Está en la página 1de 13

EL NIÑO CON TDA-H EN LA ESCUELA.

1. Tiene una gran dificultad para prestar


atención y concentrarse.
(DÉFICIT DE ATENCIÓN).

2. Presenta un nivel superior de actividad.


(HIPERACTIVIDAD/ HIPERKINESIA).

3. Es muy impulsivo.
(IMPULSIVIDAD).

1. El DÉFICIT DE ATENCIÓN EN LA
ESCUELA.

1.1- ¿Cómo se manifiesta?.

Le cuesta mantener la atención en los


detalles y comete errores por descuido
en las tareas escolares.

No parece escuchar cuando se le


dirige la palabra.

Evita comprometerse en actividades


que requieren un esfuerzo mental
sostenido.

Se distrae con facilidad.


Tiene dificultad para organizarse en
sus tareas diarias.

Pierde materiales escolares con


frecuencia (lápices, deberes, etc .)

1.2- Consecuencias.

- Si no atiende no recoge información,


si no recoge información no
aprende.

- Por lo tanto:
Suele recibir recriminaciones
continuas por parte del profesor.
Disminuye su rendimiento
académico.

2. LA HIPERACTIVIDAD EN LA CLASE.

2.1- ¿Cómo se manifiesta?.

No puede estar sentado en situaciones


que lo requieren.
Tiene dificultad para jugar o divertirse
en silencio.

Mueve las manos constantemente y


cambia de postura con frecuencia.

Está siempre en movimiento, como si


estuviera con el “motor en marcha”.

Corre y salta excesivamente en


situaciones inapropiadas.

Habla en exceso.

2.2- Consecuencias:

Sentado...¿ de 9:00 a 14:00 horas?,


¿de 8:30 a 15:00 horas?.

Recibe recriminaciones continuas.

Molesta a los demás, se le caen las


cosas, se distrae.

Está pendiente de otros asuntos, no se


centra.

Origina incidentes-accidentes en la
clase (golpea sin querer, cae, derrama,
rompe...).
3. LA IMPULSIVIDAD EN EL AULA.

Actúa antes de pensar.

Interrumpe conversaciones y juegos.

Le cuesta esperar su turno.

Responde antes de que se haya


completado la pregunta.

Comete errores (omite letras, palabras,


se salta ejercicios, olvida finalizar las
cuentas etc...).

CONCLUSIÓN.

El niño con TDA-H en la escuela:

• Suele tener problemas en cuanto a su


rendimiento académico.
• Compromete su adaptación social.
¿QUÉ PODEMOS HACER ...LOS PROFESORES?

ORES?.
¿QUÉ PODEMOS HACER ...LOS PROFESORES?.

Colaborar con los padres en la educación de


su hijo/a.

Informarnos ampliamente sobre el TDA-H.

Detectar precozmente los posibles casos,


informar a los padres y desviar a los
servicios competentes.

Facilitar al niño su adaptación social y


escolar.

Ofrecer apoyo incondicional al niño.

Comprender la postura de los padres.

Terapeuta-información.

Tener MUCHA paciencia.

Adaptación metodológica en el aula.


ADAPTACIONES METODOLÓGICAS.

Sentar al niño con TDA-H en un lugar libre de


distracciones ( ventana, compañero
juguetón,...) cercano a la pizarra y al
profesor.

Estructurar la clase, crear hábitos.

Establecer las normas clara y visiblemente.

Dividir las tareas en pasos.

Permitirle que se levante de vez en cuando,


que se mueva, se gire, hable...algo más de la
cuenta.

Ignorar sus comportamientos no adecuados


pero tolerables.

Reforzar, elogiar la conducta adecuada.

Anticiparse a sus “explosiones”: recados,


cambio de actividad,...

Emplear técnicas de modificación de


conducta (tiempo fuera,...para
comportamientos no tolerables).

Dar las órdenes de una en una.


Moldear su aprendizaje: estar atentos a los
pasos.

Asegurarnos de que nos ha entendido.

Variabilidad del rendimiento: el niño no


realiza sus trabajos con la misma rapidez y
exactitud todos los días, lo que lleva a
padres y educadores a la creencia de que el
niño es perezoso cuando su rendimiento es
menor.
¿QUÉ PODEMOS HACER ...LOS PADRES?.

Informarnos ampliamente sobre el TDA-H


(libros, internet, escuela de padres,
seminarios, cursos, charlas...).

Informar debidamente a los profesores del


niño.

Trabajo de apoyo escolar con el niño en casa


(revisar libretas, agendas,...).

Colaborar con la terapeuta/psicóloga y los


profesores.

Entregar copia del diagnóstico de TDA-H al


profesor, orientador y director del centro.

Acudir periódicamente a la USMI


(medicación) y diferentes consultas; entregar
copia del informe clínico.

Solicitar el certificado de minusvalía.

Pedir al profesor/orientador/director que


solicite la intervención del EOE (Equipo de
Orientación Escolar): adaptación
metodológica.

Concertar entrevistas frecuentes con los


profesores y abordar los problemas.
Ofrecer apoyo incondicional a su hijo.

Tener MUCHA paciencia.

Entender la postura del profesor/escuela.

No crear otra fuente de conflicto.

Pertenecer a una asociación.

NO TE QUIERO CAMBIAR.
TE VOY A AYUDAR.
ACTUACIÓN DEL PROFESOR

PROGAMACIÓN ALUMNOS FAMILIA

Objetivos claros Organización de Conducta Aprendizaje Entrevistas


la información de contenidos

Medios Observación Motivación Carácter positivo


audiovisuales Refuerzo Agenda
Actitud División de tareas
A MIS MAESTROS:

Ya me conoces: me llamo________________ y como


todos los niños soy especial, único e irrepetible.

He sido detectado como TDAH, que significa que


tengo un “Trastorno por Déficit de Atención con
Hiperactividad”.

No es una enfermedad, es una condición con la que


tengo que aprender a vivir y necesito que TÚ me
ayudes:

Permíteme que me mueva algo más de lo


normal: estaré siempre dispuesto a ir a
por algo, hacer recados, borrar la
pizarra,... y así sentirme útil.

A veces soy demasiado impulsivo:


ayúdame a controlarme.
Vigila bien mis movimientos, ¡no veas en
los líos que me puedo meter sin
pretenderlo!

Cambio de atención constantemente,


cualquier cosa me distrae, por lo que me
resulta difícil concentrarme en una sola
tarea por un espacio de tiempo
prolongado.
Dame instrucciones claras y simples.

Asegúrate de que te he entendido.

Tareas pequeñas y cortas me resultan


más fáciles de acabar.

Soy muy variable: un día lo hago todo


bien y al siguiente tengo problemas con
lo mismo.

Corrígeme razonablemente y con


tranquilidad, no me regañes con
“demasiada” frecuencia porque no me
ayuda, y hace que me sienta mal.
Además, los demás pensarán que “soy”
malo.

Mejor, felicítame por mis logros, aunque


sean pequeños.

Y cuando todo esto no funcione,... ¡no te


desesperes! Ni tú ni yo tenemos la culpa,
simplemente ten un poco más de paciencia. Seguro
que de mayor te lo agradeceré.

Un beso muy fuerte.