Está en la página 1de 426

Lucidez

 
 

Historia: Lucidity  Storylink:  https://www.fanfiction.net/s/6540125/1/ Categoría: Naruto 


Género: Drama  Autor: PuppetMaster55 Authorlink: https://www.fanfiction.net/u/2464
406/  Última
actualización: 07 / 17/2016 Palabras: 255706 Clasificación: T Estado: Contenido com
pleto :  Capítulo 1 a 50 de 50 capítulos Fuente: FanFiction.net Resumen:  Desafío de
TenchiSaWaDa. ¿Qué pasaría si Naruto se perdiera en la sed de sangre del Kyuubi en el
Valle del Fin? ¿Y si fuera desterrado? ¿Y si reunía a los otros Jinchuuriki? Sin harén,
no yaoi.

* Capítulo 1 *: Comienza
 
              Capítulo 1
              Comienza
              Había una especie de manto en el aire, reflexionó Kakashi distraídamente mientras
se acercaba al Valle del Fin, donde sus dos estudiantes, los dos jóvenes Shinobi
prometedores, estaban peleando. Se sintió disgustado por el comportamiento de Sasuke, ya
que había desobedecido el mismo consejo que Kakashi le había dado apenas veinticuatro
horas antes.
              Y aunque detesta admitirlo, Sasuke tendrá que pagar por sus acciones, sean las
últimas de su clan o no.
              El cielo se oscureció cuando se acercó al acantilado que separaba la tierra del
fuego de la tierra del sonido, y el manto en el aire se espesó, haciéndolo bastante difícil en
términos de respirar normalmente. Para los civiles, podría parecer que el aire era demasiado
denso para respirar, pero para un Jonin tan experimentado como él, apenas se notaba.
              La escena que encontró, sin embargo, no podía ser ignorada tan a la ligera.
              Rasengan.
              Chidori.
              Ambos son jutsu poderosos por derecho propio, incluso trabajando para
contrarrestarse en términos del uso de chakra.
              Rasengan, la forma definitiva de transformación de formas. Tan poderosamente
condensado que, en las manos adecuadas, podría romper incluso las barreras más poderosas
contra el polvo.
              Chidori, la forma definitiva de transformación de la naturaleza. Lo que le falta en
poder destructivo lo compensa con creces con su capacidad para perforar casi cualquier
cosa con la que se encuentre.
              Kakashi solo se había preguntado una vez qué pasaría si los dos chocaran y eso
había sido hace tres días, ni siquiera. Había llegado a la conclusión de que el resultado de
tal cosa mataría a ambos usuarios.
              Al parecer, no había tenido en cuenta dos cosas:
              1. El poder regenerativo prácticamente inhumano que el Kyuubi le dio a Naruto
              2. El sello maldito, nivel 2
              Por supuesto, Kakashi solo sabía sobre uno de esos dos, y solo tenía la más
mínima información sobre el otro, pero había pensado que sabía exactamente lo que
sucedería si los dos jutsu se enfrentaban entre sí.
              Pero debido a las dos cosas que no había tenido en cuenta, estaba equivocado.
              Y toda la prueba estaba frente a él.
              Sasuke observó mientras Naruto yacía donde había sido lanzado. Sabía, sabía, que
si cualquiera de sus objetivos hubiera estado desviado por el más mínimo de los milímetros,
entonces ambos jutsu habrían sido exponencialmente más poderosos si se hubieran basado
en el otro, matando a ambos usuarios.
              La suerte, pensó Sasuke, era lo único que los mantenía con vida. Era lo único que
mantenía vivo a Naruto.
              Pero ya no más. Pensó Sasuke, de pie junto a su ex compañero de equipo. Tu
suerte se ha acabado, Naruto.
              Sacó un Kunai, sus reservas de chakra estaban demasiado disminuidas para hacer
otro jutsu, y se movió para atacar.
              Lo siguiente que vio fue el rojo enojado de los ojos de Naruto antes de ser lanzado
hacia atrás. ¿Cómo podría seguir teniendo poder? Sasuke calculó sus posibilidades de
ganar la pelea como estaba, luego tomó una sabia decisión: dejar a Naruto con vida y
matarlo otro día.
              Y fue lo último que alguien de Konoha vería de Uchiha Sasuke en los años
venideros.
              Kakashi salió de su estupor, ¿qué estaba haciendo, parado allí boquiabierto como
un estudiante de academia en presencia del Hokage? Se apresuró a atrapar al Sasuke que
huía, pero fue detenido por un golpe de Naruto.
              "Naruto, qué-" fue todo lo que Kakashi soltó antes de encontrarse con los ojos
rojos de su alumno y darse cuenta de la verdad.
              No era Naruto con quien estaba luchando, era Kyuubi.
              "Entonces, Kakashi-sensei, eres mi próximo oponente, ¿verdad?" La voz de
Naruto cortó el aire como un cristal. Kakashi estaba anonadado. ¿Naruto tenía el
control? Y todavía estaba atacando a su maestro como si fueran enemigos.
              Kakashi esquivó otro golpe, luego una patada, antes de contraatacar con uno de los
suyos. Metió la mano en su bolsa, sacando algo que nunca pensó que tendría que utilizar.
              Cuando Kakashi había hecho oficial el fallecimiento del Equipo 7, Sandaime le
había dado un pequeño paquete de sellos supresores de chakra, ya que era muy posible que
Naruto tuviera que recurrir al chakra de Kyuubi, y no tenían base para cuánto control El
deberia tener.
              El Sandaime había compartido toda la verdad con Naruto, que la esposa del Shodai
había sido el primer Jinchuuriki para Kyuubi, y la madre de Naruto el segundo, siendo
Naruto el tercero. También dijo que Mito nunca había tenido la necesidad de invocar el
chakra de Kyuubi, y que el chakra de Kushina era de alguna manera particularmente
efectivo para controlar el chakra de Kyuubi. Como tal, no había idea de cómo afectaría a
Naruto, ya que tendría que usar el chakra demoníaco, y era bastante obvio que Naruto no
tenía la misma anomalía de chakra que tenía su madre.
              En ese momento, tal cosa le había parecido bastante idiota. Después de todo,
¿cómo podía Naruto, el ingenuo y alegre Naruto, perderse en una rabia sangrienta?
              Kakashi acababa de descubrir lo equivocados que habían estado.
              Se acercó, golpeando a Naruto con uno de los sellos, antes de sujetarlo
adecuadamente y regresar a Konoha. Kakashi podía sentirlo en su corazón: había perdido a
la última familia restante de su amigo, y poco después, pudo haber perdido el único lazo
que le quedaba con su sensei.
              Llegó demasiado tarde.
              Siempre es demasiado tarde.
              El regreso había sido extrañamente sombrío. Sakura permaneció en vigilia en la
puerta, después de haber visto al equipo de médicos ir y venir, esperando que su sensei
regresara con sus compañeros de equipo. Se había angustiado aún más al ver a los
miembros heridos del equipo que habían regresado hasta el momento, y temía cuán
horriblemente heridos Sasuke y Naruto, no, Naruto no. Tenía la mala costumbre de
recuperarse de una lesión casi de inmediato, solo tendría algunos rasguños, probablemente
un brazo roto del que quejarse. Sí, Naruto estará bien. Sakura afirmó, más tranquila que
antes.
              Por eso se sorprendió al ver eso, cuando el último grupo de Med-nins regresó con
Kakashi (no habían pasado ni cinco minutos desde que el grupo escoltaba a Lee y, Sakura
se estremeció, Gaara, había regresado) llevando a un Naruto atado .
              "Sensei, ¿qué pasó? ¿Por qué Naruto está atado? ¿Dónde está Sasuke?" Miró a su
maestro con la esperanza de que le diera palabras de consuelo.
              Todo lo que obtuvo a cambio fue que la misión fue un fracaso y regresar a casa y
esperar nuevas órdenes.
              Y de repente todo cobró sentido.
              Fracaso de la misión.
              Misión ... fracaso.
              Fracaso.
              Sasuke no iba a regresar, y algo le había pasado a Naruto, tal vez simplemente
había sido demasiado terco y Kakashi había tenido que contenerlo y noquearlo. Sakura
asintió para sí misma, una vez más reconfortada por sus propias conclusiones.
              Después de todo, ¿por qué razón Kakashi tendría que contener a Naruto fuera de
su terquedad?
* Capítulo 2 *: Alienación
 
              
              Capitulo 2
              Alienación
              La habitación era blanca, casi deslumbrante. La habitación en sí estaba vacía, salvo
por una sola cama de hospital, con un paciente atado a ella. Por el momento, el niño, de 13
años, solo vestía una camiseta negra y calzoncillos de color azul sólido. Su cabello rubio
estaba extendido sobre su cabeza, enmarcando su rostro bronceado, donde cada mejilla
tenía tres líneas negras, marcas de nacimiento, con sorprendente perfección.
              Se ve casi en paz , reflexionó Tsunade, mientras lo revisaba por última vez durante
la noche.
              "No hay lesiones. El paciente está actualmente inconsciente y restringido debido a
una agresión inusual". Tsunade murmuró en voz baja y en una grabadora de voz, un viejo
hábito que los médicos y Med-nins se hicieron hace mucho tiempo. Su mano brillaba de
color verde con los efectos del Mystical Palm Jutsu. Ella se movió hacia su cabeza,
girándola hacia un lado con la otra mano. "No hay desequilibrios químicos, pero el sistema
límbico parece inflamado. Intentando calentar-"
              Tsunade fue interrumpida cuando su Mystical Palm se volvió contra ella,
enrojeciéndola y quemándola. Ella puso fin al Jutsu y se dispuso a arreglar su mano
quemada.
              "Creo que he encontrado la fuente de la agresión. Parece ser un anexo de chakra
demoníaco que se ha contenido dentro del Sistema Límbico. Aún no se sabe si está ahí
debido a la aflicción del paciente o por algo más". Continuó, consumada profesional como
era, y tuvo cuidado de no mencionar a Kyuubi. Después de todo, nunca se sabe quién
podría escuchar la grabación. "Mañana dejo de tomar los sedantes por la seguridad del
paciente, y Jiraiya vendrá esa tarde para realizar su propio control, ya que la presencia del
chakra demoníaco requiere su pericia".
              Tsunade es una profesional, y se enorgullece de mantener la calma incluso en las
situaciones médicas más graves, sin embargo, cuando Kakashi se acercó a ella pidiéndole
que arreglara a su estudiante con las voces más desconsoladas, primero pensó que Naruto
se estaba muriendo. Su primera orden del día fue quitar el sello de restricción de chakra, ya
que tal cosa era peligrosa para el paciente.
              Medical Jutsu dependía tanto del chakra del paciente como del usuario. Funcionó
convirtiendo el chakra del usuario en una versión bastarda de Nature Energy, permitiendo
al usuario copiar el chakra del paciente y manipularlo para curarlo. Aunque existía la
posibilidad de una reacción violenta, porque si el chakra del paciente era demasiado único,
como tener un Kekkei Genkai elemental, atacaría al usuario, cuyo cuerpo no estaba
acostumbrado a usar tal chakra.
              Y así, Tsunade quitó el sello de restricción de chakra en la protesta de Kakashi.
              Naruto se había movido cuando Tsunade comenzó a curarlo.
              El corazón de Kakashi casi se detuvo cuando Naruto se movió rápidamente para
arrancarle la garganta a Tsunade, pero pudo contenerlo antes de que eso sucediera. Tsunade
no se había enterado de la extraña agresión de Naruto, e inmediatamente ordenó que lo
refrenaran.
              Naruto había mordido, arañado y pateado mientras lo colocaban en las ataduras, y
había comenzado a escupirles obscenidades, diciendo que eran idiotas, debiluchos, que
merecían morir. Ella no sabía qué le había pasado.
              Y luego se volvió contra ella.
              Había comenzado diciendo lo patética que era, que todo era culpa suya. Ella no era
lo suficientemente estricta para hacer que su hermano fuera paciente, así que él se apresuró
a entrar en la batalla y murió. No era una médica lo suficientemente buena, ya que no había
podido mantener con vida a su amante, su prometido.
              Le había lanzado todo tipo de insultos después de eso, pero eran los que más le
habían dolido. Finalmente recuperó la compostura mientras él se burlaba infantilmente de
ella a través de la canción, y ordenó que lo sedaran en gran medida y que lo mantuvieran
bajo sedación todo el tiempo que pudieran.
              Eso había sido hace una semana.
              "¡Vamos Sensei, Naruto se despierta hoy!" Ino regañó a su maestra, que estaba
empezando a quedarse muy atrás de ella. Junto a él estaba su compañero de equipo,
Shikamaru. "Tú también, holgazán holgazán."
              Los transeúntes jurarían más tarde que escucharon al joven Nara respirar,
literalmente respirar, la palabra "Problemática".
              Por supuesto, el Equipo 10 no estuvo solo en su viaje al hospital. El resto de los
equipos 8, 7 y Gai también estaban con ellos, yendo a visitar no solo a Naruto, sino también
a sus compañeros y amigos lesionados, que eran lo suficientemente buenos para moverse.
              Todos ellos planeaban estar allí cuando Naruto se despertara.
              Mientras los estudiantes charlaban una y otra vez sobre lo nuevo en sus vidas, los
Jonin-Sensei no estaban tan contentos con las noticias sobre Naruto. La historia oficial era
que las heridas de Naruto habían obligado al med-nin a colocarlo en un coma inducido
médicamente, para evitarle el dolor de la recuperación, pero Kakashi sabía la verdad; había
estado allí cuando los med-nins sujetaron el brazo de Naruto y lo apuñalaron con la
aguja; había estado allí cuando Tsunade hizo que todos, con la excepción de Kakashi, quien
sabía que necesitaría consolarla, se fueran mientras ella rompía a llorar, acunando a
Kakashi como si fuera su salvavidas. Sin embargo, él no necesitaba consolarse. Esa parte
de él había muerto cuando se enteró de que Naruto tenía el control y no usaba el chakra del
Kyuubi. Había muerto cuando vio a Sasuke marcharse para siempre y no había podido
detenerlo.
              Kakashi le había dicho al Jonin-sensei sobre los antiguos compañeros de clase y
amigos de Naruto, y no parecían lo suficientemente cautelosos a los ojos de Kakashi.
              "Kakashi-sensei, ¿me estabas escuchando?"
              "Hmm, sí. ¿Qué pasa, Sakura?" Gracias a Dios que había sido capaz de fingir ser
como era antes. En la primera oportunidad que tuviera, Kakashi volvería a ANBU, y allí
permanecería por el resto de sus días, si todo iba a su favor.
              "Dije que estamos aquí. Ahora, ¿en qué habitación está Naruto? Antes no
permitían visitas." Parecía desanimada por esa pequeña información, y soltó un montón de
murmullos oscuros sobre "¿cómo podría molestar al paciente si el médico lo puso en
coma?" Había estado angustiada al escuchar que la misión había sido un fracaso, y había
pasado varios días deprimida antes de que Ino llegara a ella. Ella le dijo a Sakura que era
impropio de una Kunoichi en ciernes como ellos pasar todo el tiempo revolcándose en sus
sentimientos cuando solo necesitaban fortalecerse. Luego reveló que había estado
exagerando sus sentimientos por Sasuke durante todo este tiempo solo para provocar que
Sakura se volviera más franca. Sakura siguió el consejo y regresó a su antiguo yo en poco
tiempo, incluso llegando a reconciliar su amistad con Ino.
              Kakashi hizo una oportuna sonrisa en los ojos ante las payasadas de su alumno,
antes de mencionar que Naruto estaba en el segundo piso del distrito sur. Lo que no
mencionó fue que el pabellón sur albergaba a todos los pacientes violentos.
              Gracias a Dios, las habitaciones estaban insonorizadas.
              "Tiene un buen momento, estaba a punto de quitarle los sedantes y
despertarlo". Migaki, el med-nin a cargo, dijo. Era un hombre bastante modesto, con
cabello corto, oscuro casi negro y ojos igualmente oscuros. Llevaba el uniforme médico
tradicional Med-nin con un gorro médico en la cabeza.
              Sakura se sintió aliviada. Por un segundo allí, su miedo se había apoderado de ella
y le hizo pensar que algo había surgido y que había tenido que volver a ponerlo en
coma. Se paró con el resto del Konoha 12, el Konoha 11 cuando Naruto comenzó a
moverse. Choji y Neji estaban en silla de ruedas, mientras que Kiba se había curado lo
suficiente como para poder caminar, y había usado una camiseta simple y un par de
pantalones cortos, ambos de un color marrón oscuro oscuro.
              Naruto se despertó e inmediatamente comenzó a gemir. Hizo para agarrarse la
cabeza, pero fue detenido por las restricciones, la acción hizo que su presencia fuera
conocida por el Genin (y un Chunin) presente.
              "Oye, Naruto. ¿Cómo te sientes?" Las suaves palabras de Sakura no parecieron
tener efecto, y Migaki comenzó a decirle que él podría no estar completamente lúcido y no
tener grandes esperanzas de una buena conversación cuando Naruto lo interrumpió.
              "¿Cómo me siento? Bueno, me sentía bien hasta que tu débil trasero decidió
revelarse." Sus ojos se abrieron, el iris rojo sangre, pero nadie realmente se dio cuenta de tal
cosa en comparación con lo que acababa de decir.
              "Naruto, ¿por qué dijiste tal cosa?" Sakura trató de restar importancia a su insulto,
mientras que los demás estaban demasiado sorprendidos para hablar.
              "Lo dije porque eso es lo que eres. Débil. ¿Qué, decides venir aquí para reafirmar
que eres mejor ninja que yo? Je, o tal vez estás aquí para encubrir que sabes que eres débil,
y espero que puedas mantener tu fachada de que eres una Kunoichi competente, cuando
todos aquí saben que prefieres dedicar más tiempo a tu apariencia que a entrenar ". Las
palabras de Naruto fueron como hielo en el corazón, cortando a Sakura y congelando la
sangre en sus venas más allá de lo creíble.
              "No digas una cosa tan estúpida, idiota." Ino tomó represalias en defensa de
Sakura, y Naruto se volvió hacia ella.
              "Como si fueras mucho mejor. A diferencia de ella, en realidad tenías potencial,
pero elegiste desperdiciarlo para qué? ¿Por el bien de una amiga que luchó contigo cada
vez que tuvo la oportunidad? Si hubieras sido más inteligente, habrías ganado tu partido en
los preliminares ". Ahora Ino se tambaleó por sus palabras, y sus compañeros de equipo
fueron a su defensa.
              "Naruto." Shikamaru llamó su atención. "Este no eres tú, ¿recuerdas?"
              "En realidad, Shikamaru, este soy yo, y eres lo suficientemente inteligente como
para notarlo. De hecho, eres tan cerebrito que no tienes en cuenta las variables. ¿Cómo se
siente, saber que la primera misión dirigido fue un gran fracaso. ¿Saber que fueron tus
acciones las que casi hicieron que todos mataran? Eso- "
              "Eso es suficiente." Asuma no estaba feliz. Lejos de ahi. Había oído que Naruto no
era como decían los rumores. Que no era el monstruo que todo el mundo pensaba que
era. Y pensó que había sido inteligente al no creerles, cuando vio la actuación del chico en
los preliminares y contra el chico Hyuga. Ahora, sin embargo, estaba cuestionando su
decisión. "No creas que me sentaré y dejaré que insultes a mis estudiantes-"
              "Por supuesto que no, es muy obvio que los quieres, al igual que todos saben que
estás saliendo con Kurenai."
              "No somos-" Kurenai comenzó a replicar, pero fue interrumpido.
              "Claro que sí, es obvio para todos que ustedes dos están bailando el tango
horizontal". Naruto los interrumpió, provocando negaciones nerviosas y a medias.
              "Naruto, eso fue muy grosero de tu parte." Lee se unió a la conversación, Gai
estaba de acuerdo con él.
              "¿No joven, dices? Quizás lo que es 'poco joven'," Naruto hizo que la palabra
sonara como el peor de los insultos. "Es que piensas que puedes sobrevivir como ninja
cuando eres incapaz de usar el más básico de Jutsu. Llegará un momento en que la fuerza
pura hará que te maten, Lee.
              "Y en cuanto a ti, Gai, te escondes detrás de tus palabras de juventud para engañar
a la gente haciéndoles pensar que eres solo un cobarde. Cobarde, siempre corriendo para ser
mejor que tu ídolo, tu supuesto rival". La cara de Naruto, que casi todos esperaban que se
estropeara con una mirada enloquecida, en cambio solo tenía un cálculo puro y helado. Sus
ojos eran como glaciares carmesí. "Todos ustedes son débiles. Choji, demasiado cohibido
acerca de su tamaño para alcanzar su potencial. Neji, trabajando como un loco para
demostrarle un punto idiota a su tío. Kiba, tu orgullo habla por sí mismo, y dice que será tu
muerte. Demonios, fue casi la muerte de tu precioso cachorro ".
              Kiba tuvo que ser reprimido hasta que el comentario sobre casi matar a Akamaru
llegó a sus oídos.
              "Tenten, siempre trabajando para demostrar que estará por encima del promedio,
cuando sabe que ya ha alcanzado su potencial". La Kunoichi en cuestión se movió
incómoda. Si bien los dos no habían sido exactamente cercanos, su amistad en realidad era
solo de pasada. "Shino, Shino, Shino. No importa cuánto lo intentes, tus emociones dirigen
tus acciones, y es por eso que la gente desconfía de ti. No es que tengas una colmena de
insectos viviendo y arrastrándose dentro de ti, sino que no estás Tienes tanto control de tus
emociones como crees que eres, y eso asusta a la gente. Tendrás suerte de encontrar una
chica, tal como eres.
              "Y finalmente, Kakashi-sensei." Naruto se había vuelto hacia Kakashi, quien se
había estado moviendo lentamente hacia la puerta detrás del angustiado grupo de
personas. "Tan cariñoso, a pesar de lo distante que pareces. Dime, ¿a tu corazón le queda
algo o ya finges que no has muerto por dentro?"
              Kakashi se había congelado, su mano en la manija de la puerta, y se quedó allí. No
dijo nada, lo que llevó a Naruto a burlarse más de él.
              "No te culpo en realidad. Después de todo, todos a los que abriste tu corazón te
dejaron, muriendo o volviéndose traidores. Tu antiguo equipo murió y te dejó solo cuando
más los necesitabas, tu estudiante más prometedor se convirtió en traidor en la primera
oportunidad". él consiguió, y no olvidemos a tu padre. Él- "
              Y así como así, espetó Kakashi. Tenía que evitar que matara a Naruto, todos los
Jonin lo retenían. Gai lo sujetó por el brazo, sus manos unidas detrás de la cabeza de
Kakashi. Asuma estaba restringiendo sus piernas, y Kurenai tuvo que ponerlo en su mejor
Genjutsu incapacitante. Naruto había dejado de hablar, optando por simplemente sonreír
como el gato que atrapó al canario.
              "Vámonos." Las frías palabras de Asuma funcionaron para sacar a los demás de su
estupor, la puerta se abrió y fue como si las compuertas se abrieran por completo. Todos se
fueron y Naruto se echó a reír.
              "Así es. ¡Vete. Vete como los débiles cobardes que eres!" Se rió después de ellos,
las palabras se quedaron pegadas al grupo.
              La puerta se cerró y Naruto se quedó solo.
* Capítulo 3 *: Peligroso
 
              Capítulo 3
              Peligroso
              "No es el sello." La voz de un hombre corta el aire, perturbando el casi silencio de
la habitación. El único sonido era el gruñido del paciente restringido a la cama mientras
trataba de matar al hombre de casi dos metros de altura que se inclinaba sobre él.
              La boca de Naruto había sido amordazada después de que mordió duramente al
Med-nin que había venido para el chequeo de rutina. El hombre, un ninja médico bastante
inexperto con bastante potencial, perdió un trozo de piel y tuvieron que volver a unirle uno
de los dedos. Sin embargo, después de que se lo quitó de la boca a Naruto. Ugai casi había
renunciado.
              "Entonces, ¿qué está causando el chakra demoníaco en su sistema
límbico?" Tsunade lo ocultó bien, pero Jiraiya podía captar fácilmente el trasfondo de la
desesperación. Mirando al chico de ojos rojos a su lado, que estaba mirando al Sannin
como si fuera un trozo de carne, suspiró.
              "Tengo algunas teorías al respecto, pero no creo que te gusten ninguna de ellas".
              "¿Qué son?" Esta vez, la esperanza prevalecía en su voz.
              "La primera es que es parte del chakra de Kyuubi que simplemente fue sacado del
sello, pero de alguna manera permaneció en la parte de su cerebro que actúa como el
conducto para que él pueda recurrir a él. Si ese fuera el caso, entonces debería ser fácil
simplemente curar ". Jiraiya miró a Tsunade e instantáneamente supo que ya lo había
intentado. Y obviamente falló. Suspiró, pasando a la otra opción para no hacerla sentir
peor. "El segundo no es algo que me gustaría siquiera considerar, pero dadas las
circunstancias que lo rodean-"
              "¿Qué más está pasando, Jiraiya?" Ah, un indicio de su compañera de equipo
cuando estaba en su mejor momento. No tuvo más remedio que decirle la verdad.
              "La razón por la que me tomó tanto tiempo llegar aquí fue que estaba en Myoboku.
Los Toads están en una ráfaga. Cuando Naruto firmó el contrato, estaba en sangre.
Vinculante y, como debería ser, irreversible. Pero su firma es evaporarse en la nada, y
cuando se ha ido por completo, también lo es su Contrato de Invocación con los Toads ". Se
quedaron en silencio, mirando al niño entre ellos, que los miraba a ambos, como si
decidiera cuál de los dos estaría más sabroso. Quizás lo sea, pensó Jiraiya con pesar.
              No había podido proteger a su ahijado.
              "¿Qué hay de tu otra teoría?" Tsunade lo sacó de su espiral negativa.
              "La segunda teoría es que esta es una función del sello que no conozco. Que se
suponía que esto sucediera. Dudo que esa sea la respuesta, pero no hay nada que sugiera
que no lo sea". Desvió la mirada, derrotado.
              "Entonces, ¿qué hacemos?" Tsunade parecía perdido ante la desesperanza de la
situación.
              "Hice lo que pude. Tú eres el Hokage, así que cualquier otra cosa depende de
ti". Jiraiya no dijo lo que pensaban ambos.
              ¿Queda algo de nuestro Naruto?
             
             
              El equipo Gai no era el mismo. Gai había estado sombrío durante varias horas
después, hasta que de repente se levantó de nuevo, gritando que haría todo lo posible para
probar que las palabras de Naruto estaban equivocadas. Lee fue lo mismo, hasta que un
conmovedor discurso de Gai sobre el Ninja de antaño que no tenía chakra en absoluto, pero
que seguía siendo el más grande, hizo que su vigor regresara con una venganza. Tenten se
consoló sabiendo que todavía tenía muchas habilidades que podía perfeccionar y
desarrollar. Neji había admitido abiertamente que originalmente se había vuelto tan fuerte
para molestar a su tío, pero que ahora estaba trabajando duro para demostrarle a su padre
que podía tomar sus propias decisiones. Era igual que antes.
              Y, sin embargo, nada fue igual.
              Los equipos 10 y 8 ciertamente cambiaron después de ese día con Naruto. Asuma
y Kurenai habían detenido su relación hasta que ambos estuvieron de acuerdo con la idea
de salir abiertamente.
              Choji había sido dado de alta recientemente del hospital, pero no tenía mucho
apetito, preocupando a sus padres.
              Ino había entrado en su entrenamiento con una venganza, completamente decidida
a demostrar que tenía lo necesario para hacer de Chunin. La acción no había pasado
desapercibida para Sakura, quien rápidamente se unió a ella. Ambos se reconciliaron y
eligieron en silencio perdonar y olvidar.
              Shikamaru prácticamente había caído en una especie de depresión. El peso de su
misión fallida, agravado por las palabras de Naruto, lo había afectado, pero fueron las
palabras de su padre una noche las que lo ayudaron a superarlo. Ahora, el Equipo 10 estaba
en camino hacia la recuperación.
              El equipo 8, por otro lado, fue un verdadero desastre. Kiba había tomado en serio
las palabras hirientes de Naruto, y ahora estaba guardando un gran rencor hacia
Naruto. Claro, una parte de él sabía que Naruto no estaba en su sano juicio, pero no podía
simplemente aceptar lo que había dicho sin alguna forma o retribución.
              Shino había sido bastante cerrado, pero su comportamiento sugería que los
comentarios del rubio golpeaban demasiado cerca para su comodidad.
              El grupo solo podía imaginar que era simplemente la apariencia mansa de Hinata
lo que la mantenía a salvo de la ira de Naruto, mientras que Hinata simplemente se dio
cuenta de que en algún lugar, en el fondo, Naruto recordaba su promesa de protegerla, y
que demostraba que todavía estaba allí.
              El equipo 8 temía que su conclusión fuera incorrecta y no sabía cómo podrían
lidiar con las consecuencias de Naruto y Hinata.
              La habitación era bastante sencilla. Había una mesita baja en el centro de la
pequeña habitación, con dos sofás a cada lado. En la pared superior a la derecha de la
puerta había 4 fotografías, cada una de un hombre diferente. Estas personas eran los
Hokages anteriores, y pronto habría una quinta foto, de una mujer con ojos color ámbar,
cabello rubio sucio y un tatuaje de diamante gris-violeta en el medio de la frente.
              Esa mujer, Senju Tsunade, estaba actualmente en la habitación, esperando con sus
dos asesores mayores, un hombre con gafas llamado Mitokado Homura y una mujer con el
cabello recogido en un moño, Utatane Koharu. Esperaban al cuarto miembro de su grupo,
el tercer asesor no oficial, Shimura Danzo, un hombre tan viejo como los demás asesores,
cuyo único rasgo definitorio eran los vendajes que le cubrían el ojo y el brazo derechos. El
hombre en cuestión entró en la habitación silenciosa y se sentó junto a Tsunade.
              "Ahora que estamos todos aquí, podemos comenzar a discutir el asunto en
cuestión". Koharu habló primero.
              "Uzumaki Naruto." Danzo expresó sus pensamientos sobre el asunto. "Se ha vuelto
loco después de abusar del Kyuubi".
              "Así es." Tsunade confirmó. "Naruto está actualmente restringido en el Distrito
Sur de Konoha General. Durante la semana pasada lo tuvimos en un coma inducido
médicamente, del cual lo sacaron temprano hoy".
              "¿Por qué terminaste el coma?" Homura preguntó.
              "Un poco más y sería perjudicial para su salud".
              "¿Y sabes qué es lo que le está haciendo actuar de esta manera?" Danzo habló de
nuevo, genuinamente interesado en el proceso.
              "Después de numerosas pruebas, se ha demostrado que la causa es una
concentración de chakra demoníaco en su sistema límbico, haciéndolo excesivamente
agresivo y sediento de sangre hasta el punto de que tuvo que ser amordazado por morder el
dedo de uno de los médicos mientras estaba realizando rondas ". Tsunade respondió,
inseguro de las intenciones del hombre. "Hemos hecho todo lo posible para eliminarlo, para
dispersarlo y, sin embargo, permanece allí. El propio Jiraiya comprobó el sello y descubrió
que no había nada malo. Teoriza que puede ser simplemente una parte oscura del sello que
se activa para permitirle a Naruto acceder y controlar mejor el chakra del Kyuubi, pero lo
duda ".
              "Entonces, ¿qué hacemos?" Les preguntó Koharu. "No podemos permitirnos
dejarlo así, ni hay una solución fácil para este problema".
              "Destierro abierto". La voz de Homura corta el aire, silenciando a todos en la
habitación. "Hacemos nuestro mejor esfuerzo para sellar su chakra. Temporal o
permanente, lo importante es que dure algún tiempo. Usamos su condición como una
excusa para sacarlo de las filas de Shinobi, y mantener la historia de que está en el South
Ward. Tú, Tsunade, tienes que configurarlo para que esté aislado, de esa manera nadie
viene tratando de visitarlo. Por lo que he escuchado, Naruto ya ha hecho las acciones
correctas necesarias para colocarlo en aislamiento permanente.
              "Se selecciona un equipo de ANBU para escoltar a Uzumaki, inconsciente, en el
extremo más alejado de la Tierra del Fuego". Homura continuó con el grupo, quienes le
prestaron su atención absorta. "No se le dará más que varios pergaminos. Uno explicará su
situación, el segundo contendrá mapas de las Naciones Elementales, incluidas las
ubicaciones de los Pueblos Escondidos, con la única excepción de Konoha. El último es
algo que Hiruzen quería que Naruto hiciera. tener cuando cumplió 13, y esperaba legar a
Naruto personalmente. Tiene una cuenta editada de su madre, contándole todo con la única
excepción de su padre y su estado como el segundo Jinchuuriki del Kyuubi ".
              "¿Y cómo es eso una buena solución?" Danzo cuestionó, por una vez pareciendo
estar del lado de Tsunade, ya que ella también hizo esa pregunta.
              "El destierro abierto nos permite sacarlo hasta el momento en que vuelva a ser su
antiguo yo, cuando eso suceda, simplemente los Toads lo convocan-"
              "Eso no sucederá. Jiraiya declaró que Naruto de alguna manera fue removido del
contrato como su Invocador. Él piensa que puede ser parte de su condición, pero la
remoción de un Invocador de cualquiera de las Invocaciones no tiene
precedentes." Tsunade explicó.
              "Entonces haremos que Jiraiya configure su red de espías para vigilar al chico.
Cuando esté mentalmente sano, enviaremos para que regrese". Homura terminó.
              "Vigilar al chico resultará una tarea abrumadora. Antes de que creara a Genin, era
bastante experto en correr en círculos alrededor de muchos de nuestros mejores Hunter-nin
de la aldea, junto con un buen número de nuestros mejores fuera de la aldea. Hunter-nin
". Dijo Danzo.
              "No subestimes la red de Jiraiya". Dijo Tsunade.
              "No subestimes al chico Uzumaki." Danzo respondió.
              "Así que estamos de acuerdo". Koharu intervino. "Uzumaki Naruto será removido
de las filas de Shinobi y puesto en un destierro abierto, con el aislamiento de South Ward
como la historia oficial".
              "Convenido." Homura declaró.
              "Convenido." Comentó Danzo.
              Miraron a Tsunade, que tenía un objetivo claro en mente.
              "Convenido."
              "Oh, Hinata, ¿qué estás haciendo aquí?" Iruka se dirigía al hospital cuando
encontró a su antiguo alumno en la recepción, preguntándole si habían trasladado a Naruto.
              "Yo-yo solo estaba chequeando para ver si había algún cambio en la ubicación de
N-Narut-to." Ella respondió dócilmente, e Iruka se preguntó si el rubio Genin había
obtenido alguna pista sobre el enamoramiento de Hinata por él. Dejando ese pensamiento
para otro momento, simplemente sonrió y le pidió que le abriera el camino.
              La habitación era exactamente la misma, con la única excepción de que la boca de
Naruto tenía una mordaza, colocada de tal manera que no obstaculizaba su respiración.
              Iruka se sorprendió al ver a su ex alumno favorito en un estado tan horrible, que
inmediatamente corrió a quitarle la mordaza, sin notar los ojos rojos o la mirada hambrienta
que le estaba dando Naruto.
              Apenas pudo esquivar la mandíbula de Naruto cuando se cerró de golpe donde su
mano no había estado ni un segundo antes.
              "Naruto, qué-" Iruka no pudo terminar su oración cuando finalmente notó los ojos
carmesí mirándolo.
              "¡Iruka-sensei!" La sonrisa que le estaba dando Naruto era fundamentalmente la
misma que su habitual sonrisa con dientes, pero era completamente diferente. "¿Me puede
desatar por favor? Los médicos aquí no aceptarán que estoy bien " .
              Iruka casi lo creyó, ya que ese era el comportamiento esperado de Naruto, pero
tenía suficiente sentido común para dar la respuesta correcta.
              "Lo siento Naruto, pero tienes que-" Iruka fue interrumpido por el repentino
estallido de Naruto.
              "¡DESÁTAME, LO SIENTO, EXCUSA POR UN NINJA!" Naruto gritó,
sorprendiendo a Chunin y haciendo que Hinata dejara escapar un pequeño '¡eep!' lo que la
llamó su atención. Inmediatamente volvió a ser demasiado educado, como si el arrebato
nunca hubiera sucedido. "¡Hinata! ¿No te vi allí? ¿Puedes desatarme?" Él la miró con ojos
tristes y ella casi obedeció.
              Casi.
              "Me disculpo, N-Narut-to, p-pero-" Y luego espetó una vez más.
              “¡Por el amor de Dios, mujer horrible, trae tu culo de mariquita aquí y
desátame ahora mismo! ” Su voz no se elevó como antes, pero tampoco era exactamente
comunicativa. No se movió de su lugar cuando Iruka comenzó a darse cuenta de por
qué  Naruto había sido amordazado. "¿Tartamudeé? No, espera, definitivamente me
escucharías si hubiera tartamudeado j-sólo como tú." Su voz se volvió horriblemente
burlona y hizo llorar a Hinata.
              "Naruto, hay algo mal contigo." Fue una pura declaración de hecho, nada más y
nada menos.
              "Por supuesto que hay algo mal en mí. Es que no siento tu corazón en mis manos
mientras exprimo hasta los últimos restos de vida. Que no estoy haciendo todo lo posible
para hacer que esa cosa a tu lado suplique yo para matarlo ". Empezó a despotricar sobre lo
injusto que era que no le dejaran hacer lo que quisiera, e Iruka no pudo soportarlo
más. Rápidamente se movió hacia adelante, sujetando la cabeza de Naruto a la cuenta con
su mano izquierda mientras volvía a colocar la mordaza con la derecha.
              Iruka salió de la habitación de Naruto sintiendo nada más que dolor porque el niño
que una vez le había gustado se había convertido en este monstruo. Con él estaba una
Hyuga Hinata que sollozaba abiertamente.
              Esa fue la última vez que alguien que Naruto conocía de Konoha lo vería en años.
              El destierro en sí fue un asunto bastante silencioso. Tsunade y le había inyectado a
Naruto un tranquilizante, por lo que estaba lo suficientemente preparado para su destierro.
              El equipo de ANBU que se había reunido había recibido una mochila con ropa
para varios días, algo de pedernal, media docena de Kunai, una pequeña lona y los
pergaminos acordados.
              Jiraiya había venido y selló el chakra de Naruto, indicando que deberían incluir la
información sobre su chakra sellado en el pergamino explicativo. También había dicho que
el sello solo duraría dos, tres días como máximo.
              Y luego llegó el momento.
              Naruto estaba colgado del hombro de uno de los ANBU, cuya máscara parecía
felina por naturaleza. El hombre, que tenía el pelo castaño corto, simplemente asintió con la
cabeza a su equipo, echó una última mirada a la aldea desde las puertas y se fue.
              Mientras viajaban bajo la luz de la luna, uno de los subordinados de ANBU con
máscara felina notó que la cuerda de un collar se rompía mientras se movían, y lo recogió
mientras caía. El collar era simple, parecía ser un cilindro geométrico de jade entre dos
campanillas diminutas. Se guardó el collar en el bolsillo para dárselo al Hokage cuando
regresaran.
              Finalmente, después de varias horas de moverse tan rápido como pudieron, se
detuvieron cerca de la frontera entre la Tierra del Fuego y la Tierra del Viento.
              La ANBU que se había guardado el collar vio como su comandante dejaba al chico
en el suelo y verificaba para asegurarse de que todo lo que le quedaba estaba en
orden. También sospechaba que él había marcado el lugar en el que estaban en el mapa de
las Naciones Elementales para dejar al chico.
              Un pequeño consuelo, al parecer, apenas se marcharon.
              Varias horas después, los ojos azules se abrieron para ver el cielo arriba.
             

* Capítulo 4 *: Solo
 
              Capítulo 4
              Solo
              El sol brillaba bajo en el cielo, enmarcando la niebla de la mañana
maravillosamente. La niebla brillaba en el aire, haciendo que todos los colores parecieran
más brillantes. La madera de los árboles, las hojas en las ramas, la tierra en el suelo, todo
brillaba más por el misterioso trabajo de la niebla y el sol. Bird comenzó a piar felizmente
al verlo, saludando al día y a sus vecinos animales. Todo resultó tener un solo punto.
              Hoy iba a ser un hermoso día.
              Brillante.
              Eso fue lo primero que le vino a la mente a Naruto.
              El segundo pensamiento fue ay.
              Pensar dolía, le dolía la audición, todo dolía.
              Ociosamente, pensó que esto debía ser lo que Tsunade sentía cuando tenía una
'resaca', e inmediatamente juró que nunca sería ruidoso con ella la próxima vez que Shizune
dijera que tenía resaca.
              Y luego recordó, y la resaca desapareció en un instante.
              "No. ¡No, no, no, no, no, no, no, NO!" Gritó, sentándose de repente. Abrió los ojos
y miró a su alrededor, confundido y asustado.
              Primero se fijó en su ropa, una sencilla camiseta beige con pantalones marrón
sucio. En sus pies llevaba botas con punta abierta, que le quedaban un poco grandes. De
hecho, todo lo que llevaba puesto era un poco holgado en su cuerpo ágil.
              Lo segundo que notó fue su ubicación. Era un pequeño prado rodeado de hayas
frondosas y frondosas. Las ramas se arquearon, dando al prado algo de protección contra
los elementos. En general, era un lugar perfecto para que cualquiera pudiera acampar.
              La tercera y última cosa que notó fue la mochila cerca de él, pero casi fue ignorada
cuando su resaca regresó con una venganza.
              "¡GAHHH!" Fue lo único que pudo decir mientras se agarraba la cabeza con las
manos, se tiraba del cabello y se doblaba en posición fetal en respuesta al dolor.
              Empujó el dolor de vuelta por pura fuerza de voluntad, y estaba casi demasiado
exhausto para arrastrarse hasta la mochila y tirar su contenido al suelo.
              Dentro había varios pares de la misma ropa que llevaba, junto con un número igual
de (Naruto se sonrojó cuando se dio cuenta) boxers ( ¿eso es seda? ). Después de forzar la
ropa dentro de la mochila, descubrió que había un trío de pergaminos, dos dirigidos a él.
              Primero abrió el que no tenía dirección y descubrió que era un mapa de las
naciones elementales, con una sola marca sobre él. Le tomó unos minutos darse cuenta.
              Esa era su ubicación.
              El mapa también mostraba la ubicación de importantes rutas comerciales y las
ciudades por las que atraviesan, llegando incluso a incluir las ubicaciones de todos los
pueblos ocultos.
              Todos ... con la única excepción de Konoha.
              El segundo rollo que abrió tenía impresas las palabras "Léame primero".
              Era una nota y decía esto:
              Uzumaki Naruto,
              Debido a las circunstancias que rodearon su comportamiento después de la
misión fallida para recuperar a Uchiha Sasuke, yo, Senju Tsunade, Godaime Hokage de
Konohagakure, por la presente lo elimino de las filas de Shinobi y lo destierro
temporalmente de Konohagakure propiamente dicho. No intentes ningún jutsu, ya que tu
chakra ha sido sellado, aunque el sellador ha dicho que solo durará varios días. Esto
significa que no se le considerará un ninja perdido, pero sí significa que si se acerca a
Konoha antes de que se levante el destierro, será encarcelado y juzgado, con el resultado,
en caso de ser declarado culpable, de muerte. .
              Naruto pensó que era una broma. Que no pudieran dejarlo
desterrarlo. ¡Él! Uzumaki Naruto, ¡futuro Hokage!
              Pero siguió leyendo, y poco a poco se dio cuenta de que no era una broma.
              Sé que no estará feliz al escuchar esta noticia, y sé que el resultado de su regreso
anticipado no es el que jamás le desearía, pero sus acciones me han dejado sin más
remedio que aprobar esta solución. . Espero que hagas lo correcto y nunca regreses a
Konoha.
              El destierro permanecerá en su lugar hasta que Konoha necesite sus servicios una
vez más.
              Necesita ... necesita sus servicios! ¿Qué, simplemente pensaban que él era una
especie de herramienta para usar en su tiempo libre? Siguió leyendo, aumentando su
incredulidad.
              Te han dejado algo de ropa, un mapa de las Naciones Elementales y un
pergamino que Sarutobi-Sensei quería darte cuando cumpliste trece sobre información que
quería que supieras.
              Probablemente fue la manera que tenía el Viejo de contarle sobre el zorro, resopló
Naruto. El viejo Sandaime siempre había preferido no dar malas noticias en persona, y se lo
dijo cuando a Naruto le dieron su apartamento por primera vez. Él había argumentado que
si no estabas allí en persona para dar las malas noticias, ¿cómo podrías consolarlos? El
Viejo simplemente se rió entre dientes de las payasadas de Naruto, y respondió que la
noticia que tenía que dar no era una que pudiera suavizarse estando allí para consolarlos.
              Naruto volvió a leer.
              Buena suerte en tu viaje. Espero desesperadamente que no nos odies cuando te
envíe.
              Senju Tsunade
              Densetsu no Sannin
              Godaime Hokage, Konohagakure no Sato
             
             2pt cap 4
              "Lady Hokage, la misión que nos ha encomendado ha sido completada." Tora, el
ANBU que había llevado a Naruto al borde de la Tierra del Fuego, informó.
              Tsunade asintió y despidió a todos menos a Tora, para poder informarle sobre los
detalles. Neko, sin embargo, se quedó.
              "¿Hay alguna razón por la que no te hayas ido, Neko?" Tora preguntó, sonando
como si estuviera usando su 'cara de fantasma'. Neko se mantuvo firme e inclinó la cabeza
afirmativamente.
              "Ahora, ahora, Tenzo. Ambos están de pie en mi presencia, así que no tienen que
referirse el uno al otro por sus nombres en clave en este momento." Tsunade dijo, mirando
de uno a otro mientras se quitaban las máscaras. "Entonces, ¿qué tienes que informar
Yugao?"
              La mujer de cabello púrpura dio un paso adelante, haciendo una pequeña
reverencia de respeto antes de comenzar.
              "Durante el transporte, esto", le tendió el collar. "Cayó del cargamento".
              Fue un testimonio del profesionalismo de Yugao que ella pudiera hablar de una
persona real como si fuera un objeto.
              Tsunade miró el objeto que le entregó Yugao y se quedó sin aliento en la garganta.
              El collar. Pensó, temiendo lo que significaba para Naruto. La última vez que había
regresado a su posesión, Dan había muerto frente a sus ojos.
              Extendió la mano y agarró el collar, agradeciendo a Yugao antes de ponérselo una
vez más.
              ¿Hice lo correcto?
             
             
              Naruto había pasado la mayor parte de una hora despotricando para sí mismo sobre
la injusticia de todo. Luego empacó todo, tomando nota de lo que no se mencionaba en el
pergamino.
              Tenía media docena de Kunai, varios metros de alambre ninja y una longitud igual
de cuerda, pedernal y una cantimplora llena de agua.
              Una búsqueda en la zona reveló la existencia de un río a varios metros del
prado. Habría buscado más, pero sin su chakra para reforzar su resistencia, no podría viajar
más allá de aproximadamente medio kilómetro antes de comenzar a sentirse exhausto.
              ¿Es así como se sienten los civiles cuando intentan hacer lo que hacen los
ninja?  Se preguntó Naruto mientras colapsaba de nuevo en el claro después de haber
corrido desde el río, jadeando por respirar. Había intentado pescar un pez, pero no lo había
logrado, y ahora estaba pagando el precio de haberse exagerado. Definitivamente tendré
más cuidado con mi chakra cuando lo recupere, si esto es lo que se siente al ser un civil.
              Tumbado, Naruto se tomó un momento para recuperar el aliento y evaluó su
resistencia sobrenatural que había dado por sentado.
              Después de unos minutos, Naruto había recibido su segundo aliento, y tenía más
cuidado con eso ahora que sabía lo que sucedería si se desperdiciaba como la primera
vez. Tomó dos de los Kunai, se los guardó en el bolsillo, los ajustó para que no le cortaran
las partes si hacía el movimiento equivocado, y caminó alrededor del perímetro del claro,
recogiendo ramitas sueltas, incluso rompiendo ocasionalmente algunas de las partes
inferiores. -Colgando ramas de los árboles.
              Pronto, tuvo una pila lo suficientemente buena como para iniciar un pequeño
fuego, para cuando llegó el momento de hacerlo, y los volvió a colocar cerca de la mochila.
              Luego comenzó a cavar un pequeño hoyo en el medio del claro con uno de los
Kunai, haciendo una depresión de un pie de profundidad y dos alrededor. Formó la
depresión con rocas un poco más grandes que su puño, marcando oficialmente la depresión
como un pozo de fuego. Se puso de pie, estirando la espalda para disipar el dolor de haber
estado agachado por poco más de una hora, cuando su estómago retumbó, fuerte y duro.
              Mirando hacia abajo en estado de shock por el sonido, Naruto de repente se dio
cuenta de lo hambriento que estaba, y juró que podía sentir su estómago encogerse sobre sí
mismo, y el pozo vacío que dejó en su cuerpo debido a eso fue muy inquietante.
              Echando un vistazo a la posición del Sol en el cielo, supuso que era casi mediodía
y decidió intentar atrapar un pez.
              De pie a la orilla del río con un Kunai en la mano, hizo la señal con la mano en
forma de cruz y trató de tirar de su chakra.
              Solo para que no suceda nada.
              Correcto. Sin chakra, sin jutsu. Naruto pensó avergonzado (y sobrio), mientras
comenzaba a repensar su plan para almorzar.
              Y así, Naruto se encontró parado en medio del río una hora después. Una prueba
de paciencia, algo que rápidamente le faltaba. Y, sin embargo, mientras estaba allí, no pudo
evitar alcanzar un estado mental casi zen, al hacerlo, casi se pierde el Halibut que nadaba
hacia él.
              Levantó el brazo.
              Golpeó.
              El pez se dispersó ante la repentina intrusión, y el Halibut fue rozado por los dedos
de Naruto mientras intentaban arrebatárselo.
              "Maldita sea." Murmuró, cuando un calambre de hambre lo golpeó.
              Ahora tenía que esperar una hora más. Su estómago gruñó ruidosamente en
protesta.
              Eran alrededor de las dos de la tarde cuando Naruto finalmente atrapó varias
truchas de buen tamaño. Los colgó y los llevó de regreso a su campamento, cansado y
hambriento como el infierno, pero sonriendo como una tormenta.
              Una vez que regresó al campamento, se movió para simplemente dejar el hilo de
pescado, antes de fruncir el ceño. No quería tener que caminar de regreso al río para limpiar
el pescado antes de freírlo, ni tampoco quería desperdiciar el agua en su
cantimplora. Mirando a su alrededor, de repente recordó una de las lecciones que
enseñaban en la Academia. Antes de que tomara la prueba Genin por primera vez, había
habido una clase de supervivencia en la naturaleza, y una de las cosas que enseñó fue cómo
preparar la comida para que los depredadores del bosque no pudieran alcanzarla. Echando
un vistazo a los árboles a su alrededor, encontró una rama a unos cinco metros de altura que
parecía lo suficientemente fuerte para sus necesidades.
              Atando el extremo de la cuerda a un Kunai, Naruto lanzó al aire, donde voló sobre
la rama antes de descender por el otro lado. Saltando y enganchando el Kunai en el aire,
comenzó a tirar de la cuerda, levantando la cuerda de pescado unos 10 pies antes de atar el
extremo en la base del árbol. Satisfecho, Naruto se dio un pequeño asentimiento de
aprobación antes de comenzar a encender el fuego.
              ¿Por qué demonios no me dejan un comino 1 st botiquín? Naruto pensó y
refunfuñó enojado, hurgando en los bolsillos de la mochila con la mano
izquierda. Accidentalmente se quemó la mano derecha cuando el fuego se encendió
repentinamente, las llamas golpearon tres de sus dedos y el dorso de su mano, que
actualmente estaba envuelto en el exceso de su camisa. Finalmente, encontró un pequeño
botiquín de primeros auxilios en un bolsillo lateral, dejando escapar un pequeño "¡Ajá!" de
alegría, se dispuso a encontrar la crema para quemaduras.
              Una vez que su mano tenía un poco de crema, con una ligera envoltura de gasa
para evitar que se inflamara peor de lo que estaba, bajó el pescado, deshizo uno de los 5
libras que había conseguido y luego volvió a levantar el pescado donde estaba. los había
dejado antes de decapitar y desollar al que se había llevado para el almuerzo. Ensartando el
pescado, lo acercó al fuego para cocinarlo rápidamente, sin perder de vista.
              Para Naruto, el pescado nunca había tenido un sabor tan delicioso.
              El resto del día había sido bastante lento, con Naruto descansando antes de cenar.
              Nunca supo cuánto de la resistencia de un ninja provenía de su chakra, pero ese día
fue un recordatorio sorprendente de cuán grande era la diferencia entre un civil y un
Shinobi.
              Naruto se sintió honrado por la gran brecha que había, y agradeció que la
Academia también hubiera trabajado en el desarrollo físico, así como en el desarrollo de los
chakras, de lo contrario, podría haber estado jodido al establecer su campamento.
              Al levantarse, todos sus músculos comenzaron a arder de dolor, y la quemadura de
su mano se encendió. El dolor combinado casi lo dejó inconsciente, pero no fue tan fuerte
como el dolor que había tenido esa mañana. Afortunadamente, su cuerpo se había
acostumbrado a trabajar sin su chakra bastante rápido, o de lo contrario todavía estaría en
posición fetal gimiendo de dolor.
              Naruto se estiró y se detuvo cuando empeoró el dolor. Gimiendo, se arrastró hacia
la cuerda, soltando el hilo de pescado de nuevo cuando el sol se puso. Recogiendo el
solitario de 7 libras de los cinco peces restantes, Naruto lo dejó a un lado mientras tiraba de
la cuerda de pescado hacia el árbol, sintiendo una punzada de dolor cada vez que su mano
derecha agarraba la cuerda y tiraba.
              Después de cenar, Naruto se sentó, mirando el mapa de las Naciones Elementales
que le habían dejado. Al darse cuenta de su posición, pensó que si iba hacia el este,
atravesaría la Tierra de los Pájaros y entraría en la Tierra del Viento. Con suerte,
encontraría un Suna-nin que regresaba a Sunagakure y los seguiría. A partir de ahí,
localizaría a Gaara y averiguaría su plan a partir de ahí.
              Asintiendo para sí mismo ante la ingeniosidad de todo aquello, apagó el fuego,
dejando que el claro solo se iluminara con la tenue luz de la luna, antes de recostar la
cabeza sobre la mochila y dormir.
             
              Los lobos se movieron rápidamente, el olor a pescado podrido los guió hacia su
destino. Nada les impediría comer.
              Nada.
              Fue el aullido lo que despertó a Naruto. Y fueron los ladridos, los ladridos
incesantes, lo que le hizo entrar en pánico.
              ¿Lobos? No tenía chakra, por lo que era inútil asustarlos. Pero ... si pudiera luchar
contra ellos, ahuyentarlos, entonces no regresarían, lo cual era mejor que simplemente
asustarlos.
              Se sentó, sacando un par de Kunai y sujetándolos con ambas manos.
              Déjalos venir. Lucharé contra ellos. Pensó con arrogancia. Espero.
              Los aullidos y ladridos se acercaban cada vez más, los ruidos sonaban cada vez
más violentos y eufóricos.
              Y luego se detuvieron.
              El silencio llenó el aire y todo lo que se podía escuchar era la respiración agitada
de Naruto. Hubo un ligero sonido de arrastrar los pies cuando Naruto giró la cabeza y el
torso, tratando de encontrar dónde atacarían los lobos por primera vez. Se congeló antes de
girarse, el Kunai en su mano haciendo un ligero silbido en el aire mientras giraba su brazo
alrededor de él, golpeando nada más que aire. Su respiración se hizo más pesada, más
irregular. Si alguien pudiera verlo, encontrarían sus ojos mirando alrededor, su
comportamiento volviéndose frenético.
              Y los lobos atacaron.
              Naruto fue golpeado por la izquierda, sintiendo que los dientes le rozaban el brazo,
escuchando el chasquido que hizo la mandíbula cuando se cerró, perdiendo su brazo por
simples pelos. Giró su brazo para golpear cuando el golpe del lobo lo había derribado al
suelo, pero se encontró con garras que lo sujetaron cuando Naruto sintió que un aliento
caliente descendía sobre su brazo. Reaccionando lo más rápido que había estado desde que
se despertó, Naruto golpeó el trasero del Kunai en su mano derecha en la cara del lobo que
estaba a punto de devorar su brazo izquierdo.
              El lobo retrocedió por el golpe, aunque no por mucho, pero había sido suficiente
para que Naruto sacara su brazo de debajo de las patas delanteras del lobo, obteniendo
varios cortes por su esfuerzo.
              Se puso de rodillas, jadeando por el esfuerzo, mientras los otros lobos descendían
sobre el campamento.
              "Mierda." Naruto gritó.
              El primer ataque sentó las bases para todo el asunto.
              Naruto fue sorprendido por dos mientras el resto saqueaba el campamento,
desenterrando las cabezas de pescado y la piel que había enterrado antes de convertirlas en
nada.
              Naruto se balanceó, golpeando a casa con el hombro de uno de los lobos,
enviándolo cojeando hacia atrás, e inmediatamente fue atacado por dos más a su paso. Lo
desgarraron y apenas pudo sostenerse. Cada herida que les hacía, se doblaban sobre él,
hasta que sangraba y retrocedía hacia el árbol que sostenía el hilo de peces.
              Mientras la manada se movía para acabar con Naruto, él deshizo el nudo
manteniendo el hilo de pescado en el aire, dejando que la media docena cayera al suelo en
medio de la manada de lobos, que rápidamente se olvidó de Naruto.
              Agarró la mochila, que tenía algunos agujeros pero estaba prácticamente intacta
junto con todo lo que contenía, y se alejó arrastrándose.
              Se arrastró y siguió arrastrándose hasta que la manada de lobos se convirtió en
gruñidos en la distancia.
              Y luego se derrumbó en el suelo, sollozando.
              Estaba bien y verdaderamente solo aquí, sin ayuda.
              Y Konoha lo había dejado aquí para morir.
              Se quedó dormido llorando, los gruñidos de los lobos se volvieron cada vez más
tenues a medida que avanzaba la noche.
* Capítulo 5 *: La tierra de las aves
 
              Capítulo 5
              La tierra de los pájaros
              Naruto se despertó en medio de un bosque; su rostro estaba cubierto de tierra,
sangre seca y surcado de líneas claras que significaban las huellas que sus lágrimas habían
dejado en el suelo.
              Se sentó e inmediatamente comenzó a lamentarlo. Todo su cuerpo tenía moretones
por haber sido arrojado, cortes donde los lobos se habían aferrado a él con las garras en sus
garras y cortes de las pocas veces que las bestias lo habían mordido. Metiendo la mano en
la mochila, que claramente había tomado como una almohada improvisada, si los puntos
oscuros donde habían estado sus ojos eran una indicación, Naruto sacó el botiquín de
primeros auxilios.
              Comenzó a colocar antiséptico descuidadamente en todas las heridas, siseando por
el dolor de la esterilización, antes de aplicar la crema curativa y hacer todo lo posible por
cubrir las heridas con todos sus vendajes y gasas.
              Naruto extrañó la forma en que siempre se había curado rápido, e inmediatamente
un destello de un recuerdo, uno en el que su Jonin-sensei le había vendado la mano después
de haber apuñalado su mano con un Kunai para extraer el veneno, pasó por su mente.
              Y Naruto estaba llorando una vez más, deseando recuperar su vida. Deseando estar
de regreso en Konoha, almorzando con Iruka mientras relataba su día de entrenamiento y
misiones de Rango D. Deseando que él estuviera en la oficina del Hokage, siendo regañado
por un Tsunade borracho por interrumpirla mientras estaba terminando la presentación del
día.
              Pero no pudo estar allí. Él no estaba allí.
              Porque lo habían desterrado.
              Y las lágrimas volvieron a fluir cuando Naruto se acostó en el suelo, sosteniendo
sus rodillas cerca con sus brazos, y lloró en ellas.
             
              "Disculpe, pero podría decirme dónde está la habitación de Uzumaki Naruto, me
detuve en la habitación en la que estaba antes, pero estaba vacía". Iruka le preguntó a la
recepcionista en el escritorio. A pesar de que había tenido que quedarse con Hinata durante
el último día, e incluso llamó a su equipo y a su primo para consolar a la chica que había
sido menospreciada por su futuro ex enamorado, Iruka aún visitaría a Naruto, si solo para
recordarse a sí mismo al chico que una vez conoció, que había desaparecido al final de su
última misión y había dejado esa cosa atrás. Dolía pensar en ese tipo de términos, llamar
una cosa a Naruto, pero no había otra forma de describirlo.
              Iruka había extendido la oferta de unirse a él para visitar a Naruto, pero todos sus
amigos se habían negado. Parecía que habían sido heridos por Naruto al igual que Hinata, y
no podían volver a enfrentarse a él.
              "Sí, lo han trasladado a un aislamiento permanente en South Ward. No hay
visitantes". La recepcionista le dijo al bondadoso Chunin.
              "¿Qué? Por qué?" Iruka comenzó a entrar en pánico por dentro. ¿Qué hizo esa
cosa? Fue el doloroso pensamiento pasando por su mente.
              "Uzumaki había estado atacando a todos los que veía. Un médico incluso tuvo que
someterse a una cirugía para volver a unir uno de sus dedos con parte de su mano. Se llegó
a la conclusión de que era todo el personal no esencial con el que regularmente entraba en
contacto lo que estaba haciendo él era tan peligroso, y la propia Godaime aprobó su
mudanza a la sala de aislamiento del Barrio Sur ".
              ¿La propia Godaime aprobó esto? Si Iruka se sorprendió por el aislamiento, se
sorprendió por el hecho de que Tsunade, que era prácticamente una figura materna para
Naruto, había tolerado su aislamiento. ¿Aunque tal vez fue porque ella es como su madre
que hizo esto?
              Todo lo que Iruka sabía era que ahora tenía que buscar audiencia con Godaime, y
averiguar si ella puso a Naruto en aislamiento por su propia seguridad, o por la seguridad
de los demás.
             
              Naruto lloró hasta que no pudo llorar más. Y luego simplemente se quedó allí
tumbado, sin sentir nada más que el dolor que se apagaba lentamente de sus heridas. Un
pensamiento seguía corriendo por su mente, repitiéndose como una especie de mantra
perverso, nunca dejando que se olvidara de algo, cualquier otra cosa.
              Me dejaron.
              Konoha lo había abandonado. Sus amigos, los que él había enajenado, lo habían
abandonado.
              Recordó todo. Cada palabra, cada acción, todo.
              Y no se arrepintió de nada de lo que dijo. Sin remordimientos, nada. Trató de
sentir alguna cosa para alejar a sus amigos de esa manera, pero no importa lo que hizo, él
simplemente no sentía nada.
              Naruto no se dio cuenta cuando se había vuelto a dormir, ni se movió cuando una
sombra se movió sobre su cuerpo.
             
              "¿Por qué encerraste a Naruto?" Iruka fue directo al asunto en cuestión. Sabía que
simplemente ignorar todas las pretensiones sería inmensamente irrespetuoso, pero había un
momento y un lugar para tales sutilezas, y esta situación no era ni el momento ni el lugar.
              No cuando se trataba de Naruto.
              "Atacaba a cualquiera con quien entraba en contacto, verbalmente y, cuando podía,
físicamente. La decisión sensata fue limitar todo contacto con el mundo exterior". Tsunade
explicó, e Iruka tuvo la más leve de las impresiones de que estaba ensayado, pero lo tiró a
un lado como una de esas cosas que hacen los profesionales médicos.
              "Eso no es lo que quise decir, y lo sabes." No es que Iruka no respete la posición
del Hokage o de aquellos que la ocupan, simplemente que su cariño por la adorable rubia
fue más allá de su sentido del deber y el honor.
              Tsunade suspira, como si esperara esto, y tiene que preguntarse si el Godaime
había esperado que sucediera algo como esto.
              "Umino-"
              "Por favor llámame Iruka, señora Hokage." Su cortante interrupción fue una
fracción de segundo de incómodo silencio antes de que ella continuara como si no hubiera
ninguna interrupción.
              "Iruka," comenzó de nuevo, mirándolo con una mirada severa. "No encerraría a
Naruto si no pensara que es tanto por su seguridad como por la del público, pero en este
caso, son lo mismo. Naruto se ha vuelto demasiado peligroso para estar con cualquiera," y
su comportamiento no ha ayudado. En todo caso, ha dejado más claro que necesita el
aislamiento más que cualquier otra cosa ".
              Esto le dio a Iruka una pausa, ya que no había esperado tal respuesta, pero la idea
parecía increíble en su mente. ¿Naruto está encerrado por su propio bien y por el bien de los
aldeanos? Oh, claro.
              Mientras que al público que conocía el estado de Jinchuuriki de Naruto no le
agradaba, ni actuaban en su contra. Iruka escuchó que Naruto realmente no había sido
tratado mejor que los otros huérfanos, pero eso no significaba que lo hubieran tratado peor
que a los demás. Y en realidad, solo los padres temían por la seguridad de sus hijos que no
lo dejaban jugar con otras personas de su edad.
              Lo máximo que habían hecho era tratarlo con indiferencia, hasta el punto de que
parecía que todos lo odiaban.
              Iruka asintió.
              "¿Lo visitas regularmente?" La pregunta no fue tan sorprendente para Tsunade, y
ella asintió, asegurándose de que él viera la respuesta no verbal. "Entonces, si pudiera, por
favor, dígale que estoy allí para él, incluso si no puedo estar allí en persona".
              Sonaba tan desesperado que ella no tuvo más remedio que responder
afirmativamente.
              En un cajón lateral del escritorio del Hokage, había un collar de un cilindro de jade
geométrico con pequeñas campanillas a cada lado. Yacía sobre un Hitai-Ate gastado.
              Ambos estaban esperando que su portador regresara a casa.
             
              Cuando Naruto se despertó, lo primero que notó fue que estaba en una cueva
grande.
              Lo segundo que notó fue que no se había llevado allí.
              La tercera cosa que notó fue que sus heridas habían sido tratadas, y ahora estaba
con un par de ropa limpia, idéntica al par anterior.
              "¿Entonces estás despierto?" No fue expresada como una pregunta, y Naruto no
pensó que la voz ronca hubiera querido que fuera una. Miró a su alrededor antes de fijar sus
ojos en un pequeño fuego que ardía cerca ( ¿cómo no lo había notado de inmediato?
¡Estaba como a un metro de él!  ) Y la forma encorvada de una persona frente a él.
              "Si." Naruto luego se apretó la garganta. Su voz, siempre había sido bastante
áspera por haber pasado todo ese tiempo gritándole a todos los que escuchaban, pero ahora
era diferente. Un poco más profundo (apenas, notó con tristeza) pero definitivamente más
suave ahora. "¿Me llevaste aquí?"
              Su voz no era tan diferente, notó. Básicamente, sonaba igual, con la excepción de
que era como si hubiera tomado una pastilla para la tos.
              "No exactamente." Fue todo lo que respondió la persona misteriosa, y Naruto
esperó varios segundos en silencio antes de darse cuenta de que la persona no iba a decir
nada más. Naruto se sentó allí en silencio con la persona, regocijándose silenciosamente en
la compañía de otro ser humano, antes de que la curiosidad se apoderara de él, haciéndolo
inquietar hasta que reunió el valor para hablar de nuevo.
              "Um, gracias por salvarme, supongo." Vaya, esto fue incómodo, pensó Naruto,
mientras trataba de agradecerle al hombre. "Mi nombre es Naruto, por cierto."
              El hombre se arrastró hacia la luz del fuego mejor, y Naruto se quedó sin aliento
cuando se encontró con la vista de una capa.
              El manto negro.
              Salpicado de nubes rojas.
              El hombre posó sus ojos muertos en Naruto, su piel oscura como la madera se
reflejaba levemente en el brillo del fuego.
              "Mi nombre es Akasuna no Sasori, Kyuubi Jinchuuriki".
             
              Naruto rápidamente tomó control de la situación, moviéndose para agarrar su
mochila, la cual inmediatamente se echó al hombro y corrió hacia la boca de la cueva, solo
para ser detenido por una cosa gigante, segmentada como una cadena que, Naruto vio con
creciente horror, había venido del propio miembro de Akatsuki .
              "Ahora, ¿a dónde vas tan rápido, Jinchuuriki?" Sasori habló. "Es bastante descortés
que uno dé su nombre completo y otro simplemente evite tales sutilezas. Así que, por favor,
dígame su nombre completo".
              "Uzumaki Naruto, ex Genin de Konohagakure". No pudo hacer nada. No tenía
chakra, todos los Kunai estaban en la mochila, si Sasori no los había notado y quitado. Pero
estaría condenado si no luchaba, sin importar lo inútil que fuera.
              "Parece que no entendiste, ese título no era el que quería escuchar. Dime qué
eres realmente antes de que contacte a mi compañero para matarte". El rostro de Sasori no
se inmutó cuando Naruto había comenzado a adoptar una postura básica de Taijutsu. La
garganta de Naruto se sintió seca ante el recordatorio de que había un segundo ninja Clase
S cerca, preparado para su escape. Se tragó saliva, tratando de mojarse la garganta para
poder hablar, y comenzó a hablar, su habitual tono arrogante inexistente.
              "Uzumaki Naruto, Jinchuuriki del Kyuubi no Kitsune, el Zorro Demonio de Nueve
Colas". Sonaba tan asustado. Sasori se rió entre dientes, un sonido chirriante que no era
muy diferente al ruido que uno hace cuando arrastra un trozo de metal sobre el concreto.
              "Bueno." Él dijo. "Solo quería que lo confirmaras tú mismo antes de que te
derribara. Después de todo, Leader estaría muy  triste si trajera a la persona equivocada".
              Y Naruto lo tomó como el mejor momento para hacer su movimiento.
              Sabía que alcanzar la marca de Clase S significaba que eras uno de los pocos
elegidos que eran los más mortíferos de todas las Naciones Elementales; que podrías
enfrentarte a cualquiera y llegar a la cima. Los únicos que aparentemente podían
enfrentarse a un ninja Clase S eran otro ninja Clase S o un Kage, e incluso entonces se
desconocía quién ganaría.
              Naruto no era del calibre Clase S ni un Kage.
              Tampoco tenía ningún chakra al que invocar.
              Pero eso no significaba que no iba a caer peleando.
              Naruto voló hacia adelante, deslizándose a través de la cola que se movía para
interceptarlo, se agachó cuando una lluvia de senbon salió disparada de la boca de Sasori,
borrando la tela que lo ocultaba de la vista.
              Naruto pensó que había visto algunas cosas bastante asustadas en su corto tiempo
como ninja, desde Orochimaru mudando su piel hasta que Kabuto volviera a la vida
después de que sus tripas se convirtieran en polvo por la propia mano de Naruto, pero no
pudieron, no pudieron. 't realmente comparar a Sasori, como él descubrió.
              La mano izquierda de Sasori salió disparada, la mano de madera roma golpeó a
Naruto, quien fue impulsado aún más por la repentina explosión de los dedos, lanzándolo al
costado de la cueva y rompiendo sus costillas ya magulladas. Naruto se levantó,
agarrándose el costado y tosiendo sangre. Metió la mano en la mochila y estaba encantado
de encontrar a los Kunai donde los había dejado. Gracias a Dios por las pequeñas
misericordias.
              Sosteniendo dos entre sus nudillos como garras, se tambaleó hacia Sasori,
desviando la punta de la cola, haciendo que el resto lo siguiera mientras se clavaba en el
suelo al lado de Naruto.
              Sasori trató de tirar de la cola hacia él, pero no respondió. Al mirarlo, se enfadó al
descubrir que había sido derribado por un solo Kunai que había sido atascado en el
mecanismo cerca del cuerpo. Gruñó y se quitó la capa de Akatsuki, revelando la verdadera
forma de su capa exterior a Naruto, que estaba demasiado cerca para su comodidad.
              Al enviar cadenas de chakra, se sorprendió momentáneamente al descubrir que no
se habían apoderado, como si el Kyuubi Jinchuuriki no tuviera chakra. Ese momento había
sido todo lo que Naruto había necesitado para golpear el Kunai restante en su mano tan
profundamente en lo que pensó que había sido la cabeza de Sasori.
              Y luego las cuerdas de chakra se habían apoderado, y Naruto fue arrojado hacia
atrás.
              "Je, supongo que ustedes, los Akatsuki, no son tan poderosos como creen." Él
sonrió y se puso de pie, antes de hacer una mueca y agarrarse las costillas ahora rotas de
dolor.
              "Maldita sea." La voz hizo que Naruto se detuviera, con los ojos muy abiertos por
el miedo. Se volvió hacia el 'muerto' Sasori, solo para ver con horror como un adolescente
pelirrojo se levantaba, parado en lo que Naruto ahora sabía que no era más que un
caparazón de algún tipo. "Derrotaste a Hiruko. Me impresionaría tu habilidad si no supiera
con certeza que estás a punto de morir."
              La voz era increíblemente más suave, pero Naruto no podía confundirla con nadie
más.
              La persona que estaba frente a él era Akasuna no Sasori, viva, ilesa y bastante
infeliz.
              "¿Q-qué eres?" Naruto estaba helado de miedo.
              "Ya te lo dije. Soy Akasuna no Sasori, el mejor titiritero desde Chikamatsu
Monzaemon." Sasori miró a Naruto. "Dime, ¿de verdad creías haberme matado?"
              Naruto no dijo nada, ya que el miedo dominaba su cuerpo. Estaba tan asustado. Y
estaba a punto de morir.
              Sintió que una especie de presión venía del interior de su cuerpo, empujando
contra algún tipo de barrera, y por un segundo Naruto tuvo miedo de que fuera Kyuubi,
usando esto como el momento perfecto para convertirlo de nuevo en esa persona
bastarda. Pero luego se dio cuenta de que si realmente era Kyuubi, entonces se sentiría
como un fuego, reconfortando y quemando su cuerpo simultáneamente. En cambio, esto se
sintió cálido y reconfortante, como si fuera algo que siempre había tenido con él, llevándolo
calidez reconfortante en las noches más frías y refrescándolo en los días más
calurosos. Naruto lo dejó salir.
              Hubo lo que se sintió como una especie de pared derrumbándose y la barrera se
hizo añicos.
              El sello se había roto.
              El chakra de Naruto había regresado a él.
              Y con él, su inquebrantable confianza.
              "Por un segundo, sí, un poco lo hice". La sonrisa característica de Naruto volvió a
su lugar, y flexionó los dedos, sintiendo que su chakra fluía por todo su cuerpo y lo llenaba
con la vida que no había notado que faltaba. "Pero ahora me aseguraré de que estés muerto
como el polvo cuando termine contigo".
              "¿Y cómo te propones hacer eso?" Sasori estaba metiendo la mano en su capa y
sacando un pergamino. "Después de todo, has demostrado que tus habilidades no son
dignas de luchar contra mi títere favorito, y parece que has sellado tu chakra".
              "No me subestimes." Naruto gruñó, mostrando un poco de su vieja voz desaliñada
con ese único comentario. Movió sus manos hacia el familiar signo de mano en forma de
cruz y sacó suficiente chakra para media docena de clones.
              Normalmente, convocaría a un ejército, pero la pérdida de su chakra había dejado
un impacto duradero en él, haciéndolo más conservador en términos de uso de chakra.
              Una media docena de Clones de las Sombras aparecieron, divididos en grupos de
dos. Uno de cada par extendió su mano derecha hacia un lado, mientras que los tres
restantes comenzaron a mover sus manos, ayudando en la creación de tres Rasengan
individuales.
              Sasori simplemente lo miró con los ojos entrecerrados. Ladeó un poco la cabeza,
dejando que su interés en la mecánica de tal jutsu se mostrara en su (aunque) rostro sin
emociones.
              "Un jutsu interesante, pero no uno que te ayude contra mí." Sasori convocó a
varios títeres y los envió tras los seis adolescentes rubios idénticos que corrían hacia él.
              Los tres sin Rasengans fueron eliminados con bastante facilidad y desaparecieron
en ráfagas de humo, pero los tres restantes pudieron despachar tres títeres antes de ser
derribados con heridas no fatales destinadas a incapacitar, ya que Sasori creía que el real
estaba entre ellos.
              Y luego los tres se dispersaron en humo, y Sasori se quedó en la cueva sin nada
que mostrar en su intento de capturar a un Jinchuuriki excepto por cuatro marionetas
dañadas y un ego roto.
              Deidara no iba a dejar caer este fracaso pronto.
              Si Sasori todavía fuera humano, su único ojo estaría temblando como loco.
             
              Naruto corrió y siguió corriendo hacia el oeste. No se detuvo durante varias horas,
y cuando lo hizo, se estaba acercando el anochecer y había llegado a una pequeña ciudad.
              Jadeando y, se alegró mucho de notar, sólo un poco sin aliento, fue a la casa más
cercana y llamó a la puerta.
              Lo último que vio antes de desmayarse por sus heridas fue el rostro de una chica
pelirroja un poco mayor que él.
              Cuando Naruto volvió a despertar, estaba sin camisa y un médico le revisó las
costillas que alguna vez se rompieron.
              Hirako Shinji, como se llamaba al médico, tenía un aspecto bastante extraño, en
opinión de Naruto. Tenía el pelo verde azulado cortado en un tazón, y su rostro le recordaba
a Naruto el de una cabra, por alguna razón.
              "Bueno, no sé cómo, pero estás casi completamente curado". Shinji dijo mientras
se levantaba. Shinji miró a Naruto y lo dejó con estas palabras de despedida. "Al ritmo que
te estás recuperando, eres libre de seguir tu camino esta tarde".
              "Espere." Naruto gritó, todavía cansado por todo lo que había pasado. "¿Cuánto
tiempo he estado fuera?"
              "Toda la noche. Realmente has tenido mucha suerte de haber llamado a la puerta
de Lisa, si hubiera sido mi casa probablemente todavía estarías ahí afuera". Shinji se rió
entre dientes mientras salía de la habitación, dejando a Naruto con más preguntas que
respuestas.
              ¿Quién es Lisa?
             
             
              Yadomaru Lisa, resultó que era la chica pelirroja que había visto justo antes de
colapsar. Tenía el pelo corto, que aparentemente acababa de teñirse de rojo cuando Naruto
apareció en la puerta de su casa, y usaba gafas de montura metálica sobre ojos gris
violeta. Estaba bastante tensa, como Naruto pronto se enteró cuando le agradeció por
recibirlo y llamar a Shinji.
              "Simplemente estaba haciendo lo que se necesitaba de mí, ahora recupérate y
retírate de mi vida una vez que hayas terminado". Fue su respuesta. Él se rió y luego se
ofreció a ayudarla como pudiera.
              Ella le había dado una patada en la cara.
              El día llegó y se fue rápidamente, y Naruto decidió irse por la mañana. Él y Lisa
habían ido a la casa de Shinji a cenar, sashimi y arroz, que a Naruto le gustó que fuera la
cosa más deliciosa del mundo, confundiendo a Shinji, Lisa y la hija de Shinji, una rubia
valiente muy parecida a Naruto llamada Hiyori.
              Se habían divertido mucho, hablando de cualquier cosa y de todo, desde Shinji
explicando las hazañas más divertidas de Hiyori tratando de atacarlo cada vez que volvía a
casa con las hazañas del bromista de Naruto en Konoha.
              Se sorprendió al descubrir que, si bien una parte de su corazón le dolía cuando
comenzó a hablar sobre la aldea que lo había abandonado, no fue tanto como cuando se
alejó de los lobos.
             
              El Sol apareció perezosamente en el cielo, y llegó el momento de que Naruto se
pusiera en camino. Lisa, Shinji, Hiyori parecieron despedirlo, deseándole la mejor de las
suertes en su viaje.
              "Aquí." Shinji le tendió una bolsa.
              "¿Qué es?" Preguntó Naruto mientras tomaba la bolsa y la colocaba en la cintura
de sus pantalones.
              "Es el botiquín básico que todos los ninja médicos tienen con ellos. Dado que la
Tierra de las Aves no tiene una aldea ninja que pueda llamar propia, las aldeas tienen que
arreglárselas por sí mismas y prefieren no pedir ayuda. de los ninja de Suna y Konoha
siempre que puedan. Esto significa que tenemos que ser lo más autosuficientes posible, y te
sorprendería lo importantes que pueden ser estas cosas para nosotros, especialmente en
tiempos de guerra ". Shinji explicó, y Naruto asintió con la cabeza, la paciencia que había
ganado al pescar con la mano lo hacía mejor para escuchar a los demás.
              Hiyori le dio a Naruto suficiente cecina para sobrevivir a un viaje de ida y vuelta
desde Kumo a Suna, y Lisa le dio un libro sobre las Naciones Elementales, que lo
sorprendió. No había pensado que realmente se llevaran bien durante su estancia allí, pero
se había equivocado.
              "Gracias chicos, por todo." Simplemente no estaba seguro de cómo expresar
correctamente su felicidad hacia ellos, y Shinji pareció notarlo. Dándole a Naruto otra de
sus extrañas sonrisas (se parece tanto a una cabra que no es gracioso ) le pidieron a
Naruto un viaje seguro a Sunagakure.
             
* Capítulo 6 *: Sunagakure
 
              Capítulo 6
              Sunagakure
              Contrariamente a la creencia popular, la Tierra del Viento no era, de hecho, "un
gran desierto", como decía una persona bastante idiota.
              Esa persona también dijo comentarios tan idiotas como que no hay rutas terrestres
en ninguna parte de la Tierra del Agua, que las Tierras del Rayo y la Tierra están hechas
completamente de montañas y la Tierra del Fuego es un espeso bosque.
              Esa persona, Jiraiya de los Sannin, había vivido para lamentar su idiotez en los
muchos años desde que había respondido esa pregunta en sus días de academia.
              Por ejemplo, realmente no se había molestado en aprender sobre los países más
pequeños, los que no tenían Aldeas Ocultas. Al renunciar a ese conocimiento, prefería que
sus contactos, los verdaderos espías de su red, se ocuparan de ese tipo de cosas y, en
cambio, quería información regular sobre los cinco pueblos ocultos, incluidos los tres
(ahora cuatro) pueblos menores, Kusa. , Taki, Ame y Oto.
              Y fue por esa razón que el Naruto Uzumaki desapareció de la faz de la tierra, y
ahora tenía que averiguar qué decirle a Tsunade, quien le había pedido que le proporcionara
actualizaciones periódicas sobre cómo Naruto se estaba comportando como tal en el
mundo. . Pensó que sería bastante fácil; el gaki, habiendo sido dejado cerca de una ruta
comercial de uso frecuente, haría autostop hasta la ciudad más cercana, donde Jiraiya
esperaba disfrazado y observaría las acciones de Naruto, interfiriendo indirectamente si la
situación lo requería.
              Pero luego habían pasado dos días, y varias caravanas habían ido y venido por la
ruta, y ninguno de ellos tenía a Naruto con ellos, o informó haber visto a un pequeño niño
rubio con marcas de nacimiento de bigotes.
              Al final del segundo día, Jiraiya tenía que actuar con moderación en ir para
asegurarse de que Naruto estaba bien, en lugar de enviar a uno de sus sapos mensajero para
espiar a Naruto, y el pensamiento de que no había que grande la diferencia entre una civil y
un Genin, en cuanto a resistencia.
              Oh, si tan solo supiera.
              "¿Qué quieres decir con que no puedes encontrarlo?" La voz enojada y tensa de
Tsunade lo golpea casi tan fuerte como uno de sus golpes, y él retrocede como si ella
lo hubiera golpeado.
              "Quiero decir, no fue encontrado por ninguna de las caravanas, y cuando fui a ver
dónde lo habían dejado, era el hogar de una manada de lobos". Tsunade parecía cansado y
estresado más allá de lo creíble. "Había señales obvias de que se había quedado allí. En
medio del claro había una fogata, y los lobos parecían haber desenterrado los restos de
varios peces. Parecía que el gaki se había ido a pescar, probablemente a mano, y el olor del
pescado atrajo a los lobos.
              "Traté de encontrarlo, pero no había nada que pudiera ser rastreado. Los sapos no
pueden rastrear por olor, no ha dejado nada que indique a dónde se fue y tener su chakra
sellado hace que sea imposible encontrarlo por ese medio. Odio decirlo, pero parece que el
gaki se ha salido de la red, por intencional o no que haya sido ".
              Tsunade se levantó de su asiento, rodeó el escritorio y agarró el chaleco de Jiraiya
con ambas manos, levantándolo del suelo.
              "Entonces búscalo. Quiero saber todo, dónde está, qué está haciendo, con quién
está. Todo. " Gruñó; sus ojos enrojecidos por las lágrimas sin derramar.
              El sol golpeó con fuerza a Naruto, y miró a su alrededor, encontrando que estaba
un poco más fresco en la sombra del bosque en el que estaba. Sacando el mapa, lo miró,
juzgando qué tan lejos había viajado. en la semana pasada.
              Había pasado una semana desde que había dejado el pequeño pueblo de Karakura
en la Tierra de los Pájaros, y desde entonces había estado corriendo sin parar, usando la
ubicación del Sol para dirigirse en la dirección correcta. El esperó.
              Mirando el mapa de la Tierra del Viento, descubrió que ya debería haber llegado a
Sunagakure, dada su ubicación relativa a Karakura.
              Cuando entró por primera vez en la Tierra del Viento, había atravesado una
extraña ciudad fronteriza, de esas en las que se esperaría que los personajes más
desagradables usaran para cruzar fronteras sin ser detectados. De hecho, había sido
examinado por un hombre extraño, bastante alto y delgado. Otoribashi Rojuro, o Rose,
tenía el cabello rubio ondulado de color similar al de Naruto, lo que resaltaba el púrpura en
sus ojos, Naruto estaba un poco asustado de haberlo notado ( ¿significa esto que soy gay? ),
Mientras que Rose simplemente sonrió y dijo que tenía una apariencia que hizo que todas
las personas cuestionaran su sexualidad ( ¿Cómo sabía él lo que estaba pensando? ) antes
de enviar a Naruto en su camino para verificar su pasaporte recién acuñado con- Naruto
miró la nota que le dieron- Urahara Kisuke .
              Urahara hizo que Rose pareciera normal, notó Naruto distraídamente, ya que su
mente casi se había apagado una vez que conoció al tipo a cargo de verificar los
pasaportes. Llevaba una camisa verde oscuro con pantalones cortos a juego, un sombrero
de pescador verde y blanco sobre su corto cabello rubio pálido, geta y un abrigo negro con
un patrón de diamante blanco en la parte inferior. Sin embargo, eso era probablemente lo
más normal de él.
              Llevaba un bastón sin ninguna razón que Naruto pudiera ver, mientras se lanzaba
por su oficina sin ni siquiera una pizca de cojera, y seguía haciéndole a Naruto las
preguntas más extrañas ("¿Cuál es tu día favorito de la semana?" ¿Prefieres perros o gatos?
"" ¿Qué palabra crees que es la más divertida de decir? "" ¿Cuál es tu hora favorita del día?
") Y realmente no le dio a Naruto la oportunidad de responder a ninguna de ellas.
              Y si eso no cimentó que este tipo Urahara estaba loco, entonces el hecho de que le
había presentado a Naruto a su mejor amigo (¿ un gato negro?  ) Lo envió a la cima, en
opinión de Naruto.
              En el segundo en que Naruto tuvo su pasaporte sellado y aprobado, cargó su
mochila al hombro, se aseguró de tener todo lo que necesitaba y comenzó a correr en el
segundo en que tenía bien agarrado el pasaporte. Realmente no había dejado de correr
desde entonces.
              Y ahora estaba perdido. Excelente. El pensó. Ahora que voy a hacer
             
             
              Gaara había sido enviado a realizar una sola vez en el bosque fuera de Suna, y no
esperaba encontrar nada.
2pt cap 6
              Si iba a ser completamente honesto (lo que, supuso, era) con cualquiera que le
preguntara, respondería que le gustaba la patrulla fronteriza. El silencio era una gran
diferencia en comparación con la gente que murmuraba sobre él. En realidad, nunca le
había gustado estar rodeado de otras personas, ya que había hecho que los enloquecidos
murmullos del Tanuki dentro de él se convirtieran en gritos enloquecidos por la sangre para
matarlos a todos.
              Y así, Baki, actuando como Kazekage hasta que se pudiera encontrar uno
adecuado o el consejo lo votara como Godaime, envió a Gaara a la patrulla fronteriza de la
ciudad. Hasta ahora, no se había encontrado con nadie y estaba descendiendo a un estado
mental en el que nunca había estado. ¿Es esto lo que quieren decir cuando dicen que se
sienten zen? Fueron algunos de los pensamientos que pasaron por su mente mientras
consideraba la rareza de esta calma. Incluso el Tanuki estaba bastante silencioso, lo que
normalmente lo habría asustado, pero la mente Zen en la que creía estar le hizo
simplemente elegir ... disfrutarlo. Una mirada de paz adornaba el rostro de Gaara mientras
caminaba lentamente por el suelo, bajo la sombra del bosque.
              Y luego alguien cercano comenzó a maldecir, y el momento de Zen de Gaara se
fue.
              Naruto miró el mapa y, según sus cálculos, debería estar en medio de Suna.
              "¡Maldita sea!" Gritó, antes de convertir esa única oración en un mantra. El mantra
continuó hasta que lo levantaron y lo arrojaron a un árbol.
              La arena se enroscó a su alrededor, inmovilizándolo contra el árbol, y lo habría
aplastado si no se hubiera dado cuenta de quién lo había encontrado.
              "¿Quién eres y por qué has interrumpido mi 'Zen'?" Gaara sonaba algo inseguro de
que en realidad fuera Zen, y su incertidumbre se mostró.
              "¿Gaara?" Naruto parecía jubiloso, antes de que lo que decía Gaara se hundiera.
Arqueó una ceja y dijo, bastante incrédulo, "¿Dijiste 'Zen'?"
              "Uzumaki." Gaara miró, y la arena volvió a su calabaza. "Para responder a tu
pregunta, me estaba sintiendo extremadamente ... en paz, creo, es el término correcto para
ello, antes de que hicieras saber tu presencia. Ahora dime, ¿por qué estás aquí?"
              Naruto hizo una pausa, tratando de encontrar la lógica en Gaara siendo Zen,
fallando, y finalmente respondiendo entregándole a Gaara el pergamino escrito por
Tsunade.
              Gaara miró fijamente el pergamino, antes de que Naruto le pidiera que lo abriera y
lo leyera. Sus ojos se entrecerraron y Naruto tuvo que detenerlo físicamente para que no
fuera al Kazekage interino y solicitara que lo enviaran de regreso a Konoha.
              Gaara simplemente respondió que era bastante estúpido haber desterrado a su ninja
más fuerte, a lo que Naruto suspiró y explicó si estaba clasificado en el poder. Gaara
parecía confundido, al menos Naruto esperaba que estuviera confundido en su rostro, y no
él a punto de volverse loco de nuevo. Casi lo dijo, pero decidió no hacerlo.
              A veces era mejor no decir nada que ser completamente abierto y honesto con
alguien.
              Especialmente cuando ese alguien podría matarte hasta convertirlo en polvo,
literalmente, sin pestañear. Él suspiró.
              Este va a ser un día largo.
             
             
              Jiraiya se paró en el proceso de verificación de pasaportes en Karakura,
esquivando todo tipo de preguntas extrañas del hombre rubio pálido frente a él.
              Al principio, simplemente había estado tratando de sellar su pasaporte para poder
entrar al país, pero había tenido un pequeño inconveniente con el loco hombre rubio pálido
frente a él. Después de responder todas las preguntas que pudo, estaba a punto de sellar su
pasaporte cuando el hombre hizo la conexión de que había escrito la serie Icha Icha.
              El hombre luego fue y lo anunció por el sistema de megafonía.
              Aparentemente, muchas  de las personas allí eran grandes admiradores y lo
intimidaron para que firmara cualquier cosa y todo lo que pudieran firmar. Y lo
decía todo. El se estremeció.
              A veces, odiaba ser el escritor de una serie famosa.
              "Oye, Gaara, ¿no podrías decirle a nadie que estoy aquí?" La suave voz de Naruto
cortó el aire mientras él y Gaara regresaban hacia Suna.
              "¿Por qué?"
              "Porque no estoy seguro si Konoha ha advertido al Kazekage sobre mí." Gaara
miró a Naruto.
              "Estoy seguro de que lo que sea que hiciste no fue tan malo como para que todas
las Naciones Elementales te persiguieran". La respuesta de Gaara fue rápida y llena de
lógica algo defectuosa.
              "Lo sé, pero ... ¿Alguna vez has oído hablar del Akatsuki?" Naruto se detuvo con
Gaara y miró a su amigo de cabello castaño rojizo.
              "Yo no he."
              "Bueno, son este grupo de ninjas Clase S, ¡y nos persiguen!" La cabeza de Gaara
se inclinó levemente.
              "¿Nos?"
              "Lo que tenemos". Naruto no podría haber sido más claro.
              "No tenía la impresión de que 'tuviéramos' nada". El ojo de Naruto comenzó a
temblar. ¿Nunca ha oído hablar de lo sutil?
              Y luego recordó con quién estaba hablando y suspiró.
              "Tienes el Ichibi no Shukaku sellado dentro de ti. Yo tengo el Kyuubi no Kitsune
sellado dentro de mí." Los ojos de Gaara se agrandaron, y algo parecido al pánico se
extendió por todo su ser. El Tanuki dentro de él se había quedado en un silencio mortal, y
esta vez Gaara no sabía si era bueno o malo que algo así hubiera sucedido. "Y los Akatsuki
quieren quitárnoslos".
              "Eso no suena bien." Gaara declaró en su habitual actitud franca. "¿Y estás seguro
de que nos persiguen?"
              "Positivo." Naruto confirmó con una mirada sombría en su rostro. "Fui secuestrado
por uno de ellos en la Tierra de los Pájaros. Su nombre era- oh, ¿qué era? Era como una
especie de insecto ... ¡Sasori! ¡Ese era su nombre! Akasuna no Sasori."
              "He escuchado ese nombre antes. Kankuro ha declarado expresamente que este
Sasori es el mayor maestro de marionetas que jamás haya existido, y espera algún día
superarlo en las artes de las marionetas." Responde Gaara. "¿Asumo que hay otros en este
Akatsuki?"
              "Sí, al menos otros dos, un gyojin alto de Kiri. Kisame, creo que se llama. Y
Uchiha Itachi, el hermano mayor de Sasuke." Naruto responde, luego mira a Gaara. "Dijiste
que tu hermano lo sabe Sasori. ¿Crees que nos puede decir?"
              Gaara hizo una pausa, y luego continuó de regreso a Suna, Naruto siguiéndolo
detrás de él.
              "Como has dicho, tengo personas que desean protegerme, y desde nuestra batalla
he estado tratando de… compensarlos, creo que es la frase". Gaara se tomó un segundo
para encontrar las palabras correctas para explicar mejor al optimista: espera. Gaara se dio
cuenta de repente de que Uzumaki Naruto no era la misma persona con la que había
peleado meses atrás. Pensando en encuentros previos con Uzumaki, Gaara había llegado a
conocer a la rubia como ruidosa, descarada, abierta y propensa a actuar antes de
pensar. Ahora, sin embargo, el Naruto Uzumaki con el que había estado hablando era casi
un contrapunto al Uzumaki que conocía: tranquilo, más tranquilo, cerrado ( aunque no
demasiado ) y parecía estar pensando antes de actuar.
              Naruto miró a Gaara, tratando de llamar la atención del psicópata
reformado (con suerte ) de la mejor manera que no terminaría con su vida en peligro.
              En resumen, le estaba preguntando a Gaara por qué había dejado de caminar y solo
estaba mirando al vacío.
              Gaara volvió a la realidad y eligió ignorar el incesante cuestionamiento de Naruto
sobre lo que había estado pensando, en lugar de continuar con Suna.
              Naruto pensó que no era algo que debería saber y lo siguió.
              Jiraiya no estaba seguro de si era el destino del tipo bueno o el destino del tipo
malo lo que lo tenía mirando mientras cada uno de sus fanáticos en Karakura le contaban
sus propios intentos de recrear las escenas de sexo en sus libros, con imágenes ayudas y
todo.
              Tal vez haya algo que decir por los fanáticos rabiosos, señaló Jiraiya mientras
miraba, escuchando a varias personas comentar sobre sus propias variaciones personales,
como Ichimaru Gin y su amante Matsumoto Rangiku intentando la escena legendaria de
Icha Icha Violence.
              Por supuesto, estaba atado a una silla sin esperanza de escapar, pero aún así.
              Quizás había algo en todo esto del juego de roles.
              Entrar a Suna fue sencillo. Naruto y Gaara se habían acercado al guante que era la
única entrada y salida, los guardias habían estado aprensivos hasta que Gaara les había
dado su 'mirada de muerte' y dijo que Naruto estaba con él.
              No hace falta decir que dejarían pasar a la pareja, y ahora Gaara tenía que soportar
que Naruto lo reprendiera por actuar con tanta dureza.
              "... Solo digo, si hubieras sido un poco más amable, él habría revisado mis papeles
y habríamos sido libres de hacer lo que quisiéramos aquí. No de camino a la oficina del
Kazekage para asegurarnos de que el chico sepa Estoy aquí." Naruto puso los ojos en
blanco. "Además, ¿por qué quieres hacérselo saber de todos modos?"
              "Sería una idiotez no  hacerle saber que estás aquí, y no veo ninguna razón para no
informarle". Gaara fue detenido por Naruto agarrándolo brevemente por los hombros antes
de retroceder cuando la arena bajo sus pies comenzó a abarcar sus piernas.
              "Gaara," comenzó Naruto, con la cara seria en su lugar. "No quiero que nadie sepa
que estoy aquí. Casi nadie sabía que estaba en el bosque en el borde de la Tierra de las
Aves, y sin embargo, Akatsuki me encontró. No quiero traerlos aquí. A ti."
              "Puedo hacerme cargo de mí misma." Gaara respondió e hizo que la arena se
alejara de las piernas de Naruto.
              "¿Realmente puedes defenderte de un grupo de personas tan poderosas que solo
uno de ellos puede enfrentarse a uno de los Kage en igualdad de condiciones? Porque tuve
suerte de poder escapar, y no creo que lo sea. capaz de tomar cualquiera de ellos en el corto
plazo ". Respondió Naruto, mirando la espalda de su amigo mientras Gaara caminaba a
través del guante hacia Suna. "Y pude conocerte en igualdad de condiciones, Gaara. Como
estamos, solo estamos al nivel de Chunin en el mejor de los casos, y ni siquiera el más hábil
de Chunin puede enfrentarse a un Kage y esperar ganar."
              Eso llamó la atención de Gaara, cuando se detuvo y miró a Naruto.
              "Entonces, ¿qué propones que hagamos?"
              Naruto negó con la cabeza y respondió en voz baja: "Honestamente, no lo sé. Haz
lo que podamos y entrena. Hazte más fuerte para que al menos podamos pelear, supongo".
              Los dos se miraron el uno al otro, evaluando sus opciones, cuando Gaara de
repente se volvió y comenzó a caminar de nuevo.
              "Si nos encontramos a defendernos, a continuación, tenemos que saber lo más que
pueda acerca de nuestro enemigo." Gaara habló. "Ven. Buscaremos a Kankuro y
aprenderemos todo sobre este Akasuna no Sasori."
              Sunagakure no era tan diferente de Konoha, notó Naruto, mientras caminaba por la
calle hacia la vivienda donde se alojaban Gaara y sus hermanos.
              Las miradas cautelosas, las miradas de miedo y enojo también eran demasiado
familiares para Naruto, y sintió que podía simpatizar un poco con Gaara. Por supuesto, todo
lo que tenía a su favor era ser tratado con total apatía, pero definitivamente podía recordar a
las personas mirándolo con miedo y odio cuando pensaban que no estaba mirando,
susurrando cosas viles sobre él cuando pensaban que no podía. oír. Mientras tanto, Gaara
tuvo que asesinar a su tío, quien se había abierto camino hasta su corazón y luego se lo
arrancó antes de tener que defenderse de los innumerables intentos de asesinato hechos por
su propio padre.
              Y fue en ese momento que Naruto alcanzó un entendimiento de Gaara que nadie
más podría esperar lograr.
              Gaara se había visto obligado a convertirse en la herramienta que su padre quería
de él, y al hacerlo, casi pierde la cabeza. Casi perdió su humanidad.
              Naruto miró a su alrededor y vio la verdad de Suna: vio cosas que había visto en la
Tierra de las Olas: tiendas con poco que vender, gente en la calle pidiendo comida, dinero,
vivienda segura. Vio las tiendas vacías, los altos precios, la mirada de desesperación en los
ojos de todos los que estaban a la vista, incluso el ninja.
              Y fue entonces cuando realmente supo cuán enormemente diferentes eran cada uno
de los pueblos ocultos. Cuando era joven y apenas estaba aprendiendo sobre los muchos
pueblos ocultos, pensó que todos eran tan grandes y bulliciosos como Konoha.
              Oh, qué equivocado había estado.
              Claramente, Suna no era tan bulliciosa como Konoha, y dado que solo habían
estado caminando durante cinco minutos y ya estaban en la mansión de Kazekage en el
medio de la aldea, Suna no era tan grande como Konoha.
              Gaara llevó a Naruto adentro, y fue directamente hacia las habitaciones.
              "¿Tú vives aquí?" Naruto estaba asombrado. Nunca había estado en la parte de la
Residencia del Hokage donde realmente la habían vivido, pero nunca había pensado en sus
sueños más salvajes que vivirían tan lujosamente.
              "Si." Fue la respuesta sucinta de Gaara. "La habitación de Kankuro reside de esta
manera, y generalmente se le puede encontrar allí mejorando sus títeres."
              Naruto casi quiso preguntar cómo Gaara sabía eso, pero decidió una vez más que
había algunas cosas sobre Gaara que nunca entendería.
              Se acercaron a la sencilla puerta, blanca contra las paredes beige, y llamaron.
              Kankuro parecía tener casi un ataque al corazón cuando abrió la puerta y vio a
Gaara parado allí con el rubio Konoha-nin que había derrotado a Gaara.
              "¿Podemos pasar?" Preguntó Gaara cortésmente. Y esa era otra cosa que había
cambiado sobre Gaara: estaba usando modales, preguntando si algo que estaba a punto de
hacer estaba bien o queriendo saber su opinión sobre algo que parecía completamente
trivial para cualquier otra persona. Kankuro y Temari no estaban seguros si estaba tratando
de ser más amable o si simplemente estaba actuando de esa manera solo para verlos
enloquecer.
              "Sí-sí." Kankuro ciertamente no estaba dispuesto a negarle a Gaara algo que
claramente quería hacer o saber. Dio un paso atrás y dejó entrar al dúo.
              La habitación de Kankuro era casi exactamente como Naruto la imaginaba. Había
una cama en la esquina más alejada, y a un lado había una estantería llena de varios
pergaminos. Probablemente en títeres, pensó Naruto.
              En la pared opuesta a la cama, había un tocador con un espejo de tocador encima,
y Naruto tuvo que evitar echarse a reír ante la variedad de productos de maquillaje que
había encima.
              Esparcidos por el suelo había varios engranajes y piezas de marionetas. Parece
que Gaara tenía razón. Naruto notó.
              "Mira, tenemos que mantener todo este asunto de la visita en silencio, y los dos
realmente apreciaríamos que no le dijeras a nadie que estamos aquí". Naruto habló por
primera vez desde que comentó sobre la gran escala de la mansión, y su comentario fue
conducido a casa por la mirada oscura que Gaara le estaba dando a Kankuro, quien
asintió. "Entonces, ¿qué sabes sobre Akasuna no Sasori?"
              "Sasori fue el mejor maestro de títeres que jamás haya existido después del creador
de las técnicas de títeres, Chikamatsu Monzaemon. Fue la primera persona capaz de
controlar más de 10 títeres a la vez, aunque nunca le dijo a nadie cómo lo hacía, y se hizo
famoso por usar 100 títeres para destruir una sola fortaleza durante una redada varios años
antes de que el Sandaime Kazekage desapareciera y comenzara la Tercera Gran Guerra
Mundial Shinobi ". Kankuro explicó. "Aparte del hecho de que es el único usuario
conocido de títeres humanos, nadie sabe qué más puede hacer".
              "¿Marionetas humanas?" Preguntó Naruto.
              "Se dice que Sasori fue la primera persona en usar seres humanos vivos como
marionetas, y hay rumores de que había estado tomando los cuerpos de las personas que
había derrotado y convirtiéndolos en marionetas reales, aunque no hay pruebas de que
ninguno de los dos esas afirmaciones, por lo que las únicas personas que definitivamente
podrían decir tal cosa son los dos ancianos Chiyo y Ebizu, y el mismo Sasori ".
              "¿Es posible reunirse con alguno de esos ancianos?" Preguntó Gaara y Kankuro se
encogió de hombros.
              "Lo dudo mucho. Se dice que ambos se volvieron locos hace años y pasan todo el
tiempo gastando bromas a cualquiera que se crucen, incluso a ellos mismos". Dijo
Kankuro. "E incluso entonces, no creo que puedas sacar nada de ellos. Después de todo,
Sasori es el nieto de Chiyo, y se pone bastante callada cuando alguien lo menciona."
              "¿Entonces eso es todo?" Pregunta Naruto, mirando a Kankuro con cierta
decepción. "Puede controlar un centenar de marionetas, marionetas humanas, en cualquier
momento". Suspiró, hundiendo los hombros antes de darse cuenta de algo. "¿Qué tienen de
importante las marionetas humanas? ¿No son lo mismo que las marionetas normales?"
              Kankuro puso los ojos en blanco antes de responder: "No, ahí es donde todos
estaban equivocados. Al usar cuerpos humanos reales como títeres, Sasori teorizó que era
posible usar la naturaleza del chakra que esa persona había podido usar en la vida real.
Incluso sugirió que era posible usar el Kekkei Genkai que un títere podría usar cuando
estaban vivos, pero ninguno de esos nunca había sido verificado realmente, ya que el
público pensaba que los rumores de que los títeres de Sasori estaban hechos de cuerpos de
personas reales eran repugnantes. realmente todo lo que sé ".
              "Gracias, Kankuro." Naruto dijo algo más optimista y como su antiguo yo en este
entorno. "Pero hay una cosa que no entiendo. ¿Qué es la naturaleza del chakra?"
              "¿No te enseñan nada en Konoha?" Kankuro murmuró antes de responder. "¿Sabes
cómo la gente puede usar ninjutsu elemental, verdad?" Ante el asentimiento de Naruto,
continuó. "Bueno, la razón por la que las personas pueden hacer eso es porque sus bobinas
de chakra se inclinan naturalmente hacia uno de los cinco elementos: fuego, viento, agua,
relámpagos y tierra. El Kekkei Genkai elemental no encaja en ninguna de estas categorías,
pero los dos elementos que los hacen hacer. Por ejemplo, tu Shodai Hokage podría usar
Wood Release, pero ese no es uno de los cinco elementos. Sin embargo, los dos elementos
que se combinan para crearlo, tierra y agua, son dos de los cinco elementos. yo hasta ahora?
"
              "Si." Dijo Naruto, aunque lo dejó con algunas preguntas, sabía que solo alguien de
Konoha podría responderlas. "Gracias por explicarnos. Seguiremos nuestro camino, y
recuerda: nunca estuvimos aquí " Esa última parte fue siseada con Naruto poniendo su cara
seria de nuevo antes de volver a su ser optimista y alegre y marcharse con Gaara.
              La puerta se cerró y Kankuro se quedó solo. Se derrumbó, temblando de miedo,
empapado en sudor y al borde de la hiperventilación.
              ¿Que demonios?
             
             
              La vista desde lo alto del cañón lo convirtió en una vista increíble cuando el sol se
puso en el horizonte. Suna lucía como si estuviera construida de oro, brillando en los
últimos restos de luz solar, mientras Naruto miraba con Gaara.
              "Entonces, ¿a dónde vas a ir?" Naruto miró a Gaara con sorpresa, habiendo
pensado que Gaara no era de los que dirigían una conversación.
              "No sé. Al norte, supongo, dirígete a la Tierra de la Tierra. Podría quedarme allí
por un tiempo, probablemente dirígete a Iwa; mira si sus ninjas son algo como Konoha dice
que son". Naruto respondió, volviéndose para mirar la puesta de sol.
              "¿Y qué harás si te cruzas con Akatsuki?" Ninguno de los dos se miraba, por
miedo a ver a su amigo por lo que podría ser la última vez.
              "Daré una gran pelea, pero dudo que pueda alejarme de ellos por tercera vez. La
primera fue porque Jiraiya y Sasuke aparecieron, mientras que la segunda fue suerte, pura y
simple. . " Respondió Naruto. "Y será mejor que pelees muy bien, o te patearé el trasero
cuando nos volvamos a encontrar". Naruto se rió de nuevo, pero simplemente sirvió para
aumentar la incomodidad.
              "¿Y si voy contigo?" Gaara había tomado por sí solo toda la conversación y había
borrado cualquier parte de la tensión.
              "No. No dejaré que arruines las ataduras-" Naruto fue interrumpido.
              "Lo he intentado, pero no hay vínculos con ninguno de mis hermanos, y lo que
tengo contigo es mucho más fuerte que mi vínculo con ellos". Gaara dijo lacónicamente. "Y
no importa cuánto lo desees, no hay nada que no haya hecho para arreglarlo. No hay nada
que me mantenga aquí, y juntos podemos ser suficientes para defendernos de Akatsuki".
              Naruto se quedó en silencio, considerando las opciones.
              Gaara tenía razón; solos, no podrían enfrentarse al Akatsuki en pie de igualdad. Y
era lo suficientemente seguro asumir que los otros Jinchuuriki no serían capaces de luchar
contra los Akatsuki por sí mismos, sin importar cuán poderosos fueran. Incluso si fueran
Clase S, solo significaría que podrían luchar en pie de igualdad con uno de los Akatsuki, y
significaría que no ganarían contra dos de los ninja perdidos en la
organización. Presumiblemente, se pusieron en parejas para complementar las habilidades
de cada uno, lo que significa que eran doblemente fuertes juntos, y estaban especialmente
preparados para derrotar a cualquiera de los Jinchuuriki.
              Siguiendo esa lógica, entonces significaría que tendrían más dificultades para
derrotar al menos a dos Jinchuuriki al mismo tiempo. Lo que dejó a Naruto con un solo
objetivo por hacer, para proteger el mundo y asegurarse de que él y los de su clase vivieran
el mayor tiempo posible.
              "Entonces nos dirigiremos juntos hacia el norte, a la Tierra de la Tierra". Dijo
Naruto con convicción, levantándose y alejándose de la ciudad. Gaara se sorprendió por la
facilidad con la que Naruto había aceptado que viajaban juntos, y se puso de pie,
desabrochando su Suna Hitai-comió de la correa del hombro de su calabaza.
              "¿Que haremos?" Naruto se volvió para mirar a Gaara, pura determinación en su
rostro mientras la determinación se imponía.
              "Conseguiremos que los otros Jinchuuriki se pongan de nuestro lado. Lucharemos
contra los Akatsuki, juntos".
              Y dicho esto, los dos partieron hacia el norte hacia el país de la Tierra, el Hitai-Ate
de Gaara quedó rápidamente enterrado bajo la arena del desierto. Detrás de ellos se puso el
sol, dejando todo en la oscuridad de la noche.
* Capítulo 7 *: Introspectivo
 
              
              Capítulo 7
              Introspectivo
              Era la frontera entre la Tierra de la Lluvia y la Tierra del Viento, y habían estado
viajando durante bastante tiempo. Se habían movido durante la noche y bien entrado el día,
hasta que anocheció y llegaron a la ciudad fronteriza. La ciudad en sí era bastante sencilla,
casi se mezclaba con el paisaje montañoso, y el dúo la habría pasado por completo si no se
hubieran cruzado con un comerciante que ingresaba a la Tierra del Viento. Shiba Kuukaku
había sido bastante ruidosa al señalar el camino, su brazo protésico había respondido
notablemente, a pesar de ser simplemente un simple brazo de madera. Tal vez sea como ese
cuerpo de títere que usó Sasori ... Sacudiendo ese pensamiento por otro momento, Naruto
agradeció al vendedor de fuegos artificiales saliente antes de dirigirse con Gaara a la
ciudad.
              El viaje había sido bastante silencioso para Naruto y Gaara, ya que Gaara nunca
había sido uno para conversar, y Naruto se había sumido en sus pensamientos.
              Si bien puede que no haya sido el mejor en la inteligencia de los libros, se
enorgullecía de su habilidad de observación. Y esa habilidad le dijo todo sobre las razones
de Gaara para ir con él.
              Gaara lo consideraba lo suficientemente importante como para que no pudiera
soportar perder. Más que sus hermanos, al menos… pensó Naruto, mientras se acercaba al
primer motel que vio, solo para darse cuenta.
              No tenia dinero.
              Al mirar a Gaara, Naruto se dio cuenta instantáneamente de que él no era de los
que tenían dinero a mano.
              Y así, se encontraron acampando en el bosque que rodeaba la pequeña ciudad de
Hanakari, comiendo más cecina que le había dado Hiyori hace poco más de una semana. Di
lo que quieras sobre la chica rubia enojada, hizo una buena cecina.
              "En realidad, nunca me dijiste por qué viniste conmigo". Naruto abrió, mirando el
fuego frente a él. ¿Por qué me interesan tanto las llamas? Naruto silenciosamente esperaba
que no fuera una especie de pirotecnia enloquecida, luego recordó su primera misión de
rango C y la entrada extremadamente llamativa que había hecho en la batalla final en el
puente. Maldita sea, soy un pirotecnia. Estaba tan absorto en sus pensamientos que casi se
perdió la respuesta que le dio Gaara.
              "Ya te lo dije, no había nada que me mantuviera en ese pueblo". La respuesta de
Gaara puso nervioso a Naruto.
              "¿Nada? ¿Ni siquiera tu hermano y tu hermana?" Naruto miró al pelirrojo, que
masticaba mecánicamente la cecina, y casi deseó saber lo que pasaba por la mente del ex
psicópata.
              Casi.
              "Me acerqué a ellos tantas veces como pude, pero me rechazaron". Gaara dijo sin
rodeos, y Naruto pudo detectar un indicio de algo en la voz de Gaara. ¿Decepción?
              "Bueno, ¿qué hiciste?" Naruto cambió a una mejor posición, apoyado contra un
árbol cercano (olmo, notó).
              "Hice muchas cosas. Pedirles su opinión sobre cualquier cosa que considerara
importante, agradecerles por estar allí y, sin embargo, no importaba lo que hiciera, parecían
tener aún más miedo de mí".
              "Tal vez no fue lo que hiciste, pero ¿cómo lo hiciste?" Naruto respondió
sabiamente, completo con fingir la pose de 'maestro'. Gaara simplemente miró fijamente,
sin entender la esencia de la broma. Naruto salió de la pose de 'maestro' y suspiró,
murmurando sobre 'pelirrojos locos que no conocerían la comedia si saliera volando de sus
traseros'. No hace falta decir que Gaara estaba confundido.
              "No creo que hayan sido mis acciones, ya que estoy seguro de que fueron bastante
claras". Naruto se inclinó hacia adelante, pero Gaara no dio más detalles, dejando a Naruto
hundirse momentáneamente en la derrota antes de saltar sobre la falta de fe de Gaara.
              "¿Entonces eso es todo? Hiciste lo mejor que pudiste y cuando no obtuviste las
reacciones, querías que te levantaras y te fuiste a la primera oportunidad, ¿es eso?" Naruto
estaba enojado, no hay que olvidar eso. Estaba enojado.  ¿Cómo podría alguien preocuparse
tan poco por la fe de los demás de esa manera?
              "¿Qué esperas que haga, Uzumaki? ¿Regresar a ese lugar y hacer lo que haces?
¿Sonreírles, sonreír cuando me miran, reírme de ellos mientras me desprecian?" Naruto,
conmocionado por su ira, miró hacia otro lado. "Incluso tú no puedes admitir que sería
prudente hacerlo. Entonces, ¿qué más puedo hacer excepto ir contigo, la única otra persona
que he conocido que puede entenderme?"
              "Gaara," Naruto lo miró, y parecía como si el peso del mundo descansara
lentamente sobre sus hombros. "No intentaré forzarte a ir a un lugar que odias, pero eso no
significa que siempre estaré allí para que lo sigas. De hecho, a la primera oportunidad que
tenga, te enviaré de regreso allí y Estaré a tu lado, asegurándome de que construyas los
lazos adecuados con tu hermano y hermana, incluso si tengo que patearte el trasero para
llevarte allí ".
              "Uzumaki, no creo que alguna vez te entenderé." Dijo Gaara.
              "Eh, nadie puede decir que me entienden, pero siéntete libre de intentarlo". Naruto
se acostó y se dio la vuelta, agitando una mano en dirección a Gaara. "Noche."
              Poco después, Naruto pudo escuchar suaves ronquidos, mientras que Gaara
simplemente se reclinó contra el árbol detrás de él, junto a su calabaza, su arena se
contorsionó en la curva de su espalda. Se acostó cómodamente y observó a Naruto dormir,
el fuego se apagaba lentamente.
              De vuelta en Konoha, los equipos restantes prácticamente se habían
disuelto. Kakashi había regresado a ANBU y nadie lo había visto desde entonces. Sakura se
había unido al espacio vacante en el Equipo 10 dejado por la promoción de Shikamaru a
Chunin, entrenando con Ino y trabajando juntos para tomar los próximos exámenes de
Chunin y ser promovida a Chunin. Asuma y Kurenai habían optado por simplemente dejar
que su relación se hiciera pública, lo que había provocado que Shiranui Genma ganara el
grupo de apuestas en el momento en que se lanzarían (el grupo se actualizaba anualmente, y
el pozo se agravaba a medida que se realizaban las nuevas apuestas). Ahora el grupo de
apuestas estaba encendido cuando Asuma noquearía a Kurenai.
              Shikamaru trabajó para aprender más de las técnicas de su clan, incluso creó
algunas propias. Kiba estaba trabajando para mejorar su Colmillo Perforador Doble, no
queriendo tener otro final de misión como la fallida misión de Recuperación de
Sasuke. Shino había profundizado en el entrenamiento del clan con su Kikaichu, ahora
bastante abierto sobre sus celos porque Kiba había ido a la misión en lugar de él. Neji había
trabajado con Hinata, ayudándola a superar a Naruto, pero por más que lo intentaba, no
podía superarlo por completo. Ambos Hyuga trabajaron para mejorar su competencia en
Gentle Fist. Gai y Lee estaban más exuberantes que nunca, trabajando para volverse más
fuertes que antes, mientras que Tenten había ido a Kurenai para ayudar a entrenar en
Genjutsu. Choji se había vuelto mucho más extrovertido al mencionar su peso, y se había
vuelto mucho, mucho más fuerte que antes.
              Una cosa era tabú para todos.
              Uzumaki Naruto.
              Aunque se habían entrenado y actuado como si lo hubieran superado, todavía
estaban obsesionados con lo que él había dicho, y algunos habían empezado a resentirse
con él por los comentarios que había hecho.
              A la larga, los había convertido en los Shinobi excepcionales que estaban
destinados a ser.
              Sin embargo, a corto plazo ...
              La mitad de ellos había empezado a resentir a Naruto por sus palabras, y estaban
contentos de que lo hubieran puesto en soledad permanente. La otra mitad había aceptado
lo que él había dicho como problemas que habían decidido ignorar y estaban trabajando
para superarlos.
              Dicho esto, había crecido una brecha entre el grupo y no estaban tan cerca como
antes. Sakura, mientras entrenaba con el nuevo equipo 10, había preguntado qué les había
pasado.
              Nadie tenía una respuesta para ella, pero todos conocían el motivo.
              Naruto era el pegamento que los había unido, y sin él, estaban perdiendo la
amistad que alguna vez tuvieron.
              Jiraiya finalmente había salido de Karakura, después de haber prometido a los
residentes que regresaría allí pronto, y se estaba acercando a las puertas de Suna. Su rostro
estaba endurecido y era un hombre con una misión. Nada le impediría completar su misión.
              "¡Detener!"
              … Excepto por los oficiales de la puerta.
              Cuando Naruto se despertó, se había sentado y estirado, resolviendo cualquier
rigidez que había obtenido al dormir en el suelo ( Eh, como si el zorro me dejara estar
rígido y dolorido, la forma en que me cura ) . Naruto rodó internamente su ojos mientras se
imaginaba a Kyuubi sentado en su jaula aullando por cómo cosas triviales como los
calambres musculares y el dolor hacían un vaso débil.
              Y entonces Naruto notó que Gaara estaba sentado allí, casi exactamente en el
mismo lugar en el que había estado cuando Naruto había terminado la noche, mirándolo.
              "¿Uh, Gaara?" Comenzó Naruto, temiendo la respuesta. "¿Me has estado mirando
toda la noche?"
              "Al contrario de lo que crees Uzumaki, el mundo no gira a tu
alrededor". Respondió Gaara, causando que el rostro de Naruto se arrugara en confusión.
              "¿Qué?" Gaara suspiró.
              "No, no te miré fijamente en toda la noche." Naruto suspiró aliviado. "De vez en
cuando miraba la luna".
              Gaara se levantó, sin notar que la ceja de Naruto comenzaba a temblar, o la mirada
muerta que había puesto su rostro.
              "Um, ¿sabes cuál es la privacidad personal, Gaara?" El adolescente al que se
dirigió simplemente miró a la rubia, que suspiró. "¿No hubo momentos en Suna en los que
harías cosas que preferirías que se hicieran sin que nadie te viera?"
              "Cuando participé en el mantenimiento de mi higiene personal, sí". Naruto miró
hacia otro lado, su rostro se puso ligeramente rojo por el giro que había tomado la
conversación.
              "Bien, bueno ... Dormir es una de esas cosas que a la gente no le gusta que otros
los miren. ¿Te hubiera gustado que la gente te observara mientras te bañabas?"
              "Los habría matado por entrometerse e interrumpir el mantenimiento de mi
higiene". La cara de Naruto volvió al modo de pausa y su ojo se movía más que antes. Le
tomó un segundo trabajar en la habilidad de golpear su mano sobre su rostro,
manteniéndola allí para recuperar la compostura, antes de mirar hacia el cielo nublado.
              Gaara simplemente se imaginó que Naruto estaba pensando, y tomó la cecina y
consumió varios trozos, deteniendo varios mordiscos en el primer bocado y dando un
gruñido de aprobación antes de terminar la media docena en su mano.
              "Gaara," comenzó Naruto. "Para otras personas, hay ciertos límites que otros no
traspasan. ¿No hubo cosas que hicieron tus hermanos que querían hacer en privado?"
              "No lo sé. Nuestra interacción fuera de las misiones fue mínima. Incluso cuando
traté de participar en actividades de grupo o les pregunté sobre esas cosas, no tuvo
éxito". En este punto, la ceja de Naruto amenazó con comenzar a temblar de nuevo, y
estaba en camino de regreso a la mirada muerta antes de suspirar y abandonar la
conversación.
              "Mira, hay algunas cosas que, por el bien de la dignidad de otras personas" y la
cordura  "Otras personas, bajo ninguna circunstancia, hacen. Ahora vamos, tenemos que
irnos". Naruto apagó el fuego y llenó el pozo de fuego antes de empacar. Gaara
simplemente se echó la calabaza al hombro y se quedó esperando a que Naruto
terminara. En ese momento, Naruto había notado que Gaara estaba parado allí mientras él
tenía que hacer todo el trabajo sucio, y comenzó a murmurar sobre 'malditos pelirrojos que
no saben cuándo otros necesitan ayuda'.
              Desconocido para los dos, su descenso a la Tierra de la Lluvia fue observado por
un par de Jonin Ame-nin. Simplemente observaron a los dos niños mientras se dirigían
hacia la Zona de Guerra de los Condenados, sin hacer nada más que deseando
silenciosamente una muerte indolora.
              Varias horas después, comenzó a llover, borrando cualquier rastro de que la
pequeña alcoba había sido un campamento y que alguno de los Ame-nin había estado allí
alguna vez.
              "¿Qué quieres decir con que Gaara ha desaparecido?" Jiraiya había venido
originalmente para ver si Naruto había viajado con una caravana saliente y se había dirigido
a Suna, pero parecía que había problemas mayores en la Tierra del Viento. Tan pronto
como llegó a Suna, se puso en contacto con sus espías en la Tierra del Viento y se le
informó de dos cosas:
              Akatsuki fue avistado entrando en la Tierra del Viento.
              Varios días después, el Ichibi Jinchuuriki había desaparecido durante la noche.
              Normalmente, eso no sería motivo de gran preocupación, ya que el hecho de que
Akatsuki había entrado en la Tierra del Viento desde la Tierra de las Aves sugirió que
tenían que haber venido de la Tierra de la Lluvia o la Tierra del Fuego. Sus espías no se
habían infiltrado en la Tierra de la Lluvia, y estaba tan cerrada que ni siquiera un Kage
podía entrar si quisiera, dejando una opción.
              Venían de tomar a Naruto, y es posible que ya hayan extraído el Kyuubi.
              Jiraiya no quería aceptar esa realidad, por lo que esperaba desesperadamente que
Naruto aún estuviera vivo, a pesar de la evidencia que lo apoyaba, había desaparecido por
completo de donde los ANBU lo habían dejado.
              Y así, eso lo dejó parado en la oficina de Godaime Kazekage recientemente
instaurada. Estéticamente, no era muy diferente a la oficina del Hokage. El esquema de
color era diferente, pero por lo demás, había una estantería que contenía las leyes de
Sunagakure, información comercial importante, información presupuestaria, incluso los
diferentes estatutos que gobernaban los clanes individuales dentro de Suna.
              Detrás del escritorio, con el amanecer brillando directamente en las ventanas,
Jiraiya tuvo que cubrirse los ojos para ver al hombre sentado en el escritorio.
              El Godaime Kazekage.
              Llevaba un pañuelo en la cabeza, sostenido con su Hitai-Ate, aunque todo el lado
izquierdo de su rostro estaba oculto. El pañuelo estaba sujeto por tiras de tela, que se
envolvieron alrededor de la parte inferior de su cabeza y alrededor de su cuello,
desapareciendo dentro de su chaqueta Jonin gris-beige, que tenía una pequeña capa unida a
la parte posterior que cubría la parte superior de los brazos. Debajo de su ojo derecho había
dos tatuajes rojos que adoptaban el rostro de dos llamas volteadas de lado. Sentado encima
de su cabeza había un gran sombrero angular, con el Kanji para viento en el medio de una
mancha azul que marcaba la parte delantera del sombrero.
              Este era Baki, el hombre que fue designado como el nuevo Kazekage una vez que
se dieron cuenta de que Gaara había desaparecido.
              "Lo que quiero decir, Sannin de Konoha, es que lo envié a patrullar fuera del muro
de Suna, accediendo a su solicitud de enviarlo solo. Los guardias de la puerta, a quienes
conociste, no informaron que hubiera regresado. no fue hasta el día siguiente que nos
enteramos de que todavía no había regresado. Envié un equipo de Jonin para localizarlo,
pero no encontraron nada. No creo que se haya ido solo, y últimamente parecía haber
intentado ser considerado con las opiniones de los demás, en particular las de su hermano y
hermana.
              "Al ser interrogados, dijeron que su hermano no se había acercado a ellos para
pedirles su opinión sobre su salida al desierto". Baki terminó. "En ese momento, se ordenó
el estado de emergencia y me nombraron Godaime, ya no el Kazekage interino".
              "Creo que sé quién puede haberlo llevado". La respuesta hizo que Baki casi lo
perdiera mientras se levantaba. "Ahora, antes de que intentes salvarlo, debes saber que en
este punto, todo lo que traerás a casa es su cuerpo".
              "¿De qué estás hablando?" Toda emoción desapareció del rostro del Kazekage, y
Jiraiya de repente se encontró frente al Shinobi de élite que ansiaba demostrar que se
merecía el título de Kage. Fortaleció su determinación, a pesar de ser lo suficientemente
luchador como para poder ( probablemente ) derrotar al Kazekage sin demasiado esfuerzo
de su parte.
              "Estoy hablando de una organización formada por Miss-nin Clase S; una
organización que quiere eliminar a los Biju de Jinchuuriki, y tiene los medios para
hacerlo". Jiraiya normalmente no explicaría tales cosas a nadie que no fuera de Konoha,
pero los tiempos desesperados requerían medidas desesperadas. "Esa organización se llama
Akatsuki, y a estas alturas ya han comenzado a sacar al Ichibi de Gaara. Es demasiado tarde
para salvarlo".
              "¿No hay nada que podemos hacer?" Baki sonaba tenso. No había esperado que
ocurriera algo tan horrible. Cuando la cabeza de Jiraiya se movió en sentido negativo, se
dio cuenta de que, si bien podría ser demasiado tarde para evitar que este Akatsuki se
llevara a Gaara, al menos podría correr la voz a las otras naciones de Akatsuki y su
intención con los Biju. "Entonces difundiremos la voz por las Naciones Elementales,
asegurándonos de que todos  conozcan a este Akatsuki y su intención de convertir a los Biju
en bestias de guerra contra las Naciones Elementales".
              La Tierra de la Lluvia ciertamente estuvo a la altura de su nombre, pensó Naruto
con tristeza mientras se frotaba los brazos. Hace tanto frío aquí ...
              Naruto miró a Gaara, quien lo estaba pasando peor que él. La arena de Gaara
estaba absorbiendo toda el agua con la que entró en contacto, por lo que tuvo que gastar
chakra extra solo para mantener su calabaza como una calabaza. Sin mencionar el esfuerzo
físico de tener que cargar cientos de libras de arena húmeda, que era más densa y pesada
que la arena seca.
              Frotándose los brazos para que la sangre fluyera, Naruto se preguntó si debería
preguntarle a Gaara si estaba bien, ya que el pelirrojo no mostraba ningún signo de
frío. ¿Cómo no puede tener frío? ¡Lleva una camiseta y pantalones como yo!
              Claramente, Naruto tenía problemas.
              Mirando a su alrededor, no había nada más que las ruinas de la ciudad en la que se
encontraban, apenas vistas en la oscuridad del día. Naruto se sintió humillado y
asustado. Estos eran los restos de una ciudad, una instantánea de algo que nunca enseñaron
en la academia: una zona de guerra después de la guerra. Varios de los edificios que aún
estaban en pie estaban en bastante buenas condiciones, considerando que más de la mitad
de cada edificio individual parecía estar limpio. Y si uno miraba de cerca, podían ver los
fantasmas del ninja que había muerto, persistiendo en las sombras de las ruinas, observando
todos los movimientos de todos los vivos que se atrevían a pasar por la ciudad. Y no eran
solo los fantasmas del ninja. Entre los destellos de los relámpagos, se podía ver a los civiles
que habían muerto como resultado de la batalla entre los Ame-nin y sus enemigos, viviendo
sus vidas como si nunca hubieran muerto. Ocasionalmente, se mostraba a algunos mirando
al dúo, y una vez Naruto pensó que vio a uno de ellos llamándolo, como un padre haría con
su hijo.
              "Gaara, salgamos de esta ciudad lo más rápido posible." Naruto miró al pelirrojo,
quien simplemente asintió, luciendo bastante asustado.
              Después de todo, ¿de qué sirve una defensa absoluta contra las almas inmortales de
los condenados?
              Desplegando el mapa, que Naruto hizo todo lo posible por mantener seco, miró el
mapa de la Tierra de la Lluvia, calculando su ubicación dada la velocidad y el tiempo de
viaje.
              Di lo que quieras sobre él, pero Uzumaki Naruto era mucho más inteligente de lo
que parecía.
              "Todo bien." Naruto levantó su rodilla y puso el mapa sobre su pierna,
colocándose sobre los restos de una pared. O un techo. No estaba seguro de cuál, pero todo
lo que necesitaba saber era que los restos del edificio de apartamentos los mantenían secos
y fuera de la lluvia. "Parece que estamos a una semana de la Tierra de la Tierra, a este
ritmo. Si tenemos suerte y podemos acelerar el ritmo, deberíamos poder recortar algunos
días del viaje. Una vez allí, podemos detenernos en esta ciudad aquí: Rukongai. Está
etiquetada como una ciudad comercial, con algunos casinos. Supongo que veré si mi racha
de suerte funciona tan bien con el juego como con mis peleas. ¿Estás de acuerdo?
2pt cap 7
              Gaara solo lo miró antes de inclinar la cabeza en lo que Naruto había aprendido a
interpretar como positivo.
              "Bueno." Enrolló el mapa. "Vamos a dormir un poco aquí y salir por la mañana".
              Esa noche tenía que ser la más aterradora que los dos habían tenido. Gaara, de
acuerdo con las súplicas de Naruto, había empezado a usar las noches meditando,
endureciendo su mente contra las divagaciones de Shukaku. Si bien era impresionante
hacer que horas enteras parecieran minutos, Gaara todavía era propenso a ser despertado
por el más leve de los sonidos, lo que lo convertía en una gran compañía para un durmiente
ligero como Naruto.
              Fuera del espacio cerrado, la lluvia continuó, implacable en su arremetida contra el
paisaje.
              Dentro de los oscuros restos de lo que una vez había sido una casa, Naruto se
recostó contra un montón de escombros, que habían sido aplastados bajo su peso para
encajarlo perfectamente, mientras que Gaara simplemente se colocó en la posición
meditativa básica, cerró los ojos y no lo había hecho. movido desde.
              Pasó más de una hora y nada cambió. La arena de Gaara se había movido para
encerrarlo, evitando que el frío afectara su cuerpo, mientras que Naruto se quedó para
defenderse del frío durante varios minutos, inquieto para mantenerse caliente hasta que un
manto de arena se movió para encerrarlo como lo hizo con Gaara. Se dio un agradecimiento
casi incoherente antes de que todo se quedara en silencio una vez más.
              Y luego hubo sonido.
              Gaara fue el primero en despertar, con Naruto apenas un segundo después,
cargando la mochila al hombro con un solo movimiento suave. La arena se deslizó
silenciosamente hacia el interior de la calabaza, aunque el tapón quedó fuera para facilitar
el acceso.
              Naruto, siendo el más ligero de los dos, se movió hacia la puerta de la habitación
destrozada, mirando el caparazón desmoronado del resto de la casa. Tuvo que evitar gritar.
              Cuando entraron en lo que parecía ser una casa intacta, todo, excepto una
habitación, quedó arrasado, dejando en pie un caparazón roto y desmoronado de una casa.
              Ahora, sin embargo, era como si el interior no hubiera sido destripado en absoluto.
              Naruto volvió a mirar a Gaara, quien se movió rápidamente para ver cuál era el
problema.
              La casa era luminosa y el segundo piso, que no existía anteriormente, estaba muy
obviamente allí. Sentados en la cocina había una familia de civiles, todos ellos morenos de
ojos grises. Estaban los padres, que parecían estar en sus treintas, una hija adolescente, un
hijo menor que parecía tener unos 6 años y un niño pequeño corriendo siendo perseguido
por la madre mientras el padre estaba parado en la estufa cocinando comida. .
              El dúo comenzó a retroceder, con los ojos muy abiertos por el miedo, hasta que
chocaron contra la pared.
              "¿Hay otra salida?" La voz de Gaara era suave, apenas llegaba a los oídos de
Naruto.
              "No, por eso elegimos esta habitación. Está cerrada al exterior y es cálida". Naruto
respondió, sin apartar la cabeza de lo imposible que tenía delante.
              "¿Quizás es un Genjutsu?" Dijo Gaara.
              "No es probable. Tienes suficiente chakra de Shukaku en ti como para que ningún
Genjutsu realmente funcione contigo". Naruto respondió, antes de que se le ocurriera una
idea. "Si puedo atravesar la pared detrás de nosotros, entonces es un tiro directo afuera,
¿verdad?"
              "Mi comprensión del diseño de este edificio tiene que estar afuera del otro lado de
esta pared, sí". Gaara no vio a dónde iba el rubio con ese pensamiento. Hasta donde él
sabía, no había nada en su arsenal de jutsu que fuera lo suficientemente poderoso.
              "Bien. Prepárate para correr." Naruto extendió su mano, haciendo algo que era
nuevo para él: un Rasengan con una sola mano. Lanzó su brazo, haciendo ruido mientras
aplastaba la pared frente a él, enviando metralla a la habitación a su alrededor, haciendo
que la arena de Gaara se levantara frente a él en defensa. En el segundo en que Naruto pasó,
corrió, la habitación colapsando a su alrededor cuando Gaara salió, siguiendo a Naruto
mientras los dos corrían, la casa se convirtió en escombros detrás de ellos.
              Sin embargo, el sonido de la risa de la familia no cesó hasta bien entrada la
mañana.
              Pasaron varios días, aunque no parecía así. Todo lo que Naruto sabía era que
cuando era de noche, la oscuridad descendía a un tono negro que devoraba toda la luz que
se atrevía a entrometerse en su dominio.
              Desde la noche en esa casa, los fantasmas de los condenados comenzaron a
seguirlos a todos lados, incluso a los campos yermos y fangosos, donde se podía ver a un
Ame-nin de ojos azules y cabello naranja puntiagudo simplemente mirándolos mientras
pasaron, su forma desapareció en los instantes en que la iluminación iluminaba el cielo y el
área circundante.
              Poco después, llegaron a la frontera, y estaban en la Tierra de la Tierra, los
fantasmas de los condenados observaban desde donde la lluvia y las nubes se detuvieron,
mirando a dos almas que habían podido escapar de su alcance.
              Por ahora.
              La Tierra de la Tierra era completamente diferente a la Tierra de la Lluvia. Donde
la Tierra de la Lluvia había sido como un pantano perpetuo donde había pocos bosques, la
Tierra de la Tierra era montañosa. La enorme belleza de las montañas contrastaba con las
oscuras marismas, agarrando y reteniendo las almas de todos los que murieron allí. Donde
el pantano y las ruinas medio hundidas de docenas de ciudades eran un verdadero infierno,
las montañas parecían arrastrarlo hacia arriba, empujándolo hacia los cielos para sentir
incluso un breve atisbo de cómo debe ser el más allá.
              La bulliciosa ciudad comercial de Tenshi-Gai apareció como sugiere su nombre:
ciudad del cielo. Las personas que caminaban parecían estar perpetuamente felices,
aceptando a cualquiera en sus gracias. La ciudad entera pareció brillar con una luz sagrada
cuando el sol la golpeó mientras se elevaba en el cielo, y hubo rumores de que parecía que
estaba en llamas al ver la luz del atardecer en la ciudad desde la distancia.
              A Naruto le gustó.
              Gaara no lo hizo.
              "Si bien entiendo la necesidad de obtener más suministros, no entiendo cómo
obtendremos dinero jugando cuando no tenemos dinero para apostar". Dijo Gaara, mientras
entraban a uno de los casinos, un pequeño lugar que parecía un lugar que Tsunade habría
frecuentado.
              "Eso es fácil. Sé un poco sobre los juegos de azar. La abuela Tsunade
es muy habladora cuando está en el estado correcto de embriaguez". Gaara solo miró a
Naruto, la explicación no era lo suficientemente buena. Puso los ojos en blanco y se rió
entre dientes, un sonido extraño con su voz suave que hizo que más de unas pocas mujeres
miraran a su alrededor, tratando de encontrar la fuente de ese sensual sonido. "Además,
todo lo que tenemos que hacer es convencer al dueño de que nos preste lo suficiente para
comenzar. A partir de ahí, ganaremos lo suficiente para devolverle el dinero y aún nos
sobrará lo suficiente para mantenernos a flote por un tiempo".
              "Sus habilidades financieras son muy admirables".
              "Bueno, en el orfanato, nos enseñaron cómo presupuestar nuestros ingresos antes
de enseñarnos cualquier otra cosa". Naruto respondió mientras se acercaban a la oficina de
préstamos.
              "Debo admitir que no creí que tu plan funcionaría". Gaara declaró sin rodeos
mientras Naruto le entregaba suficientes fichas para pagar el préstamo, antes de enviarlo a
su camino con órdenes estrictas de no decir nada excepto para indicar la razón por la que
fue allí.  Actualmente estaban sentados en una mesa de póquer, con Naruto siendo el claro a
vencer, con la pequeña montaña de fichas frente a él.
              "Bien bien bien." Dijo una voz acercándose a la mesa. "Parece que eres el único a
batir en este casino".
              "Sí. Debo tener suerte, nunca he jugado antes." Dijo Naruto, fingiendo mirar sus
ganancias con asombro. "Y para ser honesto, realmente no conozco las reglas tan bien".
              "Eres un maldito mentiroso, chico, te lo concedo." Dijo la persona mientras se
sentaba a la mesa. Tenía el pelo rojo, un tono más brillante que el de Gaara, y lo usaba en
una coleta alta, casi convirtiéndose en un moño. En la cabeza, llevaba un tocado marrón de
forma extraña, que parecía casi una corona. El casco parecía viajar hacia abajo y sobre el
puente de su nariz, y en el centro de él había un Hitai-Ate, lo que indicaba que la persona
que lo llevaba estaba aliado con Iwa. Su ropa parecía bastante simple: una camisa púrpura
con guanteletes de tela ceñidos en ambos brazos y un chaleco antibalas sin mangas sobre su
camisa. "El nombre es Roshi. ¿Cuál es el tuyo?"

* Capítulo 8 *: Yonbi y
Gobi
 
              
              Capítulo 8
              Yonbi y Gobi
              En la ciudad de Tenshi-Gai, había un casino. Era bastante simple en apariencia,
igual que cualquier otro casino, y parecía no ser diferente a cualquier otro casino en las
Naciones Elementales, con la única excepción de que estaba a punto de ser conocido como
el lugar donde cambió la historia entera.
              Sentados uno frente al otro había dos personas, una de ellas un Iwa-nin pelirrojo de
unos treinta años, mirando fijamente a su oponente: un niño de doce años de cabello rubio y
ojos azules. Actualmente estaban enzarzados en una guerra psicológica, mirándose el uno al
otro y tratando de engañar al otro.
              Al final, ambos siguieron subiendo, hasta que la pila en el medio de la mesa fue la
más grande que había visto el casino.
              Detrás del niño de cabello rubio estaba otro niño, un pelirrojo como el oponente de
su amigo, pero el trío claramente no estaba relacionado entre sí, dado que el rubio estaba
bronceado donde el pelirrojo estaba pálido, y ninguno tenía ningún parecido. al hombre de
treinta y cinco años sentado frente a ellos.
              Finalmente, ambos voltearon la cabeza, fijando su mirada penetrante gemela en el
pobre tarjetahabiente, quien pidió a los jugadores que mostraran sus manos.
              "Trío, chico. Vence eso." Dijo el hombre, dejando sus cartas, mostrando un trío de
nueves y dejando a un lado los inútiles dos y cinco.
              "¿Qué tal una escalera real, ases alto?" Naruto dio, dejando toda su mano antes de
volverse hacia el titular de la tarjeta para ver quién ganó.
              "El niño gana el bote". Dijo el hombre, luciendo como si prefiriera estar en
cualquier lugar que pararse entre los dos. "Y debo implorarles que sigan sus caminos
individuales, ya que el último bote casi arruina el banco".
              "Bien." Roshi concedió, tomando sus fichas y colocándolas en una pequeña
bolsa. "Sé cuándo estoy vencido. Aunque, chico, realmente me gustaría saber dónde
aprendiste a fanfarronear tan bien".
              Naruto simplemente le dio una sonrisa de complicidad, mirando al hombre con
diversión antes de responder con cuatro simples palabras.
              "Conozco a un chico".
              Roshi se rió.
              "Yo también, pero él no es tan buen maestro como tú, aparentemente."
              Naruto sonrió y él y Gaara trabajaron para apilar su pequeña montaña de fichas en
su mochila.
              "No sé. Tú también fuiste bastante bueno. ¿Qué tal si intercambiamos notas?" La
sonrisa de Naruto hizo que Roshi se detuviera en seco, mirando a Naruto de forma extraña.
              "Ya sabes", dijo, poniendo la barbilla en la mano. "Te ves como alguien que una
vez conocí en un sueño medio recordado".
              "No me arrastres a tu limbo, viejo." Naruto respondió, un poco asustado.
              "Tengo 35". Fue la respuesta de Roshi, y con eso, fue a cobrar sus fichas. "Y por
qué no te encuentras conmigo al frente, una cola y nueve cola".
              Los dos se pusieron rígidos y Gaara miró a Naruto, presumiblemente en busca de
orientación.
              "¿Lo mato?" Naruto se palmeó la cara, habiendo visto y oído la total seriedad.
              "No, Gaara."
              "¿Estás seguro de que no estaríamos mejor con él muerto?"
              "Sí, Gaara."
              "Porque podría muy fácilmente-"
              "¡Gaara! ¡No!" Naruto gritó, su cara se le salió de las manos mientras comenzaba a
moverse hacia el mostrador de comercio. "Dios, ¿qué te pasa y estar feliz de muerte de
repente?"
              "Siempre he tenido muchas ganas de matar; es solo que no hemos encontrado a
nadie con quien pueda satisfacerlo".
              La cabeza de Naruto nunca dejó la palma de su mano mientras cambiaba las fichas
por dinero en efectivo.
              "Entonces, ¿es descortés preguntar si está bien matar a alguien?" Ante el
asentimiento de Naruto, continuó. "Entonces no preguntaré en el futuro".
              "¡GRAH! ¡No! No es bueno matar a quien quieras, cuando quieras, en cualquier
lugar que quieras".
              "Pero entonces, ¿qué voy a hacer en la batalla si no puedo matar?" La ceja de
Naruto amenazó con salirse de su rostro, la forma en que estaba temblando, antes de que se
le ocurriera una idea.
              "De hecho, acabo de recordar. Se está educado para pedir permiso para matar a
alguien, siempre y cuando no lo hace, si digo que no." Naruto parecía complacido consigo
mismo. Ahora no tendría que lidiar con la retorcida lógica de Gaara durante varias horas.
              "Entonces, ¿por qué no lo dijiste?"
              ¡Maldita sea!
              "¡Oye!" El dúo se volvió, mirando para ver a Roshi acercarse a ellos, con una
bolsa al hombro. "Veo que ustedes dos son bastante buenos para seguir órdenes".
              "Sí, sí." Naruto decidió ir al grano. "¿Por qué dijiste eso?"
              "¿Decir qué? No sabía que te había dicho nada excepto que me encontraras
aquí". Roshi parecía desconcertado por la expresión de mal humor en el rostro de Naruto.
              "Deja de joder, sabes de lo que estoy hablando". La expresión gruñona de Naruto
desapareció en un instante, y Roshi de repente supo dónde había visto la cara del niño
antes.
              "Quería decir lo que dije, pero primero tengo que preguntar", dijo Roshi,
inclinándose para alcanzar la altura de Naruto. Si bien ya no era el más bajo de los Konoha
11, todavía estaba creciendo y había estado creciendo de manera constante durante las
últimas semanas. Tal como estaban las cosas, su ropa holgada no estaba tan mal como la
primera vez que se despertó con ella. "¿Es usted pariente del Bloody Habanero, por
casualidad?"
              "¿El maldito qué?"
              Iwagakure se mantuvo en la distancia, mezclándose con el entorno montañoso al
haber convertido las cimas de las pequeñas agujas rocosas en los edificios que formaban la
Aldea Oculta.
              Dos figuras estaban en la distancia, mirando el pueblo por una sola persona. Un
hombre era alto, fácilmente se elevaba sobre el otro a más de seis pies de altura. Cualquier
otra cosa para describir al hombre estaba escondida debajo de la capa negra decorada con
nubes rojas que vestía, haciéndolo parecer más pequeño de lo que realmente era. Su cabeza
estaba cubierta con un pañuelo largo, que sostenía un trozo de tela para cubrir todo su
rostro debajo de los ojos, que sostenían iris verdes sin pupilas con esclerótica roja.
              "Esté atento, Hidan. Debería estar bastante claro para encontrar mi objetivo." Su
voz ronca le dijo a su compatriota más bajo, que tenía ojos color amatista sin pupilas y
cabello plateado peinado hacia atrás.
              "Sí, sí." Respondió el recién nombrado Hidan, mirando hacia la ciudad. Llevaba un
manto del mismo diseño que su compañero, pero en lugar de tenerlo completamente
cerrado, tenía la parte superior desabrochada, mostrando su pecho desnudo, junto con el
emblema que colgaba de un collar de cadena, de un triángulo en un círculo. "Así que te
dijeron cómo es. ¿Te importaría ponerme al corriente?"
              "Créame, lo reconocerá cuando lo vea". Respondió el hombre, haciendo que su
compañero se estremeciera de molestia.
              "Sabes, Kakuzu, a veces me haces muy difícil trabajar contigo." Dijo Hidan,
mirando hacia atrás a los cientos de personas que se despertaban y comenzaban a seguir
con su día, una mirada en sus ojos que muchos reconocerían como sed de sangre. "Pero, si
eso significa que puedo matar a esas personas en nombre de Jashin, entonces creo que
puedo hacerlo".
              El recién nombrado Kakuzu simplemente se quedó allí, ignorando a su idiota
compañero a favor de escanear el Iwa-nin en busca del Jinchuuriki del Gobi.
              "¿Quién te crees que eres, entrometiéndote en Iwagakure de esta manera?" Una
voz de barítono emanó de detrás de ellos, haciendo que Hidan se alejara mientras un chorro
de agua extremadamente denso salió disparado de la espalda de Kakuzu, abriendo un
agujero en su capa. El hombre misterioso simplemente extendió la mano, haciendo que el
chorro de agua se convirtiera en vapor, que fue succionado por el aparato situado en su
espalda. "Quizás no me escuchaste la primera vez, ¿quién eres y por qué te entrometes así
en Iwagakure?"
              Bueno, bueno, bueno… pensó Kakuzu, volviéndose para encontrarse con su
atacante- y encontrando su objetivo. Quizás esto sea más fácil de lo que pensaba ...
             
             
              "¿Qué les están enseñando a los niños estos días, si no sabes sobre el Bloody
Habanero?" Roshi preguntó, mirándolos con incredulidad. "¿Al menos sabes sobre el
Destello Amarillo?"
              "Si." Naruto respondió rápidamente. "Él era el Yondaime Hokage, sirvió como tal
durante poco más de 3 años antes de morir para salvar la aldea de la destrucción a los pies
del Kyuubi".
              "Eso es bastante bueno, pero pasaste por alto varias cosas, gaki." Ignorando el
grito del rubio de que no era un gaki, Roshi continuó. "Obviamente no conoces sus hazañas
en el campo de batalla de la Tercera Gran Guerra Mundial Shinobi. En una batalla, mató a
50 Iwa-nin en un solo segundo, sin mencionar a los cientos que había matado en las
escaramuzas fronterizas. El Habanero Sangriento no obtuvo tantas muertes como él, pero
ella era peligrosa por derecho propio. Yo fui el único que sobrevivió contra ella cuando
llegamos a las puertas de Konoha. Un pelotón de casi doscientos, muertos en minutos . "
              "Wow. Nunca he oído hablar de ella." Naruto se sorprendió de que hubiera otras
leyendas de la Tercera Gran Guerra Mundial Shinobi además del Destello
Amarillo. "¿Sabes cuál es su nombre?"
              "No, aunque escuché que murió cuando el Kyuubi apareció dentro de los muros de
Konoha." Roshi dijo, mirando abatido por eso. "Y tenía tantas ganas de saber su nombre.
¡Ah! ¿Dónde están mis modales? Me olvidé de preguntar tus nombres."
              "Uzumaki Naruto."
              "Sabaku no Gaara."
              "Y ya que estamos en eso, ¿te importaría decirme por qué hay dos Jinchuuriki de
Aldeas Ocultas que no están asociados con la Tierra de la Tierra aquí?"
              Kakuzu casi tuvo que matar a Hidan para poder derribar correctamente a su
objetivo, y ahora estaba en una acalorada batalla con el usuario de Steam Release. Tenía
que admitir que era bastante difícil derrotar a alguien que pudiera combatir todos sus
ataques con ese maldito vapor suyo.
              Fue lo más divertido que Kakuzu había tenido en mucho tiempo.
              Apuntando con su brazo derecho a Han, se extendió hacia adelante, separándose
del resto de su cuerpo, pero todavía sostenido por hilos negros. Y del muñón de su brazo
salió una masa palpitante de esos hilos negros como tentáculos, y con ellos salió una
máscara, que tenía la semejanza de un toro dibujado con líneas amarillas.
              La boca se abrió.
              Han envió su vapor.
              Hubo un sonido de trueno.
              Y todo se quedó quieto.
              "Uh, bueno ..." Naruto comenzó a tartamudear y fue salvado por Gaara, quien dijo
sin rodeos:
              "Fue desterrado de su aldea y decidí seguirlo cuando vino a la mía". Naruto no
sabía muy bien por qué su ceja seguía moviéndose, pero estaba seguro de que no lo había
hecho antes de que Gaara se uniera a él en su viaje. Roshi simplemente se quedó mirando,
sorprendido por la franqueza de la joven pelirroja. Veamos…  pensó Roshi. Definitivamente
es de Suna, y sé lo suficiente como para pensar que el rubio es de Kumo o Konoha, lo que
significa ...
              "Contienes al Ichibi." Señaló a Gaara, luego a Naruto. "Lo que te convierte en el
poseedor del Kyuubi."
              El simple arqueamiento de una ceja le dijo que el pelirrojo había esperado esto,
mientras que la palma de la mano del rubio lo sorprendió por completo. La pelirroja se
volvió hacia la rubia.
              "Ahora puedo-"
              "¡No significa no, maldita sea!"
              La cabeza del rubio nunca se levantó de sus manos mientras decía eso. En todo
caso, parecía profundizar más en ellos, si eso era posible.
              Roshi no sabía muy bien qué pensar de ellos.
              Estamos muertos. Tan muerto. Muerto, muerto, muerto, muerto, muerto. Naruto
comenzó a cantar la palabra en su cabeza como una especie de mantra demente. Aquí
estaban, no más fuertes que Chunin fresco, y acababan de ser descubiertos por un Iwa
Jonin. El rostro de Naruto se encontró con las palmas de sus manos y comenzó a rezar para
que algo, cualquier cosa, en realidad, sucediera para que pudieran sacar al infierno de
esquivar.
              "Ahora puedo-" Oh dioses, ¿Gaara está pidiendo matar al tipo ahora ?
              "¡No significa no, maldita sea!" Respondió, antes de enterrar su rostro más
profundamente en sus manos.
              Muerto, muerto, muerto, muerto, muerto ...
             
             
              El ojo de Kakuzu comenzó a temblar.
              Lightning no había funcionado tan bien como esperaba. En todo caso, hizo que el
vapor de Jinchuuriki fuera más poderoso.
              ¡Los rayos golpean al agua cada vez, maldita sea!
              Es evidente que tenía problemas.
              Suspirando, estaba a punto de hacer algo que nunca había hecho antes, y esperaba
a cualquier dios que no tuviera que volver a hacer. Su única oración fue poder enfrentarse a
sí mismo más tarde, cuando todo hubiera terminado.
              "¡Hidan, trae tu trasero aquí y ayúdame!"
              "Qué, pensé que el gran y poderoso Kakuzu, asesino de cientos, podría enfrentarse
a un simple Jinchuuriki. ¡Es solo vapor después de todo!" Fue la respuesta sarcástica de
Hidan desde donde se había refugiado. Un cuarto de milla por la montaña.
              "¡Cállate y tira de culo antes de que te mate!" Kakuzu se estaba irritando. Estaba a
un insulto de distancia
              "¡Como si pudieras matarme!" Eso es todo. Hidan iba a morir por la mano de
Kakuzu, no importa qué.
              Han simplemente observó la interacción antes de poner su vapor sobre Kakuzu,
quien lo esquivó, antes de acercarse para el tiro mortal, su brazo listo con el Lanzamiento
de la Tierra: Lanza de Tierra.
              Nada le impediría ganar la batalla, aunque sólo fuera para matar a Hidan por sus
abucheos al margen.
              "¡Puedes hacerlo Kakuzu! ¡Steam es un elemento débil!" Ese comentario parece
hacer que Jinchuuriki duplique sus ataques, sus ojos reflejan la pura rabia que hierve
dentro de él por el comentario de Hidan.
              Sí, que va a disfrutar matando a Hidan tanto  dolerá.
              "Entonces, desde que tú , rubio," Aquí Naruto comenzó a gemir y comenzó a
murmurar la palabra 'muerto' una y otra vez en voz baja. "Parece ser el jefe, ¿qué tal si me
dices: tu amigo aquí está diciendo la verdad?"
              Naruto rompió su mantra para asentir, su rostro pálido, antes de volver a su
mantra. Roshi suspiró. ¿Por qué todas las personas que conozco están locas?
              Gaara simplemente miró a Roshi, enfocando toda su intención asesina hacia el
hombre, quien fue capaz de encogerse de hombros como si Gaara fuera una mosca en su
hombro.
              "Mira, no te entregaré a Iwa ni te haré daño." Ante esto, la mirada de Gaara
disminuyó, aunque la intención asesina permaneció como estaba, mientras que Naruto
había dejado de cantar y estaba recuperando lentamente su color. "Solo me gustaría saber
algo sobre ustedes. Miren, soy el Jinchuuriki del Yonbi no Saru y-"
              La mirada de Gaara se redobló, mientras Naruto se puso pálido antes de
acurrucarse en posición fetal, el mantra resurgió con vigor. Una multitud comenzó a
formarse a su alrededor, la reunión llamó su atención por la rubia en posición fetal en
medio de la calle.
              Roshi suspiró de nuevo.
              "¡Eso es, lo tienes huyendo! ¡Date prisa y acaba con él ahora!" Kakuzu no sabía si
Hidan animaba deliberadamente a Jinchuuriki o no, pero todo lo que sabía era que estaba a
punto de pedir una tregua para que ambos mataran a Hidan.
              Tal vez entonces pueda acabar con su objetivo.
              "¡Vamos, hombre! ¡Estás ganando! Llévatelo, ¿eh?" Hidan fue interrumpido
cuando Kakuzu apuntó con su brazo a Hidan, enviando su mano hacia él lo más rápido
posible. La mano de Kakuzu se aferró a la pierna de Hidan, quien apenas había tenido
tiempo de reconocer el acto, antes de usar su brazo como un tirachinas, enviándolo a volar.
              Chocó con el Jinchuuriki, y ambos cayeron poco después.
              Kakuzu casi sonrió.
              Parecía que Hidan tenía su valor vivo después de todo.
              "No hay nada que ver aquí amigos, solo algunos adolescentes alborotadores que
querían apostar". Dijo Roshi, levantando a la rubia alegre y dirigiéndose hacia las afueras
de la ciudad, con el pelirrojo en su cola.
              Pronto llegó a un lugar bastante apartado y comenzó a darle un poco de sentido
común a la rubia cenicienta. Literalmente.
              Habían necesitado bastantes bofetadas antes de que el gaki empezara a responder,
y media docena después de eso para que volviera a la normalidad.
              "Ahora," Roshi fijó una mirada severa en la rubia. "Como estaba diciendo antes de
que me interrumpieran, soy el Jinchuuriki del Yonbi no Saru-" Redobló la mirada severa de
Naruto, evitando que tuviera un colapso casi mental. "Y me gustaría saber cuál es tu
relación con tu Biju."
              "Shukaku no me permite dormir, ya que hacerlo me atormenta con sus recuerdos
más sangrientos. Aparte de eso, cualquier uso del chakra demoníaco me convierte en la
bestia y me obliga a usar el jutsu Tanuki Sueño". Gaara respondió, y Roshi asintió
sabiamente.
              "¿Y tú, chico?" Roshi ahora se volvió hacia Naruto, quien se tomó un segundo
para comenzar a hablar.
              "No parece gustarle a Kyuubi, ya que la única vez que hablé con él, el Zorro dejó
en claro que no le gustaría nada más que verme morir mientras escapa del sello. Solo puedo
usar chakra cuando mi la vida depende de ello, o si estoy realmente enojado. Todavía no he
aprovechado mucho de su chakra, pero cuando recurrí a lo suficiente, alteró mi mente
durante más de una semana, haciéndome extremadamente enojado ". Naruto
prosiguió. "Nadie, ni la abuela Tsunade, ni siquiera ese sabio pervertido Jiraiya pudo
averiguar qué causó que hiciera eso". Roshi asintió en contemplación antes de dar su
respuesta.
              "Parece que simplemente tuviste el problema común que todos los Jinchuuriki
tenían cuando recurrieron a suficiente chakra de su demonio para formar la primera cola
por primera vez".
              "¿Qué era?" Naruto parecía interesado, nunca había sabido que había tanto que
aprender sobre Jinchuuriki, y Gaara tuvo que admitir que era muy importante tener ese
conocimiento.
              "No estabas preparado para eso, y el exceso de chakra permaneció en la parte de tu
mente que te permite recurrir a él. Y la razón por la que dura tanto es que todos subestiman
la densidad del chakra demoníaco, razón por la cual tomó una semana para que su cuerpo lo
filtre fuera de su sistema ". Roshi declaró. "Si algo hubiera pasado mientras estabas en el
primer estado de la cola para usar el exceso de chakra, estarías perfectamente bien". Roshi
dijo sabiamente. "Me ha pasado a mí mismo, al igual que los Jinchuuriki antes que yo, y
también los que me seguirán".
              "¿Entonces les pasa a todos los Jinchuuriki?"
              "Sólo aquellos que no se han preparado para tal cosa, es raro, pero sucede". Roshi
respondió. "Y después de esa vez, no vuelve a suceder".
              Naruto se parecía mucho más a su antiguo yo, y Roshi de repente se dio cuenta de
que la batalla en las Puertas de Konoha era donde había visto a alguien como Naruto.
              "¿Cómo dijiste que te llamabas?"
              "Uzumaki Naruto. ¿Por qué?"
              "Porque te ves como una versión joven de Namikaze Minato, el Destello Amarillo
de Konoha."
              Kakuzu se acercó a los dos y vio que, mientras Hidan todavía estaba en el suelo, el
Jinchuuriki se estaba levantando. Aprovechando su oportunidad, cerró su mano en un puño,
lo endureció con Earth Release: Earth Spear, y aceleró, golpeando al Jinchuuriki con un tiro
en el estómago, luego un uppercut por si acaso, lo que envió al Jinchuuriki hacia abajo.
              "Oye, quieres ayudarme aquí. ¡Tu maldito plan me partió el cuello!" Bueno, ahí
fue su buen humor. Kakuzu se volvió hacia su compañero, lo miró por un segundo antes de
agacharse para recoger a su objetivo.
              "Arréglalo tú mismo." Fue su respuesta tan concisa.
              "¿Cómo?" Aquí Hidan giró la cabeza, viendo como Kakuzu comenzaba a alejarse,
su objetivo izado sobre su hombro y contra su espalda. "Si no te has dado cuenta, no puedo
mover nada debajo del cuello. Eso significa que o me dejas aquí para que Iwa-nin me
encuentre, y les cuente todos nuestros secretos, o me llevas a mí y ¡hurk! "
              Hidan fue cortado cuando uno de los hilos negros de Kakuzu lo golpeó, clavándose
en su cuello y conectando las vértebras separadas de nuevo. Hidan levantó su brazo para
agarrar el dolor que emanaba de su cuello y estaba seguro de que permanecería
allí. Amasando los músculos y moviendo la cabeza, miró a Kakuzu con una oscura sonrisa
en el rostro.
              "Eso es más parecido". Kakuzu, sin embargo, decidió ignorar al hombre de cabello
plateado, sin detenerse en su viaje hacia el oeste.
              "Será mejor que te des prisa. No necesitamos la molestia del Iwa-nin que sin duda
escuchó la batalla." Hidan pareció molesto pero lo siguió de todos modos.
              "¡Aww, y no pude sacrificar a nadie por Jashin!"
              El dúo huyó hacia el oeste; a la base que tenían en el límite de la Tierra de la
Tierra y la Tierra de los Pantanos. Allí se encontrarían con otro miembro y lo ayudarían a
obtener otro Jinchuuriki.
              "Sí, claro. Como si estuviera relacionado con él." Naruto comenzó a reír ante la
insinuación de que él era el hijo del Yondaime Hokage.
              "Hablo en serio chico." Dijo Roshi, mirando a la rubia con sospecha. "Apostaría el
Yonbi en eso."
              El conocimiento repentino de lo serio que era Roshi, si estaba dispuesto a apostar
al demonio que su cuerpo necesitaba para seguir viviendo, empañó al grupo, y Naruto dejó
de reír, optando simplemente por mirar al suelo.
              "No me sorprende esa revelación. Uzumaki tiene un parecido sorprendente con el
Yondaime Hokage". Dijo Gaara, mirando a Roshi.
              "¿Por qué?" Dijo Naruto, captando la atención de los dos pelirrojos.
              "No lo sé, pero si tuviera que adivinar, diría que no puede pedirle a nadie que haga
algo-" Roshi fue interrumpido.
              "No, ya me lo imaginé. Lo que no entiendo es por qué nunca me hablaron de
ninguno de mis padres". Aquí Naruto miró a los dos, quienes se encontraron en una
posición en la que ninguno quería estar: consuelo emocional.
              "Bueno, en Iwa, todavía están bastante doloridos por lo mal que nos golpeó, y
algunos se arriesgarían con gusto a vengarse del hombre. Las personas desesperadas no
están por encima de matar a los recién nacidos, siempre y cuando lograr lo que se propuso
hacer ". Roshi declaró, una vez más con la voz de 'sabio'. "En cuanto a tu madre, quizás tu
cuidadora-"
              "Crecí en un orfanato público, los cuidadores me trataban como a cualquier
otro". Naruto interrumpió. "Después de que me uní a la academia, me mudé a un
apartamento, como los demás que se habían inscrito. Desde allí había vivido solo".
              "Oh." Roshi parecía incómodo hablando de esas cosas. "Bueno, ya sabemos por
qué no te hablaron de tu padre, pero creo que es posible que te hubieran hablado de tu
madre cuando llegaste a cierta edad".
              "¡El rollo!" El rostro de Naruto se iluminó y dejó su mochila en el suelo antes de
comenzar a escarbar en ella.
              "¿Desplazarse?" Roshi miró a Gaara en busca de una explicación.
              "Esta es la primera vez que escucho hablar de un pergamino". Gaara respondió, y
los dos miraron a la rubia sentada en el suelo escarbando ropa y dinero.
              "¡AHA!" Gritó, levantando el pergamino que originalmente había descartado
cuando se despertó hace semanas. Su rostro de triunfo desapareció instantáneamente
cuando el pelirrojo mayor le arrebató el pergamino de las manos y lo abrió.
              "Huh." Roshi dijo, y no se pudo ver ninguna emoción en su rostro. "Uzumaki
Kushina, el habanero de sangre caliente". Miró a Naruto. "Parece que eres una leyenda en
ciernes, gaki."
              "¿En serio? ¿Mi madre es contra quien luchaste?" Naruto estaba asombrado por
haber tenido un par de padres famosos, y también un poco intimidado. Tengo un largo
camino por recorrer si quiero estar a la altura de sus expectativas ...
              Roshi siguió leyendo, su rostro impasible, hasta que llegó a una sola línea, donde
sus ojos se abrieron y su boca estaba boquiabierta.
              "Dios mío." Casi susurró, y Naruto parecía preocupado mientras Gaara mostraba
que estaba abiertamente interesado en la conversación. Roshi miró a Naruto, y la sangre del
rubio se congeló en sus venas una vez que la siguiente frase del hombre se hundió. "Ella era
la anterior Jinchuuriki del Kyuubi".
              Kakuzu y Hidan se dirigieron a la frontera tan rápido como pudieron, pasando por
las afueras de Tenshi-Gai, la legendaria ciudad comercial de la Tierra o la Tierra, cuando
pasaron junto a tres personas, un Iwa-nin y dos adolescentes, uno rubia y la otra pelirroja
como la Iwa-nin.
              El trío miró al dúo de Akatsuki antes de que el Iwa-nin reconociera al hombre que
Kakuzu había colgado sobre su espalda.
              "Lo dejó ir." La voz del Iwa-nin estaba llena de suficiente intención asesina que
Kakuzu sintió la necesidad de ser cauteloso con él; definitivamente era un Jonin,
posiblemente Clase-S. Los dos niños parecieron sorprendidos por la reacción del Iwa-nin, y
Kakuzu se dio cuenta de por qué: todavía se movían tan rápido como podían, y era muy
probable que no pudieran ver la reacción instantánea.
              "Mierda. Acelera el ritmo Hidan, vamos a tener cola." Hidan no podía verse más
feliz con la noticia, y Kakuzu pensó que su compañero ya estaba agradeciendo a su dios
tres veces maldito por tanta suerte.
              El dúo de Akatsuki no se detuvo, continuando hacia su destino.
              "¿Qué? ¿Dejar ir a quién ?" Naruto estaba confundido. Un segundo estaba
hablando con Roshi sobre su madre, y se enteró de que ella era la anterior Jinchuuriki del
mismo demonio que había sellado en él, cuando de repente Roshi miró detrás de él y Gaara,
diciéndole a alguien que 'lo dejara ir'. Roshi de repente se dio cuenta de que Naruto y Gaara
no habían notado al dúo encapuchado, por lo que tomó una decisión repentina.
              "Empaquen sus cosas y síganme, muchachos. Mi amigo ha sido secuestrado y lo
vamos a rescatar".
* Capítulo 9 *: Zombi
 
              Capítulo 9
              Zombi
              La persecución fue larga y le dio a Naruto tiempo para pensar.
              Su padre era el Yondaime.
              El Yondaime selló a Kyuubi en él.
              El Kyuubi tenía un Jinchuuriki ante él.
              Ese Jinchuuriki era su madre.
              Sin el Kyuubi, su madre indudablemente habría muerto.
              Esto dejó a Naruto confundido. Siempre había deseado conocer la identidad de sus
padres, pero había aceptado que tal vez nunca suceda, debido a que tantos otros habían
quedado huérfanos el día de su nacimiento. De vuelta en el orfanato, había pocos que
tuvieran la edad suficiente para recordar a sus padres, y aún menos que pudieran afirmar
que sabían con certeza quiénes eran sus padres.
              Sin embargo, ahora que lo sabía, Naruto se preguntaba si alguna vez debería
habérselo dicho.
              Había pocas cosas que pudiera definir con precisión como la verdad absoluta, y
por lo que había aprendido estas últimas horas, incluso esas fueron puestas en duda.
              ¿Por qué era leal a una aldea que odiaba su propia existencia?
              ¿Por qué su condición de Jinchuuriki se mantuvo en secreto durante todos esos
años?
              ¿Cuál fue la verdad?
              Por lo poco que sabía, parecía que su padre había anhelado ser el mayor Shinobi de
toda la existencia, tener las herramientas más fuertes para usar. Tenía que hacerlo, para
haber cosechado tanta infamia. Naruto recordó a un niño de aspecto femenino, y su
afirmación de que su único propósito en la vida era servir a su amo, dar su vida si su amo
así lo deseaba. ¿Era eso lo que su padre había deseado? ¿Hacer amistad con su madre y
conseguir que se convierta en la herramienta perfecta para él?
              ¿Qué había significado eso para su madre, para Kushina, cuando ella no se había
convertido en la herramienta perfecta para su padre? ¿Cuando le dijo que estaba
embarazada? ¿Fue entonces cuando el Yondaime pensó que podía sacar a Kyuubi de
Kushina, sellarlo en su hijo, en Naruto , y simplemente criar al niño para que fuera la
herramienta perfecta, incluso mejor de lo que Haku había sido para Zabuza?
              Naruto no lo sabía.
              No quería saberlo. Porque entonces se vería obligado a odiar a la única persona
que había idolatrado. La única persona que siempre se había esforzado por convertirse en
un mejor Hokage.
              Y fue entonces cuando lo golpeó, mientras seguía a Roshi, Gaara a su lado.
              El Sandaime era un hombre inteligente. El más inteligente de todas las Naciones
Elementales, ¡fue aclamado como el más grande de los Kage por eso!
              Lo que significaba que tenía que saberlo.
              Lo que significaba que lo sabía. El pergamino de Tsunade había dicho que el
pergamino sobre su madre era algo que Sandaime deseaba darle a Naruto en persona. Eso
significaba que sabía que su madre había sido la Jinchuuriki de Kyuubi. Que sabía que el
Yondaime estaba convirtiendo a su hijo en la herramienta perfecta para él.
              Y todavía...
              El Sandaime todavía había predicado lo mejor de su sucesor a Naruto, cuando era
pequeño. ¿Se había estado asegurando de que Naruto no odiara a su padre cuando
finalmente se enteró? ¿O simplemente se estaba asegurando de que Naruto se convirtiera en
la herramienta perfecta para Konoha, como su padre había querido para sí mismo?
              Naruto comenzó a cuestionar toda su vida.
              Primero había querido el papel de Hokage no por su necesidad de que la gente lo
admirara en lugar de hacia abajo, sino porque Sandaime había hecho que pareciera lo mejor
que podía lograr en la vida.
              Se había convertido en un ninja con ese mismo propósito. Había sido la misma
razón por la que se había unido a la academia, ya que Sandaime le había dado el impulso
para hacerlo, cuando no estaba seguro de la vida como ninja.
              Naruto odiaba pensar en términos tan negativos, pero era lo más parecido a la
verdad que iba a conseguir durante lo que podrían ser años.
              Ahora que había recuperado su determinación, se preguntaba por qué él y Gaara
estaban ayudando al tipo frente a ellos a recuperar a su amigo. No tenían nada más que
ayudar al chico con la bondad de su corazón. E incluso entonces, no se sabía por completo.
              "Oye, Gaara." Preguntó Naruto, su rostro mostrando su incertidumbre. Su
compañero pelirrojo inclinó la cabeza, lo que Naruto interpretó como que estaba
escuchando. "¿Por qué estamos ayudando a este tipo?"
              "No lo sé, pero creo que es porque tiene bastante conocimiento de Jinchuuriki, lo
que podría resultarnos útil".
              "¿Eh?" Gaara suspiró y Naruto se dio cuenta de que había tocado un nervio.
              "Él sabe cosas sobre Jinchuuriki que nosotros no. Nos gustaría saber esas cosas.
Entonces, lo ayudamos y él nos dice lo que sabe".
              "Bueno, ¿por qué no lo dijiste en primer lugar?" Naruto estaba exasperado y Gaara
suspiró de nuevo.
              "Lo hice, simplemente no entendiste las palabras".
              Los ojos de Naruto volvieron a temblar mientras corrían por la llanura montañosa,
usando todo lo que podían para mantenerse al día con las velocidades que estaba
alcanzando el Iwa Jonin frente a ellos.
              "¡Detente! ¡Se doblaron hacia atrás, date la vuelta!"
              Kakuzu casi suspiró.
              El día había sido bastante normal para el curso, por lo que no había tenido muchas
quejas. Había tenido un pequeño momento de - no júbilo, ese tipo de cosa que había
abandonado hace mucho tiempo - contento cuando había derribado a su objetivo mientras
simultáneamente se ponía catártico en el trasero de Hidan.
              Y luego tuvieron que encontrar un Iwa Jonin, uno de Clase S, por la sensación de
su intención asesina.
              Y ahora que Iwa Jonin Clase S los estaba siguiendo.
              Y ganando en ellos.
              Maldita sea.
              "Hidan, espera." Dijo Kakuzu, deteniéndose de repente y mirando a su
alrededor. El terreno montañoso había dado paso a un bosque húmedo, y el suelo se estaba
volviendo menos como suelo y más como un pantano. Estaban cerca, si no en, la Tierra de
los pantanos. Si continuaban con la cola, entonces los seguiría, y uno de sus escondites
sería descubierto.
              Kakuzu puede haber sido muchas cosas, pero una cosa que nunca hizo fue fallar en
una misión.
              No otra vez.
              Y si fue necesario matar su cola para hacerlo, que así sea.
              Naruto siguió moviéndose, su ojo había dejado de temblar lentamente, pero estaba
jadeando, cansado por la persecución. Sus piernas se sentían como si estuvieran en llamas,
y el flujo de aire frío en sus pulmones calientes los hizo sentir como si ni siquiera
estuvieran allí, haciéndolo casi jadear por respirar. Si no fuera por su propio chakra que
impulsa esas partes y la curación de Kyuubi, Naruto estaba seguro de que habría caído
exhausto hace algún tiempo. Junto a él, Gaara no mostró ningún cambio, pero Naruto pensó
que tenía que estar en la misma situación. Frente a los dos, Roshi siguió adelante, con una
determinación sombría junto con una rabia casi ciega que se apoderó de su rostro, lo que
hizo que Naruto se encogiera.
              Tengo que recordar que nunca debe enojarlo ...
              Mirando a su alrededor tanto como pudo cuando se movía a velocidades tan altas,
Naruto vio que las montañas se dispararon una última vez antes de descender a un bosque
exuberante que era tan húmedo que se sintió varios segundos de viaje a alta velocidad antes
de entrar al bosque propiamente dicho. Una vez que hicieron el descenso, el aire se volvió
denso, casi como si estuviera presionando al trío. Naruto encontró un poco difícil respirar, y
una mirada rápida a Gaara reveló que el insomne estaba a punto de perderlo, habiendo
crecido en un ambiente donde el aire era seco y árido, no húmedo hasta el punto en que era
como respirar. agua.
              ¡Oh mierda!
              "Gaara." La voz de Naruto no alcanzó al hiperventilador pelirrojo, por lo que se
esforzó más, con más fuerza. No permitiría que Gaara lo perdiera, no cuando estaban
ayudando a un hombre que podía matarlos por capricho. "¡Gaara! Mira. ¡A mí! "
              Esto llegó hasta el usuario de arena, quien giró la cabeza para mirar al rubio. El
rostro de Gaara estaba contorsionado en algo parecido al rostro que uno ve cuando otro
tiene un ataque al corazón. Sus ojos estaban lo más abiertos posible, puro miedo
reflejándose en las profundidades verde azulado. Naruto se movió frente a Gaara, para que
el ex Suna-nin no golpeara nada en su camino.
              "Ahora, sé que no estás acostumbrado a un lugar como este, pero quiero que hagas
exactamente lo que te digo. ¿Entiendes?" Un breve asentimiento y Naruto
continuó. "Quiero que canalices algo de chakra en tus pulmones, y luego tomes
respiraciones lentas y profundas, ¿de acuerdo? Respiraciones lentas y profundas".
              Gaara asintió y comenzó a hacer lo que dijo Naruto. Tomando una respiración
lenta, descubrió que el chakra en sus pulmones parecía hacer que pudiera respirar
normalmente. Su rostro volvió a su 'mirada normal y apática, aunque le dio a Naruto una
pequeña media sonrisa de gratitud, que el rubio devolvió por completo.
              "Si vamos a permanecer juntos, debemos cuidarnos el uno al otro,
¿verdad?" Naruto respondió al agradecimiento tácito de Gaara antes de volver a mirar a
Roshi, quien parecía estar disminuyendo la velocidad.
              "¡Estamos cerca!" Roshi gruñó, y la rubia tomó una segunda nota mental de nunca
joder con los amigos del hombre, si así es como está cuando está enojado. Un pulso de
intención asesina fue enviado por el pelirrojo mayor, y Naruto sintió un pequeño escalofrío
correr por su columna no muy diferente a un cubo de hielo por la espalda.
              De miedo…
             
             
              La persecución continuó hasta la Tierra de los Pantanos, lo que hizo que Naruto se
preguntara si Roshi era tan leal a Iwa como pensaban. Antes de que pudieran contemplarlo
más, Roshi se había detenido y Naruto tuvo que agarrarse a la rama en la que estaba a punto
de aterrizar. Detrás de él, a Gaara le resultó más fácil detenerse, usando su arena como
plataforma para detenerse.
              Frente a ellos había tres personas. Uno de ellos llevaba una armadura samurái
carmesí por todo el cuerpo, con una extraña cosa parecida a un motor en la espalda que
emitía vapor. Ese hombre tenía, en su mayoría oculto por la kasa de metal que llevaba, un
Hitai-Ate que significaba lealtad a Iwa. Estaba inconsciente y yacía detrás de los otros dos.
              Ambos vestían capas negras con nubes rojas.
              El corazón de Naruto se detuvo cuando se dio cuenta de quién era el amigo de
Roshi.
              Otro. Otro como él.
              Y estaba en peligro de que le quitaran su Biju y muriera  .
              Naruto no le desearía tal cosa a nadie, sin importar de dónde vinieran. Así que
extendió la mano detrás de él, sacando sus dos últimos Kunai y sosteniéndolos en un agarre
inverso. Detrás de Naruto, la arena de Gaara lo depositó sobre la rama de un árbol antes de
arremolinarse amenazadoramente a su alrededor.
              "Cuidado, Gaara. Estos tipos son Akatsuki." Por supuesto, Naruto no necesitaba
explicar la lealtad del enemigo, ya que las capas eran un claro indicio, pero nunca estaba de
más estar seguro de que todos estaban en la misma página. Roshi escuchó el comentario y
miró a los dos contemplativamente.
              "Akatsuki, ¿eh? ¿Quién te contrató entonces?" No fue una pregunta. El más alto,
con la cabeza cubierta por una capucha gris con un pañuelo y mascarilla para completarlo,
respondió.
              "Tomar la captura es extraer las Bestias con Cola de sus anfitriones es la orden
suprema dada por los altos mandos de Akatsuki". Respondió el ninja Taki, su voz
antinaturalmente ronca.
              "¡Si!" repitió el hombre más bajo y de cabello plateado, antes de que Naruto
tuviera que agacharse para esquivar una guadaña de tres hojas, cuyas hojas eran de un
vibrante tono rojo. Estaba conectado por una cuerda en forma de cadena que conducía de
regreso al Akatsuki de cabello plateado, y le tomó un segundo a Naruto darse cuenta de
quién había golpeado la guadaña, ya que Naruto se había agachado.
              ¡Gaara! Mirando hacia atrás, Naruto vio que no tenía que preocuparse: la defensa
de arena de Gaara había detenido la guadaña cuando estaba a solo unos metros de él. El
pelirrojo miró la guadaña con lo que parecía ser curiosidad, incluso mirándola mientras el
miembro de Akatsuki de cabello plateado la llamaba de vuelta a su mano.
              "¿Puedo matar a ese hombre?" Gaara miró a Naruto, cuyo ojo volvió a temblar. De
nuevo.
              "Si." Gaara adoptó una sonrisa muy inquietante, luciendo casi enloquecido.
              "Fantástico."
              Roshi se puso de pie, mirando más allá de su oponente, al hombre caído en el suelo
junto a él.
              "¿Por qué te preocupas por él? Tu pueblo no parece, si mi información tiene
razón". Dijo su oponente, buscando a todo el mundo como si realmente no le importara cuál
era la respuesta.
              "Si bien puede que no les guste, eso no significa que no me guste". Aquí Roshi
sonrió. "Además, nadie le hace eso a mi hermano menor y se sale con la suya".
              Roshi hizo varios sellos de mano, terminando en la serpiente. De repente, el suelo
entre Han y Kakuzu se dividió, levantándose y alejándose hasta que un gran abismo los
dividió a los dos.
              "Qué forma única de usar Earth Flow Divide", dijo Kakuzu, mirando detrás de él
antes de volverse hacia su oponente. "Pero esa táctica no funcionará conmigo".
              "No era mi punto. ¡AHORA GAKI!" Roshi llamó, poniendo sus manos sobre el
sello de la mano del Dragón, inhalando y exhalando un fénix. La gran criatura era enorme,
se veía fácilmente desde millas de distancia, y aunque estaba hecha completamente de
fuego, no emitía calor. El mítico pájaro de fuego extendió sus alas, dejando escapar un
chillido sobrenatural. Mientras Kakuzu estaba distraído por la criatura en llamas nacida de
un jutsu del que nunca había oído hablar, Naruto pasó corriendo, subiendo la pendiente y
estaba a punto de saltar el abismo para garantizar la seguridad de su objetivo cuando su
cabello, que había estado creciendo lentamente , fue arrebatado por la espalda y tirado,
enviando a Naruto a un mundo de dolor cuando fue arrojado directamente al fénix gigante
que se abalanzaba sobre Kakuzu. Mientras esto sucedía, una masa pulsante de hilos de
tentáculo negro apareció sobre el hombro derecho de Kakuzu, unida al hombre por hilos de
tentáculo similares que provenían del ancho cuello de su capa, una máscara de pájaro azul
frente al pájaro de fuego gigante.
              La boca de la máscara se abrió y un chillido penetrante se escuchó brevemente
sobre el estruendoso chillido del fénix antes de que de repente estallara en una masa de
fuego que se extendió por el aire, en pedazos de llamas parpadeantes.
              "¡GAKI!" Roshi llamó, y fue respondido cuando Naruto salió de la masa de hollín
que cubría el suelo sobre el que yacía, chamuscado por todas partes pero por lo demás bien,
dando un pulgar hacia arriba para denotar el hecho. Suspiró y Kakuzu pareció sonreír.
              "¿Eso es todo?" Se burló. "Esperaba más de un jutsu tan poderoso, pero fue más
destello que espectáculo, ¿no?"
              Roshi no respondió, en su lugar optó por mirar hacia arriba como un solo parpadeo
de una llama mientras se acercaba a él.
              "No exactamente." Respondió, extendiendo las manos antes de gritarle a Naruto:
"¡BAJA GAKI!"
              Golpeó con las manos el parpadeo y explotó, sin apenas perder a Naruto mientras
caía al suelo, mientras la explosión envolvía toda la forma de Kakuzu. El rugido del fuego
fue tan fuerte que Naruto casi se perdió de escuchar un chillido penetrante antes de que la
explosión lo alcanzara.
              Gaara parecía estar jugando con Hidan, simplemente parado allí mientras el
hombre seguía enviándole su guadaña y no podía sacar sangre. Se lo pasó en grande
estudiando cómo atacaba Hidan; sus patrones; la forma en que se paraba cuando lanzaba la
guadaña de determinadas formas. Lo encontró ... extraño, por decir lo menos. Se suponía
que este hombre era Clase S, pero no mostró nada que demostrara que se merecía ese título.
              De repente, el (supuesto) ninja Clase S pareció darse cuenta de que herir a Gaara
era inútil, y decidió hacer varios sellos de mano, lo que sorprendió a Gaara. No había
pensado que el hombre, que se había presentado a sí mismo como Hidan, conocería el
ninjutsu, ya que el enloquecido seguía jurando que la defensa de Gaara era absolutamente
molesta. Los sellos de las manos terminaron en liebre, y la piel del hombre comenzó a
oscurecerse hasta quedar completamente negra, a excepción de la piel que se había vuelto
blanca, imitando el sistema esquelético. Mientras tanto, todo su cuerpo se volvió
anormalmente demacrado, y Gaara pensó que si la capa no estaba allí, entonces se podrían
delinear todos y cada uno de los órganos del hombre. Tal como estaba, Gaara podía ver
cada latido de un pulso en la yugular del hombre. Recogiendo su guadaña, también
comenzó a cambiar tan pronto como hizo contacto, las tres hojas se volvieron más
delgadas, más largas y más juntas, hasta que parecía una sola hoja sobre un poste de tono
negro.
2pt cap 9
              "Ahora no voy a fallar". Hidan se rió y cargó hacia Gaara.
              Su lucha se estancó cuando un grito ensordecedor se abrió camino a través del aire,
haciendo que ambos luchadores miraran hacia atrás y hacia arriba en el cielo para ver un
fénix de fuego. Hidan pareció sorprendido, y de repente se dio cuenta de que tal cosa
nunca, nunca podría venir de Kakuzu.
              Si bien no le gustaba Kakuzu, le gustaba un poco el hombre, que fue un pionero en
la inmortalidad. Y no podía atreverse a estar asociado con alguien más, la única razón por
la que se había unido a Akatsuki era por su respeto por Kakuzu.
              Hidan se movió para asegurarse de que su compañero estuviera bien cuando una
pared de arena estalló frente a él, bloqueando su camino.
              "No creo que nuestra lucha haya terminado, ya que todavía no te he
matado". Gaara se veía lívido. Desde que se unió a Uzumaki Naruto en su viaje, todo lo que
había hecho era seguir al niño que, francamente, no parecía tener ni idea de lo que estaba
haciendo. Y todavía…
              No estaba muy seguro de qué lo impulsaba a ir con la rubia, pero sabía que tenía
que hacerlo. Y la única forma de saberlo era ir con Uzumaki; seguir a Uzumaki y aprender
de él lo que era realmente tener vínculos con otra persona, cuidarlos tanto que morirías por
ellos.
              Gaara no estaba seguro de tener ese vínculo con Uzumaki. Pero eso no significaba
que no quisiera tener uno.
              Y si tener ese vínculo significaba lidiar con la ... rareza de Uzumaki, que así fuera.
              Envió un solo pensamiento a su arena, junto con una pequeña cantidad de chakra,
y comenzó a pasar a la ofensiva contra el loco y esquelético maníaco.
              Naruto se levantó, inhaló y comenzó a toser. El aire estaba denso con la ceniza y el
humo que sobró de esa explosión y se subió la camisa, cubriendo la parte inferior de su
rostro mientras también proporcionaba un poco de filtro del humo que colgaba en el aire y
le picaba los ojos. Sintiendo algo húmedo en un lado de su cabeza, descubrió que sus orejas
estaban sangrando, y la sangre se deslizaba hacia abajo, encontrándose con la sangre que no
había enmarañado su cabello del cuero cabelludo sangrante.
              "Roshi." Gritó, su voz apagada por haberle volado los tímpanos. "¡Roshi! Ro-" Fue
interrumpido cuando una mano se aferró a la parte de atrás de su camisa y tiró , enviando a
Naruto hacia quien lo había agarrado, y tenía un mal presentimiento sobre quién era.
              De repente se encontró frente a una sola persona, y por el aspecto de la capa negra
que cubría el brazo que lo mantenía en su lugar, estaba claro que se había convertido en un
rehén.
              Hubo un chillido penetrante justo al lado de su cabeza, y gritó de dolor cuando una
ráfaga de aire salió disparada, apenas fallando al despejar la cabeza de su cuerpo y
convertirla en un desastre sangriento y sangriento en el suelo. La ráfaga de aire despejó
toda el área frente a Naruto y su captor, revelando cuán poderoso era.
              Lo que una vez fue una exuberante marisma ahora es lo que uno esperaría después
de un intenso incendio forestal. El suelo húmedo y fangoso se había secado y agrietado,
cenizas y cenizas cargadas sobre el suelo que rodeaba los pocos árboles que no se redujeron
a montones de ceniza o cenizas suspendidas en el aire.
              Naruto fue enviado al aire, y dado que el brazo que lo sostenía se había movido
con él, estaba claro que Kakuzu había saltado. El agarre de Naruto cambió, y de repente se
encontró presionado contra un objeto duro y con forma escondido debajo de la tela. Hubo
otro chillido, y una explosión de aire hizo volar toda la ceniza y el humo del aire, revelando
a Roshi, que se había movido para cubrir a Han y ahora lo estaba llevando hacia un lugar
seguro.
              Naruto podía sentir que Kakuzu estaba intentando aterrizar en el camino de Roshi,
y deseaba profundamente no haber usado casi todo su chakra para mantenerse al día con
Roshi. Sus manos se movieron para sacar sus dos últimos Kunai de sus bolsillos antes de
recordar que había perdido el control sobre ellos cuando Kakuzu había detenido el primer
intento de adquisición del hombre blindado.
              Kakuzu aterrizó y Roshi se detuvo, mirando al hombre.
              "Qué adorable." Kakuzu sonaba como si estuviera disfrutando un poco de un
placer perverso burlándose del hombre. "Tiras por la borda la vida de tu pequeño alumno a
favor de salvar a tu hermano. Parece que Deidara tenía razón sobre Iwa: sois unos bastardos
sin tacto."
              "No te atrevas a mencionar el nombre de ese maníaco en mi presencia." Roshi
gruñó. "¿Sabes lo que ese bastardo casi le hizo a mi familia?"
              "Me importa un carajo lo que le hizo a tu familia, entrega el Gobi Jinchuuriki
antes de que convierta a tu subordinado en una bruma sangrienta". Naruto sintió la dura
estatua-cosa moverse, y sintió como si su estómago se volviera loco cuando se dio cuenta
de lo que era: otra máscara-cosa, como el pájaro que podía disparar ráfagas de viento
mortales.
              "Ayuda." Gritó, su voz ronca no llegaba muy lejos, pero había cumplido su
propósito para Kakuzu, cuando la máscara presionando la espalda de Naruto comenzó a
abrir su boca. Las lágrimas rodaban por su rostro cuando comenzó a suplicar, levantando
inútilmente los brazos, sus músculos habían comenzado a sentir los efectos del esfuerzo
excesivo y tirando del brazo manteniéndolo en su lugar. "Por favor." Él susurró.
              Roshi lo miró, su rostro despejado de cualquier emoción.
              "Mata al chico. No es mi alumno". Naruto sintió que su esperanza de sobrevivir
disminuyó drásticamente cuando Roshi dijo eso.
              ¡No no!
              Hubo una risa oscura de su captor, y la máscara se movió hacia arriba y hacia un
lado mientras Kakuzu se estremecía de risa, antes de detenerse y ponerse de pie.
              "Mala elección."
              La máscara contra Naruto abrió su boca.
              Hubo un sonido de silbido agudo por un breve momento, antes de que Naruto
sintiera un dolor candente venir desde atrás antes de detenerse.
              La guadaña de Hidan se balanceó, y la arena de Gaara se movió para interceptar
cuando atravesó la arena como si no estuviera allí en absoluto. Y no fue lo único que salió
de la arena, ya que pareció arrastrar a varias personas desde dentro de la fina defensa de
arena. Gaara estaba sorprendido, mirando a la gente, todos los cuales parecían vagamente
familiares.
              "¡Usted!" Uno de ellos lloró y entre la multitud apareció un solo hombre. Sus ojos
gris violeta combinaban perfectamente con su desordenado cabello rubio arena. "¿Por qué
no moriste?"
              Gaara estaba tan sorprendido que dio un paso atrás, y no se dio cuenta cuando
Hidan se movió detrás de él, trayendo su guadaña en un corte hacia arriba directamente a
través de la calabaza de Gaara, enviando a docenas de personas alrededor de Gaara. Y de
repente Gaara se dio cuenta de dónde los había visto a todos antes.
              Eran los asesinos que su padre había enviado tras él. Los asesinos que había
aplastado hasta convertirlos en nada con su arena.
              "Pero no importa", dijo el tío de Gaara, Yashamaru. "Siempre que finalmente
pueda matarte, monstruo".
              La explosión envió a todos de regreso, y se pudo ver el cadáver de Kakuzu al otro
lado del claro recién hecho. Roshi miró al niño que, con todo derecho, debería ser ceniza en
el viento, si tenía suerte.
              Rodeando todo el cuerpo de Naruto estaba lo que solo podría describirse como una
'capa' de chakra rojo.
              Una sola cola de chakra se movió perezosamente detrás de él, el burbujeante
apéndice del chakra unido al coxis de Naruto.
              Recordando lo que el gaki le había dicho horas antes, Roshi bajó con cuidado a su
hermano menor, moviéndose lentamente para no agitar al rubio a un estado mental
potencialmente peligroso. Poniéndose de pie, se enfrentó a Naruto.
              "Oye." La cabeza de Naruto giró en su dirección, luciendo
desesperada. Pareciendo confundido. Pareciendo asustado.
              Y Roshi recordó que todavía era un niño. Un asesino entrenado, pero aún un niño.
              Y los niños necesitaban consuelo y guía.
              "¿Como te sientes?" La pregunta era bastante simple, pero tenía un significado
mucho más profundo: ¿Eres como antes?
              "Me siento raro." Dijo, mirando la capa de chakra roja y burbujeante que lo
cubría. Levantando su mano, finalmente tuvo la oportunidad de maravillarse de cómo
parecía actuar como una segunda piel. Extendiendo los dedos, observó cómo la capa hacía
lo mismo y notó que los dedos de los chakras terminaban en puntas afiladas. Como
garras ... Mirando su mano debajo de la capa, vio que sus uñas se habían vuelto
puntiagudas y ... ¿más duras? Levantó la otra mano y se golpeó una uña con la otra,
descubriendo que definitivamente era más dura y gruesa también. Al igual que
garras… Naruto se preguntó si alguna otra parte de su apariencia cambió cuando recurrió
al chakra de Kyuubi, pero no tuvo tiempo de pensar en eso cuando él y Roshi escucharon
una risa oscura que venía del otro lado del claro.
              "Así que pudiste matarme". Kakuzu reflexionó mientras miraba la máscara rota en
su torso antes de entrecerrar los ojos. De repente, la máscara agrietada comenzó a moverse,
y los hilos de tentáculo negros que se mostraban ahora que estaban rotos comenzaron a
moverse y tirar , y los dos Jinchuuriki estaban en deuda con una breve mirada a lo que era
Kakuzu. La máscara rota, que parecía haber sido hecha a semejanza de un tigre, abandonó
el cuerpo de Kakuzu, y la enorme masa de hilos de tentáculo se formó en una bestia de
cuatro patas, sosteniendo esa forma por un momento antes de colapsar, el tentáculo- los
hilos se convirtieron en una especie de lodo acuoso, que pronto se filtró en el suelo, sin
dejar rastro de que alguna vez estuvieron allí, excepto los trozos de la máscara que solía
tener. Kakuzu simplemente vio cómo sucedía todo antes de volver su atención a la rubia
que había estado reteniendo como rehén ni siquiera unos minutos antes. "Ha pasado mucho
tiempo desde que alguien logró matarme. Me impresionaría más si no me hubiera dado
cuenta de que eras el otro Jinchuuriki de Iwa. Parece que Kisame se decepcionará, tú fuiste
su objetivo."
              "No es el otro Jinchuuriki de Iwa." Roshi llamó, su rostro se oscureció mientras se
movía para pararse lo más lejos de Han que podía. "Soy."
              Y el suelo debajo de Roshi estalló como un géiser, arrojando lava fundida mientras
una columna se elevaba sobre todas las demás. Y de pie sobre el géiser, toda su forma
estaba en una capa de chakra propio. Pero donde el de Naruto era rojo anaranjado, el de
Roshi podría llamarse del color de la sangre.
              Lleva a mi hermano y aléjate de aquí lo más que puedas. Encuentra a tu amigo y
mantén a Han a salvo. Llamó a Naruto, quien simplemente asintió con la cabeza, usando su
nueva velocidad para moverse al lado de Han, levantándolo y haciendo para irse antes de
detenerse y mirar hacia atrás.
              Lo llevaré a un lugar seguro y volveré por ti. No te mueras por mí. Roshi sonrió y
Kakuzu juró que el géiser de lava aumentó su producción.
              "No lo soñaría." Naruto se fue, y fue unos segundos después que la sonrisa de
Roshi se convirtió en una mueca cuando miró a los ojos a Kakuzu. "Y tú , amigo mío, te
convertirás en el anfitrión de algo en lo que he estado trabajando. Bienvenido a Hell's
Playground".
              Y desde el géiser de lava, las criaturas comenzaron a moverse.
              Gaara miró a su alrededor, conmoción y miedo claros en su rostro. Trató de usar su
arena para triturarlos, pero fue en vano, simplemente siguieron llegando, como si la arena
nunca hubiera estado allí. Retrocediendo, chocó contra un árbol y no pudo hacer nada
cuando el único Kunai que empuñaba su tío muerto se deslizó directamente a través de la
arena y le cortó la piel, extrayendo sangre, antes de retroceder.
              "Te tengo." Dijo una voz detrás de él, mientras Hidan pasaba a toda velocidad,
limpiando un poco de sangre para usar en su ritual. Sosteniendo la pequeña cantidad de
sangre en la hoja de su guadaña, Hidan la bajó al suelo y dibujó un círculo, la pequeña gota
de sangre de Gaara de repente se convirtió en lo suficiente para hacer un círculo con un
triángulo adentro. Hidan dio un paso dentro del círculo, y de repente su piel comenzó a
inflarse y regresar a su apariencia antes de iniciar el jutsu, mientras que la de Gaara
comenzó a adelgazarse, su piel se volvió negra mientras aparecían marcas esqueléticas
sobre los huesos prominentes de su cuerpo. Su calabaza también cambió; convirtiéndose en
obsidiana negra. "Acepta este sacrificio que te ofrezco tan humildemente, Jashin".
              "¿Qué me has hecho?" La voz de Gaara no era tanto un grito como un chillido, y
sus ojos mostraban que estaba casi histérico.
              "Te has convertido en el último sacrificio que uno puede hacer por el señor Jashin:
la muerte por aquellos a quienes mataste. Lo más grande que uno puede hacer en el nombre
del señor". Hidan lucía presumido, pero no contaba con una cosa: la arena de Gaara, que
arremetió mientras Yashamaru se lanzaba a matar, aplastando la mano del
espíritu. "Que…"
              Gaara recuperó repentinamente la compostura, quedándose quieto donde segundo
antes estaba temblando como una hoja.
              "Parece que tu jutsu te ha salido por la culata." Dijo Gaara, su voz tranquila una
vez más. "Y ahora finalmente puedo liberarme de la carga de todas estas muertes. Gracias".
              Hidan gritó de rabia, pero no estaba atascado en su lugar, incapaz de moverse.
              La arena negra de Gaara fue enviada, aplastando a todos los que encontró. Por
cada espíritu que Gaara mató, su palidez regresó y la mirada demacrada que había ganado
desapareció rápidamente, hasta que volvió a ser su antiguo yo.
              "¿Que eres?" Hidan lo miró fijamente. Nadie había hecho eso antes. Nadie era tan
despiadado.
              Gaara se quedó allí, mirando su piel mientras se convertía en su tez pálida normal
una vez más antes de notar que su arena no había cambiado del color obsidiana en el que la
había convertido el jutsu de Hidan.
              "Soy Kurosuna no Gaara, la que te matará".
              Hidan hizo lo único que podía hacer, ahora que el jutsu estaba roto.
              Corrió, esperando que Kakuzu hubiera llevado a su maldito objetivo al punto de
encuentro.
              Kakuzu se puso de pie, jadeando levemente y mirando al hombre de pie sobre el
géiser y simplemente mirando mientras las bestias del infierno iban tras su objetivo. Había
tenido que recurrir al uso de sus otras tres máscaras, que sirvieron bien para convertir su
abrigo Akatsuki en jirones sobre su cuerpo, pero fue anormalmente eficiente en la
destrucción de estas criaturas.
              Burns marcó su cuerpo, y los miró a todos antes de volver a mirar a Roshi.
              Parecía que este Jinchuuriki era mucho más peligroso, a pesar de tener un Biju más
débil.
              "¡Gracias por no matarlo todavía!" Maldita sea… Esa rubia Jinchuuriki, la que, al
parecer, había humillado a Sasori, había regresado.
              "¿Han está a salvo?"
              Está bien escondido, si eso es lo que quieres decir. Respondió la rubia, mirando a
Kakuzu y dándole una sonrisa oscura, completamente preparado para atacar a Kakuzu antes
de que se diera cuenta de las bestias del infierno hechas de lava que rodeaban a
Kakuzu. "¡IMPRESIONANTE! ¿Cómo los hiciste?" La voz de la rubia estaba llena de
asombro, lo que molestó a Kakuzu.
              "Es algo que solo yo puedo hacer, gaki, ahora siéntate y mira cómo comienza la
diversión". Kakuzu tomó otra decisión que nunca pensó que volvería a hacer: retirarse. Era
obvio que estaba superado, y una vez que encontrara a Hidan, los dos saldrían de allí y se
dirigirían al escondite de Akatsuki más cercano.
              Fue pura suerte que Hidan regresara de su propia batalla, que rápidamente se
concluyó que había terminado igual que la suya, si el niño pelirrojo que se reunió con el
grupo frente a ellos era una indicación.
              "Hidan, deberíamos retirarnos. Esta misión es obviamente un fracaso." En
cualquier segundo, Hidan comenzaría a hablar sobre lo débil que era la retirada y ...
              "Estoy de acuerdo." ¿Qué? Kakuzu no lo demostró, pero estaba atónito. Qué tan
fuerte era su oponente ...
              Kakuzu dejó eso para otra ocasión cuando los Hermanos Zombis de Akatsuki, por
primera vez juntos, se retiraron.
              "Aww, no pude patear ningún trasero ..." Naruto sonó abatido por un momento
antes de volverse hacia Gaara, y notar su nueva arena negra y calabaza, con marcas blancas
en ella. "¿Cuándo pasó eso ?"
              Gaara miró por encima del hombro a lo que Naruto se estaba refiriendo antes de
mirar a su amigo.
              "Mi oponente me realizó un jutsu desconocido, uno que nunca había visto o
escuchado antes". Gaara desvió la mirada. "No quiero hablar de eso".
              Está bien… "dijo Naruto por fin, antes de que Gaara cambiara de tema.
              "No sabía que podías aprovechar una sola cola del poder de tu bestia. ¿Cuándo
sucedió esto?" Naruto miró hacia abajo e hizo un movimiento de 'O' con la boca.
              "En algún momento durante la pelea con Kakuzu." Dijo antes de volverse hacia
Roshi. "No te culpo por lo que hiciste. Probablemente haría lo mismo si estuviera en tu
posición".
              Antes de que Roshi pudiera responder, Gaara dio su opinión sobre el asunto.
              "No sabía que pudieras ser tan maduro, Uzumaki. ¿Cuándo sucedió eso ?" Naruto
se giró para enfrentar la sonrisa de suficiencia de Gaara, su rostro enfadado y su ceja
temblando. De nuevo.
              "Hay momentos en que puedo ser sensato". Gaara respondió encogiéndose de
hombros antes de volverse hacia Roshi. "¿Conoces algún lugar cercano donde podamos
recuperarnos? Mi lucha fue bastante agotadora, al igual que el viaje aquí".
              Cuando Roshi comenzó a explicar que Takigakure estaba a solo unas horas de
distancia y que eran libres de ir allí y reabastecerse, Naruto no escuchó nada de eso.
              Naruto simplemente se quedó allí, escuchando mientras los dos pelirrojos
conversaban. Si bien Gaara no parecía mirarlo, podía decir cuándo su amigo se estaba
cansando. Y Roshi definitivamente parecía sin aliento. Parecía que el uso de jutsus de área
tan destructivos y a gran escala era bastante agotador para el pelirrojo mayor.
              Los dos habían sido los más útiles en la pelea, mientras que todo lo que hizo fue
ser capturado. Del trío, fue el más herido. Parecía que no importaba lo que hiciera Naruto,
todavía estaba demasiado débil.
              Y Akatsuki era demasiado fuerte.
              No importaba dónde se clasificaran esos dos en fuerza en Akatsuki; todo lo que
importaba era que ellos no eran los líderes.
              No eran los más fuertes.
              Y esos dos habían derrotado casi sin ayuda a tres Jinchuuriki sin sudar.
              Necesitaban hacerse más fuertes. Necesitaban trabajar juntos. En realidad, fue solo
suerte del más alto grado que hubieran matado a Kakuzu, sin importar cuán breve fuera el
tiempo.
              Y así, cuando la capa de chakra desapareció mientras Naruto guiaba al grupo hacia
donde había escondido a Han, Naruto había tomado una decisión sobre una cosa que
consideraría absoluta.
              Los Jinchuuriki necesitaban unirse para vivir la vida que se merecían.
* Capítulo 10 *: Takigakure
 
              
              Capítulo 10
              Takigakure
              Cuando Naruto se despertó, lo cargaba un clon de Roshi.
              ¿Cómo supo que era un clon?
              Se sentía como si hubiera dormido en el suelo y todo su cuerpo estaba adolorido.
              Y luego recordó lo que había hecho, y tuvo que detenerse a la fuerza para no
moverse demasiado. Todo su cuerpo se sentía como si estuviera en llamas y trató de volver
a dormir, pero parecía que el destino tenía otros planes para él.
              "Es bueno que estés despierto, chico. Me gustaría que conocieras a Han, mi
hermano menor." Dijo Roshi, y Naruto abrió los ojos, parpadeando para alejar las lágrimas
que brotaban de lo brillante que era antes de ver al hombre al que había ayudado a rescatar
muy claramente saltando de árbol junto al clon de Roshi con la ayuda del Roshi real.
              "Hola."
              "Hola. Debo agradecerte por ayudar a mi hermano en mi recuperación segura, a
pesar de que tenía las cosas bajo control." Su voz de barítono comenzó desdeñosa y terminó
acusadora.
              "Bueno ~ excusa mí para ayudar." Roshi replicó deteniéndose y mirando a su
hermano.
              "No estabas ayudando, estabas obstaculizando. Hay una diferencia, sabes". Han
dijo con toda sinceridad, lo que molestó más a Roshi, y pronto los dos estaban
profundizando en una discusión.
              "Correcto." Roshi dijo burlonamente, sus ojos rodando dramáticamente. "Me
disculpo por no saltar para salvarte cuando estabas inconsciente y camino a tu muerte".
              "Acepto tu disculpa." Han dijo suavemente.
              "¡Eso no fue una disculpa, idiota!"
              "Podría haberme engañado."
              Un argumento infantil, en opinión de Naruto, que rápidamente se convirtió en algo
que esperarías de los niños pequeños, no de dos hombres de veintitantos y treinta años.
              Naruto apartó la cabeza del vergonzoso espectáculo y notó
a Gaara, realmente notó a Gaara, que no parecía exactamente en paz, Naruto sabía eso,
contento.
              Parpadeó, tratando de hacer frente por completo a la imagen de Gaara que se le
presentó, antes de que su cerebro se detuviera para protegerlo de un posible colapso
mental. Mejor que se tome un tiempo para acostumbrarse a ver a Gaara con una sonrisa casi
nostálgica en su rostro.
              A Naruto le recordó las pocas veces que se había encontrado con varios niños
mayores en el orfanato que habían estado consumiendo drogas: la mirada lejana en sus
ojos, la media sonrisa de pura felicidad, riéndose de cosas al azar mientras estallaba en
lágrimas nada, llorando porque su pez mascota ya no quiere ser su amigo.
              Naruto estaba asustado. No, jodidamente asustado, estaba en algún lugar entre
repulsión y espanto al extremo.
              "¿Qué demonios han estado fumando mientras yo estaba fuera?" Eso ciertamente
llamó su atención, sacando a Roshi y Han de su ( extremadamente ) infantil pelea a
puñetazos y haciendo que Gaara lo mirara con sorpresa.
              "No creo que hayamos estado fumando nada, Naruto." Dijo Gaara, luciendo
confundido. ¡Confuso! Estaba bastante claro en el rostro de Gaara: las cejas fruncidas, la
mirada de preocupación ( ¡Preocupación! ) Y el ceño medio fruncido.
              "Lo creeré cuando lo vea, Gaara." Dijo Naruto, sin perderse que había sido
llamado por su primer nombre. De Gaara. El tipo que había estado preguntando a Naruto si
estaba bien matar a alguien.
              "Hablo en serio, Naruto. No hemos fumado ningún tipo de alucinógeno." Gaara no
parecía entender cuál era el problema de Naruto. Tampoco Roshi o Han.
              "Bueno, ustedes dos puedo entenderlos, siendo hermanos y todo eso," hizo un
gesto despectivo a los dos Iwa-nin, que parecían ofendidos por el jab. "Pero no te
entiendo." Aquí señaló a Gaara. "Ni hace un día me pedías permiso para matar, y estabas ...
bueno, tú. Ahora te ves como uno de los niños drogadictos del orfanato. Y déjame decirte
ahora, te patearé el trasero a Suna, si esa pelea con el tipo Akatsuki te convirtió en una de
esas personas ".
              "No sabía que estaba actuando de manera diferente". Dijo Gaara, con una especie
de expresión de desconcierto en su rostro, lo que hizo que Naruto se inclinara más hacia el
miedo al extremo que hacia el rechazo.
              "¿Qué pasó en tu pelea con ese tipo Akatsuki?"
              "Todavía no deseo hablar de eso". Gaara dijo con desdén.
              "Está bien ..." dijo Naruto, antes de girar la cabeza hacia los hermanos al lado del
clon Roshi de Naruto. "Entonces, ¿hacia dónde vamos?"
              "Takigakure." Roshi respondió, liberándose de la maraña de miembros que él y
Han habían hecho de sí mismos. "Tienen un tratado neutral con las otras Naciones
Elementales, así que está bien que los Shinobi de diferentes naciones vayan allí para
redactar sus propios tratados de paz, o incluso hacer lo que estamos haciendo: descansar y
recolectar suministros".
              "Bueno." Dijo Naruto, y reclinó la cabeza sobre el clon Roshi. "¿Y Gaara?"
              "¿Si?"
              "Deja de ser tan espeluznante y vuelve a tu antigua forma de ser
espeluznante". Naruto no sabía qué lo hizo decir eso, pero ese pensamiento se perdió
cuando se dio cuenta de lo cómodo que estaba el clon de Roshi ...
              Naruto fue despertado por un extraño Taki-nin, su flequillo verde azulado
sostenido fuera de su rostro por una horquilla que combinaba con el color violeta brillante
de sus ojos. En el fondo, Naruto pudo ver a Roshi, Han y Gaara, todos mirándolo por algo-
¡Whoa! Por mucho que Naruto fuera un adolescente normal, eso no significaba que
toleraría que otros chicos lo palparan en un cacheo.
              "Mire, señor, estoy seguro de que es un buen tipo-"
              "Soy una chica, eres linda y serás mi novio". Dijo la adolescente andrógina,
sintiendo a Naruto una vez más por si acaso. Envió una mirada furiosa al trío. Han y Roshi
tuvieron la decencia de apartar la mirada. Gaara no lo hizo.
              "¿Hay alguna razón por la que permitiste que esta chica me molestara mientras
dormía?"
              "Necesitábamos una buena risa". Roshi respondió y recibió una mirada furiosa en
respuesta.
              "Y parecía ser la mejor manera de despertarte, ya que todos los demás intentos
habían fracasado". Dijo Gaara, sonando mucho más como siempre.
              "Además, novio. Disfruté bastante lo que encontré." Naruto no estaba seguro de si
era posible que alguien muriera por sonrojarse, pero sintió que estaba a punto de averiguar
si no hacía algo rápido.
              "No eres un novio divertido." La chica, que se había presentado como Fu, pareció
molesta cuando Naruto trató de soltarse de su agarre. Su presencia había hecho que el grupo
entrara en Taki con bastante facilidad, incluso si actuaba como si sus compañeros Taki-nin
no existieran.
              "Nunca dije que sería tu novio." Naruto respondió, fallando en soltarse del agarre
que ella tenía sobre él.
              "Pero es mi novio, novio." Dijo Fu, su rostro luciendo extremadamente sereno
mientras acariciaba la mejilla de Naruto. "¡Y me encantan tus tatuajes!" De repente, dejó
de acariciar con la nariz y en su lugar eligió pellizcar su mejilla antes de acariciar las
marcas de bigotes de Naruto con uno de sus dedos de piel de cacao. La acción, notó en
secreto con un ligero horror, lo excitó un poco.
              "No son tatuajes, son marcas de nacimiento. Y realmente me gustaría que no las
toques". Naruto murmuró, un tinte rosado cubriendo sus mejillas.
              "¿Por qué no, novio?" Fu sonaba… juguetón. Naruto se estremeció y maldijo su
suerte, escuchando la risa sofocada de Roshi y Han detrás de los dos. Juró que sintió algo
de diversión proveniente de Gaara, y planeó recuperarlos por reírse de su tormento.
              "Bueno, están ..." Esa última parte salió como un montón de sonido incoherente, lo
que hizo que Fu le pidiera que lo repitiera. Murmuró de nuevo y ella le dijo que hablara
más alto.
              "Son sensibles y tu roce me hace sentir ... cosas".
              Roshi decidió arruinar la indiscreción y optó por la risa abierta.
              Fu, pareció confundida por un segundo, antes de que la comprensión atravesara su
rostro, y ganó una sonrisa de come mierda antes de inclinarse y lamer las marcas de bigotes
de Naruto, arrastrando su lengua a lo largo de cada una de las líneas negras. Naruto sintió
un movimiento entre sus piernas, algo que no había sentido antes.
              Han rompió a reír, y ambos hermanos colapsaron en un ataque, su risa continuó
hasta que Gaara dijo algo que hizo que los dos se detuvieran más rápido que el Hiraishin
del Yondaime Hokage.
              "No lo entiendo. De qué 'cosas' está hablando Naruto."
              Naruto se divirtió con la revelación de que las únicas personas que podían decirle
lo que estaba sintiendo eran los mismos dos que se estaban burlando de él segundos antes.
              La venganza es una perra, ¿no?
             
             
              Desafortunadamente, la euforia duró hasta que llegaron a la posada en la que se
alojaban, donde Roshi pudo sacar suficiente ryo de la mochila ennegrecida de Naruto para
cubrir el costo de dos habitaciones juntas antes de decir que Naruto tenía que prepararse si
iba a llevarse a Fu. salir en una cita esa noche.
              Ignorando las protestas de Naruto, fue arrojado al agarre de Roshi, quien cargó al
rubio sobre su hombro y lo guió hacia sus habitaciones.
              "Entonces," comenzó Roshi, colocando a Naruto en una de las dos camas en una
de las habitaciones que acababan de pagar ( con mi dinero ganado con tanto
esfuerzo ... ). "Antes de que empiecen, les voy a explicar a ustedes dos" Aquí miró a Gaara
"Justo lo que estaba experimentando el gaki".
              Por alguna razón, una pequeña parte de la mente de Naruto le gritaba que corriera
como un murciélago fuera del infierno, pero lo ignoró a favor de sofocar su curiosidad.
              "Verás, cuando un niño llega a tu edad, su cuerpo comienza a cambiar…"
comenzó Roshi, y Naruto palideció una vez que se dio cuenta de lo que estaba
sucediendo. Su cuerpo lo traicionó, permaneciendo congelado en el lugar, por lo que no
tuvo más remedio que escuchar. "Por ejemplo, encontrarás que el cabello comienza a crecer
en lugares extraños ..."
              Dios me mate.
             
             
              Roshi era un profesional.
              Y como profesional, pudo superar sus propias reservas para hacer el trabajo. Una
vez, durante la Tercera Gran Guerra Mundial Shinobi, tuvo que masacrar a todo un pelotón
de Genin frescos, niños pequeños no mayores de 10 años. Pudo hacer a un lado sus
emociones y las mató a todas. Eso es lo profesional que era.
              Y sin embargo, ni una sola vez, en todos sus años como Shinobi, tuvo que dar algo
tan vergonzoso como 'The Talk'.
              Apenas recordaba haber recibido "la charla" de su hermano mayor, y la vergüenza
extra de dársela a Han algunos años después.
              Pero a pesar de lo vergonzoso que era ser el receptor de la charla, descubrió que
era igual, si no más, dar la charla.
              Pero Roshi era un profesional, así que hizo lo que todos los Shinobi ejemplares
hicieron frente a tales situaciones.
              Reprimió al infierno sus emociones para una liberación catártica más adelante en
la vida.
              Por lo general, la liberación catártica de todas sus emociones reprimidas salió
avergonzando a quienquiera que viera primero, pero esta vez, la parte de la vergüenza se
estableció antes de la represión emocional, lo que haría que todo valiera la pena al final. .
              Así que continuó su explicación de la experiencia de hacer un bebé, a veces con
ayudas visuales manipuladas por el jurado, y se deleitó con el hecho de que valdría la pena
cuando Naruto fuera a su cita.
              Naruto se inquietó.
              Fu se quedó allí, evaluándolo.
              Agitarse.
              Mirar fijamente.
              Un picor en la nariz.
              Mirar fijamente.
              La picazón se sentía molesta, como si un insecto bailara sobre su piel. Pero no lo
rascó, por miedo a enfadar a la chica, no, a la mujer que tenía delante.
              Y si había algo que sabía sobre las mujeres, era que eran lo más aterrador del
mundo.
              Fu siguió mirándolo, como si esperara que… Oh. Correcto. Extendió su brazo, su
codo doblado en el ángulo correcto.
              Fu sonrió, envolvió su propio brazo alrededor del de él y procedieron a acercarse
obscenamente a él.
              Naruto miró ligeramente hacia arriba para ver mejor su rostro. Si bien pudo haber
crecido un poco en el último mes que había estado deambulando, la niña mayor todavía
tenía unos buenos centímetros sobre él.
              "Entonces," ella comenzó. "¿A dónde vamos a ir?"
              "Ummm." Naruto se detuvo por tiempo. Esta era su primera vez en Takigakure, y
no tenía idea de dónde estaban los mejores restaurantes, ni de los mejores lugares para
llevar a la mujer semi-loca. "Bueno, recientemente llegué a una pequeña fortuna, así que-"
La táctica funcionó cuando Fu comenzó a hablar efusivamente acerca de ir a este elegante
lugar llamado Ryujin Jakka antes de llevar a Naruto allí.
              Ryujin Jakka resultó ser uno de los lugares más extraños que Naruto alguna vez
vio.
              Estaba ubicado en las raíces del árbol gigante, pero el interior no era en absoluto lo
que Naruto esperaba. Había elegantes obras de arte en las paredes, lo que encajaba con el
aire del restaurante. Todo el lugar era de un amarillo dorado brillante, con intrincados
diseños de mosaicos de famosos ninjas esparcidos por el techo, que se reflejaban en el piso
de mármol blanco.
              Con todo, era el tipo de lugar en el que Naruto normalmente no sería atrapado
muerto.
              "Mesa para dos por favor." Preguntó Naruto mientras la pareja se acercaba al
marcador de posición. El hombre vio a la pareja y le dio una pequeña sonrisa a Naruto.
              "Sí, por supuesto." Él respondió: "¿Y quién se reunirá contigo esta hermosa
noche?"
              "Esta linda joven…" respondió Naruto, luciendo confundido, y gesticulando hacia
la chica agarrada a su brazo.
              "¿Qué 'linda jovencita'?" El marcador de posición cuestionó. "Todo lo que veo
contigo es una criatura rabiosa, que debe irse si deseas cenar aquí".
              Naruto se sorprendió por la respuesta del hombre, antes de que un repentino
entendimiento cruzara su mente mientras los recuerdos de los aldeanos de Suna y Konoha
pasaban por su mente.
              "Bueno, entonces supongo que no tendrás mis servicios, si no estás dispuesto a
servir a todos los que entran por esas puertas". Naruto respondió, su rabia tranquila y
controlada, por el momento. "Solo sé, difundiré esto a todos los que conozco".
              "Si debes." El marcador de posición suspiró, antes de volver a programar dónde
colocar las reservas.
              "¡Aww, dijiste que me llevarías a un lugar especial!" Fu gimió, siendo casi
arrastrado por Naruto cuando los dos dejaron a Ryujin Jakka. "Además veo muchas mesas
donde podemos sentarnos".
              "Ya dije que no comeré donde alguien niegue un servicio al cliente". Naruto
respondió, llevándola afuera y hacia la calle vacía. "Ahora, ¿cuál tienes?"
              "¿Uno que?" Fu pareció confundido ante la repentina pregunta de Naruto.
              "He visto a gente comportarse así antes ... ¡Demonios, prácticamente me pasó eso
varias veces!" Naruto casi le estaba gritando al final, y se detuvo cuando vio la mirada que
le estaba dando Fu, como si fuera la tierra debajo de sus pies. "Como cómo me estás
mirando ahora mismo."
              Fu casi se estremeció, pero ella se limitó a mirarlo con altivez.
              "Si debe saberlo, soy el Jinchuuriki del Nanabi no Kabutomushi, el Beatle cornudo
de siete colas".
              "Bueno, eso hace que mi trabajo sea mucho más fácil". Alguien dijo desde arriba
de ellos antes de que Naruto descubriera que no podía moverse correctamente porque ...
¡ Qué demonios !
              Había una persona blanca creciendo a partir de ellos dos.
              Roshi y Han se mantuvieron a cierta distancia cuando Naruto se reunió con Fu y
los dos comenzaron su cita. O más bien, Fu comenzó a arrastrar a un desesperado Naruto a
su destino.
              "Roshi." La voz no fue inesperada, ya que ambos Iwa-nin habían sentido que
Gaara los seguía desde que enviaron a Naruto en su camino.
              "¿Sí, chico?" Roshi dijo, algo distraído mientras los hermanos comenzaron a
seguir a Naruto desde una distancia segura.
              "Me gustaría hablar contigo sobre algo." Había una corriente subterránea de miedo
y confusión, que combinados significaban que Gaara no estaba muy cómodo con lo que
estaban a punto de discutir.
              "Ya te expliqué la pubertad y el sexo, no esperes que te ayude a conseguir una
chica".
              "No es eso." Dijo Gaara, enviando una mirada a medias al hombre mayor. "Deseo
hablarte sobre algo que he estado sintiendo desde mi pelea con ese miembro de Akatsuki".
              "¿Esto tiene algo que ver con tu cambio de actitud?" Roshi dijo, dejando que su
hermano siguiera adelante y vigilara a la rubia gaki- y tomara notas sobre cualquier cosa
que pudiera ser útil, chantaje o de otra manera. Gaara levantó una ceja, la confusión se hizo
más evidente en su rostro.
              "No sabía que mi actitud había cambiado en nada".
              "Realmente no lo ha hecho, pero sigues teniendo su mirada en tu cara, como si
estuvieras realmente contenta". Roshi explicó. "Supongo que ese tipo Akatsuki hizo algo."
              "Si." Gaara respiró hondo, sin saber cómo explicarlo correctamente. "Usó algún
tipo de jutsu, no sé qué era, pero lo cambió. Se volvió completamente negro, y tenía estas
marcas blancas por todas partes, como un esqueleto. Todo su cuerpo también cambió. No
solo su piel. Se volvió más delgado, hasta el punto en que pude ver la sombra de cada una
de sus costillas y pude leer su pulso con solo mirarlo .
              "Su arma también cambió, las guadañas se volvieron más largas y más juntas. Él
me atacó".
              "¿Y?"
              "Mi arena actúa como una defensa. Nada puede pasar, pero su arma lo hizo, y trajo
consigo ... cosas".
              "¿Cosas?" Aquí Roshi era el confundido, pero no insistió en el tema, lo que le
permitió a Gaara explicarse en su propio tiempo.
              "Su arma atravesó mi arena y las innumerables personas que maté se
derramaron". Gaara continuó. "Liderarlos fue la primera persona que maté, mi tío".
              Roshi se encogió levemente. Si bien las relaciones entre él y su familia no eran
perfectas, no eran lo suficientemente malas como para intentar matarlo a él oa Han.
              "Pudo herirme, aunque parecía ser solo un golpe de mirada, que mi oponente usó
para crear esta extraña forma en el suelo en el que se encontraba. Poco después, los
cambios en su cuerpo comenzaron a revertirse, y sucedió que yo en su lugar ".
              "Un jutsu de maldición." Roshi respiró. Solo había oído rumores de que tales cosas
existían, y lo más cerca que había estado de confirmar su existencia eran los sellos
malditos.
              "Quizás, pero es lo que causó que mi arena se volviera del negro que es ahora, lo
que pude usar para matar a los asesinos muertos". Gaara estaba terminando su historia,
Roshi podía decirlo, y permaneció en silencio. "Mientras los mataba, descubrí que los
cambios en mi cuerpo estaban desapareciendo, aunque mi arena permanecía como estaba.
Cuando terminé, me volví hacia el miembro de Akatsuki y le dije mi nombre, y cómo iba a
ser el para matarlo, antes de que corriera ".
              Roshi permaneció en silencio, ya que varias cosas se hicieron evidentes, pero lo
más destacado fue el hecho de que tenía una idea clara de lo que había cambiado con
Gaara.
              "Parece que te libraste de la carga de haber matado a todas esas personas, aunque
supongo que el propósito original era debilitarte lo suficiente como para que te mataran los
que tú mismo habías matado".
              "¿Y cómo se equipara eso con mi supuesto cambio de comportamiento, y este
sentimiento que tengo dentro de mí?"
              "Bueno, significa que estás en paz contigo mismo. Lo que sientes por dentro es un
cierre, supongo, y el hecho de que has encontrado un lugar al que perteneces". Roshi estaba
a punto de continuar cuando sintió el chakra de Han estallar. "Hemos terminado aquí. ¡Algo
pasa con la cita del gaki!"
              Han, a pesar de todas las apariencias en sentido contrario, era una persona bastante
tranquila. Si alguien se tomaba el tiempo para conocerlo, descubriría que era bastante
amable a pesar de la personalidad ninja brusco y obediente que había creado para sí mismo.
              Por eso se sorprendió cuando Naruto, en lugar de elegir burlarse del marcador de
posición (ya que parecía ser del tipo que lo hacía), regañó cortésmente al hombre y se
fue. Ahora, le estaba gritando a la chica, quien reveló que ella misma era una Jinchuuriki.
              Y entonces sucedió algo bastante extraño.
              Los blancos habían comenzado a crecer de los cuerpos de los dos adolescentes que
estaba viendo, similar a un hongo o algún tipo de parásito, y Han notó que algo salía del
suelo mientras saltaba para ayudarlos en el ataque, su armadura de vapor que rápidamente
envolvió toda su forma. Se volvió para enfrentar a este nuevo y misterioso oponente.
              La cosa era una descripción acertada. A pesar de parecer completamente humano,
las hojas gigantes a cada lado de él, que desaparecieron dentro de la capa de Akatsuki, eran
la característica más evidente de que no era humano. La segunda característica más
reveladora fue que la mitad de su cuerpo era una especie de blanco verdoso, mientras que el
otro lado era negro, pero ambos tenían ojos amarillos.
              El lado blanco parpadeó sorprendido, mientras que nada podía verse como rasgos
definitorios en el lado negro fuera del ojo, que estaba más abierto de lo que era
humanamente posible.
              "Bueno, esto es inesperado". La boca se movió sobre la mitad blanca, mientras que
la mitad negra no movió ni un solo músculo.
              " No exactamente, imbécil. Está claro que alguien se daría cuenta.
Simplemente no planeamos que reaccionaran tan rápido. " Dijo una segunda voz, y de
repente Han se sintió extremadamente incómodo, mirando a la criatura frente a él mientras
estiraba la mano. para destrozar las cosas  que estaban creciendo sobre Naruto y Fu.
              Tan pronto como sus manos cubiertas de vapor tocaron a los hongos blancos,
comenzaron a silbar y arder, tratando de alejarse de sus manos, que no abandonarían su
control sobre las criaturas hasta que estuvieran completamente alejadas de los dos
adolescentes.
              "Eso no significa que tengamos que pelear con él, ¿verdad?" El ojo amarillo del
lado blanco se volvió para mirar el lado negro, y Han se dio cuenta de dónde venía la otra
voz: ambos lados eran dos personas diferentes.
              "¡ Por supuesto que no! Es por eso que deberíamos haber esperado hasta que
Kakuzu pudiera ayudarnos " respondió la mitad negra, y Han tuvo una sensación de
hundimiento en la boca del estómago.
              "¿Te refieres al enmascarado de tus filas?" Han cuestionó. "¿El que es oriundo de
este pueblo?"
              "Bueno, mira eso." El lado blanco se burló. "Él sabe de quién estamos
hablando". Se detuvo por un segundo antes de decir "Oye. ¿No era el objetivo de Kakuzu?"
              " Mierda ", dijo el negro.
              "Así que tú también eres de este Akatsuki." Dijo Han, mirando con calma la
cosa. "Entonces no puedo defenderte por mi cuenta."
              Y luego encendió su chakra.
              Naruto se sintió débil como el infierno. La gente de los hongos le había quitado
toda su energía, y sus brazos estaban separados, por lo que no podía usar ninguno de sus
jutsu.
              Espere.
              Jutsu sin sello.
              Eso es todo.
              Tan pronto como Han le arrancó el hongo-persona-cosa, sintió que algo de su
chakra regresaba, aunque todavía pasaría un tiempo antes de que volviera a estar en plena
potencia.
              Pero fue suficiente.
              Han se puso de pie y lo miró sorprendido.
              "Estás debilitado". Él afirmó.
2pt cap 10
              "No mierda." Naruto respondió, con una mano todavía en el suelo mientras se
agachaba. "Pero eso no significa que voy a perder esta oportunidad de patearle el culo a
Akatsuki". Hizo una mueca mientras se levantaba. "Además, ¡no pude hacer nada en la
última pelea con ellos!"
              Han se rió entre dientes, impresionado con las prioridades de la rubia.
              "¿Qué es esto Akatsuki?" Dijo Fu, levantándose y apoyándose en Naruto en busca
de apoyo.
              "¿No lo sabes?" Naruto se sorprendió. Ya pensaba que la gente como Gaara no lo
sabía, y sospechaba que Roshi y Han sabían de Akatsuki, aunque probablemente por
diferentes razones. Pero no esperaba que Fu, alguien que venía de un país neutral, no
tuviera idea de lo que era Akatsuki, considerando que uno de sus miembros provenía de
Taki. Suspiró internamente y se preguntó si Konoha era un lugar muy diferente de lo que
pensaba, si eran el único lugar que conocía de la organización y no se habían molestado en
advertir a las Naciones Elementales. "Akatsuki son tipos malvados que quieren eliminar a
nuestro Biju para apoderarse del mundo".
              "Entonces, ¿qué estamos haciendo parados cuando podríamos estar
matándolos?" Fu le dedicó una sonrisa oscura antes de pisar fuerte con el pie derecho y
empujar ambos puños hacia adelante con el mayor esfuerzo posible. Los otros estuvieron
confundidos por sólo un breve momento antes de que el suelo se elevara hasta convertirse
en un pico donde estaba el miembro de Akatsuki, quien lo esquivó.
              "¿Qué demonios ..." Naruto se sorprendió y miró a Han en busca de una
explicación, pero parecía que lo que Fu había hecho era algo desconocido para él también.
              Fu, mientras tanto, estaba haciendo todo lo posible para matar al miembro de
Akatsuki, pisoteando un pie hacia abajo, lo que envió un bloque de tierra en el aire, donde
empujó hacia adelante con una de sus muñecas, sus dedos se curvaron en un puño, lo que
envió a la pedazo de tierra volando hacia el miembro de Akatsuki, quien esquivó varios de
estos antes de desaparecer en el suelo.
              "No te preocupes, volveremos por el Nanabi". El lado blanco se burló cuando el
miembro de Akatsuki literalmente se derritió en el suelo.
              Y luego aparecieron Roshi y Gaara, luciendo listos para la batalla.
              "Te tomó suficiente tiempo, te lo perdiste." Dijo Naruto, un poco
molesto. Él todavía no había sido capaz de luchar contra un Akatsuki. Se volvió hacia
Fu. "¿Qué diablos fue ese jutsu?"
              "Eso no fue realmente un jutsu." Ella respondió. "El Nanabi es realmente poderoso
con Earth Release, tanto que era casi como si pudiera mover la misma tierra como mejor le
pareciera. Obtuve ese poder de él".
              "¿Entonces es como un Kekkei Genkai?" Ante su asentimiento, él pareció
extasiado. "¡Increíble!"
              "¡Aww, sabía que a mi novio le encantaría!" Dijo Fu, una vez más agarrándose al
brazo de Naruto y frotándose contra sus marcas de bigotes, haciéndolo extremadamente
inquieto y su rostro increíblemente rojo.
              Irse fue un asunto bastante silencioso. Naruto y Gaara acordaron que ir al este
sonaba como una buena idea, mientras Roshi y Han se preparaban para regresar a Iwa,
bueno, Han iba a regresar a Iwa, mientras que Roshi continuaría vagando por la Tierra de la
Tierra.
              Naruto no quería que ellos hicieran esto.
              "No creo que debamos separarnos". Dijo Naruto, una vez que estuvieron
afuera. De alguna manera había convencido a Fu de que guiara al grupo fuera de la aldea,
donde se estaban preparando para ir por caminos separados.
              "Oh, novio." Fu dijo efusivamente. "¡Sabía que te gustaba!"
              "No solo nosotros, Fu." Respondió Naruto. "Ve a preguntarle a Gaara sobre su
arena o algo, ¿de acuerdo?"
              "¡Mmkay!" Ella respondió alegremente antes de ir y molestar al ex Suna-nin
acerca de cómo pudo trabajar su arena. Naruto suspiró y se volvió hacia los hermanos.
              "No deberíamos separarnos". Naruto nunca fue de las sutilezas, y no iba a empezar
ahora.
              "Ahora, gaki, por muy divertido que fue contigo, no podemos." Roshi respondió, y
Han dudó antes de asentir. "Tenemos nuestra lealtad a Iwa, para empezar".
              "Que se jodan los pueblos ocultos". Naruto no sabía muy bien de dónde venía eso,
pero se sentía como lo correcto para decir. Después de todo, todo este discurso se
escuchaba de oído, que era la forma en que generalmente hacía que la gente se pusiera de
su lado. "Antes de que te cruzaras con ellos, ¿alguna vez escuchaste a Akatsuki?"
              "No pero-"
              "Pero nada. ¿Cómo puedes proteger tus aldeas cuando ni siquiera te informan de
las amenazas a tus vidas?" La voz de Naruto se elevó lentamente, atrayendo la atención de
Fu y Gaara, quienes estaban discutiendo los poderes que les dio su Biju individual. "Si otro
de nosotros no hubiera aparecido, entonces Han ya estaría muerto. Fu habrían capturado".
              "Nos encontraremos y nos ayudaremos como lo hicimos antes". Dijo Roshi.
              "¿Y cuando eso falla?" Naruto respondió. "Enfréntenlo, no estarán allí para
salvarse el uno al otro cada vez que Akatsuki venga por uno de ustedes, y sus miembros
parecen tener el Jinchuuriki contra el que tienen ventaja".
              "No lo sabes." Roshi respondió, y se convirtió en una discusión entre él y Naruto,
y Han se encontró de pie al lado de Gaara y Fu, entrando en su conversación sobre las
habilidades dadas por Biju.
              "El que me apunta es el Uchiha Itachi, uno de los mejores usuarios de Genjutsu en
todas las Naciones Elementales". Respondió Naruto.
              "¿Entonces?" Roshi no lo entendió.
              "Entonces ~," dijo Naruto, "No puedo romper Genjutsu para salvar mi vida".
              "Entonces aprende a hacerlo, gaki." Naruto estaba irritado en ese momento.
              "Incluso si lo hiciera, él todavía ganaría. Puede usar las extrañas llamas negras que
parecen para devorar cualquier cosa". Dijo Naruto, llevando su punto a casa. "Es el Shinobi
más completo que jamás hayas encontrado, y no importa si puedo usar el chakra de Kyuubi,
él seguirá ganando contra mí, como lo hizo ese chico Kakuzu contra Han y nosotros".
              Roshi hizo una pausa y Naruto se tomó un segundo para recuperar el aliento. A un
lado, el trío había renunciado a su conversación para más tarde, ahora observando la
discusión.
              "Tienes razón."
              Tienes toda la maldita razón, yo tengo razón "dijo Naruto." ¿Así que estás dentro o
no? "
              "Estoy dentro." Roshi respondió, su mano extendida para estrecharla.
              "Bien. Te habría molestado hasta que dijeras que sí si no lo hicieras, de todos
modos." Naruto sonrió cuando encontró la mano de Roshi, y los dos sellaron el
trato. "Después de todo, ¿quién me va a enseñar a manipular la naturaleza?"
              "No lo presiones, gaki."
* Capítulo 11 *: Yondaime
 
              Capítulo 11
              Yondaime
              "¡De nuevo!" Roshi gritó, y la masa de rubios frente a él golpeó sus palmas sobre
el otro con la esperanza de cortar la hoja que cada uno de ellos sostenía. Vio cómo uno de
ellos vitoreaba, después de haber progresado, antes de disiparse. El resto de los clones se
detuvieron por un microsegundo antes de que idénticas miradas de determinación se
apoderaran de sus rostros cuando aprendieron de su compañero disipado.
              Habían pasado casi dos semanas desde que habían decidido seguir al rubio, su plan
de que se protegieran el uno al otro sonaba a la vez idiota e ingenioso.
              No sabía qué era peor: que el plan era lo suficientemente idiota como para
funcionar potencialmente, o que era lo suficientemente ingenioso como para no fallar.
              En el tiempo transcurrido desde entonces, habían entrado en la Tierra del Agua
Caliente, que estaba lo suficientemente desprovista de vida como para poder entrenar
adecuadamente sin que ninguna fuente externa los encontrara.
              Cuando Roshi le pidió a Naruto que enumerara todos los jutsu que conocía, el
hombre se sorprendió al ver lo pequeña que era la lista. Ningún Pueblo Escondido que se
preciese dejaría deliberadamente que un Jinchuuriki en su poder no tuviera al menos una
fuerza de Rango B para cuando tuvieran la edad de Naruto. Demonios, Gaara estaba en el
mismo barco que el rubio, ¡y aún era más fuerte!
              Sin mencionar que Naruto había aprendido la identidad de sus dos padres, algo que
todos los niños huérfanos querían saber desesperadamente durante toda su vida. El hecho
de que todos los que conocía y en quienes confiaba conocían potencialmente la identidad de
sus padres había provocado un cambio importante en el rubio. Había estado más tranquilo,
casi sombrío a veces, durante unos días después de que se fueron de Takigakure, antes de
que una mañana el rubio hiciera que todos casi tuvieran ataques al corazón por
lo alegre que había sido el chico. Todos, incluso Gaara, temían descubrir qué había
cambiado en la mente del chico, pero Roshi tenía una corazonada de lo que era.
              El chico estaba reprimiendo todas sus emociones.
              Había cinco etapas de duelo: negación, ira, negociación, depresión, aceptación. Si
bien estos se usaron principalmente para describir cómo lidiar con la muerte de un ser
querido, también fueron bastante adecuados en la descripción de cómo una persona se
enfrenta cuando toda su vida ha cambiado.
              Y sospechaba que Naruto todavía estaba en la primera etapa, a pesar de todas las
apariencias externas de lo contrario.
              Además, el rubio parecía ser bastante despectivo con dos de los jutsu que conocía:
Toad Summoning y Rasengan, ambos ampliamente conocidos por su uso por parte del
Yondaime Hokage. Roshi sabía que la represión continua conduciría a cosas horribles, tal
vez incluso hacer que el rubio se rompiera y se convirtiera en la misma criatura que sus
compañeros pensaban de él cuando era pequeño.
              Pero no se acercaría al rubio; más bien, esperaría hasta que el rubio se le acercara y
aconsejaría al chico lo mejor que pudiera, basándose en sus propias experiencias con su
familia.
              Y si tuviera la oportunidad, cambiaría tantas cosas que le habían sucedido a su
propia familia, cosas que había dicho, cosas que había hecho.
              Y parecía que tenía la oportunidad, con Naruto.
              Roshi salió de sus cavilaciones cuando notó que todos los clones se habían
detenido brevemente.
              "¡De nuevo!" Soltó, mirando como los clones volvían a trabajar.
              Fu estaba de pie en un gran claro, el suelo a su alrededor carecía de vida, mientras
que el bosque seco amenazaba con invadir su lugar. Todo su cuerpo estaba tenso, aunque la
forma rígida en que se mantenía era la única forma en que uno podía saber que estaba
preparada para la batalla.
              Hubo un solo sonido en medio del silencio que estaba produciendo su pelea: el
leve golpe de una persona que aterrizaba en el suelo.
              ¡Ahí!
              Ella cerró dos puños abiertos, conectados en las muñecas, hacia el sonido,
enviando un trozo de tierra de forma cuadrada disparada justo donde había emanado el
golpe.
              Hubo una maldición antes de que el viento sacara una voluta de humo del lugar
escondido entre la escasa vegetación.
              Maldita sea...
              Ella jaló sus brazos hacia adentro y los regresó a su lado, esperando la siguiente
señal reveladora de la ubicación de su oponente.
              Naruto apenas estaba sin aliento, aunque sus pulmones comenzaban a sentir el
dolor del esfuerzo. Ese último ataque había estado cerca.
              Demasiado cerca.
              Afortunadamente, pudo hacer un clon a cierta distancia y sustituirlo justo cuando
el ataque golpeó.
              Si su jutsu hubiera sido más lento, habría sido golpeado y la batalla perdida.
              Haciendo un balance de su situación, pudo espiar a su oponente, viéndola en la
misma postura que antes: rígida con los brazos a los lados, los dedos doblados y lista para
derribar cualquier oposición.
              Hojeando su bolsa de armas recientemente obtenida, vio que tenía varios metros de
alambre ninja, media docena de Kunai, junto con algunas notas explosivas.
              De repente, se le ocurrió una idea y supo exactamente qué hacer.
              Fu estaba de pie, esperando, cuando de repente hubo un chasquido, y de los
árboles salieron docenas de Naruto, cada uno armado con Kunai.
              No les dio tiempo para cambiar de dirección, trayendo el lado de su pie derecho en
un amplio círculo a su alrededor, convirtiendo el suelo circundante, excepto por el círculo a
su alrededor, en barro, que se comió a los clones cuando aterrizaron, y se movió. contra una
pared que la rodeaba para defenderse de los Kunai, que fueron enviados directamente hacia
ellos, haciendo que todos se disiparan.
              De repente, un Naruto apareció detrás de ella, y el suelo debajo de él se dividió
antes de que las dos mitades se estrellaran juntas, aplastando cualquier cosa entre ellos.
              Fu abrió con dureza ambos brazos, haciendo que las dos mitades se tambalearan,
para mostrar que nada más que el barro que las cubría.
              Bastardo astuto...
              Cruzó los antebrazos, con las palmas hacia abajo, antes de balancearlos hacia
arriba, creando un pilar de roca que le permitió ver el área por completo.
              Dos Kunai salieron volando, segundos demasiado tarde para golpearla,
incrustándose en el costado del pilar, y Fu resistió la tentación de poner los ojos en
blanco. Naruto era tan predecible
              El Kunai explotó.
              El pilar se derrumbó, cayendo.
              Hubo varios destellos de metal por todas partes, y de repente Fu se encontró atada
por un alambre Ninja, tirada en el suelo con la sombra de su oponente sobre ella.
              "Rendimiento." Dijo Naruto. Fu se quedó en silencio en respuesta, y de repente
perdió todo el color, convirtiéndose en un duplicado terrenal de la adolescente real. Naruto
se tambaleó hacia atrás en estado de shock. Dónde-
              ¡WHAM!
              Las dos mitades de tierra se acercaron al chico en un segundo.
              "Te tengo". Dijo Fu, dando un paso adelante y tomándose su tiempo
tranquilamente para dirigirse al ataúd de tierra que sostenía a su oponente. Con un
movimiento casi casual de su mano, las dos mitades se separaron, revelando que una vez
más no habían atrapado nada. Fu se preparó.
              El ataque vino por la izquierda.
              Ella bloqueó una rotonda en la cabeza, y luego golpeó con el puño abierto en el
plexo solar de su oponente, dejándolo sin aire, lo que le permitió enterrarlo hasta la cabeza
en un pozo de tierra que ella creó y llenó. una vez que el niño estuvo seguro en él.
              "Rendimiento." Dijo Fu, sacando un Kunai y sosteniéndolo en la posición que
mejor le permitiría dar el golpe final. Naruto suspiró y concedió el partido a su favor. Fu se
calentó, dejando ir a Naruto e incluso ayudándolo a levantarse mientras trataba de alejarse
del debilitante golpe en su torso. "Fue inteligente de tu parte, derribar el pilar y capturarme
en el caos de su destrucción. Más inteligente aún enviar un clon para confirmar el derribo
en lugar de hacerlo tú mismo".
              "Gracias." Dijo Naruto cuando recuperó el aliento suficiente. "No estaba seguro de
que realmente te había atrapado, así que por eso envié el clon y me quedé atrás por si
acaso".
              "Precisamente. Estás empezando a pensar como un verdadero Shinobi: preparando
planes y planes de respaldo, colocando trampas, confirmando la eliminación del
objetivo". Fu sonrió y comenzó a acurrucarse contra Naruto, quien desde entonces había
aprendido que hacer que dejara de hacer tales cosas no tenía sentido.
              "Oye, ¿por qué no vamos a ver cómo le va a Gaara con su entrenamiento?" Sugirió
Naruto, y estaba internamente agradecido por la platónica amistad que la chica había hecho
con el adolescente pelirrojo, incluso si todavía le daba escalofríos. Fu sonrió, volviendo a
ser alegre.
              "¡Es una gran idea!" De repente, Naruto se arrepintió de haber hecho la sugerencia,
casi perdiendo su brazo derecho cuando Fu comenzó a arrastrarlo en la dirección en la que
Gaara estaba entrenando.
              Gaara estaba solo en un claro similar al que Naruto y Fu habían entrenado. Se puso
de pie como lo haría normalmente al usar su arena, excepto que había una gran diferencia
entre esos tiempos y ahora.
              No tenía su calabaza.
              Mientras Gaara permanecía impasible, tres seres salieron de detrás de los arbustos,
dirigiéndose hacia él.
              Los Irukaume eran bastante similares en construcción al Gobi, con la única
excepción de cómo sus cuernos sobresalían de sus cabezas y la cantidad de colas que
tenían. Pero no fueron los cuernos lo que los hizo mortales, apenas los usaban, excepto
cuando atacaban a un enemigo. No, lo que los hacía mortales eran sus colas, que eran
similares en construcción a los látigos de toro, chasqueando peligrosamente, amenazando
con romper el cuello de sus presas, romperles la espina dorsal y, a menudo, partir a sus
presas en dos, como se conocía al Gobi. por usar sus colas para dividir montañas por la
mitad, solo para destruir las ciudades que se encuentran en su base.
              El trío eran claramente creaciones de vapor de Han si sus formas casi tenues eran
una indicación. El vapor salía de sus cuernos, de sus fosas nasales, de sus bocas, incluso se
podía ver una estela de vapor en cada grieta de sus colas. Y estaban acechando a Gaara, que
no se había movido, ni siquiera había actuado como si hubiera reconocido su presencia.
              Cargaron, avanzando con una velocidad casi inhumana.
              Gaara seguía de pie, impasible.
              Se acercaron al adolescente, agitando la cola con anticipación.
              Gaara ni siquiera se movió.
              Se acercaron a él, sus cuernos estaban listos para empalar al adolescente.
              Gaara se movió.
              Dos de los Irukaume explotaron, mientras que el tercero fue enviado volando de
regreso.
              No había indicios de que Gaara hubiera estado parado donde estaba, excepto por
las dos nubes de vapor que alguna vez fueron Irukaume. Ahora estaba de pie a un lado del
claro, mirando como el único Irukaume que no había logrado borrar se levantaba, luciendo
asesino. De repente, donde una vez hubo dos nubes de vapor, ahora había dos Irukaume,
luciendo igual de violentos, si no más, que el que había sobrevivido a la misteriosa
explosión.
              Gaara dio un paso adelante, su piel ondeó de un marrón terroso por una fracción de
segundo, antes de moverse para enfrentar al trío en un combate real.
              "Suficiente." La voz de barítono provenía de la parte del claro de donde provenía
el Irukaume, y de las sombras de los árboles salió Han, lo poco de su rostro cubierto por el
sombrero de metal que llevaba. El trío corrió hacia él, casi actuando como si fuera a
atacarlo, antes de explotar en vapor a centímetros antes de golpearlo, vapor que fue
succionado con avidez por la armadura que cubría su cuerpo. "Estás mejorando en
transformar la tierra debajo de tus pies en arena, y la forma en que la escondes creando esa
segunda piel es notable. Sin embargo, necesitas aprender a hacerlo mientras estás en
movimiento, de lo contrario tu oponente mejorará de ti. No todo el mundo permite que su
oponente cambie la situación a su favor ".
              "Estoy haciendo todo lo posible para crear arena del suelo bajo mis pies, pero es
muy difícil de hacer, y diría que sería imposible para mí hacerlo en el fragor de la batalla,
sin importar cuán hábil sea volverse." Respondió Gaara, luciendo tan impasible como
siempre, y los dos fueron interrumpidos por la llegada de Naruto y Fu. Los dos causaron
una impresión extraña, pero Gaara disfrutó bastante de su compañía: Fu pudo apaciguarlo
intelectualmente mientras que Naruto pudo ayudarlo a familiarizarse mejor con sus
emociones, creando una combinación extraña.
              Al principio, Gaara no estaba seguro de qué pensar de la chica de cabello verde
azulado, hasta que ella le brindó una de las conversaciones más intelectuales que tuvo el
placer de tener desde que se unió al viaje con Naruto, y tuvo que admitirlo. vio un alma
gemela en la niña.
              "¡Oye, Gaara!" Fu gritó desde varios metros de distancia, con Naruto haciendo lo
mismo.
              Pero eso no significaba que quisiera que Naruto y Fu tuvieran hijos. Todo lo
contrario, de hecho.
              Las Naciones Elementales nunca sobrevivirían a algo así.
              "Hola." Entonó Gaara, asintiendo con la cabeza en su dirección. Mientras la pareja
caminaba hacia ellos, Naruto se desenfocó brevemente, señalando que otro de sus clones se
había disipado. "Supongo que tu pelea terminó con Fu ganando."
              "Eso es correcto." Fu dijo con aire de suficiencia, y Naruto pasó la mayor parte de
esa mirada de suficiencia con los hombros encorvados y la cabeza agachada, antes de
enderezarse.
              "¡Al menos estoy mejorando!" Naruto respondió con vigor, luciendo como si
hubiera salido victorioso. "Casi puedo capturarte esta vez."
              "Si bien eso también es correcto, no significa que hayas ganado, solo significa que
estás aprendiendo". Han respondió, deteniendo la posible discusión antes de que
comenzara. "Ese es el objetivo de nuestra estadía aquí en la Tierra del Agua Caliente.
              "Ahora que su entrenamiento ha terminado por el día, podemos encontrar a mi
hermano y ver a dónde ir con su entrenamiento desde allí". Han concluyó, saltando a los
árboles y dirigiéndose hacia el área del bosque donde Roshi estaba observando al grupo de
clones, el trío de adolescentes lo seguía de cerca.
              Roshi estaba de pie en la rama de un árbol, mirando a la masa de rubios. Había un
gruñido casi inaudible que resonaba en el área cada vez que los clones golpeaban
simultáneamente sus palmas sobre la hoja que iban a cortar con Wind Chakra. Tal como
estaba, podían cortar cada hoja hasta la mitad, por lo que Roshi había hecho que
comenzaran de nuevo con una hoja nueva después de cada intento, haciendo que la
vegetación circundante fuera mucho más escasa de lo que había sido antes. De repente
hubo un grito de alegría, seguido poco después de un puf cuando el que había progresado se
disipó para que los demás pudieran aprender de él. De repente, todos se apresuraron a sacar
una hoja de los árboles de arriba, el movimiento fue tan fortuito que hizo que Roshi cerrara
los ojos por un segundo, no fuera a tener vértigo. Cuando el sonido de los clones
escabullándose se detuvo, Roshi abrió los ojos, parpadeando para alejar las pocas lágrimas
que salpicaban sus ojos por la repentina intrusión de luz, y tomó la vista habitual.
              Los clones se quedaron inmóviles, con la mano derecha levantada por encima de la
izquierda, que sostenía la hoja. Sus ojos estaban cerrados mientras inhalaban y exhalaban
lentamente, y Roshi, si extendía la mano con sus sentidos, podía sentir la acumulación de
Chakra del Viento en cada uno de ellos, lo suficientemente fácil como para que el gaki
comenzara la siguiente parte del entrenamiento.
              Y luego Roshi se dio cuenta del quid de su plan.
              No conocía un lugar donde pudieran encontrar efectivamente una cascada aislada.
              Iwa estaba demasiado lejos, e incluso entonces, ciertamente sospecharían del
repentino regreso de su Jinchuuriki desaparecido, sin mencionar la reacción que los otros
tres Jinchuuriki despertarían solo por su presencia.
              Kumo era lo suficientemente montañoso como para esconder al grupo de forma
segura, pero las únicas fuentes de agua que tenían eran lagos y ríos subterráneos, no
cascadas.
              Seguramente encontrarían una cascada al sur, en la Tierra del Fuego, pero no podía
proporcionarles la seguridad que necesitaban para sus métodos de entrenamiento, sin
mencionar lo mal que se vería que los dos Jinchuuriki de Iwa fueran vistos de repente.
dentro de la Tierra del Fuego con otros tres Jinchuuriki.
              Él y Han, aunque no se llevaban bien con el resto de su familia, no deseaban una
guerra debido a sus acciones.
              Esto dejó solo una opción que, aunque arriesgada, tenía el mayor potencial como
refugio de Akatsuki y las fuerzas externas.
              La tierra del agua.
              Su guerra civil junto con Bloodline Hunt dejaría pueblos enteros, tal vez incluso
unas pocas islas, vacíos de cualquier otra vida, convirtiéndolo en el mejor lugar para que
realicen su entrenamiento. Sin embargo...
              Kiri estaba dirigido por un Jinchuuriki, lo que significa que si se descubrían, el
propio Yondaime Mizukage parecería destituirlos.
              Pero tendrían que correr ese riesgo, porque si una rebelión pudiera ocultar sus
fuerzas dentro de la Tierra del Agua, entonces el grupo de Jinchuuriki también podría
hacerlo.
              Las reflexiones de Roshi se detuvieron cuando uno de los clones arrojó su
corrección de hojas, dos mitades de una hoja en el aire, gritando de triunfo antes de que
fuera disipada por un clon cercano. La repentina afluencia de recuerdos los hizo congelar,
antes de que se engancharan con hojas frescas (una vez más, Roshi cerró los ojos para
evitar el mareo potencial de la ilusión óptica viviente que eran clones en lucha interna). Ni
siquiera reconocieron que no se habían congelado en su lugar por un segundo, en su lugar
golpearon sus palmas juntas, cortando la hoja en cada una de sus manos por la mitad. Hubo
silencio en todo el claro mientras la masa de clones observaba lo que hacían.
              Y luego estallaron en gritos alegres, levantando los puños en el aire por su
logro. La celebración continuó durante varios minutos antes de que todos se disiparan, y
Roshi resistió el impulso de gemir: ¡tenían órdenes estrictas de no hacer una disipación
masiva a menos que su creador estuviera de pie junto a él!
              "¡INCREÍBLE!"
              El grito detrás de él casi lo hizo caer en la nube gigante de humo, que rápidamente
se disipó en el aire. Afortunadamente, él era un Jonin, lo que significa que Naruto, que
había gritado directamente detrás de él, nunca sabría que le dio el salto a un Jonin veterano.
              "Sí, es, supongo, 'impresionante'." Roshi dijo, enderezándose y sin darse la
vuelta. Tuvo que reprimir la risa ante lo que asumió que la reacción del gaki era que él
sabía de la ubicación del rubio todo el tiempo. Girándose para mirar al niño, vio al resto del
grupo presente y se dio cuenta de que la mayoría de ellos tendrían que cambiar su
apariencia.
              A excepción de Han, que no quería ... no podía separarse de su armadura de
vapor.
              Pero eso no significaba que no pudieran prescindir de una muda de ropa ...
              "Sé adónde vamos a ir a continuación para tu entrenamiento". Roshi dijo con
rotundidad. "Entonces dígame, ¿alguno de ustedes se marea en el mar?"
              Fue más tarde ese día cuando encontraron a la mayoría del grupo, sin Han, que se
había adelantado para obtener sus boletos en el próximo ferry a la Tierra del Agua, saliendo
de una tienda de ropa.
              El atuendo de Naruto no había cambiado mucho, ya que se había encariñado
bastante con la paleta de colores que los ANBU le habían dejado cuando lo
abandonaron. Ahora vestía pantalones verde oscuro, botas con los dedos abiertos que le
quedaban mejor y una sudadera con cremallera color naranja quemado sobre una camiseta
negra. En sus compras, también había comprado varios pares extra de pantalones y
camisetas en gris, negro, el mismo verde bosque y marrón tierra. Su nuevo look había
gustado mucho al grupo, especialmente a Gaara, quien había pensado que Naruto buscaría
algo similar a su viejo mono naranja neón. La ceja de Naruto había vuelto a su hábito de
contraerse.
              Fu se había vuelto un poco más radical, eligiendo su ropa en un color tierra: una
falda fluida que ocultaba perfectamente sus piernas, pero que no interrumpía su estilo de
Taijutsu. A sus pies había un par de pantuflas de seda, que le gustaban bastante por su
comodidad y por cómo le permitían sentir la tierra bajo sus pies. Junto a la falda había una
blusa sin mangas de manga larga que fluía, aunque su pecho estaba cubierto por una pieza
que acentuaba su forma, haciendo que Naruto tuviera todo tipo de problemas incómodos
cuando Fu se acercó a él para pedirle su opinión.
              Gaara había cambiado por completo, usando una ceñida manga larga en un
carmesí oscuro, que estaba cubierta con una bufanda tipo bufanda y unida por pantalones
negros y las sandalias básicas que usaba el ninja promedio. El exceso de largo de la
bufanda se usó para envolver la sección media de Gaara y la mitad de la calabaza,
uniéndola al adolescente.
              Pero donde los tres adolescentes podían pasar como cualquier otro adolescente si
alguien los estuviera buscando, Roshi había obtenido las miradas más extrañas de sus tres
cargos.
              "Me gusta, y no es como si me hiciera menos llamativo que cualquiera de
ustedes". Roshi se defendió de su atuendo, que recordaba inquietantemente a la ropa de
batalla que usaba el Shodai Hokage, pero no estaba tan blindado en el pecho como lo había
estado el Shodai.
              Los tres adolescentes suspiraron y decidieron ceder. Después de todo, ¿de qué
servía discutir con alguien como Roshi, que era tan terco que, de camino a la ciudad, había
insistido en que entregaran su Hitai-Ate- algo? que Naruto sintió una punzada de culpa y
dolor cuando recordó que no tenía el suyo para entregar, antes de que la sorpresa se
apoderara de él, ya que resultó que Gaara había dejado su espalda en el desierto a las
afueras de Suna.
              Verdaderamente fue un espectáculo para la vista, cuando varios Jinchuurik, cuatro
de tres de las Aldeas Ocultas Mayores, dejaron que su Hitai-Ate, lo único que significaba
que eran personas reales de donde venían, se derritiera en escoria por la mano de Roshi y
dejado enterrado bajo varios pies de bosque muy transitado.
              El sol de media tarde brillaba alto en el cielo, iluminando todo lo que
contemplaba. Abajo, en mar abierto, el ferry acababa de zarpar, rumbo a la cercana isla de
Wabisuke. Roshi miró los mapas que había agarrado cuando revisó la mochila del gaki.
              Desde Wabisuke, podemos hacer autostop para pasar por este pueblo que sé que
está abandonado: Hyorinmaru. El clan Yuki fue uno de los primeros en ser ampliamente
conocido en morir por completo en Bloodline Feud, y la ciudad que ocuparon hace tiempo
que se pudrió. Deberíamos estar bien quedándonos allí por un tiempo. Roshi miró a su
alrededor, viendo lo que sucedía a su alrededor mientras enrollaba el mapa. No había
muchas otras personas en este ferry exacto, lo que significaba que era muy fácil detectar
dónde estaban todos y qué estaban haciendo.
              Fu estaba coqueteando con un Naruto obviamente nervioso, y la pareja estaba
consolando a Gaara, quien nunca antes había estado en un bote y estaba acostado en la
cubierta tratando de evitar el mareo. Han estaba resueltamente parado a un lado, nunca le
había gustado estar rodeado de multitudes de gente, y miraba en silencio a las otras
personas a bordo del barco.
              Roshi se apartó de su lugar, mirando la gran extensión de océano que los
rodeaba. Habiendo participado en la Tercera Gran Guerra Mundial Shinobi, había viajado
por todas las Naciones Elementales, y había poco que no hubiera visto, excepto el
océano. El frente de guerra de Iwa nunca había llegado tan lejos, y sus viajes se limitaron al
interior de la Tierra de la Tierra y sus países vecinos.
              Así que fue con poca fanfarria que Roshi obtuvo su primera mirada al océano, la
Tierra del Agua, y se dejó víctima del lento balanceo del ferry en las olas.
              Y luego, en la distancia, hubo una explosión.
              "Vamos, Gaara. Sé que no te sientes tan bien, pero es una manera segura de volver
a tu antiguo yo de nuevo." La suave voz de Naruto cortó el aire, haciendo que la cabeza de
Gaara se sintiera como si fuera a estallar por la presión que sentía. Y las náuseas tampoco
ayudaron.
              Quizás esto era lo que todas esas personas habían sentido sobre sí mismas mientras
él encerraba su arena a su alrededor, apretándolas y aplastándolas hasta que no eran más
que manchas microscópicas en la superficie de cada grano de su arena.
              Las náuseas regresaron con una venganza, y Gaara sintió ganas de hacer algo que
nunca había hecho o visto antes: vomitar.
              Por supuesto, la novedad de este momento profundo en su vida se vio atenuada por
cómo todo su cuerpo se sentía como si estuviera exhausto, sus músculos dolían por el mero
acto de existir.
              Girando su cabeza hacia la fuente de la voz irónicamente chirriante, Gaara reunió
la energía para darle a Naruto una de sus miradas más amenazadoras, esperando contra toda
esperanza que le diera al rubio peludo la suficiente pausa para dejar de hablar.
              "Tu voz hace que mi cabeza se sienta como si fuera a explotar. Por favor,
cállate". Y si el resplandor no funcionaba, la súplica sí.
              Hmm, otra nueva experiencia para Gaara, nunca había tenido que suplicar antes de
conocer a Uzumaki Naruto.
              Mientras la conversación se apagaba, se quedaron en silencio, lo que realmente
ayudó a Gaara a entrar en un estado meditativo con la esperanza de ganar el control y
superar su mareo. Funcionaba con bastante eficacia, y estaba superando los últimos
vestigios cuando hubo una explosión en la distancia.
              Dándose la vuelta ante el sonido, el humo comenzó a subir en la distancia cercana,
Naruto sintió que el ferry giraba hacia la columna, con la esperanza de descubrir qué había
sucedido y si había personas que necesitaran ser rescatadas.
              A su lado, Fu se había unido a él para mirar expectante la nube de humo, y Gaara
estaba saliendo lentamente de su posición meditativa para ver qué estaba pasando. A su
alrededor, la docena de otros pasajeros se habían acercado, tal vez para ver si podían ver
algo o alguien.
              "¿Ves algo, gaki?" Roshi preguntó detrás de él, y de repente los adolescentes se
unieron a los dos hermanos, que estaban un poco tensos, como si se prepararan para saltar
al agua o luchar.
              "Todavía no, pero pronto veremos algo". Naruto respondió, y apenas dijo que
había una figura corriendo sobre el agua hacia ellos. Naruto entrecerró los ojos para ver
mejor, y vio que la persona vestía un uniforme exactamente como el que usaba Haku
cuando se hacía pasar por un- "Kiri cazador-nin".
              El silencioso susurro de quién era esa figura solitaria puso a todo el grupo de
Jinchuuriki en guardia, y cada uno se preparó para la batalla que se avecinaba.
              Y luego el cazador-nin se quitó la máscara, abandonándola para hundirse en las
profundidades del océano, antes de quitarse el gi, dejándolo con el atuendo estándar de Kiri
Jonin. Cuando llegó al costado del ferry, extendió la mano y se quitó su Kiri Hitai-Ate,
dejándolo caer para que se uniera a su máscara de cazador-nin en el fondo del océano.
              Tan conmocionados estaban los Jinchuuriki por este giro de los acontecimientos,
que casi se perdieron la vista de media docena de figuras persiguiendo al hombre,
apareciendo en el bote y evitando que continuara. Cinco de los seis hombres vestían el
atuendo completo de Kiri cazador-nin, mientras que el único hombre que quedaba, casi tan
alto como Naruto, era completamente diferente.
              Después de todo, no todos los días ves el Yondaime Mizukage en persona.
              "Detén esta tontería, Utakata." Dijo el Mizukage, su voz cortante y
extremadamente suave, pero llevándose por el aire como si hubiera hablado tan fuerte como
pudo.
              "No voy a detener nada, Yagura." respondió el recién nombrado Utakata,
adoptando una extraña postura de batalla y sacando un tubo largo y delgado. "He esperado
este día desde que fui designado como tu guardia personal. Nada de lo que puedas hacer me
impedirá desertar".
              "Muy bien entonces." Yagura respondió, retrocediendo. Su siguiente frase fue
bastante clara para todos a bordo. "Derríbalo, pero no lo mates. Necesitamos que los
Rokubi permanezcan al alcance de Kirigakure".
              "Pero señor-" comenzó a preguntar el ninja cazador líder, pero fue silenciado con
una sola mirada.
              "Una vez que esté a salvo de regreso en Kiri, sacaremos el Rokubi y lo
implantaremos en un recipiente más joven y maleable. Morirá al abrirlo, así que no debes
preocuparte". El tono entrecortado de Yagura tenía una pizca de malicia en su interior, y
volvió la cabeza hacia el hombre, dándole una sonrisa casi afable, si no prometía una
muerte dolorosa. "¿Está claro, comandante?"
              "Crystal, señor."
              "¿Entonces que estás esperando?" La sonrisa no desapareció hasta que el
escuadrón se movió para derribar a Utakata.
              Naruto salió de su estupor cuando Yagura se dirigió a Utakata, y había comenzado
a formar planes para escapar cuando Yagura mencionó al Rokubi. Naruto escuchó
atentamente, y fue con creciente ira que se preparó para atacar al hombre, Mizukage o no,
nadie hablará así de un Jinchuuriki mientras Uzumaki Naruto viva y respire.
              Sacó un Kunai, preparándolo con la fuerza cortante de su Chakra del Viento, antes
de susurrarle un plan de ataque a Roshi. Naruto no estaba seguro de si el hombre lo
escuchó, pero ya estaba enviando un clon armado para atacar al Mizukage, mientras varios
más rodeaban al hombre. El clon de Naruto apenas se acercó a Yagura cuando el hombre
giró sobre sus talones, con una mano en un sello de medio Carnero y se extendió antes de
cortar hacia arriba, partiendo a todos y cada uno de los clones de Naruto en dos. Todos
explotaron en polvo. Y luego Yagura agarró el gancho más grande de su bastón, tirando de
él para que el gancho más pequeño le arrancara la garganta al Naruto real, que estaba
descendiendo sobre el hombre directamente desde arriba con Kunai mejorado con chakra.
              El ataque casi tuvo éxito, si Han no se hubiera movido rápidamente para bloquear
el ataque y alejar a Naruto del hombre.
              Naruto, sin embargo, estaba casi temblando, aunque de emoción o miedo ni
siquiera él lo sabía.
              "Quédate atrás, niña." Dijo Han, moviendo a Naruto para poder sostener mejor al
rubio. Yagura lo persiguió, y la pelea con el Yondaime Mizukage se trasladó a mar
abierto. "Esta no es una pelea en la que simplemente puedas entrar sin un plan".
              "Pero tenía un plan". Naruto argumentó mientras lo colocaban sobre la superficie
del agua.
              "Y estaba a punto de que te mataran". Han dijo, antes de que los dos se vieran
obligados a separarse por la pared de viento que partió el océano en dos por unos breves
momentos. "Afortunadamente, tengo un plan mejor". Llamó al adolescente rubio, quien
asintió con la cabeza con gravedad.
              "Esperaré." Naruto respondió, antes de ser destripado por el gancho más grande en
el bastón de Yagura. Han miró con calma, mientras el cuerpo de Naruto se disolvía en
polvo que era consumido por el océano debajo de ellos. Yagura miró a su alrededor y vio a
Naruto a lo lejos. Se movió para derribar al niño antes de que hubiera un chasquido agudo,
y Yagura estaba rodeado por docenas de Irukaume creados por vapor.
              "Él no es de quien deberías preocuparte." Han entonó hacia el Mizukage de baja
estatura. "Porque tu pelea no es contra él, sino contra mí".
              Con un movimiento casi descuidado de su mano, el Irukaume convergió hacia
Yagura.
              Roshi, Gaara y Fu estaban de pie en la cubierta, las únicas cosas que impedían que
los cinco ninjas cazadores derribaran a su antiguo compañero.
              Mirando a su alrededor, hizo un balance de su situación. Fu era una máquina. Su
ropa aparentemente apretada funcionó especialmente bien para ella, y su Taijutsu fue casi
mortal en su efectividad, lo que el cazador-nin aprendió rápidamente, después de haber
tratado de derribarla con Senbon, lo que Gaara había detenido extendiendo su arena negra
hacia afuera y alrededor del dos, y ambos tomaron posiciones defensivas sobre el herido,
Utakata, si Roshi escuchó bien. Utakata había sido golpeado sin piedad por sus antiguos
compañeros, y parecían estar preparándose para dar un golpe fatal cuando el trío intervino,
siguiendo los conceptos básicos del plan de Naruto, que Roshi tuvo que admitir que era
ingenioso.
              Al propio Roshi le estaba yendo bien contra el ninja cazador, habiendo recurrido a
usar su aresenal de Fire Jutsu y las pequeñas técnicas de Liberación de Lava que podía
hacer, lo que los había hecho retroceder, murmurando sobre una posible relación con un
clan Terumii. Desde esa revelación, había sido capaz de ponerlos a la defensiva, y dado que
sabían cómo era el Jinchuuriki, junto con lo que algunos de ellos podían hacer, no le dejaba
otra opción.
              El cazador-nin tenía que morir.
              Roshi se preparó, acomodándose en una postura de Taijutsu que nunca pensó que
tendría que usar.
              La postura era algo similar al Taijutsu de Fu, pero se mantenía más relajado,
permitiendo que sus movimientos fueran más rápidos, más fuertes, más poderosos.
              "Espero que todos estén felices". Roshi se quejó. "Porque lo que estás a punto de
ver es el Taijutsu más asombroso jamás creado".
              Y Roshi golpeó, ambos puños se estrellaron contra el primer hombre,
que explotó cuando una masa de lava fundida rasgó su torso.
              El segundo hombre fue derribado por una patada con el talón hacia arriba, toda su
cabeza explotó en globos de lava fundida. El cuerpo espasmódico del hombre voló hacia
atrás, aterrizando en el lado más alejado de la cubierta.
              Mientras esto sucedía, dos de los tres últimos se dirigieron hacia el Utakata
derribado, pero nunca alcanzaron su objetivo, ya que ambos se mantuvieron en su lugar por
la arena de Gaara mientras Fu usaba su Taijutsu para aplastar sus costillas.
              El último hombre apareció detrás de Roshi, y con un Senbon bien dirigido,
paralizó al hombre. Lo mismo le sucedió a Fu, y el hombre trató de hacerlo con Gaara, solo
para que las bolas de arena condensadas dispararan directamente hacia y a través del
hombre.
              Gaara se puso de pie, el silencio impregnaba el aire mientras caminaba,
agachándose para sacar al Senbon de Fu antes de dirigirse para hacer lo mismo con Roshi.
              El par de luchadores se miraron antes de mirar a Gaara.
              "Entonces, ¿qué hacemos con los cuerpos?" La simple declaración de Gaara hizo
que los  ojos de Roshi comenzaran a temblar, la acción hizo que Fu se riera por lo bajo
mientras regresaba a Utakata, a quien ahora miró bien, antes de girar sobre sus talones en
un bufido.
              En la distancia, hubo una gran explosión, y el trío miró hacia arriba para
encontrarse a la sombra del Sanbi.
              Naruto apenas había podido comprender lo que había sucedido. Un segundo, el
mar estaba cubierto por una horda de Irukaume, y al siguiente todos habían sido borrados,
con Yagura en el aire preparándose para enviar otra de sus cortantes paredes de aire a Han,
quien simplemente convirtió el mar en un Irukaume de vapor gigante, que recibió el golpe.
              A partir de ahí, la pelea había sido como nunca antes había visto. Han había
seguido al gigante Irukaume con una serie de látigos mortales, llevando a Yagura a la
defensiva. En ese momento, Yagura había lanzado una intención asesina que Naruto
encontró inmensamente familiar: la de un Biju.
              Han no se inmutó, e incluso había liberado su propio chakra Biju en represalia.
              Después de eso, fue un borrón, pero Naruto lo sabía con certeza: Yagura se
había convertido en el propio Sanbi. Cuando eso sucedió, Naruto se encontró a sí mismo en
el agarre de Han una vez más, y de pie sobre el Yagura-Sanbi, mirando con horror como
una bola gigante y arremolinada de chakra oscuro apareció frente al rostro de Yagura-
Sanbi.
              Los ojos de Naruto siguieron la línea de visión del Yagura-Sanbi, y un pesado
trozo de plomo pareció caer en la boca de su estómago.
              Apuntaba al ferry.
              La mano de Han se estiró y una bola similar apareció en su palma, lo que hizo que
Naruto se diera cuenta de dos cosas.
              El Rasengan se derivó de esta 'Biju Ball'.
              Han iba a borrar la cabeza del Yagura-Sanbi.
              Y luego hubo un pulso que sacudió el aire, haciendo que Han liberara su
concentración en su 'Biju Ball' más pequeña, enviándolos volando varios metros hacia
atrás.
              El tiempo pareció detenerse cuando la propia Biju Ball de Yagura-Sanbi
implosionó.

* Capítulo 12 *: Hijos de Jinchuuriki


 
              Capítulo 12
              Hijos de Jinchuuriki
              Los mares eran tumultuosos, las olas se extendían en ondas gigantes lejos del
punto de impacto, muchas chocando con las olas que ya se dirigían hacia su destino,
formando gigantescos géiseres volando alto en el aire, el agua brillando bajo el sol de la
tarde. Esto, combinado con el azul violeta que recubre el blanco puro de las nubes en el
cielo, hizo una escena casi digna de una imagen.
              Yagura salió a la superficie, jadeando por aire, su rostro era de conmoción y
horror.
              ¡Esos ninja, el bote, el chico! Yagura miró a su alrededor, tratando de mantenerse
por encima de la superficie del agua, a pesar del gran peso de su bastón de gancho que
amenazaba con tirarlo hacia las profundidades. A su alrededor, el agua rugió, gritando su
llamada etérea mientras las olas chocaban entre sí, ahogando todos los demás ruidos , ¡ahí!
              En la distancia cercana, luchando por mantener al inconsciente Jinchuuriki fuera
del agua con un clon, estaba el adolescente rubio que lo había atacado. Sólido, por lo que
podría ser un clon de agua. Yagura pensó al recordar que era un ninja, no, era un Kage, y
como tal ...
              Yagura sofocó ese hilo de pensamientos. Había sido controlado durante la mayor
parte de su reinado, ya no se merecía ese título. No después de las cosas que se había visto
obligado a hacer mientras estaba bajo el control de ese monstruo.
              Colocando sus manos sobre la superficie del agua, Yagura se puso de pie,
moviéndose para ayudar al niño que lo había obligado a hacer algo que no había necesitado
en casi una década: aprovechar todo el poder de su Biju. Fueron las cantidades masivas de
Yoka, el término apropiado para el Chakra Demoníaco, algo que solo unos pocos sabían, lo
que rompió el control al que el hombre maldito había puesto a Yagura. Y debido a eso,
Yagura estaba en deuda con el niño, quien no había hecho nada más que provocar a su
amigo Jinchuuriki para que peleara con sus parientes para salvar-
              Yagura detuvo su ascenso, la sangre se le heló en las venas.
              Utakata.
              No estaba seguro de si esos cazadores-ninja se lo tomarían con calma al Rokubi
Jinchuuriki, porque mientras el adolescente era el nieto del Sandaime, Utakata nunca había
estado en buenos términos con el hombre. Sus peleas diezmaron a Kiri peor de lo que lo
habían hecho las Guerras Mundiales Shinobi, incluso más que el ataque de los Kaguya, que
había desencadenado toda la enemistad entre líneas de sangre. Se necesitó mucho poder
político para que la gente no pidiera la muerte del adolescente cuando se anunció que
Sandaime se retiraba al complejo de su familia en el extremo norte de la Tierra del Agua.
              Pero entonces Yagura recordó que, fuera del detalle del cazador-ninja al que se le
había encomendado la tarea de protegerlo mientras viajaba fuera de la aldea para renegociar
el acuerdo comercial con la Tierra del Agua Caliente, Utakata era el mejor de todos. No
perdería.
              No pudo.
              Yagura continuó su ascenso, observando como el par de rubios continuaba sacando
al hombre inconsciente del agua, solo para que dos olas se unieran justo donde estaban,
disipando al clon. El ahora solitario rubio pareció empezar a perder el control sobre el
hombre mientras tosía el agua que había inhalado sin darse cuenta.
              Una vez que Yagura estuvo completamente fuera del agua, se movió. Usando toda
su fuerza, incluso agregando el más mínimo indicio de chakra a sus brazos, Yagura se
agachó bajo el brazo izquierdo del hombre con armadura y lo levantó donde el rubio no
podía.
              "¿Estás bien?" El tono entrecortado de Yagura pareció sorprender al rubio, quien
casi saltó al escuchar la voz. Al mirar hacia arriba, el rubio se fijó en Yagura, quien le dio al
joven adolescente una media sonrisa encantadora y ajustó al hombre con armadura. "No te
preocupes, no voy a hacerte daño, no tengo ninguna razón para hacerlo."
              El rubio, con los ojos muy abiertos, asintió lentamente con la cabeza mientras
comenzaban a caminar por las aguas tumultuosas, que parecían calmarse un poco ahora que
las ondas se habían detenido o se habían ido.
              "Pero yo-nosotros te atacamos." El rubio apareció completamente fuera de su
elemento. "¿No deberías estar, no sé, matándonos a los dos ahora mismo?"
              Yagura frunció el ceño. Si bien se había visto obligado a continuar con el nom de
plume de Kiri de la Niebla Sangrienta, en realidad nunca le gustó la ceremonia de
graduación, hizo tan pocos shinobi, y un buen número de ellos murió en su primera misión
de alto rango. Tampoco le gustó cómo Kiri no tenía vínculos con ninguno de los otros
pueblos ocultos, ya que finalmente sería su desaparición cuando comience la 4ta Gran
Guerra Mundial Shinobi.
              "¿Por qué piensas eso, muchacho?" Yagura preguntó, preguntándose dónde este
ninja en ciernes, ya que solo los ninjas de al menos el rango Chunin, al menos fuera de Kiri,
podría efectivamente caminar sobre el agua, aprendió cómo funcionaba el mundo
Shinobi. El adolescente miró hacia otro lado, su largo cabello rubio cayendo en cascada
sobre sus ojos azules.
              El corazón de Yagura dio un vuelco cuando se dio cuenta de con quién podría estar
relacionado este niño.
              "Justo lo que pensé que los ninjas enemigos harían si no estuvieran en misiones
opuestas". murmuró el adolescente, aunque Yagura podía escuchar claramente lo que casi
salió como un lío de palabras. Yagura se sobresaltó, asombrado por cómo pensaba el hijo
de ese hombre que era el mundo Shinobi.
              "Si Shinobi de dos lealtades diferentes se encontraran fuera del combate,
desconfiarían el uno del otro, pero no hasta el punto de atacarse directamente". Yagura hizo
una pausa, mirando al rubio mientras escuchaba al ex Kage. "Pero si se atacaran entre sí,
sería hasta que su oponente fuera derrotado o se tomara la decisión mutua de detenerse, no
hasta la muerte".
              "Oh." La respuesta del rubio es suave y casi ahogada por los sonidos circundantes
del océano. Los dos continuaron cargando a su tercer acompañante en silencio, aunque cada
uno tenía diferentes razones para hacerlo.
              Yagura estaba tratando de averiguar por qué diablos el hijo de Yellow Flash de
Konoha no estaba en su aldea, respondiendo a su Kage o aprendiendo de su Jonin-
Sensei. Echando un vistazo al objeto de sus pensamientos, vio claramente que el chico
estaba pensando en lo que le acababan de decir. Con la mirada hacia adelante, Yagura dejó
que el silencio se prolongara todo lo que pudo, aunque nunca había sido de los que no
satisfacían su curiosidad.
              "¿Eres el hijo del Yondaime Hokage de Konohagakure?"
              Yagura era conocido por muchas cosas, y la sutileza no era una de ellas.
              Todo el cuerpo de Naruto se sacudió en respuesta, una contracción de todo el
cuerpo ante el descarado recordatorio.
              Recordatorio de que era hijo de un Kage.
              Que nunca le habían dicho ese hecho.
              Que nunca había recibido el trato que se esperaba de la familia de un Kage, no que
realmente lo hubiera querido, viendo cómo había actuado Konohamaru.
              Que el pueblo que lo había rechazado sabía de su linaje, pero consideró oportuno
dejarlo morir, con el chakra sellado, en un bosque remoto en el borde de la Tierra del
Fuego.
              En su visión periférica, Naruto notó que el Mizukage de repente se dio cuenta de
las ramificaciones que su pregunta había creado, mirando hacia adelante con una mirada
incómoda en su rostro.
              "Eso es lo que dice todo el mundo". Naruto respondió en voz baja, consciente del
ruido de las olas a su alrededor y emitiendo su voz en consecuencia. El Mizukage miró a
Naruto con sorpresa. "Y espero que no sea cierto".
              "¿Por qué?" La voz del Mizukage cortó agudamente en el aire, con matices de
curiosidad en ella.
              "Porque entonces tendría que lidiar con lo que me hizo". Naruto respondió, un
fragmento de hielo se hizo conocido en su pecho. "Con lo que le hizo a mi madre".
              El Mizukage pareció llegar a lo que pudo haber sido la conclusión equivocada, ya
que el aire se volvió agudo, casi cortante cuando entró en los pulmones de Naruto.
              "El hombre, cuando nos conocimos brevemente al final de la Tercera Guerra
Mundial Shinobi, no parecía escribir para violar a nadie". Naruto miró alarmado,
sorprendido por el razonamiento del Mizukage antes de que el fragmento helado en su
pecho pareciera duplicar su tamaño ante las palabras del hombre. El rubio reprimió los
pensamientos que comenzaron a venir espontáneamente a su mente, de la posibilidad de
que su madre fuera ... ¡NO!
              Ni siquiera quería considerar tal cosa.
              "Eso ... no es exactamente eso." Naruto le dijo al hombre. "Mi nombre es Uzumaki
Naruto, y mi madre-"
              "¿Eres un Uzumaki?" El Mizukage sonaba sorprendido e impresionado. "Supongo
que eres madre también lo era. Kaito-Sensei hizo  decir que había habido otros del clan
Uzumaki que se salió antes de la caída de Uzushio. Incluso mencionó un primo lejano suyo,
cuyo nombre no podía recuerda, eso se había ido a vivir a Konoha. La prima de Kaito-
sensei era tu madre, entonces. "
              "Primo lejano ..." Naruto estaba asombrado, con la boca abierta durante varios
segundos antes de que el agua del mar entrara, haciéndolo escupir para sacarlo. "El
pergamino no decía eso."
              "¿Desplazarse?" El Mizukage inclinó levemente la cabeza para ver mejor al rubio
frente a él, cambiando su agarre sobre el hombre inconsciente. "¿Tu madre no te lo dijo ella
misma?"
              El rostro de Naruto se oscureció y volvió la cabeza, mirando las oleadas de agua
contra el cielo cada vez más oscuro.
              "Soy el Jinchuuriki del Kyuubi no Kitsune". Dijo Naruto con frialdad. "Me lo selló
el Yondaime Hokage, lo que le costó la vida".
              "Eso ..." El Mizukage parecía tener dificultades para encontrar las palabras
adecuadas. "Quizás tenía sus razones."
              "Mi madre fue la Jinchuuriki de Kyuubi antes que yo, y murió poco después de
darme a luz". Naruto trató de contener el nudo en su garganta, pero su voz se quebró
cuando habló de nuevo. "La causa de la muerte fue la apertura del Kyuubi".
              El aire se volvió mordiente y Naruto se tambaleó ante el dolor que venía de él
mientras trataba de respirar la sustancia cortante.
              Fu se levantó y sintió náuseas por el sabor del agua que intentaba entrar en sus
pulmones. A su alrededor estaban los restos del transbordador. Las molestias gemían de
agonía a su alrededor, y las ignoró.
              Es lo que había aprendido a hacer.
              Hasta que conoció a ese grupo de no-molestias, que la confundieron. Toda su vida
solo se había ocupado de las molestias, las molestias de los clientes y los enemigos. Las no-
molestias eran nuevas para ella.
              Especialmente la no-molestia del cabello rubio por la que sentía una atracción
física.
              Desde que se unió a su grupo, se enteró de que las no-molestias se clasificaban de
la misma manera que su-Jinchuuriki. Curiosa, se había acercado a ellos, encontrando
parentesco en el pelirrojo Gaara, y conociéndose bien con ellos.
              "¡Fu!" Gaara, bueno, en realidad no levanta la voz, la llamó. Salió del agua,
parándose encima como su amiga. Apoyado contra el pelirrojo estaba Roshi, que se veía
peor por el desgaste, y sobre una plataforma de arena negra detrás de ellos estaban las
molestias heridas. "Ayude a sacar a los heridos del agua".
              "¿Por qué?" Fu cuestionó, y Gaara la miró con lo que parecía ser sorpresa. "Quiero
decir, morirán muy pronto. ¿Cuál es el propósito de hacerlos sentir cómodos en sus
momentos finales?"
              "Están simplemente heridos, los que aún están vivos los llevaremos de regreso al
puerto para recibir asistencia médica". Respondió Gaara, mirando a la gente apenas
consciente que los rodeaba.
              "No entiendo." Fu enfadado.
              "Es lo correcto". Gaara respondió, y continuó al ver que Fu todavía no
entendía. "Es lo que nosotros, como personas, debemos hacer".
              Fu todavía mantenía su mirada muerta. Gaara suspiró.
              "Es lo que Naruto querría que hiciéramos." El rostro de Fu se iluminó ante la
mención del rubio Jinchuuriki que encontraba atractivo, y se puso a trabajar en la, en su
opinión, confusa tarea de reunir a los heridos.
              El aire alrededor de Yagura se convirtió inconscientemente en Wind Chakra, un
hábito que se había formado cuando había comenzado a dominar completamente su
afinidad con el viento. Era parte de lo que asustaba tanto a la gente por su agradable sonrisa
cuando hacía amenazas de muerte.
              "Convertir a tu hijo, el hijo de un Jinchuuriki, en un Jinchuuriki es
censurable". Yagura declaró, mirando al frente, aunque sus ojos no estaban enfocados en su
entorno. "Es inmoral y muchas veces no funciona".
              "¿Por qué?" La voz del rubio pareció llegar al hombre donde otros no lo harían, y
Yagura salió de su trance, moviendo la cabeza tan rápido que casi se partió el cuello por el
movimiento repentino. Tan pronto como vio que el rubio había luchado por decir solo esa
palabra, Yagura dejó de emitir su (ciertamente) única intención asesina. El rubio comenzó a
respirar profundamente, disfrutando de poder respirar normalmente de nuevo, haciendo que
Yagura se estremeciera internamente por haber provocado tal reacción en el joven
adolescente.
              "Es así por muchas cosas, aunque todas involucran una sola razón". Yagura
respondió, su voz y el aire no tan cortante como segundos antes. "El hijo de un Jinchuuriki
es tan poderoso como un Jinchuuriki, incluso tiene alguna marca en sus cuerpos para
etiquetarlos como si tuvieran una conexión, una conexión más fuerte que la de Jinchuuriki,
con el Biju en el padre del que nacieron.
              "Tus marcas de bigotes en tu cara te denotan como hijo de un Jinchuuriki del
Kyuubi." Yagura continuó, y el rostro del rubio comenzó a palidecer ante lo que dijo el
hombre.
              "Cómo ..." Susurró el rubio, y Yagura supuso que el adolescente se preguntaba
cómo se sabía esto.
              "El Shodai Hokage, como un gesto de buena fe hacia las otras naciones, usó sus
poderes únicos para controlar Biju para otorgarlos a las Naciones Elementales, una a Suna,
una a Taki y dos a Kumo, Iwa y Kiri. Se presume que el último fue guardado por Konoha.
Kiri, al recibir el Sanbi y Rokubi, inmediatamente trajo el Uzumaki para sellarlos en
Jinchuuriki. Mi propio sensei, un primo lejano de tu madre al parecer, dijo que estaba allí
para sea testigo de los sellamientos. Después de que se hicieron los dos Jinchuuriki, uno de
ellos se enamoró y dio a luz un hijo ". Yagura tomó aliento para continuar, aumentando el
drama mientras aún mantenía la atención de Naruto. "El niño fue estudiado y se descubrió
que tenía todos los poderes de un Jinchuuriki, incluso capaz de recurrir al chakra
demoníaco Yokai", agregó Yagura al ver la expresión de confusión del rostro de
Naruto. "del Biju que su padre tenía, aunque esto estresó mucho al padre, y poco después
casi muere por haberle quitado su Biju. En ese momento, Shodai Mizukage eligió que le
quitaran el Biju al padre cuando el niño tenía 8 años. de edad, ya que el hombre había caído
en coma debido al esfuerzo, el Rokubi, que era lo que había sostenido el hombre, fue
retirado y colocado dentro de la hija.
              "Su razonamiento era que, dado que ya podía recurrir al Yokai de Rokubi, sería la
mejor opción como Segundo Jinchuuriki de Rokubi". Yagura suspiró. Nunca le gustó
pensar en lo que vino después. "El sellado fue un éxito, y la niña se hizo más fuerte y
mayor, incluso estableciendo un clan, el Kaguya. Pero fue cerca del final de la Segunda
Gran Guerra Mundial Shinobi, cuando se vio obligada a recurrir al chakra de su Biju, que
De repente se volvió loco. Todos en el campo de batalla en el que ella había estado fueron
masacrados, y los Kaguya fueron sacados de Kiri por temor a que, como hijos y familia de
la niña, también fueran potencialmente propensos a la locura como ella. La niña, ahora era
una mujer, le quitaron el Biju y murió a causa de ello. Los informes médicos decían que fue
debido a su conexión con los Rokubi que los Yokai la habían influenciado demasiado ".
              "¿Qué?" Naruto pareció ponerse pálido con la noticia, aunque Yagura aún no había
terminado.
              "Más tarde, estudios más recientes dicen que fue porque ella había manifestado su
primera Cola de Chakra porque se había vuelto loca, y la teoría era que los hijos de
Jinchuuriki, hechos ellos mismos de Jinchuuriki, eran capaces de perderla por completo una
vez que "Había manifestado la primera Cola de Chakra". Yagura empezó a concluir. "Si
bien los Jinchuuriki normales experimentan sed de sangre por primera vez en forma de
cola, no es tan extrema como la locura del niño Jinchuuriki convertido en
Jinchuuriki". Yagura miró fijamente a Naruto, que ahora estaba en algún lugar entre
ceniciento y blanco hueso. "Por tu expresión, todavía tienes que alcanzar la forma con
cola".
              Naruto negó con la cabeza y Yagura dejó de caminar haciendo que Naruto casi
dejara caer a Han.
              "Fue la razón por la que ya no estás aliado con tu aldea". Yagura dijo, mirando a
Naruto a los ojos. "¿Estoy en lo correcto?"
              "Si." La tranquila respuesta apenas llegó a Yagura, quien inmediatamente desvió la
mirada.
              "Lo ... siento oír eso." Dijo Yagura. "Y lo estoy doblemente por lo que voy a
decirte".
              Los ojos de Naruto se abrieron hasta el punto en que estaban en peligro de salirse
de la cabeza del adolescente.
              "Cuando salía de la Cumbre Gokage al final de la Tercera Guerra Mundial
Shinobi, el Yondaime Hokage se me acercó y me preguntó algo".
              "No ..." El rostro de Naruto era casi de pánico frenético, aunque el miedo era la
emoción predominante.
              "Había escuchado rumores sobre el incidente de Kaguya y me preguntó," Yagura
contuvo sus emociones lo mejor que pudo. "Me preguntó sobre los hijos de Jinchuuriki.
Recientemente se había enterado de que su amante, quien supuse que era un Jinchuuriki,
estaba embarazada".
              "Yo no… no…" Naruto estaba al borde de las lágrimas, y estaba excepcionalmente
cerca de llorar.
              "Lo sé." Esas simples palabras fueron todo lo que hizo falta, y Naruto se rompió.
              La verdad nunca fue algo que nadie quisiera saber. Yagura lo había aprendido de
la manera más difícil.
              Mientras se acercaban al puerto, Roshi estaba al borde de la conciencia y estaba
siendo retenido por Fu, ya que el esfuerzo del chakra para mantener la plataforma en tal
ambiente era excesivamente agotador, incluso para un Jinchuuriki con altas reservas de
chakra.
              "¡Que pasó!" La multitud en el puerto se sorprendió por la exhibición y había
enviado varios botes para buscar sobrevivientes. Los barcos trabajaron para transportar al
Jinchuuriki a babor más rápido que si hubieran tenido que gastar el chakra restante
caminando por el agua. "¿Cómo sobreviviste al Sanbi?"
              "Tuvimos suerte en ese sentido". Dijo Gaara, tomando control de la situación con
su voz suave pero poderosa. "Sin embargo, estas personas requieren atención médica de
inmediato".
              De la multitud, aparecieron médicos y comenzaron a tratar a los que tenían más
heridas leves y a sacar a los peores de la plataforma de arena negra para que fueran tratados
en el hospital. Gaara casi pareció suspirar de alivio, la arena regresó a su calabaza, donde
ya no atraía su chakra. Cuando terminó el movimiento de los heridos, Gaara lideró al grupo,
su plataforma sosteniendo solo a Utakata en ese punto, hacia la posada más cercana para
descansar y recuperarse.
              Necesitarían toda su energía si iban a conseguir la ayuda de este Utakata para
localizar a Naruto y Han.
              Los sollozos de Naruto disminuyeron con el tiempo, aunque el cielo estaba
bastante oscuro y la luna estaba baja en el cielo cuando llegó ese momento. Sollozando,
Naruto miró al Mizukage.
              "Sabes," rompió el nudo persistente en su garganta como lo hacen todas las
personas, con una pequeña risa. "Nunca supe tu nombre." Yagura le dio a Naruto una
pequeña sonrisa, viendo que el adolescente estaba comenzando a recomponerse.
              "Tadashii Yagura, ex Yondaime Mizukage".
              "Je, ¿torre veraz?" Naruto cuestionó, aunque era una broma alegre. "Qué nombre
tan extraño."
              "Como si pudieras bromear, remolino de remolinos". Yagura respondió. "¿O
prefieres que te llame 'pastel de pescado'?"
              "Por favor, no 'pastel de pescado'". Dijo Naruto exasperado, desplomándose. "Ya
tuve suficiente de eso antes".
              Yagura se rió entre dientes, aunque su media sonrisa nunca se ensanchó. De
repente, Naruto se puso derecho, moviendo a Han.
              "Espera, dijiste 'ex Mizukage'". Naruto parecía mortalmente serio. La media
sonrisa de Yagura desapareció en un instante, reemplazada por una mirada que Naruto
había visto una vez antes, en el rostro de Zabuza cuando el espadachín apareció por primera
vez.
              "Ya no soy apto para ser Mizukage, si me dejara influir tan fácilmente por esa vil
criatura". Yagura soltó un gemido y el aire lentamente se volvió más agudo una vez
más. "Juro por mi vida que morirás, Uchiha".
              "¿Uchiha Itachi?" Preguntó Naruto, asustado de cuál sería la respuesta, y Yagura
movió la cabeza hacia un lado, confundido.
              "No, ¿por qué crees que ese chico es mi torturador?" Yagura estaba confundido.
              "¿No lo sabes?" Naruto parecía incrédulo. "Itachi mató a todos los Uchiha, excepto
a su hermano menor." Naruto desvió la mirada hacia la última parte, sin querer pensar en la
promesa que no había cumplido.
              "Si bien eso lo hace formidible, no es a él a quien me refiero". Dijo Yagura,
fijando a Naruto con una mirada dura.
              "¿Entonces quién?" Naruto no sabía a quién se refería Yagura.
              "Uchiha Madara." Yagura gruñó.
              Naruto habría cuestionado quién era ese hombre, pero los dos se distrajeron
cuando el cielo se iluminó en la dirección hacia la que se estaban moviendo.
 
* Capítulo 13 *: Arte
 
              Capítulo 13
              Arte
              Utakata gimió, hundiendo la cabeza más profundamente en su suave almohada
para evitar despertar, esperar.
              ¿Almohada?
              Lo último que recordaba era luchar contra sus compañeros cazadores-ninja, varios
de los cuales había entrenado, demasiado bien, aparentemente, si eran capaces de vencerlo.
              Pero aún. No esperaba una almohada suave y cómoda para desertar mientras
viajaba con el Mizukage , de todas las personas. En el mejor de los casos, esperaba un suelo
de piedra blanda después de perder ante sus antiguos colegas.
              "Estás despierto. Bien." Una voz suave y dura dijo desde el otro lado de la
habitación, haciendo que Utakata girara la parte superior de su cuerpo, lo que le permitía
apoyarse en el suelo y levantarlo en una postura defensiva para encarar ...
              Un adolescente pelirrojo. La piel pálida, como si el adolescente no hubiera
recibido suficiente sol, se acentuaba por los anillos oscuros alrededor de sus ojos esmeralda
que lo marcaban como un insomnio, algo con lo que Utakata podía identificarse, habiendo
sido uno de ellos. El adolescente vestía algo muy parecido a lo que usaba Yagura, aunque
su bufanda de bufanda carmesí brillante se envolvía alrededor del abdomen del adolescente,
sosteniendo una calabaza negra con marcas blancas que le recordaban a Utakata los
extraños sellos que Yagura había esparcido por todo su escritorio en el Oficina de
Mizukage.
              "¿Quién eres tú?" Ligera incredulidad mató su voz, habiendo dudado de que un
Shinobi tan joven fuera elegido para interrogarlo, aunque no completamente en
negación. Después de todo, no era mucho mayor que el adolescente cuando realizó su
primer interrogatorio. Y luego golpeó a Utakata.
              El adolescente no llevaba nada para mostrar su afiliación. Si eso era una
estratagema psicológica o no, Utakata no lo sabía, pero el adolescente decidió responder al
ex cazador-ninja.
              "Soy Kurosuna no Gaara, y mis asociados detrás de ti pueden presentarse". Los
ojos de Utakata se abrieron en shock. ¡No había sentido a nadie más! Girando y
retrocediendo, se encontró cara a cara con una adolescente unos años mayor que el niño que
sostenía a un hombre mayor, también pelirrojo como el adolescente. ¿Padre e hijo, quizás?
              "Fu. Sin nombre de clan." Dijo la niña con desdén, buscando a todo el mundo
como si tuviera mejores cosas que hacer que interactuar con Utakata.
              "Roshi. Dejé mi nombre de clan con la familia hace unos años." El recién
nombrado Roshi gruñó, apoyándose fuertemente en Fu y favoreciendo su pierna derecha,
haciendo que Utakata se preguntara si estaba rota y este grupo lo necesitaba para curarla.
Kiri hunter-nin era famoso por ser el mejor médico-nin. Después de todo, era un requisito
previo para calificar como cazador-ninja.
              "¿Asumo que ninguno de ustedes está afiliado a Kiri, entonces?" Utakata
cuestionó, repasando mentalmente cada una de sus técnicas que podía usar. Si bien
realmente no necesitaba su pipa para su Jutsu, realmente ayudó a la hora de apuntar y
dirigir sus ataques. Utakata estaba a punto de usar uno de sus Jutsu más oscuros para
escapar de la habitación bastante simple cuando el trío respondió negativamente. "Bueno,
entonces, ¿por qué me necesitas?"
              "Porque cuando explotó la Biju Ball, el Sanbi fue destruido". Roshi respondió,
haciendo una pausa para toser por un momento antes de continuar. "Eres un cazador-ninja.
Como tal, puedes guiarnos hacia él".
              "¿Por qué diablos iba a llevarte a esa cosa?" Utakata explotó, anonadado por lo
que querían hacer. Se paró junto al hombre encorvado, que le pidió a Fu que retrocediera un
minuto.
              Y luego el hombre más bajo y mayor se cernió sobre Utakata, su presencia casi
hizo que el adolescente mayor cayera de rodillas. Roshi miró al joven con una mirada dura,
casi como si estuviera mirando directamente al alma de Utakata, juzgando todo lo que veía.
              Utakata se sintió honrado por ello.
              "Mi hermano y mi alumno estaban encima de esa cosa , como tú dices". La voz
ronca de Roshi cortó el aire como un cristal. Utakata fue verdaderamente sorprendido por
esa revelación. Mientras era hijo único, había tenido una buena cantidad de estudiantes,
habiendo sido un cazador-nin durante la mitad de su vida, sirviendo a las órdenes de su
abuelo, el difunto Sandaime, antes de pasar al servicio bajo las órdenes del Yondaime
Mizukage. Era el trabajo de un cazador-ninja veterano como él enseñar a los nuevos
reclutas, tomando un solo cazador-nin novato para seguirlo durante unos meses para
aprender los conceptos básicos antes de irse solos. Todavía se consideraba responsable de
Haku, quien había muerto bajo su mando cuando Zabuza había desertado varios años
antes. El adolescente andrógino había mantenido, todavía tenía un punto débil en el corazón
de Utakata, habiendo sido bastante blando.
              A pesar de que recientemente había tenido que luchar contra varios de esos
estudiantes, se había arrepentido de haber tenido que hacerlo.
              "Multa." Utakata soltó, su boca moviéndose por su propia cuenta. "Sé lo
importante que es un estudiante, así que te ayudaré".
              "Gracias." Ahora Roshi sonaba todo humillado, como si no hubiera simplemente
humillado al hombre frente a él para someterlo.
              "No hay problema." Utakata se lo tomó con calma, como solían hacer los expertos
cazadores-ninjas. "Ahora, ¿quieres que mire tus heridas? No podemos terminar con esto si
alguno de ustedes está herido".
              Roshi asintió y le indicó a Fu que lo ayudara a subir a la cama de la que Utakata
había salido minutos antes. Cuando Utakata comenzó a tratar al hombre, que tenía
quemaduras de tercer grado tan graves que estaban a punto de ser quemaduras de cuarto
grado. Bombeando tanto chakra curativo como pudo, incluso agregó algo del Yokai de
Rokubi, que era bastante similar al del chakra que se encuentra en las Invocaciones de Slug
que Tsunade del Sannin poseía. Ante sus ojos, la piel y los músculos carbonizados y casi
ennegrecidos se desprendieron como la piel de las cebollas, la piel y los músculos
desollados y rotos cayeron al suelo en un montón grotesco mientras eran reemplazados por
la piel y los músculos sanos. Por un momento, las manos de Roshi no eran más que huesos
antes de que estuvieran cubiertas por los músculos, tendones, tendones, vasos sanguíneos,
piel y uñas nuevos y saludables.
              Utakata se veía ligeramente verde por haber sido testigo de eso, y tan pronto como
las manos terminaron, se dio la vuelta para recuperar la compostura y descubrió que Fu y
Gaara estaban mirando fijamente las manos de Roshi antes de bajar la mirada hacia el
desastre sangriento y quemado. de lo que solía ser el tejido blando quemado que consistía
en las manos del hombre.
              Sacando un pergamino, Utakata se preparó para sellar los desechos y enterrarlos en
lo profundo de un bosque antes de que la pila fuera atacada por partículas negras que
emanaban de Gaara. Las partículas negras, que Utakata se dio cuenta de que eran arena o
polvo metálico, envolvieron los desechos antes de converger en una pequeña pila donde
habían estado los desechos. El sonido hecho por la materia negra le confirmó a Utakata que
era arena negra, explicando de dónde Gaara había obtenido el nombre 'Kurosuna'. A
medida que la arena se alejaba, el estómago de Utakata se sacudió un poco cuando
revelaron el piso perfectamente despejado, sin ninguna indicación de que el tejido blando
sangriento y quemado alguna vez hubiera estado allí.
              Como cazador-ninja, había sido testigo de muchas cosas repugnantes, pero la
forma alegre, casi distraídamente mecánica en la que Gaara se había deshecho de él sugería
que el joven adolescente era mucho más peligroso y mentalmente inestable de lo que
parecía.
              El cuestionamiento de Fu sobre cómo Gaara había hecho eso, y si ella tenía el
potencial para hacer algo similar, perturbó a Utakata de una manera que nunca creyó
posible.
              "Entonces," dijo Utakata, su voz desmentiendo sus pensamientos sobre el asunto,
se volvió hacia Roshi, quien estaba flexionando sus manos experimentalmente y reuniendo
pequeñas cantidades de chakra en ellas. "¿Cuándo salimos a buscar a su estudiante?"
              "Inmediatamente."
              El cielo casi se había oscurecido por completo cuando llegaron al muelle, ya que
Utakata había insistido en que se cambiara el vestuario, lo que el grupo había acordado.
              Ahora, sin embargo, cuando Utakata se reunió con ellos en los muelles, se
preguntaban en qué había estado pensando cuando eligió su vestuario.
              "¿Es este un comportamiento normal para la gente de Kiri?" Gaara le preguntó a
Roshi, quien seguía mirando boquiabierto al hombre frente a él.
              "Yo ... honestamente no lo sé." Roshi exhaló, tratando de concebir cómo el
atuendo sería propicio para una pelea.
              "Quizás él es ... ¿Cuál es la palabra para los chicos que se visten así?" Preguntó Fu,
habiendo sido atraído a la conversación por las expresiones de Gaara y Roshi. Ante sus
palabras, Roshi asintió de repente para sí mismo, habiendo estado de acuerdo con la
pregunta de Fu.
              "Es muy probable que tengas razón". Gaara estuvo de acuerdo, y los tres asintieron
con la cabeza.
              Utakata no estaba contento.
              "¡No soy un travesti!" Les gritó, y de repente parecieron como si acabaran de darse
cuenta de que estaba junto a ellos.
              "¿Es eso de lo que pensabas que estábamos hablando?" Roshi dijo, luciendo
sorprendido de que Utakata pudiera escuchar su conversación. Ante la tensa inclinación de
cabeza del joven, Roshi se echó a reír. "No, no. Acordamos que te ves bastante andrógino
con ese atuendo." Utakata se calmó, todo su cuerpo se relajó.
              "¿Andrógino?" Utakata miró hacia abajo y examinó su atuendo, un kimono azul
ópalo con la parte delantera abierta, revelando su pecho al mundo. Metidos en sus pliegues
interiores estaban los diversos pergaminos que tenía sobre él, y las mangas largas, que le
servían para casi ocultar sus manos, eran bastante útiles cuando tenía que hacer sellos con
una mano sobre la marcha sin que su oponente fuera más sabio. "No veo de qué estás
hablando."
              "No espero que lo hagas." Roshi dijo, casi como si el hombre mayor estuviera
complaciendo al ex-ninja-cazador. Utakata resopló y volvió la cabeza lejos del trío que
estaba frente a él. Distraídamente, sus sentidos indicaron que algo no estaba pasando,
aunque por su vida, no podía averiguar qué. Había escaneado el área en busca de firmas de
chakra extrañas, solo se le ocurrió el trío, que tenía reservas de chakra bastante grandes
similares a las suyas y a las de Yagura. Solo había una explicación para eso, y Utakata, a
pesar de haber cortado toda lealtad a Kiri, no quería estar implicado en última instancia en
la eliminación de Kirigakure por al menos tres Jinchuuriki.
              "Dime, antes de empezar", comenzó Utakata, dándose la vuelta para que no vieran
su expresión. "¿Por qué al menos tres Jinchuuriki se dirigen a la Tierra del Agua sin la
debida autorización?"
              Los resultados de esa declaración fueron inmediatos. Utakata se encontró envuelto
en la arena negra que limitaba y contraía a Gaara, con Fu y Roshi tomando posturas
ofensivas a su alrededor con Kunai en sus manos.
              "Fuimos reunidos por mi alumno, los cinco". Roshi gruñó, esperando que surgiera
una batalla de esta situación. "Todos nosotros, Jinchuuriki."
              "Por qué." Utakata jadeó por aire, su pecho no podía expandirse adecuadamente en
la bodega. "¿Por qué juntarnos?"
              "Akatsuki." Esta vez Gaara respondió, girando la arena negra para que Utakata
pudiera ver al adolescente completamente. La palabra desencadenó algo en la memoria de
Utakata: Yagura asignó la nave Rokubi a la guardia personal del Mizukage para que
estuviera perfectamente a salvo de una organización de la que el Godaime Kazekage había
advertido a las Naciones Elementales. Había escuchado decir que fue la desaparición de dos
de las embarcaciones, una de ellas la propia de Suna, lo que provocó la propagación del
Kazekage sobre el Akatsuki, aunque aparentemente era demasiado tarde para Iwa, que
informó que ambos Jinchuuriki habían desaparecido. días antes de que llegara la noticia de
Akatsuki. Todavía estaban buscando los cuerpos de los dos hermanos, si la información era
cierta.
              Aparentemente, la información no era del todo correcta, ya que los Jinchuuriki
desaparecidos estaban todos vivos y bien, y al parecer huyendo.
              "He oído hablar de ellos". Utakata respondió. "El Godaime Kazekage corrió la voz
de ellos por todas las Naciones Elementales. Se rumoreaba que el Godaime Hokage estaba
furioso con Jiraiya de los Sannin por dejar que los suyos desaparecieran".
              "Eso suena como el gaki." Roshi dijo, y Utakata archivó esa declaración como
información potencial para un momento posterior.
              "El rumor también dice que todos ustedes fueron capturados y extrajeron su
Biju". Aquí Roshi se rió abiertamente.
              "¡Bueno, si lo fueran, entonces somos gente muerta bastante animada!" Hubo un
pequeño ajuste cuando Utakata puso los ojos en blanco y una pequeña sonrisa apareció ante
la broma. "Además, ¿por qué atacaríamos a Kiri?"
              La contrapregunta puso a Utakata en un bucle.
              Por qué, de hecho ... No tenían una lealtad real a nadie, lo que significa que no
había factores políticos involucrados para justificar un ataque a ninguno de los Pueblos
Escondidos. Ninguno de ellos luchó contra Kiri en la Tercera Gran Guerra Mundial
Shinobi, ni eran de ningún lugar que hubiera luchado contra Kiri, por lo que eliminó
cualquier factor personal que pudieran tener. Ninguno de ellos parecía del tipo de hacer
cosas por capricho, lo que dejó a Utakata perplejo en cuanto a la razón por la que atacaron a
Kiri.
              "Yo ... no lo sé, de verdad." Admitió de mala gana. "Simplemente asumí que, dado
que todos ustedes eran Jinchuuriki, su grupo se infiltraría y destruiría a Kiri. La razón para
hacerlo no pasó por mi mente hasta que lo dijo."
              "Humph." Roshi asintió de acuerdo con lo que Utakata había compartido, su
mirada sugirió que había tomado lo que Utakata había compartido sobre la reacción de Iwa
y se preguntaba qué harían si… no, cuando se dieron cuenta de que sus dos Jinchuuriki
prácticamente habían desertado. "¿Algo más que quieras preguntar mientras estás en eso?"
              "Actualmente, si." Utakata respondió. Incluso si nunca más se cruzara con ellos,
no iba a permitir que su naturaleza extrovertida le impidiera obtener información de
ellos. "¿Quién es tu líder?"
              El trío compartió una mirada y quedó claro que el papel de 'líder' no estaba
claramente definido.
              "Supongo que soy yo." Roshi respondió. "Al menos, estos niños me buscan en
busca de orientación. Ya que soy el mayor, bien podría ser yo quien lidere este grupo de
inadaptados andrajosos".
              "¿Así que fuiste tú quien unió a todos?" Utakata estaba impresionado por lo
organizados que parecían, a pesar de que en realidad no había nadie a cargo. Para colmo de
males, Roshi negó con la cabeza.
              "Nah, el gaki fue quien nos unió." Roshi declaró. "Lo encontré a él ya Gaara
apostando en Tenshi-Gai- y ganando bastante dinero, debo agregar."
              "Naruto es bastante hábil en el juego, aunque no parece que le guste tener que
recurrir a él". Añadió Gaara.
              "De todos modos," dijo Roshi arrastrando las palabras, "Después de salvar a mi
hermano de Akatsuki y buscar refugio en Takigakure, mencionó un muy buen punto: no
podemos estar allí para salvarnos el uno al otro todo el tiempo. Han regresado a Iwa y yo. ,
uno, si no ambos, habríamos sido derribados por Akatsuki. Dijo que teníamos que
permanecer juntos, pelear como grupo, y también hizo un comentario sobre el hecho de que
unir a una sola persona no sea justo. enséñele a ese niño de qué se trata realmente el mundo
Shinobi ".
              "Así que un adolescente los reunió a todos". Utakata no lo habría creído si la
prueba no estuviera frente a él. El grupo asintió a su manera única. "Entonces él es el líder".
              "Supongo que podrías decir eso." Roshi reflexionó, y Gaara pareció contemplativo
ante eso.
              "¿Por qué lo seguiste entonces?" Utakata estaba más confundido de lo que estaban
diciendo.
              "Tiene esta clase de presencia encantadora. Es difícil de describir, de verdad.
Tienes que verlo por ti mismo". Roshi dijo, moviéndose hacia los muelles antes de volver a
llamar. "Y una advertencia: querrá que te unas a nosotros".
              "Bueno, él estará en apuros para hacer eso." Utakata respondió, moviéndose para
unirse al grupo mientras los últimos vestigios de luz solar desaparecían en el horizonte,
dando paso a la oscuridad de la noche.
              Mientras trotaba para unirse al grupo, su sentido de Shinobi, algo perfeccionado
después de años en el cazador-ninja, se volvió loco. Lo único malo fue una gaviota que los
bombardeó en picado.
              "¡Dispersión!" Gritó, y el grupo se zambulló para cubrirse a tiempo para evitar el
impacto de la gaviota, que era una gran bola de fuego que envolvió el área circundante.
              "Maldita sea." Alguien dijo desde arriba. La voz era muy fuerte, como si la
persona que hablaba tuviera que gritar tanto que ya estaba acostumbrado. "Tenía la
esperanza de matar al yerno de ese bastardo, hmm."
              Deidara, al principio, se había resistido al escuchar que debía traer al
Rokubi. Sabía que los yernos del Sandaime Hokage eran ambos Jinchuuriki, y se había
enojado cuando el honor de acogerlos fue otorgado a Kakuzu y Kisame.
              Qué. Los. ¿Infierno?
              ¡Era de Iwa! Sabía cómo se veían, dónde se podían encontrar y, sin embargo,
¿Líder les dio el privilegio a esos dos?
              Si no estuviera tan decidido a matar a Itachi, podría haber abandonado Akatsuki,
incluso si tuviera que explotar a sí mismo para hacerlo.
              Y así, abatido fue a traer al Rokubi solo, porque todas sus interrupciones de que
Sasori perdiera ante el más débil de los Jinchuuriki habían hecho que el titiritero tratara de
asesinar al ninja desaparecido de Iwa, lo que provocó que el dúo se separara para trabajar
solo. ¡Y Leader se puso de su lado!
              Qué. Los. Infierno.
              Por supuesto, a Deidara se le dio toda la información necesaria sobre el Rokubi
Jinchuuriki por un contacto agravante de Zetsu, un enmascarado infantil, posiblemente
loco, llamado Tobi. Los dos se conocieron por primera vez en una situación extraña:
Deidara había estado volando sobre el área en busca de su contacto cuando el hombre
apareció frente a él.
              El hecho de que hubiera estado a varios cientos de pies sobre el suelo parecía tener
poco significado para el hombre-niño enloquecido, ya que se había desplomado hacia lo
que debería haber sido su perdición. Tobi incluso había mantenido una conversación, de
todas las cosas, con Deidara mientras el chico caía. Solo fue la rápida actuación de Deidara
lo que salvó al tipo de morir en el suelo.
              Por supuesto, Tobi simplemente saltó alegremente del pájaro de arcilla una vez
que dio la información, animando a la gravedad mientras caía. Deidara se encogió de
hombros y dejó caer al chico. No era su  problema si el tipo moría, todo lo que diría en su
defensa era que Tobi había estado cantando 've la gravedad, vete' todo el camino.
              Entonces, después de partir desde el borde norte de la Tierra del Viento, Deidara
hizo un trabajo rápido de la enorme distancia a la costa este de la Tierra del Agua Caliente,
el lugar de origen de Hidan, aparentemente, como lo demostró una escala rápida en
Yugakure. Anochecía el segundo día cuando finalmente llegó al puerto por el que iban a
pasar el Mizukage y su guardia en su camino hacia el borde noreste de la Tierra del Agua, y
la ciudad portuaria estaba alborotada.
              Dar vueltas a baja altura había proporcionado la noticia de que había aparecido el
Sanbi, intentando arrasar un ferry hacia la Tierra del Agua en la que se refugió el barco
Rokubi cuando él desertó. Abundaban los rumores de que el Yondaime Mizukage había
muerto debido al sobregiro del Yokai de Sanbi, liberando a la bestia.
              El ojo de Deidara se movió con fuerza.
              Qué. Los. ¿Infierno?
              Ahora tenía que traer malas noticias a Leader además de traer al Rokubi. Se
imagina que algo así sucedería; nunca había creído en la suerte o en la mierda del karma
que algunos de esos monjes estaban diciendo, a pesar de que su vida era un caso de estudio
de suerte y karma.
              Tomando el cielo una vez más, Deidara mantuvo un ojo en el suelo, buscando su
objetivo. Si la embarcación se había perdido, entonces tendría que quedarse en la ciudad
hasta que los reflectores se apartaran de ella. Escaneando el puerto a la luz que desaparecía,
Deidara estaba a punto de darse por vencido cuando vio a su objetivo, que estaba
enfrascado en una conversación con ...
              Oh. Infierno. Si.
              El yerno del Sandaime Tsuchikage y nieto del Nidaime Tsuchikage.
              La vida no podría ser mejor que esto.
              Deidara metió la mano derecha en la bolsa de la cadera, permitiendo que la boca
en la palma de su mano consumiera suficiente arcilla para una explosión de buen
tamaño. Sacando su mano, su mano se movió cuando la boca cargó la arcilla en un
explosivo mortal mientras la formaba expertamente en la criatura que quería. La boca se
abrió, revelando una gaviota diminuta, blanca como la nieve. Con un sello de mano rápido
y una bocanada de humo, la gaviota ahora era del tamaño de una gaviota normal, que tomó
vuelo hacia el espacio entre ese Roshi-bastardo y el barco.
              A medida que se acercaba a la cubierta, hizo el sello manual correcto y lo puso en
marcha.
              ¡Katsu!
              La explosión resultante devastó el muelle, pero ninguno resultó herido.
              "Maldita sea." Deidara dijo cuando la gaviota gigante sobre la que cabalgaba
descendía a unos pocos metros sobre el muelle. "Tenía la esperanza de matar al yerno de
ese bastardo hmm."
              Roshi maldijo. Violentamente.
              Deidara, recordó, estaba al borde de la locura. Había codiciado el papel de
Tsuchikage, incluso compitiendo por la tutela del propio Sandaime, pero fue rechazado
repetidamente. El entonces adolescente había estado abatido, buscando consuelo en su
habilidad innata para esculpir de manera experta casi cualquier cosa, hasta que escuchó que
el Sandaime estaba favoreciendo a Roshi para que fuera el Yondaime Tsuchikage. En ese
momento, el rubio había estallado, matando a todos los que podía y robando un Kinjutsu
raro que le permitía infundir chakra en cualquier cosa con la que entrara en contacto antes
de desaparecer.
              Lo irónico era que, si Deidara no se hubiera vuelto loco, podría haber sido un
candado para Yondaime. Después de todo, Roshi no quería ni necesitaba el título, y era
parte de la razón por la que había comenzado a vagar por la Tierra de la Tierra.
              Pero aparentemente Deidara sigue siendo tan maldito como antes, aunque es un
poco genio, si está usando el Kinjutsu para hacer estas cosas. Roshi pensó mientras
esquivaba las muchas pequeñas bombas que el enloquecido miembro de Akatsuki le estaba
lanzando. El Kinjutsu, al no tener un nombre formal, pareció cambiar el cuerpo del usuario
en consecuencia, nunca haciendo lo mismo dos veces.
              "¿Por qué no vas a morir?" Deidara gritó, saltando de su gaviota gigante de arcilla,
que se precipitó hacia el hombre, quien esperó hasta el último segundo para saltar alto en el
aire, impulsado levemente por la fuerza de la explosión. Aterrizando en el agua, Roshi
estaba agradecido de haber podido alejar la pelea de los muelles, donde Fu y Gaara están
esperando, ninguno de los dos pudo sostener una pelea en el agua con su Nin-taijutsu y
Sand. respectivamente. Utakata, por otro lado, se había visto obligado a pelear por una
razón ligeramente diferente: era el objetivo asignado a Deidara.
              Deidara evitó golpear el agua extendiendo la palma de su mano, la boca dentro
escupía una bola de arcilla con forma, que se convirtió en una gran tortuga en la que
Deidara aterrizó. Metiendo ambas manos en las bolsas en sus caderas, Deidara sonrió a
Roshi antes de sacar sus manos y ahuecarlas. Inmediatamente, un montón de figuras de
arcilla de forma ovalada aparecieron en sus manos, que Deidara arrojó al agua. Roshi se
puso de pie, escaneando el agua en busca de alguna señal de las bombas acuáticas que
probablemente se habían dispersado en el área circundante.
              ¿Dónde diablos está el culo? Utakata había desaparecido hace algún tiempo, lo
que le permitió a Deidara enfocarse solo en Roshi. Roshi se preparó para moverse ante el
menor indicio de problema cuando la tortuga de arcilla sobre la que se encontraba Deidara
fue hecha pedazos por un millón de pequeños chorros de agua de alta presión desde
abajo. Cuando los chorros se disiparon, Utakata se elevó de las profundidades, su ascenso
se detuvo cuando las suelas de sus sandalias alcanzaron la superficie del agua.
              Roshi no se sintió divertido ni impresionado.
              "¿Qué demonios estabas esperando?" Roshi gruñó, furioso. Utakata simplemente
agitó su mano en la distancia.
              "Primero tenía que deshacerme de esos molestos peces de arcilla". Utakata
respondió, sonando extremadamente aburrido.
              "¿Y antes de eso?" Utakata sonrió.
              "El chorro no funciona después de unos 10 pies sobre el agua". Respondió. "Tuve
que esperar hasta que estuvo cerca o en la superficie para atacar".
              "Uno pensaría que no se esperaba que los cazadores ninja eliminaran a su objetivo
desde la distancia". Roshi estaba enojado . Había tenido que soportar los últimos minutos
de la ira de Deidara: espera.
              Deidara.
              "Dónde-"
              ¡AUGE!
              El agua debajo de ellos explotó en una cascada hacia arriba, enviando a los dos
volando lejos el uno del otro. Roshi tuvo que actuar lo más rápido que pudo para evitar caer
al agua, mientras que Utakata hizo que el acto pareciera sin esfuerzo.
              "Parece que mi engaño funcionó, hmm." La voz engreída de Deidara se burló
desde lo alto, revelando que estaba completamente ileso por los chorros de agua. Volando
bajo, miró la ciudad de cerca mientras miraba entre los dos. "Ha sido divertido jugar con
ustedes dos, pero tengo cosas que hacer". Señalando con su mano derecha a Utakata, el ex-
cazador-nin de Kiri se encontró sujeto a una andanada de pequeños objetos parecidos a
rocas, rompiendo más de unas pocas costillas. El cazador-nin se derrumbó, hundiéndose
levemente en el agua antes de ser arrojado a la boca del pelícano de arcilla que Deidara
montaba. Levantando un pequeño objeto parecido a una muñeca, Deidara miró a
Roshi. "Veamos si sobrevives a mi bomba C3".
              Deidara se elevó en el aire, preparándose para enviar su C3 sobre Roshi, su
ascenso se detuvo cuando la cabeza del pelícano de arcilla explotó, habiendo sido
erosionada por el ácido del interior.
              "No hiciste tu tarea." La voz de Utakata cortó el aire, y la nave Rokubi miró a
Deidara con asesinato en sus ojos. "Mi Biju es una babosa, conocida por sus propiedades
curativas y su ácido".
              Alzando su pipa, Utakata, vestido con la capa verde de su Yokai de Biju, envió una
andanada de ácido a Deidara, quien tomó represalias arrojando su muñeca C3 al ataque
antes de convertirse en un clon de arcilla.
              El aerosol de ácido golpeó la muñeca de cerámica, provocando que se agrietara.
              El cielo se iluminó durante varios segundos por la explosión resultante, y Roshi
fue enviado al agua por la fuerza de la onda de choque, salvándolo del infierno.
              Naruto y Yagura empezaron a correr en dirección a la luz; si algo podía crear ese
tipo de cosas, tenía que ser un ninja de alto rango. Probablemente uno de Kiri, que los
ayudaría porque Yagura tenía el manto de Yondaime Mizukage.
              Su carga significaba que tenían que soportar la alta velocidad en ráfagas,
deteniéndose cada dos minutos para asegurarse de que Han no quedara a la deriva en el
mar.
              "¿Qué crees que fue?" Naruto le preguntó a Yagura, quien apenas se dio cuenta de
la pregunta.
              "No lo sé." Él respondió, lo cual era cierto. Todavía no había visto un jutsu que
pudiera iluminar el cielo nocturno, pero tenía la firme creencia de que quienquiera que
fuera los ayudaría, simplemente por el hecho de que él era el Mizukage, ex Mizukage, pero
su retiro estaba en el ... lugar, por lo que nadie podría realmente disputar su afirmación.
              Fue casi media hora después, cuando ambos se estaban quedando sin aliento (algo
que Yagura anotó sobre el joven Uzumaki para referencia futura) que las luces del puerto
del que Naruto había venido varias horas, ¿eran realmente horas? Parecían días desde que
el sol había salido en el cielo.
              Continuaron corriendo, atravesando una enorme burbuja de calor a medida que se
acercaban a la orilla.
              "Es muy probable que sean restos del jutsu que vimos". Yagura respondió la
pregunta tácita de Naruto mientras disminuían la velocidad.
              "Correcto." Naruto sonaba distraído y poco después expresó su
opinión. "Entonces, ¿qué vas a hacer cuando lleguemos al puerto?"
              "Yo no sé." Yagura respondió. "Siento que no puedo regresar a Kiri como su
Kage, ni puedo regresar de ninguna otra manera, ya que mis acciones mientras estaba bajo
el control de Madara me han hecho bastante impopular entre los residentes de Kiri. Lo
único que puedo hacer es desaparecer en mi campo de entrenamiento especial en el extremo
norte de la Tierra del Agua ".
              "¿Oh?" Naruto estaba intrigado al pensar en cómo sería el campo de entrenamiento
de un Kage, especialmente uno apropiado para un Jinchuuriki Kage.
              "Sí. De hecho," comenzó Yagura. "Me encantaría ofrecerte la oportunidad de venir
conmigo".
              "¿Qué?" Naruto se estaba volviendo loco. ¡Le acababan de ofrecer la oportunidad
de ir a entrenar con un Kage!
              "No estoy bromeando, si eso es lo que estás pensando." Yagura añadió mientras
subían al muelle. "Realmente me gustaría estudiar tu sello, los estudio en mi tiempo
libre". Añadió casi tímidamente. "Y no ha habido ninguna forma de que la gente estudie
Hijos de Jinchuuriki- eres el primero que escuché que no se volvió loco después de llegar a
la primera cola".
              "¿Pero pensé que la chica Kaguya era la única?" Preguntó Naruto mientras él y
Yagura se movían hacia la posada más cercana, aunque parecía que Yagura casi los estaba
guiando allí. Yagura negó con la cabeza.
              "No, hubo otros. Sus propios hijos, por ejemplo. Aunque no se basaron en los
Yokai de Rokubi, eran propensos a ataques de locura. Todo el clan se convirtió en
guerreros y atacaron a Kiri alrededor de un año. antes de asumir el cargo. Las pérdidas
hicieron que Sandaime se diera cuenta de que ya no podía tener el título de Mizukage
". Yagura explicó. "Y el primer Sanbi Jinchuuriki pasó a crear el clan Yuki, que se conoció
como maldito debido al poder detrás de su Liberación de Hielo-"
              "¿Liberación de hielo?" Naruto temía la respuesta. "¿Podrían crear espejos de hielo
y moverse a través de ellos?"
              "Sí. ¿Cómo lo sabes?" Yagura se sorprendió por la pregunta. Sabía que todo el
clan Yuki había muerto en los primeros días de Bloodline Hunts. Naruto se dio la vuelta,
sin saber si debía continuar.
              "Conocí a un niño de mi edad que podía hacer esas cosas". Naruto
murmuró. "Viajó con este chico, Zabuza,"
              "¿Momochi Zabuza de los Siete Espadachines?" Yagura estalló. "¿Dónde los
viste? ¿Qué estaban haciendo?"
              "Murieron." Naruto respondió, sus ojos cubiertos por su pelo desgreñado. "Mi
Jonin-Sensei mató ... al niño, y Zabuza murió a causa de sus heridas". No estaba seguro de
si debería usar el nombre de Haku, si era parte de un clan que estaba etiquetado como
maldito.
              "Mm." Yagura gruñó, su rostro anodino. "Una lástima. Zabuza fue uno de los más
grandes en haber empuñado el Kubikiribocho. Me hubiera gustado encontrarlo, tal vez
incluso conseguir que se uniera a mí".
              Naruto se quedó en silencio mientras entraban a la posada. Alzando a Han contra
sí mismo, Naruto le pidió a Yagura que les consiguiera una habitación, incluso sacando
algunos ryo -de alguna manera habían sobrevivido al amerizaje seco- de su bolsillo.
              "Me gustaría una habitación para mí, mi sobrino y nuestro amigo. Ha tenido
demasiado sake, ya ves". Yagura actuó todo avergonzado, frotándose la parte posterior de
la cabeza similar al acto habitual de Naruto.
              "Me temo que la única habitación libre que tenemos es contigua a una habitación
ocupada". el recepcionista, dijo una chica ratonil de tamaño medio. "Esa explosión anterior
acabó con algunas de las casas junto al mar, por lo que estamos llenos de lugareños que
necesitan un lugar para quedarse".
              "Está bien, lo tomaremos". Yagura la despidió, intercambiando el ryo por la llave
de la habitación, lo que los llevó al segundo piso y una habitación 216.
              "Entonces, ¿te quedarás a pasar la noche o te irás?" Preguntó Naruto, recibiendo
una mirada extraña de Yagura.
              "Es la oscuridad de la noche, muchacho, y ciertamente no tengo la intención de
viajar cuando no estoy en mi mejor momento". Yagura dijo lacónicamente, metiendo la
llave en la cerradura y abriendo la puerta.
              "Correcto." Naruto respondió distraídamente, escuchando a la gente que alquilaba
el… espera, ¿era esa la voz de Gaara? "..¿El infierno?"
              "¿Qué pasa, Naruto?" Yagura continuó moviéndose, dejando a Han en la cama
mientras Naruto estaba paralizado en la puerta del apartamento contiguo. De repente,
Naruto estaba en la puerta, agarrando la manija y abriéndola para encontrar ...
              un rostro lleno de hombre larguirucho, Utakata, si Naruto recordaba
correctamente.
              "¿Que demonios?" Dijo Utakata, levantándose de Naruto y mirando al adolescente,
pareciendo no haber notado a los otros ocupantes de la habitación. "¿No sabes tocar antes-"
              "Hola." La voz de Yagura detuvo a Utakata en frío. El hombre había palidecido
drásticamente, aunque no miró hacia la fuente de la voz. "¿Qué es lo que estaba diciendo
sobre tocar antes de entrar?"
* Capítulo 14 *: Coalesce
 
              Capítulo 14
              Juntarse
              Naruto miró al pálido hombre de pie junto a él, que se había congelado al escuchar
la voz de Yagura. Su puño todavía estaba varios centímetros por encima de la cara de
Naruto, que comenzó a levantarse del suelo. Deslizándose, Naruto sintió que la parte de
atrás de su camisa y chaqueta permanecían donde estaban, causándole una leve
incomodidad mientras se movía hacia un lado, lejos de debajo del alto hombre vestido con
kimono. Naruto se levantó y casi fue enviado al suelo de nuevo cuando Roshi se apresuró a
entrar en la habitación y al lado de su hermano.
              "Está bien, noqueado, pero bien". Naruto respondió mientras Roshi se giraba y
abría la boca. Cerrándola, se dio la vuelta y optó por simplemente quedarse al lado de su
hermano, notando la presencia de Yagura en la forma en que se sentó frente al ex
Mizukage. "Yagura también es buena." Naruto hizo un gesto con la mano hacia el objeto de
la conversación.
              "¿Bueno, Utakata?" Yagura cortó, y Utakata palideció un poco más al escuchar su
nombre. "¿Por qué tocamos antes de entrar?"
              "Porque," dijo Utakata, su voz sonaba seca y quebrada, y el hombre tragó saliva
visiblemente antes de continuar. "La gente de la otra habitación podría estar haciendo
negocios importantes".
              "¿Y ~?" Yagura pronunció una sola palabra, y Utakata se estremeció levemente en
respuesta antes de responder de mala gana.
              "Es de buenos modales". El tono avergonzado hizo que Naruto riera un poco antes
de que Yagura volviera su mirada implacable hacia el chico.
              "Lo mismo va para ti, Naruto." Yagura entonó, y Naruto sintió un escalofrío
deslizarse lentamente por su columna al escuchar el tono dirigido a él. "Es impropio entrar
a una habitación sin llamar. La única excepción es cuando estás en una misión. Entonces, y
solo entonces, puedes ignorar la etiqueta".
              "Sí señor." Naruto sintió que su boca respondía y solo pudo asentir con la cabeza.
              "Bien. Como estabas." Yagura dijo antes de girarse y moverse para presentarse a
Gaara y Fu, que todavía estaban en la otra habitación. Deteniéndose junto a Utakata, que
aún no había movido un músculo, agregó. "No te preocupes. No te culpo por tus acciones.
Si estuviera en tu posición, habría hecho lo mismo".
              Con eso dicho, fue y, ante la palabra de Gaara de que eran libres de venir como
quisieran, fue y se presentó formalmente al dúo, quien hizo lo mismo antes de dirigirse
hacia Naruto.
              "Es bueno ver que estás vivo y ileso". Dijo Gaara, deteniéndose ante Naruto, quien
miró hacia otro lado y lo rechazó.
              "No, nada me va a hacer daño. Después de todo, yo…" Se detuvo, las siguientes
palabras se alojaron dentro de su garganta. Esta era la parte que solía decir que iba a ser el
próximo Hokage. Pero, después de escuchar a Yagura contarle sobre los Hijos de
Jinchuuriki, combinado con el hecho de que todos parecían saber de inmediato quién era su
padre al mirarlo, lo hizo pensar.
              Le habían mentido acerca de sus padres toda su vida, y era muy diferente por eso,
por el pueblo por el que una vez había jurado morir. El mismo pueblo que no haría lo
mismo por él, se estaba dando cuenta lentamente.
              No sabía qué pensar de su padre, excepto que lo que había escuchado y conocido
significaba que el hombre al que siempre había admirado lo había convertido a propósito en
un Jinchuuriki, robándole la oportunidad de una vida normal- o al menos, tan normal como
se volvería como hijo de un Jinchuuriki. Naruto siempre se había enorgullecido de lo
optimista que era, pero no se sabía nada sobre la situación que pudiera encontrar o darle un
giro positivo.
              Su padre había sabido, cuando Yagura le había dado la información necesaria, que
Naruto iba a ser propenso a la locura, entonces eso significaba que había algo contenido
dentro del sello para disminuir la posibilidad de que sucediera (ya que no había forma de
que eso sucediera). se le hizo algo para detener la locura por completo, dado cómo había
estado después de su pelea con Sasuke).
              Pero eso podría resolverse más tarde, Yagura había estado bajo la tutela de un
maestro de sellos Uzumaki, y podría comprobarlo más tarde.
              Lo cual dejaba el tema en cuestión: su padre lo había convertido en un arma para
servir a Konoha, así que ¿por qué debería esforzarse por convertirse en Hokage?
              Naruto no pudo responder esa pregunta como lo hubiera hecho meses atrás.
              De repente, Fu sacó de su ensueño y le tiró del brazo, preguntándose si estaba
herido.
              "Estoy bien." Su abrupta respuesta conmocionó a la chica y la hizo retroceder,
aunque se había torcido para que volviera a ponerse de pie. "Iba a decir que estoy bien.
Entonces, Gaara, ¿cómo les fue?"
              Fu resopló y se acercó a Utakata, mirando su forma inmóvil durante varios
segundos en contemplación antes de empujarlo hacia abajo, lo que pudo contrarrestar con
un barrido de piernas que Fu saltó antes de impresionar a Yagura, que estaba en el otro
lado. habitación viéndolos interactuar. Los ojos de Utakata la siguieron durante unos
segundos antes de que se volviera y mirara a Naruto, claramente impresionado.
              "Los cazadores-ninjas fueron tratados rápidamente, y lo peor fue el Sanbi". Gaara
miró a Yagura con lo que parecían ser celos antes de regresar a la conversación. "El ferry
fue destruido por la explosión. Recogimos a los heridos en una plataforma de mi arena
antes de dirigirnos hacia el puerto y ... persuadir a Utakata para que nos ayudara a
localizarlo". Gaara parecía que se estaba ocultando algo, pero Naruto pensó que si Gaara
tenía algo más que contar, lo haría con el tiempo. Naruto asintió en silencio, indicando que
la conversación había llegado a su fin antes de volverse para mirar a Roshi, que todavía
estaba al lado de Han, velando resueltamente por la rápida recuperación de su hermano.
              Naruto sintió por el chico, incluso si no sabía lo que se sentía tener que
preocuparse por su propio hermano de carne y hueso, el dolor de ver a Sasuke 'morir'
durante la misión a Wave le dio una idea de cómo mucho dolía casi perder a un ser querido,
más considerando que él personalmente sabía quién era su oponente. Naruto imaginó que
Roshi querría regresar a Iwa una vez que Han fuera lo suficientemente bueno para viajar, y
no culparía al chico.
              Él haría lo mismo, si tuviera la oportunidad.
              "No eres lo que esperaba." la voz inesperada hizo que Naruto girara en estado de
shock, casi tirándolo al suelo una vez más.
              "¿Qué ...?" Naruto estaba un poco aturdido por el movimiento repentino
combinado con la alteración del equilibrio, algo contra lo que debería haber estado mejor
entrenado. Utakata simplemente se quedó allí impasible, mirando a Naruto y juzgando en
silencio al adolescente.
              "Dije, no eres lo que esperaba." Utakata repitió, su mirada casi glacial. "Por lo que
decían tus amigos, esperaba el ejemplo perfecto de un líder, no esto". Hizo un gesto hacia
Naruto, que vestía su chaqueta naranja ahora arrugada sobre una camiseta negra rasgada y
pantalones verde bosque, suspiró, sus hombros cayeron. El cabello del adolescente también
estaba enmarañado por el agua, lo que lo hacía extraño, ya que cubría sus ojos por
completo, dado su puntiagudo natural. Había tenido un día largo y no quería lidiar con
gente zalamera que se burlaba de él.
              "Esto viene del tipo que planeaba enfrentarse al Mizukage y ganar". Replicó
él. "Ve a disculparte con Yagura y busca un lugar cómodo en el suelo para dormir.
Hablamos de esto por la mañana".
              "Oye, no estás-" Utakata comenzó a regañar a Naruto antes de que lo enviaran a
sus rodillas cuando Killer Intent dirigido agudamente fue enviado hacia él.
              "Dije," Naruto se volvió hacia Utakata, cuya sangre se congeló cuando vio la
mirada que el chico le estaba enviando. "Hablaremos de esto en la mañana".
              Todos habían dejado de hacer lo que estaban haciendo cuando sintieron los más
mínimos indicios de Killer Intent, y observaron cómo Utakata asentía en silencio antes de
que Naruto asintiera con la cabeza, se girara y continuara su camino, dejándose caer en la
esquina de uno de los futones. El Killer Intent desapareció poco antes de que se escucharan
suaves ronquidos provenientes del rubio.
              "Whoa". La declaración de Fu reflejó los pensamientos de todos en la
habitación. Utakata se desplomó en el suelo, permaneciendo en un montón antes de gatear
para sacar los futones adicionales en el armario cercano. Preparando uno, se metió en él
antes de que él también pudiera escuchar la respiración suave y profunda del sueño. Todo el
mundo instaló futones antes de irse a dormir.
              Había sido un día largo, y el día de mañana iba a ser difícil, sin importar lo que
sucediera.
              Tumbado en su futón, Yagura podía escuchar la suave respiración de las formas
dormidas a su alrededor, pero apenas se dio cuenta de eso. Su mente ya había tenido una
cosa en mente: Uzumaki Naruto. El enfoque repentino y abrupto de Killer Intent a ese nivel
era casi inaudito, siendo solo el material de los cuentos sobre Kage del pasado o Shinobi
hábil antes de la época de Hidden Villages. Killer Intent era una sustancia demasiado
salvaje para que cualquier Shinobi, excepto los más hábiles, la usara con gran efecto.
              Lo que hizo que las acciones de Naruto fueran bastante impresionantes, aunque
aterradoras. El adolescente no parecía ser del tipo que alguna vez haya usado realmente
Killer Intent y, sin embargo, no era del todo extraño: los menos propensos a usar Killer
Intent eran mejores para enfocarlo en un solo individuo que aquellos que podían y lo
usarían. regularmente. Yagura mentiría si dijera que no estaba intrigado por lo que había
hecho el chico; después de todo, se necesitaba una cantidad inconcebible de habilidad para
unir a Jinchuuriki de diferentes lealtades.
              Aunque parece que ya no tienen  ninguna lealtad, hacia nadie ... excepto Naruto.
              No sorprendería a Yagura en lo más mínimo si Utakata eligiera ir con el grupo de
Naruto, ya sea para asegurarse de que no tendría que enfrentarse al adolescente rubio en la
batalla o por el extraño carisma que hacía que cualquiera que conociera quisiera unirse a su
lado.
              Por supuesto, dada la naturaleza rebelde de Utakata, Yagura apostó que sería la
última opción.
              Quizás ... pensó Yagura, un plan formándose en su mente. Sí, eso funcionaría
bastante bien ...
             
             
              La mañana se acercó rápidamente, y ninguno de ellos estaba muy feliz por eso, con
la excepción de uno.
              "¿Qué diablos ..." Han estaba confundido. Lo último que recordaba era preparar
una Biju Ball, una pequeña, aunque eso no la hacía menos destructiva, para usarla contra el
Mizukage, que parecía haber desatado su Biju a costa de su vida para derrotar a su
oponentes. El Sanbi había estado preparando su propia Biju Ball cuando hubo un pulso en
el aire, haciendo que la propia Biju Ball de Han explotara temprano e
ineficazmente. Después de eso, nada.
              "¡Estas despierto!" La voz marchita de su hermano mayor desvió sus ojos del
techo gris y hacia su izquierda, donde Roshi se estaba levantando de un futón separado para
ver cómo estaba Han. Internamente poniendo los ojos en blanco ante lo parecido a una
madre-gallina que su hermano podía ser a veces, Han rechazó los intentos de su hermano de
asegurarse de que no hubiera heridas en el hombre vestido con armadura, que simplemente
se sentó y trató de tomar nota de todo lo que lo rodeaba. .
              "Estoy bien." Han detuvo el balbuceo de Roshi sobre sus preocupaciones y
simplemente miró al otro hombre a los ojos mientras los demás ocupantes de la habitación
comenzaban a moverse. "¿Qué pasó mientras estaba fuera?"
              "¡Oh, estás despierto!" La voz de Naruto llegó desde el otro extremo de la
habitación, y él estaba parado en la puerta conectando con lo que parecía ser una habitación
idéntica a la que estaba Han. A su alrededor, todos comenzaron sus propios rituales
matutinos: Gaara se estaba yendo de el estado meditativo para entablar conversación con
Fu, quien estaba realizando sus estiramientos matutinos habituales, algo que ella llamaba
Yoga y solía coquetear casi descaradamente con Naruto; A un lado, otras dos personas, una
de las cuales Han reconoció claramente, estaban realizando sus propios rituales matutinos,
revisando y realizando el mantenimiento básico de su equipo. Al seguir la mirada de Han,
Naruto respondió rápidamente. "Estos tipos son Utakata y Yagura, son buenos".
              Han simplemente asintió, aturdido al ver al Mizukage, que había levantado la vista
al escuchar su nombre, ponerse de pie y acercarse a él.
              "Pido disculpas por mis acciones anteriores". Yagura hizo una reverencia y Han
estaba empezando a tener la sensación de que todavía estaba soñando. "No estaba en el
estado de ánimo correcto, lo que me hizo tomar decisiones que normalmente no tomaría.
Espero que puedas ver en ti el perdón".
              "Yo ..." Han se quedó sin palabras, y su voz aturdida lo mostró, haciendo que
Yagura se pusiera de pie cuando Naruto se acercó a ellos, ignorando cuidadosamente los
sugerentes movimientos de la chica de cabello verde azulado mientras lo hacía.
              "Esta bien." Naruto respondió por él. "Creo que estás perdonado Yagura."
              "Quizás." Los tonos recortados de Yagura no dejaron nada a la imaginación
mientras regresaba para terminar de atender su bastón de gancho.
              "¿Qué ..." Han no era normalmente un hombre que pudiera quedar estupefacto
fácilmente, pero lo que acababa de ver no podía  ser real. Naruto solo se rió y agitó su mano
en el aire, sonriendo todo el tiempo.
              "Solo acéptalo, Han. Después de todo, los dos todavía estaríamos en el mar si no
fuera porque él viene a ayudar." Naruto pareció vibrar mientras continuaba. "¡Además, se
ofreció a dejarme ir a entrenar con él!"
              Han frunció el ceño. Era raro que un Kage simplemente se ofreciera a entrenar a
un shinobi proveniente de una Aldea Oculta diferente sin razón. Estaba a punto de decir
algo cuando fue Fu , de entre todas las personas, quien expresó los pensamientos de todos
en la sala.
              "¿Qué pasa con nosotros?"
              ... Está bien, no todos los pensamientos. Pero lo suficientemente cerca.
              "Eres libre de venir conmigo". Yagura intervino, habiendo terminado de
asegurarse de que su bastón de gancho estuviera en la mejor forma antes de sellarlo en un
pergamino que pronto se escondió entre los pliegues de su bufanda. "Tengo bastante
curiosidad por saber cuánto control tienen cada uno de ustedes sobre su Biju. Y si tú,
Naruto, me permites," Aquí, fue el turno del rubio de fruncir el ceño. "Me gustaría echarle
un vistazo a tu sello. Tal vez pueda ayudarte con tu problema."
              Eso despertó el interés de todos en la sala, y Han pudo ver que incluso Utakata,
que había tratado de no involucrarse, estaba mirando la conversación.
              "¿Hay algún problema, gaki?" Roshi preguntó, y Naruto pareció un poco
incómodo antes de ceder.
              "Ya sabes quiénes son mis padres". Dijo Naruto, confirmando las sospechas de
Han sobre quién era el padre del adolescente, aunque Utakata y Fu parecían casi perdidos
en lo que estaba hablando antes de que Gaara lo resumiera para que todos estuvieran en la
misma página.
              "El Yondaime Hokage y el anterior Jinchuuriki de Kyuubi". Dijo Gaara, luciendo
extrañamente interesado, algo que Han pensó que era una cualidad admirable en la joven
pelirroja. El conocimiento era poder y con él se ganó la mitad de la batalla. "También
conocido como Namikaze Minato y Uzumaki Kushina".
              "Bueno, resulta que cómo actué después de lograr la forma de una cola por primera
vez-"
              "Imposible." Utakata interrumpió. "No puedes ser así si ya lo has hecho. Ninguno
de los otros mostró ningún signo de recuperación".
              "¿Otros?" Aquí, Yagura decidió responder la pregunta.
              "Cuando un Jinchuuriki tiene un hijo, la descendencia tiene una conexión especial
con el Biju contenido dentro de su padre, lo que les permite recurrir al Yokai como si
fueran los Jinchuuriki, aunque ejerce una gran presión sobre el padre, que tiene que lidiar
con lo que básicamente equivale a su Biju prácticamente rompiendo el sello. Sin embargo,
se desconoce qué tan profunda es esa conexión. Ninguno de los niños, después de usar
suficiente Yokai para la forma de una cola, fue capaz de hablar con los demás. " Yagura
hizo una pausa para tomar un respiro antes de continuar. "Se volvieron locos, matando a
todos y cada uno de sus ojos. Al final, el Biju tuvo que ser retirado y colocado en un nuevo
contenedor".
              "Eso no tiene sentido." Intervino Gaara. "El pergamino que le dieron a Naruto
decía que la esposa del Shodai Hokage era una Jinchuuriki y, sin embargo, tuvo hijos y
nietos, uno de los cuales ahora es el Godaime Hokage".
              "No sé qué decir al respecto". Yagura respondió, volviéndose hacia la
habitación. "Solo podemos asumir que fue la presencia del Shodai Hokage durante esos
embarazos lo que impidió que esos Niños lograran la conexión con Kyuubi. Él era capaz
de controlar al Biju con su Descarga de Madera, por lo que su chakra puede haber tenido el
mismo efecto con su familia. , debido a que la familia tiene firmas de chakra similares.
              "Volviendo al punto, Los Niños, como se les conoció, fundaron algunos de los
clanes prominentes que manejaban Kekkei Genkai en la Tierra del Agua. Los que no
sucumbieron a la locura en esos clanes fueron pocos y lejanos entre, sin embargo, ya
menudo fueron asesinados por su propia familia ". Volviéndose hacia Utakata,
continuó. "Fue por esta razón que Sandaime, tu abuelo, ordenó la destrucción de todos con
un Kekkei Genkai nacido del Hijo de un Jinchuuriki. La muerte de los clanes menores fue
solo porque yo estaba siendo controlado en ese momento".
              "Sí, ¿quién era ese tipo del que hablabas?" Naruto agregó sus dos centavos a la
conversación. "Uchiha algo. ¿Mandara?"
              "¿Uchiha Madara?" Roshi se quedó boquiabierto y Han estuvo de acuerdo. Las
historias que les habían contado de Madara y sus legendarias ilusiones eran francamente
pesadillas. Había leyendas de que Madara podía controlar ejércitos enteros como si fueran
sus títeres, haciéndolos matarse alegremente como si estuvieran matando al Shinobi
oponente. El hecho de que lo hubieran matado era algo que todos los Iwa-
nin aún  celebraban hasta el día de hoy. Escuchar que todavía estaba vivo, nada menos que
cada Pueblo Escondido trabajando juntos sería suficiente para asegurar que Madara
permanecería muerta.
              "¿Quién es él?" Fu intervino, luciendo confundido por el giro en la
conversación. Antes de que Yagura pudiera responder, Roshi comenzó a hablar.
              "Uchiha Madara es uno de los Shinobi más fuertes que jamás haya existido, y la
segunda persona que ha podido controlar al Biju, algo que ningún Jinchuuriki ha podido
hacer". Roshi dejó de hablar y se tomó un momento para recuperar la compostura, lo que le
permitió a Yagura tomar el control de la conversación una vez más.
              "Eso no es exactamente cierto." Toda la sala se volvió para mirar al ex
Kage. "Encontré una manera para que un Jinchuuriki tenga un control total sobre su Biju".
              "¿Cómo?" La voz de Gaara era aguda, aunque la súplica fue muy clara para
todos. "¿Cómo sabes que funcionará?"
              "Porque lo probé yo mismo". Yagura respondió.
              "Entonces necesitas enseñarnos." La voz fue del todo inesperada y todos miraron a
Naruto en estado de shock. "Si Madara está vivo y es capaz de controlar el infierno Biju, si
es capaz de controlarnos, entonces ¿por qué estamos parados sin hacer nada? Si hay una
manera de que usemos nuestro Biju al máximo, vamos a necesito."
              "¿Nosotros?" Utakata resopló. "No voy a ir contigo, así que no me cuentes".
              "¿Habrías vivido si no hubiera estado allí anoche para desviar la atención de
Deidara?" Roshi dijo, ganando la atención de Naruto y Han, quienes estaban igualmente
confundidos. Deidara era un ninja perdido, ¿qué querría con un ninja nuevo de Kiri?
              "¿Quién es Deidara?" Preguntó Naruto.
              "Deidara es un loco ninja perdido de Iwa. Robó un Kinjutsu raro antes de
irse." Roshi respondió. "Le dio estas bocas en las palmas que puede usar para crear arcilla
explosiva".
              "Eso no suena tan mal." La cara de Naruto se torció en una en la que no entendió
el punto.
              "Dado que una de sus creaciones de arcilla más fuertes iluminó el cielo por lo que
debe haber sido millas a la redonda, es peligroso". Roshi respondió, y el rostro de Naruto
pareció iluminarse con comprensión.
              "¡Así que eso es  lo que era esa luz!" Parecía murmurar para sí mismo, y Yagura
también tenía la misma mirada en su rostro.
              "De todos modos, puede hacer que esas creaciones sean del tamaño que
necesite". Roshi continuó. "Las explosiones fueron masivas. Dime, Utakata, ¿hubieras
vivido si no hubieras tenido a nadie allí para distraer a Deidara?"
              Utakata, por su parte, soltó un bufido y asintió en silencio.
              "Entonces ven con nosotros." Roshi terminó. Utakata parecía que no estaba seguro
de con qué iría.
              "¿Tienes mejores ideas?" Preguntó Naruto al hombre, quien negó con la cabeza,
con una sonrisa maliciosa en su rostro mientras se acercaba para sellar el trato con el
adolescente rubio.
              " Ahora eres el chico que estaba esperando".
              Empacar había sido agitado para el grupo, ya que habían tenido que detener varias
peleas sobre el uso del baño y un caso de "intento de abuso sexual" que involucraba a
Naruto y Fu. Al final, sin embargo, todos estaban empacados y listos para partir, excepto
Yagura, que había necesitado un cambio de atuendo junto con algo más. Cuando salió de la
otra habitación, el grupo estaba asombrado por lo mucho que había cambiado simplemente
cambiando la ropa que vestía.
              La bufanda fue reemplazada por una de color obsidiana, y Yagura ahora vestía una
camisa holgada de manga larga en un marrón tierra similar a la ropa de Naruto. Ya no
usaba los pantalones grises, en su lugar optó por un rojo oscuro, tan oscuro que era casi de
color negro. Lo único que había conservado de su antiguo atuendo eran sus sandalias, que
encajaban perfectamente con el resto de su atuendo.
              Y luego estaba su rostro.
              Aproximadamente a la mitad del cambio, había llamado a Utakata a la habitación
con él para hacer algo, lo que hizo que todos adivinaran qué era, aunque lo único en lo que
habían acordado era que involucraba algo que Yagura no podía ponerse a sí mismo. , como
Gaara y su calabaza. Pero ahora, cuando pudieron ver claramente de qué se trataba, se
sorprendieron.
              Donde una vez hubo una cicatriz que iba desde su ojo derecho hasta su barbilla, no
quedó nada. La piel suave los saludó donde solo unos momentos antes había una cicatriz
que no sanaba, con marcas que sugerían el método utilizado para mantener la herida
cerrada.
              "Whoa". El comentario de Fu hizo eco de lo único que podía formarse en las
mentes de los demás.
              "¿Te gusta?" Se dio un vistazo antes de mirar a los demás con una sonrisa y un
brillo juguetón en sus ojos que recordaba a un Sabio Sapo. "No estaba seguro de si debería
haber ido con el silenciador, pero creo que funciona".
              El resto del grupo solo pudo mirar en estado de shock al ex Mizukage,
momentáneamente privado de la capacidad de formar pensamientos coherentes.
              "Tu cicatriz se ha ido." Gaara, sin embargo, no era como los demás, y había
superado su conmoción bastante rápido y había dicho lo que estaba en la mente de todos.
              "Si." Yagura parecía un poco incómodo con el tema. "Fue un recordatorio del
control que ese bastardo tenía sobre mí, y prefiero no  mantenerlo".
              Su respuesta sacó a todos de su estupor, y Naruto fue al grano.
              "Entonces dijiste que había una manera de que pudiéramos controlar nuestro
Biju." Ante el asentimiento de Yagura, continuó. "¿Dónde vamos a aprenderlo?"
              Yagura dio una sonrisa espeluznante, desconcertando a todos los que la miraban,
antes de responder.
              "Mi campo de entrenamiento personal".
* Capítulo 15 *: Ser un Jinchuuriki
 
              Capítulo 15
              Ser un jinchuuriki
              El cielo se llenó de nubes, oscureciendo el día de modo que todo parecía casi ...
polvoriento. La luz del sol era escasa, ya que las nubes no estaban dispuestas a dispersarse
por los vientos. Yagura, de pie al timón del barco que había ... adquirido de un marinero
anciano por un precio razonable. Cuando lo hizo, Yagura fue obsequiado con el rumor que
estaba destinado a extenderse por las Naciones Elementales: la muerte del Yondaime
Mizukage y la liberación del Sanbi no Kyodaigame, la Tortuga Gigante de Tres Colas.
              Decir que Yagura estaba sorprendida no era del todo correcto. Honestamente,
estaba casi divertido de que un simple cambio de ropa y la eliminación de esa cicatriz
maldita lo hicieran completamente irreconocible, aunque había sido su intención cuando lo
hizo, no había esperado que su supuesta 'muerte' lo hiciera tan irreconocible. que podía
caminar en público, usando su nombre real, y no ser reconocido.
              Mirando hacia la cubierta, donde se podía encontrar a Naruto y Utakata
'conversando' entre sí, si se pudiera llamar así, Yagura extendió su sentido del chakra para
localizar a los demás. Han estaba abajo, aunque se había distanciado de Fu y Gaara, quienes
parecían estar teniendo otra de sus conversaciones. Roshi estaba ...
              "No confío en ti." ¡Ah! Si. Roshi acababa de entrar en la timonera.
              "No espero que lo hagas, todavía." Yagura respondió, y distraídamente se encogió
de hombros ante la mirada penetrante que le estaba dando el hombre mayor. "Aunque su
desconfianza no explica por qué usted y su hermano están con nosotros en este viaje".
              "Lo más probable es que Han y yo hemos sido declarados desaparecidos o muertos
a estas alturas. Regresar no haría ningún bien a nadie". Roshi respondió
lacónicamente. "Aunque eso no significa que haremos lo que quieras".
              "No soy el hombre que crees que soy". Yagura fue directo al grano.
              "Eso ... no es lo que quise decir." Roshi sonaba vacilante, y Yagura decidió revelar
la verdad del asunto; nunca había sido de los que ocultaban información a un aliado o
mentían a quienes consideraba sus iguales.
              "Independientemente, es por eso que estás aquí, ¿no?" Aunque lo había formulado
como una pregunta, Yagura pretendía que fuera una declaración. Nunca haría ningún
progreso con Roshi si los dos seguían saliendo del tema.
              "Simplemente no creo que Madara esté viva después de todo este tiempo." Dijo
Roshi. "Pero ... si nos fueran a mentir, habría sido más creíble habernos dicho algo más
simple".
              "No les mentí a ninguno de ustedes." Yagura respondió, sin apartar la cabeza del
mar que tenía delante.
              "Eres un Kage." Roshi declaró, se movió para pararse junto a Yagura. "Mentir es
algo natural para ti, después de todo, es lo que los políticos hacen mejor".
              La voz de Roshi se había vuelto amarga al final de esa última declaración, pero
Yagura encontró que la razón detrás de eso era un poco relevante para la conversación.
              "Tu suegro es el Sandaime Tsuchikage, ¿correcto?" Yagura se acercó, viendo si
Roshi mordía el anzuelo.
              "¿Lo que de ella?"
              "Y tu abuelo era Muu, el Nidaime Tsuchikage".
              "Murió mucho antes de que yo naciera". Roshi rechazó la pregunta. "¿Cual es tu
punto?"
              "Mi punto es que encuentras desprecio por el título de Kage." Dijo Yagura. "Lo
más probable es que se deba a los rumores de que eras un favorito para Yondaime
Tsuchikage."
              "Nunca quise el trabajo". Roshi respondió. "Y yo no soy de los que lideran".
              "Aún así," concedió Yagura. "Dirige a estos niños bastante bien".
              "Acabo de elegir un destino, nunca los guíe realmente". Dijo Roshi. "Si alguien es
el líder es el gaki o Gaara."
              Esa declaración captó el interés de Yagura.
              "¿Por qué dices eso?"
              "Han, por completo que sea, es demasiado emocional como para dejarlo de lado
cuando llega el momento. Y siempre se mantiene fuera de los grupos cuando puede, no le
gustan. Prefiere estar solo". Roshi explicó. "Fu, bueno, ella es un poco ... extraña , para el
papel de líder. Es más probable que te deje morir que te ayude".
              "¿Y qué hay de Naruto y Gaara?" Yagura tenía que decir que la lógica de Roshi
parecía bastante sólida, dado lo poco que sabía del grupo desde que conoció a cada uno de
ellos.
              "Si los dos trabajaran juntos, serían grandes líderes". Roshi respondió. "Gaara
tiene la sensatez y la inteligencia para liderar, pero no la personalidad, que es donde entra
Naruto".
              "Eso es verdad." Dijo Yagura. Él mismo fue una víctima de la personalidad
extrovertida y, francamente, cautivadora del rubio. "Se presenta a sí mismo de una manera
que te hace querer estar del lado de él".
              "Exactamente." Roshi estuvo de acuerdo, y Yagura se preguntó si el hombre
confiaba un poco más en él que antes.
              "¿Y qué piensa usted de mí?" Yagura cuestionó. Si bien parecía demasiado pronto
para hacer una pregunta como esa, en realidad era el mejor momento para hacer tal cosa.
              "Eres un misterio". Roshi hizo una mueca, haciendo que Yagura mirara al hombre
con sorpresa. "Y en el mundo ninja, misterios como el tuyo hacen que maten a los buenos
Shinobi".
              "Me disculpo por salir así". Yagura respondió, desviando los ojos de Roshi. "Pensé
que mis intenciones eran bastante claras, pero parece que estaba equivocado".
              "Ahí le has dado." Roshi gruñó, haciendo que Yagura frunciera levemente el ceño.
              "Sólo sé que realmente quiero ayudarte". Yagura dijo, volviendo a la tarea de
dirigir la nave. "Lo único que quiero de esto es tener la oportunidad de echar un vistazo al
sello de Naruto. Él es el único de los Niños que no se ha vuelto loco. También me gustaría
confirmar personalmente que es capaz de lograr una forma de una cola. sin volverse loco ".
              "Si eso es todo lo que querías, entonces puedo decirte yo mismo que el
gaki puede usar una capa de una cola. De hecho, él y yo pudimos tener una pequeña charla
antes de que se desvaneciera y él fuera noqueado". Roshi explicó.
              "¿Qué lo noqueó?" Yagura mentiría si dijera que no siente mucha curiosidad por
escuchar esa historia.
              "La pérdida del manto". Roshi respondió, y Yagura realmente frunció el ceño:
Jinchuuriki generalmente no perdía el conocimiento por la dispersión de la capa Yokai a
menos que estuvieran extremadamente agotados por la pelea. Roshi pareció notar la mirada
preocupada. "¿Algo mal?"
              "Posiblemente, aunque tendré que mirar el sello de Naruto para estar
seguro." Yagura fijó su mirada en el mar, ocasionalmente mirando la brújula para
asegurarse de que se dirigía en el camino correcto. Roshi pareció estar satisfecho, aunque
un poco preocupado por la respuesta de Yagura. Detrás de él, el sonido de la puerta
cerrándose señaló la partida de Roshi.
              ¿Qué tipo de sello le hace eso a un Jinchuuriki?
             
             
              En la cubierta, Naruto estaba en una discusión con Utakata. Ninguno pareció notar
el ligero frío en el aire, ni el cielo oscureciendo.
              "Solo digo," respondió Naruto. "Si curar a la gente es todo lo que puedes hacer,
entonces no veo por qué eres tan fuerte como dices".
              Utakata se estaba acercando al borde. Se había involucrado en esta discusión a
través de la curiosidad de Naruto sobre lo que podía hacer, y luego procedió a interrumpirlo
por sus habilidades curativas.
              "Curar a otros no es lo único que puedo hacer". Utakata replicó. "También soy
increíblemente rápido. Mi alumno más prometedor-" Utakata se interrumpió antes de que
pudiera continuar. Por mucho que hubiera seguido adelante desde la muerte de Haku,
todavía no se sentía listo para hablar de él.
              Por supuesto, no había contado con la persistente molestia de un Naruto Uzumaki.
              "¿Tu estudiante más prometedor?" Naruto parecía intrigado, como si le acabaran
de dar un problema que resolver.
              "No quiero hablar de eso". El despido de Utakata parecía haber pasado por encima
de la cabeza de Naruto, mientras seguía preguntando por el alumno de Utakata.
              "¡Oh vamos!" Naruto gimió un tiempo después, mientras Utakata comía
tranquilamente su comida, hecha por Han, quien aparentemente era bastante hábil en las
artes culinarias.
              "No." Utakata tomó otro bocado de su yakisoba, saboreando los sabores dentro de
los fideos y fallando en ignorar el gemido suplicante de Naruto antes de tragar. "Multa."
              "¡SI!" Naruto, hace varios meses, habría saltado en el aire, pero no ahora. Ahora,
Naruto simplemente en voz alta, aunque no demasiado  fuerte, declaró su victoria antes de
esperar con poca paciencia a que Utakata contara su historia.
              "Entonces, sabes que yo era un cazador-ninja antes de desertar, ¿verdad?" Ante el
asentimiento de Naruto, Utakata continuó. "Bueno, la forma en que entrenamos a la gente
fue haciendo que los cazadores-ninjas experimentados hicieran que los nuevos reclutas los
siguieran durante unas semanas, para que supieran qué hacer. A veces, sin embargo, se
toma un aprendiz. Para mí, era este joven niño, que sería un poco mayor que tú en este
momento.
              "De todos modos, le enseñé a este chico todo lo que sabía: cómo viajar a altas
velocidades, a observar hasta el más mínimo detalle para que puedas explotarlos, lo que
sea, se lo enseñé". Utakata tomó una fuerte ingesta. Esto no iba a ser agradable. "Pero
luego, varios meses después del aprendizaje, Zabuza intentó quitarle la vida a Yagura y el
título de Mizukage con varios Shinobi de alto rango apoyándolo. Yo era nuevo en la
guardia de Yagura en ese momento, pero mi aprendiz todavía estaba conmigo. Murió en el
ataque, asesinado por lo que parecía haber sido un jutsu de Liberación de hielo ".
              "¿Liberación de hielo?" Naruto sonaba preocupado y las campanas de advertencia
empezaron a sonar en la cabeza de Utakata, pero estaba demasiado en su dolor para
superarlo. "¿Estás seguro?"
              "Si." Dijo Utakata, ganando una mirada lejana en sus ojos al recordar la sangre de
su aprendiz que se había convertido en hielo carmesí. Recordó cómo Haku había estado
completamente completo, dándole a Utakata una de sus sonrisas de buen corazón antes de
convertirse en pequeños fragmentos de hielo que se derritieron. "Fue asesinado por un
usuario de Ice Release".
              "¿Sabes cómo era el asesino?" El miedo de Naruto hizo que las campanas de
alarma se pusieran a toda marcha, y Utakata comenzó a darse cuenta de ellas.
              "¿No porque?" Utakata se niveló con Naruto, dándole al adolescente una mirada
dura que habría roto a los hombres menores. Naruto, sin embargo, se acobardó bajo la
mirada penetrante, llamando la atención de los demás en la mesa.
              "Bueno," Naruto se retorció bajo las miradas que estaba recibiendo del grupo, y
fue solo cuando Yagura intervino que Utakata obtuvo la respuesta que temía. "En mi
primera misión de Rango C, se convirtió en Rango A cuando Zabuza y este niño fueron
enviados a matar a nuestro cliente. Ambos murieron en la misión, pero el niño podía hacer
el jutsu de Liberación de Hielo y-" Naruto se detuvo cuando Killer La intención estalló
salvajemente en Utakata, que estaba lívido.
              "Y ..." dijo Utakata con los dientes apretados.
              "Al chico no le gustaba mucho matar". Dijo Naruto. "No le gustó y trató de
evitarlo siempre que fue posible".
              Un pozo oscuro comenzó a formarse en el estómago de Utakata.
              ¡No puede ser!
              "Su nombre era Haku."
              Toda la forma de Utakata cambió, e incluso Yagura hizo  una mueca ante la
respuesta.
              No...
              "¿Haku?" La voz de Utakata salió cansada, desmentiendo el peso emocional que
estaba cayendo sobre él. "Más o menos de tu tamaño, ojos marrones, cabello negro, ¿parece
una niña?"
              En el segundo en que Naruto dudó, Utakata obtuvo toda la respuesta que
necesitaba. Dejándose caer, Utakata enterró su rostro en los pliegues de sus brazos, dejando
salir las lágrimas que no había podido derramar por su alumno. A Hunter-nin no se le
permitía dejar que sus emociones se interpusieran en su camino. Las emociones nublaban el
juicio de un ninja y cada acción, algo que un ninja cazador no podía haber sucedido.
              "Lo siento."
              Las palabras, aunque esperadas, fueron demasiado para Utakata. Su dolor ya había
pasado, dejando solo la culpa y la ira a causa de ello.
              "No… no digas que lo sientes." Utakata habló con su voz quebrada, mirando a
Naruto con ojos inyectados en sangre. "No hiciste nada, nada , de lo que lamentar." La voz
de Utakata volvió a la normalidad, aunque el dolor fue reemplazado por ira. Ira consigo
mismo por no darse cuenta de cosas que nadie podría haber visto. Enojo con Zabuza por
llevarse a su amado alumno. Ira contra Sanbi por crear Ice Release y el clan Yuki.
              "Murió protegiendo a Zabuza". La voz de Naruto llegó a través de la mesa,
llegando a los oídos de todos. "Los dos se cuidaron el uno al otro, al final. Zabuza se volvió
loco de ira, incluso". Utakata miró hacia arriba al escuchar sobre los últimos momentos del
Demonio de la Niebla. Al escuchar que los dos habían muerto defendiéndose el uno al otro,
y que Zabuza había deseado ser más como Haku, para que los dos se reencontraran en la
otra vida.
              "Haku siempre tuvo una forma de sacar las emociones de una persona". Utakata se
rió entre dientes, que se convirtió en sollozos suaves cuando comenzó a darse cuenta del
significado más profundo detrás de las últimas palabras de Haku para él: "No te preocupes
por mí. Estaré bien". Haku sabía que había tenido que fingir su muerte y estaba tratando de
asegurarse de que Utakata estaría bien después. Utakata se puso de pie, saliendo de la
cocina y hacia su habitación, antes de sentir una mano en su brazo. Al volverse, vio a
Naruto parado allí con Yagura a unos metros detrás del chico.
              "Lo siento", comenzó Naruto. "Por tener que decirte eso. Yo solo ... pensé que
querrías algún tipo de cierre. No tenía idea de que eran la misma persona. Si ayuda, él me
enseñó mi nindo- a ser más fuerte para proteger a tus seres queridos. . Nunca faltar a mi
palabra ".
              Y por primera vez en años, Utakata sonrió. Una sonrisa real y verdadera.
              Espero que estés feliz donde sea que estés, Haku ...
             
             
              Desde ese día, el estado de ánimo que rodeaba a todos se volvió más
animado. Para llenar los extraños silencios durante las comidas, todos empezaron a
compartir historias de su época ninja. Gaara les contó la historia de su vida, lo que hizo que
Naruto lo abrazara de cuerpo entero, algo que la defensa de arena de Gaara usualmente
tomaba como una amenaza, pero no le hacía nada al rubio. Gaara le devolvió el abrazo de
mala gana, lo que hizo que todos decidieran unánimemente que Gaara no debería
abrazar. Siempre.
              Utakata compartió historias de cómo los cazadores-ninjas más experimentados
jugaban bromas a los novatos, como si se infiltraran en las casas que resultaron ocupar
algunas de las Kunoichi más poderosas de Kiri. Roshi y Han contaron historias de su
infancia, incluidas las trampas idiotas que habían colocado durante la Tercera Gran Guerra
Mundial Shinobi, incluidas las que enviaron a la víctima a un pozo lleno de aguas
residuales o miel, según el estado de ánimo de los Iwa-nin. . Fu habló de misiones pasadas
y se involucró en una conversación con el grupo, aprendiendo lentamente que era
importante para ella ayudarlos si alguno de ellos resultaba herido, para ayudar a cualquier
herido a obtener ayuda médica, ya sea de Utakata o de un ninja médico. Yagura habló de
sus hazañas con Kaito-Sensei, quien era un poco bromista, recordándole a Naruto las
bromas que solía hacer antes de graduarse.
              "... Y nadie se dio cuenta hasta que terminé que las caras habían sido
pintadas". Naruto terminó, haciendo que todos se rieran de sus payasadas. "Pero la parte
divertida es que lo hice todo a la mitad del día, a la vista de toda la aldea, mientras vestía mi
antiguo traje de ninja, un mono naranja brillante". El grupo se derrumbó de la risa, aunque
Fu solo se reía y Gaara permitió que una pequeña sonrisa adornara su rostro, el equivalente
del dúo a la risa abierta. De repente, la voz de Han, porque había reemplazado a Yagura en
el timón después de preparar la comida, resonó por todo el barco.
              "Nos estamos acercando a tierra".
              El grupo se retiró, moviéndose con la velocidad apropiada para los Shinobi, debían
despejar la mesa y moverse a la caseta del timón oa la cubierta. Compartieron algunas
palabras, observando con anticipación cómo la niebla de la mañana se disipaba, revelando
la isla hacia la que se dirigían.
              "Hemos llegado." La voz de Yagura vino de los parlantes, lo que indica que estaba
al timón una vez más. "Dada nuestra velocidad, deberíamos alcanzarlo en una hora".
              El resto del viaje se pasó en cubierta en la timonera, hablando sobre qué partes de
sus habilidades pretenden mejorar, además de aprender a controlar su Biju.
              La hora pasó rápido, dando paso a una isla baja que parecía tener más jungla que
prueba de habitación. Entrando en el puerto, la vista dio paso al muelle, una simple cosa de
madera que conducía tierra adentro. Parando contra el muelle, los suministros fueron
sellados en varios rollos para que cada uno de ellos los llevara, aligerando
considerablemente la carga.
              "Esta isla entera fue regalada a los Uzumaki que sellaron a Rokubi y Sanbi en su
primer Jinchuuriki. Contiene todos los secretos de sellado que quedan del clan, ya que el
resto fue destruido cuando Uzushio fue borrado del mapa". Yagura explicó. "También es
aquí donde fui entrenado en secreto. Nadie más sabe de su ubicación, excepto los que
fueron aquí en el pasado. Solo el Shodai Mizukage lo sabía, y se lo llevó a la tumba".
              "¿Pero cómo los contactaste cuando se necesitaba un nuevo Jinchuuriki?" Roshi
preguntó, mirando alrededor al exuberante verde del bosque, habiendo crecido hasta tal
punto en el fresco ambiente.
              "Los Uzumaki sabían cuándo los necesitaban solos". Yagura respondió,
guiándolos por el camino de tierra. "Nadie, excepto ellos, sabía cómo lo hacían. Ni siquiera
Kaito-Sensei me dijo cómo se hacía, ya que dijo que era el segundo secreto más
celosamente guardado del clan Uzumaki".
              Del bosque apareció un muro de piedra, tan claro y limpio como el día en que fue
construido. Era casi tan grande como la pared que rodeaba Konoha.
              "Bienvenidos ... al complejo del clan Uzumaki." Yagura se volvió y se inclinó con
una floritura.
              "¿Eso es todo?" Dijo Naruto con partes iguales de incredulidad y decepción. Había
esperado algo más del lugar donde vivía la gente de su clan. Yagura se puso de pie y miró
fijamente a Naruto con dureza, que el adolescente se encogió de hombros con un poco de
esfuerzo. "Lo siento. Solo ... esperaba un poco, no sé ..."
              "¿Algo un poco más elegante que una pared gigante?" Dijo Gaara, pareciendo
molesto él mismo.
              "Menospreciar este muro todo lo que quiera, es la encarnación viva de la  secreto
mejor guardado del clan Uzumaki." Dijo Yagura, extendiendo la mano y abriendo la puerta,
que se abrió como si los años de desuso nunca hubieran sucedido. Entra conmigo ".
              Dándose miradas, todas ellas inseguras, Naruto endureció su rostro y dio un paso
adelante.
              "¿Cuál es el punto de venir hasta aquí si no aprendemos a controlar nuestro
Biju?" Las palabras de Naruto golpearon al Jinchuuriki, quien miró al adolescente con
sorpresa antes de reflejar su expresión y moverse para unirse a Yagura dentro del recinto.
              Las puertas se cerraron y un brillo se elevó en el aire, enviando un pulso dentro de
las paredes que tenía a todos los Jinchuuriki nerviosos.
              "¿Qué fue eso?" Preguntó Roshi, a lo que Yagura sonrió en respuesta.
              "Ese es el sello más grande que creó el clan Uzumaki". Él respondió. "Es dentro de
estos muros que aprendí a aprovechar completamente el poder del Sanbi".
              "Es una barrera". Han dijo.
              "La barrera más poderosa de toda la creación". Yagura elaboró. "Capaz de evitar
que todos y cada uno de los Biju pasen, entren o salgan de él".
              "Explique." La escueta declaración de Gaara tenía asentimientos de acuerdo.
              "Ven conmigo y te lo explicaré en el camino". Yagura dijo, llevándolos al recinto,
que apenas notaron.
              Las casas eran pocas y distantes entre sí, y el lugar consistía más en patios que
edificios reales. Las casas en sí eran bastante elegantes, con pilares enteros rodeándolas,
talladas con diseños intrincados que, señaló Naruto conmocionado, eran sellos.
              "Las Naciones Elementales parecen tener la creencia de que el número de colas
indica cuán fuertes o débiles son los Biju, pero eso es completamente incorrecto". Yagura
explicó. "Las colas y las diferentes apariencias son para que podamos distinguir cada una
de ellas. En realidad, tienen la misma cantidad de poder, un poco más de una cola.
              "La idea errónea de que más colas equivalen a más poder se debe a que cuantas
más colas permitían al Biju causar más destrucción con cada golpe de la cola. El clan
Uzumaki, que tiene sus propias leyendas sobre cómo surgió el Biju, se dio cuenta de esto y
se puso a creando la barrera definitiva para proteger ciudades enteras de los Biju.
Decidieron probar esto creando la primera Aldea Oculta ".
              "Pero el Shodai Hokage no era un Uzumaki". Dijo Naruto, recordando que Konoha
fue la primera Aldea Oculta que se creó.
              "Oficialmente, Konoha fue la primera Aldea Oculta. Extraoficialmente, sin
embargo, la primera Aldea Oculta real fue Uzushio". Yagura elaboró. "Pero debido a que
eran tan pequeños en poder, no dejaron que otros supieran de su destreza para sellar y el
hecho de que habían tenido éxito en su búsqueda".
              "Así que fue su sellamiento lo que resultó ser su ruina, al final". Dijo Gaara, y
Yagura asintió.
              "Exactamente. En la Segunda Gran Guerra Mundial Shinobi, el conocimiento de
sellado de Uzushio se hizo conocido, y las otras Aldeas Ocultas trabajaron para destruirlo y
matar a todos los que estaban dentro". Se acercaron al centro del recinto, un gran claro con
marcas de sellos en el suelo. "Lo que la gente no sabe es que, a lo largo de las generaciones,
Uzumaki se había ido de Uzushio, lo que significa que el clan nunca podrá ser destruido
por completo.
              "Ahora, sobre la barrera, los Uzumaki se dieron cuenta de que para hacer algo tan
complejo se requería un espacio enorme para crearlo, con microsellos dentro del sello para
asegurarse de que hiciera todo lo que querían que hiciera". Yagura se detuvo en medio de
los adoquines y se volvió hacia el grupo. "Entonces, la única forma en que realmente
podrían hacer esto, es convirtiendo a toda la ciudad en el sello".
              "¿Qué?" Naruto no podía creer lo que estaba escuchando.
              "Mire hacia abajo. Observe que todo el interior del complejo es de granito o
adoquín. La forma en que parece haber sido distribuido en patrones extraños es el sello en
sí". Los brazos de Yagura se extendieron y casi parecía orgulloso en todo el lugar. " Este  es
el mayor secreto del clan Uzumaki".
              "Pero ..." Naruto miró a su alrededor. "¿Cómo pudieron evitar que se rompiera
después de todo este tiempo?"
              "Sellos especiales de espacio / tiempo que aseguran que todo lo inorgánico dentro
de las paredes no se deteriore". Yagura terminó. "Haciéndolo el lugar perfecto para que
aprendas como yo, cómo aprovechar el poder de tu Biju.
              "Pero primero, quiero echar un vistazo a tu sello." La expresión de Yagura se
volvió seria.
              "¿Por qué?" Naruto parecía asustado.
              "Porque pareces incapaz de dibujar correctamente el chakra de tu Biju."
              Naruto se quedó allí, sintiéndose levemente violado mientras Yagura estudiaba
atentamente su sello. Si bien no tuvo problemas para mostrárselo a nadie, era solo la forma
en que Yagura lo miraba, como si fuera un misterio que necesitaba resolver, lo que lo
asustaba.
              "Eso es todo." Yagura murmuró, retrocediendo para tener una buena vista de todo
el sello.
              "¿Qué?" Naruto casi temía la respuesta.
              "Parece que, para mantenerte cuerdo, el Yondaime eligió sellar la mitad del
Kyuubi en el Shinigami. El par de sellos de los Cuatro Elementos que tienes no es el
problema - funcionan perfectamente y el método es uno de los sellos más fuertes que un
Jinchuuriki puede tener ". Yagura suspiró. "Pero ese es el problema. Tienes un sello
inmensamente fuerte que retiene a medio Biju".
              "Lo que significa ..." Roshi pronunció esa última palabra con la esperanza de que
Yagura lo explicara.
              "Significa ..." Yagura suspiró. "Que tenemos que acabar con el Sello Consumidor
del Demonio Muerto".
              "¿Pero no significa eso que el sello se romperá?" Naruto estaba enloqueciendo
mucho más por dentro que por fuera.
              "Ya tengo un sello con el que podemos reemplazarlo, el Steel Dungeon." Yagura
explicó. "Es el mismo sello que tengo, que es uno de los más fuertes para sostener un Biju".
              "Aun así, el Sello Consumidor del Demonio Muerto es un trato con el Shinigami,
algo que nadie puede romper". Roshi dijo, más por el bien de los demás que por el grupo.
              "El trato se hizo y se pagó". Yagura respondió. "Namikaze se encargó de eso.
Todo lo que haremos es alterar los términos".
              "¿Y cómo propones que hagamos eso?" Roshi gruñó.
              "Morimos."
* Capítulo 16 *: Fantasma
 
              Capítulo 16
              Fantasma
              "Entonces, ¿cómo va a funcionar esto de nuevo?" Preguntó Naruto, de pie solo en
sus bóxers, el sello completamente visible. Se pararon dentro de la casa principal del
complejo de Uzumaki, y Yagura dijo que necesitaba un espacio limpio y fresco para
trabajar y crear el sello exacto para reemplazar el sello Consumidor de Demonio Muerto
con el sello de Steel Dungeon.
              Eso había sido hace varios días, dando a los demás tiempo suficiente para echar un
buen vistazo. Naruto, una vez que se había calmado lo suficiente para hacerlo, estaba
fascinado con la forma en que vivía la gente de su clan (y todavía estaba asombrado al decir
que tenía un clan ). Parecía que eran unos idiotas engreídos, pero a Naruto no le importaba:
si hubiera vivido en un lugar como este complejo, no había forma de que no hubiera
resultado ser un idiota engreído. Cada edificio tenía una especie de sensación real para
ellos, y Naruto se sentía como en casa . A pesar de que había crecido en Konoha y había
sentido que la Aldea Oculta era su hogar, había algo más en estar en el lugar donde vivía tu
familia, donde se reían, donde lloraban, donde una parte de ellos podía. siempre se
encuentra.
              Naruto no sabía que él quería eso. Sin embargo, después de solo varias horas en el
complejo, no sabía cómo había podido vivir sin él.
              "Es así," la voz de Yagura hizo que Naruto volviera a la realidad. "Namikaze,
pensando que podía mantenerte cuerdo, convocó al Shinigami y se llevó a la tumba a la
mitad de Kyuubi. Ahora, usó un par de sellos de los Cuatro Elementos para sellar la mitad
restante de Kyuubi en ti, y los unió con el sello Consumidor del Demonio Muerto ".
              "Pero no has explicado por qué tenemos que morir". Dijo Naruto, acostándose para
que Yagura pudiera escribir los sellos sobre el cuerpo del adolescente.
              "El sello Consumidor del Demonio Muerto es un aglutinante demasiado fuerte, y
el Yokai inestable de tener medio Biju sellado dentro de ti finalmente te llevará a una
tumba prematura, si sigues usándolo como está". Yagura explicó.
              "¡Pero el Yokai de Kyuubi me cura! ¿Cómo puede lastimarme si hace
eso?" Preguntó Naruto, levantando la cabeza para poder ver a Yagura.
              "Los poderes regenerativos provienen del Biju en sí, no de Yokai. La razón por la
que pierdes el conocimiento después de usar la capa es por la tensión ejercida sobre tu
cuerpo mientras la curación lucha contra el Yokai. Francamente, me horroriza que
Namikaze hacerte eso ".
              "Porque un Jinchuuriki necesita usar es Biju, cierto." La voz de Naruto se volvió
solemne en el giro de la conversación, y Yagura esperaba que el adolescente encontrara el
consuelo que necesitaba antes de que fuera demasiado tarde.
              "Generalmente." Yagura respondió, manteniéndose extrañamente vago. "Pero
volviendo al punto, el sello Consumidor del Demonio Muerto estaba destinado a condenar a
dos almas a las entrañas de los Shinigami, y Namikaze lo usó incorrectamente para sellar la
mitad de Kyuubi, manipulando el jutsu a su favor. Nunca tuvo la intención de crear
Jinchuuriki ".
              "Y moriremos por encontrarnos con el Shinigami y recuperar esa mitad".
              "Si."
              "Oh." Naruto volvió a inclinar la cabeza antes de que volviera a
levantarse. "Espera. ¿Cómo vamos a morir si realmente no podemos morir?"
              "¿Qué?" Yagura pensó en la declaración de Naruto en su cabeza hasta que tuvo
sentido: como Jinchuuriki, fueron sus vidas las que mantuvieron a los Biju sellados, que
fueron liberados al morir. "Bueno, los dos no estaremos realmente muertos."
              "¿Eh?" Yagura suspiró, esperando no tener que dar explicaciones.
              "Se te pondrá un sello para que tu corazón deje de latir, haciéndote morir. Ahora,
el sello solo durará 2 minutos, lo que significa que tenemos que actuar rápido". Dijo
Yagura, terminando la compleja matriz que se usaría para reemplazar el sello de
Naruto. "En cuanto a mí, tendré un sello similar en mí, así tendré una experiencia cercana a
la muerte".
              "¿Por qué tengo que morir, pero tú no?" Naruto levantó la cabeza tan alto como
pudo. "¿Y por qué 2 minutos?"
              "Porque cuando el sello se desvanezca y tu corazón comience de nuevo, volverás a
la vida con la totalidad de Kyuubi sellada dentro de ti. No necesito eso, lo que significa que
tendré una experiencia cercana a la muerte mientras obtienes la En cuanto a 2 minutos, tu
cerebro solo puede sobrevivir un máximo de 3 minutos después de la muerte antes de que la
esperanza de ser devuelto se acabe. Después de 3 minutos, tu cerebro muere ".
              "El Sanbi sabe lo que va a pasar y se asegurará de que no me pase nada mientras
tanto". Yagura le explicó a Roshi, quien estaba a cargo mientras Yagura estaba
fuera. "Naruto ha sido restringido y todo está listo. Todo lo que tienes que hacer es
asegurarte de que los dos regresemos antes de los tres minutos".
              "Entendido." Roshi hizo un saludo burlón a Yagura, quien puso los ojos en blanco
antes de acostarse en el suelo junto a la compleja matriz, donde Naruto yacía con correas de
cuero atándolo al suelo. Por encima del adolescente, Utakata se inclinó, listo para comenzar
el proceso.
              "Bueno." Dijo Yagura, compartiendo una última mirada con Naruto antes de que
Roshi y Utakata pasaran por una secuencia corta de sellos y golpearan con las manos los
sellos sobre sus corazones.
             
2 minutos, 59 segundos             
              Naruto cayó de rodillas, tomando grandes bocanadas de aire, aunque no hizo nada
para reprimir que no sentía nada. Mirando a su alrededor, vio que estaba en el medio de la
matriz de sellos, con todos moviéndose lentamente.
              ¿Funcionó?
              "¡Oye!" La voz de Naruto resonó en su garganta y Yagura le respondió desde
atrás.
              "Funcionó." Girando la cabeza, Naruto vio a Yagura de pie junto a él. "Mira hacia
abajo y trata de no entrar en pánico".
              Moviendo su cabeza hacia abajo, Naruto vio-
              "Santo-!" La mano de Yagura se cerró sobre la boca de Naruto, quien, aunque
amortiguado, aún pudo terminar su exclamación.
              "¡Silencio! Estamos en el reino de los Shinigamis. Si así lo desea, podríamos ser
eliminados de la existencia".
              “ El mortal tiene razón. ” La voz, chirriante pero más suave que el vidrio, vino de
detrás de los dos, quienes se pusieron rígidos y se volvieron hacia su presa.
              Con más de 10 pies de altura, el rebelde cabello blanco del Shinigami casi ocultaba
sus ojos, grises y ondulados, que solo podían verse debido a los cuernos que sobresalían de
su cráneo, el mismo morado apagado que el resto de su cuerpo. Apenas cubriendo su forma
huesuda, que no ocultaba nada de su esqueleto, había un kimono abierto, del mismo blanco
que su pelo largo. Atado a su cintura había un tanto, el mismo que le permite condenar las
almas a una eternidad de desesperación dentro de su estómago.
              " Ustedes dos están muertos antes de tiempo ", dijo, mirando a uno y luego al
otro como si fueran trozos de comida deliciosa. " Cuando me ponen a los pies de
personas como ustedes, a menudo ustedes, humildes mortales, desean que haga algo " .
              "Eso no es del todo cierto." Yagura dijo, atrayendo toda la fuerza de la atención
del Shinigami sobre él antes de que Naruto hablara.
              "Hace 13 años realizaste el sello Consumidor del Demonio Muerto, llevándote la
mitad del Kyuubi a tu estómago y sellando la otra mitad dentro de un niño". El Shinigami
giró su cabeza hacia Naruto, su cabello se movió como si tuviera vida propia.
              " He cumplido el deseo de ese alma patética al convocarme para que coloque
la mitad de la Novena Cola dentro de ti, joven Namikaze. " Dijo el Shinigami, sin abrir
la boca, pero las palabras les llegaron, pero luego emitió una sonrisa malvada, mostrando
Naruto el diente que consume almas. " ¿Deseas unirte a tu padre? "
              "¡N-no!" Dijo Naruto, intentando retroceder, pero descubriendo que la mano
huesuda del Shinigami, más dedos que una mano real, estaba agarrando su hombro con
fuerza. "Quiero que la otra mitad de Kyuubi y tú me quiten el sello".
              Hubo un sonido chirriante agudo, como vidrio moliendo polvo, y Naruto y Yagura
descubrieron que era una risa.
              “ ¿Y qué obtengo de esto? ” Cuestionó el Shinigami, inclinándose hacia los
rostros del dúo. " Verá, no puedo deshacer mi sello sin algo a cambio. "
              Mirando a Yagura con alarma, Naruto vio que el hombre estaba tranquilo y
respondió alegremente.
              "Naruto es el hijo de un Jinchuuriki."
              “ Algo bastante raro, pero ¿qué significa eso para mí? ” El Shinigami parecía
aburrido, si es que eso era posible.
              "Tengo una conexión con Kyuubi." Naruto elaboró, aunque el Shinigami no
parecía interesado en ese conocimiento. "¿Cómo te gustaría romper esa conexión y
estudiarla?"
              Eso captó el interés del Shinigami, quien se inclinó para mirar a Naruto a los ojos.
              " Eso ... es casi suficiente. Saber cómo funciona tal cosa sería un conocimiento
invaluable. He querido tener el control sobre las Nueve Colas desde su creación, pero
cada vez que una de ellas entra en mi posesión, vuelven a caer en el mundo de los
vivos. ”Dijo el Shinigami, mirando a los dos. " Todo lo que te pido a cambio es que te
ocupes del único problema previsible " .
              Extendiendo su mano derecha, desenvainó su tanto y se apuñaló en el
estómago. Naruto, por su parte, se sentía bastante enfermo al ver aparecer al Shinigami
realizar Seppuku.
              Al sacar el tanto, se cubrió con una mezcla de líquido rojo y amarillo que revuelve
el estómago antes de que el amarillo se separe y caiga al suelo, donde se transformó en una
persona.
              " Debes lidiar con Namikaze. "
             
2 minutos, 30 segundos             
              "¡Mantén el flujo de chakra estable!" Roshi dijo, cuando sintieron el Yokai
llameante del Sanbi y la mitad del Yokai del propio Kyuubi intentando apoderarse del
cuerpo de Naruto. "¡Si soltamos los supresores, entonces el gaki está muerto de verdad!"
              "¿Cómo crees que te va?" Dijo Utakata, tratando de mantener bajo control al
Yokai de Sanbi. Era extraño, el Sanbi parecía estar dirigiendo a su Yokai hacia los
supresores que Roshi estaba usando en el cuerpo de Naruto. De repente, hubo un pequeño
pulso, y Utakata se encontró acostado de espaldas, el Yokai de Sanbi extendiéndose
hacia ...
              El sello de supresión de chakra en el cuerpo de Naruto. Al alcanzarlo, el supresor
brilló intensamente y el Yokai de Kyuubi desapareció por completo.
              ¿Qué?
             
2 minutos, 15 segundos             
              La figura se puso de pie, tosiendo todo lo que tenía bloqueando sus vías
respiratorias antes de que pareciera salir.
              Namikaze Minato se mantuvo erguido sobre Yagura y Naruto, mirando al primero
antes de fijar sus ojos en el segundo.
              "Naru-" El nombre fue interrumpido cuando el puño de Yagura se alojó en el
estómago de Minato, haciendo que el hombre se doblara.
              "¿Es posible matarlo cuando estamos así?" Yagura le preguntó al Shinigami, quien
se volvió despectivamente hacia Naruto con el tanto cubierto de rojo.
              " No, pero tal como está, el alma de Namikaze desaparecerá de la existencia
con el tiempo. Pelear con él lo hará desaparecer más rápido " El Shinigami se acercó a
Naruto, quien comenzó a retroceder con miedo. Yagura volvió su atención hacia Minato,
quien había recuperado el aliento.
              "¿Qué-" La pregunta de Minato fue interrumpida por un fuerte puñetazo en la cara,
enviándolo volando a través de una puerta hacia una habitación adyacente.
              "Bueno." Yagura dijo, moviéndose para derribar a Minato y obtener la respuesta a
una pregunta que lo había estado molestando durante bastante tiempo. Aterrizando en la
habitación, que era un estudio, Yagura miró alrededor de la habitación en busca de Minato
antes de ser casi empalado por un Kunai de tres puntas. Hubo un breve destello de luz antes
de que encontraran a Minato sosteniendo el Kunai y cortando hacia arriba.
              Yagura saltó hacia atrás, preparándose para cuando Minato hiciera eso una vez
más.
              "Dime qué está pasando." La voz de Minato era uniforme, controlada, como la de
un ninja experimentado.
              "Yo, junto con Uzumaki Naruto, he venido a hacer que Kyuubi esté completo una
vez más". Yagura respondió, acomodándose en una postura relajada de taijutsu. "Mi turno:
¿por qué lo convertiste en un Jinchuuriki?"
              "¡Porque lo necesitaba!" Minato dijo, moviéndose para atacar a Yagura, quien paró
los golpes. "¿Por qué quieres completar el Kyuubi?"
              "Porque Naruto necesita que así sea, si quiere aprovechar su poder al
máximo". Yagura respondió, pateando al rubio, quien bloqueó, aunque fue enviado de
regreso por la fuerza. "¿Por qué mataste a tu esposa?"
              Minato se detuvo, mirando consternado a su oponente.
              "Yo no maté a Kushina". Yagura levantó una ceja al escuchar eso.
              "Estás equivocado. Al tener a Naruto de niño, te aseguraste de que Kushina
moriría y se convertiría en el próximo Jinchuuriki para Kyuubi".
              "¡Te equivocas!" Minato soltó una granizada de Kunai, aunque solo media docena
de ellos eran los especiales Hiraishin Kunai. "Estaba tratando de averiguar cómo evitar que
eso sucediera".
              "Y lo lograste. Tu hijo es el único Niño que ha recurrido a suficientes Yokai para
crear la capa de una cola y mantenerse cuerdo." Yagura esquivó a todos los Kunai,
asegurándose de que los Hiraishin Kunai fueran desviados hacia los extremos más alejados
del estudio. "Supongo que estás feliz."
              "¿Qué?" Minato se quedó allí, luciendo confundido.
              "Debes estar orgulloso. Moriste como un héroe, condenando a tu hijo a una vida
miserable, pero mientras Konoha tenga el poder de un Niño que puede controlar su Biju,
eres feliz". Yagura dejó de luchar, aunque no bajó la guardia.
              "¡No fue por eso que lo hice! Alguien atacó mientras Kushina estaba de parto, nos
amenazó tomando a Naruto como rehén. ¡Él soltó a Kyuubi y lo puso sobre Konoha!" La
respuesta de Minato había tomado a Yagura por sorpresa, pero era lo suficientemente
profesional como para no dejarlo notar.
              "¿Cómo era esta persona?"
              "No pude verlo bien, llevaba una máscara naranja. Creo que era Uchiha Madara,
pero eso es imposible".
              Yagura apenas pudo contener su sorpresa ante ese comentario, pero lo ocultó
expertamente mirando a Minato a los ojos.
              "Si eso era cierto, entonces ¿por qué intentar matar a Naruto?" Minato no parecía
haber esperado tal pregunta.
              "¿Qué estás? ¡No intenté matar a mi hijo!" Yagura suspiró.
              "Intentaste matarlo en el segundo que elegiste sellar a medio Biju dentro de
él." Yagura explicó. "El Yokai inestable lo habría enviado a una tumba prematura".
              "Pero-" Minato parecía afligido, y Yagura eligió ese momento para acortar un
poco más la vida de Minato como espíritu.
             
1 minuto, 59 segundos             
              " Parece que están teniendo una gran batalla, ¿no? ", Dijo el Shinigami,
mirando a Naruto como si fuera una especie de objeto con el que jugar.
              "Sí ..." respondió Naruto, aún desconfiado del dios frente a él. Al ver la capa roja
del tanto, Naruto casi temió saber cómo iba a tener esa mitad de Kyuubi dentro de él. "Esa
mitad de Kyuubi, simplemente se reunirá con la otra mitad, ¿verdad? No se convertirá en
una parte de mí, ¿verdad?"
              Algo en el brillo del Shinigami había puesto nervioso a Naruto de todas las formas
equivocadas.
              “ ¿Tienes miedo de convertirte en Biju, verdad? ” Dijo el Shinigami, mirando al
chico con más interés que antes. "¿ Tienes miedo de perderte a ti mismo con esa bestia?
¿De encontrar que ya no existe nada de lo viejo que tú? "
              Naruto no sabía que era posible sentirse tan asustado.
              " No te preocupes. Soy la encarnación viviente de la muerte, el día que suceda
será el día en que vendré por tu alma. " La voz del Shinigami pareció tomar un nivel de
éxtasis que hizo que Naruto se preguntara no por primera vez si todo esto valió la
pena. " Y, oh, qué alma es. Tan pura e inocente. Espero que sigas siendo el mismo
cuando mueras. No me gustaría nada más que guardármelo para mí, estudiarlo,
desarmarlo pieza por pieza solo para ver qué lo hace funcionar " .
              "¿R-en serio?" Naruto quería correr. Para seguir corriendo y nunca mirar atrás.
              " Por supuesto. Un alma como la tuya lo es una vez en un milenio. Cada vez
que vienen, me divierto inmensamente cuando vengo por ella. La tuya no será
diferente " .
              Naruto no estaba muy seguro de qué decir a eso, pero aparentemente su rostro
desmentía todas sus emociones al Shinigami.
              “ Quizás te calmaría si te muestro lo poderoso que soy, para que no haya
demasiadas dificultades. ” La mano huesuda del Shinigami de repente se encontró
sosteniendo el hombro de Naruto con fuerza, casi apuñalando al chico. Con su otro brazo,
el Shinigami agitó el tanto rojo brillante en el aire, creando un espejo. Mientras se estaba
formando, Naruto sintió que cada hueso de su cuerpo parecía derretirse, haciendo que su
rostro estallara en un grito silencioso hasta que el dolor ardiente fue reemplazado por uno
helado, mucho peor que el anterior. Se podían escuchar fuertes chasquidos, como la rotura
de ramas de árboles dentro del cuerpo del niño hasta que se detuvieron, dejando a Naruto
en el suelo y jadeando por aire. " Mírate en el espejo, muchacho, y ve por qué tengo el
título de Dios de la Muerte " .
              La voz del Shinigami no contenía nada más que malicia de la peor clase, y cuando
Naruto se miró en el espejo, lo primero que llamó su atención fue el rostro del Shinigami,
contorsionado en una mueca de desprecio como la que nadie lo haría, nadie podría mirar sin
morir por miedo a que se vuelva contra ellos.
              La segunda cosa que Naruto notó fue su propio reflejo.
              La piel pálida y arrugada no lo cubría tanto como parecía cubrirse con su esqueleto
como una tela demasiado grande sobre una estatua. Sus ojos, hundidos hasta el punto de
que eran cuencas oculares casi vacías, se blanqueaban ante su mirada hasta el punto en que
nada de los iris azules o la pupila negra podía verse como si hubiera existido alguna
vez. Sus manos, sosteniéndolas frente a él, Naruto vio que estaban temblando
incontrolablemente, y mantenerlas quietas era doloroso. Naruto se puso de pie y cayó al
suelo por completo cuando un dolor candente brotó de su cadera, abrasando todo su cuerpo
mientras se irradiaba a través de su columna y hacia cada uno de sus órganos. Alzando sus
manos temblorosas, Naruto comenzó a toser, cada contracción involuntaria de su diafragma
lastimaba su pecho sin fin. De sus labios, la sangre goteaba entre sus dedos y aterrizaba en
un charco creciente en el suelo.
              Y mientras miraba el creciente charco de sangre que salía de su boca, Naruto se
encontró de pie, de pie como estaba antes de que el dolor lo golpeara. A un lado, el espejo
había desaparecido, el charco de sangre con él. Mirándose las manos, rompió a llorar
silenciosamente al ver que volvían a la normalidad y que el dolor de todo su cuerpo ya no
era un dolor agonizante.
              " Soy el guardián de vidas, decidiendo quién vive y quién muere; quién
envejece con gracia y quién se convierte en la criatura más fea de toda la existencia
para cuando se acercan al final. No pienses ni por un segundo que tienes un mínimo
de indicio de un susurro de una oportunidad contra mí, Mortal. ”El Shinigami mantuvo
la mirada durante varios segundos más mientras Naruto asintió, las lágrimas se secaron y su
rostro estaba como estaba antes de que comenzara la conversación. Entonces, tan repentino
como estaba allí, el rostro del Shinigami volvió al rostro casi impasible que parecía preferir.
              "Está hecho." Yagura regresó, cubierto de sangre. "El alma de Namikaze ya no
existe".
              La expresión del Shinigami era de júbilo, ya que se giró y, en un solo movimiento,
apuñaló a Naruto en el estómago.
             
20 segundos             
              "¡Casi es la hora!" Utakata miró el cuerpo de Yagura, donde el Yokai se había
detenido de repente.
              El pecho de Yagura se movió y el hombre se levantó dando bandazos, jadeando
por aire. Utakata corrió en su ayuda, pero fue empujado a un lado por el hombre, quien
corrió hacia el sello, pasando su mano por los sellos necesarios requeridos.
              "¡Vuelve! ¡Necesito comenzar el proceso!" Yagura golpeó sus manos contra el
suelo, enviando su chakra para estabilizar el sello mientras el sello Consumidor de
Demonio Muerto comenzaba a ser reemplazado, el remolino se desvanecía, llevándose el
par de sellos de los Cuatro Elementos con él. En su lugar estaba-
              "¡Quien diablos eres tú!"
              Una mujer.
              "Dios mío." La voz de Roshi vino de detrás de Yagura, quien estaba mirando la
misteriosa forma fantasmal de una mujer pelirroja. "El habanero de sangre caliente".
              "Ese soy yo. ¿Quién eres tú?" La mujer, que le parecía familiar a Yagura, los miró
a todos.
              "Soy Tadashii Yagura, ex Yondaime Mizukage. ¿Tú mismo?" Yagura se presentó,
fijando la mirada de la mujer en él en particular.
              "Uzumaki Kushina." ¡Ah! Por eso le resultaba familiar. Naruto ciertamente obtuvo
la constitución de su madre en contraste con la apariencia de su padre. "¿Qué le estás
haciendo a mi hijo?"
              A sus pies (o lo que parecían constituir sus pies, ya que se parecía más a las
criaturas de vapor menos definidas que Han solía hacer), los últimos vestigios del sello
Consumidor de Demonios Muertos se negaban firmemente a desaparecer.
              "Nos aseguramos de que pueda utilizar la totalidad de Kyuubi en lugar de la mitad
de Biju". Kushina parecía perdida ante la explicación y sus pies se volvieron un poco
menos definidos.
              "¿Qué- mitad Biju?"
              "Naruto tenía la mitad de un Biju sellado dentro de él." Dijo Roshi. "Echó a perder
su salud cada vez que recurrió al inestable Yokai. Iba a llevarlo a una tumba prematura si
no se arreglaba".
              "Tienen razón." Dijo Utakata. "Sé lo suficiente sobre medicina como para haber
notado los signos de intoxicación por chakra".
              "¿Envenenamiento por chakra?" Kushina no fue la única que se confundió al
escuchar esa frase. Yagura y Roshi no sabían cómo se llamaba, al menos Yagura no lo
conocía por su nombre.
              "Es cuando un chakra extraño invade el cuerpo de una persona. Debido a que el
chakra no es de naturaleza médica, ataca el cuerpo y el sistema de chakras. Puedes
encontrarlo si echas un vistazo a las bobinas del chakra de la víctima o, en su defecto,
puedes sentir cuando el paciente usa el chakra, el uso se basa en el chakra externo al igual
que el chakra nativo ". Utakata explicó, agradecido de que Han hubiera llevado a Fu y
Gaara al otro extremo del recinto para supervisar su entrenamiento. Los dos adolescentes
más jóvenes, cercanos a Naruto, no reaccionarían bien a esa noticia. "Se puede curar
eliminándolo por completo, lo que no se puede hacer, o alterando el propio chakra extraño
o las bobinas del chakra para que el cuerpo reconozca el chakra y ya no sea atacado por él".
              Los pies de Kushina se habían ido, sus piernas siguieron su ejemplo mientras
Utakata explicaba el envenenamiento por chakra. Yagura se dio cuenta de ello, viendo que
las piezas restantes del sello Consumidor de Demonio Muerto desaparecieron al mismo
ritmo que el cuerpo de Kushina.
              "Oh." Kushina miró hacia abajo antes de notar la forma inconsciente de Naruto. Su
rostro se suavizó y las lágrimas comenzaron a formarse en los bordes de sus ojos. "Se ve
tan pacífico. ¿Cómo es?"
              Yagura fue lanzado por un bucle. No había pasado suficiente tiempo con el
adolescente para poder responder adecuadamente esa pregunta, y dudaba que cualquiera de
los demás-
              "Es un poco testarudo y descarado, pero tiene buenas intenciones y está
aprendiendo a pensar antes de actuar. O hablar. O cualquier cosa, en realidad". Roshi
respondió, mirando a Kushina con nostalgia. "Lo conocí en un casino."
              "¿Un casino?" El rostro de Kushina se volvió desprovisto de emoción y Roshi
pareció haberse dado cuenta de la conclusión equivocada a la que llegó.
              "Oh, no es lo que piensas, solo estaba jugando por un pequeño cambio de bolsillo
extra. Y el bastardo me tomó por todo lo que tenía." Roshi dio marcha atrás para que
Kushina conociera el contexto. "Al gaki realmente no le gusta apostar en absoluto, me dijo
que no lo entiende, y las pocas veces que jugó terminó ganando mucho ryo. Suerte
bastardo". Roshi murmuró al final, y el rostro de Kushina pareció sonreír al escuchar eso.
              "Eso es bueno." Dijo distraídamente, mirando a Naruto, cuyo largo cabello rebelde
cubría sus ojos de la vista. Ella se agachó y le separó el flequillo para revelar la parte
superior de su rostro y el hecho de que no tenía Hitai-Ate encima. "¿Es un ninja?" Su voz
se volvió frenética y miró al trío en la habitación con desesperación. Yagura sabía por qué
permanecía en silencio, no quería exponer la verdad a la madre asustada.
              "Si y no." Utakata respondió, y todos se volvieron hacia el hombre larguirucho en
busca de detalles. "Naruto es un Genin de Konoha, pero no tenía mucho amor por el
trabajo, demasiado aburrido, dijo." Utakata se rió un poco. "Supongo que no le gustó
realizar las misiones de rango D o las más aburridas misiones de rango C".
              Yagura tuvo la impresión de que Utakata era un mentiroso muy hábil.
              "Tengo entendido que se aburrió y solicitó una licencia indefinida para
viajar". Utakata explicó con un movimiento de su mano. "Eso fue hace unos meses. Desde
entonces, él ... nos reunió a todos. Su hijo es bastante encantador y extremadamente
aterrador cuando es necesario".
              El torso de Kushina estaba empezando a desvanecerse, y apenas quedaba nada del
sello Consumidor de Demonio Muerto. Yagura se preparó para tomar ese tiempo como una
oportunidad para-
              "¿Le dirías que lo amo?"
              La pregunta de Kushina fue inesperada y su torso había desaparecido por completo
cuando Yagura respondió.
              "Lo haremos. ¿Algo más?" Maldita sea, estaba desperdiciando el tiempo limitado
que tenía para obtener la respuesta que necesitaba. Pero Yagura antes sería condenado a las
entrañas del Shinigami si Naruto no recibía este mensaje de su madre.
              "Dile que busque a alguien a quien amar". La cabeza de Kushina era todo lo que
quedaba, e incluso eso estaba desapareciendo. "Es la única manera de que personas como
nosotros seamos verdaderamente felices".
              Y con eso, Kushina se fue, pasó a la otra vida. En su lugar estaban las líneas
brillantes que formaban el Steel Dungeon, instalándose en una formación similar al sello
anterior.
              La semana siguiente al reemplazo fue un asunto casi silencioso. Naruto se había
puesto en coma, su cuerpo necesitaba "adaptarse al cambio en la forma en que se basa en el
Yokai de Kyuubi", como dijo Utakata.
              Yagura, sin embargo, sabía lo contrario.
              Cuando a Naruto se le había regalado la mitad restante de Kyuubi, algo había sido
extraído de él en su lugar. Yagura no pudo ver qué era exactamente, había sido devuelto a
la vida antes de que pudiera suceder, y dado el regreso casi instantáneo de Naruto con él, la
deformación del tiempo del Shinigami estaba en juego.
              Solo Dios sabía lo que presenció el adolescente.
              Sin la aterradora necesidad de Naruto de entrenar todo el tiempo (algo que
preocupaba a Yagura, si el adolescente consideraba entrenar todo el día en la vida
cotidiana), el grupo llegó a conocerse realmente.
              Utakata se había asociado con Han, los dos se felicitaban entre sí bastante bien: el
gigante gentil que prefería la fuerza bruta y el hombre larguirucho y exaltado que luchaba
con delicadeza.
              El hecho de que el intento de cocinar de Utakata resultara en una masa ennegrecida
de algo tenía poca credibilidad sobre por qué el hábil cocinero siempre estaba cerca.
              Fu había empezado a buscar a Roshi en busca de ayuda, deseando aprender la
"forma correcta de comunicarse con las molestias", como ella lo expresó con tanta
elocuencia.
              Roshi la había encerrado en una de las casas con él una vez que se dio cuenta de lo
que quería decir con molestias. Los dos no habían sido vistos desde entonces, aunque los
gritos enojados de Roshi se podían escuchar si uno se tomaba el tiempo de escuchar con
atención.
              Yagura estaba profundizando en los sellos del clan Uzumaki. Siempre había estado
fascinado por ellos desde que se convirtió en Jinchuuriki, cuando era niño, se había
maravillado de cómo era posible que una criatura del tamaño de montañas fuera apresada
por un niño pequeño, que era una de las razones por las que Kaito -Sensei lo había tomado
como aprendiz. Si bien sabía de la barrera, no sabía cómo funcionaba, el conocimiento
estaba oculto en un compartimento sellado con sangre, solo podía ser abierto por alguien
con sangre Uzumaki, y había obtenido el consentimiento de Naruto para que el adolescente
donara un poco. de su sangre para que el usuario de los sellos desactive cualquier sello de
sangre que encuentre.
              Sintiendo una presencia frente a él, Yagura levantó la vista del sello que estaba
estudiando, un prototipo de una forma de hacer que la Barrera Biju se moviera, para ver a
Gaara mirándolo.
              "Me gustaría que me enseñaras." Yagura arqueó una ceja ante la audacia de la
pelirroja.
              "Ya tomé a Naruto como mi aprendiz. ¿Por qué debería enseñarte?" Yagura
respondió. "¿Qué te enseñaría, para el caso?"
              "Uzumaki-Naruto." Gaara se contuvo, y Yagura aplaudió internamente el uso que
el adolescente hacía del apellido de su amigo. Gaara parecía cerrado a todas las emociones
a primera vista, pero demostró que estaba aprendiendo a ponerse en contacto con
ellas. "Naruto no tiene la paciencia para aprender ninguna de las artes de sellado. Dudo que
puedas enseñarle algo útil, a pesar de su potencial habilidad latente para sellar. Yo, sin
embargo, tengo la paciencia para aprender correctamente el sellado. artes a fondo ".
              "Ese es un buen argumento". Yagura concedió. El adolescente ciertamente tenía
las agallas y la concentración necesarios, pero aún tenía que mostrar lo único que se
requería de cualquier maestro de focas en crecimiento. "Pero dudo que tengas lo que se
necesita para mi alumno".
              "Entonces estás equivocado." Gaara declaró con fuerza. "Soy más que capaz de
aprender lo que tienes que enseñar, si tengo la oportunidad".
              Ahí estaba. Kaito-sensei había dicho que la marca de un maestro de sellos era que
siempre estaban dispuestos a aprender algo nuevo, sin importar cuán buenos o hábiles se
volvieran.
              "Encuéntrame aquí en 24 horas para que comencemos. Tendré todo listo para
entonces".
              Naruto se sentó, jadeando por respirar. Automáticamente, Naruto llevó sus manos
a su estómago, sintiendo algo que no estaba allí. Una vez que se estableció que estaba en
una pieza, Naruto dejó que sus manos cayeran a sus costados, dejando escapar un suspiro
entrecortado que apenas sabía que había estado conteniendo.
              "Oye, oye." Alguien dijo a su derecha, y Naruto miró sorprendido para encontrar a
Utakata. "Estás bien. El nuevo sello está listo y parece funcionar maravillosamente".
              "¿Cuánto tiempo he estado fuera?" Naruto preguntó, mientras el sol parecía estar
bajo en el cielo, hacia el este, si su sentido interno de orientación era el correcto.
              "Un poco más de una semana". Utakata respondió. "Tu cuerpo necesitaba tiempo
para descansar y acostumbrarse al nuevo sello". Su mano comenzó a brillar en verde,
aunque el chakra verde que envolvía su mano brilló, como si fuera inestable. "Tu chakra
parece estar funcionando mejor ahora, y tus reservas se han hundido sin que el flujo
constante de Yokai fluya hacia ellas."
              "Es eso...?" Naruto se detuvo, señalando el brillante chakra verde que cubría la
mano de Utakata.
              "El Rokubi es una babosa, así que cada vez que uso una técnica médica, dibujo su
'Yokai. Debido a las propiedades curativas naturales que proporciona el Yokai". Utakata
agregó al final.
              "Correcto." Naruto asintió, aunque su cabeza estaba en otra parte.
              Cuando el Shinigami le había quitado su tanto, vino una imagen reflejada de él,
idéntica en todos los sentidos excepto en los ojos. Los ojos eran de un espeluznante negro
sobre negro.
              La imagen del espejo había estado escupiendo obscenidades, gritándole a Naruto
que detuviera lo que estaba sucediendo. Había estado gritando de terror y enfado que
Naruto era débil sin él, que no era nada y que nunca tendría el control del Yokai de Kyuubi
sin él.
              La vista había perseguido sus pesadillas todo el tiempo que estuvo fuera, y
seguramente lo perseguiría durante semanas, si no más.
              "Y ya que estás despierto, podemos comenzar con ese entrenamiento de control de
Biju y crear una vida para ti fuera del entrenamiento". El tono de Utakata era casi como un
adulto regañando a un niño, y Naruto le devolvió una pequeña sonrisa. No importaba si ya
no tenía esa conexión con Kyuub, controlaría al Zorro sin importar qué, o no era Uzumaki
Naruto.
* Capítulo 17 *: Razonamiento
 
              
              Capítulo 17
              Razonamiento
              "¡INCORRECTO!" Roshi le gritó a Fu. "¡No es así como saludas a nadie!"
              La chica suspiró derrotada antes de desconectarse de la pelirroja frente a ella. Ella
acababa de explicar cómo solía reconocer la existencia de nuevas molestias ("¡Gente! ¡Se
llaman personas !") Y Roshi estaba enojado, por alguna extraña razón.
              Nombrarlos por las diferentes formas en que estaban conectados con ella
(compañera de equipo, cliente, maestra, superior) era la forma en que siempre se refería a
las personas, aunque era bastante irritante para otras personas cuando hablaba de
compañeros de equipo y clientes anteriores. Era la forma en que la habían tratado toda su
vida, los apodos que la habían llevado a una conclusión aparentemente equivocada.
              Fu se imaginaba a sí misma como una cosa, y cualquier cosa que no fuera como
ella era una molestia, siempre se interponía en su camino e impedía su progreso de alguna
forma.
              Luego conoció a sus compañeros Things: Jinchuuriki era el término oficial, no
Thing.
              Y actuaron como enfadados, incluso parecían 'hacerse amigos' de ellos.
              Fu nunca había estado tan confundida, ninguna más, que el Jinchuuriki por el que
se sentía físicamente atraída, Uzumaki Naruto.
              La existencia de un doble nombre como los Molestos no la molestaba en lo más
mínimo; de alguna manera, se sentía aún más atraída por él.
              Aunque no eran nombres dobles, eran nombres de clan y familia, lo que
significaba la relación familiar con otro. Y eran 'humanos', no molestias.
              Todos, incluida ella misma, eran "humanos".
              Esa era la parte de la que se había quedado sin palabras.
              Y Roshi también había estado indignado, si sus murmullos enojados sobre "arrasar
con Taki en polvo" eran algo por lo que pasar.
              Fu no había entendido por qué estaba tan enojado, ella era una Cosa, no, una
Jinchuuriki, y como tal se esperaba que viviera y muriera por la aldea Shinobi en la que
residía.
              Y nunca le había gustado. No sabía por qué, pero odiaba tener que hacer todas
esas cosas idiotas con todas esas molestias, no, 'humanos'.
              Ella estaba cambiando y Fu no sabía si era para bien o para mal.
              Y eso la asustó tanto como se sintió atraída por el reacio Uzumaki, otro punto de
discordia dentro de ella. Ella había hecho todo lo posible para presentarse como una
hembra adecuada para aparearse, pero el chico había persistido en que ambos se cortejaran.
              ¡Y todavía tiene que hacer nada por sí mismo!
              Fu se preguntó seriamente si estaba "jugando duro para conseguir", como solía
hablar la población femenina cuando hablaba del sexo opuesto.
              "¿Me estás escuchando siquiera?" La sacudida de Roshi de la chica la devolvió a la
situación actual, y suspiró de nuevo.
              Aprender esto fue confuso (y ella todavía no entendía la importancia de eso), pero
si estas enseñanzas le presentaban la forma más eficiente de cortejar a Naruto, entonces
haría todo lo posible.
              ¡Si tan solo no fuera tan contradictorio con todo lo que sé!
             
             
              Roshi pasó por el proceso de la manera correcta de presentarse a la gente por
tercera vez, su paciencia se mantuvo firme desde su época en la Tercera Guerra Mundial
Shinobi.
              Su resolución, sin embargo, no lo fue.
              Fu creía que el deber de un Jinchuuriki era vivir y morir al servicio de la Aldea
Oculta en la que vivían.
              El hecho de que ella todavía era lo suficientemente joven como para que le
enseñaran la forma correcta de pensar fue lo único que le impidió ir y convertir Takigakure
en un lago fundido.
              Originalmente había llevado a Fu a una de las casas para poder explicarle
apropiadamente (y en privado) que las personas no eran "Molestias", y que ella no era una
"Cosa" para atenderlas.
              Había terminado con él cerrando toda la residencia para poder golpearla con
la forma correcta  de pensar, ¡al diablo con las consecuencias!
              Pensando en ello, probablemente no debería haber hecho eso. Tener a otras
personas para practicar y demostrar la etiqueta adecuada fue útil.
              Sin embargo, dadas cada una de sus extrañas peculiaridades, puede que esa no sea
la mejor idea.
              Yagura, cada vez que se mencionaba la etiqueta adecuada, tenía toda la retención
anal en todos.
              Han fue lo suficientemente educado, pero no era de los que demostraban nada.
              Utakata fue muy relajado para ser un buen modelo a seguir.
              Naruto ... Bueno, el chico era casi tan malo como Fu en algunos aspectos.
              Tal vez debería haber esperado hasta que el gaki se despertara para comenzar las
lecciones de etiqueta.
              Oh bien. Vive y aprende. Simplemente pondría al gaki al día después de que
terminara con Fu.
              Y Gaara. El pelirrojo más joven era un psicótico en recuperación y un insomnio;
las historias que había contado de su vida eran bastante horribles por sí mismas.
              Oh, sí, definitivamente se uniría a Yagura (derrotando de antemano la retención
anal del chico en lo que respecta a la etiqueta, por supuesto) y enseñaría a los tres
adolescentes el comportamiento adecuado. Incluso si lo mató.
              Y luego notó que Fu apenas lo escuchaba.
              Probablemente también lo mataría a él.
              Utakata retrocedió, creando una burbuja protectora a su alrededor mientras el
estofado que estaba aprendiendo a hacer explotó, pintando la cocina con trozos de verduras
y carne picadas y en rodajas.
              ¡Y estaba tan cerca también!
              Suspirando, Utakata descartó su burbuja protectora antes de apagar el gas de la
estufa, apagando la llama, como había aprendido después de casi quemar la residencia en la
que todos se quedaron en cenizas, antes de moverse para limpiar los restos de la guiso
básico.
              Un movimiento detrás de él hizo que la presencia del hombre que le enseñaba,
Han, fuera conocida por el único ocupante de la cocina. El estudiante y el maestro hicieron
contacto visual por un breve momento antes de que Han bajó la cabeza, se dio la vuelta y
salió de la cocina.
              Utakata casi se cae ante esa reacción. Por lo general, Han decía con calma, y con
frialdad, que Utakata no tenía talento para cocinar y que debería detener sus "actividades
sin sentido de inmediato".
              Y luego Utakata limpiaría, aprendería de sus errores y volvería a intentarlo.
              El hecho de que Han se hubiera rendido no hablaba bien de su último intento.
              Subiendo por la pared, Utakata apenas notó el cambio en la gravedad mientras se
agachaba en el techo con trapos en la mano para limpiar los trozos de estofado que habían
llegado al techo.
              ¿Quizás debería pedirle que le deje predicar con el ejemplo? Utakata había
intentado que el gigante gentil se abriera fuera del entrenamiento, pero hasta ahora parecía
un esfuerzo sin sentido: Han era demasiado antisocial para abrirse con alguien más que su
hermano.
              Como si yo fuera mejor ... Utakata no era mejor, no era antisocial como Han, pero
no se esforzaba por ser completamente abierto, como Naruto.
              Lo que le recordó ...
              Naruto era demasiado abierto y confiado. Demasiado para la comprensión. Claro,
era lo suficientemente reservado, pero cuando tuvo la oportunidad de hablar sobre las cosas
que sabía, lo divulgó todo . Incluso cosas que realmente no debería haberles dicho (porque
en realidad, ¿el niño pensó seriamente que todos ellos permanecerían juntos por el resto de
sus vidas?), Todo porque Naruto descubrió que eran amables con él.
              Ese hecho dice mucho de cómo creció en Konoha.
              Y asustó a todos los ninjas mayores. Habían hablado entre ellos cuando los
adolescentes estaban solos, compartiendo experiencias y conocimientos que no
traicionarían a su Pueblo Escondido.
              Incluso si fueran Missing-nin, no significaba que simplemente vendrían los
secretos de su aldea a la primera persona que preguntara.
              Y las conclusiones resultantes a las que llegaron fueron horrorosas.
              Fu no pensaba en ninguno de ellos como humano, creyendo que eran una especie
propia.
              Gaara había sido psicótico la mayor parte de su vida y se pensaba a sí mismo como
una especie de monstruo hasta que conoció a Naruto.
              Lo que los llevó al gran problema.
              Utakata había notado muchas cosas sobre el comportamiento del adolescente que
prácticamente lo enfermaban: la falta de conocimiento social, una vida no discernible fuera
de ser un ninja, sin libros, manga, películas favoritas, nada en lo que un adolescente normal
de su edad estaría interesado. Pero eso no fue lo peor.
              Lo peor llegó cuando Naruto reveló su ascendencia y cómo nunca supo de ella
cuando era niño.
              Y lo hizo aún más cuando confesó que no fue antes de convertirse en ninja hace
casi un año que supo de su condición de Jinchuuriki.
              Utakata descubrió que para ser la cosa más reprobable que Konoha podría hacer en
su vida, Jinchuuriki necesitaba que le informaran de su estado lo antes posible, para que no
se convirtieran en una especie de profecía autocumplida. Y necesitaban ser contados en un
ambiente controlado.
              Gaara se había enterado de su estado después de darle el golpe mortal a su tío, lo
que lo volvió loco.
              Fu ni siquiera conocía el término Jinchuuriki hasta que se lo dijeron.
              Naruto ...
              Utakata suspiró.
              Naruto no lo sabía en absoluto, pero todos a su alrededor lo sabían. Ese tenía que
ser uno de los peores tipos de tortura psicológica jamás ideados.
              Utakata estaba tan perdido en sus cavilaciones que no se dio cuenta de que había
terminado de limpiar hasta que estuvo parado en una cocina impecable con Han frente a él.
              Cuando el gigante había entrado era desconocido para el ex hunter-nin.
              "Sabes, si me dejas ayudar durante la hora de la comida, aprendería mucho más de
lo que aprendería si continuara". Dijo Utakata, sin molestarse en mirar al hombre parado
frente a él. Infantil, lo sabía, pero maldita sea si no era efectivo.
              "No harás nada más que cortar lo que quiero que cortes, como quiero que cortes, y
de ninguna otra manera. Si puedes hacer eso, entonces  consideraré enseñarte". La respuesta
no fue algo que Utakata esperaba, el acto infantil no fue más que él cumpliendo la
necesidad de ser infantil, nada más.
              Dejando a un lado los pensamientos sobre la crianza de Naruto para una discusión
posterior con los demás, Utakata asintió en silencio antes de salir de la cocina para ver
cómo estaba el rubio, que aún se estaba recuperando de la sobreescritura del sello. Sintió
que su boca se movía en una pequeña sonrisa.
              A veces valía la pena ser infantil, incluso si no obtenía los resultados esperados.
              Han inspeccionó la cocina después de que Utakata se fue, buscando cualquier
señal del fracaso del hombre larguirucho en cocinar algo con éxito. Al no ver ninguno,
suspiró aliviado, hundiendo los hombros.
              Está mejorando ...
              Y era verdad. El contenedor de Rokubi ciertamente estaba mejorando en sus
habilidades, si el hecho de que no fue hasta que el estofado estuvo casi listo que salió mal
fue algo por lo que pasar. Han estaba impresionado, aunque solo un poco, por la mejora de
Utakata.
              Aunque eso no significaba que no iba a ser fácil con el hombre por joder
en su cocina.
              Oh, sí, Utakata aprendería a no meterse con el territorio de Han.
              Han se rió silenciosamente para sí mismo de su posesividad, y le pareció casi
extraño que todavía tuviera que romper ese viejo hábito. Incluso cuando era niño, siempre
había sido protector con todo lo que consideraba suyo .
              Usurpar esa habilidad cuando su hermana mayor comenzó a salir con el hijo de
Sandaime le había traído todo tipo de diversión, incluso a Roshi le había parecido muy
gracioso cuando los dos se casaron; Kitsuchi casi se mojó ante la mirada que Han le había
dado al hombre a su Boda.
              Que no se diga que Han no tenía sentido del humor.
              Al salir de la cocina, Han se movió para caminar por el recinto, contemplando las
vistas de los jardines enloquecidos. Mientras caminaba, el suelo parecía brillar, un efecto
del sol al pasar a través de la Barrera Biju, que aún no se había detenido. Yagura había
dicho que mientras las puertas estuvieran cerradas, la barrera permanecería levantada,
impenetrable y alimentada por alguna forma de chakra que ni siquiera él podía entender.
              Al detenerse en este jardín, parecía estar bastante bien hecho, y solo necesitaba un
poco de deshierbe para que volviera a crecer en su antigua gloria.
              Han miró a su alrededor y vio que no había nadie cerca y no podía sentir a nadie
cerca.
              Así que se bajó y se puso a trabajar, usando sus manos y la manipulación básica de
la tierra para comenzar a quitar las malas hierbas y aflojar la tierra alrededor de las
flores. Entró en una especie de repetición, reconfortante y relajante, pero fortaleciendo al
mismo tiempo.
              La jardinería siempre había sido el placer culpable de Han, amando cómo uno
podía perderse cuidando las plantas, asegurándose de que crecieran grandes y fuertes.
              Estaba tan metido en su trabajo que casi no se dio cuenta cuando la firma del
chakra de Utakata se le acercó. Se levantó y rápidamente se dispuso a quitar el polvo de la
suciedad que había acumulado sobre sí mismo.
              Aunque era demasiado tarde.
              "No sabía que trabajabas en el jardín."
              "Es ... no es algo que les deje saber a los demás". Han eligió sus palabras con
cuidado, dejando que Utakata supiera que no era algo que quisiera que los demás
supieran. Si Utakata recibió el mensaje, no lo mostró, solo eligió asentir.
              "Correcto." Utakata se movió para mirar el jardín que Han estaba cuidando. "Sin
embargo, estás trabajando en un buen montaje y conozco las hierbas y los arbustos
adecuados que acentuarían este jardín de forma agradable".
              A Had le sorprendió que Utakata fuera jardinero. Por lo general, si no tenía talento
en la cocina, entonces no tenía la delicadeza para un trabajo tan delicado como la jardinería.
              Cómo Utakata podía saber tanto sobre jardinería y cocinar tan mal que Han nunca
lo sabría.
              "¿Quizás ... podamos trabajar juntos en eso?" Han no era de los que alguna vez
entrara en una multitud de personas y socializara , de todas las cosas, pero eso no
significaba que fuera desalmado con los demás cuando conversaba con ellos.
              ¿Y quien sabe? Tal vez haga un amigo sincero en Utakata.
              Gaara estudió el sello frente a él intensamente, ocasionalmente consultando el
pergamino explicando los conceptos básicos de qué hacía qué en los sellos, por qué ciertas
líneas se colocaban de ciertas formas y cómo alterarlas cambiaba radicalmente la naturaleza
del sello.
              Aunque solo consultó el pergamino cuando se encontró con algo que no había
visto mencionar en el pergamino.
              Gaara sintió algo parecido al orgullo de tener una memoria eidética, a pesar de lo
extravagante que le habría parecido tal cosa un año antes.
              Ciertamente había cambiado desde que conoció a Uzumaki Naruto.
              Antes, Gaara no habría pensado en nadie más. Los habría ignorado o, si eran
persistentes o molestos, los habría matado.
              Ahora, sin embargo ...
              Gaara descubrió que prefería conocer gente, solo matando cuando estaba en
batalla.
              O si Naruto lo perdonaba.
              Lo que ocurra primero.
              Gaara sabía que era un psicótico, ¿cómo no podía? Todos esos años como insomne
lo dejaron con poco que hacer cuando no estaba meditando, por lo que había leído libros
sobre todo lo que podía pensar que le interesaba: los diferentes Biju, los contenedores
anteriores de Shukaku, los pueblos ocultos, diplomático. etiqueta, la lista seguía y
seguía. Incluso pasó algún tiempo tratando de aprender las artes de sellado con la esperanza
de fortalecer su sueño de foca (el sueño de las focas siempre había fascinado a Gaara),
aunque sin alguien que le explicara y enseñara personalmente, sus esfuerzos fueron
infructuosos.
              Pero lo único que realmente sobresalió, de todas esas cosas, fue cuando tuvo en sus
manos esos libros de psicología; leer sobre el funcionamiento interno de la mente humana
fue lo que le permitió la capacidad de meditar y lograr un sueño. como trance en primer
lugar.
              Aunque no era como algo real, Gaara disfrutaba en secreto de la paz y la
tranquilidad que podía escapar de los desvaríos de Shukaku cada vez que meditaba. Claro,
había fortalecido su fortaleza mental hasta el punto de que solo los gritos enfurecidos de
Shukaku lo molestaban, aún le impedían dormir realmente.
              De soñar.
              Los sueños eran un concepto extraño para Gaara: crear mundos enteros donde las
leyes del universo no podían aplicarse no era algo que él pudiera entender completamente,
aunque lo deseaba desesperadamente.
              Comparativamente, el paisaje mental podría llamarse un sueño, pero no lo era: el
surrealismo simplemente no existía y no era capaz de doblarse y cambiar a la voluntad de la
persona.
              Cerrando el pergamino de enseñanza, Gaara reunió todas sus notas para que
Yagura las repasara; la tarea de ese día era leer el pergamino antes de estudiar el pergamino
de sellado básico y notar cuál era el papel de cada parte en el sello general, incluido lo que
cada pieza era capaz de hacer. .
              Gaara nunca lo admitiría en voz alta (¿por qué lo haría? Naruto lo notaría y lo
expresaría de todos modos), pero estaba emocionado por el próximo entrenamiento.
              Si pudiera controlar a Shukaku, entonces podría dormir.
              Sería capaz de soñar .
              Yagura levantó la vista de sus estudios de los sellos del clan Uzumaki para ver las
notas organizadas que Gaara dejó en el escritorio frente a él.
              "He estudiado y etiquetado el sello presentado lo mejor que he podido, incluidas
notas sobre cómo se podría mejorar la estructura junto con una explicación detallada del
proceso para iniciar el sello". El tono serio de Gaara estaba plagado de una anticipación
bien escondida, lo que llevó a Yagura a hacer más que mirar las notas del adolescente, que
fueron sorprendentemente informativas.
              "Impresionante. La mayoría de los principiantes no pensarían en hacer
eso". Yagura no mencionó que tal conocimiento previo fue una experiencia aprendida,
adquirida después de varios meses, si no años, de estudiar el sellamiento. Él mismo no lo
había aprendido hasta medio año después de haberlo aprendido, pero estaría jodido si le
decía lo mismo al adolescente.
              Había ciertas cosas que simplemente no divulgas a tus estudiantes, sin importar
cuán prodigiosas fueran.
              "Gracias." El comentario fue sorprendente, Gaara no había sido de los que estaban
agradecidos antes. Quizás estaba cambiando para mejor.
              Yagura ocultó una sonrisa ante eso, para que el objeto de sus pensamientos no se
hiciera una idea equivocada, por lo que simplemente optó por un asentimiento brusco y la
despedida del día. Gaara asintió antes de ir a… hacer lo que fuera que hiciera en su tiempo
libre.
              Realmente debería conocerlos mejor a todos ...
              Volviendo a su lugar, Yagura echó un último vistazo a las notas de Gaara antes de
alterar su método de enseñanza planeado para el adolescente: alguien con un enfoque tan
meticuloso del sellamiento debe aprender correctamente, para que no pierda la oportunidad
de alcanzar su potencial en las artes del sellamiento.
              El método de enseñanza importaba tanto como la capacidad de aprendizaje del
estudiante.
              Dejando a un lado el trabajo terminado, Yagura profundizó en sus estudios de la
historia del clan Uzumaki.
              Y lo que leyó lo asustó y lo conmocionó sin fin.
              Contaba la historia de un hombre soltero, el primero del clan, y su legado eterno.
              Se decía que el hombre poseía al primer Dojusu, el Rinnegan. Este hombre, con
sus ojos, había viajado por el mundo, estudiando con los mejores luchadores, aprendiendo
todo lo que podía sobre el mundo y su poder.
              Se había apartado de la atención de la gente, no queriendo ser alabado como un
dios, y vivió solo la mayor parte de su vida.
              Hasta que apareció la Bestia.
              Se decía que la Bestia simplemente ... apareció. Aunque pocos vivieron después de
que redujo una ciudad a cenizas, e incluso entonces, habían muerto por haber estado
expuestos a la presencia de la Bestia.
              Era un demonio, decían, una bestia con cola que venía a quitar a la humanidad de
la existencia. Un Biju. El Juubi.
              El alboroto de la Bestia continuó durante más de una semana, y en poco tiempo
todo el continente y más allá supieron de la Bestia, y se prepararon para hacer lo que
pudieran para defenderse de ella.
              Los samuráis se unieron, dirigiéndose al frente. Con ellos estaban los monjes, que
eran expertos en las artes marciales, algo que luego se conocería como Taijutsu.
              Y el administrador era un sabio cuando entró en el campo de batalla.
              Sin embargo, su apariencia había cambiado.
              Su cabello una vez castaño rojizo ahora era del color de la sangre recién derramada
y parecía casi moverse por sí solo. Su piel se había oscurecido hasta el punto de que era
casi púrpura, como si hubiera muerto y se estuviera pudriendo. De su cabeza brotaron dos
cuernos cortos.
              Y usó una técnica especial, lo que más tarde se conocería como el sello
Consumidor del Demonio Muerto, para sellar a la Bestia dentro de sí mismo.
              Desde entonces, había sido reverenciado por su valentía, y muchos miraron más
allá de su apariencia física para ver el alma amable y valiente que había dentro. Fue
llamado el sabio de los seis caminos.
              El Sabio tenía dos hijos, ambos fuertes por derecho propio y capaces de usar el
mismo poder que podía. En su lecho de muerte, miró a sus dos hijos antes de lanzar un
jutsu imposible, haciendo suya la realidad para manipular.
              Primero, dividió a la Bestia en Nueve, cada uno siguiendo el modelo de los
diferentes espíritus de los cuentos para niños.
              Luego, le dio a todas las personas la capacidad de usar los mismos poderes del
cuerpo que él podía usar, lo que llamó chakra.
              Finalmente, le otorgó a su hijo menor su legado de los poderes del sabio místico,
para gran ira de su hijo mayor.
              Se decía que el Sabio, tras su muerte, se había vuelto inmortal, en cierto
sentido. Un dios real, aunque nadie pudo probarlo.
              Su técnica, el sello Consumidor del Demonio Muerto, fue prohibida: todos los
usuarios murieron.
              El hijo menor había fundado su propio clan, mientras que el mayor mostraba su
propio poder especial: un Kekkei Genkai, como se le llamaría.
              El clan del hermano menor se hizo conocido como el clan Senju.
              El anciano es como el clan Uchiha.
              Pronto, la historia del Sabio se convirtió en nada más que una leyenda, y los
Uzumaki fueron casi olvidados. Casi 200 años después, una facción de Senju se apartaría
de su clan para restablecer el clan Uzumaki, aunque ninguno de ellos pudo mostrar el
Rinnegan, y se decía que los Uzumaki se derivaban de los Senju, y no al revés.
              Sin embargo, había una leyenda dentro de ambos clanes que decía que el Sabio
había dicho que él era solo el primero, que con el tiempo, aparecería un nuevo Sabio, este
más grande que el primero, y evitaría que Juubi regresara una vez más.
              Yagura dejó el pergamino, sin moverse. Sin parpadear. Ni siquiera respirar.
              Había reconocido la descripción del Sabio, habiéndola visto hace menos de una
semana.
              El Sabio había muerto y se había convertido en Shinigami.
              Y la leyenda
              No. Yagura se dijo firmemente a sí mismo. Si era posible evitar que se hiciera
realidad, Yagura lo haría. Recordó la conversación que había tenido con Namikaze.
              ***Escena retrospectiva***
              Ambos combatientes estaban sin aliento, aunque Minato parecía el peor de los
dos. Había sufrido varias lesiones que serían casi fatales para otros: un pulmón perforado,
laceraciones profundas en todo el torso, sangrando profusamente y una mano izquierda
difunta, colgando solo de su piel.
              Yagura, sin embargo, estaba menos mal, ya que solo tenía varios huesos
magullados y agrietados.
              "Parece que eres incapaz de sostener o incluso luchar a la par con un oponente en
Taijutsu". Dijo Yagura. "Realmente me hace preguntarme cuál es el estándar para Kage en
Konoha, que dejan que alguien tan débil como tú se convierta en su líder".
              Minato no dijo nada.
              "Aún no has respondido a mi pregunta." Yagura dijo de repente, ganando
tiempo. A Minato solo le quedaban unos minutos, y Yagura no los desperdiciaría peleando
cuando pudiera obtener la respuesta que necesitaba.
              "Te lo dije, yo-"
              "Eso no es lo que quise decir." Dijo Yagura. "La participación de Madara no es
relevante. Sellar a Kyuubi en Naruto sí lo es."
              "Una vez me dijeron de una profecía". Minato dijo de repente, sorprendiendo a su
oponente. "Dijo que vendría un niño, y este niño libraría al mundo de la necesidad de la
guerra. Y lo conduciría a una era de paz".
              "Como es eso-?"
              "Se dijo que mi sensei, Jiraiya de los Sannin, tenía que tomar una
decisión". Minato interrumpió. "Dijo que la elección enviaría al niño por el camino de la
paz o por el camino de la destrucción.
              "Creo que Naruto es ese niño." Minato continuó. "Y sellé el Kyuubi en él, la
mitad, por supuesto, para que permaneciera cuerdo, para que usara su poder para
convertirse en el hijo de esa profecía".
              "¿A costa de tu vida?" Yagura parecía escéptico.
              "No había otra forma de dividir el Kyuubi, o asegurarse de que la otra mitad no se
soltara y se uniera a Naruto". Minato terminó. Yagura miró con calma al hombre frente a él,
antes de moverse para atacar. De repente, había empujado su brazo directamente a través
del pecho de Minato, cubriendo al antiguo Mizukage con la sangre de su oponente.
              "Hacer tal cosa es reprensible, sin importar las circunstancias". Yagura le dijo al
alma moribunda. "No creo en cosas como el destino o las profecías. Eres un cobarde tonto
que no pudo manejar tus propios errores y eligió el camino más fácil a través de la muerte.
Muere en paz, sabiendo eso".
              El alma de Minato se rompió, cayendo a pedazos y sobre el hombre en el que
estaba empalado, cubriendo aún más el Mizukage.
              *** Fin Flashback ***
              Yagura ahora tenía pruebas de la profecía.
              Y haría todo lo posible para asegurarse de que nunca suceda.
              Con la resolución establecida, se puso a trabajar preparando todos los sellos
necesarios para cuando comenzaría a enseñar a los demás a usar el poder de su Biju.
              Y se aseguraría de que el proceso fuera de conocimiento común cuando Akatsuki
ya no fuera una amenaza.
              No importa qué, esa profecía nunca se cumpliría.
              No es que tuviera nada que decir al respecto.
* Capítulo 18 *: Serpentina
 
              Capítulo 18
              Serpentina
              El Puente Tenchi se encontraba en el extremo sur de la Tierra de los Valles, cerca
del límite entre él y la Tierra del Fuego. No fue particularmente utilizado por muchos, ya
que las rutas comerciales que conducen hacia y desde él fueron destruidas hace mucho
tiempo en los enfrentamientos durante la Tercera Gran Guerra Mundial Shinobi.
              Lo que lo convertía en el lugar de encuentro perfecto para que Sasori contactara a
su agente durmiente.
              Lejos de la civilización y un lugar ideal para deshacerse de cuerpos no aptos para
convertirse en arte. Sasori reflexionó mientras cruzaba pesadamente el puente en el
reconstruido Hiruko hacia su agente durmiente. Desde que el Kyuubi Jinchuuriki lo había
humillado al superar sus defensas, Sasori había hecho de la máxima prioridad repensar sus
planes de batalla.
              Y reconsidere que lo hizo, porque Hiruko fue construido para operar en combate
cuerpo a cuerpo, así como para realizar ataques a distancia.
              "Ha pasado mucho tiempo, Sasori." Su contacto estaba frente a él, oculto por una
capa. Su contacto le quitó la capucha. "Cinco años."
              "¿Te siguieron?" Una pregunta idiota. Sasori, como titiritero, tenía una fantástica
sensación de chakra y podía sentir claramente la presencia de Orochimaru,
impresionantemente escondida, en el follaje detrás de su subordinado.
              Por supuesto, no fue como si tal traición no fuera planeada cuando creó un agente
durmiente a partir del hombre.
              "No, es seguro." Ah, mentira. Bueno. Entonces, todo estaba de acuerdo con el
plan. "Si pudiéramos hacer esto breve, fue bastante difícil escabullirse para hacer esto".
              "Por supuesto." Sasori siguió la corriente del hombre. "Reporte."
              "Tenemos muchas bases". El hombre comenzó. "Para evitar ser descubiertos,
cambiamos de base semanalmente. Por supuesto, hay bases en algo más que en el
Sound". Añadió, mirando hacia atrás. "El método de traslado cambia con regularidad y
puede ser engorroso. Nuestra base actual está en una pequeña isla en un lago al norte. Nos
mudamos en tres días".
              El hombre hizo una pausa, como si estuviera contemplando algo, y Sasori casi se
divirtió con los silenciosos mensajes enviados entre el objetivo y el espía.
              Encantador, sí, pero irrelevante.
              "Continúa, Yakushi Kabuto." La voz de Sasori salió de Hiruko más profunda y
áspera, e hizo bien en exponer la sutil amenaza a la vida del hombre.
              "Bueno," comenzó Kabuto, antes de detenerse, cauteloso por un sonido detrás de
él. Un pequeño conejo apareció de la maleza. "Solo un conejo ..."
              Y así comienza… pensó Sasori, viendo la señal por lo que era.
              "Con respecto a las órdenes que me diste," Kabuto trajo la conversación de vuelta
al asunto en cuestión. "Después de transferirse a un nuevo cuerpo, Orochimaru destruye sus
antiguos vasos. No pude recuperar muestras de células".
              "Entonces, ¿de qué me sirves?" Preguntó Sasori, preparando la cola de Hiruko para
matar al hombre.
              De repente, la forma de Orochimaru apareció detrás de Kabuto, una serpiente
envuelta alrededor de su mano derecha.
              "Qué conversación tan interesante." Habló. "¿Te importa si me uno?"
              Sasori golpeó.
              La cola de Hiruko estaba manchada de sangre, y Kabuto lucía un feo corte en su
torso, mientras que Orochimaru estaba ileso.
              "Parece que no somos tan diferentes después de todo." Orochimaru
sonrió. "Ambos tratamos a nuestros subordinados por igual".
              "No soy como tú". Sasori declaró con frialdad, y observó con una pizca de
satisfacción que la herida de Kabuto no se estaba curando ni dejaría de sangrar. La cola de
Hiruko se movió peligrosamente en el aire sobre Sasori. "¿Y quien dijo que se suponía que
Kabuto fuera mi subordinado?"
              Orochimaru frunció el ceño brevemente ante el repentino conocimiento, antes de
sonreír una vez más.
              "¿Entonces Kabuto fue solo un cebo?" Sasori no dijo nada, lo que pareció divertir
a Orochimaru, quien juntó las manos y declaró con alegría. "Entonces disfrutaré viendo
esto."
              De repente, Kabuto estaba cerca de Sasori, usando sus escalpelos de chakra para
intentar matar al miembro de Akatsuki. El movimiento de sus brazos falló por completo a
Hiruko, en lugar de eso cortó la capa de Akatsuki por la mitad mientras pasaba sobre la
marioneta protectora sin causar daño.
              "Los acontecimientos recientes me han hecho reevaluar mi estilo de lucha". Dijo
Sasori, la boca de Hiruko moviéndose al compás de su voz. "Esta no será una pelea de la
que te alejarás vivo".
              "¿Oh?" Orochimaru parecía desconcertado, hasta que se dio cuenta de que Kabuto
no se estaba moviendo, su brazo derecho todavía estaba extendido sobre Hiruko.
              Sí ", dijo Sasori." Por ejemplo, sé testigo de una de las mejores técnicas que he
mantenido en secreto ".
              Kabuto giró, apresurándose a atacar a Orochimaru, quien esquivó alegremente el
ataque hacia adelante, casi sin que Hiruko levantara su brazo izquierdo y apuntara con la
mano hacia él.
              "Que pintoresco." Orochimaru dijo, su siempre presente sonrisa de satisfacción en
su rostro. "Ha pasado un tiempo desde que te vi usar eso."
              "No tengo idea de lo que estás hablando." Dijo Sasori, lanzando una sola vez de
los misiles de madera hacia la serpiente Sannin. "Esto no se parece a nada que hayas visto".
              Kabuto fue retirado de un tirón y la expresión de su rostro mostró que el
movimiento no era el que quería hacer. Orochimaru saltó hacia atrás, permitiendo que el
proyectil volara sin rumbo fijo.
              ¡AUGE!
              El misil de madera explotó, la bola de fuego envolvió el centro del Puente Tenchi,
incluido Orochimaru.
              A través del humo, se pudo escuchar el sonido del puente derrumbándose cuando
Sasori, con su prisionero involuntario a remolque, huyó hacia un lado del puente.
              Enormes pilares de madera surgieron de la pared del acantilado, chocando contra
el puente y deteniendo la destrucción.
              Entonces entran ...
              Sasori era un sensor-nin consumado y, como tal, nadie podía esconderse de él.
              Ni siquiera el par de ninjas que lo habían estado siguiendo desde que entró en la
Tierra del Fuego. Konoha ANBU, estaba seguro.
              Al detenerse al final del puente, Sasori se preparó para el combate, sintiendo el
cuerpo de Kabuto.
              "¿Qué me vas a hacer?" Kabuto gruñó hacia Sasori. La cabeza de Hiruko no se
movió, ¿por qué lo haría? Sasori no lo necesitaba para ver a su marioneta viviente.
              "Voy a llevarte de regreso a Leader". Sasori respondió. "Estoy seguro de que le
encantaría saber todos los secretos almacenados en tu cabeza. Sin embargo, antes de que
pueda hacer eso, te usaré contra tu maestro."
              Los escalpelos de chakra de Kabuto se extendieron hasta casi la longitud de la
altura de Kabuto, y cruzaron los brazos del hombre mientras lo movían a una postura
defensiva, bloqueando el Jutsu de viento en toda el área que despejó el polvo.
              De pie en el otro extremo del puente en ruinas, la mitad de su cuerpo cayéndose de
él en un charco rojo-rosa en el suelo, estaba Orochimaru.
              "¡Impresionante!" Gritó, antes de vomitar.
              De su boca brotó ... él mismo. Completamente ileso.
              "¡Pero se necesitará mucho más que eso si deseas matarme!"
              Y luego el ANBU atacó.
              Del suelo crecieron zarcillos, que se abrían camino alrededor de Orochimaru,
mientras que el cuerpo de Kabuto se debilitaba.
              De pie entre los dos ninjas Clase S había dos personas.
              El primero era bastante alto, lucía cabello castaño corto y puntiagudo y una
máscara felina, mientras que el otro tenía el cabello largo, rubio rojizo recogido en un moño
y llevaba una máscara de ave.
              El de la máscara de gato estaba frente a Orochimaru, mientras que el de la máscara
de halcón miraba a Sasori.
              "No sabía que había usuarios de Wood Release en Konoha". Dijo Sasori, mientras
que Orochimaru se veía positivamente alegre.
              "¡Qué maravilloso! No sabía que ninguno de esos sujetos vivía". Orochimaru se
deslizó fuera de la jaula de madera antes de desaparecer. "Creo que voy a seguir usted. Será
tan muy  fascinante saber cómo sobrevivió." Reapareció frente a Cat, quien fue atado con
una serpiente y mordido.
              Cat se convirtió en un muñeco de madera.
              "Pintoresco, pero no sorprendente". Orochimaru dijo, antes de moverse para evitar
los árboles de liberación de madera que brotaron de su posición un microsegundo después.
              Al final de Sasori, le resultó mucho más fácil almacenar el cuerpo inconsciente de
Kabuto y se preparó para atacar al Yamanaka frente a él.
              "No creo que tenga ningún Yamanaka en mi colección". Reflexionó Sasori. "Pero
creo que, si puedes impresionarme lo suficiente, tendrás el privilegio de convertirte en mi
arte".
              Falcon no dijo nada, en su lugar optó por intentar apoderarse de la mente de
Sasori, lo que falló. Cuando el cuerpo de Falcon se desplomó, Sasori reprimió un suspiro.
              "¿Así que esto es a lo que se ha reducido lo mejor de Konoha- usar técnicas obvias
con la esperanza de que funcionen?" La cola de Hiruko se preparó para acabar con la vida
del ANBU antes de que Kabuto la rompiera en pedazos usando sus Chakra Bisturí.
              "¿Quién dijo que te estaba apuntando?" La voz de Kabuto era fría, sin embargo,
había un matiz de presunción que irritó brevemente a Sasori.
              "Por supuesto, ¿quién dijo que los instrumentos de un titiritero pueden ser
destruidos?" Sasori respondió, mientras las piezas segmentadas de la cola de Hiruko se
elevaban en el aire y volaban hacia el cuerpo de Yamanaka, pero fueron bloqueadas por
Falcon, quien había dejado el cuerpo de Kabuto para moverse a un lugar seguro.
              Su retirada fue detenida por una granizada de Senbon, que salió de la boca de
Hiruko.
              "Envenenarme no tiene sentido, si quieres información". Falcón dijo, quitando las
agujas que lo habían golpeado y estaban cubiertas de un líquido púrpura.
              "Esa es precisamente la razón por la que todos esos Senbon estaban cubiertos de
un sedante fuerte". Dijo Sasori, mirando como el cuerpo de Falcon caía al suelo. Usando
cadenas de chakra, hizo que tanto Falcon como Kabuto se movieran hacia el bosque, donde
estarían a salvo de cualquier daño.
              Por si acaso, golpeó a Kabuto con una andanada de sedantes para asegurarse de
que el hombre permaneciera en el suelo el tiempo suficiente para llegar a Leader.
              Ahora para obtener el usuario de Wood ...
              Sasori miró a Orochimaru, quien estaba de pie sobre el ANBU caído con una
sonrisa triunfante en su rostro.
              Era una simple cuestión de animar al hombre y enviarlo hacia Sasori, para llamar
la atención de la serpiente Sannin.
              "Nuestra batalla no ha terminado". Sasori entonó, y de la boca de Hiruko escupió
un trío de pergaminos, que explotaron en un enorme velo de humo.
              Y ahora la parte difícil ...
              "¿Atacando con todos tus títeres, Sasori?" El tono de Orochimaru era el de un
anciano regañando a un niño. "Pensé que habías cambiado tus tácticas."
              "Yo hice." El humo se aclaró, revelando veinte títeres, todos vestidos con capas
negras y extremadamente humanoides. "Esta formación es todo lo que necesito para
matarte".
              "¿Oh?" El Sannin no pareció impresionado. "Entonces tal vez debería volver a
presentarte a mi Convocatoria."
              Se cortó la mano y la pasó por el tatuaje de una serpiente antes de golpear el suelo
con ambas manos. "Destruyelos."
              Del humo resultante brotaron docenas de serpientes, todas tan grandes como el
hombre promedio.
              Y todos cortados por uno de los títeres, luciendo una gran espada parecida a un
cuchillo como mano.
              Cuando las serpientes sin cabeza cayeron al suelo, su vínculo con su Invocador se
rompió, desaparecieron en el humo, que se utilizó para ocultar la estocada de una serpiente
gigante, más grande que las anteriores combinadas.
              Esta vez, una segunda marioneta tomó la delantera, una mujer diminuta.
              Su boca se abrió y exhaló una neblina oscura, que envolvió y se comió la
convocatoria gigante en segundos, solo huesos gelatinosos que regresaban al mundo de las
invocaciones.
              Orochimaru parecía infeliz, lo que era suficiente para casi hacer feliz a Sasori, si
no estuviera en medio de una batalla.
              "¿Bien?" Sasori no pudo evitar el tono presumido en su voz, observando mientras
enfurecía aún más a Orochimaru.
              "Ha pasado bastante tiempo desde que tuve que usar esto". Dijo Orochimaru, antes
de que una serpiente emergiera de su boca y de ella saliera un daito simple pero legendario:
el Kusanagi. "Nadie se ha enfrentado a esta espada y ha vivido para contarlo".
              "Veremos." Dijo Sasori, preparando una maniobra defensiva: no sería bueno que
todo su plan fuera destruido simplemente por subestimar la espada que podía cortar casi
cualquier cosa.
              Menos mal que he creado un contraataque ...
              Orochimaru golpeó, la hoja Kusanagi se extendió, cortando el aire hacia
Sasori. Siguió una regla bien conocida cuando se trataba de titiriteros: mata al titiritero y los
títeres se vuelven inofensivos.
              Sin embargo, Hiruko extendió su brazo derecho, que parecía bastante normal,
hasta que la piel se abrió y el antebrazo se abrió y creó un escudo de chakra.
              La hoja de Kusanagi rompió el escudo, pero no pasó más.
              De repente, la hoja se retrajo, acercando a Orochimaru.
              Lo suficientemente cerca como para enviar una descarga de serpientes con la
fuerza suficiente para destruir a Hiruko sin posibilidad de reparación.
              Es decir, si no hubieran sido aplastados por un tercer títere, un hombre alto y
brutal, que había usado sus puños para aplastar los cráneos de las serpientes en manchas
desordenadas en el suelo.
              "No me divierte, Sasori." La voz de Orochimaru vino de detrás del hombre, y esa
fue toda la advertencia que tuvo antes de que Hiruko fuera reducido a la mitad.
              Toda la marioneta blindada se derrumbó sobre sí misma antes de ser aplastada
contra el suelo por un poderoso Liberador de viento: Gran esfera de vacío.
              "Ni yo, Orochimaru." La voz de Sasori llegó desde el borde del puente que
dominaba el barranco, y el Sannin mostró absoluta sorpresa ante el cuerpo real del titiritero.
              "¿Cómo?" El hombre gruñó, la rabia llenó sus ojos. " Me cultivadas que
jutsu. Me perfeccionado! Cómo se atreve a robar mi técnica!"
              Saltó hacia el pelirrojo de aspecto joven, que simplemente movió los dedos,
enviando todas sus marionetas a su posición a su alrededor, el alto apuntando, con la
pequeña mujer de pie detrás de él. Alrededor de Sasori estaban los títeres restantes.
              La sangre salió de la boca de Orochimaru cuando estaba doblado sobre el brazo de
la brutal marioneta.
              Y con la sangre estaba un Orochimaru ileso, que cortó a través de la cabeza del
brutal hombre-marioneta con un golpe casi perezoso de Kusanagi, antes de que fuera
envuelto en la neblina verde-amarilla oscura de la mujer-marioneta ratonil.
              "Me gustaría verte sobrevivir a eso". Sasori declaró fríamente antes de que el
Sannin en la neblina se separara, convirtiéndose en nada más que barro.
              "Ya lo hice." La voz del Sannin vino desde atrás, y Sasori se movió, ya
anticipando el ataque, aunque no hubo ninguno. "Admito, sin embargo, que tu estilo ha
cambiado drásticamente desde la última vez que lo vi. Tal vez pueda descubrir más de tus
secretos después de que te mate, me pregunto."
              "Dudo que." Dijo Sasori, y levantó las manos juntas, haciendo que dos marionetas,
una con la mano de la espada y otro espadachín, convergieran en la posición del Sannin,
quien perezosamente las bloqueó y las cortó.
              "¿Otra vez, Sasori?" Cuestionó. "No creas que no he descubierto tu plan de
batalla."
              "Entonces sabes lo que viene a continuación". Dijo Sasori, dejando caer sus manos
y cortando los lazos con ambos títeres.
              BA-BOOM!
              La bola de fuego envolvió al Sannin por completo, e incluso fue lo suficientemente
poderosa como para hacer retroceder a Sasori. Los restos del Puente Tenchi se convirtieron
en polvo cuando quedó atrapado por la explosión.
              A medida que el polvo y el humo se asentaron, Sasori se mantuvo nervioso,
conocía a Orochimaru lo suficientemente bien como para saber que ni
siquiera eso funcionaría para eliminar efectivamente a la serpiente Sannin. Francamente, lo
había creado como último recurso y no le gustaba tener que desperdiciar dos piezas de su
arte en un acto tan vulgar.
              Oh, cuánto hay que sufrir para que brille su arte.
              Por supuesto, si lo hace lo hace tener sus ventajas, ya que no había ninguna señal
de que Orochimaru siquiera había estado allí.
              "O estás muerto o finges estarlo". Sasori dijo al aire. "Aunque soy-" Se
interrumpió cuando una de sus marionetas fue destruida. Suspiró molesto. "Espero que
entiendas lo difícil que fue convertir a esa persona en una de mis obras de arte".
              "¿Por qué crees que rompí tu juguete?" La serpiente Sannin estaba entre los restos
de la marioneta de Sasori, un Kumo jonin, por lo que parece. "Y romperé el resto antes de ir
a por ti."
              "Sigues siendo el psicópata arrogante que recuerdo Orochimaru." Sasori
suspiró. "Y esperaba haberte derrotado antes de recurrir a hacer esto".
              "¿Oh?" El Sannin estaba curioso, pero cauteloso. "¿Lo estabas ahora?"
              "Sí, pero ahora me doy cuenta de que no tengo otra opción". Sasori levantó el
brazo en el aire y apretó la mano en un puño. "Adiós."
              Un brazo de títere bajó disparándolo, tirando de él, y a través de sus cadenas de
chakra, los títeres y captores restantes, hacia arriba en el aire, hacia un pájaro que volaba en
círculos en el aire.
              "¡Eso fue un arte que hiciste, mmm!" Deidara le dijo a Sasori una vez que aterrizó
en el pájaro centinela gigante con sus captores. "Sin embargo, estoy impresionado de que
no lo hayas sacado todo . ¿Qué, no querías perder tus juguetes?"
              "Cállate. Fallé. Estás despierto." Sasori ni siquiera miró a Deidara, quien sonrió
antes de tomar un puñado de arcilla y meterlo en su boca real, masticando y preparándolo
para su golpe maestro personal.
              C4.
              De repente se inclinó, parecía vomitar, pero en realidad estaba expulsando una
enorme efigie de sí mismo hecha de arcilla.
              "¡Vamos a verlo vivir después de esto !" Deidara cantó triunfalmente, y Sasori
pareció enfurruñarse cuando volvió a sellar sus 16 títeres restantes, ató a sus cautivos y
trató la herida de Kabuto con su antídoto especial. Había creado ese veneno con un
anticoagulante, para que obstaculizara los poderes regenerativos del hombre tanto como
fuera posible.
              También le vendría bien la próxima vez que entrara en contacto con el Kyuubi
Jinchuuriki.
              "Cállate y hazlo ya." Sasori espetó, y Deidara simplemente se encogió de hombros.
              "Estaremos fuera de alcance en un segundo." Deidara dejó que el pájaro de arcilla
se elevara durante varios segundos más antes de mirar al gigante que estaba parado en el
borde del barranco, probablemente mirando de reojo a un aturdido Orochimaru. "¡Katsu!"
              El gigante Deidara implosionó.
              Deidara vio como bandadas enteras de pájaros se desintegraban ante sus ojos, y
continuó observando durante casi un minuto más antes de volverse hacia Sasori en señal de
triunfo.
              "Él está muerto." Sasori miró tranquilamente a su compañero.
              "¿Lo viste morir?" Deidara asintió. "¿Y no fue un clon?" Un movimiento de
cabeza esta vez. "Dudo mucho que puedas decirlo".
              "¡Puedo así!" Deidara señaló el aparato sobre su ojo izquierdo, recordando sus
capacidades telescópicas, así como la capacidad de ver más allá del genjutsu, con una
sonrisa gigante. "Lo vi morir, poco a poco. Guy trató de mudarse de piel, pero no funcionó.
Ese bastardo está muerto".
              En el epicentro de la implosión, los únicos signos de que hubo una batalla fueron
el puente en ruinas y los restos de las marionetas de Sasori. De repente, el suelo se agrietó y
se movió hacia arriba, creando un montículo que recuerda a un hormiguero, antes de que un
brazo pálido surgiera de la parte superior, tirando de un cuerpo hacia arriba y hacia afuera.
              Orochimaru salió del montículo, sosteniendo su lado herido.
              Apenas había sido capaz de sobrevivir a ese ataque y dudaba que lo hiciera
tampoco.
              Necesitaba volver a la base y hacerse cargo del cuerpo de Sasuke antes de que éste
muriera.
              Orochimaru sonrió.
              Oh si. Obtendría la última risa de Akatsuki cuando su plan fallara, y estaba allí
para aplastarlos con el poder del Sharingan.
              Incluso sería lo suficientemente fuerte como para eliminar a ese bastardo de
Madara e Itachi.
              Se volvería inmortal y reinaría supremo sobre el mundo Shinobi como su creación
más fuerte.
* Capítulo 19 *: El mundo en general
 
              Capítulo 19
              El mundo en general
              "Termina." Kakuzu refunfuñó. "El líder nos espera."
              "No me gusta esta parte más que a ti, pero Jashin ordena que se haga". Hidan gritó
de vuelta, tendido en el suelo entre los escombros que solía ser uno de los edificios de
suministros de guerra de Kumo. A su alrededor, la destrucción era clara y probablemente
escuchada en millas a la redonda, pensó Kakuzu de mala gana.
              Su objetivo, bueno, el objetivo asignado a Hidan, en realidad, estaba clavado a una
de las pocas paredes que aún estaban en pie, con las manos atravesadas por una de las púas
de Hidan, que la mantenía en alto. Tenía una estatura promedio y se la podía encontrar
rápidamente en todo Kumo; su piel estaba bronceada, pero aún pálida en comparación con
la población de piel oscura que componía la mayor parte de Kumogakure. Su rostro tenía
ojos rasgados que generalmente estaban enmarcados por los pocos mechones sueltos de
cabello rubio sucio que escapaban de su cabello trenzado que ahora caía al azar sobre su
cabeza, y proporcionaba una simetría pintoresca perversa a la ropa manchada de sangre.
              Nii Yugito, de 27 años, si alguien la viera ahora, sería considerada una mártir en
lugar de una víctima indefensa.
              "No me importa". Kakuzu dijo suavemente, ganándose la ira de su
compañero. "Este es el primer Jinchuuriki que hemos podido localizar en dos años. El líder
no quiere correr el riesgo de que este desaparezca como los demás. Se reunirá con nosotros
personalmente cerca del lugar para asegurarse de que no pase nada". si tu recuerdas."
              Y no pasaría nada , pensó Kakuzu con irritación. Desde que no había podido
capturar al Gobi, era como si una especie de maldición hubiera caído sobre Akatsuki. Zetsu
no había logrado capturar a los Nanabi, lo que más tarde fue visto por Deidara cuando
intentó capturar a los Rokubi quince días después, junto con lo que habían descubierto que
eran los Yonbi e Ichibi Jinchuuriki. El hecho de que ambos fueran vistos con el Kyuubi y
Gobi significaba algo bastante inquietante.
              Los Jinchuuriki se estaban uniendo.
              Por supuesto, simplemente habían elegido alterar sus planes haciendo que Zetsu
los localizara y espiara primero antes de enviar una distracción para dividirlos, elecciones
fáciles para derribarlos si no tuvieran que depender el uno del otro en lugar de yendo al
Akatsuki con todo lo que tienen.
              Pero luego todos desaparecieron del mapa.
              No ayudó a nadie que se rumoreara que el Sanbi Jinchuuriki había muerto
liberando a Biju, aunque el Líder les dijo que el Sanbi Jinchuuriki estaba vivo. Se
rumoreaba que el Yondaime Mizukage tenía un control completo sobre su Biju, después de
todo, a pesar de toda la evidencia que mostraba que tal cosa era casi imposible. Solo Uchiha
Madara y el Shodai Hokage tenían el poder para controlar al Biju.
              Y luego estaba el problema de que el Godaime Kazekage de alguna manera se
había enterado de sus objetivos y lo había difundido a todas las  Naciones Elementales. Lo
que significaba que Kakuzu tenía que mantener un perfil bajo y evitar derrotar al ninja con
grandes recompensas en la cabeza, algo que enfureció al hombre inmortal sin fin.
              El hecho de que los demás también tuvieran que actuar con discreción no era una
recompensa.
              Eso fue hace dos años.
              Por eso Kakuzu no quería que nada saliera mal con la captura del Nibi. Se le había
confiado la toma del Nibi y no quería que nada cambiara eso. Cualquier cosa .
              Kakuzu estaba completamente preparado para hacer todo lo posible por cualquiera
y cualquier cosa que se atreviera a detener la extracción.
              Utakata estaba de pie con Gaara, mirando las ruinas del edificio de suministros de
Kumo, observando a los dos miembros de Akatsuki, uno en cuclillas sobre un pedazo de
edificio mientras que otro yacía en el suelo dentro de una marca extraña, un triángulo
dentro de un círculo. El segundo también fue empalado sobre algo.
              Un lucio retráctil ...
              Utakata sabía de ellos, ya que había trabajado con uno.
              De repente, el que estaba en la pica, que Utakata había supuesto que había muerto,
y su compañero estaba descansando antes de destruir el cuerpo, sacó la pica de su cuerpo y
se puso de pie, estirándose para reducir la posibilidad de dolor muscular más tarde. Y luego
el otro se puso de pie también, antes de caminar hacia los restos de una pared frente a ellos
y desaparecer brevemente de la vista durante varios segundos antes de volver a la vista, con
la forma ensangrentada de una mujer.
              "Ella debe ser como nosotros". Gaara murmuró a su lado, la arena negra del
adolescente vibró audiblemente con anticipación.
              "Dado el Yokai que nos atrajo aquí, sí." Utakata estuvo de acuerdo, poniendo los
ojos en blanco ante la obvia declaración. "¿Así que la salvamos?" Utakata había aprendido
hacía mucho tiempo a no discutir con Gaara cuando se ponía en uno de sus estados de
ánimo. Aunque el Ichibi Jinchuuriki se había suavizado un poco, todavía era el psicótico
que mataba a alguien por siquiera mirarlo de manera extraña.
              Algo de lo que Utakata se alegraba de haber crecido.
              "Obviamente." El tono de Gaara era lento, como si le estuviera explicando algo a
un niño pequeño. "Tenemos el deber de ayudarla, y tengo asuntos pendientes con la del
cabello plateado". Añadió oscuramente.
              "Está bien ~." Utakata también había aprendido a no cuestionar a Gaara cuando
estaba en uno de sus estados de ánimo. "Me encargaré del tipo enmascarado, atraparé a la
chica y tú te defenderás del otro chico mientras la proteges. ¿Suena bien?"
              Gaara miró a Utakata, quien resistió el loco impulso de cambiar o dar cualquier
signo de debilidad bajo la mirada penetrante del adolescente.
              "Si."
              Hidan no estaba del todo seguro de cómo habían llegado a esa posición.
              De nuevo .
              Lo más cercano que podía decir era que él y Kakuzu estaban abandonando las
ruinas y dirigiéndose hacia la base, y discutiendo sobre quién llevaba el objetivo, cuando
habían sido asediados por estas dos personas, a una de las cuales reconoció de inmediato.
              "He venido a matarte." Dijo su oponente, tomando una postura de guardia básica
mientras la calabaza negra en su espalda se rompía y recorría el área. Hidan solo sonrió y
levantó su guadaña de tres hojas.
              "Esa es mi línea, infiel." Hidan gruñó, activando uno de los jutsu de maldición más
complejos enseñados a aquellos bajo la orden de Jashin. Tenía una idea simple, pero un
desarrollo complejo. La idea era que la maldición de sangre básica podría alterarse para que
la sangre no fuera necesaria para activarla, solo ver y saber quién era su
oponente. "Además." Añadió. "Ya estás muerto."
              Gaara ni siquiera arqueó una ceja ante esa declaración, solo eligió ver como, de los
pies de Hidan, la sangre brotaba, fluyendo en un conjunto específico de líneas y curvas,
hasta que pasó debajo de él y se detuvo cerca de la mujer inconsciente. Gaara estaba a
cargo de proteger, siendo rodeado por un anillo de sangre más grande. Girando
perezosamente la cabeza hacia su oponente, Gaara vio a Hidan, quien clavó su guadaña en
el suelo y eligió solo luchar con esas picas retráctiles suyas.
              "¿No estás usando tu guadaña?" La voz de Gaara sonaba intrigada, pero cautelosa,
como debería ser, pensó Hidan.
              Ninguno ha escapado vivo de esto ...
              Ambos se quedaron quietos, esperando que cambiara la postura de su oponente.
              Y luego se mudaron .
              Utakata se movió, esquivando el chorro de agua que se abrió paso a través de la
ladera de la montaña, solo para tener que saltar en el aire para evitar que el brazo de
Kakuzu le disparara, la piel se oscureció considerablemente, un signo característico de la
Lanza de la Tierra, y observe cómo tomaba raíz en la roca detrás de él.
              "Y aquí estaba esperando un desafío". La voz de Kakuzu llegó directamente detrás
de Utakata, y apenas tuvo tiempo de darse la vuelta antes de ser golpeado por una ráfaga
concentrada de relámpagos y explotó en una neblina de color verde amarillento, mostrando
el clon de agua modificado por lo que era, y derritiéndose a través de esos hilos negros de
los que Kakuzu parecía hecho.
              "¿Eso es un desafío suficiente?" La voz de Utakata vino de alrededor de Kakuzu,
quien observó mientras el ácido devoraba los hilos negros y rasgaba su brazo del resto de su
cuerpo. Sin un corazón conectado a él, tendría que recuperarlo manualmente en lugar de
que se lo devolviera.
              Kakuzu pareció quedarse allí antes de que todo el infierno se desatara cuando su
capa de Akatsuki se rasgó en la nada cuando todas sus máscaras enviaron todos sus
ataques: una bola de fuego, un torrente de viento, un chorro de agua y un rayo golpeó a
todos los Utakata antes de que el hombre del que salieron saltó en el aire. De repente, los
ataques se detuvieron y las máscaras volvieron a su lugar mientras Kakuzu se movía para
recuperar su brazo.
              Y luego Utakata, el verdadero Utakata, al parecer, apareció frente a él,
sosteniendo un Kunai hecho especialmente con la hoja de casi un metro de largo. Utakata
había renunciado a usar el kimono, en lugar de optar por usar algo similar a Iwa Chunin y
Jonin: los pantalones básicos de Shinobi y la camisa de una sola manga.
              "Así que ahí es donde mienten sus corazones". Dijo Utakata, luciendo demasiado
como el niño en una tienda de dulces. "Supongo que eso me dice cuántas veces tengo que
matarte".
              Kakuzu resopló, toda su máscara se movió mientras su nariz parecía arrugarse con
disgusto. Mirando a Utakata directamente a los ojos, pareció evaluar sus opciones antes de
considerar la mejor.
              "¿Cómo lo averiguaste?" Kakuzu arrastró las palabras, mirando el muñón de su
brazo mientras los hilos negros parecían aumentar en número, saliendo del muñón y
retorciéndose locamente mientras se retorcían juntos hasta que parecían un brazo en forma
de garra, que flexionó experimentalmente. "Por lo general, no es hasta que alguien me mata
una vez que se enteran de todos ellos". Kakuzu se rió entre dientes, antes de girar la cabeza
hacia el contenedor Rokubi. "Y no dejaré que eso vuelva a suceder".
              Kakuzu se disparó, alas negras retorciéndose explotando en su espalda mientras se
elevaba por encima de su oponente, quien observaba todo el calvario con creciente
interés. Con las alas vinieron innumerables más de esos hilos, que parecían formarse juntos
para crear una semejanza aviar, con garras sujetando a Kakuzu, quien cayó junto a su brazo
antes de volverse hacia Utakata.
              No tenía cabeza, en cambio tenía una máscara de lo que parecía ser un raptor.
              La máscara abrió su boca, lo que provocó un recuerdo dentro de Utakata cuando el
penetrante chillido se dio a conocer.
              Tomando una respiración profunda mientras formaba varios sellos manuales,
Utakata luego pareció vomitar una cantidad profana de agua en la ladera de la montaña
donde el pájaro-máscara estaba volando.
              Y en Kakuzu.
              El avión parecía descontrolado hasta que de repente se detuvo, revelando que la
cosa aviar se había estrellado hacia atrás contra su creador y lo protegió de cualquier
daño. Kakuzu saltó encima del pájaro mientras este despegaba, buscando entre los
escombros a su oponente, con la ira clara en su rostro.
              Y luego el pájaro y Kakuzu fueron cortados por la mitad por un chorro de agua
concentrado. La máscara rota del pájaro cayó al suelo con los restos de los hilos negros, que
se fundieron en una sustancia negra espesa y pegajosa antes de ser absorbida por el suelo.
              Las dos mitades de Kakuzu, mientras tanto, se juntaron mientras una gran cantidad
de hilos negros las unían.
              Lo que cayó al suelo no parecía humano.
              Tenía la cara superior e inferior de lo que obviamente era el hombre que Kakuzu
alguna vez había sido, y tenía los antebrazos y los pies para demostrar que alguna vez fue
humano, pero lo que los conectaba era todo lo contrario. Una forma deformada y retorcida,
que tiene cinco cabezas y ninguna cabeza, tres de ellas máscaras de color blanco hueso con
la forma de un toro amarillo, un tigre rojo y una rana azul claro, antes de asentarse en una
sola forma.
              Kakuzu estaba encorvado, sobre sus manos y pies, y en la base de lo que era una
masa fornida de hilos negros estaba el rostro de Kakuzu, mientras que a su alrededor
brotaban cuellos alargados sosteniendo cada una de las máscaras, que parecían moverse por
su propia voluntad antes. poniendo sus miras en la figura de Utakata apareciendo de la
grava que ahora cubría la ladera de la montaña.
              " ¿Qué eres tú?" Preguntó el hombre en cuestión, mirando horrorizado a Kakuzu,
quien pareció sonreír en respuesta.
              O al menos Utakata esperaba que fuera algo que mostrara que la cosa frente a él
tenía algún tipo de inteligencia.
              Gaara bloqueó una patada en su torso, apenas sintiendo el dolor mientras agarraba
la extremidad ofensiva y la usaba para lanzar a su dueño lejos de él en un espectacular
lanzamiento de martillo del que Naruto se hubiera sentido orgulloso. Hidan extendió el
brazo, clavando la pica en el suelo para reducir su aceleración lo suficiente como para
agarrarse al suelo. Alejándose de su oponente, Hidan aún tenía que dejar marcas duraderas
en Gaara, pero se mantuvo firme en su creencia de que al final ganaría.
              Gaara, a pesar de su valía, estaba inmensamente agradecido de haber sido capaz de
aumentar la velocidad de creación de su armadura para que fuera casi imposible de
detectar. Las muchas heridas que había recibido casi lo habían hecho colapsar si no hubiera
podido ocultarlas y usar el dolor para alimentar sus ataques.
              Cualquiera que sea el jutsu que Hidan había lanzado, estaba presionando la ventaja
sobre Gaara.
              Tosiendo levemente, Gaara ignoró la pegajosidad húmeda que invadía su boca y
sabía a metal; tenía que hacerlo, si quería permanecer cuerdo.
              Si quería permanecer en el poder.
              Pero espera...
              El pensamiento de Gaara lo llevó a una encrucijada interesante: mantenerse cuerdo
significaba mantener todo su poder bajo control, lo que lo debilitaba.
              Sin embargo, para derrotar a un miembro de Akatsuki, tendría que eliminar todas
las barreras que mantienen su poder bajo llave. Lo que significa que tendría que volverse
temporalmente loco.
              Mientras observaba la lenta aceleración de Hidan alejándose de él, Gaara tomó una
decisión.
              Lo perdería para ganar.
              El tenia que.
              Utakata observó desde lejos al hombre-cosa que era Kakuzu, manteniéndose en
movimiento. Cada una de esas máscaras era capaz de un Elemento diferente, excepto la
tierra, que presumiblemente era lo que el rostro de Kakuzu servía como avatar.
              4 en total.
              Utakata pasó junto a uno de sus clones, un simple clon de agua, ya que sus
suministros de veneno y ácido se estaban agotando, y usar el último de ellos tan
innecesariamente era un desperdicio de buenos suministros. Había tenido que recurrir a la
creación de clones con el agua en el aire, algo que solo había podido hacer dibujando un
poco del Yoka de Rokubi, simplemente para distraer a los cinco avatares y poder idear un
plan. .
              Había cinco corazones en total, incluido el de Kakuzu.
              La máscara de pájaro fue destruida y se llevó consigo el corazón del Elemento
Viento.
              Eso significaba que si se destruía una máscara, el corazón también.
              Ahora tenía un plan de ataque.
              Al enviar sus clones de agua, pasaron a la ofensiva, atrayendo el fuego y la
atención de las tres máscaras, lo que permitió a Utakata acercarse.
              Ahora para los escalpelos de chakra y ...
              Los ojos de Kakuzu se volvieron hacia él.
              De repente, los tres pilares se separaron del hombre-cosa principal, que ahora se
parecía a algo remotamente humano, mientras que los demás tomaron las posturas y las
imágenes de las criaturas que representaban sus máscaras.
              Un tigre. De pie a la derecha de Kakuzu, alcanzaba la altura del hombro del
hombre y parecía albergar un gran poder, si la densidad de los hilos negros era una
indicación.
              Un toro. Directamente detrás de Kakuzu, sobre dos patas, se encontraba un toro,
que se imponía al sobreponerse a su creador. Los ojos negros vacíos parecían comenzar
directamente en Utakata.
              Una rana. Si Utakata no lo hubiera visto, habría pensado que era solo una especie
de criatura cuadrúpedo, pero allí se inclinó, agachado a la izquierda de Kakuzu.
              La rana y el toro abrieron la boca.
              Hubo un sonido de trueno.
              Utakata se basó en el Yokai de Rokubi, yendo directamente a la Versión 2 de la
capa.
              Por todo él, su piel desapareció, reemplazada por un ser informe de color negro
carmesí, con seis colas imponentes descansando detrás de él. Emitía un aura amenazante,
que parecía convertir el aire en un sólido. No quedaba nada que sugiriera que
la cosa  informe que yacía allí había sido uno de los mejores ninja cazadores de Kiri.
              Y luego fue golpeado por el ataque y explotó. El aura amenazante se desvaneció
cuando el ataque combinado golpeó, y si Kakuzu fuera menos del hombre que era, habría
muerto por la descompresión repentina.
              "Qué débil." Dijo Kakuzu, casi aparentemente complacido con la conclusión de los
eventos.
              “ Precisamente. ” La voz vino de detrás de Kakuzu, y de la criatura con máscara
de toro salió el Rokubi en miniatura, usando sus colas para desgarrar al toro en la nada,
simplemente de pie allí mientras los restos de la máscara caían a su alrededor, y el hilos
negros se disolvieron en la sustancia negra y se deslizaron hacia abajo y fuera de su piel
rojo-negra, visible solo para los ojos más entrenados. Como apareció en la visión de
Kakuzu, también lo hizo el aura opresora. " Ahora muere " .
              A ambos lados de él, el tigre y la rana se partieron en pedazos por copias exactas
del Rokubi en miniatura, y todos estaban frente a él y reuniendo chakra frente a ellos, que
se condensó en una pequeña bola de Yokai negro arremolinado.
              "Mierda."
              Ellos dispararon.
              Gaara estaba a punto de soltarse cuando sintió el aumento de Yokai en el aire y
detuvo su preparación, volviéndose hacia las montañas cercanas para observar,
reconociendo que su oponente hizo lo mismo.
              Hubo un destello de luz y el Yokai desapareció brevemente. Gaara casi tuvo que
evitar caerse ante la repentina disminución de la presión del aire, observando impasible
como su oponente se volvía hacia él.
              Y luego regresó el Yokai.
              Y con él vino una explosión que eliminó a la montaña de la existencia.
              "¿Qué demonios ...?" Hidan se detuvo simplemente miró el destello cegador,
viendo manchas danzar alrededor de sus ojos antes de que desaparecieran, dejando solo los
negativos para bailar a través de su visión cada vez que parpadeaba. "¿Qué que eso?"
              "Esa fue la muerte de su socio". Respondió Gaara, su arena negra volviendo a su
forma de calabaza mientras se movía para retroceder junto a su cargo, el Jinchuuriki
herido. "Realmente es bastante irritante. Nos dijeron que no hiciéramos nada que pudiera
llamar la atención sobre nosotros mismos. Dudo que una montaña que ya no existe pueda
pasarse por alto".
              "Vete a la mierda". Hidan gruñó, levantando su pica negra y sacando una segunda,
que se desplegó en un movimiento rápido. "Todavía te mataré. A Jashin le encantará tu
muerte". Dio un paso adelante, levantando ambas picas para que estuvieran dirigidas a
Gaara antes de lanzarse.
              Solo para ser bloqueado por una pared de agua rojo sangre, que atravesaba todo el
valle como una enorme presa.
              Al observar las aguas espumosas, Gaara ni siquiera reconoció la aparición de un
Rokubi negro carmesí de seis pies de altura a solo unos metros detrás de él.
              "Eso fue exagerado, ¿no crees?" Gaara cuestionó, sin voltear la cabeza. El
movimiento le dolía demasiado como para hacer algo más que tener su armadura de arena
para mantenerlo de pie.
              “ No lo creo. ” Respondió el mini Rokubi, arrastrándose para pararse junto a Gaara
y observar como Hidan miraba enojado a la pared de agua, sosteniendo los restos de ambas
picas en sus manos, los extremos quemados y humeantes. " El tipo tenía cinco corazones
y era demasiado poderoso para que yo no usara la Versión 2. "
              "¿Y la montaña?" El mini Rokubi de alguna manera pudo parecer avergonzado, de
todas las cosas, no es que Gaara pudiera verlo.
              " Como he dicho, el tipo tenía cinco corazones. Hubiera prestado más
atención tenía utilicé distinta de la bola Biju nada. " Gaara no respondió, optando por
seguir viendo su opponent- quién sería matar, tirar dos picas en la pared roja de ácido para
ser devorada antes de recuperar su guadaña y volver a unirla a su cuerpo.
              "Eso no explica por qué interrumpiste mi pelea." Dijo Gaara, mirando al suelo para
ver las marcas de focas que se desvanecían cruzando el suelo del valle. Los encontró muy
interesantes: los sellos malditos eran un tipo de sellado que era relativamente desconocido
para muchos maestros de sellado, y Yagura dijo que apenas los entendían ni siquiera los
Uzumaki. El mini Rokubi se encogió de hombros, o pareció mover su cuerpo y sus
pequeños brazos en un movimiento que indicaba que se encogía de hombros.
              " Estás herido ", dijo sin comprender, girando la cabeza para mirar a Gaara. " No
sería bueno tener que arrastrar tu trasero al campamento junto con el de ella ", señaló
a la mujer ensangrentada, que estaba tendida en el suelo a varios metros de distancia. Una
de sus colas salió disparada, deteniéndose por encima de la mujer antes de caer lentamente,
envolviéndola en las propiedades curativas inherentes al Yokai de Rokubi, pero
generalmente se veía abrumada por la naturaleza ácida.
              "Ese es un punto justo." Gaara concedió, y de repente se encontró absorto en una
de las colas, su armadura se rompió cuando encontró la 'piel', revelando los muchos cortes y
laceraciones que formaban su cuerpo. Sin moverse, Gaara se dio cuenta de que no sentía
más dolor y notó que sus heridas se curaban a un ritmo exponencialmente rápido. En
cuestión de minutos, fue sanado y puesto en el suelo, luciendo como si no se hubiera
enfrentado cara a cara con un Shinobi Clase S. "Gracias."
              Extendiendo la mano, el mini Rokubi extendió sus pequeños brazos antes de
hundirlos en la pared roja. Hubo un sonido de sorbido húmedo cuando toda la pared de
ácido fue absorbida por el mini Rokubi, dejando solo una inmersión increíblemente suave
de 6 pulgadas en el suelo que dividía el suelo del valle donde había estado la pared.
              " No lo menciones." Utakata respondió, saliendo de la capa de la Versión 2 con
una mujer perfectamente curada en sus brazos. "Ahora regresemos al campamento. Estoy
seguro de que a Fu le encantará tener a otra mujer con quien hablar con la chica".
              Gaara no dijo nada mientras recogía su calabaza caída y ajustaba la correa de la
bufanda antes de unirse a Utakata y dirigirse al noreste, hacia la Tierra del Hierro. Continuó
su silencio, dejando que Utakata sudara hasta que se dignó dar una respuesta.
              " No vuelvas a hacer eso."
              La repentina ruptura del silencio casi hace que Utakata tropiece, y Gaara sonríe
para sí mismo mientras continúan hacia la línea de árboles hacia el norte, hacia las distantes
montañas cubiertas de nieve de la Tierra de Hierro.
              Tal vez no es algo en que actúa inmadura ...
             
             
              En Konoha, el sol brillaba intensamente, haciendo que todo lo que proyectaba su
eterna mirada pareciera de un color más pálido, incluso el más oscuro de los colores. Un
manto flotaba en el aire, y aunque nada importante parecía haber cambiado, todos los
residentes podían sentirlo, y eso los puso nerviosos. El ninja se puso tenso, y hubo
innumerables ocasiones en las que el veterano Jonin y Chunin casi se atacan entre sí y a
civiles. Los civiles, por su parte, fueron mucho más cautelosos, algo que puede poner al
límite a toda la fuerza Shinobi de Konoha ciertamente fue motivo de incomodidad. Las
calles estaban casi vacías, y eso en sí mismo no era motivo de alarma si no fuera a media
mañana en el distrito del mercado, y pocas, si es que había alguna, se podían encontrar
almas fuera de los comerciantes.
              Sin embargo, Sarutobi Konohamaru y sus compañeros Genin Moegi y Udon, junto
con su Jonin-Sensei Ebisu, eran de las pocas almas seleccionadas dentro del
mercado. Vestidos para el invierno que se avecinaba, un escalofrío recorrió el aire, lo que
provocó que el trío de Genin fresco se juntara los abrigos más cerca del cuerpo en un débil
intento por evitar el frío.
              "Todavía no veo por qué tenemos que hacer esto". Konohamaru refunfuñó,
avanzando arrastrando los pies para ayudar a uno de los comerciantes, un granjero, por lo
que parece, a descargar su reserva de verduras y colocarlas sobre y alrededor de su soporte
de madera. Junto a él, Moegi dejó su caja de trigo antes de volverse hacia él, su rostro
claramente mostraba molestia por tener que explicar. De nuevo.
              "Porque," comenzó, con las manos cruzadas sobre el pecho, aunque de una manera
más apretada de lo que normalmente se esperaba de pura molestia. "Es una buena práctica
para cuando tomamos misiones de mayor rango".
              "Por no hablar de lo bueno para la economía". Udon intervino, ya de regreso a la
caravana levantando un par de cajas de maíz, en las que Ebisu tuvo que intervenir cuando
se movieron y amenazaron con derrumbarse a sí mismos y al niño de 12 años. "Además, es
mejor que escabullirse por el hospital y la oficina del Hokage con la esperanza de poder
visitar a Naruto".
              Ante la mención del misterioso rubio, el rostro de Konohamaru se oscureció
considerablemente, casi chocando con Udon cuando se cruzaron. Moegi, por su parte,
pareció inquieta por el recordatorio. Habían pasado más de dos años desde que el enérgico
rubio había desaparecido, y cuando el trío había ido con su entonces profesor de academia
Iruka, él solo había esquivado su interrogatorio, diciendo que necesitaban hablar con el
Hokage.
              Tsunade, por su parte, se veía tan angustiado como Moegi cuando les dijo que la
última misión de Naruto, la recuperación fallida de Uchiha Sasuke, lo había dejado
mentalmente inestable. Cuando fue interrogada (molestada, más bien), ella reveló que él
había sido sometido a un Genjutsu inmensamente complejo, cuyos efectos habían
convertido la personalidad del rubio en algo sediento de sangre, casi sin sentido. "Es mejor
que no lo veas así". ella había dicho. "Él no querría que lo hicieras."
              Por supuesto, no era como si se hubieran detenido, a Konohamaru casi se le
prohibió poner un pie dentro de la Torre Hokage, y también lo habría sido si no hubiera
sido por su floreciente carrera ninja. Como estaban las cosas, los ANBU tenían órdenes de
seguirlo cada vez que entraba en la Torre Hokage, y debían frustrar todos los intentos de
hacer contacto con el Godaime a menos que fuera escoltado por su Jonin-Sensei, quien
debía dar una señal al cola que era un asunto oficial (que se promulgó cuando uno de sus
amigos usó la Transformación para fingir ser Ebisu, algo que habría funcionado, si el
ANBU no hubiera dado la tarea de Sensores).
              "Lo sé." La voz de Konohamaru cortó el aire, haciendo que los pensamientos de
todos volvieran a la tarea en cuestión. Arregló a sus dos amigos con una sonrisa y tomó la
última caja, llena de berenjenas, antes de continuar. "Pero eso todavía no significa que me
guste".
              Sus palabras funcionaron para aliviar al grupo de la tensión subyacente, y pudieron
terminar de descargar y montar las gradas en casi un momento.
              Y sin embargo, a pesar de haberse alejado del tema, Naruto siguió siendo el tema
de los pensamientos de Konohamaru.
              Me voy a verte convertido en Hokage, Jefe ...
             
             
              Sentada en la Torre Hokage, Godaime Hokage Senju Tsunade estaba sentada en su
escritorio mirando los pocos trozos de papel que tenía frente a ella; desde el destierro
abierto de Naruto (y su desaparición), la cantidad de papeleo que tenía que atravesar había
disminuido lentamente. hasta el punto en que era raro que los entrantes Chunin y Jonin
vieran a su Kage trabajando duro. La rotación de la misión se había mantenido estable en
un mundo que estaba al borde: desde que se corrió la voz sobre las intenciones de Akatsuki,
todos los principales pueblos ocultos se habían puesto frenéticos para asegurarse de que sus
Jinchuuriki fueran contabilizados de manera segura.
              Y ahí es donde todo se fue al infierno.
              Habían llegado informes de que el Jinchuuriki de Suna había desaparecido, y el
avistamiento de una figura con una capa negra salpicada de nubes rojas había provocado el
proverbial incendio forestal. Iwa informó que ambos Jinchuuriki habían desaparecido, la
única evidencia es que el contenedor Yonbi fue visto por última vez persiguiendo a dos
figuras adornadas con túnicas Akatsuki, y cuando se siguió el rastro, los restos de un campo
de batalla estaban donde se detuvo en la Tierra de Pantano.
              Casi una semana después, Takigakure notificó la desaparición de su Jinchuuriki. A
esto le siguió el aviso de la presencia de Akatsuki en el área. No se encontró nada que
indique que hubo una batalla de ningún tipo.
              Luego, más de dos semanas después, se rumoreaba que el Sanbi, que estaba
sellado dentro del Yondaime Mizukage, había sido liberado cuando el Rokubi Jinchuuriki,
que estaba en guardia del Mizukage, intentó desertar. Más tarde ese día, la ciudad portuaria
que fue testigo del Sanbi también fue testigo de una serie de explosiones que emanaron de
un miembro de Akatsuki, un ninja desaparecido de Iwa con el nombre de Deidara, quien
fue visto luchando contra los Rokubi Jinchuuriki en el mar abierto. Minutos después, una
explosión masiva, tan poderosa que iluminó el cielo nocturno con falsa luz del día durante
varios segundos, ocurrió fuera de la ciudad, afortunadamente lo suficientemente lejos como
para que no hubiera víctimas, pero lo suficientemente cerca para hacer que el aire fuera
sofocante durante varios momentos.
              Y luego no hubo nada.
              Kumo indicó que ambos de sus 'Jinchuuriki fueron contabilizados, y fueron
mantenidos bajo estricta vigilancia durante 18 meses seguidos antes de que fueran
autorizados para misiones nuevamente. La última palabra al respecto fue que ambos eran
bastante capaces de acabar con un ninja faltante de la Clase S, y se les ordenó evitar la
captura a toda costa.
              Eso fue hace seis meses.
              Tsunade suspiró mientras miraba el informe que Jiraiya le había dado sobre los dos
ANBU desaparecidos que habían sido enviados para investigar la afirmación de que un
miembro de Akatsuki había sido visto viajando a través de la Tierra del Fuego. Parecía que
la persona a la que estaban siguiendo había entrado en contacto con Orochimaru, los restos
de su jutsu de piel de serpiente eran un claro indicio. Sin embargo, una búsqueda
exhaustiva del área no arrojó ningún resultado ni del miembro de Akatsuki, Orochimaru,
uno de sus escondites, ni de los dos ANBU. Otra cosa extraña a destacar fue que el área
circundante no mostraba signos de vida. Hubo cosas físicas que demostraron que los
animales ocuparon el área -nidos y madrigueras- pero ningún rastro de la vida silvestre que
los habitaba.
              Se presumió que Orochimaru o el miembro de Akatsuki, que parecía usar títeres, si
los restos de varios en las ruinas del Puente Tenchi eran una indicación, habían tomado
cautivos a los dos ANBU.
              Tsunade suspiró, teniendo el desagradable trabajo de informar al clan Yamanaka
que Yamanaka Fu era MIA, supuestamente KIA.
              La pérdida de Tenzo, sin embargo, fue bastante paralizante si Akatsuki lo hubiera
atrapado. La usuaria de Wood Release, aunque no al nivel de su abuelo, posiblemente fue
capaz de sofocar a un Biju. Pensar que Akatsuki ahora tenía este poder era horroroso. Ni
siquiera quería considerar la posibilidad de que Orochimaru tuviera a Tenzo y control sobre
los Biju.
              Lo que la llevó a su último pensamiento.
              Naruto.
              Tenzo y su escuadrón habían visto al rubio por última vez, dejando al adolescente
inconsciente cerca de una ruta comercial muy transitada, pero no tan cerca como para
atacar caravanas. El plan había sido que su chakra sellado templara al Yokai en su sistema
límbico, y la agotadora caminata hacia la ruta comercial para agotar la mayor parte del
chakra latente que escapó al sellado, y fue suficiente para saciar el requisito de chakra del
cuerpo. Con suerte, la caminata exhaustiva consumiría al Yokai y Naruto terminaría siendo
llevado a una ciudad fronteriza, la misma en la que estaba destinado Jiraiya.
              Sin embargo, Naruto no apareció, y los espías de Jiraiya informaron que se había
visto a un hombre vestido con el atuendo de Akatsuki sosteniendo a un chico de la
descripción de Naruto. Jiraiya, naturalmente, había ido en busca de este miembro de
Akatsuki, pero había sido retenido en una ciudad fronteriza, que estaba llena de sus
admiradores más devotos, como había explicado alegremente.
              Tsunade lo había golpeado tan fuerte que casi se lastimó la mano.
              Desde entonces, no se había visto ni la piel ni el pelo del rubio Jinchuuriki en
ninguna parte de la red de espías de Jiraiya. Tsunade no había tenido más remedio que
(extraoficialmente, por supuesto) etiquetar a Naruto como muerto.
              Fue una de las cosas más horribles que jamás había experimentado. Nada se
acercaba a lo que había sentido, lo más cercano sería cómo se había sentido después de la
muerte de Nawaki y Dan, su hermano y su amante, respectivamente. Mirando hacia abajo,
vio el cajón que contenía el Hitai-Ate- de Naruto y ese maldito collar. Tsunade sabía que
considerarlo maldito era una estupidez, y había estado en camino hacia la recuperación en
cada misión en la que Naruto regresaba con vida, pero la evidencia de que finalmente había
perdido a todas esas personas que había dejado entrar en su corazón. aun duele. Y dolía aún
peor dada la profundidad con la que Naruto se había abierto camino después de todos esos
años manteniendo a todos los que conocía a distancia.
              Y ahora Naruto nunca llegaría a realizar su sueño, nunca llegaría a convertirse en
Hokage-
              Y todo fue culpa suya. Nunca debería haberle dado el collar, nunca debería haberle
abierto su corazón. Ella nunca debería haberlo enviado a esa maldita misión.
              Ella nunca debería haber estado de acuerdo con el destierro.
              La reunión con los ancianos para explicarles había sido un infierno. Koharu y
Homura pasaron todo el tiempo quejándose de las deficiencias de Jiraiya mientras Danzo
parecía bastante impasible ante el desafortunado giro de los acontecimientos, algo que puso
nervioso a Godaime, por alguna extraña razón que ella no podía entender.
              Tendría que vigilarlo, eso es seguro.
              Suspirando, Tsunade miró su papeleo terminado antes de mirar el pueblo. El cielo
soleado contradecía el frío en el aire que no provenía del invierno que se avecinaba.
              Se acercaba una tormenta. Y la única pregunta era, ¿sobreviviría el mundo ninja?
              En lo profundo de Amegakure, la lluvia caía sin tregua, aunque Madara apenas lo
notó mientras se dirigía hacia su destino: la torre alta en el sur donde se podían encontrar
sus subordinados.
              Si bien las apariencias externas no ocultaban ninguna emoción, una buena razón
por la que usaba la máscara, por más que lo intentara, su cara de póquer no era perfecta, por
dentro, estaba furioso.
              Los dos ANBU de Konoha que Sasori había traído habían demostrado ser
inmensamente importantes, tanto en los planes de Danzo como en la creación del Ejército
Zetsu. Con el conocimiento de los movimientos de Danzo, Madara podría planear en
consecuencia, y tal vez incluso configurarlo para que el hombre insufrible pudiera enfrentar
su prematura desaparición.
              El usuario de Wood Release, sin embargo, fue otra historia.
              Que hubiera sido creado en un experimento por Orochimaru significaba que el
hombre había sabido de sus planes hasta cierto punto, dada la pequeña serpiente cuyo
veneno parecía bastante capaz de obstaculizar el uso de Wood Release, era inquietante,
aunque no pertinente. El conocimiento de que Konoha se había deshecho de su Jinchuuriki
confirmó los informes que Sasori, Kakuzu y Zetsu habían proporcionado, por lo que se
acumuló muy poco conocimiento nuevo allí.
              No, lo que hizo que el usuario de Wood Release fuera tan importante fue que había
tenido la sangre del Shodai Hokage dentro de él, lo que permitió que el ejército de Zetsu al
menos duplicara su poder, algo que resultaría útil cuando llegara el momento de declarar la
guerra.
              Y también dio a conocer que era el Godaime de Suna el que le había dicho a las
Naciones Elementales sobre los objetivos de Akatsuki, lo que le hizo acelerar el proceso en
el que reunirían a los Jinchuuriki, no es que haya probado ser de utilidad, ya que el último
Jinchuuriki del Kyuubi. de alguna manera se las había arreglado para frustrar todos los
intentos que hacían de capturar a un Jinchuuriki.
              Madara incluso había perdido el control sobre el Yondaime Mizukage, por
imposible que fuera.
              Y luego habían desaparecido de la faz de las Naciones Elementales durante casi
dos años, solo para aparecer justo cuando Hidan y Kakuzu habían derribado al Nibi
Jinchuuriki. La pérdida de Kakuzu se superó fácilmente, mientras que la pérdida del Nibi
ante el Kyuubi Jinchuuriki fue la última gota.
              Yakushi Kabuto, el tercer cautivo, demostró ser increíblemente importante para los
planes de Madara de eliminar a Orochimaru, ya que la mano derecha de la Serpiente Sannin
proporcionó innumerables piezas de información sobre el Sannin, incluso sobre el
funcionamiento interno de su jutsu de posesión del cuerpo. Madara ahora tenía el
conocimiento de cuánto sabía la Serpiente Sannin de sus planes y cómo había planeado
contra ellos. Tendría que hacer un movimiento contra Orochimaru pronto, si los
preparativos establecidos eran una indicación.
              Madara entró por una alcoba, entró y colgó su abrigo antes de dirigirse hacia la
habitación donde Konan y Tendo-Nagato preferían el cuerpo de los Seis Senderos.
              Como si fuera a traer de vuelta a su amigo muerto ...
              Madara ni siquiera reconoció la existencia de la puerta antes de atravesarla y
dirigirse hacia las dos personas que esperaban al otro lado, cerca de una alcoba.
              "Konan. Nagato." Madara los saludó cordialmente, moviéndose para pararse
contra la pared del fondo. Su tono de voz no dejaba nada a la imaginación sobre su estado
de ánimo. De los dos, sin embargo, solo Konan se movió incómodo, y Madara notó
distraídamente que probablemente estaba celosa de que Nagato no pudiera estar allí en
persona.
              "Madara." Tendo reconoció, el rostro impasible, sin mostrar nunca la emoción
esperada, al poseer los cuerpos de los muertos; solo Shuredo podía mostrar emoción, y eso
solo fue posible con el uso de diferentes caras para cada expresión. "Qué deseas."
              Qué rápido ir al grano ...
              "Actualmente hay 8 Jinchuuriki ahí fuera, dependiendo unos de otros para
sobrevivir". Madara dijo, sin explicar realmente ya que fue el mismo Nagato quien llegó a
esa conclusión. "El único que queda es Hachibi, que sin duda será puesto bajo llave, lo que
facilitará su captura".
              "Será la primera victoria hacia Akatsuki". Konan comentó, en parte queriendo dar
una apariencia de razón para estar allí, y en parte para burlarse de Madara por todas sus
deficiencias al capturar a los Jinchuuriki.
              "Es por eso que nada puede salir mal con la persona que se va a enviar". Madara
respondió. "Después de todo, ser conocido como una bestia con cola sin cola lo hace
sobrecalificado".
              "¿Estás enviando a Kisame?" Tendo casi pareció arquear una ceja, lo que a Madara
le impresionó, transmitir suficiente emoción como para que el Sendero casi lo mostrara
también fue una gran hazaña.
              "Por supuesto." Madara desvió la mirada hacia un lado, mirando por la alcoba
hacia la lluvia que caía a cántaros. "De todos los que están en Akatsuki, él es el único capaz
de acabar con un Jinchuuriki y traerlo para su extracción".
              "¿Seguramente eso no es todo por lo que estás aquí?" La desconfiada voz de
Konan atravesó la habitación, y Madara dejó de apoyarse contra la pared y les miró
fijamente a ella y a Tendo.
              "Qué astuto." Comentó. "Sin embargo, tienes razón. Tengo un último asunto del
que ocuparme contigo".
              "¿Qué estás planeando?" Esta vez Tendo habló, rompiendo su silencio. Madara
sonrió, mostrando diversión en su único ojo visible.
              "El Raikage no tolerará que uno de los dos últimos Jinchuuriki desaparezca. Sin
duda, está llamando a una Cumbre Gokage mientras hablamos". Madara notó que también
se había ganado el interés de Konan, algo que era bastante raro. "Se lleva a cabo en la
Tierra del Hierro, dentro de las Montañas de los Tres Lobos".
              "¿Planeas enviar a Zetsu para que se infiltre?" Tendo preguntó, y Madara negó con
la cabeza.
              "No. Él está en su propia misión." Konan pareció ponerse tenso, habiendo
descubierto lo que estaba planeando. Chica inteligente ... "Ustedes dos, con mi guía,
atacarán la Cumbre".
              En lo profundo de la parte norte de la Tierra de los Valles, un solo hombre salió de
entre la sangrienta batalla que se llevó a cabo dentro de las pequeñas viviendas. Dentro
estaban los restos del cuerpo de la Serpiente Sannin, y cubriendo las paredes había trozos y
trozos de serpientes blancas, que parecían estar adheridas como escamas a una serpiente
gigante con una cara similar a Orochimaru. La cabeza de la cosa serpiente yacía dentro de
un charco de sangre, el resto del cuerpo había sido usado para pintar toda la habitación de
rojo con motas blancas en los restos de la cosa serpiente gigante.
              Al salir de la habitación, el vencedor de la batalla vestía una camisa de manga
larga abierta para revelar el torso, lo que permitía una extracción rápida para que los efectos
del Sello de maldición de nivel 2 se usaran correctamente. La parte inferior de la camisa
estaba atada a su cuerpo por una gran cuerda envuelta alrededor de su cintura, el nudo se
usaba para sostener la vaina de su espada. Sobre sus antebrazos usaba protectores de
brazos, aunque eran principalmente de tela endurecida en lugar de una armadura real. Su
cabello era corto y le caía sobre los ojos, que no se podían ver en la sombra.
              "Ahora puedo lograr mi objetivo". La persona susurró, antes de mirar hacia arriba
con los ojos entrecerrados amarillos que se transformaron en el rojo sangre del
Sharingan. "Ahora que tengo el Sharingan, aprenderé el secreto de la inmortalidad. ¡Uchiha
Madara se acobardará ante mí, Orochimaru!"
* Capítulo 20 *: La vista
 
              Capítulo 20
              La vista
              Yugito gimió, levantando un brazo para apretar un puñado de su cabello mientras
nadaba hacia la conciencia. Sintiendo unas manos agarrando las suyas y apartándolas, trató
de recordar dónde estaba y qué sucedió.
              "Deja de inquietarte". Dijo una voz fría por encima de ella, moviendo sus brazos
hacia abajo a su lado, y trató de abrir los ojos solo para que la repentina inclusión de luz la
cegara, obligándolos a cerrarlos con fuerza. Mientras destrozaba su cerebro, la persona
encima de ella parecía poder leer su mente. "Fuiste atacado y herido. Yo y mi amigo-"
              ¡Akatsuki! Yugito apretó los párpados con fuerza cuando la afluencia de recuerdos
invadió su mente. Destellos de la repentina emboscada vinieron a la mente, con él el
recuerdo del Raikage diciéndoles a ella y a Bee que si alguna de ellas entraba en contacto
con alguien que usara una capa negra con nubes rojas, debían regresar a Kumo. o la Aldea
Oculta más cercana, si es el caso. Ella tenía la misión de enviar a un grupo de bandidos
desde uno de los viejos edificios de suministros de guerra cuando un hombre que vestía un
Taki Hitai-Ate y la capa con agujeros rojos apareció frente a ellos. Le había pedido a
Yugito que viniera en silencio, o recurriría a la violencia. Ella y Atsui, un Jonin impetuoso
y un compañero rubio, habían intentado retirarse cuando Atsui había sido cortado por una
gran guadaña con tres hojas rojas.
              Desde la maleza cercana, un hombre vestido de manera similar salió, la guadaña se
retrajo en su agarre donde se comió la sangre de Atsui . La piel del hombre había cambiado
de color, convirtiéndose en una mezcla de negros y blancos, casi como uno de esos
temibles emblemas vudú que había temido cuando era más joven. En ese momento,
encontraron que su escape era imposible, la única forma de salir al interior del edificio de
suministros.
              Así que corrieron y siguieron corriendo hasta que Atsui comenzó a desarrollar
lesiones de la nada. Había comenzado pequeños cortes en sus piernas y brazos, hasta que
hubo agujeros profundos y pulmones perforados.
              Yugito había dejado a Atsui tosiendo sangre, la vista de él tirado allí ahogándose
en un charco de su propia sangre seguramente la atormentaría en sus
pesadillas. Moviéndose por los pasillos oscuros, Yugito se dio cuenta de que realmente no
había escapatoria. El edificio de suministros no tenía túneles de escape, como si fuera
atacado, los habitantes preferirían que fuera destruido que tomado por el enemigo. Así que
sacó su bolsa, y la de Atsui, quien le había asegurado que no la necesitaría, y se dispuso a
preparar una trampa. Liderando al dúo a través del complejo, pensó que los había atrapado
y se había dado la ventaja cuando habían actuado como si morir fuera algo cotidiano,
dejándola con la única opción que le quedaba: recurrir al Yokai del Nibi.
              A partir de ahí, la pelea pareció ir a su favor: la de cabello plateado había sido
asesinada fácilmente y ella había enviado a la enmascarada a la retirada. Pero el hombre al
que pensó que había matado no murió . Ella había usado todo lo que sabía contra él: la
lengua de fuego de Nibi, una forma debilitada de la Bola Biju (Yugito nunca había podido
formar una de pleno poder, incluso después de entrenar en el Yokai durante más de una
década), pero nada de lo que ella hizo pareció hacerle notar. Después del Biju Ball, tuvo
que dejar de recurrir al Nibi, sus propias reservas se estaban agotando, y no tenía ilusiones
de arriesgarse a que el Biju quedara libre. Usando Taijutsu, descubrió que no tenía sentido:
el hombre de cabello plateado, que se había presentado como Hidan, había usado su
guadaña para obtener una muestra de su sangre, ingiriéndola como lo había hecho con la
sangre de Atsui. Levantando uno de sus brazos, se cortó su propio brazo, dejando que la
sangre fluyera al suelo y moviendo sus pies para que la sangre dibujara un extraño patrón
de triángulo dentro de un círculo. Moviéndose para detenerlo, golpeó en el segundo en que
su pie se detuvo, atacando con una lluvia de Kunai. Dejó que golpearan, provocando
heridas leves en todo el torso.
              Lo cual también apareció en el torso de Yugito.
              Con creciente horror, Yugito se dio cuenta de lo que le había pasado a
Atsui. Corriendo para enfrentarse a él, él sacó una pica y la usó magistralmente para
ensartar ambas manos antes de lanzarla, y a ella, a un pedazo de pared, donde ella había
luchado por liberarse antes de desmayarse por el dolor de las heridas que Hidan le había
infligido con ese jutsu suyo.
              Volviendo al presente, Yugito abrió los ojos de golpe y se movió para atacar a sus
captores. Si hubiera sido capturada para la extracción de su Biju, se aseguraría de acabar
con uno de ellos. Uno menos para Bee y el resto de Kumo. Cambiando su cuerpo, había
tenido al hombre encima de ella en un estrangulamiento antes de que se derritiera en el
agua y estuviera de vuelta sobre ella, varias otras formas moviéndose para contenerla.
              "¡Hey hey hey!" El hombre le agarró la cabeza, manteniéndola quieta mientras
varios otros la sujetaban. "¿Es esa la forma de tratar a sus rescatadores?"
              ¿Qué ...
              Al mirar a su alrededor, Yugito se dio cuenta de que ninguna de estas personas se
parecía a las dos personas que la habían atacado, ni llevaban las capas características
conocidas por los miembros de Akatsuki. Las primeras personas que notó fue una mata de
cabello rubio. Manteniendo su entusiasmo, el dueño del cabello era un adolescente,
dieciséis como máximo, con un trío de marcas de nacimiento parecidas a bigotes en sus
mejillas, que recordaban inquietantemente a los más grandes traidores de Kumo. Junto a él
estaba un pelirrojo, también de dieciséis años, que era pálido en comparación con la piel
bronceada del rubio, y tenía ojeras oscuras alrededor de sus ojos verde mar. A su lado,
terminando el grupo que sostenía sus piernas estaba una chica de cabello verde azulado, un
poco mayor que los dos chicos, con ojos magenta casi brillantes.
              Cuatro personas la tomaron de los brazos y todas eran mucho mayores que los
adolescentes. Había un gigante acorazado, que se parecía mucho a un samurái, con un
extraño artilugio conectado a su espalda que emitía vapor. La única parte de su rostro que
era visible eran sus ojos, que servían para atravesar todo lo que miraban. Junto a él, y
ayudándole a sujetar su brazo izquierdo, estaba un hombre más bajo, de cabello rojo y un
look más casual en su atuendo, vestido con lo que parecía ser un cuello de tortuga y
jeans. Sosteniendo su brazo derecho estaba un hombre bajo con el pelo gris plateado corto,
que vestía un par de pantalones índigo con una camiseta verde bosque. El último hombre
era el mismo que había escuchado cuando se despertó, tenía un cuerpo delgado y usaba
algo similar a Iwa Jonin. Su cabello también estaba resbaladizo, aunque también parecía
caer sobre su rostro, ocultando parte de él a la vista.
              Y ninguno de ellos parecía tener la intención de quitarse el Nibi.
              Al aflojarse en sus luchas, simplemente la miran antes de que la adolescente rubia
hable.
              "¿Lo hiciste?" Ella asiente en silencio y la ponen en el catre en el que estaba
acostada. Mirándolos, se vuelve hacia el que parece el líder, el hombre pequeño en el tee.
              "¿Cómo?" El resto de la pregunta no se responde, y la adolescente pelirroja la
responde.
              "Utakata y yo fuimos enviados para ver cuál era la fuente de Yokai mientras
pasábamos. Una vez que llegamos, ambos nos enfrentamos a Akatsuki en combate y
Utakata mató a uno de ellos antes de curarte". El pelirrojo resumió antes de quedarse en
silencio. Después de varios segundos, el que había intentado atacar habló.
              "Matarlo no fue un gran problema, y curarte tomó algo de tiempo". intervino el
ahora llamado Utakata, llamando su atención. "Hubo toneladas de heridas en ti, sin
mencionar el daño causado por esas picas en tus manos. Sin embargo, te ayudará si no las
tensas durante los próximos días. Aunque te curé, no es así. Eso significa que debería
volver al servicio activo ".
              "Correcto." Yugito levantó su mano derecha, mirando toda la palma que la miraba
fijamente. Tal destreza curativa ni siquiera Tsunade de los Sannin podía realizar. "¿Cómo
me curaste? Ni siquiera los mejores médicos podrían haber-"
              "El Yokai de Rokubi es un poder formidable cuando se trata de curar". Utakata
explicó antes de señalar con el pulgar al rubio. "Lo único que se acerca son los poderes
regenerativos de Naruto".
              "Soy increíble de esa manera". Naruto respondió con una sonrisa llena de dientes.
              "Correcto." Utakata dijo inexpresivamente, volviéndose hacia Yugito e ignorando
los quejidos de Naruto. De todos modos, insistimos en que viaje con nosotros.
              "¿Qué- Rokubi?" Yugito se enorgullecía de mantenerse al día con el estado de las
cosas, pero ese comentario sobre el Rokubi la desconcertó.
              "Sí. Soy el tipo que lo sostiene, ¿dónde más encontrarías al Yokai de
Rokubi?" Yugito se quedó atónito ante esa revelación, y debió de mostrarse en su rostro,
porque el grupo parecía mirarla con preocupación.
              "¿Estás seguro de que ella está bien?" La chica al lado de Naruto habló y se
encogió bajo la mirada que el rubio le estaba dando.
              "Por supuesto que no." Utakata respondió, señalando a la chica sentada en el
catre. "Para el mundo, hemos desaparecido después de que Akatsuki fuera visto en el
último lugar en el que se sabía que estábamos. Probablemente piensan que todos aquí están
muertos".
              "Parece que necesitas practicar más para descubrir el estado emocional de una
persona dada la situación que la rodea". Añadió el gigante blindado, ganando el
asentimiento del hombre pelirrojo que estaba a su lado. La chica se enfurruñó antes de
agarrar el brazo de Naruto y tirar de él.
              "¡Nada debajo de la cintura!" el pelirrojo llamó a los dos. "¡Ninguno de ustedes
tiene la edad suficiente para ser padres!"
              "¡FOLLATE, ROSHI!" Naruto le gritó, protestando a medias por ser arrastrado
lejos de donde estaba la acción. Roshi solo se rió en respuesta, y el cerebro de Yugito
finalmente se puso al día con lo que estaba pasando a su alrededor.
              "Entonces, eres el Jinchuuriki desaparecido." Yugito declaró, recibiendo a cambio
asentimientos. "Utakata tiene el Rokubi, eso me imaginé. ¿Qué hay del resto de ustedes?
Para el caso, ¿cuáles son sus nombres?"
              "Nombres Roshi. Tengo el Yonbi." Roshi dijo, saludando con la mano.
              "Han. Gobi." Dijo el hombre alto. "Hermano menor de Roshi".
              "Kurosuna no Gaara. Shukaku." El pelirrojo adolescente habló, y luego miró al
más pequeño del grupo.
              "Tadashii Yagura. Sanbi." Al escuchar al Biju, Yugito se sobresaltó.
              "¡Pero estás muerto!" Yagura le dio una sonrisa triste.
              "Eso es lo que piensa la gente. No he considerado oportuno corregirlos". Yugito
asintió, antes de plantear su siguiente pregunta.
              "Y uno de esos dos que se fue es el Nanabi Jinchuuriki". Roshi respondió esta vez.
              "Sí. Fu lo es." Hizo una breve pausa. "No preguntaste por el gaki."
              "Bueno, obviamente no es un Jinchuuriki. El Kyuubi Jinchuuriki todavía está en
Konoha, bajo llave". Ella notó las miradas en blanco que le estaban dando. "¿Correcto?"
              "El gaki tiene una gran historia de portada, les daré mucho". Roshi habló primero y
su comentario sirvió para establecer el ambiente de la conversación.
              "¿Konoha mintió?" Yugito estaba asombrado y se notaba claramente. Se apartó un
mechón de pelo de la cara y aprovechó el momento para recomponerse. "¿Por qué harían
eso? En ese caso, ¿por qué ninguno de ustedes está muerto? Pensé que Akatsuki-"
              "Ah, todos esos están relacionados". Utakata interrumpió, tomando el control de la
conversación. "Mira, ellos desterraron a Naruto por lo que pasó cuando alcanzó la primera
cola de la capa."
              "¿El temperamento?" Yugito estaba confundido y su rostro lo mostraba. "Pero eso
es de conocimiento común para cualquier pueblo que haya tenido un Jinchuuriki, y sé con
certeza que Konoha ha tenido al menos un Jinchuuriki antes ... ¿Naruto, dijiste?" En la
confirmación, continuó. "Esos Jinchuuriki también usaron Kyuubi en la batalla, por lo que
ya deberían haber sabido lo que hubiera pasado".
              "Excepto que Naruto es el hijo del anterior Kyuubi Jinchuuriki." Yagura se
sumergió en la conversación. "Ellos no podrían haber sabido sobre eso ".
              "Pero esos son solo mitos". Yugito respondió. "No hay forma de que esas historias
sean ciertas".
              "Son." Utakata le dijo. "Esos 'mitos' tuyos son relatos de lo que sucedió en Kiri
con los clanes Kaguya y Yuki. Desde entonces, han tenido cuidado de no crear más Niños,
y las historias se extendieron a las Naciones Elementales. Serías difícil- presionados para
encontrar un Pueblo Escondido que tuviera un Jinchuuriki que tuviera hijos, fuera de
Konoha, por supuesto ". Añadió.
              "Pero cómo está él ..." Yugito podía decir, por los pocos momentos que había visto
del adolescente rubio, que estaba muy cuerdo.
              "El Yondaime Hokage fue un poco genial en ese sentido." Yagura explicó. "Se
llevó la mitad del Kyuubi al estómago del Shinigami mientras la otra mitad estaba sellada
dentro de Naruto. Eso por sí solo fue suficiente para frenar el efecto de ser una locura
absoluta.
              "Fue sólo una locura temporal". Yagura terminó.
              "¿Qué?" Si Yugito no fuera lo suficientemente hábil para saber cuándo alguien
estaba mintiendo, habría creído que los hechos que les estaban contando no eran más que
ficción. Tal como estaba, sin embargo ... "Lo desterraron porque estaba temporalmente loco
y mantuvieron la apariencia de que lo tenían bajo llave. No pensé que Konoha fuera capaz
de hacer tal cosa".
              "Son." Gaara habló por primera vez desde que dio su nombre. "La paternidad de
Naruto es otra cosa que le ocultaron. Su padre en particular".
              "¿Por qué? ¿Quién es su padre?" Yugito preguntó. "Y para el caso, todavía no has
explicado por qué no estás muerto".
              "Su madre era la anterior Jinchuuriki, tienes que entender eso". Yagura le dijo. "Y
tenlo en cuenta, con las historias que has escuchado, cuando te digo que su padre no era
otro que el Yondaime Hokage."
              "No." Yugito pronunció. "Konoha no puede ser capaz de eso. Si fuera Kumo, lo
creería en un santiamén, pero no Konoha."
              "Debes entender que supuestamente hubo circunstancias atenuantes durante el
nacimiento de Naruto, pero eso no significa que Namikaze esté libre de culpa." Yagura
elaboró, y Yugito asintió en silencio.
              "¿Y cómo están todos vivos?" Aquí todos mostraban distintos niveles de timidez.
              "Honestamente, Naruto nos unió un poco. Llámalo un poco de suerte o un acto de
Kami, pero nos conoció en sus viajes y de alguna manera estamos todos aquí. El chico es
extraño de esa manera". Utakata se rió entre dientes. "Tiene la suerte del diablo, y la usa
cuando juega. Recuerda esto: nunca apuestes contra él. Te servirá bien mientras estés con
nosotros".
              Yugito se rió entre dientes y pensó que valdría la pena quedarse con este grupo de
trapos. Ociosamente, se preguntó qué estaba pasando en Kumo en ese momento.
              Dentro de las dependencias del Raikage, no todo estaba bien. El Yondaime
Raikage, A, se había enterado de la desaparición de Yugito cuando no se había presentado a
Atsui ese mismo día. Desde la desaparición masiva de Jinchuuriki, tanto Kumo como
Konoha habían estado encerrados, protegiendo a su Jinchuuriki tanto como pudieron.
              Por supuesto, solo había una parte de su hermano que Kumogakure, en general,
podía manejar.
              Entonces, después de un año y medio de nada en la palabra de Akatsuki, el
Raikage había permitido que Bee y Yugito salieran libremente de la aldea, siempre que
tuvieran un Jonin con ellos en todo momento. La pareja había retomado misiones y Bee se
había mudado de nuevo a Unraikyo. Yugito había ido a una misión simple, apenas de rango
B, y había ido con Atsui, quien tenía órdenes claras de hacer contacto con Kumo una vez
que llegaran al edificio de suministros y cuando hubieran terminado y en camino. Se había
puesto en contacto cuando llegaron al edificio, dando una estimación de cuánto tardaría en
despejar el edificio.
              Llegó el momento del mensaje de respuesta y pasó, y no se dio ninguna palabra.
              Siendo el hombre prudente que era, el Raikage había enviado un equipo para
asegurarse de que no hubiera pasado nada. Habían enviado noticias de los restos de una
batalla masiva donde alguna vez estuvo el edificio de suministros, incluso citando la
sensación de pesadez de Yokai en el área. Una vez que eso sucedió, el mismo Raikage salió
a verlo y examinó el área meticulosamente, dándole dos conclusiones.
              Que el Akatsuki se había llevado otro Biju, elevando la cuenta a siete.
              Era necesario convocar una Cumbre de Gokage para abordar el problema, y él
también sabía el lugar exacto para llevarlo a cabo.
              A su regreso, el Raikage había enviado una docena de sus mejores Jonin a
Unraikyo con órdenes de asegurarse de que nadie, salvo el propio Raikage, se acercara a
una milla de su hermano antes de enviar la convocatoria para la Cumbre Gokage.
              Se aseguraría de que Akatsuki fuera detenido a toda costa.
              En Konoha, la convocatoria llegó rápidamente a Godaime, y ella envió un mensaje
a la aldea de su ausencia antes de elegir a sus dos escoltas: Jiraiya y Shizune. La última fue
una decisión obvia (como si Tsunade fuera vista sin su fiel pupilo), mientras que la primera
fue un shock. La mayoría de Konoha había pensado que Jiraiya se haría cargo mientras
Tsunade estuviera en la Cumbre, no iría con ella. Tal como estaban las cosas, los muchos
hábiles Chunin y Jonin se estaban preparando para el período en que ella estaría fuera de la
aldea, los ancianos eligieron cortésmente a Shimura Danzo como Hokage en funciones
durante ese tiempo, poniendo a toda la fuerza Shinobi al límite.
              En uno de los muchos campos de entrenamiento, una Chunin Haruno Sakura
entrelazó sus manos a través de un conjunto de sellos de mano, observando su entorno
cuidadosamente. Sus oponentes eran expertos en rastrear, pero ella misma no se
consideraba una de las principales usuarias de Genjutsu de Konoha por nada. Moviéndose,
no dejó ningún rastro de que alguna vez estuvo allí, aunque si un extraño entrara al claro,
encontrarían la imagen de ella trabajando duro, preparando el área con trampas.
              Moviéndose a través del bosque, Sakura sabía que dejar a un Genjutsu tan
específico no hacía nada para detener su cola, solo retrasarlos. Corriendo hacia un pequeño
claro, Sakura está acosada desde un lado por un perro grande, e inmovilizada hasta que se
desvanece en la nada.
              "Maldita sea, uno de sus Genjutsu." Una voz desciende de arriba. "Vamos
Akamaru, Shino, todavía tenemos que encontrarla antes de que suene el temporizador."
              Y en esa nota, los compañeros Chunin Inuzuka Kiba y Aburame Shino van en
busca de su objetivo. En la distancia, Sakura es golpeada por detrás por un golpe bien
colocado en la parte inferior de su espalda, sacando sus piernas. Mientras yace allí, mira a
su captor.
              En los más de tres años desde su visita a Naruto, todos ellos habían cambiado, se
volvieron más abiertos con sus caídas y se volvieron mejores para ellos, pero ninguno había
cambiado tanto como Hyuuga Hinata. Había pasado los primeros días después de haber
visto a Naruto en un funk ininteligible, llorando y pasando tiempo con todos sus amigos,
incluso durmiendo con Kurenai durante varios días, antes de emerger como una nueva
persona. Tomó su entrenamiento con vigor, decidida a demostrar que su antiguo amor
estaba equivocado. Ascendió de rango y recientemente había sido ascendida a Jonin,
compartiendo el título con su primo Neji y sus compañeros de equipo Lee y Tenten, aunque
solo era una Tokubetsu. De los 11 restantes de Konoha, todos eran Chunin, aunque la
totalidad del Equipo 10 estaba lista para ser Jonin en cualquier momento.
              Por supuesto, su opinión sobre Naruto no había cambiado mucho en los años desde
que lo vieron; estaban divididos en sus puntos de vista de que Naruto no podía controlar lo
que estaba diciendo, así que nada de eso era culpa suya, mientras que el resto de ellos pensó
que estaba siendo brutalmente honesto y que no merecía su amistad si eso era lo que
realmente pensaba de ellos. Debido a eso, se había abierto una brecha entre los que alguna
vez fueron amigos, y se separaron, solo se unieron cuando entrenaban o en misiones.
              "Me atrapaste, supongo que eso prueba que te has ganado el rango de
Jonin". Sakura sonrió débilmente, y Hinata se la devolvió mientras ayudaba a Sakura a
apoyarse contra un árbol mientras recuperaba la sensibilidad en sus piernas.
              "Por supuesto." Hinata respondió secamente. "¿Qué, pensaste que solo lo saqué de
la suerte?"
              "Un poco, quiero decir, así es como-" Sakura cerró la boca, sabiendo que el tema
de Naruto se había convertido en un tabú dentro del grupo. Incluso su Jonin-sensei había
evitado al rubio como tema. "Quiero decir, fuera de nuestra clase de graduación, nunca
pensé que llegarías primero a Jonin".
              "Lo sé." Respondió Hinata. "De todos nosotros, la mayoría vi a Shino o Shikamaru
llegando primero a Jonin, no a mí".
              "Correcto." Dijo Sakura, sintiéndose incómoda. "Así que cómo-"
              "Estoy bien, al igual que Neji y su equipo". Hinata respondió con frialdad y Sakura
se estremeció. Los dos encabezaron los diferentes ideales sobre cómo pensar en los
comentarios de Naruto sobre ellos.
              Si tan solo Naruto pudiera curarse, entonces todos volveríamos a ser amigos ...
             
             
              Dentro de una cueva oscura, Itachi y Kisame estaban parados, esperando a que sus
compañeros aparecieran en la neblina brumosa que indicaba que la reunión estaba
comenzando. De repente, hubo un sonido de estática cuando varias figuras aparecieron en
la oscuridad, sus formas brillantes iluminando la cueva. Uno por uno, los miembros
aparecieron: Pein, Konan, Zetsu, Deidara, Sasori, Hidan y una nueva persona, un hombre
cuyas facciones estaban ocultas detrás de una máscara, lo único que ocultaba que tenía una
cara debajo era un solo agujero para el Ojo derecho. Kakuzu, sin embargo, no estuvo
presente.
              "Todos." Empezó Pein. “Originalmente, nuestro plan era tomar a los Biju y
convertirlos en un arma para usar contra las Naciones Elementales. Sin embargo, los
Jinchuuriki de ocho de los nueve Biju han demostrado ser demasiado poderosos para
simplemente someterlos y capturarlos.
              "En dos días, los cinco Kage se reunirán en la Tierra del Hierro por algo que no ha
sucedido desde los primeros días de los Pueblos Escondidos: la Cumbre Gokage". Pein
entonó. "Konan y yo iremos allí con el objetivo de matar a los Kage y reemplazarlos con
clones especializados. Mientras hacemos eso, Hidan informará a nuestra base en la Tierra
de los Demonios. Se reunirá con Zetsu y se unirá a Sasori como se preparan para promulgar
la primera ola de la Guerra Mundial Shinobi final ".
              "Entonces finalmente lo estamos haciendo, hmm." Deidara se rió
alegremente. "¿Qué debo hacer?"
              "Tú, junto con Kisame, serás visitado por Zetsu y recibirás tus respectivas órdenes
en persona." Pein respondió.
              "¿Qué pasa con el chico nuevo?" Preguntó Kisame, señalando al hombre
enmascarado. Pein estaba a punto de responder cuando el hombre en cuestión habló.
              "Tengo algo de información para darle a Itachi." Su voz era fría, uniforme y
Kisame parecía confundido, habiéndolo reconocido pero incapaz de ubicarlo. Mientras
Kisame intentaba recordar dónde había escuchado esa voz antes, el hombre enmascarado se
volvió hacia Itachi, quien no hizo nada para revelar su odio absoluto hacia el hombre que
tenía delante. Madara, por su parte, vio el odio y lo ignoró a favor de hacer su
parte. "Parece que la pelea de Sasori con Orochimaru lo debilitó más de lo que pensamos.
Hasta ahora hemos sabido que esa serpiente ha vivido mucho más allá del punto en el que
debería haber muerto, sin embargo, traigo nuevos detalles.
              "Se ha instalado en un nuevo cuerpo, uno de tu hermano, Uchiha Sasuke."
              Los ojos de Itachi se agrandaron antes de que la atmósfera dentro de la cueva se
volviera sofocante, matando a varios murciélagos. Mientras los cadáveres caían a su
alrededor (Kisame se había dado cuenta y se deleitaba con la intención asesina), Itachi
preguntó una sola palabra, una que les dio sus intenciones a aquellos que eran lo
suficientemente observadores para saber.
              "Dónde." El ojo de Madara, apenas visto a la sombra de su máscara, pareció
curvarse y bailar con diversión.
              "Su escondite actual, según nuestro informante," Aquí Madara hizo un gesto hacia
Sasori, a quien se le atribuía el mérito de haber tomado cautivo a Kabuto. "está en el
extremo oriental de la Tierra del Rayo, su escondite más al norte".
              Itachi no dijo nada, solo se giró y salió de la cueva, llevándose el Intención
Asesina con él. Madara simplemente observó cómo cada uno de los miembros desaparecía
de la existencia, y se unió a ellos en su regreso a sus cuerpos.
              Tenía varias cosas que arreglar con Zetsu, ambos, antes de ir a ver el fruto del
trabajo de Itachi.
              Esa serpiente no sabrá qué lo golpeó. Todo lo que tiene que suceder ahora es que
se suiciden, no habrá más obstáculos entre el éxito y yo ...
             
             
              Orochimaru caminó por los pasillos, mirando divertido como los muchos sujetos
de prueba se acobardaron en su presencia, doblemente considerando que la mayoría de ellos
estaban en el Nivel 2 del Sello Maldito. Acercándose al científico jefe de la instalación,
esperó el informe que estaba esperando.
              "A partir de esta mañana, tenemos más de 200 sujetos imbuidos con el Sello de la
Maldición, y hay más programados para recibirlo en los próximos días". El hombre, un tal
Satoshi Aoi, habló, dando los detalles necesarios en el menor tiempo posible. "Todos ellos
pueden ir al Nivel 2, mientras que solo un pequeño porcentaje puede retener su mente. Sin
embargo," continuó antes de que Orochimaru pudiera hablar. "Esos pocos pueden
comandar al resto de formas que nosotros no podemos".
              "¿Y sus lealtades?" Aoi sonrió.
              "Para usted, señor." Aoi esperó un poco antes de continuar. "El Paciente Cero ha
demostrado que tiene el potencial de controlar sus impulsos, pero está más preocupado por
no lastimar a las personas, por lo que el progreso no ha llegado tan lejos como esperábamos
en esa área".
              "¿Cuándo estarán listos para la batalla?" Orochimaru parecía aburrido mientras
miraba las formas acobardadas en su presencia.
              "Todos los sujetos están listos para el combate, y los más nuevos necesitan pocas
horas para aclimatarse al Sello Maldición antes de estar listos para la batalla". Orochimaru
sonrió, apartando la mirada del grupo.
              "Excelente. ¿Se ha enviado un mensaje desde su instalación hermana en el sur
sobre el estado de sus proyectos?"
              "Por supuesto." Aoi parecía nervioso. "Los estudios han demostrado que
es no posible que un alma a ser convocado una vez que ha sido sellado, mientras que
diferentes talismanes pueden ser utilizados para diversos grados de control sobre el alma.
Se han reunido docenas de diferentes muestras de ADN, junto con las personas que viven
Los resucitados, por supuesto, pueden ser retirados de la llamada en cualquier momento,
mientras que el control sobre su alma no disminuye en lo más mínimo, ya que varios
sujetos de prueba han sido retirados y luego convocados nuevamente, sin efectos notables
fuera del consumo de chakra. requerido para la convocatoria ".
              Orochimaru parecía satisfecho, en su mayor parte, pero no estaba completamente
apaciguado.
              "¿Y de su otro proyecto?" Aquí Aoi estaba visiblemente incómodo, y se necesitó
una sola mirada y los ojos una vez amarillos de la serpiente Sannin para dar todo lo que
sabía sobre el tema.
              "Hasta ahora, están demostrando ser difíciles de domesticar, mientras que el poder
que emiten es enorme. Debo admitir que realmente son los más formidables de todos tus
sujetos de prueba". Aoi respiró hondo para estabilizarse. "De lo contrario, informan que
todo va según lo programado".
              Orochimaru le dio una sonrisa cautivadora a Aoi, quien se relajó antes de colapsar
en el suelo, en coma. Dentro de los ojos de Orochimaru se podía ver una estructura atómica
hecha de anillos rojos rodeando la pupila negra, mientras que el resto del iris que rodeaba la
formación roja era tan negro como la pupila.
              " Ahora veremos quién es el más fuerte de nosotros, Madara."
* Capítulo 21 *: Vista
 
              Capítulo 21
              Visión
              "Entonces, ¿alguien ha ido a asegurarse de que Naruto y Fu no estén haciendo algo
desagradable?" La contundente declaración de Utakata cortó el aire y llamó la atención de
todos. La mayoría del grupo puso los ojos en blanco ante su elección de palabras, mientras
que Roshi se había levantado para asegurarse de que ninguno de los adolescentes fuera a
ser padres pronto. Yugito, por su parte, estaba observando su reacción con creciente
diversión, sentándose junto a Utakata mientras comían la cena, estofado de conejo, si
escuchó bien. Desde que se había despertado bajo su cuidado hace varios días, había
encontrado sus payasadas divertidas (aunque si alguien la llamaba, los mataría sin ni
siquiera pensarlo).
              Como había aprendido, Fu originalmente se había lanzado a Naruto y se había
aferrado a él, habiendo proclamado que eran algo parecido a almas gemelas, o algo
así. Aparentemente, la crianza de Fu la hizo pensar que Jinchuuriki era una especie
separada de los humanos (lo que provocó su ira y requirió que la mayoría del grupo la
reprimiera antes de que algo malo pudiera suceder), así que cuando sintió la atracción por
Naruto, ella Me aferré a él y no lo solté. Mientras continuaban sus viajes, Fu había cedido
su apego e incluso había corregido su forma de pensar. La idea de que esa mujer una vez
pensó que era una especie distinta a la humana y no tuvo reparos en usar todas el poder que
tenía su Biju contra la humanidad era aterrador.
              "Me pregunto cuánto tiempo hasta que Roshi se dé cuenta de que pueden sentirlo
venir". Gaara reflexionó al otro lado del fuego, y eso provocó una oleada de risas de los
Jinchuuriki restantes.
              Gaara, le dijeron a Yugito, había sido una vez un insomne psicópata, matando a
cualquiera que incluso lo mirara de manera extraña. Incluso entonces, fue solo después de
que Naruto lo golpeó y le inculcó el conocimiento de que los amigos eran la mayor fuente
de fuerza que uno podría necesitar que el adolescente pelirrojo había cambiado.
              Por alguna razón, Yugito no podía imaginar al amigable adolescente frente a ella
con el psicópata que alguna vez había sido.
              "De Verdad." Han comentó. "Cualquier otra persona hubiera aprendido hace
mucho tiempo que esos dos solo lo hacen cuando tienen la mayor probabilidad de ser
atrapados. El hecho de que el hermano solo se asegure de que lo están haciendo".
              Han era uno de los más abiertos del grupo, como se enteró Yugito. Cuando ella (o
cualquier miembro de su grupo, para el caso) necesitaba hablar, el gigante parecía
reconocerlos instantáneamente y llevarlos al borde del campamento o grupo, escuchar sus
preocupaciones y luego consolarlos.
              El hombre también tenía un gran sentido del humor, cuando se trataba de eso. La
habían obsequiado con historias de terror de cuando él le había gastado bromas a los demás
en el grupo, oa aquellos con los que había trabajado antes de dejar su Aldea Oculta.
              Lo que la llevó a su dilema interior.
              Ella sabía que, como Jinchuuriki, todos eran Shinobi de cada uno de los 5 Aldeas
Ocultas más grandes, con la excepción de Fu, que venía de Takigakure. Como tal, todos
tenían al menos el rango de Chunin, aunque por lo que escuchó, Naruto había sido un
Genin cuando dejó Konoha.
              Lo que no tiene sentido ...
              Yugito negó con la cabeza, desterrando esos pensamientos para un momento
posterior y volviendo al hecho en cuestión. Cada uno de los diferentes Jinchuuriki había
tenido diferentes razones para dejar su Pueblo Escondido, y ese era el problema en sus ojos:
se habían ido.
              Le habían enseñado que ser un Jinchuuriki era un gran honor, ya que los convertía
en uno de los Shinobi más fuertes de todas las Naciones Elementales. Y con ese honor vino
el deber hacia su Aldea Oculta, vivir para servir como su diligente soldado hasta que
murieran de vejez o en la batalla.
              Pero sabía que la mayoría ni siquiera tenía esa oportunidad, muriendo por no poder
controlar completamente a su Biju. Ella misma no podía ser contada como teniendo control
total sobre el Nibi, lo máximo que podía hacer era recurrir a suficientes Yokai para
convertirse en Bakeneko por un poco más de un minuto, más y corría el riesgo de que
atrajera demasiado de ella. chakra y matándola.
              Pero eso no era lo que la preocupaba.
              Habían abandonado sus Aldeas Escondidas, abandonándolos por alguna razón que
ella no podía comprender. Esa sensación de independencia mental era lo que no podía
comprender. ¿Por qué un Jinchuuriki desaparecería?
              La respuesta, había observado, estaba en forma de dos factores desconocidos hasta
el momento.
              El Akatsuki, lo que permite que los Jinchuuriki abandonen su aldea sin ser
etiquetados como ninjas perdidas.
              Un Naruto Uzumaki, a quien el grupo había atribuido haber sido la razón por la
que estaban juntos.
              "No tenías que volverte loco con nosotros, ¿verdad?" Gruñó una voz de tono suave
detrás de ella, y desde la oscuridad, Naruto y Fu estaban siendo dirigidos por un Roshi casi
apopléjico.
              Hablar del demonio...
              "¡Eres demasiado joven para hacer ese tipo de cosas!" Roshi parecía estar cerca del
borde, y Yugito solo necesitó una mirada a ambos adolescentes mientras se enderezaban los
pantalones para darse cuenta de la escena en la que el hombre mayor debió haber entrado.
              "¿Y qué, sólo esperamos hasta que tengamos tu edad? ¿Es eso?" Naruto replicó, y
el Yonbi Jinchuuriki farfulló, tratando de encontrar una forma de salir de la pared en la que
había retrocedido. Junto al adolescente, Fu pasó su brazo sobre los hombros de Naruto,
atrayéndolo a una improvisada sesión de besos que parecía enviar a Roshi a la connotación.
              Yugito lo intentó, realmente lo hizo, pero no importaba cómo lo mirara, no podía
ver qué había en el adolescente rubio que atraía a los demás hacia él, ¡e incluso le cedía,
nada menos! Todo lo que vio fue a un hombre inmaduro que se complacía demasiado en
hacer sentir incómodos a los miembros mayores del grupo.
              Tal vez sea cuando él pelea ... Yugito reflexionó para sí misma, antes de regresar a
la realidad para descubrir que había estado mirando a Utakata. Mirando hacia otro lado, se
volvió hacia el pequeño fuego y se acurrucó más cerca de él, una vez más agradecida de
que se hubieran tomado el tiempo para vestirla con un atuendo más adecuado para la tierra
nevada de la Tierra del Hierro. Sintiendo la ráfaga de calor en su rostro, Yugito estaba
internamente agradecido de estar en un ambiente frío, no fuera a ser que el creciente rubor
en su rostro pudiera atribuirse a algo más que al frío en el aire.
              No era que no encontrara atractivo a Utakata, sino todo lo contrario, de hecho,
pero era que nunca había estado en una relación, ni tenía idea de cómo procedería uno con
ella, después de haber pasado la mayor parte del tiempo. de su tiempo entrenando para
alcanzar el estado de Jonin y luchando para ganar la cantidad de control sobre el Nibi que
había obtenido en lugar de pasar su tiempo libre tropezando en la escena de las citas.
              Aun así, no significaba que estuviera lista para empezar a hacerlo en un momento
como este .
              Empacando su tienda, Utakata miró al miembro más nuevo de su grupo, y estaba
eternamente agradecido por el extenso entrenamiento vascular que había aprendido cuando
estaba en la división de cazadores de Kiri.
              Alzando la pequeña bolsa que contenía todas sus cosas sobre su hombro, se movió
para hablar con su amigo más cercano.
              "Oye, ¿tienes un minuto?" Utakata realmente no necesitaba esperar una respuesta
antes de continuar. "Mira, yo-"
              "Estás enamorado de la mujer". La contundente declaración de Han se ganó una
mirada inexpresiva de Utakata, y los dos cambiaron para comenzar su viaje hacia el
territorio de los samuráis, moviéndose varios pasos detrás del resto del grupo.
              "Dilo un poco más alto, ¿por qué no lo haces?" Utakata bromeó, y luego se puso
pálido cuando vio el brillo en los ojos de Han. "¡Bromeando! ¡Bromeando!"
              "Pero usted está enamorado de ella." No era una pregunta, y Utakata solo asintió,
el color regresó lentamente a su rostro.
              "Si." Aquí Han parecía pensativo y se concentró en el camino por delante durante
varios momentos antes de responder.
              "Y no estás seguro de si ella siente lo mismo". Utakata asintió una vez más, sin
siquiera cuestionar cómo el hombre había descubierto ese hecho. El siguiente comentario
de Han, sin embargo, lo hizo preguntarse seriamente por qué el gigante era el confidente
del grupo. "¿Por qué no le has preguntado entonces?"
              "¿Estás bromeando?" Utakata mantuvo la voz baja, mirando al grupo frente a ellos
antes de continuar. "¿Cómo solucionaría eso mi problema?"
              "En última instancia, sabría si su enamoramiento estaba bien fundado o no". Han
respondió encogiéndose de hombros, y Utakata tuvo que luchar para no dejar una huella de
su rostro en la nieve que crecía frente a él. "Y abriría el espacio para la discusión, dándole
la oportunidad de saber si ustedes dos deberían estar juntos. El amor real proviene de saber
todo sobre su pareja y no preocuparse". El sabio consejo de Han llegó con una palmada en
la espalda, haciendo que Utakata se tambaleara hacia adelante, y tuvo que luchar para no
caer sobre Yugito, que estaba conversando con Yagura directamente delante de ellos.
              "¿Hay alguna razón por la que interrumpiste nuestra conversación,
Utakata?" Yagura arqueó una ceja hacia el hombre más alto, quien solo se disculpó y luego
comenzó a murmurar sobre "gigantes entrometidos que no saben nada". Ignorando los
murmullos del Rokubi Jinchuuriki, Yagura se volvió hacia Yugito. "Parece que nuestra
conversación ha llegado a su fin. Debo asegurarme de que Naruto no esté haciendo nada
para enviar a Roshi a una tumba prematura". Un indignado "¡hey!" se podía escuchar desde
el frente del grupo, y en segundos, Yagura estaba al lado del adolescente rubio en la
procesión, dejando a la pareja sola.
              Mirando detrás de él, Utakata recibió el empujón de "seguir" de Han, y se volvió
para encontrar que Yugito estaba tratando de no mirarlo.
              "¿Algo en mi cara?" Aquí las tornas cambiaron, con Yugito siendo el nervioso, y
Utakata sintiéndose incómodo por haber asustado a la mujer que le gustaba.
              El ojo de Han desde atrás no se le escapó, y mentalmente agregó a Han a su Lista
de la Muerte, las personas que, si pudiera salirse con la suya, mataría.
              El hecho de que Han fuera un nombre habitual en esa lista no se dio a conocer al
hombre larguirucho.
              "Si no quieres hablar, está bien". Utakata habló, desterrando todos los planes de la
lenta y dolorosa muerte de Han al fondo de su mente, sin duda para ser llevado a primer
plano la próxima vez que el gigante hiciera algo con lo que Utakata no estaba de acuerdo.
              "No, no. Quiero hablar." Yugito respondió, atrayendo la mirada de Utakata sobre
la suya, mirando esos hermosos ojos rasgados que parecían brillar en el-
              ¡Ahora no! Utakata una vez más aplastó la parte de su mente que encontraba
atractivo a Yugito, sabiendo muy bien que no era una solución permanente.
              "Bien bien." Utakata se detuvo, presa del pánico interiormente ante la perspectiva
de una conversación regular. "Entonces, eres de Kumo, ¿eh?" Ante su dudosa inclinación
de cabeza, continuó. "¿Cómo fue?"
              "¿Honestamente?" Ella lo miró con recelo. "Fue ... extraño."
              "Extraño." Utakata repitió la palabra, intentando, y sin conseguirlo, entender esa
descripción. "¿Extraño cómo?"
              Como los Shinobi con los que he trabajado tienen todas estas raras idiosincrasias ".
Ella se rió." Este chico es tan pesimista que es gracioso. Una vez pensó que una piedra
arrojada derribaría una montaña sobre el pueblo ".
              "¿Seriamente?" Utakata estaba tratando de ocultar su risa.
              "¡Seriamente!" Yugito se estaba riendo entre dientes y se tomó un segundo antes
de continuar. "Pero eso no es nada para el sensei del niño".
              "¿Malo?" Preguntas de Utakata.
              "Él rapeó." Yugito hizo una pausa, haciendo una mueca. "terriblemente."
              "No." Utakata negó con la cabeza, la incredulidad estropeó su rostro.
              "Sus primeras palabras para mí todavía me persiguen". Yugito dijo con otro
estremecimiento antes de mirarlo fijamente. " No preguntes qué eran".
              Utakata levantó las manos a la defensiva.
              "No iba a hacerlo". Yugito lo golpeó juguetonamente en el hombro y los dos
continuaron hablando.
              Quizás había algo en el consejo de Han después de todo ...
             
             
              Itachi podía sentir el dolor en su cabeza, el vértigo de moverse tan rápido como lo
hacía, pero lo ignoró a favor de la tarea que tenía entre manos. Observando el camino
delante de él, vio que los riscos y las mesetas se le acercaban segundos antes que ellos, y se
movió sin esfuerzo alrededor de ellos como si ni siquiera estuvieran allí. Lejos de él, vio la
única torre de vigilancia que marcaba su destino: el escondite norte de Orochimaru.
              Sabía que estaba a punto de entrar en una batalla en la que no sobreviviría, pero
solo le importaba una cosa: asegurarse de que cuando muriera, Orochimaru se lo
llevara. Había pensado poco en el hombre, habiéndolo reverenciado una vez por haber sido
el genio de su generación, hasta que conoció a la serpiente en persona; había sido un
hablador suave, y si no hubiera tomado la profesión de Shinobi, sin duda lo haría. Ha sido
un estafador del más alto grado. La serpiente Sannin también había sido egocéntrica, solo
se preocupaba por aprender los secretos ocultos dentro de todos los Shinobi, lo que los
hacía capaces de manipular el chakra y lo que hacía que los civiles fueran incapaces de
hacer nada con el suyo. Hasta ese punto, los Sannin habían empezado a realizar horribles
experimentos con muchas personas, Shinobi o civiles, vivos o muertos. Y en su búsqueda,
se había dedicado a crear un jutsu que permitiera que su alma abrumara y absorbiera el
hecho de que otro finalmente se apoderara de su cuerpo, algo que Itachi encontró
desagradable.
              Los shinobi eran eternamente conscientes de su mortalidad, más aún cuando
construyeron una reputación como la que tenía Orochimaru con los Sannin, por lo que su
búsqueda para extender su vida finalmente probaría su caída, y una caída bastante irónica,
dado que Itachi, el único hombre quien había detenido el intento de la serpiente Sannin de
poseer su cuerpo, sería el que mató a Orochimaru.
              Al detenerse, Itachi pudo ver que le quedaba un kilómetro hasta llegar al escondite,
pero luchar en esos confines solo conduciría a muertes sin sentido ya que las víctimas de
los experimentos de Sannin quedaron atrapadas en la batalla indudablemente
masiva. Encendiendo su chakra tanto como pudo, sintió el débil eco que le enviaba de los
centinelas en la torre. Obviamente, habían sentido el pulso y seguramente lo encontrarían
en cualquier segundo.
              Eso acaba de dejar a la espera de que la serpiente salga de su agujero.
              Cerrando los ojos, Itachi ignoró la tensión que sentía y dejó que sus sentidos se
extendieran a su alrededor, incluso bajo tierra. Dado cómo luchó Orochimaru, sería
prudente-
              ¡KRAKOOM!
              El suelo explotó debajo de Itachi, revelando una serpiente gigante de color púrpura
oscuro que tenía un intrincado diseño de líneas negras que se extendían sobre sus
escamas. Dentro de sus enormes fauces estaban los pedazos de tierra que se desmoronaban
sobre los que estaba parado Itachi, y fue aplastado bajo la fuerza total de las mandíbulas de
la serpiente, revelando una fila mortal de dientes para sostener a su presa encabezada por un
par de colmillos que rezumaban un líquido transparente. que cayó sobre el parche de tierra,
carcomiéndolo como un cuchillo caliente en la mantequilla. Cuando la boca se cerró, la
invocación se dio cuenta de que lo único que tenía en la boca era la tierra que se disolvía
rápidamente. Inclinando la cabeza, la serpiente miró a su alrededor, buscando el objeto de
su caza, antes de ser asediada por una aparentemente interminable andanada de cuervos,
que pronto desgarró la piel de la serpiente y comenzó a despedazarla. Sintiendo el peligro
para su vida, la serpiente cortó su conexión manteniéndola fuera de su territorio, y se fue a
su hogar en la tierra de las Invocaciones.
              "Qué triste." Comentó Itachi, de pie a varios metros de distancia, pero luciendo
como si hubiera estado allí todo el tiempo. "Me pregunto..."
              "¿Por qué envié una invocación para matarte?" Antes de que supiera lo que estaba
sucediendo, Itachi fue cortado por la mitad por detrás por el Kusanagi, y Orochimaru estaba
sosteniendo la espada mítica, luciendo positivamente alegre.
              Su sonrisa no vaciló cuando las dos mitades del Uchiha explotaron en cuervos y lo
rodearon, cada una empuñando el extraño Mangekyo Sharingan con forma de Shuriken que
poseía su creador.
              "Por qué Itachi, llegas más tarde de lo que esperaba." Orochimaru se burló, sus
ojos amarillos sangrando en el rojo del Sharingan, haciendo que los cuervos se disolvieran
en humo negro que se disipó en el viento. "Honestamente, no puedes contar con que nadie
sea puntual. Niños en estos días ..." La serpiente Sannin suspiró dramáticamente,
sosteniendo su cabeza en la muñeca de su mano, la espada de Kusanagi brillando en la luz
mientras la sostenía. su cabeza de portador. "Creo que lo saben todo".
              Orochimaru giró y balanceó a Kusanagi en un círculo completo, enviando una ola
de viento que atravesó todo el valle, revelando a Itachi mientras salía de su escondite,
sosteniendo dos dedos en sus labios mientras exhalaba una nube de ceniza negra, ardiendo.
brillante con brasas, que se retorcieron en el aire para revelar un dragón de fuego. El dragón
de fuego envió un enorme aliento de fuego real que se convirtió en otro dragón, que navegó
directamente hacia la serpiente Sannin.
              Orochimaru, por su parte, simplemente balanceó a Kusanagi, la espada se extendió
mientras partía a la mitad al segundo dragón, provocando que implosionara en una
exhibición de fuego cegadora que se convirtió en una serpiente y atacó al dragón hecho de
cenizas que lo portaba. Los dos seres lucharon, quemando el aire hasta que estuvo maduro
con el calor seco y las cenizas que emitían, convirtiendo el área circundante en una escena
que generalmente se encuentra cerca de un volcán activo: ceniza cubriendo el suelo y
cayendo del cielo como nieve, mientras se quema. las brasas encendieron montones de
cenizas en grandes piras.
              Fue en esta escena que Itachi miró, observando a Orochimaru a través de su
Sharingan, viendo el rostro de su hermano debajo de esa piel falsa que la serpiente Sannin
usó para moldear la forma de su anfitrión en una como su cuerpo anterior.
              Por encima del Sannin, las dos formas lucharon hasta que de repente se
derrumbaron, sus creadores habían perdido toda concentración en mantener el jutsu que los
portaba. Cuando grandes trozos de llamas y cenizas cayeron al suelo, dos formas bailaron
entre ellas, una sosteniendo una katana mientras que la otra empuñaba un Kunai. Chocaban
a menudo, como borrones a simple vista. De repente, Orochimaru se detuvo, haciendo girar
a Kusanagi en su mano y usando una ráfaga de viento para lanzar una de las nubes de
ceniza que caían hacia Itachi, prendiéndola en llamas en el proceso. Itachi contraatacó
enviando una bola de fuego del mismo tamaño al fuego, haciendo que los dos explotaran
brillantemente, encendiendo la ceniza en el aire y enviando una ola de llamas hacia ambos
combatientes. Cuando las llamas se apagaron, no se pudo ver ninguno, hasta que una mesa
cercana se redujo a la mitad, cayendo en el mar de llamas que alguna vez fue el suelo del
cañón.
              De pie sobre los restos de la mesa, el aire a su alrededor fluctuando por el calor,
estaban Itachi y Orochimaru. Ninguno parecía perturbado por la destrucción que estaba
ocurriendo a su alrededor, solo le importaba que mataran al otro. Muy por encima de ellos,
el cielo se oscureció, el fuego pesado y el aire seco absorbieron toda la humedad posible,
formando una tormenta eléctrica. Itachi apenas notó la lluvia cuando comenzó a caer,
mientras que Orochimaru parecía más interesado en las nubes sobre ellos que en su
oponente. Alejando una cadena de Kunai, volvió su atención a Itachi.
              "Has sellado tu desaparición, Itachi." Orochimaru regañó, moviendo a Kusanagi
como lo haría con un dedo. "Y aquí pensé que eras más inteligente que eso. Por
vergüenza."
              No tengo ninguna razón para que hayas obtenido la ventaja. "Respondió Itachi,
estabilizándose mientras se preparaba para lo que fuera que el Sannin le arrojara. Por su
parte, Orochimaru se rió, una carcajada fría y burlona que puso nervioso a Itachi. Con el
brazo en el aire, Orochimaru no pudo evitar que la sonrisa se formara en su rostro, su mano
de repente quedó atrapada en estática, los pequeños arcos de electricidad bailando entre su
mano y el aire.
              "La manipulación de la naturaleza es algo tan asombroso". La serpiente se
sobresaltó Sannin, mirando su mano con fascinación. "Especialmente cuando sabes cómo
funciona".
              Arriba en el cielo, hubo destellos brillantes de luz cuando enormes arcos de
relámpagos se juntaron, atrayendo la mirada de Itachi hacia la enorme bestia que se estaba
formando a partir del relámpago, su masa era tan densa que parecía extraer toda la
electricidad del aire.
              "Observa la verdadera manipulación de la naturaleza, Itachi." Orochimaru se
burló, mirando directamente a Itachi. "Esto ha sido ... divertido, por decir lo menos".
              Orochimaru bajó la mano.
              Un destello de luz cegador voló en todas direcciones como una onda de choque.
              Madara no sabía qué pensar de ese último ataque.
              Originalmente había planeado que Itachi matara a Orochimaru, muriendo en el
proceso. Un desperdicio de un recurso, cierto, pero es mejor que Itachi muera haciendo una
última cosa por Madara.
              Había observado desde una distancia segura, viendo que Itachi había dado el
primer paso, y parecía tener la ventaja, algo que siempre había admirado del adolescente;
no tenía miedo de hacer todo lo posible contra alguien que sabía que tenía. el potencial de
matarlo.
              Por supuesto, eso simplemente empeoró las cosas cuando Orochimaru comenzó a
usar algo inaudito: la manipulación de los elementos mismos, más allá de todo lo que
Shinobi era capaz de hacer.
              Sí, reflexionó Madara desde su nuevo lugar al borde de la nube de lluvia,
esperando que la batalla comenzara de nuevo, definitivamente había elegido el momento
adecuado para matar a Orochimaru.
              Orochimaru permaneció ileso entre los escombros que formaban lo que solían ser
los riscos y cañones rodeados de mesas. A su alrededor, la tierra era muy diferente a la de
antes, donde una vez hubo tramos de tierra plana, se rompieron pedazos de roca, y las
mesetas que ocultaban tan efectivamente el escondite habían desaparecido, la tierra estaba
nivelada. Bajando su mano, Orochimaru frunció el ceño ante la piel derretida que formaba
su mano derecha, moviendo su muñeca, enviando la piel quemada y desprendida volando
hacia los escombros. Mirando su mano, mucho más coloreada que su propio tono de piel,
acercó su mano y la cerró, apuñalando a Kusanagi en el suelo para que pudiera concentrarse
por completo en regenerar la piel falsa que le daba su apariencia. Sintiendo la piel de su
mano izquierda rodeando la derecha, extendió los dedos para asegurarse de que la nueva
piel, que bailaba y ondulaba a través de la piel de su cuerpo anfitrión, no se
deformara. Cuando sintió que la ondulación se detuvo, se echó hacia atrás y se llevó la piel
fija a la cara, aunque no la miró fijamente.
              "Nunca supe que eras tan débil , Itachi." Orochimaru murmuró, inspeccionando la
tierra a través de su Sharingan. "Fui tonto al pensar que eras el mejor anfitrión para mí."
              "¿Es eso así?" La voz vino de detrás de él, y ni siquiera se movió cuando su cuerpo
se partió en dos por un solo golpe de Kusanagi, ahora en posesión de su oponente, quien
estaba mostrando la mayor emoción que jamás hubiera mostrado: ira, pura y
sencillo. Cuando las dos mitades de la serpiente Sannin se desmoronaron, las pitones
salieron volando de ambas mitades del corte, se juntaron en el aire y se entrelazaron tirando
del cuerpo en uno, colocándose de modo que la bifurcación parecía no haber ocurrido
nunca. "Entonces tal vez debería recordarte por qué fuiste tan tonto al ir en mi contra."
              "Itachi, robando mi espada. Nunca supe que eras tan deshonesto." Advirtió
Orochimaru, poniéndose de pie y mirando divertido al Uchiha. "Aún así, fue bastante
estúpido de tu parte." Antes de que Itachi supiera lo que estaba sucediendo, Kusanagi se
había convertido en una serpiente, cayendo sobre el Uchiha y extendiéndose para enredar el
cuerpo del hombre. Pero justo cuando la serpiente se movió para dar el golpe final, Itachi se
había disuelto en la bandada de cuervos una vez más.
              Los cuervos se arremolinaron alrededor de Orochimaru, quien notó que el cielo se
estaba volviendo rojo sangre, y estaba siendo rechazado. Antes de que supiera lo que estaba
pasando, fue encadenado, todas sus extremidades conectadas a un alambre de púas, tirando
de sus brazos y piernas hasta sus límites y clavándose en la piel.
              Así que este es Tsukiyomi ...
              "Bienvenido a mi mundo." El rebaño se congregó, convirtiéndose en el Uchiha una
vez más, aunque esta vez llevaba la espada negra de su Mangekyo en su
Sharingan. "Durante las próximas 72 horas, estarás sujeto a torturas que ni siquiera el
Bloody Mist se dignaría usar". Orochimaru encendió su Sharingan, e Itachi pareció
indignarse por esa acción. "Ni siquiera tu Sharingan robado puede salir de esto, sin
importar cuán evolucionados estén".
              "¿Es eso así?" Orochimaru se burló, usando el mismo tono de voz que Itachi había
usado antes, antes de que el mundo Genjutsu, y él mismo, se hiciera añicos, revelando el
mundo real una vez más. Dando la vuelta, Itachi se encontró con la vista de una estructura
atómica de anillos rojos sentada en los ojos de su oponente, empuñando a Kusanagi una vez
más. "Entonces tal vez debería recordarte por qué fuiste tan tonto al ir en mi contra."
              Llamas negras bailaron mientras Itachi estaba en llamas.
              KAFWOOSH!
              Las llamas negras fueron enviadas cuando Itachi explotó en llamas negras
idénticas, las dos envolviéndose y consumiéndose entre sí en la lluvia hasta que no quedó
nada.
              "Impresionante. Crear un clon explosivo a partir de las llamas de Amaterasu.
Realmente eres un genio." Orochimaru miró antes de ser envuelto en el mismo
Amaterasu. Sin embargo, en lugar de explotar como lo hizo Itachi, la serpiente Sannin
simplemente se desmoronó en el barro. Desde el otro extremo del valle recién creado, Itachi
estaba de pie, sus ojos apuntaban firmemente a la forma hasta que se
desmoronaba. Arrancando sus ojos, encuentra una lanza de Lightning Chakra dirigiéndose
directamente hacia él. Saltando hacia atrás, sigue la lanza de regreso a la fuente: un
Orochimaru sonriente, quien salió de los escombros que lo habían encerrado y se puso de
pie, con Kusanagi descansando en su hombro. Abriendo la boca, terminó lo que su clon
había comenzado a decir. "Pero estos ojos míos son tan especiales. Me atrevería a decir que
superan a los tuyos".
              Itachi no dijo nada, ya sintiendo los efectos de haber usado Amaterasu, su ojo
izquierdo ya había comenzado a llorar lágrimas de sangre. Cerrando ambos ojos, Itachi se
dio cuenta de que estaba a punto de desperdiciar todo lo que tenía en esta última batalla. Ha
gastado todo lo que puede permitirse usar para luchar contra Orochimaru en lo que solía ser
un pie de igualdad, pero ya no es el caso. Cuando el Sannin intentó por primera vez
apoderarse del cuerpo de Itachi, había sido derrotado fácilmente con poco o ningún
esfuerzo por parte del Uchiha, y ahora el papel se invirtió: Orochimaru había usado el poco
esfuerzo que se había dignado darle al joven prodigio en su batalla. y estaba aprovechando
la ventaja. No tuvo elección.
              "Entonces te mostraré mi carta de triunfo". Itachi habló, abriendo ambos ojos,
aunque sin ver nada más que la más vaga de las formas, ambos ojos se habían vuelto
blancos con la oscuridad que lo invadía. Sintiendo el área, identificó la ubicación de
Orochimaru y se movió hacia ella, todo su cuerpo gritando de dolor mientras todas sus
células estaban abrumadas por la tensión de mantener su última técnica del Mangekyo-
Susanoo. Deteniendo su movimiento hacia el Sannin, sintió la forma protectora de Susanoo
vacilar cuando comenzó a toser en su mano, llenándola con un líquido tibio que sabía a
sangre metálica. Cuando cesó el ataque de tos, se enderezó, listo para terminar su tarea.
              "Increíble." La respuesta sin aliento de Orochimaru no vino de adelante, sino
directamente detrás de él, dentro de los confines de Susanoo. "Espero que el cuerpo de tu
hermano tenga el potencial de resistir el mantenimiento de este ser después de que saque
tus ojos".
              ¡No! ¡Estaba por  delante de mí!
              "¿C-cómo?" Itachi se las arregla para salir antes de que la tensión lo afecte, y
pronto está tosiendo más sangre. Sintiendo el frío metal de Kusanagi en su cuello, no puede
hacer nada con esas dolorosas toses para defenderse de la espada. ¿Dónde se
había equivocado? Debería haber sido mejor que esto, ¡mejor que Orochimaru! ¡No
debería haber fallado en matar a ese monstruo!
              "Como dije, los ojos del querido Sasuke superan los tuyos." Hubo una pausa, e
Itachi se preguntó distraídamente, mientras caía de rodillas, si su muerte sería corta e
indolora o larga y dolorosa. "O debería decir, mis ojos superan a los tuyos, Itachi. Esta ha
sido una de las batallas más emocionantes en las que he estado, posiblemente la única en la
que realmente me divertí, eso no ha sucedido desde que luché contra Sensei. Muere
sabiendo ese privilegio. Muere sabiendo que usaré tus ojos para superar a Madara y lograré
mi objetivo ".
              Hubo un movimiento de espada, e Itachi no supo más.
* Capítulo 22 *: El hombre que sería Dios
 
              Capítulo 22
              El hombre que sería Dios
              La lluvia caía en cascada sobre el campo de batalla, empapando el suelo y
convirtiendo la poca suciedad que quedaba en los trozos de tierra en barro, haciendo que el
traicionero camino fuera mortal, ya que solo los más hábiles de Shinobi podían cruzar ese
terreno y no quedar atrapado en un parche resbaladizo. de barro y caer en las rocas dentadas
que esperaban ser cubiertas con su sangre.
              Madara, a pesar de su valía, no tenía ninguna razón para preocuparse mientras se
inclinaba sobre el cadáver, su sombra oscurecía el cadáver aún más. Detrás de él había una
figura solitaria, mirando con diversión mal disimulada.
              "Esperaba ... más." Madara lo miró, activando su jutsu de espacio / tiempo y
enviando el cuerpo a la dimensión de bolsillo que era suya y solo suya para manejar. Detrás
de él, la figura se encogió de hombros.
              "¿Esperabas algo menos? Sin embargo, hizo un entrenamiento bastante
divertido". Madara apenas notó el discurso de la figura mientras se enderezaba, evitando
que su rostro enmascarado se mostrara a la figura detrás de él.
              "¿Sabes que hacer?" Esta vez, la sonrisa de la figura era palpable en el aire, y su
risa podía ser sentida por cualquiera que estuviera al alcance del oído.
              "Por supuesto." Desde las sombras, se reveló el rostro serpentino, sus ojos
volvieron al amarillo enfermizo que casi brillaba en la noche. Dentro de su agarre estaba el
cabello oscuro de la cabeza, una vez que había estado unido al cuerpo que Madara acababa
de quitar. El rostro estaba contorsionado por el dolor, y las cuencas vacías de los ojos
rezumaban lentamente la poca sangre que se había extraído cuando se quitaron los
orbes. "¿Cuándo debo atacar montar el ataque?"
              "Tan pronto como Zetsu informe."
              El aire era tenue, a pesar de que la elevación seguía siendo la misma, e hizo bien
en esparcir el frío que contenía con cada inhalación. Caminando penosamente por la tierra,
espontáneamente del frío, había personas con armadura y máscaras completas, lo que las
hacía idénticas a la vista. Se movieron con un propósito, y se encontró que rodeaban una
especie de recinto. El complejo en sí no era nada digno de contemplar, simplemente una
gran torre rodeada por un laberinto de pasillos, que ocultaba la verdadera naturaleza del
complejo laberíntico escondido debajo de los pasillos engañosamente sencillos.
              Dentro de la torre principal, cinco personas se sentaron en una mesa curva, con un
sexto hombre flanqueado por dos hombres grandes sentados detrás de un escritorio y
mirando hacia la curva. Este hombre era bastante mayor dado su cabello canoso y las
profundas líneas que atravesaban su rostro desde el puente de la nariz.
              Inmediatamente a la izquierda de él, y sentada en un extremo de la mesa curva,
había una mujer delgada con un vestido azul, su cabello castaño rojizo colgando sobre su
rostro, ocultando su ojo derecho de la vista. Delante de ella había un sombrero angular con
un diseño índigo en el frente, el kanji para agua en él y la pancarta colgando detrás de ella.
              A su izquierda había un hombre alto, el lado izquierdo de su rostro oculto por una
tela que derivaba de la franja de vendas que rodeaba su cabeza. Llevaba poco más para
disociarlo de un Jonin, salvo por la pequeña capa que le colgaba de los hombros y llegaba
hasta la mitad de su codo. Debajo de su único ojo visible había un par de tatuajes que eran
similares a llamas lamiendo su mejilla. Frente a él también había un sombrero angular,
como el resto de las personas en la mesa curva, pero su color era azul cielo y el kanji para
viento estaba tanto en él como en la pancarta detrás de él.
              A su izquierda, y en el centro de la mesa, había una mujer de gran pecho, que
vestía un abrigo verde sobre una camisa sin mangas. Tenía una marca de diamante púrpura
en el medio de la frente, enmarcando los pocos flequillos de un rubio sucio que habían
escapado de ser metidos en las coletas gemelas. Ella movió los ojos, mirando a los que la
rodeaban con algo parecido a la inquietud. Frente a ella, el sombrero era rojo y tanto él
como el estandarte tenían el kanji de fuego sobre ellos.
              A su izquierda había un hombre pequeño con una capa verde y amarilla con cuello
rojo, calvo y con aspecto de disgusto por estar allí. Miró a los demás ocupantes de la
habitación con desprecio. Frente a él, el sombrero era de un color marrón tierra y tanto él
como el estandarte detrás de él tenían el kanji de tierra.
              Finalmente, cubriendo la mesa, estaba un hombre alto de piel oscura. Llevaba sólo
una capa sobre su musculoso pecho, y alrededor de sus muñecas había brazaletes, de color
dorado que llamaban la atención sobre su abdomen, donde un gran cinturón con el rostro de
un jabalí estaba grabado en la hebilla. Irradiaba tensión, mirando a los demás en la
habitación con disgusto, como si no se pudiera confiar en ellos. Frente a él, su sombrero era
amarillo y la pancarta detrás de él contenía el kanji de relámpago.
              "Esto no ha sucedido desde la fundación de los Pueblos Escondidos". El hombre
sentado frente a la mesa curva habló primero. Todos los ojos se volvieron hacia él,
incluidos los diez individuos que esperaban en el balcón escondido por las pancartas. "Soy
Mifune, y actuaré como moderador. Que comience la Cumbre Gokage".
              El Raikage miró a sus iguales, evaluándolos. Había pasado la mayor parte de los
últimos años asegurándose de que los dos Jinchuuriki de Kumo estuvieran a salvo de
Akatsuki, y había escuchado los rumores que se habían extendido por las Naciones
Elementales. Al principio se había preguntado si Suna era simplemente grandilocuente,
chantajeando a un grupo de mercenarios para aumentar su propia posición, y casi se había
reído de la audacia del hombre.
              Hasta que comenzaron los rumores de que Jinchuuriki estaba desapareciendo de la
faz de la tierra poco después de avistamientos de personas con capas negras salpicadas de
nubes rojas.
              Una vez que habían comenzado, A había traído a Jinchuuriki- Nii Yugito de
Kumo, un pupilo del clan Yotsuki, y a su hermano menor, Bee- a Kumo bajo bloqueo total
durante casi dos años. Luego había tenido que escuchar las quejas incesantes de su hermano
sobre la represión musical mientras escuchaba informes de Suna pidiendo ayuda para
localizar a su rebelde Jinchuuriki, de Taki enviando todo lo posible para localizar a su
propio Jinchuuriki, de Kiri habiendo sido arrojado al caos desde su Yondaime muriendo y
liberando a su Biju en batalla contra un miembro de Akatsuki. Dos años de tener a Yugito y
Bee a la vista en todo momento, temiendo el día en que Akatsuki vendría tras su hermano y
el pupilo del clan. Dos años de no escuchar nada excepto los informes ocasionales de haber
visto hombres con capas negras con nubes rojas de todas las Naciones Elementales. Había
llegado al punto en el que finalmente se sintió lo suficientemente seguro como para dejar
que Bee volviera a vivir en Unraikyo Pass, y Yugito volviera al servicio activo, con al
menos un Jonin acompañándola en todo momento, por supuesto (mantuvo el conocimiento
de que esos Se requirió que Jonin se pusiera en contacto con Kumo tanto durante como
después del secreto de la misión, sabiendo que su pupilo habría intentado matarlo).
              Había pasado un año desde entonces, y Bee se mantuvo en contacto regularmente
mientras Yugito seguía regresando de las misiones sin sufrir daños. Así que bajó la guardia
un poco más, relajándose con la débil esperanza de que ambos hubieran estado a salvo del
poder de Akatsuki.
              Pero entonces Atsui no se había puesto en contacto en una simple misión de rango
A para limpiar uno de sus edificios de suministros fronterizos.
              Lo que llevó a la revelación del hallazgo de dos cadáveres, uno apenas reconocible
excepto por los harapos de una capa negra marcada con nubes rojas, mientras que el otro
fue fácilmente identificado. A había tenido la desgracia de darle a Samui la noticia del
fallecimiento de su hermano.
              A había enviado noticias de una Cumbre Gokage, no queriendo que esta injusticia
quedara impune. Si Akatsuki había sobrevivido tanto tiempo, debían haber tenido la
protección de un Pueblo Escondido.
              Al mirar a sus supuestos iguales, los vio como eran.
              El Mizukage, que mantiene a Kiri alejado de todos los demás pueblos
ocultos. ¿Manteniendo una postura neutral, tal vez, o escondiendo a Akatsuki mientras
sacaban al Biju de sus contenedores?
              El Tsuchikage, un anciano empeñado en sus caminos y demasiado terco para
dimitir. ¿Quizás había usado a Akatsuki para imponer el Shinobi de Iwa de formas que ya
no podía hacer?
              El Hokage era alguien a quien al menos podía respetar un poco, habiendo
mantenido al Kyuubi Jinchuuriki bajo llave desde antes de que Akatsuki comenzara a
capturar a Jinchuuriki. ¿O estaba mintiendo Konoha, y habían ofrecido el Kyuubi para
asegurarse de estar exentos de la fuerza de Akatsuki?
              El Kazekage parecía ser la única persona que él consideraría de su lado, habiendo
sacado a la luz la verdad sobre Akatsuki, a pesar de ser demasiado tarde para evitar que se
llevaran al Ichibi. ¿O realmente estaba ocultando sus huellas, ocultando que Suna estaba en
alianza con Akatsuki?
              A no lo sabía, pero tenía la intención de averiguarlo.
              "¡Basta de esto!" Gritó, golpeando la mesa y creando una abolladura
considerablemente grande en ella. "He convocado esta reunión para averiguar dónde están
sus lealtades".
              "Explique." Mifune ordenó, y A no tuvo problemas con eso.
              "Akatsuki, ¿cómo es que siete de los Biju- han estado tomando a tu Jinchuuriki
justo debajo de tus narices y no has hecho nada para detenerlos?" A comenzó. "Me tomé en
serio el mensaje del Kazekage y me aseguré de que los dos Jinchuuriki de Kumo estuvieran
a salvo dentro de Kumogakure mientras todos ustedes no hicieron nada para evitar que
Akatsuki corriera desenfrenada. Solo el Hokage ha mantenido al Kyuubi a salvo, pero
¿podemos realmente decir que sí? De todos ustedes, solo confío en mí y en mi Shinobi.
Demuéstreme que está en contra de tal organización cuando no ha hecho nada para
detenerlos. No hizo nada para encontrarlos, para matar a sus miembros ".
              "Tienes algo de valor, chico." El Tsuchikage habló, mirando al hombre alto a su
lado. "¿Te atreves a acusarnos, al más fuerte de todos los Pueblos Escondidos, de ir a
esconder a Akatsuki?"
              "Mis recursos dicen que tú, Tsuchikage, has empleado a Akatsuki muchas veces en
el pasado. ¿Quién puede decir que tú, ninguno de ustedes, no les ofreció su Jinchuuriki a
cambio de que ellos los salvaran del poder de todos los Biju? " A replicó, y Mifune se puso
de pie.
              "¡Eso es suficiente!" La habitación se volvió para mirarlo y el Mizukage habló.
              "Puedo demostrar que Kiri, al menos, está en contra de este Akatsuki." Ella se
inclinó hacia adelante en su asiento. "Yagura, nuestro Yondaime Mizukage, era un
Jinchuuriki él mismo. Si estuviéramos con Akatsuki, ¿realmente lo dejaríamos morir de una
manera tan pública, en lugar de un método más discreto?"
              "Konoha también está en contra de Akatsuki". Dijo la Hokage, cambiando a una
posición más relajada en su silla. "Nuestro Jinchuuriki está a salvo, te lo aseguro. Su
cordura se ha ido, sí." Aquí su voz se quebró un poco, pero siendo la consumada
profesional que eran todos, terminó la frase. "pero está bastante a salvo".
              "Suna ha dejado clara nuestra opinión sobre Akatsuki. Estoy de acuerdo tanto con
el Hokage como con Mizukage". El Kazekage habló. "Eso hace que cuatro de las cinco
Grandes Naciones estén de tu lado". Los ocupantes de la habitación miraron al Tsuchikage,
quien gruñó y evitó el contacto visual.
              "Estamos en una era de desarme y, sin embargo, ustedes todavía acumulan
poder". Comenzó el Tsuchikage. "Sí, he empleado a Akatsuki en el pasado, pero eso se
debe a que todos ustedes están pidiendo más poder en un momento en el que no es
necesario. Akatsuki proporcionó el poder que Iwa necesitaba y le permitió continuar
prosperando en este momento.
              "Sin embargo," continuó el Tsuchikage. "Desde entonces, Iwa dejó de tratar con
Akatsuki. Hemos intentado recuperar a nuestro Jinchuuriki desde su desaparición, pero lo
hemos hecho en secreto. Si eres capaz o no de conservar tu Jinchuuriki es un asunto
interno. Traer otra Aldea Oculta El asunto es motivo de gran vergüenza tanto para usted
como para su aldea ".
              "¡Shaddup, vieja cabra!" Una anciana le gritó desde arriba del Kazekage. Por su
parte, parecía molesto y simplemente negó con la cabeza.
              "Me disculpo. Chiyo se ha vuelto ... única en su vejez." Baki dijo, más alto de lo
necesario, como si hablara tanto con el Tsuchikage como con la anciana Chiyo en el balcón
de arriba. "Haría bien en recordar su posición en este momento".
              "¡Te respetaré cuando muera! ¡Onoki se equivoca y todos ustedes lo saben!" Chiyo
respondió, antes de que se escuchara la voz de una mujer más suave junto con un bufido.
              "Como dije, se ha vuelto ... única en su vejez". Baki dijo tímidamente, causando
que tanto el Mizukage como el Hokage sofocaran su risa, algo que no pasó desapercibido
en el balcón.
              "¡Actúa según tu edad, Tsunade-Shisho!" la voz de una mujer joven vino detrás del
Hokage, quien inmediatamente se puso serio.
              "Tu escolta tiene razón, Tsunade." A dijo, devolviendo la reunión al tema. "No
estamos aquí para discutir las acciones de nuestros Shinobi más ancianos, estamos aquí
para discutir el plan de acción contra Akatsuki. Dado que Konoha todavía tiene el Kyuubi,
harías bien en recordar tu posición entre nosotros".
              "Él tiene un punto." el Mizukage habló. "Tanto tú como Raikage tenéis un
Jinchuuriki en vuestra posesión, mientras que el resto de las Naciones Elementales no. Eso
los convierte a los dos en las fuerzas más fuertes en caso de que nuestros países entren en
guerra".
              "Entonces, ¿qué sugieres?" Tsunade replicó, cambiando a una posición más
profesional en su asiento. La Mizukage miró hacia un lado, como si no estuviera segura de
si debía divulgar tal información.
              "Había rumores de que Yondaime Mizukage, Yagura, estaba siendo controlado por
Akatsuki. La historia actual que circula por Kiri es que murió para escapar de su control".
              "¿A dónde vas con esto?" A preguntó, cruzando los brazos mientras la miraba con
cautela.
              "Simplemente estoy diciendo que Yagura, quien se rumoreaba que era uno de los
pocos que tenía el control total sobre su Biju estaba indefenso contra Akatsuki, ¿cómo le
iría a cualquiera de nosotros, si nos atacaran?"
              "Una buena pregunta." Dijo una voz desde la sombra del pasillo, antes de revelarse
como un hombre, con el pelo largo de color naranja atado en una cola de caballo. Su rostro
tenía piercings negros, de manera prominente una barra que atravesaba la parte superior de
la nariz y estaba unida a un par de tachuelas circulares que salían de sus mejillas. En su
frente había un Hitai-Ate con las cinco líneas de Ame, con una larga barra que iba de un
extremo a otro. Los ojos del hombre eran grises y tenían unas pupilas extrañas que tenían
anillos concéntricos que se alejaban de ellos, casi como ondas en un estanque. Pero la
característica más destacada del hombre era la capa negra marcada con nubes rojas que
vestía. "Uno que tengo la intención de responder."
              De repente, los cinco Kage fueron protegidos por diez individuos, cada uno en
parejas y de pie ante sus respectivos Kage. Frente al Raikage, que era el más cercano al
miembro de Akatsuki, había un par de hombres, tan opuestos como podían ser. El primero
empuñaba una espada grande, su piel oscura se oscurecía más por el pelo blanco
desgreñado que caía en cascada para cubrir el lado izquierdo de su rostro. El segundo
estaba bastante bronceado, pero se tomaba más en serio que su colega, a pesar de no tener
un arma propia.
              "¿Quién eres tú?" Preguntó Mifune, también levantándose de su asiento. Sin
embargo, su pregunta fue ahogada por la voz de uno de los escoltas del Hokage.
              "¿Nagato?" Jiraiya dio un paso adelante, mirando al hombre con horror. "No, no
puedes ser él".
              "¿Nagato?" El hombre mismo pareció reflexionar sobre el nombre antes de
extender las manos. "Ahora había un hombre ..."
              De repente, la habitación se llenó de humo y el sonido de varias cosas
convocadas. Sin embargo, el humo duró poco, ya que la más joven de las escoltas de Baki
dio un solo movimiento de su enorme abanico, enviándolo volando por el pasillo detrás de
la ahora media docena de hombres que estaban frente a ellos. Todos llevaban el Hitai-Ate
cortado que significaba una vez una lealtad a Amegakure; todos, salvo uno, con el mismo
tono de pelo naranja; todos ellos vistiendo las capas rojas y negras de Akatsuki.
              Todos con los mismos ojos.
              "No es posible ..." Jiraiya habló primero, rompiendo el silencio que siguió a la
revelación. "Solo Nagato tenía el Rinnegan." Su rostro se endureció. "¿Quién eres? ¿De
dónde sacaste esos ojos?"
              "Soy Pein, y soy dios". Todos hablaron a la vez, atrayendo los ojos de Jiraiya hacia
el que parecía tomar la delantera, levantando los brazos hacia todos ellos.
              No...!
              "Shinra Tensei."
              En el extremo más alejado del complejo, un escuadrón de individuos vestidos con
armadura, liderados por un hombre idéntico a ellos, excepto por los cuernos en la parte
superior de su casco, estaban en combate con una mujer de cabello azul, si se la podía
llamar así. . Esta mujer tenía la cabeza y el torso para sugerir que era una persona normal,
mientras que el resto de su cuerpo se rompía en cientos de hojas de papel, dobladas en el
aire para crear Shuriken, Kunai y varias otras armas similares. El líder desenvainó sus
espadas, corriendo chakra a través de ellas y cortando la primera ola, pensando que la mujer
estaba en desventaja, si no se hubiera disuelto completamente en papel, las sábanas
abrumaban al escuadrón, deslizándose en sus máscaras y cubriendo sus bocas y narices. . El
escuadrón dejó caer sus espadas y arañó sus caras, varios tratando de quitarse las máscaras
solo para encontrar sus cuerpos atados por las sábanas, formando cuerpos sin forma que se
retorcieron en el suelo durante varios minutos antes de quedarse quietos. Las sábanas se
desprendieron de los cuerpos, formando a la mujer una vez más, y ella se paró en medio de
la habitación, actuando como si tal cosa fuera algo común.
              El único rasgo notable que se encontró de ella fue la expresión de arrepentimiento
que tenía por haber matado al escuadrón.
              ¿Es así como se ve la paz ...?
             
             
              A salió de los escombros usando su armadura de rayos, Darui y C cerca de él, y
miró a su alrededor. La habitación que alguna vez fue elegante no era más que un espacio
vacío, con escombros cubriendo el piso, que conducía de regreso al epicentro, el miembro
de Akatsuki de cabello anaranjado y larguirucho, que simplemente bajó los brazos y se
quedó de pie mientras los otros cinco casi idénticos a él se extendían. por toda la
habitación, moviéndose para interceptar al Kage y sus escoltas, quienes inmediatamente
entablaron combate con este "Pein". El Raikage se encontró enfrascado en un combate con
un perro alado gigante, que tenía una gran punta negra perforando el paladar. La bestia
cargó fácilmente hacia él, abarcando una gran parte de la habitación en la que se
encontraban. Saltando en el aire, bajó su pierna derecha, cubierta con su Armadura de
Rayo, sobre la cabeza de la bestia, partiéndola por la mitad fácilmente.
              Con demasiada facilidad, descubrió, ya que el perro se dividió en dos, uno lo atacó
mientras el segundo fue tras Darui, quien lo despachó con un simple ataque Storm
Release ...
              Solo para que ese perro se partiera en dos, aturdidos como estaban.
              ¡Cómo!
              Moviéndose rápidamente, A esquivó al perro que estaba preocupado por él para
asestarle un golpe mortal al perro callejero, cortándole la cabeza y poniendo fin al reinado
de la bestia. De repente, los otros dos estaban aullando, tambaleándose a ciegas, golpeando
las columnas antes de dispersarse. A entrecerró los ojos ante la revelación.
              Una citación ...
              Por supuesto, tuvo poco tiempo para reflexionar sobre ese tipo de Invocaciones
cuando un pájaro igualmente gigante y monstruoso le perforó el pico. Tenía tres alas y un
trío de patas, como si alguna vez fueran dos pájaros diferentes que se mezclaron a la
fuerza. A simplemente eligió tomar el ataque de frente, perforando el pico,
rompiéndolo. Mientras lo hacía, notó en la fracción de segundo antes de que no fuera
convocado que tenía los mismos ojos que los miembros de Akatsuki.
              "Interesante." Una voz vino desde arriba, revelando al hombre que había
convocado a los demás en una de las columnas. "Nunca alguien ha derribado dos de mis
Invocaciones con tanta facilidad. Quizás juzgué mal…" Lo que sea que el hombre estaba a
punto de decir se detuvo cuando A golpeó con el pie al hombre, casi aplastando la columna,
pero matando al Invocador. Por supuesto, tan pronto como hizo eso, A fue lanzado hacia
atrás por un solo ataque de ese de pelo corto, el líder de facto, al parecer.
              Mientras salía del cráter causado por ese ataque de repulsión, vio cómo el líder
sacaba estas extrañas varillas negras y se enfrentaba a Darui en la batalla. A su alrededor,
vio las diferentes batallas que se desarrollaban y se preguntó a qué se enfrentaban.
              Baki se paró frente a su oponente con la ayuda de Jiraiya, Tsunade, Temari, Chiyo
y Tsunade contratando a otro de estos "Pein". El hombre al que se enfrentaban tenía el pelo
largo y naranja suelto. El más destacado de sus piercings, como lo habían hecho todas estas
personas que se llamaban a sí mismas "Pein", era la barra diagonal que le atravesaba la
nariz. Se quedó allí, con dos de esas varas en sus manos, blandiéndolas como espadas.
              "¿Quién eres tú?" Jiraiya preguntó, ya preparándose para su propio ataque, un
Lanzamiento de fuego, muy probablemente, que Baki podría aumentar con un jutsu de
Liberación de viento.
              "Somos Pein". La monótona voz del hombre respondió de nuevo. "Ya te dije esto,
Jiraiya. ¿Por qué sigues preguntándome eso?" Inclinó la cabeza hacia un lado, ignorando el
aullido de los enormes perros al otro lado del área. Jiraiya detuvo los sellos de sus manos,
abofeteándolos mientras estaba envuelto en una nube de humo. El hombre pareció suspirar,
antes de lanzarse hacia adelante, dentro de las defensas de Baki y perforarlo con ambas
varillas, una en el torso y la otra en el hombro, debido a una parada bien ejecutada.
              ¡Ahora yo-urk!
              Baki trató de moldear su chakra en una Espada de Viento para acabar con su
oponente solo para descubrir que estaba siendo anulado por una fuente extraña que
emanaba de las varillas. Empujando al hombre antes de que pudiera revelar el poder impío
que tenía, Baki extendió su brazo sano y tiró de la varilla en su hombro antes de agarrar la
que estaba debajo de sus costillas con ambas manos y sacarla de un solo golpe. Dejando
caer ambas varillas, que eran anormalmente cálidas al tacto, miró a su alrededor con cautela
en busca de su oponente, antes de sentir una mano conectarse con su cabeza, deteniendo
todos sus movimientos corporales. Sus brazos cayeron a sus costados, aunque no lo notó,
sus ojos miraban sin ver, un etéreo resplandor blanco azulado provenía de su cabeza y
rodeaba la mano del Pein con el que había estado luchando.
              Delante de él, a través del humo, una criatura larga, parecida a un zarcillo se
disparó hacia el Pein, quien saltó hacia atrás, tirando de la sustancia azul-blanca con él,
revelándose como si tuviera la forma de un humano. Tan pronto como la forma se separó
por completo, el cuerpo de Baki cayó al suelo, su ojo visible ahora vidrioso. En la mano de
Pein, la forma humana se disipó en la nada, dejando sus manos libres para estar ocupadas
con otro par de esas varillas negras mientras el zarcillo se curvaba para envolverlo. A los
pocos segundos de ser amarrado, un chorro de agua salió disparado del humo, que emanaba
de la misma fuente que el zarcillo. Sin embargo, antes de que pudiera llegar a Pein, un
segundo hombre de cabello naranja, este tenía el pelo corto atado en una pequeña cola de
caballo, con tachuelas de púas adornando sus mejillas. Extendiendo sus brazos, una esfera
lo envolvió, absorbiendo el jet a pocos metros antes de que pudiera golpear a Pein. El jet
resistió varios segundos más antes de detenerse. Moviendo ambas manos, agarró el objeto
parecido a un zarcillo, arrancando su fuente del humo antes de romperlo. Se escuchó un
chirrido una vez que se rasgó el zarcillo, derramando sangre de ambos extremos mientras la
mitad restante se retraía en la boca de un pequeño Toad Summons. La propia invocación
estaba conectada al hombro izquierdo de Jiraiya, cuya apariencia había cambiado
drásticamente. La totalidad de ambas mejillas, que se extendían en forma triangular desde
la nariz, estaban rojas, mientras que él se había dejado crecer una pequeña barba en la
barbilla. Su nariz ahora era bulbosa, habiendo cambiado de forma como ambas manos,
donde los dedos eran considerablemente más largos y carecían de uñas. Sus ojos, sin
embargo, fueron los que llamaron más la atención, habiendo cambiado a un ámbar ahora
brillante con pupilas rectangulares.
              "¿Estás bien, mamá?" Preguntó Jiraiya, mirando por encima de su hombro
izquierdo. La invocación simplemente escupió una bocanada de sangre, su lengua rasgada
descansando dentro de su boca. El sapo asintió y el trío miró a ambos hombres, quienes
simplemente los miraron con interés.
              "Que extraño." El de pelo corto habló, y el de pelo largo continuó donde lo había
dejado, hablando con la misma voz. "¿Qué técnica es esta?"
              "Eso," sonrió Jiraiya, mientras el sapo en su hombro derecho hinchaba sus
mejillas. "Lo diría."
              El sapo expulsó un maremoto de aceite oscuro, que pronto se encendió en un
brillante despliegue de coordinación, y el maremoto de fuego se estrelló contra el suelo,
aparentemente envolviendo a ambas figuras. Manteniendo su rostro impasible, Jiraiya no
perdió tiempo en prepararse para el siguiente ataque, ya que las llamas se apagaron
rápidamente cuando parecían ser absorbidas por el vórtice esférico que emanaba del Pein
de pelo corto y protegía a ambos de las llamas. Golpeando ambas manos hacia abajo, el
suelo debajo de las dos, y alrededor de la esfera, se transformó en una sustancia parecida a
un pantano que consumió los escombros que estaban sobre ella. Moviendo su torso hacia
adelante, el cabello de Jiraiya se volvió mucho más desgreñado, convirtiéndose en puntas
afiladas que comenzaron a lanzarse hacia la pareja.
              "Shinra Tensei."
              Esas dos palabras pronto se convirtieron en la perdición de todos los presentes, ya
que un panda gigante, que tenía los mismos ojos que Pein, pareció recibir el golpe antes de
que se lanzara hacia el sabio. La fracción de segundo antes de que pudiera, sin embargo,
Tsunade y A antes de Jiraiya, ambos extendieron la mano y golpearon al panda,
bifurcándolo en una espectacular demostración de fuerza. Ambas mitades volaron hacia el
otro extremo del improvisado atrio, donde chocaron contra y atravesaron otra pared,
exponiendo el frío exterior a la gente del interior.
              Mientras Jiraiya se enderezaba, estaba flanqueado por varias personas: Darui, A y
Tsunade. Detrás de él, los dos escoltas del Kazekage estaban de pie junto al cuerpo de su
líder, lamentando su muerte antes de que la anciana se adelantara.
              "¿Qué sabes de él?" Preguntó Chiyo, sacando un pergamino con los números del 1
al 10 estampados en varios sellos. Jiraiya le puso la mano en el hombro, deteniendo el
movimiento para abrir los objetos. Ella lo miró antes de que él negara con la cabeza.
              "El protagonista fue un alumno mío". Comenzó, hablando lo suficientemente alto
para que todos lo escucharan. "Su nombre era Yahiko, aunque no tenía los ojos de otro
alumno mío."
              "Entonces no se puede confiar en Konoha." A dijo, de pie a una distancia de los
seis hombres reunidos en un círculo, mirando a la gente que los rodeaba con bastante
interés. Jiraiya negó con la cabeza.
              "Sí somos." Discutió, los dos sapos sobre sus hombros permanecieron en silencio,
con las manos juntas y ajenas al mundo que los rodeaba.
              "Le enseñaste al líder de Akatsuki." Un razonado. Por lo tanto, no se puede confiar
en ti. Quién sabe qué otros secretos estás escondiendo detrás de esas paredes tuyas.
              "No estamos aliados con ningún Pueblo Escondido". El líder Pein habló, dando un
paso adelante y mirando al grupo. "Akatsuki busca al Biju para traer la paz. Danos la
ubicación del Hachibi y te dejaremos con vida."
              "No lo creo." Una voz envejecida habló desde arriba, revelando a Onoki, el
Tsuchikage, flotando muy por encima de ellos, una pequeña forma cónica dentro de sus
manos extendidas, que explotó hacia Pein en un singular estallido de chakra cegador. El
Pein principal, por su parte, simplemente mantuvo ambas manos sobre su cabeza mientras
estaba rodeado por el resto del Pein de cabello naranja, y pronunció dos palabras.
              "Shinra Tensei."
              La explosión acabó con el resto del complejo, dejando al Kage y los escoltas en el
frío, el viento soplando nieve en ellos y oscureciendo la visibilidad. Alrededor de los seis
hombres, Shinobi y Samurai por igual, estaban saliendo de los escombros del
edificio. Todos los maltrechos Shinobi vieron como, a la vez, los seis hablaban.
              "Somos los Seis Caminos de Pein, y somos-"
              ¡KABOOM!
              Un enorme rayo de chakra condensado golpeó a los seis hombres a la vez,
eliminándolos de la existencia en cuestión de segundos. Del grupo, solo los de Kumo e Iwa
reconocieron el ataque utilizado para destruir a los seis hombres que no pudieron.
              "No es posible ..." Onoki habló, volviendo la cabeza para ver las ocho figuras que
estaban en lo alto de un peñasco, observándolos a todos. De repente, una de las figuras le
gritó al Kage.
              "¡Espera, bajaremos para ayudar con los heridos en un minuto!"
              Las ocho figuras desaparecieron del risco, reapareciendo en el borde de los
escombros antes de extenderse, con solo tres moviéndose hacia el Shinobi. El Shinobi solo
pudo mirar, estupefacto, mientras las tres formas se volvían claras como el día. A su
alrededor, se vio a los samuráis ayudados por las otras cinco figuras, varias de las cuales
utilizaron los escombros para crear copias para ayudar a rescatar a los heridos, pero
ninguno de los Kage o sus escoltas se dieron cuenta de esto, sino que se centraron en el trío
en movimiento. hacia ellos.
              "Entonces, ¿cómo van las cosas?" Uzumaki Naruto preguntó, con una sonrisa
hambrienta en su rostro.
* Capítulo 23 *: Dividir
 
              Capítulo 23
              Dividir
              El viento soplaba con fuerza, enviando columnas de humo y polvo a la nieve que
caía, creando una especie de ceniza que embotaba todo con lo que entraba en contacto en
tonos grises. Alrededor del Shinobi, los clones de cada uno de esos individuos, incluida la
mayoría del grupo original, se esparcieron, moviéndose a través de los escombros del
complejo principal con el Samurai para rescatar a sus camaradas heridos. Sin embargo, no
vieron nada de esto, solo se enfocaron en el hecho de que todas las personas de ese grupo
deberían haber estado muertas.
              "¿Yugito?" Darui habla, mirando con asombro al rubio sucio. "¿Cómo? Tú-
Pensamos que estabas muerta."
              "Pregúntales." Señala con el pulgar a Naruto y Utakata, que están hablando con el
Kage y curando a los heridos, respectivamente. Darui se volvió hacia Utakata, que estaba
más cerca y acababa de curar su brazo.
              "Pero te lo estoy preguntando". Agita su brazo curado hacia Yugito, quien
suspira. Terminando de envolver la gasa alrededor del brazo roto de uno de los samuráis, se
volvió hacia el hombre que siempre había estado enamorado de ella.
              "Y te digo que no conozco los detalles de mi rescate. Después de Atsui ..." Ella
miró al suelo con tristeza. Darui, actuando con prudencia hacia sus sentimientos,
permaneció callado, mirándola intensamente. "Mira, hice todo lo posible por esos dos, pero
simplemente no morirían  . Ese tipo me atrapó lo mismo que a Atsui. Tengo suerte de estar
vivo ahora". Yugito se apagó, envolviendo sus brazos alrededor de sí misma mientras
recordaba el dolor de ser apuñalada por nada, que se superpuso con su recuerdo de ver a
Atsui pasar por lo mismo. "No había nada que pudiera hacer. Eran demasiado fuertes. No
había nada que pudiera hacer ..."
              De repente, un par de brazos musculosos y de piel oscura la rodearon, rodeándola
con calidez, y Yugito supo que este era un hombre en el que podía confiar, que podía
confiar en que la consolaría cuando lo necesitara.
              Cerca, Utakata hervía, mirando a Yugito abrazándose con ese Kumo-nin-
Darui. Estaba tan absorto en sus cavilaciones internas que apenas notó que el chakra
curativo verde estaba comenzando a hervir y burbujear, lo que hizo que casi eviscerara el
Iwa-nin que estaba curando. Sin embargo, antes de que su Yokai ácido pudiera siquiera
comenzar a tocar a la adolescente, su brazo se encontró en el implacable agarre de su tío
Han. Apretando la extremidad, el dolor repentino hizo que Utakata volviera a concentrarse
en el asunto en cuestión.
              "Preferiría que no le hicieras daño a mi sobrina." Han entonó, dejando poco a la
imaginación lo que haría si la niña resultara herida inadvertidamente. Haciendo una mueca,
Utakata cortó el suministro de Yokai que corría a través de su mano antes de iniciarlo en su
otra mano, verde sólido y tranquilo, que bajó sobre las costillas agrietadas de la niña,
curando el daño hecho.
              "Lo siento." Se disculpó, terminando la curación y moviendo el velorio al
adolescente-Kurotsuchi, se dio cuenta. Sobrina de Han. Mirando hacia atrás hacia la pareja
abrazado, gruñó audiblemente durante varios segundos, toda su forma casi vibrando , hasta
que la risa no tan silenciosa de Han lo hizo consciente de sus acciones. Apartándose del
gigante, empezó a cavilar, la versión masculina de hacer pucheros. Haciendo un gesto hacia
la pareja, habló de sus problemas. "Ese."
              "Te molesta." No fue una pregunta.
              "Si." Utakata gruñó, rechinando los dientes.
              "Entonces ve con ella." La simple declaración de Han sacó a Utakata de su
melancolía, y miró con recelo al gigante gentil. "Simplemente pararse a un lado cuando
obviamente ella está sufriendo no es bueno para su relación. Estar allí para ella cuando más
lo necesita es lo mejor que pueden hacer, por los dos". Utakata no pudo hacer nada más que
estar de acuerdo con esa declaración, y no por primera vez se preguntó dónde había
aprendido el hombre esa sabia sabiduría; por lo que entendía, Han no era sociable antes de
unirse al grupo, que tenía a la mayoría del grupo en el polvo sobre dónde aprendió tanto
sobre las relaciones.
              El hecho de que Roshi se echara a reír cada vez que se volvían hacia él en busca de
respuestas no ayudó.
              Suspirando, con más que una pizca de malicia, Utakata echó una última mirada a
los heridos, que se curaron bastante bien y ahora descansaban para recuperar su energía,
antes de avanzar hacia la pareja, la tensión en su cuerpo aumentaba visiblemente con cada
paso. .
              Parpadeando, Han concluyó que la situación estaba fuera de sus manos y miró a su
sobrina, que dormitaba pacíficamente ante él. De toda su familia, solo estaba en los mejores
términos con Roshi, y eso se debía solo a que ambos tenían que entrenarse para usar su
Yokai de Biju. Por eso fue tan sorprendente cuando se puso a asustar a Kitsuchi, el hijo de
Onoki y futuro esposo de la hermana de Han, Tokine. Por supuesto, si alguien que no fuera
Roshi le hubiera preguntado por qué había impresionado un miedo irracional del hombre en
el primer contacto (lo cual hicieron), simplemente le daría a la persona o personas que lo
preguntaban una mirada dura e implacable hasta que retrocedieran. .
              Demonios, ¡incluso consiguió que Onoki retrocediera! ¿Eso tenía que
significar algo ?
              Pero la verdad era que en realidad tenía una mala racha, especialmente cuando
tenía que involucrar bromas pesadas sobre su familia. Doblemente cuando se trata de
la reacción de su familia durante y después de esas bromas. Aún así, a pesar de que era
amigable en privado, nunca llegó a conocer a nadie de su familia fuera de Roshi.
              Han se agachó y le quitó el flequillo de los ojos y decidió cambiar desde ese
punto. Llegaría a conocer a su familia, realmente los conocería, solo para demostrar que no
era todo lo que parecía.
              Naruto se quedó allí, sonriendo como un loco, mientras miraba fijamente a las dos
personas en las que alguna vez había confiado su vida. Las dos personas por las que habría
tomado un Kunai.
              Las dos personas que lo habían traicionado.
              Claro, su vida como civil y ninja era tan buena como podía ser, pero deseaba
mucho tener a alguien allí que lo cuidara, que fuera la persona que lo recibiera cuando
volviera a casa de la academia. , para consolarlo cuando lloraba, para ayudar a explicarle
las cosas que otros no podían. Para ser el padre que había deseado tanto .
              Cuando era más joven, una vez había tenido una fase en la que quería saber
quiénes eran sus padres, comprensible, para un huérfano. Lo más cerca que había estado de
una respuesta era que la mayoría de los niños que crecían a su alrededor en el orfanato no
conocían a sus padres, ni la facultad sabía quiénes eran los padres y madres. A menudo
sucedía en una sociedad ninja: a veces Kunoichi quedaba embarazada y, temiendo el final
de su carrera, llevaba al bebé a término antes de dejarlo al cuidado de la aldea. Por
supuesto, Naruto había objetado esto diciendo que lo habían traído allí con un apellido, algo
que no muchos de los otros niños habían tenido. La matrona le había dicho que era porque
eran niños cuyas madres eran conocidas y habían muerto por complicaciones del parto, por
lo que les dieron el apellido de su madre en recuerdo de ella. Luego dijo que el padre de
Naruto probablemente era un Shinobi que había muerto en los últimos días de la Tercera
Gran Guerra Mundial Shinobi, que era la historia de muchos de sus compañeros de
edad. Así que Naruto lo dejó así, y se convirtió en un Shinobi.
              Lo que lo trajo de vuelta al asunto en cuestión, o más bien, al par de Shinobi de pie
frente a él.
              "Naruto ..." Tsunade contenía las lágrimas, si su voz quebrada era una indicación,
y trató de tirar de él para darle un abrazo, que él apenas esquivó. Dando un paso hacia el
Raikage, Naruto extendió su mano a modo de saludo antes de presentarse.
              "Uzumaki Naruto, Kyuubi Jinchuuriki. Es un placer conocerte finalmente. Yugito
habló muy bien de ti y de tu hermano." La sonrisa de Naruto de repente se volvió mucho
menos voraz y más respetuosa con los labios. El Raikage se quedó allí, mirando al
adolescente, dejando la mano extendida sola en el intento de hacerse amigo del
hombre. Los segundos se alargaron, elevando la tensión en el aire hasta que Naruto cerró su
mano en un puño y dejó caer su brazo para colgarlo libremente a su lado. Riendo, Naruto
nerviosamente se rascó la nuca, sin poder mantener su profesionalismo ante un hombre tan
imponente. "Siento eso. Me pongo un poco adelante cuando-"
              " Eres el Kyuubi Jinchuuriki." El Raikage interrumpió, mirando a Naruto a los
ojos. Parpadeando levemente, Naruto asintió, la sonrisa desapareció de sus labios. "Tenía la
impresión de que estabas loco". Naruto se crispó ante esa púa, pero no dijo nada. El
Raikage tarareó en sus pensamientos, mirando al rubio una vez más, antes de
continuar. "Sin embargo, me pareces bastante cuerdo. Además, no parece que estuvieras en
Konoha bajo llave, como el Hokage nos ha asegurado repetidamente."
              "Bueno, no puedes creer todo lo que escuchas". Naruto respondió con recato,
siguiendo la mirada del Raikage a Tsunade, quien parecía avergonzado y desvió la
mirada. Naruto continuó. " Especialmente cualquier cosa de Konoha."
              "No suenas como si estuvieras en buenos términos con tu aldea". Mei intervino,
habiendo venido después de mirar a Yagura en busca de cualquier signo de estar bajo
Genjutsu. Naruto se encogió de hombros, mirando al Godaime Mizukage por el rabillo del
ojo antes de responder.
              "Me sacaron de las filas ninja y me desterraron. No son mi pueblo". Dijo Naruto, y
Tsunade intervino, enojada por tener que defender sus acciones.
              "Estabas enfadado. Eras violento, atacabas a cualquiera que veías físicamente, y
cuando no podías hacer eso, los condenabas verbalmente, ya ti mismo". Aquí Naruto
parecía avergonzado, mirando a sus pies. "Hice todo lo que pude hacer, nada  funcionó. No
pudimos encerrarte ya que no teníamos nada que pudiéramos usar para resistir la
posibilidad de que dibujaras en el Kyuubi. Tus acciones claramente decían que no se te
podía permitir vagar libremente en casi cualquier capacidad, por lo que se preparó un
destierro abierto.
              "El plan era que Jiraiya sellara tu chakra, lo que supuso te devolvería a la
normalidad. Un escuadrón de ANBU fue enviado para dejarte cerca de la frontera con cosas
predeterminadas como ropa, un mapa del área y algunos Kunai. Jiraiya pensó que te
tropezarías en la ruta comercial y te llevarías a la ciudad cercana, donde estaba esperando
". Tsunade saludó al hombre en cuestión, su voz había recuperado su firmeza. "Si volvieras
a la normalidad, él te encontraría y se pondría en contacto conmigo. Te llevaría con él
durante unas semanas antes de que yo lo llamara, y a ti, de regreso. Si aún estuvieras igual,
él ... "Respiró hondo para estabilizar su voz de nuevo, habiéndose roto durante esa última
frase. "De todos modos, cuando no te presentaste, salió a buscarte él mismo, con la
esperanza de que te hubieras subido a una caravana saliendo de la ciudad. Cuando no te
encontró, y Akatsuki había sido reportado en el área, habíamos asumido lo peor ". Dejó de
hablar, consciente de los problemas inherentes a lo que acababa de revelar y lo que les
habían dicho a las Naciones Elementales.
              "La declaración oficial fue que se había roto durante una de sus misiones, y tuvo
que ser restringido indefinidamente". Jiraiya continuó donde lo dejó, algo por lo que
parecía agradecida. "Esto no es algo que haya sucedido antes. No había precedentes-"
              "Lo hubo, nunca tuviste que lidiar con eso". Yagura interrumpió, trayendo la
conversación hacia él. "Él era un niño, y no había nada sobre ellos-"
              "Él era un Shinobi, y ninguno de los Jinchuuriki anteriores tuvo
problemas". Jiraiya replicó, mirando al hombre diminuto.
              "¡Porque tu Shodai estaba vivo para evitar que la conexión se hiciera con los Niños
anteriores!" Yagura gritó, y de repente todos los Shinobi que no eran de Konoha
comprendieron la situación.
              "Entonces tenemos que matarlo". El Raikage habló de repente, levantando su puño
hacia el rubio, quien fue inmediatamente rodeado por todos los demás Jinchuuriki-Yugito
incluido.
              "No." Ella habló, casi desafiándolo a que intentara algo. "No es como las
historias".
              "Ya no tengo la conexión". Naruto habló, llamando la atención de todos los
presentes, excluyendo a Yagura. Mei negó con la cabeza y se adelantó.
              "Una vez niño, siempre niño". Dijo ella, sonando arrepentida. "Todos los clanes
Kekkei Genkai nacidos de un Niño en Kiri buscaron cortar la conexión, aunque todos los
intentos terminaron en la muerte. No fue hasta que el tercer clan casi se aniquila a sí mismo
que se declaró imposible. Ni siquiera mis clanes, ambos de mi madre y mi padre- pudieron
cortar con éxito la conexión y no morir ".
              "¿Qué conexión?" Jiraiya habló, y sus rasgos adicionales desaparecieron cuando
ambos sapos se separaron de sus hombros, también bastante curiosos por la situación.
              "¿Y qué son estos niños de los que sigues hablando?" preguntó el del hombro
derecho de Jiraiya, sonando como un anciano.
              "Hijos de Jinchuuriki". Naruto habló, devolviendo la atención a él. "Cuando un
Jinchuuriki tiene un hijo, ese niño tiene una conexión con el Biju que tiene su padre.
También desarrollan un Kekkei Genkai, aunque por lo general resulta en esos jutsu
elementales especiales".
              "¿Qué?" Tsunade habló de nuevo, mirándolos a todos. "Pero eso no es posible.
Solo mi abuelo tenía Wood Release, y no era pariente de un Jinchuuriki. Mi padre no
mostró ningún signo de Kekkei Genkai, así que eso no puede ser correcto".
              "Pero tu abuelo era Senju Hashirama". Yagura dijo, como si eso pudiera explicar
todo. Sin embargo, cuando vio su rostro aún confundido, modificó ese pensamiento y
elaboró. "Tu abuelo podría controlar a los Biju y suprimir su chakra demoníaco
Yokai". Explicó, preguntándose interiormente cómo se consideraba a Konoha como la
Aldea Oculta más poderosa si ni siquiera sabía nada de esto. "Debido a que estás
relacionado con él, tu chakra tiene propiedades similares a las suyas. Como resultado, tu
padre no tenía esa conexión, así que no era un Niño".
              "Pero eso todavía no explica el problema de Naruto-boy." Dijo el sapo del hombro
izquierdo, sonando como una anciana. Yagura suspiró y miró al Raikage en busca de esa
respuesta.
              "Cuando un Niño se da cuenta de cómo dibujar en el Yokai de su Biju, el padre se
ve afectado. Eso se debe principalmente a que el Biju está tratando de salir del padre y
entrar al Niño. Un Jinchuuriki murió a causa de la tensión, y estábamos incapaz de sacar el
Biju a tiempo. Sin embargo, el Niño aún podía usar el Yokai del Biju, y siguió usándolo
hasta que… Respiró hondo, como si se estuviera calmando. "Por favor, sepan que esto es
solo un relato de segunda mano, no sé los detalles. Pero, un día, el Niño se sobrecargó con
Yokai, y de repente, de pie sobre el cuerpo del Niño estaba el Nibi, el Biju que Kumo fue
capaz de someterlo y sellarlo de nuevo, pero cuando enviamos el cuerpo del Niño a la
autopsia, el informe de los médicos dijo que había quemaduras masivas de chakras en todo
el sistema de chakras, particularmente en el ombligo y en la forma aproximada del sello que
el padre tenía sobre ella ".
              "¿Cómo explica eso la situación de Naruto-boy?" preguntó el anciano sapo,
luciendo perdido. Yagura habló una vez más para tomar el relevo.
              "Cuando un niño alcanza el estado de usar la capa de una cola, pierde la cabeza.
Todas las investigaciones sobre el tema dicen que era temporal, por lo que los ancianos de
Kiri no pensaron en ello hasta que un niño lo alcanzó y mató a todos y todo a la vista.
Tuvieron que matarla y volver a sellar el Sanbi, después de que un estudio demostrara que
la locura era permanente ". Yagura terminó. " Eso es lo que le pasó a Naruto."
              "Y tu estratagema de sellar mi chakra funcionó." Añadió Naruto. "Pero Yagura
piensa que fue principalmente el trabajo de Namikaze sellando a la mitad de Kyuubi con él
en el Shinigami que solo lo tuvo temporalmente".
              "Pero eso también dejó a Naruto más débil. Con solo la mitad de un Biju dentro de
él, no podría trabajar completamente con el Yokai de Kyuubi tan bien como debería
haberlo hecho".
              "Así que vendimos mi conexión con Kyuubi al Shinigami para recuperar la mitad
que faltaba". Dijo Naruto sin rodeos, causando que la mitad de los Shinobi presentes se
agarraran el pecho y los brazos en estado de shock. "También estuvo de acuerdo. Dijo que
le encantaría estudiar cómo un mortal podría estar conectado con 'uno de los Nueve', o algo
así. No puedo recordar lo que dijo exactamente ..." Naruto se interrumpió, estremeciéndose
al recordar su encuentro con el Shinigami. "Me alegro de que sea lo último que veré hasta
que muera".
              "¿Entonces funcionó?" Preguntó Mei, mirando esperanzada al adolescente, quien
se encogió de hombros.
              "No estaría aquí si no fuera así." Respondió Naruto.
              "Volviendo al tema". Yagura intervino, atrayendo la atención de todos hacia
él. "Aún queda la pregunta de cómo encaja este ataque en el plan de Akatsuki".
              "Sin los Biju en su poder, Akatsuki es notablemente menos poderoso de lo que
deberían ser para lanzar un ataque contra los Kage y tener éxito". Divertido. "No sería
demasiado difícil aliarse y crear una fuerza de ataque".
              "No." Yagura detuvo esa línea de pensamiento antes de que pudiera llegar
demasiado lejos. "Obviamente, esto fue planeado. Lo más probable es que este ataque fuera
para enviarnos un mensaje". Hizo un gesto hacia el grupo que estaba a su
alrededor. "Akatsuki necesita al Biju para completar sus planes. Madara no ordenaría un
ataque como este si no encajara en sus planes."
              "¿Madara?" Onoki miró de cerca al ex Mizukage. "¿Uchiha Madara?"
              "¿Quién crees que me estaba controlando?" Yagura le preguntó a Mei, y el Shinobi
estalló en un alboroto.
              "No es posible. ¡Está muerto!" Gritó Onoki, sus sentimientos compartidos por
quienes lo rodeaban. Naruto recibió un minuto de asentimiento de Yagura y Roshi, antes de
que todos los Shinobi presentes fueran sometidos a una presión muy concentrada, aunque la
cantidad vaciló ligeramente. Al callar, encontraron que Naruto parecía estar esforzándose
con algo, y cada vez que casi perdía la concentración, la intención concentrada disminuía
un poco.
              "Ya es suficiente Naruto. Gracias." Yagura dijo, y el adolescente suspiró,
dejándose caer contra Fu, quien lo abrazó y se movió para que Han pudiera compartir el
sostener al acosado adolescente en posición vertical. Utakata se movió junto al adolescente,
ejecutando un diagnóstico de curación en él antes de despertar a Naruto de una
bofetada. Yagura se aclaró la garganta y dijo su debida diligencia. "Madara todavía está
vivo. Sabiendo esto, una fuerza de ataque sería ineficaz contra el hombre". Levantó la mano
para sofocar cualquier perspectiva de hablar. "Sin embargo, la idea de A de una alianza
tiene mérito".
              "Nada menos que todas nuestras fuerzas combinadas sería suficiente para acabar
con ese monstruo para siempre". Añadió Onoki, haciendo que Yagura asintiera con
aprobación.
              "Precisamente. Por eso propongo que todos ustedes unan sus fuerzas." Yagura
terminó.
              "No confío en que no planeen algo contra ninguno de nosotros". A dijo, señalando
al otro Shinobi. Yagura asintió.
              "Es por eso que esta alianza es solo esta vez. Una vez que Madara esté bien y
verdaderamente muerta, todos ustedes llevarán a su Shinobi de regreso a sus Aldeas
Escondidas."
              "¿Que pasa contigo?" Jiraiya habló. "Usted sigue diciendo 'tu Shinobi' y sus
pueblos escondidos. Si nos encontramos para acabar con Akatsuki entonces lo que todos
ustedes hacer? Dado que ninguno de ustedes han regresado a su aldea oculta después de
todo este tiempo, usted se considera perdido -nin. Si estamos en esta alianza, tú también ".
              "Él tiene un punto." Roshi dijo, habiendo reemplazado a Han en mantener el
semilúcido en posición vertical.
              "Es por eso que iremos contigo cuando regreses a tus Pueblos
Escondidos". Yagura dijo diplomáticamente. Levantando su mano y dejando salir su propia
intención en todo el área, continuó. "Akatsuki no nos ha visto desde que salvó a Yugito, por
lo que una exhibición pública de nosotros en nuestras aldeas de origen sacaría a Madara y
sus subordinados de las sombras. Además, estaremos disponibles para asegurarnos de que
ninguno de los pueblos ocultos se prepare nada en contra de sus colegas ". La única
respuesta de Naruto fue una serie de gemidos de descontento, mientras los Shinobi miraban
con interés.
              "No voy a volver con Taki." Fu declaró de repente, atrayendo todas las miradas
hacia ella. "Mi vida ha sido mucho más de lo que podía antes de irme. No voy a
volver". Yagura suspiró, pellizcando el puente de su nariz. Afortunadamente, Tsunade
resolvió ese problema por él.
              "Eres libre de venir con nosotros de regreso a Konoha. No creo que a Naruto le
importe." El rubio en cuestión dejó de murmurar, optando en cambio por una mirada
exasperada a Yagura, quien la ignoró.
              "¿Supongo que liderarás esta Alianza?" Preguntó Mei, mirando a Yagura
intencionadamente. El hombre negó con la cabeza.
              "Estoy retirado." Él respondió. "Además, no estoy buscando liderar a nadie".
              Ella arqueó una ceja, moviendo su mirada de él al grupo de Jinchuuriki detrás de
él.
              "Somos una democracia". Yagura respondió a su pregunta tácita. "Y A liderará la
Alianza".
              "¿Qué?" Onoki gruñó y Chiyo lo golpeó en la cabeza.
              "Shaddup, viejo idiota. De todos nosotros, él es el mejor calificado. Nuestro
Kazekage está muerto, y yo solo estoy actuando como Kazekage hasta que se haga oficial
cuando regresemos a Suna. Tsunade mintió sobre el Kyuubi Jinchuuriki, y ella está
demasiado caliente -con cabeza para liderar correctamente. Eres demasiado mayor y
admitiste haber usado Akatsuki antes, por lo que tu juicio está comprometido. En cuanto al
Mizukage, ella no tiene la experiencia suficiente para liderar un ejército de ese tamaño. El
Raikage era el único de nosotros quien fue prudente en mantener a Jinchuuriki de Kumo a
salvo de Akatsuki y es el más sensato de nosotros. Sin mencionar que tiene suficiente
experiencia para liderar adecuadamente un ejército tan masivo, y más que suficiente
determinación para que tenga éxito ".
              "Entonces está arreglado." Dijo Yagura. "Iremos contigo de regreso a tus Aldeas
Ocultas antes de partir hacia la Tierra del Rayo en una semana".
* Capítulo 24 *: Viaje
 
              Capítulo 24
              Viaje
              "Entonces ..." Temari miró a cualquier parte menos al único macho del trío,
pasando a través de los árboles de la Tierra del Fuego, moviéndose directamente hacia la
Tierra del Viento y Suna. "¿Cómo estás?" Torpemente trató de iniciar una conversación con
su hermano menor, el mismo que había sido considerado fallecido por su difunto sensei.
              "Estoy bien." Gaara respondió, sin romper su concentración en el camino por
delante. "¿Tú mismo?"
              "Multa." Ella repitió con incredulidad. "¿Bien? ¿Desapareces en Dios sabe dónde y
todo lo que tienes que decir es 'bien'? ¿No 'te extrañé'? No 'casi muero y estaba en una
posición en la que no podía regresar'".
              "No." Gaara volvió la cabeza para mirar a Temari con recelo. "Mi disposición
actual se puede definir mejor como 'buena'. Sin embargo, mis viajes no son algo que
divulgaré".
              "¡Te tiene ahí, Missy!" Chiyo llamó desde su lugar en la formación. "Pero ella
tiene un punto, chico. Suna trabajó duro tratando de encontrarte, se espera algo de respeto".
              "Pido disculpas." Gaara le dijo a la anciana, mirando en su dirección. "No estaba al
tanto de tales acciones. Espero no haber causado ningún daño indebido a la fuerza ninja de
Suna".
              Chiyo gruñó y no dijo nada más. Viajaron en silencio durante varios minutos más
hasta que Gaara habló.
              "Con el Kazekage muerto, ¿quién asumirá el liderazgo de Suna y participará en la
Alianza?" Temari lo miró boquiabierta, sorprendida de que pareciera y sonara tan,
tan ... normal . Si no lo hubiera conocido antes de su desaparición, habría jurado que el
joven que se movía entre los árboles a su lado era un simple Chunin o un nuevo Jonin, no
su hermano homicida Jinchuuriki.
              "Yo." Chiyo respondió. Gaara arqueó una ceja con curiosidad y Chiyo respondió la
pregunta no formulada. "Debido a la depresión económica de hace tantos años, había
pocos, si alguno, Suna-Nin capaces de ostentar el título de Kazekage. Los únicos que están
calificados somos yo, mi hermano y tus hermanos".
              "Eso todavía no responde a mi pregunta". Dijo Gaara, mirando fijamente a la
mujer. Ella suspiró.
              "Kankuro, por muy hábil que sea en los títeres, no es un líder. Lo mismo puede
decirse de mi hermano." Chiyo aterrizó en una pequeña arboleda para descansar
brevemente. Los dos hermanos cayeron al suelo detrás de ella y ella se volvió para
mirarlos. "Temari, aunque inteligente y poderoso, no tiene la experiencia suficiente para
manejar ser Kazekage".
              "Mientras tengas la experiencia, el poder y la mente para liderar". Dijo Gaara,
asintiendo para sí mismo. "Interesante. ¿Significa esto que me etiquetarán como un ninja
perdido, ya que no estoy muerto ni retirado?"
              "Ninguno." Chiyo se rió. "Todavía estás en la lista de muertos. Ninguna política
puede cambiar eso".
              "Por supuesto." Gaara murmuró distraídamente para sí mismo. "Y por eso, soy
libre de entrar y salir de Suna como desee".
              "Si." Chiyo frunció el ceño cuando estuvo de acuerdo, mirando de cerca al
pelirrojo Jinchuuriki. "Pero no lo harás."
              "Incorrecto." Gaara argumentó. "Lo haré cuando nos vayamos a la Tierra del
Rayo. Ya sea que regrese después de la guerra o no, no te importa, Rokudaime Kazekage."
              "Y ahí es donde te equivocas, chico." Chiyo gruñó, enfrentando al adolescente. A
un lado, Temari se movió hacia el borde de la arboleda, tropezando con un montículo viejo
y cubierto de maleza que recordaba a una hoguera. Mirando alrededor del área, pudo ver
los signos reveladores de que la arboleda había sido un campamento hace muchos años
antes de volver su atención a los dos que tenía frente a ella. "En vista de que Shukaku es
propiedad de Suna, si regresa es  mi preocupación. Usted va a  estar volviendo a Suna
conmigo cuando todo esto está dicho y hecho."
              "Shukaku no es propiedad de nadie". Gaara contestó, su arena negra dejando su
calabaza para formar un círculo protector en el aire a su alrededor. "Iré a donde me plazca,
independientemente de cualquier pacto hecho durante la formación de los Pueblos
Escondidos con respecto a los Biju".
              "No lo harás." Chiyo lo fulminó con la mirada, pero él no se inmutó. "Eres un
Shinobi que sirve bajo el Kazekage, y regresarás a Suna después de la guerra. Esa es una
orden".
              Gaara se quedó mirándola, parpadeando lentamente. Dijo una sola frase antes de
saltar a los árboles hacia la Tierra del Viento y Suna.
              "¿Cómo puedo servirte cuando estoy catalogado como muerto?"
              Yugito suspiró, ignorando los intentos poco sutiles de Darui de coquetear con ella,
y en su lugar se centró en C y el Raikage.
              "Lo siento." Soltó ella, deteniendo su caminata por las montañas. "No regresé una
vez que me curé, ni fui lo suficientemente fuerte para alejarme de Akatsuki. Lo siento".
              A simplemente la miró fijamente, mientras que C se sonrojó y miró hacia otro
lado, de repente muy interesado en las montañas lejanas. Yugito se quedó allí, sabiendo que
Darui se había quedado en silencio conmocionado y pensando que estaba parado detrás de
ella, boquiabierto ante lo que acababa de decir. Era una sensación extraña, querer reírse de
la expresión de Darui mientras el impulso de acobardarse ante A era reprimido por la
fuerza.
              "Esta bien." A habló, rompiendo la tensión y atrayendo todas las miradas hacia
él. Girando sobre sus talones, siguió caminando. "Lo que importa es que estás aquí ahora".
              Esta vez, Yugito fue el que se quedó boquiabierto, congelado en su lugar mientras
el Raikage y sus escoltas continuaban moviéndose, Darui le dio una última mirada antes de
recuperar su lugar al lado del Raikage.
              ¿Se preocupa siquiera por mí?
              Yugito salió de su angustia cuando hubo un grito de conmoción desde arriba, lo
que la hizo saltar hacia adelante, atando el rosario envuelto alrededor de su brazo izquierdo,
las cuentas se iluminaron con chakra antes de estallar en llamas, que se retorcieron y
retorcieron, girando. en arcos de fuego que conectaban las cuentas en llamas, creando un
simple látigo de cadena. Agarrando las cadenas en llamas en sus manos, saltó dentro ya
través de la maleza, dejando hojas y ramas carbonizadas a su paso, gruñendo con
intenciones asesinas. Lo que encontró, sin embargo, tenía esa intención transformada en
conmoción, mientras miraba hacia la avalancha de montañas que formaban el Paso
Unraikyo. Las típicas nubes bajas que ocultaban el suelo y el camino seguro a través de él
habían desaparecido, revelando el valle de abajo.
              El lago y los ríos que conducían a él corrían rojos de sangre, pedazos de lo que
solían ser personas vestidas con la ropa de Kumo Shinobi cubrían el agua y el suelo que lo
rodeaba. Donde antes había piedra seca, ahora estaba empapada en agua, con algún que
otro trozo de tela o partes de un chaleco antibalas destrozado esparcidas. De pie solo, sobre
el cuerpo menos mutilado, había una figura oscura que sostenía una espada gigante que
parecía estar hecha de escamas. La figura miró el cuerpo antes de mirar la espada escamosa
en su mano, observando con atención mientras se retraían en algo que se parecía más a la
espada que era. La figura levantó la famosa "Gran espada" Samehada sobre su hombro
antes de alejarse del cuerpo y mirarlos directamente.
              "¡TU HERMANO!" Bee los llamó, haciéndoles señas. Yugito sintió que las
cadenas regresaban al rosario, que envolvió alrededor de su brazo una vez más. Saltando
con los demás, vio desde un lado cómo A reprendía a su hermano por actuar con tanta
indiferencia cuando todo el escuadrón de Jonin que había asignado para proteger a Bee
estaba muerto. Bee, por extraño que parezca, se puso muy serio cuando los mencionaron,
haciendo un gesto hacia el cadáver que tenía delante. "Este tipo Akatsuki fue tras de mí.
Dijo que se llamaba Hoshigaki. Quería traer al Hachibi, pero subestimó el poder de Kill-
¡URK!"
              Teniendo suficiente de sus horribles rimas, aunque esa última no fue tan horrible
como sus intentos habituales, Yugito golpeó su puño en el estómago de Bee con toda la
fuerza que tenía, enviando al hombre al suelo, Samehada volando de su agarre y aterrizando
junto a él. Mirando a su atacante confundido, su boca se dividió en una sonrisa, pero Yugito
lo siguió con un puño en la cara antes de que pudiera decir algo más.
              "Ahora no es el momento para tus insípidos rapeos". Dijo ella, apretando su puño
contra su rostro para hacerle entender. Bee se echó hacia atrás y extendió la mano para
agarrar su mandíbula, probándola en busca de dolor. Mirando a la furiosa mujer que tenía
delante, su mirada se intensificó cuando su hermano se unió y cedió.
              "Multa." Escupió con amargura, agarrando a Samehada y usándola para
levantarse. "Lo maté, pero no antes de que usara esta enorme prisión de agua para masacrar
a todos".
              "¿Cómo ganaste?" Preguntó Yugito, mirando con cautela hacia el cadáver del
Monstruo de Kiri, notando cómo sus brazos estaban destrozados, como si varios Kunai
hubieran encontrado su hogar allí, hasta los trozos desgarrados que marcaban sus hombros,
trozos de músculo, tendones y piel. con algunos trozos de cuero cabelludo, marcando la
mancha donde habría estado su cabeza. Era obvio lo que había sucedido.
              Kisame había sido decapitado por su propia espada.
              "Resulta que su espada come chakra." Bee respondió, atrayendo su atención hacia
él. "Le gusta el mío, y no quería que me muriera, ¿no es así?"
              Yugito solo sabía que tendría pesadillas recurrentes con Bee y
su espada mascota durante semanas, si no años, por venir.
              El extraño sonido de gorjeo que era similar a un ronroneo no ayudó en nada.
              "Entonces, ¿cómo va a funcionar esto?" La voz de Utakata sonó mientras veían
desaparecer la orilla, marcando su entrada a la Tierra del Agua. Chojuro lo miró de manera
extraña, mientras Yagura hmmm pensaba.
              "¿Qué quieres decir?" Preguntó Mei, mirándolo por el rabillo del ojo.
              "Solo quiero decir, desaparecí, y Yagura es el Yondaime 'muerto'." Puso los ojos
en blanco y añadió comillas a la palabra "muerto". "Seguramente no puede ser tan simple
como que los dos regresemos a Kiri e ignoremos todo lo que sucedió".
              Yagura frunció el ceño y Mei se encogió de hombros, pero fue Ao quien
respondió.
              "Desde la inauguración del Godaime, tu razón para desertar se consideró justa. Un
equipo de cazadores-ninjas habría sido enviado para convencerte de que regresaras, pero
después de enterarse de la presencia de Akatsuki y esa batalla en la que fuiste visto por
última vez ... "Se apagó, aunque su rostro mostraba claramente su disgusto por tener que
revocar un ninja perdido. Utakata asintió, aunque no se encontró con la mirada de su
antiguo camarada.
              "Utakata tiene razón, sin embargo." Yagura habló, llamando la atención de Mei
desde el cielo. "Su presencia se puede explicar con bastante facilidad. La mía, sin
embargo ..."
              "Eso es un problema". Mei frunció el ceño. "Si bien la transición para convertirse
en una aldea más pacífica ha ido bastante bien, todavía hay Shinobi que añoran los días de
la 'Bruma sangrienta'. Con tu regreso, aquellos que aún anhelan esos días pueden esperar
que asumas el papel. de Mizukage una vez más ".
              "Kiri todavía se está recuperando de la Purga de línea de sangre." Chojuro añadió,
antes de apartar la mirada y murmurar una disculpa por interrumpir.
              "El tiene razón." Ao dijo, señalando a Chojuro. "Si bien mucha gente como yo
querrá que vuelvas a la oficina, hacerlo provocaría otra guerra civil, una de la que Kiri no
se recuperará. Estamos en guerra, las luchas internas serían perjudiciales para nuestra
supervivencia".
              "¿Quizás podrías quedarte con nuestro Daimyo?" Sugirió Mei, ganándose una
mirada de disgusto de Yagura.
              "¡No!" Esquivó su rostro y recuperó la compostura antes de continuar. "Él no es de
los que probablemente estén de acuerdo con ese razonamiento. Si bien es indulgente con las
acciones de Kiri, no es muy comunicativo cuando Shinobi infringe el poder que tienen
personas como él. Mi presencia podría empeorar las cosas. No. Yo '' iré a Kiri contigo
". Levantó una mano para evitar discusiones. "No hay alternativa. Los Shinobi no confiarán
en Utakata lo suficiente como para disipar sus temores de su lealtad, y yo mismo puedo
manejar cualquier cosa que deseen lanzarme".
              "¿Cómo? Eras esencialmente un dictador." Preguntó Utakata, mirando al ex Kage
con interés.
              "Sencillo." Yagura respondió. "Diciéndoles que me estaban controlando".
              "No es simple." Mei contraatacó, moviendo los codos de la barandilla para pararse
en toda su altura. "Una parte ya lo sabía, o sospechaba. Confirmar sus temores tan a la
ligera será desastroso".
              "¿No odias la política?" Bromeó Utakata, empujando a Chojuro en el brazo con el
codo. El joven tartamudeó, murmurando algo sobre que no era su lugar decir esas
cosas. Mientras Mei y Yagura continuaban discutiendo sobre los méritos de simplemente
decirle a toda la población de Kiri que su anterior Kage fue un chivo expiatorio durante la
mayor parte de su reinado, Ao aprovechó la oportunidad para hablar con Utakata.
              "La División de Cazadores todavía está dolorida por tu deserción, ¿sabes?"
              "Me imaginé, con luchar contra la guardia de Yagura. Lo siento,
supongo." Utakata respondió, girando alrededor del reloj las olas. Ao entrecerró su único
ojo visible, y Utakata pudo sentir la sensación de hormigueo del hombre perforando un
agujero en la parte posterior de su cabeza. "Aunque no sé si puede ser considerado culpa
mía. Yagura se vio envuelta en una pelea con Naruto y Han, y se volvió completamente
Sanbi con ellos". La revelación de que Yagura hizo tener un control completo sobre su Biju
no era nueva, pero la confirmación de que no era sólo una exageración exagerado fue
sorprendente. "Incluso comenzó con el Biju Ball, demostrando lo serio que estaba por
ganar. Je". Utakata se rió entre dientes. "Por supuesto, si no lo hubieran llevado a esa
batalla, no habría sido liberado del control de Madara."
              "¿Cómo, exactamente, se relaciona eso con la afirmación de que no es tu
culpa?" Preguntó Ao, apenas entendiendo quiénes eran Naruto y Han, claramente dos de los
Jinchuuriki descarriados, mientras que él no tenía ni idea de qué era una "Bola
Biju". Utakata puso los ojos en blanco, irritando al ninja cazador sin fin.
              "Mientras que, cuando formó la Bola Biju, la condensación del Yokai fue
suficiente para liberarlo del control". Aquí la expresión de Utakata cayó. "Yagura estaba
tan sorprendido por la repentina libertad, sin embargo, que perdió el control de la Bola Biju.
Esta implosionó".
              "Y ..." presionó Ao, y notó distante que ambos Mizukage habían dejado de discutir
para escuchar la historia.
              "El ferry en el que íbamos quedó atrapado por la explosión. Los cazadores ninja
supervivientes murieron y el resto de nosotros apenas sobrevivimos". Utakata respiró
hondo. "Roshi mató a dos hombres, Ushi y Baku, con alguna forma de Nintaijutsu, pero no
pude ver qué era, aunque lo arruinó mucho después. El resto se perdió cuando la Biju Ball
implosionó".
              "...Veo." Ao respondió impasible, sin presionar para más detalles. "Gracias."
              "¿Qué?" Utakata miró hacia arriba, confundido. "¿Porque me agradeces?"
              "Porque no fuiste tú quien le dio el golpe mortal a ninguno de ellos. Murieron en la
batalla, el camino más noble posible en nuestra profesión". La declaración envió al grupo a
un silencio profundamente contemplativo, cada uno preguntándose cómo la presencia del
Jinchuuriki afectaría al Shinobi de Kiri.
              "... Y si piensas  en huir así de nuevo, haré que te traigan de regreso a Iwa tan
rápido que pensarás que nunca te fuiste." Onoki terminó su perorata, el cuarteto volando a
través de las nubes como si fuera algo cotidiano. Roshi se quejó internamente por haber
sido el tema de todo ese discurso, a pesar de que hacía mucho tiempo que había
perfeccionado ignorando las peroratas y quejas de Onoki hasta el punto en que incluso él
mismo necesitaba recordárselo. "Por supuesto, todo eso no importará una vez que te
designe como Yondaime."
              "¡No!" Roshi se cruzó de brazos, girándose para mirar al anciano para que pudiera
ver claramente el gesto. "Voy a no ser su sucesor. Si usted está realmente desesperada por
encontrar a alguien para que lo reemplace, ¿por qué no acaba de poner a su hijo a cargo? Es
sin duda lo suficientemente fuerte".
              "Pero no está hecho para liderar a Iwa como tú." Onoki respondió. Roshi se burló.
              "¿Como yo? ¿Por qué no enumeramos lo 'cortado' que soy?" Roshi levantó un
dedo. "Casi deserté en la primera oportunidad que tuve". Levanta otro dedo. "Cuando la
oportunidad de defectos se van a plantear, salté en él como un tigre hambriento." Levantó
un tercer dedo. "Y finalmente, no quiero el trabajo. Entonces, ¿por qué no tomas eso y te lo
guardas en tu viejo arrugado-"
              "¡ROSHI!" La cara de Onoki estaba casi morada, haciendo que su nariz pareciera
normal en comparación. "¡Hay un niño presente!"
              "Lo sé." Roshi sonrió salvajemente. "¿De quién crees que aprendí eso?"
              Onoki farfulló, buscando una respuesta apropiada, mientras Kurotsuchi se
sonrojaba al ser denunciado como la fuente de todo insulto contra su abuelo. Apartando la
mirada, vio a su otro tío, Han, mirándola. De repente, sintiéndose muy cohibida, trató de
ignorarlo, pero no importaba cuánto lo intentara, él no dejaba de mirarla.
              "¿Hay algo que quieras?" Preguntó Kurotsuchi, más que un poco incómodo con su
interés en ella. Sacudiendo la cabeza, miró hacia adelante, hacia las montañas. Ahora
oficialmente asustada, se distanció de él, con la intención de ignorarlo hasta que llegaran a
Iwa, donde se aseguraría de que no se cruzaran durante todo el tiempo que estuvieran allí.
              "Lo siento." La repentina declaración casi la hizo caer en una espiral descendente,
pero siendo la profesional consumada que era, rápidamente dedujo que era Han hablando
con ella.
              "¿Perdón por que?" Preguntó dubitativa girándose para mirarlo.
              "Por mirar." Se rascó la mejilla avergonzado. "No estaba seguro de cómo hacer
esto".
              Un pozo de pavor comenzó a formarse en su estómago, y comenzó a formular
planes de ataque en caso de que fuera correcto.
              "¿Hacer qué?" Ella preguntó lentamente, mirándolo intensamente. Suspiró, el
sonido se volvió mecánico, como la descompresión de uno de esos aparatos médicos que se
usan para ayudar a las personas a respirar.
              "Llegar a conocerte". Él respondió simplemente, antes de retroceder ante la mirada
horrorizada en su rostro. "No, nada de eso. Solo ... mientras estaba fuera, aprendí algunas
cosas, y una de ellas me hizo preguntarme cuánto sabía sobre mi familia".
              "¿Oh?" El hoyo en su estómago se calmó, desapareciendo por completo.
              "Si." Han respondió. "Conocí a este chico, más o menos de tu edad, y nunca supo
quiénes eran sus padres. Todas las personas en las que había confiado en su vida y en las
que había buscado orientación sabían quiénes eran y nunca se lo dijeron. No estaba seguro
de qué hacer. de él, y todavía no lo sabe ".
              "Y esto te hizo pensar en tu propia familia". Dijo Kurotsuchi, entendiendo la
imagen. Han asintió.
              "Así es. Por eso me gustaría conocerlos mejor a usted ya su familia". Kurotsuchi
no sabía qué hacer con eso. Por un lado, era su tío muy aterrador que no parecía cercano a
nadie de su familia con la excepción de su hermano, e incluso entonces su relación era
profesional en el mejor de los casos. Por otro lado, aquí estaba un hombre que había tenido
una epifanía y estaba dispuesto a acercarse a su familia.
              "Um, no sé acerca de mamá o papá, pero estoy dispuesto si tú lo estás." Han
pareció aliviado por esa respuesta, y Kurotsuchi se habría sentido mal por el chico, si no
encontrara toda esta experiencia surrealista.
              Naruto y Fu caminaron juntos, varios pasos detrás de Tsunade y Jiraiya, el camino
hacia las puertas se veía claramente bajo sus pies. El silencio impregnaba el aire como una
bestia omnipresente, sofocando todos los intentos de conversación.
              "Entonces, Naruto, ¿estás-" comenzó Jiraiya, solo para ser interrumpido.
              "Estoy bien gracias." Él respondió secamente, sin mirar a la pareja que tenían
delante. Fu miró con incertidumbre entre el trío, sin saber si debería hablar. Después de
varios segundos de debate interno, finalmente pensó " al diablo con esto " y habló.
              "Entonces, ¿cómo es Konoha?" Preguntó, rompiendo el silencio hasta el punto en
que casi se podía oír rompiéndose como un cristal. "Quiero decir, en Taki, solo nos dijeron
que era uno de los cinco pueblos ocultos más grandes, e incluso entonces, no había muchos
detalles al respecto".
              "Bueno," comenzó Jiraiya, mirando por encima del hombro al hombre rubio y la
mujer de cabello verde azulado que hacían puchero. "Realmente no hay una gran manera de
describirlo, pero si quieres, ¿Tsunade podría organizar un recorrido para los dos?"
              "Voy a pasar." Naruto respondió, llamando la atención sobre el
adolescente. Jiraiya frunció el ceño, aunque no fue él quien se dirigió al rubio.
              "Eso es todo." Girándose, Tsunade miró al rubio más joven. "Mira, mocoso. Si
pudiera cambiar el pasado, lo haría, pero lo hecho, hecho está, y ningún deseo puede
cambiarlo".
              "¿Qué, crees que todavía me duele el destierro?" Naruto la miró con recelo, antes
de burlarse. "Hace mucho que pasé de eso. Tenías tus razones para lo que hiciste, sin
importar lo estúpidas que fueran".
              "¿Estúpido?" Tsunade le repitió, boquiabierto de asombro. "¿Crees que después de
todo lo que les dijiste a tus amigos, lo que les hiciste, que lo que hice fue 'estúpido'? ¿Sabes
siquiera lo que les dijiste?"
              "Sí." El rostro de Naruto lucía dolido. "No estaba en el estado de ánimo adecuado
en ese momento, pero aún lo recuerdo claro como el día. Durante un tiempo, no me
arrepentí de haber dicho nada de eso, pero no fue hasta que tuve mi conexión con Kyuubi
eliminó que realmente comencé a arrepentirme de todo. ¿Pero sabes qué? " Naruto miró a
ambos Shinobi mayores con una mirada dura. "Me perdoné y seguí adelante. Encontré una
nueva meta en la vida, y ser un Shinobi de Konoha no tiene nada que ver con eso".
              "¿Qué?" Tsunade se tambaleó hacia atrás, sorprendida, permitiendo que Jiraiya
interviniera.
              "¿Qué hay de ser Hokage? ¿Qué hay de ser mejor que todos los Hokage
anteriores?" Jiraiya miró a su ahijado lastimosamente. "¿Fue todo eso una mentira?"
              "No." Respondió Naruto. "Creía plenamente que podía convertirme en Hokage,
pero ese sueño murió cuando me sacaste de las filas ninja".
              "¡Fue sólo temporal!" Tsunade argumentó.
              "¡ME DEJASTE!" Naruto gritó, lágrimas en el borde de sus ojos, nublando su
visión y su garganta cerrándose, haciendo que su voz fuera anormalmente áspera. "Por
muerto! Do usted tiene alguna idea de lo aterrador que es, ser un Jinchuuriki y tienen su
chakra sellado? Para despertar en el medio de la nada con el más elemental de los
elementos esenciales necesarios para sobrevivir? Para sentir su quemadura de la piel y
ampollas bajo la ¿Sol mientras intentas pescar con tus propias manos? ¿Apenas ser capaz
de defenderse de una manada de lobos hambrientos, con solo un par de Kunai para
mantenerlos alejados? "
              "Naruto-" comenzó Tsunade.
              "¡NO LO HAGAS!" Les gritó, las lágrimas caían libremente. "¡NO SABES
CÓMO ES! ¡ NUNCA SABRÁS CÓMO ES!"
              "¡ESO ES SUFICIENTE!" Jiraiya gritó, atrayendo toda la atención sobre
ellos. "No teníamos ninguna idea de lo que sucedería, por lo que no nos culpa de eso."
              "Tienes razón." Dijo Naruto, su voz se apagó, solo un ligero engrosamiento de ella
desmentiendo que había estado al borde de las lágrimas segundos antes. "Yo no."
              Jiraiya casi deja escapar un suspiro de alivio, si no podía sentir la captura.
              "Yo no," continuó Naruto, mirándolos con apatía. "Porque me mentiste sobre mis
padres. Te culpo por no decírmelo. Por no estar allí cuando necesitaba otra persona con
quien llorar. Por ni siquiera pensar en las implicaciones de nacer de un Jinchuuriki. Eso
es lo que te culpo. para."
              "Nosotros-" Tsunade trató de discutir pero fue interrumpido.
              "'no sabía'". Naruto terminó su oración, mirándola fríamente. "Sigues diciendo eso,
pero ¿realmente lo dices en serio? ¿Realmente no sabías lo que le sucedió a Kyuubi
después de que Madara lo usara en su pelea con tu abuelo en el Valle del Fin? ¿Realmente
no sabías que Minato?" Sannin extrañaba la forma distante en que se había dirigido a su
padre. "¿Estaba buscando formas de explotar mi conexión con Kyuubi?"
              "¡No lo hicimos!" Ahora Tsunade era la que estaba casi histérica, Jiraiya
sosteniéndola por los hombros mientras miraba a la joven rubia.
              "Minato nunca…" comenzó.
              "¿Él no haría qué? ¿Investigar para ver si los niños nacidos de Jinchuuriki se
vieron afectados por el Biju? ¿Buscar formas de permitirlo sin que yo me volviera loco?
¿Estudiar diferentes sellos para usar en Kyuubi? Dime, ¿cuál de estas cosas no funciona?
¿Suena como algo que él haría? " Naruto contestó.
              "¡Minato habría buscado esas cosas para protegerte!" Jiraiya argumentó, y Naruto
negó con la cabeza, dando un paso hacia el hombre más alto.
              "¿Protegerme? ¿En serio?" Naruto se echó a reír, todo su cuerpo temblaba con
cada exhalación, antes de ponerse derecho y mirar al Toad Sannin con diversión. "Hubo al
menos una docena de sellos diferentes que podría haber usado que hubieran producido los
mismos efectos, pero sin que él muriera, pero probablemente no quería preguntarle a mi
madre, la mujer a la que iba a matar con mi nacimiento".
              "¡Amaba a tu madre y ella lo amaba a él!" Jiraiya gruñó, y se preguntó si Naruto
realmente había vuelto a la normalidad, o si todavía estaba inestable y violento.
              "Si Minato la quisiera, no me habría convertido en el Jinchuuriki de
Kyuubi". Naruto respondió en voz baja, dándole a Jiraiya una pausa por el espacio de un
latido, antes de que lo agarraran las manos del Sannin y lo empujaran contra un árbol
cercano, las manos del hombre envolviéndose alrededor del cuello del adolescente, casi
aplastando sus vías respiratorias y asfixiando el cerebro de Naruto. .
              "No hables de tu padre de esa manera, muchacho." Gruñó y apretó aún más sus
manos antes de que una pared de tierra surgiera entre ellos, lo que obligó a Jiraiya a soltar
su agarre en el cuello del rubio.
              Naruto se dejó caer al suelo, canalizando chakra en su garganta, haciendo que la
piel de color negro púrpura se desvaneciera a medida que las células se curaban. Tosiendo,
Naruto se puso a cuatro patas y presionó su mano contra la pared, usándola para ayudarse a
sí mismo. Jadeando, simplemente miró a ambos Sannin antes de tropezar con los brazos
que esperaban de Fu, quien frotó su cuello, masajeando los músculos mientras
sanaban. Mientras Naruto recuperaba la capacidad de respirar normalmente y hablar, Fu se
dirigió a los dos Sannin.
              "Antes de conocer a Naruto, pensé que un Jinchuuriki era un tipo de criatura,
similar a un humano, que vivía solo para servir a la Aldea Oculta donde nació. Ni siquiera
me consideraba humano, y pensaba en los demás como siendo seres inferiores ". Ella
explicó, confundiendo a los dos Shinobi. "Siempre que pensaba en mi herencia, lo
descartaba porque ellos también eran Jinchuuriki, y habían muerto sirviendo a Taki poco
después de que yo naciera. No fue hasta que los conocí en la vida real que supe que eran
una pareja. de Shinobi relacionado con los fundadores de Taki, quienes con mucho gusto y
de buena gana me entregaron a la aldea para convertirme en el próximo Jinchuuriki. Ni
siquiera reconocieron que había sido su hijo, tratándome como otra herramienta para ser
utilizada. No había pensado en eso hasta hace poco, cuando dejé todos esos pensamientos.
Ahora, cuando pienso en ellos, siento ira. Con ellos, por entregarme. En Taki, por hacerme
como era ". Respiró hondo y los miró a ambos a los ojos. "Sabiendo eso, Naruto tiene todo
el derecho a decir lo que quiera y pensar como quiera sobre sus padres. ¿Quién eres tú para
decir lo contrario?"
              "Porque está equivocado." Jiraiya argumentó. "Él conoce un montón de hechos, lo
cual no es la verdad. Yo conocía a Minato, y él nunca lo hubiera hecho. Siento que tu vida
haya sido tan horrible, pero las acciones de otros en el pasado no se pueden cambiar." no
importa cuánto les deseamos ".
              "Los hechos son cosas que son verdaderas, y varias de ellas juntas forman una
verdad. Nunca podemos saber si es la verdad, pero creemos que lo es. Es por eso que nadie
tiene razón ni está equivocado". La voz ronca de Naruto habló, tan ronca que era casi como
si hubiera sonado antes de ser desterrado. "El propio Sandaime Hokage me dijo eso, cuando
era más joven. Discutir la verdad a la que he llegado es argumentar que todo lo que sé es
verdad. ¿Es eso lo que estás haciendo?"
              "No." Jiraiya admitió la derrota, reconociendo los proverbios únicos de su sensei.
              "Bueno." Naruto asintió, su voz se volvió más suave. "Ahora, mi escrúpulo no es
con ustedes dos o con Konoha, sino con los ideales por los que viven. Déjenme en paz y
haré lo mismo".
              Comenzó a caminar, apoyándose en Fu para mantenerse erguido durante los
primeros pasos, antes de continuar por el camino hacia Konoha, dejando a dos Sannin
atónitos a su paso.
* Capítulo 25 *: Hermanos
 
              Capítulo 25
              Hermanos
              Las puertas de Sunagakure eran las más intimidantes de todas las Grandes
Naciones. Durante la Segunda Gran Guerra Mundial Shinobi, cuando casi toda la fuerza
ninja de Kumogakure estaba sobre sus muros, resistió los ataques sin ni una sola grieta. Ni
siquiera el joven Jonin que algún día ostentaría el título de Sandaime Raikage podría
penetrar esas paredes con el más poderoso de su jutsu de relámpago negro.
              Fueron estas mismas puertas las que Gaara vio cuando vio a Sunagakure por
primera vez en más de tres años. Sintiendo la mirada penetrante de las dos docenas de
Chunin que montaban guardia dentro de los muchos niveles, muchos de los cuales eran
poco mayores que él.
              "¡Anciano Chiyo! ¡Lady Temari!" El solitario Jonin de los guardias los saludó,
mirando a Gaara tanto como a sus camaradas Chunin. Apartando su mirada del silencioso
pelirrojo, miró a Chiyo. "¿Dónde está el Godaime?"
              "Me entristece traer la noticia de la muerte de Godaime". Chiyo respondió,
inclinando la cabeza en respeto al Kage derribado. "Sin embargo, les imploro que
comiencen los preparativos de la guerra y convoquen una reunión del consejo".
              "Por supuesto, mayor Chiyo." El hombre asintió, volviendo su único ojo para
mirar a sus subordinados, asintiendo con la cabeza hacia ellos. El Chunin comenzó a correr
a través de una larga serie de sellos de mano mientras el Jonin conducía al grupo a través de
las puertas. Hubo una ligera brisa y un leve brillo en el aire cuando todos los Chunin
terminaron la idéntica cadena de sellos, haciendo que las puertas parecieran nada más que
un espejismo para cualquiera que mirara. "¿Puedo preguntar quién será el Kazekage en
funciones y con quién estamos en guerra?"
              "Responderé a los dos en la reunión. Quiero a nuestros mejores tácticos y
transmisión al Daimyo allí también".
              La sala del consejo no era elegante en lo más mínimo, solo era una simple mesa
redonda en el medio de la sala, vista desde un extremo por las estatuas del Kazekage
anterior. Fue aquí, a la sombra de sus predecesores, donde Chiyo se presentó ante el
consejo de guerra. El consejo en sí no era muy grande ni ilustre, solo contaba con media
docena de personas, pero era más que suficiente.
              "Traigo noticias de la Cumbre Gokage". Chiyo comenzó, mirándolos a todos a los
ojos. "Estoy aquí, el Rokudaime Kazekage, listo y dispuesto a llevarlos a la guerra, y les
pido humildemente su ayuda para asegurarnos de que salgamos victoriosos en nuestros
esfuerzos".
              "¿Contra quién estamos luchando?" Preguntó un hombre de rostro afilado con
cabello castaño arenoso, vestido con el atuendo típico de Jonin.
              "Si." Yura, el hombre que había encabezado las puertas y conducido a Chiyo y su
séquito a la habitación, lo secundó. "¿Con cuál de los pueblos ocultos estamos en guerra?"
              "Ninguno de ellos." Chiyo respondió. "Los Cinco Grandes Pueblos Escondidos se
están uniendo para luchar contra un enemigo común".
              "¡Imposible!" Doku, exclamó el hombre de rostro afilado. "Tal evento nunca ha
sucedido antes. ¡Contra qué podrían estar luchando todos ellos que tiene tanto poder!"
              "Akatsuki." Chiyo respondió, mirándolos a todos para evitar cualquier
pregunta. "Atacaron la Cumbre Gokage, resultando en la muerte del líder de la Tierra de
Hierro, el Godaime Kazekage, junto con varios ninjas importantes de varios Pueblos
Escondidos. El ataque fue premeditado, y su objetivo era derrotar al Kage, dejando los
Pueblos Escondidos sin liderazgo y susceptibles de invasión ".
              "Entonces el Shinobi de Sunagakure seguirá bajo tus órdenes." Yura
prometió. "Tal ataque es un acto de guerra descarado, no solo hacia el Kage, sino hacia
todos los Shinobi de los Pueblos Escondidos. No creo ni por un segundo que ningún Suna-
nin no crea lo mismo.
              "El Cuerpo de Marionetas seguirá bajo sus órdenes, hermana." Ebizo, el hermano
de Chiyo juró. Junto a él, Doku asintió, prometiendo su apoyo a las acciones, con el resto
del consejo siguiendo su ejemplo.
              "Bien. Entonces podemos pasar al siguiente orden del día". Chiyo se puso de pie,
haciendo un gesto hacia la figura escondida en lo profundo de la sombra proyectada por las
cinco estatuas. El hombre caminó hacia la mesa, y una vez que sus rasgos fueron visibles,
casi todas las personas presentes se pusieron pálidas.
              "El Yondaime ..." suspiró Yura, con los ojos muy abiertos. Los murmullos
comenzaron a extenderse por toda la habitación, del gran y venerable Yondaime Kazekage
vivo una vez más.
              "No soy mi padre, no importa lo parecido que me parezca a él". Dijo Gaara,
moviéndose para que toda la habitación pudiera ver fácilmente su calabaza de arena
negra. "Tampoco tomaría nunca el puesto que alguna vez ocupó".
              "¿Cómo?" Preguntó Yura, mirando a Chiyo en busca de una explicación. Ella
simplemente negó con la cabeza, mirando hacia el adolescente.
              "Creo que me debes una explicación, muchacho." Dijo, y él volvió su mirada sin
pestañear hacia ella.
              "Cierto." Él concedió, tomándose un segundo para recomponerse. "Supongo que
debería comenzar diciendo que no entraré en detalles específicos, ya que hacerlo
comprometería la confianza que otros me tienen".
              "Por supuesto." Chiyo asintió y Gaara empezó a contar su historia.
              "Comenzó durante la invasión". Aquí, varios de los miembros del consejo hicieron
una mueca al recordar ese vergonzoso evento. "Conocí a alguien como yo, un Jinchuuriki.
Sin embargo, no era como yo al mismo tiempo.
              "Estaba ... feliz de servir bajo su Kage, y no odiaba ni resentía a sus compañeros
Shinobi. Más tarde me dijo qué era lo que lo hacía tan diferente de mí, a pesar de nuestras
situaciones similares. Dijo que era porque luchó por proteger a sus seres queridos, a sus
amigos, a los que considera familiares e incluso a los que solo conoce de pasada que lo
hicieron mucho más fuerte que yo, mucho ... más feliz que yo.
              "Cuando regresé a Suna, hice muchos intentos de ser más amable con Kankuro y
Temari, aunque mirando hacia atrás puedo ver dónde me equivoqué". Se rió entre dientes,
las comisuras de su boca se movieron divertidas. "Pero esa es una historia para otro
momento. Fueron estos intentos de acercarme a ellos, de conocerlos los que aprendí, quizás
tontamente, quizás no, que mi presencia en Suna era ... extraña, en el mejor de los casos.
              "Entonces, un día cuando estaba de guardia para patrullar las paredes exteriores,
me encontré con el chico de antes. El como yo". Hubo una fuerte entrada de aire mientras
Gaara continuaba. "Lo llevé conmigo a la ciudad, escuchando mientras me contaba todo
sobre cómo Konoha lo había traicionado, desterrándolo por aquello en lo que lo habían
convertido. Naturalmente, tenía curiosidad por saber qué quería decir cuando habló de un
enfrentamiento con una organización conocida como 'Akatsuki'. Imagínense mi sorpresa
cuando me enteré de un grupo de ninjas desaparecidos de rango A y S con la intención de
capturar al Biju. Prometí acompañarlo en sus viajes, explicando cómo mi presencia en Suna
era indeseados, a pesar de muchos, en retrospectiva, intentos imprudentes de abrir a los
aldeanos a la idea de que yo no soy el monstruo que pensaban que era. Me quité mi Hitai-
Ate y me fui con él después de reunir los suministros apropiados ".
              "Creo que es una explicación suficiente para el consejo". Chiyo interrumpió,
asintiendo con la cabeza para que el grupo se fuera. "Envía a Temari a la salida." Llamó a
las espaldas que se retiraban. "Ella se merece escuchar esto tanto como yo, si no más".
              Pronto, Temari estaba entrando, la confusión prevalecía en su rostro.
              "Pensé que deberías escuchar esto." Chiyo le dijo cuando abrió la
boca. Cerrándola, se cruzó de brazos y se apoyó contra la pared, mirando a Gaara
esperanzada.
              "No había mucha dirección en la que quisiera ir". Gaara continuó su
historia. "Sugerí que nos dirigiéramos hacia el norte a través de la Tierra de la Lluvia y
hacia la Tierra de la Tierra, buscando una mayor comprensión sobre nuestro estado como
Jinchuuriki. El viaje a través de la Tierra de la Lluvia no fue uno que jamás olvidaré, ni mi
amigo, yo creer.
              "Nuestros viajes nos llevaron a través de las ruinas de ciudades destruidas y
abandonadas durante las guerras. Había cosas moviéndose en las sombras de las ruinas,
aunque fueran supervivientes o fantasmas de los que perdieron la vida. Por supuesto, no fue
hasta que buscamos refugio para la noche en que obtuvimos nuestra respuesta definitiva
". Gaara respiró hondo, mirando hacia adelante pero sin ver nada. "Era el caparazón de una
casa, de alguna manera todavía en pie, todas menos una habitación arrancada de alguna
batalla pasada. No quedaba nada, así que nos refugiamos en esa única habitación, mi amigo
durmiendo mientras yo meditaba.
              "Algún tiempo después, a los dos nos despertaron los sonidos de la gente fuera de
la habitación, y cuando miramos, fue como si la casa no hubiera sido destruida en absoluto.
Había una familia, incluso, riendo mientras preparaban la cena , y tan etéreo como el resto
de la casa. Salimos de allí derribando una de las paredes de la habitación en la que
estábamos, lo que derrumbó toda la casa, aunque los sonidos de la risa de la familia
permanecieron ".
              "Dios mío ..." susurró Temari.
              "Los fantasmas nos siguieron hasta el borde de la Tierra de la Lluvia, siempre unos
metros detrás de nosotros, y cuando cruzamos la frontera, simplemente se detuvieron y se
quedaron allí, mirándonos, casi como si esperaran que volviéramos y nos uniéramos. ellos
un día ". Gaara dejó su calabaza en el suelo, sentándose en una de las sillas vacías. "Desde
la Tierra de la Tierra, fuimos de Tenshi-Gai a Takigakure, en dirección este hacia la Tierra
del Agua. En el camino, más personas se unieron a nuestra creciente tropa hasta que
terminamos quedándonos en el borde de la Tierra del Agua durante más de un año. .
Después de eso, viajamos un poco, aunque principalmente para recuperar provisiones
perdidas, como ropa y armas. De hecho, fue un capricho que llevó al rescate de Yugito,
como mi amigo y su ... amante, " Gaara parecía inseguro del término. "Quería ver la Tierra
del Hierro. La pura suerte hizo que nos encontráramos contigo".
              "A eso le faltan muchos detalles". Comentó Temari, y Gaara asintió.
              "Obviamente." Respondió. "Dar más información sería romper la confianza que se
me ha otorgado no solo a mí, sino a todos los miembros de nuestro grupo".
              "¿Por quién?" Preguntó Temari.
              "Uno de los nuestros." Respondió crípticamente.
              El paseo por los pasillos estuvo lleno de tensión, ninguno de los dos habló. El
único sonido que se podía escuchar era el débil taconeo de Temari sobre la dura piedra, el
sonido reverberaba desde las paredes y el techo para parecer mucho más fuerte de lo que
realmente era.
              "Pido disculpas."
              La declaración tomó a Temari con la guardia baja, aunque no perdió el ritmo y
respondió de inmediato.
              "¿Para qué?" Preguntó, llegando a la puerta de la residencia de su familia. "¿Por
marcharte? ¿Por ni siquiera intentar conocernos?"
              "Yo no lo sabía." Él respondió, y Temari giró la cabeza para mirar la mirada de
remordimiento que le estaba dando. "Pasé la mayor parte de mi vida manteniendo a los
demás a distancia. El tío se ocupó de eso. Durante casi toda mi vida, nunca entendí
realmente cómo uno hacía amigos, ni me había preocupado realmente por hacer amigos.
Me tenía a mí mismo, y Viví y pasé mis días siendo egoísta, hasta el punto de ignorar
cuando otros intentaron hacerme su amigo ".
              "Más como amenazarlos ..." murmuró Temari, lanzando una pequeña mirada a la
pelirroja, que tosió incómoda.
              " Correcto." Se movió, pasando la mano por delante de ella para girar el pomo y
abrir la puerta. "Fue porque no tenía experiencia fuera de ver a otros interactuar que tenía
una idea bastante errónea de cómo abrirme a los demás, algo que me he esforzado mucho
en solucionar en los últimos años".
              "Así que no eras tan buena socializando. Cualquiera podría habértelo
dicho". Temari dijo, cruzando el umbral y dentro del apartamento.
              "Y nadie lo hizo". Dijo Gaara. "Ninguno de ustedes pensó en decirme que estaba
haciendo todo mal".
              "Gaara-" comenzó Temari, ofendido.
              "¡No!" Interrumpió, de pie en la puerta. "No crean que pueden ser perdonados tan
fácilmente. Lo intenté durante semanas y ninguno de ustedes lo creyó, ninguno buscó
ayudarme".
              "¡Siempre estuve ahí!" Ella contestó, alzando la voz hacia su hermano menor.
              "¿Temari? ¿Estás en casa?" Una voz llamó desde la otra habitación, deteniendo la
pelea. Al entrar al pasillo había un hombre alto, con su desaliñado cabello castaño saliendo
al azar de su capucha con orejas de gato. En su rostro había líneas de color púrpura oscuro,
envolviendo ambos ojos y sus labios, y moviéndose para curvarse alrededor de su
cabeza. Al darse cuenta de la pelirroja con Temari, se detuvo, la confusión estropeó su
rostro hasta que notó las líneas oscuras alrededor de sus brillantes ojos verde azulado sin
pupilas. De repente, sus ojos se movieron rápidamente hacia la frente de Gaara, donde el
kanji de 'amor' podía verse tan claro como el día. Dando un paso atrás, jadeó una sola
palabra. "¿G-Gaara?"
              "Kankuro." Gaara inclinó la cabeza hacia el varón mayor de los hijos de Yondaime
Kazekage. "Que ha sido un tiempo."
              "S-Sí, lo ha hecho." Kankuro respondió débilmente, de pie rígido en la puerta de lo
que debía haber sido su dormitorio.
              "No creo que alguna vez te haya agradecido por ayudarme a mí ya mi amigo antes
de irme". Preguntó Gaara, y Temari se burló, atrayendo la atención hacia ella.
              “¿Lo sabías? ” Se volvió hacia el titiritero, quien levantó las manos en defensa.
              "Él y un chico rubio se me acercaron, dijeron que querían saber sobre Akasuna no
Sasori. ¡Les dije lo que sabía y él me dijo que no se lo mencionara a nadie!" Kankuro
explicó, mirando a Gaara con miedo. El pelirrojo suspiró.
              "Me disculpo si salió como una amenaza. Tenía la intención de que fuera un
simple favor". Temari jadeó, toda su forma pareció aumentar de tamaño, ocupando todo el
espacio del pasillo. Sin embargo, antes de que pudiera comenzar a reprender a Gaara por
sus acciones, el hombre en cuestión levantó la mano. "Pero, puedo ver que no importa cuán
considerado sea contigo o con los demás, todavía me verás como el monstruo que yo
promocionaba cuando era más joven".
              La declaración hizo que Temari pareciera desinflarse en tamaño, pero antes de que
pudiera protestar contra esa proclamación, Gaara había salido al pasillo.
              "Veo que si me quedo aquí, sólo estaré entrometiéndome. Si me disculpan, buscaré
mi propio lugar para quedarme". Mientras decía eso, agarró el pomo de la puerta y tiró de
él, cerrando la puerta a su familia.
              En los años posteriores a la entrega de un nuevo Wind Daimyo, Sunagakure rara
vez había sido tan próspero. Donde antes había tiendas tapiadas y vacías, ahora había
nuevos negocios. Más Shinobi caminaban por las calles, y no había más mendigos llenando
las tiendas fuera de servicio. Sí, Sunagakure nunca se vio tan animado, ni siquiera en los
primeros días de su creación.
              Caminando por estas calles, Gaara recibió un amplio margen, todos parecían
reconocerlo de inmediato, algo que había imaginado que sucedería, dado lo distintivo que
era su tatuaje. Aquellos que recordaban cuando él había estado menos que cuerdo parecían
casi asustados de su presencia, mientras que el resto de la población simplemente se
burlaba de él, susurros de 'el demonio regresando' y cosas similares se extendieron entre la
multitud, causando una brecha aún mayor entre él y los aldeanos, casi hasta el punto en que
se empujaban contra los escaparates en la lucha por salir lo más lejos posible de su camino.
              "¡Gaara!" La voz lo llamó y él no se detuvo en su búsqueda de un lugar donde
quedarse. "¡Gaara espera!"
              "¿Hay algo que quisieras decirme?" Dijo, deteniéndose en seco, pero sin volverse
para enfrentar a su perseguidor. "¿O puedo irme?"
              "Mira, sé que no fui la mejor hermana, pero eso no significa que no lo
intenté". Dijo Temari, mirándole la espalda. "Cada vez, cada vez que querías matar a
alguien, perseguir a alguien, traté de llegar a ti, para que detuvieras esta locura. Sin
embargo, incluso ahora no me escuchas".
              "No me das una razón para hacerlo." Él respondió, aún de espaldas a ella.
              "Soy tu hermana. ¿No es esa razón suficiente?" Ella suplicó, y Gaara no respondió,
solo se quedó allí.
              "En otro momento, en otro lugar, lo habría hecho". Dijo finalmente. "Sin embargo,
este no es ese momento, ni es ese lugar. Te acercaste a mí y yo estaba demasiado ciego para
verlo, y cuando estaba igual, tú hiciste lo mismo conmigo. Si hubieras sido la hermana,
estuviste se supone que es-"
              "¡HICE LO MEJOR QUE PUDE!" Gritó, su voz se quebró hacia el final. "Hice lo
mejor que pude." Ella siguió, su voz mucho más suave. Tomando una respiración profunda
para recomponerse, continuó. "Se supone que la familia debe permanecer unida, se supone
que deben estar juntos, pase lo que pase. Hiciste difícil estar a tu lado, y hubiera preferido
que te hubieras quedado aquí en Suna, pero sigues siendo mi familia. . Nunca olvides eso ".
              Gaara permaneció en silencio, y Temari suplicó en silencio a cada deidad que
conocía que él sentiría lo mismo.
              "Nunca lo hice." Se volvió hacia ella. "Una vez me dijeron que, en ausencia de una
familia, uno hace su propia familia a partir de sus amigos cercanos, asignándolos a los
diferentes roles de la familia que se perdió".
              "¿Qué tiene eso que ver con esto? ¿Con nosotros?" Gritó Temari. " ¿Conmigo?  "
              Durante mis viajes, llegué a formar parte de un grupo que es casi como una familia
real. Cada uno de nosotros tiene sus roles asignados, y a veces peleamos, pero estuvimos
allí cuando uno de los nuestros necesitó nuestro apoyo. Estábamos allí para arreglar los
defectos de los demás, reparar los corazones de los demás. Somos nuestro propio apoyo,
nuestra propia familia, y tú no estás en eso ". Explicó Gaara, volviéndose para mirarla con
un rostro arrepentido." Lo siento, pero no creo que podamos considerarnos familia. . "
              "No. No, no, no ..." susurró Temari, con los ojos llenos de lágrimas.
              "Pero quizás podamos empezar de nuevo, como amigos". Se acercó a ella,
ofreciéndole el brazo y una pequeña sonrisa. "¿Qué dices? ¿Amigos?"
              Ese fue el punto de ruptura y las lágrimas comenzaron a brotar. Ella corrió hacia
adelante, agarrándolo, abrazándolo, casi hasta el punto de asfixiarlo. Gaara envolvió sus
brazos alrededor de ella, formando un sello de mano y desapareciendo en un destello de
arena, destinado a su apartamento en la Mansión de Kazekage.
              El resto del día transcurrió bastante bien, en opinión de Gaara. Después de llevar a
Temari quejumbrosa de regreso a su apartamento, Kankuro la ayudó a sacarla de él y
llevarla a su habitación, antes de mostrarle a la pelirroja la habitación de invitados. Todavía
estaba nervioso con Gaara, pero el adolescente pensó que Kankuro se había relajado un
poco después de ... "hablar" con Temari, y llegaría a aceptarlo con el tiempo. Al irse a la
cama, había estado descansando tranquilamente durante la mayor parte de la noche.
              "¡AAAHHHHH!" Cue gritos de niña.
              Por supuesto ... El ojo de Gaara se movió y abrió los ojos, antes de cerrarlos de
nuevo en un esfuerzo inútil por luchar contra la luz brillante que brillaba en sus ojos.
              Cada vez que duermo bien, alguien tiene que ir y arruinarlo.
              "¿Hay algún problema?" Él le dice a lo que seguramente debe ser Temari,
sentándose y girando su torso para estar de frente a ella, o en su dirección, dado que todavía
tenía los ojos bien cerrados. Todo lo que consiguió fue un balbuceo histérico.
              "¿Tú… estabas… c-cómo?" Finalmente se las arregla para salir, sin aliento y al
borde de la hiperventilación.
              "Estaba dormido." Gaara dijo, hablando lentamente, como lo haría uno con un
niño pequeño. Abriendo los ojos, se resignó al hecho de que no iba a poder dormir más ese
día. "Es algo relativamente nuevo, por lo que agradecería que no gritaras y me despertaras
en el futuro".
              "¿Cómo?" Dice de nuevo, apoyándose en Kankuro, quien está desplomado contra
la pared desmayado. Gaara arqueó una ceja al ver al usuario de la marioneta.
              ¿Siempre estuvo aquí?
              "Uno de mis amigos es experto en Sellado. Fortaleció mi sello y me ayudó a
aprender a controlar a Shukaku lo suficiente como para dormir, algo que encuentro ...
novedoso, creo, es el término correcto".
              "Oh." Su respiración se ralentiza y Gaara bosteza, se levanta de la cama y se estira,
sintiendo que sus articulaciones se rompen mientras se deshacen de la rigidez de la noche
de inactividad. "No fui el único que gritó, ¿sabes?"
              Gaara miró hacia abajo a la forma boca abajo del usuario de títeres, mirando al
hombre inconsciente antes de volverse hacia Temari.
              "No sabía que la voz de Kankuro podía alcanzar un tono tan alto".
              Temari, en contra de su mejor voluntad, se rió.
              "Yo tampoco." Dijo, y vio como una corriente de arena negra serpenteaba de la
calabaza igualmente negra para rodear a su hermano, levantando al hijo mayor del
Yondaime Kazekage en el aire y lo envió fuera de la habitación y lo envió directamente al
frente de la de Gaara- La propia habitación de Kankuro. Segundos después, hubo un golpe
sordo antes de que la arena regresara a la calabaza.
              "Kankuro está en su cama." Gaara elaboró para la mujer curiosa. "¿Si pudiera tener
algo de privacidad para prepararme para el día?"
              "¡Oh!" Salió de la habitación y se detuvo brevemente en la puerta. "Desayuno en
veinte. Trae a Kankuro contigo."
              "Por supuesto." Gaara inclinó la cabeza, haciéndole saber que entendía las
instrucciones.
              Caminando por los pasillos, Gaara no pudo evitar notar que Temari estaba
inusualmente silenciosa, no que no estuviera callada antes, solo que estaba más callada que
de costumbre. Desde que le había dicho que había podido dormir durante el último año, ella
había presionado para obtener más detalles hasta que él mencionó que se debía a cambios
en el sello de Shukaku, después de lo cual ella había estado anormalmente sombría.
              Tocando una de las puertas, Temari se quedó allí un segundo hasta que se abrió,
revelando la oficina del Kazekage. Sin embargo, en lugar de su padre sentado allí, era
Chiyo, el sombrero verde que la representaba como Kazekage junto a una pequeña pila de
papeles en el escritorio. La anciana miró hacia arriba, sorprendida de verlos a los dos.
              "¿Qué puedo hacer por ustedes, jóvenes?" Preguntó, dejando el bolígrafo que
había estado usando. Temari dio un paso adelante.
              "Eres el experto residente en Sellado, ¿verdad?" Comenzó el rubio, mirando
expectante al Rokudaime.
              "Sí ..." Chiyo respondió largamente, dudosa en cuanto al motivo de la
conversación.
              "Entonces sabrás que no es posible alterar los sellos, ¿verdad?" Temari preguntó,
la preocupación en su voz casi completamente oculta.
              "Ellos pueden. Es muy difícil". Chiyo respondió, mirando de reojo a Temari. "¿Por
qué lo preguntas?"
              "Ella está buscando una confirmación externa de que el sello de Shukaku fue
reforzado, y es bastante inflexible, a pesar de mis garantías sobre el tema".
              "Shukaku's…" Chiyo se calló, su rostro desmentía su total conmoción. De repente,
ella desapareció, reapareciendo frente a Gaara. Su arena se movió, pero no hizo nada para
evitar que ella levantara su camisa y llamara al sello. "¿Te metiste con mi sello?"
              "No sabía que eras el creador de este sello". Dijo Gaara, moviéndose para
contrarrestar el frío en el aire que ahora estaba abierto a su torso. "Sin embargo, fue
mejorado por alguien en quien confío que tiene un gran conocimiento de las artes del
sellado".
              "¡Fue perfecto como estaba!" Chiyo argumentó, soltando su camisa, que cayó para
cubrir su torso una vez más. "¡ Por qué agregarías esos limitadores de esa manera!"
              "Fueron añadidos para disminuir la fusión de mi chakra y el de Shukaku". Gaara
contestó. "Con la forma en que estaba configurado, mi chakra se fusionaría continuamente
con el Yokai de Shukaku, que reemplazaría al mío, hasta que yo no fuera más que una piel
viva para que Shukaku habitara hasta mi muerte".
              "¡Estás equivocado! Lo configuré de esa manera para que pudieras acceder y usar
el chakra de Shukaku tan bien como lo harías con el tuyo." Chiyo respondió.
              "Al convertir mi chakra en su Yokai". Presionó Gaara. "Tenía fallas, y solo
resultaría en una falla total del sello y mi muerte. Si no hubiera sido arreglado, ¡lo mejor
que me hubiera pasado es que Akatsuki abriera Shukaku!"
              "¡Pero morirías!" Chiyo pareció ofendida. "¿Realmente darías tu vida tan
fácilmente?"
              "Si eso significó no convertirme en el avatar de Shukaku por el resto de mis días,
sí." Gaara le espetó. "Les hubiera dado mi vida en un abrir y cerrar de ojos".
              Chiyo se quedó allí, echando humo, mientras Temari solo miraba en estado de
shock desde un lado, mirando de una persona a otra, sin saber con quién ponerse del lado.
              "Si eso es lo que crees, entonces está bien." Chiyo concedió. "Pero quiero conocer
a este amigo tuyo, ese supuesto experto en Sellado".
              "Estoy seguro de que Yagura-Sensei estaría más que feliz de discutir contigo los
puntos más sutiles del Sellado." Sus tonos recortados lo dicen todo. Dio media vuelta y se
fue, dirigiéndose hacia Suna.
              Caminando por las Calles de Suna, Gaara apenas notó el amplio espacio que le
dieron mientras caminaba sin rumbo fijo por la ciudad. Cómo se  le pudo haber permitido el
conocimiento de ese tipo de técnicas de sellado estaba más allá de él, ya que obviamente
era inepta en ellas. Cualquier novato que se precie habría señalado los defectos inherentes
en el sello que se usó en él, ¡y nunca lo  habría usado en una situación práctica a menos que
no hubiera otra opción!
              Estaba demasiado preocupado en sus pensamientos como para darse cuenta cuando
una pelota golpeó sus pies hasta que uno de los niños pequeños corrió para recuperarla. Al
levantarlo, Gaara miró de la pelota a los niños que jugaban en un parque familiar, sintiendo
una sensación de deja vu. Detrás de él, la multitud se había quedado en un silencio
sepulcral, observando la interacción con ojos grandes y temerosos.
              "Oye, ¿podemos recuperar nuestra pelota?" El niño pequeño, un niño de cabello
negro arenoso no mayor de seis años estaba parado a sus pies, con los brazos diminutos
estirando la pelota en sus manos. Al mirar la pelota y luego a los niños, Gaara recibió un
flashback de una situación similar, excepto que los roles se invirtieron: él, a la misma edad
que ellos, devolvió una pelota solo para ser rechazada, insultado por haber tomado posesión
de la pelota. pelota.
              Sacudiendo su cabeza de los viejos recuerdos, Gaara se inclinó y despeinó el
cabello del chico mientras le entregaba la pelota.
              "Por supuesto." Dijo Gaara, sonriéndole al niño. "Solo ten cuidado donde lo pateas
en el futuro".
              Entre la multitud de personas que miraban la exhibición, Temari sonrió. A su
alrededor, la gente se susurraba entre sí sobre cómo Gaara puede no ser el monstruo que
pensaban que era.
              Ciertamente ha cambiado ... pensó, decidiendo cómo pasar el resto de la semana
con él. Delante de ella, Gaara parecía haberse unido al juego de los niños a petición del
chico al que le había dado la pelota. Y parece ser para mejor.
              Habría sido un gran Kazekage.
* Capítulo 26 *: Presión
 
              Capítulo 26
              Presión
              "Entonces, ¿estamos de acuerdo entonces?" A miró por encima de la larga hilera
de personas sentadas frente a él, prestando mucha atención a los dos del otro lado. "La
Alianza dividirá su fuerza Shinobi combinada de 80.000 en escuadrones especializados
adecuados para combatir a cada miembro de Akatsuki, junto con cualquier fuerza adicional
que se alíen de su lado".
              "Si." Entonó el grupo, y Yugito apenas reprimió un bostezo. Antes de esa misión,
habría estado tomando notas con entusiasmo ya que Bee ... estaba ...
              "¡ Deja de  inventar nuevas 'rimas'!" Ella le arrebató el pequeño cuaderno de las
manos y lo pre