Está en la página 1de 17

La importancia de la produccion

organica como alternativa ecologica,


social y economica sustentable
Sergio De La Cruz Robles
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

La agricultura orgánica es uno de aquellos temas que polarizan las opiniones y


según Achim Steiner del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD),
para unos representa una forma de seguridad mientras que para otros, solo es un nicho de
productos.1

Existen tanto trabajos que niegan la viabilidad de los sistemas de producción


orgánica, como aquellos que aseguran que este modelo productivo incide en el desarrollo
local, la seguridad, alimentaria, la reducción de los efectos del cambio climático, la
reducción de las tasas de deforestación y la pérdida de biodiversidad y por ende en el
mejoramiento de la calidad de vida.

Sin embargo, hoy en día el cambio climático, la perdida de la biodiversidad, el


hambre, la pobreza, el desarrollo rural, el decremento en la calidad de vida tanto a nivel
rural y urbano, y las reglas del comercio mundial así como la distribución y abasto de
alimentos, son solo algunos de los retos que la agricultura mundial deberá afrontar.

La economía tradicional solo conoce una respuesta a esta cuestión: es necesario el


incremento de la producción, una mayor tecnificación y el desarrollo del mercado como
motor del crecimiento del bienestar social, el progreso económico y la generación de
riqueza, si bien también es importante resaltar que el comportamiento de consumo y el
estilo de vida, tienen gran influencia. 2

Se ha considerado un éxito el poder tener una mayor productividad por unidad de


superficie basada en la tecnificación y contar con el uso de combustibles fósiles, que a lo
largo de 50 años de producción intensiva de alimentos han hecho creer a muchos de que
solo con la utilización de estas técnicas modernas se pueden reducir las divergencias

1
Achim Steiner, CEO en 2008 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. En ese año esta instancia
elaboró un análisis de 144 estudios (Véase: PNUD. 2008. “Agricultura Orgánica y Seguridad Alimentaria en
África”), donde se evaluó la viabilidad de la agricultura orgánica y se menciona que dicho modelo productivo
desarrollado a pequeña escala es capaz de alcanzar los mismos incrementos en el rendimiento que la agricultura
convencional, pero con las ventajas de evitar los daños sociales y ambientales que la aplicación técnica moderna
lleva consigo. Cabe resaltar que esta investigación sugiere que la agricultura orgánica puede contribuir de forma
concreta a afrontar el problema de la pobreza y del hambre en el mundo.
2
http://www.eurogroup.biz/web/trova-fiere/archivio-news-fiere-nazionali-e-internazionali/biofach-2011-focus-2
sullalimentazione-mondiale-puo-il-biologico-sfamare-il-mondo-il-settore-discute-su-consumo-verde-prezzi-reali-e-
stili-di-vita_20_861.jsp 25.11.2010
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 1
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

existentes en distintas regiones del planeta, no obstante que todos los esfuerzos en la
materia no han producido resultados satisfactorios y sostenidos a largo plazo e incluso
bajo ciertas circunstancias atenuantes se ha dificultado la implementación de otros
modelos de desarrollo alternativos y sustentables (energética, social, ambiental y
económicamente viables).

Así, en este breve ensayo se plantea disertar sobre algunas de las preguntas que
giran en torno a la viabilidad de la producción orgánica como estrategia ambientalmente
sostenible, económicamente viable y socialmente justa, para formular un desarrollo con
sentido humano:

1) ¿Es posible alimentar a más de seis mil millones de habitantes del mundo con
alimentos producidos ecológicamente?;

2) ¿Es viable un modelo productivo agroecológico de forma más económica que la


producción convencional tomando como eje principal la rentabilidad a corto,
mediano y largo plazo?;

3) ¿Qué tanto ha avanzado en los últimos diez años la Agricultura Orgánica en el


ámbito científico-técnico experimental?; y

4) ¿Qué beneficios ambientales, económicos, sociales y ecológicos pueden evaluarse


mediante la elaboración de un sistema comparativo de costos de producción, en un
sistema de producción agroecológico vs agricultura convencional? ¿La eco-
condicionalidad representa una alternativa para el desarrollo de este modelo de
producción a nivel local, regional y nacional? Y ¿Las tecnologías agroecológicas
pueden ser suficientes para la soberanía y seguridad alimentaria?

1. ALIMENTANDO AL MUNDO.

En mayo de 2007, se celebró en la FAO una Conferencia Internacional sobre


Agricultura Orgánica y Seguridad Alimentaria con el fin de examinar la seguridad
alimentaria en lo relativo a la disponibilidad y acceso a los alimentos, Así como la
estabilidad de los sistemas de suministro y utilización de los alimentos. En dicha
conferencia quedo de manifiesto que las observaciones y las experiencias empíricas que

Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III


Ing. Sergio De La Cruz Robles 2
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

se debatieron demuestran que la agricultura orgánica tiene capacidad potencial para


alimentar al mundo, en circunstancias adecuadas.3

Con ello se establece que la agricultura y en particular la producción orgánica es la


fuente de alimentos humanos, alimentos para la nutrición animal, fibras combustibles,
otros satisfactores y servicios no monetarios que juegan un papel clave para alcanzar un
desarrollo global sustentable.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo4 afirma que con la


agricultura orgánica no sólo se podrá resolver el hambre de los países desnutridos
históricamente, sino que, será la única forma de resolver el creciente problema del hambre
en los países desnutridos.

Mientras que la modernización agrícola avanzó, la relación entre la agricultura y la


ecología se debilitó en la medida en que los principios ecológicos fueron ignorados y/o
sobrepasados. De hecho, muchos científicos agrícolas han llegado al consenso de que la
agricultura moderna confronta una crisis ambiental. Un gran número de personas están
preocupadas por la sostenibilidad a largo plazo de los sistemas actuales de producción
agrícola5. Existe evidencia que muestra, que aunque el sistema agrícola imperante con una
aplicación intensiva de capital y tecnología, ha sido extremadamente productivo y
competitivo, trae consigo también una serie de problemas económicos, sociales y
ambientales.6

Para los detractores de la viabilidad de la agricultura orgánica para alimentar a la


creciente población mundial, la alternativa es incrementar la productividad y favorecer la
especialización de las unidades de producción, basándose en el uso más eficiente de los
recursos y la tecnología.

Sin embargo, aun cuando con la agricultura moderna se han alcanzado niveles de
productividad jamás alcanzados y existe una mayor cantidad de alimentos per cápita,
también es patente que existe una enorme inequidad respecto al acceso de los alimentos

3
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). 2010. Preguntas frecuentes
sobre agricultura orgánica. In: www.fao.org/agriorg 28.11.2010
4
PNUD. 2008. Agricultura Orgánica y Seguridad Alimentaria en África. PNUD. Nueva York, Estados Unidos.
5
Altieri M. A. & C. Nicholls. 2000. Agroecología: Teoría y Práctica para una Agricultura Sustentable. Programa de
las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Red de Formación Ambiental para América latina y el Caribe.
México. pág. 113
6
Conway & Pretty. 1991. citados por Altieri & Nicholls 2000. op. cit. pág. 114
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 3
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

para abastecer a gran parte de la población mundial y hoy en día instituciones como la
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO),
aseguran que actualmente se ha incrementado el número de personas que no dispone de
los alimentos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas y este número asciende a
cerca de 950 millones de personas7, es decir a casi una sexta parte de la población
mundial.

Para IFOAM (Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica,


por sus siglas en inglés) y que se erige como la organización cúpula del movimiento
orgánico mundial la pregunta de sí la agricultura orgánica es una opción capaz de lograr
la alimentación de la creciente población mundial no está correctamente planteada pues
manifiesta que los sistemas agroalimentarios orgánicos deben ser evaluados en un
contexto de desarrollo amplio en contraste con el detrimento del impacto ambiental de la
agricultura convencional, por ello para esta organización la pregunta correcta es: “¿Cómo
alimentamos a la creciente población mundial de forma sostenible?”8

Es decir, este desarrollo no solo debe verse en función de la importancia de la


agricultura como generadora de bienes de consumo, sino que además debe ser vista como
fuente de reproducción social, motor de transmisión y reproducción de valores culturales,
generadora de empleos y servicios ambientales y una opción de lucha contra las
externalidades negativas9 que el desarrollo industrial, el crecimiento poblacional, la
agricultura moderna y la globalización han ocasionado.

No basta una crítica teórica de la producción y distribución globalizada de


alimentos, es necesario interrumpirla en la práctica. Recuperar la autonomía de los
pueblos exige asumir la responsabilidad de la propia forma de alimentación y la alianza
entre ciudadanos/as del campo y la ciudad. Conseguir la soberanía alimentaria desde el
dialogo con las necesidades de los otros en múltiples direcciones: campo-ciudad;
campesinos/as-consumidores/as; autóctonos/as-inmigrantes; [población civil/gobiernos];
y [la relación] Norte-Sur.10

7
Dato obtenido de: Evaluación Internacional del Conocimiento, Ciencia y Tecnología en el Desarrollo Agrícola
(IAASTAD). 2009. Seguridad alimentaria en un mundo inestable. Panfleto. Síntesis temática. Island Press.
8
IFOAM. 2008. La Agricultura orgánica y el suministro mundial de alimentos. Panfleto. Bonn, Alemania. pág.1
9
Altieri & Nicholls, op cit. afirman que “un cambio en la forma de producir proveerá los elementos para favorecer la
seguridad alimentaria, erradicar la pobreza y conservar y proteger el ambiente y los recursos naturales. [Aunque
respecto a la agricultura mencionan que] es una actividad basada en recursos renovables y algunos no renovables
(petróleo), al implicar la artificialización de los ecosistemas, esta se asocia al agotamiento de algunos recursos. La
reducción de la fertilidad del suelo, la erosión, la contaminación de aguas, la pérdida de recursos genéticos, etc., [y
que estos fenómenos] son manifestaciones claras de las externalidades de la agricultura”
10
Galindo, P. 2004. OMC y PAC: La Seguridad Alimentaria en Manos del Libre Comercio. Centro de Asesoría y
Estudios Sociales. Madrid, España. pág. 5
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 4
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

Por ello es necesario evaluar qué clase de desarrollo queremos para asegurar
nuestra seguridad futura y nuestra propia supervivencia como especie.

Frente al dominio de la racionalidad económica en el proceso de globalización, en


los últimos 10 años se han venido afianzando los principios de una “cultura ecológica”,
que movilizan y guían los procesos sociales hacia el desarrollo sustentable arraigados en
racionalidades culturales constituidas por las diferentes formas de organización simbólica
y productiva de los pueblos indios, de las comunidades campesinas [y de las sociedades
en general11]. Estas racionalidades culturales comprenden un complejo sistema de
valores, ideologías, significados, prácticas productivas y estilos de vida que se han
desarrollado a lo largo de la historia, que se especifican en diferentes contextos
geográficos y ecológicos y que se actualizan en el presente como estrategias alternativas
de sustentabilidad frente a la racionalidad imperante del mercado global.12

La agricultura orgánica, por tanto, si es una opción para satisfacer las necesidades
de la población mundial en cuanto a alimentos se refiere pero a su vez brinda una
oportunidad para mejorar la vida de dicha población, pero como modelo agrícola no es
suficiente para fomentar dicho desarrollo pues debe ser acompañado de un cambio de
paradigma en donde no solo sea importante el fortalecimiento de los mercados o los
incrementos en la productividad, sino además se debe dar la oportunidad a la población de
incidir en su propio desarrollo y asegurar con los instrumentos necesarios que las
poblaciones locales mejoren su calidad de vida.

2. VIABILIDAD Y RENTABILIDAD ECONÓMICA DE LA PRODUCCIÓN


ORGÁNICA EN EL CORTO, MEDIANO Y LARGO PLAZO.

Actualmente existe un número cada vez más creciente de estudios que muestran
que la agricultura orgánica puede alcanzar los niveles de productividad que experimenta
la agricultura convencional y que es necesaria para alimentar a los más pobres del orbe, lo
cual es especialmente valido para el caso de pequeños productores.

11
cursivas mías.
12
Leff, E., A. Argueta, E. Boege & C. W. Porto Gonçalves. 2002. Más Allá del Desarrollo Sostenible: La
Construcción de una Racionalidad Ambiental para la Sustentabilidad: Una Visión desde América Latina. Red de
Formación Ambiental para América Latina y el Caribe, PNUMA. México.
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 5
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

Evidentemente, mientras más pobre sea el agricultor, mayor importancia cobrará el


empleo de una tecnología de bajos insumos, ya que aquel no tiene más opción que recurrir
al uso eficiente de sus recursos locales. Mientras que bajo condiciones de subsidio
económico (crédito) y el capital necesario o si dispone de suelos planos y acceso a riego,
la revolución verde se torna más atractiva para los agricultores, ya que en el corto plazo
parece ofrecer rendimientos mayores.

Las Naciones Unidas afirman que el número de estudios existentes revelan que
concurren incrementos en la productividad por hectárea respecto a diversos cultivos, con
lo cual se desmiente el mito de que la agricultura orgánica no puede incrementar la
productividad13

Así la agricultura orgánica es una forma efectiva de bajo costo que puede ayudar a
incrementar los ingresos y los rendimientos por unidad de superficie, diversificar la
producción y mejorar las unidades de producción, alcanzar mayores niveles de nutrición,
reducir los problemas ambientales y de salud asociados al uso excesivo de productos de
síntesis química y por ende alcanzar una mayor calidad de vida.

Este mismo trabajo asegura que con la agricultura orgánica se logra14:

o Incrementar los rendimientos globales. [en el corto, mediano y largo plazo]


o Mejorar la adaptabilidad al cambio climático mejorando la resistencia a las
inundaciones y a las sequías.
o Empoderar a los agricultores más pobres gracias a sistemas sostenibles que
no dependen de insumos procedentes del petróleo, la industria química o las
patentes transgénicas.
o Incrementar el contenido de carbono del suelo, mejorando su calidad y
capacidad.
o Promover la salud y el bienestar humano pues incrementa el acceso a
alimentos con mayor contenido de nutrientes y micronutrientes de una gran
variedad de cultivos.

También se han incrementado los datos que demuestran que los proyectos
agroecológicos promovidos por las ONG´s han dado lugar a mayor producción, mejor
distribución de ingresos o más empleo rural, han emergido muy lentamente, ya que las
13
PNUD. op.cit.
14
PNUD. op.cit.
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 6
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

situaciones de urgencia del campo han exigido más dedicación a la acción que a la
investigación o la publicación de resultados.15

Sin embargo, se requiere un análisis más profundo que la mera estimación de la


producción total y el grado de incorporación al mercado. Se necesitan otros índices que
permitan evaluar las repercusiones de aquellos programas que producen mejor bienestar y
nutrición de los campesinos al compartir los alimentos, la labor en el campo y la
conservación de los recursos naturales.

Con la evidencia existente acerca de los beneficios y viabilidad de mercado de la


producción orgánica bien establecida y el daño ambiental de la producción convencional
que amenaza la seguridad global, la pregunta obvia no es si la producción orgánica
regenerativa puede alcanzar rendimientos comparables respecto a los métodos
convencionales. En su lugar debemos cuestionarnos ¿Dónde se encuentra el liderazgo y
voluntad política que permitan implementar políticas agrícolas y prácticas que sean
capaces de alimentar al mundo?16

Pero este implemento de políticas y acciones no solo se debe centrar en el


desarrollo de la agroindustria y de la iniciativa privada para fomentar el crecimiento de las
sociedades, pues además se debe incidir en la participación social y en la generación de
estrategias conjuntas que no solo sean económicas.

Es importante promover dicha colaboración entre todos los participantes: sociedad


civil, instituciones públicas, no gubernamentales y otros actores, pero principalmente
favorecer la aportación tanto de productores como de consumidores, que en el modelo
convencional de producción y consumo quedan al margen de las decisiones y que no son
tomados en cuenta.

15
Altieri y Nicholls. op.cit. pág. 30
16 16
La Salle, T., P. Hepperly & A. Diop. 2008. The Organic. Green Revolution. Rodale Institute. California United
States. pág. 5
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 7
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

3. QUE TANTO HA AVANZADO EN LOS ÚLTIMOS 10 AÑOS LA


INVESTIGACIÓN SOBRE AGRICULTURA ORGANICA

La agricultura orgánica a menudo es atacada como insostenible y que no es capaz


de alimentar al mundo debido a las bajas producciones. Sin embargo, mientras muchos
sistemas orgánicos presentan baja productividad, hay numerosos estudios que muestran
que mejores prácticas de agricultura orgánica pueden alcanzar producciones comparables
respecto a sistemas agrícolas intensivos17.

El desempeño de la agricultura orgánica en la producción depende del sistema


previo de gestión agrícola, de la calidad del suelo, del agua y otros recursos naturales y
productivos asociados al sistema de producción. A su vez, los resultados variarán según
las aptitudes de gestión y los conocimientos ecológicos, pero puede preverse que éstos
mejoren conforme aumentan los activos de los recursos humanos. Sin embargo, es
importante contar con un buen sistema de tenencia agraria porque no es probable que
alguien invierta en mejorar las tierras si no hay seguridad sobre la futura situación de su
tenencia.

Si bien, son necesarias investigaciones posteriores para entender mejor los complejos
mecanismos que vinculan la producción agrícola, el consumo alimentario, la degradación
ambiental y los problemas sociales, ya existe una gran cantidad de datos científicos
disponibles que analizan la relación entre el sistema de producción convencional y la
producción orgánica en donde se analizan la productividad, la estabilidad ecológica del
agroecosistema, y la rentabilidad a corto, mediano y largo plazo.18

Con la investigación actual diversos estudios afirman que la productividad de


distintos sistemas orgánicos de producción es semejante a aquellos derivados de métodos
convencionales y que incluso en ciertos casos dicha productividad es ligeramente
superior.

17
Leu, A. 2009. Scientific Studies that Validate High Yield Environmentally Sustainable Organic Systems. In:
Ecology & Farming. No. 46. Research Special Edition: Knowledge for an Organic Future. IFOAM. Bonn, Germany.
pág. 27
18
Leu, A. op. cit. Menciona un importante número de investigaciones que abordan la viabilidad económica y la
rentabilidad a corto, mediano y largo plazo de la producción orgánica y la comparación respecto a sistemas
convencionales de producción y entre otros indica estudios de Pretty, Welsh, Reganold et al., Parrot, Pimentel
Wynen, el Instituto Rodale, el Servicio de Investigación en Agricultura (Agriculture Research Service o ARS) de los
Estados Unidos, entre otros.
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 8
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

En tales resultados respecto a la agricultura convencional se refleja pobremente


aspectos tales como manejo del suelo e incremento de la materia orgánica y de la
actividad microbiológica en el mismo, pero también refleja la inexperiencia y la falta de
asesoría técnica en sistemas de producción más sostenible por lo que las instituciones
públicas y educativas deben jugar un papel preponderante19.

En los países en vías de desarrollo los sistemas orgánicos de producción


sobrepasan en muchos casos la productividad con rangos de rendimiento mayores que
oscilan de 1.6-4, estudios adicionales provenientes de 286 unidades de producción de 57
países muestran que los incrementos que presentan agricultores de pequeña escala pueden
ser de hasta un 79 % usando técnicas ambientalmente sostenibles incluyendo producción
orgánica y rotación de cultivos.20

Así las investigaciones concluyen que la producción orgánica puede producir


alimentos suficientes para alimentar al mundo sin incrementar la base de tierras
disponibles para actividades agropecuarias.21

Por lo tanto, se puede aseverar que la producción orgánica y sistemas de gestión


basados en principios agroecológicos son una herramienta necesaria para producir
alimentos contando con la naturaleza y no luchando en contra de ella.

4. EN POS BENEFICIOS AMBIENTALES, ECÓNOMICOS, SOCIALES Y DE UNA


VERDADERA SOBERANIA ALIMENTARIA

La persistencia del hambre en el mundo ha demostrado que la agricultura (sea o no


tradicional) no puede por sí sola resolver el problema de la inseguridad alimentaria. Aun
así, se plantean muchas dudas acerca de la capacidad de la agricultura orgánica para
proporcionar alimentos, y se especula mucho sin una base amplia de información.

Sin embargo, los beneficios de la agricultura orgánica respecto a la producción


convencional y que pueden ser evaluados se basan en el principio de recuperar las
funciones ecológicas de los agroecosistemas.

19
La Salle, T. et al.
20
Pretty et al. 2006. Citado por La Salle (2008). op. cit. pág. 4
21
Badgley et al. 2007. Citado por La Salle (2008). op. cit. pág. 5
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 9
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

Un elemento clave de este acercamiento, evaluación y de desarrollo es el acceso al


conocimiento (tanto moderno como local y tradicional)

En algunos estudios de caso se muestra que una conversión hacia la agricultura


orgánica tanto a gran como a pequeña escala podría alcanzar efectos positivos en pro de la
conservación de los recursos naturales, así como en la seguridad y la soberanía
alimentarias22

Dicho acercamiento más holístico de la agricultura que puede incrementar la


productividad y aportar importantes beneficios sociales y bienes y servicios ambientales
debe incluir:

El manejo integrado de la vegetación ruderal invasora (considerada maleza) de las


unidades de producción y de los parásitos, buscando con ello alcanzar la estabilidad de los
agroecosistemas a través de monitoreo y en último caso por medio de control directo
suprimiendo el uso de productos de síntesis química.

La gestión integrada de nutrientes basada en el uso de abonos orgánicos,


enmiendas naturales y manejo del suelo permitiría en el corto plazo reducir la erosión y la
lixiviación y aumentar la productividad del suelo, incrementar la retención de agua y
reducir los riesgos de pérdidas en la producción por sequias, plagas y enfermedades.

Sistemas de labranza de bajo impacto ambiental tales como la no inversión del


suelo, la mínima o cero labranza y la supresión de la aradura que proveerían de las
condiciones para aumentar el secuestro de carbono, reducir la compactación de suelo,
minimizar la erosión, favorecer el incremento de la biodiversidad, restablecer los ciclos
biogeoquímicos de los nutrientes y eficientizar el uso del recurso hídrico, maximizando
con ello el aprovechamiento de agua de lluvia y el riego, los nutrientes y la luz solar.

El uso de cultivos de cobertura, el establecimiento de sistemas agroforestales y uso


de especies locales que puede crear agroecosistemas más autosuficientes caracterizados
por una mayor biodiversidad y estabilidad ecológica y por ende aumentar la productividad

22
Birdlife International. 2009. Sicurezza alimentare, cambiamenti climatici e biodiversita: Il ruolo dell’agricoltura
europea in un mondo che cambia. Birdlife International. Bruselas, Belgica
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 10
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

total del terreno, diversificando con ello las fuentes de ingreso por unidad de superficie,
minimizando al mismo tiempo los riesgos por siniestros en la producción.

La diversificación productiva que no debe estar centrada solamente en la actividad


agrícola, sino también en la producción pecuaria (ganado mayor y menor, acuacultura y
sistemas alternativos de manejo animal) y que se debe basar en principios etiológicos de
manejo, sustituyendo la crianza de animales no adaptados a las condiciones ambientales
locales y culturales y limitarse a aquellas áreas en donde los terrenos sean adecuados para
tales fines evitando el cambio de uso de suelo de áreas no aptas o con vocación forestal.

Mejoramiento de los sistemas de manejo forestal y pesqueros respetando la


capacidad natural de producción.

Protección y mejoramiento de los recursos genéticos locales y el desarrollo de


nueva variedades y razas animales mejor adaptadas, bajo métodos de mejoramiento
horizontal, ecológica y ambientalmente responsables basado en principios de precaución.

Respecto a los aspectos sociales, diversos estudios señalan un estrecho vínculo


entre el tipo de explotación agrícola y el nivel de productividad de la tierra. Pequeñas
empresas agrícolas producen más alimentos por hectárea con menor inversión de capital,
ya que compensan el bajo nivel de inversiones por medio de un mayor volumen de trabajo
o una mayor diversificación productiva. En muchos casos, dichas empresas superan el
nivel de producción por hectárea y por unidad de inversión que tienen las empresas
industrializadas de mayores dimensiones. Gracias a sus bajos costos de producción,
pueden ofrecer alimentos básicos a precios bajos, lo que, a su vez, es importante para el
suministro de la población urbana de bajos ingresos.23

De acuerdo con esta misma publicación las pequeñas empresas agrícolas realizan
una contribución macroeconómica significativa donde el cultivo de café o de cacao para
la exportación genera divisas al país; con materias primas como el algodón o la caña de
azúcar, los campesinos y las campesinas suministran productos para la producción
industrial y, con frecuencia, crean puestos de trabajo.

23
Asseln-Keller, U.; D. Berkle; R. Buntzel; A. Burkhardt, K. Gade, E. Märke, & Nicole Podlinski. 2009. ¿Quién
alimenta al mundo? La agricultura campesina tiene futuro. Servicio de las Iglesias Evangélicas en Alemania para el
Desarrollo (EED). Bonn, Alemania. pág. 10
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 11
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

Menciona además que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura


y la Alimentación, FAO, ha calculado que 100 ha de tierra gestionadas en regiones
tropicales por familias campesinas, generan, aproximadamente, 35 puestos de trabajo,
[cuando esas mismas hectáreas con manejo intensivo y uso de maquinaria pueden
reducirse a menos de 10 en explotaciones comerciales.]

Las empresas familiares campesinas contribuyen de manera importante al


desarrollo de la economía urbana en general, ya que los ingresos y los ahorros se invierten
y se gastan, principalmente, en el ámbito local; asimismo, los excedentes se comercian y
se procesan en las regiones aledañas.

El estudio SAFE-World, una de las obras más amplias realizadas en el sector,


analizó 200 proyectos de agricultura sostenible y / o ecológica en 52 países diferentes, a
finales de los años 1990. Allí pudo observarse que aquellos campesinos que optaron por
la agricultura de modelo sostenible, es decir, sin la utilización de fertilizantes industriales,
productos químicos agrarios, ni semillas transgénicas, lograron aumentar su producción
en 1,71 toneladas al año por cada unidad familiar, es decir, en más del 70 %.24

El aumento de la producción registrado por campesinos que cultivaron tubérculos o


raíces alimenticias, como la papa, la papa dulce, o la yuca, fue de 17 toneladas al año por
unidad familiar, un aumento del 150 %. Si más empresas practicaran este tipo de
producción, la agricultura local de menor escala estaría en capacidad de “alimentar al
mundo entero”, como lo afirman una y otra vez aquellos que apoyan la agricultura
orgánica. Por lo menos, podría ampliarse de forma notable su contribución a una
alimentación segura y saludable y a la reducción de la pobreza. De hecho, muchos de
estos productores juegan ya un papel importante en este sentido, sin embargo hasta el
momento, las instancias económicas y de política de desarrollo no han expresado el
reconocimiento apropiado a esta gran contribución.25

El hecho de que el rendimiento de la agricultura campesina en muchas regiones se


encuentre muy por detrás de sus posibilidades no se debe tanto a que sea deficiente, sino
más bien a la política agrícola practicada por los gobiernos, por las organizaciones
internacionales para el desarrollo y por la influencia de la agroindustria, y el escaso
acceso a recursos financieros, técnicos en servicios veterinarios, en juntas de
mercadotecnia, en reservas de seguridad alimentaria, en formación, en investigación

24
SAFE-World-Report, In. http://www2.essex.ac.uk/ces/ResearchProgrammes/SAFEWrequestreport.htm University
of Essex 20.11.2010
25
Safe-World-Report. op.cit.
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 12
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

agraria y en otros servicios para el sector agrícola, lo que, para muchos agricultores,
significó el fin de las actividades productivas y de información a los cuales están sujetos.

La crítica al modelo globalizado de producción, distribución y consumo de


alimentos no se puede reducir a la crítica de las multinacionales y las empresas del
agrobusiness. Hay que crear las condiciones para que el derecho a la soberanía
alimentaria sea una realidad para todos los pueblos del planeta.26

Es necesario por tanto una economía en la que no reine la mera lógica del mercado
según la cual la oferta y la demanda determinan el precio, sino que también incluya en
espacio y tiempo aspectos sociales y comunitarios, como familia, parroquia, organización,
capacitación, reuniones, vida social y solidaridad.

La “Revolución Verde” de los años 1960 y 1970 que, supuestamente, erradicaría el


hambre y la pobreza en regiones rurales, se concentró en la producción masiva de arroz,
trigo, maíz y soya. En la mayoría de los casos, los proyectos se desarrollaron en regiones
con suficientes recursos de agua, suelos fértiles y buena infraestructura. De esta manera,
las empresas más grandes y con mayor capital fueron las principales beneficiadas por los
proyectos; mientras que muchas pequeñas empresas que cultivaban mijo o arroz seco en
suelos de mala calidad y con riego por lluvias, no se beneficiaron en absoluto e incluso
fueron expulsadas del mercado por otras más fuertes y rentables.27

La Seguridad Alimentaria es la existencia de condiciones que posibilitan a los seres


humanos tener: acceso físico, económico y de manera socialmente aceptable a una dieta
segura, nutritiva y acorde con sus preferencias culturales, que les permita satisfacer sus
necesidades alimentarias y vivir de una manera productiva y saludable.

La inversión en producción agrícola interna es insuficiente para garantizar la


seguridad y la soberanía alimentarias de los países 28 y en aquellos en vías de desarrollo el
objetivo urgente de incrementar la productividad agrícola debe alcanzarse de modo
sostenible, buscando con ello mitigar el cambio climático, y afrontar los problemas
actuales relativos a la degradación de los ambientes agropecuarios.

26
Galindo. op cit. pág. 5
27
Asseln-Keller et al. op cit. pág 11
28
IAASTAD. 2009. op cit.
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 13
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

Pero ello “Significa un cambio en la forma en que se producen los alimentos para
incrementar la producción al tiempo que se mitiga el cambio climático, se repara los
daños a las fuentes de agua, se reconstruyen los suelos y se protege la producción agrícola
durante las épocas de sequía”29

La seguridad alimentaria no sólo consiste en la capacidad de producir alimentos,


sino también en tener acceso a los mismos. La producción mundial de alimentos es algo
más que contar con suficientes alimentos para la población mundial, el problema es
hacerlos llegar a las personas que los necesitan. En las zonas marginadas del mercado, los
agricultores orgánicos pueden incrementar la producción de alimentos mediante la gestión
de los recursos locales sin tener que utilizar insumos externos o sistemas de distribución
de alimentos de los que tienen poco control y a los que tienen poco acceso.

Por consiguiente, una producción agrícola de pequeña escala o bien bajo principios
de trabajo organizado, acorde con las condiciones de una región, contribuye de forma
considerable a la seguridad alimentaria, a la reducción de los niveles de pobreza y a un
desarrollo económico general, por medio de una combinación sostenible de producción
para la subsistencia y el mercado.

Por ende, la agricultura de menor escala, adaptada a las particularidades de la


región, no solo contribuye a la seguridad alimentaria en los ámbitos local y nacional.
También, afianza la autonomía y la seguridad económica y humana, ya que reduce la
dependencia de los mercados y de los precios globales; de grupos empresariales y de
empresas comerciales; y de las decisiones político-económicas de los gobiernos. Dicha
agricultura campesina puede convertirse en un importante pilar para un desarrollo rural y
regional amplio, estable y con justicia social, integrado en ciclos sociales
macroeconómicos y sin dependencias o fuerzas influyentes peligrosas para su
supervivencia.

Nada de lo anterior se vuelve viable si no se acompaña de un cambio en la visión


de desarrollo que se tiene y que se quiere donde las perspectivas para el futuro se
presentan progresivamente más pesimistas. Este panorama ha ocasionado que la sociedad
reconozca cada vez más la importancia del tema y por ello se hace necesario que a nivel
de enunciados, establezca principios que se orientan hacia el desarrollo sustentable del
país.

29
La Salle et al. op. cit.
Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III
Ing. Sergio De La Cruz Robles 14
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

Cada vez existe mayor interés en el país por la protección del medio ambiente y
por el adecuado aprovechamiento de los recursos naturales. Los recursos, antes
abundantes, se están transformando en escasos con el paso del tiempo. La capacidad del
medio natural de procesar desechos y residuos de las actividades humanas ésta seriamente
amenazada. Los recursos vitales para la conservación y supervivencia del hombre, así
como el agua, el aire y el suelo están enfrentados a severos procesos de deterioro, que
limitan grandemente las decisiones de la sociedad.

Estos es la base de principios de ecocondicionalidad en donde se busca cumplir


objetivos ambientales que brinden certeza en el futuro a las generaciones venideras.

Por ende es necesario contar con programas de apoyo que promuevan la eficiencia
productiva y el uso eficaz de recursos humanos, naturales, monetarios y que además se
centren en la seguridad alimentaria, promuevan el cuidado de los recursos naturales y
hagan más costoso a largo plazo el uso de tecnologías y sistemas de producción
ambientalmente insostenibles.

Sin embargo, para lograr esto se requiere de la voluntad política de los gobiernos y
su emancipación frente a la industria y el capital que mediante recursos financieros,
prebendas políticas y cabildeo obtienen beneficios que no redundan en el mejoramiento
de la calidad de vida de la población en general.

El establecimiento de incentivos verdes debe ser tomado como base para el


desarrollo social, económico, cultural, de salud y ambientalmente sostenible en donde la
producción orgánica y otros métodos y tecnologías de gestión sustentable tienen cabida.

En resumen la producción orgánica como estrategia de desarrollo social,


ecológicamente responsable, socialmente justa y económicamente viable debe formar
parte de una estrategia global que:

Debe aplicar el principio de precaución, donde la falta de certeza científica no


deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas de protección
eficaces, y con ello se debe fomentar también el desarrollo científico y tecnológico con
principios más sustentable

Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III


Ing. Sergio De La Cruz Robles 15
La importancia de la producción orgánica como alternativa ecológica, social y
económica sustentable

En caso de contaminación u otro daño de tipo ambiental, el causante del impacto


negativo es responsable de los costos de limpieza y reparación del daño ocasionado, es
decir quien contamina paga, haciendo más caro contaminar que elegir estrategias más
ecológicas y sustentables.

La gestión ambiental corresponde a todos en cada instante de la vida, sin que se


pueda sustituir la responsabilidad de cada quien, basándose en la solidaridad, la
cooperación y la coordinación permanentes.

EI principio de participación y género es indudablemente necesario, pero no solo


con respecto a la dualidad hombre-mujer sino también en la relación campo-ciudad.

En el proceso de toma de decisiones ambientales, los consumidores y productores


tienen el derecho de contar con información veraz, correcta, oportuna y completa que
garantice su consentimiento informado.

Estimular una gestión ambiental adecuada en la concepción, instalación y


operación de cada uno de los procesos involucrados, que permita disminuir la presión
sobre los recursos naturales, reducir los impactos ambientales negativos y conservar la
diversidad de especies y ecosistemas, manteniendo y mejorando la productividad del
medio natural para que las alternativas actuales de uso no reduzcan las opciones de
desarrollo futuras.

Buscar mejorar la competitividad y eficiencia de la producción agropecuaria con


una visión holística local tanto para la producción y consumo local como para los
mercados internos e internacionales, contribuyendo además con el mejoramiento de la
calidad de vida y a la reducción de la pobreza de la población rural, como principal causa
y efecto del deterioro ambiental y las externalidades negativas de la producción
convencional.

Donde el Estado desempeña un rol subsidiario regulador en la sociedad nacional, el


cual se relaciona con funciones de orientación, promoción, control, vigilancia y
seguimiento de los procesos de desarrollo, a fin de facilitar la interrelación armónica y
mejor desempeño de los actores sociales y económicos del país y con ello se establezcan
estrategias de desarrollo sectorial basadas en principios de desarrollo sustentable que
consideren las potencialidades y limitaciones ambientales, la redistribución justa del
ingreso y una participación democrática y autogestiva.

Maestría en Ciencias en Sociología Rural. Seminario de Tesis III


Ing. Sergio De La Cruz Robles 16