la Madre Priora que deseaba ser
sepultada en la clausura del convento donde había vivido 54
años, pudiendo llevarla doce meses después al sepulcro de la
basílica que está preparado desde hace tres años. Su ataúd en
forma de arca y lujoso, en contra de la pobreza que tanto
amaba Sor Lucía, se lo han enviado del Santuario de Fátima,
como el último obsequio y homenaje a los que tanto han
honrado a la Virgen María y a la que ha hecho posible que los
mensajes de Fátima llegaran hasta los confines de la Tierra,
inmolando toda su vida tras las rejas de una “cárcel”, no por
la fe, porque fe es creer lo que no vemos, sino por las veces
que ha visto a la Virgen y ha dialogado con Ella.
Es de notar que Sor Lucía veía a la Virgen, hablaba con
Ella y le hacía muchas preguntas. Jacinta la veía y oía sus
palabras, y Francisco sólo la veía.
________________________________________________ 79

Después de pasar el féretro a la clausura del Convento,


la Madre Priora tuvo la deferencia de pedirme que pasara al
locutorio para despedirme, y al verla tras las rejas, triste y sin
hablar, le dije: ¡Qué triste está el convento, Madre, qué
desoladas todas ustedes! —Nos falta la alegría de una santa
que lo llenaba todo.
En ese momento le bajaban lágrimas como perdigones y
se le cortaba el habla, también lloré yo, y así, secándonos las
lágrimas con el pañuelo nos despedimos hasta el próximo
mes de julio, cuando supuestamente veremos el museo donde
expondrán todo lo concerniente a sor Lucía, incluyendo
cartas que pasarán a la Historia.

Publicado en La Nueva España 23—febrero—2005,


en La Nueva España Digital 23—febrero—2005,
en La Voz de Avilés 23—febrero—2005
y en María Mensajera — abril 2005

La Dolorosa
80 ________________________________________________

23

DIÁLOGO ENTRE LUCÍA Y EL PAPA

E
l día 13 de mayo de 1981, cuando el Santo Padre casi
agonizaba en el hospital a causa del atentado que
todos conocemos, le prometió a la Virgen de Fátima
que si le salvaba la vida viajaría hasta el “altar del mundo” el
día 13 de mayo de 1982, lo mismo que había pensado hacer,
precisamente, el día que cayó malherido en la Plaza de San
Pedro, lo que ya estaba predestinado en el Tercer Secreto de
Fátima por la beata Jacinta. Este suceso se hacía
imprescindible para hacer la consagración de Rusia
exactamente como la Virgen se lo pidió a sor Lucía, es decir,
en unión con todos los obispos del mundo. Es de notar que
Pío XII la hizo dos veces en solitario.
La última vez con estas palabras: “Como hace algunos
años consagramos todo el género humano al Corazón
Inmaculado de la Virgen, Madre de Dios, así ahora, de un
modo especialísimo, dedicamos y consagramos todos los
pueblos de Rusia al mismo Inmaculado Corazón”. A este
respecto nos dijo sor Lucía: “Sólo la ha hecho “en parte”
puesto que no fue en unión con todos los obispos del
mundo”.
Asimismo o parecido la hizo Pablo VI y Juan Pablo II,
hasta que le preguntaron a sor Lucía el porqué no se cumplía
esa profecía y todo seguía igual. Sor Lucía les dijo que hasta
que no hicieran la consagración como se lo había pedido la
Virgen no sería válida.
________________________________________________ 81

Yo le pregunté a sor Lucía qué hubiera pasado si la


hubieran hecho como la Virgen lo pidió 60 años antes, “pues
todo hubiera sucedido —me dijo— como lo hemos visto
después de hacerla bien y por segunda vez Juan Pablo II”. Y
hablando yo sobre este tema a un grupo de amigos, un
coronel de la Guardia Civil jubilado me dijo: “Si la hubieran
hecho cuando la Virgen mandó, también se hubiera evitado la
Guerra Civil en España”.
Sobre el diálogo que Sor Lucía y el actual Papa tuvieron
encerrados en la basílica de Fátima, se hicieron muchos
comentarios dispares e inciertos. También al tiempo de
duración le sumaron las oraciones que el Santo Padre y la
vidente hicieron postrados de rodillas sobre las tumbas de
Jacinta y Francisco.
Y al preguntarle yo cuánto tiempo estuvieron
dialogando y de qué trataron, sor Lucía me dijo: “Fueron
veinte minutos, y ha sido sobre la futura beatificación de mis
primos. El Santo Padre me ha dicho que tenía la mejor
voluntad de beatificarlos. Después añadió: Rece, rece mucho
para que usted y yo, si es voluntad de Dios, podamos verlos
en los altares”. Pienso que también trataron de la
consagración de Rusia bien hecha, pero no estoy seguro.
Es bueno recordar que la Virgen le dijo a sor Lucía: “No
quieren hacer la consagración de Rusia, pero la harán”.
¿Fue imprescindible o necesario el atentado al Papa para
que la hicieran bien…?
¿No era realmente ridículo y humillante para los Santos
Padres, enviar 4.500 cartas a todos los obispos del mundo
para que se unieran al Santo Padre e hicieran la susodicha
consagración, como lo hizo Juan Pablo II después, y
Monseñor Gabino Díaz Merchán la hizo en Covadonga,
donde una multitud de asturianos asistimos a la ceremonia
obedeciendo al pedido de una aldeana y pastora de ovejas
ante los ojos de miles de millones de agnósticos, ateos y
decenas o centenas de religiones que desprecian nuestra
Religión Católica, y que algunos van de casa en casa para
82 ________________________________________________

arrebatarnos la fe que todos los católicos tenemos en la


Santísima Virgen María y Madre de Dios?
¿Es que alguien en el mundo puede ignorar a la única
religión que ha sido fundada por el mismo Dios sobre un
charco de sangre, por defender la Verdad, la Paz, la Justicia,
el Amor, el Perdón para todos los que se arrepientan de sus
maldades, y la defensa que Él ha hecho de los pobres y de las
mujeres cuando eran esclavas de sus maridos?¡Cómo
podremos dejar de amarle!

Publicado en La Nueva España 1—abril—2005,


en La Nueva España Digital 1—abril—2005 y
en María Mensajera — abril 2005

La Purificación de la Virgen María


Nuestra Señora de la Candelaria
________________________________________________ 83

24

LUCÍA, TAUMATURGA

M
e refiero a la vidente de Fátima. Hace unos
veinte años nuestra hermana Ovidia vivía
amedrentada sabiendo que muy pronto se
quedaría ciega. El diagnóstico de varios oftalmólogos no daba
ninguna esperanza. Viendo cómo lloraba sin que nadie
pudiera consolarla, una gran pena y preocupación sentimos
todos los hermanos. Pocos días después, mi esposa, nuestros
hijos y yo, fuimos al Carmelo de Santa Teresa para hablar con
sor Lucía. Le expliqué con detalle la situación tan dramática
en que se encontraba. La respuesta fue inmediata: “Dile a tu
hermana que puede estar bien tranquila, no quedará ciega ni
corta de vista”. Hoy, veinte años después, disfruta leyendo
biografías de santos con perfecta visión.
Dos años después de casarse nuestra hija, se quedó
embarazada. Llegaron los exámenes médicos, y unos meses
después le dicen en la Residencia San Agustín, de Avilés, que
el hijo que lleva en su seno es subnormal, pero como estaba
dentro de los tres supuestos no había motivo de gran
preocupación por tratarse de una operación sencilla para
practicarle el aborto. Mi hija le dijo a la doctora que a su hijo
no lo mataría nadie que no fuera Dios, que como fuera lo iba
a tener, y se fue.
Cuando llegó a nuestra casa para desahogarse con
nosotros estaba pálida, se abrazó a mi cuello y empezó a
llorar. No te preocupes, le dije, Dios todo lo hace bien, y si es
subnormal todos le querremos más y tiene el cielo ganado en
cuanto se bautice, algo que los normales no podemos decir.
84 ________________________________________________

Seguidamente llamé por teléfono a sor Lucía diciéndole a la


Madre Priora que necesitaba urgentemente hablar con la
vidente, le expliqué lo dicho con toda claridad. Respuesta:
“Dile a tu hija que el niño que va a nacer será perfecto”. ¿Lo
sabe usted, hermana Lucía? “Cree y no preguntes”, me
respondió.
Cuando nuestra hija fue a dar a luz al Hospital General
de Oviedo había una gran expectación entre los familiares
nuestros y los médicos que sabían el anterior diagnóstico. El
niño con cuatro kilos de peso lo examinaron minuciosamente
y nada le encontraron. Ahora llega el momento en que no se
pueden escatimar los elogios que se merece el niño para darle
el sentido premonitorio que sor Lucía nos afirmó con la frase
predicha: “El niño que va a nacer será perfecto”. Es el número
uno entre los de su clase. En los últimos exámenes sacó seis
sobresalientes y tres notables, tiene una presencia física casi
excepcional, su voz también es de las más brillantes de su
clase. Cuando iba en segundo año de piano le dijeron que lo
podrían pasar a cuarto para ponerle en el lugar que le
correspondía, tiene un coeficiente intelectual de 130, su vida
espiritual es tan profunda que a todos los que vivimos en su
entorno siempre nos empequeñece, aquí hay otra profecía de
sor Lucía anunciándonos el futuro del niño hasta su término.
Es claro que no lo puedo decir. Escrito quedará.
Sabiendo que los partos de nuestra hija todos han sido
con cesárea, la excelente doctora Marqués (hermana de Sergio
Marqués) le dijo a nuestra hija que tener más hijos era un
“suicidio” entre comillas. Y como en aquella fecha estaba
próxima a dar a luz, llamé por teléfono a sor Lucía diciéndole
la preocupación que teníamos y pidiéndole sus oraciones. La
respuesta fue contundente: “Le harán la cesárea y todo saldrá
bien y la niña que va a nacer será la alegría de la casa”.
Ciertamente todos estamos pasmados con la alegría que
transmite a todos nosotros y a cuantos la conocen y juegan
con ella. Siempre cantando, bailando y tocando el piano,
mientras entona canciones religiosas.
________________________________________________ 85

Terminaré diciendo la entrevista que Juan Pablo I tuvo


con sor Lucía cuando éste era cardenal Patriarca de Venecia, y
fue a verla a Coimbra: “Señor Cardenal, usted será elegido
Papa, pero no haga proyectos a largo plazo porque su
pontificado será brevísimo”. El purpurado no se lo creyó del
todo, entre otras cosas porque era muy endeble y enfermo
para ejercer el cargo de mayor responsabilidad que hay en
este mundo, pero cuando fue elegido Papa se dio cuenta de
que muy pronto moriría, y como es sabido no hizo ningún
proyecto, más bien se dedicó a la oración y a meditar el
Kempis que dejó sobre la mesita de noche, treinta y tres días
después, cuando falleció. Pero existen personajes tan
denuestos, como Francisco Umbral, que no se cansan de
perseguir a Dios porque saben que existe, pues si Dios no es
nada, a la nada nadie la persigue y este “pobre” hombre se
atrevió a publicar un artículo diciendo algo así como que sor
Lucía lo que había visto era una mujer poco vestida y nada de
la Virgen, a la que también persigue porque sabe que la
tenemos ahí.
Como hemos visto sor Lucía era taumaturga, como lo
han sido un número muy exiguo de santos: Cura de Ars,
Padre Pío, Martín de Porres, etc.
En los próximos días explicaremos cómo ha sido el
primer encuentro con sor Lucía (25—2—77) y el porqué, sin
coincidir en nada con lo que se ha escrito públicamente.

Publicado en La Nueva España 26—febrero—2005,


La Nueva España Digital 26—febrero—2005,
La Nueva España 16—marzo—2005,
y en María Mensajera — abril—2005.
86 ________________________________________________

25

¿CÓMO CONOCÍ A SOR LUCÍA?

C
uando era verdaderamente ateo y llevaba una vida
disoluta, mal educado por colegas jovenzuelos y
pueblerinos, los que me narraban continuamente sus
andanzas pecaminosas, y lo hacían con verdadero orgullo y
triunfalismo, así fui creciendo con muchas ganas de hacer
todo lo que aquellos pobres energúmenos me enseñaban,
hasta que un buen día —cuando encima me caían los treinta
años— se convirtió uno de los endemoniados a través de
unos cursillos de cristiandad, y llegó corriendo a mi casa para
enseñarme un crucifijo que le habían dado, diciéndome: Vete,
vete, tienes que ir. Me parecía verle ojos de loco, y no dudé de
que estaba un poco enajenado. Viendo que le hacía poco caso,
consiguió persuadirme por lo cómodo y regalado, con estas
palabras: “No tienes que pagar nada. El Gobierno lo paga
todo, incluso los cuatro días que pierdes de trabajo en
ENSIDESA, y están obligados a darte permiso
inmediatamente”.
Viéndolo tan fácil y provechoso, decidí pasar unos días
fuera de la oficina, donde llevaba la contabilidad de un
almacén de explosivos; cuando salí de los cursillos de
cristiandad —allí estaba don Ángel Garralda como
sacerdote— ya era un hombre católico, apostólico y romano.
Comencé a practicar la religión dirigido por don Ángel
Garralda. Me sentía tan desconocido y tan feliz, que sólo me
turbaba el miedo que tenía de que me “robaran” el Cristo que
adoraba.
________________________________________________ 87

Pero en mi vida espiritual me faltaba algo muy esencial,


la devoción a la Virgen María. No me cabía en la cabeza que
fuera virgen en el parto, antes del parto y después del parto.
Y esto que tanto me dolía fue para mí un secreto que jamás
comenté con ninguno de los muchos amigos que tenía en
Acción Católica, a la cual yo pertenecía y colaboraba. Así
pasaron unos quince años, sufriendo el vacío que causan las
dudas, hasta que la Virgen vino a verme. Sí, el padre Gallego
(ya fallecido) apareció un día con las Memorias de Sor Lucía,
la Vidente de Fátima, para pedirme que las leyera. Las leí tres
veces y me dije: ¡Aquí está la verdad de la Virgen y de tres
niños puros y angelicales! Nunca más tuve dudas de lo que la
Santa Iglesia nos dice de la Virgen, plasmado también en los
Evangelios.
Poco después tuve un sueño premonitor: Serían las
cinco de la mañana cuando soñando y llorando de un gozo
que no era de este mundo, vi a Sor Lucía con su impecable
hábito mirándome de frente y dándome a entender que me
recibía, yo estaba vestido muy elegante y me sentí
avergonzado como si de mi saliera una corriente negativa al
respeto y admiración que a todos nos puede causar una
virgen y santa. Desperté con los ojos mojados del lloro y le
dije a mi esposa: Sor Lucía necesita de nosotros. No sé cuándo
pero nos recibirá. Aquel mismo día le escribí a Sor Lucía una
carta en el portugués que había aprendido en los once años
que estuvimos en Brasil como emigrantes, explicándole todo
lo que queda dicho. No tuve respuesta. Decidimos viajar a
Fátima y pasar por el Carmelo de Santa Teresa, les llevamos
algunas golosinas para todas las monjas y una caja de
bombones para Sor Lucía. Nos recibió la madre Priora y nos
dijo que para ver a Sor Lucía necesitábamos un permiso de la
Santa Sede. Llegamos a casa y le escribí una carta a la madre
Priora agradeciéndole el habernos recibido y rogándole nos
perdonara por el atrevimiento que suponía el intentar ver a la
vidente. Nos contestó amablemente agradeciéndonos los
presentes que les habíamos llevado, sin conceder importancia
a lo que llamábamos atrevimiento.
88 ________________________________________________

Continué enviándole todo lo bueno que se publicaba en


los periódicos regionales y nacionales respecto de Sor Lucía.
También le enviaba algunos de los noventa mil versos que
tengo escritos y catorce mil publicados, felicitándole en cada
fecha que me daba oportunidad, y ofreciéndome para
servirlas en todo lo que necesitaran. Así fueron pasando dos
años, entretanto visitábamos al convento con alguna
frecuencia y les llevábamos algunos alimentos que la monjita
de la portería secretamente nos indicaba, como era el bacalao
que le gustaba a Sor Lucía y a todas las 27 monjas, las que
siempre salían a recibirnos en el locutorio, y por más que
mirábamos Sor Lucía no aparecía nunca.
Paseando un día por la calle Corrida me dieron un
folleto donde aparecía una carta impresa y firmada por sor
Lucía. Me pareció que era falsa. Se la envié a la vidente
pidiéndole permiso para imprimir mil copias y distribuirlas.
Sor Lucía me envió una tarjeta escrita a máquina y sin firmar,
diciéndome escuetamente que la carta era falsa, y me envió
un folleto impreso con un texto extenso, como diciéndome
que de aquel sí podía imprimir los mil y distribuirlos, pero no
me decía nada. Le escribí pidiéndole que me diera la
dirección donde había sido impreso para hacer cinco mil
copias y distribuirlas gratuitamente, claro. También le pedí
que no me escribiera Sor Lucía y sí una monja cualquiera, y
viendo que no andaba en busca de reliquias, Sor Lucía me
contestó de su puño y letra dándome la dirección que le
pedía. Le contesté agradeciéndole mucho la inapreciable
reliquia que yo conservaría para siempre, y le pedí por favor
que me dijera todo lo que necesitaran para enviárselo.
Respuesta: “Don Antonio, como lo veo tan bondadoso, si esto
no disminuye su ayuda a los pobres, necesitamos una
máquina de tricotar para confeccionar jerseys”. La compré en
la feria de muestras de Gijón y, junto con unos comestibles,
llegamos con todo al convento de Coimbra diciéndole a la
monja de la portería que pasaríamos por allí al regreso de
Fátima. Cuatro días después llegamos al convento y, como
siempre, salieron todas las monjitas para recibirnos y
________________________________________________ 89

agradecernos, pero Sor Lucía no estaba, cinco minutos


después vemos a Sor Lucía pasar por el pasillo que dejaban
las monjitas que habían formado dos hileras, traía unos
paquetes en los brazos y venía sonriendo.
Nuestro hijo se quedó sobrecogido y todos estábamos
muy nerviosos. Nos levantamos mirando aquellos ojos
brillantes que tantas veces habían visto a la Virgen, y al llegar
a las rejas, nos dijo: “Siéntense, siéntense”, y nos dio un buen
regalo para cada uno. Luego, ya sentada, nos dijo: “He
venido a recibirles porque pienso que si el bien que nos han
hecho se lo hicieran a Jesucristo cuando estaba en el mundo,
Él también les hubiera recibido”. Se retiraron todas las
monjitas agradeciendo y sonriendo y nos quedamos con Sor
Lucía a solas. Nos contó algunas anécdotas que publicaremos
si el periódico nos deja, y desde aquella fecha nunca más dejó
de recibirnos, haciéndolo hasta unas 27 veces y dialogando
con ella siempre un mínimo de una hora y media hasta más
de dos horas. Ahora que ha fallecido no siento pena. Sé que
está en el Cielo y sé que intercede por nosotros, así me lo
prometió, y con 75 años que tengo cumplidos no tardaré en
verla. Sí es verdad que no tengo prisa, pero me ilusiona.

Publicado en La Nueva España 1—abril—2005 y


en La Nueva España Digital 1—abril—2005

La
Virgen
del
Pilar
90 ________________________________________________

26

EL PRIMER MILAGRO DE SOR LUCÍA

M
onseñor Alcides Mendoza Castro es arzobispo
emérito de Cuzco, excelente amigo de la
Unión Sacerdotal Lumen Dei, muy
agradecido por las obras de caridad que Lumen Dei viene
realizando allí desde hace unos treinta años, con numerosas
misioneras y sacerdotes. Este santo prelado nos ha dicho más
de una vez que el fundador de Lumen Dei, Padre Rodrigo
Molina, S.I., (natural de Pravia) “era un enviado de Dios”.
Ahora, monseñor Alcides, aquejado de un cáncer
irreversible ha venido a despedirse de nosotros, pero Lumen
Dei ha querido llevarlo a una clínica importante de Barcelona.
Allí le dijeron los especialistas que había llegado demasiado
tarde, y que sólo le quedaban pocos meses de vida.
Estaba hospedado en la sede que tiene Lumen Dei en
Madrid para continuar con su austeridad y no disminuir las
limosnas que llegan para los más pobres, con gastos
hoteleros. Desde Madrid nos llamó Lumen Dei para decirnos
que monseñor Alcides deseaba pasar nos días en nuestra casa
y visitar la Santina de Covadonga, asimismo la casa donde
nació y vivió su gran amigo (fallecido hace tres años), en
Pravia, reverendo Padre Rodrigo Molina, S.I.
Lo tratamos como los santos se merecen, con mucho
amor y mucho esmero. Le llevamos a Covadonga. Allí se
confesó, celebró misa en la Gruta, predicó una homilía
maravillosa y no nos permitió comer en el Hotel Pelayo
aduciendo que en nuestra casa nos resultaba más económico.
Aquella misma tarde le llevamos a Pravia, y como la casa de
________________________________________________ 91

su santo amigo, padre Molina, estaba cerrada, se arrodilló a la


puerta y rezó unas oraciones, después cogió el picaporte
como si fuera una reliquia y lo besó.
Es verdad que jugando con nuestros nietos, haciéndose
fotografías con nosotros, siempre contando anécdotas con
buen humor, todos quedamos prendados de tan buen
hombre, pero como la cruz es una promesa de Dios y nunca
nos puede faltar, cada vez que veíamos a Monseñor dejar de
comer un momento o dejar de hablar a causa del terrible
dolor del cáncer, todos nos apenábamos mucho.
Viendo todo esto, le dije que yo tenía un rosario que
había sido de sor Lucía, la vidente de Fátima. Y le pedí que
entrara en nuestra habitación a puerta cerrada, que se
desvistiera y que pasara esa reliquia de sor Lucía por todo el
cuerpo, y lleno de humildad lo hizo. Hoy recibo un e—mail
que me envía desde Perú, y entre otras cosas me dice:
“Queridísimo don Antonio: la Santísima Virgen, por la
intercesión de sor Lucía, ya hizo el milagro porque en la
tomografía y otras pruebas aparece todo normal”.

__________

Nuestra Señora del Rosario


92 ________________________________________________

27

TRASLADO DE LOS RESTOS MORTALES


DE SOR LUCÍA

E
l diecinueve de febrero será desenterrada la vidente
de Fátima, sor Lucía, un año tres días después de su
muerte. Así lo dejó firmado en un documento,
obedeciendo a las autoridades eclesiásticas de Fátima, que
desde hace años le tienen preparado el sepulcro en la basílica
de Nuestra Señora de Fátima, al lado de su prima, la beata
Jacinta, en la capilla lateral izquierda; y en la capilla lateral
derecha reposan los restos mortales del primo de sor Lucía,
Francisco Marto, y hermano de Jacinta, también beatificado, y
los dos beatos esperan la canonización el próximo año.
Demasiado tendría que extenderme para explicar los
milagros que la ciencia médica ha reconocido por la
intercesión de los dos beatos. Ayer estuve hablando por
teléfono con la Madre superiora del Carmelo de Santa Teresa,
que aún sigue muy apenada por el vacío que ha dejado a las
veintidós monjitas la santa, sor Lucía; me explicó cuando la
vidente, el día antes de morir, le pidió que le llevara a su
lecho una tabla, papel y pluma para escribir, por obediencia,
la autorización que las autoridades eclesiásticas de Fátima
deseaban para exhumar el cadáver y llevárselo a Fátima, pero
sor Lucía, después de escribir dos renglones no soportaba la
fatiga, finalmente lo escribió la Madre superiora redactándolo
sor Lucía. Es de notar que todas las monjitas deseaban
vehementemente que los restos mortales —reliquias—
continuaran por siempre en el Carmelo, pero hemos de
reconocer que la Iglesia ama por igual a todos sus fieles, y es
________________________________________________ 93

preferible que las gracias espirituales que siempre afluyen de


Jesucristo y de los canonizados, las puedan aprovechar los
seis millones de católicos que recibe la Virgen de Fátima cada
doce meses, y no reservarlas solamente para el grupito de
monjas que tiene el Carmelo de Santa Teresa.
Siempre hay alguien que se ríe de todo esto. Lo
comprendo; yo también me reía mucho cuando no creía en
nada. Si se pudiera transmitir la paz, la alegría, el gozo y la
serenidad que entraba en mi alma después de dialogar, más
de dos horas, con sor Lucía, y si supieran los ricos y felices
que seríamos todos los españoles, y el mundo entero, si
obedeciéramos a Jesucristo, y aunque sólo fuese a Juan Pablo
II, inmediatamente todos nos postraríamos de rodillas dando
gracias a Dios, y con mucho amor y ternura a su Santísima
Madre que tanto nos ama. Bien sé que esto es utópico y nunca
se convertirá en realidad. Las tendencias al pecado que todos
llevamos dentro después de perder la inocencia hay que
doblarse mucho para dominarlas y sólo hacer el bien. Para
eso hemos nacido. La recompensa es la eterna felicidad.

Publicado en La Nueva España 16—enero—2006

Nuestra Señora de la Divina Providencia


94 ________________________________________________

28

EXHUMACIÓN DE SOR LUCÍA

L
a fe mueve montañas. Esto lo hemos visto muy
claro el pasado día 19 de febrero. Con grados bajo
cero y nieve, más de 250 mil peregrinos, con buena
afluencia de españoles, soportamos el frío hasta no saber si
los pies eran nuestros, y las religiosas de Lumen Dei y los
seminaristas y sacerdotes con las sandalias que simbolizan las
que supuestamente llevaban Jesucristo y su Santa Madre, allí
resistimos todos, cubriéndonos con los paraguas, más de
cuatro horas en la plaza del santuario. Primero rezando el
rosario, después asistiendo a la
misa que celebró el presidente
general de Lumen Dei, Padre
Javier Mahía (avilesino) en la
capilla de las apariciones.
Poco después llegaron los
restos mortales de Sor Lucía,
dejándolos expuestos al lado
del altar mayor que se
encuentra ubicado fuera de la
Basílica para los actos
religiosos de grandes
multitudes, donde también
celebró la misa algunas veces
Juan Pablo II.

El ataud de Sor Lucía es trasladado


en procesión a la basílica de Fátima.
________________________________________________ 95

Allí fue concelebrada la santa misa, presidida por el


obispo de Leiría, monseñor Serafín Ferreira da Silva, quien
nos manifestó sobre el proceso de beatificación de Sor Lucía:
“No quiero precipitarme, pero haré todo para que no sea
retardada la beatificación”.
Y el padre Cóndor, que ha tenido responsabilidad
directa en los procesos de beatificación de Jacinta y Francisco,
ha declarado que “la santidad de Sor Lucía reconocida por
millones de peregrinos de todo el mundo, les sugiere a las
entidades de la Iglesia católica a tomar conciencia de que una
clara santa tiene que ser beatificada lo antes posible, sin
esperar los cinco años después de su muerte”.
Es de notar que en la primera aparición la Virgen les
dice: “He venido para deciros que vengáis aquí seis meses
seguidos el día 13 a esta misma hora, después diré quién soy
y lo que quiero. Volveré una séptima vez”. Pero nunca hemos
tenido noticias de esta séptima aparición. Sólo ahora nos
hemos enterado. Claro es que Sor Lucía no ha tenido permiso
de la Virgen para hacerla pública, hasta después de su
muerte. Así fue: El año 1921 Sor Lucía contaba catorce años,
cuando el obispo de Leiría le pidió que tenía que venirse a
España con las monjas Doroteas, es decir, a Pontevedra, y la
novicia e inexperiente, obedeciendo a la Virgen que en una de
las apariciones les había pedido a los tres pastorcitos que
aprendieran a leer y escribir, Sor Lucía se encontraba
cursando sus estudios en Coimbra y se negó a salir de su
patria, pero la Virgen se le apareció a Sor Lucía, y tocándola
con la mano en el hombro le dice: “Haz lo que te pide el señor
obispo y obedece siempre a tus superiores”.
Inmediatamente Lucía se fue con las Doroteas a
Pontevedra, pasados los años, y queriendo más sacrificio y
austeridad, le escribió una carta a Pío XII rogándole que le
permitiera entrar en el convento de clausura en las Carmelitas
Descalzas, y allí estuvo, en Coimbra, 57 años, haciendo
apostolado a nivel internacional, o mejor, a nivel mundial, y
el apostolado más eficaz comienza ahora con sus libros
publicados y los milagros que hará hasta el fin del mundo,
96 ________________________________________________

como lo hacen San Francisco Javier, Santa Teresa de Ávila, y


tantos miles de santos que siguen brillando como luz del
Espíritu Santo en los cinco continentes.
En una de sus cartas me decía: “Aquí vivo enterrada
entre cartas”. Y sabíamos por la monjita de la portería que
recibía una media de 70 cartas casi diariamente. A la misiva
predicha le contestamos con unos versos, y así le decía en la
primera estrofa:
“Qué triste es vivir sin ilusiones,
poniendo la esperanza en el morir,
y sostenerse así con oraciones
para calmar el llanto de vivir”.
Junto a los versos referidos iban catorce estrofas más y
me lo agradeció mucho.
Sor Lucía nunca nos ha contado algo que pudiera
enaltecerla, a no ser cuando le hacíamos preguntas que la
obligaban a decir la verdad; nunca la oímos una palabra de
crítica a nadie; todo lo perdonaba, todo lo disculpaba. Y
cuando una vez le informamos
de la legalización del aborto en
España sólo nos dijo: “El
aborto siempre ha existido,
pero antes era un pecado
individual cometido por la
ignorancia y por las
dificultades económicas. Ahora
son los gobiernos quienes lo
autorizan, el pecado es
colectivo, y lo pagaréis todos”.

Nota: Foto inédita de Sor Lucía, cuando el Presidente


General de Lumen Dei, Padre Javier Mahía le puso las medallas
para ser Cruzada Mariana honorable de Lumen Dei,
comprometiéndose a rezar un rosario todos los días por los
cruzados que sumamos 1.200.000 entre España y América.

Publicado en La Nueva España 23 de marzo de 2006 y


en la Revista María Mensajera de abril—2006
________________________________________________ 97

29

RELIQUIA DE SOR LUCÍA

S
e trata de un señor que ha sido muy conocido en la
política de Felipe González. Es un hombre serio e
inteligente. Su buen padre ha sido —después de
muerto— desatendido por el párroco de una parroquia
distanciada de Asturias. Ese desaprecio por el cadáver de su
padre le ha dejado una huella imborrable a su hijo.
Esta noticia la recibió la Unión Sacerdotal Lumen Dei y
les pidió permiso a sus familiares para visitar al buen hombre
que actualmente se encuentra gravemente enfermo.
Sus familiares católicos, muy atentos, nos dieron
permiso para visitarlos y hablar con el enfermo predicho.
Uno de los seglares de dicha Obra acompañó al sacerdote de
Lumen Dei y también a una misionera de la misma
Comunidad, y mientras todos rezaban en la cocina, un seglar
entró en la sala donde se encontraba el enfermo y
arrodillándose a sus pies le dijo:
— “Sabemos que un sacerdote le ha hecho mucho daño
en la buena moral que usted tiene, y que actualmente se
encuentra enojado con los sacerdotes”, y presentándole una
reliquia de Sor Lucía con la imagen de una Virgen preciosa, le
dijo el seglar:
— “¿Se encuentra usted enojado con esta bendita
Señora?”.
— No. Con la Virgen, no.
— Pues déle un beso y acompáñeme a rezarle una
Avemaría.
98 ________________________________________________

Así lo hizo, pero al decirle que un sacerdote esperaba en


la cocina para confesarle, el “no” fue rotundo, y con permiso
del paciente, entró el sacerdote para hablar con él cerca de
una hora, mientras sus familiares, y nosotros de rodillas en la
cocina rezábamos el rosario pidiendo a la Virgen que se
arrepintiera de sus muchos pecados y se confesara. Nada
pudimos hacer y todos salimos tristes pensando que se
moriría en pecado mortal.
La sorpresa fue grande y muy halagadora: a las nueve
de la noche, la esposa del buen hombre nos llama y nos pide
que el sacerdote vaya a confesarle. Le confesó, le dio la
sagrada comunión, mientras el hombre lloraba como un niño,
también se le puso la extremaunción, y terminó diciendo que
vaya todos los días ese seglar a rezar el rosario con él y con su
esposa.
¡Bendito sea Dios y la Virgen! Que a ellos no llega quien
lo desea, sabiendo que hay más alegría en el cielo por un
pecador arrepentido que por cien justos que no necesitan
penitencia (Lucas 15, 7).

Publicado en La Voz de Avilés 29—abril—2006

Virgen del Camino


________________________________________________ 99

30

GRACIAS, SEÑOR ARZOBISPO

A
lgunos miembros de Lumen Dei y el que esto
suscribe hemos tenido el privilegio de ser
recibidos por un hombre de Dios, don Carlos
Oroso, nuestro querido Arzobispo. Aunque ha sido parco en
palabras y muy discreto en la trayectoria que lleva incubada
en su proverbial cerebro para consuelo de todos los
asturianos y, muy especialmente, para bien de las almas y
gracia de Dios, nos hemos percatado de que Juan Pablo II ha
bendecido a los asturianos, una vez más, con el
nombramiento de un varón justo que vive dispuesto para
misionarnos con toda la fuerza que tiene la palabra de Dios.
Hemos visto en don Carlos a un hombre con esa recia
autoridad que siempre aparece divorciada del autoritarismo,
máximo cuando —como él— se vive constantemente en
presencia de Dios y no se duda que la fuerza del hombre
nunca se vence cuando éste reconoce que todo le ha sido
dado de lo alto. Esto lo hemos visto en don Carlos Osoro a
través del diálogo en su despacho de Gijón.
Le hablé del libro que publicó sor Lucía (vidente de
Fátima) y de las 23 veces que tuve la oportunidad de dialogar
con esta santa en vida. En ese momento me hizo un encargo:
“Dígale a sor Lucía que la primera Iglesia construida en
honor de los beatos Jacinta y Francisco la he construido yo
con el nombre de Iglesia de los Niños”. Este respeto y
admiración por esos inocentes santitos muestra bien a las
claras aquel niño del Evangelio que lleva dentro de su alma
don Carlos Osoro.
100 ________________________________________________

También nos sugirió que instaláramos en Asturias una


comunidad de religiosas de Lumen Dei, felizmente ya nos
ofrecieron un “convento” que ha quedado vacío por falta de
vocaciones. Es cierto que esta santa Obra no moverá una hoja
sin el permiso del señor arzobispo. También le dije que el
permiso escrito que teníamos de la diócesis de Oviedo para
que otro señor y yo pudiéramos exponer el Santísimo, en
ausencia de los sacerdotes de Lumen Dei, estaba a punto de
caducar, y que tendríamos que solicitárselo en esta ocasión a
él, a lo que respondió: “Ya tiene usted el permiso desde
ahora”.
De todo lo predicho se deduce que don Carlos Osoro
desea vehementemente que lo mismo los fieles carismáticos,
que los de Lumen Dei o cualquier otra obra religiosa que esté
en comunión con el Santo Padre, trabajen en Asturias para
evangelizar y extender el Reino de Dios. Esa es la misión, no
sólo del señor Arzobispo, sino la de todos los fieles cristianos.
No cabe duda que Asturias necesita ser evangelizada
hasta que el gran Seminario que tenemos en Oviedo complete
las plazas que tiene vacantes. Esto no es imposible si los
500—600 sacerdotes que tenemos en Asturias se esfuerzan
piadosamente en obtener una vocación cada uno, poniendo la
mira en uno de los jóvenes que diariamente asisten a misa y
rezando mucho por él, pues lo que se le pide a Dios para su
gloria y bien de las almas seguro es que, tarde o temprano,
nos lo concede.

Publicado en La Voz de Avilés 23—mayo—2002 y


en La Nueva España 29—mayo—2002
________________________________________________ 101

31

MUERTOS EN EL SIGLO XX

S
iendo la sangre de los mártires la semilla del
cristianismo, es claro que “las puertas del infierno
no prevalecerán contra la Iglesia”. Pues según nos
informa “Ayuda a la Iglesia Necesitada”, sólo en
el siglo XX mataron en total unos 45 millones de cristianos en
Sudán, Indonesia, Arabia Saudí, Egipto, China, Vietnam,
Corea o la India, donde los católicos siguen sufriendo
discriminación, violencia y muerte; todos a manos de
musulmanes y comunistas. Una realidad ignorada, incluso
por los propios bautizados.
La cifra que dejamos expuesta supera a la de los judíos
muertos en el terrible exterminio cometido por los nazis.
Estas noticias tan reveladoras del odio a la Iglesia Católica no
suelen difundirse en los medios de comunicación porque
favorecen a los que siguen a Cristo y se disponen a dar sus
vidas por el Salvador.
La noticia que nadie ignora es la de un puñado de
sacerdotes pederastas y traidores. Estos dislates tan exiguos
son los que aparecen con grandes titulares en muchos
rotativos y reiteradamente en la televisión; de todo esto sabe
mucho el padre Rudolf Bosnák. El hombre que pasó de ser
capellán de prisiones a estar doce años encarcelado en
Eslovaquia. Y cuando salió de la cárcel no acabó su calvario.
La política del Gobierno checoslovaco se decantaba por
integrar a la fuerza a curas y monjas en la vida “normal”, y
les obligaban a trabajar en fábricas y talleres.
102 ________________________________________________

Al padre Bosnák le tocó la mina. Allí celebraban la misa


en lo más profundo de las galerías sin que los viesen, y la
buena gente les llevaba el vino y el pan. Los soldados
sospechaban de los religiosos que trabajaban en la mina y
registraban todo buscando misales para quemarlos. Pero el
no tener los elementos litúrgicos necesarios no les impedía
celebrar las misas todos los días, pues como cáliz utilizaban
una cuchara.
Para hacer el vino cogían pasas y las metían en agua
varios días, y luego lo guardaban en botellas de jarabe. Y
cuando el padre Rudolf Bosnák fue llevado a la prisión por
primera vez, le confinaron a una celda con un oficial del
ejército. Al militar le dijeron que si se autoinculpaba por
traición e implicaba a otros quedaría libre. El oficial se negó y
lo fusilaron. Pero antes de que le mataran pidió al padre
Bosnák que le confesara. Así se fue para la gloria eterna.
En otra prisión donde se hallaba el padre Bosnák le
acompañaban 150 sacerdotes más, y no sabían qué hacer con
ellos. Los metieron en una misma habitación con delincuentes
y asesinos para que los “convirtieran” al ateísmo, pero resultó
lo contrario, los asesinos y delincuentes se convirtieron al
cristianismo. Viendo el resultado decidieron aislarlos. Y
cuando Rudolf Bosnák se santiguaba para bendecir la mesa,
venía uno de los guardias y le amenazaba, le insultaba y le
gritaba.
Todo esto viene al unísono con el Evangelio: “Los
hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus
obras eran malas. Porque el que obra el mal aborrece la luz”
(San Juan 3, 19—21).

Publicado en La Voz de Avilés 25—mayo—2002


________________________________________________ 103

32

¿TIENES BUEN CORAZÓN?

U
n hombre había pintado un lindo cuadro. El día de
la presentación al público asistieron las
autoridades locales, fotógrafos, periodistas y
mucha gente, pues se trataba de un famoso pintor,
reconocido artista. Llegado el momento, se retiró el paño que
revelaba el cuadro. Hubo un caluroso aplauso. Era una
impresionante figura de Jesús tocando suavemente la puerta
de una casa. Jesús parecía vivo. Con el oído junto a la puerta
parecía querer oír si adentro de la casa alguien le respondía.
Hubo discursos y elogios; todos admiraban aquella
preciosa obra de arte. Un observador muy curioso, encontró
un fallo en el cuadro. La puerta no tenía cerradura. Y fue a
preguntarle al artista: “Su puerta no tiene cerradura, ¿cómo
se hace para abrirla?”. “Así es” —respondió el pintor.
“Porque esa es la puerta del corazón del hombre. Sólo se abre
por dentro si tiene usted buen corazón?”.
Y es que tener buen corazón es centrarse en el
Evangelio: Bienaventurados los limpios de corazón porque
ellos verán a Dios. ¿Por qué pensáis mal en vuestros
corazones? Aprended de Mí, que soy manso y humilde de
corazón; de lo que rebosa el corazón habla la boca. Lo que
sale de la boca viene de dentro del corazón, de dentro del
corazón salen las intenciones malas, asesinatos y adulterios;
palabras de Jesús.
Es verdad que el corazón no piensa ni juzga, no hace
más que sentir. Pero el sentimiento es un poderoso resorte
que nos mueve el alma y despliega y multiplica sus
facultades. Manuel Colao, un pensador filosófico, siempre me
decía que nadie encontraría su perfección hasta que lamente y
el corazón se pusieran de acuerdo. Y es que no podemos
104 ________________________________________________

mirar nunca si los demás son dignos de nuestro amor, sólo


hemos de mirar si nuestro corazón es capaz de querer
dignamente. En nuestro corazón debemos disponer cuanto es
preciso para nuestra felicidad, aunque la felicidad no haya de
llegar nunca.
Benavente ya nos decía que “por la inteligencia rara vez
nos ponemos de acuerdo. Por el corazón nos entendemos
siempre”. Y es que los latidos del corazón se aceleran con las
alegrías y las penas que nos acechan súbitamente. Por eso la
Virgen María guardaba todas estas cosas y las meditaba en su
corazón. Del corazón a la inteligencia es muy fácil el camino,
pero de la inteligencia al corazón son muchas las dificultades
que se encuentran. También decía Cervantes que “buen
corazón quebranta mala ventura”.
Es verdad que la fuerza del corazón no es poderosa
como lo es la inteligencia, pero tiene un influjo sobre la
conciencia que si no consigue su propósito no dejará de
remorderla, y en algunos casos terminará venciéndola hacia
el bien. La razón puede advertirme qué es lo que se debe
evitar, pero únicamente el corazón nos dice lo que hay que
hacer. Es claro que no faltarán los fallos si no está todo
iluminado por la fe en Jesucristo.

Publicado en La Voz de Avilés 25—mayo—2002

Virgen
del
Carmen
________________________________________________ 105

33

CRIMEN PREMEDITADO

E
n algunos casos el crimen premeditado se queda
impune. Los médicos homicidas que practican el
aborto y las madres que entregan la vida de sus hijos
a manos de algunos cirujanos, conforme a las leyes están
actuando de forma legal. Ahora, buscando votos, todos
quieren proteger a las familias con dinero para que dejen de
abortar, pero las leyes inicuas siguen en vigor. Y lo más grave
es el coladero que se permite en las clínicas privadas donde
no existe ningún inconveniente en abortar a quien se presente
dentro o fuera de la legislación vigente.
En junio de 2002 se cumplirán 17 años de la ley del
aborto voluntario. De 467 abortos en 1986, hemos pasado a
26.069 en 1988 y a 53.847 en 1998. Si con los ojos de la
imaginación contemplásemos los efectos de la
despenalización del aborto, veríamos una inmensa columna
de niños que nunca llegaron a nacer y que cada día se va
engrosando más. A la cabeza marcharían los no nacidos que
ahora hubieran cumplido los 17 años —el aborto se
despenalizó en 1985—, después los de 16, 15, 14,... 3, 2 y 1.
¿Qué hubieran aportado a sus familias y a la sociedad esos
más de 500.000 niños abortados desde entonces?...
Nunca lo sabremos. Pero cuántos hombres privilegiados
por su talento y honradez para el bien de España se habrán
quedado en el cubo de la basura. De lo que tampoco tenemos
la menor duda es del dolor de sus madres que en un
momento de ofuscación tomaron esa decisión terrible.
¡Cuántas de ellas darían hoy su vida, incluso, por tener cerca
106 ________________________________________________

de sí a aquellos pequeños a quienes eliminaron! Pensemos,


por otra parte, que el 98,40% de los abortos se practican
aduciendo como causa el peligro para la salud psíquica de la
madre. Ahí tiene el Gobierno una labor urgente a realizar:
perseguir el fraude de la Ley, los abusos que al amparo de la
misma se cometen.
Pero junto a esa labor del Gobierno, ¿qué podríamos
hacer los ciudadanos de a pie? Frente a la mentira, defender
la verdad; y mantener viva la conciencia contraria al aborto;
los profesionales de la medicina, con la objeción de
conciencia; y los demás, dejando de utilizar los servicios de
quienes lo practican, de los centros donde se llevan a cabo, de
los periódicos que lo defienden, etc. Y en otro orden de cosas,
no dando nuestro voto a los partidos que lo incluyen en sus
programas. Porque los traficantes de la inmoralidad son muy
sensibles a las razones que afectan a sus bolsillos, como
puede ser la falta de electores para obtener el poder y, con él,
los pingües beneficios.
Ayer me decía una psicóloga que la visitó una joven que
fue su paciente para obsequiarle con una caja de vino y
presentarle un hermoso niño que fue librado de la muerte por
las terapias psíquicas que la psicóloga le practicó. ¡Qué
alegría para esta madre y qué satisfacción para la especialista
en psicología! ¿Cuándo nos convenceremos de que Dios
siempre premia el bien que se hace?

Publicado en La Voz de Avilés 30—mayo—2002


________________________________________________ 107

34

SIEMPRE NOS PERDONA

H
abía un hombre maduro llamado Juan, que un
día nos dijo que había cargado consigo y
mantenía en secreto una pesada carga por un
pecado cometido hacía muchos años. Y a
nadie nunca se lo había compartido, pero los amigos más
cercanos sabíamos que él estaba completamente arrepentido.
Aun así, él llevaba el gran peso de su carga y la desconfianza
del perdón a sí mismo, que no podía comprender la raíz de su
situación.
Su remordimiento de conciencia no le dejaba vivir en
paz. Se había enfrentado con las enseñanzas bíblicas sobre el
perdón, el arrepentimiento y la libertad que eso trae. Él sabía,
pero entendía que esa verdad no le era suficiente a él.
Una mujer muy piadosa y anciana que le conocía,
compartía en su iglesia algunas visiones donde Dios se
revelaba a ella. Algunos eran escépticos de sus declaraciones,
entre ellos Juan, pero un día le pidió lo siguiente: “La
próxima vez que Dios se ponga en contacto con usted,
pregúntele a Él cuál fue el error que yo cometí hace años”. La
anciana le dijo que lo haría con gusto. Pasados los días, ella se
encontró con Juan y éste le preguntó: “¿Ha tenido contacto
con Dios estos días pasados?”. Ella le dijo que sí. “¿Y usted le
preguntó qué error había cometido yo?”. Ella le respondió:
“Me dijo que no lo recordaba. Se le olvidó cuando tú lo
confesaste pocos días después de cometer el agravio”.
Probablemente el amigo lector esté llevando una carga
pesada de hace años o tiempos atrás. No habrás encontrado la
verdadera libertad que una confesión en arrepentimiento
108 ________________________________________________

delante de Dios te puede dar. Es necesario entender que no


existe pecado por más grave que sea que Dios no perdone si
lo confesamos contritamente. También nosotros debemos
perdonarnos de la misma forma. Sólo hace falta estar
genuinamente arrepentidos. Un arrepentimiento genuino
simplemente es hacer el propósito de no volver a pecar,
cambiando radicalmente de vida.
No tiene sentido llevar una vida sin perdón, sin
perdonarse uno mismo después de ser perdonados por Dios.
Una vida así, es una vida llena de amargura, con sinsabores y
desgracias. Y al ir de esa manera, con el tiempo se endurece el
corazón y lo que era una carga se hace parte de nosotros
mismos, vamos viviendo con un sobrepeso que no se ve, pero
se siente en lo más profundo del corazón.
Es necesario recordar el Evangelio de San Juan, cap. 28,
vv 19 a 24: “Como me envió mi Padre así os envío Yo.
Diciendo esto, sopló y les dijo: Recibid el Espíritu Santo, a
quien le perdonareis los pecados, le serán perdonados, a
quienes se los retuviereis, le serán retenidos”. Este es el poder
que desde aquella fecha tienen todos los sacerdotes.

Publicado en La Voz de Avilés 30—mayo—2002

La Virgen
del Carmen
de Maipú
________________________________________________ 109

35

¡QUÉ SERÍA DE NOSOTROS SIN JESÚS!

J esús es el nombre propio del Niño nacido en Belén.


Etimológicamente equivale a “Yaveh salve”,
Salvación, Salvador. En cuantos se han llamado así
antes, no se llamarán después, es pura denominación externa.
En Cristo es el destino de su vida, es su misión especial y
misteriosa: la salvación del mundo. Así lo interpreta el mismo
ángel del Señor: “Se llamará Jesús porque salvará a su pueblo
de los pecados” (Mt 1, 21).
El nombre del Niño de Belén no fue escogido por sus
parientes, sino que le vino dado del cielo. Un ángel del Señor
le comunicó a María: “Darás a luz un niño y le pondrás por
nombre Jesús” (Lc 1, 21). Es el momento mismo de la
Encarnación. La Virgen queda encargada de imponer a su
Hijo el nombre que el ángel le había indicado. Pero el ángel
también —el mismo Gabriel— le dice a José: “Tu mujer dará a
luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús” (Mt 1, 21). Este
es el momento de las dudas de San José, cuando pensaba
abandonar en secreto a María.
Jesús es débil como un niño cualquiera, no puede
prescindir de los cuidados de su Madre, pero fuerte al mismo
tiempo, tanto que como dice San Pablo, “al nombre de Jesús
toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en los abismos”
(Fil 2, 10). Y débil, tanto que recién nacido tiene que huir a
Egipto para evitar las iras del rey Herodes; pero fuerte a la
vez, y tanto que no hay otro nombre en el que los hombres
puedan ser salvados más que en el nombre de Jesús (Hechos
4, 12).
110 ________________________________________________

Débil, tanto que ni siquiera por piedad encontró un sitio


digno en donde nacer; pero fuerte al mismo tiempo, tanto que
los Apóstoles pueden hacer grandes milagros con sólo decir:
“En nombre de Jesús echa a andar” (Hechos 3, 6; 9, 34).
Para los cristianos de todos los tiempos, la suprema
aspiración será siempre “morir por el nombre del Señor
Jesús” (Hechos 2, 13), teniendo en el corazón y en los labios el
santísimo nombre de Jesús. Hay nombres importantes,
nombres llenos de riqueza, que en muchas personas se vacían
de contenido. ¡Cuántos que se llaman padres, y en vez de
velar con amor por los suyos, los llevan a la perdición!
¡Cuántos que se llaman hermanos, y son una reproducción de
Caín, derramando la sangre de sus hermanos! ¡Cuántos que
se llaman amigos, y son más traicioneros que Judas! Jesús
equivale a Salvador. Así se le llamó, y así lo es; todo en Jesús
es verdad, es autenticidad.
Todo en Jesús es Salvación de Dios. San Pablo es
perseguidor de los cristianos. Camino de Damasco iba
respirando amenazas de muerte contra todo lo que llevase el
sello de Jesús. Pero, de pronto, una voz del cielo le dijo:
— Pablo, ¿por qué me persigues?
— ¿Quién eres?
— Soy Jesús.
Convertido Saulo, era necesario bautizarlo y recibirlo en
la Iglesia. El Señor llama a Ananías.
— Ve a la calle Recta y pregunta por Saulo de Tarso...
— Señor, he oído hablar de ese individuo, de los males
que ha causado a los fieles.
— Ve, que ese es vaso de elección para mí: llevará mi
nombre a los gentiles y a los hijos de Israel.
Esta es la misión de Pablo; es la misión de todos los
cristianos; llevar el nombre de Jesús a tantos y tantos, por
todos los caminos del mundo. Cada vez que se hace así, cada
vez que florece en unos labios el nombre de Jesús, se renueva
de algún modo el misterio de las conversiones y vocaciones.

Publicado en La Voz de Avilés 31—mayo—2002


________________________________________________ 111

36

SE REVELÓ AL PADRE Y AL HIJO

M
anuel Jacinto le daba muchas quejas al Señor
Jesús porque no le atendía como era su
capricho. Un día tuvo un sueño en el que
Jesús se reveló a él, y así le decía:
— Me llamas Señor, y no me obedeces. Me llamas Luz y
no me ves. Me llamas Camino y no me sigues. Me llamas
Vida y no me deseas. Me llamas Sabio y no me escuchas. Me
llamas Rico y no me pides. Me llamas Amigo y en Mí no
confías. Me llamas Rey y no me sirves. Me llamas Bondadoso
y me temes. Me llamas Maestro y no me preguntas. Me
llamas Verdad y no me crees. Me llamas el Amor y no te dejas
amar. Me llamas Médico y no me permites que te cure. Me
llamas Puerta y te quedas fuera. Me llamas el Todo y no
tienes un espacio para Mí. Me llamas Único y vives como si
no existiera. Me llamas Dios y no me amas ni temes. Y... si te
condenas, no me culpes.
Aquella misma noche —también en sueños— Dios se
reveló al hijo de Manuel Jacinto, infundiéndole en el ánimo
una idea con diez mandamientos para su padre:
1.— Mis manos son pequeñas, por favor no esperes
perfección cuando tienda la cama, hago un dibujo o lanzo una
pelota. Mis piernas son pequeñas, por favor camina más lento
para que pueda ir junto a ti.
2.— Mis ojos no han visto el mundo como tú lo has
visto, por favor, déjame explorarlo, no me limites
innecesariamente.
112 ________________________________________________

3.— El trabajo siempre está allí. Yo seré pequeño sólo


por un corto tiempo, por favor, tómate un tiempo para
explicarme las cosas maravillosas de este mundo y hazlo con
alegría.
4.— Mis sentimientos son frágiles, por favor estate
pendiente de mis necesidades, no me retes todos los días (a ti
no te gustaría ser retado por ser tan duro). Trátame como te
gustaría a ti ser tratado.
5.— Soy un regalo especial de Dios, por favor atesórame
como Dios quiso que lo hicieras, respetando mis acciones,
dándome principios y valores con los cuales vivir y
enseñándome amorosamente.
6.— Necesito tu apoyo y tu entusiasmo, no tus críticas,
para crecer. Por favor, no seas tan estricto, recuerda, puedes
criticar las cosas que hago sin criticarme a mí.
7.— Por favor, dame libertad para tomar decisiones
propias. Permite que me equivoque, para que pueda
aprender de mis errores. Así algún día estaré preparado para
tomar las decisiones que la vida requiere para mí.
8.— Por favor, no hagas todo por mí. De alguna forma
eso me hace sentir que mis esfuerzos no cumplieron con tus
expectativas. Yo sé que es difícil, pero deja de compararme
con mi hermano o hermana.
9.— No temas alejarte de mí por un tiempo. Los niños
necesitamos vacaciones de los padres, así como los padres
necesitan vacaciones de los hijos.
10.— Por favor, llévame a la iglesia y dame ejemplo de
vida espiritual, yo disfruto aprendiendo y rezando.

Publicado en La Voz de Avilés 5—junio—2002


________________________________________________ 113

37

MATRIMONIO EJEMPLAR

S
e llaman Rafael y Rosalía, y tienen cada uno 95
años. Llevan unidos por la Iglesia 75 años. Han
sido padres de 21 hijos, 13 de los cuales viven
todavía. Sorprendente, muy sorprendente, como para escribir
una novela sobre el amor que se tienen estos ancianos. Estoy
seguro de que se vendería muy bien. Y es que en el mundo en
donde la duración de algunos matrimonios comienza a
resquebrajarse de forma acelerada, tanto más cuanto menos
se respetan las Leyes de Dios, se piensa solamente en evitar la
natalidad para el bienvivir, optando únicamente por el gozo
fugitivo, porque todo lo pecaminoso tiene que pagar un
tributo que siempre lo convierte en penoso y desabrido.
Este anciano pero feliz matrimonio ha logrado que el
amor amanezca cada mañana con cara nueva y fresca. Han
evitado ser devorados por el desencanto del día a día y su
rutina, y han convertido, además, su matrimonio en una
permanente fiesta. Tienen mucho mérito. Han combatido con
esfuerzo a ese terrible enemigo del amor que se llama
egoísmo, y tras vencerlo han mantenido alta y viva la llama
del cariño y la complicidad de las largas noches de invierno.
Han vivido juntos —y siguen viviendo— 75 años, con todos
sus días y sus noches, evitando estar distantes el uno del otro.
Son unos verdaderos maestros en esto del amor, la
convivencia y la paternidad. Unos modelos de vida, unos
verdaderos expertos en avivar el encanto del amor,
venciendo su carácter de fugacidad.
114 ________________________________________________

Les han preguntado recientemente en un auditorio de la


ciudad de Dallas (Estados Unidos), ante ocho mil personas,
sobre el secreto de su larga y fructífera relación: “Hemos
intentado en todo momento cuidar y proteger nuestro amor
—comentan—. Es algo tan exquisito y delicado que necesita
atención constante y permanente. No ha habido vacaciones
en el trabajo diario del afecto y cariño mutuo entre nosotros.
Además, hemos intentado vivir juntos todos los
acontecimientos que nos han rodeado. Lo bueno y lo malo.
Sobre todo, los sufrimientos y sinsabores diarios, con mucha
paciencia y sin engaño”.
Consideran que la familia numerosa que tienen es una
bendición de Dios: “Ante la llegada de un nuevo hijo nos
preocupábamos tremendamente. ¿Seremos capaces de poder
con esta nueva responsabilidad?, nos interrogábamos. Sin
embargo, Dios siempre nos ayudó, pero Él exige. Nunca
hemos dejado de asistir a misa. Tampoco hemos dejado
nunca de rezar el rosario todas las noches antes de
acostarnos, y cuando los niños lloraban lo interrumpíamos un
momento hasta que el llanto cesaba. Terminado el rosario,
todos dormíamos en paz. Algunas veces nos reuníamos con
12 hijos más para rezarlo. La mejor ventaja la vemos ahora
que todos son católicos y todos rezan y viven bien
acomodados”.
¿Si volvieran a nacer repetirían de nuevo esta forma de
vida?, les preguntó uno de los asistentes al auditorio: “Sí —
respondieron rotundamente—, nos casaríamos de nuevo e
intentaríamos formar una familia como la que tenemos”.
¡Casi nada! Muy poco más se puede decir de este feliz y
ejemplar matrimonio.

Publicado en La Voz de Avilés 7—junio—2002 y


en La Voz de Asturias 10—junio—2002
________________________________________________ 115

38

VIDA MONÁSTICA

L
a oración es el sostén de la fe. Con la oración se
calma la ira, surge el amor y viene la paz. Con la
paz todo se edifica. Con el amor todo se perdona.
“Ama y haz lo que quieras” decía San Agustín. La oración no
puede tener sentido para los que nunca lo han
experimentado. Lo mismo que a las personas no las podemos
conocer sin dialogar con ellas, así tampoco se puede conocer a
Dios si no se dialoga con Él. La oración es un diálogo con
Dios, y es un precepto que Jesús nos ha dejado escrito. No
sólo por habernos dicho: “Orad, orad para no caer en
tentación” (Mt 26, 41, Mc 14, 38, Lc 22, 40 y 46), sino porque
Jesucristo oraba día y noche, y todo cuanto hizo el Señor es
un ejemplo para que nosotros lo hagamos. El Reino de Dios y
su justicia nadie lo puede encontrar sin la oración y la
penitencia.
En España son más de catorce mil las personas que se
dedican casi exclusivamente a la oración, en un total de 949
monasterios de vida contemplativa, dedicados también a la
penitencia y a la vida en común. Hay en España algo más de
1.000 monjes contemplativos, y un centenar de novicios. Y el
número de monjas contemplativas supera las 13.000, y
cuentan con trescientas cincuenta novicias.
En los últimos cinco años, en España se ha mantenido el
número de religiosos contemplativos. Sin embargo, según
explica la revista italiana Vita Pastorale, en el mundo entero
ha crecido el número de aspirantes religiosos contemplativos
y también de fundaciones monásticas. El caso más llamativo
116 ________________________________________________

es el de Corea del Sur, donde existe un monasterio con más


de 300 monjas.
Hace unas semanas la Iglesia católica celebró la jornada
Pro orantibus, dedicada a los religiosos de vida
contemplativa. Y a propósito de esta jornada, el obispo de
Segovia y responsable de la Comisión Mixta de Obispos y
Superiores Mayores, monseñor Luis Gutiérrez, declaró que
“la vida contemplativa monástica es ante el mundo
testimonio de lo que todo cristiano ha de confesar; a saber, la
fe en un Dios que vive y ante cuya presencia estamos
penetrados por su amor. Pero es, además, el icono del pueblo
de Dios sentado con Cristo a la derecha del Padre”.
La mayoría de los monasterios consiguen
abundantemente el sustento para alimentarse y conservar el
buen estado de los edificios, por lo que los monjes trabajan
para el exterior. Así, las monjas dominicas de Lejona
(Vizcaya) se dedican a trabajos de artesanía, decorando en
porcelana, vasijas, jarrones, juegos de tocador y de baño. Y los
monjes benedictinos de Montserrat (Barcelona), se dedican al
estudio y a la música. Estos poseen la escolanía más antigua
del mundo. Atienden a los peregrinos, pues todos los años
visitan este monasterio catalán más de un millón de personas.
También algunos conventos de contemplativos, como los
cartujos de Barcelona, han hecho cursillos de Internet y
realizan trabajos para empresas y bancos a través del
ordenador.
Algunos agnósticos nos dicen que todo esto no sirve
para nada, porque todo sigue envuelto en injusticias, pero lo
que nadie sabe es cómo estaríamos si nos faltasen los
contemplativos con sus oraciones y penitencias.

Publicado en La Voz de Avilés 8—junio—2002 y


en La Voz de Asturias 16—junio—2002
________________________________________________ 117

39

¿A DÓNDE VAS?

J uan Pablo II se presentó como “embajador de paz”


al encontrarse en su primer día de visita en
Azervaiyán —primera escala de su viaje que
comenzó un miércoles y terminó un domingo en Bulgaria—
con líderes religiosos, políticos, culturales y artísticos del país.
“He venido a Azerbaiyán —dijo— como embajador de paz.
Mientras tenga voz gritaré ¡Paz en nombre de Dios!”.
La visita del Papa ha vuelto a poner en evidencia tanto
el delicado estado de su salud como su tesón para seguir
dando la vida por Cristo y por la Iglesia. Unos, los que más
ruido hacen, han preferido fijarse en la salud, insistiendo en
que debía retirarse. Curiosamente, eso lo dicen bajo capa de
interesarse mucho por la salud del Pontífice, los mismos que
no pierden oportunidad de atacar a la Iglesia o al vicario de
Cristo.
En Bulgaria —cuyo nombre estuvo manchado durante
años por el atentado contra él—, ha vuelto a tender la mano a
la Ortodoxia, en un incansable intento de unir a las dos
grandes iglesias hermanas, algo que sólo ha conseguido
intentarlo, y no es tan poco, la buena voluntad siempre es
buena. Pero, al margen del mensaje, lo que más me ha
impresionado es el testimonio del Papa. Ciertamente, si de mí
dependiera, le impediría viajar, y si lo hiciera, posiblemente
me equivocara. Creo que él a quien tiene que hacer caso es a
su propia conciencia, templo sagrado donde habita el Espíritu
Santo.
118 ________________________________________________

Con todos los escándalos de curas gays, ha dimitido un


obispo norteamericano implicado en uno de ellos. Por eso se
hace muy necesario que alguien con la representatividad del
Papa dé un tirón contrario. Es necesario, más que nunca,
vencer el mal con el bien. La Iglesia Católica no está exenta de
grandes personajes vivos. Pienso, por ejemplo, en Chiara
Lubich, en Kiko Argüello, en Andrea Ricardi. Pero a estos les
conocen, sobre todo, los miembros de sus respectivos
movimientos. Una figura universal era la Madre Teresa.
Desaparecida ella, sólo nos queda el Papa, y como santa y
contemplativa sor Lucía (vidente de Fátima). Pero sólo el
Papa está llevando sobre sus espaldas la representación de
Cristo y de la Iglesia, sólo él se opone a los malos ejemplos
dejando la poca vida que le queda en los aeropuertos y en las
carreteras.
Me imagino la escena: Cristo va a Roma y se encuentra
con el Papa que sale de la ciudad. El Maestro le pregunta:
“¿Adónde vas?”, y Juan Pablo II no le dice que está huyendo
de una persecución o que ha decidido dedicar sus últimos
días a cuidar su deteriorada salud para prolongar su vida
unos meses más. Le dice: “Voy a Bulgaria a reunirme con los
ortodoxos” o “voy a Toronto a reunirme con los jóvenes” o
“voy a México a canonizar al indio Juan Diego”. “Voy —le
dirá a Cristo— a seguir dejando que me crucifiquen por Ti”.
“Tú no te bajaste de la cruz y yo tampoco me quiero bajar”.
Este es el Papa. Podemos, legítimamente, sentirnos
orgullosos de él. Y debemos pagarle lo que él nos da, con
nuestro afecto y muchísimas oraciones.

Publicado en La Voz de Avilés 11—junio—2002 y


en La Voz de Asturias 26—junio—2002
________________________________________________ 119

40

PERDONO PERO NO OLVIDO

E
sta frase bien puntualizada se la he oído decir a
muchas personas cuando reciben un daño de sus
semejantes que creen no merecer, lo que parece más
una expresión de venganza que de perdón. Es claro que si la
memoria no falla lo bueno y lo malo nos queda grabado para
la vida entera. Pero eso no quiere decir que nuestro corazón
no haya perdonado el agravio recibido. Pienso que sólo hay
una forma de perdonar sin el menor resentimiento. Pero esa
manera de perdonar está patentada en el cristianismo, en los
que viven siempre en presencia de Dios.
Si sabemos y creemos que nuestros cabellos están
contados y que ninguno se puede desprender sin que Dios lo
permita, también sabemos y creemos que nuestros enemigos
los permite Jesucristo para que éstos pongan a prueba nuestra
fe. Aprobada esta “asignatura” nos sentimos favorecidos con
las pruebas que Él nos envía, sabiendo que son purificadoras
de nuestras almas. Haciéndolo así, ya no vemos al que nos ha
damnificado, sino la mano de un Dios que nos quiere y
continuamente nos está preparando para la gloria eterna.
En estas circunstancias espirituales, el que no perdona al
agresor está rehusando lo que Dios permite para nuestro
bien, porque nada puede sucedernos que no lleve consigo un
bien mayor al que nosotros anhelamos, exceptuando, claro
está, los pecados que cometemos y que son obra enteramente
de nuestra responsabilidad.
Una de las enfermedades más aterradoras que puede
sufrir el ser humano es el cáncer, y casi nadie se fija en los
bienes que lleva consigo, porque lo más provechoso para un
cristiano es que Dios le conceda la oportunidad de prepararse
120 ________________________________________________

bien para la nueva vida que ha de comenzar cuando el


corazón deje de moverse. Pues bien, contrariando todo esto,
son muchos los católicos que dicen que fulano o zutano tuvo
una muerte repentina y feliz porque no sufrió nada, como si
el sufrimiento no tuviera valor y recompensa. Es decir, como
si la confesión que tantos enfermos terminales han puesto en
práctica por conocer el mal que les acecha y el sufrimiento
que conlleva esa penosa situación no fuesen reconocidos por
Dios y recompensados con más del ciento por uno.
Retornando al perdón, recuerdo dos palabras:
“Decíamos ayer”, frase atribuida al gran místico español Fray
Luis de León, al regresar a su cátedra de la Universidad de
Salamanca. Por su traducción de la Biblia es acusado por el
dominico Fray Bartolomé de Medina ante el Tribunal del
Santo Oficio, pero en su proceso resplandeció la verdad y fue
reintegrado a su cátedra de Salamanca. Cuando todos
esperaban que sus palabras fueran de acusación contra sus
enemigos, pronunció la frase antes citada, frase de olvido y
perdón, que denotaba su grandeza de alma. Por eso he dicho
que el verdadero perdón está patentado en el cristianismo.

Publicado en La Voz de Avilés 15—junio—2002

Virgen
de
Torreciudad
________________________________________________ 121

41

HAY QUE LLEVAR LA CRUZ

D
on Teófilo era un hombre que quería seguir a Jesús
y alcanzar a través de este servicio el Reino de los
cielos. En un sueño profundo, Teófilo quiso
entrevistarse con Nuestro Señor, y le indicaron el camino
hacia el bosque. A poco andar encontró a Jesús y le expuso
sus intenciones. Nuestro Señor le miró con inmensa ternura,
luego desprendió del bosque un árbol joven de mediano
tamaño y le dijo: “Recorre el camino de tu vida orando con
frecuencia y con esta cruz al hombro y así alcanzarás el Reino
de los Cielos”.
El hombre inició su camino con gran entusiasmo y lleno
de buena intención, pero rápidamente cayó en la cuenta de
que la carga era demasiado pesada y le obligaba a un paso
lento y en algunos momentos doloroso. En una de las
oportunidades en que se dispuso a descansar y dejar la
oración, se le apareció el mismísimo diablo, quien le regaló
un hacha, ofreciéndosela convincentemente sin condiciones.
Él la aceptó, pensando que cargarla no constituía un mayor
esfuerzo y considerándola una herramienta de mucha
utilidad para defenderse de los que se burlaban de él.
Pasó el tiempo y el hombre mantenía su propósito de
seguir con la cruz, aunque nublado por el cansancio y
angustiado por la lentitud de la marcha. Entonces, bajo otra
forma de hombre, volvió a aparecérsele el demonio y
aparentando buena disposición de ayuda le convence de usar
el hacha para recortar un poco las ramas del árbol. Qué
122 ________________________________________________

distinta se sentía la carga, qué sensación tan agradable


experimentó el hombre al reducirla.
Al pasar algún tiempo más, volvió a sufrir el peso
agobiante de su cruz y pensó que si recortaba otro poco la
carga, no cambiaría en nada su gran misión y, más aun, con
ello apresuraría su llegada al encuentro con Jesús; así que
volvió a usar el hacha. De allí en adelante continuaron los
recortes, hasta que el árbol se transformó en una hermosa
cruz preciosamente tallada que colgaba de su cuello y
causaba la admiración de todos los viandantes que lo
encontraban en el camino.
La cruz no tardó en convertirse en una moda, luego vino
la fama y el reconocimiento de un hombre santo y,
adicionalmente, un caminar de gacela hasta el Reino de los
cielos.
Alcanzado el final del camino, don Teofilo se muere. En
medio del esplendor distingue un hermoso castillo, desde
una de cuyas torres Jesús, en Gloria y Majestad, se dispone a
recibirle. El hombre le dice: “Señor, he esperado mucho
tiempo este momento. Señálame la entrada en el cielo”. Jesús
le responde: “Hijo, para entrar en el Reino deberás subir hasta
donde estoy, usando el árbol que te entregué cuando iniciaste
el camino hacia Mí”. El hombre lleno de vergüenza reconoció
haberlo destruido y lloró amargamente el haberse dejado
tentar por el diablo. Despertó entonces de su profundo sueño
y, agradecido con el Señor, regresó al bosque aquel para
tomar su cruz y llevarla entera al Reino de los Cielos.
La cruz hay que llevarla entera, amigo lector.

Publicado en La Voz de Avilés 16—junio—2002


________________________________________________ 123

42

OLVÍDENOS SEÑOR COLAO

C
on este mismo título me envían una carta el pasado
día 19 a través de La Voz. El primer despropósito
comienza por pedir que le olvide a quien nunca he
tenido en la memoria ni sé de quién se trata. El segundo es
transformar el ánimo que intento dar a los que padecen de
cáncer diciéndoles la recompensa que lleva consigo la cruz y
el dolor. El tercer despropósito es rasgarse las vestiduras por
haberles dicho que el cáncer es una (UNA) de las
enfermedades más aterradoras que puede sufrir el ser
humano.
Y en este término la señora X me viene a dar la razón:
“El cáncer —dice— puede ser una enfermedad grave,
gravísima o llevarnos a la muerte”. Felizmente tengo que
decirle que conforme a lo que me han dicho algunos médicos
en el Hospital de Cabueñes cuando me extirparon un cáncer
de estómago, el 80% de los que sufren esa enfermedad
terminan superándola y disfrutando de buena salud.
Y muy modestamente puedo decirle que para mi no ha
sido aterradora en ningún momento, pese a que al
preguntarle a un doctor poco delicado si había esperanzas de
vida, nos dijo que eso sólo lo sabríamos después de abrirme.
Resignado y muy tranquilo me fui al párroco de San Lorenzo,
en Gijón, hice la mejor confesión que pude, me puso la
extremaunción y me sentí feliz adicionando mi dolor a la cruz
de Cristo para su mayor gloria y bien de tantas almas que por
sus innumerables pecados caminan hacia la perdición.
124 ________________________________________________

Felizmente llevo cerca de cuatro años pasando las normales


revisiones y disfrutando de buena salud.
El cuarto despropósito bien empecatado nos lo deja muy
claro y nos lo demuestra usted cuando dice “respetar al
paciente y ayudarle a conseguir la muerte que desee”. Es
decir, la eutanasia. Sin tener en cuenta que ya son miles los
holandeses ancianos que se van a otras naciones por miedo a
que les apliquen la eutanasia indeseada en los hospitales. El
mejor ejemplo lo tenemos en el aborto. Han legislado una ley
sometida a los tres supuestos que todos conocemos, y ahora
resulta que pueden abortar todas las señoras que lo deseen en
las clínicas privadas sin que nadie se preocupe de los
susodichos supuestos.
Juan Pablo II nos ha dicho que el dolor es una caricia de
Dios: “Estamos en la tierra de paso para la felicidad que
nunca termina, la santidad; y todos los santos, de altar o no,
han recorrido el camino del dolor, de una o de otra manera.
Eso sí, libremente aceptado por amor. Por ahí atina a
descubrirse el sentido del dolor”.
Acudamos a las enseñanzas de Juan Pablo II. El Papa
está doblemente enfermo porque a sus dolencias físicas hay
que añadir la incurable de la vejez. Y sigue siendo el
fundamento más sólido en la Iglesia. Karol Vojtyla no cesa un
momento de recorrer la senda del dolor. Basta con leer
cualquier semblanza suya publicada.
Señora X, le conviene mucho saber que no sabe y
hacerse consciente de que el mejor lenitivo para el dolor es
saber y creer que lo que no procede del pecado viene de la
mano amorosa de Dios para gloria nuestra y bien de las
almas. Si es usted materialista o agnóstica, ni Dios ni yo
tenemos la culpa.

Publicado en La Voz de Avilés 25—junio—2002


________________________________________________ 125

43

CALIDAD DE CARTAS

S
i la calidad de las Cartas al Director estuviera
medida por el tema, sería necesario quemar los
Evangelios, porque sólo nos hablan del cielo, del
infierno, de la caridad, de los santos, de la mística,
de la moral, de la cruz que sólo nos salva después de
muertos, de las limosnas, de la oración, de la penitencia, del
perdón, de la paz, y la castidad. Y esto sólo es un
aburrimiento para los ateos que tanto daño han hecho a la
humanidad, y un consuelo muy grande para los que han
pasado la vida haciendo el bien, y lo siguen haciendo después
de muertos hasta el fin de los tiempos, los santos.
Ahora más que nunca estamos viendo la necesidad que
tiene España de ser evangelizada. Si todos los periódicos y la
televisión aceptaran lo que se dice y escribe de la verdadera
religión, no tendríamos tanto divorcio, ni tanto aborto, ni
tantas parejas de hecho, ni tanta inmoralidad, ni tanta
corrupción como hemos sufrido, y todo lo que nos queda por
ver. Bien profético lo ha dicho un personaje ateo que todos
conocemos: “Si nosotros gobernamos España unos años más,
no la conocerá ni la madre que la parió”.
Osado me parece que alguien quiera corregir al director
de un periódico que permite escribir con toda libertad a
cuantos lo desean para que nadie se aburra y cada lector
pueda seleccionar lo que más le guste. A mí no me aburren
las cartas de los ateos e inmorales porque no las leo. Pero no
me pierdo una del catedrático de Lengua y Literatura, Fidel
126 ________________________________________________

García Martínez, porque me incentivan en lo religioso y en lo


moral.
Uno de los hombres más monotemáticos que tenemos
en el mundo de hoy es Juan Pablo II. No se cansa de
hablarnos de Cristo y de los santos, sin olvidarse nunca de la
Virgen María, y tal vez nos diga nuestro opositor que sus
encíclicas, sus cartas pastorales y sus discursos carecen de
calidad.
Está mal que no hagamos el bien, pero aún es peor
tratar de impedir que no hagan el bien los que tienen
voluntad de hacerlo. ¿Cuál es la ganancia que pueden obtener
nuestro opositor frenando los buenos ejemplos que nos dan
los católicos de verdad? Esto puede parecer un acto de
rebeldía o de livor por la frecuencia con que algunos católicos
suelen aparecer en la Sección Cartas.
Si tienen imaginación para hacerlo y cultura para
desarrollar los temas religiosos, no veo motivos para que el
director del periódico más democrático de Asturias —y tal
vez de España— les impida publicar en provecho de todo lo
bueno que necesitamos y que, sin duda alguna, se encuentra
en los Evangelios, porque sólo de Jesús sale toda la verdad, y
todo lo bueno, sin excluir todo lo que usted menciona:
“cultura, política, ruidos nocturnos, sexo, tráfico, educación”
etcétera, etcétera; si usted lo comprende, todo está implícito
en los Evangelios, directa o indirectamente. Y es por ahí por
donde hay que empezar para mejorar el mundo, porque sólo
la fe en Cristo lo puede arreglar y nadie más.

Publicado en La Voz de Avilés 29—junio—2002


________________________________________________ 127

44

GARCÍA GASCO

U
na vez más se comprueba que lo conveniente y lo
bueno no encuentra espacio en los medios de
difusión. En todo lo que se refiere a la Iglesia sólo
las malas noticias se publican y se exageran en grandes
titulares y con más pujanza en la televisión. Hay que ver la
que se ha formado con los obispos vascos y con los religiosos
pederastas. Es decir, con una minoría que no llega al 0,1 por
ciento en el mundo cristiano. Si se hablara y escribiera tanto
de lo que ha dicho el arzobispo de Valencia, monseñor
Agustín García Gasco, todos los católicos estaríamos más
contentos y más seguros de que la Iglesia siempre ha
condenado al terrorismo y ha defendido el derecho a la vida
de todos, incluso de los no nacidos.
Según el arzobispo de Valencia, los gobernantes “no
sólo tienen el derecho, sino también la obligación moral de
intervenir para evitar que un partido político actúe como
tapadera de los que matan, chantajean y nos roban la libertad
y la efectividad de la Constitución”. Este tipo de formaciones
políticas que quedarán fuera de la Ley tras el acuerdo
mayoritario en el Congreso “en realidad se autoexcluyen
porque quien niega el derecho a la vida de sus conciudadanos
y de sus oponentes políticos se sitúa, él mismo, fuera de la
legalidad”, señala el arzobispo de Valencia. “Que esta
autoexclusión se formalice en una ley es de estricta justicia”,
añade el prelado.
En la entrevista que publica Paraula—Iglesia en
Valencia, monseñor García Gasco considera que “debemos
128 ________________________________________________

tener muy claro que los que apoyan a ETA con sus obras, los
que la protegen, los que la encubren cobijándola en partidos
desnaturalizados y falsarios, y los que omiten la condena del
terrorismo en todas sus formas, atentan gravemente contra el
sagrado derecho a la vida”.
El prelado se refiere también a la lucha contra el
terrorismo y afirma que “el respeto a la vida y a la dignidad
humana debe ser el planteamiento para actuar en cualquier
escenario de defensa de las libertades”, pero advierte que
“hay que tener en cuenta que los terroristas, al despreciar la
vida humana, pierden con ello toda legitimidad y en esto
estoy convencido de que no cabe la menor grieta en la
respuesta de los ciudadanos demócratas contra el
terrorismo”.
El prelado también manifiesta que la ilegalización de las
formaciones que amparan la violencia es algo que habría que
haber hecho hace mucho tiempo. Con esta expresión va más
allá que el mismo Gobierno, el que sólo ahora se da cuenta de
los daños causados por los proetarras.
Finalmente, monseñor García Gasco expresa que, desde
la Iglesia, ante el fenómeno del terrorismo, hay que proponer
“oración y acción”. A este respecto señala que en todas las
misas, durante las preces, “habría que pedir por la paz y por
el fin de la violencia terrorista”. “En el terreno de la acción —
dice— la Iglesia debe actuar siempre unida sin fisuras para
erradicar el terrorismo, estar del lado de la razón y de los que
garantizan la vida de todos. O formas parte de la solución o
te conviertes en problema”, concluye el prelado.

Publicado en La Voz de Asturias 2—julio—2002 y


en La Voz de Avilés 8—julio—2002
________________________________________________ 129

45

MARIA GORETTI

E
l 15 de julio se cumplirán los cien años de aquella
tarde luctuosa en que Santa María Goretti fue
asesinada por defender su virginidad. El intento de
violación en la cocina de su pobre casa, la resistencia
desesperada de la pequeña María, el cuchillo asesino de
Alejandro Serenelli que le introdujo catorce veces, empujado
por una fuerza atroz, en el abdomen y en el pecho, en cambio,
fue el inicio imprevisible de una epopeya mundial.
El santuario de Nettuno, donde yacen los restos de
María Goretti se encuentra entre los más frecuentados por
multitudes que aumentan continuamente, y que provienen de
todas partes del mundo. La imagen de la niña con los lirios de
la pureza, cuelga de la pared de millones de casas y se guarda
en innumerables bolsos y carteras. Todos los meses, en la
revista de los Padres Pasionistas, se dedican páginas enteras a
reseñar las gracias y prodigios obtenidos por intercesión de
esa niña que tenía entonces once años, nueve meses y veinte
días cuando expiró en verdadero olor de santidad.
“Cielo sobre el pantano”, la película que Augusto
Genina le dedicó en 1949, es una buena película, siempre con
cines abarrotados de gentes que se conmueven. Para el
centenario de aquella muerte cruel, que para los católicos es
un martirio, no faltarán cardenales, teólogos ilustres, y
multitud de fieles. Pues están previstas ceremonias y
encuentros con la intervención de ministros, y no faltará un
mensaje especial del mismo Papa.
130 ________________________________________________

Fue en 1968 cuando un dirigente de las juventudes


comunistas, un tal Massimo D'Alema, no dudó en poner
como ejemplo incluso para los suyos la fuerza del testimonio,
llevado hasta la muerte de esta pequeña y gran santa
campesina. En realidad, aun quedándonos en un plano
completamente “laico”, ¿hay algo más actual que la defensa
desesperada de una niña ante la agresión brutal de un
violador? ¿Y acaso hay alguien —sea cual sea su fe o
incredulidad— que hoy, sobre todo, no perciba la nobleza de
las últimas palabras de la agonizante: “Decidle a Alejandro
que no sólo le perdono, sino que ofrezco mi muerte para que
el Señor lo lleve conmigo al Paraíso?
También es de notar la vida del asesino, sabiendo que
pasó 27 años en la cárcel haciendo oración y penitencia por el
crimen que había cometido, y liberado de la prisión fue a ver
a la madre de María Goretti para pedirle perdón, quien le
respondió: “Si nuestra hija te ha perdonado, ¿cómo no te voy
a perdonar yo?”. Finalmente, el que había sido un criminal, se
retiró a un convento de capuchinos, donde acabó sus días
muriendo en olor de santidad.
Cuando el 24 de junio de 1950 Pío XII procedió a la
canonización de María Goretti, la Plaza de San Pedro estaba
abarrotada de una multitud inmensa. Y nadie, a no ser el
instinto de la fe, conduce hacia el santuario de Nettuno a las
grandes masas que concurren allí continuamente. La santidad
es “democrática”. Por eso acuden gentes de todas las
ideologías, sólo los dictadores quieren desterrar a Dios de las
iglesias y de los periódicos.

Publicado en La Nueva España 9—julio—2002 y


en La Voz de Avilés 11—julio—2002
________________________________________________ 131

46

TELEVISIÓN ¡QUÉ PENA!

E
l invento de la TV desde hace medio siglo ha sido
para el bien y para el mal uno de los mayores
avances. ¡Qué pena que dirigentes políticos no
quieran controlar los males que aporta la TV y propugnar los
bienes que puede hacer a toda la humanidad! ¿Quiere usted
hacer una experiencia curiosa? ¿Le interesa conocer algunos
datos muy significativos sobre los hábitos que les están
creando a nuestros hijos? Se trata de algo muy fácil, basta con
escuchar cuando ellos estén ante la pequeña pantalla y usted
no. Por ejemplo, en las primeras horas de la noche avance por
el pasillo sigilosamente.
Quizá su familia está entre las muchas que tienen más
de un televisor. Tal vez sus niños se encuentran entre ese 12%
que disfrutan de un aparato para ellos solos en su dormitorio.
Escuche. ¿Qué percibe? ¿No le llama la atención lo que está
escuchando? Pues lo primero que advertimos cuando se oye
la televisión son los gritos. Los hay de todo tipo en una
variada gama que va desde el aterrorizado de una mujer que
ve avanzar hacia ella a un asesino, hasta el esforzado respirar
de un hombre que muere estrangulado.
Hay aullidos de pesadilla que sólo un mal sueño nos
podría hacer oír, chillidos estremecedores y lamentos
demoníacos. El lector puede pensar que estoy exagerando,
pero comprobar lo dicho no le cuesta nada. Tengo sobre la
mesa los datos que nos aporta el profesor Norberto González
Gaitano. En una semana arroja los siguientes resultados: 45
escenas de sexo, de las que 23 corresponden a uniones
132 ________________________________________________

heterosexuales entre solteros, 16 adulterios, 4 entre casados,


una entre adolescentes, y una entre homosexuales; 57
asesinatos, 99 asaltos, 29 colisiones de vehículos y 22
incidentes de abusos de menores.
Y no es un problema exclusivamente americano. Así, un
estudio sobre programación de seis cadenas francesas
durante una semana nos da los siguientes resultados: 670
homicidios, 15 secuestros, 848 peleas, 419 tiroteos, 14
secuestros de menores, 11 robos, 8 suicidios, 27 casos de
tortura, 18 imágenes sobre la droga, 13 intentos de
estrangulamiento, 11 episodios bélicos, 11 escenas de
nudismo.
Pues bien, esto corresponde a países avanzados y
modernos, y si este es el progresismo que nos ofrece la
oposición, pronto alcanzaremos los datos que quedan
expuestos, si bien las estadísticas ya son alarmantes.
Lamentablemente, en este parámetro de desarrollo también
convergemos con Europa. Las estadísticas nos dicen que de
los 7 millones de niños entre 4 y 14 años que habitan en el
Estado español, entre 3 y 4 millones ven programación
adulta, siendo su preferencia las series y los dibujos animados
de carácter más violento, y su horario preferido es a partir de
las once de la noche. Y, según datos complementarios,
publicados por el diario El Heraldo de Aragón, los niños y los
adolescentes ven al año en la televisión unos 12.000 actos
violentos, y 14.000 referidos al sexo. Mientras todo esto
continúe ¿qué hacen los gobiernos? Construir más cárceles y
aumentar el número de policías. ¿Será este el remedio o serán
los buenos programas de televisión?

Publicado en El Comercio,
en El Comercio Digital 15—julio—2002
y en La Voz de Avilés 16—julio—2002
________________________________________________ 133

47

PEDRO FINKLER

M
e han regalado un libro que considero
interesantísimo. Y me parece oportuno
describir algunos datos del autor. De
nacionalidad brasileña, es religioso de la Congregación de los
Hermanos Maristas. Formado en Psicología, en Pedagogía y
en Orientación educacional, hizo también cursos de
posgraduación en las Facultades de Psicología, de Ciencias
Humanas y Medicina Psiquiátrica de la Sorbona en París. En
1962 fundó la Clínica Psicológica de la Pontificia Universidad
Católica de Río Grande do Sul, etcétera.
Este libro es una joya para ayudar a los que luchan
contra la dificultad de lograr un deseado equilibrio interior y
una adaptación a la realidad exterior. Es verdad que no nos
enseña objetivos didácticos propiamente dichos, pero nos
proporciona importantes aclaraciones y orientación segura a
padres y educadores en general. También ofrece útil ayuda a
los estudiantes de Psicología. Son muchos los ejemplos que
deja expuestos en sus 226 páginas.
El pilar fundamental de la obra —Comprenderse a sí
mismo y entender a los demás— es la práctica religiosa.
Pedro Finkler deja muy claro que el ateísmo es una neurosis
basada en una negación que reprime al hombre al impedirle
encontrar lo que busca su alma. “Jamás —nos dice— poder
alguno conseguirá apagar en el alma del hombre la innata
nostalgia de Dios. Si nadie lo revela, la persona acabará
inventándose sus dioses como un esfuerzo titánico de
encontrar un soporte válido donde pueda agarrarse para no
sucumbir a la desesperación de su angustia existencial”.
134 ________________________________________________

Y es que la ignorancia religiosa es la carencia de un


inestimable recurso para nuestra completa realización.
Nuestro destino en la tierra es encontrar una salida que nos
recompense todos los males que padecemos transitoriamente.
La confusión y desesperación vinculadas a los problemas
cotidianos disminuyen y tienden a desaparecer cuando se
examinan con profundidad y se comprenden a la luz de los
auténticos valores religiosos.
Alguien puede pensar que estos criterios actúan como
sedantes, pero son un producto de la “gracia”. Es decir, el
manantial donde se encuentra paciencia, paz y seguridad.
Para la teología cristiana “gracia” es un auxilio sobrenatural
que Dios concede al hombre para llevarle a realizar el bien. Se
trata de un esfuerzo del alma impulsada por la fuerza y la
gracia de Dios.
Pero esto —como todo en la vida— tiene que pagar su
tributo. A Dios no se llega a través del pecado y pidiéndole
cuenta de los males que recibimos. Él es el que es. Nosotros
somos los que no somos. Esto es lo que Jesús le dijo a santa
Catalina de Siena cuando dialogaba con ella. Y añadió: “Si
comprendes esta frase serás feliz”.

Publicado en La Voz de Avilés 18—julio—2002

Mater
Admirabilis
Madre
Admirable
________________________________________________ 135

48

DISOLUTA Y SANTA

S
anta Afra nació en el seno de una familia pagana.
La educaron según los principios de su religión.
Ya mayor, tributaba culto especial a la voluptuosa
Venus, a quien fue consagrada por su madre
desde su niñez; y para mejor honrarla convirtió su propia
casa en morada de corrupción y se dio a toda clase de
deshonestidades e infamias.
Eran aquellos tiempos en que Diocleciano había
decretado la guerra contra los cristianos.
Esta joven —Afra— conocía un poco la moral de los
cristianos y se compadecía de ellos por la forma con que
Diocleciano los mandaba torturar.
Huyendo de la persecución de Diocleciano, el obispo de
Gerona —San Narciso— salió de su patria con un diácono
llamado Félix.
Fue a Alemania con deseo de predicar el Evangelio en
aquellos pueblos y convertirlos a nuestra santa Religión.
Al llegar a la ciudad de Augusta quiso tomar posada y
fue encaminado a la casa de Afra, joven importante como
cabecilla de la depravada secta, cuya vida disoluta el obispo
desconocía.
Afra, como dueña de la casa, acogió a los recién llegados
y les preparó cena abundante.
Admiró desde los primeros momentos la gravedad y
modestia de sus miradas, su porte correctísimo y su lenguaje
sencillo y honesto; cualidades que tan desconocidas le eran en
sus habituales orgías.
136 ________________________________________________

La admiración y sorpresa rebasaron todo límite cuando,


al comenzar la cena, el obispo bendijo la mesa.
No pudo entonces Afra contener la emoción de su alma
y se dirigió decidida a Narciso:
— ¿Quién sois? —le preguntó.
— Soy —respondió este— un obispo de los cristianos.
Al oír estas palabras, Afra, llena de temor y vergüenza,
dijo:
— Señor, apartaos de esta indigna morada: la mujer que
os habla es la más depravada de todo el país y no merece el
honor de hospedaros.
— He venido —dijo el obispo— donde Dios me ha
guiado. Nuestro Señor no desecha nunca la oración del
pecador arrepentido. Él, la santidad misma, ha muerto para
expiar todos los pecados y purificar todas las conciencias.
Recibe, pues, hija mía, la luz de la vida, la luz de la fe, y tus
pecados te serán perdonados; mi entrada en tu casa será para
ti manantial de alegría eterna.
Llena de confusión, preguntó Afra:
— ¿Cómo se podrán borrar mis pecados que no tienen
número?
A lo que le responde Narciso:
— Cree en Jesucristo, recibe el bautismo y te salvarás.
Al clarear el día se presentaron los emisarios del juez en
busca de los fugitivos que habían pernoctado allí.
— Son de los míos —respondió Afra con entereza—; en
estos momentos se hallan en el sacrificio.
Los soldados creyeron que se encontraban en algún
templo de los paganos y se alejaron.
Pero los soldados, antiguos protectores de Afra
pecadora, cuando se enteraron de su conversión mandaron
detenerla y fue conducida ante el juez Cayo.
Allí fue severamente interrogada e instigada a que
sacrificara a los dioses.
Afra decidida contestaba:
— Bastantes pecados he cometido en mis años de
desvarío, cuando desconocía a mi Dios, para que ahora lo
________________________________________________ 137

ofenda cumpliendo lo que mandas. Nunca te obedeceré.


Padezca tormentos este cuerpo, instrumento de iniquidad
para que por él se purifique mi alma.
Los soldados condujeron a nuestra Santa a una isla.
Una vez allí la ataron bárbaramente a un poste,
encendieron una hoguera y purificada por la sangre del cruel
martirio voló al cielo mientras oraba así:
— Os suplico, Señor, que por este fuego temporal
preparado para atormentar mi cuerpo, me libréis del fuego
eterno que devora cuerpo y alma juntamente.

Publicado en La Voz de Avilés 24—agosto—2002

Santa María del Rosario


138 ________________________________________________

49

LOS AMIGOS

T
u amigo es el que, sin penetrar en tu intimidad,
trata de conocer tu dificultad para ayudarte; el
que sin herirte te aclara lo que entendiste mal o te
saca del error; el que levanta tu ánimo cuando
estás caído; el que con cuidados y atenciones quiere menguar
el dolor de tu enfermedad; el que te perdona con
generosidad, olvidando tu ofensa; el que ve en ti a un ser
humano con alegrías, esperanzas, debilidades y luchas; el que
siendo leal y sincero te comprende; el que te acepta como eres
y tiene fe en ti; el que sin envidia reconoce tus valores, te
estimula y elogia sin adularte; el que te ayuda
desinteresadamente y no abusa de tu bondad; el que con
sabios consejos te ayuda a construir y pulir tu personalidad;
el que goza con las alegrías que llegan a tu corazón. Este es el
amigo verdadero. Si lo encuentras, consérvalo como un gran
tesoro, y no te olvides que ese amigo tienes que merecerlo,
siendo tú el primero en ofrecerle todo lo que queda expuesto.
Si quieres evitar grandes dificultades para obtener ese
tesoro, piensa en aquel hombre que nació en un pueblo casi
desconocido, hijo de la sencilla esposa de un humilde
carpintero. Trabajó en una carpintería hasta los treinta años, y
después, durante tres años fue un predicador ambulante.
Jamás escribió un libro, ni ocupó cargo alguno, jamás tuvo
casa propia y jamás puso un pié dentro de una gran ciudad.
Jamás se alejó más de trescientos kilómetros de donde nació.
No tenía más credenciales que su propia persona.
________________________________________________ 139

No tuvo nada que ver con asuntos de este mundo, a


excepción de la influencia que ejerció sobre las almas. Siendo
aún un hombre joven, el fervor de la opinión popular le dio la
espalda. Sus amigos huyeron de su lado, uno de ellos le negó.
Otro de ellos le entregó a sus enemigos. Soportó la burla de
su juicio. Fue bajado de la cruz y colocado en un sepulcro
prestado gracias a la merced de un amigo.
Veinte siglos han pasado desde entonces, mas hoy Él
constituye el núcleo espiritual de la raza humana y es el líder
del único y verdadero progreso. Y quedamos anonadados al
darnos cuenta de que todos los ejércitos que jamás hayan
existido y existan, de que todos los parlamentos que jamás
hayan sesionado, y de que todos los reyes que jamás hayan
regido, ¡todos!, conjuntamente, nunca han afectado la vida, el
poder de sus prodigios, el amor al prójimo, la mansedumbre
de su corazón y el perdón para todos, sin excluir a sus
verdugos.
Por eso, si no hemos encontrado al amigo fiel y solícito
que describimos, Jesús Nazareno nos llama y nos espera con
los brazos abiertos para darnos amor, paciencia y paz en la
tierra y después glorificarnos eternamente, tanto más cuanto
mayor sea nuestra cruz y mejor sepamos engarzarla con la
suya.

Publicado en La Voz de Avilés 28—agosto—2002,


en El Comercio 20—septiembre—2002,
en El Comercio Digital 20—septiembre—2002,
en La Nueva España 20—septiembre—2002 y
en La Voz de Asturias 5—noviembre—2002.
140 ________________________________________________

50

MADRE TERESA

E
l próximo día 5 de septiembre se cumplen cinco años
de la muerte de la Madre Teresa de Calcuta. Es el
periodo normal exigido por la Santa Sede para abrir
el proceso de beatificación, pero esta vez será la ocasión para
terminarlo. La Madre Teresa será declarada venerable el
próximo mes y subirá a los altares en torno a la Navidad. Por
dispensa especial de Juan Pablo II, el proceso comenzó en
julio de 1999, menos de dos años después del fallecimiento de
la religiosa.
Su vida y sus virtudes heroicas han sido documentadas
con gran celeridad, porque su fama de santidad era ya
universal mucho antes del momento de su muerte, acaecida
el 5 de septiembre de 1997. Exactamente un año después,
durante un acto de homenaje en el Vaticano, Juan Pablo II
afirmó que “Jesús ha vuelto a caminar por las calles del
mundo como Buen Samaritano en la sonrisa, los gestos y las
palabras de la Madre Teresa”, saltándose la tradicional
prudencia vaticana de no dar por santo a quien no ha sido
canonizado. El Papa terminó sus palabras pidiendo “que la
Madre Teresa nos asista y nos acompañe desde el cielo”.
El milagro adjunto al proceso, declara la desaparición
del tumor de la señora Rai Gang de la noche a la mañana,
después de haber dormido con la fotografía de la Madre
Teresa sobre el vientre. Este milagro es tan sólo uno de los
millares de curaciones extraordinarias atribuidas a la
intercesión de la religiosa, considerada hoy como la persona
________________________________________________ 141

más importante entre los mil millones de ciudadanos que


viven en la India.
En vísperas de la declaración de “venerable”, las
Misioneras de la Caridad han comenzado ya a distribuir a los
voluntarios y voluntarias más allegados minúsculos
fragmentos de hilo del segundo y último sari de Teresa de
Calcuta. Las religiosas llegarán a las 685 casas de ayuda a los
enfermos y a los más hambrientos en un total de 129 países,
incluidos muchos países ricos, donde la diferencia es mucho
más hiriente que entre los suburbios de la ciudad de Calcuta.
La decisión sobre el lugar y la fecha de la beatificación
será tomada por Juan Pablo II en la próxima reunión de
cardenales en la que está previsto aprobar formalmente el
milagro predicho. Y aunque oficialmente nada se sabe
todavía, se considera probable que la beatificación tenga
lugar en Roma y en diciembre del año actual. Tampoco se
excluye la posibilidad de celebrarla en Calcuta, lo que nos
parece que sería lo mejor para que todos los pobres que tanto
amó la Madre Teresa pudieran asistir a la ceremonia.
Si vemos todo esto con un poco de fe, nos daremos
cuenta que la Madre Teresa prodigó los milagros ya en vida,
convenciendo a miles de personas, tanto misioneras como
voluntarios, a atender a los enfermos, hambrientos,
vagabundos o niños como si fuesen Jesús en persona, sin
preguntar a nadie su religión. La santa religiosa quería servir
a toda persona humana por ser hija de Dios y porque es
imagen y semejanza del mismo.

Publicado en La Voz de Avilés 30—agosto—2002


y en La Voz de Asturias 31—agosto—2002
142 ________________________________________________

51

MENSAJE DEL PADRE PÍO


DESPUÉS DE MUERTO

T
ú, querido hermano, me pides un mensaje
relativo al divorcio. Pero mi mensaje carece de
fuerza frente a tantos escándalos públicos que se
cometen. ¡Divorcio!... ¡Por qué el divorcio!... ¡Lo que los
perseguidores de la Iglesia pretenden introducir en Italia es
simplemente el adulterio pecaminoso! ¿Cómo puede mi
palabra eliminar las turbulencias fangosas de rebelión contra
la fundamental ley divina?...
¿Qué modelo puede presentarse a un pueblo así pagano
y ebrio de pasión? Los partidarios de Satanás, tienen su reino
en el mundo. ¡Cuánto fuego oculto bajo la ceniza, que se va
propagando más y más! ¡Mensaje!... ¿Qué éxito tendría mi
mensaje... ya que a los mensajes poca fe se les presta y se
prefiere dejarlos en vacío?... ¡Y además ahora es demasiado
tarde!
A pesar de lo dicho, el padre Pío nos envía su mensaje:
Divorcio es la torpeza de los últimos tiempos, anarquía
familiar y social, ¡espantosa orfandad del mundo! ¡Téngase
presente el verdadero grito de alarma, de gran angustia y de
gran amargura que repercute en el corazón de Dios! ¡Los
hombres se han hecho juguetes de los abismos infernales!
¿Cómo reedificar lo que se ha derrumbado?... Solamente la
oración más intensa y el sufrimiento de los buenos unidos a
la plegaria, podrían alcanzar alguna chispa de luz en los
cerebros oscurecidos.
________________________________________________ 143

Aún hallándome en la gloria inmortal, gracias al amor


que nos une a la Santa Madre Iglesia en un solo vínculo con
nosotros, los viandantes, en nombre de Dios y por medio de
mi querido Hermano, os dirijo mi ardiente palabra, que parte
del cielo para unirse todavía con vosotros en la tormenta del
mundo. Pero de un modo particular me dirijo a los que me
vieron personalmente y compartieron conmigo los
sentimientos de fe con un transporte mayor de amor a Dios.
¡Escúchame atentamente!: Ha avanzado la tarde y está
avanzando la noche de la vida del mundo. Avanza siempre
más, ejerciendo su imperio, la invasión del mal. La
humanidad corre hacia el abismo en proporciones cada vez
más alarmantes, provocando espanto y desaliento en el
ánimo, dolorosamente aterrorizado de aquellos pocos buenos
que todavía están firmes en la fe. Un grito de alarma, unido a
una profunda amargura, invade el ánimo angustiado de la
Iglesia, del Vicario de Cristo y de sus miembros.
¡Acercaos a mí una vez más! ¡escuchad el grito de mi
palabra suplicante! ¡Almas que todavía estáis firmes en la Fe,
levantad vuestras banderas de paz, de amor, de Fe en Cristo y
con Cristo, para defender vuestros derechos personales según
las normas establecidas por el Ser Supremo y contenidas en la
doctrina de la Iglesia. Formad vuestro ejército contra la
corriente del mal. ¡Vuestro padre Pío os asistirá! ¡Anulad,
despreciad la deplorable fórmula “divorcio” = “fornicación”.
Divorcio es la satisfacción de la propia carne y de la
propia sangre, con el fin de consolidarse en una vida propia
de animales inmundos debajo del cielo, a la vista del Creador
de todo el universo. ¡Qué ceguera, odiada por dios, indigna
de su perdón! Divorcio significa provocar la maldición de
Dios sobre la tierra, sobre todo el género humano. Salid en
defensa de la verdad, esto es, de la indisolubilidad del
matrimonio bendecido por Dios que dijo: ¡Lo que Dios unió
no lo separe el hombre!
El hombre cegado por la culpa, quiere familiarizarse con
Satanás, ya que el divorcio es una prevaricación de rebelión
contra Dios y contra la Iglesia. Oh, hombres inicuos,
144 ________________________________________________

reflexionad y reflexionad bien sobre este concepto lúgubre y


desastroso, es decir, sobre la destrucción de las familias y de
tantas almas inocentes, víctimas de la disolución del
matrimonio.
Las familias no deben incurrir en el peligro de la
descomposición familiar. Se deben anular las ideas
equivocadas. ¡No tendáis a la degradación!... Habéis perdido
el concepto de la verdadera cultura de la vida. El divorcio
sería el mayor interrogante de la vida catastrófica. ¡Haceos
conscientes de vuestro proceder, no sigáis defraudando la
obra de Dios esculpida en vuestras almas! ¡No viváis más
como rebeldes! Estáis rebajando demasiado vuestra dignidad
personal, habiendo extraviado el camino de la dignidad
divina.
Debéis daros cuenta de vuestro estado y cómo actúa en
vosotros tantas potestades. Y en cambio... de la mujer habéis
formado una sucursal de pasiones brutales y
desvergonzadas. ¡Divorcio—fornicación...
La lujuria, la ambición y la concupiscencia os han hecho
esclavos de la tierra que estáis pisando. Todas las fuerzas
políticas están influidas por el mal; mas la soberbia es muy
detestada por Dios. Abrid bien los ojos. No es necesario ser
pesimistas. Mirad a vuestro alrededor y vez cómo todo está
en ruinas y todo dolorosamente deplorable.
¡Buscad las causas, analizad vuestra conducta! Pensad
que cada momento que pasa de vuestra vida es un nuevo
compromiso contraído con Dios. Volved a vuestra vida
normal, sana, honesta, guiada y bendecida por la gracia
divina. ¡No seáis más transgresores de la ley íntegra de Dios;
no suscitéis más su indignación paterna!
¡Atenuad los males, no os hagáis cómplices de ellos,
iluminad la lucha contra Dios, contra el Pontífice, Vicario de
Cristo! A él compete toda decisión, bajo cualquier aspecto, él,
como vigilante piloto, conducirá a salvo la navecilla
combatida por vientos contrarios. El Papa es el guía amoroso
del porvenir moral de la humanidad.
________________________________________________ 145

No os dejéis arrastrar por la corriente impetuosa, que


quisiera reducirlo todo a la nada. Tened clara conciencia del
Ser Supremo, y no perdáis demasiado tiempo en la sola
ciencia humana, que a fin de cuentas os dejará con las manos
vacías.
No queráis edificar siempre sobre la tierra, sino más
bien edificad y restaurad a Dios en vuestro ser, que no conoce
ocaso. Lo que hubiere sembrado el alma, eso recogerá.
¡Pensadlo bien! ¡Utilizad vuestra existencia en empresas
nobles, fructíferas, imperecederas, y no huyáis del
sufrimiento que circunda vuestros caminos!
¡Precisamente por vivir vida cómoda, por amar las
diversiones, por fomentar la avidez del placer, perdéis la paz
y el reposo, y os dejáis arrastrar por la corriente vertiginosa,
que pretende engullir todo! ¡Renunciad a lo ilícito y a lo
superfluo!
Es el sufrimiento lo que da mérito a la vida; y la vida,
cuanto más se aprecia, tanto más vale. Pero no un aprecio
humano, aprecio de todo lo que halaga los sentidos, sino
aprecio que os haga encontrar a Dios, apreciando todo lo que
consolida una vida verdadera de Fe, de caridad, de amor.
Acercaos frecuentemente a los Sacramentos instituidos por el
mismo Dios.
¡Os está hablando quien en la tierra pasó una vida de
Crucificado, de mártir en cuerpo y alma, para conducir las
almas a Cristo! ¿Y vosotros queréis llevar una vida
placentera, omitiendo lo básico de la salvación de vuestras
almas? ¡Buscad a vuestro Creador! ¡Enfrentad generosamente
a todos vuestros adversarios! ¡Neutralizad las fuerzas y los
poderes diabólicamente agresivos! ¡Sed los defensores de la
indisolubilidad del matrimonio!
Una sola es la verdadera ley: Dios, la Iglesia, la
sociedad... en sus relaciones concretas. Mi mensaje debe
despertar gran confianza. ¡No lo toméis a la ligera! Dad
gracias a Dios, que me permite todavía estar entre vosotros
para animaros. Desde que salí del mundo hasta hoy día, se ha
146 ________________________________________________

dado un gran paso hacia el empeoramiento. Las tinieblas


cubren toda la faz de la tierra.
Quiero haceros notar que vuestra conducta clama
vuestra perdición. ¡Aceleráis el tiempo de los castigos! En vez
de desarmar la Divina Justicia, le estáis poniendo las armas
en la mano para la batalla decisiva. Os lo repito nuevamente:
¡Orad, orad, orad! ¡Buscad vuestro Cristo, pendiente de la
cruz, todo llagado y ensangrentado por vuestro rescate, por
vuestra salvación!
¡Dad validez y no anuléis tantos preciosísimos méritos
infinitos! ¡No viváis más de ingratitud, de insensibilidad!
¡Prended en vuestros corazones flama de verdadera caridad
de Cristo! ¡Amad a quien os ama! ¡Romped las cadenas del
pecado, que os tiene atados y paralizados! ¡Reavivad vuestra
Fe, Fe profunda, auténtica, que os ayude siempre más a
realizar una síntesis que valorice toda la verdadera vida!
¡Alejad de vosotros todo lo que os conduce a vivir lejos
de Dios, de la Iglesia, de los Sacramentos! ¡Arrojaos
confiadamente a los pies y a los brazos de vuestro Padre
Celestial! ¡Él os acogerá! Jamás rechaza al alma arrepentida.
Decidle de todo corazón: Señor, ¿qué queréis que haga? ¡Que
os sirva de gran ayuda el Corazón Inmaculado de María,
última áncora de salvación para los hijos extraviados! ¡Cómo
llora y sangra su Corazón Maternal al veros alejados de Jesús!
Recurrid a ella con confianza para que os conduzca de
nuevo a Jesús. Ella os guiará al puerto de salvación. No
olvidéis todas vuestras visitas anteriores para encontrarme en
San Juan Rotondo, y poned en práctica tantos y tantos
concejos míos.
¡Que os hable al corazón mi personal presencia de
crucificado por la salvación de las almas! ¡Pido por todos y os
bendigo a todos! Vuestro Padre Pío.

Texto extraído del original


dictado por el Padre Pío,
después de su fallecimiento,
a un alma,
.
________________________________________________ 147

52

NATIVIDAD DE LA VIRGEN

E
l nacimiento de la Virgen María es como el anuncio
de que se aproxima la hora de la salvación. Por eso la
Iglesia celebra esa festividad el próximo día 8 con
alabanzas y acciones de gracias. Aquel nacimiento fue como
un misterio de bienaventuranzas, señalado con privilegios
únicos. María vino al mundo distinta de todo los otros hijos
de mujer: no estaba desprovista de gracia santificante y no
tenía inclinación al pecado, sino que era pura, santa, hermosa,
gloriosa, adornada con todas las gracias más preciosas y
convenientes para ella, la elegida para ser Madre de Dios.
Tan pronto como el hombre y la mujer cayeron en el
pecado, tentados por Satanás, y fueron expulsados del
Paraíso, el mismo Dios nos envió otra mujer cuya
descendencia aplastaría la cabeza de la serpiente tentadora.
Al nacer la Virgen María comenzó a cumplirse la promesa de
la salvación.
Con el propósito de aprender las lecciones que nos da la
vida de la Virgen María, de alabar a Dios por las gracias que
le concedió y por las bendiciones que, por ella, derramó sobre
el mundo, así como para encomendar nuestras necesidades a
una abogada tan poderosa, en su honor la Iglesia celebra
fiestas. Esta fiesta de la natividad se celebró por primera vez
en el oriente. Sabemos con certeza que fue el Papa San Sergio
quien la introdujo en el occidente al establecer que se
celebrasen en Roma cuatro fiestas en honor de Nuestra
Señora: la Anunciación, la Asunción, la Natividad y la
Purificación.
Conforme a los datos que tomo de un calendario viejo,
es muy probable que en algunas otras partes de occidente, la
Natividad de María se haya conmemorado desde antes de la
148 ________________________________________________

Bula de San Sergio. Por lo menos, está claramente anotada en


el calendario de San Willibrordo (c. 704), lo que sugiere una
mayor antigüedad. El hecho de que se conmemorase la fiesta
del nacimiento de San Juan Bautista en los tiempos de San
Agustín en el año 401, respalda este punto de vista. Es decir,
que si han decidido separar la decapitación de San Juan
Bautista de su nacimiento en lo que a festividad se refiere,
lógico parece que también hayan decidido festejar en
distintas fechas la Asunción de Nuestra Señora de su
Nacimiento.
Se desconoce el lugar donde nació la Virgen María. Pero
una antigua tradición afirma que fue en Nazaret, y así se
acepta en occidente; pero otra tradición señala que fue en
Jerusalén, en el barrio vecino a la Piscina de Betseda, donde
hemos visto una cripta bajo la iglesia de Santa Ana, que se
venera como el lugar donde nació la Madre de Dios.
Sea como fuere, el lugar del nacimiento no tiene
importancia. Lo importante es que con su nacimiento Dios
nos ha concedido una Madre sin par en la tierra y en el cielo,
siempre dispuesta a favorecernos en todo lo bueno con su
poderosa intercesión. Gracias María.

Publicado en La Voz de Avilés 2—septiembre—2002

Virgen
del
Carmen
________________________________________________ 149

53

MURIÓ ROMÁN

D
espués de treinta y siete años de feliz matrimonio
con nuestra hermana Zoraida Colao, Román
García del Río ha muerto en Avilés, donde había
fijado su residencia hace 45 años. Román era un hombre
fuerte, armónico y ponderado. Más de treinta años trabajó
como encargado de personal obrero en ENSIDESA.
Trabajador abnegado y cumplidor de todos sus deberes y
obligaciones, amparado por una esposa solícita y ahorradora,
los dos enamorados y unidos consiguieron un patrimonio
que les ha elevado a la clase media. Y cuando todo les sonreía
al feliz matrimonio, un tumor maligno en el páncreas y una
operación —con éxito— difícil y arriesgada le causaron la
muerte después de seis meses de sufrimiento físico y
psíquico, si bien los doctores de la Residencia San Agustín y
las enfermeras le atendieron con esmero, cariño y eficiencia;
por eso les quedamos muy agradecidos todos los familiares
de Román, especialmente la esposa, Zoraida.
A pesar del vacío que ha dejado Román a su esposa y la
pena lacerante que lleva en su cerebro silenciosamente, no ha
cejado en la vida de piedad, asistiendo diariamente a misa y
comulgando, sin dejar las largas horas de oración que viene
haciendo desde que tuvo la dicha de asistir a unos Cursillos
de Cristiandad hace treinta años. También su esposo Román
le acompañaba a la iglesia todos los días, y los treinta últimos
que pasó en la Residencia San Agustín fue atendido
cariñosamente por el sacerdote de turno, llevándole su
comunión y aplicándole la extremaunción más de una vez.
150 ________________________________________________

Es de notar que cuando le afligían los dolores y su


esposa le pedía permiso para llamar a un médico, Román le
contestaba: “El médico ya no puede hacer nada, llámame al
sacerdote para confesarme y recibir el Cuerpo y la Sangre de
Cristo. Eso es lo que necesito y me consuela”.
La mayor preocupación que llevó para el cielo, era la
soledad en que dejaba a su queridísima esposa. Por eso decía:
¡Qué sola te dejo mi amor! ¡Qué sola te dejo!
Pero nuestra hermana no está sola, tiene once hermanos
que la quieren entrañablemente y que rezan por ella y por su
esposo todos los días. Por mi parte, al igual que han hecho
otros hermanos, intenté que viniera a vivir con mi esposa y
conmigo hasta el fin de sus días, pero ella sigue los consejos
de su buen esposo: “No abandones el hogar que tu y yo
hemos construido con tanto esfuerzo y cariño. No dejes la
casa”.
También es de notar que los 10 hermanos que tiene
Román, sin medir esfuerzos ni distancias, todos han venido
—hasta los que tiene en Málaga— a verlo y a pasar noches
enteras al lado de su cama vertiendo lágrimas como
perdigones.
Descanse en paz el hombre que ha hecho feliz a nuestra
hermana, y ahora, que goce del cielo, donde pronto estaremos
todos por la misericordia de Dios.

Publicado en La Voz de Avilés 28—noviembre—2002


________________________________________________ 151

54

EL ARQUITECTO DE DIOS

E
l arquitecto Antonio Gaudí nacido en Barcelona hace
150 años se encuentra en proceso de beatificación. Los
expertos que actualmente están analizando sus obras
encuentran en ellas una arquitectura concebida como oración,
especialmente la catedral de Barcelona, conocida también con
el nombre de Sagrada Familia, allí se puede ver la expresión
estética de su espiritualidad a la que Antonio Gaudí dedicó la
mayor parte de su vida, también sus últimas energías y, sobre
todo, su último dinero.
La profesora María Antonietta, profesora de Historia de
la Arquitectura del Politécnico de Milán y gran experto en las
obras de Gaudí, ha explicado a Radio Vaticano, el alcance de
las obras del llamado “arquitecto de Dios”.
Los expertos en este tema comentan que la Sagrada
Familia es una inmensa escultura, en piedra, a la fe, a la
esperanza y a la caridad. Alguien ha hablado de Gaudí y de
su Sagrada Familia como el templo en honor de Dios: una
basílica gótica, de cinco naves, claustro y dieciséis gigantescas
torres dedicadas a los doce apóstoles y a los cuatro
evangelistas, con dos cimborrios consagrados a Jesucristo y a
la Virgen María.
Sus tres fachadas están dedicadas al Nacimiento, a la
Pasión y a la Gloria de Cristo. Y en la cripta del templo se
encuentran los restos mortales de Antonio Gaudí. Y cuando,
en 1936, la cripta fue saqueada y profanada, la tumba de
Gaudí permaneció intacta, tal vez por eso y por la belleza y
arte del templo, y por lo predicho, un coreano muy
152 ________________________________________________

distinguido, Jun Young—Joo, director de la Cámara de


Comercio e Industria de Corea, confiaba, en octubre de 1998,
a la edición española de la revista París Match: “A través de
las obras de Gaudí y del toque divino que tiene me convencí
de la existencia de Dios, y por Él, gracias a Él, me convertí al
catolicismo, aunque era un budista devoto y convencido”.
El día de su muerte, Gaudí lo había pasado como todos,
en su templo: vivía en el taller de la obra, a la que dedicó
cuarenta y tres años de su vida; a pie de obra, dirigiendo
personalmente hasta el más mínimo detalle. Salió, como de
costumbre, a las cinco de la tarde, hacia el Oratorio de San
Felipe Neri. Al cruzar la Gran Vía barcelonesa, a la altura de
Bailén, le atropelló el tranvía. Iba pobremente vestido y
calzado con zapatillas de felpa, y con los tobillos envueltos
con vendas de lana. Se alimentaba frugalísimamente, pues
sólo comía pan y un poco de fruta.
Su lectura habitual era la Biblia, pero, a pesar de
practicar siempre la caridad, suele ocurrir en la Iglesia que al
morir una persona con fama de santidad evidente entre el
pueblo de Dios, si no tiene detrás de sí una organización
religiosa, una Congregación, es raro que se abra el proceso de
beatificación. Es lo que ha venido sucediendo con Gaudí
también, pero el pueblo cristiano pronto se ha sumado a la
iniciativa del proceso de beatificación con entusiasmo, y
como ya tiene algunos milagros pronto será beatificado.

Publicado en La Voz de Avilés 17—diciembre—2002


________________________________________________ 153

55

PRESERVATIVOS Y EMBRIONES

C
uando un sacerdote comete un pecado ligado al sexo
o al dinero, es noticia en todas las portadas de los
periódicos y en la televisión. No importa que otros
que no son sacerdotes hagan cosas mucho peores, ni tampoco
que la práctica totalidad del clero no incurra en esos errores.
La mirada del público es conducida meticulosamente hacia el
mal de este hombre.
Cuando la Iglesia rechaza el uso del preservativo en
lucha contra el sida, se le acusa de fomentar esa enfermedad.
No se dice que el 40 por ciento de los enfermos de sida están
atendidos por religiosos católicos, ni que varios estudios
demuestran que el uso del preservativo, por la confianza que
proporciona, termina por incidir negativamente en la
prevención del mal.
Cuando el Vaticano dice que no se puede matar a un no
nacido porque es un ser humano que tiene derechos, se le
acusa de oscurantista y de enemigo de la mujer. Pero nadie
habla de que hay miles de mujeres en el mundo que han
dejado la prostitución gracias a grupos de monjas que se
dedican a ayudarlas, y de que hay millones de niños que han
podido nacer porque la Iglesia ofreció ayuda económica y
psicológica a sus madres para que optaran por dejarles vivir.
Cuando los católicos nos negamos a permitir que los
embriones sean utilizados como material para obtener
órganos humanos, se dice que no tenemos corazón ni
conocemos la compasión. Pero se oculta que hay millones de
pobres alimentados diariamente en los comedores de la
154 ________________________________________________

Iglesia, y que hay miles de enfermos que recuperan la salud


en los hospitales católicos.
De todo este cúmulo de injusticias y mentiras que
nuestro mundo practica y por el que algún día habrán de
rendirle cuentas a Dios, hay una que las gana a todas: el
ocultamiento también sistemático y deliberado de lo que
hacen los más grandes de entre los nuestros: los misioneros.
Ellos y sólo ellos están los primeros a la hora del combate por
la verdad, por la justicia, por la paz. Ellos consuelan a los que
han sido masacrados por las multinacionales que engordan a
los liberales y progresistas. Ellos devuelven la dignidad
perdida a los niños y niñas que han sido esclavos sexuales de
los ricos occidentales que van al Tercer Mundo en busca de
un placer innoble y depravado. Ellos alimentan, ellos educan,
ellos evangelizan. Ellos son los últimos en comer y descansar,
en curarse. Ellos son, también, los últimos ante la opinión
pública, que cada vez les conoce menos, los admira menos y,
por eso, los imita menos.
Estoy seguro que si los medios de difusión hicieran
justicia concediendo prioridad a los hombres de bien, no
serían necesarios muchos años para cambiar el mundo en que
vivimos por el paraíso que todos deseamos, pero como el
hombre es burro y terco, ahora estamos así y después peor.

Publicado en La Voz de Avilés 20—diciembre—2002


________________________________________________ 155

56

MURIÓ JESÚS

E
s verdad que casi siempre se habla bien de los
muertos aunque no se lo hayan merecido, pero en el
caso que nos ocupa, como bien me han dicho unas
señoras que estaban a nuestro lado en el funeral, “es de
justicia que le hagas un panegírico en los periódicos a Jesús
González García, y si lo haces, avísanos para comprar el
periódico donde aparezca el nombre de ese santo”.
Jesús González trabajó en las minas de Asturias hasta
que lo jubilaron con tercer grado de silicosis, hace unos
treinta años. Era un hombre fuerte, bien equilibrado e
introvertido con un ideal cognoscitivo y sublime.
Desde hace más de veinte años se consagró a la pía
Unión Lumen Dei con votos de pobreza, castidad y
obediencia.
Comenzó a tener fama de santidad cuando diariamente
se pasaba horas interminables adorando a Jesús
sacramentado en la capilla de la Cocina Económica, y cuando
don Gabino Díaz Merchán nos autorizó para tener el
Santísimo Sacramento expuesto en nuestra modesta capilla,
ubicada en el piso 6º B del número 2 de la calle Padilla, Jesús
González perpetuó su residencia al lado del Santísimo en el
piso predicho. Allí, de rodillas, a los pies del sagrario, se
pasaba diez horas todos los días, asistía a la primera misa en
los Carmelitas, compraba algunas cosas para comer al salir
del templo, y regresaba a la residencia referida para hacer
una limpieza general de la capilla, en la biblioteca, en el taller
de costura y en su diminuta habitación, donde sólo dormía
156 ________________________________________________

cuatro horas. Su hermana Oliva se sorprendió mucho al sentir


a su hermano enfermo disciplinarse fuertemente encerrado
en su dormitorio. Las penitencias que hacía diariamente y los
ayunos, no lo sabemos. Lo que sí podemos decir es que con
su modesta pensión estaba alimentando a siete niños en los
Andes del Perú y nunca dejó de dar limosna a los pobres que
encontraba en el camino y a los que picaban a la puerta.
Sufrió unas catorce operaciones en Cabueñes, y en el
Hospital General de Oviedo; soportando, también, la fatiga
que le propinaba el tercer grado de silicosis, pero nunca le oí
quejarse, sólo lo he visto llorar cuando fui a verlo a Cabueñes
y lo abracé con lágrimas en mis ojos. Con todo el respeto que
tengo por las decisiones que pueda tomar la Iglesia Católica,
tengo para mí que Jesús González algún día subirá a los
altares y podrá ser patrono de todos los mineros.

Publicado en La Voz de Avilés 22—diciembre—2002 y


en La Nueva España 23—diciembre—2002

Nuestra
Señora
de los
Ángeles
________________________________________________ 157

57

PENA, DOLOR Y LÁSTIMA

E
sto es lo que me hace sentir don F. G. G. H. al leer las
patrañas que ha publicado en su carta el pasado día
22. Pienso que este señor sabe muy bien que
Jesucristo ha nacido en Belén de Judá, como lo saben los mil
trescientos millones de católicos y lo confirman todos los
santos y los 266 papas. Pues nada hay en los Evangelios más
claro y más patente que la narración de San Lucas, San Mateo
y San Juan, donde podemos leer con todo detalle el
Nacimiento de Jesús y el pesebre que le sirvió de cuna, en
Belén.
Es verdad que reflexionando un poco no hay por qué
sorprenderse. Pues es verdad también que en otra ocasión, el
rector del seminario de Oviedo, si mal no recuerdo, escribió
un artículo en La Nueva España donde decía que conforme a
los papiros de su archivo Jesús había nacido en Luarca.
Comprendo que todo esto es para reírse a carcajadas,
sabiendo que estos señores sólo buscan la noticia y la
polémica sembrando confusión entre fieles católicos que no
han tenido medios para obtener un mínimo de cultura
religiosa.
Lo que no podemos dudar es la osadía con que
pretenden pasar por encima de la Historia Sagrada, los que
poco o nada saben de la historia. Por eso les recomiendo que
lean el Antiguo y Nuevo Testamento, y verán cómo el profeta
Miqueas (Libro de Miqueas, cap. 5, versículo 1), 740 años
antes de Cristo, nos anunció el Nacimiento de Jesús en Belén,
diciendo:
158 ________________________________________________

“Y tú, Belén, tierra de Judá, de ninguna manera eres la


menor entre los clanes de Judá, pues de ti saldrá un caudillo,
que apacentará a mi pueblo, Israel”.
Terminaré diciendo que han puesto por embusteros a
San Lucas (Lc 2, 15), a San Mateo (Mt 2,1) y a San Juan (Jn 7,
42), al mismo tiempo que niegan la profecía de Miqueas
después de cumplirse.
Si en vez de ser todo esto una herejía, como lo es, fuese
verdad, el Evangelio entero quedaría invalidado y,
consecuentemente, la Iglesia católica desaparecería por falta
de credibilidad.

Publicado en El Comercio 26—diciembre—2002 y


en El Comercio Digital 26—diciembre—2002

Nuestra Señora de la Paz


________________________________________________ 159

58

OFRECIÓ SU VIDA POR SALVAR A SU MADRE

L
aura Vicuña es hija de un alto militar y jefe político
de Chile. Una revolución derroca al Gobierno y la
familia Vicuña tiene que salir huyendo,
desterrados a 500 kilómetros de la capital. Allí muere el padre
de Laura Vicuña y la familia queda en la miseria. Laura tiene
dos años cuando queda huérfana de padre. Su madre con sus
dos hijas, Laura y Julia, emprende un largísimo viaje hacia las
pampas de Argentina. Allí encuentra a un ganadero brutal y
matón, y movida por su gran miseria, la pobre Mercedes se
va a vivir con él en unión libre. El hombre se llama Manuel
Mora.
En 1900 Laura es internada en el colegio de las
Hermanas Salesianas de María Auxiliadora. Allí, en clase de
Religión, al oír que la profesora dice que a Dios le disgustan
mucho los que viven en unión libre, sin casarse, la niña
empieza a llorar. En la próxima clase de Religión, cuando la
religiosa comienza a hablar otra vez de unión libre, la niña
palidece. La profesora cambia de tema pero consulta el caso
con la hermana directora del colegio: “¿Por qué será que
Laura Vicuña se asusta tanto cuando se habla del pecado que
es vivir en unión libre?”.
La superiora le aconseja: “Vuelva a tratar de ese tema, y
si ve que la niña se asusta, cambie de tema”. Así lo hace.
Laura se ha dado cuenta de un gravísimo mal: su madre, el
ser que más ama en el mundo, vive en pecado mortal y está
en grave peligro de condenación eterna si no se arrepiente y
lo confiesa.
160 ________________________________________________

Y Laura hace un plan: Ofrecerá su vida a Dios, con tal


de que la mamá abandone a ese hombre. Comunica el plan al
confesor, el Padre Crestanello, salesiano. Él le dice: “Mira que
eso es muy serio. Dios puede aceptar tu propuesta y te puede
llegar la muerte muy pronto”. Pero la niña está resuelta a
salvar el alma de la mamá a cualquier coste, y ofrece su vida a
Dios, en sacrificio.
En el colegio es admirada por las demás alumnas como
la mejor compañera, la más amable y servicial. Las superioras
se quedan maravilladas de su obediencia y del enorme amor
que siente por Jesús Sacramentado y por María Auxiliadora.
El día de su primera comunión ofrece su vida en
sacrificio a Jesús, y al ser admitida como “Hija de María”
consagra su pureza a la Santísima Virgen, y va a pasar
vacaciones a donde vive su madre con el amante, Manuel
Mora, quien trata de irrespetarla pero Laura no lo permite.
Prefiere ser abofeteada y azotada brutalmente por él pero no
admite ningún irrespeto a su virtud, y Manuel aprende a
respetarla.
En una gran inundación que invade el colegio, Laura
por salvar la vida de las más pequeñas, pasa largas horas de
la noche en las friísimas aguas sacando niñas en peligro de
muerte, y adquiere una dolorosa enfermedad en los riñones.
Dios empieza a aceptar el sacrificio que le ofreció por salvar
el alma de su madre. Laura empieza a palidecer y a
debilitarse. Siente enorme tristeza al oír de los superiores que
no la podrán aceptar como religiosa porque su madre vive en
concubinato. Sigue orando por ella. Cae en cama. Dolores
intensísimos.
Vómitos continuos. Se retuerce de dolor. La vida de
Laura se está apagando. “Señor —dice la niña repetidas
veces— que yo sufra todo lo que a Ti te parezca bien pero que
mi madre se convierta y se salve”. Así entra en agonía. La
madre se acerca: “Mamá —le dice—, desde hace dos años
ofrecí mi vida a Dios en sacrificio para obtener que tu no
vivas más en unión libre. Que te separes de ese hombre y
vivas santamente. Mamá, ¿antes de morir tendré la alegría de
________________________________________________ 161

que te arrepientas y le pidas a Dios perdón por ese pecado


mortal que estás cometiendo?”.
“¡Ay hija mía! —exclama doña Mercedes llorando—,
¿entonces yo soy la causa de tu enfermedad y de tu muerte?
Pobre de mí, ¡oh Laurita! ¡Qué amor más grande has tenido
hacia mí! Te lo juro ahora mismo. Desde hoy ya nunca
volveré a vivir con ese hombre. Dios es testigo de mi
promesa. Estoy arrepentida. Mi vida ha cambiado ahora
mismo”.
Laura manda llamar al Padre Confesor: “Padre, mi
mamá promete solemnemente a Dios abandonar desde hoy
mismo a su amante”. Madre e hija se abrazan y lloran. Desde
aquel momento el rostro de Laura se torna sereno y alegre.
Siente que ya nada le retiene en esta tierra. La Divina
Misericordia ha triunfado en el corazón de su queridísima
madre. Su misión en este mundo ya está cumplida. Dios la
llama al cielo.
Recibe la unción de los enfermos y su última comunión.
Besa repetidamente el crucifijo, y a su madre que reza junto a
su lecho de moribunda le dice: “¡Qué contenta se siente el
alma a la hora de la muerte, cuando se ama de veras a
Jesucristo y a María Santísima!”.
Lanza una última mirada a la imagen que está frente a
su casa y exclama: “Gracias Jesús, gracias María”, y muere
dulcemente. Era el 22 de enero de 1904. Iba a cumplir los
catorce años. La madre tuvo que cambiarse de nombre y salir
disfrazada de aquella región para verse libre del hombre que
la perseguía. Y el resto de su vida vivió santamente.
Es de notar que Laura Vicuña ha hecho muchos
milagros a los que le piden que interceda por ellos ante
Nuestro Señor. Por eso Juan Pablo II la declaró beata en 1988.

Publicado en La Voz de Avilés 25 y 27—enero—2003


162 ________________________________________________

59

LOS EMIGRANTES
(Padre Pateras)

N
o sé si siento más compasión por las viudas y
los hijos que han quedado huérfanos después
de ser asesinado el jefe de familia por los
etarras, o me producen más lástima los
emigrantes que llegan en pateras en busca del pan que no han
conseguido en su patria. Y lo más triste es ver cuántos se
quedan por el camino. Sólo en el estrecho de Gibraltar
perdieron la vida cuatro mil emigrantes, y si estaban muy
mal económicamente cuando decidieron emigrar, ya tenemos
claro cómo estarán ahora las esposas y los hijos después de
haber perdido la última esperanza y al ser que más querían.
Un buen sacerdote —de los muchos que hay— nos está
dando un ejemplo que merecería la pena llevarlo a todos los
hogares de España. Se llama Isidoro Macías, y en Algeciras
todos le conocen con el nombre de Padre Pateras, siempre
con la sotana puesta y sonriendo. Tiene una casa de acogida
para los emigrantes que llegan desorientados y,
especialmente, para las señoras embarazadas y las que llegan
con el bebé a cuestas.
Como sucede con frecuencia desde hace veinte años, la
policía llama al teléfono del Padre Isidoro diciéndole que
vaya a hacerse cargo de todas las mujeres subsaharianas
embarazadas o con bebés, y que las lleve a su casa de acogida
Virgen de la Palma. Este religioso franciscano es un hombre
excepcional. Lleva unos veinte años en Algeciras recogiendo
emigrantes, sobre todos mujeres con niños a los que presta los
________________________________________________ 163

primeros auxilios, les ayuda a “hacer los papeles” y les acoge


en su casa mientras lo necesitan.
Cuando alguien pondera su labor, siempre responde lo
mismo: “Yo no hago nada extraordinario, simplemente sigo
el Evangelio: “Fui forastero y me recogiste” (Mateo 25, 35).
¡Ah! Si todos los católicos siguiéramos el Evangelio
como lo hace Isidoro, ya hubiéramos convertido el mundo en
un paraíso. Pero en vez de propagar ese foco de sabiduría
divina y humana, está prohibido en muchos colegios
españoles, pues los que mandan, y mandan mal, tienen
miedo a la verdad. Es decir, tienen miedo a Cristo.
Esto lo sabe muy bien aquel santo gigante que gobierna
la Iglesia, tal vez como nadie lo ha hecho; por eso nos ha
dicho: “No tengáis miedo a Jesucristo, abridle las puertas de
par en par”. Entretanto, por si acaso, decidieron arrancar el
Cristo de las paredes y prohibir las clases de Religión en
numerosos colegios. ¿Y esto por qué? ¡Hombre! Mal de
muchos gozo es. Si conseguimos que todos sean ateos, ya
estamos libres de la supuesta condenación, pues a todos
todos no los puede mandar Dios al infierno, y menos aún
ignorando que Dios existe. Pues sabemos muy bien lo que
Dios nos ha dicho: “El justo muerto puede condenar al impío
vivo” (Libro de la Sabiduría, capítulo 4, versículo 6).

Publicado en La Voz de Avilés 29—enero—2003


164 ________________________________________________

60

DESPUÉS DE UN INCENDIO

D
espués de un incendio en los EE.UU. empezó la
labor de evaluación de daños, y fue entonces que
al ir caminando por el bosque, un guarda encontró
un ave calcinada junto al pie de un árbol, en una posición
bastante extraña, pues no parecía que hubiera muerto
escapando o atrapada, simplemente estaba con sus alas
cerradas alrededor de su cuerpo.
Cuando el impactado guardabosques la golpeó
suavemente con una vara, tres polluelos vivos emergieron de
debajo de las alas de su madre, quien sabiendo que sus hijos
no podrían escapar del fuego, no los abandonó. Tampoco se
quedó con ellos en el nido sobre el árbol, donde el humo sube
y el calor se acumula, sino que los llevó, quizás uno a uno, a
la base del árbol, donde dio su vida por salvar la de sus hijos.
¿Podemos imaginar la escena? El fuego rodeándolos, los
polluelos asustados y la madre muy decidida, infundiéndoles
paz a sus hijos, como diciéndoles: “no teman, vengan bajo
mis alas, nada les pasará”. Tan seguros estaban al estar ahí
tocando sus plumas, aislados del fuego, que ni siquiera
habían salido de ahí horas después de apagado el incendio.
Estaban totalmente confiados en la protección de su madre, y
sólo al sentir el golpeo pensaron que debían de salir.
¿Tenemos a quién amar así? ¿Nos ha amado alguien así?
Quien encuentra el verdadero motivo por el cual vale la pena
vivir, también encuentra en ese verdadero motivo la causa
justa por la cual vale la pena dar la vida.
________________________________________________ 165

Si tu crees que nadie te ha amado como esa madre


pájaro amó a sus polluelos, creo que te equivocas, pero no
conozco tu vida y no te puedo decir con certeza quién o
cuántos de quienes has conocido te han querido de esa
manera. Lo que sí te puedo asegurar es que Dios nos amó
tanto que se dio a sí mismo para ser humillado y morir por ti.
Dios también nos habla de las plumas en el Salmo 91.4:
“Pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás
refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte!”.

Publicado en La Voz de Avilés 31—enero—2003,


en La Voz de Avilés 3—febrero—2003 y
en La Voz de Asturias 7—febrero—2003

La Virgen de Lourdes
166 ________________________________________________

61

¿TIENE DIOS LA CULPA?

¿P
or qué Dios permite tantos males? Es la
pregunta que suelen hacerse los que no hacen
oración suficiente; cuando se produce una
catástrofe, cuando ven morirse tantos niños por desnutrición
o guerras en el mundo, o viven de cerca una desgracia
dolorosa que a todos nos parte en dos el corazón. ¿Por qué,
Señor? ¿Por qué este mal? ¿Cómo has permitido que el barco
del “Prestige” se fuera a pique? Es decir, las culpas casi
siempre van contra Dios. ¡Dios, Dios!, y Dios siempre calla
¿Insensible? No, es que nos guste o no, Dios necesita de
nuestras manos para hacer su labor. Ese es su plan, por eso
nos da libertad e inteligencia para actuar en este mundo de
locos.
Y los hombres que somos muy zoquetes, continuamos
con el viejo vicio de escurrirnos el bulto de las
responsabilidades y acomodarnos en la fácil coartada de
echarle las culpas al Gobierno, a la sociedad, a las estructuras
y, cómo no, a Dios, pero Dios nos ha puesto a ti y a mí en el
mundo para que haya más amor, más paz, menos hambre y
más felicidad. Ya lo decía el místico poeta y escritor Quoist,
haciendo hablar a Dios: “Tengo necesidad de tus manos para
seguir bendiciendo, tengo necesidad de tus labios para seguir
hablando; tengo necesidad de tu cuerpo para seguir
sufriendo; tengo necesidad de ti para seguir salvando”.
Eso mismo debieron pensar los parroquianos de una
pequeña aldea alemana bombardeada durante la II Guerra
Mundial. Tras la destrucción de buena parte del pueblo,
________________________________________________ 167

encontraron la imagen de un Cristo que presidía la iglesia.


Era una talla de gran valor artístico y que inspiraba mucha
devoción entre los fieles, pero las bombas habían dañado por
completo los dos brazos del Cristo. ¿Qué hacer?, se
preguntaron. ¿Encargamos a un artista que reconstruya los
brazos o dejamos la talla tal como está?
En ese momento, el más dolorido por lo que habían
hecho con Jesús, les pidió permiso para pasar la noche
adorando al Cristo mutilado, y como tanto insistió pidiéndole
a Jesús que le dijera si quería recuperar sus brazos, el Señor le
respondió: “Mis brazos sois vosotros”.
San Basilio el Grande escribió hace muchos siglos lo que
todos debiéramos de poner en práctica antes de morirnos: “El
pan que no usas, es el pan del hambriento; el vestido colgado
en tu armario, es el vestido del que está desnudo; los zapatos
que no te pones, son los zapatos del que está descalzo; el
dinero que tienes guardado bajo llave, es el dinero de los
pobres; las obras de caridad que no haces; son injusticias que
tu cometes”.

Publicado en La Voz de Asturias 6—febrero—2003 y


en La Voz de Avilés 14—febrero—2003

Nuestra
Señora
de la
Altagracia
168 ________________________________________________

62

APRENDIÓ A SER PACIENTE

E
n el libro sagrado de los Proverbios leemos: “La
virtud engrandece a los pueblos, mientras que el
pecado los hace miserables” (Prov. 14, 34).
Una nación no es verdaderamente grande porque tenga
gran potencial militar, político o comercial. Es la justicia, la
honradez y rectitud en la vida privada y pública lo que
engrandece a las naciones.
A este propósito decía San Bernardo: “Las verdaderas
riquezas no son el oro ni la plata, sino las virtudes”. Y el
filósofo Séneca hablando de la virtud dijo: “La virtud no
necesita adornos extraños; ella tiene en sí misma su máximo
ornato”.
Se refiere en la historia antigua que un joven fue
enviado por su padre a la escuela de Zenón —célebre filósofo
griego—. Cuando terminados los estudios regresó a su casa,
le preguntó el padre: “¿qué de bueno has aprendido del
filósofo?”. —Pronto lo verá, dijo el joven.
Creyó el hombre que su hijo no había aprovechado en
aquella escuela y, lleno de rabia, se le echó encima y le golpeó
gritando: “¡Desgraciado! He aquí el fruto de mis sacrificios.
¡Has perdido el tiempo y me has hecho gastar el dinero para
nada!”.
El joven soportó con paciencia las represiones y los
golpes y, cuando se hubo calmado su padre, le dijo: “Sepa lo
que he aprendido en la escuela de Zenón: Antes no hubiera
soportado sus malos tratos y me hubiera rebelado; ahora, en
________________________________________________ 169

cambio, he adquirido la virtud de la paciencia y me he hecho


mejor; vea, pues, si he perdido el tiempo”.
Si aquel joven aprendió a ser virtuoso frecuentando la
escuela de un filósofo pagano, que sólo enseñaba a tener
paciencia, ¡cuánto más virtuoso se hará el que medite el
Evangelio y lea el Catecismo, donde está toda la ciencia
divina! Pero, lamentablemente, cuántos en un país cristiano
viven como paganos y se mofan de la virtud y ¿quiénes son
los responsables de todo esto?: los gobiernos en primer lugar,
después los electores que los llevan al poder, y en tercer lugar
y de suma importancia, los padres.
Conozco familias muy humildes que todas las noches
rezan el rosario antes de acostarse, y sus hijos de siete, ocho y
diez años casi se pelean por rezarlo delante; domingos y
fiestas de guardar asisten a misa con sus progenitores,
confiesan sus pecados todos los meses, reciben los buenos
consejos de los confesores, estudian divinamente, y bajo el
santo temor de Dios, se mantienen en pie, bien distanciados
del botellón, de la droga y de la lujuria. Luego vienen los que
no conocen las iglesias por dentro y les dicen: ¡qué suerte has
tenido con los hijos! Y surge la pregunta: ¿Qué has hecho tú
para tenerla? Nada, claro.

Publicado en La Voz de Asturias 17—febrero—2003 y


en La Voz de Avilés 17—febrero—2003
170 ________________________________________________

63

POLÍTICOS CATÓLICOS

A
quí en España es patético ver cómo diez
millones de católicos van a Misa cada fin de
semana y, sin embargo, la presencia de los
políticos que deberían testimoniar su fe cristiana en los
parlamentos de todo el país hace que se conviertan en los
reyes del disimulo, mirando para un lado y para otro como si
eso del Evangelio no fuera con ellos y reclamaran el martirio
para otros. Juan Manuel de Prada, escritor y columnista de
ABC, los ha llamado “católicos gallinas”. Un poco duro pero
razonable.
Estamos hablando de católicos españoles en política, y
ahí, salvo excepciones, no encontramos ejemplaridad. Sin
embargo, un cardenal vietnamita llamado Von Thuan, que en
esto de testimoniar a Cristo sabía hacerlo muy bien, no en
vano estuvo 13 años en un campo de concentración en su
tierra por ser obispo, nueve de ellos en régimen de
aislamiento en una celda sin ventanas, nos dejó antes de
morir, hace pocos meses, un verdadero testamento espiritual
dirigido a los políticos católicos.
Lo llamó “Las Bienaventuranzas de los políticos”, y son
las que siguen:
—Bienaventurado el político que tiene conciencia de su
propia función.
—Bienaventurado el político que respeta la
honorabilidad.
—Bienaventurado el político que trabaja para el bien
común y no para el suyo particular.
________________________________________________ 171

—Bienaventurado el político que se considera fielmente


coherente y respeta las promesas electorales.
—Bienaventurado el político que construye la unidad, y
haciendo de Jesús su centro, la defiende.
—Bienaventurado el político que sabe escuchar al
pueblo antes, durante y después de las elecciones.
—Bienaventurado el político que no tiene miedo, sobre
todo a la verdad.
—Bienaventurado el político que no les tiene miedo a
los medios de comunicación, porque en el
momento del Juicio deberá responder solamente a
Dios.
Si nuestros católicos que están en la vida pública
reflexionaran todos los días estas bienaventuranzas, Juan
Manuel de Prada, estoy seguro, dejaría de llamarlos
“católicos gallinas” y nuestra España querida se convertiría
en un paraíso.

Publicado en La Voz de Avilés 21—febrero—2003

Virgen de la Medalla Milagrosa


172 ________________________________________________

64

PAN PARA IRAK

L
o que urgentemente se necesita en el mundo es que
todos los que tenemos las neveras abarrotadas de
alimentos participemos en una guerra inerme, sin
descanso, hasta que a nadie le falte un techo para vivir y todo
lo que a nosotros nos sobra. El odio que tan razonablemente
nos tienen los hambrientos se vence con la caridad. Casi todas
las guerras tienen su raíz en el afán de poder que produce el
miedo. En todas las guerras pierden el que pierde y el que
gana. Es un juego estúpido para todos. Desaparecen las
riquezas que pertenecen a los pobres, y un sinnúmero de
inocentes que no quieren la guerra terminan siendo
masacrados. El resultado es siempre el mismo: tristeza para
muchos y miseria para todos.
Están evaluando el coste de la supuesta guerra en
400.000 millones de dólares. Qué bien harían invirtiendo el 50
por ciento de la cifra predicha en alimentos y agasajos para
saciar el hambre y la miseria del pueblo iraquí. Estoy seguro
que al ver llegar cientos de aviones cargados de alimentos, el
odio que nos tienen les haría derramar lágrimas de amor.
Leo en los periódicos que las armas de destrucción
masiva que suponemos las tienen en Irak, también las poseen
numerosas naciones. Si esto es así, parece lógico que todos se
desarmen o se armen todos. Y por más vueltas que le den,
pasado el tiempo, no quedará una nación en el planeta que no
se convierta en una potencia nuclear. Es decir, el dinero que
por derecho natural y divino les pertenece a los pobres, lo
________________________________________________ 173

gastarán todo en armamento, mientras cien mil hermanos


nuestros se mueren de hambre todos los días.
¿Quién puede arreglar todo esto? Jesucristo. ¿Y por qué
no lo hace? No lo hace porque lejos de creer en Él y pedírselo,
lo están burlando continuamente en la televisión, y por no
verlo lo arrancan de las paredes en los despachos oficiales y
prohíben tenerlo a la vista en casi todos los colegios. Menos
mal que existe la muerte para que a todos nos sea dado lo
merecido en justicia, y esos que lloran muriéndose de hambre
puedan reírse eternamente. “Bienaventurados los que ahora
lloran porque reirán” (Lucas 6, 21).

Publicado en La Voz de Avilés 28—febrero—2003,


en La Nueva España 4—marzo—2003 y
en la Voz de Asturias 6—marzo—2003

Asunción de la Virgen María


174 ________________________________________________

65

MURIÓ FAUSTINO
(Gran profesional, mejor persona).

V
ayan estas letras In Memoriam de don Faustino San
Martín González, director de la ampliación de
Asturiana de Zinc, doctor en Química, que también
fue profesor de la Facultad de Químicas de Oviedo
en la cátedra de Ingeniería Química, y que para completar su
excelente formación estudió en varias universidades
extranjeras: en Francia, en Holanda, en Inglaterra, y también
asistió a varios congresos en diversas naciones.
En 1989 recibió el Premio Mieres del Camino. Publicó,
en varias revistas nacionales e internacionales, artículos sobre
temas relacionados con su Tesis Doctoral. Pero todo lo dicho
no tiene mayor importancia si lo comparamos con la innata
bondad y sencillez que de inmediato transmitía a cuantos
tuvimos la honra de tratar con ese joven que ha sido víctima
de una larga enfermedad irreversible, que ha sabido llevar,
como buen católico, con la sonrisa en los labios sin que nadie
le oyera quejarse en ningún momento, dando ánimos y
esperanza a todos sus familiares.
La sincera amistad que nos une a sus suegros Saturnino
y María Luz —excelentes personas—, y a su santa esposa
Montserrat, compañera de estudios de nuestra hija,
motivaron la visita que hicimos al joven matrimonio y a sus
hijos en la residencia que tienen en Salinas. Allí pudimos
conocer mejor a don Faustino San Martín, y viendo la
atención que nos dispensaba, con sincera alegría y humilde
sonrisa, nadie podría decir que se trataba de un hombre que
________________________________________________ 175

dirigía la excelsa ampliación de una empresa que emplazó a


la planta de San Juan como la primera del mundo.
A don Faustino San Martín no le pasaban
desapercibidos los pobres, por eso tenía numerosos niños
apadrinados, sin que nunca mencionara las obras de caridad
que hacía. La práctica religiosa con su esposa y sus hijos era
lo más importante en su vida. Ahora, al encontrarse con Dios,
Él le repetirá lo que nos ha dicho en el Evangelio: “Ven
bendito de mi Padre, porque tuve hambre y me diste de
comer” (Mateo 25, 35). Descanse en paz don Faustino, para
eso rezamos por él, y hasta pronto.

Publicado en La Nueva España 13—marzo—2003 y


en La Voz de Avilés 14—marzo—2003

Nuestra Señora del Quinche


176 ________________________________________________

66

APRENDER A VIVIR

N
uestros nietos vienen cargados de asignaturas
del colegio. Muchas matemáticas, inglés,
lengua, sociales... y pocas enseñanzas sobre la
vida misma. Esto me hace pensar que si a mí me hubieran
enseñado a aprender a vivir ¡cuántas bofetadas vitales me
hubiera ahorrado! ¡cuántos tropezones en el caminar diario
hubiera sorteado y, con ello, tiempo ganado y sufrimientos
evitados!
Y es que para el anhelo que todo hombre y mujer tiene
en esta vida —ser feliz— no existe en nuestros planes de
estudio ninguna asignatura que ayude a su consecución.
Sí, tenemos las clases de Religión, pero habría que hacer
mucho esfuerzo por encontrar a profesores que transmitieran
con su vida e interiorización al mismo Dios y no la idea de
Dios, o lo que dicen los libros sobre Dios. Viviendo al Dios
que te ama, sintiéndole muy dentro de ti, no hacen falta más
instrumentos para ser feliz, pero seamos realistas: ese fuego
divino que transforma todo lo que tiene a su alcance no es
una experiencia masiva, más bien minoritaria.
De todas formas sería una materia complementaria a la
Religión y casi, casi de pre—evangelización. Porque la vida se
nos ha puesto tan cuesta arriba que cada vez son más los que
se plantean si vale la pena vivir. Y es que algo no funciona en
nuestro país. Mientras que el Producto Interior Bruto
aumenta, la felicidad de la sociedad desciende en general. Los
intereses de los créditos bajan, pero los suicidios se disparan.
________________________________________________ 177

Cada vez hablamos más de amor, pero nunca habíamos


asistido a un número tan alto de separaciones y divorcios.
Hay más tiempo para el ocio y, sin embargo, los niños están
cada vez más solos y bajo la “protección” de la telebasura.
Hay mucha información y poca reflexión. Mucha diversión y
muy poca gente que se divierte. Cuantas más cosas, el vacío
interior se acrecienta. Y es que el bienestar material se
consolida en la misma proporción que la desorientación de
los más pequeños se encauza hacia el mundo de la droga, el
desánimo y el botellón.
Por eso sería adecuado que la nueva enseñanza de
calidad que nos promete el Gobierno, contenga, por lo menos,
tantas asignaturas que posibiliten que nuestros adolescentes
sepan de dónde vienen, para qué vienen y adónde van, como
materias que ayuden a los más jóvenes a enfrentarse con los
enemigos interiores que todos poseemos: los miedos, la
inferioridad, el bajo concepto de uno mismo... Habría que
inventar esa “asignatura” para aprender a vivir, y saber
luchar contra aquellos problemas de posible solución, y
aceptar con paz los imposibles y dejarlos rápidamente.
Aprender a vivir con uno mismo y con los demás, inculcando
amor, optimismo, fe y un camino claro para ser feliz en esta
vida y glorioso en la otra.

Publicado en La Voz de Avilés 19—marzo—2003


178 ________________________________________________

67

UNA CIEGA ADMIRABLE

L
a joven autora de la carta que podrán leer un poco
más abajo tiene una belleza indescriptible. Isabel
no ve con los ojos, pero ve con el oído, con el tacto
y el olfato. La invidente sale de la feria del libro cogida del
brazo de su madre con un montón de libros que acababa de
comprar. Al ver esta fotografía me quedo estupefacto y me
pregunto cómo se las arreglará para leer estos textos y cómo
es posible que sepa tanto de literatura sin que nunca haya
visto una sola letra con sus ojos.
Esta es la carta:
«A lo largo de mis veintiún años de vida he
escuchado muchas veces la misma frase: “Madre no hay
más que una”. Entendía las palabras, es cierto, pero no
era capaz de profundizar en su verdadero sentido. Por
un momento vuelvo la vista atrás y me sumerjo en los
recuerdos de mi infancia. Recupero la imagen de mi
madre y me asoma una sonrisa. La percibo sentada hora
tras hora rodeada de montones de libros escritos en
braille, preparados para que ella pusiera, encima de
cada símbolo, su correspondiente letra en tinta.
Sólo de este modo los profesores de mi colegio,
que no conocían el sistema braille, podrían ayudarme a
leer. Mi madre hacía lo mismo con los trabajos que yo
tenía que entregar en clase, y así, la profesora podía
corregir mis continuas faltas de ortografía. Jamás
escuché quejarse a mi madre, al contrario, ella siempre
me tranquilizaba cuando yo le pedía perdón por el
________________________________________________ 179

trabajo que le daba. Poco a poco yo fui creciendo, y con


ello, también aumentaban las exigencias escolares.
Los profesores nos daban fotocopias en tinta que
yo tenía que transcribir para poder leerlas. ¡Cuántas
horas habrá pasado mamá dictándome apuntes! Ella
siempre ha tenido tiempo para mí, y no por ello ha
dejado de atender a mis otros cuatro hermanos mayores.
Me pregunto si Dios le concedería a mi madre días de
cuarenta y ocho horas, pero nunca he hallado respuesta
a esta pregunta.
Ahora estoy en tercero de psicología. He podido
elegir la carrera que me gustaba. Es cierto que aún sigo
teniendo más dificultades que mis compañeros, porque
la Universidad no está preparada para personas ciegas.
Pero tengo una cosa muy clara: Si mi madre no hubiese
creído en mí cuando era niña, yo no habría llegado
donde estoy ahora. Creo que no existe amor más
desinteresado que el que mi madre me ha mostrado en
todo momento. Jamás he tenido el valor de decírselo,
pero ahora deseo que sepa cuánto aprecio su
generosidad, su ejemplo de tesón, constancia,
dedicación y continua entrega.
Isabel Gros Giraldo».

Publicado en La Voz de Avilés 20—marzo—2003


180 ________________________________________________

68

MONJAS AZULES

S
i alguien pasa por Toledo y pregunta por las
“monjas azules” todos le informarán que se trata
de cien religiosas que viven literalmente el
Evangelio, son las hermanas de la Fraternidad
Reparadora, vestidas con hábito azul de tela vaquera, toca y
alpargatas del mismo género y color. Casi todas son jóvenes
con brillantes carreras; descienden de familias bien
acomodadas, donde no falta de nada —en lo que se refiere a
la opulencia— y sobreabundan las depresiones al no hacer
nada ni conocer a Dios.
Todo parece indicar que estas santas monjas así lo han
comprendido, y ahora son felices siguiendo a Jesús. No
poseen muebles, comen y dan clases en el suelo. No tienen
espejos ni nada que pueda incitar a la coquetería. No usan gel
ni champú, carecen de radio y televisión; dan clases gratuitas
y viven de las limosnas. Se levantan a las cinco de la mañana,
dedican siete horas a la adoración de Jesús Sacramentado,
expuesto en su iglesia y, por la tarde, estudian y trabajan en
los quehaceres parroquiales.
No tienen despensa y viven de lo que la gente les da,
cuando no tienen nada ayunan. Duermen sobre tablas sin
colchón, se bañan con agua fría, ayunan todos los jueves y se
mortifican con cilicios y disciplinas. A pesar de todo no dan
abasto a recibir vocaciones. Se lavan con jabón de sosa. Las
visitas también están muy reguladas. Las hermanas de la
Fraternidad nunca van a sus casas y los familiares sólo
pueden visitarlas cada dos meses.
________________________________________________ 181

La Fraternidad Reparadora ha sido fundada por el


jesuita Luis María Mendizábal y bendecida entonces por el
cardenal primado de Toledo, Marcelo González, el hombre
que ha dado ejemplo a todos los Seminarios de España por
ser el que más sacerdotes le ha dado a nuestra Iglesia
Católica.
Después de las falsedades y calumnias que se han
vertido sobre las monjas de la Fraternidad Reparadora, el
nuevo Primado de Toledo, Antonio Cañizares, ha hecho
pública una nota “en orden a deshacer las falsedades y
calumnias que sobre este instituto de vida consagrada se
vierten”, y califica la vida de las monjas Azules de “ejemplo
de fidelidad al Evangelio” y asegura que “nada de lo que se
hace o se vive en este instituto es vejatorio de la dignidad de
las personas, ni está en contra en modo alguno de los
derechos humanos, ni atenta contra la salud”.
¿Cuándo nos convenceremos de que cuanto más se vive
el Evangelio en una institución religiosa, mayor es el número
de vocaciones, más dulce la vida y hay más felicidad?
Si Cristo quiere que seamos felices y nos deja, como
proyecto de vida, el Evangelio, es claro que no puede existir
incompatibilidad entre lo que pide y lo que nos promete.

Publicado en La Voz de Avilés 24—marzo—2003


182 ________________________________________________

69

ASÍ SE PIERDEN LOS HIJOS

A
lgunos padres comienzan por quedarse con un
solo hijo para poder concederle todo lo que él
quiere, así crece con la falsa idea de que todo el
mundo tiene que servirle. Y cuando aprende malas palabras,
celebran el “chiste” haciéndole ver que es muy gracioso,
estimulándole a aprender otras groserías. Nunca le dan
educación espiritual; esperan a que su niño cumpla los 18
años para que decida por sí mismo. Evitan el uso de la
palabra “malo” o “pecado” creyendo que eso podría crearle
un complejo de culpabilidad. Recogen todo lo que él deja
tirado: libros, zapatos, ropa, para que llegue pronto a la
televisión y sea feliz dejando toda la responsabilidad a los
padres.
Le dejan leer historietas, noveluchas, pornografía y
cuanto caiga en sus manos, creyendo que así se desarrollará
sin prejuicios, mientras que su cerebro, lleno de inmundicias,
lo conducirá por los caminos que le llevan a la perdición. Si a
esto le adicionamos las disputas y riñas de sus padres en
presencia de su hijo, es claro que buenamente aceptará el
divorcio, las parejas de hecho, el aborto y la droga. Y como es
único hijo, le dan todo el dinero que les pide y le miman
todos sus caprichos, temiendo que al negárselos podría caer
en un complejo de frustración.
También suelen ponerse de su parte contra los vecinos,
profesores y, cuando venga al caso, contra la policía,
diciéndole que todas estas personas le tiene manía a su hijo.
Estos padres nunca se preocupan de darle buen ejemplo a su
________________________________________________ 183

hijo, y cuando alguien les busca y no quieren ser


interrumpidos, le ordenan al hijo para que diga que no están
en casa, así ya comienza a ser embustero.
Después de seguir estas instrucciones, todavía creen los
padres que tienen derecho a la tranquilidad con su hijo, y
cuando resulta ser delincuente, se apresuran a reclamar:
“¿Qué pecado habré cometido, Dios mío, para merecer esta
desgracia? Y es que una cosa es saber que los niños necesitan
un amor inmenso, todo tipo de cuidados y la sensación de
que se les ampara y protege, y otra bien distinta es reconocer
el límite que marca la diferencia entre lo que es conveniente o
inadecuado en materia educativa.

Publicado en La Voz de Avilés 26—marzo—2003 y


en La Voz de Asturias 4—abril—2003

Nuestra Señora de la Esperanza


184 ________________________________________________

70

LO CONOCÍ EN BRASIL

C
uando iba a recoger a nuestros niños en el colegio de
Carmelitas, en Sao Paulo, un jesuita que pasaba por
allí me pidió que lo llevara en nuestro coche hasta
una editora donde le estaban publicando un libro. Comenzó a
bromear con nuestros hijos y terminó pasando la tarde con
nosotros hasta después de cenar todos juntos en el piso
donde vivíamos, y me contó una historia que recuerdo
perfectamente.
El joven Nogueroles era un católico ferviente cuando
apenas había cumplido los dieciocho años. Se relacionaba,
como amigo, con una chica protestante que también
estudiaba el bachiller en el mismo colegio. Estando
Nogueroles en una tertulia, acertó a pasar en frente su amiga,
y los colegas le picaron el amor propio diciendo a
Nogueroles: “¿A que no te echas de novia a esa muchacha?”
Y Nogueroles con su carácter decidido se arrojó
inmediatamente a la empresa. Una vez comprometido, lo
tomó en serio.
La señorita protestante se dio maña para enredar a
Nogueroles, so pretexto de que luego ella se convertiría al
catolicismo. Lo cierto es que Nogueroles acabó por darle
palabra de matrimonio. Al correr de los meses, sucedió lo
contrario: no convertía Nogueroles a la joven, sino que la
joven era quien iba convirtiendo a su novio. La inexperiencia
lo había enredado y lo iba llevando cada vez más lejos.
Poco a poco se produjo en su alma una grave crisis.
Nogueroles se fue alejando de las prácticas de piedad.
________________________________________________ 185

Comenzó a costarle mucho el rezo en familia y con frecuencia


se hacía el remolón. Luego dejó los sacramentos. Ya no quiso
hacer los primeros viernes. Y en cuanto a la Misa prefería no
ir, y llegó a la plena desobediencia con sus padres,
terminando por marcharse de casa a una ciudad de Brasil
llamada Bahía. Allí conoció a unos sacerdotes muy buenos
que le aconsejaban romper las relaciones con la joven
protestante.
Pero Nogueroles estaba enamorado y continuaba
relacionándose por carta con su enamorada y haciéndole una
visita todos los meses. Es verdad que ya no podía separarse
de los buenos sacerdotes y dejar la religión católica. Trabajaba
en una oficina y, pensando en su novia, cometía errores
garrafales, y en medio de esta crisis se acercó al Santísimo
para dialogar con Jesús sacramentado.
¿Qué he hecho yo por Cristo? ¿Qué hago ahora por
Cristo? ¿Qué pienso hacer en adelante por Cristo? Se
preguntaba.
Salió de la iglesia decidido a escribirle una carta a su
madre pidiéndole perdón y diciéndole lo bien que estaba
religiosamente. Otra la escribió a su novia rogándole que
pasara a la religión católica como se lo había prometido. Pero
Dios se sirvió de un error involuntario de Nogueroles. Pues al
enviar las cartas encerró la destinada a su novia en el sobre
dirigido a su madre, y la que era para su madre en el sobre
escrito para su novia. Aquello fue el ¡acabose! Y Nogueroles
terminó siendo un excelente jesuita por la gracia de Dios,
quien saca provecho de los aciertos y de los errores.

Publicado en La Voz de Avilés 4—abril—2003


186 ________________________________________________

71

EL PADRE HABLÓ BIEN

E
l padre Gilberto nos ha predicado una homilía
sensata, poniendo los sucesos de actualidad en el
lugar que corresponden. Es un sacerdote caritativo,
sincero y muy querido por todos los que asistimos a misa en
la Iglesia de San Lorenzo. A todos nos mandó pedir por las
víctimas del terrorismo. También se lamentó mucho de los
civiles y soldados que diariamente mueren en Irak. “Pero
hemos de convenir —nos dijo— la incoherencia de tantos
ciudadanos. Bien nos parece que el 90 por ciento de los
españoles salgan a la calle condenando la guerra, pese a que
pocos o ninguno tengan una visión clara de lo que pudiera
suceder sin la maldita guerra que tanto nos horroriza”.
Y continuó diciendo: “¿No son muchos más los niños
que continuamente se están matando en España...? Y ¿No son
casi todos los mismos que encabezan las manifestaciones los
que han creado estas leyes macabras, habrá mayor
incoherencia?”.
A todo esto tendríamos que añadir el porqué no existen
manifestaciones enfrente de las clínicas privadas que se
dedican a abortar a los niños importándoles un bledo los tres
malditos supuestos, mientras le dan paso libre al egoísmo
atroz para obtener sacos de dinero. ¿Cómo vamos a creer que
estos señores y los que con ellos colaboran pueden tener
compasión de los soldados y civiles desconocidos que
mueren en Irak?
Sin la menor duda quiero rubricar lo que nos ha dicho
en ABC un hombre de excelente moral y, tal vez, el mejor
________________________________________________ 187

filósofo de España, Julián Marías: “El aborto es la mayor


tragedia de toda la historia”. Igualmente nos lo ha dicho el
que fuera presidente de los EE.UU. Ronald Reagan. De Juan
Pablo II no hace falta decir nada porque todos sabemos que
“el aborto es un crimen abominable”. Esta ha sido su sensata
expresión.
Y yo me pregunto: ¿Serán las víctimas de la guerra irakí
lo que más les duele o serán los votos que le hacen perder al
Gobierno lo que más les interesa? Es verdad que España no
va bien, pero ¿cuándo fue mejor que ahora después de
democratizarla? ¿Cuándo hubo más paro? ¿Cuándo hubo
más terrorismo? ¿Cuándo hubo más corrupción? ¿Cuándo
tuvieron más seguras las pensiones que ahora? Meditemos un
poco todo esto y sabremos lo que más nos conviene, no sea
que vuelvan a endeudarnos en otros 50 billones de pesetas, y
tengamos que recurrir nuevamente a la derecha para que los
vuelva a pagar y nos evite la quiebra de las pensiones. Hoy
no hablaré de Dios ni de la Virgen para no mezclarlos en
política.

Publicado en La Voz de Avilés 7—abril—2003

Nuestra Señora de los Dolores


188 ________________________________________________

72

ENTONCES ENTENDERÁS

A
rmando Crespo me hace una visita para
decirme que viene leyendo mis escritos desde
hace muchos años y deseaba conocerme.
Después de dialogar con él efusivamente, me pide que tome
nota de lo que a él le había sucedido con su madre cuando era
niño, y emocionado así me lo detalla:
Cuando era pequeño, mi madre solía coser mucho. Yo
me sentaba cerca de ella y le preguntaba qué estaba haciendo.
Ella me respondía que estaba bordando. Yo observaba el
trabajo de mi madre desde una posición más baja que donde
estaba sentada, así que siempre me quejaba diciéndole que
desde mi punto de vista lo que estaba haciendo era un
deshilachado confuso.
Ella me sonreía, miraba hacia abajo y gentilmente me
decía: “Hijo, ve a fuera a jugar un rato y cuando haya
terminado mi bordado te pondré sobre mi regazo y te dejaré
verlo desde mi posición”.
Me preguntaba por qué usaba algunos hilos de colores
oscuros y por qué me parecían tan desordenados desde
donde yo estaba. Unos minutos más tarde escuchaba la voz
de mi madre diciéndome: “Hijo, ven y siéntate en mi regazo”.
Yo lo hacía de inmediato y me sorprendía y emocionaba
al ver la hermosa flor o el bello atardecer en el bordado. No
podía creerlo; desde abajo se veía tan confuso. Entonces mi
madre me decía: “Hijo mío, desde abajo se veía confuso, y
desordenado, pero no te dabas cuenta de que había un plan
________________________________________________ 189

arriba. Había un diseño, sólo lo estaba siguiendo. Ahora mira


desde mi posición y sabrás lo que estaba haciendo”.
Muchas veces a lo largo de los años he mirado al Cielo y
he dicho: Padre, ¿qué estás haciendo? Y Dios parece
responderme: “Estoy bordando tu vida”.
Entonces yo le replico: Pero se ve tan confuso, es un
desorden, ¿por qué estás bordando mi vida con hilos tan
oscuros? ¿Por qué no son más brillantes?
El Padre Dios parecía decirme: “Mi niño, ocúpate de tu
trabajo... y yo haciendo el mío, un día te traeré al Cielo y te
pondré sobre mi regazo y verás el plan desde mi posición.
Entonces entenderás...”.

Publicado en La Voz de Avilés 23—abril—2003

La Virgen de Luján
190 ________________________________________________

73

APROVECHEMOS EL SUFRIMIENTO

E
l sufrimiento nos agudiza el filo de la inteligencia.
Nos hace más humildes. Nos desprende de los bienes
terrenos. Nos aparta de la pedantería y los embustes.
Nos hace más creíbles en todo lo que decimos. Nos despoja
de la soberbia y nos lleva a pensar en lo que Cristo ha sufrido
por nosotros. El sufrimiento es redentor para nuestras almas
y las de tantos millones que viven en pecado mortal. Sin el
sufrimiento jamás existiría otro santo ni tendríamos
intercesores en el cielo.
El mal del sufrimiento es creer que es un mal que Dios
nos envía para castigarnos e ignorar que es una manifestación
del inmenso amor que Jesús nos tiene para corregirnos y
darnos más gloria en la eternidad. Si pudiéramos contar las
almas que se han salvado del infierno gracias a las
enfermedades irreversibles que terminan con nuestras vidas,
nadie dejaría de bendecir los sufrimientos que Dios nos envía
y darle gracias por el amor que viene impregnado en todas
las tribulaciones, con la ganancia o provecho —si lo
comprendemos— que tanto se consigue atenuar el dolor
cuanto más lo aceptamos como un bien que recibimos para
expiar nuestros pecados y hacer mucho más corto y menos
tormentoso el purgatorio, y cuando un alma se encuentra en
este estado, es cuando consigue que el “yugo de Jesús sea
suave y la carga ligera” (Mateo 11, 30).
Gibran cuenta que una ostra le dijo a otra ostra que
estaba junto a ella: “Vecina, siento un gran dolor dentro de
mí. Es algo pesado, redondo, que me lastima, me hace daño,
________________________________________________ 191

me oprime”. Y la otra ostra contestó con orgullo


complaciente: “¡Alabados sean los cielos y el mar! Yo no
siento ningún dolor, me encuentro perfectamente bien y nada
me molesta por dentro ni por fuera”. En aquel preciso
momento, un cangrejo que pasaba por allí, y había escuchado
el diálogo entre las ostras, dijo a la que estaba bien por dentro
y por fuera: “Sí, te sientes bien, entera e intacta, pero el dolor
que soporta tu vecina es una perla de inigualable belleza y de
gran valor”.
Todo sufrimiento humano, grande o pequeño: una
lágrima llorada, una herida recibida, un sufrimiento
lacerante, una enfermedad aplastante, un mal destructor,
incorporado al sufrimiento, al dolor de Cristo, puede llegar a
convertirse en perla de belleza fascinante, inigualable, que
nuestros sentidos no pueden captar. Son perlas de
incalculable valor que valen para el mundo interior y para la
vida eterna propia y ajena.
“Desde la venida de Cristo hemos quedado libres, no
del mal de sufrir sino del mal de sufrir inútilmente”, decía el
P. Charles. Y Séailles: “El mayor triunfo del catolicismo está
en haber dado un sentido incluso al sufrimiento”. Y Paul
Claudel: “Dichoso aquél que sufre y sabe por qué”.

Publicado en La Voz de Avilés 4—mayo—2003


192 ________________________________________________

74

SANTA BÁRBARA

¿Q
uién no habrá oído decir: “Tú te acuerdas de
santa Bárbara cuando truena”? En efecto, mis
hermanos y yo, cuando éramos niños y los
campos estaban cubiertos de nieve, nos complacía la blancura
del paisaje y nos ocupábamos en hacer santos, y cuando
empezaba a relampaguear, nuestra abuela y nuestra santa
madre nos llamaban a casa y nos advertían que invocáramos
a santa Bárbara. Pero nunca nos explicaron el por qué había
que invocar a santa Bárbara.
En la época del reinado de Aurelio Maximiano (250—
310), había un hombre muy rico llamado Dióscoro, que
adoraba a los ídolos. Este desdichado personaje tenía una hija
que se llamaba Bárbara, y para que ningún hombre pudiera
ver la gran belleza de su hija, Dióscoro construyó una torre
alta y bien escoltada. Allí encerró a la joven. Muchos jóvenes
famosos e incluso un príncipe fueron a ver a Dióscoro para
solicitar la mano de su hija. Dióscoro fue a ver a Bárbara y le
dijo: “Hija mía, hasta un príncipe ha venido a verme para
pedirme tu mano. Por ello, te ruego que me comuniques tus
intenciones y me digas qué quieres hacer”.
Entonces Santa Bárbara que ya se sentía enamorada de
Jesucristo, le dijo a su padre: “Padre mío, te ruego que no me
obligues a casarme. Yo son doncella de Nuestro Señor
Jesucristo”. Dióscoro salió de la torre y se fue a un país lejano,
donde permaneció largo tiempo. Santa Bárbara,
aprovechando la ausencia de su padre, bajó de la torre y se
fue a ver unas termas que los obreros construían para su
________________________________________________ 193

padre. En esas termas fue bautizada por un cristiano que


también adoraba a Dios.
Un día, la santa subió a la torre y vio los ídolos que su
padre solía adorar, escupió despectivamente a los ídolos, y
escribió: “Todos aquellos a los que vosotros habéis reducido a
error y creen en vosotros, serán como vosotros”.
Enterado su padre de lo que había escrito, la fue
arrastrando por un monte mientras Santa Bárbara decía:
“Señor Jesucristo que conoces mi vida y sabes que voy a
morir por tu amor, enciende una luz después de mi martirio
para que todos crean que Tú eres el Creador del Cielo y de la
Tierra: “Ven esposa mía —le dijo Jesús—, Yo te concedo lo
que acabas de pedirme”. Y en el momento del martirio, de un
trueno en las nubes del cielo, se desprendió un rayo que dejó
fulminado a su padre”.
Santa Bárbara siempre ha hecho muchos milagros y se la
invoca contra el rayo y el fuego.

Publicado en La Voz de Avilés 19—mayo—2003 y


en La Voz de Asturias 14 de julio de 2003

La Virgen de Czestochowa
194 ________________________________________________

75

NECIO

D
ios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu
alma... Así es el que hace para sí tesoros, y no es
rico para con Dios (Lc 12, 20—21). ¿A quién se
dirige Dios con este nombre? A un hombre que parece lleno
de buen sentido y de espíritu práctico. Como sus campos han
producido mucho ese año, prevé el lugar necesario para
guardar su hermosa cosecha; no vacila en derribar sus
pequeños graneros para edificar otros más espaciosos. ¿No es
ésta una manera de administrar bien sus asuntos? Luego
piensa retirarse de la vida activa para descansar y disfrutar
de sus bienes.
¿Sabiduría? ¿Previsión? Ese hombre da pruebas de la
más grande locura y de la más culpable imprevisión. Hace
planes razonables para el porvenir, pero descuida la
Eternidad. Y he aquí, Dios pone fin a todos esos proyectos y
de repente interrumpe esa vida tan próspera. ¿Qué se lleva
ese hombre al más allá? ¡Nada! “Porque nada hemos traído a
este mundo, y sin duda nada podremos sacar” (1 Timoteo 6,
7). En el engranaje cotidiano, muy ocupado con negocios,
había descuidado por completo lo más precioso que tenía: ¡Su
alma! O, más bien, había creído poder contentarla con
satisfacciones terrenales: “Alma” —se dijo él— “muchos
bienes tienes guardados... regocíjate”.
Pero el alma imperecedera necesita un alimento de esa
misma naturaleza, es decir, espiritual, y no se deja engañar.
Acerquémonos a la tumba de ese rico y leamos el breve y
trágico epitafio grabado por el dedo de Dios: “Necio”, es
decir, ignorante y que no sabe lo que podía y debía saber,
imprudente y falto de razón; terco.
________________________________________________ 195

¡Cuánto trabajo! ¡Cuántos insomnios! ¡Cuántos


problemas al explotar a los empleados de manera abusiva!
¡Cuánta zozobra con las cartas de Hacienda y los impuestos!
¡Cuánta infelicidad y miedo infunde el egoísmo!; todo esto
con la vana ilusión de vivir mejor en la tierra y presumir de
rico un puñado de años. Y, ¿cuál es la lucha del hombre para
hacer “patrimonio” en el cielo y vivir totalmente feliz y
glorioso eternamente? ¡Ninguna! Los “buenos” acuden a la
iglesia media hora los sábados por la tarde, entregan un euro
—algunos por vergüenza— en el cepillo, después a las
cafeterías y a los restaurantes, y vengan gastos superfluos y,
según dicen, diariamente se mueren de hambre cien mil
niños, y los que consiguen sobrevivir, es claro, son ladrones y
criminales, necesitan vengarse de lo que los gobiernos y la
sociedad ha hecho con ellos, pese a la amenaza del Evangelio:
“Apartaos de Mí, malditos, al fuego eterno, porque tuve
hambre y no me disteis de comer” (Mateo 25, 42).

Publicado en La Voz de Avilés 9—junio—2003

La Inmaculada Concepción de El Viejo


(La Purísima) Nicaragua
196 ________________________________________________

76

EL DESTINO DE FIDEL CASTRO Y DE CUBA

U
na de las prerrogativas para que una profecía sea
auténtica es que no se comprenda hasta que la
misma se ha cumplido. Las profecías de San
Antonio María Claret (1707—1870), arzobispo de Santiago de
Cuba, canonizado en 1950 por Su Santidad Pío XII, y
fundador de los Claretianos, predijeron el futuro de Fidel
Castro y de Cuba. Según fuentes de la señora Teresa Mayans,
han sido extraídas del Archivo de la Catedral de Santiago de
Cuba.
“A esta Sierra Maestra —dice el santo— vendrá un
joven de la ciudad, pasará un corto tiempo cometiendo
hechos muy lejanos a los mandamientos de Cristo. Habrá
inquietud, desolación y sangre. Vestirá un uniforme no
tradicional que nadie ha visto en este país, y muchos de sus
seguidores llevarán rosarios y crucifijos colgados al cuello,
imágenes de muchos santos junto a armas y municiones”.
Hasta hoy existen fotografías de Fidel Castro con
rosarios colgados al cuello y a la cintura cuando bajaba de
Sierra Maestra para comenzar la revolución. Y las
predicciones dichas en pleno siglo XVIII prosiguen: “Este
joven bajará de la sierra con muchas barbas, fumando puros.
Será recibido con el fervor del pueblo al cual engañará,
dividirá, dejándolo sumido en la angustia con gran dolor y
sangre”.
Antes de que Fidel naciera, las profecías del santo, con
casi cien años de antelación, han dejado atónitas a muchas
personas que creen firmemente en los documentos del
Archivo de la Catedral. Los mismos prosiguen así: “La
________________________________________________ 197

república será entregada a un hombre que viene de muy lejos,


hablando una lengua que no es romance”. Según eso, esto se
habría cumplido con la primera visita a Cuba del alto
mandatario comunista del Kremlin, Anastas Mikoyan, que se
produjo en el año 1969: “Con la riqueza de la isla de Cuba
entregará la soberanía y la independencia por la que hoy se
lucha, todos los cubanos será presos de un sistema maléfico.
El joven gobernará cerca de cuatro décadas. Habrá sangre,
mucha sangre y un país devastado”. Finalmente las
predicciones concluyen con las siguientes palabras: “Cuando
se cumpla este tiempo ese joven se hará viejo, caerá muerto,
el cielo se tornará limpio y azul sin esa oscuridad que ahora
veo y me rodea. Se levantarán columnas de polvo y una vez
más la sangre anegará el suelo por pocos días. Una vez esto
acabado, volverá la paz y la unión entre los cubanos. Habrá
gran movimiento de barcos en las aguas que, de lejos, las
grandes bahías y puertos parecerán ciudades enclavadas en el
mar”.
Por la evidencia que ya tenemos de algunas profecías, es
de creer que se cumplan las que aún no ha llegado su tiempo.

Publicado en La Voz de Avilés 30—junio—2003,


en La Voz de Asturias 6—septiembre—2003 y
en La Voz de Asturias Digital 6—septiembre—2003
198 ________________________________________________

77

“EL PAPA NO TIENE RAZÓN”

A
sí nos lo asegura (el pasado día 5 en El
Comercio) un señor que ostenta el título de
Master en Educación, lo “suficiente” para
saber más que el Papa y “superarlo” en ética y moral.
“Que a estas alturas —nos dice el comunicante— se
ponga en duda el derecho al uso del propio cuerpo, los
derechos fundamentales y la libertad sexual, es de risa”. Al
Vicario de Cristo en la Tierra Dios le ha dado poder, e incluso
las llaves del Reino de los Cielos, para que cuanto atare y
desatare en la Tierra sea atado y desatado en los Cielos
(Mateo 16, 17—20).
Y como este Santo Padre está dando la vida por todas
las verdades evangélicas y por la salvación de nuestras almas,
ha conseguido aumentar los católicos en más de 300 millones.
Sólo en Madrid le han aplaudido y ovacionado más de un
millón de jóvenes.
Es verdad que Dios es el campeón de la libertad, y
permite todas las aberraciones que cada ser humano quiera
practicar. ¿No será ese uno de los motivos por el cual estamos
viendo a tantas señoras víctimas de sus amantes y algunos
amantes víctimas de sus concubinas? ¿No disminuiría tan
penoso desmadre si todos hiciéramos caso del Santo Padre
que ahora tenemos?
Nos sigue diciendo el señor x: “Manténganse los
católicos en el sitio que la Constitución les otorga”. Nosotros,
amigo, desde hace dos mil años, tenemos una “Constitución”
________________________________________________ 199

tan actual y tan perfecta como el mismo día que Jesucristo la


rubricó con su sangre, el Evangelio.
¿Y cómo Dios permite el dislate que existe en el mundo?
Porque no es dictador, y como nunca es viejo, allí nos espera
para juzgarnos y dar a cada uno su merecido, conforme a la
trasgresión o cumplimiento de Su “Constitución”.

Publicado en La Voz de Asturias 8—agosto—2003,


La Voz de Avilés 9—agosto—2003,
El Comercio 10—agosto—2003 y
El Comercio Digital 10—agosto—2003

Nuestra Señora de Chiquinquirá


200 ________________________________________________

78

UN MAESTRO

D
ios Padre nos ha dado un Maestro que vive
dispuesto las 24 horas de cada día para
enseñarnos todo lo que es más necesario saber, y
en sus lecciones gratuitas nos concede el 100 por uno en la
tierra y después la vida eterna. Es tan evidente lo que acabo
de decir que sólo un ciego no lo ve.
Hoy he conocido en fotografía a un ex presidente
italiano, Óscar Luigi Scalforo. Uno de los políticos italianos
considerado de más peso de todos los tiempos, y presidente
de Italia entre 1992 y 1999. Para el ex presidente italiano no
basta decir que el Evangelio vale para todos los tiempos: “En
2000 años —dice—, no ha envejecido ni una sola de sus
palabras. El Evangelio vale para todas las personas y para
todos los pueblos y para todas las naciones. Vale para los
Estados y los gobiernos. Vale para las organizaciones
internacionales. No es posible creer y no servirse de él. El
Evangelio tiene la capacidad de resolver los problemas
internacionales o nacionales de todo tipo”.
La mayor torpeza que pueden cometer y cometen los
mandatarios políticos es no hacer obligatoria la enseñanza
religiosa. Si es verdad que a los aspirantes a ingenieros les
obligan a cursar asignaturas de literatura. Si es verdad que a
los médicos les obligan a cursar asignaturas de matemáticas y
tantas otras que no han de serles útiles para sus carreras, es
incomprensible que no les obliguen a estudiar y comprender
la inconmensurable sabiduría que contiene la Historia
Sagrada. ¿Es que ha habido algún hombre en toda la historia
________________________________________________ 201

de la humanidad que nos haya dado mejor ejemplo que


Jesucristo, especialmente a los más pobres y desvalidos?
Pienso que los hombres materialistas y ateos debieran
comprender que todos los que siguen a Cristo de verdad son
los que más bien han hecho a la sociedad en general. Sin la
religión no existiría Teresa de Calcuta ni Juan Pablo II, dando
paz y alegría en todas las naciones, ni decenas de miles de
santos que han inmolado sus vidas para servir a Dios y a los
más pobres que tan claramente representan a Jesucristo;
¿todo esto por qué? Creo que Juan Pablo II lo ha descubierto
y nos lo ha dicho: “No tengáis miedo a Jesucristo, abridle las
puertas de par en par”.

Publicado en La Voz de Avilés 17—agosto—2003

La Virgen de Montserrat
202 ________________________________________________

79

ARDEN LOS MONTES

A
rden los montes, se desbordan los ríos,
chapapote en las playas, soldados en la guerra
sin fechas de retorno; sin que nadie pueda
evaluar los miles de millones que todos perderemos; y a estos
sucesos infaustos que alteran gravemente el orden de nuestra
economía, hay que adicionar la falta de lluvia que arrasa las
cosechas.
El que todo lo suyo quiere, todo lo de Dios pierde.
Cuántas huelgas de hambre. Cuánta lucha titánica por parte
de los que reclamaban al Gobierno el 0,7 por ciento del
producto nacional bruto para que no murieran tantos niños
—y ancianos— de hambre, ¡y nada! ¡Todo para nosotros!, sin
pensar en el bien que Dios nos haría si practicáramos esa
misericordiosa caridad.
Los que no tenemos dudas de fe, sabemos muy bien que
a Dios nadie le gana en generosidad. Él siempre nos da el
ciento por uno, y después el cielo eterno. Así lo ha dicho el
mejor Hombre del mundo y de todas las generaciones, el que
más nos ama, el que más y mejor nos enseña, el que ha dado
su vida de forma más horrible por nuestra feliz salvación.
¿Hay quien pueda ser mejor y hacer más por nosotros?
Por eso el señor Arzobispo don Carlos Osoro nos dice
en su libro Cartas para la fe, que estoy leyendo con verdadera
fruición por las verdades irrefutables que nos dice y por los
testimonios que nos sugiere dar a los que tenemos fe en Dios,
que lo hagamos sin complejos y sin miedo, sabiendo que el
que declarare a Jesucristo delante de los hombres, Él lo
________________________________________________ 203

declarará delante de su Padre Dios, y el que lo negare, Él lo


negará” (Mateo 10, 32—33). El problema estriba en que
algunos rotativos prefieren publicar cartas inmorales y
ocultar a Dios.
Acerca del libro de don Carlos Osoro, me faltó decir que
en ese pequeño volumen se encuentra la mejor pedagogía
evangelizadora que tanta falta n os hace conocer a los
católicos, y hago mía una frase que no tiene desperdicio: “El
cristiano tiene que estar dispuesto a dar la vida por el
Evangelio, sin más”. ¡Qué bien! ¡Bendito sea el señor
arzobispo de Oviedo! Un regalo de Dios para todos los
asturianos. ¡Cómo se alegrará el Santo Padre con este acierto
y con los innumerables que siempre tiene al ordenar obispos!

Publicado en El Comercio 25—agosto—2003,


El Comercio Digital 25—agosto—2003 y
en La Voz de Avilés 15—septiembre—2003

Nuestra Señora de la Merced


204 ________________________________________________

80

¿HA MUERTO EL FRANQUISMO?

C
on este mismo título nos envía una carta a El
Comercio (30—8—2003) el señor X diciéndonos que
“han tenido que pasar casi 30 años desde la muerte
de Franco para que procedan a desenterrar los cadáveres que
el impío régimen había dejado por las cunetas”. Esto es un
insulto desaforado para los católicos que amaron a Franco
sinceramente, y aún hoy algunos viven dispuestos a dar la
vida por aquel que la dio por salvar nuestras almas, el que
Franco ha defendido siempre, Jesucristo, Dios y Hombre
verdadero.
Es verdad que han desenterrado muchos cadáveres que
han muerto defendiendo su ideal, pero ¿quién se atreve a
desenterrar a los 6.000 sacerdotes, seminaristas, religiosas y
algunos obispos que han sido asesinados vilmente por el solo
hecho de creer en Dios? ¿Quién se atreve a desenterrar las
decenas de miles de ciudadanos que están sepultados en
Paracuellos y en tantos lugares de España?
Será bueno decir que este servidor ha tenido que
emigrar al extranjero con su esposa, embarazada, y con sólo
10.000 pesetas, para ganarse la vida y poder salir adelante,
pero esto no me impide recordar la España de Franco, cuando
no había sida, no había droga, no había divorcio, no había el
crimen horrible del aborto(del que dicen son víctimas más de
10.000 niños al año), no había este desmadre de crímenes en
los hogares, no había más de 3.000 presos en las cárceles,
ahora hay más de 60.000 que se encuentran allí sin libertad, y
más de un millón que también han dado motivos para estar
________________________________________________ 205

en prisión. Sólo había trescientos mil parados, ¿y ahora? ¿Y


los 1.000 que han muerto con un tiro en la nuca o con un
coche bomba a manos de los marxistas de ETA? Tampoco
existía el GAL para matar sin justicia y sin ley. Y no escribo
para defender a Franco, que bien se lo merece. Escribo para
darle la razón al que está en posesión de toda la verdad, de
todo el poder, de toda la sabiduría, de toda la justicia; Ese al
que muchos increyentes odian y no dejan que nadie estudie
su santísima vida en los colegios. Ese que pasó haciendo el
bien a toda la humanidad, especialmente a los más pobres.
Ese, sí, Ese que entregó su vida a los verdugos para que
tengamos paz y alegría, para que no vayamos al infierno.
¿Saben quién es Ese? Jesucristo. El mayor amor de mi vida,
mi única esperanza, mi Salvador. ¡Quién me diera morir en
su defensa! No es fanatismo, no, es amor, es confianza, es fe,
es creer en el Evangelio. Bien sé que no muchos me darán la
razón, pero todos me la darán cuando se mueran, demasiado
tarde.

Publicado en La Voz de Avilés 8—septiembre—2003

Nuestra Señora de Coromoto


206 ________________________________________________

81

JUAN PABLO II

¿S
abéis por qué se ha cansado el Papa? Porque
tiene 85 años y lleva 25 años de pontificado.
Porque ha hecho 102 viajes fuera de Italia
llevando el mensaje del Evangelio a 140
naciones y más de 1.070 ciudades, y 146 viajes por Italia, sin
contar las 322 salidas a parroquias de Roma. Porque ha
beatificado a 1.302 personas, y ha canonizado a 472 beatos.
Porque ha pronunciado más de 22.000 discursos y homilías, y
ha escrito 11 constituciones y 52 Cartas apostólicas.
Porque ha recibido a más de 18 millones de personas de
las creencias más diversas, en 1.318 audiencias generales.
Porque se ha pasado viajando más de mil días, recorriendo
1.422.000 kilómetros para anunciar al Resucitado que a todos
nos resucitará, para bien o para mal, Cristo. Porque ha
sufrido un atentado y fue a la prisión donde se encontraba el
agresor para perdonarle y enseñarle la posibilidad de ir al
Cielo.
Porque le han operado seis veces, y en una operación le
seccionaron 2,5 metros de intestino, y padece una severa
artrosis, también padece ese parkinsonismo tan penoso y
humillante.
Sí, Juan Pablo II está cansado, pero no se queja. No
renuncia a la carga que Jesucristo ha puesto sobre su alma, y
dice: “Si Cristo se hubiera bajado de la cruz, yo tendría
derecho a renunciar”. También ha escrito y publicado 14
encíclicas, que abarcan todos los problemas que tiene el
conjunto de la humanidad, dándonos soluciones para
________________________________________________ 207

resolverlos pacíficamente, sin más injusticias, sin más


guerras, sin más sangre, sin más hambre, sin más
analfabetismo, sin más odio, sin más pobreza y sin más
envidia.
Y esto es así porque en sus Encíclicas vienen las palabras
de Cristo y su Doctrina maravillosamente glosada. Pero
resulta que la soberbia del hombre le dice a través del
demonio: yo soy, yo tengo, yo valgo, yo puedo, yo sé, y
Cristo sobra, y como el hombre sin Dios es muy apto para las
guerras, para las injusticias, para el egoísmo, para el
desorden, para la inmoralidad y para todo lo que todos
sabemos que está ocurriendo en el mundo, pues ahí tenemos
todo lo que sucede cuando se llega a la rotura con Dios.

Publicado en La Voz de Avilés 2—octubre—2003,


en El Comercio 2—octubre—2003 y
en El Comercio Digital 2—octubre—2003

La Caridad del Cobre


(Cuba)
208 ________________________________________________

82

PARA COMBATIR LA TRISTEZA

P
orque somos animales racionales, porque tenemos
una conciencia que nos hace ver perfectamente el
bien y el mal que hacemos, seguro es que
estaremos tristes cuando pretendamos imponer y hacer
siempre nuestra voluntad, desoyendo la voz de la conciencia,
es decir, la ley de Dios escrita en nuestros corazones. Y
estaremos tristes si nos dejamos llevar por el egoísmo y
olvidamos el valor humano de la debida generosidad.
Estaremos tristes cuando alguien sufra injustamente los
efectos nocivos de nuestro personalismo. Estaremos tristes al
sentir que estamos vacíos por dentro. Estaremos tristes si
“vamos tras la vanidad de vanidades” y no sabemos dar
sentido trascendente a nuestras vidas. Estaremos tristes si
damos más importancia al orgullo, al amor propio herido que
a la humildad que nos enseña el Crucificado por nosotros.
Estaremos tristes si en los momentos de dificultad, de
fracasos, de dolor, de enfermedad, de sufrimiento, no
sabemos refugiarnos en la inmensa bondad y en la
paternidad de Dios.
Pero no estaremos tristes si buscamos siempre a nuestro
alrededor un servicio que hacer, una pena que consolar, una
desgracia que aliviar, un niño que podamos apadrinar con 30
euros mensuales para que no se muera de hambre y nos
envíen sus fotografías y sus pobres cartas diciéndonos que
reza por nosotros, rogándonos que no le abandonemos hasta
que aprenda un oficio y pueda trabajar, o suplicándonos que
________________________________________________ 209

desearía ser sacerdote, tan bueno como los que lo están


cuidando y catequizando.
No estaremos tristes si renunciamos al “placer” de dar
penas a los demás y nos proponemos buscar los medios
adecuados para dar alegrías a todos cuantos nos rodean,
porque “el que pudiendo dar alegría no da alegría, está
robando alegría”.
Si pudiera, querido lector, enseñarte las ganancias y
alegrías que se obtienen con las exiguas “pérdidas” que te
señalo, verías lo bueno que es Jesús.

Publicado en La Voz de Avilés 7—octubre—2003

Nuestra Señora de los Treinta y Tres


(Uruguay)
210 ________________________________________________

83

PABLO AZCÁRATE

C
omo los muertos ya no hacen daño a nadie ni
suscitan envidia, vemos con bastante frecuencia
cómo los escritores publican panegíricos de
alabanza para honrar a los muertos, cuando ya sólo necesitan
de misas y oraciones, salvando las muchas excepciones que
propina el amor cuando les hemos admirado mientras vivían
y les hemos demostrado, con nuestro contacto y con nuestras
oraciones, que nos resultaba preocupante la enfermedad que
tan silenciosamente estaban padeciendo.
Por eso nos atrevemos a decir que don Pablo Azcárate
ha sido un varón querido por nosotros y por muchos
asturianos. Cerca de sesenta años como médico de niños en
Avilés, ha dejado muchos y muy buenos recuerdos,
especialmente para los padres que acudían a su consulta con
sus queridísimos niños, y qué pronto se daban cuenta de que
los habían puesto en las manos de un doctor muy
responsable, y con esa conciencia limpia que se transforma en
abnegación; por eso nunca dejaba de llamar por teléfono a los
familiares del paciente para saber cómo evolucionaba con la
medicación que le había dado.
Don Pablo atendía también a bastantes niños gitanos, y
me decía: Me complace tratarlos porque todos se ponen
buenos en pocos días y son muy simpáticos, es claro que
nunca les cobraba. La última vez que estuve con él y
dialogamos mucho fue en nuestra casa de La Mafalla. Allí,
junto con su santa esposa, Margot y sus hermanos Conchita y
________________________________________________ 211

Elena, degustamos una fabada que todos ponderamos por


haber salido exquisita.
Don Pablo, su esposa y hermanas, me recordaban con
frecuencia lo bien que lo pasaron aquél día espléndido de sol
y contemplando la vista panorámica que permite ver las
cordilleras y montañas a distancias donde la vista se pierde,
pareciendo que se juntan el cielo y la tierra. Al año siguiente
los invitamos nuevamente, pero don Pablo ya estaba
sufriendo la larga enfermedad que terminó con su vida el
pasado día 18, no pudiendo aceptar la invitación. Es de notar
que, junto con su esposa, nunca dejaban de hacer sus
oraciones y cumplir con los preceptos de la Iglesia. Y así,
después de confesarse y recibir la Sagrada Comunión, murió
en la paz de Dios. No dudamos que, cuando llegue al Cielo,
nos ha de ayudar a todos los que rezamos por él, y muy
especialmente a su apenadísima esposa. Descanse en paz.
Pronto nos veremos.

Publicado en La Voz de Avilés 22—octubre—2003 y


en La Voz de Asturias 25—octubre—2003

Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé


(Paraguay)
212 ________________________________________________

84

SÓLO POR HOY

S
ólo por hoy intentaré dar alegrías a cuantos me
rodeen, especialmente a mi familia. Sólo por hoy
no hablaré de todos mis conocidos y ausentes lo
que no hablaría si estuvieran todos presentes.
Sólo por hoy entregaré una limosna a todos los que me pidan
y, con amor y humildad, les diré lo mucho que Jesucristo nos
ama a todos, especialmente a los más pobres. Sólo por hoy
llegaré a la iglesia noventa minutos antes de la misa y rezaré
cinco rosarios a la virgen para que me ayude a cumplir lo que
ahora escribo, con perfección.
Sólo por hoy intentaré hacer feliz a mi esposa, a nuestro
yerno, a mi hija y a nuestros nietos. Sólo por hoy quedaré con
un poco de hambre en cada comida para dárselo en dinero a
los niños del tercer mundo todos los meses.
Sólo por hoy me levantaré a las 7,30 de la mañana para
pedir por todos mis familiares difuntos y por tantos otros que
conocí en vida. Sólo por hoy meditaré la Pasión de Jesús y el
sufrimiento de Su Santísima Madre para sentirme
avergonzado cuando me queje de algo. Sólo por hoy no
consentiré ningún pensamiento que pueda desagradar a Dios.
Sólo por hoy no faltaré a la verdad en ningún momento. Sólo
por hoy escucharé todo lo que me digan aunque no me guste.
Sólo por hoy dedicaré una hora a la lectura de lo escrito por la
Madre Teresa de Calcuta, en honor a su beatificación el
pasado 19 de octubre.
Sólo por hoy haré la voluntad de Dios conforme a sus
Evangelios. Sólo por hoy meditaré veinte minutos sobre las
________________________________________________ 213

penas del infierno donde nadie se puede suicidar ni morir, es


decir, “donde el bicho no muere ni el fuego se apaga”
(Marcos 9, 48); donde sólo hay tormento y desesperación sin
esperanza, donde el alma llena de vitalidad, siempre joven, es
tan eterna como el mismo Dios. Lo bueno es que los que
creen esto no van allí.
Sólo por hoy también meditaré sobre el Purgatorio, del
que sólo se libran los santos, pues para ver a Dios hay que
estar tan limpios como la nieve de las cumbres desiertas, y
cuando esto no se consigue en la tierra, con más sufrimiento y
por la fuerza, nos lo hacen conseguir en el Purgatorio a través
de los meses, años, siglos y milenios y, en algunos casos,
hasta el fin del mundo, como le ocurrió a Amelia, de Fátima,
al morir con 18 años, sin confesar los pecados que había
cometido con su novio, y al preguntarle sor Lucía a la Virgen
dónde esta María de las Nieves, la Virgen le dijo que ya
estaba en el cielo, y al volver a preguntarle dónde está
Amelia, le dijo: “Estará en el Purgatorio hasta el fin del
mundo”.

Publicado en La Voz de Avilés 26—octubre—2003

Nuestra
Señora
de
Loreto
214 ________________________________________________

85

SABIDURÍA DE LA VIRGEN

T
odos hemos de pasar de este mundo a la vida
eterna. Los seis mil millones que actualmente
vivimos en este planeta, transcurridos ochenta
años o poco más, nuestras almas volarán a la
velocidad del pensamiento en busca del estado que a cada
una le corresponda, después de ser juzgadas por el Hijo de
Dios, dándonos Jesucristo la luz suficiente para persuadirnos
y convencernos del por qué nos ha tocado el cielo, el
purgatorio o el infierno, y nadie encontrará la más mínima
razón para rehusar el juicio justo que Dios haya hecho de
nosotros, pues despojados de nuestros cuerpos mortales,
seremos como dioses (Gn 3, 5) para comprender todo lo
necesario que ha motivado el dictamen de Dios.
Nadie ignora que el 13 de mayo de 1917, la Santísima
Virgen obtenía el beneplácito de Dios para descender en
Fátima, y entre los montes, montañas, picachos, praderas,
desiertos, valles y selvas que hay en los cinco continentes, y
entre las miles de lenguas que se hablan en el mundo, y entre
los miles de millones de seres humanos que han muerto a
través de siglos y milenios, la Virgen tenía que saber todos los
idiomas, conocer cada centímetro cuadrado del planeta,
memorizar todos los nombres de vivos y muertos, tenía que
saber dónde estaban todas las almas que a través de miles de
milenios o millones de millones de años, han pasado de esta
vida terrena al cielo, al purgatorio o al infierno.
Sabiéndolo todo la Santísima Virgen, no ignoraba que
en la montaña de Fátima había tres niños pastoreando ovejas,
________________________________________________ 215

no ignoraba sus nombres, no ignoraba el idioma portugués,


no ignoraba que los niños rezaban el rosario todos los días,
no ignoraba el nombre de María de las Nieves ni tampoco
que estaba en el cielo, no ignoraba el nombre de Amelia ni
que ésta estaría en el purgatorio hasta el fin del mundo, no
ignoraba que los niños analfabetos de 7, 8 y 9 años cumplirían
perfectamente con gran heroísmo y fidelidad, la complicada
misión que les encomendó, como era la libertad de religión en
Rusia, después de que fuese consagrada al Inmaculado
Corazón de María en unión con los 4.000 obispos que hay en
todo el mundo. Tampoco ignoraba la Virgen que a Jacinta y
Francisco los llevaría al cielo en breve, y Lucía la dejaría en la
Tierra para divulgar la devoción a la Virgen. Tampoco
ignoraba la Virgen que le obedecería el sol y se bajaría hasta
bien aproximado a la Tierra para que todos, los setenta mil
que había allí, creyeran al ver el prodigioso milagro. Y lo más
curioso de todo esto, y lo que nos llena de ilusión, es que
nosotros, cuando muramos, también hemos de participar de
esa misma sabiduría, porque “seremos como dioses”.
“Loable o loada sea la muerte, mi Señor”.

Publicado en La Voz de Avilés 28—octubre—2003,


en La Voz de Asturias 28 — octubre — 2003 y
en La Voz de Asturias Digital 28 — octubre — 2003
216 ________________________________________________

86

CONTAR

C
ontar los propios triunfos que Dios nos ha
concedido en la vida es soberbioso. Callar las buenas
obras y cualidades del otro es envidia, es decir,
tristeza o pesar del bien ajeno. Callar para no herir la
susceptibilidad de nadie es delicadeza espiritual y presencia
de Dios. Mantener el silencio y la serenidad ante un
infortunio es aceptar lo que Dios nos envía y comprender que
no puede ser —a largo plazo— malo, Dios es el sumo Bien y
no puede hacer nada por fastidiarnos. Desgraciados de
nosotros si nos faltara la corrección fraterna que tanto nos
acerca a Él.
No pronunciar palabras inútiles y vacías es seguir los
preceptos de Dios, sabiendo que “de toda palabra ociosa
habremos de darle cuentas a Él”). Callar los defectos del
prójimo es practicar la caridad, sabiendo que “el que no juzga
no será juzgado” (Mateo 7, 1—2; Lucas 6, 37). Cumplamos
con perfección este precepto y nuestras almas volarán al cielo
sin ningún obstáculo. Esto no es fácil, pero bien merece la
pena.
Callar para escuchar es buena educación, es aprender
del amigo que nos habla, es ayudarle en sus problemas, es
caridad, la mejor virtud del cristiano. Callar a tiempo es
fortaleza de espíritu, es prudencia y discernimiento. Callar
cuando se ha de hablar, es miedo y cobardía. Callar ante el
débil, el pobre y el desvalido es grandeza y magnanimidad.
Callar ante una injusticia es complicidad miserable. No dar la
________________________________________________ 217

razón a quien la tiene es un pecado grave, es ponerse del lado


del irrazonable y contribuir a la injusticia.
Callar cuando te humillan es humildad, es andar en
verdad, como bien lo ha dejado escrito Santa Teresa de Jesús.
Callar ante la injuria, la maledicencia y la calumnia, es
demostrar la virtud de la fortaleza. Callar para evitar rencor y
poder amar, imitando los ejemplos de Jesucristo, es santidad.

Publicado en La Voz de Avilés 30—octubre—2003

Nuestra Señora de Copacabana


(Bolivia)
218 ________________________________________________

87

GRAN PEREGRINACIÓN

E
l bien que podemos hacer y no hacemos los católicos
es inconmensurable y sólo Dios nos lo ha de decir. Mi
querido amigo don Francisco Sánchez de Muniaín y
Gil, con alguna frecuencia me hablaba de hacer una
peregrinación a Fátima, él sabía lo familiarizada que estaba
mi familia y yo con los propietarios de la Residencia Santo
Amaro, un hotel nuevo con tres estrellas, propiedad de una
santa familia; baste decir que tienen tres lujosas capillas en el
subsuelo del hotel con cabida para unas 200 personas cada
una. Allí nos ha dado conferencias el P. Raymond, sacerdote
irlandés, y pláticas muy jugosas la hermana Trinidad,
misionera de LUMEN DEI.
En las capillas predichas celebró tres misas, con algo
más de una hora en cada celebración litúrgica, misas que
enfervorizan el espíritu de los peregrinos, y nos hacen
comprender mucho mejor la importancia infinita de la
Eucaristía. Así mismo celebró tres misas más en la Capilla de
las Apariciones, y una concelebrada en la Basílica de Nuestra
Señora de Fátima. Rezamos los 20 misterios del rosario en el
viaje de ida, lo mismo que hicimos en el viaje de vuelta;
también se proyectaron tres películas que enternecieron el
alma de los 55 peregrinos, como ha podido ser la histórica
película de las Apariciones de Fátima, la del Beato P. Damián
en la isla de Molokay, y San Martín de Porres.
Y un señor de Gijón que lleva estudiando muchos años
todo lo sucedido espiritualmente en Fátima y en Pontevedra,
bien informado por la vieja amistad que le une a Sor Lucía (la
________________________________________________ 219

vidente de Fátima), desde hace 25 años, nos habló durante


una hora y cuarenta minutos de las apariciones del ángel, de
la Virgen y de todo lo que sor Lucía le ha informado por carta
y personalmente. Lo curioso es que ni los 55 peregrinos que
fueron de Gijón, Avilés, Luarca y Oviedo, ni los 40
seminaristas de Lumen Dei que se unieron a los 55 peregrinos
por expreso deseo del Presidente General de dicha Obra, P.
Javier Mahía, avilesino; nadie le permitió al conferenciante
dejar de disertar hasta que terminara explicando lo sucedido
en Pontevedra cuando sor Lucía estaba en el convento de las
Doroteas, en Pontevedra.
Es de notar que los tres días de hotel con pensión
completa y los gastos del autobús; todo en suma, ascendió a
cien euros por persona, algo que la gente no podía
comprender hasta que pagaron. Ahora resulta que los
mismos peregrinos quieren volver el próximo año. Muchas
gracias a todos.

Publicado en La Voz de Avilés 10—noviembre—2003

Nuestra Señora de Suyapa


(Honduras)
220 ________________________________________________

88

JESUCRISTO NOS DA LA SOLUCIÓN

E
stamos viendo guerras encarnizadas, estamos viendo
miles y miles de millones de dólares quemando para
que el mundo arda con las armas obtenidas a cambio
del pan de los pobres, estamos viendo cómo asesinan a dos o
tres señorñas todas las semanas los mismos esposos, estamos
viendo cómo estos sucesos macabros resultan imparables, tal
vez a causa de la infidelidad, del juego, de la droga, de celos
infundados —y justificados—. También las señoras asesinan
esposos por similares razones. Otros matan a los hijos para
vengarse de su cónyuge.
Otros se ciñen bombas a la barriga para explotarlas
donde más gente haya, masacrando niños, viejos y mozos,
prometiéndoles sus jefes que después van al cielo por la
guerra santa que provocan, cuando lo que sí llega al cielo es
la sangre inocente de las víctimas.
Estamos viendo —conforme a los datos de la ONU—
que la cifra mundial de abortos asciende a más de 2.000
millones desde los años setenta. También los promotores de
este sinfín de víctimas inocentes esperarán el aplauso de la
Historia por la cultura de la muerte que han implantado en
España, no les hablo del cielo ni del infierno porque santos,
cardenales, obispos, papas e incluso los 1.300 millones que
creemos todo lo predicho estamos todos ciegos y locos.
A todo esto y los mil folios que habría que escribir para
decir la verdad de lo que está pasando en el mundo, sin
olvidarnos nunca de los millones de niños, viejos y mozos
que diariamente se mueren de hambre, sin que ningún
________________________________________________ 221

gobierno se preocupe —a pesar de la riqueza que hay en


Europa y en otras naciones— de compartir con esos que están
haciendo desgraciados los mandatarios políticos, y los ricos
también.
Y no hay otra solución que no sea la que Jesucristo nos
da en sus Evangelios, y la que su “portavoz”, Juan Pablo II,
nos presenta en sus catorce encíclicas; toda la labor que se
está haciendo en España y en el mundo en busca de la
felicidad, es lo mismo que aquel que quería llevarles agua a
sus hijos en un saco roto, cuanto más afluía el caño, más agua
se perdía. Y ahora les ruego a mis queridísimos y buenos
sacerdotes que prediquen este Evangelio y que escriban en
los periódicos lo que Jesús dice, no lo contrario de lo que
predica el Papa: “Apártate de mí, maldito, al fuego eterno,
porque tuve hambre y no me diste de comer;... ven bendito
de mi Padre, porque tuve hambre y me diste de comer”
(Evangelio según San Mateo, capítulo 25, versículos 34 a 46)

Publicado en La Voz de Avilés 19—noviembre—2003 y


en La Voz de Avilés 7—diciembre—2004

Nuestra Señora Aparecida


(Brazil)
222 ________________________________________________

89

NO HAY OTRA SOLUCIÓN

N
o tengo duda alguna de que todos los partidos
políticos que tenemos en España, en su
mayoría, buscan y luchan titánicamente por el
mejor bien para los españoles, tanto en la economía como en
la paz —y en la felicidad—.
Y si todos buscan la misma concreción, ¿por qué no se
consigue lo predicho, y cada día nos distanciamos más de lo
que más nos interesa: la felicidad? ¿Es que la mayoría de los
mandatarios políticos no reflexionan sobre la confusión que
actualmente se vive en España y, tal vez exagerando un poco,
en el mundo entero?
Todos los días veo las noticias en dos canales, ¿y qué
veo? sexo, droga, sangre, desgracias, crímenes, atracos,
guerras imbéciles y criminales, secuestros cortándoles las
cabezas a víctimas totalmente inocentes, familias destrozadas
para siempre y clamando a ese Dios que nos dice:
— “Sin Mí nada podéis”,
— “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”
— “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda
criatura, el que crea en Mí se salvará, el que no crea se
condenará”.
¿Y qué hace Dios? se preguntarán algunos. Pues mira,
como Él es el campeón de la libertad, y nos ha creado a su
imagen y semejanza, nos ha dotado de toda libertad, nos ha
dado una conciencia que nos complace con el bien que
hacemos y nos sustrae la paz con el mal que no debemos
hacer.
________________________________________________ 223

Y como el Señor sabía que muchas conciencias serían


embotadas por el hombre para no verse comprometido con
esa Ley de Dios escrita en nuestros corazones, nos dejó una
“Constitución” perfecta y actual hasta el fin de los tiempos,
dejando muy claro que el cumplimiento de ese Evangelio es
la única solución para conseguir todo lo que pretendemos, sin
ninguna injusticia.
__________

Santa María de la Antigua


(Panamá)
224 ________________________________________________

90

GATO Y ROSARIO

B
ien convencido estoy de un sinfín de milagros
que Dios hace continuamente en el mundo y en
el espacio exterior de la Tierra, estúdiese el
movimiento de los astros y planetas, obsérvese la naturaleza.
Pero el milagro que nos ocupa le fue encomendado a un gato,
así de sencillo; es claro que sin Aquel que nos da la luz no se
puede ver, y lo justifican con “casualidad”.
En los once años que fijamos nuestra residencia en São
Paulo (Brasil) mi esposa, nuestros hijos y yo, como
emigrantes, trabajé mucho para la Iglesia en los cursillos de
cristiandad. Era un gozo ver cómo un centenar de personas
ateas y dudosas se convertían en cuatro días de encierro
escuchando las conferencias que les dábamos, asistiendo a las
misas que celebraban los sacerdotes, rezando rosarios y
haciendo penitencia casi todos, menos los “rebeldes”. Y entre
los muchos testimonios que se daban al final de los cursillos,
se puso al micrófono uno de los conferencistas para
explicarnos su conversión; recuerdo que era un mozallón
mulato, sincero y espontáneo, y dijo:
“En nuestro hogar todas las noches rezaban el rosario
mis padres. Yo nunca había rezado y negaba la existencia de
Dios, viendo los desmanes y tropelías que diariamente se
cometen en São Paulo y en todo el mundo, hasta que un día
regresaba de una boda con mis padres sobre las tres de la
mañana y, mientras nuestro coche se iba acercando a casa, les
pedí por favor a mis padres —viéndoles cansados— que no
rezaran el rosario esa noche; lo aceptaron y me sentí contento
por haber conseguido que no hicieran lo que siempre me
molestaba. Llegamos a casa, encendimos la luz y vimos bajar
________________________________________________ 225

por la escalera que da acceso a los dormitorios a nuestro gato


con un rosario enredado en su cuello; nos quedamos atónitos.
Mis padres sólo me dijeron: “Ves hijo mío”. Cogieron el
rosario que traía el gato y se arrodillaron para rezarlo como
siempre. Yo sudaba. No sabía dónde estaba. Me arrodillé con
ellos para rezar el rosario y no tuve más dudas”. Hubo
grandes aplausos para el joven mulato, y nadie se atrevió a
decir nada. Un periodista que nos acompañaba lo publicó en
“O Estado de São Paulo” al día siguiente.
Si el Señor Director tuviera a bien el publicar esta carta
el viernes día 21, les diría a los lectores que viene de Madrid
el Presidente General de Lumen Dei, sacerdote avilesino, para
darnos ejercicios espirituales, como han podido ver hoy día
19 el anuncio en La Voz de Avilés, con los teléfonos 985344033
ó 985345764. Se entra el día 21 a las 8 de la tarde y se sale el
domingo 23 por la tarde, después de la santa misa. El importe
total por persona (pensión completa) que hay que abonar a
las monjas que atienden la casa de ejercicios es de 54 euros.
Que Dios se lo pague, Señor Director, pues ya hay apuntados
35 ejercitantes.

Publicado en La Voz de Avilés 24—noviembre—2003

La Virgen
Dolorosa
226 ________________________________________________

91

CAMBIAMOS TODOS

E
l fundador de la unión sacerdotal Lumen Dei, padre
Rodrigo Molina, siempre nos decía que para extender
el Reino de Dios vale más un sacerdote santo que un
millón de católicos mediocres. ¡Qué verdad! Esto lo hemos
visto muy claro el pasado fin de semana los 37 ejercitantes de
Avilés, de Luarca, de Gijón, de Oviedo y dos de Madrid, que
asistimos a unos ejercicios espirituales dados por el
reverendo padre Javier Mahía, brillante sacerdote y
licenciado en Teología por la Universidad de Valencia,
natural de Avilés, y Presidente General de los 400 religiosos,
religiosas, seglares y seminaristas de Lumen Dei, por deseo
del fundador predicho, cuando agonizaba, y por elección de
la Junta de superiores que tuvieron a bien el elegirlo, para
sustituir al referido fundador.
Este joven sacerdote que contaba en aquella época 32
años, ha dado un impulso increíble a la susodicha obra.
También es verdad que la madre superiora de la sección
femenina que tiene a su cargo 287 monjas y no sé cuántas
novicias, nos ha impactado a todos. ¡Qué sabiduría intenta
ocultar! y ¡cómo se descubre haciéndole algunas preguntas y
oyéndola en sus conferencias, algo parecido se podría decir
de casi todas las religiosa de Lumen Dei, especialmente de la
hermana Trinidad. Pero lo más importante de todo es que esa
obra tiene muchos santos que inmolan sus vidas por amor a
Cristo y al prójimo, especialmente a los más pobres.
Si ellos supieran que les estoy descubriendo lo que
siempre ocultan: dormir en el suelo sobre una moqueta,
________________________________________________ 227

disciplina, cilicio, cinco horas diarias de oración, una sola


comida cada 24 horas los que puedan hacerlo, conforme a
dictamen de sus médicos de cabecera, obediencia perfecta al
joven sacerdote Javier Mahía y un largo etcétera; por eso, en
estos tres días de ejercicios hemos cambiado todos. ¡Qué
conferencias! ¡qué humildad! ¡qué santidad! ¡qué amor!, y me
enteré que pasaron los tres días comiendo pan seco en sus
celdas y bebiendo agua, y con qué alegría nos explicaba el
padre Javier la Palabra de Dios, y ¡qué felices salimos todos!
Ahora tengo más claro que nunca cómo la felicidad sólo se
encuentra en Jesucristo y su Santísima Madre.
Es verdad que no falta la cruz, pero nadie la lleva a
rastras en LUMEN DEI, va sobre ruedas y se lleva con
alegría. Gracias le doy a Dios por haber conocido esta bendita
Obra, y muchas gracias al Señor Arzobispo de Asturias por
habernos ofrecido todo su apoyo, don Carlos Osoro Sierra,
varón justo y sabio.

Publicado en La Voz de Avilés 27—noviembre—2003

Nuestra Señora del Témpano de Hielo


228 ________________________________________________

92

TREINTA HIJOS

T
om y Ann se casaron religiosamente y no tenían
hijos. Los dos soñaron una misma noche que
estaban rodeados de niños, y los dos contaron
veinticinco. Esto les hizo creer que debían de
adoptar el número soñado, creyendo que se trataba de una
premonición, en efecto; lo que sigue nos hará ver que ese
sueño ha sido una inspiración divina.
Tom y Ann así lo creyeron, en consecuencia adoptaron
25 entre niños y niñas; esto les hizo tan felices que “abusaron”
un poco de Dios, y resolvieron adoptar cinco niños más, pero
el Estado de Ohio les prohibió hacerlo porque no tenían
medios económicos para sustentarlos, y como Dios nunca
defrauda al que confía en Él y pide que se haga siempre su
Santa Voluntad, les inculcó la idea de jugar a la Jackpot
Lottery, y lo hicieron con tanta fe que les tocaron setenta y
cinco millones de euros.
Es claro que inmediatamente adoptaron a los cinco
niños que les habían prohibido hacerlo, pero no se conforman
con los treinta hijos adoptivos. Ahora, con los 75 millones de
euros pretenden construir una residencia confortable donde
puedan albergar a cien niños. Y como la “felicidad” siempre
ha consistido y sigue consistiendo en hacer el bien y librarse
del egoísmo que lleva consigo casi todos los pecados, este
matrimonio ejemplar ha alcanzado el mayor grado de
felicidad que Dios nos concede cuando actuamos conforme
nos exigen sus evangelios.
Pero no se trata únicamente de buscar una felicidad que
sólo puede durarnos un puñado de años en esta vida.
Pensemos que la muerte marca la hora decisiva de nuestra
________________________________________________ 229

vida. En ella se decide para siempre nuestro porvenir eterno.


Hay motivo más que suficiente para verla venir con la
seriedad que el caso requiere.
El hecho es que hasta los mismos incrédulos
experimentan con frecuencia la gran preocupación ante el
sombrío “misterio” de la muerte. Los apóstatas no tienen
nunca, ni pueden tenerlos, argumentos válidos y decisivos
contra la fe, a pesar de sus burlas y sarcasmos contra los
creyentes, por dentro les roe con frecuencia las entrañas el
gusanillo de la duda: “¿Y si hay Dios? ¿Y si al término de mi
vida terrestre me encuentro con ese Juez justo que siempre ha
predicado la Iglesia, obedeciendo a Jesucristo?”. Este
interrogante angustioso, del que no logran desprenderse,
especialmente cuando les falta la salud y se van
amontonando los años, sólo tiene un remedio: amar a Dios
sobre todas las cosas. ¡Qué bien San Agustín: “Por el placer
de morir sin pena, bien merece la pena vivir sin placer”!

Publicado en La Voz de Avilés 6—diciembre—2003

Virgen de las Lágrimas


230 ________________________________________________

93

LEONARDO DA VINCI

L
eyendo una síntesis biográfica de Leonardo da
Vinci, tal vez el más genial entre los genios, como
pintor, escultor e inventor, encuentro una anécdota
que me llena de asombro: Cuando pintó “La última Cena”,
explotando su psicología e imaginación se obstinaba en
encontrar una persona que tuviera las características del
Cristo que él imaginaba y casi todos suponemos, como
pueden ser magnanimidad, pureza, docilidad, belleza
majestuosa y varonil; todo en suma intentaba encontrarlo en
el semblante o fisonomía de alguna persona. Finalmente
encontró un joven que se caracterizaba bien con sus deseos, y
lo pintó.
A continuación, se propuso la tarea de pintar a los once
apóstoles, sin conseguir encontrar al que había de representar
a Judas Iscariote. Un hombre que mostrara en el rostro la
dureza execrable de la más vil traición. Veinte años buscando
e indagando, le dieron cuenta de un criminal que había
asesinado a varias personas y llevaba en la cárcel 19 años
amargado. Se acercó a la prisión y salió muy satisfecho de ver
exactamente lo que él buscaba. Habló con el alcalde y éste le
permitió que el presidiario fuese escoltado por tres guardias y
encadenado a la casa donde Leonardo pintaba.
El reo se mostró totalmente impasible mientras lo
pintaba. Finalmente, Leonardo da Vinci, conforme con el
resultado, cogió el cuadro con La Última Cena y se fue con él
a la prisión donde estaba el pobre criminal. Cuando éste la
vio se quedó estupefacto, se postró de rodillas con los ojos
________________________________________________ 231

llenos de lágrimas; Leonardo da Vinci, lleno de confusión le


preguntó el porqué tanto lloraba, y el presidiario respondió:
—¿Maestro da Vinci, no me recuerda usted? —No, nunca le
he visto hasta el día que estuve con usted en la cárcel.
Llorando y pidiendo perdón a Dios el reo le dijo:
“Maestro, yo soy aquel joven que hace 20 años usted escogió
para representar a Jesucristo en este mismo cuadro”.
Esto nos muestra cómo la belleza física perdura más en
las personas que se dejan moldear por la gracia divina, como
pueden ser los religiosos de verdad. Así mismo, la vida
desordenada puede convertirnos en modelos de Judas.
Permítaseme una anéctoda más: En una de las visitas que le
hicimos a la vidente de Fátima, sor Lucía, le dijo mi esposa:
Hermana Lucía, ¡qué guapa está! Respuesta: “¿Ha visto usted
alguna persona fea viviendo en gracia de Dios?”. Observemos
a las religiosas de clausura.

Publicado en La Voz de Avilés 13—diciembre—2003

Nuestra Señora del Espino


232 ________________________________________________

94

NUESTRO ARZOBISPO
DON CARLOS

E
l señor Arzobispo de Asturias —don Carlos Osoro
Sierra— ha conseguido el título de Basílica menor
para la iglesia del Sagrado Corazón, de Gijón,
después de muchas vueltas, papeles y encuentros con el
Santo Padre, a quien don Carlos ama sin medida, y en una
entrevista que le ha hecho nuestra hija, Fé Colao, para la
Televisión de la Madre Angélica, con 500 millones —nos
dicen— de telespectadores en todo el mundo, al preguntarle a
don Carlos qué opinión tenía de Juan Pablo II acerca de la
dimisión que le vienen solicitando en los medios de difusión
con bastante frecuencia, nos dijo: “Si Jesucristo ha dado su
vida por amor al hombre, es claro que Juan Pablo II está
siguiendo a Jesús por el amor que a todos nos tiene y
entregando su vida día a día”. “El grano de trigo que cae en
la tierra y muere da mucho fruto” (Juan 12, 24).
Es de notar que desde hace muchos años no hemos visto
tanta gente agolpada en la Iglesiona, sentados y de pié, y la
mayor parte de los sacerdotes que asistieron a la santa misa
tuvieron que bajar de las gradas del altar por falta de espacio
y tomar asiento donde nos encontrábamos los fieles; todos
juntos hemos tenido el placer de escuchar con el mayor
silencio y atención una de las homilías más brillantes que un
santo obispo pueda predicar.
Don Carlos Osoro nos habló del amor, del deber que
tenemos los católicos de dar testimonio de nuestra fe, sin
complejos, de estar siempre dispuestos a dar la vida como
________________________________________________ 233

Jesucristo la ha dado por nosotros, nos habló de las guerras,


nos habló del aborto, nos habló de la Basílica y de lo que ésta
significa para Gijón.
Y en la entrevista susodicha, al preguntarle si hacía
mucha oración, nos dijo que la oración era fundamental, que
oraba todos los días, y los lunes, después de exponer el
Santísimo, se arrodilla a las 10,30 horas y se retira a las 14,30
horas en compañía de todos los sacerdotes que quieren estar
orando con él. Don Carlos —le pregunté— un sacerdote que
haga dos horas diarias de oración ¿dejará de ser sacerdote si
antes no deja la oración? Respuesta:
— “Un sacerdote que haga dos horas diarias de oración,
no deja de ser sacerdote”.

Publicado en La Voz de Avilés 18—diciembre—2003

Nuestra Señora de Vladimir


234 ________________________________________________

95

EL MAYOR ERROR DE LOS HOMBRES

D
os cosas hecho en falta en la mayor parte de los
funerales. En primer lugar, la lectura completa del
Evangelio de Lázaro, donde Jesucristo le devuelve
la vida después de corromperse su cuerpo en el sepulcro. Este
Evangelio puede adicionar más fe a todos los que asisten a
misa para despedir al difunto, y puede también atenuar la
pena de los familiares más íntimos ante la evidencia
esperanzadora que sale de la boca de Dios y lo demuestra.
En segundo lugar quiero recordar algo que todos
conocemos, y parece que algunos sacerdotes se olvidan de
leerlo: “En Cristo brilla la esperanza de nuestra feliz
resurrección, y así, aunque la certeza de morir nos entristece,
nos consuela la promesa de la futura inmortalidad. Porque la
vida de los que en Ti creemos, Señor, no termina, se
transforma, y al deshacerse nuestra morada terrena,
adquirimos una mansión eterna en el cielo”.
¡Qué consuelo tan profundo sentimos en nuestro
corazón cuando oímos estas palabras teniendo como
receptora la plenitud de nuestra fe! No me parece extraño que
los santos se hayan sentido inmensamente felices cuando los
médicos de cabecera les han anunciado el desenlace final. Por
eso estoy seguro de que el mayor error que cometemos todos
los seres humanos es no tomar la decisión de ser santos,
sabiendo que Dios nos lo pide en sus Evangelios sin
distinción de ricos, de pobres, de sabios, de incultos o
ignorantes; todos tenemos a nuestro alcance ese privilegio
que nos llenaría de alegría, de consuelo y de paz, recibiendo
________________________________________________ 235

el ciento por uno en la tierra y después eternamente felices en


el cielo. Este es el “negocio” que supera a todos los premios
que los hombres han podido obtener a lo largo de toda la
Historia.
Santa Teresita del Niño Jesús, cuando el médico le
preguntó si estaba resignada para morir, respondió:
“¿Resignada? Resignación se necesita para vivir, pero para
morir lo que experimento es una alegría indecible”. Las
últimas palabras del gran teólogo Francisco Suárez: “Nunca
hubiera creído que fuera tan dulce morir”. Por eso Dios que
nos amó y nos ama hasta el extremo no encontró nada mejor
para el hombre que llamarlo a la santidad.

Publicado en La Voz de Avilés 2—enero—2004

Rosa Mística
236 ________________________________________________

96

MURIÓ AMADO

E
l primer día del nuevo año que estamos estrenando
falleció en su casa de Avilés Amado González
Álvarez. Era una persona singular. Su carácter afable
y sonriente le hicieron tan querido y popular que sólo tenía
admiradores y amigos en todo el Principado, y no pocos
fuera de la región. Amado dedicó su vida al trabajo
(maquinista de tren), a su santa esposa, Maruja, y a sus cuatro
hijos; sirviendo siempre a la Iglesia y a Dios. El don
carismático con que fue dotado ha sabido explotarlo hasta el
último aliento de su santa vida.
En su larga y penosa enfermedad no dejó de hacer
apostolado y de dar testimonio de fe. A todos los que lo
visitaban en su lecho de muerte no dejaba de darles alegría y
optimismo, diciéndole a uno de sus íntimos amigos: “Estoy
muy contento porque sé que me queda muy poco para
encontrarme con Jesús y María”.
No es extraño en un hombre que trabajó más de 20 años
organizando peregrinaciones a la Virgen de El Escorial;
decenas y decenas de autobuses cargados de gente fueron
saliendo todos los primeros sábados de mes para rezar el
rosario a la Virgen y escuchar los mensajes que María les
daba por boca de la vidente Amparo Cuevas. No puedo decir
que yo sea devoto de la Virgen de El Escorial porque desde
hace más de 25 años estoy completamente enamorado de la
Virgen de Fátima. Qué tontería, cuando en verdad sólo hay
una Virgen: la Madre de Dios con todas las advocaciones que
se quieran.
________________________________________________ 237

Es verdad que estuve en El Escorial hace unos veinte


años con mi esposa y nuestros hijos, y cuando miles de
peregrinos se agolpaban para ver y oír a la vidente, Amparo
Cuevas, mi familia y yo sentimos la fragancia de un olor que
realmente no era de este mundo. Algún tiempo después, me
llamó por teléfono Amado González para dialogar sobre el
amor de su vida, que era la Virgen de El Escorial, y
rápidamente sentí la misma fragancia olorosa que nos había
aromatizado en El Escorial. Me sorprendí y se lo dije; en
aquel momento comenzó a gritar de júbilo, diciéndome a voz
en grito: “¡Está la Virgen con nosotros, Antonio, yo también
siento aquí el olor!”.
Descanse en paz el buen apóstol de la Virgen. Pronto
nos veremos.

Publicado en La Voz de Avilés 3—enero—2004,


en El Comercio 4—enero—2004 y
en El Comercio Digital 4—enero—2004

Nuestra Señora del Buen Consejo


238 ________________________________________________

97

DON CARLOS OSORO

E
l señor Arzobispo de Asturias —don Carlos Osoro
Sierra— no sé de dónde saca el tiempo para la labor
que viene desarrollando en todo el Principado de
Asturias. Está haciendo maravillas en todo lo concerniente a
la Iglesia asturiana, con las mil parroquias que tiene a su
cargo. Su devoción a la Santina la viene dejando muy clara en
sus santas homilías, como muy bien lo ha demostrado la
pasada semana en la Basílica de Gijón, cuando ya nadie
conseguía encontrar asiento por la multitud de fieles que lo
escuchábamos sin pestañear: “¡Qué bueno es! No me canso de
oírle”. Comentaban unas señoras que estaban a mi lado.
Y si lo más importante son las obras, veamos lo que está
haciendo en Covadonga y los ambiciosos proyectos que tiene
para hacer más atractivo y devoto aquel rincón del paraíso y
darlo a conocer en toda España. Don Carlos es un intelectual
coronado por la gracia de Dios.
He leído algunos de los muchos libros que tiene
publicados, como “Cartas desde la fe”, “A la Iglesia que
amo”. Ha publicado numerosos artículos en la sección
religiosa del Diario Montañés. Tiene cursados estudios de
Magisterio, está licenciado en Teología y Filosofía por la
Universidad Pontificia de Salamanca, en Ciencias Exactas por
la Universidad Complutense de Madrid y en Pegadogía por
la Universidad civil de Salamanca. Y lo que considero más
importante es su vida espiritual. Uno de sus buenos amigos
me ha informado que a don Carlos nunca le falta tiempo para
estar a los pies de Jesucristo en el Sagrario.
________________________________________________ 239

También es de notar que ha inaugurado un centro de


adoración al Santísimo las 24 horas de cada día en la calle
Zaragoza, nº 18, en el Natahoyo, Gijón. Esto es lo
fundamental de toda la Iglesia: la adoración, la oración,
especialmente el Santo Rosario a la Virgen: “Mi oración
preferida”, nos dice el Santo Padre. ¡Cuántas veces nos lo ha
pedido la Virgen de Fátima en sus apariciones!: “Rezad el
Rosario todos los días, en honor de Nuestra Señora del
Rosario, con el fin de obtener la paz del mundo y el fin de la
guerra, porque sólo Ella puede conseguirlo”. Está claro. Los
hombres no lo consiguen.

Publicado en El Comercio 6—1—2004,


en El Comercio Digital 6—1—2004 y
en La Voz de Avilés 16—2—2004

Virgen de la Pureza
Maddona della Purita
240 ________________________________________________

98

¡QUÉ SUEÑO!

G
ustosamente daría mi vida por convertir en
realidad el sueño que he tenido esta noche.
También daría algo bueno por no sufrir la desazón
que me produjo al despertar.
Viendo que no conseguía quedarme dormido, empecé a
pasar las cuentas del rosario meditando cada misterio,
centrando la imaginación en la presencia viva de la Virgen de
Fátima cuando les mostró el infierno a los pastorcitos. Así me
quedé dormido sobre las tres de la mañana, seguidamente
empecé a soñar con los niños que abortan en todas las
naciones. Veía mucha sangre. Sentía gemidos. No sabía si
eran los niños que mataban los médicos y las madres o eran
soldados que agonizaban en las guerras.
Irán estaba lleno de cadáveres por el terremoto. Los
perros los arrastraban. Bush había decidido hacer fuego con
armas nucleares. El presidente ruso, Putín, salió en la
televisión y nos dijo que había comenzado una conflagración
mundial.
Cuando casi me ahogaba esta pesadilla opresora y
tenaz, la Virgen me dijo:
—”Todo es fruto de vuestros pecados”.
— Me confesé ayer con el carmelita P. Germán —le dije.
— “No importa —me dijo—. Mi Hijo os ha pedido a
todos los seres humanos que seáis santos, y son muy pocos
los que le obedecen. Si le obedecierais, así sería el mundo: No
existirían armas ni guerras; todos los ejércitos se disolverían;
las fuerzas de seguridad no serían necesarias; los crímenes no
________________________________________________ 241

existirían; las correcciones fraternas que Dios os envía con


incendios, terremotos, lluvias torrenciales, sequías, catástrofes
aéreas y marítimas, todo lo malo que venís sufriendo por
vuestros pecados, se transformarían en amor. El hambre que
tan injustamente no cesa de matar a los predilectos de Mi
Hijo —los más pobres— desaparecería para siempre. La
muerte de los seres queridos que tanto entristece vuestros
corazones, sería festejada como en las cartujas; el infierno y el
purgatorio ya no existirían. ¿Comprendes ahora la torpeza
del hombre y el por qué de tanto sufrimiento en la tierra?”.
Cuando estaba oyendo todo esto, durmiendo y llorando
de gozo, por creer que el mundo ya estaba cambiando con
esta noticia, desperté y sentí la desazón y la tristeza que
nunca olvidaré.

Publicado en La Voz de Avilés 10—febrero—2004

Nuestra Señora de las Lajas


242 ________________________________________________

99

MURIÓ ARGELIA

A
yer jueves día 12 asistimos toda mi querida
familia al funeral de la buena esposa de mi
hermano, José Colao; Argelia Álvarez ha sido
una esposa abnegada en el más amplio sentido de la palabra.
Solícita con sus seis hijos hasta el extremo. Su vida ha sido un
continuo sacrificio, no sólo por las miserables circunstancias
en que nos dejó la Guerra Civil, sino por contribuir con su
buen esposo al sostenimiento de tan numerosa familia,
educando a sus seis hijos —de forma bien estricta en la
religión católica—, y ese feliz matrimonio, siempre
inseparables, también consiguieron que ninguno de los seis
vástagos se quedara sin una cultura general razonable, y dos
ejerciendo su carrera de psicólogos.
Todos se han casado y les han dado a sus padres más de
veinte nietos. Me admira la labor de mi hermano, y la santa
paciencia de su difunta esposa, postrada en su cama y en una
silla de ruedas cerca de tres años a causa de un infarto,
siempre lúcida, con buen humor, con su marido pegado a ella
como la lapa, diariamente rezaban unidos los veinte misterios
del rosario, leyendo biografías de santos, asistiendo
diariamente a misa en una iglesia de Pravia, ella en la silla de
ruedas, y su santo esposo conduciéndola con esa alegría
misteriosa que sólo puede venir del cielo, y lo más ejemplar
es que sus seis hijos sorteaban el gozo de tener a sus padres
cada uno en su casa.
La “eutanasia” llegó de las manos de Dios, después de
una buena confesión le pusieron los santos óleos y murió feliz
________________________________________________ 243

diciendo que se sentía con un poco de respeto a la muerte,


pero muy contenta no dudando que se encontraría con Jesús
y la Virgen, y que podría ayudar más a sus hijos y esposo
desde el cielo. El amor que le tenía a la Virgen de El Escorial,
sólo se puede explicar por las gracias continuas que le ha
dado. Pidamos a Dios que descanse en paz y nos proteja a
todos. Un abrazo más, lleno de efusión, le envío a mi querido
hermano, sabiendo la pena y el dolor que le acompañarán
hasta el fin de sus días. La vida es así: un valle de lágrimas.

Publicado en La Voz de Avilés 13—febrero—2004

Apariciones de "Nuestra Señora de la Oración"


(Sainte Marie, Notre-Dame de la Prière)
244 ________________________________________________

100

JUAN MANUEL DE PRADA

D
esde hace seis años siento gran admiración por
Juan Manuel de Prada. Conocí su ideal
cognoscitivo en lo más importante de lo
transcendente. El joven escritor se llevó el Premio Planeta con
27 años, y antes de cumplir los 33 que tiene actualmente
publicó La Vida Invisible, premio Primavera de novela 2003,
la recibí hace dos días y aún no he comenzado a leerla.
Pero sí he leído con verdadera fruición la entrevista que
le han hecho en un diario nacional. De forma contundente
acusa “al mundo cultural de anticristiano y beligerante con el
catolicismo”. Juan Manuel está viendo muy claro que si no se
fomenta la religión católica, las familias desaparecerán y sólo
las residencias —si las hay— se harán cargo de los que no se
puedan valer por sí mismos.
“Ha habido —nos dice— muchas personas
obsesionadas con matar a Dios”. Esto es —a mi parecer— lo
que ha dejado sin ilusiones a buena parte de la población,
especialmente a los jóvenes y adolescentes, los que se ven
“obligados” a la droga, el sexo y el alcohol. Placeres
inmediatos que terminan haciendo la vida insoportable, y no
sólo para los que sufren la resaca que dejan los placeres
ilícitos, sino para sus progenitores, viendo que esa adicción
incontenible les lleva al menoscabo y a la ruina de sus
queridísimos hijos.
Estos intentos de destrucción de las familias son los que
llevan al pillaje y a tantos crímenes, como estamos viendo en
________________________________________________ 245

las uniones sentimentales, entre padres e hijos, y movidos por


el alcohol, en las discotecas y en los bares.
Termino con las palabras de Juan Manuel de Prada: “En
el mundo confuso en que vivimos es preciso fortalecer la
religión. La transmisión de la fe es una forma de robustecer la
identidad”.

Publicado en La Voz de Avilés 21—febrero—2004

Nuestra Señora de Akita


(Japón)
246 ________________________________________________

101

LA ENSEÑANZA DE RELIGIÓN

E
l pasado día 5 fue publicada una extensa carta en este
mismo diario, con el título que ahora dejamos
expuesto. Ignora el señor X que la Iglesia Católica
sólo puede ser bien comprendida —con el acierto que se
merece— por los hombres que, motivados por su fe, viven
diariamente en gracia y presencia de Dios, con todo lo que
esto supone; no dudando que Jesucristo es el Hijo de Dios y
Dios mismo. Sabiendo que la solución a tantas injusticias está
en la “Constitución” de la Iglesia, es decir, en los Evangelios
de Jesucristo, redactados por el Espíritu Santo desde las
alturas: ahí están la sabiduría, la solidaridad, el perdón, el
amor, la caridad, la integridad y la riqueza para todos,
porque a todos nos ama Dios, siendo sus predilectos los más
pobres.
Esta es la solución que nos da Jesucristo para que
hagamos un paraíso en la Tierra, y seamos eternamente
felices en el cielo. Pero casi todos los mandatarios políticos
han decidido la ruptura con Dios, y como sin Él todo está
permitido, he aquí dos infiernos, el que puede esperarnos
cuando nuestro corazón deje de moverse, y el que se vive en
muchas partes de la Tierra: terrorismo internacional, guerras
encarnizadas, 2.000 millones de niños abortados en todo el
mundo desde el año 70 hasta el 95 (datos de la ONU), es
decir, una tercera parte de toda la humanidad ha sido
masacrada, un sinfín de niños, mujeres y ancianos que se
mueren de hambre en el mundo, mientras en Europa y en
tantos países bien desarrollados también mueren millones de
________________________________________________ 247

hombres y mujeres por exceso de alimentación que les lleva al


infarto y a numerosas enfermedades. Y pidamos a Dios que
descansen en paz las mujeres que están siendo víctimas de
sus amantes o maridos.
Si alguien viene tergiversando las cosas para
justificarnos que no se den clases de religión en los colegios,
como el señor X, y cree que la religión “sólo pertenece a lo
íntimo y privado de la persona”, se ve claro que no conoce el
Evangelio: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a
toda criatura” (San Marcos 16, 15). “El que me negare delante
de los hombres, Yo le negaré delante de mi Padre Dios” (San
Mateo 10, 33). “No se guarde la luz debajo del celemín,
ponerla en lo alto para que alumbre a todos” (San Mateo 5,
15, San Lucas 11, 33). Y si al señor X no le interesa el
Evangelio, le recomendamos que lea las 14 encíclicas que
Juan Pablo II ha publicado en todo el mundo, que las pongan
en práctica los gobiernos, y tendremos solucionados todos los
problemas que quedan expuestos.
Lamentamos mucho que el señor X intente meter en el
mismo saco todas las religiones, cuando sólo existe una
religión verdadera y perfecta: la fundada por el mismo Dios
sobre un charco de sangre que afluía del amor a los hombres
y nos hace creer que “Él es el camino, la verdad y la vida”
(San Juan 14, 6). No despreciamos las religiones que fundaron
hombres como nosotros, pero las religiones “se conocen por
sus obras” (San Juan 13, 35). Es verdad que la Iglesia Católica
ha sido coactiva en los pasados siglos con la llamada
inquisición de Torquemada, pero eran otros tiempos y otras
leyes. Los herejes eran apóstoles de Satanás, como lo son
ahora los enemigos de Dios en la televisión, y con el fin de
que almas buenas no fueran al infierno, o se retractaban de
ser apóstatas o eran condenados a pena de muerte.
Tengo para mí que el Evangelio se ha ido
comprendiendo a trancas y barrancas —he ahí los errores
cometidos—, y todavía nadie ha conseguido llegar hasta lo
más profundo de sus raíces. Pero actualmente podemos estar
muy orgullosos los católicos con el Magisterio de la Iglesia,
248 ________________________________________________

de los santos padres y de las obras de caridad que en todo el


mundo se practican en nombre de Jesucristo, y de tantos y
tantos como han dado la vida por Él, y la siguen dando una
multitud de misioneros y de muchos santos que nadie
conoce. Pues la televisión que tan acertadamente le dieron el
nombre de “televisión—basura” sólo acepta y aplaude —
salvo raras excepciones— a los empecatados.
Dejo de contestarle al señor X sobre algunos puntos
igualmente contrarios a los Evangelios porque necesitaría tres
folios más, y no quiero extenderme demasiado en
consideración al espacio que podría ocupar al rotativo más
leído de Asturias y de mayor tirada. Pero sí quiero
demostrarle al señor X una diez millonésima parte del bien
que hace la religión.
¿Ignora el señor X que la religión católica —sólo en
España— cuenta con más de un millón de personas que
reciben asistencia médica en hospitales dependientes de los
religiosos, y cerca de dos millones de alumnos estudian en
sus colegios y centros universitarios? ¿Ignora usted que las
monjas —sólo en Gijón— de San Vicente de Paúl en la Cocina
Económica están dando miles de comidas todos los meses al
precio de cien (100) pesetas por almuerzo para los indigentes
y drogadictos que se alimentan muy bien en esos dignos
comedores? ¿Ignora usted que la unión sacerdotal Lumen Dei
distribuye gratuitamente 9.000 comidas todos los días a esos
desgraciados que nos muestra la televisión con sus huesos
cubiertos por la piel barnizada? ¿Ignora usted que las
hermanas de los Ancianos Desamparados —sólo en Avilés—
cuidan y alimentan a más de trescientos ancianos que han
sido abandonados por sus hijos o familiares y que estos
pobres —en su mayoría— reciben todo gratuitamente a costa
de las limosnas de los católicos, exceptuando los que reciben
una pensión mínima? ¿Ignora usted que entre tanto bien
como hace la Diócesis de Oviedo y las 2.600 que hay
diseminadas por todo el mundo, también promueve varias
veces al año los llamados cursillos de cristiandad que tanto
beneficio han reportado a más de 20 mil familias asturianas
________________________________________________ 249

arrancando a muchos hijos del barrizal donde se


encontraban? ¿Ignora usted que tenemos en España 24.000
monjas y más de 23.000 frailes, es decir, un caritativo ejército
que llevan adelante cientos de colegios, hospitales, orfanatos,
asilos, parroquias, y todo tipo de obras sociales y religiosas,
gracias a la creencia en ese Dios que usted desconoce?
Le saluda cordialmente su hermano en Cristo y su Santa
Madre.

Publicado en La Nueva España 3—marzo—2004

Nuestra Señora de LAVANG


Patrona de Vietnam
250 ________________________________________________

102

LA VERDADERA CARIDAD

E
ntre los muchos y buenos seglares que conozco, sólo
encontré uno que ha practicado y sigue practicando la
verdadera caridad, es Aurita González. Una señora
casada con algo más de sesenta años. Y como estamos
viviendo un periodo de agnosticismo e ignorancia de la
religión, sería bueno decir que la verdadera caridad es la más
alta bondad de las tres virtudes teologales, pudiendo
definirse “amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo
como a nosotros mismos”. ¿Quién es el seglar que lo hace?
Aurita González.
El matrimonio de doña Aurita González y don Manuel
Piñera no han tenido hijos, y como tantos otros, se interesaron
por adoptar un hijo, hace 28 años. Se fueron al hospicio de
Oviedo. Les enseñaron muchos niños y niñas, algunos recién
nacidos. Su esposo se interesó por el que le pareció más sano
y más lúcido. Pero su esposa doña Aurita se fijó en una niña
de tres años que aún no andaba, y estaba encogida en un
rincón de la sala de recreo, denotando claramente su
subnormalidad.
Doña Aurita se acercó a ella, inspirada por su caridad, la
levantó del suelo, la cogió en el cuello, la besó con ese amor
que sólo Cristo nos lo puede dar, le cayeron unas lágrimas, se
acercó a su marido y le pidió por Dios que no le impidiera
llevársela. Su buen esposo trató de persuadirla, diciéndole
qué iba a ser de la niña cuando ellos llegaran a la decrepitud,
sabiendo que ni la hija adoptiva les podría cuidar ni ellos
podrían cuidar de la futura mocita.
________________________________________________ 251

— Si hacemos esto —le dijo a su esposo— por amor a


Dios y al prójimo, Él no puede abandonar a nuestra hija ni
tampoco a nosotros, ¿cómo ha de hacerlo? no lo sé, pero
confío. Confía tú también, Dios quiere mucho más a los que
nadie quiere, y esta niña no es querida por nadie.
Dos de las monjas que estaban presentes, viendo el
excelente ejemplo de doña Aurita, le pidieron que les dejara
la niña para darle más amor y cuidarla con todo el privilegio.
Ya era tarde. La hija de doña Aurita cuenta hoy 31 años. Sabe
leer y escribir. Viene a aprender a hablar mejor con una
logopeda que trabaja con nuestra hija, psicóloga. Se puede
decir que la niña que sólo Dios quería, ha llevado la felicidad
a la única persona que también la quiso y la quiere. Ésta es la
verdadera caridad. La que Cristo infunde en las almas
receptoras a la santidad.

Publicado en La Voz de Avilés 7—marzo—2004

Nuestra Señora del Pozo


252 ________________________________________________

103

UN PAPA SANTO

C
uando nos llegó la noticia de haber sido elegido para
el cargo de mayor responsabilidad que hay en este
mundo, en nuestra cabeza se juntaron la alegría y la
preocupación de no saber quién era y cómo pensaba. Los
periodistas más activos rápidamente se desplazaron a Polonia
en busca de información. Allí asediaron a la que había sido su
asistenta más de quince años, María Wanda, y al preguntarle
cómo era el Papa elegido, nerviosa y asustada por la noticia
que había recibido unas horas antes, titubeando sin saber qué
decir, así se fue pronunciando:
“Era muy bueno. Nada me faltaba con él. Rezaba
mucho. Algunas veces tenía que bajar a la capilla porque le
enfriaba el café. Nunca estaba en el reclinatorio. Lo
encontraba siempre de rodillas con la frente sobre el
pavimento. La misa que celebraba a las seis de la mañana
duraba una hora. Muchas veces encontraba su cama hecha
como yo la había dejado. Se pasaba la noche en el suelo
durmiendo sobre un alfombra y tapado con una manta.
Nunca pensé que aquel hombre tan sencillo y normal pudiera
ser Papa”.
Cuando leí todo esto en los periódicos (pido disculpas
por si hay algunas imprecisiones) comprendí que Dios nos
había dado un Papa santo. Nunca más dejé de rezar por él
todos los días que amanece. Es un hombre que tiene todas las
virtudes necesarias para el cargo que ostenta: no le ha faltado
fortaleza, no le ha faltado la templanza, no le ha faltado
sabiduría, no le ha faltado ese don carismático que Dios
________________________________________________ 253

concede a algunas personas para que lo empleen en beneficio


de la comunidad; todo en suma no sería suficiente si le faltara
la oración, el sacrificio, la obediencia al contenido evangélico,
el amor inefable a Jesucristo, la entrega total y amorosa a la
Virgen María y, por supuesto, el amor al prójimo; y puedo
decir con rotundidad lo que me ha dicho la vidente de
Fátima, Sor Lucía: “El que no está con el Papa, no está con
Dios”.

Publicado en La Voz de Avilés 11—marzo—2004

Nuestra Señora de Mariazell


Patrona de Austria
254 ________________________________________________

104

SAN JOSÉ OBRERO

M
uy poco se puede decir de San José que los
católicos no conozcan. Pues nadie ignora que
el 19 de marzo es la festividad del nacimiento
(para el cielo) de San José, esposo de la Santísima Virgen
María. También es confesor. Es decir, cristiano que profesa
públicamente la fe de Jesucristo, y por ella está dispuesto a
dar la vida. En este sentido llama la Iglesia confesores a
ciertos santos.
San José ha sido proclamado por el Sumo Pontífice Pío
IX, conforme a los deseos y oraciones del mundo católico,
patrono de la Iglesia Universal, entre los años 1846 y 1878, es
decir, durante los 32 años que permaneció en la cátedra de
Pedro Pío IX.
La vida de San José ha sido un sacrificio continuo, a
pesar de ser de ascendencia real. (Su genealogía nos la dan
tanto San Mateo como San Lucas). Fue el custodio de
Jesucristo y también de la Virginidad y pureza de la Virgen
María. No disfrutó de nada. Su vida ha sido realmente
calamitosa. Tenía la esposa más santa y más bella del mundo
y nunca ha podido besarla, entretanto aparece embarazada, y
como María lo guardaba todo en su corazón, guarda silencio
confiando en que Dios tiene que dilucidar el misterio si no
quiere que la Madre de Dios sea lapidada, y para mayor
INRI, tiene que fiarse de un sueño para aceptar que todo es
obra del Espíritu Santo.
Trabaja de carpintero una vida entera, el hijo no tiene
ningún parentesco con él. Herodes ordena que maten a todos
________________________________________________ 255

los niños de dos años para abajo, y San José tiene que recorrer
300 kilómetros con el niño y María en jumento, hasta llegar a
Egipto. ¿Qué comerían por el camino? ¿Dónde dormirían?
¿Dónde bañarían al niño? ¿Dónde le cambiarían los pañales?
¿Quién los hospedaría en Egipto? ¿Cómo encontraría trabajo
de carpintero José? Nadie lo sabe. Y como yo también he sido
emigrante en una tierra extraña con idioma distinto y con un
ahorro de diez mil pesetas, me hago cargo de las calamidades
de San José. Teniendo en cuenta que si bien mi esposa no
tenía hijos, sí estaba embarazada de tres meses. Bendito sea
Dios que todo salió bien, y tan “barato” nos cuesta ganar el
cielo eterno a los católicos conservadores y retrógrados.

Publicado en La Voz de Avilés 19—marzo—2004

Nuestra Señora de las Angustias


256 ________________________________________________

105

LA LIMOSNA

“B
uena es la oración con ayuno; y mejor es la
limosna con justicia que la riqueza con
iniquidad. Mejor es hacer limosna que atesorar
oro. La limosna libra de la muerte y purifica
de todo pecado. Los limosneros tendrán larga vida” (Libro de
Tobías capítulo 12, versículos 8 y 9).
Dios nos pide en los Sagrados Textos, 38 veces, que no
dejemos de practicar la limosna. Tengo para mí que la fe se
puede graduar por el porcentaje que cada uno aporta de sus
ganancias, y no por la cantidad de dinero que se entrega
como limosna. Nos dice San Lucas en su Evangelio en el
capítulo 21 versículos 1 al 4, que Jesús alzando la mirada, vio
a unos ricos que echaban sus donativos en el arca del Tesoro;
vio también a una viuda pobre que echaba allí dos moneditas,
y dijo: “De verdad os digo que esta viuda pobre ha echado
más que todos. Porque todos éstos han echado como
donativo de lo que les sobraba, ésta en cambio ha echado de
lo que necesitaba, todo cuanto tenía para vivir”.
Amén del bien que Dios les promete a los que dan
limosnas a los pobres, tengo para mí que nadie empobrece —
espiritual y económicamente— por dar de comer al
hambriento. ¡Cuántos gastos superfluos nos permitimos hoy
en nuestros hogares! y cuántos niños se mueren de hambre
por no darles eso que gastamos innecesariamente.
Conozco a una señora viuda, de Gijón, que sólo recibe
66.000 pesetas de pensión (no llega a 400 euros), y tiene dos
niños apadrinados en los Andes de Perú. Nos mostró las
________________________________________________ 257

fotografías cuando estaban muriéndose de hambre y también


las que ahora le envían, gorditos, limpios, cursando estudios
en los colegios de LUMEN DEI, siendo catequizados y
esperando cumplir los 15 años para enseñarles un buen oficio
en los talleres de la Obra predicha. Esta buena señora se
deleita mostrándonos las cartas y fotografías que le envían, y
las oraciones que hacen por la madrina diariamente cuando
asisten a misa todas las mañanas, y todo esto costeado con
10.000 pesetas (60 euros) por mes. Pronto llegará el día en que
Jesucristo le diga: “Ven bendita de mi Padre, recibe la
herencia del Reino preparada para ti desde la creación del
mundo. Porque tuve hambre, y me diste de comer; tuve sed,
y me diste de beber; era forastero, y me acogiste; estaba
desnudo, y me vestiste” (San Mateo 25, cap. 34 a 36).

P.D.— Comprendo que esta carta no es de recibo para los


periódicos, teniendo en cuenta la inmoralidad que reina en el
mundo, pero Dios me lo pide, yo lo hago y Él me lo agradece, sin
duda. Es cosa de fe.

Publicado en La Voz de Avilés 25—marzo—2004


258 ________________________________________________

106

UNA EXPERIENCIA MÁS

D
espués de unos ejercicios espirituales en las
Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, en el
convento de Latores — Oviedo, poco se puede
escribir sin causarles molestia a los que buscan —con
verdadero sacrificio— la felicidad en la opulencia y en la vida
disoluta, desconociendo la paz y la dulzura que Jesucristo
irradia sobre las almas que previamente han tenido la
humildad de raer todos sus pecados a través de una buena
confesión.
Acabamos de experimentar todo esto en dos días de
ejercicios espirituales que nos han sido dados por un
sacerdote irlandés —padre Raymond— que hizo su tercera
carrera (la sacerdotal) en el Seminario de Lumen Dei. Es un
santo sacerdote completamente enamorado de las verdades
que Jesucristo nos ha dejado plasmadas en sus Evangelios; y
entre las ocho conferencias que nos dio, la que más hemos
admirado ha sido en la que científicamente ha conseguido
desmoronar la Ciencia que niega la existencia de Dios, es
decir, mostrándonos —con nombres y apellidos— una lista
de científicos famosos en el mundo que dejan sin el menor
argumento a otros colegas que falsamente intentan probar lo
improbable.
27 ejercitantes llegamos a Oviedo, de los que 2 venían de
Luarca, 10 de Avilés (uno de ellos escultor), 7 de Gijón, 5 de
Oviedo y 3 de Madrid; todos nos abrazamos al salir,
rebosando paz, alegría (que no es la que dan las copas en los
bares) y consuelo, tanto más los que estaban más distanciados
________________________________________________ 259

de Dios e hicieron las paces con Él después de confesarse.


¡Qué pena es que toda esta juventud tan buena, tan
inteligente, más culta que nunca, no se decida a conocer lo
muchísimo que Jesucristo les ama a todos!, y el bien infinito
que les tiene guardado, a cambio de dos días de ejercicios, y
54 euros por la pensión digna y completa en el “hotel” de las
Esclavas, donde volveremos, si Dios quiere, el próximo 19 de
noviembre, a las 8 de la tarde.

Publicado en La Voz de Avilés 3—abril—2004

DEN SRONA MADONNAN


Patrona de Suecia
260 ________________________________________________

107

SÓLO HABÍA UN TESTIGO

D
iego Martínez e Inés de Vargas eran fervientes
católicos y se amaban locamente; todos los días
asistían a misa en la capilla del Cristo de la Vega,
en Toledo, donde pensaban casarse de inmediato, pero antes
de contraer matrimonio una mala noticia les truncó la ilusión
que tenían decorada de felicidad. Diego tenía que partir hacia
Flandes, algo que a los dos les amedrentaba, sabiendo que
este viaje les separaba sin saber cuándo regresaría Diego, si es
que regresaba.
Llegó la hora de despedirse, y lo hicieron en la capilla
del Cristo de la Vega. Allí, los dos se postraron de rodillas,
rezaron un rosario al Cristo que tenían delante, y con
lágrimas en los ojos se prometieron amor eterno bajo
juramento, fidelidad y la unión matrimonial tan pronto como
regresara Diego Martínez. Inés se marchitaba de tanto llorar
adorando al Cristo referido diariamente, y suplicándole que
Diego no tardara en venir. El Cristo, testigo del juramento
que habían hecho era su único consuelo.
Dos años pasaron y las guerras de Flandes acabaron.
Unos días después Inés vio una multitud de soldados que
regresaban de la guerra comandados por un capitán. Era
Diego que había ascendido. Inés daba gritos de alegría
agradeciéndole a Dios haberlo traído sano y salvo. Pero
Diego engreído con sus estrellas le dio la espalda a Inés.
Desesperada la bella joven acudió al gobernador de Toledo,
don Pedro Ruiz de Alarcón, y le pidió justicia. Don Pedro
hizo acudir al tribunal a Inés y a Diego Martínez. Oídas las
________________________________________________ 261

declaraciones nada pudieron hacer, era palabra contra


palabra, ella porfiaba y Diego negaba cualquier compromiso
o juramento que había hecho.
Y cuando Diego se marchaba con gesto altanero, Inés
pidió que le detuvieran, pues recordaba tener un testigo:
Cristo; todos se quedaron estupefactos, y don Pedro con los
jueces que le acompañaban, decidieron ir al Cristo de la Vega.
Encendieron cuatro cirios y se postraron todos a rezar en voz
baja. A continuación un notario se adelantó hacia la imagen, y
teniendo a los jóvenes uno a cada lado, después de leer la
acusación en voz alta, demandó a Cristo como Testigo:
— ¿Juráis ser cierto que un día, a vuestras divinas
plantas, juró a Inés Diego Martínez por su mujer desposarla?
Tras unos momentos de expectación y tensión el Cristo
bajó su mano derecha, desclavándola de la cruz y poniéndola
sobre los autos abrió los labios y exclamó:
— “Sí, juro”.
Ante este prodigio, los jóvenes renunciaron a las
vanidades de este mundo y los dos entraron en sendos
conventos. El amor a Dios es más fuerte que todos los amores
terrenos.

Publicado en La Voz de Avilés 14—abril—2004


262 ________________________________________________

108

LA PASIÓN DE CRISTO

A
yer fuimos a ver la película de La Pasión de
Cristo. La sala del cine estaba repleta de gente:
hombres, mujeres y niños de todas las edades.
Sabemos que muchas personas no se atreven a ver la película
de Mel Gibson por temor a cambiar su ideal pecaminoso por
el que a todos nos lleva al cielo. Qué bien nos decía el Papa:
“No tengáis miedo a Cristo. Abridle las puertas de par en
par”.
Pienso que Mel Gibson intenta convencer a un mundo
anticristiano. Él ha sido ateo y se ha convertido. Esa
experiencia incomparable a cualquier otra le ha llevado a
comprender todo el mal que se encuentra en la negación de
Cristo y en el pecado, y toda la gloria que se halla al
hermandarse con Él que nos concede paz, alegría, amor,
perdón, sabiduría, pan abundante, seguridad, y como
coronación el cielo eterno.
No puede existir una desgracia mayor para el hombre
que renunciar a todo esto por un puñado de placeres fugaces
e injustos que, además, ya llevan consigo la penitencia, la que
vulgarmente suelen llamar “resaca”. Buscar la felicidad por
otro camino es lo mismo que buscar lechugas en los arenales
del desierto.
Bien ha dicho Mel Gibson: “Nadie que vea la película
continuará pensando lo mismo”. El primero en verla ha sido
el Santo Padre, y sólo ha dicho: “Se corresponde con la
realidad”. La película comienza señalando el texto del profeta
Isaías: “Él soportó nuestros sufrimientos y nuestros dolores.
________________________________________________ 263

Él ha sido traspasado por nuestros pecados, todo por causa


de nuestros crímenes” (Isaías 53, 4—5). (¡Dios mío, el aborto!).
Don Camilo José Cela (d.e.p.) nos ha dejado escrito que
“nunca existieron profetas”. ¿Quién puede negar que Isaías y
tantos otros profetas hablaban de parte de Dios? ¿Cómo
podría saber Isaías ochocientos años antes del nacimiento de
Jesucristo lo que iba a suceder?
Las críticas que se vienen haciendo a la película de Mel
Gibson pueden ser el efecto del que ha oído decir que “la luz
luce en las tinieblas”, pero las tinieblas quieren seguir sin luz,
y que nadie la tenga. Es una pena que nos dejemos informar
por estos respetables señores, y no les hagamos caso al Santo
Padre, al Cardenal de Sevilla monseñor Amigo Vallejo, al
Obispo Leonard, a numerosos prelados de América, a los
grandes científicos que han examinado la Sábana Santa, años
y años, y a un sinnúmero de seglares muy expertos que, al
unísono con los referidos, todos nos tratan de persuadir para
ver la película, ¿y no sería bastante con que la recomendara el
Santo Padre?
La Pasión de Cristo nace de la envidia que le tenían. Esa
enfermedad que tantos sufren sin un solo ápice de provecho.
Es claro que ya estaba escrito todo ochocientos años antes de
su muerte, pero sólo los envidiosos podían perpetrar el
crimen más despiadado, más bestial, más ignominioso y cruel
que alguien puede imaginarse sin ver la película, en la que
salvo algunos detalles, corresponde a lo descrito por los
evangelios, según San Marcos, según San Juan, según San
Mateo y según San Lucas.
Es bueno pensar que la violencia que hemos visto en las
escenas de la película sólo adquiere sentido en el sacrificio del
mismo Dios por la humanidad, y no me importa declarar que
yo también he sido uno de los que lo llevaron a la misma cruz
(¿y tú?), cuando desconocía el infinito amor que a todos nos
tiene, hasta que Cristo me llamó a unos cursillos de
cristiandad el año 1960. “No fuisteis vosotros los que vinisteis
a Mí, he sido Yo quien ha ido a vosotros” (San Juan 15, 16).
264 ________________________________________________

Nunca podremos olvidar las lágrimas que derramaba su


Madre —y la nuestra— la Santísima Virgen en esta bendita
película.
Allí hemos visto la ternura, la dulzura, el amor de
Madre, la integridad, la fortaleza, la valentía, la serenidad de
la Madre de Dios, y como no tenía donde agarrarse, apretaba
con toda su fuerza un puñado de piedras pequeñitas que
luego vimos soltarlas de la mano.
Seamos agradecidos y amemos mucho a Jesús y a su
Santísima Madre, aunque esto pudiera costarnos la vida, y
agradezcamos también al periódico que nos permita esta
libertad de expresión.

Publicado en La Nueva España 21—4—2004 y


en La Voz de Avilés 8—5—2004

Nuestra Señora de Todos los Pueblos


(Holanda)
________________________________________________ 265

109

EL SIDA

P
ienso que una enfermedad tan cruel como el SIDA
tiene la mayor parte de sus raíces en el
incumplimiento del sexto mandamiento de la Ley
de Dios, sin que esto quiera decir que millones de personas
inocentes y vírgenes también la han contraído por el
desorden sexual de sus progenitores y por transfusiones de
sangre que dentro llevaban el virus. La prueba es que en
Uganda han conseguido reducir el SIDA un 50 por ciento con
programas de fidelidad y castidad.
Desde 1992 es el país africano que mayor éxito ha tenido
en la lucha contra el SIDA. Los 24 millones de personas
infectadas en el continente africano andan cerca de triplicar a
todos los que hay en el resto del mundo, donde se han
contabilizado menos de 10 millones de portadores del virus.
La excepcional medida sanitaria ugandesa tal vez haya sido
inspirada para —en primer lugar— raer el pecado que
conllevan los concubinatos, y líbreme Dios de existimar a los
que así viven, sabiendo que “el que esté libre de pecado que
tire la primera piedra” (Juan 8, 7).
El presidente ugandés, Yoseveri Museveni, lo tiene muy
claro, y así se lo hizo saber al presidente de los EEUU el
pasado mes de julio, cuando afirmó que “han priorizado la
promoción de la abstinencia sexual, la fidelidad dentro del
matrimonio y la castidad”.
Nosotros —los españoles— y tantas otras naciones, no
queremos que nadie sufra esa atroz y mortífera enfermedad,
pero incitamos a no renunciar al placer sexual dentro o fuera
266 ________________________________________________

del legítimo matrimonio, haciendo propaganda de


preservativos y anticonceptivos, y cuando todo falla, tenemos
la ley del aborto, después sustituimos ese sinnúmero de
víctimas por otro sinnúmero de emigrantes que, con mucho
respeto para los que vienen a trabajar honradamente, no
podemos olvidar a los terroristas que se cuelan en medio de
buenos trabajadores. El resultado es que, conforme a los datos
que tenemos, el 80 por ciento de los crímenes los vienen
perpetrando los extranjeros que llegan a España;
infelizmente, los respetables ateos nunca podrán comprender
que todo esto es fruto del maldito pecado.

Publicado en La Voz de Avilés 30—mayo—2004

Nuestra Señora de Valvanera


________________________________________________ 267

110

DESOBEDECER AL PAPA

C
reo no exagerar si digo que todos los males que
sufre la Iglesia son por falta de obediencia al Papa. Y
si buscamos la raíz que induce a la insumisión, se
puede decir que a todos los desobedientes les falta la luz del
Espíritu Santo, y algún insubordinado preguntará: “¿Y quién
tiene la culpa?” Pues la tiene usted por no hacer oración
suficiente, desobedeciendo al mismo Cristo: “Orad, orad para
no caer en tentación” (Mateo 26, 41; Marcos 14, 38; Lucas 22,
40).
Otro ejemplo muy claro lo tenemos en Fátima, pues en
todas las apariciones la Virgen exhortaba a los pastorcitos a
rezar rosarios todos los días y a hacer sacrificios por la
conversión de los pecadores. Y así, se pasaban meses enteros
sin beber agua en pleno verano, soportando jaquecas y todos
los males que conlleva esa sed ardiente en el monte.
Jacinta llegó a llorar algunas veces por la violencia del
dolor que le causaba la cuerda que llevaba atada a la cintura
día y noche, hasta que la Virgen le dijo que Dios estaba
contento con los sacrificios que hacían y pidió a los tres niños
que no durmieran con cuerdas para obtener el reposo
necesario.
En la segunda y tercera aparición del ángel cogió a los
niños jugando y les preguntó: “¿Qué estáis haciendo? ¡Rezad!
¡Rezad! ¡Rezad mucho! ¡Ofreced constantemente oraciones y
sacrificios al Altísimo!” —”¿Cómo hemos de sacrificarnos?”
—preguntó Lucía—. “De todo lo que pudierais ofreced un
sacrificio como acto de reparación por los pecados con los
268 ________________________________________________

cuales Dios es ofendido, y de súplica por la conversión de los


pecadores”.
Desde aquel mismo día los niños se pasaban horas con
la frente en el suelo recitando las oraciones que el ángel les
había enseñado, y conforme al dictamen de algunos obispos,
son las oraciones más ortodoxas que tiene la Iglesia, después
del Padrenuestro. Y ¿qué dice el Santo Padre a todo esto?:
“Los mensajes de Fátima son la continuación del Evangelio”.
También es de notar lo que dijo Juan Pablo II ante el cuerpo
diplomático antes de la guerra de Irak: “El ataque a Irak sería
una derrota para la Humanidad”. La “profecía” empieza a
cumplirse.

Publicado en La Voz de Avilés 24—junio—2004

El icono de la Madre de Dios de Kazan


________________________________________________ 269

111

LA CRUZ

M
ientras los católicos no lleguemos a
comprender el significado y valor de la
“cruz”, ni el “yugo de Jesucristo será suave ni
la carga ligera” (Mt 11, 30); todos los cristianos necesitamos
de las correcciones fraternas que Dios nos envía, con las
cuales un sinnúmero de almas se han salvado de las penas
eternas y han conseguido, a través de la cruz, que tan
generosamente Dios les ha enviado, entrar en la gloria eterna
colmados de una felicidad que ha de superar los mejores
momentos que hayamos vivido en esta vida. Así nos lo
promete Jesús y así lo creemos. Dios no nos puede engañar,
ni puede permitir nada malo en nuestra vida por fastidiarnos,
y menos, si cabe, enviarnos tanto dolor como hay en este
mundo si no fuese provechoso.
En las últimas décadas hemos visto cómo la inmensa
mayoría de los mandatarios políticos ha conseguido la
ruptura con Dios, y ya desgajados de Aquél que a todos nos
llama —repetidamente— a ser santos para que no existan
guerras, para que no existan ejércitos, para que no existan
fuerzas armadas, para que no exista más hambre en el
mundo, para que no existan ladrones, criminales, atracos,
secuestros, parejas de hecho que continuamente se están
matando y hasta quemando esposas e hijos, y todo este caos
amorfo que tanto nos apena y tanto nos duele; todo en suma
es fruto del pecado; lo que nos hace ver lo que sucede en un
mundo sin Dios y blasfemo. De ahí vienen las correcciones
fraternas que, en mayor o menor medida, todos necesitamos.
270 ________________________________________________

Y todos estos males se irán incrementando hasta que el


hombre se dé cuenta de lo que ha hecho por burlar a Dios y
abusar de la libertad absoluta que a todos nos ha concedido.
Pero Dios nunca es viejo y a cada uno de los hombres le dará
su merecido, entretanto, ese sinnúmero de errores lo
pagamos todos.
Llevo más de treinta años escribiendo sobre este mismo
tema. Primero en Brasil, después en periódicos y revistas
españoles; siempre haciendo el ridículo para muchos y
consolando a unos pocos y, porqué no decirlo, saciando el
hambre de los niños que puedo, los más pobres entre los
pobres, en los que veo al mismo Cristo crucificado. Y ¿sabéis
cuándo todos me van a dar la razón? ¡Cuando se mueran!
Quiera Dios que no sea demasiado tarde. Esta carta la enviaré
hoy a los 4 periódicos regionales para que el lector pueda ver
quiénes son los que aceptan la libertad de expresión. Muchas
gracias al que la publique, y buen deseo al que la eche a la
papelera.

Publicado en La Voz de Avilés 14—julio—2004


________________________________________________ 271

112

QUINCE DÍAS EN FÁTIMA

D
ada la confusión que se vive en España y en el
mundo, con respecto a la moral, ética, política y
religión —y criminal—, he comprobado que sólo
existe un paraíso en la Tierra: Fátima. Allí sólo se ven
centenares de sacerdotes vestidos de blanco, monjas con sus
hábitos rigurosos, peregrinos pasando la plaza de rodillas,
con niños a la espalda y el rosario pendiente de los dedos
impetrando las gracias que la Virgen concede a todos los que
la solicitan con justicia divina y ahínco.
En Fátima no existen los respetos humanos; obispos y
sacerdotes predican sus homilías sin complejos, sin miedo al
qué dirán, y en cada rosario que rezábamos todos los días a
las 9,30 horas de la noche todos pronunciaban (unas 400
personas) esa jaculatoria que la Virgen le redactó a Sor Lucía
y a sus primos para que fuese recitada en cada rosario, y dice
así: “¡Oh Jesús mío! perdonad nuestros pecados, libradnos del
fuego del infierno, llevad al cielo a todas las almas,
especialmente a las más necesitadas de vuestra misericordia”.
Cuando yo prestaba el servicio militar en Infantería de
Marina, en Madrid, y éramos obligados a asistir a m isa todos
los domingos y fiestas de guardar, un comandante que era
sacerdote y capellán de nuestra compañía, glosando el
Evangelio que trata del infierno y es un dogma de fe, nos dijo:
“Si un soldado se pelea con otro soldado, se le corta el pelo a
cero, si se pelea con un sargento, se le arresta un mes de
calabozo, pero si se pelea con el Jefe del Estado, Franco,
puede incurrir en la pena capital. Como veis el castigo va por
272 ________________________________________________

categorías, así, si blasfema contra Dios cometiendo un pecado


mortal sin arrepentirse, como la categoría de Dios es infinita,
el castigo infinito es, por eso existe el castigo eterno, es decir,
el infierno”.
Muchos santos nos han dejado muy claro que nadie
tiene el infierno más seguro que los que niegan su existencia.
Uno de los mayores taumaturgos que yo conozco, el santo
Cura de Ars, cuando un señor se acercó a su confesionario y
le dijo: “Padre, yo no creo en el infierno”. El Santo cura de
Ars, le respondió: “Si usted cree que Jesucristo es un
embustero y miente las 44 veces que nos anuncia el infierno
en los Sagrados Textos, yo no le puedo dar la absolución,
váyase, y cuando esté en el infierno creerá”.
Desgraciadamente, la mayor parte de los sacerdotes no se dan
cuenta de la responsabilidad que asumen al no prevenir a los
fieles del mayor peligro que existe en la eternidad.

Publicado en El Comercio 2—agosto—2004,


el Comercio Digital 2—agosto—2004 y
La Voz de Avilés 11—agosto—2004
________________________________________________ 273

113

EL ÚLTIMO BIEN

E
l último bien que todos podemos hacer es uno de los
más provechosos y el que menos cuesta. Sólo el
escrúpulo o la indiferencia nos pueden evitar el no
hacerlo. Me refiero a la donación de nuestros órganos. Sólo
hay que pensar en el bien que se puede hacer a un ciego o al
que sólo espera la muerte porque a su corazón le faltan
energías para seguir su ritmo normal. Igualmente podríamos
hablar del páncreas, de los riñones, del hígado, etc.
Meditemos un poco acerca de la tristeza que les infunde
a tantas familias que tienen un ser queridísimo postrado en la
cama esperando la mejor noticia que hayan podido imaginar
en toda su existencia, como sería recibir el órgano que les
“devuelve” la vida para seguir conviviendo con sus seres más
queridos, como pueden ser sus hijos, su esposa o sus padres.
Pues bien, esta cuestión tan zozobrosa y triste la están
sufriendo miles de familias en España, y la feliz solución para
todos está en nuestra generosidad.
Especialmente aquellas personas que han decidido
incinerar sus cuerpos cuando lleguen al término de su vida
terrena. No nos parece mal que se queme todo lo que no sirve
para nada, después de extraerles las vísceras que seguirán
viviendo y dando vida a nuestros hermanos.
Con el mayor respeto para los que se niegan a hacer el
último bien, me inclino a pensar que esta falta de solidaridad
puede tener algunas raíces en el “egoísmo”, es decir, el móvil
de un sinnúmero de pecados. No me cabe duda que, sean
católicos o ateos, Dios —al que nadie le gana en
274 ________________________________________________

generosidad— les ha de pagar más del 100 por uno este acto
tan caritativo.
Y como nadie puede dar ninguna lección sin ponerse él
mismo a la cabeza, les ruego a los ayudantes de los cirujanos
que me digan lo que tengo que hacer para ser donante de
todo lo predicho, mi teléfono es el 985344033. Conste que
tengo buena salud y muchas ganas de seguir viviendo.

Publicado en La Voz de Avilés 2—septiembre—2004

LA VIRGEN de CUAPA
(Nicaragua)
________________________________________________ 275

114

DESPEDIDA DE TINO

L
a despedida de un buen sacerdote que ama al
prójimo y, especialmente, al entorno de sus
amistades, siempre lleva consigo ese agridulce
nostálgico que le entristece un poco. Algo que ahora estará
soportando el padre Celestino Hevia, después de servir —
más de 15 años— con verdadera dilección a todos los que
frecuentamos la parroquia de San Lorenzo.
El padre Celestino Hevia siempre sabíamos dónde
estaba: celebrando Misa e introduciendo cánticos con su voz
potente, haciendo oración, confesando, visitando enfermos
con la Sagrada Comunión en el portaviático y haciendo
apostolado a través de sus palabras adecuadas, nobles y
humildes; mientras nos dejaba papeles con poesías o escritos
de los mejores y más ilustres santos.
Así se gastaba el poco dinero que tenía, con la santa
intención de santificar todas las almas que encontraba en su
iglesia y, en consecuencia, han sido muchos los que
contribuyeron con un donativo para que pudiera ir
dignamente vestido a prestar los mismos servicios —los que
le ordenen— a la iglesia de San Pedro.
¡Qué poco se valoran los sacerdotes que han consagrado
sus vidas a Dios para servir al prójimo, lejos de sus
queridísimos familiares, dejándolo todo a cambio de nada!
Bueno, esto es lo que lógicamente tienen que pensar los
increyentes. Nosotros, los católicos, sabemos y creemos que
han dejado la nada a cambio de Todo.
276 ________________________________________________

Gracias al padre Celestino Hevia por haberme


confesado muchas veces y servirme en todo momento que me
fue necesario. También tengo que agradecerle al ex párroco,
don Eduardo Gordón, por la atención que me ha dispensado
cuando le pedí que me confesara y me pusiera la Santa
Unción para ser operado de un cáncer, hace seis años,
interesándose por mi salud cuando regresé del hospital.

Publicado en El Comercio 17—septiembre—2004 y


en El Comercio Digital 17—septiembre—2004

La Virgen de Regla
________________________________________________ 277

115

EN COVADONGA

D
esde hace algún tiempo no hemos viajado a
Covadonga. Pero al leer todo lo que se ha venido
publicando acerca de Covadonga y de la
encomiable labor pastoral que viene realizando el señor
Arzobispo de Oviedo en muchas parroquias y en el “paraíso”
que corona la Santina de Covadonga, hemos sentido el deseo
espiritual de pasar una tarde asistiendo, un día laborable, a la
Novena de la Santina. Llegamos con una hora de antelación y
tuvimos que dejar el coche más de un kilómetro distanciado
del Santuario.
Había autobuses de Gijón, de Avilés, de Oviedo y de
múltiples parroquias; todos atendiendo a la llamada del señor
Arzobispo, monseñor don Carlos Osoro Sierra y, muy
especialmente, a la misteriosa atracción de la Madre de Dios
que tanto amamos los católicos y muchos asturianos de buen
corazón que sin pensarlo se dicen increyentes.
No tengo ni idea del número de peregrinos que nos
juntamos en Covadonga. Dos carpas exteriores en los
laterales de la basílica que el señor Arzobispo mandó
levantar, con las televisiones correspondientes para ver y oír
toda la ceremonia del interior de la basílica, pero en las carpas
y en el templo no nos dejaban entrar porque no había lugar
para más gente, ni sentados ni de pies, menos mal que los
seminaristas de Oviedo que guardaban el orden de los
peregrinos se compadecieron de nosotros y, finalmente,
pudimos entrar, apretujándonos como sardinas en lata.
278 ________________________________________________

En la brillante homilía que predicó un sacerdote


designado por el señor Arzobispo hemos visto claro el
impacto que iba causando en la multitud que allí nos
agolpábamos, a juzgar por la atención silenciosa de todos.
Pienso que a nadie se nos hizo larga y a todos nos hizo un
poco mejores. Luego vinieron las palabras sinceras y sentidas
del señor Arzobispo que a todos nos convence porque él está
convencido de lo que predica. Y al terminar la ceremonia
mandó que se rezara un rosario mientras la Santina salía en
procesión hasta la Cueva. Es de notar que nuestro santo
Arzobispo, con su amigo y nuestro presidente, don Vicente
Álvarez Areces, pretenden que Covadonga sea “uno de los
mejores santuarios del mundo”. Un poco exagerado, pero con
santa voluntad.

Publicado en El Comercio 24—septiembre—2004,


en El Comercio Digital 24—septiembre—2004 y
en La Voz de Avilés 17—octubre—2004

Majka Bozja Bystrica


Patrona de Croacia
________________________________________________ 279

116

QUERÍA SUICIDARSE

H
ace algunos años mandé a imprimir —en la
imprenta La Versal— una serie de opúsculos
escritos por la vidente de Fátima, Sor Lucía.
En ese librito de las apariciones de Fátima
invitaba a los devotos de la Virgen a reunirse con nosotros en
cualquiera de las delegaciones que tenemos en Asturias,
indicando dirección y teléfonos. Los distribuimos por casi
todas las iglesias de Gijón, Avilés, Oviedo y otros lugares.
Algún tiempo después me llama por teléfono un joven
diciéndome que iba a suicidarse. Me explicó la situación tan
penosa y triste en que se encontraba.
Le dije que lo comprendí muy bien, pero que esperara
un día más para conocernos. Quedamos en vernos al lado de
la Virgen de Covadonga en la Iglesiona. Al terminar la Misa
se acercó a mí y le pedí que esperara un poco mientras yo
continuaba rezando el rosario a la Santina. Salimos de la
iglesia y hablamos mucho. No me negaba la posible
existencia de Dios. Pero había leído mucho y conocía los
personajes más importantes y más intelectuales que murieron
como acérrimos ateos, negando siempre la existencia de Dios,
y me atacaba continuamente por ese camino.
Yo le dije que todos esos respetables señores nunca
habían sido sinceros consigo mismos. ¿Por qué? —me
preguntó—. Porque la sinceridad —respondí— es la verdad,
y la verdad es que ningún ateo puede saber que Dios no
existe. Lo verdadero y lo sensato sería que nos dijeran: “Yo no
sé si Dios existe o no. No lo puedo saber, pero no creo en Su
280 ________________________________________________

existencia”. El joven aceptó el razonamiento, y como estaba


de baja en el trabajo le pedí que me acompañara todos los
días a Misa y nos haríamos buenos amigos, rogándole que
esperara un mes más para suicidarse. Le fui dando libros
adecuados para acercarse a Dios, hasta nueve. Le pasaron
todos los males que tenía, encontró una novia cristiana,
inteligente, guapa y buena. Se casó y tuvieron dos hijos
maravillosos, y hoy son felices, y nunca pasan las Navidades
sin felicitarme.
Escribo esta carta con permiso de mi buen amigo,
omitiendo su nombre por razones lógicas, y creo que esta
reinserción es mejor que las que proyectan y ponen en
práctica la izquierda y la derecha, y tal vez se salvaran
muchas de las 3.500 personas —la mayoría jóvenes— que se
suicidan anualmente en España, cifra que nos dio ayer la
televisión.

Publicado en El Comercio 24—septiembre—2004,


en El Comercio Digital 24—septiembre—2004
y en La Voz de Avilés 3—octubre—2004
________________________________________________ 281

117

UN NIÑO SUPERDOTADO

N
uestra amistad con un matrimonio que habitan
en el mismo edificio donde nosotros vivimos se
fue consolidando por coincidir en todo. Este
piadoso matrimonio que me impiden
mencionar sus nombres y el de un hijo prodigioso que cuenta
actualmente once años, el pasado día 12 nos acompañaron
para asistir a un retiro espiritual que nos daba el reverendo P.
Raymond, y cuando estábamos contemplando con verdadera
atención la primera conferencia, nos dimos cuenta de que la
señora Josefina Santiago parecía estar muerta en la silla con el
cuello encorvado y la cabeza descansando sobre el mentón
que se apoyaba en el pecho.
Una misionera de Lumen Dei intentaba reanimar a la
paciente, pero no conseguíamos nada, convencidos
estábamos de que Josefina Santiago —con 94 años— había
llegado a su fin, después de unos 15 minutos dándole masajes
y viendo que nada se podía hacer, mientras llegaba la
ambulancia, el niño de once años se postró ante el sagrario
con el rosario en las manos, rogándole al que había sido
fundador de LUMEN DEI —padre Rodrigo Molina— que no
la dejara morirse, y cuando llegó la ambulancia, Josefina
Santiago estaba de pie con la misma sonrisa de siempre, sin
enterarse de nada.
Después nos enteramos de que el niño —quien tal vez le
había salvado la vida por la intercesión del padre Rodrigo
Molina— es superdotado, el número uno de su clase, con
282 ________________________________________________

verdadera vocación para ingresar en el seminario de Lumen


Dei cuando termine el bachillerato, pues no pierde ni una
misa ni deja de confesarse todas las semanas, reza el rosario a
los pies de la Virgen todos los días, tiene una inteligencia
prodigiosa, un cociente intelectual de 130. En fin, es un santo
con once años, lee las lecturas en la iglesia con una
naturalidad pasmosa, y tiene una presencia física excelente.
Esto es lo que hemos visto y lo que nos contaron sus buenos
padres.

Publicado en La Voz de Avilés 11—octubre—2004

La Virgen de la Salette
________________________________________________ 283

118

HACED LO QUE ÉL OS DIGA

A
yer, domingo, asistimos a misa a la basílica del
Sagrado Corazón, allí nos encontramos con 32
sacerdotes, con un obispo que ejerce sus
funciones religiosas en la India, y con nuestro querido
arzobispo, don Carlos Osoro Sierra. En la Basílica de Gijón no
había lugar para más gente. Después de dar lectura al
Evangelio donde nos dice cómo el fariseo daba gracias al
Señor por ser él mejor que todos los demás, ayunando y
pagando el diezmo, mientras el publicano, que no levantaba
la cabeza en el templo avergonzado de sus pecados y de la
miseria que llevaba encima, golpeándose el pecho, le
impetraba la gracia al Señor solicitándole con ruegos y
ahíncos el perdón que inmediatamente le fue concedido por
Jesucristo, al tiempo que el engreimiento del fariseo fue
reprochado por el Señor.
La homilía del señor Arzobispo fue una de las más
brillantes y profundas que tuve el placer y el consuelo de oír.
Bien distanciada de cualquier ideología política. Centrada en
el amor de ese Cristo que lleva don Carlos dentro y fuera del
pecho, proclamándolo siempre para que todos le conozcan y
le amen como Dios se merece. ¿Quién se ha preocupado más
de los pobres que Jesucristo? Nadie. ¡Pobres de los ricos que
no comparten su riqueza con los pobres!
Don Carlos con voz potente nos alentaba, a sacerdotes y
seglares, para que siempre demos testimonio de nuestra fe,
sin miedo, sin prejuicios y sin complejos, y llegó a decirnos
que imitando al mismo Cristo, con perdón para todos, “el
284 ________________________________________________

cristiano tiene que estar dispuesto a dar hasta la última gota


de sangre si preciso fuera”.
Glosó el Evangelio magistralmente, enfervoreció, como
sólo un santo lo puede hacer a todos los fieles. Esto lo hemos
podido comprobar cuando nos pidió que nos diéramos
fraternalmente la paz. Pues nunca he visto tanto entusiasmo
en darnos las manos unos a otros, en besarse padres e hijos,
matrimonios y amigas; todos inundados de alegría con la
sonrisa en los labios y el corazón rebosando de amor.
También nos habló de la Virgen María y terminó con las
palabras que la Madre de Jesucristo dijo a los invitados de las
bodas de Caná: “Haced lo que Él os diga”. Los santos son así:
viven y mueren sembrando el amor, el perdón y la paz.

Publicado en La Voz de Avilés 2—diciembre—2004

NUESTRA SEÑORA DE NAREK


Líbano
________________________________________________ 285

119

MÍSTICA

E
scribir sobre mística sin creer en Dios es lo mismo que
describir el Cielo sin haber muerto. El Santo Padre no
es de este mundo. Vive muriendo para Cristo y vive
viviendo para el bien de la humanidad. Así lo ha hecho
Jesucristo y así nos lo ha pedido a todos los que creemos en
Él. Infelizmente sólo los santos viven para Dios y mueren
para Dios. El Santo Padre sabe que Él también ha sido
redimido por la cruz de Cristo y por la sangre. Y como bien
ha dicho: “Si Cristo se hubiera bajado de la cruz, yo me
bajaría también”. El Santo Padre y los cristianos buenos sólo
serán comprendidos por sus enemigos cuando éstos se
mueran. Bienaventurados cuando os persigan y calumnien
por causa de mi nombre porque vuestro será el Reino de los
Cielos.

Publicado en El Comercio 12—febrero—2005 y


en El Comercio Digital 12—febrero—2005.
286 ________________________________________________

120

TODO SUCESO ES DIGNO DE


ALABANZA A DIOS

H
ace muchos años, el amigo de una humilde
familia, apasionado por una adolescente de 13
años, hija de sus amigos y vecinos,
aprovechando la soledad en que se
encontraba en su casa la bella jovencita, intentó violarla, y
siendo esta santita de misa y comunión diaria, prefirió la
muerte criminal que le propinó a puñaladas antes que perder
su virginidad. La llevaron al hospital y sólo se preocupó de
encargarles a sus padres que perdonaran al asesino,
muriendo unas horas después.
Si alguien dijera que este suceso era digno de alabanza a
Dios, lógicamente lo pondrían de loco, cuando en verdad esa
sería la voz de una fe profunda en el Altísimo, de la confianza
que Dios se merece, y de la luz que el Espíritu Santo derrama
sobre las personas que siguen los preceptos de Jesucristo.
Dios no puede enviarnos cruces y desgracias por fastidiarnos.
Él todo lo hace por amor a nosotros. Cuántas almas se habrán
salvado gracias al cáncer, a la lepra, al sida y a tantas
desgracias como suceden en el mundo, son incontables. Yo he
visto estos casos en mi familia.
La Madre Teresa de Calcuta nos ha dejado escrito que
toda tribulación o desgracia es un beso de Dios. ¿Sabía algo
de caridad, de religión, de la forma que Dios tiene de actuar
para nuestro bien? Creo que sabía mucho la beata y premio
Nobel de la Paz.
________________________________________________ 287

Vamos a analizar el crimen predicho: María Goretti, el 6


de julio de 1902, sus palabras antes de morirse éstas fueron:
“Quiero a mi asesino cerca de mi en el cielo”.
El crimen ha motivado que fuera canonizada, su
apostolado ha dado la vuelta al mundo y permanecerá hasta
el fin de los tiempos leyéndose su biografía y convirtiendo
almas. El asesino, Alejandro Serenelli, después de 29 años
encarcelado, donde se le presentó María Goretti para
anunciarle el cielo que le esperaba, entró en un convento de
frailes y todos terminaron empequeñecidos con la
espiritualidad del que otrora fue asesino. ¿Es digno de
alabanza a Dios el suceso narrado? Yo creo que sí.

Publicado en La Voz de Avilés 12—febrero—2005

La Virgen del Huerto


288 ________________________________________________

121

COSAS DE JESÚS Y SU MADRE

L
a Virgen María nos envía mensajes completamente
destituidos del sentido común, lo que sólo se
puede comprender años o siglos después.
A tres niños de siete, ocho y nueve años, completamente
analfabetos, ha venido María a contactar con ellos en un
bosque desolado y confinante con nueve casas corroídas por
los temporales y el pasar de los años, donde sólo se
alumbraba en los hogares con aceite de alcuzas. Tampoco
había periódicos ni sombra de carreteras.
La Virgen les dice que recen por la conversión de Rusia,
y Lucía me ha dicho que rezaban por la conversión de una
mujer mala para que se convierta. Es claro, nunca habían oído
hablar de ninguna nación. ¿Cómo podrían esos infelices
divulgar en el mundo tantos mensajes y entenderse con
obispos y papas para darles a comprender los diálogos que
sor Lucía había tenido con la Virgen, en Fátima y en
Pontevedra?
No sería mejor —me dice un amigo materialista— que la
Virgen se hubiese aparecido a tres intelectuales para mover
todo eso con rapidez y con más eficacia.
¿Ignora usted —le pregunté— que los niños eran como
tres ángeles llenos de pureza e incapaces de inventar o mentir
todo cuanto les encomendó la Virgen, mientras ya venían
rezando el rosario que sus padres les habían enseñado en sus
hogares, adicionando después las oraciones que el ángel les
recitó y que misteriosamente ellos memorizaron con toda
perfección?: “Dios mío, yo creo, te adoro, y te amo, y te pido
________________________________________________ 289

perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te


aman”, etc., etc.
¿Cree usted, amigo, que los intelectuales se pasarían
horas con la frente en el suelo recitando esas oraciones? ¿No
se engreirían queriendo hacerlo mejor que el mismo ángel,
con todos los mensajes envueltos en vanidad sin ningún
provecho? ¿Quién puede dudar de que Jesucristo llevó a
nuestra Santa Iglesia hasta los confines de la tierra
sirviéndose de plebeyos y pescadores? “Si no fuereis niños
como éstos, no entraréis en el Reino de los Cielos”(Lc 18, 16—
17), cosas de Jesús y Su Madre.
En este momento me llaman por teléfono de Fátima
para decirme que Sor Lucía ha muerto. 25 años nos ha
honrado mucho con su santa amistad. 160 cartas y numerosas
tarjetas de Sor Lucía conservamos en nuestro archivo. Algo
comentaremos sobre este tema.

Publicado en El Comercio 16—febrero—2005,


en El Comercio Digital 16—febrero—2005
y en La Voz de Avilés 16—febrero—2005
290 ________________________________________________

122

SOBRE EL SANTO PADRE

L
a respetable señora doña Carmen Martínez
Gutiérrez ha publicado una carta el pasado día 25
de febrero con el título que aparece en la mía.
Tengo que ponderar el sentido compasivo y humano que nos
comunica su misiva acerca de un santo gigante como lo será
Juan Pablo II. Pero nadie se puede permitir la osadía de
proyectar un gobierno para la más alta e ilustre jerarquía de
la Iglesia Católica.
Para comprender al Santo Padre hay que penetrar
mucho en los Evangelios de Jesús, hay que leer muchas
biografías de santos, hay que saber por qué Santa Teresa de
Jesús pasó toda su vida de convento teniendo por almohada
un basto madero que le causaba heridas en la cabeza, hay que
saber por qué San Pedro de Alcántara no podía dormir
acostado en su celda porque sólo tenía metro y medio de
larga y una de ancha, hay que saber por qué el Santo Cura de
Ars comía las patatas cocidas después de ocho días con
moho, hay que meditar por qué el Padre Pío de Pietrelcina
(canonizado) le puso Jesucristo las mismas cinco llagas que
sufrió Él con los clavos y la lanza del soldado, perdiendo
sangre más de 50 años sin que nunca tuviera una anemia, y
después hay que informarse de los milagros que hizo y de las
almas que salvó con sus terribles pEnitencias, y las que
continuará salvando hasta el fin del mundo, pues su
biografía, incomparable a cualquier otra, ha calado tanto en el
corazón de millones y millones de católicos —y en el de otros
________________________________________________ 291

que no lo eran— que el sepulcro del Padre Pío recibe


7.500.000 peregrinos anualmente de todas partes del mundo.
Y aunque esto no nos guste, somos obligados a decir
unas verdades entre todas las que Jesucristo nos ha dicho: “Si
no hiciereis penitencia, igualmente todos pereceréis” (Lucas
13, 3—5), y “el que omitiere uno de mis preceptos, será tenido
por menos en el Reino de los Cielos” (Mateo 5, 19) si es que lo
consigue. “Estrecha es la senda que lleva a la salvación y
¡cuán pocos van por ella! ¡Ancho es el camino que lleva a la
perdición, y cuántos van por él!” (Mateo 7, 13—14).
¿Comprende ahora, hermana mía, doña Carmen, cómo
el Santo Padre quiere morir en la cruz para salvar tantas
almas que van camino de la perdición? Yo no sé cuánto
habrán disminuido las facultades mentales del Santo Padre,
pero el libro que acaba de escribir muestra todo lo contrario.
Y eso de escoger a un cardenal joven es muy peligroso, puede
faltarle madurez espiritual, y si sale “progre” ya se encargaría
Satanás de hacer que lo ovacionaran en todo el mundo los
laicistas para hacerle “más progre”. Cordialmente le saluda y
le pide perdón por las molestias que puede ocasionarle mi
pobre carta.

Publicado en El Comercio 9—3—2005 y


El Comercio Digital 9—3—2005
292 ________________________________________________

123

EL SANTO PADRE

M
e parece un atrevimiento por mi parte escribir
algo sobre un Papa que ha sido conforme al
dictamen de su excelente biógrafo George
Weigel— el más relevante entre los 265 pontífices que fueron
coronados después de San Pedro. Pero el amor que me ha
unido a él desde el mismo día en que fue coronado como
Obispo de Roma, sin dejar que pasara un solo día sin rezar
por sus santas intenciones, me hace pensar que desde el cielo
puede darme facultad para hacerlo.
Puede parecer que he sido demasiado listo al llenarme
de amor espiritual sin conocer tan sólo la primera actuación
de Juan Pablo II. Pero esto tiene una explicación: Cuando la
campesina de 65 años —María Wanda— fue asediada por los
periodistas en Cracovia para decirle que el hombre a quien
ella había servido durante dieciocho años había sido elegido
Papa, en aquellos momentos, confusa y despistada, sin
pensar lo que les decía, puso al descubierto la vida íntima del
purpurado Farol Vojtyla, y les dijo:
“En la capilla se pasaba horas interminables. No se daba
cuenta del frío del invierno. Se olvidaba de la hora del
almuerzo. Nunca usaba el reclinatorio. Se arrodillaba en el
pavimento con la frente en el suelo. Pocas veces tenía que
hacerle la cama. Tenía unas mantas en el armario y las ponía
en el suelo para dormir. Pero esto no debería de descubrirlo,
estoy muy nerviosa…”.
Como hemos visto, Juan Pablo II ya estaba bien
dispuesto para ser santo antes de ser Papa. Los santos nos
dicen que el que reza se salva, y el que reza mucho Dios le
hace santo. En cuarenta y seis años de práctica religiosa he
________________________________________________ 293

leído la síntesis biográfica de mil seiscientos santos que


aparecen en cuatro volúmenes biografiados por el religioso
Butler. Y no conozco a ninguno que no haya tenido vida de
oración, profunda y meditada, sin faltar nunca las duras
penitencias que, ni siquiera, han excluido a los beatos de ocho
y diez años, Jacinta y Francisco, los que hacían largas horas
de oración y penitencias tan duras porque así se lo había
pedido la Virgen. De Sor Lucía puedo decir lo que ella nos ha
dicho cuando le pregunté cuántas horas dedicaba a la oración
cada día: “Cinco”, me contestó.
Es verdad que Juan Pablo II disfrutó muchos años del
don de la fortaleza, del don de una inteligencia privilegiada,
del don carismático, al que adicionaba un cúmulo de
penitencias y oraciones que santificaban su persona, y en mi
humilde opinión, esa santidad era la que movía los corazones
de las multitudes que siempre encontraba en los viajes que
hacía al extranjero y también cuando se quedaba en la Plaza
de San Pedro. Los santos son aquellos que diariamente
conectan con Dios a través de la oración y de las buenas
obras, porque “la fe sin obras es inútil, es un cadáver”
(Santiago 2, 17).
Cuántas cábalas se han hecho al ver un hombre como
Farol Vojtyla entregando la vida a Dios, día a día, sufriendo
estoicamente lo que tal vez no podemos imaginar. El motivo
es claro: ¿Qué hubiera sido de nosotros sin la pasión y muerte
de Nuestro Redentor? ¿A quién podríamos buscar como
Abogada y defensora nuestra si no fuera por la pena y el
sufrimiento lacerante que sufrió la Virgen María viendo a su
Hijo, mil veces santo, clavado en la cruz y perdonando a sus
verdugos? A los cristianos, ha de parecernos claro que a
mayor sufrimiento, por amor a Cristo, mayor gloria en el
cielo y mayor bien para los que siguen viviendo.
¿No es esto lo que nos enseñan y demuestran, Jesús,
María y Juan Pablo II?
Publicado en La Voz de Avilés 4—abril—2005,
en La Nueva España 7—abril—2005 y
en La Nueva España Digital 7—abril—2005
294 ________________________________________________

124

CUÁNTOS CRITICARON AL PAPA

M
uchos juicios se hicieron sobre el Santo Padre
que casi nos parecían temerarios. Juan Pablo
II siempre fue demasiado fuerte para dejarse
manejar por alguien que no fuera el que él representa en la
tierra como su Vicario. Cuando un católico —y especialmente
el Jefe de la Iglesia universal— disfruta de un ideal
cognoscitivo y sublime, sólo le importa cumplir la Santa
Voluntad de Dios, esto es, seguir literalmente el Evangelio de
Jesucristo, sin poner límite al sufrimiento, como así lo ha
hecho Jesucristo por amor a la empecatada naturaleza
humana y por obediencia al Padre, y para abrirnos las
puertas del cielo.
Cuando Jesucristo llevaba la cruz a cuestas y lo iban
flagelando unas piadosas mujeres le compadecían y lloraban.
Él les dijo: “Llorad por vosotras y por vuestros hijos, por mí
no lloréis” (Lucas 23, 28). ¿No sería esta la misma respuesta
que le hubiese gustado dar al Papa a los que tanto le
compadecían y pedían su dimisión?
Juan Pablo II sabía muy bien que “el que pone la mano
en el arado y mira hacia atrás no es digno del Reino de los
Cielos” (Lucas 9, 62). Al Santo Padre se le podía considerar
como el mejor amigo de Aquella Mujer que le salvó la vida: la
Madre de Dios. También como el solícito y fiel servidor del
Hijo de María. Y el que tenga un poco de espiritualidad se
dará cuenta de que sólo a la Madre y al Hijo preguntaría por
la decisión que tenía que tomar en cada prueba que le
enviaban, por el amor inmenso que le tenían. Sería una
________________________________________________ 295

herejía pensar que Dios nos envía los males por fastidiarnos,
y una tristeza no comprender que lo hace por amor. Dios no
quiere ni puede querer que alguien vaya al purgatorio o al
infierno. Él nos ha creado para ser eternamente felices en el
cielo, pero el que quiere condenarse se condena, pues nos ha
dado libertad para todo, incluso para matar a los niños
inocentes, como se la dio a Herodes.

Publicado en La Nueva España 12—abril—2005 y


en La Nueva España Digital 12—abril—2005

NUESTRA SEÑORA DE FILERMO


296 ________________________________________________

125

ELUCUBRACIONES SOBRE EL PAPA

C
omo tantos millones lo hacen en todo el mundo, yo
también pido a Dios por el Santo Padre, y más
todavía por el que ha de sucederle. Después me
pregunto: ¿Si él no está en el cielo, a mí que me espera?
Seguidamente empiezo a elucubrar con gran optimismo:
pienso que el colosal homenaje que se le ha tributado en
todas las iglesias católicas del mundo ha sido querido e
impulsado por el mismo Cristo, a quien Karol Vojtyla amó
con todas sus fuerzas, con toda su alma y con todo el excelso
entendimiento que Jesucristo le dio. Y como Dios es más
agradecido que todos nosotros, ¿por qué no había de hacerlo?
Después vuelvo a elucubrar sobre todos los canales de
televisión españoles, y me pregunto: ¿Será posible que los
mismos que llevan tantos años sirviendo a Satanás hayan
pasado a servir a Dios sin cejar de hacerlo día y noche? ¿Qué
está pasando aquí? Después vuelvo a elucubrar: Jesucristo ya
estaría reharto de ver un sinnúmero de almas ingenuas y
buenas, tan amadas por Él, y bien manipuladas por Satanás.
Y como Dios escribe todo derecho con renglones
torcidos, les ha permitido a los mandatarios políticos crear
una situación política tan confusa, y hasta peligrosa, que se
han visto obligados a cubrirlo todo con la llamada cortina de
humo, sin otro remedio que propagar el mayor apostolado
(en menos tiempo) que jamás ha conseguido la Iglesia llevar a
todos los rincones del mundo, frotándose las manos
gozosamente y agradeciendo a Dios el que haya hecho revivir
________________________________________________ 297

en el mundo casi todo lo mejor de sus discursos y viajes


apostólicos al extranjero, que han sido ciento cuatro.
Sigo elucubrando:
Si todos los políticos propagaran el Evangelio, y todos
nos propusiéramos aceptarlo como Cristo nos manda, ¿habría
crímenes en los hogares? ¿Habría robos? ¿Habría secuestros?
¿Habría guerras? ¿Habría sida? ¿Habría divorcio? ¿Habría
aborto? ¿Habría hambre en el mundo, sabiendo que nos sobra
riqueza para que no mueran más niños por inanición?
¿Estarían muertos por aborto los 2.000 millones de niños que
fueron abortados en los últimos diez años en todo el mundo,
conforme a los datos que nos ha dado la ONU? ¿Habría
tantas catástrofes naturales por el castigo que todos
merecemos? ¿Habría armas atómicas que nos cuestan un
sinnúmero de millones y que muy probablemente sólo
pueden servir para destruir nuestro planeta y exterminar
toda la humanidad?
Y lo más terrible de todo no es lo predicho, lo más
terrible y desolador son las almas que se condenan
eternamente. Jesucristo nos habla del infierno 44 veces en los
Sagrados Textos, 113 de Satanás. ¿Todo mentira? ¿Jesús
embustero? ¿No ha preferido ser crucificado antes de
retractarse de las verdades que había dicho? ¿No ha dado su
vida por la verdad, por obediencia al Padre y por el inmenso
amor que nos tiene a todos, y por rescatarnos del pecado y
salvar nuestras almas?
¿Por qué le odiamos, querido lector? ¿No ha sido un
hombre bueno para todos, especialmente para los más pobres
y desarrapados? ¿No sería mejor estudiar la vida de
Jesucristo que la de tantos guerreros como sois obligados a
estudiar los jovencitos?
¿Cómo se puede hablar en este mundo de solidaridad,
mientras cien mil niños y ancianos se mueran de hambre
todos los días, por faltarles las miles de toneladas de
alimentos que diariamente se lanzan a la basura en los países
desarrollados?
298 ________________________________________________

Dios nos dice: “La justicia y la paz se besan” (Salmos 81,


11), y yo añado que el odio y la guerra se abrazan. Por eso
creemos que mientras falte la verdadera justicia que inclina a
dar a cada uno lo que le corresponde y pertenece, no faltarán
las guerras ni llegará la paz.

Publicado en La Nueva España 19—abril—2005 y


en La Nueva España Digital 19—abril—2005

NTRA. SRA. LA VIRGEN DEL CASTILLO


Patrona de YECLA (Murcia)
________________________________________________ 299

126

SABER VIVIR

P
ienso y creo que Dios nos ha dejado escrito un
proyecto de vida para el hombre, magnífico. Pero
el hombre quiere saber más que el Omnisciente,
rehúsa el Evangelio, busca la paz con la guerra, legisla la
justicia que apoya a la injusticia (aborto, eutanasia), sustituye
el santo sacramento del matrimonio por pasiones
desenfrenadas que rápidamente llevan a muchas parejas al
desamor y al hastío; de nada les culpo a los jóvenes que han
sido educados así a través de la televisión “basura” y también
de las revistas pornográficas.
Los gobiernos quieren que la juventud disfrute, y no
pocos terminan matando y suicidándose. Conozco a un
guardia de Gijón, con el que nunca tuve el honor de hablar,
pero le vengo observando y siguiendo desde hace muchos
años, cuando era un jovencito soltero, y todos los días le veía
en la misa primera cogiendo la mano de su novia. Una
jovencita bien recatada, vestida decorosamente, tal y como la
Virgen quiere que todos vayamos a la Santa Iglesia.
Esta pareja ejemplar, a todos los que les hemos
observado año tras año, nos merece un respeto bien superior
al de muchos marqueses y condes que no son ejemplo de
nada, y no podemos dudar de que los novios predichos
hayan llegado al matrimonio con verdadero amor y como
Cristo quiere que lleguemos todos. Es verdad que Dios les ha
dado una prueba durísima, pero también es verdad que “Su
yugo es suave y Su carga ligera”, para los que aceptan sus
preceptos. No por haberse quedado sin vista la esposa del
300 ________________________________________________

guardia dejan de llegar a misa bien temprano todos los días,


cogiendo él de la mano a su santa esposa y recibiendo la
sagrada comunión el feliz matrimonio que saben vivir como
Dios manda.
Mejor es quedarse ciego
sin una chispa de luz
que estar viendo el mundo entero
sin conocer a Jesús.

Publicado en La Voz de Avilés 24—abril—2005

Vergine delle Grazie


San Giovanni in Laterano - Roma
________________________________________________ 301

127

BENEDICTO XVI

P
ienso que sólo una minoría estamos muy
satisfechos con la elección de Su Santidad
Benedicto XVI, y en mi modestísima opinión creo
que difícilmente encontrarían otro más adecuado para
sustituir al que tanto bien ha hecho a la Iglesia y a toda la
humanidad, como lo ha demostrado Juan Pablo II en sus 27
años de pontificado. “El grano de trigo que cae en la tierra y
muere, ése da mucho fruto” (Juan 12, 24), máxime cuanto más
se prolonga su agonía y el siervo de Dios, iluminado por el
Espíritu Santo, y lleno de amor al prójimo y a su Salvador,
recibe fuerzas para seguir haciendo el bien hasta el último
aliento, sabiendo que después de su muerte corporal, desde
los altares y desde las librerías no cejará de hacer apostolado
y de salvar almas hasta el fin del mundo. Ejemplos de otros
santos bastantes tenemos.
“Benditas lágrimas, penas y enfermedades, que son
nuestro tesoro. ¡Qué bueno es tener que sufrir!” (Beato Rafael)
“Dígnese Nuestro Señor Jesucristo concedernos la alegría del
sufrimiento. Jamás nos da pruebas más señaladas de su amor
que con el sufrimiento” (Santo Cura de Ars), a quien Karol
Vojtyla ha puesto como ejemplo a seguir a todos los
sacerdotes del mundo.
“Las tribulaciones y el dolor son un beso de Dios”
(Beata Teresa de Calcuta). Así podríamos seguir
reproduciendo frases similares que nos han dejado escritas
un sinnúmero de santos y doctores de la Iglesia Católica.
Creo que es una pena lastimosa el despilfarro que se hace en
el mundo de tanto dolor como viene sufriendo buena parte
de la humanidad (por no aceptarlo y renegar de Dios
302 ________________________________________________

creyendo que lo hace por fastidiarnos), por ignorar que Dios


nos lo envía impregnado de amor para corregirnos
fraternalmente, llamándonos para que vayamos a los pies de
Jesucristo sacramentado, y diciéndonos: “Venid a Mí todos
los que estáis cansados y afligidos, que Yo os aliviaré, porque
mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mateo 11, 30). ¿Qué
puede pretender Jesucristo con tanto sufrimiento como nos
envía o permite que venga sobre nosotros, sabiendo que Él ha
sido mil veces santo? Sólo prepararnos para que nadie se
condene, como lo ha demostrado con su Pasión y Muerte,
amándonos hasta el extremo (Juan 13, 1). Hermano lector, el
cielo está muy alto y muy limpio. Es necesario expiar
nuestros pecados. No podemos entrar allí llenos de carroña.
Para ver a Dios hay que estar tan limpios como las nieves de
las cumbres desiertas. Pero no hay que temer, sólo actuar.
Dios nos ayuda con sus gracias, con su misericordia, con las
correcciones fraternas, y encima de todo esto nos ha dejado a
sus ministros en los confesionarios para perdonarnos todos
los males que hayamos hecho a lo largo de nuestras vidas.
Pero hay que estar arrepentido, sentir dolor y contrición por
haber ofendido al que más nos ama y nos promete ser
eternamente felices con todos nuestros seres queridísimos en
el Cielo.
Embelesado con las cosas de Dios y del cielo, he dejado
sin ilación lo que pretendía decir de Su Santidad Benedicto
XVI, el mejor teólogo del último siglo, el más solícito y fiel
servidor de Juan Pablo II, el que mueve montañas con su fe,
el cardenal más austero que ha pasado más de veinte años
viviendo en un piso viejo y pobre al lado del Vaticano
(haciéndose el mismo la comida), el amigo de los pobres, y
que valientemente sabe decir las verdades de Cristo sin el
menor atisbo de mal humor, y sabe también dialogar con
cualquiera que no piense como él. Su erudición e inteligencia
se encuentran bien avaladas en los más de cincuenta libros
que lleva escritos en los últimos 50 años. Hace muchos lustros
que lo vengo siguiendo con gran admiración, sabiendo que es
un hombre de Dios.
________________________________________________ 303

En consecuencia, es lógico que los cardenales que todos


se conocen muy bien, le hayan elegido Papa. Su antecesor no
ha corregido ni un solo versículo de los santos Evangelios de
Jesús, como ningún Papa puede hacerlo sin cometer una
herejía por corregir a Dios, y esta forma de actuar de Karol
Vojtyla le ha llevado al cenit del éxito espiritual, del éxito
ecuménico, del éxito evangelizador, y lo que es más
importante: ser proclamado santo en muchas partes del
mundo.
Terminaré diciendo a los respetables señores y señoras
que le piden al Papa la concesión de preservativos y otros
medios artificiales para evitar el sida o el embarazo no
deseado, que les falta conocimiento del Evangelio. Si por
“evitar el sida” se incita el pecado mortal de la sexualidad
fuera del matrimonio canónico, lógicamente el Santo Padre
sería obligado a cargarse todos los pecados mortales que por
su permisividad fuesen cometidos. Y ahora les pregunto a los
señores predichos: ¿Si ustedes tuvieran la responsabilidad
que tiene el Vicario de Cristo en la tierra, si tuvieran su fe, si
creyeran ciertamente en el cielo, en el infierno y en el
purgatorio, se atreverían a presentarse en el juicio que a todos
nos espera delante de Cristo después de haberle traicionado y
llegar allí como un antipapa, sabiendo que ese sinnúmero de
pecados mortales seguiría corriendo hasta el fin del mundo y
la Iglesia quedaría mutilada, o mejor, dejaría de existir?
Reflexionemos todos y no pidamos lo imposible. ¿Solución?:
Fidelidad marido y esposa, y abstinencia para los solteros.
¿Es mucho pedir? A cambio nos conceden el cielo. ¿No crees
en nada? Sigue tu vida y deja la Iglesia. Ser cristiano como
Dios manda exige una dosis de heroísmo, y ese heroísmo a
todos nos es concedido por Dios. Él nunca nos pide lo que no
podemos hacer. Bien sé hermanos míos que no toda la culpa
es vuestra, la televisión basura y los rotativos que no aceptan
estas verdades, son nuestros enemigos.

Publicado en La Nueva España 29—abril—2005 y


en La Nueva España digital 29—abril—2005
304 ________________________________________________

128

SIN CAMBIAR LA LEY

C
on la televisión se viene haciendo una gran publicidad
para prevenir a los fumadores los males que
conlleva el tabaco, es claro que nos parece muy bien.
Con los accidentes de tráfico ya no se puede hacer más
de lo que hace el Gobierno para salvar de la muerte a tantos
como mueren por imprudencia y también a los que fallecen a
causa de la imprevisión de los otros.
Pero nadie se gasta un duro para informar a las
“pobres” jóvenes que, sin saber lo que hacen, se cargan en su
conciencia la muerte de lo que más se ama en este mundo: su
propio hijo.
Y más de los que mueren en las carreteras, y más de los
que mueren a causa del tabaco, se les matan en las clínicas
abortistas por falta de información para las señoritas
embarazadas, conforme a las estadísticas que vengo leyendo.
¿Por qué no se quiere evitar el aborto sin cambiar las leyes?
¿Es que nos gusta que se les maten los niños? ¿Por qué no son
filmados los abortos y salen en la TV? ¿Por qué no se hacen
entrevistas en la TV a todas las que están arrepentidas y
quieren dar su testimonio? ¿No sería esto suficiente para
terminar con tantos crímenes?
Esperanza Puente nos explica en el semanario ALBA lo
que viene sufriendo desde que le practicaron el aborto hace
diez años, y dice: “Al psicólogo que te asiste le da igual tu
situación, y firmas el consentimiento sin tener idea. Quieres
salir a ver si te da el aire, pero en un recipiente de plástico has
dejado a tu hijo hecho pedazos. No estás entera. Luego
________________________________________________ 305

sueñas, viendo a tu hijo, y te preguntas: ¿Soy una criminal?


Conseguiré el perdón de Dios algún día? ¿Me olvidaré algún
día del cumpleaños de mi hijo? ¿Cuándo me olvidaré de las
palabras despóticas que me dijo el médico cuando estaba en
el quirófano desvestida gritando y llorando: ¡Si continúa así,
no terminamos más!?”.

Publicado en La Voz de Avilés 9—mayo—2005

Nuestra Señora del Olvido, Triunfo y Misericordias


306 ________________________________________________

129

JOSÉ DE CUPERTINO

A
José de Cupertino le arrojaron de casa sus
padres por estar convencidos de que no servía
para nada. Cuando ya había cumplido los doce
años se dedicó a la mendicidad. Y al acercarse a la puerta de
un convento pidiendo limosna, le preguntaron el por qué se
dedicaba a la indigencia, y él con la boca abierta y mirando al
cielo les dijo que no servía para nada.
El superior del convento resolvió dejarlo con ellos para
barrer y hacer la limpieza de los servicios. Muy poco después
lo despidieron porque realmente no servía para nada. José
continuó pidiendo limosna y durmiendo en los portales, pero
él recordaba el Avemaría que le habían enseñado a rezar, y
siempre con la boca abierta y mirando al cielo no cesaba de
rezar el Avemaría. Así llegó a otro convento, donde le
preguntan también el por qué tan joven y pidiendo limosna.
Lleno de ingenua sinceridad les cuenta su historia diciéndoles
que no servía para nada. Le preguntan si sabe leer y escribir,
y les dice que nunca le mandaron a la escuela, pero que sabe
rezar el Avemaría, y que no cesa de rezarlo porque eso le da
mucha alegría.
Los religiosos, movidos a compasión, le piden que se
quede, y le llevan al seminario que tenían para la orden de
Menores Conventuales en Italia. Allí comienzan
alfabetizándole, y luego empiezan las mayores sorpresas que
jamás habían conocido en aquel seminario: las levitaciones de
José Cupertino, elevándose milagrosamente hasta el techo de
las dependencias del seminario, sin ninguna fuerza física que
________________________________________________ 307

lo esté levantando. Diez años después aprendió a leer y


escribir con bastantes dificultades, y apenas el mínimo de
teología.
Llegó el momento de los exámenes para ser consagrados
sacerdotes. José de Cupertino sabe que no sabe, pero
esperando que Dios pueda hacer un milagro más, le
presentan al señor Obispo con todos los aspirantes a
sacerdotes para responder a las preguntas que les haría el
prelado, y a José de Cupertino le sitúan el último de la fila,
siendo que lo único que sabía del Evangelio era que Dios le
mandaba ser santo, y al preguntarle el Obispo qué era lo más
importante que Dios nos pedía a todos, Cupertino le
respondió que ser santo.
Salió triunfante de la pregunta, pero faltaba una
interpelación más. El prelado comienza por el número uno de
la fila, va preguntando y todos van respondiendo muy bien, y
cuando aún le faltan seis o siete seminaristas para terminar,
les dice que todos están muy bien preparados y que no hace
falta continuar preguntando. En ese momento José de
Cupertino se eleva por encima del grupo, y el Obispo decide
llevarlo consigo a ver al Sumo Pontífice Urbano VIII, el cual
deseaba saber si era cierto o no lo que se contaba de los
éxtasis y las levitaciones del frailecito. Y estando hablando
con el Papa, quedó José en éxtasis y se fue elevando por el
aire. El Duque de Hannover, que estaba presente, al ver lo
sucedido, se convirtió al catolicismo.
Este suceso viene al unísono con los Evangelios de
Jesucristo. Él nos llama repetidamente a ser santos todos los
nacidos de mujer: “Sed santos como vuestro Padre celestial es
santo” (Levítico, 11, 44; 11, 45; 19, 2; 20, 7; 20, 26; y I Pedro 1,
15). “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”
(Mateo 5, 48).
Esta llamada que Dios nos hace sin excepción alguna,
nos muestra que nadie puede eximirse del precepto que
Jesucristo nos exhorta a todos. Y es curioso pensar que un
hombre puede no ser apto para cualquier profesión u oficio,
pero sí lo es para dejar que Dios le haga santo.
308 ________________________________________________

Y esto merece una reflexión, aunque sea utópica: ¿Cómo


sería la convivencia y la igualdad en el mundo, guiándonos
todos por la Cabeza del Cuerpo Místico de Jesucristo?
San José de Cupertino fue canonizado por el Papa
Clemente XIII en 1767. Como hemos visto no somos santos
los que no queremos.

Publicado en La Nueva España 11—mayo—2005

Santísima Virgen de la Guía


________________________________________________ 309

130

UNA FAMILIA PODEROSA Y SOR LUCÍA

M
iembros de una familia acaudalada y famosa
en España entraron en uno de los veinte
conventos que vienen sosteniendo
económicamente desde hace muchos años. Allí les pidieron
oraciones a las monjas para el éxito que esperaban tener
haciendo una película de la Virgen María. Las religiosas les
dijeron lo bueno que sería tener contacto con la vidente de
Fátima, sor Lucía; adelantándoles que la única forma de
conseguirlo sería poniéndose al habla conmigo.
Me llamaron desde Madrid explicándome sus
proyectos, y conociendo la religiosidad de esa buena familia
sólo les pregunté para quién serían las supuestas ganancias
del filme, adelantándoles que no quería ni un solo céntimo.
Me dijeron que tampoco ellos querían lucrarse de nada,
exceptuando el coste de la película, todo sería para los
pobres, y me pidieron que participase con ellos en la película;
yo les agradecí y les dije que no disponía de dinero.
Prudentes y bien educados me pidieron que les
concediera un encuentro conmigo en el lugar y fecha que
fuese mi deseo. Les di el número, el teléfono y la calle donde
Lumen Dei tiene su sede en Madrid. Allí se presentaron
cuatro personas de la referida familia. Se interesaron por ver
las dependencias del convento, especialmente la capilla;
fijando la mayor atención en el Santísimo que tienen expuesto
las 24 horas de cada día. Allí estuvieron los cuatro orando
más de quince minutos; luego los invitamos a beber unas
botellitas de agua, siendo lo único que tienen para las visitas,
310 ________________________________________________

y viendo la pobreza del comedor y una película de las


misiones donde aparecen tantos niños y ancianos muriéndose
de hambre y de frío, y viendo los once mil niños que alimenta
Lumen Dei, sólo en los Andes de Perú, y viendo lo gorditos
que están, el vestuario limpio y modesto, los colegios donde
estudian y son bien catequizados por las profesoras y
profesores religiosos, nos dejaron un cheque por valor de dos
millones de pesetas.
Acerca de ver a sor Lucía les dije que dudaba mucho de
poder conseguirlo, y como sólo faltaban unos días para verla
nosotros, les propuse que estuvieran en la iglesia del
convento de Coimbra a la misma hora en que nos recibiría a
los 6 de familia que somos. Le expliqué a la vidente cuál era
el proyecto que tenían, y me dijo que sólo les recibiría si
traían un permiso de Roma. Nos despedimos de sor Lucía
hora y media después, y les dimos —con tristeza— la
predicha noticia. Y una de las cuatro buenísimas personas nos
ofreció una cantidad de dinero muy considerable para sor
Lucía, si las recibía, aunque solamente fuese un momento. Me
quedé pensando en cómo podía yo ofrecerle dinero a una
santa, y movido por complacer a aquellas buenísimas
personas, fui a decirle a sor Lucía el bien que podían hacer a
los pobres que con frecuencia llegan a pedir limosna al
convento. sor Lucía sonriendo y próxima a la muerte me dijo:
— “Jamás podría recibir a nadie por ninguna cantidad
de dinero, lo siento”.
Así se marcharon las cuatro bondadosas personas en el
coche que habían alquilado en Lisboa para nuevamente coger
el avión. Los santos y los católicos que lo son de verdad nadie
los compra con dinero. Pero la película saldrá. Ya me dijeron
lo que les había costado el guión.

Publicado en La Voz de Avilés 15—mayo—2005


________________________________________________ 311

131

ABSOLUCIONES COLECTIVAS Y ABORTO

A
lguien me ha informado que cada día tenemos
menos sacerdotes dispuestos a absolver
colectivamente, sin confesión. El buen ejemplo
que nos viene dando monseñor Carlos Osoro Sierra en todos
los aspectos concernientes a la santa misión de un prelado,
sin duda alguna hace que se vaya robusteciendo nuestra poca
fe. Pues él no deja de meterse en el confesionario como un
sacerdote más, así también lo hacía nuestro amadísimo Juan
Pablo II. Y qué duda cabe que no dejará de hacerlo el
magnífico Santo Padre Benedicto XVI, a ver si todo esto les
sirve de ejemplo a los bondadosos y progresistas sacerdotes.
Sirvan ejemplos que pocos ignoran: ¿Quién puede
perdonar al que haya sustraído un puñado de euros sin
restituir esa cantidad a la víctima? ¿Quién puede perdonar al
sacerdote que no haya guardado el secreto de los pecados que
le fueron confesados por el penitente? Este pecado gravísimo
está reservado únicamente al perdón que proceda del Santo
Padre.
¿Quién puede perdonar al hombre que atente contra la
vida del Sumo Pontífice? Sólo el Obispo de Roma que haya
sufrido el atentado, tal vez por eso mismo Juan Pablo II se
personó en la cárcel donde estaba el turco Ali Agca para
perdonarle el terrible pecado, sabiendo que sólo él (el Papa)
podía salvarle de las penas eternas, suponiendo que estuviera
arrepentido y no vuelva a incurrir en algo semejante.
¿Quién podía perdonar el horrendo pecado que comete
una joven al abortar a su hijo con premeditación? Pues sólo
312 ________________________________________________

los obispos estaban autorizados para hacerlo, hasta que


Monseñor Gabino Díaz Merchán también autorizó a los
sacerdotes en Asturias. Es claro que estas respetables
señoritas tienen —a mi parecer— un gran atenuante, pues no
son informadas de los traumas psíquicos y físicos que casi
siempre conlleva el post aborto, algo que sabemos claramente
por un psiquiatra y una psicóloga que nos informaron de
todo lo que pasa en sus consultas con esas pobres chicas que
han sido engañadas por los médicos abortistas para cogerles
el dinero.
Si informamos muy bien de los hombres que mata el
tabaco, si informamos muy bien del peligro que entrañan las
carreteras para evitar desgracias y muertes, tenemos que
preguntarnos por qué no se informa igualmente a las
señoritas, filmando los abortos que se practican en las clínicas
privadas, para que vean la sangre y la muerte de los niños
incipientes, para que vengan a la televisión a dar testimonio
de su arrepentimiento y de las secuelas que están sufriendo y
sufrirán hasta el fin de la vida, y también pensando en el hijo
que las acompañaría siempre con amor de hijo, y las madres
los bendecirían con amor de madre. Y ahora me pregunto: Sin
cambiar la ley vigente, ¿por qué no se evitan miles de abortos
haciendo lo predicho?
Sería horrible pensar que alguien quiera que se maten
los niños y que muchas madres vivan amargadas el resto de
sus vidas. ¿Quién de los humanos no ha sido feto y embrión?

Publicado en La Nueva España 26—mayo—2005


________________________________________________ 313

132

CARTA A JESUCRISTO Y AL LECTOR

S
eñor, no tengo ni la menor idea de lo que voy a
decirte, pero confío en Ti. Señor, tampoco tengo
ni la menor duda de que Tu ya tienes todo el
contenido de la carta que pretendo escribirte
grabado en tu cabeza y las letras contadas.
En primer lugar quiero agradecerte por haberme
desviado del camino que tan rectamente me conducía al
infierno. Ya sé que “no somos nosotros los que vamos a Ti,
eres Tu quien viene a nosotros” (Juan 15, 16). ¡Qué pena que
sean tan pocos los que te reciben! ¡Qué pena que no sienta
pena por todos los que se burlan de tu preciosísima Sangre,
de tu Cruz, de tu Pasión, y de aquella corona de espinas que
con tanto sadismo (por sólo hacer el bien) te clavaron en la
cabeza, y te la siguen clavando hoy los que proclaman en voz
alta los derechos humanos y fomentan los inhumanos.
Quiero agradecerte, Señor, porque en nuestro hogar no
falta ni el pan ni la leche, venido de tu generosa mano. Sí,
Señor, porque hay tantos que se mueren de hambre por no
tener nada. Sólo tienen la humillación y el desprecio. Si el
mundo supiera (como yo lo sé) que estos “desgraciados”
terminarán siendo más privilegiados que todos los reyes y
reinas, que todos los jefes de gobierno y jefes de estado, que
todos los emperadores y sultanes, que todos los acaudalados
y magnates.
Sí, querido lector, sí. Es así porque Dios lo dice. Y Dios
sólo dice verdades, aunque por decir la verdad le costara lo
que tu sabes. Y esto que afirmamos nos lo ha dicho Dios a
314 ________________________________________________

todos: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de


justicia porque de ellos es el Reino de los cielos” (Mateo 5, 6).
No obstante, también nos dice que “lo que hiciereis con uno
de estos más pequeños, conmigo lo hicisteis” (Mateo 25, 40).
Y no te voy a decir, hermano lector, lo que Jesús ha
sentenciado para los que pudiendo ayudar mucho al pobre
no le ayudan o se comportan como rácanos.

Publicado en La Voz de Avilés 31—mayo—2005

Maria Knotenlöserin (Alemania)


María Desatadora de nudos
________________________________________________ 315

133

LA EUTANASIA

L
as personas que creen que todo termina con la
muerte corporal, parece lógico que quieran
eximirse de las supuestas tribulaciones o
sufrimientos que suelen aquejar al hombre en su vida
terminal, confiando en que los facultativos y sus más
queridos e íntimos familiares sólo les inyectarán esa sustancia
letal cuando científicamente comprueben que no existe
esperanza de continuar viviendo.
Si todo lo que antecede se hiciera como queda expuesto,
los increyentes llevarían toda la razón “desde su punto de
vista”. Pero tenemos muchos ejemplos a seguir para que ni
ateos ni católicos acepten la eutanasia. Cuando aprobaron el
aborto en los tres supuestos que todos conocemos, millones
de personas de buena fe e inexperientes les pareció muy bien
que los niños que llegaran al mundo sin poder valerse, mejor
sería que no nacieran. Ahora estamos viendo que para los que
no aparecen en ningún supuesto existen las clínicas privadas
donde sabemos que todas las embarazadas pueden abortar —
y abortan— sin medida de tiempo después de la gestación,
todo depende de menor o mayor cantidad de dinero,
conforme a los meses de embarazo.
Otro ejemplo lo tenemos en el divorcio: Decían que
había 500 mil matrimonios separados esperando que fuese
aprobada la ley del divorcio para rehacer sus vidas y dejar de
sufrir la marginación en que se encontraban. Entró la ley en
vigor, y de los 500 mil matrimonios sólo había, si mal no
recuerdo, 3.000, que sólo pudieron conseguir divorciarse con
316 ________________________________________________

muchas dificultades, y ahora es tan fácil divorciarse como


casarse, sólo que resulta más económico el divorcio que la
boda.
Siguiendo al hilo de la eutanasia, un periódico me está
diciendo con letras muy grandes que “los expertos atribuyen
73 muertes a las sedaciones de Leganés”. ¿No será esta la
eutanasia que van a conseguir para llevar enfermos a los
cementerios y dejar vacantes en los hospitales? Viendo lo que
pasa en el mundo ¿no habrá hijos y sobrinos que quieran
coger pronto la herencia de sus odiados deudos para comprar
droga, o para vivir bien, y en contacto con médicos —como
algunos de Leganés— les apliquen la eutanasia a enfermos y
a no tan graves?
Tenemos una familia amiga y muy querida en Holanda,
y nos dice que los ancianos están marchando todos para otras
naciones por miedo a ser hospitalizados y no salir más del
hospital hasta que les llegue el ataúd, como viene ocurriendo
con miles de viejos y no tan viejos. Permítaseme decir que los
católicos que profundizamos un poco en la vida de Jesucristo,
tenemos la convicción de que todo el dolor que Él pueda
darnos en la recta final de nuestra vida es fruto de su amor
para que podamos expiar nuestros pecados y así hacernos un
purgatorio más corto y paternal, hasta llegar a la santidad
necesaria para poder ver a Dios cara a cara. Creyendo esto y
pensando así, es claro que tengamos aversión a la eutanasia y
estemos dispuestos a sufrir lo que Dios quiera.

Publicado en La Nueva España 7—junio—2005


________________________________________________ 317

134

PREDESTINACIÓN

M
uy poco de lo que sucede en la vida está
predestinado, y mucho de lo que acontece lo
predestina el hombre con sus malas o buenas
obras, es decir, con lo que Jesucristo nos exhorta o con lo que
los gobiernos van inculcando al pueblo sencillo a través de la
televisión; donde no faltan embustes, mentiras, patrañas y
calumnias. Noticias de violencia y de violación. Ayer nos
decían que en los primeros seis meses del año en curso ya
perdieron la vida en sus hogares 27 mujeres a manos de sus
parejas.
Las guerras que todos conocemos, continuamente dejan
las calles regadas con sangre de pobres soldados que no
saben porqué tienen que matar y morir. Las madres, padres y
esposas de los fallecidos lloran desesperadamente, y no
digamos los hijos de las víctimas. Las mafias que fueron
entrando en España y las que ya teníamos incentivadas por la
droga y el alcohol no dejan de matar y robar. Los abortos que
se producen cada año en España nos dicen que andan
rayando los cien mil. Ahora también matan en los colegios.
Ejemplos de violencia tienen bastantes en la televisión y en
Internet.
Los periódicos nos informan que Gallardón se ha
gastado el equivalente a 30 millones de pesetas en píldoras
que les harán “mucho bien” a los jóvenes para matar la vida
humana que supuestamente ha sido engendrada unas horas
antes, después de la unión. Esto no es lo peor de todo, no. Lo
peor es que Gallardón les había ordenado a las distribuidoras
318 ________________________________________________

que las entregaran gratuitamente a las señoras que las deseen


“a partir de los 10 años”. ¿Le dará Gallardón esas píldoras a
su hija de 10 años si es que la tiene? Esto es lo que se llama y
se sigue llamando “estupro”.
Yo pienso querido lector que no se puede depravar a
una niña de diez años encauzándola hacia la prostitución;
hoy con un hombre, mañana con otro; después un aborto,
mañana otro; después llega la pornografía, después llega el
hastío, después viene la droga, después mata y roba. Y esta
pobre niña y luego mujer, no tiene por qué tener delito
alguno. Es la política. Es la anarquía.
Y ¿sabes querido lector cómo se arregla todo esto sin
ninguna posibilidad de que exista otra solución? Pues
poniendo películas de moral ejemplar. Llevando hombres de
moral ejemplar a la televisión. Llevando santos obispos,
santos sacerdotes, santas religiosas, santos seglares, santos
matrimonios, santas prostitutas que están arrepentidas como
la Magdalena, y nos darían testimonios maravillosos de su
desgracia y de su actual felicidad.
Que nadie se equivoque, sólo Jesucristo puede arreglar
esto que sucede y que cada día se acrecentará más. Todo esto
que digo lo hago por Jesucristo. Soy consciente de lo que me
puede pasar. Pero los católicos no podemos guardarnos ni
guardar silencio; es necesario que demos la cara por Cristo,
no hemos robado nada a nadie, no hemos matado a nadie, no
tenemos ficha en la policía, y sí tenemos autoridad moral
para hablar en voz alta. Y todo el contenido de esta carta es lo
que los hombres han predestinado con inicuas leyes y
excesivas en permisividad.

Publicado en La Nueva España 15—junio—2005


________________________________________________ 319

135

EL REY BALDUINO

H
e constatado, una vez más, que los increyentes
no son aptos para comprender a los católicos
que fueron llamados a seguir el camino de
Jesús por el sendero angosto y costano que les
lleva a la salvación y a la santidad. Personas que creen todo lo
que Jesucristo nos ha dejado escrito en sus Santos Evangelios,
con las promesas eternas que fueron rubricadas con los
milagros y prodigios que todos conocemos. También con su
sangre, su muerte y su resurrección.
Y después de salir del sepulcro, para que nadie dudara que
era el Hijo de Dios y Dios mismo, no desapareció, no. Estuvo
cuarenta días con todos sus discípulos mostrándoles las
llagas y comiendo con ellos en el Cenáculo, hasta ser
reconocido por más de quinientos testigos que la Santa Iglesia
no duda en proclamar.
Este preámbulo demasiado extenso trata de persuadir a
los que han considerado que el rey Balduino ha sido un
hipócrita al negarse a rubricar con su firma la ley del aborto
que, en su momento, le presentó el Parlamento belga. Pues un
genial periodista nos ha venido a decir que cuando Balduino
abdicó para no firmar el aborto ya había sido convenido con
su Gobierno para seguir siendo Rey 48 horas después. He ahí
la hipocresía que le atribuyen a un futuro santo en proceso de
beatificación. Y sabemos por la sobrina de Fabiola, Mercedes
Soto Falcó, que ya tenían todo el equipaje preparado para
marcharse, apoyados en la objeción de conciencia.
320 ________________________________________________

Entienden los que no entienden nada de mística ni han


tenido nunca una experiencia de lo divino, que ser Rey de
una nación es mucho más importante que ser amigo de Dios,
porque, aunque nadie puede saber que Dios no existe, los
contumaces nos lo aseguran.
Volviendo al hilo del rey Balduino, sabemos de fuentes
fidedignas que en cierta ocasión, Balduino y su santa esposa
Fabiola, solicitaron a Su Santidad Pablo VI la entrada en dos
conventos: Fabiola iría con monjas de clausura y Balduino
entraría en una cartuja, pero Pablo VI diciéndoles los males
que podrían suceder en su nación si tan augusto y devoto
matrimonio dejara de regentarla, les impidió realizar la
verdadera vocación que los dos tenían.
No hace falta ser un santo ni un excelente psicólogo
para ver en el semblante de Balduino y Fabiola el plácido
carácter que les ha sido impreso por la fe en Dios, sostenido a
base de oración, penitencias y vela al Santísimo Sacramento.
Quién esto hace ya no es del mundo, sólo le importa
cumplir la voluntad de Dios, y “todo lo tienen por estiércol
comparado con Cristo” (Filipenses 3, 8).

Publicado en La Voz de Avilés 18—junio—2005


________________________________________________ 321

136

EL SEMBRADOR DE PAZ

L
a persona que sigue a Jesucristo necesariamente
tiene que ser un sembrador de paz; y entre tantos
como hay en Asturias, yo me quedo con monseñor
don Carlos Osoro Sierra. Y no es por el cargo que ostenta, no.
Es por la dignidad con que lo desempeña y la celeridad con
que se mueve infundiendo el amor y la gracia a cuantos se
acercan a él. Así son los santos.
El pasado día trece —como tantos otros— asistí al
encuentro que don Carlos Osoro tiene con los jóvenes en la
basílica del Sagrado Corazón, los segundos lunes de cada
mes, los que reanudará el próximo 10 de octubre a las ocho
de la tarde.
Hemos dicho que son encuentros con los jóvenes, pero
hemos asistido más de sesenta personas mayores —entre los
que también se encontraban sacerdotes y seglares. Muy claro
se veía la verdadera fruición con que todos atendíamos y
escuchábamos las palabras de un prelado sabio, porque la
verdadera sabiduría está en Dios y en quienes le siguen
literalmente. Qué bien decía un poeta santo:
“Fui atento a su llama
y he sabido renunciar
a todo lo que no es nada
porque en nada ha de quedar”.
Don Carlos nos habló del valor de la Eucaristía, nos
habló del amor, nos habló del perdón para todos, y llegó a
decirnos que fuera quien fuera la persona que estaba a
nuestro lado, aun cuando nos hubiera fustigado, le debíamos
322 ________________________________________________

el perdón y el amor (¿no es este prelado un sembrador de


paz?). El ejemplo que nos fue exponiendo era de esperar: “A
Jesucristo le mesaron la barba, le escupieron, le burlaron, fue
crucificado, mientras pedía perdón para sus verdugos”. Esto
es el verdadero cristianismo y no otro.
Cuando yo comentaba lo que antecede con una
misionera de LUMEN DEI, sólo me dijo esto: “Pues ese señor
arzobispo, para hablar y pensar así, y vivirlo, tiene que hacer
mucha oración todos los días”. Es claro: las misioneras de
Lumen Dei tienen mucha experiencia con sus cinco horas
diarias de oración y lectura religiosa (biografías de santos); se
levantan a las 6 de la mañana para exponer el Santísimo a las
6,30 horas, y allí en la Plaza Seis de Agosto, número 3, el
Santísimo queda expuesto hasta las nueve de la tarde, abierto,
como es lógico, a todas las personas que deseen adorarle, y
no falta gente para relevarse unos a otros hasta que se hace la
reserva del mismo. Pues la capilla no es de Lumen Dei, es de
Dios, como lo son todas las iglesias, y lo que es de Dios
siempre es de todos. En este sentido estoy de acuerdo con mis
hermanos comunistas.

Publicado en La Nueva España 20—junio—2005


________________________________________________ 323

137

UNA PROFECÍA

L
a profecía es un don sobrenatural que consiste en
conocer por inspiración divina los sucesos
distantes o futuros. Y aunque don Camilo José Cela
nos ha dejado escrito que nunca existieron profetas, no
podremos atribuirle falta de cultura al que consiguió el
Premio Nobel de Literatura, sólo nos cabe pensar en la
amnesia que suele aparecer en la decrepitud y mucho antes
en algunos casos.
“Pero tú, Belén de Efrata, pequeño para ser contado
entre los millares de Judá, de ti me saldrá quien señoreará en
Israel” (Miqueas 5, 2). “Nacerá de madre virgen. He aquí que
la Virgen grávida da a luz un Hijo y le llama Emmanuel”
(esto quiere decir “Dios con nosotros”) (Isaías 7, 14). “Será
vendido por treinta monedas” (Zacarías 11, 12). Esta profecía
de Zacarías ha tenido cumplimiento exacto en Cristo. Por eso
los evangelistas la citan abundantemente en los Evangelios. Si
nos referimos a Isaías sabemos que nos habla 740 años antes
de la venida de Cristo.
Así podría continuar con los doce profetas menores, es
decir, menores en extensión, no en calidad ni en importancia
todos ellos. Es un gran gozo cultural y moral estudiar los
Sagrados Textos. Cien horas se necesitarán para leerlos y una
vida entera para meditarlos. Pero el mundo en que estamos
viviendo se siente autosuficiente sin conocer las verdades que
salen de la boca de Dios, el que ha muerto de amor por todos
nosotros y nos abrió las puertas del Cielo.
324 ________________________________________________

Se ha cumplido una profecía más que ha sido proferida


en 1823 por una monja que actualmente está en proceso de
beatificación, Ana Emmerich, dice: “Veo la patria de Javier
(Navarra) en cierta tranquilidad en comparación con la patria
de Ignacio (País Vasco), donde veo perecer todo lo que es
bueno y santo y establecerse la impiedad”. La monja alemana
también anunció la Guerra Civil española 113 años antes de
empezar la lucha armada y la destrucción de nuestra querida
España. Asimismo profetizó que la segunda religión en
Europa volvería a ser el Islam, “en una época —como asegura
Jesús Salas— en la que eso era impensable”.
Aunque la monja Agustina estaba gravemente enferma
y postrada en su lecho, sus visiones fueron recogidas por el
ateo Clemente Brentano, quien impresionado tras una visita a
la mística, se quedó al pie de su cama día y noche, durante 16
días, transcribiendo lo que oía durante las visiones de Anna
Emmerich, así como los relatos posteriores de la monja.

Publicado en La Voz de Avilés 25—junio—2005


________________________________________________ 325

138

HAN MEDIDO LA FUERZA DE LA ORACIÓN

E
l doctor N.J. Etdwel era ateo y al mismo tiempo uno
de los más eminentes científicos de los Estados
Unidos. A su cargo tenía el Departamento de Energía
Atómica, donde investigaban los misterios de la naturaleza.
Estaba convencido de que Dios sólo existía en la fantasía de
los creyentes como resultado de los dogmas y de la
imaginación. Pero en uno de sus trabajos científicos se
quedaron sobrecogidos, en relación con el cerebro humano,
descubriendo que éste es semejante a una estación de radio.
En este momento el doctor Etdwel llegó a la siguiente
conclusión: “Si nosotros, los científicos de hoy, somos capaces
de medir la actividad del cerebro del hombre, entonces ¿por
qué Dios, si es que existe, no podría registrar nuestros
pensamientos?”. Y seguidamente piensa: “¿Es posible que
después de la muerte pueda existir algún rastro de la vida
presente?”. Entonces, comenzaron las investigaciones para
descubrir lo que sucede en el cerebro humano cuando el
hombre agoniza.
Tomaron como objeto una señora creyente en fase
terminal, y sin que ella lo supiera, instalaron en una
habitación contigua los objetos necesarios para sus
experiencias, esperando que se aproximara su fin. Eran cinco
científicos observando con gran interés los acontecimientos.
Ninguno era creyente. Entre los instrumentos había uno que
debía de medir la presión del pensamiento de la agonizante.
La escala de este aparato tenía en el medio el punto “cero”, a
326 ________________________________________________

la izquierda la escala de 500 grados negativos, y a la derecha


igual número de grados positivos.
Inicialmente, trataron de medir la actividad de la mayor
estación de radio de América en el momento que transmitía
su programa para el mundo entero. El punto moviéndose
para la derecha paró en los 90 grados positivos. Y cuando se
aproximaba el fin de la mujer agonizante, ella rezaba
fervorosamente. Pedía misericordia y perdón de sus pecados
a Dios. Después le agradecía porque sus pecados le habían
sido perdonados por el sacrificio de la sangre de Cristo. Le
pedía también que la llevara de este valle de lágrimas, que le
concediera la vida eterna para poder estar siempre cerca de
su amado Salvador.
En este momento el doctor Etdwel nos manifiesta:
“Estábamos tan emocionados con sus oraciones que hasta nos
olvidamos de nuestras experiencias científicas. Nos
mirábamos unos a otros con los ojos llenos de lágrimas, y yo
me sentía tan tocado que lloraba como un niño. En ese
momento tocó la alarma de nuestro instrumental.
Verificábamos sin creer lo que nuestro ojos veían: el punto
marcaba 500 grados positivos del lado derecho y todavía
quería proseguir. Comprobé las miradas mudas de mis
compañeros. Me sentía profundamente emocionado. Por
primera vez medimos la fuerza de la oración de un
agonizante”.
Como hemos visto, el contacto con Dios —la fuerza de
la oración— se manifestó seis veces mayor que la energía de
la estación de radio de América, teniendo en cuenta que el
instrumental fue demasiado débil para medir el poder de la
oración. Y sigue diciendo el doctor: “Mi convicción atea
empezó a caer como un castillo de arena. También mis
colegas experimentaron esto en sus vidas”.
Unos meses después, escogieron como objeto de sus
pesquisas un hombre ateo próximo a la muerte. Prepararon
nuevamente los aparatos, solicitando una profesora para
interrogarle sobre la vida eterna. El agonizante le dijo que no
creía en Dios ni en los hombres. Observaron los medidores y
________________________________________________ 327

verificaron que el puntero comenzaba a inclinarse en


dirección negativa. Y cuando el enfermo se dio cuenta
empezó a blasfemar. En ese momento sintieron la alarma: el
punto marcaba 500 grados negativos a la izquierda, pues la
fuerza de los malos pensamientos quedaba constatada en el
marcador.
Así fue como el doctor Etdwel se encontró cara a cara
con Dios, y los malos pensamientos ateos cayeron por tierra.
Y termina diciendo: “Como científico honesto no puedo
ocultar la verdad. Actualmente soy un cristiano y creo en
Jesucristo como Salvador. Ahora, ateo vencido, soy deudor
ante Dios, porque a mí, indigno, me llenó de la fuerza de su
espíritu”.

Publicado en La Nueva España 22—agosto—2005

Nuestra Señora del Castro


328 ________________________________________________

139

“LA PAJA EN EL OJO AJENO”


(Un arzobispo que hace crecer la fe)

C
on este mismo título hemos leído una carta
publicada el pasado día 13 en La Nueva España,
donde a todos se nos concede el derecho de expresar
nuestras convicciones, algo que no nos es permitido en otros
rotativos regionales.
Siento tener que disentir del señor X, sabiendo que lo
hace convencido del bien que a todos nos aporta, pero,
infelizmente, es un mal con unas dimensiones que sólo
Jesucristo puede evaluar. Y este mal es el mismo que estamos
padeciendo todos los españoles; y el señor X, no sé si en esta
vida o en la eterna, seguro estoy que también lo padecerá.
Nos habla el señor X de las “perlas” “que representan de
manera fehaciente el contenido global” del escrito de
monseñor don Carlos Osoro. Yo le diré al señor X, con mucho
amor ¿por qué no?, que realmente todo lo que escribe y
predica monseñor don Carlos Osoro son perlas que no
admiten entrecomillados. Lo sé porque he leído varios de sus
libros publicados, entre ellos “Yo amo la Iglesia”, “Cartas
desde la fe”, etcétera. También he disfrutado mucho, como
tantos otros que asisten a misa, atendiendo a sus homilías, y
sintiendo que a todos nos aumenta la fe. Los santos son así
porque están pegados a la Vid y van derramando con sus
palabras— gracias a raudales, que sólo pueden aprovechar
los que no tienen su espíritu anestesiado.
“El hombre no puede vivir sin amor”, ¡qué verdad!, y
usted le replica. ¿No ve lo que ocurre sin el amor? Mata a su
________________________________________________ 329

amiga, mata a su amigo, mata sus hijos, mata a sus padres, le


da 10 puñaladas a su novia, queman a sus hijos, la rocía con
gasolina, y así continuamente, señor X. ¿Dónde está el amor?,
ve, ve cómo no se puede vivir sin amor. ¿Alguien conoce un
solo matrimonio que se haya casado por la Iglesia, que
asistan a misa, que recen el santo rosario todos los días, y en
el que haya habido víctimas entre esposos e hijos? ¿Sabe por
qué no las hay? Porque hay amor. Ve, ve cómo son perlas
preciosas lo que dice monseñor don Carlos Osoro. Esto no lo
podrá comprender usted ahora, pero con la Gracia de Dios y
el Amor que Él le tiene a usted ya lo comprenderá.
Oriol Malló, un discípulo o portavoz de Carod Rovira
amenaza de muerte a los que han tenido la osadía de
discrepar de la posición de ERC y de su líder Carod Rovira,
con frases como estas para la agitación de las Juventudes de
Esquerra: “Con la sangre de los españoles haremos tinta roja
y con ella escribiremos bien grande INDEPENDENCIA”;
“Matar fachas no es delito, es un deporte catalán”; “Apunta,
dispara, practica el tiro al fascista hasta que no quede
ninguno”. “Pujol, fascista, también estás en la lista”.
En una respuesta más a monseñor don Carlos Osoro, el
señor X nos dice: “Siempre pensé que lo tremendamente
antinatural es un celibato destinado a impedir la mayor
realización del ser humano como es la procreación”. Pienso
que el señor X estaría viendo, como todos, y empezando por
el señor Gallardón que en España se viene haciendo todo lo
antinatural para evitar la procreación: “anticonceptivos
gratuitamente para todas las señoritas a partir de los 10
años”, es decir, encaucemos las niñas a partir de los diez años
hacia la prostitución, después al aborto, después la
pornografía, después el sida, después el hastío, después la
droga, después el robo y el crimen, después la cárcel, y sin
culpa ninguna por parte de la juventud. Y al disculpar a la
juventud viene como anillo al dedo lo que dice monseñor don
Carlos Osoro: “Conculcando los principios naturales
estaremos construyendo una sociedad que vive cerrando los
ojos al futuro” y sigue: “Cuando se somete la familia a
330 ________________________________________________

presiones para acomodarla a la conveniencia de grupos


estamos ante la mentira instaurada en la civilización”.
Me faltaba decirle lo que todos sabemos a través de la
prensa: la procreación que usted, señor X, desea y yo
también, no la veremos porque se ha legitimado el aborto, lo
costeamos todos con nuestros impuestos, y cien mil niños
incipientes, como hemos sido usted y yo, son victimados cada
doce meses, sólo en España.
Respecto del celibato sacerdotal, nadie les obliga a ser
sacerdotes. Las exigencias de la Iglesia para ser ministros de
Dios nadie las ignora. Pero estos respetables señores han
consagrado sus vidas a Dios sabiendo que tienen el Cielo
ganado por sus sacrificios y por el bien que hacen a la
humanidad, y no se olvide que si un homosexual o un
heterosexual tienen la desgracia de contraer el sida, sólo los
religiosos o religiosas los atienden con verdadero amor,
sabiendo que pueden ser contagiados. Recuerde a la Madre
Teresa de Calcuta.
Acerca de la guerra de Irak, no es como usted dice:
Reunido el Cuerpo Diplomático con Juan Pablo II, antes de
comenzar la guerra, el Santo Padre les dijo: “Si entran en
guerra con Irak las lamentaciones posteriores no les servirán
de nada”. Pero Aznar no le hizo caso, y cuando no se hace
caso a los sabios y santos que tiene la Iglesia las
consecuencias las pagamos todos.
Señor X, le ruego me perdone si en algo le he molestado.
Puede estar seguro de que lo hago con amor a cuantos lo
lean; todos somos hijos de Dios; todos somos hermanos; y a
usted como a todos, le deseo muchos bienes en la tierra, pero
como éstos valen tan poco, le deseo de corazón los eternos,
los del Cielo. Busque a Dios y lo encontrará. Él le espera
siempre.

Publicado en La Nueva España 22—agosto—2005


________________________________________________ 331

140

CUATRO DÍAS EN FÁTIMA

V
iendo lo que cada día sucede en Fátima, he llegado
a pensar que tal vez no exista en la Tierra otro
lugar tan paradisíaco como lo es aquella ciudad
saturada por el Amor de la Madre de Dios, en la
que todos creen, y en la que han puesto su esperanza y su
gozo. Allí vienen a llorar sus penas, a confesar sus pecados, a
ofrecerle grandes sacrificios, pasando de rodillas toda la plaza
para luego tener que curar sus heridas en la enfermería en la
que tan cariñosamente les atienden las monjas o enfermeras;
más de siete millones de peregrinos anualmente llegan a
Fátima. Me han dicho que no existe una nación en todo el
mundo de la cual no lleguen peregrinaciones. Por eso han
bautizado aquella tierra como: “El altar del mundo”.
El día 1º del actual mes salimos de Avilés a las 7,30
horas con 12 peregrinos, a las 8 de Gijón con más 15, y a las
8,30 salimos de Oviedo, donde se completó el autobús con 55
peregrinos; no menciono los que llegaron de los pueblos para
no extenderme demasiado.
Rezamos los veinte misterios del rosario hasta llegar a
Fátima, les proyectamos dos películas de las que le gustan
mucho a la Virgen, y a las siete de la tarde entramos en el
mejor hotel de Fátima. ¡Qué lujo! ¡Siendo tan católicos!
¿Verdad? Pues no. Los dueños del hotel son nuestros amigos
desde hace más de 30 años. Tienen tres capillas grandes y
lujosas en los sótanos del hotel, y sus dueños son familia de
los beatos Jacinta y Francisco; consecuentemente, doña Odete
y don José son santos, y quedaron llorando cuando nos
332 ________________________________________________

despedimos, es verdad que tienen muchas cruces; ellos rezan


por nosotros y nosotros rezamos por ellos. Y he dicho que son
santos porque la santidad se demuestra con obras, y ¿sabes
querido lector cuánto ha tenido que pagar cada peregrino por
cuatro días de autobús a nuestra disposición, y por tres días y
medio de hotel de lujo con pensión completa? Todo en suma:
130 euros.
Pero eso no es el negocio. El “negocio de los negocios”
que ultrapasa infinitamente a todos los negocios es la alegría,
el gozo con que han regresado los peregrinos, llenos de esas
gracias que la Virgen de Fátima derrama —y se hace
sensible— sobre los que se acercan a Ella, y muy
especialísimamente después de raer el pecado a través de una
buena confesión. Si alguien desconfía y quiere un testigo más
solvente, que le pregunten a la hermana del que fue
presidente del Principado, Sergio Marqués. Sí, su hermana
Carmen Marqués, la que me arrancó un cáncer del estómago
hace siete años, y visto de tejas abajo, me salvó la vida, la
invitamos para ir a Fátima algunas veces, y después de
vueltas y revueltas, se confesó bien, y ahora (después de
renegar de la Iglesia tantos años) es feliz comulgando todos
los días; la dirige espiritualmente el presidente general de la
unión sacerdotal Lumen Dei. Se pasa sus vacaciones en los
Andes del Perú haciendo operaciones en los hospitales que
tiene Lumen Dei para los más pobres (los que no pueden
pagar ni un céntimo). Y aunque ella me lo niega, yo la estoy
viendo con los hábitos blancos que llevan las misioneras de
LUMEN DEI. Felices trabajando, y muy felices esperando ir al
Cielo.

Publicado en La Voz de Avilés 23—agosto—2005


________________________________________________ 333

141

LA FAMILIA

D
ios siempre ha sido objeto de innumerables
interpretaciones para bien y para mal. Ha sido
objeto de grandes teorías filosóficas, de guiones de
cine, de libros, de poesía, etc. Aristóteles decía que el hombre
es un elemento más del mundo que está supeditado al
devenir. Para este gran filósofo, Dios era representado como
“el motor inmóvil” que él mismo definía como el único motor
que no es movido por otro. A su vez, en el polo opuesto de lo
que es la captación de la realidad, tenemos a Sartre, cuya vida
filosófica se resumía en la palabra “libertad”, así pues, Dios se
emergía como su principal enemigo, ya que con los
mandamientos y la moral que debía llevar un buen cristiano
echaba por tierra todos los esfuerzos del filósofo de intentar
convencer al mundo de que los seres humanos somos libres,
en el sentido absoluto.
Al ver que su idea no cuajaba, Sartre definió a los
hombres como “seres para el absurdo” y como
“representantes para el infierno”. Pasaríamos luego a hablar
de hombres tan importantes como Santo Tomás o San
Agustín, aunque Marx y Nietszche fueron los más seguidos
desde la amplitud de su filosofía. Para el primero Dios no
existía, sino que el hombre era el propio dios, dueño de su
vida y de su libertad; a Marx le resultaba absurdo creer que
hubiera alguien por encima del hombre, pero Nietszche dio
un giro al afirmar “Dios ha muerto”, ya que con esa
afirmación daba por hecho que Dios había vivido. A partir de
aquí la filosofía teológica nunca fue la misma y los autores
334 ________________________________________________

que vinieron después siempre han tratado el tema de Dios


con bastante cuidado.
Lo que nunca han tratado los filósofos es el tema de la
fe. Para ellos la fe parece algo intangible y no es algo físico de
lo que se pueda tener referencias, tal vez por eso no lo
trataron, al menos que yo sepa. Pero se puede decir
modestamente que los católicos superamos a todos los
filósofos en el tema teológico, porque nosotros podemos
demostrar la existencia de Dios, cosa que ellos jamás lograron
ni obtener ni explicar. Al que niega la existencia de Dios, sólo
una pregunta le hace enmudecer: ¿Cómo lo sabes?
Tratando de otras cosas, en mi familia “tradicional”
aprendí de mis padres el valor de la oración, el valor del
amor, el valor de la fe, el valor de la generosidad, el valor del
esfuerzo, superación, alegría de una familia numerosa con
doce hermanos, solidaridad con los más pobres que nunca se
fueron de nuestro caserón sin una comida y una limosna. Por
eso ahora intento pasar el testigo y, junto con mi familia y mis
hijos, dar testimonio de una familia “tradicional” que nos
hace vivir unidos y colaborar mutuamente los unos con los
otros.
Intentamos enriquecer —si es posible— lo que
aprendimos, incorporando sentido cívico crítico,
participación ciudadana, defensa de la vida, tolerancia, amor
a la verdad; todo se resume con estas palabras: “Amar a Dios
sobre todas las cosas” y al prójimo...

Publicado en La Nueva España 7—octubre—2005


________________________________________________ 335

142

RESPUESTA A LA SEÑORA SUSY

L
a señora Susy Pedreira intenta corregir a la Santa
Iglesia Católica, y lo hace con gran sinceridad y
convicción. Sólo por eso le dedicaré una hora del
poco tiempo de que dispongo.
La señora entiende que para exhortar a un matrimonio
es necesario vivir lo que se vive entre dos cónyuges. ¿Cómo
un hombre psíquicamente sano puede decirle a un demente
lo que tiene que hacer para restituir su salud? ¿No ocurre esto
con los psiquiatras y sus pacientes? ¿Cómo don Ángel
Garralda ha podido exhortarnos a mi esposa y a mí cuando
nos casaba, y mucho antes cuando me dirigía
espiritualmente? Y lo hizo con tal acierto que siempre
encontrábamos —en sus palabras— la paz cuando los
temporales intentaban desestabilizar nuestro matrimonio.
Acerca del celibato que la Iglesia sostiene desde tiempos
inmemoriales, hemos de comenzar por sus primeros
discípulos, sabiendo que sólo San Pedro era viudo, y los
demás solteros. Un sacerdote con esposa e hijos nunca podría
atender eficientemente los altibajos o discusiones que tan
frecuentemente se dan entre los cónyuges, y menos aún
trasladarse a las misiones con su prole.
Pero hay más: Si la Iglesia está siempre con déficit,
habría que multiplicar por cuatro los estipendios para
sufragar los gastos que conlleva una familia numerosa.
La señora Susy comprenderá que la Iglesia nunca podrá
aceptar ni el aborto, ni el divorcio, ni los anticonceptivos ni
336 ________________________________________________

los preservativos. La razón es clara: Jesucristo condena todo


eso y el Papa no puede condenarse por no condenar.
Acerca del sacerdocio femenino, sólo decirle que la
Santísima Virgen y Madre de Dios sería una excelente
sacerdotisa, pero Jesucristo no lo ha querido así. “Si entre
santa y santo sería buena una pared de cal y canto”, peor
sería que se revistieran todos juntos en la sacristía. Así
pensaba la santa y doctora de la Iglesia, Teresa de Jesús.
El sacerdote anglicano Evans David, casado con una
excelente católica, y con hijos, desde hace mucho tiempo se
convenció de que la única religión verdadera es la que
Jesucristo—Dios fundó sobre un charco de sangre, y no hay
otra. También se ha dado la circunstancia de haber hecho
muchos favores importantes a la Iglesia Católica, en contacto
con el entonces cardenal Joseph Ratzinger, hoy Benedicto
XVI. Abundando en el mismo tema le diré que el sacerdote
Evans David sufrió mucho viendo cómo ordenaban obispo a
un homosexual que convivía y sigue conviviendo con su
pareja, y un largo etcétera de desmanes en la religión
anglicana. Por todo eso y por caridad, el Santo Padre ha
hecho una excepción que difícilmente se vuelva a repetir a
causa de un suceso tan excepcional. La Iglesia no engaña a
nadie, el que entra en el Seminario para ser sacerdote ya sabe
las condiciones que le exige la Iglesia, y le dan tiempo para
pensarlo hasta los 24 años, edad en la que puede aceptar su
consagración.
Ahí le remito mi humilde explicación con todo el
respeto que se merece. Cordialmente le saluda.

Publicado en La Voz de Avilés 8—octubre—2005 y


El Comercio 8—octubre—2005
________________________________________________ 337

143

CRÍTICAS A LA IGLESIA CATÓLICA

L
a Iglesia Católica siempre ha sido y seguirá siendo
la esperanza de un sinnúmero de católicos,
especialmente de aquellos que hoy nos
encontramos en la recta final de nuestra peregrinación,
cargando con esa cruz que Jesucristo nos ha prometido para
poder seguirle, y bien si desde el principio de nuestra
existencia la hubiésemos aceptado tan ligera como Él nos la
describe literalmente, pero nosotros la hemos ido cargando
con nuestros pecados, y algunas veces hasta límites
insoportables.
Después de este preámbulo, quisiera decirles a los que
vienen vituperando a la Iglesia, como lo hemos visto en El
Comercio, que consideren a los ancianos —jóvenes también—
un poco más, sabiendo que desde los ocho de la mañana y
hasta las ocho de la noche se vienen celebrando misas en
todas las iglesias de Gijón, donde tantos encontramos la paz,
la esperanza y el consuelo, y no acertamos a comprender por
qué puede causarles molestia a los que no piensan como
nosotros. A mí no me molestan en absoluto los comunistas
que vienen defendiendo su ideal, y seguro es que lo hacen
con la mejor intención.
También me parece plausible encontrarse con los pobres
a la puerta de los templos esperando una limosna que nunca
les falta para comer muy bien por sesenta céntimos en las
religiosas de San Vicente de Paúl, y he dicho plausible porque
los indigentes siempre nos brindan la oportunidad de hacer
una obra buena si les atendemos, ya que los gobiernos, ni de
338 ________________________________________________

izquierdas ni de derechas no dan el 0,7 por ciento ni dan


nada, aquí el que tiene come y el que no se queda sin comer.
Y mientras haya hambre en el mundo no habrá paz, y el
dinero que se necesita para exterminar el hambre en nuestro
planeta, continuará siendo —más que doblado— para
atender a las guerras, a la destrucción de las poblaciones, y la
muerte de pobres soldados que ni siquiera saben por qué
tienen que matar y morir. Esto es lo que debería de
preocuparnos a todos, y olvidar lo que haya podido hacer
Torquemada hace siglos con la inquisición de la Iglesia. “La
justicia y la paz se besan” dice Dios. Y este viejo les dice que
la falta de perdón, el odio y el deseo de venganza se abrazan
con las guerras. Que cada uno elija lo que quiera. Un servidor
lo tiene elegido desde hace 46 años.

Publicado en La Nueva España 10—noviembre—2005.

Maria Santísima
Basilica de S. Giustina Padova
Imagen Costantinopolitana
________________________________________________ 339

144

FUI A CONFESAR

-A ve María purísima.

— Sin pecado concebida. ¿Cuánto tiempo hace que no


confiesa, hijo mío?
— Treinta días.
— Y, ¿qué pecados tiene?
— Soy un fariseo, un pedante, un falso, un pesetero, un
presumido. No amo al prójimo como a mí mismo. Sólo amo a treinta
o cuarenta personas entre las muchas que conozco. Digo mentiras.
Me alegro con el mal de algunas personas, y tengo tantos pecados de
omisión como arena tiene el mar.
— Creo que está exagerando un poco, hijo mío.
— No, no, padre. Estoy diciendo la verdad como Dios manda
para poder comulgar en gracia.
— Vamos a ver, hijo. ¿Por qué es fariseo?
— Soy fariseo porque algunas personas me dicen que soy
santo, y a pesar de la miseria que traigo aquí, me alegran como los
fariseos se alegraban cuando los saludaban y reverenciaban en las
calles de Israel.
— Bueno, hijo, bueno, y ¿por qué es pedante?
— Soy pedante porque cuando el demonio entra en mi cabeza
cuento anécdotas de mi vida que me honran, mientras conculco los
derechos de Dios; pues nada tengo que no me haya sido dado por Él,
luego soy también un ladrón por apropiarme de lo que sólo a Dios
pertenece.
— Bueno, hijo mío, bueno, y ¿por qué es falso?
340 ________________________________________________

— Soy falso porque cuando algunas personas vienen a


contarme ventajas que no me agradan, les digo que me alegro.
— Bueno, hijo mío, bueno, y ¿por qué es pesetero?
— Soy pesetero porque pudiendo dar más a los pobres a veces
no lo doy, sabiendo que todo lo que tengo Dios me lo ha dado.
— Bueno, hijo mío, bueno, y ¿por qué es presumido?
— Soy presumido porque no sirvo para nada y no quiero que
la gente se entere.
— Bueno, hijo mío, bueno, y ¿por qué no ama al
prójimo?
— No amo al prójimo como a mí mismo porque son muy
pocas las personas que se dejan amar, y cuando esto intento, más de
una vez me han puesto la zancadilla.
— Bueno, hijo mío, bueno, pero tenga en cuenta que los
santos amaban al prójimo.
— Sí, padre, pero yo estoy muy lejos de los santos.
— Bueno, hijo mío, bueno, y ¿por qué dice mentiras?
— La verdad es que no las invento, pero a veces exagero en las
conversaciones y yo quedo alineado en la fila de los embusteros.
— Bueno, hijo mío, bueno, y ¿por qué se alegra con el
mal de algunas personas?
— Me alegro cuando matan a un etarra, me alegro cuando
esas personas que niegan la existencia de Dios reciben una
corrección dura para que vayan a Él.
— Bueno, hijo mío, bueno, y ¿por qué tiene tantos
pecados de omisión?
— Porque veo lo que hicieron los santos y lo poco que hago yo.
— Bueno, hijo mío, bueno, le voy a dar la absolución y
váyase tranquilo, pues todos los pecados que me cuenta
también los tengo yo.
— Pues confiésese padre, confiésese. Usted bien sabe que en
cualquier momento puede llegar el “ladrón” y encontrarnos como
las “vírgenes necias”.

__________
________________________________________________ 341

145

DIOS Y FAMILIA

D
ios siempre ha sido objeto de innumerables
interpretaciones para bien y para mal. Ha sido
objeto de grandes teorías filosóficas, de guiones de
cine, de libros, de poesía, etc. Aristóteles decía que el hombre
es un elemento más del mundo que está supeditado al
devenir. Para este gran filósofo, Dios era representado como
“el motor inmóvil” que él mismo definía como el único motor
que no es movido por otro. A su vez, en el polo opuesto de lo
que es la captación de la realidad, tenemos a Sartre, cuya vida
filosófica se resumía en la palabra “libertad”, así pues, Dios se
emergía como su principal enemigo, ya que con los
mandamientos y la moral que debía llevar un buen cristiano
echaba por tierra todos los esfuerzos del filósofo de intentar
convencer al mundo de que los seres humanos somos libres,
en el sentido absoluto.
Al ver que su idea no cuajaba, Sartre definió a los
hombres como “seres para el absurdo” y como
“representantes para el infierno”. Pasaríamos luego a hablar
de hombres tan importantes como Santo Tomás o San
Agustín, aunque Marx y Nietszche fueron los más seguidos
desde la amplitud de su filosofía. Para el primero Dios no
existía, sino que el hombre era el propio dios, dueño de su
vida y de su libertad; a Marx le resultaba absurdo creer que
hubiera alguien por encima del hombre, pero Nietszche dio
un giro al afirmar “Dios ha muerto”, ya que con esa
afirmación daba por hecho que Dios había vivido. A partir de
aquí la filosofía teológica nunca fue la misma y los autores
342 ________________________________________________

que vinieron después siempre han tratado el tema de Dios


con bastante cuidado.
Lo que nunca han tratado los filósofos es el tema de la
fe. Para ellos la fe parece algo intangible y no es algo físico de
lo que se pueda tener referencias, tal vez por eso no lo
trataron, al menos que yo sepa. Pero se puede decir
modestamente que los católicos superamos a todos los
filósofos en el tema teológico, porque nosotros podemos
demostrar la existencia de Dios, cosa que ellos jamás lograron
ni obtener ni explicar. Al que niega la existencia de Dios, sólo
una pregunta le hace enmudecer: ¿Cómo lo sabes?
Tratando de otras cosas, en mi familia “tradicional”
aprendí de mis padres el valor de la oración, el valor del
amor, el valor de la fe, el valor de la generosidad, el valor del
esfuerzo, superación, alegría de una familia numerosa con
doce hermanos, solidaridad con los más pobres que nunca se
fueron de nuestro caserón sin una comida y una limosna. Por
eso ahora intento pasar el testigo y, junto con mi familia y mis
hijos, dar testimonio de una familia “tradicional” que nos
hace vivir unidos y colaborar mutuamente los unos con los
otros.
Intentamos enriquecer —si es posible— lo que
aprendimos, incorporando sentido cívico crítico,
participación ciudadana, defensa de la vida, tolerancia, amor
a la verdad; todo se resume con estas palabras:
— “Amar a Dios sobre todas las cosas” y al prójimo...

__________
________________________________________________ 343

146

LAS TENTACIONES

¿Q
uién no ha sufrido tentaciones? Es decir, esa
instigación o estímulo que nos induce o
persuade a una cosa mala. Es dejarse vencer de
ella en busca de un placer ilícito. ¿Son buenas las tentaciones?
Es claro que lo son cuando se vencen. Es un examen que Dios
permite hacer al demonio para poner a prueba nuestra fe, y
conseguido el triunfo por el que fue tentado se fortalece la
vida espiritual. Cada una de las tentaciones tiene su propia
enseñanza moral. Merece la pena destacar la que nos invita a
que Dios no nos lo dé todo hecho, con una falsa fe en la
providencia, como si nosotros no tuviéramos la
responsabilidad de poner nuestra parte para que las cosas se
lleven a cabo según Dios lo quiere. O la que nos recuerda que
el hombre no vive sólo de pan, sino que también necesita
alimentarse de la palabra de Dios, de la oración. O la que nos
llama a no vender nuestra alma al enemigo, por honores,
dinero o poder.
Después del bautismo tuvieron lugar las tentaciones que
el Señor soportó durante cuarenta días que permaneció en el
desierto haciendo penitencia y dedicándose a la oración. El
Catecismo, citando la Carta a los Hebreos (Hb 4, 15), explica
uno de los significados de estas tentaciones: “No tenemos un
Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras
flaquezas, sino probado en todo igual a nosotros excepto en el
pecado”. Las tentaciones, por lo tanto, significan que Jesús ha
asumido plenamente la condición humana, incluso en ese
aspecto tan peligroso como molesto: el de las tentaciones.
344 ________________________________________________

Cristo sabe, por propia experiencia, lo que nosotros


sufrimos al ser tentados y lo difícil que resulta perseverar en
la gracia de Dios y rehuir el pecado. Tras las tentaciones, y
con los discípulos ya, Jesús fue a Caná para participar en una
boda. Allí se encontró con su Madre. En ese contexto tuvo
lugar el milagro de la conversión del agua en vino. Milagro
que fue el primero de los muchos que hizo ante todo el
mundo y que realmente señala el inicio de su vida pública.
Las enseñanzas de ese episodio son muchísimas. Por un
lado está puesta en evidencia el papel de la Virgen María
como mediadora. Papel que Jesús acepta como algo natural y
que tiene en cuenta, hasta el punto de “obedecer” a su Madre,
como si ésta le hubiera arrancado un milagro que Él no estaba
dispuesto a hacer porque no había llegado su hora.
Por otro lado, este milagro representa la institución del
sacramento del matrimonio, ya que el Señor actúa como
testigo del amor de una pareja y bendice ese amor con su
gracia.
En lo sobredicho es de notar el poder que ejerce la
Virgen sobre su Hijo, porque no se trataba de un milagro
especialmente caritativo, sino de dejar en situación honrable a
los anfitriones al concederles que continuaran sirviéndoles
vino a los comensales cuando se supone que ya habían
bebido lo suficiente. Si esto consigue la Virgen de su Hijo,
¿cómo no ha de concedernos todo lo que le pidamos con
justicia y por caridad, siendo como es nuestra Madre?

__________
________________________________________________ 345

147

MANSO Y MUNIAÍN

E
s claro que leí las cartas del señor Muniaín y la de su
adversario, don Juan Manso. Este señor dice algunas
verdades que nadie le puede rebatir, pero el señor
Muniaín ha puesto el dedo en la llaga con buen tacto sin
faltar a la justicia ni a la verdad, como lo viene haciendo
siempre.
Conozco a don Francisco Sánchez de Muniaín desde
hace años, cuando periódicamente iba a entregar la sangre de
sus venas para que ricos o pobres recibieran las transfusiones
necesarias y siguieran viviendo, y después de jubilarse no ha
dejado de visitar a los ancianos que tan solos se sienten en
algunas residencias. Tampoco lo he visto pasar por delante de
un pobre sin darle limosna.
Me alegraría que todo esto no le sirviera de lección al
señor Manso por estar él haciendo lo mismo. Como tanto le
preocupan los pobres parece claro que algo estará haciendo
para saciarles el hambre alguna vez.
Bien me parece que don Juan Manso nos recuerde a las
víctimas de la Guerra Civil y a los millones de pobres que se
mueren de hambre. Pero se ha olvidado de lo más
importante: De esos miles o millones de niños incipientes que
son vilmente asesinados en el seno materno, gracias a las
leyes que nuestros compatriotas legislaron. Esos que
prometen el aborto libre si vuelven al poder.
Si a usted le hubieran asesinado a sus hijos, a sus padres
o a su esposa, si a usted le tuvieran año y medio encerrado en
un zulo tratándole peor que a un cerdo, claro me parece que
346 ________________________________________________

le daría toda la razón a don Francisco Sánchez, máxime


sabiendo que son más los etarras que han vuelto a reincidir
en el crimen después de dejarles en libertad que los que se
han reinsertado en la sociedad. Ve, ve cómo se trata de hacer
justicia huyendo siempre de la odiosa venganza.

__________

NUESTRA SEÑORA de Ocotlán


(México)
________________________________________________ 347

148

A LOS QUE VOTAN ABORTO LIBRE

e les abren las puertas del infierno de par en par. A


medio y largo plazo nos quedaremos sin pensiones
todos los que ahora las cobramos, muy puntualmente
con dos gratificaciones anuales. Y suponiendo que sean tan
honrados como sus colegas antecesores, la corrupción será
casi casi generalizada. La deuda pública había ascendido a 50
billones de pesetas con 10 mil millones diarios de intereses, y
actualmente el déficit es CERO, y la corrupción ha terminado.
Si algún viejecito no sabe lo que son 50 billones se lo
traduzco a kilos: sabiendo que un millón de pesetas pesaba
un kilo, mil millones una tonelada, cien mil millones cien
toneladas, un billón mil toneladas, y cincuenta billones cinco
mil toneladas, es decir, 500 camiones cargados con 10
toneladas cada uno, y sabiendo que un camión normal mide
diez metros de largo, puestos en fila los 500 camiones,
necesitan 5 kilómetros de carretera —tocando uno en otro—
para poder aparcar.
Esta ha sido la deuda que nos dejaron los abortistas
cuando fueron desplazados del poder, y ésta es la que ha sido
totalmente pagada hasta el día de hoy, y los diez mil millones
de pesetas que se pagaban diariamente de intereses, los
estamos cobrando los pensionistas actualmente y muchas
madres que tienen hijos.
Y aunque el señor Arzallus nos ha dicho que ni Franco
pudo acabar con la ETA, ahora estamos viendo que, si siguen
así, la ETA se acaba, si bien es verdad que el aborto libre es
peor que la ETA, lo que sucede es que no vemos a esos niños
348 ________________________________________________

gimiendo y sangrando, como vemos a las víctimas de ETA y a


sus queridos familiares.
Es público y notorio que una determinada política ha
creado dos millones de puestos de trabajo, y lo curioso es que
nos ha bajado los impuestos a todos, especialmente a los que
más lo necesitan. Todo esto quiere decir que si primara el
sentido común, el amor a España y a los españoles, no
existiría un ciudadano en España que no votara a los que han
hecho el bien a todos los españoles, sin excepción. Pero
¿dónde está “ese” que renuncia al poder por beneficiar a
España y a los españoles? Pues sí, existe una mosca blanca
que está renunciando al poder desde hace años. ¿Eres
socialista? Toma nota. ¿Eres rojo? Toma nota. ¿Eres facha?
Toma nota, y si eres un burro no anotes nada y vota el
desastre. Si hablé mal, di en qué, y si bien no me pegues.

__________

NUESTRA SEÑORA DE LAS VICTORIAS


________________________________________________ 349

149

POLÍTICA Y RELIGIÓN

E
ste es el título de la carta que ha sido publicada el
pasado día 8 por el señor X en un diario regional, y
después de una sarta de mentiras que les imputa a los
dirigentes del PP, nos dice a los católicos: “Se dirigen —el
Gobierno— a una gran mayoría de creyentes ciertamente
obtusos y mediocres”, es decir, torpes y tardos de
comprensión.
El señor X debe ser un superhombre al ver a los 4.900
obispos católicos que hay en todo el mundo, al ver a los 160
cardenales y al Santo Padre, obtusos, torpes y tardos de
comprensión. ¡Qué barbaridad! ¡Qué fenómeno tenemos en
Asturias! Sabe más que la Iglesia entera con todos sus santos.
Es posible que el PP haya destruido dos millones de
puestos de trabajo. Es posible que la economía española se
encuentre en quiebra y nos quedemos sin pensiones por la
incapacidad y corrupción del Gobierno PP. Es posible que
ETA termine con todas nuestras vidas porque el PP no sabe
acorralarla y perseguirla. Es posible que todas las parejas de
hecho sean fruto de los que se casan por la iglesia. Es posible
que los hijos que están sufriendo el divorcio o separación de
sus padres sean todos fruto de los católicos. Es posible que
todas las que abortan sean precisamente las que diariamente
comulgan y matan a sus hijos.
El señor X lleva toda la razón. Hay que acabar con la
Iglesia. Qué importa que más de un millón de personas
reciban asistencia médica en hospitales dependientes de
religiosos, y cerca de dos millones de alumnos estudien en
350 ________________________________________________

sus colegios y centros universitarios. Qué importa que la


unión sacerdotal Lumen Dei distribuya 9.000 comidas diarias
gratuitamente para los que están muriéndose de hambre. Qué
importa que la obra predicha tenga en sus residencias más de
cien ancianos y minusválidos gratuitamente y muy bien
atendidos. ¡Qué importa todo eso! Hay que acabar con las
familias, hay que ser progresistas. Esto de las familias es algo
tan arcaico que no puede seguir así. Y hay que matar a los
viejos, y no acaban de legalizar la eutanasia. Estos del PP son
fachas y ultras que acaban con todo.
Reciba mi hermano X un cordial saludo, y enhorabuena
por su talento.

__________

La Virgen de los Pobres


Banneux (Bélgica)
________________________________________________ 351

150

LO QUE FALTA EN EL MUNDO

E
s algo deprimente y penoso vivir informado de lo que
sucede en el mundo: guerras, secuestros, atracos,
sida, droga, centenares de muertos diariamente en los
combates, esposas y niños muertos en los hogares y en los
bosques sobre un charco de sangre, hombres que se suicidan
después de vengarse, destrucción masiva de fincas y puentes
que tanto sudor ha costado a los obreros el construirlos, y
vagones de euros para costearlos; entretanto, los canales de
televisión no cesan de elogiar y admirar a las señoras y
señores que se divorcian y vuelven a casarse en los
ayuntamientos, sin tener un recuerdo para los niños que
dejan “huérfanos” de padre o de madre.
Se habla mucho de solidaridad con los más necesitados,
pero resulta que cien mil niños se mueren de hambre todos
los días en el mundo desde tiempos inmemoriales. Gane la
derecha o gane la izquierda, el que tiene come y el que no, se
queda sin comer. Se combate el terrorismo por todas partes y
el terror aumenta. Ahora se multiplican los “kamikazes” que
nadie conseguirá vencerlos. Les lavan bien el cerebro
diciéndoles que van al cielo y que allí tendrán todas las
mujeres vírgenes que deseen, se meten las bombas debajo del
abrigo, entran en el vehículo que más gente lleve, tocan el
botón, y vuelan niños, mujeres y hombres; la policía busca los
trozos de carne que quedaron, y el pueblo se manifiesta y
llora, y la célula de Al-Qaeda se regocija viendo lo que
consideran un verdadero festín.
352 ________________________________________________

Los legisladores han querido humanizar las leyes en


consideración a los criminales y maleantes, y ahora nos
encontramos con que han deshumanizado a las víctimas.
Nos asusta lo sucedido el 11—M; es lógico que nos
hayan caído lágrimas ante tanto dolor injusto para tantos
hogares, pero si tenemos en cuenta los 76.000 niños
incipientes que matan en España todos los años de acuerdo
con las vigentes leyes, ¿no es motivo para llorar también? No
podemos olvidar que Cristo es la cabeza del mundo, y
nosotros somos miembros de su Cuerpo Místico, y cuando
uno de sus miembros padece la morbidez que deja el pecado,
sufre toda la humanidad, y ahora nos piden más deporte y
menos religión. Ha llegado la rotura con Dios en todo el
mundo, y el mundo es lo que es: un mundo sin Dios. Un
ejemplo que Cristo nos da para que nos abracemos a Él y
aumente nuestra fe, y cuanto más se prolonguen los
gobiernos de Satanás, más claro veremos lo que falta en el
mundo. No quiero pensar en una Tercera Guerra Mundial,
pero algo muy gordo ha de venir. Dios tiene que actuar.

__________
________________________________________________ 353

151

RESUMEN DE LA HISTORIA

E
l Rvdo. P. Rodrigo Molina Rodríguez, fundador de la
unión sacerdotal Lumen Dei, del que ya existen
motivos prodigiosos para su beatificación, nos había
dicho en unos ejercicios espirituales lo que ha venido a
denominar “Resumen de la Historia”, después de decir que
“la riqueza corrompe”, así se expresaba: “Guerra — paz —
progreso — bienestar — ocio — vicio — egoísmo — discordia
— guerra”. La discordia entre los partidos políticos
actualmente, es algo que nadie puede ignorar. Quiera Dios
que la discordia no se encuentre en los umbrales de algo peor.
Lo digo por los hijos y nietos que tantos millones de abuelos
tenemos, por lo demás, bien poco merecemos.
Entre las más de 200 naciones que hay en el mundo,
¿cuántas viven mejor que nosotros? ¿Dos, cuatro, ocho o
ninguna? Y ¿quién ha progresado más que nosotros en los
últimos años? ¡Nadie! Es verdad que todavía hay pobres en
España, pues, atiéndanlos, dinero hay.
Lo que sucede es que cuando se erradica la pobreza,
viene la soberbia, viene el exceso de ocio y el vicio, es decir, el
desorden o transgresión voluntaria de leyes y preceptos
religiosos que se llaman pecados.
He ahí la causa de todos los grandes males: guerras,
crímenes, miseria, que lleva a sucumbir a un sinfín de niños y
ancianos, y lo que es peor, los 76.000 niños que mataron en
España el año que dejamos atrás a través del aborto, y
conforme a los datos oficiales que se han publicado, y como
ya he dicho en otra ocasión, los 2.000 millones de abortos en
354 ________________________________________________

todo el mundo desde el año 70 hasta el 2000, pues así nos ha


informado la ONU, es decir, mataron la tercera parte de la
humanidad. Y nos hablan de derechos humanos... ¡Por favor!
¡Ya está bien de hipocresía! Los derechos humanos se están
aplicando cuidadosamente a los criminales, pero no a los
inocentes que claman al cielo.
La solución a todo esto está, sin ninguna duda, y con
toda seguridad, en el Hijo de Dios. Nuestro Señor Jesucristo y
su Santísima Madre. Absurdo es buscar otra solución. ¡Y
cómo callar las verdades del que ha dado su vida para que no
nos vayamos al infierno y tengamos vida gloriosa y eterna!
¡Es lo menos que podemos ofrecerle a Jesucristo!

__________

SANTA MARÍA DE LA ARRIXACA


Patrona del Antiguo Reino de Murcia
________________________________________________ 355

152

DIOS TODO LO PUEDE

P
ienso que a fuerza de cometer barbaridades y
presentárnoslas todos los días en los canales de
televisión, pasado el tiempo nos vamos
acostumbrando y nos parece normal cualquier atrocidad.
Once años emigrados en São Paulo, retirándonos siempre a
nuestra residencia antes de oscurecer y cerrando las puertas
con cerrojo y cadena, al final de la estancia, las noticias del
“escuadrón de la muerte” anunciando dónde habían quedado
los cadáveres, no nos sorprendían en absoluto.
Terminado el preámbulo, no me sorprende nada que
don Pedro de Silva (19—2—2004) se haya permitido airear las
rogativas soberbias de un sacerdote que quiere ser más
papista que el Papa y se atreve a pedirle que “entre en
razón”, todo parece que el Santo Padre nunca se ha sentido
inquieto por los pobres ni ha condenado las riquezas que no
son compartidas con los hambrientos; todo parece que nunca
ha condenado el aborto, el divorcio y todos los métodos
artificiales que se usan para fomentar el placer sexual e
impedir que los niños vengan al mundo como nosotros
hemos venido.
El Santo Padre está cumpliendo perfectamente todos los
preceptos que Jesucristo siempre encomienda a su vicario,
conforme a la “Constitución” de la Iglesia, es decir, el Santo
Evangelio de Jesús, y esperando morir en la cruz que lleva a
cuestas todos los días por el amor que tiene a la Humanidad
y muy especialmente a los más pobres.
356 ________________________________________________

Si ese sacerdote hubiera leído las catorce encíclicas del


Papa, como es su obligación, estaría bien enterado de que este
mundo injusto, egoísta, inmoral, soberbio, corrupto, guerrero
y criminal, se convertiría en un paraíso de paz y prosperidad
para todos, y no existiría un ser humano que no fuese rico si
siguiésemos los mandatos de Jesús. Este es el legado que nos
dejará el Papa cuando se vaya, “heredado” de Jesucristo, al
que hoy se burla y se desconoce porque no se permite
estudiar Religión en los colegios. ¿Sabéis por qué? Porque el
hombre ha cogido miedo a la justicia y a la verdad. Y para
saber lo que es un mundo sin Dios, vean las noticias que
diariamente nos dan en todos los canales de televisión, y que
reflexionen los gobernantes.

__________

Nuestra Señora de Siluva


Lituania
________________________________________________ 357

153

¡QUÉ HOMILÍA!

A
lgunas veces nos quejamos de los sacerdotes
porque nos parece que debieran de instruir
mejor a los fieles. Puede ser que tengamos
razón, pero qué pocas veces felicitamos a los que lo hacen
muy bien, y son muchos. Hoy quiero felicitar al padre José
Juan, y creo que si les preguntaran a unas trescientas
personas que asistimos a misa el pasado domingo en la
basílica del Sagrado Corazón, todas nos darían su
complacencia.
Dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Así
resultó la homilía del padre José Juan; pienso que todos
quedamos sedientos de seguir oyéndole las verdades que nos
fue diciendo en poco más de diez minutos, sin que nadie
haya tenido motivos para sentirse incómodo. El joven
sacerdote, en todo momento, bien centrado en lo que
proclamaba, adhiriéndose exclusivamente al Evangelio,
hemos podido ver en su humilde semblante que vive en
plenitud todo lo que predica.
Esta nos parece la clave para persuadir y convencer con
razones que salen del alma y se graban en la conciencia de
cualquier persona que acepta y busca la verdad. Y como la
veracidad se encuentra íntegramente en las palabras de
Jesucristo, me parece un gran error alejarse del Evangelio
para predicar una homilía que bien puede dividir las
opiniones de los fieles, especialmente cuando se trata de
temas políticos.
358 ________________________________________________

Terminaré diciendo que aquel que quiera iluminar más


que Jesucristo a los devotos es lo mismo que el que quiere
alumbrar al sol con una linterna. Quiera Dios que al padre
José Juan no nos lo lleven de Gijón.

Publicado en El Comercio 6—septiembre—2004 y


La Voz de Avilés 26—septiembre—2004

NUESTRA SRA. DE LA EVANGELIZACIÓN


Lima (Perú)
________________________________________________ 359

154

ME SUCEDIÓ EN BRASIL

L
legar a una ciudad como São Paulo con diez mil
pesetas y la mujer embarazada de tres meses, sin
oficio ni beneficio para empezar la vida sin conocer
el idioma, no necesita más explicación de las contrariedades
que el lector bien puede imaginar.
Para el primer empleo me presenté como lavador de
ropas en la lavandería de un japonés, algo que nunca había
hecho en España. Intentando entendernos en portugués le
convencí de que había trabajado en una tintorería de mi
padre. Me puse a lavar pantalones con buena disposición,
pero no me di cuenta de pasar el cepillo y el jabón por los
pliegues de las perneras después de haber lavado bien las dos
caras de la pernera que aparecen una vez planchados los
calzones.
Y cuando llevaba una hora lavando, el japonés se acercó
al lavadero para examinar los muchos pantalones que había
lavado en poco tiempo, y me cazó: “Usted en España no
trabajaba en la tintorería de su padre, vivía enfrente de una
lavandería. Tenga cincuenta cruzeiros y váyase”.
Cogí los cincuenta cruzeiros (equivalente a mil pesetas
de hoy), le di las gracias y pensé en comprar un bocadillo
para saciar el hambre que tenía, pero recordé que mi esposa
también espera comer algo en la favela donde dormíamos y
vivíamos, entre ladrones y negros; luego me di cuenta que
había prometido ofrecerle una misa en acción de gracias al
Espíritu Santo con el primer dinero que ganara. Resignado y
paciente, mientras rezaba el rosario y me proponía llegar
360 ________________________________________________

caminando algunos kilómetros para llegar a la chabola sin


pagar autobús, vi muy claro que era una prueba que Dios me
daba y que tenía que superarla.
Cuando llegué a la favela, mi santa esposa que sabe
coser muy bien, estaba haciendo unos mandiles con un poco
de género que yo le había comprado para venderlos en la
feria. Nos abrazamos, le expliqué todo lo antedicho y los dos
decidimos cumplir la promesa, llevándole a Dios los 50
cruzeiros para pagar la misa, pues era justo lo que costaba.
Cuando llegamos a nuestro barracón había una vecina
negra a la puerta y nos compró un mandil, cogimos el dinero,
entramos en un supermercado, compramos medio litro de
aceite, unas rajas de carne, tomates, pan y sal. Cenamos
estupendamente y vimos, una vez más, lo bueno que es
Jesucristo.
Seis años después, trabajando como agente de la
propiedad, venimos a España de vacaciones con dos hijos de
bendición y bañándonos en la piscina del barco Monte
Humbe y con un Chevrolet de lujo y último modelo. El
cristiano que tiene fe, sólo debe temer a Dios y al pecado que
tanto le ofende a Él.

__________
________________________________________________ 361

155

BUEN PADRE

E
l pasado día cinco asistimos a misa en la basílica del
Sagrado Corazón. Allí nos encontramos con el buen
padre, José Juan, primero confesando, después
celebrando la Santa Misa y predicando el Evangelio. En la
Iglesiona no había asientos para todos. Tampoco tuvieron
oportunidad de confesar todos los que querían hacerlo con el
padre José Juan, pese a que —dicho con toda sinceridad— en
esa iglesia, como en tantas otras, todos los sacerdotes
(empezando por el rector) son muy buenos. Y, ¿qué es ser
buen sacerdote? Cumplir con todo lo que el Santo Padre ha
prescrito para celebrar la Santa Misa, obedeciendo en todo al
Magisterio de la Iglesia, profundizar todo lo posible en la
inconmensurable riqueza del Evangelio y obedecer con
docilidad a todo cuanto nos ordene el señor Arzobispo,
máxime teniendo en cuenta que Dios nos ha regalado a un
santo para regir la diócesis del Principado. Muchas veces he
pensado que todos los males que sufre la Iglesia son por falta
de la obediencia que todos los religiosos deben a su
inmediato superior, sin excluir a nadie hasta someterse (3ª
acepción) al Vicario de Cristo.
Continuando con el padre José Juan, me honro en
conocerle muy bien: es un joven muy inteligente, mesurado,
ecuánime, humilde; con gran experiencia en la vida espiritual
y una psicología que le permite conocer rápidamente en su
confesionario al penitente y darle la lección adecuada
conforme a la capacidad que tiene para recibirla y
comprenderla. Esto lo he experimentado siempre que confesé
362 ________________________________________________

con él. Es verdad que se trata de una persona muy culta y es


licenciado en Dogmática, por lo que creo no hay
impedimento para que un día llegue al obispado.

La Voz de Avilés 4—enero—2005

GUADALUPE
Patrona de La Gomera, Canarias
________________________________________________ 363

156

LA UNIDAD DE ESPAÑA

L
os abajo firmantes creemos que si llegan a trocear
España, las consecuencias pueden ser las que un
sinnúmero de españoles venimos incubando en
nuestra imaginación. Nos parece un derecho fundamental
que todas las Comunidades reciban los mismos privilegios
con total imparcialidad, y en el supuesto de que esto sea una
razón, si alguna Comunidad pretende su soberanía
(independencia), es claro que otras Comunidades también la
reclamen, exponiendo los argumentos históricos que cada
una pueda tener o hacer que los tiene.
Esta secesión, que tan tozudamente se pretende, es un
ataque contra la Constitución, es decir, la ruptura de nuestra
ley de leyes.
Confiaremos en las palabras que nos ha dicho la
vicepresidenta doña Teresa Fernández De la Vega: “No hay
nada nuevo. Nada ha cambiado. El plan Ibarretxe está fuera
de la Constitución y, por lo tanto, no puede ser aprobado.
Esta es la posición que ha mantenido, mantiene y mantendrá
el Gobierno”.
La Sra. Fernández De la Vega también defendió “el
modelo de Estado que ha venido funcionando durante 26
años dándonos estabilidad”.
Si se modifica la Constitución y desaparece el artículo 8,
donde dice que “el ejército español garantiza la unidad,
soberanía e integridad territorial de España”, y si los poderes
del Rey que le otorga la Constitución y que su límite se
encuentra en la Carta Magna, si todo esto desaparece, ¿con
364 ________________________________________________

qué derecho puede defender España el actual Jefe del Estado


y ordenar a los ejércitos lo que pudiera convenir a la nación?
Creo que todos recordamos la salida de un Rey de
España para terminar muriendo en el exilio. Esperamos que
los españoles recuerden aquel resultado doloroso,
sanguinario y ruinoso y todos juntos evitemos que se repita.
Por eso, los que queremos que España no se convierta en un
hormiguero de naciones, pretendemos hacer una
manifestación en el día y fecha que señalaremos, después de
conseguir el permiso de las autoridades pertinentes. Y
advertimos que si algunos independentistas, opositores a la
libertad de expresión y manifestaciones autorizadas,
intentaran boicotearnos, sólo esperamos el auxilio de la
policía, pues nuestro espíritu pacífico jamás se enfrentará con
nadie, ni con razón ni sin ella.
Confiamos en que los cuatro rotativos regionales nos
hagan pública esta carta, donde todos los abajo firmantes
buscamos, junto con muchos millones más, la unidad de
nuestra querida Patria y la paz.

__________
________________________________________________ 365

157

DIFÍCIL DE ENTENDER

E
s difícil de entender el porqué tiene tantos enemigos
la Iglesia Católica, siendo la institución que más
favorece a los enfermos y a los indigentes que se
pasan horas y días ateridos de frío a las puertas de las Iglesias
por no encontrar otro lugar más propicio para conseguir unas
monedas que, gracias a la Iglesia, les permiten comer muy
bien en la Cocina Económica por el bajo precio de 0,60 euros,
incluyendo una cocacola.
Y aunque he dicho gracias a la Iglesia, sería una
ingratitud olvidarnos de las religiosas de San Vicente de Paúl
y de las señoras que voluntariamente también se pasan horas
y días colaborando con las monjitas sin más remuneración
que lo que Dios pueda concederles —y no es poco— por la
caridad que diariamente hacen.
Conozco a una buena señora que diariamente la
encuentro en la iglesia de San Lorenzo una hora antes de la
Santa Misa. Se postra de rodillas a los pies del sagrario
meditando —supongo— lo bueno que ha sido Jesús —y sigue
siendo—, especialmente con los desheredados y los tullidos a
quienes les prometió el Reino de los Cielos en el Sermón de la
Montaña.
Esta señora dócil y sonriente, todos los días me saluda
con gracejo y muy gustosamente le correspondo lleno de
respeto y con ese amor que Jesús nos exige para exterminar
las tristes noticias que diariamente llegan a nuestros hogares
a través de la televisión.
366 ________________________________________________

La señora predicha estuvo trabajando muchos años en


diversas embajadas, y ahora, jubilada, y aún llena de
vitalidad es muy feliz sirviendo a los pobres y a Dios. El que
no es “feliz” en este mundo es porque aún no ha sabido
conformarse con la voluntad del que más nos ama. Dejemos
de freírlo y seamos sus amigos.

Publicado en El Comercio 27—enero—2005 y


en El Comercio Digital 27—enero—2005

NUESTRA SEÑORA DE LA FUENSANTA


Murcia (España)
________________________________________________ 367

158

EL SANTO PADRE JUAN PABLO II

M
uchos juicios se hacen sobre el Santo Padre
que casi nos parecen temerarios. Juan Pablo II
siempre ha sido demasiado fuerte para
dejarse manejar por alguien que no sea el que él representa en
la tierra como su Vicario. Cuando un católico —y
especialmente el jefe de la Iglesia universal— disfruta de un
ideal cognoscitivo y sublime, sólo le importa cumplir la santa
voluntad de Dios, esto es, seguir literalmente el Evangelio de
Jesucristo, sin poner límite al sufrimiento, como así lo ha
hecho Jesucristo por amor a la empecatada naturaleza
humana y por obediencia al Padre, cuando nadie tenía
salvación.
Cuando Jesucristo llevaba la cruz a cuestas y lo iban
flagelando, unas piadosas mujeres le compadecían y lloraban.
Él les dijo: “Llorad por vosotras y por vuestros hijos, por mí
no lloréis” (Lucas 23, 28). ¿No será esta la misma respuesta
que le gustaría dar al Papa para los que tanto le compadecen
y piden su dimisión?
Juan Pablo II sabe muy bien que “el que pone la mano
en el arado y mira hacia atrás no es digno del Reino de los
Cielos” (Lucas 9, 62). Al Santo Padre se le puede considerar
como el mejor amigo de aquella mujer que le salvó la vida: la
Madre de Dios. También como el solícito y fiel servidor del
Hijo de María. Y el que tenga un poco de espiritualidad se
dará cuenta de que sólo a la Madre y al Hijo preguntará por
la decisión que tiene que tomar en cada prueba que le envían,
por el amor inmenso que le tienen. Sería una herejía pensar
368 ________________________________________________

que Dios nos envía los males por fastidiarnos, y una tristeza
no comprender que lo hace por amor. Dios no quiere ni
puede querer que alguien vaya al purgatorio o al infierno.
Él nos ha creado para ser eternamente felices en el cielo,
pero el que quiere condenarse se condena, pues nos ha dado
libertad para todo, incluso para matar a los niños inocentes,
como se la dio a Herodes.

__________

NUESTRA SEÑORA DEL PINO


Patrona de Las Palmas y de la Isla de Gran Canaria
________________________________________________ 369

159

MURIÓ SU SANTIDAD

M
e parece un atrevimiento por mi parte escribir
algo sobre un Papa que ha sido —conforme al
dictamen de su excelente biógrafo George
Weigel— el más relevante entre los 265 pontífices que fueron
coronados después de San Pedro. Pero el amor que me ha
unido a él desde el mismo día en que fue coronado como
Obispo de Roma, sin dejar que pasara un solo día sin rezar
por sus santas intenciones, me hace pensar que desde el cielo
puede darme facultad para hacerlo.
Puede parecer que he sido demasiado listo al llenarme
de amor espiritual sin conocer tan sólo la primera actuación
de Juan Pablo II.
Pero esto tiene una explicación:
Cuando la campesina de 65 años —María Wanda— fue
asediada por los periodistas en Cracovia para decirle que el
hombre a quien ella había servido durante dieciocho años
había sido elegido Papa, en aquellos momentos, confusa y
despistada, sin pensar lo que les decía, puso al descubierto la
vida íntima del purpurado Karol Vojtyla, y les dijo:
“En la capilla se pasaba horas interminables. No se daba
cuenta del frío del invierno. Se olvidaba de la hora del
almuerzo. Nunca usaba el reclinatorio. Se arrodillaba en el
pavimento con la frente en el suelo. Pocas veces tenía que
hacerle la cama. Tenía unas mantas en el armario y las ponía
en el suelo para dormir. Pero esto no debería de descubrirlo,
estoy muy nerviosa…”.
370 ________________________________________________

Como hemos visto, Juan Pablo II ya estaba bien


dispuesto para ser santo antes de ser Papa. Los santos nos
dicen que el que reza se salva, y el que reza mucho Dios le
hace santo. En cuarenta y seis años de práctica religiosa he
leído la síntesis biográfica de mil seiscientos santos que
aparecen en cuatro volúmenes biografiados por el religioso
Butler.
Y no conozco a ninguno que no haya tenido vida de
oración, profunda y meditada, sin faltar nunca las duras
penitencias que, ni siquiera, han excluido a los beatos de ocho
y diez años, Jacinta y Francisco, los que hacían largas horas
de oración y penitencias tan duras porque así se lo había
pedido la Virgen.
De Sor Lucía puedo decir lo que ella nos ha dicho
cuando le pregunté cuántas horas dedicaba a la oración cada
día:
— “Cinco”, me contestó.
Es verdad que Juan Pablo II disfrutó muchos años del
don de la fortaleza, del don de una inteligencia privilegiada,
del don carismático, al que adicionaba un cúmulo de
penitencias y oraciones que santificaban su persona, y en mi
humilde opinión, esa santidad era la que movía los corazones
de las multitudes que siempre encontraba en los viajes que
hacía al extranjero y también cuando se quedaba en la Plaza
de San Pedro.
Los santos son aquellos que diariamente conectan con
Dios a través de la oración y de las buenas obras, porque “la
fe sin obras es inútil, es un cadáver” (Santiago 2, 17).
Cuántas cábalas se han hecho al ver un hombre como
Karol Vojtyla entregando la vida a Dios, día a día, sufriendo
estoicamente lo que tal vez no podemos imaginar.
El motivo es claro:
¿Qué hubiera sido de nosotros sin la pasión y muerte de
Nuestro Redentor?
¿A quién podríamos buscar como Abogada y defensora
nuestra si no fuera por la pena y el sufrimiento lacerante que
________________________________________________ 371

sufrió la Virgen María viendo a su Hijo, mil veces santo,


clavado en la cruz y perdonando a sus verdugos?
A los cristianos, ha de parecernos claro que a mayor
sufrimiento, por amor a Cristo, mayor gloria en el cielo y
mayor bien para los que siguen viviendo.
¿No es esto lo que nos enseñan y demuestran, Jesús,
María y Juan Pablo II?

Publicado en La Nueva España 7—abril—2005

NTRA. SRA. DEL ROSELL


Antigua Patrona de CARTAGENA (Murcia)
372 ________________________________________________

160

LA EUCARISTÍA

H
ay católicos que dudan si Jesucristo realmente
se encuentra en la Eucaristía, y esto hace que
muchas veces comulguemos a la ligera, sin un
mínimo de preparación para recibir el más
importante de los sacramentos. Allá por los años 1910—1915,
en Portugal se había extendido la noticia de que la Eucaristía
sólo era una ruedecita de pan simbolizando lo que Jesucristo
y la Iglesia siempre han afirmado de forma veraz. Unos
meses después, cuando el ángel se les apareció a los
pastorcitos de Fátima por tercera vez en el monte llamado
Loca do Cabeço y le dio a sor Lucía la Hostia, y la Sangre del
Cáliz a Jacinta y a Francisco, recitándoles la oración que
sigue:
“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os
adoro profundamente y os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo,
Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo,
presente en todos los Sagrarios de la tierra, en reparación de
los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es
ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo
Corazón y del Corazón Inmaculado de María, os pido la
conversión de los pobres pecadores”.
¿Quién puede creer que Lucía, analfabeta y con menos
de 9 años haya podido inventar esa oración que los tres
pastorcitos recitaban juntos con el ángel, y que el Obispo de
Leiría monseñor Correia da Silva ha dejado escrito que es la
oración más ortodoxa e importante que tiene la Iglesia,
después del Padrenuestro? Como puedes ver, hermano
________________________________________________ 373

lector, el que no cree en Dios y en la Virgen es porque no


quiere.
Hace unos 20 años estuve en la Sala de Prensa en el
Santuario de Fátima, con el fin de informarme bien para
luego escribir nueve artículos que fueron publicados en La
Hoja del Lunes de Gijón. Allí —en la Sala de Prensa— conocí a
un teólogo que me dijo: “El ángel no ha venido solamente
para preparar a los pastorcitos espiritual y psíquicamente
para las visitas que les esperaban de la Virgen, sino también
para enmendar la herejía que había divulgado en los
periódicos un personaje ateo, intentando confundir la
realidad con el simbolismo”.
No sé por qué hemos de dudar siempre de lo que
Jesucristo nos ha dicho. Si Dios ha dotado nuestra naturaleza
con la capacidad de transformar los alimentos en carne y
sangre, parece claro que también haya podido dar poder a
sus sacerdotes para transubstanciar el pan en Cuerpo, Alma,
Sangre y Divinidad de Jesucristo. Es claro que no es lo mismo
transubstanciar que transformar, pero en ninguno de los dos
casos puede faltar el poder de Dios.
Cuando un señor le preguntó a sor Lucía:
—¿Qué es Dios, hermana Lucía?
—Dios es la luz que ilumina todo lo creado por Él para
que al contemplar la naturaleza y el firmamento nadie dude
de su poder y de sus obras.
—¿Y si Dios es la luz, qué es el sol?
— El sol es un diminuto reflejo de la Luz de Dios
-respondió Lucía.
Al igual que todo lo que existe, la naturaleza es la
creación de Dios, perfectamente ordenada para que cada
vegetal o animal nos aporte el fruto que le ha sido ordenado
por su Creador.
¿Cómo se produce todo esto? Tengo para mí que todo
son “milagros” en los que muy pocos se fijan.
¿De dónde sacan las flores, claveles y rosas, ese tinte
para obtener esos límpidos colores con tan singular belleza?
¿De dónde saca la caña de azúcar ese almibarado?
374 ________________________________________________

¿De dónde saca el melón ese líquido tan puro y


vitamínico?
La tierra no tiene de todo eso.
Bueno sería que un científico católico nos explicara todo
esto y nos dejaran descansar un poco con tanta política, tanto
sexo y tanta herejía.

Publicado en La Nueva España 24—junio—2005

VIRGEN DEL AZAHAR


BENIAJÁN (Murcia) - España
________________________________________________ 375

161

UN ESPAÑOL HA SIDO TESTIGO OCULAR DE


LA MUERTE DE CRISTO

A
l político, escritor y célebre orador español,
Emilio Castelar y Ripoll, en 1869, el Municipio
de Niebla quiso obsequiarle —como prueba
de gratitud— con un documento que se
guardaba en el archivo municipal de dicha ciudad. Se trataba
de una hoja de piel amarillenta y texto borroso por la acción
del tiempo.
El contenido epistolar de la misiva relata la pasión y
muerte de Jesús. Pues un soldado —Aurelio—, natural del
condado de Niebla, había sido legionario de Roma en
Jerusalén cuando aconteció el drama glorioso de la muerte y
resurrección de Cristo. La estancia del soldado bético en
tierras tan distantes fue motivada por el reclutamiento de las
milicias legionarias.
El joven Aurelio que se dedicaba a las faenas del campo
y poseía una inteligencia comprimida por la involución de
aquélla época, sentía vehemente el afán de dejar la labranza y
conocer un mundo más civilizado y mejor retribuido, y esta
situación le hace entrar voluntario en el Ejército de Roma.
No obstante, Aurelio no se olvidaba nunca de su buena
madre y conseguía mantener correspondencia con ella,
relatándole los sucesos del mundo judío; es decir, los de
aquellos hombres observadores de leyes y principios
religiosos de gran rigor. Estuvo cerca del templo de Salomón
en Jerusalén y perteneció a la guardia de Poncio Pilato.
376 ________________________________________________

Se ha comprobado que Aurelio conseguía que postas


militares hicieran llegar las cartas que escribía a su madre
después de recorrer medio mundo. Una de estas cartas es la
que le entregaron a don Emilio Castelar.
En esta misiva Aurelio le cuenta a su madre la
impresión emotiva que guardaba vivamente en su espíritu: la
pasión y muerte de un judío excepcional:
“Aquí se habla mucho de esta tenebrosa injusticia
-escribe Aurelio— pero hay algunos que lo tratan como
impostor y otros de creerse un Dios”.
La carta me parece interesante por la influencia que ha
tenido el suceso en el espíritu de Aurelio:
“No podré olvidar nunca, madre, aquel momento en
que cuando El iba rendido por la flagelación y el peso de la
cruz, en una calle de Jerusalén, salió al paso su madre
acompañada por otras mujeres. Sólo tú, madre, puedes
adivinar el dolor de aquella mujer al ver a su hijo así. Sus
brazos se extendían hacia su hijo ensangrentado. ¡Y fui yo,
madre, quien por orden de mi centurión se interpuso para
evitar que se acercara!. Para impedirlo tenía mi gladium al
cinto y mi pilco en las manos.
Luego, cuando aquel murió clavado en la cruz y fue
enterrado, custodié su sepulcro porque el Sanedrín temía que
los discípulos robaran el cuerpo del Maestro para hacer creer
que había resucitado. ¡Y resucitó, madre, resucitó!. Yo estaba
vigilante, quería saber las consecuencias que podía tener
aquel hombre que tantos milagros había hecho, y que su
muerte nos había llenado de dolor el alma.
En tal estado de ánimo estaba, cuando me sentí
invadido por un sopor inexplicable. Igual les sucedió a los
soldados que estaban conmigo. Y cuando despertamos, el
cuerpo había desaparecido. Pero no había sido robado.
Quedaba en el ambiente de la gruta, sombría y húmeda antes,
una claridad, un perfume, un rastro luminoso que delataba el
prodigio.”
Se dice que don Emilio Castelar se quedó estupefacto y
embargado por la emoción que le produjo la lectura del
________________________________________________ 377

pergamino. Y es que si bien todos conocemos la historia de


Jesús a través del Evangelio, el manuscrito de un soldado
español que testifica confidencialmente a su madre la pasión,
muerte y resurrección de Jesús, parece que nos acerca de
forma más objetiva y contundente a la realidad de los hechos.

Publicado en La Nueva España 6—julio—2005

Nuestra Señora de Walsingham


Norfolk, Inglaterra
378 ________________________________________________

162

LOS HOMOSEXUALES

H
ace treinta y tres años que regresamos de São
Paulo mi esposa, nuestros hijos y yo. En el año
1961 llegamos a Brasil con diez mil pesetas, y
por si todo esto fuese poco, a mi queridísima
esposa le faltaban cinco meses para el alumbramiento. Hemos
experimentado el hambre, la miseria, las humillaciones y el
desamparo de las personas que no esperábamos, pero nunca
nos ha faltado la protección de Jesucristo y su Madre
Santísima. También es cierto que nunca perdimos una misa ni
dejamos de practicar diariamente la religión.
Pocos años después, con los pequeños ahorros que
teníamos, y algunos créditos bancarios, conseguimos fundar
una empresa con especialidad en urbanizaciones, y al cabo de
once años la vendimos a los empleados para pagárnosla en
cien mensualidades iguales. Nos despedimos de todos los
empleados con amor recíproco. El abogado, homosexual, el
jefe de personal y el economista que llevaba los libros nos
acompañaron hasta el aeropuerto de Campinhas, y allí
lloramos todos juntos; todos habían pasado por Cursillos de
Cristiandad, todos eran fervientes católicos, y todos
contribuían con sus limosnas para los pobres.
Retornando al hilo del título, tengo que decir que los
homosexuales, al igual que todos los seres humanos, también
son hijos de Dios, y tal vez más amados que los que no
llevamos esa cruz. Volviendo al abogado homosexual, ha sido
uno de los mejores amigos que tuve a lo largo de mi vida:
ferviente católico, honrado hasta la médula, muy competente,
________________________________________________ 379

sincero y fiel a la empresa en los múltiples juicios que tuvo


que defender a través de los años, y jamás tuve una queja de
alguien que pudiera ser galanteado por el homosexual. Tal
vez por eso era muy respetado por todos los empleados que
trabajaban para nosotros y por cuantos le conocían.
Y este hombre honorable —más que muchos millones
de heterosexuales—, una de las veces que vino a mi
despacho, hablándome confidencialmente de la
concupiscencia y de la lujuria, me dijo: “Nuestro descrédito
no es precisamente por la inclinación que tenemos hacia las
personas del mismo sexo. Es por la aversión que sienten hacia
los que practican la sodomía. Si todos supiéramos llevar esta
cruz como Dios nos manda, seríamos más respetados y
admirados que los heterosexuales. Pero eso sólo se puede
conseguir dominando el pensamiento, con mucha ayuda de
Dios, y con el gran temor de lo que Dios nos dice en los
Sagrados Textos, y con lágrimas así matizó: “Los sodomitas
no entrarán en el Reino de los Cielos” (1ª Corintios 6, 9).
Terminaré diciendo que son numerosos los sacerdotes y
religiosas que nacen y mueren vírgenes, con mucha paz, con
mucho amor y con alegría. No podemos olvidar que todos
llevamos nuestras cruces, y hay muchas más pesadas que la
abstinencia sexual, pero ¿cómo podemos olvidarnos de que
“poco durará la batalla y el fin es eterno?” (Sta. Teresa de
Jesús).

Publicado en La Voz de Avilés 19—julio—2005


380 ________________________________________________

163

CONTRA EL HAMBRE

M
e permito decir —con sinceridad cristiana—
que una de las mayores desgracias que puede
suceder en cualquier hogar es que Dios les
haya permitido recabar una fortuna y no tengan la gracia de
compartirla con los que diariamente se mueren de hambre
clamando al Cielo. Lo predicho viene avalado por las
palabras de Dios: “Apártate de Mí, maldito, porque tuve
hambre y no me diste de comer, al fuego eterno”. “Lo que
hiciereis con uno de estos más pequeños, conmigo lo
hicisteis”.
Nuestros hermanos comunistas siempre han luchado
titánicamente para que no exista el hambre en el mundo, ¡qué
bien! Pero, desgraciadamente también siguen luchando por
apartarnos de Dios. Este es el gran error que nunca han
llegado a descubrir. En consecuencia, tampoco han
conseguido prosperidad meritoria en ninguna nación. Si ese
ideal caritativo que tienen y el coraje que los acompaña
estuviera injertado en el Evangelio de Jesucristo (Yo también
sería comunista), no tengo duda alguna que ya hubieran
triunfado en todo el mundo, contrariamente, cada día son
menos y con menos poder.
¿Cuándo se ha visto tanto terrorismo en el mundo y tan
bien preparado para que no haya paz en todo el planeta?
¿Cuándo se han visto tantos crímenes entre padres e hijos?
¿Qué está faltando aquí? ¿Por qué existe tanto interés en
acabar con la religión? ¿No es verdad que los que niegan la
existencia de Dios, sin saber que no existe, pueden llevar en el
________________________________________________ 381

subconsciente algo que les impulsa a luchar para que todos


seamos ateos y que todos nos condenemos o nos salvemos
todos, santos y pecadores? (Mal de muchos, gozo es) La
incoherencia de los que dicen que Dios no existe es espantosa.
¿Cómo lo saben? ¿Quién se lo ha dicho? ¿Cómo lo pueden
saber? ¿No sería más inteligente y más sensato decir: “Yo
pienso que no hay Dios, pero no lo sé? Pues no; ellos “saben”
que no lo hay, y punto.
Los gobiernos miserables en todo el mundo dan
preservativos y anticonceptivos, y cuando éstos fallan matan
a los niños incipientes. Pero no dan ni el 0,7 por ciento ni el
0,2. Y como “la justicia y la paz se besan”, al no haber justicia,
lógicamente no puede haber paz. “Si hablé mal decir por qué,
y si bien…”.

__________

MARÍA REINA DEL UNIVERSO


382 ________________________________________________

164

TRES HORAS EN EL PURGATORIO

D
el libro Omagio publicado en italiano me serviré
para escribir el artículo que sigue, con aprobación
eclesiástica de monseñor Serafino Spreafico.
Fray Daniele, hermano lego capuchino, convivía en el
mismo convento que, a mi parecer, también habitaba el
mayor santo de todos los tiempos: Padre Pío de Pietrelcina, el
que con heroísmo, amor y entrega total soportó algo más de
cincuenta años los estigmas en pies, manos y costado,
siempre perdiendo sangre sin que nunca sufriera de anemia.
Pero, sin leer su biografía y sus numerosísimos milagros, es
difícil creer lo sucedido a su discípulo Fray Daniele. De San
Pío sólo decir que a su sepultura en San Giovanni Rotondo
llegan 7.500.000 peregrinos de todas partes del mundo
anualmente, 1.500.000 más que a Fátima.
Fray Daniele ejerció de portero, sacristán, pidiendo
limosnas y cocinando. Con frecuencia salía con su mochila en
la espalda a pedir limosnas de puerta en puerta. Hacía la
compra todos los días para el convento; todos le conocían y le
querían bien, haciéndole buenos descuentos a favor de los
capuchinos. Pero entre las liras que recogía se le pegaban a
las manos las que a él no le pertenecían y sí debía de
entregárselas todas al superior. Así, un día y otro hurtaba
irrisorias cantidades para la correspondencia, para sus
pequeñas necesidades y también para los militares que
llamaban a la puerta del convento pidiendo. Pero su fidelidad
con los superiores y con Dios ya no existía.
________________________________________________ 383

Y como todos tenemos que expiar nuestros numerosos


pecados —en esta o en la otra vida— Fray Daniele comenzó a
sentir fuertes dolores en el aparato digestivo. Se fue a una
consulta médica y el facultativo le diagnosticó un cáncer
irreversible. Pensando que tenía que morirse fue a referírselo
al Padre Pío, y como éste era taumaturgo y sabía de sus
secretos, con más brusquedad que sonrisa le dijo: “Opérate”.
Fray Daniele permaneció confuso y reaccionando le dijo:
“Padre, no vale la pena. El médico no me ha dado ninguna
esperanza. Ahora sé que debo morir”. “No importa lo que
haya dicho el médico: opérate en Roma, pero en tal clínica y
con tal médico”. Cuenta Fray Daniele: “El Padre me dijo esto
con tal fuerza y con tanta seguridad que le contesté: Sí, Padre,
lo haré. Entonces él me miró con dulzura y conmovido
añadió: No temas, yo estaré siempre contigo”.
Al día siguiente Fray Daniele salió para Roma, y
estando sentado en el tren advirtió una presencia misteriosa,
era el Padre Pío manteniendo la promesa de estar siempre a
su lado, sabiendo el poder que de lo alto venía para bilocarse.
Misteriosamente, cuando Fray Daniele llegó a Roma, el
Padre Pío que continuaba siempre a su lado debido a la
bilocación le informó que la clínica donde sería operado era
Regina Elena, y el profesor se llamaba Ricardo Moretti. Fray
Daniele ingresó en esa clínica al atardecer, y a las siete de la
mañana estaba en la sala de operaciones, y dice: “Me
prepararon para la intervención. A pesar de la anestesia
permanecí despierto y me encomendé al Señor con las
mismas palabras que Él dirigió al Padre antes de morir:
“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”.
Estuvo tres días en estado de coma. Cuando tomó
conciencia, les pidió a los doctores que lo llevaran al convento
antes de morirse. Allí le visitó el doctor Giovanni
Marranghello, quien unos días después tuvo que certificar la
muerte de Fray Daniele. Entretanto, el Padre Pío —sabiendo
que había muerto sin confesar los hurtos que había hecho—
imploraba a Dios que le devolviera a la Tierra para expiar sus
pecados y confesarse.
384 ________________________________________________

Los vecinos y religiosos velaban el cadáver que yacía en


el ataúd cubierto con una sábana. Poco después de la
medianoche, con un movimiento brusco levanta los brazos
para liberarse de la sábana.
Los veladores se agolpan todos en la puerta huyendo de
pavor, pues nadie duda de que se trata de un fantasma;
ninguno puede concebir la resurrección de un muerto ni el
milagro del Padre Pío. A la mañana siguiente, después de
conocerse la noticia, una multitud de gente se agrupa en la
puerta del convento para hablar con aquel fraile que tantos
conocían, pero sólo algunos amigos muy íntimos lo
consiguen.
Después de lo predicho, Fray Daniele nos cuenta: “Me
llevaron hasta la presencia de Jesucristo, y al igual que veía a
todos los que conocí en la vida terrena, también veía a
Jesucristo, pero no como juez severo, sino lleno de amor. Fui
condenado a tres horas de purgatorio. ¿Pero cómo? —me
pregunté— ¡Solamente tres horas! La visión desapareció y me
encuentro en el purgatorio. Unos dolores terribles. Lo que
más hace sufrir en el purgatorio no es tanto el fuego —
también muy intenso— sino aquel sentirse lejos de Dios.
¿Pero cómo? —me decía a mí mismo— ¿No debía de estar
tres horas en el purgatorio? ¿Y han transcurrido ya
trescientos años? Por lo menos así me parecía. Allí se me
presentó la Virgen. Era la Señora de las Gracias. Mucho le
supliqué para que intercediera ante su Divino Hijo y
consiguiera que me mandara a la Tierra, prometiéndole —
mientras Ella me sonreía— que sólo trabajaría para que todos
amaran a Dios”.
El doctor Giovanni Marranghello —el que había
certificado la muerte de Fray Daniele— se pasó aquella noche
en un ensueño que le hacía sudar la gran pesadilla, viendo al
Padre Pío repetidas veces en compañía de Fray Daniele, los
dos vivos y hablando en el tren camino de Roma. Cuando
despertó, esperando que amaneciera, y no dudando que algo
muy raro sucediera en el convento donde había muerto Fray
________________________________________________ 385

Daniele, poco antes de las siete cogió el coche en dirección al


convento.
Fray Daniele estaba sentado en una silla de su
habitación, mientras los íntimos que le acompañaban no
cesaban de hacerle preguntas, pero el fraile no respondía,
diciéndoles que estaba para llegar el doctor Giovanni, cuando
lo explicaría todo. —No nos engañe —le dijo una monja—,
los médicos nunca llegan antes de las diez a no ser que les
llamemos con urgencia, y el doctor Giovanni sólo sabe que
usted ha muerto.
Fray Daniele le contesta: “Mirad, el médico está
llegando; ahora está aparcando el coche en el garaje. Pero
nadie me creía. Y yo continuaba diciéndoles: Ahora está
atravesando la carretera. Lleva la chaqueta sobre el brazo y se
pasa la mano por la cabeza como si estuviera preocupado; no
sé qué tendrá… Pero nadie me creía. Entonces les dije: para
que creáis que no os miento, y que nunca más voy a mentir si
Dios me ayuda, os confirmo que ahora el médico está
subiendo en el ascensor y está para llamar a nuestra puerta.
Apenas había terminado de hablar, se abre la puerta y entró
el médico quedando maravillados todos los presentes.
Con lágrimas en los ojos el doctor dijo: “Sí, ahora se
terminó el ateísmo. Ahora creo en Dios, creo en la Iglesia y
creo en el Padre Pío”.
El doctor Giovanni confesó que aquella noche no había
conseguido un solo momento obtener un sueño recuperador,
pensando en la muerte que él habia comprobado, sin dar más
explicaciones. Dijo que a pesar del certificado de muerte que
él había escrito, algo le decía que Fray Daniele no era un
muerto como los demás. Recordemos que el mismo Jesucristo
nos ha dejado escrito: “En verdad, en verdad os digo: El que
crea en Mí, hará él también las obras que Yo hago, y hará
mayores aun, porque Yo voy al Padre” (Juan 14, 12).

__________
386 ________________________________________________

165

LE OFRECIÓ UN HIJO

E
l feliz matrimonio Gemma y Juan son vecinos de
Luarca y colaboradores de la unión sacerdotal Lumen
Dei. Dos joyas que Dios ha traído a esta Orden
religiosa para un trabajo sumamente caritativo, como es dar
de comer al hambriento y coadyuvar a la Iglesia Católica.
Anualmente consiguen de sus buenas amistades mil kilos de
fabas para el seminario que tiene Lumen Dei en Trujillo,
Cáceres.
Y ahora nos han sorprendido más pidiéndonos que
fuésemos a Luarca a recoger mil kilos de pan Bimbo para los
650 jóvenes que Lumen Dei ha conseguido persuadir para
que vayan al encuentro con SS Benedicto XVI, en Colonia
(Alemania). A estos mocitos llenos de ilusión por ver
personalmente y oír al Santo Padre, hemos de facilitarles
medios económicos para los viajes y alguna forma de
hospedaje; felizmente en Madrid no tendremos problemas,
pues en los dos colegios que tiene Lumen Dei en la capital
hay habitaciones para todos, y tantas otras necesidades como
están previstas se han ido solucionando, gracias a la
generosidad de los que tienen amor a Dios y conocen esta
bendita Obra. El motivo de lo que venimos haciendo es claro:
Primero, el Santo Padre se lo merece. Segundo, como muchos
de los jóvenes vienen del extranjero, y pertenecen a familias
pobres, jamás tendrían esta oportunidad sin nuestra ayuda. Y
por último, ¿no vale la pena sacrificarse un poco para que
esta juventud aún sana descubra que hay Dios y les ama, y así
no se perviertan como tantos otros?
________________________________________________ 387

Distraído con lo que quería decir y no dije, el título se


quedó enmudecido.
La señora Gemma y su esposo Juan se fueron a la playa
con una hija adolescente. Gemma se bañaba con los pies
seguros sobre la arena, pero Juan y su hija se adentraron en el
mar demasiado distantes de la costa. Las aguas se
enfurecieron, y a Juan se le pegaron al cuerpo unas “galletas”
de chapapote, entonces le pidió a su hija que se salvara,
viendo que él no tenía remedio, pero su hija no quería dejar a
su padre, y Gemma, su madre, gritaba y pedía socorro hasta
perder la voz, viendo que perdía a su esposo y a su hija. Juan
al ver que la muerte llegaba, le ofreció a Dios tener otro hijo si
le salvaba la vida, y Dios se la salvó utilizando la barca de
unos pescadores que acudieron en socorro de Juan y de su
hija. Pues bien, el pasado domingo vinieron a comer con
nosotros y nos contaron la historia mientras los tres lloraban,
y poco nos faltó a nosotros para llorar también, viendo a una
hermosa niña con catorce meses llena de simpatía y bellísima,
que nunca hubiera nacido sin el milagro que Dios ha hecho y
sin el chapapote. No hay mal que por bien no venga. Lo sé
desde hace muchos años. Por eso siempre le pido al Señor
que en mi persona se cumpla siempre Su Santa Voluntad.
¿Quién nos ama más que Cristo? Nadie.

__________
388 ________________________________________________

166

SAN LORENZO

P
ocos mártires hay en la Iglesia tan famosos como
San Lorenzo. Reconocer el triunfo de los mártires
está reservado a los que creen en el Resucitado.
Era San Lorenzo uno de los siete diáconos de la Iglesia de
Roma, y el encargado de los bienes de la Iglesia y de la
distribución de las limosnas a los pobres. El año 257, el
emperador Valeriano ordenó la persecución contra los
cristianos y al año siguiente fue decapitado el Papa San Sixto
II, y cuando el Papa se dirigía al lugar de la ejecución, San
Lorenzo le acompañaba y no cesaba de llorar: “¿A dónde vas
sin tu diácono, padre mío?”. El vicario de Cristo respondió:
“No pienses que te abandono, hijo mío, pues dentro de tres
días me seguirás. Es claro que San Lorenzo se alegró mucho
al saber y creer que Dios le llevaría tan pronto al cielo.
Lorenzo, creyendo en la profecía del Papa decidió
vender los vasos sagrados y todo lo que tenía algún valor
para juntar ese producto al dinero que disponía la Iglesia en
aquella fecha, llevando a los huérfanos, viudas y pobres que
cuidaban los diáconos. Cuando el ministro que presidía el
tribunal se informó, creyendo que la Iglesia ocultaba muchos
tesoros, le exigió a Lorenzo que le entregara todo cuanto
tenían guardado, Lorenzo le pidió tres días de plazo para
reunirlo todo.
Tres días después, Lorenzo reunió a todas las viudas,
pobres, huérfanos, tullidos y ciegos que recibían ayuda de la
Iglesia, y cuando llegó el ministro que presidía el tribunal de
Justicia, Lorenzo le dijo: “Aquí tiene usted señor prefecto
________________________________________________ 389

todos los tesoros de la Iglesia”. Enfurecido el ministro. y


viendo que no había más tesoros en la Iglesia en el año 257, le
condenó a morir quemado.
Los verdugos desnudaron a Lorenzo y lo ataron sobre la
parrilla, donde empezó a quemar lentamente, Lorenzo
mirando al juez y sonriendo, le pidió que lo quemaran del
otro lado. San Agustín dice que el gran deseo que tenía San
Lorenzo de unirse a Cristo le hizo olvidar los rigores de la
tortura, y San Ambrosio comenta que las llamas del amor
divino eran mucho más ardientes que las del fuego material,
de suerte que el santo no experimentó dolor alguno.
Las últimas palabras de San Lorenzo fueron estas: “La
carne está bien asada, ya podéis comer”. En seguida oró por
la ciudad de Roma, por la difusión de la fe en todo el mundo
y exhaló el “último suspiro”.

Publicado en La Voz de Avilés 11—agosto—2005


390 ________________________________________________

167

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

T
odos los periodistas y escritores tienen libertad
de expresión para disentir en el campo de la
política y, lamentablemente, para hacer apología
en el mundo de la inmoralidad; también en todo
lo que pueda contribuir a la desaparición de la Iglesia
Católica. Pero los católicos verdaderos que intenten llevar ese
deseo incontenible de propagar su fe —y su buena fe— por el
bien que a ellos les aporta y quieren compartir con algunos
que van camino de la perdición por creerse que todo termina
en este valle de lágrimas que nosotros construimos.
Estos verdaderos católicos que siempre se conforman
con la voluntad de Dios y viven pacíficamente y desean
pacificar a los demás, compartiendo sus riquezas con los más
pobres, y algunos con más de un centenar de niños
apadrinados, les niegan la libertad de expresión. Es decir, les
impiden propagar la caridad, sabiendo que es la mayor
virtud que puede tener un ser humano.
He tenido que dejar de escribir unos minutos para
atender una llamada telefónica que viene desde los Andes de
Perú. Es nuestra hija que ha sido solicitada por la unión
sacerdotal Lumen Dei para convivir con las misioneras de la
Orden sus vacaciones, y consolar —si puede hacerlo una
psicóloga— aquel infierno de miseria total que gobiernos y
acaudalados atizan sin piedad y sin tener conciencia de lo que
hacen: “Apartaros de Mí, malditos…” (Mateo 25, 41).
Dicen los misioneros de Lumen Dei que “Dios llora en
los Andes”. Yo no sé si Dios, espíritu puro, llora o no llora.
________________________________________________ 391

Pero Dios en su naturaleza humana, es verdad que ha llorado


en la Tierra, sin embargo, el amor que nos tenía y nos tiene, y
viendo como estábamos ciegos —continuando sin ver la luz—
nunca nadie le ha visto reírse.
Las noticias que me ha dado nuestra hija son
consoladoras y muy tristes: consoladoras viendo los niños
que están apadrinados; cómo estudian, cómo están alegres,
cómo se alimentan en los comedores de Lumen Dei, cómo
aprenden oficios, cómo son catequizados, cómo son felices
viendo que tienen a Dios y a su Madre para protegerlos y
viendo cómo rezan por sus padrinos. La tristeza, me dice
nuestra hija, es ver los que se mueren de hambre, los
enfermos que no caben en los hospitales de Lumen Dei y
mueren en chabolas de adobes pidiendo el socorro que nadie
les da. Terminaré diciendo que nadie nos hable de derechos
humanos ni de solidaridad: todo hipocresía y egoísmo.
Se van formulando proyectos en la UE para combatir el
terrorismo y enriquecernos cada día más. Bien. Pero si yo
fuese algo en este mundo comenzaría a terminar con el
“terrorismo” abortista sin cejar un momento en erradicar el
hambre en todo el mundo. Esas dos aberraciones —lo digo
con mucha sinceridad— son las que me causan más aversión
y repugnancia, preferiría un comunismo “cristiano” en toda
Europa, entregando todo lo que gané como emigrante en el
extranjero, sintiendo la felicidad que Dios nos concede
cuando hacemos el bien a fondo perdido.

__________
392 ________________________________________________

168

TERESA DE CALCUTA

D
eambulando por las calles de Fátima para
consumir el tiempo que faltaba antes de la santa
misa, he visto en un escaparate el rostro sonriente,
plácido y misericordioso de la Madre Teresa de Calcuta, y en
el mismo cartel las respuestas que ha dado la beata a cuarenta
preguntas que le hicieron. Infelizmente no parecía ser la
finalidad del comerciante hacer el bien que a todos nos exige
la ley natural, más bien me inclino a creer que lo interesante
para él tal vez fuesen los tres euros que me cobró por el
pequeño letrero.
La verdad es que me alegra mucho el haberlo comprado
y traducido a nuestra lengua, pues algunos sacerdotes amigos
me agradecen mucho cuando les entrego algunas fotocopias,
exhibiéndolas en el tablón de anuncios a las puertas de las
iglesias. Es claro que no puedo reproducir todas las
respuestas sabiendo lo que puede costar una página entera
del periódico.
“¿Cuál es la fuerza más potente del mundo, Madre
Teresa?” — La fe.
Después comienzo a elucubrar; pienso en lo que la beata
ha hecho con su fe: convertir un verdadero ejército de jóvenes
al catolicismo para vivir en la suma pobreza y prestar a la
humanidad servicios verdaderamente nauseabundos, algo
tan terrible que sólo la Gracia de Dios puede darles fuerzas
para soportarlo.
Sigo elucubrando: ¿Cómo es posible que aquel “manojo
de arrugas” haya podido establecer y poner en movimiento
________________________________________________ 393

cuatrocientas fundaciones, lo mismo en países democráticos


que en férreas dictaduras donde tienen aversión a Dios y
odian a los cristianos? No hay duda que lo ha conseguido
“con la fuerza más potente del mundo”: La fe. —La que
mueve montañas (I Corintios 13, 2).
“¿Cuál es el peor defecto del ser humano, Madre
Teresa?” — El malhumor.
Esta respuesta es bueno analizarla desde una
prospección espiritual: Si creemos que nuestros cabellos están
contados y que ninguno puede despegarse sin el permiso de
Dios (Mateo 10, 30), es claro que nunca encontraremos
motivos —los hombres de fe— para estar deshumorados,
sabiendo que el obstáculo o tentación que nos instiga es una
prueba que viene de lo alto para examinar el grado de
nuestra fe.
Todo lo que precede puede parecer pueril —y lo será—,
pero en la persona de mi buena esposa ha dado muy buen
fruto en pocos días. Esto de las compras, la cocina, el calor, el
frío, la edad; todo en suma, con alguna frecuencia le daba
apertura al malhumor, y ahora, como una buena católica,
mejor que yo, se acabó el malhumor. Es claro, ella no quiere
tener el peor defecto del ser humano.

__________
394 ________________________________________________

169

CRÍTICAS CONTRA LA IGLESIA

C
onozco un señor —buena persona— que tiene dos
hijos y una hija viviendo cada uno con su pareja
heterosexual. Le conocí mucho antes de que sus
hijos adulteraran. Era un hombre católico que no dejaba de
practicar los sacramentos. Ahora lo hace menos, y aún no
pertenece al entorno de los progresistas, pero han calado en él
esas ideas avanzadas que tanto rehusaba. Intenté conocer el
motivo, y al principio me salió por peteneras criticando al
Vaticano y a toda la Iglesia por no haber intentado impedir la
guerra de Irak.
Luego vi el inmenso amor que les tiene a sus hijos, y lo
difícil que le resulta no apoyarles en las irregularidades que
están cometiendo; terminando por decirme que “si el 90 por
ciento de la humanidad vive como sus hijos, Dios no puede
condenarnos a todos”. ¡Ojalá fuese así! Nadie puede ser peor
que el que desea que alguien vaya al infierno.
Y como el amigo no me dio tiempo a defenderme,
quiero hacerlo ahora sabiendo que lo leerá cuando salga en la
prensa, si sale: El cardenal Pio Laghi viajó a la capital
estadounidense en marzo de 2003 con una carta de Juan
Pablo II para evitar que Bush atacase Irak. Le recibió la señora
Condeleezza Rice, secretaria de Estado norteamericano, que
“me sometió —dice el Cardenal— a un fuerte interrogatorio,
al que naturalmente respondí”. A continuación le permitieron
pasar a la Casa Blanca para ser recibido por Georges W. Bush.
Pero el Presidente de EE.UU dejó la carta sobre la mesa de la
sala oval sin leerla en presencia del purpurado.
________________________________________________ 395

George W. Bush estuvo hablando al cardenal más de 40


minutos, sin que pudiera intervenir el purpurado, hasta que
el príncipe de la Iglesia Católica tomó la decisión de
interrumpirle: “Llegados a un punto tuve que pararle y
decirle: Presidente, he venido aquí para hablarle, no sólo para
escucharle”. Terminó el Presidente diciéndole que “había
tomado una decisión y que esa decisión era correcta”.
Hemos visto que la Iglesia Católica siempre ha estado a
favor de la paz, de la justicia, de la libertad y, si cabe con
mayor pujanza, a favor de los más pobres, como así lo hizo
Jesucristo. Siendo así, ignoramos por qué algunos políticos
quieren exterminar el catolicismo; a no ser que piensen como
el amigo predicho: “Dios no puede condenarnos a todos”.

__________

NTRA. SRA. DE LA ROGATIVA


Patrona de MORATALLA (Murcia) - España
396 ________________________________________________

170

BASÍLICA DEL SAGRADO CORAZÓN


(Obras en la Iglesiona)

O
bedeciendo al pedido que nos ha hecho el rector de
la Basílica don Julián Herrojo, al final de la misa, el
pasado domingo, y en comunión con todas las
palabras que nos ha dicho, e igualmente con todo lo que allí
se predica por los buenos sacerdotes, me dispongo a decir lo
que me parece inofensivo.
Es claro que han de disentir los que no piensan como
nosotros, y no les podemos negar una parcela de razón, pero
nos gustaría que fuesen más comprensivos con el Presidente
del Principado, don Vicente Álvarez Areces y con la señora
alcaldesa, doña Paz Fernández Felgueroso; digo esto por las
protestas que ha suscitado la subvención que han de aportar
para las obras de la “Iglesiona”.
Entiendo que lo que han decidido con benevolencia y
comprensión nos favorece a todos, comenzando por el
peligro que viene amenazando el santuario más emblemático
de Gijón. Reflexionemos un poco lo que podría suceder si el
templo se desmoronara con cuatrocientas personas dentro.
Por otra parte, agradecerles mucho a los señores
predichos porque han demostrado un respeto admirable por
los que no pensamos como ellos, y eso es libertad y
democracia; digno de agradecer es también el respeto que
vienen demostrando en el cumplimiento de lo que a todos
nos exige la Ley Fundamental del Estado, la Constitución.
Pienso y creo que los asturianos tenemos que sentirnos
contentos por la libertad que todos disfrutamos en medio de
________________________________________________ 397

tan distintas ideologías, porque gracias a Dios y a nuestros


gobernantes, aún no hemos sido perseguidos por nadie, algo
que no sucede donde todos sabemos. Los agnósticos y ateos
asturianos parecen comprender que la Iglesia es fuente de
cultura, de paz, de solidaridad, de amor y de defensa de los
más pobres, de atención y sacrificio por los enfermos y por
los hambrientos, y como botón de muestra ahí tenemos a las
religiosas de San Vicente de Paúl, y es fuente también de una
esperanza sin límites que nos hace ver el final de nuestras
vidas como la liberación de las almas que vuelan al Paraíso
que Jesucristo nos ha prometido y rubricado con su propia
sangre, después de todos los milagros que hizo rodeado de
multitudes. Pero Él nos exige el perdón para todos, ahí está la
paz, la unidad y la concordia.

Publicado en El Comercio 28—X—2005

Virgen del Rocío


398 ________________________________________________

171

LOS MONGÓLICOS

“S
i Dios todo lo hace bien, por qué nos envía
niños subnormales, como pueden ser los
mongólicos?”. La pregunta que me ha hecho
un señor conocido sólo es comprensible para los católicos que
profundizan en la fe, y la respuesta tiene que ser explícita,
algo que no conseguiré llevar al lector con la convicción que
yo tengo, pero algo es algo más que nada, y lo intentaremos.
Pienso que los niños mongólicos tienen el mismo
derecho a vivir que los que, sin ningún merecimiento por
nuestra parte, nos consideramos normales. No diré que
tienen un motivo más para vivir que nosotros porque lo haría
más incomprensible.
Pero con la razón y la fe, lo sobredicho se comprende sin
gran esfuerzo. Jesucristo nos dice que “el que quiera
seguirme tome la cruz de cada día, niéguese a sí mismo y
sígame”, y el que así lo hace ya sabéis dónde va, y el que así
no lo hace, no sabemos dónde puede ir.
Pues bien: partiendo de la aceptación de la cruz, y
sabiendo que nadie puede decir que no la tiene, es difícil
encontrar otra más eficiente y más caritativa que la de tener
un hijo subnormal, porque ésta, a la que nos referimos, se
trata de un niño santo hasta el fin de sus días, sabiendo que
por su naturaleza no puede pecar, y si sus padres son
católicos como Dios a todos nos pide, le llevarán cogido de la
mano a la iglesia con admiración y mucho cariño, viendo en
él a un ángel que se lo merece, al que ya pueden
encomendarse en la vida y en la muerte, como yo me
________________________________________________ 399

encomendaba a la vidente de Fátima, sor Lucía cuando me


daba los consejos que le pedía, con un amor que sólo se
puede conocer cuando el espíritu se abra a la verdad que sólo
la tiene Jesucristo y aquel al que Él quiera dársela a conocer.
Bauticemos los niños mongólicos, y demos gracias a Dios por
ese regalo que también a sus padres les puede salvar. ¡Quien
me diera a mi haber nacido mongólico para no cometer tantos
pecados en mi juventud!
El que no me entienda, que me perdone, pues yo
también he demorado más de treinta años en comprenderlo.

__________

Our Lady of America


400 ________________________________________________

172

LA INMACULADA, PÍO IX Y BERNARDETTE


(Tres días en Lourdes)

T
odo parece que Pío IX tuvo una inspiración
divina para que proclamara el dogma de la
Inmaculada Concepción. No sabemos si este
Dogma de Fe, dentro del
catolicismo, ha podido tener
correlación con lo narrado en el
Génesis, capítulo III, versículo 15.
La belleza natural que
circunda el santuario de Lourdes
hemos de aceptar —los católicos—
que ha sido escogida por la
Inmaculada Concepción desde ese
Cielo que Dios nos anuncia con sus
palabras.
En la foto Santa Bernardette
en la época de las apariciones.
La presencia de María en la
Tierra con más frecuencia se deja
ver en los lugares más recónditos y poéticos de nuestro
planeta. Así hemos podido contemplar la ciudad de Lourdes
—al estilo de otros santuarios marianos— con una belleza
impregnada de contrastes, romanticismo y poesía: la llanura
donde se asienta la Basílica, las montañas cubiertas de ramaje
encumbrado y frondoso, la gruta natural entre grandes
peñascos mirando silenciosa a las aguas del río Gave, que le
pasan en frente y que van corroyendo el final de las faldas de
________________________________________________ 401

las colinas y montañas; todo parece haber influido en la


Señora para pasar allí dieciocho días (18 apariciones)
“jugando” con la niña que pastoreaba ovejas y corderos en
medio de bosques y arroyuelos que van robusteciendo la
corriente del río.
Ahora le siguen los contrastes de aquellas multitudes de
ancianos y enfermos, con manos temblorosas contando las
cuentas del rosario y esperando el turno para llegar a la
fuente milagrosa, leyendo el letrero sin pestañear:
“Haced como Bernardette: lavad vuestra cara y pedidle
a Dios que purifique vuestras almas”
El 17 de septiembre de 1876, Bernardette Soubirous le
dirige a Su Santidad Pío IX esta carta que transcribimos y
extractamos:
“¿Qué podría hacer, muy Santo Padre, para
testimoniaros mi gran amor filial? No puedo hacer más que
continuar haciendo lo que he hecho hasta ahora: sufrir y
rezar… Paréceme que cuando rezo por las intenciones de
Vuestra Santidad, la Santísima Virgen desde el cielo debe
miraros maternalmente, muy Santo Padre, porque la habéis
proclamado Inmaculada. Cuatro años después viene Ella
sobre la Tierra para decirme: “Yo soy la Inmaculada
Concepción”.
Parece claro que la Virgen ha querido suprimir todas las
dudas que pudiera haber respecto de su virginidad, antes del
parto, en el parto y después del parto, siendo Inmaculada las
manchas no podían existir.

Publicado en La Nueva España 8—diciembre—2005 y


en La Voz de Avilés 9—diciembre—2005
402 ________________________________________________

173

NOTA SOBRE LA COMUNIÓN

M
e han dicho que el reverendo párroco, don
Herminio, ha sentido un poco de extrañeza
diciendo que hay un señor que no comulga
con don Ángel.
Creo comprender a don Herminio, y a don Ángel. Para
mí don Ángel es muy respetable, buena persona y buen
cristiano, y obediente a lo que mandan y a todo cuanto sea
servir a Dios. También comprendo al señor párroco y me
parece un señor elocuente, siempre predicando con precisión
y acierto espiritual. Pero también a mí me gustaría ser
comprendido por los señores predichos y por todos los que
no me comprenden. Esto me lleva a remitirles tres fotocopias
que Juan Pablo II les recomienda leer y poner en práctica a
todos los sacerdotes, y a nosotros también.
Si ustedes se toman la molestia de leerlas (una para don
Herminio, otra para el señor diácono, y otra para don Ángel),
podrán ver que lo que yo hago es obedecer al Santo Padre.
Ustedes saben como yo que “el que no se fija en lo poco,
nunca llegará a lo mucho” (Lucas 16, 10; Mateo 25, 21—23). Y
ya tengo demasiados años para no sentir cierta preocupación
por el Purgatorio que me puede esperar cuando llegue mi
hora, pues sólo a los santos —y no a todos— les concedieron
el Cielo sin demora, y nosotros nos encontramos muy
distanciados de la santidad a la que repetidamente somos
llamados por Jesucristo, nuestro Juez y Señor.
Es una gran verdad que la Misericordia de Dios llena la
Tierra. Esto se habla mucho en las iglesias, y es muy bueno
________________________________________________ 403

que todo el mundo lo sepa, pero de la Justicia de Dios, de los


que lleva al Infierno por no compartir su riqueza con los
pobres, y de los que viven en pecado mortal y mueren sin
confesar y sin arrepentirse, de eso se habla muy poco, y a mí
me parece una gran responsabilidad.
Sí, en los Sagrados Textos aparece la palabra infierno
más de 40 veces, como lo hemos podido comprobar con el
ordenador, parece claro que Jesucristo nos lo anuncia para
que nosotros lo proclamemos. El Infierno ha hecho que
muchos fuesen santos, el Infierno ha hecho que muchos se
salvaran de la Gehenna por creer que existía, el Infierno ha
hecho que muchos se condenaran por negar que existía y en
consecuencia situar al mismo Dios como un embustero.
Sor Lucía, para mí santa y vidente de Fátima, nos dijo
poco antes de su muerte que “el que no está con el Papa no
está con Dios”. Del Infierno que han visto los tres pastorcitos
—dos beatificados— y del que han visto otros santos como
Teresa de Jesús, lo podrán comprobar en los tres libritos que
les adjunto, para los tres señores anteriormente mencionados.
Gracias a Dios nos han obsequiado con 200.000 ejemplares,
140.000 serán distribuidos en España, y 60.000 irán —una vez
traducidos— a Irlanda, Brasil, Italia y Francia, donde tenemos
fundaciones de Lumen Dei, creo que con esto haremos un
buen apostolado.
Espero que me perdone el Diácono, don Ángel y don
Herminio, con el cual me parece que hemos salido ganando, y
mucho también con Monseñor Don Carlos Osoro Sierra.
¡Bendito sea Dios!

__________
404 ________________________________________________

174

PEREGRINACIÓN A LOURDES

T
odavía Lourdes era una aldea perdida en los
Altos Pirineos de Francia, cuando el 7 de enero
de 1844, en el llamado Molino de Boly, la señora
Luisa Casterot, esposa de Francisco Soubirous
—ambos de profesión labradores y molineros— daba a luz la
primera hija de los nueve que habría de tener; la que dos días
después sería bautizada con el nombre de María Bernardette
Soubirous.
Algunas semanas después, la madre de la recién nacida
sufre grandes quemaduras y su hija tiene que ser
amamantada por una conocida suya que había perdido a su
hijo dieciocho días después de nacer.
Aquí comienza el
infortunio de una niña que
parece predestinada para el
sacrificio que habría de
imponerle una vida llena de
peripecias y también un
cuerpo que se va haciendo
enfermizo por las
necesidades que padece
desde su nacimiento.
Pero el dolor y las
enfermedades que vienen de
lo Alto, se ha comprobado —
por la bondad de Dios— que
siempre conllevan un bien
posterior elevado a la
enésima potencia.
________________________________________________ 405

Y en el caso de Santa Bernardette —como ha sucedido


con todos los canonizados—, se puede decir que había sido
predestinada para interceder en las curaciones de muchos
peregrinos inválidos, y también para la conversión y gloria de
tantos miles de almas de todo el mundo, que fueron
transformando sus pensamientos mundanos en gracia y
bendición, después de acercarse a la Gruta de las apariciones
y beber de las aguas cristalinas que brotan a raudales hasta
hoy, y desde el día que la Inmaculada Concepción le mandó a
Bernardette que escarbara con las manos y que encontraría
un manantial de agua, así fue y ahí está.

__________

Nuestra Señora de la Leche y Buen Parto


San Agustín, Florida, USA
406 ________________________________________________

175

ÉL LE SALVÓ LA VIDA

A
unque la Madre Superiora de varios conventos
no nos permite que aparezca su nombre ni
quiere que nadie pueda sospechar lo que a ella
le ha sucedido, nosotros podemos dar testimonio de lo que en
nuestras manos hemos tenido: Cuando la santa Madre se
acercaba a la Capilla de un convento para hacer oración, una
de las religiosas se cruzaba con ella; llevaba una bandeja en
las manos, y mientras hablaban unos minutos, un rayo o
chispa eléctrica de esas que se producen por descarga entre
dos nubes se proyectó sobre el pecho de la Madre superiora,
mientras la religiosa que llevaba la bandeja le hizo temblar los
brazos y la bandeja. Todo esto parecía normal, pero la
hermana religiosa se fija en el crucifijo que llevaba la Madre
superiora pendiente de una cadena en el pecho, lo intentó
coger y estaba candente, también alabeado, es decir, combo y
desfigurado. Como hemos visto el crucifijo en nuestras
manos y conocemos un poco la religiosidad de la Madre
superiora no podemos dudar de lo que para nosotros es un
verdadero milagro.
Pienso y creo que Jesucristo ha dado el pecho —una vez
más— para salvar la vida de una hermana Suya, que dirige y
gobierna todos los conventos de la Obra con mucho acierto,
fidelidad y abnegación, sin escatimar los sacrificios que
conlleva el amar y comprender a cada una de las 194 monjas,
para que todas puedan perseverar, y que cada una se
encuentre en el lugar donde pueda servir a Dios y al prójimo
con más eficacia y amor.
__________
________________________________________________ 407

176

EN DEFENSA DE JESÚS Y MARÍA

D
on Luis Alfonso Gámez nos ocupa una página
entera en El Comercio del pasado día 24. Y es
verdad que se trata de un señor bien instruido en
los Sagrados Textos y práctica en la sintaxis. Ya quisiera tener
esa cultura y pensar como pienso. El mal está en la confusión
que ha llevado a cientos o miles de personas que diariamente
comulgan en las iglesias de Gijón y que a muchos conozco de
verlas en las misas que diariamente frecuento, y que algunos
me han pedido que no deje de contestar. Por eso quiero
decirles a don Luis que ni la cultura que hemos adquirido ni
la inteligencia que Dios nos ha dado, tenemos derecho a
dilapidarla en detrimento de una historia que merece
credulidad a los 2.000 millones que usted nos dice.
No pretendo aparecer por bueno sabiendo que nunca lo
he sido, conforme al dictamen de Jesucristo (sólo es bueno Mi
Padre Dios). Pero no debemos intentar poner en entredicho la
fe que Dios nos ha dado y que tanto cuesta sostenerla para no
dudar nunca de las Palabras del Hijo de Dios.
Son muchas las viudas y viudos que han encontrado en
las iglesias la resignación al dolor y a la congoja o aflicción, y
más que resignación alegría, sabiendo que pronto se
encontrarán con sus respectivos cónyuges. Asimismo los que
hemos perdido un hijo en accidente de tráfico y no tenemos la
menor duda de que hoy intercede por nosotros y nos espera
lleno de felicidad y gloria en el Cielo, bien sé que esto no lo
puede comprender usted ahora, pero sí comprenderá que
todos hemos venido al mundo para solidarizarnos unos con
408 ________________________________________________

otros y para dar alegría al que no la tiene, porque “el que


pudiendo dar alegría no da alegría, está robando alegría”.
Usted no cree en la Virginidad de la Virgen, y alude a
que si lo fuera no tendría necesidad de ir a purificarse al
templo, no creo que usted ignore la humildad de nuestra
Santa Madre, ni tampoco que nadie la creería que su estado
de gestación y parto era uno de los milagros que Dios había
hecho por estar predestinada a ser la Madre de Dios,
engendrado su Hijo por el Espíritu Santo, como así nos lo
revela en el Evangelio de la Anunciación, San Lucas, capítulo
1, versículos 26 a 38. Tampoco ignorará que el Hijo de Dios y
Dios mismo no necesitaba ser bautizado por San Juan.
La humildad siempre prevalece en los Evangelios, y esta
gran virtud nos hace falta ante la infinitud —en todas las
direcciones— de Dios; es muy difícil postrarse de hinojos en
la Iglesia y pedir perdón por tantos males como hacemos,
aunque sólo sea sin darnos cuenta, lo que supongo a todos los
que lo hacen.
También me sorprende un poco que usted se haya
olvidado de San Juan Evangelista, pues si bien es verdad que
los Evangelios han sido escritos años después de la muerte y
resurrección de Jesucristo, es de notar que el evangelista
predicho —el predilecto de Jesús— anduvo en compañía del
Mesías hasta verle morir en la cruz; allí estuvo al lado de la
Virgen, y allí, Jesús, cuando ya se encontraba en estado
preagónico, decidió dejarnos a la Virgen como Madre de
todos los seres humanos que lo acepten así.
Intentando resumir los más breve posible algunas
profecías del Antiguo Testamento, omitiré las fechas en que
hablaron los profetas de parte de Dios, considerando que
pueden oscilar entre los 600 y los 1.000 años, antes de la
venida del Mesías. Miqueas (5,2) nos dice que Jesús nacerá en
Belén de Efrata. Isaías nos dice que nacerá de una madre
Virgen (7,14). Zacarías nos dice que será vendido por 30
monedas (11, 12). Isaías sigue diciendo que será flagelado y
escupido: “He dado mis espaldas a los que me herían, y mis
mejillas a los que arrancaban mi barba. Y no escondí mi rostro
________________________________________________ 409

ante las injurias y los esputos (Isaías, 50, 6). No abrió la boca,
como cordero llevado al matadero (Isaías, 53, 7). “Comparado
con los criminales, será entregado a la muerte, por eso yo le
daré por parte suya muchedumbres” (Isaías, 53, 12). “Será
crucificado: “Y mirarán hacia mí, a quienes crucificaron”
(Zacarías 12.10). También fue vaticinado en el Antiguo
Testamento: “No dejarás tu mi alma en el sepulcro; no dejarás
que tu santo experimente la corrupción” (Salmo 15, 10).
Y después de cumplirse todas las profecías que
anteceden, nos encontramos con 18 curaciones de enfermos,
las cuales indican un dominio absoluto sobre la naturaleza,
tres resurrecciones de muertos, cinco lanzamientos de
demonios, amén de las que globalmente nos dejan patentes
otros milagros en los que se trata de ciegos, cojos, leprosos,
sordos, mudos, paralíticos; de tal suerte que sus mismos
enemigos se vieron obligados a decir: “¿Qué hacemos, que
este hombre hace muchos milagros?” (San Juan, 11, 47).
Nadie ignora que la narración de estos milagros forma parte
sustancial de los libros evangélicos, hasta tal punto que de los
3.764 versículos de que consta, 533 versículos nos describen
los milagros de Jesucristo.
Sr. Gámez, ¿el hecho de estar en desacuerdo con un
millón de canonizados e incluso con Juan Pablo II y todos los
doctores que tiene la Iglesia, no le abriga ninguna duda sobre
el desacuerdo predicho?
Y estas son las razones que solidifican nuestra fe. Le
saludo cordialmente a mi hermano en Nuestro Señor
Jesucristo, y espero que un día se arrepienta, como yo he
tenido que arrepentirme de tantos pecados contra Dios,
cuando Él me llamó para ir a unos Cursillos de Cristiandad,
cuando dejé de ser ateo en 1958. Gracias, Dios mío.

__________
410 ________________________________________________

177

LA IGLESIA DE SAN LORENZO Y LA SANTINA

E
l pasado día quince asistimos a una misa
multitudinaria en la Iglesia de San Lorenzo; presidida
por Monseñor don Carlos Osoro Sierra, y algunos
sacerdotes. La imagen de la Santina había sido elaborada por
los mejores artistas que se dedican a la talla, en Cantabria. El
párroco, don Herminio, nos explicó con más detalle y mejor
precisión lo que habían hecho con ordenador en la imagen y
la calidad especial de la madera.
Es una réplica —nos dijo— de la original de Covadonga,
con 20 centímetros más de altura, y más sonriente y
“guapina”. También nos informó que había sido solicitada
por la mayoría de los fieles que frecuentamos esa parroquia.
La Virgen salió en procesión por la Iglesia, mientras
resonaban los aplausos de toda la multitud de los fieles,
haciéndonos a todos vibrar de alegría, con ese consuelo que
viene de lo alto y se siente, de tal modo que algunas personas,
visiblemente emocionadas, se cubrían los ojos con el pañuelo
para ocultar el humor que aparece en los ojos cuando se
disfruta de un estado de verdadera alegría. Nuestro
Arzobispo enseguida procedió a la bendición de La Santina.
Después de leer el Evangelio, monseñor don Carlos, con
esa voz potente que siempre aparece en su persona, llena de
fuerza espiritual y valentía, retumbaba en medio de un
silencio que todos guardábamos para oírle los elogios
dedicados a la Santina y a su Hijo Jesucristo, sin entrar en
ningún tipo de disquisiciones políticas, y nos exhortaba a
todos los fieles para cambiar el mundo, sentirnos hermanados
________________________________________________ 411

con todos los que no piensan como nosotros; he ahí donde se


puede conseguir la paz, el respeto mutuo, la solidaridad, y el
bienestar de los pobres que nunca lo han tenido.
Don Carlos, después de despedirnos a todos, nos dijo
que tenía que irse a Madrid para asistir a unos Ejercicios
Espirituales de 8 días con 50 obispos. Bendito sea este
Prelado, que ha conseguido que los fieles se agolparan en la
amplitud de la iglesia de San Lorenzo. La fe mueve montañas
y don Carlos la tiene, porque la cultiva con largas horas de
oración. “Sin mí no podéis nada” (San Juan 15, 5).

Publicado en El Comercio 20—enero—2006 y


en El Comercio Digital 20—enero—2006

NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVES


Patrona de SALLENT DE GÁLLEGO (Huesca) - España
412 ________________________________________________

178

TÉCNICA DEL PERDÓN

S
e han congratulado conmigo algunos lectores por
el escrito que me han publicado acerca del perdón,
y el bien que les ha hecho. Me alegra el parabién
que me han dado y el ánimo que me infunden para escribir
una vez más sobre el mismo tema, si es que el director me lo
permite. Son pensamientos que pido prestados a un experto
psicólogo americano, llamado David W. Schell:
1.— Perdón significa doblar sin romper, ser
suficientemente fuerte para soportar el peso de la ofensa pero
bastante flexible como para levantarse.
2.— La vida nunca es perfecta. Perdona los inevitables
fallos de la vida.
3.— Perdónate a ti mismo: por lo que lamentas haber
hecho y por lo que desearías llevar a cabo.
4.— Perdonarse a sí mismo es confiar en el perdón que
Dios te ha concedido después de confesarte. Del perdón de sí
mismo se extrae la fuerza para perdonar a los demás.
5.— Tienes derecho a sentirte triste, traicionado, irritado
y resentido cuando te han ofendido. Si lo ocultas bajo la
superficie, sólo conseguirás que brote en otro lado, en otro
momento.
6.— La justicia puede enmendar los daños, pero el
perdón cura las ofensas. Busca el perdón por encima de la
justicia.
7.— Las víctimas son seres indefensos, están a merced
del ofensor. Mostrando misericordia a un ofensor, vuelves a
tomar el control. Reafírmate perdonando.
________________________________________________ 413

8.— Convéncete de que el perdón es posible aún en las


más dolorosas circunstancias, incluso cuando alguien parece
que no merece tu perdón. Es un testimonio de la bondad y
ejemplo de Jesucristo vertido en ti desde el primer momento
de tu ser como bautizado e hijo de Dios.
9.— El perdón es el único remedio eficaz para la pena
que sientes por el comportamiento de otros. Sólo tu puedes
tomar la decisión curativa.
10.— Piensa que el perdón es la habilidad más poderosa
para la supervivencia. El perdón te ayuda a encontrar tu
camino a través de la selva de la incomprensión, la ofensa, el
resentimiento y el odio.
11.— Si te cuesta perdonar a tus padres por el modo
imperfecto de ser padres contigo, recuerda: ellos fueron
formados por el modo imperfecto de ser padres que ellos
recibieron de padres que fueron formados por un modo
imperfecto de ser padres, y así sucesivamente.
12.— Procuremos que el perdón actúe como catalizador
de una saludable reacción en cadena. El perdón desinfecta la
herida, lo cual permite la curación, que a su vez engendra
energía para el acercamiento.
13.— Ninguna relación de amor está libre de choques.
Venda las heridas del amor con el perdón.
14.— El perdón requiere práctica. Comienza
perdonando las cosas pequeñas y ve acostumbrándote a
perdonar las grandes.
15.— Si encuentras difícil perdonar, recuerda cuando
deseabas ser perdonado por tu Creador, y ofrece al otro lo
que tú quisieras recibir.
Sin perdonar, nadie conseguirá paz ni amistades
sinceras.

Publicado en La Voz de Avilés 24 marzo 2006


414 ________________________________________________

179

LA VOZ SINCERA

N
o es político, es defensor acérrimo de la
“Constitución Cristiana”, más claro, de los
Evangelios de Jesucristo que seguirán siendo
actualidad hasta la parusía. Bueno sería hacer una
Constitución que nos diera la forma de gobierno adecuada
para todos los tiempos. Pero esto sólo lo sabe hacer el
Nazareno, por ser el único “Maestro y el único Señor” (Juan
13, 13).
Tal vez por eso Monseñor don Carlos Osoro Sierra ha
dejado su brillante carrera y otros títulos para ser seminarista,
diácono y después Ministro del Señor, con quien no
desacuerda “en nada” porque los dos tienen “la misma
política”, es decir, la caridad, la verdadera solidaridad, la
igualdad para todos, la libertad, el derecho a la vida, y los
mismos ejércitos que tiene el Vaticano, y por último algo que
todo lo engloba:
El Amor, con mayúscula.
Esta es la lucha de don Carlos todos los días y parte de
las noches. La voz sincera que se hace sonora en todos los
oídos de los hombres de bien.
Conclusiones que me han dejado muy claras las
entrevistas que le hacen en algunos periódicos, las homilías
que predica, y los libros que lleva publicados.
El último que acabo de leer por segunda vez: “Ahí
tienes a tu Madre”, y que buena parte del mismo ha sido
escrito a los pies de la Santina durante la noche; esa Señora
que le inspira a don Carlos en el silencio de la noche:
________________________________________________ 415

“Volví una semana después a Covadonga.


Estaba allí en la Cueva, esperando,
y como siempre abierto el hueco de la Cueva,
para dar el frescor de tu presencia,
para mirar, acoger y amar así de cerca”.
También nos habla en este libro de lo mucho que cunde
una noche para pensar y vivir.
Y nos dice don Carlos al despedirse de la Virgen:
«Las últimas palabras de mi Madre, la Santina, al
amanecer, fueron claras: “Haz lo que Él te diga”».
Si todos hiciéramos lo que Jesucristo nos dice, en menos
de un año no conocería España ni…, y tendríamos en la
Tierra un paraíso.

Publicado en La Voz de Avilés 4—abril—2006 y


en La Nueva España 18—abril—2006
416 ________________________________________________

180

BUEN PÁRROCO

E
l párroco de San Lorenzo —don Herminio—, con
motivo de la Resurrección de Jesucristo, nos viene
dando unas pláticas con razonamientos que nos
llevan a la meditación dolorosa de la cruz, a las dificultades
de aceptarla y a reconocer que, aunque nos duela, en ella se
ha coronado la victoria del cristianismo, y la de todos los
santos. Nadie ignora que la cruz —el dolor—, es contra la
naturaleza del hombre, en consecuencia, nunca nos
acostumbraremos a llevarla. Pero hemos de reconocer que
nos hace falta.
Cuántas veces las adversidades de la vida nos han
despertado el dolor de contrición, pensando, en el lecho de
muerte, los males que hemos hecho, las injusticias que hemos
cometido, y todo eso que los católicos llamados “pecados”, y
que sólo los sacerdotes nos pueden devolver la paz y el
perdón; pues gústennos o no, sean buenos o menos buenos,
sólo a ellos, como ministros del Señor, les fue dado poder de
lo alto para perdonar o retener los pecados. ¿Absoluciones
colectivas?
Distraído —como siempre— he dejado el título semi
inválido, pero he de decir que don Herminio es un buen
párroco, con elocuencia clara y precisa; y como lo bueno, si
breve, es dos veces bueno, pues un don más que Dios le ha
dado para compartir con los que no lo tenemos.
Su carácter (conforme al doctor Vander) armónico y
mental se refleja en sus predicaciones. Don Herminio sabe
descubrir las divinas raíces que solidifican nuestra fe y les
________________________________________________ 417

sacan de dudas a los que aún las tienen, pero yo les diría una
cosa más a mis hermanos los fieles: las dudas sólo se pueden
evitar con la oración, con la penitencia, y practicando las
Obras de Misericordia que nos sean posibles.
Por mantener una fe sin fisuras merece la pena
cualquier sacrificio, y el que conozca a alguien que la tenga
que no le diga “me gustaría tenerla”, que le pregunte lo que
hace cada día para obtenerla, y después que lo haga él, y la
tendrá.

__________

La Virgen de Beauraing
(Bélgica)
418 ________________________________________________

181

CUMPLEAÑOS FELIZ DON HERMINIO

E
s lo que deseamos al párroco de San Lorenzo —don
Herminio—, sabiendo que el primer día de mayo
celebrará el veinticinco aniversario de su ordenación
sacerdotal, agasajado por sus amigos y colegas, y lo que nos
lleva a felicitarle con más entusiasmo y fruición son las
pláticas que nos ha dado con motivo de la muerte y
resurrección de Jesucristo, con razonamientos que nos llevan
a la meditación dolorosa de la cruz, a las dificultades de
aceptarla y a reconocer que, con la cruz se ha coronado la
victoria del cristianismo, y muy especialmente la de todos los
santos, que han sabido llevarla y agradecerla, no por el dolor
que les causaba, como los masoquistas, sino por la expiación
de tantos pecados o “pecaditos” que cometemos los que no
somos santos.
Nadie ignora que la cruz —el dolor—, es contra la
naturaleza humana, en consecuencia, nunca nos
acostumbraremos a llevarla, pero se lleva y hemos de
reconocer que a todos nos hace falta. Dios las envía por amor.
¡No puede ser por fastidiarnos!
Cuántas veces las adversidades de la vida nos han
despertado el dolor de contrición, pensando, en el lecho de
muerte, los males que hemos hecho, las injusticias que hemos
cometido; y todo eso que se llama pecado, y que sólo los
sacerdotes tienen poder para raerlo, para darlos la paz y el
perdón; gústenos o no, sean buenos o menos buenos,
Jesucristo les ha dado esa facultad para perdonar los pecados
y para retenerlos. ¿Absoluciones colectivas?...
________________________________________________ 419

Distraído —como siempre—, he dejado el título semi


inválido, pero he de decir que don Herminio es un buen
párroco, con elocuencia clara y precisa, y como lo bueno, si
breve, es dos veces bueno, pues un don más que Dios le ha
dado para compartirlo con los que no lo tenemos. Esto se
refleja en sus predicaciones, pues don Herminio sabe
descubrir las divinas raíces que solidifican nuestra fe, y saca
de dudas a los que aún las tienen, pero yo les diría una cosa
más a mis hermanos, los fieles: Las dudas sólo se pueden
evitar con la oración, con la penitencia, y practicando las
Obras de Misericordia que nos sean posibles.
No olvidemos que sostener una fe sin fisuras merece la
pena cualquier sacrificio, y el que conozca a alguien que la
tenga que no se conforme con decirle: “Me gustaría tenerla”,
que le pregunte lo que hace cada día para no tener dudas de
que Dios es bueno, de que nos ha creado para servir y hacer
el bien, y así, llevarnos después a la gloria eterna. Si usted,
hermano mío, no lo cree, haga todos los días lo que hace ese
que lo cree y usted también lo creerá.

Publicado en La Nueva España 2—mayo—2006


420 ________________________________________________

182

PRUEBAS DE LA EXISTENCIA DE DIOS Y


EVANGELIO DE JUDAS

C
omprendo que los que no comprenden que Dios
pueda existir, pongan toda su ciencia en demostrar
lo indemostrable, sabiendo que si lo consiguieran
nos habrían demostrado que su sabiduría estaba muy por
encima de los 264 papas, de los purpurados de tantas
generaciones, de un millón de santos, doctores y místicos, y
también ¿por qué no? de la ciencia médica que ha certificado
miles de milagros demostrándonos que Dios existe y que han
subido a los altares después de comprobar la autenticidad del
milagro que han hecho.
Asimismo, los ciegos que con barro y saliva recobraron
la vista, los cojos, leprosos, sordos, mudos, paralíticos; tres
resurrecciones de muertos, de tal suerte que sus mayores
enemigos se vieron obligados a decir: “¿Qué hacemos, que
este hombre hace muchos milagros?” (San Juan 11, 47). Nadie
ignora que la narración de estos milagros forma parte
sustancial de los libros evangélicos, hasta tal punto que los
3.764 versículos de que constan, 533 versículos nos describen
los milagros que Jesucristo ha hecho, sin contar los que no
han sido escritos, y no podemos omitir el gentío que se
agolpaba en torno a la tumba de Lázaro, cuando Jesús le dijo
con voz potente (para llegar al sepulcro de Lázaro tuvimos
que bajar 37 escaleras): “Lázaro, sal afuera”, y Lázaro siguió
viviendo y desempeñando el cargo de Obispo de Milán,
conforme a la tradición.
________________________________________________ 421

Ahora, más de 100 años después de publicarse los


verdaderos Evangelios encuentran un evangelio apócrifo
diciendo que Jesucristo le pidió a Judas que lo entregara para
ser crucificado, y la televisión —como todo lo pernicioso— lo
ha propagado a bombo y platillo, para consuelo de nuestros
hermanos, los ateos, diciéndonos que Dios no existe, ¿cómo lo
saben? No sería más sensato decir: “Yo no creo. Pienso que no
hay Dios, pero no lo puedo saber”.
Intentando resumir lo más breve posible algunas
profecías del Antiguo Testamento, omitiré las fechas en que
hablaron los profetas de parte de Dios, considerando que
pueden oscilar entre los 600 y los 1.000 años antes de
Jesucristo: Miqueas (5, 2) nos dice que Jesucristo nacerá en
Belén de Efrata. Isaías nos dice que nacerá de una Madre
Virgen (Isaías 7, 14) (¿Estaba prevista la virginidad de María,
sí o no? ¿Había sido engendrado por el Espíritu Santo, sí o
no?
Zacarías nos dice que será vendido por 30 monedas (11,
12). Isaías sigue diciendo que será flagelado y escupido: “He
dado mis espaldas a los que me herían, y mis mejillas a los
que arrancaban mi barba. Y no escondí mi rostro ante las
injurias y los esputos (Isaías 50, 6). “No abrió la boca, como
cordero llevado al matadero (Isaías 53, 7). “Comparado con
los criminales será entregado a la muerte, por eso Yo le daré
por parte suya muchedumbres” (Isaías 53, 12). “Será
crucificado: Y mirarán hacia mí a quienes crucificaron”
(Zacarías 12, 10). También fue vaticinado en el Antiguo
Testamento: “No dejarás tu mi alma en el sepulcro, no dejarás
que tu santo experimente la corrupción” (Salmo 15, 10).
Don Camilo José Cela nos dijo en uno de sus artículos
que “nunca existieron los profetas”. De poco nos sirve una
cultura vastísima si no nos enteramos de dónde venimos,
para qué nacimos, adónde vamos, para qué vivimos, para qué
sufrimos, para qué luchamos. ¿Qué puede ilusionar a un
señor añoso si cree que todo termina en el sepulcro? ¿Habrá
mayor tristeza?
422 ________________________________________________

¿Quién puede vaticinar lo que ha de suceder y dónde ha


de suceder con 600 o mil años de antelación? Sólo Dios por
boca de los profetas nos lo ha revelado. ¿Dónde está escrito
en los verdaderos Evangelios que Jesucristo ha pedido a
Judas el suicidio, es decir, que lo entregara a la muerte, y
muerte en la cruz? Comprendo que yo no tengo derecho a
menospreciar a mis hermanos, los ateos, sabiendo que yo
también lo fui, hasta hace 49 años en que me llevaron a unos
Cursillos de Cristiandad y me convertí al catolicismo, donde
Dios me dio un poco de luz para reconocer que todo lo había
hecho mal. Si alguien se ha sentido incómodo por lo
predicho, le ruego que me perdone. Sólo defiendo lo que
creo, y creo lo que dice Aquél que está en posesión de toda la
Verdad, sólo Él.

Publicado en La Nueva España, 9 de mayo de 2006


________________________________________________ 423

183

SIN MODIFICAR LA LEY

S
i realmente existe el deseo de minimizar el número
de abortos que actualmente vienen consternando a
muchos millones de españoles, fácilmente se puede
hacer sin cambiar las leyes que lo permiten.
Cuánto bien ha hecho nuestro Gobierno —o ha
intentado hacer— difundiendo las causas que provocan los
accidentes de carretera, y más todavía mostrándonos los
muertos, el llanto de sus familiares que nos desgarra, y el
amasijo de hierros en el que quedan los vehículos. Es de
suponer que con esa propaganda se hayan evitado muchos
accidentes y muchos muertos.
Ahora viene la pregunta: ¿Deseamos realmente que se
minimice el número de abortos que ya excede de los 85.000
cada doce meses? Hagamos una propaganda tan intensa
como la del tabaquismo, como la del sida, como la de la
droga; mostremos la cirugía que se emplea para abortar,
mostremos al niño que gime, mostremos la sangre que
derrama y los despojos. Pero no es sólo esto lo peor; también
las secuelas físicas y psíquicas que, según los ginecólogos, les
quedan a las madres que, sin saber lo que hacen por falta de
información, han cometido el infanticidio con su propio hijo;
y muchas de estas madres, queriendo hacer el bien, nos
darían testimonios valiosísimos en la televisión para que
otras no caigan en la trampa del cazador que por dinero
abortan sin ningún supuesto en las clínicas privadas a todas
las que allí se presentan y pagan.
424 ________________________________________________

La Fundación Madrina —en Madrid— ha conseguido


que el 75 por ciento de las chicas embarazadas que se
pusieron en sus manos, después de ser bien informadas de las
consecuencias que conlleva el abortar, hayan decidido no
hacerlo y ser madres.
Escribo esto porque mi conciencia y mi religión católica
me lo exige; bien sé que las cosas no están como para
expresar lo que es tan bueno y lo que es tan inmoral, pero sé
que a Jesucristo le agrada y por eso lo escribo.

Publicado en La Nueva España, 24—abril—2006 y


en La Voz de Avilés, 18—mayo—2006

NUESTRA SEÑORA DE "PROMPT SUCCOR"


(PRONTO SOCORRO)
Patrona de New Orleans y Louisiana, USA
________________________________________________ 425

184

EL MAL PUEDE SER BUENO,


EL BIEN PUEDE NO SERLO

R
eflexionando sobre la biografía que acabo de leer
de Santa María Goretti, he llegado a la conclusión
—una vez más— de lo que el título indica.
María Goretti era una niña de 13 años, angelical y
bellísima, y un joven de 18 años —Alejandro— estaba
apasionado por ella. Pero nadie conseguiría arrebatarle el
amor que María Goretti tenía por la Virgen y por su Hijo
Jesús, y su virginidad la llevaría, y la llevó, hasta el sepulcro.
Alejandro intentó muchas veces hacerse
novio de la joven, y visto que nada conseguía,
un día en que los cuatro hermanos y sus
padres estaban ausentes, se lanzó sobre ella
rasgándole las vestiduras para violarla, y al
ver que la monstruosidad que pretendía no le
era posible, le propinó varias puñaladas,
dejándola medio muerta en un charco de
sangre. Dos días después falleció en el
hospital, no sin antes pedir que perdonaran al
agresor como ella lo estaba perdonando.
El crimen al que no estaban acostumbrados los italianos
en aquella época, conmovió mucho a todos los habitantes de
Italia y de otras naciones por el ejemplo heroico de una niña
santa. Y en el velatorio de la adolescente, un religioso con
fama de santidad se atrevió a decir lo que pensaba, y pensaba
bien: “Todo suceso es digno de alabanza a Dios. Esta
desventura ha de traer un bien incontestable”.
426 ________________________________________________

Alejandro fue condenado a 30 años de prisión. Durante


largo tiempo se mostró brutal y obstinado en no arrepentirse
de su mortal pecado. Pero soñando una noche se le presentó
María Goretti ofreciéndole un ramo de flores; a partir de ese
instante su criterio de vida desapareció por completo, y nació
el hombre nuevo con la sensatez que el “milagro” conlleva y
le conduce a emprender el camino de la santidad, y lo hizo
tan eficazmente que muchos de los reclusos se convirtieron a
la religión católica.
26 años después de su condena lo dejaron en libertad.
Fue directamente a ver a la madre de María Goretti, Asunta
Carline, suplicándole que lo perdonara, y la buena señora le
dijo: “Si nuestra hija te ha perdonado y antes de morir nos
dijo que hiciéramos lo mismo, es claro que bien perdonado
estás”.
María Goretti fue beatificada por
Su Santidad Pío XII el 27 de abril de
1947, y tres años después el mismo Papa
la canonizó en la Plaza de San Pedro,
ante la multitud más numerosa que se
haya reunido jamás, incluyendo a los
hermanos de la santa, a su madre
Asunta Carline, e incluso al autor del
crimen, Alejandro Serenelli.
Terminaré diciendo que la “profecía” del religioso
antedicho se cumplió con toda perfección: El salvaje asesino
fue un ejemplo en la cárcel, un ejemplo de santidad en el
convento donde permaneció los últimos años de su vida,
dejando empequeñecidos a todos los frailes. Visto de tejas
abajo, su salvación y la de otros muchos, el crimen. Santa
María Goretti, ejemplo universal del valor que ante Dios tiene
la virginidad, conforme al estado de cada persona.
La biografía de María Goretti ha dado la vuelta al
mundo, y habrá sido y seguirá siendo, hasta el fin de los
tiempos, un instrumento de apostolado muy eficaz. La madre
de María Goretti y los hermanos de la santa es claro que
todos vivirán o vivirían en gracia de Dios.
________________________________________________ 427

¿Dónde está el mal en la monstruosidad de esa aparente


desgracia? El mal aparente está en el sufrimiento. Pero por la
cruz hemos sido rescatados del pecado, y por la cruz
llegaremos al Cielo. Las abejas sacan miel de las flores, los
católicos pueden sacarla de las espinas, pero está ciencia está
patentada en el cristianismo.

Publicado en La Nueva España 20—julio—2006

MARIA DEL ROSARIO DE SAN NICOLAS


Argentina
428 ________________________________________________

185

LA VANIDAD

E
l párroco de San Lorenzo —hasta el día de hoy—
continúa profiriendo pláticas muy jugosas después de
dar lectura al Evangelio en las misas de once, y me
parece que todos respiramos a gusto cuando nos dice:
“Siéntense un momento”. Es verdad que glosando el
Evangelio o saliendo un poco de lo sustancial, nos hace unas
correcciones fraternas que tenemos que agradecerle, al
exigirnos que busquemos más la Gloria de Dios que el elogio
a nosotros mismos; en otras palabras, que dejemos de lado la
vanidad.
Creo que también tenemos que agradecerle al padre
Gilberto por la sinceridad con que nos transmite la fe,
empleando siempre voces de las más sencillas y sonoras,
sabiendo que a nuestras edades es bien normal que haya
disminuido la audición. No me quedaría satisfecho sin
mencionar el nombre de un seglar que un día sí y otro
también nos viene a leer las lecturas, y lo hace de forma
brillante en todos los conceptos, don Ángel.
Retornando a la vanidad, se me ocurren unas preguntas:
¿Quién hubiera construido el Monasterio del Escorial y las
otras maravillas del mundo si todos careciéramos de vanidad,
y el Espíritu nos revelara que ni en el Purgatorio ni en el Cielo
se puede presumir después de la muerte corporal? Si faltara
la vanidad ¿quién sería el arquitecto que se dispondría a
planificar un edificio gastándose más en los ornamentos que
en lo útil y cómodo que tanto aprovecha a los ocupantes?
________________________________________________ 429

En los periódicos ¿cuántas páginas aparecerían en


blanco si los colaboradores espontáneos tuviéramos que
poner al final del escrito: “Anónimo”. ¿Qué sería de los
millones de libros que se publican si tuvieran que hacer lo
predicho? ¿Qué sería de los que inventan las modas y
también de las tiendas de tejidos?
“Todos los vicios dan tregua: el glotón se agita, el
bebedor duerme, el cruel se cansa, pero la vanidad del
mundo nunca dice basta” (Gracián). “El comercio más
lucrativo sería comprar la gente por lo que vale y revenderla
por lo que cree valer” (Vera de Tayllerand). “Dichoso aquel
que tiene tanta vanidad que jamás habla bien de sí mismo”
(Montesquieu). En el Eclesiastés nos dice la Palabra de Dios:
“Vanidad de vanidades, todo vanidad”.
¿Es buena la vanidad? En absoluto. Pero sólo los santos
han conseguido suprimirla siguiendo los pasos de Jesucristo
y la humildad de la Virgen. Las religiosas de Lumen Dei, y de
otros muchas comunidades, azotan a la vanidad con la cabeza
peladita y el hábito hasta los tobillos, sin que nadie las pueda
identificar como féminas, sino es por el rostro. Ahí tenemos la
clave para vivir en paz, para ser todos ricos, para amarnos
como Dios nos manda, para hacer de la tierra un paraíso y
para ir al Cielo sin obligarnos a permanecer en el Purgatorio
hasta expiar todas nuestras faltas y pecados, es decir, hasta
ser santos como Dios nos pide reiteradamente; y al recordar
esto quiero decir que sólo a Lumen Dei y a un sacerdote les oí
pedirnos que seamos santos como Dios nos pide; este
sacerdote es el párroco de San Lorenzo. Gracias, don
Herminio.

__________
430 ________________________________________________

186

FINANCIACIÓN DE LA IGLESIA

C
on frecuencia aparecen los adversarios de la Iglesia
Católica —en los periódicos y en la televisión—
lamentándose de las aportaciones dispendiosas que
hacen los gobiernos a la Iglesia. Me imagino que lo hacen por
ignorancia y no por mala fe.
Si conocieran los millones que se ahorra el Estado con
los beneficios que le aporta la Iglesia, especialmente con
enfermos, hambrientos y desarrapados; con justicia le
pedirían al Estado que aumentara las subvenciones a la
Iglesia para que pueda continuar sirviendo a los que más lo
necesitan.
Tengo muchos datos para esclarecer lo predicho, y me
permito amplificarlos con los que me aporta la señora Elena
Baeza, desde Málaga:
¿Ignoran ustedes que el pasado año 2005 fueron
atendidos en 876 casas 57.680 ancianos y minusválidos? Que
tenemos en España 937 orfanatos y centros para la tutela de la
infancia, 321 guarderías, 365 centros especiales de educación
o reeducación social, 11.300 drogodependientes se están
rehabilitando. Se han atendido más de 1.300 enfermos de
sida. Han sido acogidos 300.000 sin techo. A 114.000
emigrantes y gitanos se les ha ayudado. Han pasado 305
consultorías familiares en los centros para defender, informar
y persuadir a las que deseaban abortar y no lo han hecho.
En educación se dirigen 5.197 colegios y centros
educativos en los que se educan 1.298.105 niños y jóvenes.
________________________________________________ 431

Sólo la Asociación Católica LUMEN DEI, entre las


catorce fundaciones que tiene en España y América,
destacaremos una de las más pobres en los Andes de Perú,
donde mueren de hambre más de cien niños cada treinta días.
Pues bien, allí tiene 72 misioneras que elaboran y distribuyen
más de 10.000 comidas diarias para esos niños que serían
cristos crucificados si dejaran de alimentarlos gratuitamente,
vestirlos, educarlos en los colegios que tiene la Asociación
susodicha. Asimismo hospitales, guarderías, colegios,
residencias de ancianos que recogen con pensiones y también
los que no tienen ni un céntimo; bien cuidados con esmerada
higiene y atención médica para los enfermos. Y es de notar
que entre los numerosos ancianos de clase tan humilde se
encuentra el el conde de Revillagigedo y grande de España.
Esto es verdadero comunismo con Dios y por Dios. Sabrán
ustedes que tenemos en España 54.000 monjas y más de
23.000 frailes. Visiten ustedes la Cocina Económica de Gijón y
verán cómo sacian el hambre de todos los mendigos que se
acercan allí y salen muy bien alimentados con una comida
suculenta y una cocacola, pagando, el que puede, 60
céntimos. Gracias a las monjitas de San Vicente de Paúl. ¿Es
que alguien puede querer que la Iglesia no haga el bien a los
que más lo necesitan, y desobedezca al que murió por amor a
todos los seres humanos, con predilección por los pobres y
enfermos? Jesucristo. Va siendo hora de que se olviden de la
inquisición y de los errores de la Iglesia en los siglos pasados,
también de las muertes que sufrió España con la derecha y
con la izquierda. El rencor siempre será una mezquindad, y
sólo puede servir para que se repita la historia.

Publicado en La Nueva España 5—julio—2006


432 ________________________________________________

187

TRISTEZA Y ALEGRÍA

L
a señora a quien pienso aludir no es Laura su
nombre, y sólo me permite escribirle una síntesis
biográfica con el nombre de Laura. Desde muy
niña viene sufriendo ataques epilépticos y contrariedades
familiares; todos sus hermanos son personas normales,
algunos universitarios. Pero Laura —la cenicienta de la
familia— se ha quedado con una deficiente cultura que sí le
permite leer correctamente y deprisa. Escribir lo hace con
dificultad y cacografía.
Las humillaciones y el menosprecio de su familia, la
llevaron a la búsqueda de Dios, o mejor y más cierto, Dios ha
permitido esa triste situación para que pensara en su Santo
nombre y se acercara a Él, y Laura lo hizo. Conoció algunos
miembros de la unión sacerdotal Lumen Dei y pronto ha
cambiado su vida de tristeza por la ilusión de vivir con
esperanza y alegría. Pero como las dificultades y
tribulaciones nunca pueden faltar, porque “el que quiera
seguirme…” (Mateo 16, 24; Marcos 8, 34; Lucas 9, 23), y Laura
nos viene a decir que la señora donde se encuentra de
pensión le pasa cuentas que no debe y tiene que marcharse
sin saber dónde puede ir, y como nadie quiere ser su fiador
para alquilar un piso, se echa a llorar, pero un miembro de
Lumen Dei, con buena voluntad y absolvencia se
compromete como fiador.
La señora Laura entra en un piso céntrico y amueblado,
y que va pagando sus rentas puntualmente con las dos pagas
que tiene por jubilación y minusvalía.
________________________________________________ 433

Ahora —una más con todos nosotros— nos reza el santo


rosario en cabeza cuando se lo pedimos, el Santísimo que
tenemos expuesto de las 6,30 horas hasta las nueve de la
noche, lo adora cuatro horas por día, es feliz leyendo
biografías de un sinnúmero de santos que tenemos en la
biblioteca de la capilla, la señora Laura tiene tres niños
apadrinados, ayer nos ha dado una sorpresa: “Como tengo
unos ahorros de mis pensiones, no necesito estos mil euros y
os los entrego para los pobres”. ¡Qué bueno es Dios!
Sinceramente no sabría decir si es mejor cuando nos da salud
o cuando nos la quita. Bueno, sí sé, siempre es bueno lo
mismo.

__________
434 ________________________________________________

188

LA VIRGEN

N
adie que quiera conocer un poco hasta dónde
llega el amor de su Hijo Jesucristo, por todos
los seres humanos, lo conseguirá sin el auxilio
de su Madre, la Virgen María. Asimismo,
nadie puede llegar a conocer bien a Dios Padre si no es en la
Persona de Jesús y por sus santos evangelios, pues Padre e
Hijo son la unidad de un mismo pensamiento, de una misma
actuación, de un mismo amor, de una bondad, sin límites, de
una misericordia sin fronteras, y de una justicia tan perfecta y
tan justa que abarca hasta la mínima anomalía que pudiera
causar microscópicamente una célula humana en perjuicio de
los pensamientos a actuaciones del hombre. ¿Quién puede
juzgar así? Sólo Dios Padre y Dios Hijo.
¿Quién es el hombre para juzgar lo que desconoce por
completo? ¿Quién puede saber lo que pasa en la cabeza de un
asesino después de haber embotado la conciencia que Dios le
ha dado? ¿Por qué Jesucristo nos ha dejado escrito: “No
juzguéis y no seréis juzgados” (Mateo 7, 1; Lucas 6, 37). Él
bien sabía la total incapacidad del hombre para juzgar a otro
hombre. Y lo grande y misterioso es que con sólo cumplir el
precepto predicho de un solo versículo el alma del difunto
sale del cuerpo a la velocidad del pensamiento, y sin
fronteras o impedimentos entra en la Casa de Dios para ser
eternamente feliz, sin ausencia de nada que desee. ¿Te parece
fácil querido lector? Intenta no hablar nunca de nadie lo que
no quisieras que hablaran de ti. ¿Lo conseguirás un solo día?
Intenta, intenta.
________________________________________________ 435

Después de una distracción retorno a María: Nuestra


Madre la Virgen ha sido la persona más humilde, más pura y
más santa que Dios ha creado en toda la historia de la
humanidad; también la más equilibrada y más valiente de
todas las criaturas; todo lo guardaba en su Inmaculado
Corazón. Tengo para mi (al que mucho le ha dado, mucho le
será exigido) que ha sufrido más que su Hijo; lógicamente
cualquier padre prefiere ser crucificado, antes que ver la
crucifixión de su hijo. María ha tenido que ver esa
desgarradora escena, y no se ha inmutado. El amor que María
sentía y continúa sintiendo por todos sus hijos, le ha llevado a
decir “Sí” para ser la esclava del Señor y corredentora con su
Hijo Jesús. Quien consiga conocer un poco a María,
rápidamente se adentrará en nuestra religión, y tomará a
María por Madre, por solícita defensora, por sabia abogada,
por pacificadora de su hogar, de sus inquietudes y por
garante de su salvación. “Del viejo, el consejo”, decía Gabriel
y Galán.

__________
436 ________________________________________________

189

DESPUÉS DE LA TRAGEDIA

A
todo lo que ha sido bien dicho sobre la
tragedia de Valencia, sólo me cabe añadir lo
que n o podrán aceptar los que vacilan en su fe
cristiana, porque visto objetivamente no se les puede negar
que lo sombrío y tétrico les impide ver la luz que lleva
consigo la esperanza sin límites.
Si pudiera servirles para algo, yo les remito mi
experiencia: Lo que más quería en este mundo era un niño
con 24 años, próximo a licenciarse en Derecho y diplomado
en dirección de Cine y Teatro, católico, inteligente y austero.
Estas virtudes de los hijos nos incrementan aún más el amor
que les tenemos. Pero hay un remedio excelente para paliar
ese desgarro, aunque algunas veces nos gustaría ir junto a
ellos en el mismo ataúd.
Nuestro hijo había sido contratado para rodar una
película en Santander, el día antes de morir en el coche que él
conducía.
Pero en medio de esa tribulación lacerante nos
confortaba mucho saber que Dios lo había llamado para la
vida eterna, pues era demasiado bueno para vivir en este
mundo. Y por eso yo le agradecí y le agradezco a Dios que se
lo hubiera llevado a tiempo. Y como no tengo la menor duda
de que mi hijo y yo nos veremos dentro de poco, me conforta
el vivir y la actividad que tengo, asimismo me conforta el
cambio de vida que a todos nos espera. Termino con las
palabras que la santa de Fátima me ha dicho al informarla por
teléfono: Sor Lucía, le dije, he perdido el hijo que usted
________________________________________________ 437

conocía y apreciaba mucho. “—No, no lo ha perdido, lo ha


ganado para la eternidad. —¿Lo sabe usted? —Sí, lo sé. En su
hijo no había nada malo. Sólo lo que pudiera entrarle de
afuera. Este desgarro en vuestra vida os vale más que todas
las limosnas que dais y que todas las oraciones que hacéis,
por estar crucificados con Cristo”.
La solución más adecuada para soportar las tragedias es
la fe y la confianza en Dios, que es mil veces Santo, nos ama
más que nadie, y nada puede hacer por fastidiarnos, y todo lo
hace para un bien muy superior al que nosotros anhelamos.
¿Comprender esto bien? Después de nuestra resurrección.

__________
438 ________________________________________________

190

MINICONFERENCIA PARA MATRIMONIOS

¿C
uál es la solución cuando entre dos cónyuges
existe un carácter refractario? El esposo,
considerado como jefe de familia, ha de poner
todo su empeño en cumplir el deber que tiene de hacer feliz a
su esposa en todo lo que concierne a la vida marital, y
también lo que se dice obligatorio por los preceptos religiosos
y por la ley natural. Asimismo, la esposa no puede eludir el
deber que tiene de obedecer a su esposo en todo lo que pueda
incrementar la convivencia pacífica, cristiana, amorosa y
fraternal; con el empeño —también— de hacer feliz a su
esposo.
¿Solución?: Todo lo sobredicho no se cumplirá nunca sin
el auxilio de María y el poder de Dios. Por eso es
imprescindible la oración profunda y meditada, con horas
continuadas a los pies del sagrario. Y por mucho que eso nos
cueste, más costoso resulta una convivencia sin amor y sin
paz. Y aunque el ejemplo que pretendo poner sea realmente
chabacano, puede ilustrar la falta de coherencia que todos los
católicos llevamos encima:
Si nos dieran quinientos euros todos los días por pasar
dos horas en oración junto al sagrario, ¿cuándo
descansaríamos? Esto nos pone de manifiesto que por dinero
haríamos todo lo que hace un santo, y no lo hacemos por
vivir en paz en la tierra y por ser eternamente felices en el
cielo sin pasar por un purgatorio que puede ser tenebroso y
hasta el fin de los tiempos. ¿Puede alguien que piensa así
reunirse con gente que ridiculiza lo que Jesucristo nos pide a
________________________________________________ 439

todos? En Asturias sólo hay una obra que piensa como


nosotros y nos agradece nuestra colaboración e incluso
nuestras pláticas. Para qué ir a otras que nos tacharían de
rigoristas sin caer en la cuenta que el verdadero “rigorista” ha
sido y es Jesucristo. Dios viene suscitando obras religiosas
con distintos carismas para que cada católico pueda escoger
lo que más fascinante le resulte: Trapa, Opus Dei, Cartuja,
Lumen Dei, etc. etc.

__________

La Virgen Macarena de Sevilla


440 ________________________________________________

191

UNA GRAN SEÑORA: MARÍA HERMINIA

C
uando deja de existir una gran persona, con la cual
nos hemos relacionado más de treinta años; con
estima, con agrado y con mucha sinceridad, es claro
que nos ha dejado un vacío penoso y parece susurrarnos que
contemos nuestros años y aceleremos todo el bien que
podamos hacer antes de que sea tarde.
La señora María Herminia Piñera Suárez, Profesora
Mercantil, con 84 años, convecina en el mismo portal, ha sido
un ejemplo de transparencia y sinceridad para la mayoría de
las setenta y cinco familias que diariamente bajamos y
subimos en los mismos ascensores.
La señora Herminia no se guardaba nada. No he
conocido a nadie con menos doblez. El amor a sus 5 hijos y
nietos —y un biznieto, hemos podido observarlo año tras
año: Cuando llegaba la festividad de Reyes, para
sorprenderlos a todos con más alegría, guardaba los
numerosos regalos en nuestra casa, y el día antes le
ayudábamos a bajarlos al piso que ocupaba debajo del
nuestro.
Cuando llegaba este tiempo de las frutas, con frecuencia
nos traía una cesta de manzanas de la huerta que tienen en las
afueras de la ciudad; nosotros intentábamos corresponderla
obsequiándole libros de religión que yo fui publicando a
través de los años, y le gustaban tanto que con frecuencia me
decía: “Los tengo todos encima de la mesita; todas las noches
los voy releyendo, casi los sé de memoria”.
________________________________________________ 441

Herminia era superactiva —nervio puro, decía—. Yo la


incentivaba a rezar más para pacificar su impaciencia. Rezaba
todos los días y no faltaba a la Adoración Nocturna desde no
sé cuántos años. Pero le costaba mucho —me decía—
permanecer en la oración. Mientras vas conduciendo para
llegar a la aldea —le decía— puedes hacer oración, y así lo
venía haciendo en los últimos años; todo esto me ha dado
ejemplo de la humildad que a mi me falta.
En el funeral que se celebró el pasado día 16 en los
Carmelitas, ha quedado patente el amor que tantos le
teníamos; la multitud que había en la Iglesia y en la calle, y
las personas que lloraban, familiares y amigos; todo en suma,
ha dejado patente que se trataba de una gran señora. Tengo
para mi que nunca ha sido tan feliz como ahora. Pobres de
nosotros si no fuese así.
Escribo esto con permiso de su distinguida familia.

Publicado en La Nueva España, 22—junio—2006


442 ________________________________________________

192

SATANÁS

E
n nuestra religión católica tenemos algunos creyentes
que niegan la existencia de Satanás. Es decir, no saben
cuando lo tenemos encima hurgando en nuestro
cerebro con pensamientos negativos o diabólicos para
distanciarnos de Dios.
En el Antiguo y Nuevo Testamento la Palabra de Dios lo
menciona ciento trece veces. El infierno cuarenta y cuatro
veces. El que niega la evidencia de lo que Dios proclama
puede hacerlo con la mejor intención, pero se alinea en la fila
de los que recelan de Dios; todos sabemos lo que a Cristo le
ha sucedido en el desierto con el diablo.
Actualmente muy pocos ignoran que algunos artistas y
otros personajes le rinden culto a Satanás con misas “negras”
y otras hechicerías. Veamos el testimonio que nos ha dado el
actual cantante cristiano, Pablo Olivares, el argentino que
sirviéndose del demonio e implorando su “protección” llegó
a ser cabeza en las listas de éxito en Sudamérica. Pablo estaba
adentrado en una banda de música satánica donde practicaba
el proselitismo para aumentar el número de los
endemoniados que convivían en esa banda. Para Pablo,
Satanás “era el Dios que manejaba el mundo”.
Su adoración a Lucifer (príncipe de los ángeles rebeldes)
llegó hasta el extremo de “pensar que tenía que matar a mi
madre porque era cristiana y rezaba por mí”. Pablo terminó
perdiendo el contacto con su buena familia “en esa época —
dice— yo estaba totalmente manejado por el diablo”. Pero,
“cuando uno quiere algo que va a ser para su bien, Dios sabe
________________________________________________ 443

cuál es el momento en que estás realmente preparado para


recibirlo. Satanás es todo lo contrario, porque te lo da cuando
lo quieres, pero pagas un precio muy alto, la muerte”.
Pablo fue secuestrado en México junto con el batería del
grupo. “Nos encerraron en un sótano y cuidaban de que no
escapáramos”. Allí les interrogó el jefe de la banda predicha,
y al preguntarle a Pablo si creía en Dios, respondió “Sí” con
rotundidad. El secuestrador le dijo: “Si me hubieras dicho
que no, te hubiera matado”. Ahora, en libertad, Pablo adora a
Jesucristo “porque Dios me salvó del infierno y me salvó la
vida”.

Publicado en La Nueva España 27—julio—2006

La Purísima Xiqueta
Patrona de Benissa (Alicante)
444 ________________________________________________

193

JESÚS RESPONDE A LAS PREGUNTAS

S eñor: ¿Cómo superar mi vanidad?

— EL HOMBRE DISMINUYE EN VANIDAD, AL CONOCER SU FALSA


PRESUNCIÓN, Y EN COMPENSA LE DAMOS LA HUMILDAD, QUE
ENNOBLECE Y ENSANCHA EL CORAZÓN.

Señor: ¿Cómo enriquecer mi espíritu?


— EL HOMBRE SE ENRIQUECE EN EL MOMENTO QUE POSPONE SU
HACIENDA Y SU DINERO, Y SE SIENTE FELIZ Y MUY CONTENTO AL
PASAR DE AVARIENTO A CABALLERO.

Señor: ¿Cómo puedo conseguir la sabiduría para servirte?


— EL HOMBRE SE HACE SABIO Y LO ES DE HECHO, CUANTO MÁS
CLARIFICA SU IGNORANCIA, Y MENOS SE SIENTE SATISFECHO, CUANDO
TODOS LE DAN TANTA IMPORTANCIA.

Señor: ¿Cómo soportar las humillaciones sin ira?


— EL HOMBRE NO SE SIENTE REBAJADO, CUANDO ENTIENDE QUE
ES DÁDIVA DE CRISTO, EL GRAN PREMIO DE SER MUY HUMILLADO, QUE
EN LA VIDA DEL FIEL ESTÁ PREVISTO.

Señor: ¿Cómo puedo aprovechar mejor mi vida para ganar la


eternidad?
— EL HOMBRE EXPLOTARÁ MEJOR SU VIDA, CUANDO ÉL SEPA
QUE TODA ESTÁ DESHECHA, SI EN ELLA NO CONSIGUE REUNIDA, LA
SANTIDAD QUE TANTO LE APROVECHA.
________________________________________________ 445

Señor: ¿Cómo puedo ser tu verdadero amigo?


— EL HOMBRE SE HARÁ AMIGO DEL SEÑOR, APROVECHANDO EL
VALOR DE SU EXISTENCIA, CUANDO AL BUSCAR RECIBA EL ESPLENDOR,
QUE ILUMINE EL FIN Y SU CONCIENCIA.

Señor: ¿Cómo puedo aceptar con alegría las pérdidas


materiales y humanas de nuestros seres queridos?
— EL HOMBRE PERDERÁ SIN EL DOLOR, CUANDO ENTIENDA QUE
TODO ESTÁ PERDIDO, Y QUE SÓLO APROVECHA EL PUNDONOR,
QUEDANDO LO DEMÁS TODO PODRIDO.

Señor: ¿Cómo comprender lo inconcebible para nuestra


limitadísima inteligencia?
— EL HOMBRE QUE AMA A DIOS COMPRENDE TODO, A
SEMEJANZA DE QUIEN LE PERDONÓ, Y NO ADELANTA NADA HACERSE
EL BOBO, NI EMBOTAR LA CONCIENCIA QUE ÉL LE DIO.

Señor: ¿Cómo puedo ser fuerte y poderoso para divulgar tu


Reino en la Tierra?
— EL HOMBRE SERÁ FUERTE Y PODEROSO, CUANTO MENOS LE
INTERESE EL PODER, Y SE SIENTA FELIZ Y MÁS DICHOSO, CON LA
FUERZA QUE EXIGE OBEDECER.

Señor: ¿Cómo puedo avanzar en el camino que nos describe tu


Evangelio?
— EL HOMBRE AVANZARÁ CUANTO DESEA, SI TOMA LA
VALIENTE DECISIÓN, DE DEJAR QUE EL MUNDO Y DIOS LE VEA, EL
HECHO Y RECTITUD DE SU INTENCIÓN.

Señor: ¿Cómo tener más seguridad de tus verdades?


— AL HOMBRE LE ENTUSIASMA LA VERDAD, AL DESCUBRIR QUE
TODA SU CARRERA, FUE MALGASTADA EN POS DE VANIDAD, Y DEBERÁ
DE AMARLA ANTES QUE MUERA.
446 ________________________________________________

Señor: ¿Qué le dirías a determinados hombres que parecen


desear la destrucción del mundo con las armas que tú conoces?
— EL HOMBRE ANULARÁ LA VIOLENCIA, CUANDO SEPA QUE ES
HIJA DE SU MIEDO, Y SIENTA VIVAMENTE EN SU CONCIENCIA, QUE EN
ÉL ESTÁ LA CHISPA DE ESE FUEGO.

Señor: ¿Cómo resignarse con tantas deficiencias como nos has


dado?
— EL HOMBRE VIVIRÁ MUY SATISFECHO, AUNQUE SEA DEFORME
Y PORDIOSERO, CUANDO ENTIENDA QUE DIOS ASÍ LE HA HECHO, PARA
QUE BUSQUE EL CIELO, CON DESVELO.

Señor: ¿Cómo vivir tranquilo ante las amenazas de los


enemigos?
— EL HOMBRE VIVIRÁ SIEMPRE TRANQUILO, CUANDO ENTIENDA
QUE SÓLO ES RESPONSABLE, DE MANTENER EN SU CONCIENCIA EL
HILO, Y HACER LO QUE A DIOS SEA AGRADABLE.

Señor: ¿Cómo decir las verdades a nuestros superiores sin


ningún tipo de adulación?
— EL HOMBRE DEJARÁ LA ADULACIÓN, DE REGALO, PALABRA O
SACRIFICIO, CUANDO VEA QUE ES VANA SU ILUSIÓN, Y QUE SÓLO A
DIOS DEBE AQUEL SERVICIO.

Señor: ¿Cómo hacer ligeras nuestras cruces?


— EL HOMBRE ALIVIARÁ SUS GRANDES CRUCES, CUANDO
ACEPTE EL DOLOR TAN MERECIDO, QUE SÓLO PODRÁ VERLO CON LAS
LUCES, DEBAJO DEL PECADO COMETIDO.

Señor: ¿Cómo no entristecernos con la vejez que tanto nos


aflige?
— EL HOMBRE SE COMPLACE EN LA VEJEZ, CUANDO ENTIENDA
QUE VIENE A PREPARARLO, PARA HACERLE COMO UN NIÑO OTRA VEZ,
Y DEJAR QUE EL BUEN DIOS PUEDA SALVARLO.
________________________________________________ 447

Señor: ¿Cómo soportar las enfermedades horribles con


alegría?
— EL HOMBRE VERÁ BIEN SU ENFERMEDAD, CUANDO SEPA QUE
ESDIOS QUIEN LE CORRIGE, TRANSFORMANDO SU ORGULLO EN
HUMILDAD, PARA SALVAR UN ALMA QUE LO EXIGE.

Señor: ¿Cómo enfrentar la muerte sin miedo y con


optimismo?
— EL HOMBRE VE LA MUERTE SATISFECHO, CUANDO BUSCA LA
VERDAD EN LA TIERRA, Y SIENTE QUE CON DIOS TODO ES PROVECHO,
LO MISMO QUE SIN ÉL ES TODO GUERRA.

Señor: ¿Puedo quedarme aquí contigo sin volver a la tierra?


— TUS PECADOS TE HAN SIDO PERDONADOS, PERO A LA TIERRA
TIENES QUE VOLVER, PIDIENDO ADIOS QUE SEAN EXPIADOS, CON LAS
CRUCES QUE HABRÁS DE PADECER.

Publicado en La Nueva España 30—agosto—2006


448 ________________________________________________

194

ME LO CONTARON ASÍ

E
n una comunidad donde la doctora Marqués colabora
en sus vacaciones con la Unión Sacerdotal Lumen
Dei, en los Andes de Perú, un indio llamado
Benjamín Toledo se convirtió a nuestra religión católica, de
tal suerte que todo lo veía venir de Dios para bien de su vida
y su alma. Y un día le desaparece el caballo que tenía;
llegaron los vecinos lamentándose de la pérdida casi ruinosa
para él. El señor Toledo les dijo: “¿Cómo sabéis vosotros que
no es bueno que esto haya sucedido?”. Los vecinos guardaron
silencio reflexionando; se dieron cuenta que realmente no lo
sabían, y se fueron.
Dos semanas después apareció el caballo acompañado
de una yegua preñada; los vecinos al oírlo contar en la
comunidad, se fueron corriendo a casa del señor Toledo para
felicitarle por la ganancia, pero el señor Toledo les interroga
una vez más: “¿Cómo sabéis vosotros que esto es bueno o
lleva consigo la ganancia?”.
Los vecinos se quedan patitiesos con la pregunta que les
hace el señor Toledo, y algunos murmuran entre sí: “Puede
ser profeta, un dios que conoce el porvenir, un inspirado, un
inspirado por esa religión que practica diariamente. No
sabemos, el tiempo lo dirá. Esperemos lo que pueda pasar
con la yegua preñada y el caballo”.
Don Benjamín Toledo tenía un hijo deportista.
Diariamente montaba la yegua o el caballo para enseñarlos a
trotar. Forzando a su caballo una mañana para hacerle saltar
una valla, el caballo y el jinete se dan de bruces contra un
________________________________________________ 449

poste, y el pobre muchacho se rompe una pierna, y el caballo


se muere cuatro días después, y vuelven los vecinos
queriendo consolarle por el mal sucedido a su hijo y por la
muerte del caballo. Don Benjamín Toledo, un poco
enfurecido, les pregunta: “¿Cuándo comprenderéis que Dios
nos ama más que nadie, y que las cruces que nos manda traen
bienes?” “¿No lo habéis visto claro?”.
Pasados unos días se forma una guerrilla entre indios
salvajes que pretenden invadir la comunidad donde vive el
señor Toledo y su familia, y el jefe de la Comunidad les cita a
todos los jóvenes para derrotar la guerrilla que les pretende
ocupar sus tierras, y después de una lucha encarnizada,
perecen todos los jóvenes de la comunidad predicha,
exceptuando el hijo del señor Toledo que continuaba
impedido en su lecho.
Ahora los vecinos se sienten convencidos que sólo Dios
sabe y también sabe el que sabe que sólo Dios sabe.

__________
450 ________________________________________________

195

LA FIRMEZA

E
l diccionario nos dice que la firmeza es entereza,
constancia, fuerza moral que no se deja dominar ni
abatir. Pensando en esto, sabiendo que mi naturaleza
endeble no tiene condiciones para poner en práctica la
firmeza, y no dudando que todo lo que nos falta, Dios puede
suplirlo con creces, cuando nuestra voluntad es buena; por
eso decidí poner en práctica la firmeza, y en efecto, María y
Jesús me apoyaron de forma evidente; al Hijo y Su Santa
Madre se lo pedí con insistencia, y el fruto ha sido el que
ahora sigue.
En una fecha no muy lejana y que no recuerdo ahora,
me pidieron que asistiera a una misa que presidía el señor
Arzobispo de Oviedo, monseñor don Carlos Osoro Sierra, y
después de la homilía que tan brillantemente predicó el
Arzobispo predicho, él y el buen párroco, don Ángel
Garralda, los dos se sentaron delante del altar para llamar a
los representantes de diversas órdenes religiosas. Yo no tenía
nada previsto ni sabía que me llamarían como delegado de la
Unión Sacerdotal Lumen Dei, pero me llamaron, y hablé
durante un buen rato, explicando lo que se hacía en Lumen
Dei, también entré en el crimen abominable del aborto,
mirando de frente a la multitud que se agolpaba en la iglesia
de San Nicolás de Bari, en Avilés; todo fue muy bien por la
Gracia de Dios y de María, de tal suerte que el Señor
Arzobispo, cuando ya terminaba todo, y un servidor se
encontraba de rodillas agradeciendo a Dios y a María, se
________________________________________________ 451

acercó a mí y me dio un fuerte abrazo felicitándome por la


predicación que había hecho.
Cuando salimos a la puerta para retirarnos, mi hermana
Ovidia me dijo que un sacerdote, que yo nunca había visto, y
que al parecer era párroco de una iglesia que tampoco yo
conocía, cuando yo predicaba en la referida asamblea, ese
señor párroco, que yo no le había visto, estaba mirándome
con una cara de odio y de rencor como si me conociera de ser
yo el más indeseable.
Sin más preocupación por mi parte, todo se quedó en
agua de borrajas.
Unos meses después, el Arzobispo mencionado lo
nombra párroco de la iglesia que yo frecuento todos los días,
en Gijón, fui viendo que en las homilías me satirizaba por los
artículos o cartas que yo publicaba y sigo publicando en La
Nueva España de Gijón; también le molestaba que yo llegara a
su iglesia dos horas antes de la misa de 11 a la que yo asisto
todos los días.
Algo que parece más odioso aún para el señor párroco
es que yo nunca tomo la comunión de manos de los laicos o
seglares, a no ser en casos de justificada necesidad. Y esto lo
fueron observando los que me conocen y muy especialmente
el referido párroco, hasta tal punto que en una reunión
eclesial les dijo a todos que había un señor que pasaba por
delante de los seglares para ir a comulgar sólo con el
sacerdote.
En respuesta a esto que me informaron, escribí un folio
entero con mucho respeto y con amor, adjuntándole las
normas que tiene el Vaticano sobre lo que está permitido o no
en los actos litúrgicos, y firmado por Juan Pablo II; todo
quedó en silencio, y sería bueno recordar que un tiempo
antes, debido a una catástrofe natural, y viendo que pedían
para que todos ayudáramos con donativos, le entregué a la
sacristana un cheque por valor de 500.000 pesetas, el que sólo
podría hacer efectivo el párroco, pues a su nombre iba.
Sé que lo cobró porque ha faltado el dinero en el Banco,
pero no me dio las gracias ni me ha puesto buena cara nunca.
452 ________________________________________________

Dicho todo esto yo me puse a practicar la firmeza que


no tengo, pero que ha dado positivo.
Pues el señor párroco, viendo que yo continúo
recibiendo la comunión sólo del sacerdote, que es él, inventó
sentarse en el sillón mientras una señora y un señor
distribuyen la comunión, y en ese primer día que lo hizo,
algunos conocidos míos y amigos de toda confianza,
sonriendo me dijeron:
“Hoy no tienes remedio, tienes que comulgar con
aquella señora que está distribuyendo o con el laico.
Pero no fue así, abandoné la iglesia sin esperar más y fui
a misa en otra que se celebra una hora más tarde, asistí a la
misa completa, confesé y recibí la santa comunión.
Tal vez el párroco creyó que ya me había echado de su
iglesia, pero a la mañana siguiente allí estaba yo, asomó la
cabecita la señora —y profesora— que diariamente daba la
comunión, desde la puerta de la sacristía, me vio y
supuestamente le informó al señor párroco que se estaba
preparando para celebrar la misa, y parece que bien
convenidos, decidieron que el párroco se sentara una vez más
mientras la señora predicha y el seglar daban la comunión, y
cuando vi ese ridículo papelón, abandoné la iglesia y me fui a
misa donde el día antes.
Pedí mucho por el párroco a Jesús y María, y también
les pedí que me dieran firmeza. Claro se ha visto que
reflexionaron bien, es decir, el párroco. Supongo que se
habrán preguntado: “¿Y si viene todos los días a misa este
hombre, qué podemos hacer? Dos opciones me quedan” —se
habrá dicho el párroco— “O permito que tome la comunión
de mi mano, o no puedo dar la comunión a nadie”.
Lo cierto es que hoy, día 25 de septiembre de 2006, el
señor párroco nervioso y humillado, se pudo a dar la
comunión en otro lugar de la iglesia, y yo, pobre hombre, con
la firmeza que Dios y la Virgen me han dado, me fui donde la
estaba dando, bajé la cabeza humildemente y me dio la
comunión.
________________________________________________ 453

Que Dios me perdone si esto tiene demasiada vanidad,


pero creo que Dios agradece todo lo que se hace como el Papa
manda y Dios lo quiere. Y por Dios lo hice. No se puede echar
a nadie de la iglesia como conmigo han querido hacerlo, y
Dios no lo ha permitido.
Gracias Dios mío. Ayúdame a ser luz para los ciegos, sal
para que todos puedan degustar a su gusto, y fermento para
hacer el pan más sabroso y más digestivo.

__________

La Virgen del Rosell


454 ________________________________________________

196

PEREGRINOS EN FÁTIMA

S
or Lucía no estaba en el convento. Sólo hemos
visto 22 religiosas y la Madre Priora, María Celina
de Jesús Crucificado. Ella esperaba por nosotros
con una sonrisa abierta, franca, llana y receptiva; a
pesar de la radioterapia y quimioterapia que le vienen
aplicando para combatir su enfermedad. Doña Celina no
desea curarse, a pesar de ser una “joven” muy bella, de su
privilegiada inteligencia y del éxito que viene consiguiendo el
libro que ya fue traducido a siete idiomas, escrito por Sor
Celina con el título de “La memoria que de ella tenemos”. Es
claro que se refiere a Sor Lucía. Alguien se preguntará ¿por
qué se cura si quiere morirse? La respuesta es clara: Dios nos
concede el don de la vida en el momento de nuestra
concepción, y sólo Él puede suprimirla, pues quien le niega
este derecho al Creador del hombre comete un crimen. No
importan las horas de vida que tiene, ni los meses ni los años
del humano viviente, y es por eso que Sor Celina siente la
obligación —en contra de su voluntad— de prolongar su vida
al máximo posible para servir al prójimo y a Dios.
A Sor Celina le entusiasma el cambio de vida para irse
lo antes posible al Cielo con la que de muchas partes del
mundo piden a la Iglesia su canonización, Sor Lucía. Sor
Celina no duda de la felicidad eterna en el Cielo, no duda del
Purgatorio, no duda del Infierno; no puede dudar; su
queridísima e íntima amiga —Sor Lucía— lo ha descrito
perfectamente en la tercera aparición de la Virgen María,
cuando ELLA pidió a los pastorcitos —y a todos nosotros—
________________________________________________ 455

que rezáramos el Rosario todos los días, que hicieran


sacrificios y pidieran mucho por la conversión de los pobres
pecadores, y como todos somos “pobres pecadores”, sólo nos
resta agradecerle a la Virgen María los viajes que ha hecho a
la Tierra, y los mensajes que nos ha dejado.
Con el poder de la Virgen María hemos conseguido
llevar a Fátima 102 peregrinos, con dos autobuses de Autos
Villa. Pasamos por Pontevedra y en el convento de la calle
Sor Lucía les dimos una conferencia sobre las apariciones
(que los españoles no hemos sabido aprovechar) del Niño
Jesús y de Su Santa Madre; desde allí seguimos a Fátima, y
después de ver todos los lugares donde la Virgen le dio los
mensajes a Sor Lucía y a sus primos, Jacinta y Francisco,
dimos dos conferencias más a dichos peregrinos y a otros
españoles que humildemente nos solicitaron permiso para
seguirnos y para asistir a las conferencias referidas. Sólo nos
resta decir el gozo y el impacto que llevaron los 30 peregrinos
de Avilés, los 42 de Gijón y los 30 de Oviedo; tan felices
regresaron que no pocos nos pidieron reservarles una plaza
para la próxima peregrinación que hagamos a Fátima.
¡Cuántos cambios de vida! ¡Cuántos confesaron!
¡Cuántos lloraron de gozo! ¡Cuánto nos agradecieron nuestro
esfuerzo! ¡Cuánto bien hace la Virgen cuando se le sirve con
limpieza de corazón!

Publicado en La Nueva España, 12 y 19 de septiembre de 2006


456 ________________________________________________

197

EL LIMOSNERO

T
engo un amigo limosnero que siempre me da
buen ejemplo. Coincidimos en la misa con
bastante frecuencia, y al salir de la misma nos
juntamos unos quince minutos; el tiempo no da
para más. Hacemos un razonamiento sobre el proselitismo y
las dificultades que se encuentran para convencer de algo tan
importante como es la Religión. Hay otro señor que se junta
con nosotros algunas veces y nos dice que lo mejor es la ética.
Parece que nunca ha reflexionado sobre el contenido de
las predicaciones de Jesucristo, donde se encuentra la ética en
su mayor altura, la moral más refinada, la solidaridad que
nos lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del
prójimo y de uno mismo; donde se encuentra la paz que tanto
la bendice y repite Jesús. Pero hay algo más importante que
todo lo predicho. El amor que todo lo corona y que todas las
virtudes empequeñece: “Ama y haz lo que quieras” (San
Agustín). No vuelvas la cara ante ningún pobre y Dios no
apartará de ti su cara”. “Regula la limosna según la
abundancia de tus bienes. Si tienes poco, da conforme a ese
poco, pero nunca temas dar limosna. Libro de Tobías,
capítulo 4, es decir, palabra de Dios.
Volviendo al amigo limosnero, me contó lo que sigue:
“Antes siempre daba limosnas a unos sí y a otros nada. Un
día que me encontraba con poco humor, metí la mano en el
bolsillo para dar con desgana una limosna a un anciano que
me parecía no merecerla, y como sólo tenía un euro, me
pareció mucho darlo y pasé de largo. A la salida de la misa,
________________________________________________ 457

allí estaba, pues no le doy el euro, me dije. Me acosté en la


cama como todas las noches, y soñando, se me presentó el
mendigo tal y como es, y sin despertar cogí el euro y se lo fui
a dar, pero frunciendo el ceño me dijo: ‘No lo quiero’,
desperté en ese momento, reflexioné sobre las palabras de
Jesucristo: “Da a quien te pida” (Mateo 5, 42), y desde aquella
noche me comprometí a dar siempre a todo el que me pida”.
Ahora, cuando vamos a misa y salimos, le salen al
encuentro tres, cuatro o cinco mendigos, jóvenes y ancianos, y
el amigo limosnero siempre lleva el bolsillo cargado de
monedas de cincuenta céntimos para cumplir su promesa.

Publicado en La Nueva España 8—noviembre—2006

Nuestra Señora de África


458 ________________________________________________

198

POR UNA MENTIRA MÁS…

P
ienso que todos tenemos muy claro el esfuerzo que
viene haciendo el Gobierno y las Fuerzas de
Seguridad para evitar las muertes salvajes de las
señoras que viven en pareja. Claro nos parece también que
pueden ir acrecentándose debido a la publicidad que se hace
y a la permisión de las leyes, o a la falta de aplicarlas con más
rigor.
Los periódicos nos dicen que el crimen en España ha
tenido un aumento del 13,8% en los seis primeros meses del
año. Y no sabemos si es más urgente el llamado “proceso de
paz” o la seguridad ciudadana en las calles, en sus negocios,
en los bancos, en los chalés, en las joyerías y en cualquier
lugar donde se vive o por donde se anda.
Pero vamos con lo que venimos observando desde hace
años: Se da la coincidencia de que las víctimas por su pareja
siempre aparecen en matrimonios casados por lo civil y en los
que conviven maritalmente sin ser casados. Por todos ellos
tengo el mayor respeto, tengo que tenerlo si quiero ser justo,
de lo contrario me estaría condenando a mí mismo, si hecho
la mirada hacia atrás y pienso en la vida disoluta que fui
llevando desde mi adolescencia hasta los treinta años en que
Dios tuvo misericordia de mí y me llamó para ir a unos
Cursillos de Cristiandad, de donde salí católico, apostólico y
romano, y por esto no me queda otro remedio si no es dar
gracias al régimen franquista, pues ha sido aquel Gobierno
quien nos invitaba a todos los empleados de ENSIDESA para
hacer esos Cursillos de Cristiandad, concediéndonos permiso
________________________________________________ 459

en el trabajo, pagándonos todas las horas que faltábamos en


los cuatro días de ausencia y también la pensión completa en
la casa diocesana de El Bibio. Esta ha sido la motivación por
lo que decidí apartarme unos días de la rutina laboral. Y
como tanto bien me ha hecho, ahora siento la necesidad de
intentar compartirlo. “Gratis os ha sido dado, y gratis lo
tenéis que dar” (Mateo 10, 8).
Volviendo a la coincidencia referida, creo poder decir
que en los matrimonios casados y bendecidos por Jesucristo
en las aras del altar, con la promesa que todos conocemos,
aún no se ha dado ni un solo caso de criminalidad entre los
cónyuges. Siendo esto cierto, y sabiendo que sólo los
matrimonios velados nos pueden garantizar que no haya más
muertes, ¿por qué no hemos de propagar el catolicismo?
No creemos que Cristo y Su Madre estén vivos —me
dirán algunos. Bien, pero sabiendo el fruto que puede traer, y
lo trae; por una mentira más no podemos dejar que continúen
los tiros, las puñaladas y la gasolina que las viene quemando.
Lo que es bueno se puede copiar de Franco, de Lenin, de
Stalin o de Fidel Castro. Si realmente llegamos a la madurez,
no puede haber complejos ni prejuicios, no puede haber
venganzas ni triunfalismos, porque haciéndolo como queda
dicho, el pueblo español estaría más contento y mejor
servido.

Publicado en La Nueva España 20 de noviembre de 2006


460 ________________________________________________

199

EJERCICIOS ESPIRITUALES

C
on una propaganda mesurada y sincera (gracias a El
Comercio y a La Voz de Avilés que nos aceptaron los
anuncios caritativamente para ayudarnos a hacer el
bien), hemos conseguido encontrar en Asturias cuarenta y
cinco personas —jóvenes y mayores— que no tuvieran miedo
a encontrarse con toda la Verdad, es decir, con Jesucristo y
con sus Evangelios. Y como siempre nos dice un Delegado de
Lumen Dei: “Más nos vale ir aceptando la Verdad dosificada
mientras vivimos en la Tierra que toparnos con toda la
Evidencia cuando seamos juzgador por Jesús”.
Los ejercicios espirituales que hemos podido disfrutar,
nos han impactado por las verdades y buenos ejemplos que
iban saliendo de los labios de un buen sacerdote, el padre
Alejandro, licenciado en Filosofía, un hombre bien curtido
por el dolor y las tribulaciones. Por el dolor que le ha causado
un accidente dejándole medio muerto. Después, con algunos
años de rehabilitación, y sabiendo que nada sucede sin que
Dios lo permita, ha conseguido profundizar más en la fe y
agradecerle al Todopoderoso el bien que le ha hecho, pese a
la minusvalía física en que se encuentra. Lo importante es que
va camino de la santidad, tal vez por eso nos decía: “El mayor
fracaso del hombre es no ser santo”.
Bueno sería que todos nos preguntáramos ¿cómo sería
la vida del hombre en este planeta si todos fuésemos santos?
¿Habría guerras? ¿Habría crímenes? ¿Habría cárceles?
¿Habría hambre en el mundo? ¿Habría ejércitos? ¿Habría
aborto? ¿Habría divorcio? ¿Habría sida? ¿Habría pobres?
________________________________________________ 461

¿Habría droga? ¿Habría adulterios? ¿Habría alcohólicos? Y


vamos más allá: ¿Habría volcanes destructores? ¿Habría
tornados impetuosos? ¿Habrían inundaciones y sequías? Y
¿qué pasaría con los accidentes en carretera siendo
conductores los santos?
Volviendo a los ejercicios espirituales, podemos decir
dónde se encuentra la paz, la justicia y la alegría de saber que
tenemos un Dios que nos ama, que nos perdona todos los
males que hemos hecho, cuando nos arrepentimos y
contritamente nos arrodillamos para pedirle perdón al Señor,
otorgándonoslo por medio de sus ministros, los sacerdotes.
“Qué peso me quité de encima” —me decían algunos
ejercitantes después de confesarse y saber que a todos nos
espera una vida gloriosa y eterna si creemos que existe y no
regateamos esfuerzos para hacer el bien, agradar a Dios y
pecar lo menos posible. Busquemos el auxilio en nuestra
Defensora y Abogada y Madre, MARÍA.

Publicado en La Voz de Avilés 20—noviembre—2006


462 ________________________________________________

200

SU SANTIDAD BENEDICTO XVI


VISITARÁ FÁTIMA

F
átima se encuentra enclavada en la región
centro de Portugal, a unos 50 kilómetros del
Océano Atlántico, en el municipio de Ourén. En
1916 podríamos decir que Fátima era una aldea
casi desconocida para los mismos habitantes de Portugal: no
existían carreteras ni luz, sólo caminos o veredas que se
fueron abriendo por el hollar continuo de animales y gentes.
¿Cómo se las arreglarían para subir a la montaña de Fátima
aquellas 70.000 personas que presenciaron el milagro del sol?
Pues bien, Fátima es hoy una ciudad cosmopolita con
bellos edificios y más de 140 hoteles y pensiones, y miles de
comercios que se hacen ricos vendiendo todo lo concerniente
a la religiosidad y a los pedidos que reciben de los países
extranjeros, como pueden ser sagrarios, imágenes de la
Virgen y atuendos para los sacerdotes. Y no hablemos de las
librerías que no cesan de vender todo lo relacionado con las
apariciones de la Virgen y del ángel, incluyendo los libros de
los mejores autores cristianos. Se puede decir que Fátima es
un paraíso de paz, de honradez, de riqueza y de progreso; los
siete millones de peregrinos que recibe por año, de todas
partes del mundo, son más que suficientes para garantizar el
éxito de hoteles y comercios.
Es verdad que intentaron abrir una discoteca
superlujosa y regentada por algunas mocitas bellas de Lisboa,
pero los ciudadanos de Fátima se levantaron y tuvieron que
dejar la estructura del edificio para venderla a dignos
________________________________________________ 463

comerciantes. La Virgen gobierna en Fátima y todo va como


Ella quiere, y va muy bien, claro.
Sabemos que Su Santidad Benedicto XVI estará en
Fátima entre el 12 y el 15 de octubre de 2007. Esta fecha
parece evidente cuando en un determinado hotel de Lisboa,
por la intimidad que nos une desde hace más de 20 años, nos
han mostrado el libro donde se reservan las plazas y en él
aparecen las comprometidas para la Guardia Suiza que,
supuestamente, viene para escoltar al Papa. Y para que en el
Vaticano no hubiera dudas de la reserva, el hotel ha recibido
los estipendios correspondientes por adelantado. Los motivos
de la visita papal parecen claros: Se cumplen 90 años desde
que el Ángel primero y la Virgen después se les apareció por
primera vez a Sor Lucía y a sus primos, los beatos Jacinta y
Francisco. Dejemos que Sor Lucía nos explique la tercera
aparición del Ángel:
“Nos encontrábamos pastoreando las ovejas y rezando
el rosario en una propiedad de mis padres llamada Lapa
(Loca do cabeço), cuando el ángel se nos apareció por tercera
vez, portando en la mano un cáliz y sobre él una Hostia, de la
cual caían dentro del cáliz algunas gotas de sangre. Dejando
el cáliz y la Hostia suspensos en el aire se postró en tierra y
repitió tres veces esta oración:
— Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os
adoro profundamente y os ofrezco el preciosísimo Cuerpo,
Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo,
presente en todos los Sagrarios de la Tierra, en reparación por
los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es
ofendido. Y por los méritos infinitos de Su Sagrado Corazón
y del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de
los pobres pecadores”.
Después —dice Lucía—, levantándose, tomó en la mano
el Cáliz y la Hostia, y me dio la Hostia a mí, y lo que contenía
el Cáliz lo dio a beber a Jacinta y a Francisco, diciendo al
mismo tiempo:
464 ________________________________________________

— Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo,


horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Reparad
sus crímenes y consolad a vuestro Dios.
De nuevo se postró en tierra el ángel y repitió con
nosotros tres veces más la misma oración.
Conviene decir que la oración “Santísima Trinidad…”
ha sido catalogada por el obispo de Leiría Monseñor Correia
da Silva como la más ortodoxa que tiene la Iglesia Católica,
exceptuando el Padre Nuestro. ¿La inventaron tres niños
analfabetos? ¿No ha sido bastante que por la Gracia de Dios
hayan conseguido memorizarla?
En la plaza del Santuario de Fátima, distanciada por
unos cuatrocientos metros de la Basílica de Nuestra Señora de
Fátima, terminarán de construir la llamada Iglesia de la
Santísima Trinidad, la cual será inaugurada el 13 de octubre
de 2007; este puede ser el motivo más importante para la
visita del Papa Benedicto XVI, coincidiendo con todo lo
predicho; también nos encontramos con el centenario del
nacimiento de Sor Lucía y con la posibilidad de que sea
beatificada. Lo más rápido que nos sea posible daremos unos
datos de la iglesia predicha: 11.800 metros cuadrados tiene el
interior de la nueva iglesia. El coste inicial de la iglesia era de
46 millones de euros, y actualmente ya pasa de los 53
millones. El nuevo templo tendrá cabida para nueve mil fieles
sentados; tendrá 12 puertas, en alusión a los 12 apóstoles. La
puerta central será dedicada a Jesucristo en la Última Cena.
En la nueva iglesia será colocada una estatua de Juan Pablo II.
En el espacio abajo habrá tres capillas: Una para el Santísimo
y dos para los 48 confesonarios. También colocarán las
estatuas de los beatos Jacinta y Francisco. En la planta baja
será colocada una imagen de Pío XII.
Son datos que recogemos del rector de la Basílica, don
Luciano Guerra.

Publicado en La Nueva España 18—octubre—2006 y


en la Revista María Mensajera —noviembre—2006
________________________________________________ 465

201

LA INMACULADA CONCEPCIÓN

N
o podemos dudar de que Su Santidad Pío IX
ha tenido una inspiración divina cuando por
cuatro veces reunió en torno suyo al
episcopado universal. La primera fue en
diciembre de 1854, cuando mediante la definición dogmática
decidió acabar con la duda —antes tan discutida—, de la
Concepción Inmaculada de la Virgen María y Madre de Dios.
El ocho de diciembre de ese mismo año 1854 proclamó
en presencia y entre los aplausos de tantos prelados, como
dogma revelado por Dios y obligatorio para todos los fieles,
que la Madre de Dios no había incurrido en el pecado
original de nuestros primeros padres.
La certeza que Su Santidad Pío IX tenía de lo que estaba
proclamando dogma de fe, fue revalidada por Santa
Bernardette cuatro años después, cuando los sacerdotes la
interrogaban de forma persistente en busca de la verdad que
la niña inocente (y, como sor Lucía, también pastora de
ovejas), totalmente incapacitada para no ser descubierta si tan
solo una mentira hubiese dicho, y fue respondiendo a los
veteranos y avispados sacerdotes con la misma evidencia con
la que las palabras de la Virgen entraron en su santo cerebro.
Entre las numerosas preguntas que le hicieron, le
encomendaron que le hiciera un interrogante a la Virgen en la
próxima aparición; los presbíteros trataban de saber quién era
esa Señora, y la Virgen le respondió a Bernardette: “Soy la
Inmaculada Concepción”.
466 ________________________________________________

La beata Jacinta Marto (con 10 años) cuando se


encontraba desahuciada en un hospital de Lisboa, a causa de
una pleuritis purulenta, donde la Virgen se le apareció
repetidas veces (omitimos los mensajes que la Virgen le dio a
Jacinta para no extendernos demasiado), dijo a su prima Sor
Lucía confidencialmente, antes de despedirse por última vez:
“Ya no te vuelvo a ver hasta que tú llegues al Cielo. Ya me
falta muy poco para estar allí. Tú te quedas aquí para decir
que Dios quiere establecer en el mundo la devoción al
Inmaculado Corazón de María. Cuando vayas a decirlo no te
escondas. Di a toda la gente que Dios nos concede las gracias
por medio del Inmaculado Corazón de María. Que se las
pidan a Ella. Jesús quiere que a su lado se venere al
Inmaculado Corazón de María. ¡Ojalá pudiera meter en el
corazón de toda la gente la luz que tengo aquí dentro del
pecho, que me está abrasando y me hace gustar tanto del
Inmaculado Corazón de María!”.
El 17 de septiembre de 1876, cuando Bernardette se
encontraba gravísimamente enferma en la congregación
religiosa de Nevers, le escribe una carta a Su Santidad Pío IX,
de la cual extractamos algunos renglones:
«¿Qué podría hacer muy Santo Padre para testimoniaros
mi grande amor filial? No puede hacer más que rezar y sufrir.
Paréceme que cuando rezo por las intenciones de Vuestra
Santidad, la Santísima Virgen desde el Cielo debe miraros
maternalmente, muy Santo Padre, porque la habéis
proclamado Inmaculada. Y me gusta pensar que esta buena
Madre os ama particularmente, sabiendo que cuatro años
después viene Ella misma sobre la tierra para decir: “Yo soy
la Inmaculada Concepción”. Yo nunca había oído esas
palabras. ¡Qué buena es la Santísima Virgen! Diríase que ha
querido venir para confirmar las palabras de nuestro Santo
Padre».

Publicado en La Nueva España 6-diciembre-2006 y


en La Voz de Avilés 8-diciembre-2006
________________________________________________ 467

202

LOS EMIGRANTES

L
as deudas injustas que contraemos terminan
pasándonos facturas con intereses excesivos. Si los
países más desarrollados hubieran renunciado a las
guerras que se podían evitar, y unidos por una causa tan
noble pasaran a otra tan urgente como es la solidaridad con
los países más pobres del planeta, invirtiendo en estos un
poco de lo mucho que tenemos y que se viene dilapidando en
lujos excesivos que por sí solos llevan consigo el pecado o la
culpa, y que nunca dejan de engendrar penas tan duras como
las que a diario estamos viendo con cayucos y pateras
cargados de hombres y jóvenes macilentos que sufren la
verdadera esclavitud e injusticia, si así hubieran obrado no
tendríamos ahora tantos problemas.
Demasiado tarde se acuerdan los gobiernos de
aportarles un puñado de euros para que custodiados por la
policía vuelvan a morirse de hambre en las tierras que nadie
se ha dignado proteger. Tengamos en cuenta que el dislate
comienza a no tener otra solución que dejarnos invadir o
suprimir vidas cándidas que vienen demostrando optar por
la muerte antes que morir por inanición. Y como a nadie se le
puede permitir la supresión de una vida humana —a no ser
la de los nonatos—, continuaremos recibiendo, sin remedio,
emigrantes por tierra, mar y aire.
La señora De la Vega ha viajado por diversos países en
busca de ayuda para resolver la cuestión, pero si nosotros no
hemos tenido compasión con esos países hambrunos ¿cómo
la van a tener con una “nación” donde aparecen bocadillos de
468 ________________________________________________

chorizo tirados por las playas y barras de pan en los


contenedores.
Si tuviéramos un poco de humildad y conciencia y nos
preocupáramos más de abrogar la justicia que apoya a la
injusticia y todos los países poderosos con ingeniosos
armamentos y bien acaudalados (sólo un ejemplo) dejaran de
hacer tan sólo una autopista en cada provincia (¿tanto
sacrificio sería desplazarse de Gijón a Oviedo por la carretera
vieja, sabiendo el bien que haríamos sin costarnos nada? Pero
se perderían votos, y el egoísmo impera), sobraría dinero
para exterminar el hambre en el mundo. Pues con ese ahorro
se podrían hacer inversiones y crear puestos de trabajo para
todos los que con muy poco se conforman y nada reciben
hasta morirse de hambre. ¡Cómo seríamos bendecidos por
Dios y cómo las guerras cesarían! Sólo con la de Irak, el
ahorro de billetes daría para cubrir de dólares todo el
territorio que ha sido desolado. ¿Y la sangre? ¿Y las viudas?
¿Y los huérfanos? ¿Y las madres? ¿Con qué se paga la tristeza
y el dolor de una vida entera? Sólo el mes pasado han muerto
3.700 habitantes y soldados, y para el mes de noviembre nos
dicen que el número de muertos será bastante mayor. ¿Y los
cien mil niños que son extirpados cada doce meses sólo en
España? Gracias a Dios que hay Dios y un Juez justo para que
todos paguemos por lo que hemos hecho. Si no fuese por eso
me daría asco vivir, y estoy contento porque ya me queda
muy poco.

Publicado en La Nueva España 29—noviembre—2006


________________________________________________ 469

203

EL SUEÑO DE SAN JUAN BOSCO Y BRASILIA

L
os sueños de San Juan Bosco comenzaron antes de
cumplir los nueve años. Hoy quiero referirme al
sueño que se convirtió en realidad 135 años
después de haberlo profetizado el Santo. Cuando Juscelino
Kubitschek se comprometió a construir Brasilia, en la
campaña que venía haciendo para ganar las elecciones a la
“Presidencia de la República Federativa do Brasil”, esta
ilusión de los brasileños, venía siendo motivada por el sueño
que había profetizado San Juan Bosco.
Todos sabemos que los profetas anunciaron más de
ochocientos años antes de la venida de Jesucristo: “Nacerá en
Belén de Efrata” (Miqueas 5, 2). “Nacerá de Madre Virgen”
(Isaías 7,14). “Sería vendido por 30 monedas” (Zacarías 11,
12). “Comparado con los criminales, será entregado a la
muerte” (Isaías 53, 12). “Será crucificado” (Zacarías 12, 10).
“No dejarás Tú mi alma en el sepulcro, no dejarás que tu
santo experimente la corrupción” (Salmo 15, 10). Casi todos
sabemos que Jesucristo no experimentó la corrupción,
resucitando al tercer día con el mismo cuerpo que más de 500
testigos lo han visto, y algunos, como Tomás, le han tocado
las llagas.
Como la falta de ilación cometida ya no tiene remedio,
seguiremos con el sueño de San Juan Bosco. El 21 de abril de
1960 se inauguró la ciudad de Brasilia como nueva capital de
Brasil; los ingenieros escogieron el lugar que había señalado
San Juan Bosco, entre los paralelos 15º y 20º, en el Estado de
Goiás. Pero aquella voz misteriosa que le había dicho a Juan
470 ________________________________________________

Bosco repetidamente: “Cuando excaven las minas escondidas


en medio de estos montes aparecerá aquí una gran
civilización, la tierra prometida, donde manará leche y miel,
será una riqueza inconcebible, con un lago en su entorno”;
todo bien, pero lo que sí existía en torno a Brasilia era una
depresión natural sin una gota de agua; esto les hacía
desconfiar de todo lo vaticinado por Juan Bosco. Y ahora, el
pasado año, cuando fuimos a Brasilia, motivados por la
fundación que tiene allí Lumen Dei, vimos el lago que predijo
San Juan Bosco, con cuarenta kilómetros de largo y cuarenta
metros de profundidad en el centro. Y los que nos informaron
de todo nos dijeron que las aguas del lago artificial procedían
del río Paranoá, que dista kilómetros de Brasilia. Ahora no
hay más dudas sobre el lago.
A San Juan Bosco le veneran dentro de un templete los
habitantes de Brasilia. En Brasil todos son creyentes,
empezando por el presidente Lula. Es el país con más
católicos del mundo. ¿Será por eso que no hay guerras allí?
Sólo decir que a San Juan Bosco le han dedicado una de
las principales calles de Brasilia, y en abril de 1963 fue
declarado Patrono principal de Brasilia. A este santo lo
ordenaron sacerdote en 1841, murió el 31 de enero de 1888.
Pío XI le canonizó el 1º de abril de 1934, día de la Pascua.

Publicado en La Voz de Avilés 15—enero—2006


y en La Nueva España 30—enero—2007
________________________________________________ 471

204

EL CENTRO DE LA HISTORIA
(Reflexión sobre la Navidad)

A
provechando la libertad de expresión que a
todos nos brinda LA VOZ DE AVILÉS y LA
NUEVA ESPAÑA, con el mejor deseo –y un
poco de osadía- quiero felicitar a los que nos
han enviado cartas ansiosos de darnos alegría; también a los
que no comulgan con nosotros y buscan su felicidad por otros
caminos y tratan de llevarla a los más necesitados, como
hacen los católicos que se precian de serlo.
Aunque a todos no les guste, Jesucristo sigue siendo hoy
el centro de la Historia, de tal suerte que todas las fechas que
aparecen en los calendarios, señalan los días, meses, años o
siglos que han transcurrido desde el momento en que
Jesucristo vino al mundo, después de ser engendrado por el
Espíritu Santo en el virginal seno de la Virgen María. Los
misterios de Dios no se analizan, se creen, y no por
ignorancia, sino por humildad.
No todos los papas han sido ignorantes, no todos los
cardenales son ignaros, no todos los santos y doctores han
sido nescientes, y no todos los fundadores de órdenes
religiosas, como Teresa de Ávila, como Teresa de Calcuta,
como Ignacio de Loyola, y tantos millones de religiosos y
santos, han sido tan imbéciles como para creer todos lo que
no fuese verdad.
La Natividad del Señor Jesús es un día de reflexión para
todos los cristianos, y qué bueno sería que reflexionaran los
que no lo son. Pues a pesar de todo lo que sucede en el
mundo, el Nacimiento del Señor aún nos trae un remanso de
472 ________________________________________________

paz y bienestar social: gratificaciones, loterías, distribución de


alimentos a los más necesitados, pausa en las guerras, unión
en las familias, alegría en los corazones, y hasta en la
televisión basura –en otros años- se han podido ver algunos
programas aceptables y escuchar cánticos angelicales, como
pueden ser los villancicos. También se disfruta de las
vacaciones que tan merecidas las tienen los que trabajan
afanosamente días o noches.
Esta alegría que nos trae el Señor ha sido anunciada por
el ángel y los pastores que durmiendo al raso cuidaban sus
rebaños: “No temáis, os traigo una buena noticia, una gran
alegría, que es para todo el pueblo, pues ha nacido hoy el
Salvador, que es el Mesías, el Señor” (Lucas 2, 1-14). Pero esta
alegría también les pertenece a los del Tercer Mundo, a los
que nada tienen, y todos tenemos el deber de compartir
nuestro dinero con los que están muriéndose de hambre,
especialmente los Gobiernos. Nosotros los católicos no
podemos hablarles de Dios a los que no tienen pan, es un
insulto, porque sólo lo aceptarán si encuentran en nosotros la
caridad que se merecen.
Las más de setenta misioneras que tiene Lumen Dei en
los Andes del Perú distribuyen diariamente 9.000 comidas
gratuitas, son verdaderamente esclavas de los más pobres, y
así podríamos hablar de las once fundaciones que tienen en
once naciones, allí sí aceptan ser catequizados y asistir a misa
los domingos y fiestas de guardar, y salen en las procesiones
siguiendo a la imagen de la Virgen de Fátima como si
realmente estuviera viva. Ellos creen, y con mucho acierto,
que gracias a esa Virgen y a Jesucristo, se les da de comer, se
les viste y calza, se les pagan los estudios en los colegios que
tiene Lumen Dei, se les salva de morir por inanición y les
hacen personas de bien. Tenemos un matrimonio en León que
tiene 120 niños apadrinados, y no son ricos, todo lo que les da
el negocio se lo gastan en alimentar pobres, y tienen
prometido llegar a los 200 niños si el negocio sigue
prosperando, y así, desprendidos del dinero son una familia
feliz. ¿No te atreves tú, millonario, a ser feliz haciendo el bien
________________________________________________ 473

y salvando vidas condenadas a morirse de hambre? Prueba y


verás lo buenos que son Jesucristo y Su Santa Madre, y Ellos
te darán luz para que veas el Cielo que te espera y el abrazo
que Jesús te dará cuando le veas cara a cara. Mientras haya
hambre en el mundo no habrá paz, porque “La justicia y la
paz se besan” (Salmo 85, 10).

Publicado en La Voz de Avilés 27-diciembre-2006 y


en La Nueva España 27-diciembre-2006

La Virgen de la Revelación
Roma, Italia; Abadía de Tre Fontane
474 ________________________________________________

205

CARTA A MI SOBRINA

Q
uerida sobrina. Recibí tu tarjeta de felicitación y los
libros. Muchas gracias por todo. Bien sé que estáis
pasando un periodo poco halagüeño por ese amor
sincero que reina entre vosotros, padres y hermanos. Los 49
años que llevo con buena práctica religiosa, adheridos a
tantas tribulaciones y sufrimientos, me han enseñado algo
que sólo con el dolor se aprende cuando descubrimos que
todo es fruto del amor que Dios tiene a sus criaturas.
Pero con buena voluntad y mucha confianza en la
Divina Providencia, sin que falten largas horas de oración, lo
que puede parecer un castigo se transforma en infinitos
beneficios. Hace muchos años que aprendí a darle gracias a
Jesucristo por todos los sufrimientos que me ha enviado a lo
largo de mi vida, sin excluir la muerte de lo que más quería
en este mundo, nuestro único hijo varón, que tal vez haya
sido una de las mayores gracias que recibimos mi esposa y
yo, teniendo en cuenta que perdería la virginidad que se llevó
al otro mundo, de la cual estamos muy seguros por razones
que requerirían una vasta explicación, tal vez molesta o
farragosa.
La santa hermana Sor Lucía, quien había hablado con él
diez veces en un periodo de 9 años, no dudó en afirmarnos
que nuestro hijo se había salvado, máxime si tenemos en
cuenta que treinta días antes de su muerte se había confesado
en Fátima. Pensemos que el joven estaba diplomado en
dirección de cine y teatro, y dos días después de su muerte
me llamó por teléfono don Gustavo, un representante de
________________________________________________ 475

artistas, que había conseguido contratarlo para la película


“Jóvenes actuales” con una remuneración de treinta mil
pesetas diarias –hace veinte años-, ¿qué sería de la virginidad
de nuestro hijo, sabiendo lo que sucede en los cines y teatros,
la perdición segura?
La vida es un valle de lágrimas, sí, pero en la tierra todo
pasa, y “aunque no pasara –decía el beato Rafael- y en la cruz
tuviéramos que estar hasta el fin del mundo, es tan bueno
Jesús y tanto nos ama, qué benditas lágrimas, penas y
enfermedades que son nuestro tesoro. ¡Qué bueno es tener
qué sufrir!”. El mundo se ríe de todo esto, pero Rafael está en
el Cielo gozando, eternamente, de una felicidad
indescriptible, al lado de Jesús y de María. ¿Qué más se
puede pedir?
Te hago una sugerencia si tu director espiritual te lo
permite: Da gracias a Dios por cada cruz que te envíe, mejor
de rodillas que de pie, y pídele que Su Santa Voluntad venga
todos los días sobre tu persona. Cuando medites en el
Sagrario a Jesús Sacramentado expuesto, puedes pedirle por
todo lo que desees, también por tener mucho dinero para
dárselo todo a los pobres, pero al final de tus pedidos nunca
dejes de hacer esta coletilla: Ten mucha misericordia de mí, y
que Tu Santísima Voluntad venga sobre mi persona todos los
días. Y cuando esto no puedas pedírselo de corazón, lo haces
con los labios, Él te dará fuerzas para hacerlo de todo
corazón.
Pregúntale a los pies del Sagrario: ¿Hay alguien mejor
que Tú? ¿Hay alguien que me ame más que Tú? ¿Hay alguien
con más poder que Tú? ¿Hay alguien que pueda hacer lo que
me conviene para ir directamente al Cielo mejor que Tú?
¿Hay alguien en quien pueda confiar mejor que en Ti? ¿Hay
alguien que pueda conducirme a la santidad que Tú nos
pides repetidamente a todos con más acierto que Tú? ¿Acaso
existe en la Tierra un ser humano que pueda conseguir un
triunfo mayor o equivalente al que todos los santos han
conseguido?
476 ________________________________________________

Fíjate bien querida sobrina: No todos los hombres tienen


facultad para ser barrenderos, para ser albañiles, para ser
sacerdotes, para ser ingenieros o médicos, pero lo curioso es
que a todo ser humano le ha dado Dios facultades para ser
rey del triunfo sobre todos los que triunfaron, es decir, para
ser Santo. ¿Y los mongólicos? Si los bautizan ya son santos
llevando sus cruces sin quejarse nunca. ¿Y los locos? Si antes
de serlo se comportaron como Dios nos pide a todos ya son
santos llevando tantas cruces que sólo Dios conoce, y sin
quejarse. Ves, ves querida sobrina cómo todos podemos ser
santos y debemos de serlo por obediencia a Dios y por un
bien infinito para nosotros y los que nos rodean, porque
donde hay un santo nadie queda a su alrededor sin
convertirse.
Cuando estés adorando al Santísimo, mejor si es a altas
horas de la noche, haz una confesión con Él, preguntándole y
haciendo unos minutos de reflexión después de cada
pregunta: Señor, ¿soy fariseo? Señor ¿Soy falsa? Señor ¿Soy
presumida? Señor ¿soy vanidosa? Señor ¿Soy pedante? Señor
¿Soy embustera? Señor ¿Soy envidiosa o he tenido alguna vez
envidia?
Esto, querida sobrina, es buscar la verdad, que sólo la
posee enteramente Jesucristo, no te asustes con las respuestas
que Jesús te dé, tú eres de las buenas y humildes y sinceras,
pero las consecuencias del pecado original están en todos. Lo
importante es luchar contra Lucifer, y cuanto más nos
conozcamos más humildes seremos y, consecuentemente,
más cerca de Dios estaremos. Y como la verdad tenemos que
enfrentarla cara a cara con Jesucristo en el Juicio que a todos
nos espera, es mucho mejor recibirla dosificada que
tragárnosla toda de una vez. Santa Faustina se conocía “muy
bien” según su parecer, y Jesucristo le dijo: “Si Yo te diera a
conocer tal y como eres, no lo resistirías”, se moriría del
susto. Así es el ser humano y así se vive, sin la menor idea de
lo que realmente somos. Por eso tenemos que avanzar en el
conocimiento de nosotros mismos. A mí me va muy bien así,
adorando al Santísimo en la capilla de Lumen Dei, junto a mi
________________________________________________ 477

esposa, desde las once menos cuarto de la noche, hasta las


cuatro menos cuarto de la mañana. Esto lo hacemos de
sábado para domingo. Oh, si el mundo supiera el gozo que
sentimos allí, al lado del Santísimo y de su Santa Madre, y
cómo salimos sedientos de continuar más horas. Qué dislate
buscar la felicidad en la gente. Sólo Uno la puede dar:
Jesucristo y Su Santísima Madre.
A principios de año publicaré dos libros más. No puede
haber mayor milagro como lo es el hecho de que me
publiquen estos artículos viendo el odio que existe a la
religión. En mi vida todo lo hacen Dios y la Virgen. Cuando
le pregunté a Jesús si realmente tenía algún mérito, la
respuesta fue contundente: NINGUNO. Creo ser el peor de
toda la familia, pero lucho por hacer el bien Jesús me obliga-
y lucho por no hacer el mal.
Mientras pueda y tenga lucidez, continuaré haciendo la
novena a Sor Lucía para que interceda hasta que vuestra hija
reciba el milagro. Sor Lucía tiene que conseguirlo para dos
bienes excepcionales: Subir a los altares ella y para santificar
todo el Principado de Asturias.
Un cariñoso abrazo para ti y todos los tuyos.

22—diciembre—2006
478 ________________________________________________

206

“SECRETARIA DE DIOS”

B
ien sé que puede parecer intrincado creer que la
Virgen María pueda ser la secretaria del Padre
de su Hijo. Pero así me ha parecido cuando
meditaba a los pies del Sagrario, y en ese momento sentí la
necesidad de escribirlo.
Nada sobrenatural he visto nunca ni se me ha ocurrido
pedir que lo viese porque sería una osadía soberbiosa,
conociendo el arsenal de pecados que se han ido quedando
atrás a lo largo de mi vida, y los residuos que aún llevo
dentro sin que todavía se hayan asfixiado del todo ni pierdan
la esperanza que les infunde el diablo para evolucionar y
volver a las andadas. Espero que no.
Si alguien quiere conocer mejor a la Virgen María, sólo
meditando un poco cada día en las bodas de Caná de Galilea
se quedará atónito, viendo el poder que Dios le ha
dispensado a su entrañable “Secretaria”, hasta el extremo de
permitirle interrumpir el proyecto que Dios tenía concebido
para la misión de su Hijo en la Tierra, pues a Jesucristo “no le
había llegado la hora” (Juan 2, 4) de autorrevelarse como el
Dios que era, es, y lo ha demostrado convirtiendo el agua en
vino superior, conforme a lo dicho por el maestresala después
de probar el vino (Juan 2, 9 a 11). Más razonable nos parecería
que “sin haber llegado su hora” hiciera un milagro más
caritativo como lo hizo con la multiplicación de los panes y
los peces, cuando cinco mil hombres, sin contar las mujeres y
los niños, todos se saciaron, y siendo Dios tan generoso y
espléndido aún les sobraron catorce cestos de pan. Muy bien,
________________________________________________ 479

pero aberrante parece que cuando aquella multitud estaban


bebidos, el Señor –porque su Madre se lo pedía- les llenara las
seis tinajas de vino hasta el borde con cerca de 700 litros. Y
esto que no parece justo ¿qué nos quiere decir? Pues a mí me
hace pensar el poder que tiene María para salvar multitudes
de almas de la condenación eterna, aun cuando no parezca
justo el hacerlo. Pero no olvidemos las palabras de la Virgen a
los servidores: “Haced lo que Él os diga” ¿Y qué nos dice
Jesucristo? Meditemos sus Evangelios y nadie ignorará lo que
tiene que hacer.

Publicado en La Voz de Avilés 27—enero—2007 y


en La Nueva España 9 –febrero-2007

Nuestra Señora de la Carrodilla


Mendoza-Argentina
480 ________________________________________________

207

DIOS NO CASTIGA

C
uando le preguntaron a la Madre Teresa de Calcuta
si el SIDA era un castigo al contraerlo mediante el
pecado de la fornicación, la respuesta fue
contundente: “NO”. Y yo diría que se trata de una corrección
fraterna que Dios nos envía por el amor que nos tiene a todos.
Pues Dios le ha dado al hombre capacidad para convertir esa
llamada amorosa en castigo o en gracia santificante.
Ha de tenerse en cuenta que todo sufrimiento que se
rehúsa imputándole a Dios el “mal” que recibimos, nosotros
somos quienes lo convertimos en castigo, diciendo con
bastante frecuencia: “Yo no merezco esto, no hice mal a nadie,
¿por qué Dios me castiga?”. Pensando así es claro que queda
invalidado el bien que podríamos obtener de un “mal” que
nos viene para nuestro bien. Y al no aceptarlo el castigo ha
sido elaborado por el mismo que lo sufre.
Ejemplos tenemos bastantes en el mundo para ver el
bien que han hecho los “males” que sufrimos, y el mal que
han producido éxitos de resonancia universal.
A mí me han honrado mucho las buenas relaciones
que fui disfrutando con un ilustre jesuita, llamado Victoriano
Rivas Andrés, colaborador de El Comercio durante más de
cuatro décadas, autor de varios libros que me dedicó y
conservo con mucho cariño, especialmente los de poesía.
Pues bien, este señor fue, tal vez, uno de los mejores
amigos de Concha Espina, y el consolador de la eximia
escritora, quien consiguió que varias de sus obras fuesen
traducidas a diversos idiomas.
________________________________________________ 481

He dicho que fue el consolador de doña Concha por la


caridad que tuvo con ella cuando Dios la dejó invidente. Un
tiempo después le confesó al Padre Rivas: “Nunca he sido
más feliz que ahora, el no poder contemplar lo material que
me gustaba, me ha llevado, con la invidencia, a considerar lo
trascendente y a conocer la magnanimidad óptima de Dios”.
Discúlpenme cualquier imprecisión que no faltará en lo que
el Padre Rivas me dijo, y no lo recuerdo con exactitud. Pero
no olvidemos que Dios sólo castiga a los que creen ser
castigados, y no son pocos.
A Juan Pablo II nunca le ha castigado Dios, porque
todo el sufrimiento que le ha enviado lo ha convertido en
gracia santificante para hacer el bien y para ser eternamente
felicísimo en el Cielo.

Publicado en La Voz de Avilés 5-2-2007

Nuestra Señora del Huerto


Chiávari (Italia)
482 ________________________________________________

208

GLOSA AL EVANGELIO DE LOS POBRES

L
as Bienaventuranzas del Evangelio que nos ocupa
serán leídas en todas las iglesias los próximos días
10 y 11 del mes en curso.
Este Evangelio es la liberación de los pobres y la
esperanza irrefutable que no pueden tener los ricos y
avarientos, independientemente de la ideología que los
mueva. Pero es necesario matizar conforme a las
circunstancias tan dispares que pueden unirles o separarles
de Dios acorde con la credibilidad o recusación que cada
pobre –con la libertad que Dios nos ha concedido a todos-
puede tener escogiéndola él mismo.
Si los necesitados de bienes materiales se conforman
con la voluntad de Dios y creen ser bienaventurados lo serán,
sin que por eso dejen de beneficiarse con todos los medios
lícitos a su alcance para obtener los estipendios que necesitan
y a los que tienen derecho. Pero si viven pensando en la
venganza porque nadie les reconoce ese derecho, con deseos
de venganza se morirán, perdiendo el privilegio infinito que
Dios les promete para cumplirlo infaliblemente, y adicionado
a todo esto la liberación que han perdido por desconfiar de
Dios.
Todos los seres humanos tenemos dones que Dios nos
ha dado, por los cuales tenemos obligación de responder,
explotándolos bajo la mirada del Obsequiador, es decir, del
que todo nos lo ha regalado.
¿No es un don la belleza física de una joven? ¿No le
sería más fácil –como instrumento- llevar almas a Dios con
sus encantos naturales que hacerlo una señora con un rostro
________________________________________________ 483

desproporcionado? Pues así lo están haciendo algunas


religiosas, y no pocas jóvenes y mayores han hecho con ese
don de hermosura destruir la felicidad de un matrimonio
comprometiendo al adulterio el esposo, o viceversa (el varón
elegante).
¿Qué han hecho grandes intelectuales con la pluma?
Propagar lo peor que puede ocurrirle a un ser humano: La
negación de Dios.
¿Qué han hecho multimillonarios con el don del dinero
que Dios les ha dado? Esto, cuando lo han conseguido
honradamente, pues algo parecido a lo sucedido con el rico
Epulón. ¿Qué vienen haciendo algunos cantantes con el don
de la voz que de Dios recibieron? Disfrutar de mujeres,
comprar mansiones y aviones; bien. ¿Y después, qué hará
Dios cuando les pida cuentas de los talentos o dones que de
Él recibieron? Así vivimos, así sufrimos, así morimos. ¿Y
después…?

Publicado en La Voz de Avilés 9-febrero-2007


484 ________________________________________________

209

LA VOLUNTAD DE DIOS

T
odos los católicos pedimos diariamente la
voluntad de Dios, cuando rezamos el
Padrenuestro, y qué pocos son los que de
verdad la piden, perdiendo así lo más acertado
–lo dice Jesús-, lo mejor y lo insuperable. Pues cuando la
pedimos, a través del Padrenuestro, lo hacemos de forma casi
arbitraria o mecánica, sin darnos cuenta de que el Juzgador
de nuestras almas es el que todo lo puede, el que todo lo sabe,
el que todo lo ve, el que por obediencia a Su Padre –y por la
salvación de nuestras almas- le crucificaron cruelmente, con
saña.
¡Ojalá nos diéramos cuenta de que todos los amores
que nos profesan nuestros seres más queridos e íntimos,
incluidos los que nos llegan de mártires y santos, no dejan de
ser un granito de arena comparado con el infinito amor que
Dios nos prodiga a todos los hombres, sin excepción alguna!
¿Cómo es posible conocer todo esto y no pedir que se
haga Su Santa Voluntad sobre nuestra persona cada día que
amanece? Claro lo tengo: ¡Desconfianza! ¡Falta de oración!
¡Falta de buenas obras! ¡Pecaditos! Y de ahí, la falta de fe.
Si alguien probara la paz y el consuelo que Dios nos
concede cuando le ofrecemos todo lo Suyo, porque nada es
nuestro, y nos recostáramos en Su pecho, rogándole que haga
de nosotros lo que más nos convenga, sin dudar de Su amor
infinito, y de todo lo bueno que por amor se hace…
Fijémonos en todo lo que está pasando en el mundo
después de haberlo descristianizado, y esto nos servirá para
________________________________________________ 485

reafirmar nuestra fe, porque la fe se puede consolidar viendo


la paz que produce cuando no dudamos, y observando cómo
era nuestra vida cuando Cristo nos molestaba y le
negábamos. Por haber sido ateo, conozco los dos caminos
contrapuestos.
A pesar de nuestra pequeñez y miseria humana, ¡cómo
nos duele si alguien desconfía de nosotros!, sin pensar que
nosotros recelamos de todo un Dios que ha muerto por
nosotros y por reafirmarse en la Verdad.

__________

Nuestra Señora de Pompeya


486 ________________________________________________

210

LA HUMILDAD TIENE BRILLO

C
on verdadera fruición no he perdido ni un segundo
asistiendo a la entrevista que le hicieron a
Monseñor Don Carlos Osoro Sierra el pasado día 6
en la televisión.
Bastantes preguntas surgieron acerca del Sínodo que
don Carlos tiene proyectado para todos los católicos
asturianos. Pensamos y creemos que de este concilio o junta
de eclesiásticos ha de salir para todos los católicos del
Principado de Asturias –sin excluir los presbíteros- una
mayor responsabilidad en las obligaciones que todos tenemos
con la Virgen María, con Jesucristo y con la Iglesia.
Parafraseando a don Carlos podríamos decir que la
disparcialidad que reina en España –y en el mundo- sólo
tiene una y única salida: retornar en busca de la protección
que día y noche nos ofrece Jesucristo a todos los cristianos y a
los que no lo son. Sólo Él que es “Camino y Verdad y Vida”
puede evitar las guerras que parecen encenderse más cada
día y cada mes. Sólo Él puede evitar el vandalismo que se
agita por las calles e impedir también los crímenes que
diariamente vemos a través de la televisión. Algún día se
convencerán los políticos de que no existe otra solución.
Esto no es parafrasear a nadie, es decir lo que todos
vemos, y damos gracias a Dios que Asturias parece ser la
comunidad donde se vive con menos peligro y no sé si
también con menos atracos.
Hemos dicho que la humildad tiene brillo; tal vez con
más claridad que nunca lo he visto cuando don Carlos
________________________________________________ 487

respondía a las preguntas que suelen ser muy impertinentes


para un prelado que nunca se mete en política, dedicando su
vida enteramente al servicio de Dios en su Iglesia, en la
defensa de los más necesitados y en su santa forma de
evangelizar.
Y como la fe imprime carácter y exige humildad, don
Carlos nos ha dejado una huella con la modestia que reflejaba
su rostro y el amor que Dios le concede lo mismo para
entregarse a los fieles que para llamar y dialogar con los que
discrepan de su doctrina, que no es otra que la Palabra de
Dios en sus Evangelios, dentro de la cual, y sin nunca
apartarse, siempre encontraremos al hombre de paz, de
justicia y de amor para todos, con la modestia de decir
públicamente: “Tal vez no tenga las clarividencias
necesarias”, se entiende que para responder a tantas y tan
diversas preguntas. Para conocer un poco a don Carlos hay
que leer el currículum vitae y los libros que tiene publicados.
Aunque pueda no ser bien interpretado, escribo todo esto con
sinceridad y de todo corazón.

__________
488 ________________________________________________

211

DON JOSÉ ORTEGA LARA

C
omo tantos otros he visto a Ortega Lara unos
momentos en la entrevista que le hicieron en la
televisión. Muchas veces he pensado en el
cautiverio que venía sufriendo y que parecía no terminar.
Tengo para mí que humanamente -por sí solo- nadie tiene
capacidad psíquica para vivir 532 días en la oscuridad y
soledad de un zulo sin perder la razón.
Pienso y creo que Ortega Lara comenzó muy bien su
cautiverio al pensar en la cruz de Jesucristo y hacer él una de
papel adhiriéndola a la pared para descansar junto a ella su
cabeza, rezándole a la Virgen María siete y ocho rosarios cada
día.
Si los católicos hubiéramos sabido esto tendríamos por
seguro que la Virgen no le abandonaría. Verdad es que
algunas pobres madres abandonan a sus hijos, pero María no
es una madre más porque su Hijo es Dios, y Dios Padre
también es el Padre de su Hijo Jesucristo. Y es por todo esto
que Ortega Lara lo hemos visto bien recuperado, lúcido,
valiente y gallardo.
Y cuando Ortega estaba rendido física y psíquicamente
sin poder resistir más, tomó la decisión desesperada de
suicidarse por ahorcamiento. Él mismo ha dicho que todo lo
tenía bien preparado para hacerlo de inmediato, pero visto
los males que puede traer un suicidio si creemos que,
conforme a las circunstancias, puede llevar consigo un
pecado grave, la Virgen María después de rezarle miles de
________________________________________________ 489

rosarios no podía dejar de protegerlo, salvándole la vida y


poniéndolo en libertad.
Sabiendo que el señor Ortega no conseguía dormir más
de cinco minutos sin despertar, es fácil comprender el
desaliento que conlleva un psiquismo forzado a resistir día y
noche sin el reposo que exige nuestra naturaleza humana, es
decir, un mínimo de cuatro horas diarias para los hombres
sanos y fuertes.
Como hemos visto, lo que un ser humano puede
resistir hasta pasar su alma a las alturas, sólo Dios lo sabe,
por ser Él el baluarte de todo lo que sobrepasa las fuerzas
humanas, de no ser así, don José Ortega Lara hubiera
sucumbido, y San Lorenzo no hubiera podido decir a sus
verdugos desde la parrilla: Ya podéis comer, ya estoy bien
asado.

Publicado en La Voz de Avilés 24-febrero-2007


y en La Nueva España 1-marzo-2007

San José
490 ________________________________________________

212

CONTRA LA RELIGIÓN CATÓLICA

A
nteayer leí en un diario nacional que, por
primera vez en la historia, el número de
suicidios durante el año 2006 ha superado a
todas las víctimas que perdieron su vida en
accidentes de tráfico en las carreteras españolas. Informa el
Instituto Nacional de Estadística: Suicidios 3.381; Accidentes
de Tráfico 3.332.
Creo que este suceso tan tétrico para los familiares, y
desconsolador para todos, merece una reflexión para los que
niegan la existencia de Dios sin poder saberlo, y el amparo y
amor que nos viene de la Virgen María, cada uno en su
advocación, para nosotros la Santina de Covadonga.
Los mandatarios políticos no pueden juzgar por sí
mismos el daño que vienen haciendo a la juventud a través
de la televisión, de videos pornográficos, de incentivarlos a
disfrutar del sexo cuando aún no han llegado a la pubertad,
de querer resolver estos dislates con preservativos, con
anticonceptivos que siempre dejan secuelas y se presentan
cuando ya es tarde.
Considerando que la mayoría de los políticos suelen
disfrutar de buena salud y superior fortaleza, los que somos
más endebles y con mayor sensibilidad no podemos
permitirnos, ni en la mesa ni el cama –aunque fuésemos
ateos- comer y beber inmoderadamente para luego seguir con
orgías hasta repudiar todos los placeres lícitos e ilícitos, creo
que esto –y la droga- es la causa de la mayoría de los
suicidios.
________________________________________________ 491

El hombre no puede saciarse de todo lo que le apetece,


no es un ser irracional que carece de inteligencia, y puede
actuar conforme al deseo de su naturaleza, sin que por ello
deje de seguir viviendo feliz y en paz con la “conciencia” que
no tiene.
Cuando un joven se encuentra sin ninguna salida por
haber perdido toda esperanza para disfrutar de la vida, es
claro que piense en el suicidio, no quiere sufrir más. Y para
todo esto sólo hay una solución: Dejen ustedes, los que
gobiernan y los que no gobiernan, de hacer apología contra la
Religión Católica, no desprecien lo poco que les pide la
Iglesia Católica acerca de las asignaturas de Religión, que son
las más importantes para evitar el desmadre que estamos
viviendo con todo lo que viene sucediendo.
Tengo conocidos comunistas, y hace poco me decía
uno de ellos, mostrándome la fotografía de Jesucristo:
- “Este ha sido el primer comunista”.
- “Muy bien –le dije-. Hagamos usted y yo lo que
Cristo nos manda en su Evangelio, y todo lo malo que pasa
en la Tierra se terminará. ¿Por qué lo rechazan ustedes?

__________
492 ________________________________________________

213

EL FRUTO DE UN ACCIDENTE

U
na joven de Cádiz ha sufrido un accidente que la
dejó ciega. Los dos ojos le fueron chamuscados
por una llama de gas cuando encendía la cocina.
La llevaron a un oftalmólogo y le dijo que tenía quemadas las
pupilas y el iris y que nada se podía hacer; le puso las vendas
convenientes después de prevenir la infección con la
medicina adecuada, y cogida del brazo de su madre se fueron
a casa con la tristeza que todos comprendemos.
La joven era y sigue siendo (es evidente) muy devota
de la Virgen de Fátima; todas las noches le rezaba el rosario
postrada de rodillas a los pies de una imagen que tiene sobre
la mesita de noche. Y ese día, con los ojos vendados, estuvo
hasta altas horas de la noche en oración solicitando –sin duda
alguna- el milagro que finalmente se ha convertido en
realidad.
Después de sentir en su corazón un calor que parecía
quemarla, se dio cuenta que la Virgen de Fátima había
entrado en acción para devolverla la vista. Se quitó las vendas
y, en efecto, todo había vuelto a la normalidad, no es
necesario explicar el fruto que ha de dar tan “penoso” suceso.
De todo lo predicho no han dado cuenta a nadie, hasta
que el ilustre jesuita, Padre Jorge Loring, daba unas
conferencias en Cádiz –como lo viene haciendo en España y
en otras naciones- y les hablaba de milagros.
La joven referida y su madre, cuando el jesuita
descansaba, se acercaron a él y le explicaron todo lo predicho;
________________________________________________ 493

el sacerdote se quedó atónito al saber que nadie se había


enterado para hacer público tan magistral prodigio.
Pero el padre Jorge Loring, bien experto en sucesos
parecidos, acompañado de la joven referida y de su madre, se
fueron a ver al oftalmólogo y sin la menor oposición, todos
juntos se presentaron en la notaría para levantar acta de todo
lo sucedido con el correspondiente certificado del doctor.
El tener fe o entrar en ese camino iluminado por la
gracia santificante, nadie puede encontrar palabras para
evaluarlo como se merece, ¿y por qué no hemos de pensar
que alguno o muchos pueden ser llamados a través del
milagro predicho?

__________

Nuestra Señora de la Franqueira


Cañiza - (Pontevedra) Galicia
494 ________________________________________________

214

“¡QUIEN NO ESTÁ CON EL PAPA NO ESTÁ


CON DIOS!”

C
on esa misma contundencia nos ha expresado Sor
Lucía (la vidente de Fátima) lo predicho en el título
que antecede. Es de notar que el Postulador para la
Causa de los Santos le ha solicitado al Santo Padre licencia
para comenzar el proceso de beatificación de la sierva de
Dios, Sor Lucía, teniendo en cuenta algunos milagros que se
le atribuyen.
Para adelantarse al proceso de beatificación antes de
los cinco años después de la muerte del candidato, es
necesario que lo autorice el Santo Padre, como ha sucedido
con Juan Pablo II y con la Madre Teresa de Calcuta.
Mucho se puede decir de Sor Lucía. Ella ha sido y
seguirá siendo (por la gracia de la Virgen María) hasta el fin
de los tiempos una columna de la Iglesia Católica.
Más de cien millones –en todo el mundo- son devotos
de la Virgen de Fátima, y el mayor número lo tenemos en
EE.UU., Polonia y, lógicamente, en Portugal. Si la lógica
sirviera para creer en las apariciones de Fátima, todo el
mundo creería. Las investigaciones que se han hecho en
Fátima, incluso con amenazas de muerte a tres niños de 7, 9 y
10 años, para descubrir la verdad, y el milagro del sol con una
duración de 10 minutos, en presencia de setenta mil fieles y
testigos; todo en suma, sería más que suficiente para que
nadie dudara si por lógica se pudiera creer, pero el pecado
grave nos hace vivir siempre en la oscuridad, y “aunque
________________________________________________ 495

resucite un muerto y nos visite, no creeremos” (cfr.: Lucas 16,


19-31), si la Gracia de Dios no nos acompaña es dificilísimo
que la luz entre en un corazón empecatado.
Retornando al contenido del título, podemos decir que
todos los males que sufre nuestra Santa Iglesia, vienen por
falta de obediencia y de fidelidad; casi todos parecemos estar
–de palabra- en comunión con el Santo Padre, pero cuán
pocos lo están de corazón y de verdad, y es por eso que la
santa que ha de ser canonizada con más motivos que sus
primos beatos, Sor Lucía, nos ha dicho lo que antecede:
“Quien no está con el Papa no está con Dios”.

__________

Nuestra Señora de Aguas Vivas


Patrona de Carcaixent (Valencia)
496 ________________________________________________

Con la edición de este


libro recordamos el día
13 de febrero de 2007,
segundo Aniversario de
la IDA AL CIELO de
Sor Lucía, la Vidente de
Fátima.

O.T.G.D.
(Toda la Tierra Gloria de Dios)