Está en la página 1de 22

Página 1 de 22

Escuela de Formación de Líderes Cristianos


EFOLIC
Profesor Miguel Veloz
Valencia Edo. Carabobo
Teléfonos:
0241-317.92.80 / 0416-946.93.05
E-mails:
ceobipeniel@gmail.com efolic_formaion@hotmail.com mikangeloflo@yahoo.com
Twitter
@elpueblolisto

TALLER:

Sólo
Matrimonios Relación e Intimidad
Página 2 de 22

INTRODUCCIÓN
Podemos definir como matrimonio a un conjunto de 2 personas íntimamente relacionadas, formadas
por un hombre y una mujer, que viven juntos, que participan en el progreso material, espiritual, en la
convivencia armónica, respeto mutuo, transmisión de valores, los cuáles día a día deben dignificar la
personalidad de ambos, donde haya disciplina, solidaridad, servicio, sinceridad, honestidad y amor.
El matrimonio es una entrega y un compartir totalmente de la persona con otra hasta la muerte. El
propósito de Dios es que cuando nos casamos debemos compartir TODO: cuerpos, posesiones,
percepciones, ideas, habilidades, problemas, éxitos, sentimientos, sufrimientos, fracasos. En un
matrimonio cristiano que le da a Dios la guía de su hogar, es más probable que no existan tantas
crisis como en aquellos en donde su vida está centrada en ellos mismos. Esposas que se quejan de
que el esposo no tiene tiempo para dedicarles a ellas. Esposos que se preguntan por qué tienen que
trabajar muchas horas para luego volver a su casa y encontrar una esposa depresiva, desaliñada,
amargada, irritable, llorosa, etc. El matrimonio es un trabajo en equipo, lo que cada uno hace debe ser
por amor al otro y preocuparnos por las necesidades del otro antes que por las propias. Gé.2:24. La
intimidad total y la profunda unidad son parte del plan de Dios para un buen matrimonio. Un
matrimonio que comenzó excelente terminó muy mal. En muchos casos en divorcio. ¿Qué pasó? Hay
otra tragedia que es el divorcio psicológico: una pareja que sigue viviendo junta con una
comunicación mínima o nula, las relaciones están destrozadas y el matrimonio muerto.
***
Cuando 2 personas se casan prometen ser fieles el uno al otro, pase lo que pase. Esto tiene un
alcance bastante largo, por ejemplo:

LA ESPOSA promete ser fiel, aunque el esposo engorde, se ponga calvo, tenga que usar anteojos
bifocales, contacto u otros; aunque pierda la salud, riqueza, empleo, atractivo físico, aunque aparezca
en escena alguien más excitante.

EL ESPOSO promete ser fiel, aunque la esposa pierda su belleza y atractivo, aunque no sea tan
pulcra, ordenada o sumisa como él quisiera, aunque no satisfaga sus deseos sexuales completamente,
aunque gaste el dinero tontamente o que sea una mala cocinera. La mayoría de nosotros entramos en
la vida conyugal con un ideal hermoso del matrimonio. Hay quienes siguieron cursos para novios,
han leído sobre vida sexual, sicología y otras cosas interesantes. ¿Cuántos podemos decir después de
varios años de vida en común, que nuestros hogares han respondido a lo que esperábamos? Por
cierto, muy pocos.

Lo importante es construir juntos la felicidad conyugal. Es un fin que ha de ser perseguido, no un


privilegio que se adquiere de antemano, para eso es necesario comprenderse. Hay fallas en todas las
parejas que siempre se pueden corregir si los dos quieren. La falla más común es la falta de
transparencia, esa falta de apertura mutua, leal y completa sin la cual no hay verdadera comprensión.
Una pareja que tenga el coraje de decirse todo, pasará por muchas sacudidas, pero construirá un
matrimonio cada vez mejor pues todo ocultamiento será el camino del fracaso. Para comprenderse
hay que admitir que hay diferencias de naturaleza.
Página 3 de 22

EJEMPLO. Un esposo escritor que necesita periodos de tranquilidad para meditar, madurar su obra,
momentos en lo que parece no hacer nada, pero de pronto aparece su esposa, que está muy activa en
la casa, y le dice: “Querido, ya que no estás haciendo nada, ¿Por qué no me ayudas a hacer... tal o
cual cosa? El esposo, por supuesto, no se siente comprendido.

Otra mujer no comprende que su marido necesita hacer algo con sus manos después de horas después
de horas de oficina y comienza en su casa a trabajar con una sierra; ella lo único que ve es que
ensucia el piso y los muebles y se enoja. El esposo en este caso también tiene que comprender que las
mujeres se identifican con la casa y si ensucia algo es como ensuciar a la mujer misma.

Por falta de comprensión se corre el riesgo de desconocer las necesidades del otro. El
matrimonio está hecho para descubrirse y completar el uno con el otro lo que todavía no conocen,
éste es el sentido del matrimonio. Somos diferentes, el hombre tiene un espíritu teórico, la mujer un
espíritu más personal. Los hombres exponen teorías, las mujeres las relacionan en función de
personas. De la mujer y bajo su influencia el hombre adquiere el sentido de lo personal. Una
civilización construida solamente, por hombres seria técnica pero construida solo por mujeres estaría
regida más por sentimientos que por practicidad, por eso tenemos tanta dificultad para conocernos y
tanta necesidad el uno del otro para desarrollarnos como personas.

Muchos matrimonios viven un conflicto entre la profesión y el hogar. Hay gran cantidad de
profesionales, profesores, líderes, pastores, etc. en estas condiciones porque las mujeres no
comprenden la importancia que la vocación o el llamado tiene para el hombre. Las mujeres se casan
con los hombres, no con la vocación, por eso los intereses no son los mismos. Las mujeres
generalmente se sienten irritadas por esa competencia que les roba a los maridos.

Ejercicio Introductorio.
¿Qué impresión tengo de mí matrimonio?
¿Qué cosas hemos aprendido juntos desde que estamos casados?
¿Creo que empleas suficiente tiempo conmigo?
¿Considero que somos amigos?
¿Cuánto hace que no salimos solos? (no por trámites)
¿Cuándo fue la última vez que me dijiste frases cariñosas o que me amabas?
¿Cuándo fue la última vez que me pediste perdón por algo?
¿Cómo podés ser más sensible a mis necesidades?

Comprenderse. El matrimonio es la escuela donde dos personas diferentes inevitablemente tienen


que aprender a adaptarse la una a la otra, es la única manera de lograr la relación que Dios estableció.
Mi tarea no es intentar cambiar a mi cónyuge, eso tengo que dejárselo a Dios. La persona a quién
tengo que cambiar es a mí mismo.

El problema es que normalmente no nos conocemos. Casi todos somos ciegos en algunos aspectos
de nuestra vida, aspecto que otros sí ven, especialmente nuestro cónyuge pero que nosotros
inconscientemente no queremos enfrentar. Los expertos dicen que el concepto que tenemos de
nosotros mismos afecta mucho la relación de pareja. Si pienso que soy superdotado, que sé todo y
que nadie se acerca a mis capacidades, esa actitud se refleja en la manera en que trato a mi cónyuge e
hijos.
Página 4 de 22

El otro extremo también es negativo. Si pienso que soy fracasado, que siempre digo las cosas mal,
que si intento algo casi seguro voy a fracasar, esa actitud afecta mi relación con otras personas y por
supuesto también con mi cónyuge e hijos.

A continuación, damos un resumen de los “resultados extremos” al tener un concepto


distorsionado de nosotros mismos:
Hombre que exagera su propia importancia. Probablemente es muy exigente con su esposa e hijos.
Es autoritario y duro en su disciplina. No escucha a su esposa cuando trata de sugerirle una cosa o
aún pedirle algo, ella al igual que sus hijos no le tiene respeto sino miedo.

Hombre que se desprecia a sí mismo. Probablemente no toma el liderazgo en su hogar y deja la


disciplina de los hijos a su esposa. Piensa dentro de sí: "fracaso en todo", "nadie me quiere". Su falta
de confianza en sí mismo lo lleva a borrarse de toda responsabilidad.

Mujer que exagera su propia importancia. Seguramente no se somete a su esposo. Piensa que puede
hacer las cosas iguales o mejor que él, tomará la iniciativa y responsabilidad en la relación.
Probablemente es muy crítica y tratará de moldear a su esposo a su imagen.
Mujer que se desprecia a sí misma. Le cuesta expresarse, mostrar amor y cariño a su familia. Tiende
a despreciarse, a tener una humildad exagerada y evitará toda responsabilidad que no sean las
mínimas del hogar.

Cualquiera de estos extremos está fuera de lugar. Hay buenas razones para no pensar ni de más ni
de menos acerca de nosotros mismos hay personas que dicen: "soy así y no puedo cambiar", eso es
una mentira, no hay ningún aspecto de nuestra vida en que no podamos cambiar. (Ro.12:2 y Ef.4:23).

Hay aspectos en nuestra vida que inconscientemente no queremos enfrentar. Si nos miramos en el
espejo y vemos una persona, pero nuestro cónyuge ve otra, es hora de examinamos para poder ver
cuál es el problema. El concepto que tenemos de nosotros mismos es normalmente inconsciente ya
que viene de nuestra niñez.

Pero esto no es una excusa para no poder cambiar. Son muchos los factores que han tomado parte
para moldearnos: nuestro temperamento, nuestras capacidades, nuestro aspecto físico, nuestros
padres y la relación que teníamos con ellos, los amigos, los maestros, las experiencias de la vida que
son únicas para cada uno de nosotros.

Aun cuando muchas veces somos inconscientes de su origen. Si nos ponemos a pensar,
descubriremos las raíces de algunas de nuestras actitudes actuales. Todos en el matrimonio tenemos
expectativas, algunas altas, otras exageradas, otras equilibradas con respecto al otro. Todos
esperamos algo de nuestra relación. Probablemente ésta sea la esfera que crea más problemas en
nuestro diario vivir. Demasiadas veces las esperanzas o expectativas no se expresan y cuando salen a
la luz en el matrimonio es como si estallara una bomba. Yo esperaba que hicieras tal o cual cosa. Si
tu papá o mamá lo hacía yo creía que vos también lo harías. La realidad es que no resultó así.

Si yo espero que mi cónyuge sea de una manera, pero cuando hay dificultades es de otra, puedo
llegar a frustrarme. A veces lo que esperamos no resulta siempre como nosotros queremos. Ponerse
en el lugar del otro es lo más difícil pero lo más saludable. Las palabras perdóname y te perdono
son lo más maravilloso que uno puede decir para sanar una relación tensa y aceptar las diferencias,
aunque sea difícil pronunciarlas.
Página 5 de 22

Todos tenemos aspectos negativos y positivos como características de nuestra personalidad que
muchas veces cuestan salir a la luz. Pero cuando uno de los dos tiene falta de autoestima. Piensa
negativamente de su propia persona y no se acepta La pareja queda estancada. Cuando alguien se
siente así, la aceptación hacia el otro es casi imposible. (Ama a tu prójimo como a ti mismo) Si no me
acepto tal cual soy será difícil que pueda aceptar al otro tal cual es.

Por otro lado, si lo positivo saliera con toda rapidez y costara anotar una negativa, seríamos
orgullosos en extremo. La persona equilibrada demuestra lo positivo, pero acepta las cosas negativas
o las debilidades como parte de su personalidad y acepta al otro de la misma manera. El liderazgo
amoroso, la sumisión voluntaria y la estabilidad emocional son componentes imprescindibles de una
buena relación matrimonial. El hecho de aceptar a la otra persona “tal como es”, no significa que
todo aspecto de su personalidad me agrade totalmente, pero yo debo amarla igual.

COMUNICACIÓN I.
Un estudio en Estados Unidos mostró que la mayoría de las parejas casadas gastan solo 26 minutos
por semana en la conversación sería. Una causa principal de esta falla es el tiempo ocupado viendo
televisión. Algunos solo conversan durante las propagandas. El récord nuestro no es mucho mejor
que el de ellos, la falta de comunicación en los matrimonios es alarmante. La buena comunicación
debe estar ocurriendo constantemente en la relación matrimonial, pero tiene un uso especial en la
resolución de conflictos. Aprender a comunicarse bien es un arte que vale la pena aprender y que nos
llevará a comprender a la otra persona. La primera necesidad para un matrimonio sano es la buena
comunicación. Es fácil entender por qué hay falta de comunicación en muchos matrimonios. Cuando
somos novios pasamos horas charlando, explorando intereses y actitudes del otro, pensando en el
futuro. Esta apertura inicial dura los primeros años y aún los primeros meses del matrimonio, pero
luego ocurren varias cosas:

1) Comenzamos a conocernos. Sabemos más o menos como va a reaccionar el otro o que actitudes
tiene en la mayoría de los temas. Ya no hay necesidad de explorar más ya nos conocemos y no existe
nada nuevo que aprender del otro.

2) Desde el momento del embarazo la conversación gira alrededor del hijo. La mayor parte de los
temas de conversación tienen que ver con la escuela, ropa, problemas de disciplina, etc. Antes la
pareja fijaba su atención en si misma pero luego, la familia ocupó el primer lugar.

3) Los 2 comienzan a crearse un estilo de vida propio o a vivir en mundos separados. Él tiene su
trabajo y sus compañeros, allí pasa la mayor parte del día y su esposa no puede compartir con él. Ella
está cada vez más sumergida en su casa, hijos, compras, vecinos, limpieza, comida, etc. A él no le
interesa el precio de las papas ni cono se viste la hija del vecino. Ella no está en condiciones de
comprender ni de interesarse en el trabajo de su esposo. La vida matrimonial llega a ser una rutina y
la conversación en general no pasa de lo insignificante o superficial. El resultado es que dos personas
que habían comenzado a acercarse a ser una sola persona, se han aislado en mundos ajenos y en vez
de ser amigos íntimos apenas si se conocen.

Algunos ejemplos y niveles de comunicación.


- La conversación casual: ¿qué tal, como te fue hoy? ¿Qué lindo día no?
- Compartir información: fui al médico y me dio un remedio nuevo.
- Hacer planes, fijar metas: creo que debemos sentarnos y charlar de nuevo.
- Expresar acuerdos y desacuerdos: siempre decís lo mismo. ¿Por qué hiciste eso?
Página 6 de 22

- Apoyar al otro, animarlo: gracias por la ayuda de ayer. Me gusta cuando haces eso.
- Compartir emociones, actitudes y sentimientos: ayer me sentía mal pero hoy me siento mejor.
Estoy muy desanimado por. Estoy contento y feliz por verte. Escuchar y escuchar, no con el
propósito de responder sino con el fin de comprender.

Muchas veces las parejas comienzan en un nivel de conversación, luego de meses o años cambian a
otro, levantan barreras, no hay transparencia, hablamos, pero nos escondemos tras palabras vacías
porque tenemos miedo de abrirnos a nuestro cónyuge. Miedo a que se burle, nos critique o de crear
otro conflicto y por ende reaccionar mal. Es más fácil callarnos, no enfrentar la realidad y seguir
viviendo de una manera superficial. De esta manera aprendemos a esconder bien adentro lo que
sentimos.

Este es otro aspecto de la vida donde todos podemos y debemos crecer. Nunca es tarde para romper
los moldes del pasado y buscar maneras distintas de abrir grietas en los muros que edificamos en
nuestro matrimonio, aunque tengamos muchos años de estar juntos como pareja. Digamos siempre la
verdad, aunque duela o nos cueste. No es que a veces mintamos, pero lo que sí hacemos es esconder
la verdad o decirla a medias. A veces nos quedamos con mucha bronca por algo que nos ocurrió y no
decimos nada por no tener ganas de discutir. Lo que va a pasar es que lo archivamos con otros
incidentes semejantes con el resultado de que nos va a costar cada vez más decir la verdad cuando si
debemos decirla y enfrentarla.

Aceptemos al otro sabiendo que piensa, siente y procede de forma diferente o distinta a la nuestra.
Aceptemos también que nuestras quejas, amenazas y consejos no van a cambiarlo. Nunca lo vamos a
meter en nuestro molde, en vez de luchar para tratar de cambiarlo, aprendamos a aceptarlo tal cual es.
Si hay conflictos entre ambos soy yo quien debe cambiar, no mi pareja. No hablamos de casos
extremos donde hay borracheras o violencia sino de diferencias normales de carácter, preferencias,
costumbres, actitudes, acciones, etc.

Muchas parejas ocultan sus sentimientos, ideas, convicciones y reacciones personales. A veces
en las entrevistas preguntamos:
¿Qué piensa tu espos@ de todo esto? La respuesta es: "no le digo esto porque no me entendería".
En realidad, quiere decir: "no comparte mi parecer y quiero evitar toda pelea".

La paz en el matrimonio no se logra ocultando ciertos temas sino hablándolos, hablarlos para
una verdadera comprensión mutua.
Los hombres y las mujeres somos muy diferentes. A la mujer le interesan más los detalles que las
ideas generales. A veces los maridos escuchan distraídos porque no comprenden que la mujer está
hecha de tal manera que los detalles tienen gran importancia para ella.

Con la palabra el hombre expresa ideas e informaciones, pero la mujer con la palabra expresa
sentimientos y emociones. Nos cuesta muchas veces expresar te quiero o te amo. Sabemos que
nuestro cónyuge nos ama, pero necesitamos oírlo todos los días. ¿Le digo a mi esposo o esposa que le
amo y también se lo demuestro?

En una oportunidad atendimos a un anciano de 81 años que había quedado viudo hacia unos tres
años. El lloraba por la ausencia de su esposa y dijo: “La amé el 90% y le demostré sólo un 20%”.

COMUNICACIÓN II.
Página 7 de 22

Una buena comunicación requiere un espíritu comprensivo, pero por eso no debemos pasar por
alto los errores. Hay ocasiones cuando el esposo no estará de acuerdo con su esposa y tendrá que
señalárselo, la esposa a veces tendrá que actuar de la misma manera. Una buena comunicación
involucra una conversación libre, abierta, escuchar con atención y cuidado. Implica tanto el envío
como la recepción de un mensaje. Saber escuchar implica dejar que mi cónyuge hable sin que yo le
interrumpa.
Una mujer dijo en una historia que contó: "la semana pasada íbamos por la ruta 22... No querida
era la 20. Oh tienes razón dijo ella. Bueno sigo, íbamos a 90 Km por hora... no querida íbamos a 95.
La esposa hizo varios intentos más y luego dijo: Seguí vos la historia".

Esto lamentablemente ocurre muy a menudo en conversaciones, finalmente la comunicación


efectiva se debilita. Siempre que sea posible dejemos lo que estamos haciendo y concentrémonos en
lo que el cónyuge nos está diciendo. Si está arreglando el auto deje de hacerlo y dele a su esposa toda
su atención. Si está lavando los platos deje de hacerlo y dele a su esposo también toda su atención. A
veces no será factible pero siempre que podamos, hagámoslo. Si no podemos hacer una pausa de
inmediato, expliquemos que no podemos dejar el trabajo, pero en cuanto podamos lo dejaremos.

Nuestra relación de pareja es más importante que cualquier otra persona o cosa. En la relación
matrimonial la comunicación puede calificarse de supervivencia. No es optativo sino vital. Es el flujo
de vida, el nervio, el latido del corazón. Cuando falta esto, la relación matrimonial se deteriora y
muere. En los casos donde es fuerte la relación matrimonial prospera y los dos llegan a ser uno solo.

SUGERENCIAS PRÁCTICAS PARA LA BUENA COMUNICACIÓN EN EL MATRIMONIO.


• Cuando hay problemas debes estar dispuesto a admitir que los dos son parte del problema.
• Debes estar dispuesto a cambiar y no tratar de cambiar al otro.
• Evita el uso de palabras cargadas emocionalmente: "en realidad no me amas", "siempre haces tal o
cual cosa", "nunca haces algo bien", "no me importa", etc.
• No infieras.
• Hazte responsable por tus propias opiniones, palabras, acciones y reacciones.
• No le eches la culpa al otro. Acepta tu enojo, tu ataque o tu depresión.
• Evita volver a discusiones pasadas.
• Ocúpate de un problema a la vez y luego encara el siguiente.
• Ocúpate del presente y no del pasado a no ser que ese pasado te ayude a resolver problemas del
presente.
• Aprende a comunicarse con formas no verbales.
• Expresa al otro tus pensamientos, preocupaciones, cuéntale tus actividades.
• Escucha, comprende y responde al sentido que está detrás de lo que se está diciendo.

¿Qué deseas que te haga su cónyuge, que te diga la verdad, que te pregunte tu opinión, que te ayude
en alguna necesidad, que se comporte bien, que te agradezca tu ayuda o servicio? entonces haz eso
mismo por tu pareja.

Es un trabajo difícil aprender a comunicarnos y a escucharnos, pero es provechoso para cada


área de nuestra relación. Cuando nos escuchan sabemos y sentimos que somos importantes para el
otro. Cuando escuchamos a otro, le estamos transmitiendo lo siguiente: “me Interesas como persona,
creo que tus sentimientos son importantes, respeto tus ideas, aunque no esté de acuerdo con ellas. No
trato de cambiarte ni de hacer una evaluación de tu persona, solo quiero comprenderte. Creo que
mereces ser escuchado y deseo que sepas que soy la clase de Individuo con quién puedes contar".
Página 8 de 22

Como vimos, comunicarse es indispensable para una buena relación de pareja.


A veces muchas de las parejas podrían decir que su comunicación funciona conforme a esa premisa.
“Ya sé que entendiste lo que imaginas que quise decir, pero creo que no entiendes lo que realmente
dije". Si seguimos la historia del matrimonio a través del tiempo vemos que las parejas de ahora no
son como las de antes, pero ambas tienen problemas que denotan un mal funcionamiento.
Las de antes a pesar de tener los mismos problemas que las de ahora, mantenían la unión del vínculo
conyugal, aunque estuvieran separadas en relación y comunicación. Las de ahora ante el conflicto
abandonan rápido. Si usamos el ejemplo del capitán y el barco, diríamos que las de antes morían con
el barco cuando éste se hundía. Las de ahora, aunque abandonan el barco, no pueden evitar que éste
se hunda. La primera cosa en que un matrimonio "hace agua" es en la comunicación.

Una correcta comunicación requiere un ajuste personal como de a dos. La hembra del
rinoceronte, cuando trata de comunicar su amor al macho, hace lo siguiente: como es muy corta de
vista, toma carrera a 50 km. por hora desde una considerable distancia y lo choca. Cuando el macho
consigue reponerse del impacto. Ha recibido este mensaje "ella me ama” ¿No les parece que a veces
tenemos un sistema de comunicación similar? Realmente no es un buen ejemplo para imitar.

Los expertos en comunicación dicen que hay varios mensajes a comunicar:


- Lo que realmente queremos decir.
- Lo que decimos.
- Lo que el otro oye.
- Lo que creo que está oyendo.
- Lo que dice él sobre lo que usted dijo.
- Lo que usted cree que él dijo.

Aquí podemos precisar problemas en la comunicación en varios niveles:


- Hay dificultades de expresión, a veces no sabemos decir lo que queremos.
- Hay preconceptos en el otro que le hacen entender incorrectamente el mensaje.
- Las propias deformaciones adicionales del otro en la retransmisión de su mensaje.

QUITS. PARA LA ESPOSA. Poner al final de la frase una V (verdadero) o una F (falso) según
lo que Ud. considere se refiera a su conducta.

Cuando regresas del trabajo, inmediatamente te pido que te sientes y escuches mis problemas. ___
Cuando veo que tienes momentos libres te presento una lista de cosas que quiero que hagas en casa. ___
Me disgusta que te sientes a ver televisión especialmente cuando estoy preparando la comida. ___
Pienso que cuando estás en casa debes encargarte del cuidado de los chicos. ___
Me molesta que estés lejos de los chicos durante el día y que yo tenga que cuidarlos. ___
Me doy cuenta que con frecuencia me resisto emocionalmente cuando sé que tienes necesidades sexuales. ___
Me molesta que obtengas más atención de los demás que yo. ___
Me molesta tener que preparar las comidas y atender al cuidado de la casa. ___
La mayor parte del tiempo quiero que salgamos a comer fuera de casa. ___

Muchos días duermo hasta tarde y me levanto después que te fuiste al trabajo. ___
Generalmente me quedo haciendo cosas hasta tarde después que te hayas ido a la cama. ___
Raras veces te pregunto que, puedo hacer para ayudarte en tu trabajo. ___
Paso más tiempo con amigas que contigo. ___
Cuando tengo que elegir entre el tiempo para estar contigo o mis amigas, mayormente elijo estar con ellas. ___
Cuando tengo que elegir entre el tiempo para estar contigo o mis hijos, mayormente decido estar con ellos. ___
Raras veces te llamo por teléfono al trabajo para decirte que te extraño o que te amo. ___
Página 9 de 22

Raras veces pienso en lo que pudiera hacer para que te sientas bienvenido al regresar a casa. ___

EJERCICIO: Cada uno contesta individualmente, luego se intercambian las hojas leyendo lo que
escribió el otro; y a continuación lo comparten con su pareja verbalmente.
La razón por la que peleo es: Las cosas que más me molestan de ti son:
- Para despejar el ambiente. - Pones más atención al trabajo que a mí.
- Para hacer que me escuches. - Pones a los hijos primero.
- Porque somos muy diferentes. - Manejas mal el dinero.
- Porque la reconciliación es muy linda. - No cuidas tu apariencia.
- Porque exploto de tanta presión. - Me criticas públicamente.
- Porque busco tu atención. - Siempre te justificas.
- Porque no nos ponemos de acuerdo. - Hablas demasiado.
- Porque deseo mucho algo. - Dejas que lo haga todo yo.
- Porque tengo mal carácter. - No me dejas hacer nada.
- Porque tú siempre empiezas. - Tus padres están primero.
- Porque yo siempre empiezo. - Otras cosas están primero.
- Porque no me entiendes. - No me escuchas.
- Porque me siento acusado/a. - Sales demasiado.
- Dices no al sexo.
- Quieres siempre sexo.
- No eres cariñoso/a. Ni demostrativo/a.

Cuando hay algo que me molesta:


- Me alejo de ti.
- No hablo.
- Trato de lastimarte.
- Te lo digo bien.
- Te lo digo mal.
- Me siento víctima o mártir.
- Trato de que todo esté bien.
- Busco vengarme.
- Espero que tú inicies la reconciliación.
- Inicio yo la reconciliación.

REGLAS PARA APRENDER A DISCUTIR.


• Busca el momento oportuno, el lugar adecuado y las palabras precisas.
• No uses palabras hirientes ni ofensivas.
• Busca el tema de la discusión no para dañar sino para solucionar,
• No te salgas del tema.
• No pases a otro tema sin terminar el anterior.
• No salgas de la discusión con el llanto o un portazo, con eso no se soluciona nada.
• No te alteres ni te sientas ofendido/a por cualquier cosa.
• No saques viejos trapitos al sol.
• No vivas mencionando las mismas cosas del pasado.
• Más de 48 horas para atrás, ya pertenece al pasado.
• Procura ver lo bueno de tu cónyuge y lo malo que hay en ti.
• Usa siempre palabras delicadas para decir la verdad.
• No exageres ni disminuyas por temor a herir.
Página 10 de 22

• No mientas ni te excuses para defenderte.


• Acepta la verdad de la otra persona.
• No dejes inconclusa la discusión,
• Si estás alterado/a, cállate; no estás en condiciones de conversar.
• Discute para unir criterios y personas no para separar ni enemistar.
• No dejes de conversar todas las cosas.
• Si hay una dificultad enfrentarla y tratar de solucionarla con el otro.
• Mantén el respeto y no llegues al insulto.
• No pelees con demasiada rabia, cálmate un poco primero.
• Termina la pelea hasta donde te sea posible sin escaparte.
• No juzgues ni interpretes al otro (no infieras) mejor pregunta y da cuenta de ti,
• Pelea, no para ganar sino en aras de la relación, removiendo los obstáculos que impiden mejorarla.
• Ataca el hecho, no la persona.
• Aprende a olvidar.
• No reproches errores pasados.
• Mantén tus diferencias al día.
• Elige el tiempo y lugar de la pelea.
• Sé honesto/a acerca del conflicto.
• Enfrenta a la persona indicada.
• No pelees por cualquier cosa.
• Que la pelea sea proporcional al conflicto.

LO QUE VEO EN EL ESPEJO (Ejercicios:)


Las características de la personalidad.
• ¿Cuáles son los aspectos positivos de mi personalidad que ayudan en nuestro matrimonio?
• ¿Cuáles son mis aspectos negativos o débiles que necesito cambiar?
• ¿Cuáles son tus aspectos positivos que ayudan en nuestro matrimonio?
• ¿Cuáles son tus aspectos negativos o débiles que necesitas cambiar?

SI PUDIERA CAMBIAR ALGO TUYO ¿QUÉ SERÍA?


Algunos ejemplos de aspectos positivos:
• Hombre: Líder, pero no dictador, activo, objetivo, decisivo pero dispuesto a consultar opiniones,
respetuoso, cariñoso, fuerte pero tierno, emocionalmente estable, un buen concepto de sí, sabio, fiel,
razonable.
• Mujer: Seguidora, fiel, emocionalmente estable, cariñosa, tierna, comprensiva, dedicada, limpia,
pura, respetuosa, femenina, modesta, instinto maternal, inteligente.
Algunos aspectos negativos son: Egoísmo, orgullo, carácter fuerte o explosivo, rencor, enojo,
impaciencia, incomprensión, inferioridad, alejamiento de otros, impetuosidad. Las características
positivas o negativas que forman parte de la personalidad de uno pueden verse o no como parte de la
otra persona. Algunas características ayudan al matrimonio otras estorban la buena marcha de una
relación.

Análisis De Mis Pautas De Comunicación. A continuación, hay un título y varias alternativas que
completan la oración. Señala las que mejor expresen tu sentir (puede ser una o más) (No pierdas de
vista el título de cada bloque)

Siento que me escuchas cuando:


Página 11 de 22

 No me interrumpes innecesariamente.
 Estás de acuerdo con todo lo que digo.
 Puedo expresarte mis sentimientos.
 Cambias de parecer y haces lo que te pido.
 Me haces preguntas que aclaran mis sentimientos.
 Me permites hacer luego lo que yo quiero.
 No te enojas conmigo mientras hablo.

Siento que no me escuchas cuando:


 Me interrumpes con tus opiniones.
 No quieres cambiar.
 Me juzgas de inmediato.
 Me haces preguntas aclaratorias.
 Te adelantas y adivinas lo que voy a decir.
 Insistes en mantener tus propias opiniones.
 Te alteras, enfadas y defiendes innecesariamente.

Creo que te estoy escuchando cuando:


 Acepto lo que me dices, aunque no esté de acuerdo.
 No te interrumpo para nada.
 Permito que expongas tus sentimientos sin temor.
 Puedo estar de acuerdo con todo lo que me has dicho.
 Puedo repetir lo que acabas de decir y estar de acuerdo.
 Al fin entiendes lo que yo he venido insistiendo.
 Te hago preguntas para asegurarme que te he entendido.

Creo que no te estoy escuchando cuando:


 Me molesto y me irrito de inmediato.
 Te pido aclaraciones.
 Me burlo y/o uso la ironía.
 Me aburro con tus interminables letanías.
 Me quedo en silencio todo el tiempo.
 Te expongo mi sentir y mis opiniones.
 Te echo en cara tus errores y te juzgo.

Tengo miedo de expresarte mis sentimientos porque:


 Temo molestarte.
 Temo que te aproveches de mí.
 Temo que no me comprendas.
 Temo que me rechaces y/o abandones.
 Temo que no me hagas caso.
 Temo que te burles de mis sentimientos.
 Temo que terminemos en una pelea.

Cuando siento que me escuchas, experimento una sensación de: Alegría – Culpa – Gratitud –
Confusión – Bienestar – Desazón – Alivio – Otras.

Creo que es importante sentir que me escuchas porque así:


 Me siento bien y me animo a seguir adelante.
Página 12 de 22

 No me resiento contigo.
 Va creciendo mi cariño por ti.
 No me desquito contigo y/o los chicos.
 Vamos aprendiendo a resolver nuestros problemas juntos.
 No me deprimo.
 Crecemos como pareja en nuestras relaciones.

Las actitudes que aprecio o apreciarla en ti para sentir que me escuchas son:
 Respeto hacia mi forma de pensar y hablar.
 Total, comprensión de mis necesidades.
 Aceptación de mi persona y de mis ideas.
 Disposición a cambiar en todo lo que te pido.
 Apertura a tomar en cuenta mis necesidades.
 Compromiso a mejorar o no repetir tus errores.
 Cariño para oír con paciencia, aunque sea mis simplezas.

Me es difícil hablar contigo respecto a:


 La disciplina de nuestros hijos.
 El manejo del dinero.
 Las relaciones sexuales.
 Los parientes políticos.
 Mis sentimientos.
 Mis necesidades afectivas.
 Mis aspiraciones en la vida.
 Mi aspecto físico.
 Otros.

Cuando estamos a solas conversamos con más frecuencia:


 De nosotros mismos.
 De nuestros hijos.
 De los intereses y anhelos de cada uno.
 De los problemas financieros del hogar.
 De nuestros ideales y sueños para el futuro.
 De los problemas sociales y políticos del país.
 De nuestras responsabilidades personales y familiares.

EJERCICIO. CONFLICTO Y PELEA (ESPOSO)


 Raras veces pienso en ti durante el día.
 Raras veces hago el esfuerzo de estar enterado de tu programa personal de trabajo.
 Prefiero pasar la mayor parte del tiempo solo.
 Cuando sé que voy a llegar más tarde de lo normal, generalmente no te llamo para explicarte, ¿por
qué?
 Raras veces te pido permiso para hacer las cosas.
 Me disgusta tener que gastar dinero en tu persona.
 Si tuviera que volver a comenzar de nuevo, preferiría no tener hijos.
 Rara vez te expreso mi agradecimiento por la atención que nos das a mí y a nuestros hijos.
 Me molesta tener que trabajar para ganar el sustento.
 Raras veces pospongo mi deseo de tener relaciones sexuales.
Página 13 de 22

 Raras veces te dedico tiempo para prepararte emocionalmente para nuestras relaciones sexuales o
para ayudarte a llegar al clímax sexual.
 Raras veces te escribo notas de amor.
 Raras veces te regalo flores, aunque sean de algún jardín para no gastar dinero.
 Casi siempre te digo "te amo" cuando estamos teniendo relaciones sexuales sino no.
 Me molesta que tengas que atender a los chicos cuando quiero pasar contigo un rato de intimidad.
 Casi nunca te sorprendo con algún regalo que te gusta, aunque esté a mi alcance comprarlo.

TERMITAS EN TUS “VOTOS” MATRIMONIALES.


¿Qué son votos? Esta palabra significa confianza. Hace algunos siglos se usaba para el voto de la
“fidelidad matrimonial” en una pareja que se casaba. Los votos tienen connotación de un
compromiso firme y sólido por el resto de la vida. Cuando una pareja se une, prometen construir su
relación dentro de la mutua confianza, al menos es lo que deberían hacer. Esa confianza constituye el
cemento que los une.

Lo que preocupa son las pequeñas cosas que corroen y debilitan una pareja hasta que finalmente la
destruyen como las pequeñas termitas en una casa. No son las cosas grandes que debilitan a un
matrimonio, por el contrario, los problemas graves fortalecen la relación, por ej: pérdida de trabajo,
enfermedad, muerte de un hijo, etc. Estas circunstancias a menudo profundizan nuestro amor. Son las
cosas pequeñas como las goteras, no como los derrumbes. Son las molestias insidiosas que no
pensamos que nos están carcomiendo hasta que finalmente la pareja se separa.

HAY 4 TERMITAS QUE DEBILITAN A LA PAREJA:


1-Confusión, 2-Exceso de trabajo, 3-Insensibilidad y 4-Obstinación.
1. CONFUSIÓN. Hay 3 razones principales por las que los esposos se confunden con respecto a sus
responsabilidades:

1. Se confunden por la propaganda mundana en contra del matrimonio monógamo (un hombre y una
mujer) por ej. “el matrimonio es obsoleto”, “el cambio de parejas es divertido”, “es degradante que la
mujer se someta al hombre”, etc. etc.
2. Se confunden por la complejidad de las relaciones interpersonales. Una pareja disfruta de una
relación simple y fácil de mantener hasta que aparece un hijo y se transforma en un triángulo
(esposo-esposa, mamá-bebé, papá-bebé. Si llega otro bebé, hay 6 relaciones interpersonales. Si hay 4
hijos se llega a 15. Con más chicos se necesitará una computadora para hacer los cálculos. La mujer
se confunde porque no sabe si es cocinera, lavandera, chofer, costurera, amante, cónyuge, consejera,
financista, etc. La confusión también es para el hombre y más cuando comienza la crisis de la
mediana edad.
3. Algunas parejas son inmaduras. ¿Cuántas parejas han madurado después de casarse? Al menos a
nosotros nos sucedió así.

2. EXCESO DE TRABAJO: Esta otra termita destructora de hogares hace que lo que lo que en un
principio parece bueno para el matrimonio se convierta finalmente en algo malo si no se la controla.
Esto describe la época en que vivimos que es mala, contraria a lo que es bueno. Muchas parejas
quedan atrapadas en la trampa de estar excesivamente ocupadas. Al margen de lo obligatorio, sobre
todo en estos últimos tiempos en que se obliga a más y más horas de trabajo, muchos están
excesivamente “ocupad@s” y no necesariamente en cosas malas sino en “demasiadas cosas”.
Página 14 de 22

¿Queremos impresionar a nuestra pareja o lo hacemos para escapar de ella? El exceso de ocupaciones
no es una ventaja, es un enemigo del hogar. Es una fuerza egoísta, exigente que nos reclama cosas
que no debiéramos de entregar.

Crain escribió un poema que se llama Fréname Señor que dice lo siguiente:
Fréname Señor,
alivia el acelerado latido de mi corazón
relajando mi mente.
Regula mi apurado paso
con una visión del alcance eterno del tiempo.
Dame en medio de la confusión de este día,
la calma de las montañas eternas.
Suaviza las tensiones de mis nervios y mis músculos,
con la suave música de los arroyos cantarines
que viven en mi memoria.
Enséñame el arte de tomarme vacaciones instantáneas,
de detenerme para mirar una flor,
conversar con un amigo,
acariciar un perro,
sonreír a un niño,
leer algunas líneas en un buen libro.
Recuérdame cada día
que la carrera no siempre consiste en llegar rápido,
que hay más en la vida
que simplemente aumentar la velocidad.
Haz que levante la vista hacia el roble
y recuerde,
que creció grande y fuerte,
porque creció despacio y bien.

3. LA INSENSIBILIDAD. Cuando esta termita invade el matrimonio que generalmente tarda algunos
años, instiga pensamientos como: “no estoy enterado de lo que ocurre”, “ya no me importa lo que
ocurre”, “no vale la pena”, etc. ¿Cómo puede una pareja liberarse de la insensibilidad y de la
indiferencia que se ha instalado entre ellos? Comenzando a escucharse, atenderse e interesarse el uno
por el otro.

4. LA OBSTINACIÓN. Los sentimientos de obstinación pueden ser muy sutiles casi escondidos, por
ej: “No te puedo soportar, pero no diré nada y resistiré. Viviré contigo, pero no esperes que coopere
en nada”.

En otro caso la voluntad obstinada puede manifestarse abierta y provocativa, Ej: “No pienso ceder.
Esto es lo que quiero y lo voy a conseguir a como dé lugar”. La termita de la obstinación transforma
la santidad del matrimonio en un laberinto sin salida.
Página 15 de 22

OPERACIÓN DE EXTERMINIO DE LAS TERMITAS.


1ro. Admite que las termitas se han instalado. No lo niegues. Identifica a la plaga por su nombre.
Admite tu culpabilidad, tu lucha, tu tendencia hacia ese problema particular. Quizás seas de actitud
positiva.” Ya todo se va a arreglar” “Esto no está tan mal”. Está bien mientras no te lleve a negar los
hechos.
2do. Discute y decide como combatirlas. La termita es el único insecto que nunca duerme (hasta el
mundo de las plagas tiene sus adictos al trabajo) persisten incansablemente en su labor. Deben ser
controladas. Quizás no puedas liberarte de ellas definitivamente pero sí exterminarlas lo suficiente
como para garantizar la salvación de tu hogar. Sé sincero con tu cónyuge. Busquen soluciones entre
los dos.

3ro. Comienza hoy mismo, no mañana, no cuando se hagan promesas mutuas de cooperación. Debe
ser ahora. No lo postergues. Muchas veces esperamos que el otro comience primero y durante el
tiempo de espera las termitas continúan su trabajo de destrucción. No esperes a que el otro comience
a combatirlas, debes comenzar tú.

Finalmente: Las termitas son insectos persistentes, se las combate por un lado y aparecen por otro,
pero también la pareja debe ser persistente de la misma manera y aunque aparezcan por distintos
lugares no se debe abandonar el combate. ¡Adelante!

AMISTAD EN LA PAREJA.
Gwynn Sccotty fue el hombre que se había casado más veces según el libro de los récords. Cuando
falleció permaneció una semana en el hogar de ancianos donde vivía sin que nadie viniera a
reclamarlo. Al parecer no tenía amigos ni siquiera entre las 27 esposas que había tenido. El hecho de
estar casado no implica que haya amistad. La relación entre 2 personas puede tener diferentes
maneras de desarrollarse: pueden ser extraños, conocidos, amigos íntimos, parientes, esposos, padres
o hijos. No todo es absoluto, hay parientes que son extraños y aún padres e hijos o esposos que no
son realmente amigos. La amistad no es algo que viene incluido en el grado de parentesco o en el
acta de matrimonio. Alguien puede fomentar una amistad solo por carta, teléfono o por Internet a
través de una computadora. Dos hermanos pueden estar viviendo juntos y sin embargo no ser amigos.

También puede suceder lo mismo en un matrimonio. Alguien dijo que la amistad no se compra en el
supermercado como algo hecho, sino que la amistad verdadera es una planta de lento crecimiento que
debe enfrentar y resistir los golpes de la adversidad antes de ser una auténtica amistad. Hay hogares
en donde reina el amor y se manifiesta en forma visible y hay otros en donde existe el odio. Pero la
ausencia de odio no significa amor sino indiferencia. Hay parejas que llegaron a odiarse hasta
matarse y hay otras que se aman entrañablemente y son verdaderos amigos.

¿Cómo lograr que la amistad sea una experiencia placentera y fructífera en el matrimonio?
Hay algunos secretos que vamos a compartir.

a) Invertir Tiempo. Requiere tiempo, dedicación y estar disponible. El “no tengo tiempo”, “estoy muy
ocupad@” o “no puedo” usados a veces pueden tener su lugar, pero no pueden ser usados siempre.
Esto no implica “cantidad de tiempo” sino “calidad de tiempo”. El arte de desconectarse del trabajo,
de las preocupaciones o de las amistades absorbentes para dedicar tiempo a los intereses de mi pareja,
es el mejor alimento. Estar presente no solo significa tener el cuerpo en casa sino acompañar con los
sentimientos, emociones y comprometiendo toda la vida espiritual.
Página 16 de 22

b) Dar y Compartir. La verdadera amistad no es egoísta, sino que vela por el otro. Quien intenta
permanecer en el matrimonio, debe buscar en primer lugar la felicidad de su pareja, eso le permitirá
encontrar la suya propia a través del cultivo de una amistad basada en la consideración y el amor. Es
dando como se recibe.

c) Apertura, Lealtad. En una pareja de amigos, no hay secretos. Se puede hablar de cosas o
sentimientos personales con plena confianza pues habrá comprensión, ayuda, lealtad y la seguridad
de no ser traicionado. La traición de hecho hiere y destruye una amistad, pero la traición de palabra
también puede herir y destruir. Los esposos deben poder hablar francamente sus profundos dolores
cuando éstos existan. Poner una pasta sobre una herida infectada puede extender y profundizar la
infección.

d) Alegría. Aunque la vida pueda provocar dolor, proporciona muchísimas alegrías. La alegría
compartida y expresada es como el riego para la plantita de la amistad. Decía el poeta Khalil
Gibrán: “En la dulzura de la amistad, pongamos risa y compartamos el placer”. Los esposos deben
poder hablar de cosas serias y profundas, pero debe haber lugar para la alegría celebrada con risa
desintoxicante.

e) Compatibilidad. Cultivar y compartir las mismas normas de moral y conducta, los mismos valores y
creencias, los mismos objetivos y metas, une en pensamientos, acción y sentimientos, ahuyentando
los motivos de posible discordia y profundizando la amistad.

f) Facultad de resolver conflictos.


Un conflicto no es necesariamente un problema. Es diferente la explosión de un tanque de nafta de
un auto que las explosiones controladas dentro del motor. Una destruye, la otra genera energía. Las
diferencias de opinión dentro del matrimonio pueden ser constructivas porque conducen a decisiones
más sabias, mientras que las desavenencias descontroladas o con ofensas destruyen cualquier
amistad. La habilidad de ponerse de acuerdo tanto en cosas pequeñas como en grandes impide que las
diferencias se acumulen.
La gente procesa sus diferencias como procesa los desperdicios en su casa: los sacan fuera cada vez
que se producen o los acumulan y hacen una gran limpieza una vez al año. Uno puede tener pequeños
o profundos intercambios de ideas, resolviendo los problemas cuando se presentan o esperar hasta
que se produzca una gran explosión. Un consejero decía que los divorcios no son generalmente
provocados por grandes obstáculos sino por 5000 cucharaditas de suciedad que destruyen el
matrimonio.
Toda pareja tiene algún motivo de discusión ocasional. Si no existe ese motivo es porque está
demasiado asustado, disfruta de la miseria o no le importa nada. Los buenos amigos también discuten
y tienen puntos de vistas encontrados en algún tema. No hay en el mundo dos personas iguales.
Esas diferencias hacen que la vida sea interesante y son la esencia de las relaciones. Si tengo un
punto de vista diferente a un desconocido que vive en África no tengo necesidad de pelear con él,
pero cuando uno está identificado o asociado con alguien, las diferencias de opinión pueden tener
algún desenlace no muy grato. La combinación de cercanía y diferencias crea un flujo de energía
negativa. Cuando ese flujo es poco lo llamamos discusión, cuando es mayor, pelea. Mal manejado
ese flujo de energía puede ser destructivo. Cuanto más se acelera un auto atascado en la arena, más se
hunde.
Algunas parejas discuten y discuten logrando empantanarse cada vez más. Es semejante a aquél
hombre que se quejaba porque después de cocinar un huevo durante 4 horas lo encontraba todavía
duro.
Página 17 de 22

g) Simpatía:
Hay personas que naturalmente consiguen amigos y los conservan. Norman Peale informa de un
estudio dirigido por el departamento de psicología de una universidad de EE.UU, en el que se
analizaron 100 características de la personalidad que hacen que un individuo sea estimado o
detestado.
El estudio revela que para ser estimada una persona debe reunir 46 características favorables. ¿Quién
podría cumplirlas? Nos consolamos pensando que el evangelio enseña que se necesitan sólo dos
cosas para que una persona sea estimada y gane amigos: el amor sincero y el interés por los demás.

Por ejemplo: No es posible obligar por la fuerza a la tortuga a sacar sus patas o su cabeza de su
caparazón. Basta con dejarla al calor del sol y lo hará espontáneamente. Mostrémosle al perro un palo
y nos mostrará los dientes, en cambio hablémosle con cariño y moverá su cola en prueba de
contentamiento y amistad.

Los celos, tanto profesionales como sentimentales, la competencia entre esposos, las amistades
absorbentes fuera de la pareja, la dedicación a los hijos dejando de lado los intereses de la pareja, el
vivir cada uno por su cuenta y otros aspectos de la vida matan la planta de la amistad. Para ser
amigos de quién nos acompaña en la vida tan de cerca como nuestro cónyuge, es necesario mostrar
con palabras y hechos cuán importante es él o ella para nosotros. Sería importante si a partir de ahora
no sólo tratamos de convivir con quien está a nuestro lado sino de fomentar una amistad con ella/el.

¿De qué forma podemos comenzar? Para eso les estamos dando algunos ejercicios que evaluarán si
están regando la planta de la amistad o la están matando sin darse cuenta.

Como Discutir Limpiamente En Pareja. El diálogo es la mejor herramienta que pueden usar los
cónyuges para comprenderse mutuamente y saber cómo enfrentar mejor las situaciones concretas.
Bien usado el diálogo ayudará a avanzar notablemente a la pareja. Mal usado el mismo termina en la
pelea, la discordia y en momentos que son mejor olvidar.

A continuación, transcribimos varias ideas para un compromiso mutuo a fin de poder dialogar
mejor.
 Estaremos seguros de que es el momento correcto.
 Los dos debemos estar de acuerdo.
 Recordar que el propósito al discutir un asunto es profundizar nuestra unidad y la comprensión que
tenemos el uno del otro, por lo que usaremos las armas de humildad, paciencia, comprensión, perdón
y misericordia.
 Revisaremos nuestras tácticas de guerra: guardar las palabras. Cuidarse de las referencias al pasado o
de cosas que ya no pueden ser cambiadas.
 Bajaremos el tono de nuestra voz en lugar de subirlo.
 Nunca pelearemos en público ni revelaremos cosas privadas.
 Tendremos un descanso cuando uno de los dos lo pida.
 Cuando hayamos llegado a un acuerdo, lo mantendremos durante todo el tiempo pactado.
 No evadiremos el enfrentar las cosas, aun cuando el problema sea de la otra persona.
 Daremos tiempo al otro para que piense y cambie.

INTIMIDAD. Una pareja sana es aquella que ha logrado intimar totalmente en los niveles que se
proponen a continuación: Espiritual, afectivo, Intelectual, corporal y sexual
Página 18 de 22

 NIVEL ESPIRITUAL: Podemos ver a Adán y Eva en su relación espiritual. Dice la Biblia que
ambos estaban desnudos y sin avergonzarse. En realidad, todo su ser estaba desnudo; no había nada
para esconder entre ambos, había transparencia, estaban abiertos el uno al otro en la totalidad de su
ser. Había una perfecta armonía vertical, (con Dios), con su prójimo, (entre ellos) y con todo lo que
les rodeaba, (horizontal).
La falla en la pareja comienza con la mala decisión de la mujer y sigue con el dedo acusador de Adán
lo cual rompe esa armonía y toda su vida relacional se ve afectada. Una pareja que desee armonía en
una relación íntima debe tener en cuenta que ambos, si se han unido bajo la bendición de Dios, son
una misma carne y tal como lo dijo el apóstol Pablo “...nadie aborreció jamás a su propia carne, sino
que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia”. (Ef.5:29)

 NIVEL AFECTIVO: Muchas parejas después de años de estar juntas en realidad no lo están. La
intimidad afectiva es muy importante porque el amor posee un componente afectivo de por sí. No
puede haber amor si no hay intercambio de afectos profundos. Para el hombre de nuestra cultura,
intimar es superficialidad, trivialidad, etc. Dicen que llorar es de maricones, que a golpes se hacen los
hombres, que no jugar al fútbol o no saber de coches es ser afeminado. No sorprende entonces que
existan hombres golpeadores, mujeres abusadas, violencia familiar, etc. Muchas enfermedades
psicosomáticas esconden una incapacidad y una búsqueda de intimar con alguien. Enamorarse,
entregarse al otro, pensar en el otro, es intimar. El amor se expresa en hechos, pero también en
palabras. Ambas son parte de la intimidad afectiva.

 NIVEL INTELECTUAL: Hay un ejercicio que es pedirle al hombre que comience a hablar como si
fuera su mujer, por ejemplo, yo soy Marta y me gusta tal o cual cosa... a los 5 minutos de hablar
queda en silencio. Luego le toca a la mujer como si fuera su marido, comienza a hablar y a los 5
minutos también hay silencio. No cabe duda que hay falta de INTIMIDAD. La falta de conocimiento
de quién es el otro, qué piensa o qué le gusta. Este nivel es cuando la pareja intima intelectualmente.
No cuando piensa de la misma manera sino cuando aun siendo diferentes pueden abrirse el uno al
otro en sus diferencias y coincidencias. Es identificarse con el otro, es estar con el otro siendo uno
mismo, es darle la bienvenida al otro en nuestro territorio sin sentirnos invadidos, puede ser una
profesión en común, un libro, una conferencia, una música, un cuadro etc. El otro extremo es en el
que cada uno vive en lo suyo, nadie se mete en el campo del otro ya que cada cual tiene su lugar en la
pareja. Creen que compartir es perder la individualidad y la libertad. Vivir para el otro no es lo
mismo que vivir con el otro. Intimar es meterse en el pellejo del otro sin perder el propio. Es aceptar
la individualidad de cada uno y a la vez poseer un "nosotros" en común.

 NIVEL CORPORAL: La intimidad se expresa con palabras, silencios, miradas, etc. Pero también
con gestos, movimientos, caricias, etc. Esta variedad ataca al aburrimiento y a la monotonía. Intimar
no es que la pareja vaya a todos lados juntos, coman lo mismo, sientan lo mismo. Intimar no es una
fusión ni una simbiosis corporal. Ser distintos no quiere decir que la pareja se pierda.

Para que la identificación sea posible son necesarios 2 procesos:


1) Hay que ser capaz de ponerse en el lugar del otro sin confundirse o sin transformarse en el otro.
2) Hay que ser receptivo a los mensajes del otro, estar dispuesto a dejarlo entrar en la intimidad sin
miedo a ser invadido.

Para que exista intimidad corporal debemos respetar las diferencias en la pareja y que ninguno de los
2 posee “los mejores o los peores gustos" sobre determinados temas sino "gustos diferentes”. Ni que
Página 19 de 22

uno sea más hermoso que el otro al pasar de los años, sino que en la intimidad corporal pueda llegar
juntos a la plenitud de sus días.

 NIVEL SEXUAL: Sucede con mucha frecuencia en la consulta pastoral que hay parejas que no
conocen sus gustos, preferencias, zonas erógenas y toques placenteros. Han tenido relaciones
muchísimas veces, pero no se detuvieron a decir qué sienten antes, durante y después de cada
relación.
Hay principios que toda pareja debe respetar para que pueda haber un mínimo de intimidad
sexual. Nombramos Algunos Elementos Útiles Para Su enriquecimiento.

1) La Intimidad Sexual Tiene Su Lugar Físico.


 La crisis de vivienda da lugar muchas veces a problemas en la pareja.
 Otra de las causas de perturbación en la intimidad sexual puede ser la falta de espacio en la vivienda.
 Hay parejas que tienen relaciones cuando los chicos duermen con ellos. Piensan que están dormidos
y mantienen una relación apurada y silenciosa para que el niño no lo advierta.
 Otros tienen relaciones con la puerta abierta para escuchar si al nene le pasa algo.
 Algunos han tenido malas experiencias en su niñez o adolescencia. A causa de la promiscuidad en la
que vivieron sufrieron incesto, trato homosexual, perversiones, etc.
 La Eyaculación Precoz o Anorgasmia, tanto como la frigidez en la mujer derivados del lugar físico en
el cual se quiere intimar, es otro posible problema.
 La verdadera intimidad sexual necesita de un lugar apropiado para que la relación de amor llegue al
pleno contentamiento de ambos y no sólo de uno de ellos, que generalmente es el hombre.

2) La Intimidad Sexual Es De Mutua Entrega:


El amor es la expresión suprema de Dios y él ha creado al hombre y la mujer para que fueran uno en
su intimidad legítima. Dentro de las relaciones íntimas creadas por Dios la intimidad sexual es
abandonarse, entregarse al placer y al amor. Uno llega a conocerse a sí mismo como hombre o mujer
y los dos se revelan el uno al otro. Es aquí donde se experimenta la íntima entrega y donde se expresa
el afecto más íntimo y sincero. Hoy se confunde “hacer el amor” con mantener relaciones sexuales.
Si se entra en este trato de relaciones pasa a ser sólo una relación superficial mientras que la
intimidad a la que Dios nos ha llamado es a la de una relación de amor mutuo que lleva al
conocimiento más profundo del ser humano.

La comunicación y el trato normal entre la pareja durante el día afectan la relación sexual. Como dijo
alguien: “Las relaciones íntimas comienzan en la cocina, por la mañana”. Los roces y conflictos no
solucionados durante el día levantan barreras en la pareja. “No se ponga el sol sobre vuestro enojo”
quiere decir que los problemas se deben solucionar en el día. Hay esposos que no son sensibles a la
esposa y no se preocupan de que ella tenga ansiedades o cansancio por haber aguantado a los chicos
durante el día, cuando llegan a su hogar esperan tener un brillante acto sexual. Si hay sensibilidad,
preocupación y ternura durante el día, es posible que ella esté preparada para tener relaciones en la
noche. La mutua entrega en estas condiciones se cumple dentro de una mayor expresión de cariño.

3) La Intimidad Sexual Se Toma Su Tiempo:


Una relación íntima de amor no es para apurados sino para cuando haya tiempo suficiente para una
entrega consciente y adecuada. No hay una regla fija para la frecuencia de la relación. La regla sana
es esperar hasta cuando los dos tengan la mayor oportunidad y deseo, pero si no fuese así ambos
deben satisfacerse en el tiempo en que el otro lo necesite. La ansiedad de muchos y la exaltación del
clímax como lo más importante en el acto sexual, hace que se tenga una relación tipo “rapidísimo".
Página 20 de 22

De ninguna manera el “clímax” es lo más importante en el acto íntimo, los gestos previos, las
palabras dulces, las caricias, los piropos y la entrega mutua hacen “un todo” en el acto matrimonial.
La naturaleza del hombre es excitarse rápidamente, la mujer es más lenta. Se requiere tiempo para
prepararla. Las caricias estimulan y son una expresión de amor que toda mujer necesita. La
naturaleza de la mujer es de responder más lentamente al acto sexual y requiere que el hombre no se
precipite. Demasiados hombres hoy en día carecen de información acerca de estos detalles que hacen
a una intimidad sana y natural. El trabajo, los compromisos, el correr de aquí para allá, la indolencia
y la falta de apetencia de asesoramiento, producen esta desinformación en el hombre.
4) La intimidad sexual está fundamentada en el amor . Como dijimos anteriormente acerca de la
facilidad con que se habla de “hacer el amor”, no es lo mismo una experiencia sexual que una
relación íntima de amor. La experiencia sexual tiene que ver con un momento, un tiempo y no
necesariamente con una persona en particular. La relación íntima tiene que ver con un estilo de vida,
con un tiempo especial y con una persona especial, la esposa o el esposo. Quienes no pueden o no
son capaces de intimar de esta manera buscan una y otra vez experiencias sexuales sin ningún
compromiso los cuales finalmente llevan a la frustración.

 FINALMENTE: Si la intimidad no tiene su base en el amor, con el tiempo el sentimiento de


intimidad se irá perdiendo. Se puede tener sexo genital pero no intimidad sexual que tiene que ver
con palabras, afecto, forma de conocerse, etc. Podemos estar unidos de la cintura para abajo y estar
muy lejos de la cintura para arriba. La intimidad sexual involucra tanto lo uno como lo otro. No sólo
la parte genital debe tener una relación con la otra persona sino también el corazón, la mente y los
sentimientos.

EJERCICIO DE INTIMIDAD.
(Pon a funcionar el rol de la comunicación y sé sincero o sincera)
 ¿Qué me agrada de nuestras relaciones sexuales?
 ¿Qué no me agrada de nuestras relaciones sexuales?
 ¿Qué impedimento tengo para tener una buena relación sexual?
 ¿Necesita cambios nuestra vida sexual?
 ¿Hay una buena comunicación entre los dos acerca de nuestras relaciones sexuales?
 ¿Qué puedes hacer para satisfacer mis necesidades sexuales más plenamente?
 ¿Estoy conforme con tu proceder sexual?
 ¿Me agrada la frecuencia y la calidad de nuestra relación sexual?
 ¿Soy egoísta durante nuestra relación amorosa?
 ¿Hay cosas que haces durante el juego amoroso que no me gustan?
 ¿Existen técnicas que me gustaría que empleases para complacerme más?
 Raras veces pienso en tus necesidades personales.
 Raras veces pienso en cómo ser una enamorada con espíritu creador.
 Raras veces inicio las relaciones sexuales.
 Durante el día raras veces pienso en ti cuando no estás en casa.
 Raras veces hago un esfuerzo por saber lo que estás haciendo durante el día, cuál es tu programa de
trabajo.
 Prefiero pasar la mayor parte del tiempo sola.
 Cuando estoy fuera de casa, nunca te dejo por escrito los cambios que hubo en mí programa personal.
 Raras veces te pido permiso para hacer las cosas.
 Me molesta no tener una cuenta bancaria por separado.
 Si tuviera que comenzar de nuevo preferiría no tener hijos.
Página 21 de 22

 Raras veces te agradezco por tu dedicación al trabajo y por proveer para satisfacer mis necesidades
personales.
 Me disgusta tener que cuidar a los chicos, mantener la casa, preparar la comida y demás.
 Me molestan tus exigencias sexuales.
 Me molesta que te satisfagas sexualmente.
 Me molesta que no me satisfagas sexualmente.
 Raras veces te escribo notas de amor.
 Raras veces te digo cuanto te amo.
 Me molesta que tengas que cuidar a nuestros hijos cuando yo quiero pasar un rato contigo en
intimidad.
 Casi nunca te sorprendo con algún regalo que te gusta, aunque esté a mi alcance comprarlo.

PARA EL ESPOSO: Poner al final de la frase una V (verdadero) o una F (falso)


Cuando regreso del trabajo, busco un sitio privado donde pueda hacer lo que quiera. ___
Cuando regreso del trabajo, quiero que estés inmediatamente disponible para escuchar mis problemas. ___
Cuando regreso a casa, no me parece que tenga que ayudarte a atender a los niños. ___
Me resiento cuando te retrasas en la preparación de las comidas. ___
Raras veces pienso en la carga que llevas cuando estás todo el día con los chicos. ___
Cuando quiero tener relaciones sexuales, raras veces pienso en lo que deseas en ese momento. ___
Me resiento cuando captas la atención de los demás. ___
Rara vez te doy gracias por preparar la comida y cuidar la casa. ___
Raras veces te sugiero que salgamos solos o a comer a un restaurante. ___
Me siento molesto cuando te levantas tarde en la mañana. ___
Me disgusta que te retrases en los quehaceres de la casa. ___
Raras veces te pregunto si puedo ayudarte en tu trabajo. ___
Cuando tengo un día libre mayormente hago planes para pasarlo con amigos, hnos. de la igl. o familiares. ___
Cuando tengo que pasar el tiempo prefiero que sea con mis amigos y no con vos. __
Cuando tengo que pasar el tiempo prefiero que sea con mis hijos y no con vos. __
Raras veces llamo por teléfono durante el día para decirte que te extraño, te amo o necesito. __
Raras veces pienso como darte ánimo al regresar del trabajo. __
Raras veces pienso en tus necesidades personales. __
Raras veces pienso en ser un enamorado con espíritu creador. __
Espero que tú inicies nuestras relaciones sexuales. __

CONCLUSIÓN
La mayoría de nosotros pasamos buena parte de nuestra vida dentro de una familia. Primero en la
casa paterna, luego establecemos nuestro propio hogar. El núcleo de una familia normal es la relación
matrimonial de los padres cuya calidad afecta más que ningún otro factor a la calidad de la vida del
hogar. No se puede edificar un hogar sobre mala base ni se puede modelar una familia con un
matrimonio deshecho por conflictos. El afecto mutuo mantendrá las relaciones entre los miembros de
la familia en una atmósfera agradable. Esto no significa que la paz del hogar nunca se verá alterada.
El procurar mantener una paz superficial puede crear un hogar menos feliz que aquel en el que se
permite, que las diferencias se expresen solas y desaparezcan. Lo importante es que en una familia
donde hay cariño se pueden encarar los problemas sin sufrir daño.

No es la ausencia de problemas lo que hace a una familia feliz sino la seguridad de que las relaciones
en el hogar son tan profundas que se puede tratar con cualquier problema por más grave que este sea.
Los miembros de la familia deben aprender a comprenderse, aceptarse y a cooperar los unos con los
otros. Alguien dijo que las familias lograrían más armonía si definieran los derechos y obligaciones
Página 22 de 22

de los diferentes miembros. La familia es una institución dinámica donde todos están cambiando y
creciendo continuamente. Aunque no todos en la familia tienen la misma autoridad es necesario que
las decisiones que se tomen sean después de haberlas discutido en reunión familiar. Las buenas
relaciones dentro de la familia crean personas felices y ayudan a crear un mundo más feliz fuera de
ella. Gracias al Señor por cada una de nuestras familias.
***
Dice la Biblia (Efesios 5:21-33) (paráfrasis)
 Honren a Cristo sometiéndose unos a otros. Las mujeres sométanse a sus esposos al igual que se
someten al Señor, porque el esposo es cabeza de la esposa de la misma manera que Cristo es cabeza
de la iglesia. Así que las esposas deben obedecer en todo a sus esposos, así como la iglesia obedece a
Cristo.

 Los esposos por su parte deben mostrar a sus esposas el mismo amor que Cristo mostró a su iglesia.
Cristo murió para hacer de ella una iglesia santa y limpia y presentársela a si mismo gloriosa, sin
manchas ni arrugas, ni nada semejante sino santa e inmaculada.

 Así deben amar los esposos a sus esposas como parte de su cuerpo porque si la esposa y el esposo
son uno, el hombre que ama a su esposa se ama así mismo. Nadie aborrece su propio cuerpo, antes
bien lo sustenta y lo cuida con esmero.

 Cristo hace lo mismo con ese cuerpo suyo del que formamos parte, la iglesia. El que el esposo y la
esposa son un cuerpo lo afirma la Biblia: "el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a la
mujer con quien se casa para poder ser una sola carne". Sé que esto es difícil de entender, pero ilustra
la manera en que somos partes del Cuerpo de Cristo.

 Así que el esposo debe amar a su esposa come parte de sí mismo y la esposa debe tratar de respetar a
su esposo, obedeciéndolo, alabándolo y honrándolo.

Guía de estudio Revisada y Re-editada por:


Su hermano en Cristo
Miguel Veloz
Maestro y Pastor Consejero Bíblico.
Por la misericordia de mi Señor

También podría gustarte