Está en la página 1de 14

I ---> Lur\€f Jol s€l

I
I -¿. r-(ao¿{4 lc{ rb 6-/-t.
I Hec'rr.aeN, James
l979"fumpleselection Bias as a specification Error". EconometricaLT (7),pp.153-761.
Capítulo 3:
Retornos a la educación privada en el perú
I
I Hennena, Javier
2006 "sobre y subeducación en el Peri urbano, 1995-20A2" . En cgece¿t¡¡¡1, |anarratno
y Yar"reba. Cambíos globales y eI metcado laboral peruano. Lima: CIUP' N. Sebastián Calónico y Hugo ñopol
D
t L¡¡, L-F Lee
1978 'Unionism and Wage Rates: Simultaneous Equations Models with Qualitative and
I Limited Dependent-vari ables" . Internatíonal Economic Rmiew 19, pp. 415433.

I MrNcun, jacob Resumen


I 7974 Schooling, Elrperíence and Earnings. Nueva York: NBER.
La provisión privada de servicios educativos ha venido representando una
I Luis
Prscova, proporción creciente del sistema educativo peruano, especialmente durante
I 2111"Laformación universita¡ia ante el mercado laboral". Estudio para la Asamblea
Nacional de Rectores.
las últimas décadas. Mientras han existido muchas quejas respecto a las dife-

I PslcHeRopour-os, George
rencias en cuanto a calidad entre las escuelas públicas y privadas, no existe
una evaluación completa acerca de los diferentes impactos de estos dos tipos
I 1981 "Returns to Educádon: An updated Intemational Comparison". En Mark BLAUG
(ed.). Tlre Economic Value of Eitucation: Studies in the Economics of EiTucaüon, Interna'
de proveedores en el mercado de trabajo. Este trabajo constituye un intento de

I tional Library of CriticalWritings in Economics,vol.lT, Aldershot'


proveer tal visión comprensiva, para lo que vamos a explorar las diferencias
público-privadas en los retornos individuales a la educación en el perú urbano.
I Reruos LI,Ma¡lon
Haciendo uso de dos importantes bases de datos (ENNIV 1997 y 2000) que
incluyen preguntas sobre el tipo de educación (pública as. privada) para cada
] 1996-Elrol de la educación en el mercado de trabajo: ¿capital humano o credencialis-
mo?". En Gustavo Ye¡¡eoa (ed.). caminos Entrelazados. La realídad del empleo urbano nivel educativo (primaria, secundaria, terciario técnico y universitario) sobre
) en el Perú. Lima: CIUP, PP. 398-450. una muesfra representativa de adultos, somos capaces de medir las diferencias

I Roonfcunz, José
en ingresos laborales para todas las posibles trayectorias educativas. Los resul-
tados muestran mayores retornos a la educación para aquellos que atendieron
1993 Retontos econ,micos de In educacíón en eI PenÍ. Documento de trabaio n." 112 CISEPA-
t. escuelas privadas que aquellos que atendieron el sisbmá públicó. No obstante,

I Saevrona, Jaime y Eduardo M¡nuYlue


1999 "Los retornós a la educación y a la experiencia en el Per¡1: 1985-7997" . En WreB,
estos mayores retornos son también mayores en cuanto a dispersióry reflejando
una mayor heterogeneidad en la calidad del sistema privado. Las diferencias
) Rrcrano y VeNrocrr.ue (eds.). Pobreza y Economía Social: AnáIisis de una eflcuesta público-privadas en los retornos son más pronunciadas en el nivel secundario
I (ENNIY 1 997 ). Lxna: CUÁNTO. que en cualquier otro nivel. Por otro lado, estas diferencias en los retomos por
educación técnica son casi inexistentes. un enfoque de cohortes junto a una
) Yeveo¡, Gustavo (ed.)
1gg6 camínos entrelazados. La reatiitad del empleo urbano en eI Peni. Lima: GIUP. técnica de ventanas corredizas nos permite capturar la evolución generacional
) de las diferencias público-privadas. Los resultados indican que estis diferencias
Yeu¡on, Gustavo se han venido expandiendo en las r1lümas dos décadas.
) 2004 Economía laboral en eI Perú: aaances recimtes y agenda pendiente. Documento de tra-
Palabras clave: Retomos a la educación, salarios.
) bajo 63. Lima: CIUP.
2005 Hóras de trubajo: Determinantes y dínámíca en el Perú urbano. Documento de trabajo Códigos JEL: J3L,12
I 71".Lirna: CIUP:CIES.

) Los comentarios de Tami Aritomi, Mariana Alfonso, David Kaplan, José Rodríguez, Jaime
saave-
dra y un árbiho anónimo son especialmente aliidecidos.
) Inter-American Development Bank. Research Department. 1350 New yorkAve. NW washington

l DC 20577. sebastianc@iadb.org, hugon@iadb.org.

)
L
I
1. Introducción mientras que los homb¡es lo son a escuelas privadas sinoouchers. Además,
las estimaciones 2SLS muestran que las mujeres ganan menos que los hom-
La provisión privada de servicios educativos se ha estado expandiendo en bres por ir a una escuela con ooucher. Hsieh y Urquiola (2003) explotan este
Latinoamérica en las últimas décadas. Esto ocurrió originalmente a nivel ter- sistema para medir los efectos de opción irrestricta sobre resultados edu-
ciario y luego se fue moviendo hacia el nivel secundario e incluso primario. cativos. Uülizando datos de panel para cerca de 150 municipalidades, no
Wolff y Castro (2002), utilizando datos de la UNESCO, muestran que Para encuentran evidencia de que esta opción mejore los resultados educativos
mediados de la década de 1990 la educación privada ya daba cuenta del34% promedio, medidos como resultados en evaluaciones, tasas de repetición y
de los estudiantes en Pre-escolar, 15% en primaria, 30% secundaria, y 34% años de educación. Sin embargo, encuentran evidencia que el programa de
en terciaria. La explicación recurrente pafa esta expansión de la presencia oouclrcrs lleva a un aumento en el ordenamiento, ya que los mejores estu-
privada en los mercados educativos ha sido la baja calidad de la provisión diantes de escuelas públicas se pasan al sector privado.
priblica de educación. En Perú, esto llevo a una legislación a mediados de los Uno de los primeros análisis sobre el funcionamiento del sistema educati-
áños noventa que facilitó la participación del sector privado en la provisión vo peruano se encuentra en Mac Lauctrlan (1994). Concentrándose en el nivel
de servicios educativos, en todos los niveles. wolff y Castro (2002) muestran terciario, documenta el proceso de expansión del sistema universitario que
evidencia de que estudiantes con primaria y secundaria privada casi inva- comenzó durante la década de 1950 y analiza su estado en los años noventa.
riablemente tienen mejor rendimiento que el resto, basados en evaluaciones Ella remarca que las universidades privadas, tanto en función de cantidad
estandarizadas y otras medidas como retención escolar; Pero estas diferencias como de calidad, han dominado tal expansión. En su cuenta de las fuentes
disminuían una vez que se controlaban por características socioeconómicas de del deterioro de la calidad del sistema público, presenta evidencia de que
los estudiantes. Sin embargo, utilizando datos de evaluaciones estanda¡izadas el gasto total por estudiante ha estado cayendo en el tiempo y se encuentra
en matemáticas y lengua pa:'j¿l} países latinoamericanos, se ha encontrado ahora debajo de la mayoría de los países de la región. Este gasto no es ni
que las características socioeconómicas de los hogares no explican mucho equitativamente asignado entre universidades ni relacionado a ninguna me-
esta brech4 atribuyendo un rol sustancial a los efectos de pares, Somers y
dida razonable de calidad o eficiencia. Además, la mayoría de los recursos
colaboradores (2004). son derivados a gastos corrientes, principalmente salarios, manteniendo los
Uno de los sistemas privados mas comúnmente estudiados ha sido la niveles de inversión muy bajos. También presenta estadísticas ilustrando no
experiencia chilena de aouchers, con resultados variados. Mc Ewan y Carnoy sólo que los individuos altamente educados obtienen mayores ingresos, sino
(2000) muestran evidencia que escuelas católicas con aouchers tienen un me- también trabajos de mayor calidad (en cuanto a estabilidad del puesto, acceso
jor desempeño que las escuelas públicas, que a su vez son levemente supe- a seguridad social, etc.) Esta situación es mas pronunciada en Lima que en el
riores a las no religiosas. Ramos (2002) reporta que escuelas públicas no son resto del país.
ni uniformemente peor ni mejor que las privadas. En cambio, las escuelas Navarro (2002), por otro lado, analiza los niveles de primaria / secun:
públicas son relativamente más efectivas para estudiantes que provienen de daria del sistema educativo peruano, resaltando, a su vez, la presencia de
familias con desventajas. Este sistema de ventajas comparativas es consis- los actores privados en ambos niveles. No solo hay una creciente proporción
tente con la coexistencia de escuelas públicas y privadas en la mayoría de
de proveedores privados de servicios educativos, sino también un número
las comunas chilenas. Contreras (2002) argumenta que, aun cuando atender
significativo de escuelas que son manejadas en forma privada con financia-
una escuela privada subsidiada está asociado con un aumento de los punta-
miento público. Estas últimas, mientras tienen un gran potencial, están atra-
jes de las evaluaciones estandarizadas, el impacto aParente es relativamente padas en un entorno regulador que limita sus posibilidades. Él coincide con
pequeño. Controlando por elección de escuela, utilizando un instrumento
el diagnóstico prevaleciente sobre Ia calidad y eficiencia del sistema público
áe] lado de la oferta (disponibilidad de escuelas en el ámbito de la comuna)
resaltando que, también en los niveles primario y secundario (aun cuando
encuentra un impacto sustancialmente mayor sobre.los ¡esultados de los
ha habido un notable incremento en el número de estudiantes durante la
exámenes para el sistema de t¿oucher. El efecto de la educación de los padres
última década) los gastos como porcentaje del PBI permanecieron significa-
sobre el desempeño académico es menor que el implicado por las estima-
tivamente bajos comparados con otros países en Ia región. También apunta
ciones áe MCO que no controlan por elección de Ia escuela. Finalmente,
hacia el problema proveniente tanto del lado de la oferta (infraestructura,
también encuentra que la elección familiar de la escuela esta sesgada por
equipamientos y materiales de clase, estructura y aplicación del plan cu-
género. Las mujeres son enviadas más comúnmente a escuelas con aouchers
rricular, y calidad de los docentes) y el lado de la demanda (ausentismo,
]
I
I su visión general del sistema Para Perrl, Rodríguez (1993) estima tasas internas de retorno a la edu-
I deserciÓn, repetición y retraso)' En resumen'
educativo peruano es uno de desarticulaciÓn, tareas sin
terminar, y poten- cación utilizando una metodología basada en el convencional análisis de
I cial subutilizado.
Saaved¡a y Suárez(2002) proveen información
acerca del rol de las fami-
costo-beneficio, donde los flujos de ingreso son calculados usando una
ecuación de Mincer. Encuentra que la inversión en educación en perú tie-
) lias y el estadá en la financiá.ior, ¿" la educación
en el Perú. su motivación ne alta rentabilidad social y privada. Por niveles educativos, la educación
t seencuentraenelhechodeque,auncuandolaConstitucióndelPer(totorga
derechosdeeducaciónprimariaysecundariaobligatorios,muchasfamilias
primaria tiene las mayores tasas de retorno, y la educación de los hombres
muestra mayor rentabilidad que la de las mujeres. Abler, Robles y Rodrí-
D guez (1998) por su parte, estiman tasas de retorno a la educación en México
q'"*"oi."lanasushijosenescuel.spúblicasdebenfinanciarunaparteim-en
¡ portante de su costo, ná sOlo a través áe hbros y
materiales, sino también y t'ertr para las décadas de L980 y 1990, tanto antes como después de un
I la forma de transferencias moneta¡ias' Esto se debe
bajo gasto público en educación básica en el país'
que
principalmente al muy
hace-prácticamente im-
ajuste económico generalizado. Estas tasas son estimadas distinguiendo
por sexo y ubicación geográfica (rural y urbana). No encuentran cambios
I posibleParaunaescuelaoPerarsóloconesedinero.Analizanlosbeneficios estadísticamente significativos en las tasas de retorno ent¡e ambos perío-
I áu uro" iastos de las familit', y
""
a asig-
efectos sobre la equidad en cuanto dos. Pero sí encuentran una calda notoria para las mujeres en México u¡ba-
no. Esto puede ser debido al gran aumento de la participación femenina en
t naciónderecursoscomoenlasoportunidadeseducativas.Encuentranque
lasfamiliasaPortane|32%delgastototaleneducaciÓnprimariay33%en
incidencia de la pob¡eza"
los mercados de trabajo en los últimos años, particularmente entre mujeres
educadas de áreas urbanas, lo que pudo haber disminuido los retornos a la
) la secundaria. Estos gastos varíá de acuerdo a la
los padres educación femenina.
I i ",,ttt" económico de las familias' Tambiér'r'
regiones geográficas
saavedra y Maruyama (1999) proveen una detallada descripción de la
I tiendenarea]izarmayoresgastosendepartamentosdondeelgastopúblico
también esalto, to quá resulá en un mecanismo amplificador
dades en el sistema educativo'
de las desigual- evolución del mercado de trabajo en el Perú durante más de una década. Do-
cumentan el cambio en la estructura de ingresos entre 1985 y 1997, haciendo
¡ Mientras que es comúnmente aceptado que' en
promedio' la calidad de énfasis en la interacción entre retomos a la educación y experiencia, la dife-
I los servicios educativos provistos por ál sector privado
es mejor que el públi-

co, también se da el .urá q.r" existe mayor heterogeneidad


dentro del sector
rencia en esos retornos de acuerdo a la posición de los individuos en la dist¡i-
bución del ingreso, y su sensibilidad a la introducción de diversas variables
) de política en la región de control. Finalmente, estiman la diferencia de ingresos entre individuos con
prirruao. Estas ideas hun sido parte de las discusiones
I p"ro rro han sido aun apoyadal con suficiente evidencia
cuantitativa. Por otro educación pública y privada- usando datos de la encuesta de hogares ENNIV

t lado, la literatura inteÁacional sobre calidad escolar se ha concentrado


en el 1997, calculan la prima a la educación privada para diferentes trayectorias de
educación pública y privada: primaria, secundaria y terciaria (distinguierrdo
I análisisdevariablestalescomoratiosalumnos-maestros,duraciÓnpromedio
de1 período lecüvo y pagorelativo de maestros'
entre otros' pero las conexio- entre universitaria y técnica). Encuentran que aquellos trabajadores que asis-

t nes entre ellos y lo, ,"rirlt.dos obtenidos de la


provisión de educación han
sidoescasos(CardyKruegerlgg6).Enestetrabajointentamosllenarambas
tieron a una escuela privada en todos los niveles obtienen una mayor prima
de sala¡io.
D brechas para el perú. para áste propósito medimos
las diferencias en los retor- Yamada (2006) estima retornos a la educación, con especial énfasis sobre
I nosalaeducaciónparaindividuosqueatendieroninstitucioneseducativas
la educación te¡ciaria (tanto institutos vocacionales como universidades).
En particular, encuentra que la educación universitaria (pública y privada)
t públicasyprivadasensueducaciÓnprimaria,secundariayterciaria.Aun ofrece tasas de retorno sociales y privadas comparables a otras aite¡nativas

I cuandoexisteunaamplialiteraturasob¡eretomosalaeducaciÓn,ladistin-
ción entre educación iriuti.u y privada no ha sido
tan común, y menos sobre de inversión financiera disponibles en perú. sin embargo, la educación ter-

I países en desarrollo. Üno ¿" lo' poto' trabajos


que intentan documentarlo es
a" W.igf,, $ggg),que estima ei efecto d",::::hn9uf f;ivada.sobre
sala¡ios
ciaria no unive¡sitaria muestra retornos poco atractivos, e incluso negativos.
También reporta diferencias en los reto¡nos con respecto a género, tipo de
t "t
po. horulu.a adultos en el Reino Unido' Utilizando la Encuesta de Panel de trabajo y ubicación geográhca de los trabajadores, y muestra evidencia de

I 'Hogu.",
áe Inglaterra/ compara individuos con educación
llos de escuela estatal icontrotando por otras variables).
privada con aque-
No encuentra eviden-
no linealidades en los retornos a la educación. Esto puede deberse a la pre-
sencia de una convexidad en la relación entre escolaridad y salarios, pero
I cia que apoye la hipótlsis de que Ia tasa de retomo privado a la educación es también a la existencia de un "efecto de graduación,, (Hungerford y Sólon

I mayor que Ia estatal'


(1987), Jaeger y Page (1996), Park (1999), Schady (20d1)). Fara evita¡
esta

I
L
-T-!---
I
Tabla 1
Estadísticas descriptivas
de
discusión, nosotros estimamos los retomos a los logros en lugar de años
educación, y nos enfocámos sobre las diferencias entre graduados de insti-
Edad (años) 37,9 40,9
tuciones públicas Y Privadas.
tuejo de está introducción, describimos los datos en la sección 2' Lue- Proporción de hombres 48,t 47,9
y mues-
go, la sección 3 presenta la estimación de las educaciones de ingreso
o/o viviendo en Lima 30,0 30,0

áa las diferencias prlblico-privadas en los retornos a la educación. La sec- .A,ños promedio de educación 8,9 9,1

ción 4, con un enfóque de "ventanas corredizas", analiza 1a evolución de Estado civil (%)
diferencias en el mercado 2t,4 17,8
tales diferencias. En ia sección 5 exploramos otras
Soltero
t,5
de trabajo, entre aquellos que atendieron escuelas privadas con aquellos Unión formal o informal 69,6 7

que asistieron a una escuela pública. La sección 6 contiene las principales Divorciado 9,0 10,6

Número promedio de miembros del hogar 5,8 5,7


conclusiones.
Número promedio de hijos Por hogar 2,8 2,7
Salario laboral real monetario promedio 550 510
Z. Los datos
Experiencia (años) 9,O 10,9

utilizamos datos de la Encuesta Nacional de Hogares sobre Medición de


Horas promedio de trabajo semanal 42,0 43,6

Niveles de vida (ENNIV) de los años1997 y 2000. Esta base dedatos


reco- Tipo de empleo (7o)
de la situaciÓn Autoempleado 44,9 45,1
lectados cada tres años incluye información detallada acerca
cubrien- Empleado 40,8 40,3
socioeconómica de una muestra rePresentativa de hogares en el Perr1, 14,3 14,6
urbanas. En particular, la encuesta Pregunta a los Trabajadores no remunerados
do tanto ¡íreas rurales como
individuos sobre el tipo de escuela a la que asistieron Para cada nivel posible.
En esta tabla observamos que la edad promedio en nuestra muestra es al-
En caso de que el ináividuo fue a diferentes tipos de escuela -tl
tt mismo
rededo¡ de 40 años, 30% vive en Lima, y el promedio de años de educación es
registra aquel donde atendió la mayor parte del tiempo. La
nivel, la encuesta nueve. No se observa demasiada variación en estas estadísticas entre ambos
ENMVde1997cubre3804hogares:g60enLimaMetropolitana,l392enotras períodos. Por otro lado, dos variables que muestran importantes cambios son:
978 hogares:
áreas urbanas y 1. 452en áreas rurales. En el año 2000 cubre 3 el ingreso laboral real monetario y la experiencia laboral. En las regresiones
L 114 en Lima, 1- 512 en otras áreas urbanas, y 1' 352 en rurales' controlamos por estas diferencias. Con respecto al éxito educativo, Poco me-
tra-
Restringimos nuestra muestra a individuos activos en el mercado de nos que el25% de la población completó la educación secundaria y llegó más
bajo, empleádos o desempleados, entre 21 y 67 años al momento
de la en-
allá para obtener educación terciaria (completa o no)/ otro 25% completó se-
cuesta. Como veremos en la próxima seccióry la información de los indivi-
cundaria y no llevó adelante más educación, y el otro 50% obtuvo educación
duos desempleados es usada putu la correcciÓn Por sesgo de selección de secundaria incompleta o menos. Las próximas tablas 2 y 3 presentan detalles
"ó1o el enfoque de
Ias estimaciónes. También, como será visto en la sección 4 con adicionales de la distribución de la población por logros educativos.
individuos en la
ventanas corredizas, la elección de cortes de edad Para los
base no es crucial para los resultados, ya que obtendremos estimadores Para Tabla 2
junta- Niveles educativos alcanzados
diferentes cohortes. Para obtener mayor Potencia en las estimaciones,
Con el
mos ambas bases resultando en una gran base de 10 635 individuos. Sin educación 6%
manteniendo la represen-
objeto de respetar el diseño muestral de la ENNIV, Primaria incompleta t4v"
taávidad de ia población, usamos los factores de expansión propios de cada Primaria comoleta 16%
de la base
encuesta en todos los cómputos. Algunas estadísticas descriptivas Secundaria incompleta t4%
de datos ¡esultante son: Secundaria completa 25%
Terciaria incompleta lOVo

Terciaria comoleta l4Yo


Terciaria completa técnica 8%
Tcrciaria completa universitaria 6%

I
I
I
I
I Luego, dado el foco de nuestro trabajo, distinguimos entre educación pr1-
blica y privada. La tabla 3 muestrá que para aquellos con sólo primaria com-
notable. Mientras que para aquellos nacidos a mediados de la década de 1930
seis de cada diez individuos no asistió al colegio, entre aquellos nacidos a
I pleta, la mayoría asistió a escuelas priblicas. Entre aquellos con secundaria mediados de 197O sólo uno de cada 20 no fue capaz de asisür. Por otro lado,
I completa, la mayorla fue a primaria pública y privada. En el caso de terciaria
completa, aun cuando nuevamente encontramos que la mayoría de la gente
también es inte¡esante notar la pendiente positiva que muestra la tendencia

I concurrió a insütuciones priblicas, hay dos gtupos para resaltar: aquellos que
de los porcentajes de la población que asistió a educación secunda¡ia y tercia-
ria. El porcentaje que asistió sólo a la primaria se ha mantenido relativamente
I asisüeron una institución privada en el nivel terciario y aquellos que lo hicie- constante para las cohortes analizadas.

I ron en todos los niveles.

t Tabla 3
Educación pública us. privada
'
Distribución de togros
"¿u"",¡torltf;lJl"to,".ru.
por cohorre de nacimiento

I Sólo primaria completa 0.7

I Primaria pública
Primaria privada
99o/o

lYo
0.6 --- Sin Educación --r- Primaria --*- Secundaria -+e- Terciaria
¡
I SóIo secundaria completa
Primaria pública secundaria pública
0.5

t
930
o.4
Primaria pública secundaria privada zYo

I Primaria privada secundaria pública


Primaria privada secundaria privada
t%
4o/o
0.3

)
I Terciaria completa
Todo pública 65Y"
o.2

) Sólo primaria privada t% 0.1

Sólo secundaria pnvada lYo


) 0.0
Sólo terciaria privada t2% 1937 1941 1953 1957
). Primaria y secundaria privada
I Primaria y terciaria privada
7Yo

1%
A continuación, la figura 2 presenta la evoluciór¡ por cohorte de naci-
) Secundaria y terciaria privada lo/o
miento, del porcentaje de personas que asistieron a una institución privada
Toda privada l2yo
) para cada nivel educativo (del total que completaron cada nivel cor¡espon-
diente). Un elemento interesante para resaltar aquí es la pendiente positiva
) Luego de presentar la distribución de logros educativos para la población en la evolución del nivel terciario. Los otros dos niveles también muestran
) peruana asl como las diferencias público-privadas, Pasamos a exPlorar las una tendencia positiva, pero más débil, y sólo para aquellos nacidos luego de
I diferencias generacionales en esos estadísticos. A continuación, en la figura
L reportamos la distribución de logros escolares de la población por cohorte
1952.

) de nacimiento.2 La calda en el porcentaje de la población sin educación es


)
2
) Aquellos individuos quc asisticron a la cscuela pri¡naria pero no terrninaron son considerados
dentro del grupo de "sin cducación". Aqucllos que asistieron a la escuela secundaria pero no la
) terminaron son incluidos como "primaria", y asf succsivamente. Todas las estadísticas en el resto
de esta sección son prcsentadas con una modia móvil de tres años.
)
I
L 77
I
Figura 3
Distribución de la poblacié" 0"".lt*rl,t#una ¡nstituc¡ón educativa privada' Distribución de la población graduada de educación terciaria por t¡po de institución
por nivel alcanzado y cohorte de nacimiento

Educación privada

50"/" --+-Técn¡ca públ¡ca --+- Técn¡ca privada

-+- Primaria --¡- Secundaria Terciarla ' "*- Un¡versidad públic€ ---X- Univereidad primda
-,.-
40%

30%

-s--,n'!-*
20% t-.é -'r.r,_¿-á-*.}r.Ál_
¡-r,r_r
tF
.

lOVo

o%
1930 1950 1960

Año de nacim¡ento
1949 r953

Notemos que el nivel terciario en el Perú incluye no sólo universidades


sino también instituciones técnicas, y las diferencias entre ambas son im- Habiendo mostrado las características básicas de los datos, enfatizando
portantes. Mientras que un título universitario Puede sef obtenido luego de
la distribución de la población por logros en nivel educativo, en la próxima
linco años o más de estudio, los títulos otorgados Por una institución técnica sección estimamos retornos a la educación en el Perú. En esta estimación en-
requieren no más de tres. También, el número de inscritos en estos niveles fatizamos diferencias en los retornos por instituciones públicas y privadas en
ha estado cambiando en las riltimas décadas. A continuación, en la figura cada nivel educativo.
3 reportamos la evoluciÓn pol cohorte de nacimiento de la distribución de
aqu;llos que se Sraduaron de educación terciaria, desagregando Por institu- 3. Retornos a la educación
ciones técnicas [privadas y públicas) y universidades (también, Privadas y
públicas). Es interesante notar la caída en la participación¡elativa de univer- En la tabla 4 presentamos cinco especificaciones para la estimación de ecua-
,idud", públicas a nivel te¡ciario. Al mismo tiempo, la provisión de educa- ciones de ingresos. Estas regresiones explican el logaritmo de los salarios Por
ción privada se ha mantenido relativamente constante, y la participación de hora de la ocupación principal controlando por un conjunto de variables. Estas
instituciones técnicas (de ambos tipos) ha venido creciendo. Mientras que incluyen un amplio conjunto de variables binarias tomando en cuenta todas las
para las generaciones mayores la gran mayoría de los que asistieron a edu- posibles trayectorias de logros educaüvos, distinguiendo entre secundarios y
cación teiciaria Io hizo en universidades públicas, muchoa de los ióvenes lo terciarios públicos y privados. Adicionalmente, estas variables también distin-
vienen haciendo en instituciones técnicas públicas y privadas. Esto viene en guen a aquellos que asistieron a institutos técnicos y universidades. Finalmente,
línea con lo mencionado por Mclaughlan (1994)' También, existe un patrón entre estos últimos, distinguimos aquellos que completaron sus estudios y los
interesante de estudiantes siguiendo una trayectoria de cursar primaria y que no lo hicieron. La categoría base corresponde a aquellos que no alcanza¡on
secundaria pírblica, pero cambiando al sector privado en el nivel terciario. ningún nivel educativo.
Como veremos luego, los retornos a esta trayectoria son relativamente cons- Las regresionés también controlan por las características tradicionales de
tantes cuando son comparados con otfos que involucran proveedores priva- los individuos (edad, sexo y estado civil), por ciudad capital (Lima), año de la
dos de primaria Y secundaria.

I
T¡bl¡ 4
ser em- Ecuaclones de ingreso' Especlficaciones seleccionad¡s
dentro de la fuerza laboral' tanto Por
encuesta y Por sesSo de selección de Mill)'3 Las regresio-
trabajad";;;;""diente (ratio inverso
oleado como
P'.",
en que algunas caracterrsticas
laborales son tratadas
ü"il;i;ór^^ laborales
en las ecuaciones. Laprimeá regrisión no considera características
coniunto de
SGcünd¡rls comPl€ta 0,608*'{ 0,313**+ 0,303+** o,292r*t
(o,o4o) (0,040) (0'039)
0,304*¡*
por sector económico' con un
Pública (0,04r) (0,040)
adicionales. La columna 2 contráa ocu- 0,929+r* 0,592r** 0,53¡*** 0,516*** 0,529***
en la columna 3 controla Por
La re^gresión Priv¿da (0,107) (0,103) (0,103) (0,t03) (o,l0l)
ocho bina¡ias 1,to '"potttaas)' (no reportados
individuos con'rr, .orríor,to de variables binarias Terciaria técnica Pública t,024*+* 0,575*** 0,452**+ 0,432'** oÁzg'**'
oación de los
i#;:;;,iil;.il;;J.o*ut ,á*os las dos anteriores: sector económico C/ S€cundilia Pública
io,ooo) io,oss) (0,06t) (0'06r) !olÍ!l
para los trabaiadores de tiempo par- 9,ga6*J* d,i¡s.* 0,328 0,316 . 0,362*
y ocupación- f.a úftima ug'"gu "t to"trol que
O Secmdaria Privada
lo,zz+) (o,uq (0213) (o'2ll)
(0214)
aquellos
cial, agregando ,r,tt "uriáblJ
binaria que toma el valor uno Para Terci¡ria técnica Privada
especificaciones serán o,g44*i+ 0,505**+ 0,395*** 0,393*** o,42j*1t
I

trabajan menos d" 30;;;;;;;;


*;Tt' Estas cinco C/ Secüddia Pública (910!6.l.
io,oost io,oool {0,06zt 0,719**+
las tablas en el resto de esta
sección'a l,lío*J* o,es¡*'. 0,726'+* ^(9:0-ó-6J-
0,737'**
I
mantenidas a lo largo de todas
tabla es el hecho de que los retornos a la C/ Secundaria Privada
io,rzsl io,rzo) (0,121) (0,121) (0'll9)
I Un elemento para resaltar de esta Universidad incomPleta Ptlblim
0,930t*+ 0,639*** 0,634rt* 0,634r*+ 0,631*+'
educacióntécnicay.r.irr"rrrt-iaincompletatienenmagnitudessimilares'y Cl Secudsia Pública
'o,oes (0,203)
iopogt io,zoo)
'o"gtl'
(9?92) (9,i99)
I 0,644 0,666 0'7lo
estárrsustancialmentepordebaiodelosretornosdeaquellosquecompletaron
lo obterúdo por saavedra y Maru-
línea-con
C/ Secundaia Priwda
to,sos) (o,s¡s) (0,539) (0,537) (0'53¡)

I la universidad. Esto "fi;y;" notamos que Universid¡d incomPlet¡ P¡iY¡d¡


por Yamada (2006)' Ta¡-nbién' 0,905rt. 0,4g0.+i 0,394+** 0,375*'+ 0,356'*'
vama (1999) y más recientemente privada son notoriamente
C/ Secmduia Pública
(0,073) io,ozr) (o,o7z) (o'o7l) 0,730"*
(0,07¡)
)
io, estándar de los retornos a la secundaria 1,265*+* O,Sit..* OJ54r+* OJs?+**
".rot", secundaria pública' La magnitud
del primero es C/ Secudaria Privada (0.145) io,r¡s) (o,t4o) (0'139) (0,138)
) mayores que aquellos-oláu educativos' Esto refleja
casi el doble que este íti*. O*"
.l;ilá;t los niveles Unive6idad completa Pública
1,417+** 0,935*** O,7l9rr* 0,701*'+
(0'066¡ .(9:0-f]-
0'688-':r
I ialidad mostrada por el sector Pt""d":lY^qT:: C/ Secuduia Pública
iopea io,ooz) (0966) l,l6tr*+ tZlTl'
la mayor heterog"tt"iá;J;n ser melor en t,e5r*í* 1,4)ví* 1,176**+
) oor los retornos laborales a la educaciÓn' el sector privado Parece C/ Secuduia Privada
io¡zq io,lrq) (o,l2l) (o,l2l) (o,l2o)
más disPerso' Unfveroidad comPteta Pr¡vada
;;;;;i;;P"ro también 1,349*** 0,938t** 0,749"" o,725+*r o,719'**
) notar es que ras diferencias pú- C/ Srcuduia Pública
(0,100) (0,0e7) (o,oe9) (0,o98)
una tercera conclusión interesante para
(0,0ee)
1,939*** 1,631r** I,409r**
no son tan pronuncia- 1,353+** 1,362++*
) blico_privada, ro, ,"i.."os a la educáción terciaria C/ Secmdaria Privada lol
"* a la educación secundaria' Si nos fiiamos
das como aquellos "" fo' '"to*os
), observar que la brecha priva- E@s iopos) io'oog) (o'oo8) (0'008)
en la última columna, por ejemplo' Pod:To' 10'0091 -
) u lu o''l"""idad complela es 0'779-O'688=0'O9L cudndo
Edadal cu.*u
b@ar -0',ór*;* -0,09111. -0-'990^::" -o;P*11' g'fl*i-
da-pública en los (b,oool (g,ol9]- (0'000) (o'0o0) (0'000)
)
'"ioilo'
(equivalenteaunl0%)paraaquellosqrreasistiero,.u,''..secundariaprlblica una pri- Sexo(mascu,ino) ltl;;; ' 'o'021 iil';; i3:#
lru; i¿l,''a
a zt;t') para aquellos que fueron a 'o,osr'
y 1,4o9-7,T17=0,1gzi"qii""l"ti" una uru- u¡¡¡u¡r fomal
ru¡¡¡¡4¡ u inforor
r¡uv.*¡ .9'991. ,9{19,
(0'057) (0'ol? :':1'",
que completaron sus estudios-en
unión o
) vada. No obstante, p-u uqtt"tlos '0,031- (o'osz)
(o,ooo)
0'055 O'O7O O'002 (0'045)
(0'057)

retomo'to" respecto al ti¡o secunda¡ia O'O73


de Divorciado
) versidad pública la brecha en los análo- (o,o¿e) 1o,o+o¡ (0,046) (9$fl. 0'315+**
(equivalentá a70%)' La brecha Lima 0,¿¡¡';* o,zs¡*** 0,2Et+** 0381**1
al que se asistió es 1-,217-0'688=0'529 privada
ciudad de
iopslt (0,04e) (o,o4e) (0'o4?l. (0'048)
) ga paraaquellos que completaron s ls^estudios
en una r¡nive¡sidad
Año 2000 -tj,lzo.i* -o,rzo'** -0,169*++ -o'169*'t -0'179***
a 88%') Seguido' en Iá tábla 5' resumimos (opzz) (0,021) (o,o2l) (0,o2t) (0'021)
) es1,409-0,779=0,6d-(;;;iialente secu¡rdaria para dife- Ratio inveÉo de Mills
'3'9s9' -0'126 -2'96'1 -7'793 -5'546
(4,700) (4'694' (4'640)-
las brechas privado-públicas en retornos a árrcaciÓn (4',s22) (4,? 0) I

) to,rezl to'iz¿l to'lgol to#sl to'!?zl


) = ,.
Secto¡económico
selección se encuentra disPonlY:f""1;tiltÍl; '' ,, Si Sí
La ecuación para controlar por sesgo de
) l#fi::':iiff,'j;:ffi ::'ti:::"il;"i;il;;i;ili1f Il:::::":'""^'1"1""i::**::
I :::H:ff "'TJ''ñ'',,:#;;';;1dinl1-i":11":-1"'":::H:"":?TIJ3:#;::
ffi:il.,,::li;ll.;::Jffiffiffil.'li, ñffi ;;;i "' i.,"'"'"*,1'-T,:::
o'*na estimada'
otra' "
I ffi;"d'u"iil"ñ" i,
""
ttiüit drásticamcnte de una especificación
a

I
I-_
ma

decir, las diferencias en retornos por asistir a una primaria privada


contra
es
Tabla 5 diferentes niveles's
- pública, Para
una
Brechaspúblico-privadasenlosr€tornosalaeducación(educaciónsecundaria) bo*p"rando las tablas 5 y 6 observamos que las brechas_ público-pri-
similar que
Comparando educación secundaria ptlblica vs' prlvada vadas en retornos a la educación secundaria son de magnitud
de primaria. Aun más, los patrones de las brechas son marcadamente
Máximo nivel (2) (3) (4) (5) aquellas
(r) técnica pt1-
alcanzado: similares. Lis brechas para aquellos que comPletaron educación
0,224 t** públi-
Sólo escuela 0,321 0,279 +*r 0,230 +*f blica y para los que no completaron sus esfudios en una universidad
que
secundaria
4,t24 -o,t t6 4,06'7 .u r,o-rór, estadísticamente diferentes de cero. Las brechas para aquellos
4,t37 son muy
completaron sólo secunda¡ia y los que comPletaron técnica privada
Educación Pública -o,178
técdca
privada 0,352 +** 0,378 *t* 0,331 rr* 0,326 *** 0,314 ¡¡ simiiares (alrededor de O3 ó 35%). Por último, las brechas privadas-públicas
oara los que concurrieron a una universidad privada se encuentran
entre las
0,0t0 0,032 o,o79
Univenidad Pública -0,013 0,049
no comPletaron
incompleta *a, ¡tur. Son de alrededor de 0,4 ó 49% para aquellos que
Privada 0,360 0,421 *¡* 0,360 .r* 0,37'l 0,3'14 " sus estudios y de 0,6 ó 62% pata los que sí lo hicieron'
pública 0,440 i** 0,497 0,457 t*{ 0,46 *r* 0,529 rt* Después de haber establecido que las brechas privado-públicas en los re-
Univercidad
completa tornos ala educacíón son más pronunciadas en los niveles primario y secun-
0,590 *.* **+ 0,604 *+* 0,637 .r+ 0,630 .*{
privada 0,699 dario que en el tercia¡io, ambos (primario y secundario) de magnitu{ similar'
** Significativo al l0%,'r *
Significativo al 57", Signiñcativo al lol" puru*tr ahora a analizar las conexiones ent¡e estas dos brechas. Para este
propósito, en lugar de tener dos gruPos comParativos Pasamos a tener cuatro:
rentes niveles alcanzados y las cinco esPecificaciones de
ecuaciones definidas .o*p*u*o" el grupo que asistió a primaria y secundaria públicas con el que
asisúó a primaria privada y secundaria pública; con el de primaria pública
y
anteriormente. privados en ambos nive-
a la secunda¡ia privada y finalmente con el que asistió a
Habiendo mostrado que las brechas público-privadas en retornos
secundalio que terciario, in- les. Cambiando la estimaciÓn de la ecuación de ingresos de manera acorde,
educación son más pronunciadas en el ámbito
Con este motivo estimamos un estimamos las nuevas brechas. A continuación la tabla 7 teporta las brechas
dagamos acerca de esta brecha en Primaria'
la tabla 4, peto público-privadas en los retornos a la educaciÓn primaria y secundaria para
coi¡unto de ecuaciones de ingreso similares a las reportadas en
y pÍrblica a nivel primario en lugar de ios mismos siete niveles de logros que hemos venido reportando y las cinco
disánguiendo entre educación privada
reporta sólo la b¡echa privada-pública, especificaciones de las ecuaciones de ingreso remarcadas anteriormente.
secundario. A continuación, la iabla 6
Los resultados observados en la tabla clarifican más la situación. Los mayo-
Tabla 6 res retornos a la educación se deben a aquellos que tienen tanto primaria como
Brechaspúbtico-privadasenlosretornosalaeducación(educaciónprimaria) secunda¡ia privada y no a los que sólo fueron a primaria o secundalia privada,
En realidad, los datos mostrados en la sección anterior sugieren que la fracción
Comparando educac¡ón primaria pública vs' pr¡vada
de la población que cambió entre el sector público y privado en la transición
Máximo nivel (t) (2) (3) (4) (s)
entre primaria y secundaria es ma¡cadamente menor que aquellos que se Íran-
alcauado:
0,371 *+* 0,3 I I **r 0,308 0,306 tuvie¡on en el mismo tipo de instituciÓn, tanto pública como privada.
0,393
Ello también origina el punto acerca de una posible causalidad inversa en
Sólo escuela
*cundaria

Educacióntécnica Pública 4,t32 -{,001 -o,006 0,o25 0,065 la estimación de las brechas público-privadas en los retornos a la educación. Es
Privada 0,291 *¡ 0,132 0,2'n *+ 0,271 ** 0,266 ** decir, las familias que eran capaces de enviar a sus hijos a la primaria y secun-
Univemidad Pública -{,1 54 0,006 -o,106 -4,O71 -0,01l daria privada lo hiiieron por la diferente situación económica de su hogar. No
incompleta es i¡razonable esPerar que estas familias a su vez inviertan más que otras en
la
Privada 0,391 ** 0,466 *+. 0.416 t** 0,426 *1 0,415
formación de capital humano de sus hijos, y no sólo en las escuelas. También es

Universidad Pública o,3'14 0339 *** 0,397 ¡** 0,403 *'* 0,4E7 **+
esperable qrr" familias disfruten de una mayor red de contactos sociales
completa "itur
0,699 ¡tr 0.645 t+r
+** 0,631 *++
P¡ivada 0,583 +.' 0,ó10
i** Significativo al l0%,
ti Signiñcativo al 5Yo'* Signiñcativo al l% Las regresiones completas se encuentran disponibles bajo pedido a los autores'

83
¡
que le permita a sue hiios enconhaf me,ores trabajos y por lo tanto elcarrzar
T *uyorót ingresos. Por lo tanto, atribulr la brecha reportada, exclusivamente ¡
Comparendo prlm.rla privada + seundari¡ Dr¡vada E toda Dúbliq

(l)
difárencias áe calidad entre los sistemas de educación prlblico y privado es exa'
(2'
¡ Ml¡rlmo nivol alcenzado: 3) (4) (5)

t gerado, y el impacto real del mercado de trabajo de las diferencias en calidad


áe ambos sistemas es esperable que sea menor.6 Nuestra estimación
fija sólo un
Sólo cscuela seundaria

técnicr
0,393+{+ 0,377*t. 0,302r* o,296*1 0,292..

t lfmite superior. No obstante, la magnitud de los estimadores reportados llama


Educac¡ón
'
pública

privada
4,23t
0,32 I
'*
4,t42
0,370***
4,t69
0,3 l0r*r
-o,138

O307r'
4,071
0,296*,

¡ la atención. Univenidad incompleta pública 4,236 -{,040 -{,141 -4,103 -{,043

I Tabla 7
Brechas público-privadas en los retornos a la educación Univenidad completa
prinda
pública
0,399*

0,456+i*
0,503***

0,542***
o,42'lt+

0,496*.*
0144***
0J05**+
0137++*

0,590r+*
¡ (educacién primaria y secundaria) r*
I privada 0,60E*+* 0,745 + 0,642*1' 0,680*** o,672'+a

Cotnp.t.nOo pti.aria Priblic. + s€cu"dI- !ttogt5991l!!{"' .'* Significativo al l0%, +* Signifi@tivo al 5%, * Significativo al lyo

¡ Máximo nivcl alcmzdo: (r) (2) (3) (4t (s)

0,0r3
¡ Sólo c*uela semdaia 0,t07 0,017 0,010 0,003

4,067 0,0t0 -{,012 0,013


¡ Educación témica Pública -o,070
0,302
4. Evolución de las diferencias público-privadas: un enfoque Ce
I Univesidad ircompl€ta
Privada

Pública
0,341

0,262
o,324

0,037
0,320

0,250
0,309

o,240 0246
ventanasconedizas

) privada -{,030 -o,021 0,0r6 o,442 0,047 En esta sección exploramos como las brechas público-privadas en los retornos
¡ 0,t22 o,t07 0,099 o,o75 ala educación han venido evolucionando durante las últimas décadas en perú.
Univc6id¿d completa Pública 0,108
Dado que sólo estamos usando dos bases de datos de co¡te transversal para los
) Privada 4,t27 -0,089 -{,067 -o,054 -o,o8r
años 1997 y 200o, nuestro enfoque consiste en usar la información acerca del
) Cornp**ao p.i.aria pr¡vada + seundaria pú!!¡jlla' tqla ptM1
año de nacimiento de los individuos con una técnica de ventanas corredizas.
Esta consiste en estimar las mismas ecuaciones de ingreso que en la tabla 4
) Máximo nivel alcazdo: (1) (2) (3) (4) (s)
pero con diferentes submuestras de los datos. Este ejercicio lo realizamos con
T Sólo esuela sundaria 0,377+ o,336 0,284 o,286 o,291 las cinco ecuaciones que hemos usado en este trabajo, pero sólo reportaremos
o,lEl los resultados de la especificación número 4. Estimamos primero la regresión
) Edueción técnie Pública 0,043 0,306 o356 o,388
de ingresos considerando sólo individuos nacidos denho de la ventana cen-
privada 0,004 0,055 4,O27 -opl4 0pr2
) -{,t59 4,245 4248 4,233
trada en 1933 con una longitud de 20 años (comprendiendo a todos aquellos
Univeridad incompleta Pública -{,314
nacidos entr e 1923 y 1943). Los retornos estimados a la educación son entonces
) Privada 0,009 0,068 0313 a2o'1 0,165
graficados en el eje'y' de los gráhcos, emparejado con el valor de L933 en el
) Univesidadcompleta Pública 4,221 -{,t58 4,192 4,t92 4,t32 eje'x'. Subsecuentemente, una segunda regresión de ingresos es esümada con
) Privada 4,222 -{,086 -o,019 0,010 -4,019 el subconjunto de individuos nacidos entre L924 y 1941. y los correspondien-
tes retornos estirnados son graficados para el valor 1934 en el eje 'x'. De esta
) manera, la ventana de 20 años es desplazada, de un año, hasta el subconjunto
) que incluye a todos aquellos nacidos entre L945 y 1965 (centrado en 1955).
En el siguiente gráfico exponemos la evolución de las brechas público-pri-
) vadas a la educación secunda¡ia para diferentes niveles educacionales (donde,
) 6 Somers eL al (20Oa), analizando las brechas público-privadas en resultados en evaluaciones
estan-
para abreviar, combinamos dos categorías: educación técnicay universitaria in-
completa). Las líneas verticales corresponden al cohorte de nacimiento a partir
) dariz¡das (matemática y lengua), report¡n que sólo una pequeña fracción de la brecha
que los efectos de pares
puede ser
explican del cual la diferencia público-privada se torna estadísticamente significaüva (a
aribuida a diferencias en el estatus socioeconómico. Encuentran
) ur1a parte sustancial de las difercnCiaS cn los logfos en su muestra de diez
países latinoarnericanos'

)
l
pero es necesarlo tener culdado al lnterPf€ta¡ eetOe re'
de sensibilidad' en el anexo I retomos a la educación,
ia áel5%)'7 Realizando unanálisis Aunque estamos usando dos bases de corte trangvergal, nO eÜtamos
una sigrüficanc
con una ventana cottediza de diez
años ,¡ila"r. junta-
reportamos las estimaciánes análogas -l.i"tut ao las diferencias en el tiempo entre las encuestas (en verdad, en el
midiendo la evolución
de longitud. ;;i* dos bases). Nuestros estimadores nolosestán retomos a la educacióru ni tam-
;"r"p. de las brechas prlblico-privadas en
a la ed-ucación
Brechas público-privadrs en retornos I"". l" evolución de las b¡echas durante el ciclo de vida de los trabajadores' En
toda pública
Primaria privada * secundaria Prillda-vs' perfiles de edad
ventana corrediza de 20 años iJt¿^¿, constituyen una mirada a las brechas, para diferentes
de nacimiento), en un momento particular (1997-2000) en el Perú.
1.áf,ort"r

5. Ot¡asdiferenciaspúblico-privadas
l¡ot a
t¡¡ olt"t¡oaaaa'
ata
del mercado de trabajo a través
En esta sección documentamos otros resultados
aot aaaa' de las diferencias público-privadas. Continuando con el tipo de comparación
de trabajo de
Je h sección anterior contrastamos los resultados del mercado
primaria y secundaria privada con los que asistieron
aquellos que asistieron a
pública. Este enfoque no considera el caso de aquellos que cam-
".r.,u "s.oelu de la población
biaron de un tipo a otro, pero ellos representan menos del 4%
bajo análisis. Este hecho, así como los resultados de la sección previa, sugieren
a¡o ttttaaaaaaaaaa.
a attt que las ganancias en simplicidad del análisis validan la restricción.
tataataat' ' En i=a tabla 8 presentamos un conjunto de indicadores del mercado laboral,
> s¡gnificát¡w al
comparando los iesultados de aquellos que asistieron a instituciones privadas
50¿
a
de
con aquellos que concurrieron al sistema público. En general, el alumnado
> signifcatib al 5%

prividas es más propenso a ser encont¡ado inactivo o desempleado


"r.rr"ü,
que sus contrapartes del sistema público, pero las diferencias en desempleo
á"rup*".". entre aquellos que obüenen un título de grado superior (públi-
lu ut".i,. p,'iblico-privada en retomos t":1:C1-:111::-*T:T:H::- co o privado). Las diferencias en las proporciones de trabajadores de
"cuello
" la educa-
aqueilos que no siguieron y
,^. *TffiI;;H;#il;;;*t* luego de tgso' Ln*e aquetlos
graduados blanco" no son tan Pronunciadas como las de los "cuello azul", además
ción terciaria, sólo P*;'i;;;tidos estas últimas disminuyen a medida que los individuos obtienen mayor edu-
eI cohorte nacido en1940
y e¡tre aquellos
de universidades públicas desde el gru- cación. Mientras que las diferencias en las proporciones de "cuello azul" se
desde los.natlu-"" encuentra alrededor del 26% entre los que sólo termina¡on la secundaria y
graduados de ut iversáJ* fi"ta"" -:rr^t::1'-l*t
instituciones técnicas y quiene-s asistieron
po que combina fo' uit'*tto' de retornos no siguieron estudiando, esa diferencia sÓlo llega a3% pata aquellos gradua-
la brecha público-privlT1i: dos Á universidades privadas. Los egresados de escuelas privadas son más
Dero no terminaron tt ""i""ttiaad' significativa'
ffi ##'r.."^á.rt" es positiva p"ro ,,á estadísticamente propensos a convertirse en ejecutivos o gerentes que aquellos provenientes
cuando utili-
I' estos resultados se mantienen áel siste*u público, y las diferencias son más amplias entre graduados de
Como podemos vel "";i;;i"
;;;;""ventana de menor longitud'8 universidades públicas. Entre aquellos que no obtuvieron titulo universitario,
Las brechas P'ibht;;;Jt'"'"
amplil para los cohortes más ióvenes' los que asistieron a escuelas públicas son más ProPensos a ser autoempleados.
en los
¿e us ai¡erencias prlblico-privadas
Ello podría sugerif ""r áp""rtu" Por otro lado, entre graduados universitarios, aquellos que asistieron a escue-
las privadas también es más probable encontrarlos como autoemPleados que
incompleta' las brechas público-
su contraparte del sistema público. Probablemente las diferencias más inte-
educación técnica y universitaria
Para el grupo que comprende resantes se encuentran en funciÓn del sector de trabajo. Aquellos graduados
de primaria y secundaria pública son más ProPensos a trabajar para el sector
n""l:;*rr,"Jr""'i*"':t:ffiil:"'::l'ff1ffi"*nsirudpararaventanaros.errores.estiándar
resultados más sensibles a observaciones
extfemas'
de las brechas estimadas ,"" ."rl-Ñ-"r
I
I
I De esta manera somos caPaces de estimar diferencias público-privadas en los
I Tabla 8
Diferencias público-privadas en indicadores del mercado laboral seleccionados tetomos a la educación Para cada nivel educaüvo. Los resultados indican que la
I Sólo educación Técnica + univ. Universidad Universidad
mayor diferencia en los retornos se da en los niveles Primario y secundario.
una manera de interpretar estos resultados refuerza la bibliografía que
I secundaria
Priv¿¡da Pública
incompleta
Privada Pública
comp. Pública comp.'Privada

Privada Pública Privad¡ Púbüca


enfatizael rol prominente de la inversiÓn temprana en la formación de capital
¡ o/o humano, ya que incluso Pequeñas diferencias de calidad en los niveles básicos
43 o/. 1a ol r7% 12% r7% 13
hacen diferencias que no Pueden ser subsanadas Por la educación terciaria-
I inactivos
desempleados 5 o/" 10/
32%
6%
22o/o

40Á 404 4Y. 3% 30


Otra forma de leer estos resultados es que la calidad de la educación Pfovista
) Horas trabajadas por las universidades públicas no es diferente que la del sistema P¡ivado.
42,4
por semana 43,r 47,0 44,7 42,5 48,4 39,4 46,3
Ello quiere decir que la educación terciaria funciona como un mecanismo que
) 9% o/o
24% 26% 62 o/o 5'7 Y' 58% s8% tiende a igualar oportunidades, ¿o es que las familias más ricas, que Pueden
I Cuello blanco 5

Cuello azul 4l o/o


67% 36o/o 45% 17 Vo 24010 2l Vo 24o/o hacerse cargo de mandar a sus hiios a escuelas Primarias y_ secundarias Priva-

I Ejecutivos
Autoempleados
I
t7%
o/t

32
I o/o

o/o
3 o/"

18%
r%
22Vr
sv
24 o/o
4%
16%
8%
2l Y'
4%
18 o/'
das, luego mandan a sus hiios a universidades públicas? Estas son Preguntas
interesantes e importantes que no pueden sel lesPondidas por este trabaio.
¡ Para ello sería necesario explorar en mayor detalle los mecanismos de orde-

t Trabajando en el
sector Público 18% 22o/" t9% 48Yo 37% 64Yo 2l o/o 45 Vr namiento que operan sobre la selección de estudiantes en universidades e
institutos técnicos (públicos y Privados)-
I Con segu.ro de
4l 41 o/o 4s% Un enfoque de regresiones de vent¿üras conedizas nos Permite explorar
I salud 2l Vo 140 23 V" 26% Vo 48Vo
los cambios de estos retomos a la escolaridad por cohortes de nacimiento. Los
Con plan de
resultados sugieren que las diferencias prlblico-privadas han venido crecien-
I pensión 170 12V. t80 23 0A 36Yo 41 o/o 42o/o 4l Yo
do para las generaciones más jÓvenes, mientras que las cohortes más antiguas
I Nota: privada = primaria y secundaria privada; pública = primaria y secundaria pública.
no muestran diferencias significativas. Además, las regresiones aPortan evi-
dencia de que los mayores retornos a la educación Privada son también más
¡ dispersos que aquellos en el sistema público, y también encontramos dife-
t p(rblico que los que asistieron al sistema privado. En cambio, las diferencias
en el acceso a seguro de salud y pensión no son tan pronunciadas'
rencias en otros indicadores del mercado laboral. Aquellos graduados de es-
cuelas privadas son máS proPensos a estal inactivos o desempleados que sus
t, Las diferencias en el mercado de trabajo remalcadas anteriormente tam-
contrapartes públicas. Asimismo, egresados de primaria y secundaria pública
I bién muestran relación con las brechas de ingreso público-privado' Las dife-
rencias más importantes para marcar son encontradas entre gerentes y
"cuello son más propensos a trabajar como "cuello aztrl" y en el sector Público que
aquellos que asistieron al sistema Privado.
) blanco". Entre graduados universitarios, los gerentes que Provienerr de escue-
Estos resultados son consistentes Con los patrones de inversión en educa-
I las privadas üenden a ganat en promedio un 140% más que sus contraPartes
de áscuelas públicas, luego de conbolar por un coniunto de variables observa-
ción observados en el Perú, así como en muchos otros países de Latinoaméri-
t bles. La figura análoga para los trabajaáores de "áuello blanco'| es alrededor
del72%.Estos resultados provienen de ecuaciones de ingreso estimadas sobre
ca, durante las últimas décadas. El sistema educacional ha estado expandien-
do su cobertura, pelo.con bajos niveles de inversión pública. En este contexto,
) familias más pobres que-previamente no habrían enviado a sus hijos al colegio
la base de la especificación de la columna 5 en la tabla 4 anterior (Las regresio-
t nes completas están disponibles bajo pedido.)
ahora lo están haciendo, pero sólo a escuelas públicas. A suvez,la presencia
de chicos de hogares menos favorecidos en las clases públicas, emPareiada
) con el deterioro del gasto público, implica una reducción de la calidad de la
6. Conclusiones
enseñanza en escuelas públicas. Asimismo, la expansiÓn de la provisiÓn pri-
)
vada de servicios educativos ha conseguido que los chicos de hogares menos
) En este trabajo estimamos los retornos a la educación en el mercado laboral favorecidos sean capaces de atender escuelas Privadas en lugar de públicas.
peruano ParaliggT y 2000. Una caracterÍstica novedosa de los datos utilizados
I u, qo" contienen i*ormación detallada acerca del tipo de institución (pública
Como resultado de esto, el perfil socioeconómico de las clases públicas se ha
deteriorado. En resumery la brecha Podría estar creciendo debido al deterio-
) o piivada) a la que cada individuo asistió para cuda nivel educativo alcanzado'

I
L 89

I
Ref erencias b ibliogriíficas
ro de dos elementos: la calidad de los servicios educativos provistos por las
escuelas públicas y las condiciones socioeconómicas de los chicos que asisten Asren, David; Héctor Roalrs y José Roonfcurz
*tit":::::tfros 1998 "Rates of Return to Education in Mexico y Peru in the 1980s y 1990s" . NBER Wor-
" los potenciales probtemas al atribuir las brechas púbJico- kíng Papers 497& National Bureau of Economic Research, Inc.
privadas enteramente a ca¡acterísticas de las escuelas. Estas brechas que es-
tamos midiendo tienen incorporadas, entre otras cosas, el efecto de las carac- ANcnsr, Joshua D. y Alan B. Knuncsn
l999"Empirical Strategies in Labor Economics". En Orley AsnrNrulr¿n y David Ceno
terísticas socioeconómicas de los hogares, efectos de pares sobre el Proceso (eds). Hybook of Labor Econonúcs 3A, Amsterdam: EISEVIER.
de enseñanza de los individuos y la formación de redes sociales de los chicos
que asisten a la enseñanza básica (primaria y secundaria). Estas otras caracte- BluNorll, Richard, Lorraine Drenoer y Barbara Sr¡¡*lrsr
rísticas, que ocurrieron en el pasado (mientras atendían el sistema educativo), 2101, Esthnating the Returns to Education: Models, Methods y Results. CEE Discussíon Papers
afectan los ingresos corrientes de los adultos en esta muestra y no los pode- 0016. Centre for the Economics of Education. LSE.
mos aislar. En este sentido, las estimaciones que reportamos pueden ser con-
C¡np, David y Alan Knurcen
sideradas como un límite superior para las brechás público-privadas en los l994"TheEconomic Return to School Quality: A Partial Survey". En William E. BecrEn
retornos a la educación. Una manera apropiada de limpiar eI efecto del tipo y William ]. B¡unol (eds.). Assessirz g Educational Practices: The Contribution of Eco-
de educación sobre los ingresos sería un enfoque de variables instn¡mentales. nomics. Cambridge: MIT Press.
Sin embargo, resguardos respecto al apropiado uso de este enfoque han sido
notados (Fleckman 1995; Staiger y Stock 1997). Usando sólo las variables dis- C¡no, David y Alan Knu¡cpn
1996 "School Resources y Student Outcomes: An Overview of the Literature y New
ponibles en una encuesta nacional de hogares es difícil encontrar instrumen-
Evidence from North y South Carolina". loumal of Economic Perspectiaes, vol.. 10,
tos sólidos que garanticen el apropiado aislamiento de los efectos de interés. No 4, fall, pp. 31-50.
No obstante, la magnitud de tales estimados llama la atención. Por ejem-
plo, las brechas estimadas sugieren que un individuo que se graduó de una Corrnrneg Dante
universidad privada pero asistió a primaria y secundaria privadas ganará en 2O02Vouchers, Scltool Choice y the Access to Hígher Education. Economic Growth Center
promedio casi el doble que uno que también se graduó de una universidad Yale University. Center Discussion Paper 845.
privada pero asistió a primaria y secundaria pública. Las diferencias en los
Hrc<van, ]ames J.
retornos son notables, particularmente entre los más jóvenes. Esto sugiere una 1995 "Instrumental Variables: A Cautionary Tale". NBER Working Paper No 701"85 {se-
expansión de la brecha en las décadas recientes, lo que a su vez constituye tiembre 1995). Disponible en: <http:/ / ssrn.corn/ abstract=225094>.
un importante mecanismo que acentúa otras desigualdades en la sociedad
peruana. Hurcenrono, Thomas y Gary Sot-or.r
1987 "Sheepskin Effects in the Returns to Education." Reoiew of Economícs y Statístics
69(1), pp.17s-77.

Hoxuv, Caroline
1994"Do Privada Schools Provide Competition for Public Schools?". NBER Working
Papers 4978, National Bureau of Economic Research, Inc.

ÉIsrm, Chang-Tai y Miguel Uneurola


2003 "When Schools Compete, How Do They Compete? An Assessment Of Chile's
Naüonwide School Voucher Program". NBERWorking Papers 70008,National Bu-
reau of Economic Research, Inc.

Jnrcrn, David y Marianne Pacu


1996 "Degrees Matter: New Evidence on Sheepskin Effects in the Retums to Educa-
' tion". Reoiew of Economics y Statistícs 78 @), pp.73340.

91,
r
¡
I
I McEweN, Patrick y Martin Cnmov
2000 "The Effectiveness y Efficiency of Privada Schools in Chile's Voucher System."
Wourr, Laurence y Claudio DE MouRA Cesrno
ZN2 Educación Prioada y Política Pública m Améica I-aüna.PKEAL/BID.
I Educational Eoaluaüon y Poliq Analysis, vol.22, N" 3, fall, pp.2lT?39.
Wonro BnNr
I Mclrucr¡r¡¡¡ pe AnnBcu, Patricia l 2001 "Peruvian Edr¡cation at a Crossroads. Ctrallenges and Opportunities at the 21st.

I 1994 "La situación de las universidades peruanas".Notaspara etDebateT2.l¡r¡a: GRADE.

Nevnnno, ]uan Carlos


Century". Washington DC: World Bank.

Y¡t'tco¡, Gustavo
¡ 2OO2'y sin embargo, se mueve: educación de financiamiento público y gestión priva- 2006Retarnos a Ia educación superior en eI mercado laboral: ¿vale la pma el esfuerzo? Lima:
da en el Perú". En Laurence Wour, Pablo GoNzÁ¡.Ez y Juañ Carlos Nev,rnno (eds.). Proyecto Mediano CIES ACDI-IDRC, CIUP.
) Educacíón Prioaday Política Públíca en América L¿fiza. PREAL/BID.
I Pnn6 Jin Huem
) 1999 "Estimaüon of Sheepskin Effects Using the Old y the New Measures of Educational

I Attainment in the current Population Survey". Economic Letters 62, pp.?37-244.

t R¡r"tos, Yrea
2OO2"Is Prioada Education Better? Eaidence from Chile". Centrul Bank of Chile Working
) Paper L47.

¡ Roonfcuez, ]osé

I 7993Retornos económicos de Ia educación en el Perú. Serie Documentos de trabajo 112.


. Lima: CISEPA-PUC.
) Se¡vron¡ Cnaruowf, Jaime y Eduardo Menuve¡¿* Snsnr¡
1999"Los retomos a la educación y la experiencia en el Perri: 1985-1992. Documento
) de trabajo. Lima: GRADE Working Paper.
) Srnvrone, faime y Pablo SuÁnEz
) 2OO2"E| financiamiento de la educación pública en el Pertl: el rol de las familias",
Lima: GRADE, Documento de trabajo 38.
),
I Scseov, Norbert
2001 "Convexity y Sheepskin Effects in the Human Capital Earnings Function: Recent
Eviderrce for Filipino Men". Policy ReseardtWorkíng Paper Seies 2566,Tl:reWorld.
) Bank.
)
Sor'runs, Marie-Yrée; Patrick McEw.lrv y Douglas Wlt-rrs
) 2O04"How Effective are Privada Schools in Latin America?,,. Comparatítse Education
Reaieu, vol.48, No 1, febrero de 2004.
)
Srerce& Douglas y fames Srocr
) l.997 "Instrumental Variables Regression with Weak Instrurnents". Econometríca, vol.
) 65, N" 3, may 7997, pp.557-586.

) Torv¡N R¡tvros, Andrea


2ÚO2"lsPfivada Education Better? Evidence From Clhile" - CentralBankof ChíleWorking
) Papers'1.47.

) Wnrcur, Robert
) 1999"T\e Rate of Return to Privada Schooling". IZA Discttssion paper 92.

)
¡- g?
Capítulo 4:
Descentralización de recursos humanos en educación:
¿Mercado nacional o mercados regionales de docentes?

¡;: Mi gu eI I aramill o B aan an te1

L
e
'al
'3.
t.
J
'it
o

I
s:
I g
o-

. 6';¡
.-1
r:s
loc

OLo
X6€ Resumen
i;€
l!6 Un problema a considerar al descentralizar la educación es cómo producir una
o asignación docente que permita elevar la calidad yreducii la desigualdad en los
a
resultados educativos. Desgraciadamente, sabemos muy poco sobre la carrera
L
docente y sus determinantes. Usando datos de dos regiones, Lambayeque y
o
I Loreto, investigamos la pregunta de si existe un mercado nacional de docen-
o
¡ tes o si predominan los mercados regionales. Siguiendo a Boyd et al. (2003a)
estimamos modelos multinomiales discretos para identifica¡ va¡iables tanto
( de características del maestro como geográficas asociadas a la localización del
o primer empleo en la carrera docente. Los resultados indican que los mercados
t0
son, en efecto, pequeños y corresponden gruesamente a los lÍmites regiona-
les. Tanto haber nacido en una determinada provincia como haber terminado
estudios en la región inc¡ementan la probabilidad de tener el primer empleo
como docénte en dicha provincia/región. También encontramos evidencia de
que la movilidad es bastante limitada. Los ¡esultados sugieren que políticas
orientadas a fortalecer los sistemas de formación docente en el nivel regional
tienen más sentido que incentivos pecuniarios para movilizar a los maestros
a las áreas más pobres.

I Miguel Jaramillo Baanante es Economista, investigador principal del Crupo de Análisis para el
Desarrollo (GRADE).

También podría gustarte