Está en la página 1de 20

* Capítulo 139 *: Shin-Kirigakure no Sato

 
              Sealkeeper: el que ata
              Capítulo 139-A "Shin-Kirigakure no Sato"
              Liberación del usuario: 2021.06.15
              Un gemido se le escapó cuando Hana se hundió en las calientes aguas del Onsen,
semanas de estrés desapareciendo casi instantáneamente. Esto, esto es, lo que debería haber
pedido para sus vacaciones.
              Lo era, técnicamente, pero en lugar de las dos, casi tres, semanas de esto, ella
había optado por pasar también un tiempo en Konoha. Había sido agradable volver a ver a
sus amigos y su clan, pero ya estaba exhausta y agregar miembros emocionados al clan no
le había hecho ningún favor.
              Probablemente era algo bueno que Anko no hubiera estado allí también porque eso
probablemente la habría matado.
              Por supuesto, Anko estaba de vuelta en Nami en este momento, por lo que Hana
sabía, y la institutriz estaba casi segura de que el (ex) Tokubetsu-Jounin probablemente
estaba causando estragos y preparando un dolor de cabeza para el regreso de Hana,
intencionalmente o no.
              Un sentimiento de pavor le recorrió la espina dorsal ante el pensamiento e hizo
todo lo posible por desterrarlo en las brumas del Onsen. Ella solo tuvo un éxito leve.
              La próxima vez que tuviera la oportunidad de tomar unas vacaciones, tal vez
necesitaba asegurarse de que la mujer la acompañara. Sería bueno pasar tiempo con una de
sus amigas y tenía la ventaja adicional de evitar que la mujer arruinara su país en su
ausencia.
              No es que la idea de mantener a Anko fuera de problemas durante las vacaciones
atrajera particularmente a la heredera Inuzuka. Tal vez si ella trajo a su madre a lo largo de
la próxima vez también a continuación, se  podía observar Anko y Hana podría pasar todo
su vacaciones en el Onsen aquí en lugar de sacrificar una semana para visitar a Konoha.
              Suponiendo, por supuesto, que ella realmente tuviera la oportunidad de irse de
vacaciones pronto. El hecho de que ella ya estaba tratando de planear el próximo antes de
que éste terminara probablemente no era una buena señal.
              No es que se lo estuviera sosteniendo contra sí misma, y dudaba que Tsukuyomi
tampoco lo hiciera, después del tiempo que había pasado en el complejo de Inuzuka,
específicamente el tiempo que pasó con su madre.
              Tsume tenía muchas preguntas sobre cosas como las sugerencias anteriores de
Hana de casarse con Tsukuyomi, que solo habían sido parcialmente en broma.
              Su madre, aparentemente, no había tomado nada de eso como una broma y había
insistido bastante en algunas explicaciones que Hana realmente no tenía. Bueno, lo hizo,
simplemente no pensó que su madre iba a apreciar que quería que se volviera a casar solo
para poder pasar meses en vacaciones con todos los gastos pagados como la hija de
Tsukuyomi.
              Comprender, tal vez, pero probablemente no apreciar.
              Hana no estaba segura de si el hecho de que Tsume nunca había conocido a
Tsukuyom -al menos como Tsukuiyomi, de todos modos- lastimaba o ayudaba en su
caso. Pensándolo bien, definitivamente ayudó. Naruto había estado en la academia con su
hermano, lo que los ponía a la misma o muy cerca. Por lo que la heredera Inuzuka sabía, su
madre no estaba interesada en nadie de la misma edad que su hijo menor.
              Por otra parte, Hana tampoco sabía que a su madre le gustaban las mujeres, y Mai
no era mucho mayor que Naruto hasta donde ella sabía. Seguramente, el segundo al mando
de Tsukuyomi era más joven que Hana, así que tal vez la edad no tuvo nada que ver con eso
al final.
              ¿Quizás esa es parte de la razón por la que su madre nunca se volvió a
casar? ¿Había estado en el armario todos estos años y no se había dado cuenta? No. Hana
frunció el ceño ante la idea. Eso fue ridículo. Su madre no era el tipo de mujer que no sabía
lo que quería ni era del tipo que hubiera tenido problemas para perseguirlo.
              Si su madre hubiera querido salir con mujeres jóvenes, Hana sabía que lo habría
hecho y, teniendo en cuenta el hecho de que su madre no era precisamente una de las
sutilezas, era muy probable que Hana lo hubiera aprendido mucho antes de que Tsume
conociera a Mai.
              Aún así, si la edad no fuera un problema, tal vez hubiera una posibilidad, por
pequeña que fuera, de que eventualmente lo intentara. Además, ¿no había mencionado Sai
que Mai había estado interesada en Naruto cuando lo conoció por primera vez?
              Si conseguir que su madre se casara con Naruto y tuviera a Mai como una especie
de consorte conjunta era lo que se necesitaba para poder tener vacaciones como el príncipe,
entonces Hana haría todo lo posible para que esto sucediera.
              O, como Tsume se apresuró a señalar después de que ella pudo darle una buena
respuesta, Hana siempre podría casarse con él. Supuso que probablemente habría peores
perspectivas para ella si se trataba de eso, pero ese era definitivamente el tipo de plan que
se mantenía en un segundo plano en lugar de implementarse rápidamente.
              Ella no quería ser una especie de reina-de hecho, por lo general eran sólo la
"esposa del Daimyo" pero si ella fuera a casarse con él que iba a ser una reina, aunque
damnit-, Hana quería ser una princesa  y que significaba que Tsume tenía que ser el que se
casara con él.
              Bueno, si Mai se casara con su madre, eso convertiría a Mai en su suegra, ¿no? Y
luego, si Mai se convirtiera en la consorte del Daimyo, Hana no sería exactamente una
princesa, pero sería algo parecido, ¿no es así?
              No, eso no estuvo del todo bien. ¿Quizás si Mai y Tsume se divorciaran y Mai de
alguna manera ganara la custodia antes de casarse con Naruto? Los tribunales
probablemente no aceptarían ninguna parte de eso, incluso si lograría lo que Hana buscaba.
              Maldita sea. Fue una pena Hana era demasiado grande para ser adoptado, de lo
contrario esto sería así mucho más fácil.
              No es que Gaara hubiera sido adoptado hasta donde ella sabía. Hana frunció el
ceño al darse cuenta de eso. Tal vez Tsume no necesitaba casarse con el Daimyo de Nami
para que Hana se convirtiera en princesa después de todo.
              Hana no tenía idea de cómo hacer para facilitar eso, más allá de simplemente
acercarse a él y pedirle que fuera su hija, pero tal vez si hablaba con Gaara él lo
sabría. Tenía la sensación de que cambiar de dirigirse a él como Tsukuyomi-sama a "papá"
no tendría el efecto deseado, especialmente con algunas de esas chicas que se aferraban a
él.
              Anko, en particular, probablemente ya lo llamó así y no en el sentido de que ella
fuera parte de los Lobos.
              El ceño de Hana se profundizó. Ella era, técnicamente, parte de los Lobos, ¿no es
así? Si es así, ella ya era la hija de Naruto, en cierto sentido, entonces, ¿qué separaba a
Gaara como príncipe de cualquiera de los otros hijos de Naruto?
              Con un bufido de frustración, se dejó hundir más en las cálidas aguas del Onsen
hasta que el agua fluyó suavemente entre su barbilla y el labio inferior. Esta manada, esta
familia, ya era demasiado complicada. ¿Quiere cambiar de posición, o tal vez
"recantificar"? '¿Redefinir?' - solo iba a hacerlo aún más.
              ¿Alguno de los Lobos comprendió siquiera todas las relaciones que tenían entre
ellos?
              ¿ Naruto ?
              Hana tenía la sensación de que, a pesar de tener una mejor comprensión de él que
la mayoría, Naruto probablemente ni siquiera conocía todas las diversas interrelaciones
entre sus Lobos y las otras facciones bajo su influencia.
              No sabía si eso era triste o divertido, pero definitivamente era frustrante.
              La puerta de uno de los vestuarios se abrió, sacándola de sus pensamientos, y
aunque no pudo distinguir ningún detalle, pudo ver la silueta del recién llegado lo suficiente
a través del vapor para saber su ubicación general.
              El golpe de sus pies descalzos contra la piedra caliente ayudó con eso también.
              Fue el suspiro que se les escapó mientras se deslizaban en el agua caliente lo que le
dijo a Hana quién era. Los dioses sabían que ella pasaba suficiente tiempo a su alrededor
para reconocer su voz, incluso si en realidad no estaba hablando.
              "Pensé que tenías una cita para un masaje, Sai." Ella todavía no podía verlo, pero
podría haber jurado que sintió que él levantaba la ceja.
              "Lo hice, fue una hora y media muy relajante". Ella parpadeó sorprendida mientras
él continuaba. "Has estado aquí tanto tiempo."
              Maldita sea. Hana frunció el ceño. El tiempo pasaba demasiado rápido ahora que
finalmente tenía algo para ella. A este paso, sus vacaciones prácticamente habían
terminado. Con un movimiento de cabeza, hizo todo lo posible por descartar esos
pensamientos; no eran propicios para disfrutar de las vacaciones que le quedaban y tenía la
intención de aprovechar al máximo el tiempo fuera de su oficina.
              "Ni siquiera me había dado cuenta. ¿Qué hora es?"
              "Casi al mediodía." Su silueta se encogió de hombros a través del vapor. "Estaba
planeando pasar una hora más o menos aquí antes de encontrar un lugar para almorzar".
              "Mmm, suena bien. ¿Te importa si me uno a ti?"
              Pudo verlo encogerse de hombros de nuevo. "¿Por qué no? No es como si tuviera
que pagar la cuenta".
              Hana tuvo que estar de acuerdo, aunque se preguntó brevemente si quizás
Tsukuyomi estaba siendo demasiado generoso en lo que respecta a sus vacaciones.
              "Karura no tiene más que elogios por la forma en que manejas a Gaara e Isobu-
Hime." La voz de Naruto sobresaltó a Mito del libro que había estado leyendo y se volvió
para mirar por encima del respaldo del sofá en el que había estado tumbada.
              "¡Naruto kun!" Fue en partes iguales un susurro reverente y una oración de
esperanza mientras se ponía de pie y se paraba junto al sofá. De un vistazo, era obvio que
quería correr hacia los barrotes detrás de él, pero de alguna manera se las arregló para
contenerse, ya sea porque estaba nerviosa o porque no quería alejarlo.
              Realmente era un poco de ambos, no es que ella alguna vez lo admitiera.
              Sus ojos morados la miraron no con frialdad, pero ciertamente no con el cariño que
una vez habían poseído. No traicionaron nada de sus pensamientos y ella se encontró
inquieta por la incomodidad nerviosa bajo su peso.
              "¿Has disfrutado de las visitas de tu sobrino y sobrino?"
              "Ah, sí, Naruto-Kun. Es bueno tener algo de compañía." Él asintió con la cabeza
ante su respuesta.
              "¿Y Naruko?" Él instó. "¿Ella también ha estado haciendo visitas?"
              "No a menudo, pero sí, ha pasado varias veces". De nuevo, él solo asintió y ella no
estaba segura de si sus respuestas eran las que él quería escuchar.
              "Sé que cuando ... pasamos más tiempo juntos ... a menudo te presentabas como el
más viejo y con más conocimiento de los Biju". Su declaración rápidamente se transformó
en una pregunta. "¿Es eso cierto?"
              No estaba segura, al menos al cien por cien, si él le preguntaba sobre su
comportamiento anterior o si sabía más que sus hermanos. Decidió ir a lo seguro con su
respuesta, por si acaso. "Me presenté así, sí, y estoy razonablemente seguro de afirmarlo
como la verdad".
              "Entonces tal vez puedas ayudarme con un problema que tengo".
              Los ojos carmesí se abrieron un poco. "¡Por supuesto, Naruto-Kun!" ¿Una
oportunidad para ayudarlo? ¿Una oportunidad de demostrar que todavía había cosas que
ella podía hacer por él? ¡Absolutamente! Este era el tipo de oportunidad que había estado
esperando, algo que la ayudara a recuperar su gracia para que él pudiera aprender a confiar
en ella de nuevo. "Cualquier cosa que necesite, cualquier cosa que pueda hacer por usted, lo
haré".
              "Estoy buscando una manera de permitir que Karura e Isobu salgan del sello y
entren al mundo físico sin permitir que gran parte de su Chakra, o nada, se vaya.
Preferiblemente, una manera que no corra el riesgo de que alguien más las selle en otro
lugar. . "
              Esa fue una tarea bastante difícil y durante unos segundos Mito frunció el ceño
pensativo. Nunca había oído que eso fuera posible, pero realmente dudaba que alguien lo
hubiera intentado alguna vez.
              "No sé de nada específicamente que lo permita, pero entiendo que ya estás usando
clones compuestos por su chakra, ¿verdad?"
              "Eso es correcto."
              "Estos clones-Kage-Bunshin- son idénticos al que usa la técnica y devuelven
recuerdos al usuario, ¿no?"
              "De nuevo, correcto." Estaba empezando a pensar que sabía adónde iba con esto,
pero le permitió seguir asegurándose.
              "Los clones hechos con su Chakra siguen siendo tuyos, pero ¿tal vez podamos
encontrar una manera de que usen la técnica para crear sus propios clones en el reino
físico? Entonces no importará si son capturados porque el clon puede ser disipado. y solo
tendrán la cantidad de chakra que necesite el clon. Si aumentas tus reservas, tal vez incluso
podrían usar tu chakra para ellos y no sería necesario ningún Biju Chakra ".
              "Yo ... no creo que se me hubiera ocurrido una solución así". Naruto admitió
después de un momento de pausa. "Ciertamente tiene mérito, así que lo intentaremos". Su
expresión se arrugó con recuerdos desagradables y planteó su siguiente pregunta en voz
baja, tomándose su tiempo para transmitir tanto como fuera posible. "... Esa noche ...
tomaste el control de mis cadenas de chakra, ¿no? Las cadenas que formé."
              Ella supo de inmediato de qué estaba hablando y pudo ver a dónde iba con
eso. "Sí, creo que eso podría servirle como una solución viable".
              Él asintió con la cabeza, agradecido tanto por la entrada como por su discreta
evitación de los eventos de esa noche.
              Era un punto doloroso que probablemente no desaparecería pronto.
              "Veré qué podemos hacer con eso. Gracias, Mito, has sido de gran ayuda".
              "Por supuesto, Naruto-Kun. Estoy aquí para ti." Ella le dedicó una suave sonrisa,
feliz de haber podido ayudarlo, antes de que el nerviosismo se apoderara de ella. "Haré ... lo
haré ..."
              "¿Sí, Mito?"
              "Cuando averigües cómo permitirles salir de sus sellos, ¿me dejarán salir yo
también?"
              Se tomó un momento para considerarla ... bueno, era tanto una solicitud como una
pregunta, supuso. Después de casi un minuto, tuvo una especie de respuesta para
ella. "Creo", comenzó lentamente. "Eso sería algo que sería mejor discutir entre Naruko y
tú. Si ella lo permite, compartiré cómo lo logramos".
              "Sí," asintió profunda y lentamente con la cabeza lo suficiente como para
calificarlo como una reverencia. "Por supuesto. Gracias por considerar el asunto, al menos."
              Él respondió con un rápido asentimiento y se volvió para irse cuando su voz lo
detuvo. "¿Naruto kun?"
              "¿Sí, Mito?"
              "¿Puedo… puedo tocarte?" Abrió un poco los brazos como si esperara un abrazo,
con los ojos llorosos de trémula esperanza. "¿Por favor?"
              Deliberó durante uno o dos segundos. Todavía tenía problemas para confiar en ella
por completo, pero era obvio que ella tenía la intención de volver a sus buenos deseos
y había  sido de gran ayuda.
              ¿Seguro que merecía una recompensa tan modesta?
              Con un suave suspiro cedió, se puso entre los barrotes y la envolvió en sus
brazos. Ella prácticamente se derrumbó sobre él, su torso se estremeció con el desesperado
alivio de la esperanza cumplida. "Gracias, gracias, gracias."
              Se quedaron así durante unos minutos hasta que Mito se calmó y tuvo la
oportunidad de disfrutar de la cercanía con su alcaide que tanto había extrañado. Cuando
Naruto se apartó, se inclinó para presionar un breve beso a un lado de su boca y la alegría
que brillaba en los ojos carmesí era inconfundible.
              No se debe decir que Tsukuyomi no recompensó a quienes lo ayudaron,
especialmente en asuntos relacionados con sus seres queridos.
              A pesar de su 'victoria', o tal vez debido a ella, Kirigakure no tenía una
sobreabundancia de Shinobi de ningún rango. Con solo un pequeño puñado de Jounin, unas
dos docenas de Chunin y unos cincuenta Shinobi de nivel Genin, no estaban en muy buena
forma.
              Eso sin mencionar el hecho de que, aparte de algunos de los Jounin y un solo
Chunin, ninguno de ellos tenía ningún tipo de entrenamiento formal de Shinobi. Kiri tenía
una academia, pero aquellos en la rebelión no se habían dado ese lujo y aprendieron en el
trabajo o fueron entrenados, brevemente, por algunos de los Shinobi más hábiles.
              Solo Haku alguna vez tuvo el beneficio de un aprendizaje, y eso se debió
principalmente a que ella y Zabuza ni siquiera habían estado en Mizu no Kuni.
              Era triste admitirlo, pero la mayoría de las fuerzas de Mei habían estado, antes de
la batalla final, solo en el nivel de academia y aunque los Shinobi de rango E podrían ser
capaces de abrumar a algunos enemigos a través de los números, especialmente cuando
eran hombres y mujeres adultos, no lo habían hecho ' Lo hizo casi tan bien en un asalto
frontal contra las fuerzas entrenadas de Kirigakure y más tarde contra los Lobos. Había
aclarado el asunto de darles entrenamiento formal, pero no de una manera que a Mei le
agradara. El grupo ya tenía experiencia, darles un entrenamiento real hubiera significado
que Kirikagure, el nuevo Kirigakure, hubiera tenido muchos nuevos Genin para ayudar a
traerlo de vuelta al escenario global.
              Una vez dicho esto, Mei sabían que no tienen los recursos para capacitar a ellos de
todos modos y, como se vio después, no habían tenido ningún trabajo para el Shinobi
que se  tiene.
              O así había sido hasta que recibió noticias del Hokage.
              Echando un vistazo a la carta sostenida libremente entre dedos delgados, no pudo
evitar la sonrisa que tiró de los labios pintados. Ella había esperado que él encontrara
aceptable el arreglo y se alegró de ver que tenía razón. Esto no solo serviría para devolverle
el dinero a Konoha, sino que le proporcionaría a su Shinobi el trabajo que tanto necesitaba
y ayudaría a Kirigakure a salir de las Guerras de la línea de sangre y al futuro.
              Pronto Shin-Kirigakure no Sato reclamaría el lugar que le corresponde como una
de las cinco principales potencias mundiales. Hasta entonces, sin embargo, necesitaría
hablar con Ao.
              Su Shinobi iba a necesitar prepararse para el desierto.
              "Uno de estos días recordaré pedir algunas técnicas Doton-" gruñó Ganju. "-O al
menos algunos Lobos que conocen alguno." Se hizo a un lado, tirando de Isaribi con él,
para evitar otra palada de tierra que había sido arrojada descuidadamente por el agujero que
estaba cerca.
              La parte principal de la base, la parte que estaba en el medio de la bahía expuesta a
cualquier cosa que quisiera meter la cabeza bajo el agua, había sido rescatable, más o
menos.
              Con la ayuda de Guren, se había hecho viable, pero eso no ocultaba el hecho de
que prácticamente había sido reconstruido, y por lo tanto, según las órdenes originales de
Tsukuyomi, se había hecho utilizable.
              Sin embargo, para la expansión, iban a hacer uso de la tierra en el borde sur de la
bahía, el área que Orochimaru había estado planeando usar para almacenamiento.
              Bueno, no planear considerando que una estructura había estado presente, pero la
palabra clave resultó ser ' fue' . Ya sea por negligencia o por mala mano de obra inicial, se
había desprendido de la pared rocosa y había sido arrastrado al fondo de la bahía.
              Afortunadamente, en ese momento estaba vacío y el puente cerrado que lo
conectaba con el laboratorio principal había sido destrozado antes de que arrastrara a todo
el laboratorio con él.
              Las esclusas de aire redundantes a lo largo del puente y en la entrada del
laboratorio mismo también habían demostrado su valor y habían sido los únicos
responsables del hecho de que el laboratorio hubiera sido recuperable.
              Ganju casi deseó que ese no hubiera sido el caso. Probablemente hubiera sido
preferible crear una base desde cero, incluso si sus hijos estuvieran más acostumbrados a
remodelar que a construir algo nuevo.
              "Sabes que cavar un agujero masivo aquí no es exactamente sutil, Ganju". Katsuri
miró por encima de dicho agujero, arqueando ligeramente una ceja al darse cuenta de lo
lejos que ya habían logrado cavar. "Y Tsukuyomi-Sama estaba muy concentrado en que
este proyecto no fuera descubierto".
              El hombre en cuestión se cruzó de brazos a la defensiva y dio una mezcla entre un
gruñido y un bufido. "No es que realmente tuviera otras opciones. Si el área de
almacenamiento original hubiera permanecido, podríamos  haber intentado expandirnos
desde allí, pero no hay nada que decir que todas las partes de la roca habrían sido
estructuralmente sólidas. Lo último que quisiéramos es que inundarse, especialmente
porque el puente hacia el laboratorio tendría que permanecer abierto tanto para
proporcionar oxígeno como para poder mover la roca que desprendimos ".
              Pateó una piedra que por poco evitó caer por el agujero y golpear a uno de sus
muchachos. "Tal vez con Doton las cosas hubieran sido posibles, pero solo porque
podíamos confiar en los resultados del jutsu para solidificar áreas de la roca el tiempo
suficiente como para despejar el espacio para colocar paredes metálicas".
              Katsuri tarareó en comprensión, o tal vez solo para hacerle saber que lo había
escuchado, y Ganju estiró el cuello para obtener la mejor vista posible de los científicos de
Orochimaru sin moverse.
              "Oye, Orochimaru debe haber tenido un muy buen Doton Jutsu para todas sus
bases, ¿verdad?"
              "¿Doton?" Los científicos intercambiaron miradas confusas. "Bueno, él conoce
muchos Jutsu pero nunca ha usado Doton para hacer sus bases".
              "¡¿Eh ?!" Ganju abandonó su postura amplia frente al agujero para darse la
vuelta. "Pero todas sus bases están bajo tierra. No me estás diciendo que todas fueron
excavadas a mano, ¿verdad?"
              "Bueno no." Fruncieron el ceño entre ellos antes de finalmente decidir que, dado
que Ganju estaba haciendo este proyecto para Tsukuyomi, Orochimaru-Sama aprobaría
compartir las posibles formas de asegurarse de que se hiciera lo mejor
posible. "Orochimaru-Sama prefirió utilizar Ninjutsu del Espacio-Tiempo para la creación
de sus bases".
              "...¿Qué?" Ganju esperaba sinceramente que Katsuri estuviera tan confundido
como él, pero no se tomó el tiempo de mirar por encima del hombro para comprobarlo.
              "En lugar de crear las bases subterráneas, Orochimaru-Sama las hace crear sobre el
suelo normalmente y luego las mueve hacia abajo. Es un método muy superior que, por
supuesto, es la razón por la que lo hace de esa manera".
              "¿Entonces lo construye y luego deja caer una base completa en un agujero
masivo?"
              Los científicos parecían ofendidos. "¡No, por supuesto que no! Eso difícilmente
representaría la sutileza de Orochimaru-Sama. Dije que usó Ninjutsu del Espacio-Tiempo,
¿no es así?"
              "Sí, pero no explicaste exactamente lo que eso significaba. ¿Cómo está usando el
Ninjutsu del espacio-tiempo para sus bases? No vas a intentar decirme que solo hay una
base y que simplemente se accede desde varios lugares del mundo. , ¿eres tú?"
              Abrieron la boca para responder solo para hacer una pausa. "Eso ... eso no es una
mala idea, en realidad." Sus compañeros asintieron y uno de ellos lo apuntó antes de que se
perdiera la idea. "Tendremos que presentárselo a Orochimaru y ver si sería de alguna
utilidad para él en sus proyectos". Sacudió la cabeza. "Pero en cuanto a las bases de
Orochimaru-Sama, los Ninjutsu del Espacio-Tiempo se utilizan para mover la base de un
lugar a otro. Kawarimi, Hiraishin y el Kuchiyose no Jutsu son probablemente las técnicas
de Espacio-Tiempo más notables-" iba a continuar fue interrumpido por Ganju que agitaba
los brazos en un patrón vagamente en forma de X.
              "Espera, espera, espera, espera, ¿estás tratando de decirme que Orochimaru ha
estado convocando sus bases en varios lugares?"
              El científico parpadeó, considerándolo. "Bueno, supongo que podría verse así. Es
una simplificación excesiva, por supuesto, pero es, esencialmente, cómo funciona ..."
              "¡¿Cómo es eso? ¡¿Entiendes lo tonto que suena ?!" Los puños de Ganju se
plantaron firmemente en sus caderas. "¿Me estás diciendo que Orochimaru está creando
contratos para edificios, cavando un hoyo varias docenas de pies hacia abajo y luego
convocando una base completa a su alrededor?"
              "¡Eso no es lo que dije en absoluto!"
              "Ni siquiera me hable de dónde iría la tierra y el material existente, ¿simplemente
crea colinas y montañas cada vez que él quiere una nueva base?"
              "Usé el Kuchiyose no Jutsu como ejemplo, ¡no es exactamente lo mismo!" Ellos
bufaron. "Probablemente esté más cerca del Kawarimi de todos modos, solo ... de larga
distancia". El pauso. "Y convocado."
              "Entonces, si entiendo esto, Orochimaru tiene una manera de intercambiar dos
cosas de gran volumen entre sí desde grandes distancias para mover las bases precreadas a
su posición y volcar las materias primas donde se construyó la base, ¿no?"
              "...Sí…?"
              "Entonces, ¿por qué diablos no lo usa para mover mensajes entre bases
instantáneamente? ¿Ha intentado siquiera ver si ya se puede usar para la gente?"
              "Esta bien…."
              "Y, lo más importante, si puede hacer eso , por qué, carajo …" Giró unos noventa
grados y señaló el hoyo que aún se estaba cavando. "¿No estamos usando eso para reducir
las posibilidades de que nos descubran?"
              "No tenemos ninguna base lista en este momento…".
              "¡Ha abandonado bases! ¡Tiene toneladas de ellas! ¡Cambie una de las bases
abandonadas al suelo aquí !"
              Los científicos compartieron otra mirada. "Nosotros ... eh ... necesitamos enviar un
mensaje a Orochimaru-Sama."
              Guren miró de los científicos a Ganju y luego a Katsuri. "Creo que estoy
empezando a ver por qué le dieron este proyecto".
              Isaribi asintió con la cabeza.
              Miradas nerviosas parpadearon entre los que estaban en la mesa, incómodos
moviéndose en los asientos emparejados con dedos nerviosos golpeando el reverso de las
cartas ofuscadas. Un sentimiento general de malestar se apoderó de los invitados presentes
e incluso el anfitrión parecía estar nervioso.
              Sai no se dio cuenta o, si lo hizo, no lo demostró. De hecho, no mostró mucho de
nada, lo que puede o no haber sido la razón por la que todos los demás estaban tan
desanimados. Cinco rondas y el joven ni siquiera se movió como reacción a cualquier otra
cosa que sucediera en la mesa.
              Fue completamente antinatural.
              Hana, inclinada sobre su hombro, sonrió con obvia diversión por la incomodidad
de todos los demás. Había estado jugando antes, pero había perdido todo lo que le
importaba antes de venir a molestar a Sai. Descubrió que su suerte se había mantenido
mucho mejor que la suya.
              O tal vez su mirada sin parpadear simplemente estaba arrastrando a su
competencia lo suficiente como para que estuviera intimidando su camino hacia la
victoria. De cualquier manera, ella estaba completamente entretenida.
              "... ¿Él siquiera parpadea?" Un hombre le susurró a otro mientras se inclinaba. El
hombre con el que habló se apresuró a acercar sus cartas al pecho, lanzando al primero una
mirada fulminante antes de volver a mirar a Sai como si eligiera ese momento para
parpadear.
              Quedaría decepcionado.
              "... Diablos si lo sé." Él murmuró en respuesta. "Pero no hay forma de que eso sea
natural. ¿Quizás ha estado poseído?"
              "Debe ser una especie de demonio, de ninguna otra manera podría tener tanta
suerte".
              La sonrisa de Hana se ensanchó cuando su sensible oído recogió esa
parte. ¿Suerte? Sai se había aferrado a algunas de las peores manos que había visto en su
vida, la suerte no tenía absolutamente nada que ver con eso.
              Probablemente vamos.
              Otra pila de fichas fue empujada hacia adelante y Sai no dudó en subir, empujando
su propia pila de fichas sustancialmente más grande hacia el centro. La codicia continuó
creciendo en los ojos de su oponente, pero se vio compensada por rostros pálidos y
sudorosos que se miraban el uno al otro en busca de señales que Sai no estaba dispuesto, o
quizás simplemente no podía, a rendirse.
              Con una mueca de disgusto, el siguiente hombre del círculo se dobló, arrojó sus
cartas sobre la mesa casi con petulancia y se cruzó de brazos con un bufido. El siguiente
hombre hizo lo mismo y el que le siguió solo duró medio minuto como máximo, sus ojos
parpadearon entre sus cartas protegidas y el bote de fichas, antes de que él también se diera
cuenta de que no podía permitirse seguir luchando contra alguien tan absolutamente seguro
de sí mismo. su propia mano, no cuando había tanto en juego, de todos modos, su esposa lo
mataría.
              Cuando llegó al hombre que tenía delante de Sai, su mirada contemplativa se
movió entre el rostro impasible de Sai, la pila de fichas en el bote, sus propias fichas
restantes y su mano. ¿Usó las últimas fichas para pagar y esperar que la mano del
espeluznante hombre pálido fuera tan horrible como lo había sido toda la noche o la suerte
le había sonreído adecuadamente y le había dado algo bueno?
              Volvió a mirar su mano mediocre. Todos los demás estaban fuera, se las había
arreglado tanto, y ahora todo lo que quedaba era él y el joven. El bote ya tenía la mitad de
sus fichas. Si llamaba y perdía, se quedaría sin dinero por completo, pero si ganaba, lo
duplicaría con creces.
              Sin embargo, si jugaba a lo seguro, al menos saldría de aquí con la mitad de los
fondos que había reservado para estas vacaciones y podría ir a buscar otra mesa para tratar
de tener un poco de mejor suerte.
              Al final, ganó el hecho de que todavía le quedaba una semana de sus propias
vacaciones.
              "... Maldita sea ..." Sus cartas se deslizaron suavemente hacia el crupier mientras
se retiraba. "... Yo también estoy fuera ..."
              Los otros hombres sacudieron la cabeza con decepción, pero había comprensión en
sus ojos.
              Su sonrisa había crecido a tales proporciones que la cara de Hana estaba
comenzando a doler, pero no le importaba mientras se acercaba alegremente a Sai, quien
había comenzado a recogerlos, listo para la noche.
              Sus cartas fueron dejadas descuidadamente en su asiento y cuando los dos se
retiraron, uno de los hombres las alcanzó, volteando las cartas con un repugnante
improperio.
              Sai no había tenido una maldita cosa en la mano, absolutamente nada .
              El último hombre en retirarse tuvo un repentino deseo de usar el resto de su dinero
para beber lo suficiente como para olvidar.
              Esperaba tener suficiente.
              "Maldita sea, Sai, ni siquiera sabía que jugabas al póquer. Eso fue increíble".
              "¿Era que?" Miró por encima del hombro luciendo genuinamente curioso.
              "Bueno, sí, por supuesto que lo fue. ¿Sabes cuánto ganaste?"
              "...¿Qué quieres decir?" Hizo una pausa en el pasillo, girándose ligeramente para
mirarla mejor, y ella se dio cuenta de que todavía estaba completamente serio.
              "... ¿Te das cuenta de que todas esas fichas representan dinero real, verdad?"
              "Sí, pero es como conseguir fichas para una sala de juegos o algo así, ¿verdad?
Pagas por las fichas para poder jugar".
              "... Más o menos ..." Su primera pregunta fue dónde diablos había encontrado una
sala de juegos, pero lo dejó a un lado para más tarde. "Pero luego los cambias por el dinero
que representan cuando terminas de jugar".
              "Oh." Parpadeó. "... ¿Estaba apostando?"
              "¿Qué demonios pensaste que estábamos haciendo en un casino?"
              Él miró detrás de ella y pudo distinguir la habitación con máquinas llamativas y
mesas de gente todavía jugando. "Realmente no había estado prestando atención a dónde
me arrastraste, pero supongo que parece un cassino, ¿no?"
              Fue solo saber, aproximadamente, cuánto dinero había metido en su bolso en ese
momento lo que le impidió intentar estrangularlo con él.
              "¿Sabes siquiera jugar al póquer?"
              "... ¿Así es como se llamaba? Acabo de copiar a las otras personas en la mesa."
              De acuerdo, admitió Hana, tal vez hubo algo más que un poco de suerte
involucrada cuando se trataba de Sai.
              Sin embargo, todavía lo llevaría aquí mañana, ese tipo de suerte era algo de lo que
estaba más que feliz de aprovechar.
              Demonios, tal vez incluso pagaría por su comida esta noche-
              De acuerdo, probablemente no, pero tal vez después de las ganancias de
mañana. Quizás.
              Sealkeeper: el que ata
              Capítulo 139-B "Complicado"
              Versión 2021.07.01
              Ao sería la primera persona en decirte que no tenía un lugar para liderar y eso se
debía a que, con la experiencia y solía ordenar que lo era, definitivamente no era lo que
podrías considerar una 'persona-gente'. Estaba acostumbrado a comandar a sus compañeros
Shinobi, fuerzas que dedicaban sus vidas a sus misiones y sacrificaban sus vidas en un
santiamén para salvar a sus compañeros de equipo y asegurar la victoria.
              Cuando otros Shinobi estaban fuera de servicio, podían relajarse, mezclándose un
poco con un estilo de vida civil.
              La única mentalidad de Ao era el modo misión y
eso nunca cambió. Afortunadamente, entre la comprensión de Kiri Shinobi de este hecho y
el respeto que inspiraba como miembro de tan alto rango de los antiguos rebeldes, esto no
planteó un gran problema entre sus camaradas.
              Sin embargo, cuando se trataba de civiles, bueno, en esos casos, sus habilidades
con las personas dieron otro salto masivo que fue impresionante en sí mismo considerando
lo bajo que ya habían estado.
              Entonces, ¿por qué Mei pensó que era prudente enviarlo en un pequeño viaje a un
pueblo de pescadores sin nombre para ver si estaban dispuestos a comenzar a comerciar con
Nami no Kuni de los Lobos en nombre de Kirigakure? Ao no tenía ni idea.
              Es posible que Zabuza haya sido un pantalón en la negociación, por lo que siempre
parecía tener el extremo más corto del palo cuando estaba haciendo misiones para financiar
a los rebeldes, pero su comportamiento brusco debería haber evitado que los civiles
intentaran demasiado y lo habría distraído. por el hecho de que su Hija estaba a cargo de
una misión en solitario.
              Chojiro, bueno, no había mucho a favor del chico tartamudo, pero tal vez la aldea
se hubiera apiadado de él y hubiera estado más dispuesta a ayudar por alguna extraña
simpatía. Como ver a un cachorro callejero al que querían alimentar o algo. Ao no sabría
que probablemente habría matado al perro para asegurarse de que no estaba entrenado o
una invocación y hubiera usado su carne para complementar las raciones de la misión.
¿Quién era él para entender cómo se suponía que funcionaba la mente de un civil ?
              Aún así, Mei le había dado sus órdenes y después de eso no importaba si
entendía por qué, solo que los vio lo mejor que pudo. El buen Shinobi siguió las órdenes de
su Kage, incluso cuando solía ser en quien su Kage se apoyaba para pedir consejo para
liderar un país. No sería del todo incorrecto decir que Mei era el rostro del Kage de
Kirigakure y que Ao era quien tomaba las decisiones, pero al final Ao todavía veía a Mei
como el Kage por completo, como debería ser, y eso significaba que él la seguiría. mando.
              Se detuvo al final del camino, su escolta de un solo Shinobi de nivel Genin -más
por apariencias que por cualquier necesidad real considerando su Byakugan- permaneció
respetuosamente detrás de él, y miró por encima de la ciudad que, esencialmente, iba a
intentar convencer. convertirse en el centro comercial de Mizu no Kuni.
              En retrospectiva, tal vez, en lugar de contemplar su situación durante todo el viaje,
debería haber pasado tiempo inventando nombres adecuados para esta ciudad, bueno, era
más como una pequeña aldea en este momento, pero crecería, porque temía imaginar lo que
era. los lugareños pueden querer llamarlo.
              No tenía ganas de informarle a Mei que el pueblo de 'Fisherville' o algo igualmente
estúpido había aceptado su propuesta.
              Frunció el ceño por un segundo, lo que solo significaba un aumento de la caída de
sus labios que ya fruncían el ceño, y se volvió hacia el más o menos Genin. Bien podría
darle algo que hacer. "Empiece a pensar en nombres para esta aldea. No sé si ya tienen uno,
pero si es para involucrarse directamente con el futuro de Kirigakure, prefiero que sea algo
al menos un poco digno".
              "Hai, Ao-Sama."
              Técnicamente, Mei quería que llamaran a su propia gran aldea "Shin-Kirigakure
no Sato" y él estuvo de acuerdo con el sentimiento, pero eso seguiría siendo lo único en lo
que Ao la desobedeció. Siempre había sido un Kirigakure Shinobi, incluso como rebelde, y
Kirigakure, destruido o no, siempre sería su hogar.
              Además, era viejo. Tenía derecho a ser terco y a seguir sus caminos.
              Después de pasar semanas abordando un proyecto que cobraría vida con una obra
maestra de sellado que hizo la mayor parte del trabajo pesado, y desafió todas las reglas
convencionales de Fuinjutsu, tratando de encontrar una manera de resolver un problema
diferente sin volver a caer en el guardián de las focas que su ahijado tenía actualmente
resultó ser bastante desafiante.
              Después de todo, podría convertir los sellos en cualquier cosa , y considerando el
hecho de que Fuinjutsu ya podía lograr cosas completamente imposibles para cualquier otra
familia de Jutsu e incluso para las propias ciencias retorcidas de Orochimaru que eran una
muleta demasiado fácil de usar.
              Era por esa razón que Orochimaru estaba haciendo todo lo posible para evitar idear
un plan que involucrara a Sealkeeper en gran medida o, preferiblemente, en absoluto.
              Desafortunadamente, no había tenido mucha suerte.
              Es cierto que sospechaba que se debía al hecho de que ya estaba tratando
directamente con otro sello y, en general, la única forma adecuada de interactuar con los
sellos era utilizar otros sellos. Claro, eso significaba que podía utilizar Fuinjutsu, pero
incluso si era un maestro de Fuinjutsu, probar un nuevo sello en uno que ya contenía dos
Biju era el tipo de riesgo que no estaba dispuesto a correr, especialmente cuando estaba en
su amado ahijado.
              Si iba a utilizar Fuinjutsu para eso, estarían usando Sealkeeper, maldita sea, porque
al menos entonces podría estar seguro de la relativa seguridad de Naruto.
              Sin embargo, todavía tendría que planificar qué haría exactamente el sello para
lograr su objetivo, y eso era algo con lo que ya había jugado, pero todavía no estaba
realmente seguro de cómo sacar al Biju del sello. sin dejar el sello. Si pudieran
manifestarse, al menos sus conciencias, en porciones más pequeñas de Chakra, sería tan
simple como liberar pequeñas cantidades del sello y dejar que lo moldeen en las formas
deseadas.
              Más allá del hecho de que, hasta donde él sabía, la cantidad de Chakra Biju
requerida antes de que pudieran tomar forma era sustancial, tampoco hizo nada para
proteger a esos Biju parcialmente liberados de ser capturados y sellados por alguien, no es
algo que complacería a Naruto en la menor.
              Entonces, ¿cómo podría ambos exponerlos al mundo con el que querían interactuar
y al mismo tiempo garantizar una protección innata que evitaría que los roben de su
Naruto-Kun?
              …. ¿Quizás algún tipo de marioneta que pudieran controlar? Podría usar sellos en
un cadáver, algo nuevo, tal vez un sacrificio, y necesitaría encontrar una manera de
preservar adecuadamente el cuerpo a menos que quisieran hacer un nuevo sacrificio cada
vez que extendieran su conciencia del sello a darles el control y quizás atarles su sistema
nervioso para que pudieran sentir lo que hizo.
              Mmm. Tenía algunos titiriteros que estaban muy familiarizados con la
construcción de cuerpos y el propio Sasori había convertido cuerpos humanos en
marionetas, ¿no? Entre él, ellos y el equipo médico de Kato-San, incluido Tsunade,
seguramente Orochimaru podría encontrar una manera de hacer un cuerpo personalizado
desde cero, ¿no? Y si el cuerpo que hizo pudo permanecer preservado entre no ser usado y
el hecho de que nunca estaría realmente vivo, entonces ¿no sería también el cuerpo
anfitrión perfecto para que lo usara entre la adquisición de rasgos útiles con su Furō Fushi
no Jutsu? ? Aún mejor, si el cuerpo no necesitara comer o respirar, ¿no sería eso una opción
aún mejor para su anfitrión? Eso ni siquiera considerando que podía
adaptarse perfectamente a cualquiera de los deseos de Naruto de hacer un cuerpo que el
joven Daimyo no pudiera evitar.
              Ahora bien, esa era una buena razón para seguir esta opción.
              Con suerte, el hecho de que los cuerpos nunca hayan sido 'propiedad' de nadie más
también significaría que no lo rechazarían, pero en la remota posibilidad de que lo hicieran
seguramente él, Orochimaru, el científico más grande que jamás haya vivido, podría
encontrar una manera de construir un cuerpo que ya estaba en sintonía con él, ¿no?
              Esta idea pareció mejorar a cada segundo, especialmente porque significaba que él
también podía hacer un cuerpo para Naruto. Su inmortalidad compartida estaba tan
cerca  que prácticamente podía saborearla.
              Su sabor fue exquisito.
              "¿Tsunami-san?" La mujer en cuestión levantó la vista de mirar dentro de una caja
a medio llenar. Estaba segura de que estaba lleno ayer, pero faltaban lo suficiente para
alimentar a todo el piso superior y sabía con certeza que les habían servido un salteado de
cerdo picante. ¿Quizás algo de eso se había guardado en la despensa de manera
incorrecta? Tendría que revisarlo y volver a comprobar más tarde si podía encontrar el
tiempo.
              "¿Hmm? ¿Había algo que necesitabas, Rikabe?" Preguntó Tsunami. "Estoy en
medio de los conteos".
              "Ah, lo siento, Tsunami-Sama, solo tenía curiosidad por algo." Por supuesto,
Rikabe también había sentido curiosidad recientemente por el hecho de que Tsunami
aparentemente había desaparecido en el momento en que ella, Kiyake y Ajirita habían
resuelto interrogar a la mujer sobre el Daimyo y su familia. Era casi como si lo hubiera
sabido y los estuviera ignorando a propósito para evitarlos, pero eso era absurdo, ¿verdad?
2pt cap 139
              La dueña del palacio miró la caja sospechosamente vacía y el portapapeles en el
que había estado contando el inventario antes de sacudir la cabeza y dejarlo. Técnicamente,
este era el deber del personal de la cocina de todos modos, solo le gustaba verificar para
asegurarse de que todo estuviera en orden para Tsukuyomi-Sama. Seguramente podría
dedicar unos momentos para ayudar a una de sus chicas y eso probablemente iría más allá
de pensar en cosas que no eran suyas con las que lidiar de todos modos.
              "Supongo que puedo dedicar unos segundos, ¿cuál fue tu pregunta?"
              "Se trata solo de Tsukuyomi-Sama y el príncipe". Ella comenzó con algo de
cautela, manteniendo un ojo atento a la expresión de la mujer mayor para ver si terminaba
pasándose. Lo último que quería era terminar poniéndose del lado malo de su superior
directo al preguntarle lo incorrecto. Bueno, no, lo último que quería era captar la atención
de Tsukuyomi, ya fuera positiva o negativa, pero la ira de Tsunami estaba muy
cerca. "Bueno, toda su familia, de verdad. Solo estoy teniendo problemas para entender
cómo ciertas personas se relacionan entre sí y qué las convierte aquí en el palacio".
              Con suerte, Tsunami interpretaría eso como su deseo de asegurarse de no ofender
accidentalmente a alguien o algo de esa naturaleza y no la curiosidad de los sirvientes
chismosos o la recopilación de información para su eventual partida de Nami no Kuni. A
Rikabe le gustaría evitar sospechas, gracias.
              Tsunami frunció el ceño ligeramente, ya sea porque no le gustó la pregunta o
porque estaba en una posición similar que Rikabe realmente no pudo determinar, antes de
finalmente elegir su respuesta. "La familia de Tsukuyomi-Sama es ... complicada ... por lo
que tengo entendido. La Casa de los Lobos es la primera casa noble de Hi no Kuni-" O
cualquier otro país, de verdad. "-Para estar compuesto por individuos que no están
relacionados por sangre o legalmente vinculados. Creo que sería seguro decir que
Tsukuyomi-Sama y los Lobos no se preocupan por la relación física cuando se trata de
determinar su familia".
              "... Entonces, ¿lo que estás diciendo es que el príncipe no es en realidad el hijo de
Tsukuyomi-Sama?"
              Tsunami parpadeó sorprendido. "Bueno, no, por supuesto que no. Tsukuyomi-
Sama es solo unos años mayor que Gaara-Sama."
              "¿Oh?" Eso fue una novedad para Rikabe. Por supuesto, en realidad no había
tenido la oportunidad de ver al Daimyo todavía, ninguno de ellos lo había hecho, por lo que
ella sabía, así que era comprensible. Sin embargo, se lo había imaginado siendo mayor, era
difícil pensar que el Daimyo no era mucho mayor que el príncipe cuando eso lo colocaría
en algún lugar entre la mitad y el final de la adolescencia. No creía que ascendieran al
puesto tan jóvenes. Por otra parte, no era como si ya hubiera habido alguien más en el
puesto, así que quizás era natural que tuviera que levantarse y llenar la vacante a pesar de
su corta edad.
              El hecho de que él había sido el que se había apoderado del país probablemente
también se sumaba a eso, supuso. "No me había dado cuenta."
              "Sí," Tsunami asintió. "Probablemente podrían ser hermanos, de verdad, pero
Gaara lo admira como un padre." Haciendo una pausa, Tsunami miró a su alrededor como
para asegurarse de que nadie más se hubiera colado en la despensa mientras
hablaban. "Hay, bueno, es posible que haya escuchado hablar de que Tsukuyomi-Sama está
en algún tipo de relación con la madre de Gaara. Son solo rumores, por supuesto",
enfatizó. "Pero si es cierto, Gaara puede terminar convirtiéndose en el hijastro de
Tsukuyomi."
              "Ah, entonces creo que es bueno que Gaara ya lo vea como un padre."
              Tsunami sonrió. "¡Sí, exactamente! Es dulce que ya estén tan cerca."
              "...Si." Personalmente, Rikabe pensó que era más preocupante que dulce, sobre
todo el hecho de que la madre de Gaara posiblemente estaba en una relación con alguien
solo unos años mayor que su propio hijo, pero no estaba dispuesta a expresar eso. "Así que
la rubia que rodea a Gaara es su hermana, ¿verdad?
              "¿Hm? Oh, sí," los labios de Tsunami cayeron pensativos. "Creo que lo es."
              "¿Entonces ella es una princesa?"
              "Oh, bueno, realmente no estoy seguro. Gaara-Sama es el príncipe, Tsukuyomi-
Sama ha sido muy claro sobre eso, pero no ha dicho nada sobre Temari-San." Tsunami
parecía un poco incómoda mientras respondía, sus ojos se negaban a encontrarse con los de
Rikabe, y era bastante obvio que la mujer sabía un poco más de lo que estaba
compartiendo.
              El hecho de que estuviera escondiendo algo valía la pena examinarlo ... con
delicadeza, por supuesto. Tsunami estaba actualmente dispuesto a compartir al menos algo
con ella; Rikabe no quería presionar demasiado por lo que podría ser una recompensa muy
pequeña y perderla por completo.
              "¿Él también es su padre, entonces?" Rikabe podría haber esperado muchas
respuestas a esa pregunta, el rubor bastante brillante de Tsunami no había sido una de ellas.
              Desterrando pensamientos menos que inocentes, Tsunami trató de concentrarse en
los hechos en lugar de en una imaginación hiperactiva y bastante inapropiada. "Por lo que
entiendo, si Temari-San no está también en una ... relación ... de algún tipo ... con
Tsukuyomi-Sama, entonces ella desea estar".
              ... ¿Eh?
              "Espera, espera, espera ..." Rikabe levantó las manos como si se protegiera de la
respuesta de Tsunami. "¿Me estás diciendo que Tsukuyomi-Sama se está acostando con la
madre y la hermana del príncipe? ¿Lo sabe?"
              Tsunami pareció brevemente presa del pánico. "No te dije nada",
enfatizó. "Simplemente mencioné algunos rumores comunes que habían estado surgiendo
dentro del palacio". Después de otra mirada para asegurarse de que aún conservaban su
privacidad, continuó. "Y sí, estoy bastante seguro de que Gaara-Sama está más que
consciente. Él ya tiende a llamar a su hermana 'madre' para que no parezca tener ningún
problema con eso."
              Rikabe se quedó en silencio durante casi un minuto entero.
              "... Esta familia ... está realmente hecha un desastre, ¿no?"
              "No está 'desordenado'", saltó la dueña de la casa en defensa de la familia
real. "Simplemente ... complicado, como dije antes. Los Lobos no ponen tanto énfasis en
las relaciones de sangre, así que cuando conectas a personas que han decidido sus propias
relaciones con otras a través de la sangre, las cosas se ... enredan".
              "¿Como agregar al hermano de Gaara a esto?"
              "Uh, sí, exacto-"
              "¿O su padre real en Namihime?"
              "... Sí. Exactamente así. Ni siquiera estoy seguro de si Tsukuyomi-Sama se ha
conocido o cuál es su relación con él. Tendrías que pedirle esas respuestas."
              "Sin embargo, ¿realmente estaría dispuesto a dárselos?" Interrogó Rikabe,
inclinando la cabeza con curiosidad. Si fuera realmente tan fácil, entonces tal vez debería
haber caminado hasta el último piso, encontrar su oficina y llamar a su puerta. Bueno, tal
vez no. Probablemente no habría apreciado la interrupción. ¿Quizás meter su propia carta
en el montón que le trajeron los Lobos habría sido un método mejor?
              "... ¿Quieres? Sí, no veo por qué no". Tsunami vaciló un poco. "¿Capaz? Bueno,
eso es un asunto diferente, debería pensar. No estoy seguro de que ni siquiera él sepa todas
las relaciones de las que se ha convertido en parte de una forma u otra".
              "... ¿Quieres decir que se vuelve más complicado?"
              Tsunami se rió. "Oh, mucho más, y sólo conozco partes y piezas. Ni siquiera
hemos tocado sus parientes consanguíneos o Mikoto-San y Kakashi-Kun peleando por ser
su padre y no me hagas empezar con ese chico pálido. Los Lobos ¡Di que es el padrino o la
madrina, pero ahora mismo no parece mayor que el mismo Tsukuyomi-Sama! "
              La amante realmente no había estado bromeando cuando dijo que las cosas se
complicaban y que el inminente dolor de cabeza de Rikabe la hizo reconsiderar si saciar su
curiosidad realmente había valido la pena al final.
              Ella ya se estaba inclinando fuertemente hacia el 'no'.
              Dioses, iba a necesitar un trago.
              ¿Le quedaba alguna de las células de Shodai de algunos de sus experimentos
anteriores? Esos habían crecido y se habían adaptado bastante bien, ¿tal vez tenían el
potencial de ser moldeados para hacer crecer un cuerpo entero? Aún quedaba la cuestión de
controlar cómo se formaba ese cuerpo, pero en este punto cualquier progreso valdría la
pena. Si algunos de esos experimentos anteriores hubieran sido más fructíferos, es posible
que hubiera podido tener un usuario de Mokuton, Henge, y luego producir un clon de
madera. Eso pudo haber funcionado bastante bien….
              Los pensamientos de Orochimaru fueron interrumpidos por un golpe en su puerta
de alguien que no se molestó en esperar antes de abrirla. Se dio la vuelta en su silla para
acostarse en ellos solo para morderse la lengua cuando vio la máscara de Lobo.
              No estaría bien gritarles a los hijos de Naruto, especialmente si estuvieran aquí por
sus órdenes.
              "Una carta, Orochimaru-San." Le tendieron el sobre y Orochimaru sintió que una
ceja se elevaba en pregunta. Era extraño que los lobos fueran los que le entregaran su
correo. Como para responder a su pregunta no formulada, Lobo habló.
              "Proviene del proyecto de Yu no Kuni- Ganju".
              Ah, eso lo explicaría. Si necesitaban preguntarle algo, significaba que era
importante para la tarea que les había encomendado Naruto. Muy bien.
              No pasó desapercibido, por supuesto, que su correo ya había sido abierto por
Naruto o por uno de los Lobos. Su dinero estaba en el último pero de cualquier manera
había una buena posibilidad de que Naruto estuviera al tanto del contenido de la carta
ahora.
              Ni siquiera podía estar enojado por eso.
              Arrancándola de los dedos de Wolve con un "gracias" ausente, sacó la carta del
sobre y la leyó rápidamente, preguntándose de repente por qué no había pensado en usar su
método habitual de colocar bases para servir mejor a su príncipe carmesí.
              También tomó nota de pedir prestado este 'Ganju' de Naruto más tarde. Algunas de
estas otras ideas que mencionaron sus científicos ciertamente valían la pena investigar y si
el hombre podía lanzar ideas similares para algunos de sus otros proyectos, no se sabía el
tipo de progreso que Orochimaru podría estar haciendo en las próximas décadas.
              Tal vez, si tenía mucha suerte, este Lobo también podría proponer ideas viables
para su pequeño problema corporal, pero tal vez eso era ser demasiado optimista.
              Después de todo, Orochimaru no pudo resolver todos sus problemas usando a
Naruto o sus Lobos.
              Solo, ya sabes, la mayoría de ellos.
              Mirando sus notas para su proyecto actual, dejó que el más mínimo de los suspiros
escapara de su pecho antes de empacarlos. Iba a ser necesitado personalmente para esto, ya
que lo último que quería era tener subordinados capaces de convocar a una de sus bases
cuidadosamente preparadas corriendo y establecer una en un esfuerzo por esconderse de
él. Los encontraría a su debido tiempo, pero todo terminó volviéndose irritante.
              Por eso solo había cometido ese error una vez.
              También iba a tener que determinar a qué base se trasladaría a Yu no Kuni para
servir como la base inicial de Naruto mientras continuaba el trabajo en su antigua base
submarina allí. Orochimaru no tenía ninguna base nueva sin colocar lista, que él supiera, de
todos modos. Tendría que comprobar eso también, por lo que una de sus otras bases menos
utilizadas tendría que ser suficiente.
              Parecía que un pequeño viaje iba a estar en orden para poder inspeccionar varios
prospectos, pero al menos eso también le daría la oportunidad de ver si realmente tenía
alguna de las celdas de Shodai escondidas en algún lugar, por lo que no sería una completa
pérdida de tiempo. .
              No es que cualquier cosa que fomentara la voluntad de Naruto pudiera ser una
pérdida de tiempo, pero mirar a través de bases que no serían adecuadas para su amado
príncipe ciertamente tampoco ayudó mucho a su príncipe. No, solo mover una base sería
lograr eso.
              Ahora la única pregunta era si le informó a Narutro dónde y qué estaba haciendo,
por si acaso lo necesitaba en los próximos días, o si lo mantenía en secreto para sorprender
a su príncipe con una base lista para ser trasladada. ?
              Volvió a mirar la carta que no había abierto y la respuesta parecía bastante
obvia. Naruto lo sabía o lo sabría en función de si Lobo se había detenido primero en su
habitación o en la oficina de Naruto, por lo que tratar de sorprenderlo con eso no era
probable que tuviera mucho éxito de todos modos.
              Además, le daría otra oportunidad de estar en presencia de su príncipe y eso ganó
cada vez.
              Una mirada hacia su puerta mostró que el Lobo todavía estaba allí, probablemente
esperando a ver qué haría, e hizo un gesto de demostración con la mano derecha. "Me iré de
inmediato para abordar esto. Ve a localizar al verdadero Naruto para que pueda informarle
de mi partida."
              Aparentemente satisfecho por esa respuesta, Lobo asintió con la cabeza y se fue,
cerrando la puerta detrás de ellos con un suave clic. Considerando que la oficina de Naruto
estaba al otro lado del palacio y su habitación estaba un poco más abajo en el pasillo,
Orochimaru pensó que tenía alrededor de un minuto y medio para
empacar. Afortunadamente, también era un Sannin, lo que significaba que realmente no
necesitaba mucho.
              Luego estaba el hecho de que tampoco había traído nada exactamente con él en
primer lugar, y tenía muchas de sus cosas esparcidas por sus diversas bases. Esa idea de
usar su Kawarimi no Jutsu modificado para artículos probablemente sería valiosa solo por
esa razón. Siempre fue un dolor de cabeza olvidar cosas en diferentes bases porque estaba
ocupado con varias tramas y proyectos.
              La suposición de que podría tener una base existente en múltiples ubicaciones
físicas era incorrecta, pero Orochimaru ciertamente podía ver el atractivo en ella. Eso
tendría que convertirse en uno de sus proyectos de mayor prioridad solo por la mera
conveniencia de hacerlo. Él realmente necesitaba para recoger el cerebro de Ganju más
tarde.
              Empacando solo sus notas más sensibles, confiaba en Naruto pero no podía decir
lo mismo de todos en el palacio, estaba considerando si debía llevarse las pieles de Naruto
con él cuando el Lobo regresó.
              "Está en su habitación, Orochimaru-San." Definitivamente no inesperado,
Orochimaru se habría sorprendido si la respuesta fuera otra cosa que no fuera su habitación
o su oficina. Probablemente deberían sacarlo más del palacio. Bueno, dijo "ellos", lo que
realmente quiso decir fue "subordinados" o, más exactamente, "no él mismo". Tendría que
contárselo a Mai oa alguno de los otros en algún momento.
              "Gracias."
              "Por supuesto, Orochimaru-San." Con un asentimiento, el Lobo se apartó de la
puerta y se apartó de la línea de visión inmediata de Orochimaru. Para cuando llegó a la
puerta, el Lobo no se veía por ningún lado, sin duda volviendo a los deberes que estaban
realizando antes de que llegara la carta.
              Zancadas más cortas de lo que él prefería - Orochimaru no podía esperar a estar en
un cuerpo más grande de nuevo - aumentaron la distancia entre Orochimaru y la habitación
de su ahijado y cuidadosamente esquivó a los nativos Suna mientras salían de la habitación
del Príncipe. Tomó nota del hecho de que Temari estaba con ellos, más que consciente de
que ella también había comenzado a compartir la cama de su príncipe en ausencia de
Orochimaru.
              Trató de concentrarse en el hecho de que las necesidades de Naruto estaban siendo
satisfechas por sus propios celos internos y por lo general lo lograba. Afortunadamente, el
hecho de que ella estuviera aquí reducía las posibilidades de que Naruto estuviera
actualmente ... ocupado.
              Cuando entró en la sala de estar privada de Naruto y luego abrió la puerta del
dormitorio, se dio cuenta de que la cantidad por la que se habían reducido esas
posibilidades era insignificante en el gran esquema de las cosas cuando tenía dos de sus
serpientes, incluso si una era anterior, bajo el techo del Daimyo. .
              Los ojos marrones se abrieron con sorpresa cuando la cabeza de Tayuya salió
disparada del pecho desnudo de Naruto y las sábanas se acercaron a su pecho. No le
importaba cuando Orochimaru había sido mujer, de hecho, se había sentido bastante atraída
por ese cuerpo, pero Tayuya realmente no se sentía cómoda siendo vista por la forma de
Uchiha Sasuke.
              Naruto, por otro lado, permaneció totalmente indiferente, lo que, sin duda, podría
haber sido en parte por el hecho de que su modestia había permanecido cubierta por sus
sábanas, y un Tayuya lo cubría, pero incluso entonces Orochimaru lo había visto todo
antes. No con el Sharingan, por supuesto, pero tampoco estaba activo ahora.
              Las posibilidades de que Orochimaru activara su Sharingan, incluso sin saberlo, al
ver a su ahijado expuesto, sin embargo, fue algo cuidadosamente ignorado. Naruto todavía
tenía lobos que se metían en su cama cuando estaba desocupada, raro como era en estos
días, a todas horas y cuando él estaba en varios estados de vestimenta. Hacía años que había
perdido toda necesidad real de modestia.
              "¡O-orochimaru-Sama!" Tayuya se revolvió, los ojos buscando el escape más
cercano; la ventana estaba al otro lado de la habitación, desafortunadamente, y estaba
bastante segura de que Orochimaru era lo suficientemente rápido como para no llegar allí
primero, por costumbre. El ... hombre ... había sido un poco susceptible con quienes estaban
alrededor de su amado ahijado y mientras Tayuya originalmente tenía su bendición para ver
que las necesidades de Naruto quedaran atrapadas en el cuerpo del Uchiha e incapaces de
ser tan íntimo como él quisiera. estar con el joven Daimyo no le estaba haciendo ningún
favor al Sannin.
              Si no le preocupaba la posibilidad de que su gatillo de horquilla se disparara y se
convirtiera en su próximo experimento o, más probablemente, en su cuerpo inmediato,
podría haber considerado la ironía de que finalmente conseguir lo que había estado
buscando durante tanto tiempo había demostrado. para ser más una maldición que cualquier
tipo de bendición para el hombre.
              Ella era lo suficientemente inteligente y autoconservadora como para guardar
silencio sobre eso.
              "Tayuya". El nombre prácticamente fue ronroneado, lo cual fue más que un poco
perturbador para ella escuchar proveniente del Uchiha. Se había adaptado mucho mejor a su
última voz. "Duro en el trabajo, ya veo."
              Eso ... Tayuya hizo una pausa. En realidad, no sabía cómo responder a
eso. En realidad, no era algo que ella considerara trabajo, lo disfrutaba demasiado para
eso, pero si decía que no era trabajo, no estaba cumpliendo con su deber y si decía que era
trabajo, prácticamente estaría hablando mal. del príncipe carmesí de Orochimaru justo en
frente del hombre.
              Ninguno de los dos era lo mejor para ella, honestamente, y por la forma en que la
sonrisa divertida de Orochimaru se extendió por los labios de Uchiha, los dioses, estaba
casi tan ansiosa como Orochimaru por que el hombre se mudara a un nuevo cuerpo, por
extraño que fuera admitirlo. ella sabía que él estaba completamente consciente de su
situación actual.
              "Ella me ha estado haciendo compañía". La voz de Naruto vino a
rescatarla. "¿Había algo que necesitaba mi atención, Orochimaru?"
              Una sonrisa divertida se convirtió en un puchero casi petulante cuando la diversión
del hombre al torturar a sus subordinados se interrumpió, pero no estaba dispuesto a hablar
en contra de su amado ahijado.
              "Solo quería hacerle saber personalmente que estaré fuera por un tiempo. Hay algo
que requiere mi atención".
              Naruto asintió. "Por supuesto, ocúpate de tus asuntos Orochimaru." Agitó una
mano en un perezoso despido, como diciendo que Orochimaru no necesitaba su permiso
para hacer lo que había que hacer. Lo cual, por supuesto, era completamente exacto, pero
los tres saben que Orochimaru consultaría con Naruto antes de hacer la mayoría de las
cosas solo para asegurarse de que no funcionaran en contra de otra cosa que el joven
Daimyo podría tener en las obras. "¿Cómo debo comunicarme con usted si lo necesitan?"
              Eso hizo que Orochimaru se detuviera al darse cuenta de que realmente ya no
sabía. Antes era tan fácil como enviar a uno de los hijos de Au, pero ahora que la relación
entre ellos y Naruto estaba en las rocas, eso no era realmente una opción. Podría proponer
que Naruto firmara el Contrato de la Serpiente, pero tenía la sensación de que su príncipe
no lo aceptaría.
              La pausa del Sannin, aunque breve, le dijo a Naruto todo lo que necesitaba
saber. "Ya veo. Muy bien, ocúpese de lo que necesite. Estaremos aquí por algún tiempo
todavía."
              Orochimaru estuvo a punto de cancelar todo su viaje allí mismo, pero al final esto
fue para Naruto y el proyecto que había ordenado que se hiciera. Tendría que asegurarse de
ser rápido para poder regresar al lado del príncipe antes de que realmente lo necesitaran.
              Su lucha se alivió aún más cuando Naruto le dio una mirada de complicidad y lo
liberó de su carga. "No puedo imaginar que sea agradable estar en una posición de tratar de
cumplir con sus deberes sólo para que ambas respuestas se queden cortas". Su mirada se
movió deliberadamente hacia Tayuya y Orochimaru comprendió que estaba siendo
reprendido por sus acciones anteriores.
              Casi se sorprendió por el alivio que sintió por eso. Mejor una lección que hirió su
orgullo que una prueba de devoción a su príncipe que falla.
              "Entiendo, Denka-Sama." El hombre con cuerpo de niño se dobló por la cintura en
una profunda reverencia. "Tiene mis más profundas disculpas."
              "No necesito tus disculpas." Por supuesto que no, él no había sido el afectado, pero
ambos sabían que Orochimaru no podía disculparse con uno de sus
subordinados. Orochimaru ofreció la siguiente mejor opción mientras volvía su atención a
Tayuya, enderezándose de nuevo.
              "Tu dedicación a tus deberes ha sido admirable, Tayuya, haces que Otogakure se
sienta orgulloso".
              "O-por supuesto, Orochimaru-Sama." Casi no podía creer lo que estaba viendo,
pero sabía a ciencia cierta que no se había quedado dormida.
              Naruto asintió satisfecho. Fue lo suficientemente bueno. "Ve, Orochimaru, vuelve
cuando las cosas hayan sido suficientemente manejadas."
              “Sí, Denka-Sama, volveré tan pronto como pueda.” Con un giro sobre sus talones,
Orochimaru se despidió, resolviendo silenciosamente atormentar a los subordinados
que no  tenían el favor de Naruto. O, al menos, hacerlo cuando no esté en la presencia
inmediata de Naruto. Ese había sido, en retrospectiva, un error bastante vergonzoso que no
estaba dispuesto a repetir.
              Tal vez se habían apresurado a deshacerse de Zaku, que era alguien que conocía
con certeza, a Naruto no le importaría que atormentara el deseo de su corazón, aunque ese
hecho podría no valer la pena por los dolores de cabeza que Zaku solía causarle.