Está en la página 1de 19

* Capítulo 140 *: Mini-Karura

 
              Sealkeeper: el que ata
              Capítulo 140-A "  Mini-Karura"
              Comunicado de usuario 2021.07.09
              " Estoy moldear su chakra, Karura. ¿Lo sientes?' Naruto estaba de pie en los
jardines detrás del palacio y bien a la vista de los lobos fuera de servicio en el cuartel. Lo
intentaron, y fallaron miserablemente, luciendo como si no lo estuvieran mirando.
              " Sí, amado."  Fue su respuesta. Trató de permanecer seria y concentrada, pero un
ligero suspiro en su voz le recordó a Naruto que siempre lo había disfrutado cuando él
usaba su Chakra, quizás demasiado, en realidad.
              ' Buena. Quiero que vuelvas a tomar el control, pero mantenlo en esa forma '. Ella
no dijo nada, pero él pudo sentir como su control comenzaba a
desvanecerse. Inmediatamente, el Chakra intentó regresar al sello, atraído por el Fuinutsu
que tenía la intención de retenerlo y atraído por el cuerpo más grande del Chakra idéntico.
              Podía imaginar su rostro arrugado por la concentración mientras intentaba
mantenerlo fuera del sello en la forma correcta y tenía que esforzarse mucho para evitar que
esos pensamientos la distrajeran de su trabajo. Cuando sintió que podría perder el Jutsu por
completo, dio un empujón desesperado con su Chakra, realizando el Jutsu incluso si la
forma no era exactamente la correcta.
              A veces, la fuerza bruta podría compensar el control en el Jutsu menos sensible y
en este caso los resultados fueron ... casi ... un éxito. Con una nube de humo, Kakrua de un
metro de altura parpadeó sorprendido. El primer pensamiento de Naruto había sido que ella
le recordaba a Isobu - ambas eran chicas delgadas y anheladas de aproximadamente la
misma altura ahora - pero eso fue rápidamente reemplazado por la comprensión de que a
pesar de su baja estatura, el cuerpo de Kakrua seguía siendo el de una mujer adulta. Toda su
forma se había encogido, pero había mantenido sus proporciones a la perfección, lo que se
sentía decididamente extraño, por decir lo menos.
              Algo que le recordara a su princesita no debería traer esos recuerdos, ni él debería
saber vívidamente cómo se sentirían todos y cada uno de los centímetros de la forma más
pequeña que tenía ante él. Era como cada vez que veía a Saskue y tenía que recordarse a sí
mismo que estaba mirando a la mujer, ¿hombre ?, que le había quitado la virginidad.
              Había algunas cosas en las que prefería no pensar.
              "¡¿Ah ?!" Miró a Naruto, mucho más alto, sabiendo a ciencia cierta que al menos
se le había subido a la barbilla previamente. "Eso no es justo", hizo un puchero Karura. "Ya
tuve que caminar de puntillas y estirarme para llegar a tus labios antes, ¡esto es imposible!"
              De hecho, ahora su barbilla estaba al nivel de la parte superior de su cadera y la
parte superior de su cabeza apenas llegaba a la parte inferior de su esternón. Si él no se
inclinaba, severamente, ella tendría que utilizar muebles o trepar por él para alcanzarlo.
              Bueno, eso o atacante- erm, 'muestra cariño' - cuando estaba sentado.
              Él le sonrió suavemente. "No lo sé, Karura. Para nuestro primer intento, esto
parece haber funcionado mucho mejor de lo que esperaba". Una mano se agachó y le
revolvió el pelo arenoso suavemente. "Lo hiciste bien."
              Ella le sonrió por el elogio.
              "Ahora ..." Su voz se fue apagando cuando en cambio se centró en enviar sus
pensamientos a su ocupante. " ¿Todavía puedes oírme, Karura?"
              " Por supuesto, amado." Habría considerado que esa respuesta fue un éxito si no
hubiera sido repetida por dos voces en su cabeza. El mini-Karura parecía tan confundido
como se sentía.
              Eso no se esperaba pero, en retrospectiva, tal vez debería haberlo hecho. Kage
Bunshin puede haber sido clones idénticos, pero aún existían como entidades separadas
hasta que se fusionaron con el original. Esto debería resultar interesante.
              " ¡Oye, solo yo puedo llamarlo así!"
              Naruto parpadeó, dándose cuenta de que no podía decir cuál de ellos había dicho
eso.
              " Él es mi amado y así es como lo llamaré, puedes encontrar tu propio nombre
para él si quieres ser único".
              Quizás interesante no era necesariamente algo bueno.
              Juugo se dejó caer en el sofá con un suspiro, su camisa abotonada se tensó en la
posición relajada. Hyuran era un hombre grande, Juugo siempre había pensado, pero al
tomar prestada la camisa del hombre, Juugo recordó que en realidad era un poco más
grande que el supervisor de su jefe. Más ancho en hombros y pecho si no en altura. Los
botones plateados de su camisa negra no apreciaron ese hecho tanto como Kari.
              Le había tomado unos días, pero Hyuran había logrado encontrar una oportunidad
con uno de los asesores menores de Doto y, por lo que Juugo había podido decir, la reunión
había ido muy bien. Solo la mención de que el proyecto ferroviario podría ser realmente
rentable, y por qué eso no había sido lo primero que Doto y sus asesores habían intentado
hacer, Juugo nunca entendería, en lugar de un gasto necesario para mover recursos para la
conveniencia de Doto y el hombre simplemente sobre mojarse de júbilo.
              Apenas había logrado permanecer en la habitación con ellos durante casi una hora
más para obtener más detalles antes de excusarlos de su oficina y tomar apresuradamente
las notas que había tomado. Juugo y Hyuran no se habían alejado ni una docena de pasos de
la puerta del hombre antes de que se precipitara por el pasillo pasando junto a ellos y,
presumiblemente, hacia un consejero de alto rango o hacia el mismo Doto.
              Incluso si Juugo no sabía nada sobre la escena política aquí en el palacio de Doto,
sabía que tenía que ser una buena señal. El hecho de que Hyuran se hubiera relajado tan
pronto como el asesor se mostró receptivo también fue un gran indicio de que las cosas iban
bien. Al menos, en el sentido de que habían cambiado el peor resultado posible de "posible
ejecución" a "¿por qué estás aquí y no estás trabajando en mis ferrocarriles?" lo que
realmente fue un gran logro en sí mismo.
              Ahora solo tenían que esperar y ver qué tan alto en la cadena llegarían algunas de
las ideas de Juugo, y si eso los ayudaría a obtener lo que necesitaban para completar el
trabajo que se les había encomendado.
              En el peor de los casos, todos los planes fueron aprobados pero no recibieron más
suministros o solo lo suficiente para el proyecto original, pero no lo suficiente para los
cambios. Afortunadamente, Juugo no vivía aquí, de forma permanente y todavía  ,
y era solo una misión. Todavía tenía la opción de agarrar a Kari y regresar a Otogakure.
              Probablemente podría robar algo del palacio de Doto al salir para servir como un
regalo para Tsukuyomii- que serviría bien para mantener a Orochimaru fuera de su espalda
y tal vez incluso en la espalda de Jirobo también.
              Pero si ese fuera el peor de los casos, bueno, Juugo podría afirmar ser bastante
optimista sobre esta misión hasta ahora. Por otra parte, lo consideró un éxito cuando recibió
su primer cheque de pago miserable. Kari ya había hecho de esta misión la mejor en la que
había participado por un amplio margen para no ser superado por otros pronto.
              Bueno, no a menos que él también la trajera a ellos.
              Se preguntó si Orochimaru lo permitiría por un segundo antes de despedirlo con un
bufido divertido. ¿A quién engañaba? A Orochimaru le importaba un carajo mientras se
cumplieran sus órdenes. Mientras ayudara a Jirobo a conseguir regalos aceptables para el
príncipe, estaría bien.
              Eh, eso fue extraño. Los ojos negros recorrieron la habitación pero no pudieron
encontrar señales de Naruto y Mai frunció los labios pensativa. Él, es decir, el original, no
había estado en su oficina, aunque su clon había estado allí trabajando, y no había estado en
sus habitaciones personales o biblioteca privada.
              En la remota posibilidad de que hubiera estado comiendo en el comedor del piso
superior, o tal vez se estuviera reuniendo con alguien y no hubiera querido entrometerse en
el trabajo de su clon, ella también lo comprobó sin suerte e incluso pasó a dar el sala de
estar una breve revisión. Ella nunca lo había visto en esa habitación antes y esta vez no fue
diferente, no Naruto.
              La puerta de la habitación de Gaara se había dejado abierta de par en par y también
parecía vacía cuando ella pasó, pero ¿tal vez él se había quedado dormido allí? Se dio la
vuelta y miró las puertas abiertas del ala suroeste, todas ellas habían sido revisadas
personalmente por ella. Si no estaba en la habitación de Gaara, entonces ... ¿había dejado el
piso superior?
              Probablemente podría contar la cantidad de veces que lo había hecho en las
últimas semanas, por un lado, Naruto simplemente no dejaba sus pisos privados en estos
días. No es que realmente hubiera dejado su apartamento en Konoha si podía evitarlo, ahora
que lo pensaba.
              Probablemente era seguro decir que Naruto no tenía tendencia a salir de su casa y,
aunque todo el palacio era suyo, se había vuelto perfectamente claro durante la primera
semana que realmente solo se sentía así en el piso superior.
              Por supuesto, eso todavía dejaba la pregunta de adónde se había  ido .
              Cerrando la puerta de la habitación de Sai, eso había sido una posibilidad remota,
hay que admitirlo, volvió a caminar por el pasillo y cerró las puertas de las otras
habitaciones a medida que avanzaba. La habitación de Gaara en la pared este estaba, como
había asumido al principio, completamente vacía.
              Tal vez hubiera sido más rápido rastrear a un Lobo, sorprendentemente ausente del
piso superior considerando sus constantes intentos de estar lo más cerca posible de Naruto,
pero tal vez esa debería haber sido la primera señal de que no estaba aquí arriba, y envíelos
a buscarlo por ella. En realidad, no era demasiado tarde para eso, pero también lo contaba
como un descanso de sus otros papeles, así que no le importaba la oportunidad de estirar las
piernas y alejarse de su escritorio.
              Sin embargo, esperaba pasar más de dicho descanso en la compañía de Naruto.
              Una mirada por la ventana le dio una excelente vista de los jardines traseros. Era
principalmente la pared y los árboles al final, si uno ignoraba los barracones que ocupaban
aproximadamente un tercio del lado derecho de la ventana, en su ángulo y se encontró
acercándose para tener una mejor vista del estanque y debajo jardines.
              Ah. Lo primero que le dijo que lo había encontrado en realidad no había sido
Naruto, sino la multitud de Lobos dentro y fuera de servicio que estaban cerca de la base de
los barracones mirando hacia el resto de los jardines traseros. En general, solo había una
persona que recibió ese tipo de atención de los Lobos y, efectivamente, estaba junto a la
pagoda al otro lado del estanque.
              Una sonrisa se extendió por su rostro tan pronto como sus ojos lo vieron, pero
rápidamente fue reemplazada por confusión. ¿Por qué había tantos niños en los jardines del
palacio y, lo que es más importante, por qué todos se parecían tanto?
              ¿Similar? Mai reconoció que había cometido un error en su observación; no solo
eran similares, eran lo mismo.
              Una docena de niñas llenaron el jardín, cada una con cabello rubio arena y ojos
verde azulado. Varios parecían entretenerse trenzando el pelo de varios Lobos, mientras
que uno parecía divertirse dando órdenes alrededor de Deidara y Kankuro con un Temari
complacido mirando detrás de ella.
              Gaara descansando con la cabeza en uno de sus regazos parecía un poco hacia
atrás pero aún lindo y parecía disfrutar enormemente la forma en que ella pasaba sus
pequeños dedos por su creciente cabello rojo.
              Desafortunadamente, estos detalles hicieron muy poco para ayudar a Mai a
comprender lo que estaba pasando.
              ¿Esquivando a Deidara, que parecía ir a buscar algo del palacio, basado en la
pequeña mesa que Kankuro llevaba, tal vez algún tipo de picnic o ceremonia del té? O tal
vez solo un juego como Shogi o Go- rodeó el borde del estanque y se dirigió hacia la
pagoda donde Naruto parecía estar rodeado por dos chicas más.
              Con una ráfaga de humo que se convirtió en tres, aunque este parecía un año más
antiguo en opinión de Mai.
              "¡Decir ah!" Ella aplaudió después de una breve mirada a los otros dos. "¡Soy el
más alto ahora!"
              Oh, sí, ahora que ella estaba mirando, los otros dos también eran de diferentes
alturas, pero no tan notablemente como este.
              "Como sea," hizo un puchero a uno de ellos, cruzando los brazos y dándose la
vuelta. "Aún somos mayores que tú".
              "¡Solo por un minuto y medio!" Vino la réplica. No era un argumento muy fuerte,
pero era todo lo que tenía. "Estás celoso de que pueda besar a Naruto más fácilmente que tú
~" Su burla era melódica pero no pudo distraer a Mai de las palabras.
              Que-
              "Ahora, ahora, Karura." Naruto se inclinó un poco y la amonestó con un dedo
tembloroso. "Ya hemos hablado de esto, sé amable contigo mismo. Nadie puede molestar a
mi Karura, ni siquiera ella misma. ¿Entendido?"
              Un coro de aceptación se hizo eco no sólo de los tres en el pabellón, sino de todos
y cada uno de los pequeños "Karura" en el jardín. "Sí, amado."
              Mai tardó un segundo en juntar todas las piezas para obtener una imagen clara,
pero una vez que lo hizo sintió la necesidad de soltar un gemido de dolor y por poco evitó
que saliera de sus pulmones. Ya podía sentir el dolor de cabeza creciendo.
              "Naruto." Su tono inmediatamente proyectó tanto una aceptación irritada como un
cansancio resignado. "Por el amor de los dioses, por favor dime que no hay una docena de
Biju en miniatura corriendo por los jardines del palacio."
              Él le devolvió una sonrisa temblorosa. "Bueno, sobre eso-"
              Un pequeño ejército de niñas de cabello verde y tamaño similar regresó al jardín
con vestidos de verano blancos, sombreros de ala ancha y con blocs de dibujo tan grandes
en comparación con ellos que era casi comercial. Era fácil ver que el grupo de lobos que los
escoltaba de regreso se divertían incluso a pesar de sus máscaras. Mientras la pandilla de
niños extendía sus cuadernos de dibujo entre ellos y se acurrucaba para una discusión que
Mai no podía entender, se volvió hacia Naruto y levantó una de sus cejas lentamente para
exigir su explicación.
              "Bueno, ahora al menos las docenas de Biju en miniatura están -" Se tomó varios
segundos para contar el número de chicas de cabello verde para confirmar "¿Todas dentro
de los límites de los jardines?" Él ofreció.
              Este hombre iba a ser la muerte de ella solo por el estrés, Mai simplemente lo
sabía.
              Con los clones de Karura habiéndose despedido a sí mismos, con la excepción de
uno que parecía haberle tomado cariño a Temari y fue felizmente seguido por Gaara, y
todos los clones de Isobu bajo la mirada atenta de los barracones de Wolf, Naruto se relajó
en una silla acolchada. en su biblioteca privada. Como su clon, Naruto, estaba ocupado en
su oficina la mayoría de los días, esto se había convertido en su también Naruto, el lugar
original al que acudir para pasar el tiempo.
              Bueno, cuando no lo estaban arrastrando a su habitación, de todos modos.
              Mai tomó asiento en la silla junto a la suya y Tsunami, quien los había visto entrar
al palacio desde los jardines traseros, se apresuró a colocar un servicio de té en la mesa
lateral entre ellos.
              ¿Cómo se las arregló para prepararlo lo suficientemente rápido para estar solo unos
pasos detrás de ellos? Naruto no tenía idea, ¿tal vez los Lobos la estaban entrenando en
secreto para ser una Kunoichi? Ciertamente habían intentado cosas más extrañas, pero él
asintió con la cabeza y sonrió agradecida. "Gracias, Tsunami-san."
              "Por supuesto, Naruto-Sama." Ella le devolvió la sonrisa. "¿Necesitarás algo más?"
              "No, Tsunami, eres libre de volver a tus otras tareas." Lo que era más una forma
educada de decirle que le gustaría algo de privacidad que cualquier tipo de sugerencia o
concesión de su parte.
              Ella asintió con la cabeza, su sonrisa no flaqueó. "Volveré a las cocinas, entonces
si me necesitas más tarde, envía un lobo". Si bien no había Lobos en la biblioteca privada
de Naruto, ninguno de ellos dudaba de que hubiera al menos un Lobo lo suficientemente
cerca para escuchar a Naruto en caso de que alzara la voz. De hecho, era muy probable que
hubiera uno lo suficientemente cerca como para distinguir la mayor parte de lo que discutió
con Mai.
              Hablando de que…
              "Muy bien, Mai, ¿qué necesitas llamar mi atención?" Sus ojos se posaron en la
pequeña carpeta que ella tenía en equilibrio sobre el brazo de su silla mientras les servía
una taza de té de Tsunami y luego de nuevo a ella.
              "Es sólo un asunto que surgió en Kaminari no Kuni. ¿Recuerdas los dos grupos de
bandidos que apoyábamos allí?"
              Le tomó un segundo de pensamiento recordar algunos de los primeros clientes para
los que los Lobos habían trabajado cuando recién estaban comenzando, pero le sonaba
vagamente familiar. "Di instrucciones para resolver ese asunto antes de ofrecer nuestros
servicios a Gato, ¿no es así?"
              "Si lo hiciste." Cogió la carpeta y sacó un informe de la parte superior. "Sus
órdenes eran apoyar plenamente al más débil de los dos, eliminar su competencia y
retirarse".
              Naruto asintió con la cabeza, su memoria refrescada. "Sí, sí. Ahora lo recuerdo.
Dije que podríamos volver con ellos más tarde asumiendo que lograron quedarse".
              "Se las han arreglado para hacer más que quedarse". Mai explicó, pasando el
informe que miró brevemente. Cualquier cosa importante que Mai mencionara ahora, no
había ninguna razón real para que la leyera a menos que necesitara números más
sólidos. Realmente no lo hizo. "Con la competencia reducida, se han extendido por la
mayor parte del norte de Kaminari no Kuni y han comenzado a extenderse por las costas
orientales incómodamente cerca de la capital de Kaminari".
              "Ah." Sí, eso podría resultar un problema. Demasiado cerca de la capital y los
nobles comenzarían a ponerse nerviosos y llamarían a Kumogakure para eliminar a los
bandidos; en realidad, era sorprendente que hubieran durado tanto tiempo. ¿Quizás la gente
de Kaminari no Kuni simplemente no sabía que todo estaba controlado por un solo señor de
la guerra y en cambio pensaba que eran facciones de bandidos separadas? Plausible.- lo que
podría llevar a Kumogakure a enterarse de que los Lobos estuvieron en un momento
involucrados con este grupo en particular.
              Más que involucrados, en realidad, eran prácticamente los únicos responsables de
que llegaran tan lejos.
              Eso no solo era malo para su reputación, sino que eso podría poner a Kaminari no
Kuni y Kumogakure no Sato en contra de la Casa de los Lobos, lo que realmente no era lo
mejor para ellos. Naruto no deseaba que se repitiera Mizu no Kuni y Kaminari no Kuni solo
estaba separado de Yu no Kuni por el pequeño país de Shimo no Kuni. Demasiado cerca si
iban a volverse hostiles, lo que significaba que Naruto necesitaba mantenerlos neutrales o
incluso ganarse el favor de ellos.
              En realidad, aclarar su problema de bandidos podría ayudar con eso.
              "Supongo que eso sería un problema". Se guardó el resto de sus pensamientos para
sí mismo, simplemente asintiendo con la cabeza en comprensión de la situación. "Gracias
por traerme esto a la atención, Mai-" Hizo una pausa, asegurándose de verla a los
ojos. "¿Entonces que estas haciendo al respecto?"
              Ella se sobresaltó por eso, casi ahogándose con su bebida, pero se las arregló para
recuperarse con gracia y dejó su té sobre la mesa. "Lo siento, ¿qué fue eso Naruto?"
              Una ceja se elevó en partes iguales, divertida e interrogante. "Te pregunté qué
estabas haciendo sobre este tema, Mai. No puedo imaginar que me traigas esto sin al menos
un plan para manejar la situación, ¿verdad?"
              Para crédito de Mai, se recuperó de su sorpresa muy rápidamente y había pasado
suficiente tiempo con Naruto para saber, aproximadamente, el tipo de cosas en las que él
querría enfocarse para esta situación, principalmente la continua prosperidad de los
Lobos. Todo lo demás era secundario en lo que a él respectaba.
              Con suerte, lo básico sería suficiente para satisfacerlo.
              "Si bien ofrecer nuestros servicios nuevamente podría ser rentable ..." comenzó,
evaluándolo cuidadosamente por una reacción que no estaba ocurriendo. "Creo que podría
perjudicarnos a largo plazo considerando la atención que ya han recibido. En cambio,
probablemente sería más seguro asegurarse de que sean eliminados antes de que Kaminari
no Kuni o ... .otros."
              "Okey."
              Ella frunció el ceño, esperando más respuesta, pero incluso mientras esperaba que
él explicara, él parecía completamente satisfecho por lo que había dicho.
              "... ¿Na- Tsukuyomi-Sama?" Mai preguntó, preguntándose si le faltaba algo.
              "¿Sí?"
              "Yo ... bueno ... ¿qué querías que hiciéramos?"
              "Ya tienes un plan, Mai." Le recordó. "Ocúpate de la situación. Eres Amaterasu,
¿no? Transmite tus órdenes a los Lobos y ocúpate de ello."
              ¿Le estaba dando el control? Parpadeó primero sorprendida por la situación y
luego de nuevo a sí misma por no solo ocuparse de ella. Como él había dicho, ella
era Amaterasu, su segunda al mando. La única razón por la que ella no debería haberlos
enviado era si él tenía otros planes que, al hacerlo, lo habrían interrumpido. A lo sumo,
debería haber consultado con él simplemente para asegurarse de que no sucediera nada que
ella ignorara antes de enviar a un equipo que ya había preparado para abordar este
problema en Kaminari no Kuni.
              Supuso que estaba demasiado acostumbrada a llamar la atención de Naruto para
que él pudiera hacer la llamada en ese momento. Con la excepción de su llamado para el
asunto en Mizu no Kuni, bueno, tal vez era mejor no hablar sobre cómo había resultado,
pero había sido la última vez que había tomado una decisión ejecutiva sin llamar la
atención de Naruto sobre el asunto. -
              Ella se lo había ocultado activamente, de hecho, y ese no era un error que tuviera
la intención de repetir.
              Pero mientras ella le enviara el informe original junto con las órdenes que había
dado a los Lobos para que se encargaran de ello, debería estar perfectamente bien, ¿no es
así?
              Mai realmente no podría ser considerada Amaterasu si solo estuviera volviendo a
cuando no era más que la asistente de Naruto. El objetivo era ser igual a él, estar a su lado
para apoyarlo a él y a los Lobos que cuidaban.
              "Por supuesto, Naruto. Tendré órdenes de misión redactadas y asignadas esta
tarde. ¿Había algún Lobo que tenías en mente para otros proyectos a los que debería
abstenerme de encomendar esta tarea?"
              "No, haz lo que creas que es mejor. Espero saber pronto de tu éxito".
              "Sí, sí, te mantendré informado hasta que se resuelva el asunto". Se puso de pie
apresuradamente, olvidándose por completo de su bebida, y se detuvo solo para agarrar su
carpeta, menos el informe en el apoyabrazos de Naruto, antes de dirigirse hacia la
puerta. "Si me disculpas, necesito volver al trabajo".
              "No dejes que te impida hacerlo, Mai, sé que este asunto está en buenas manos."
              Esbozó la más breve de las reverencias a pesar de que él estaba mirando hacia el
otro lado y salió corriendo de la habitación hacia su oficina.
              De vuelta en su asiento, Naruto sonrió gentilmente y tomó otro sorbo de su té.
              Se había iniciado el primer paso y esperaba obtener buenos resultados. Mientras
tanto…
              "Hanabi". Al oír su voz, la joven Hyuuga salió de detrás de una estantería donde
había estado esperando pacientemente. Abrió el cajón de la mesa auxiliar y sacó una
carpeta que dejó en el cofre delante de él. "Gracias por asegurarse de que el informe llegara
a Mai. Estos son para usted. Confío en que su equipo administrativo pueda asegurarse de
que también lleguen al escritorio de Mai durante las próximas semanas".
              "Sí, Naruto-Sama. Los dividiré para que estén espaciados uniformemente."
              "Excelente." Extendió la mano hacia la mesa de té y le sirvió una taza nueva
mientras ella ocupaba el asiento vacío de Mai. "Los tengo allí en el orden en que me
gustaría que los atacara, así que por favor manténgalo".
              "Por tu orden, Naruto-Sama."
              Por lo que había oído de su conversación, podía inferir que él tenía la intención de
que Mai también se ocupara de cualquier cosa en estos informes, pero hasta qué punto
Hanabi no podía decir realmente.
              Afortunadamente ese no era su trabajo, solo tenía que asegurarse de que se hiciera.
              "Tengo entendido que tiene algunas ... ideas ... interesantes ... para mis
ferrocarriles". Doto miró a los dos hombres grandes desde su trono, concentrándose más en
el de cabello naranja brillante que aparentemente había sido el que tenía las ideas.
              Nunca lo admitiría, pero estaba bastante agradecido de estar por encima de ellos en
lugar de estar más cerca de los dos gigantes. El propio Doto solía ser considerado alto y
ancho, pero estos dos hombres eran montañas de músculos después de años de arduo
trabajo y se suponía que el de pelo naranja era un adolescente. Qué pensamiento
tan espantoso .
              Fue el de cabello negro quien respondió. Hyur-algo u otro. Pensó que su asesor
mencionó que él era uno de los supervisores del proyecto ferroviario, pero no podía
recordarlo.
              "Sí, Doto-Sama. Juugo se ha convertido recientemente en un líder de la tripulación
y el tiempo que pasó en el ferrocarril le ha dado la oportunidad de obtener una visión única
de otras formas en que el proyecto podría beneficiarlo a usted ya Yuki no Kuni".
              "¿Es eso así?" Doto se movió hasta que pudo descansar su mejilla contra su
puño. "Bueno, entonces, veamos si esas ideas merecen mi tiempo. Espero, por tu bien, que
lo sean".
              Hyuran miró a Juugo, quien parecía despreocupado y realmente, realmente
esperaba que Doto fuera tan receptivo a la idea como parecían ser sus asesores.
              Kakashi pasó perezosamente otra página de su Icha-Icha - la escena en esta página
le recuerda aquella noche en la que se encontró invitado a la despedida de soltera de
Nara. Tiempo salvaje, eso ... y trató de consolarse con el hecho de que el día casi había
terminado.
              Nunca pensó que alguna vez admitiría esto, y todavía no lo haría en voz alta, pero
en realidad extrañaba a Sasuke en su equipo. No porque le gustara el niño, sino porque era
mucho más entretenido cuando su equipo tenía a alguien que podía irritarse con sus
comentarios sobre Naruto.
              Estos dos todavía se irritaban, en cierto modo, pero ya no era la misma dulce
frustración que solía ser. No, el equipo siete ahora era firmemente un equipo pro-Naruto y
era más aburrido de lo que Kakashi podría haber imaginado. Al menos, sin Naruto lo era.
              Kakashi levantó la mirada por encima de la página por un breve momento para
confirmar que ninguna de las Kunoichi bajo su "guía" había logrado matarse
todavía. Desafortunadamente, no por un dolor en el trasero, terminaría siendo al menos
animaría las cosas.
              No por quien murió, sino por Kakashi y eso es lo que es importante al final.
              Aunque no sospechaba que Naruto estaría muy complacido con tal resultado,
aunque solo fuera por la cantidad de problemas que Kakashi tendría con Konoha. Por otra
parte, era una buena manera de volver al lado de Naruto antes de que Mikoto pudiera
continuar convenciéndolo de que ella era su figura materna.
              Kakashi frunció el ceño detrás de su libro. ¿Mikoto se había encontrado con ellos
en Nami? ¿Estaba ella allí ahora mismo? Maldita sea, esperaba que no. Naruto era su hijo
y, aunque era libre de tomar sus propias decisiones, Kakashi esperaba que empujara a
Mikoto a ser más una tía o una hermana o algo así.
              O… Kakashi se rió. De todos modos, parecía tener gusto por las mujeres mayores,
¿cuál era una más? Eso la sacó del camino de Kakashi, probablemente a Naruto no le
molestaría el arreglo, y Mikoto probablemente estaba muy atrasada para una buena relación
de todos modos.
              Simplemente no tenía idea de cómo diablos arreglar algo así, especialmente desde
aquí en Konoha. ¿Quizás podría reclutar a Anko para la causa? Él frunció el ceño. No, no
era probable que apreciara más competencia por el tiempo y el afecto de Naruto.
              ... Tsunami estaba de vuelta en Nami, ¿no es así? Y trabajando para los Lobos para
arrancar. Quizás ella estaría dispuesta a ayudarlo. Probablemente valga la pena intentarlo.
              Regresó su atención a la Kunoichi debajo de él, notando distraídamente que
Sakura parecía haber aumentado notablemente tanto en velocidad como en resistencia
desde la semana pasada. Sin embargo, su sed de sangre parecía tan alta como siempre, ya
que había abandonado toda pretensión de espadas de entrenamiento y simplemente usaba su
Kunai más afilado para cada combate.
              Kakashi podría haber estado más preocupado si Naruko no pudiera bloquear la
mayoría de los golpes sin muchos problemas y si los pocos que lograron atravesar no
fueran generalmente superficiales y de rápida curación. Por lo general, podía estar
razonablemente seguro de que ella se iría a casa sin dejar una marca en la piel, es decir. Su
ropa, desafortunadamente, servía como testimonio de los golpes que recibía y también tenía
una desagradable tendencia a mancharse con pequeños trozos de sangre, lo que hacía
imposible fingir que solo la ropa había sido dañada.
              Afortunadamente, a Kakashi no le importaba mucho lo que su equipo se hiciera
entre sí siempre y cuando no terminaran matándose entre sí bajo su supervisión. Lo que
hicieron en su tiempo libre era asunto suyo, simplemente no quería terminar culpable de
nada.
              "¿Están a punto de terminar?" Preguntó Kakashi desde su árbol. "Me estoy
aburriendo un poco". En realidad, solo tenía que escribirle una carta a Tsunami, pero ellos
realmente no necesitaban saberlo. Sería bueno volver a casa también. Era mucho más
cómodo allí que sentarse en un árbol. Shade nunca había estado a la altura del aire
acondicionado adecuado.
              Sakura apartó su atención de su presa por solo un segundo, apartando un mechón
suelto de su cabello rosado de sus ojos y miró a su 'sensei'. "No me importa si estás
aburrido. No voy a hacerme más fuerte si no entreno".
              Kakashi pasó a la página siguiente. "Y querías hacerte más fuerte porque…" Ya
estaba bastante seguro de que no quería saber la respuesta, pero se encontró preguntando de
todos modos.
              "Porque obtengo mejores misiones si llego a Chunin y ser más fuerte hace que sea
más fácil derramar sangre".
              Sí, ahí estaba. "Sabes que puedes entrenar en tu propio tiempo, ¿verdad?"
              "Sólo porque no nos entrenarás tú mismo". Se encogió de hombros ante eso. Ella
no estaba equivocada, simplemente no tenía ningún deseo real de entrenar a ninguno de los
dos.
              "Sí, realmente no haces nada de todos modos. ¿Por qué te molestas en
aparecer?" La pregunta de Naruko le hizo parpadear sorprendido. ¿Por qué seguía
asistiendo a las reuniones del equipo?
              "Tienes toda la razón, Naruko-Chan." Él le sonrió a través de su máscara, un ojo se
arrugó en una abertura alegre que tomó a ambas Kunoichi por sorpresa. Pronto lo
entendieron. "Dado que en realidad no me necesitan aquí, los dejaré a ustedes dos y pueden
venir a verme cuando tengan ganas de aceptar una misión". Un repentino ataque de
inspiración lo golpeó. "En realidad, ni siquiera me necesitas para eso. Chunin Nara podría
usar la experiencia de liderar un equipo, puedes acudir a él para misiones. ¡Adiós ~!"
              En un remolino de viento y hojas, Kakashi desapareció.
              "¡Ese… ese bastardo!" Naruko ya sabía que era un imbécil, esto solo iba más allá
de lo que esperaba. Sin embargo, no tuvo mucho tiempo para concentrarse en eso, porque
tan pronto como Kakashi dejó de captar la atención de Sakura, reanudó sus ataques.
              "¡Oye, espera un segundo, maldita sea! Tenemos que averiguar algo de
entrenamiento real o no vamos a llegar a ninguna parte. ¿Sakura? ¿Sakura ?! ¿Me estás
escuchando?"
              Sakura, de hecho, no estaba escuchando.
              O tal vez simplemente no le importaba.
              A veces era difícil saberlo con ella en estos días.
              Sealkeeper: el que ata
              Capítulo 140-B "  Pájaros y baños  "
              Liberación al usuario: 2021.07.16
              Ah, sí, esta era la carta que había estado esperando. Ya sabía lo que contenía, había
sido idea de Kiri en primer lugar, pero con cuánto le debían a Konoha no podían echarse
atrás ahora, pero aún así se aseguró de abrirlo para conocer los detalles. Pasando por
encima rápidamente, Asuma se reclinó en su silla con un asentimiento satisfecho.
              Perfecto.
              La ambición de Iroh le había dado al hombre el control sobre una gran cantidad de
tierra en muy poco tiempo y la mayor parte del peso para mantener su control había recaído
en Asuma y su Konoha Shinobi. Habían estado manejando, eso es lo que hizo Shinobi,
después de todo, pero simplemente arreglárselas no era lo suficientemente bueno para el
Godaime Hokage y ciertamente no por lo cerca que estaban manejando.
              Se suponía que Konoha era la más próspera de las cinco aldeas, sin sobrevivir día a
día solo para que su Daimyo pudiera expandir rápidamente su influencia.
              Asuma realmente no podía culpar al hombre por eso, sin embargo, la oportunidad
que se le había presentado en la forma de Kaze no Kuni, y en menor grado Mizu no Kuni,
no tenía precedentes.
              No, a Asuma le molestaba el drenaje que había demostrado estar en las arcas de
Konoha y la incapacidad de rellenarlas al ritmo normal. ANBU y Jounin habían sido
absolutamente harapientos y eso tampoco había sido barato. Los shinobi eran, antes que
nada, mercenarios e incluso los más leales de los shinobi no funcionaban gratis.
              No para siempre, al menos. Se esperaban períodos de pago atrasado en puestos
como ANBU por el bien de Konoha, pero incluso ellos comenzaron a ponerse nerviosos
después de unas semanas y tenerlos trabajando horas extras constantes no ayudaba a sus
nervios ni a las arcas futuras de Konoha.
              Iba a tomar aún más tiempo recuperarse adecuadamente de esto, pero Asuma
simplemente estaría feliz de tener disponible nuevamente todo el poder de Konoha en lugar
de extenderse por las arenas de Kaze no Kuni. Según la carta de Mei, ese momento se
acercaba muy, muy pronto.
              Volvió a mirar hacia abajo, comprobando dos veces las fechas enumeradas y
realizó algunos cálculos mentales para tener en cuenta los viajes de mensajería y el
movimiento Shinobi. Tomando en cuenta el tiempo para preparar a Kiri Shinobi y luego
determinando qué tan rápido su carta podría llegar a Sunagakure….
              Asuma parpadeó y se encontró comprobando dos veces su trabajo. No, había
estado en lo cierto. Maldiciendo en voz baja, tomó una hoja de papel en blanco y
rápidamente comenzó a escribir las órdenes para su equipo de mando en Sunagakure. Esto
iba a tener que salir esta tarde si quería que llegara a su Shinobi antes de que lo hiciera el
Kiri Shinobi y sería infinitamente útil para que esa segunda llegada fuera sin problemas.
              Estaba seguro de que la entrega rápida probablemente también le costaría más.
              Era bueno que hubiera guardado algunos de sus ahorros a salvo del enorme apetito
de Chouji.
              Poder vivir en el complejo del clan Sarutobi sin pagar renta también había ayudado
mucho con eso.
              Una cosa era para él dar el ejemplo y ser la primera persona en Konoha con pago
retroactivo, pero otra muy distinta era tener que recurrir a pagar los gastos oficiales de su
propio bolsillo. Si no lo supiera mejor, estaría tentado a decir que su padre sabía que estas
cosas iban a suceder y salió de la línea de fuego lo más rápido que pudo.
              De todos modos estuvo tentado a creerlo.
              Haku hizo una mueca cuando llegó al centro de su última captura, el pescado no
estaba del todo congelado pero todavía estaba bastante crudo. Maldita sea, lo había
congelado demasiado bien otra vez. Di lo que quieras sobre Zabuza, el hombre tenía
talento, o tal vez solo la lástima del universo, cuando se trataba de pescar. Algo bueno
también o se habrían muerto de hambre antes de haber salido de Mizu no Kuni.
              Realmente solo necesitaba comenzar a descongelarlos antes de comenzar a
cocinar, pero seguía apurando porque tenía hambre y mantenerlos almacenados dentro de
bloques de hielo no solo los mantenía frescos sino que era mucho más fácil de almacenar
que una pila de pescado crudo.
              Los pájaros podían arrebatar peces colgando de una cuerda o almacenados en una
canasta, lo que ella no tenía, en realidad, y no había forma de que los peces fueran
directamente a su mochila o sus pergaminos de almacenamiento, pero tenían muchas más
dificultades para conseguir en un bloque de hielo.
              Lo habían intentado, por supuesto, y estaba segura de que todavía la miraban mal
cuando estaban cerca. Eso podría ser solo su imaginación, pero los cuervos que
merodeaban por la capital en busca de comida fácil ya habían demostrado una inteligencia
aterradora antes y ella no pondría el desprecio más allá de sus capacidades.
              Hablando de los pájaros, Haku agarró los restos de su almuerzo y lo arrojó hacia
un grupo de ellos encaramado en una roca cercana. En lugar de dispersarse ante el proyectil
que se acercaba, esperaron tranquilamente a que golpeara el suelo ante ellos y saltaron para
deleitarse con su desgracia.
              A Haku realmente le estaban empezando a desagradar esos pájaros.
              Sacudiendo esos pensamientos de su cabeza, empacó su campamento, que en este
punto era solo un rollo para dormir y una fogata gracias a los dioses que no había llovido
recientemente, y se dirigió de regreso a la ciudad de Namihime. Mientras se quedaba en las
afueras de la ciudad, algunos de los guardias ya tenían sospechas, alegar que había llegado
demasiado temprano y que estaba esperando a familiares o socios comerciales tendía a
apaciguar parte de la curiosidad del guardia, al menos, tampoco le molestaba. favores en ser
los ojos y oídos de Mei aquí en la capital.
              Tendría que identificar una oportunidad para asegurarse algunos fondos pronto o
terminaría volviendo a robar a los viajeros en las carreteras. Entrar fue probablemente una
mala idea, ya que le haría saber al guardia de aquí, pero si apuntaba a los que dejaban a
Namihime, podría salirse con la suya el tiempo suficiente para que Mei pudiera comenzar a
enviar su apoyo.
              Pasando junto a los guardias, cuatro que no parecían parpadear dos veces por el
hecho de que estaba pasando por las afueras de la ciudad, ciertamente no era la única,
aunque no le importaba mucho que la agruparan con ese grupo. su camino a una de las
oficinas de correos primero. No solo le permitió comprobar si Kiri tenía algo, sino que jugó
un papel bastante importante en su excusa de que estaba esperando a alguien, o al menos el
apoyo de alguien.
              "Ah, Yua-Chan, tenemos uno para ti hoy." Solo había logrado entrar por la puerta
cuando el joven detrás del mostrador le gritó. Como la mayoría de los días, el interior de la
tienda no estaba muy ocupado, aunque había visto algunos fuera depositando cartas en un
buzón. Resultó que la mayoría de las personas que recibían correo tenían lugares reales
para enviar ese correo y, desafortunadamente, eso significaba que el adolescente detrás del
mostrador estaba hambriento de conversación la mayoría de los días.
              Eso podría haber sido muy malo para su tapadera, pero ella tuvo la suerte de que él
generalmente estaba satisfecho hablando con ella en lugar de hacer sus propias preguntas.
              "Todo el camino desde Nami no Kuni, también, por lo que parece. ¿No fue la
última carta que le enviaste a Kagayaku Machi?"
              "Ah, ¿estaban de vuelta en Nami no Kuni entonces? Pensé que podrían estarlo,
pero era más fácil enviárselo a un amigo en Kagayaku Machi para asegurarse de que les
llegara". Mientras intentaba fingir que no era nada, le resultaba extremadamente difícil no
mostrar su sorpresa. ¿Una carta de Nami? ¿Tsukuyomi realmente le había respondido ?
              "Sí, sí, eso tiene sentido. Deben viajar bastante, ¿eh? ¿Era tu familia? No, un socio
comercial, ¿verdad?" Inclinó la cabeza hacia un lado pensando, pero afortunadamente
continuó hablando sin esperar a que Haku respondiera. "Debe ser increíble ver todo lo que
el mundo tiene para ofrecer. Toda la gente que conoces, las comidas que podrías probar,
todo suena tan increíble. Una vez consideré inscribirme en un barco, ya sabes, volver
cuando yo era un niño, pero papá necesitaba ayuda en la tienda y luego, cuando pasó a
mamá y yo realmente no tuve más remedio que aferrarme a lo que tenemos, ¿sabes? "
              "... Absolutamente. Hay muchos beneficios al viajar, pero a veces es bueno tener la
cálida familiaridad del hogar con sus seres queridos". Ella le quitó hábilmente la carta de
las manos y rápidamente la firmó como Yakito Yua antes de que pudiera intentar arrastrarla
a conversar con él por el resto del día. "Fue bueno verte de nuevo, pero realmente debería
ocuparme de esto". Agitó levemente la carta y se retiró rápidamente de la pequeña tienda de
correos.
              Haku se aseguró de ir por la calle lo suficiente como para estar fuera de la vista
directa -había salido de la tienda para entablar una conversación con ella una vez antes,
cuando ella había sido lo suficientemente tonta como para hacer una pausa afuera durante
unos minutos demasiado tiempo- antes de volvió su atención a la carta que tenía en la
mano.
              Parecía que él había respondido, pero ¿se permitió esperar que la respuesta fuera
positiva?
              No creía que pudiera evitarlo. Quería una habitación seca, comida caliente y un
lugar para dormir que no comenzara a desarrollar moho. Sin una tienda de campaña, su
petate no se había adaptado bien a la atmósfera húmeda de Mizu no Kuni; se consideró
afortunada cuando se metió en ella y la fogata la secó por completo.
2pt cap 140
              … ¡Mierda santa…! Haku casi deja caer el sobre por la sorpresa; en realidad lo
había hecho, le había concedido la solicitud de financiación para esta misión. Tuvo que
volver para una segunda y tercera lectura para confirmar que no estaba viendo cosas, pero
no, él realmente había accedido a darle algo de dinero a pesar de no conocerla realmente y
del hecho de que trabajaba para una aldea en la que él se había quemado. el terreno.
              … .Tampoco fue una pequeña cantidad. Iba a tener que tener cuidado de no gastar
demasiado teniendo en cuenta que no sabía cuánto tiempo estaría aquí, pero podría
mantenerse fácilmente durante los próximos meses sin esto y aún le quedaría suficiente
para darse un capricho.
              ¿Y todo lo que tenía que hacer era hacerle saber a Mei quién estaba financiando su
misión? Honestamente, Haku no podía pensar en una razón por la que Mei pudiera decir
que no a tal oferta. Ella reconoció, naturalmente, que esta era probablemente la forma de
Tsukuyomi de poner sal en el orgullo herido de Mei, o quizás solo de Kiri, pero en lo que a
Haku se refería, el orgullo no iba a cubrir sus gastos de manutención mientras estaba en
esta misión.
              Que no fuera su orgullo el que se sacrificara solo facilitó que Haku tomara una
decisión. Ella enviaría una carta a Mei tan pronto como asegurara su acceso a los fondos
que Tsukuyomi había asignado para su uso y, solo tal vez, sería más seguro retirar la
cantidad completa y ponerlos en una cuenta personal por si acaso. él cambió de opinión.
              De cualquier manera, Haku se fue al banco, ya podía sentir el calor de una cama
suave y los sabores que vienen con una comida adecuada.
              Ella no podía esperar.
              Akishi tuvo que luchar contra su nuevo cuerpo para mantener la sonrisa de
satisfacción que amenazaba con dividir su rostro reducida a solo una sonrisa afectuosa. Si
bien el comienzo de sus esfuerzos se vio obstaculizado por el hecho de que tenía muy poco
con qué trabajar y se vio obligada a construir de la nada con la mismísima escoria de la
sociedad, y la sociedad humana en eso, por lo que aún más por debajo de ella, las cosas
habían recientemente ha experimentado un repunte bastante sustancial.
              Los ojos rojos miraron a la joven que descansaba su cabeza en la espiral de bronce
de su cola. Veintiséis era un poco mayor para una fase rebelde, pero Akishi siempre había
encontrado a los nobles deliciosamente protegidos, especialmente las hijas. Era un hecho
que estaba más que feliz de aprovechar y se vio ayudada infinitamente por el hecho de que
la niña se había quedado prendada de inmediato al ver su maravillosa forma.
              Akishi podría no estar completamente de acuerdo en que la forma era tan grande y
ella no era una Aba'ri vanidosa, pero sí  sabía que era tan hermosa en la forma de un
Ak'Gyun como una serpiente completa y no se podía negar que las hijas de
Au eran  hermosas.
              Para ser perfectamente honesto, Akishi en realidad no sabía qué problema había
entre la niña y su familia, pero eso tampoco importaba; mientras todavía tuviera lazos con
una familia noble, era útil para la segunda hija de Au.
              Probablemente sería útil para ella de todos modos, pero si Akishi podía poner sus
manos en una familia noble, las cosas serían mucho, mucho más fáciles para ella.
              Una de las manos con garras de Akishi acarició suavemente las de la chica, quería
decir que Ichika era el nombre, pero solo tenía una confianza moderada en ese cabello rubio
dorado, con cuidado de no sacar sangre. Ella era ... bonita ... supuso Akishi. Un poco
sencillo, tal vez, pero nada con lo que Akishi no pudiera trabajar. Su presencia en su templo
temporal ya había aumentado enormemente la moral de los otros 'fieles'.
              Si era completamente honesta, no sabía cuán fieles podían ser considerados estos
humanos cuando se había acercado a ellos en su propia forma divina. Sin embargo, fueron
fácilmente manipulables y eso tendría que ser suficiente hasta que ella pudiera comenzar
una verdadera fe aquí en Yu no Kuni.
              Bueno, hasta que Naruto pudiera establecer un verdadero grupo de fieles.
              Un pequeño ceño frunció sus labios al pensar en el hombre que se convertiría en el
Sumo Sacerdote de Au. ¿Qué pensaría él de su progreso hasta ahora? ¿Estaría él tan
complacido con su reciente adquisición como ella?
              Incluso en su forma actual, era probable que los humanos estuvieran tan
aterrorizados, y algunos incluso habían estado disgustados, los primitivos, por su apariencia
en lugar de estar legítimamente asombrados por una demostración viviente de la gloria de
Au, por lo que había considerado que cualquier progreso hacia los objetivos de Naruto era
tremendo. pero si tuviera que poner a sus Lobos en su lugar, no habría logrado tanto,
¿verdad?
              El solo hecho de superar una discapacidad, en cierto modo, no la convirtió en una
mejor opción que las que ya estaban a su disposición y que no tenían que preocuparse por
lo mismo. De todos modos, no cuando le había costado tanto tiempo configurarse.
              Así que no, Naruto probablemente no estaría impresionado hasta que ella tuviera
un progreso tangible que presentarle y todavía estaba muy lejos de eso.
              Akishi necesitaba conectarse con la familia de Ichika y rápido si quería alguna
esperanza de convencer a Naruto de su competencia.
              "Entonces, de alguna manera, ha creado una correlación entre el proyecto
ferroviario en el que está empleado para enfocarse y la idea de que debería tener algún tipo
de resort construido en la ladera de una montaña y en las costas de un lago congelado. ¿Es
eso exacto? Doto miró hacia abajo, su expresión suave. No parecía impresionado y Hyuran
estaba comenzando a mirar sutilmente alrededor de la sala del trono en busca de opciones
viables de escape.
              No encontraba ninguno.
              "Eso es correcto, Doto-Sama." Juugo asintió. Él también había notado la falta de
respuesta del Daimyo a sus ideas propuestas, pero Juugo también confiaba en su capacidad
para luchar para salir en caso de que llegara a eso. También sabía que probablemente podría
volver con Kari antes de que lo hiciera un tren de Samurai de Doto y si robaba el tren
primero había pocas posibilidades de que lo alcanzaran. Por lo que él sabía, Doto tampoco
tenía ningún Shinobi a su servicio.
              Claro, estaba Yukigakure, pero Juugo aún no había visto a ninguno de sus Shinobi
durante toda su estadía en Yuki no Kuni y Daimyo no solía tener cerca a los asesinos
mercenarios por razones obvias. Sin embargo, asumiendo que solo había estado
inconsciente, Juugo todavía confiaba en que era más que un rival para cualquier Shinobi de
Yukigakure si se veía obligado a luchar.
              También, irónicamente, estaba más preparado para sobrevivir en el desierto de
Yuki no Kuni que ellos y estaba seguro de que podría usar eso a su favor si necesitaba
perderlos.
              Sí, Juugo tenía bastante confianza en su posición en este momento. Era una lástima
que Hyuran pudiera terminar castigado con más severidad si llegaba a eso. A Yuugo podría
gustarle el chico, pero no dejaría que eso se interpusiera en su misión y, especialmente, no
se interpusiera entre él y Kari. Lo siento Hyuran.
              "Además, ha sugerido una ruta completamente nueva para que las pistas tomen en
ese valle, sin tener en cuenta por completo lo que los ingenieros profesionales reunieron a
mis órdenes e incluso sugirieron una segunda pista como respaldo en caso de que algo dañe
o bloquee la primera. Eso es dos pistas en un nuevo camino que ya requiere un mayor
número de mis ... limitados ... recursos. ¿Aún entiendo esto correctamente? "
              "Parece que sí."
              Doto asintió. "Sí, sí, ¿y de verdad crees que convertir mi país en una especie de
destino turístico exclusivo y de lujo es algo a lo que podría optar? ¿Que me gustaría que los
extranjeros estuvieran dentro y fuera de mi país en todo momento? Tendría que aumentar
seguridad para dar cuenta del aumento de personas. Misiones a largo plazo para
Yukigakure Shinobi. Eso no es barato. ¿Y tenerlo todo listo a tiempo para que el resto de
las naciones elementales lo vean como una opción viable durante su temporada de
vacaciones? tienes que doblar ".
              "Una iluminación y barreras suficientes para ayudar a mantener alejada la nieve
permitiría a los trabajadores tener un turno de día y de noche y evitaría que las constantes
nevadas de Yuki no Kuni arruinen el trabajo y provoquen retrasos. La productividad
aumentaría siempre que podamos reunir suficientes trabajadores por un segundo
cambiar." Juugo hizo una pausa por un segundo antes de regresar a algo más que Doto
había mencionado.
              "Además, el objetivo de hacerlo exclusivo es específicamente para reducir el tipo
de personas que podrían visitar. Menos personas significa que se necesita menos seguridad,
pero para obtener resultados óptimos, recomendaría encarecidamente un nivel inferior a
precios reducidos para que otros puedan acceder "Con el equilibrio adecuado, podría cubrir
la mayoría, si no todos, de sus gastos con el nivel inferior y los clientes que pagan más no
son más que ganancias".
              Doto permaneció en silencio durante unos largos segundos, solo mirando hacia
abajo y encontrando los ojos inquebrantables de Juugo. "Digamos que sí me entretuve con
esta idea, ¿cuánto tiempo hasta que salga a la par con tal esfuerzo? ¿Meses? ¿Años?
¿Décadas?"
              "Primero tendríamos que repasar el costo de completarlo, Doto-Sama, luego
podemos basar los precios  en la rapidez con la que desea alcanzar el punto de equilibrio".
              Por primera vez desde su encuentro, una sonrisa apareció en el rostro de Doto, no
fue nada agradable.
              "Creo que al igual que usted." Él sonrió. "Haré que mis asesores y tesorero
repasen los costos de material y mano de obra. Tú, Hyuran, quiero proyecciones de cuánto
requerirá el lado del ferrocarril para esto. Sigue las sugerencias de este joven y luego trae el
costo y las modificaciones a los planos. en los próximos días. Te estaré esperando ".
              "Sí, Doto-Sama, se hará." Fuera de la sartén y en el fuego, Hyran hizo un valiente
intento de parecer confiado en su capacidad para reelaborar todo por completo en solo unos
días. "Enviaré un mensaje al frente para que dejen de trabajar para que podamos
asegurarnos de que los nuevos planes sean precisos y solicitar un resumen de nuestro
material actual".
              Doto no habló en contra de su plan, así que lo tomó como un permiso para
continuar.
              "Se lo entregaré a Yaiji y me quedaré para ayudar." Juugo aseguró a
Hyuran. "Entre los dos deberíamos poder conseguirle esos números con bastante rapidez".
              Hyuran le dio un rápido y agradecido asentimiento antes de volver a concentrarse
en el Daimyo. "¿Tiene más preguntas o solicitudes, Doto-Sama, o podemos excusarnos
para llevar a cabo nuestro trabajo?"
              Un perezoso espanto de la mano izquierda de Doto fue su primera
respuesta. "Vete, he dado mis órdenes."
              "Por supuesto, Doto-Sama." Esbozando una reverencia, y asegurándose de que
Juugo lo copiara, el gerente del proyecto se aseguró de no desperdiciar esta oportunidad de
escapar, saliendo apresuradamente de la sala del trono de una manera que esperaba que
transmitiera la urgencia de completar sus deberes en lugar de huir.
              Continuó hasta la mitad del pasillo de entrada y se agachó detrás de uno de los
pilares decorativos para desplomarse contra la pared. "Dioses de arriba, Juugo, la próxima
vez que te deje entrar en una audiencia por ti mismo. ¿ Corregiste algo que dijo Doto?" Se
secó una pequeña cantidad de sudor de la frente. "Estaba seguro de que estaba a un pelo de
habernos ejecutado a los dos".
              "Lo habría intentado".
              Hyuran parpadeó sorprendido antes de que comprendiera. "Ah, sí, a veces lo
olvido. Supongo que no estarías tan nervioso considerando tus ... habilidades.
Probablemente tendría más confianza si pudiera hacer la mitad de lo que se supone que los
de tu clase pueden lograr. "
              Juugo reanudó su silencio.
              "Bueno, supongo que será mejor que te vayas a informar a Yaiji y tengo que
buscar en nuestros registros para confirmar cuánto material ya se ha utilizado. ¿Dejaste algo
en la casa?"
              "Nada crítico, me dirigiré a la estación".
              "Sí, eso es probablemente por el-" Hizo una pausa. "... Yaiji se llevó el motor con
él, ¿cómo vas a recuperarlo?"
              "Yo correré."
              "Vas a… corre…" El gerente del proyecto frunció levemente el ceño mientras
repetía la respuesta de Juugo, con una mirada crítica recorriendo al joven frente a él. Se
decía que su tipo era capaz de hacer cosas increíbles, pero el proyecto estaba a casi 200
millas de distancia en línea recta y unas 300 si seguías la pista a través de los valles. Era
temprano en la tarde ahora, pero sería mucho después de la puesta del sol antes de que él
siquiera se acercara, lo que significaba que la temperatura ya fría solo continuaría cayendo.
              Juugo no llevaba ni siquiera un abrigo en este momento. En realidad, Juugo
todavía estaba en camisa. Quería eso de vuelta, pero tampoco le iba a proporcionar ningún
tipo de protección contra el frío punzante.
              "Regresemos a mi casa y por lo menos recojamos sus overoles". El
propuso. "Mejor que correr por la nieve vestido así."
              Fue el turno de Juugo de parpadear sorprendido mientras miraba hacia abajo y
recordaba su vestimenta actual. Ah, sí, eso es correcto. Extraño, se había acostumbrado a la
tensión de la camisa de seda alrededor de su torso durante las últimas horas y se había
olvidado por completo de que la estaba usando.
              "Sí, eso es probablemente lo mejor". Tomó uno de los botones cerca de su cuello
preguntándose si era demasiado pronto para empezar a quitárselo. La mirada que Hyuran le
lanzó inmediatamente le dijo que probablemente lo era. Podía esperar hasta que salieran del
palacio al menos, supuso.
              Realmente, era mucho más fácil ir sin camisa. Juugo no sabía por qué más gente
no lo hacía. Ciertamente lo prefería ...
              Especialmente cuando se trataba de Kari.
              Hasta ahora, Mito nunca había pensado en cómo Karura era capaz de arrastrar,
aunque ciertamente no de mala gana, a Gaara al sello cuando quería comunicarse con él
cara a cara.
              Supuso que el hecho de que Gaara quisiera visitarla con la mayor frecuencia
posible y que los dos fueran capaces de comunicarse incluso cuando su conciencia no
estaba siendo arrastrada al sello probablemente ayudó enormemente en ese frente.
              Sin embargo, ahora que necesitaba hablar con su propio contenedor, Mito se dio
cuenta de que tal vez esto había sido un descuido de su parte. Naruto solía dejarle entrar en
cada uno de sus pensamientos, lo que hacía que la comunicación fuera muy sencilla, pero
su hermana Naruko no había comenzado tan confiada. De hecho, cada vez que hablaba con
la chica era porque Naruko la había visitado.
              Ni una sola vez en los años que había estado sellada en ella, Mito había convocado
a su anfitrión al paisaje marino. Incluso su alcaide Naruto no había sido realmente llamado
o convocado. La primera vez que se conocieron se debió simplemente a la cantidad absurda
de su yokai ardiendo a través de su sistema que lo había empujado hacia el sello en su
estado inconsciente.
              Esa tampoco era la misma situación, para ser perfectamente honesto, porque su
posición como la puerta de su jaula ya había permitido que varios pensamientos y
sentimientos extraviados fluyeran en su sello antes de conocerlo. Naruko, la jaula real, o, tal
vez, más exactamente una celda sólida, no tenía casi las mismas aberturas para que las
personas se filtraran hacia ella y ciertamente no tenía una forma real de acercarse a la chica.
              De eso ella sabía, de todos modos.
              Entonces, ¿cómo se suponía que iba a ponerse en contacto con ella? El sello
permitía específicamente que se extrajera el Chakra de Mito, pero en realidad no le permitía
forzar ninguna salida, una característica de seguridad, asumió, por lo que no trató de matar
a su anfitrión quemándolos vivos con su Chakra o enviándolos en un estado desenfrenado,
cuasi-Biju en el medio de una aldea, por lo que no podía llamar su atención de esa manera.
              ¿Quizás si gritaba muy fuerte, Naruko la oiría?
              Justo cuando estaba deliberando al hacerlo, ¿valía la pena la vergüenza si Karura o
sus hijos la escucharan? ¿Cómo le sonaría realmente a Naruko? - Una voz irrumpió en sus
pensamientos.
              "Perdido en tus pensamientos, ¿hmm?" Mito levantó la vista de sus deliberaciones
para ver a Karura apoyada contra uno de los barrotes de su jaula. Hablar del
demonio. "Supongo que no hay mucho más que hacer aquí, ¿verdad?"
              Incluso para Mito era difícil saber si estaba haciendo una observación genuina o se
estaba burlando de su situación. En aras de su orgullo, y de seguir siendo cordial, decidió
creer lo primero.
              "No, no mucho más." Mito estuvo de acuerdo, para la leve sorpresa de
Karura. Aunque había tratado de mantener su tono ligero, Karura había llegado a esperar
respuestas más mordaces cuando interactuaba con su "hermana". "¿Cómo te acercas
normalmente a Gaara?"
              Mito no perdió el tiempo planteando su problema actual mientras Karura estaba
presente. No había forma de saber qué quería el mapache, pero si Mito podía obtener sus
respuestas, estaba dispuesta a complacer a la mujer más joven.
              Por poco.
              "Solo lo llamo". Karura parpadeó mientras trataba de entender por qué esta era una
pregunta que le estaban haciendo. "Siempre he hablado con él, así que si necesito hablar
con él, simplemente lo hago o le digo que me visite en el sello". Inclinó la cabeza hacia un
lado, el cabello corto y rubio meciéndose. "¿Estabas tratando de localizar a Gaara?"
              "Que no." La cabeza de Mito se sacudió. "Estoy tratando de averiguar cómo
contactar a Naruko. En realidad, nunca lo he hecho".
              "¿En realidad?" Eso fue una sorpresa. Karura tenía entendido que los dos habían
hablado en varias ocasiones. "Aunque pensé que ella había pasado por aquí."
              "De eso se trata. Por lo general se trata de mí. Nunca he tenido a petición de ella,
no es necesario llamar para ella."
              "Oh." Los labios rosados de Karura se fruncieron en un ceño fruncido mientras
consideraba el problema. "¿Cómo entra normalmente?"
              "Desde que Naruto lo cambió a esta habitación-" Mito señaló su pequeño
apartamento en las entrañas del sello. "Por lo general, aparece desde una puerta detrás de la
estantería central". La voz del Kyuubi se redujo a un susurro. "Me asustó muchísimo
cuando lo hizo por primera vez".
              Karura, cortésmente, fingió no escuchar, aunque no pudo contener la más leve de
las risitas ante la imagen de un zorro asustado. "Bueno, en ese caso, ¿por qué no intentamos
ir al otro extremo del sello para ver si podemos llegar a ella de esa manera?"
              Eso ... no fue una idea horrible. Mito no se había atrevido a dejar esta parte del
sello por lo que estaría cerca de Naruto en caso de que la necesitaran y no se arriesgara a
perderse y separarse de las comodidades que tenía allí. No quería pasar más tiempo en el
mundo roto en el que había pasado años después de dejarlo originalmente.
              Con Karura presente, bueno, incluso si se perdían, era muy probable que Naruto
viniera a buscar, incluso si no fuera necesariamente por Mito. Hizo todo lo posible para
aplastar los celos que burbujeaban en su garganta con ese pensamiento.
              Para el momento en que Mito había considerado la idea, Karura ya estaba en la
estantería, frunciendo el ceño como si eso hiciera que derramara sus secretos. "¿Cómo
abres esta cosa, de todos modos?"
              "No tengo ni idea. Naruko lo abre desde el otro lado estos días pero nunca sale por
él."
              Karura dio un tirón sin éxito y su ceño solo se hizo más profundo. "Bueno, tal vez
porque este no es mi  sello." Ella sugirió. "Pruébalo, Mito. Dudo que Naruto alguna vez
esperara que estuviera aquí cuando puso esto."
              Karura tenía razón, admitía Mito a regañadientes, así que Mito agarró un estante
del medio y dio un tirón de prueba. Sin suerte.
              "Hmm, es una puerta batiente, ¿verdad? ¿No una que se desliza?" Preguntó el
Ichibi.
              "Sí, se abre."
              "¿Y tiene una manija en el otro lado?"
              "No, no creo que tenga un mango ..." El recuerdo de la primera visita de Naruko
volvió a pasar por su cabeza y recordó claramente un sonido de golpes y la sorpresa en el
rostro de Naruko cuando la estantería la hizo entrar en la habitación. "Ah, es cierto. Gira
más de lo que se balancea".
              "¿Ah, de verdad?"
              "Y recuerdo un sonido de golpes antes de que ella apareciera." Con eso en mente,
Mito llamó al costado del estante tres veces y esperó. Sin que sucediera nada, lo intentó de
nuevo y después de uno, dos golpes, sintió que atravesaba la pared y entraba en el mundo
roto que había dejado atrás.
              "¡Ah! ¡Lo encontraste!" La voz de Karura estaba ligeramente amortiguada por la
pared, pero el excelente oído de Mito fue capaz de distinguir las palabras con bastante
facilidad. Cinco golpes después y Karura también había salido del apartamento estudio de
Mito, directamente a la propia Mito.
              "Ah, deberías haber movido a Mito."
              " Deberías haber esperado antes de copiarme." Fue la réplica.
              Karura se encogió de hombros, sin estar del todo de acuerdo pero sin decir nada
para defenderse tampoco. "Bueno, estamos aquí ahora. Supongo que lo único que queda es
llegar al otro lado del sello y llamar a Naruko, ¿eh?"
              Mito arqueó una ceja. "¿Ese es nuestro plan?" Ella no estaba impresionada. Karura
se encogió de hombros de nuevo.
              "¿Tienes uno mejor?" Comenzó a navegar a través de los pedazos rotos de
concreto y mármol negro cuando Mito tuvo que admitir una vez más a regañadientes que
tenía razón.
              Naruko ya había dejado su equipo de Shinobi y se dirigía a los baños de Uzumaki
cuando una voz inesperada resonó en su cabeza.
              "¡¿Naruko-Chan ?! ¿Puedes oírme, Naruko-Chan?"
              Pillada completamente con la guardia baja, Naruko tropezó en el pasillo, dejó caer
su pequeña canasta de artículos de tocador y casi pierde la toalla que se había envuelto
alrededor de ella.
              Sus palabras resonaron a través de la mitad del camino vacío del complejo de
Uzumaki. "¡¿Karura ?!"
              ¿Qué diablos estaba haciendo Ichibi en su cabeza?