Está en la página 1de 4

LA DIETA HIPERPROTEICA

La dieta proteica consiste en una ingesta principalmente de proteínas,


disminuyendo en cambio el aporte de glúcidos (azúcar) y lípidos (grasas). Las
ventajas de este tipo de dieta son que la perdida de peso es relativamente
rápida en comparación con la dieta hipocalórica que se suele hacer como
norma general.

En esta dieta el objetivo principal es: EVITAR EL HIPERINSULINISMO, que se


define como un exceso de insulina; es decir, la insulina es una hormona
segregada por una glándula (el páncreas), la función de esta insulina es captar
los azucares (glúcidos) y almacenarlos. Así que, cuando uno ingiere una
cantidad elevada de azúcar (glúcidos), se fabrica más cantidad de lo normal
de insulina para poder neutralizar estos azúcares (glúcidos) y almacenarlos
como grasas (lípidos), siendo éste el fenómeno de acumulación de masa grasa.

Esta dieta consistirá en alternar determinados productos del laboratorio


farmacéutico YSONUT, más concretamente la gama proteifine de bebidas,
barritas, batidos... e incluso alimentos aparentemente normales pero hechos
por el laboratorio a base de proteínas como por ejemplo pasta, pan... con los
alimentos permitidos de dicha dieta, que son principalmente fuente de
proteína también.

Este aporte de proteínas de alto valor energético de dicha gama farmacéutica


contienen todos los aminoácidos esenciales por producto y en las proporciones
adecuadas. La procedencia de las proteínas serán básicamente caseinatos y
lactoserum de LECHE, proteínas de CLARA DE HUEVO, proteínas de SOJA,
proteínas de GUISANTES.
Dicha dieta proteica consiste en diferentes fases, desde una primera fase más
estricta y con menos elección de alimentos, hasta otras fases más permisivas.
Concretamente estamos hablando de 7 fases:

Una primera fase estricta, una segunda y tercera fase que son mixtas, una
cuarta, quinta y sexta que corresponden a las fases de transición, y una
última fase equilibrio.

En general, en este tipo de dieta hay una ausencia de la sensación de hambre,


cosa que hace más fácil su seguimiento y un aumento de vitalidad, se
preserva la masa muscular por mucha masa grasa que se pierda, y esto
beneficia directamente al aspecto estético de la persona, ya que en este caso
se esculturiza la silueta corporal manteniendo masa muscular y reduciendo la
masa grasa.

Otro de los beneficios estéticos sería una mejoría evidente de la celulitis,


mejoría moderada de la flacidez y desde un aspecto dermatológico
obtendríamos un rejuvenecimiento cutáneo.

Este tipo de dieta no admite en cambio errores, pero sí te da un abanico de


elección a la hora de comer.

Como ya hemos comentado antes esta dieta se basa principalmente en un


aporte de proteínas, las bases de este tipo de dieta demuestran que una
privación de hidratos de carbono (glúcidos o azúcares) neutraliza el efecto
anabólico de la insulina sobre el metabolismo de los lípidos (grasas) y por lo
tanto conseguiremos evitar nuestro problema principal: el Hiperinsulinismo.
El aporte de proteínas viene a ser un 1’2gr/Kg ideal/día en mujeres y un
1’5gr/Kg ideal/día, mientras que los azúcares (glúcidos) se reducirán a menos
de 50g/día entre preparados proteicos y los vegetales de la comida y de la
cena.

En esta dieta se puede llegar a incorporar una suplementación micro


nutricional básica que son complementos micro nutricionales y productos
dietéticos para compensar las carencias y desequilibrios en el caso que sea
necesario.

En el momento que se inicia esta dieta las reservas de azúcares (glúcidos) se


agotan en 24 o 48h, mientras que las reservas de proteínas nunca se utilizan
por que hemos satisfecho sus necesidades con las proteínas ingeridas. Como
consecuencia, tan sólo se usarán las reservas energéticas inútiles (las grasas),
provocando una pérdida de peso rápida.

Inconvenientes a tener en cuenta:

• Estreñimiento: Es probable que el estreñimiento esté relacionado con


la reducción de ingesta de grasas. Aumentar el consumo de agua y verduras
permitidas (ricas en fibra) ayudará a mejorar esta situación.
• Halitosis o mal aliento: debido a la disminución de aporte de azúcares
para conseguir energía se usan grasas (triglicéridos) para obtenerla, así que
estas grasas se transforma después de varios procesos en cuerpos cetónicos,
que son los que provocan el mal aliento. Para remediarlo se pueden usar
spray refrescantes sin alcohol ni polioles. Se han de evitar chicles y
caramelos aunque sean sin azúcar.
• Migrañas o dolores de cabeza: Pueden llegar a aparecer los primeros
días, y es debido a una intolerancia momentánea a estos cuerpos cetónicos.
No pueden realizar esta dieta las personas con:

• Diabetes tipo II
• Arritmias cardiacas
• Insuficiencia cardiaca
• Insuficiencia renal
• Insuficiencia hepática
• Infarto agudo de corazón o accidente vascular cerebral (ictus, infartos
cerebrales...)

Cuidado especial con personas que sufran:

• Enfermedad de Gota
• Hipotiroidismo (corregir antes)
• Colelitiasis (dar aceite de oliva a diario)