Está en la página 1de 2

EL IMPERIO DE LO EFÍMERO

LA MODA Y OCCIDENTE: EL MOMENTO ARISTOCRÁTICO

Indiscutiblemente los seres humanos a través de toda su historia, han tenido la necesidad de
cubrirse el cuerpo, ya sea por buscar abrigo, por protegerse del ambiente o por simple cultura, pero
¿Qué es vestirse para las culturas? La moda ha sido un tema muy debatido en las diferentes
sociedades de hoy en día, pero también existen sociedades conservadoras que simplemente no
conocen ni quieren aceptar la moda porque va en contra de todos sus principios y tradiciones, como
sucede con las culturas de indígenas. Ellos simplemente no aceptan la moda ya que esta implica
cambio, evolución y olvidar el pasado, y son elementos que estas comunidades no están dispuestas
a cumplir.
La moda no ha nacido en el tiempo porque sí, el acto de vestirse siempre ha estado, pero también
antiguamente daba tan igual la forma de vestimenta que duraban siglos con lo mismo sin
modificación o innovación alguna. Pero aquí viene una pregunta, ¿Qué ha hecho que durante tanto
tiempo el estilo de la necesidad de vestir no haya cambiado? Y cuando digo tanto tiempo, me refiero
desde 2 a 15 siglos, la respuesta a esto puede ser un poco confusa, pero algo que, si se puede dejar
en claro, es que el pensamiento cerrado y solo ver el vestido como una necesidad básica, hizo que
los Estados de tiempos pasados no le dieran la importancia que merecía, no se trascendía mas allá
con lo que se quería lograr con el vestir, no ejercía lo que hoy llamamos moda. Lo poco que se
evidenció de moda y los pequeños cambios que se realizaban en la indumentaria de diferentes
naciones e imperios antiguos, se hacían simplemente por imitación o por implementación; no se
tenía la creatividad ni la preocupación suficiente por el impacto social, político y económico que esta
situación podría traer a cada sociedad. Se sabe que los cambios drásticos en la moda, siempre han
tenido un significado más allá de lo estético; es una forma de revolución de pensamiento, o
significado de querer una liberación, una protesta frente a la religión o el gobierno, un nuevo modo
de ver el mundo, entre otros pensamientos.
La moda no es simplemente cuando una tendencia de “cómo vestirse” aparece, porque si fuera así,
cuando aparecieron las formas de vestirse según las clases sociales, todo aquello y todo lo que
conllevaba hubiera sido moda cuando en realidad no lo era. No es moda el simple hecho de vestirse
con accesorios ostentosos o innovar en trajes, la base fundamental de la moda es el cambio
constante, la modificación de pensamiento sobre la estética y de que es “verse bien”, aunque no
todas las modas son precisamente estéticamente bellas, pero aun así se convierten en una
tendencia y en un “must have” de las personas así no se sientan cómodas con lo que llevan puesto,
simplemente lo usan por mostrar un “status social”; por otro lado tenemos las personas conscientes,
que si bien no siguen la moda del presente, siguen la moda de alguna época no tan atrás, pero igual
tiene un estilo único y personal. Es decir, todos tienen su propia moda y tiene su manera de sentirse
potentes ante el mundo, y la seguridad y comodidad, también es una moda.
La moda se ve representada cuando se quiere imitar a quienes son superiores en “jerarquía”
(hablando aristocráticamente) tratando de alcanzar ese mismo nivel de poder que tenían los
burgueses y la clase noble de aquellos tiempos. La moda es ese afán de imitar, así como cuando las
niñas bebés se quieren vestir igual que sus madres (símbolo de autoridad para ellas) midiéndose
tacones, poniéndose de su maquillaje y probando sus accesorios. Eso mismo trataban de hacer las
clase media-baja, imitaban para burlarse de la supuesta autoridad, claramente no con las mismas
telas, los mismos acabados ni con joyas. La moda tuvo un giro importante cuando en el siglo XIII y
XIV se comenzó a dar el comercio de textiles por parte de los burgueses y las telas y accesorios se
comenzaron a expandir por Europa; pero entonces que sucedió con los nobles, se creó una rivalidad
entre las clases sociales por la vestimenta, se competía en elegancia y en otros aspectos; esto
obligaba a que la clase noble innovara en la moda, se crearan cosas diferentes para ellos, porque las
dos clases sociales no podían usar lo mismo. Ocurre lo mismo en la actualidad, las celebridades y
las marcas ostentosas son el referente de “la nobleza”, bueno, en realidad son los diseñadores de
moda que están detrás de todo lo anterior; las celebridades son las que implementan la moda, cada
vez que se les ve usando algo totalmente innovador, inmediatamente las personas lo quieren y
buscan la manera de obtenerlo, y es ahí donde pasa exactamente como pasaba en la aristocracia,
se busca una réplica de la marca (en un caso comparativo “una tela no tan fina”) y automáticamente
se está imitando a la “autoridad de la moda”, siempre queriendo estar a la vanguardia de lo que se
convertirá en una tendencia.
Bueno, todo se ha hablado específicamente de Europa y como creció la moda allí, pero ¿qué pasó
con los continentes Occidentales? Las ideologías de las civilizaciones occidentales cambiaron por
completo cuando los bárbaros llegaron a las tierras; fu un cambio arisco en factores económicos,
políticos, pero especialmente culturales, porque estaban violando esas costumbres y tradiciones
ancestrales que tenían las comunidades indígenas. Pero es por esto mismo que América del Norte y
del sur es directamente influenciada por Europa, si se observa, toda tendencia de moda que quizás
nazca en Italia, Francia, España u otro país relacionado con la moda, llega a Norte y a Sur América;
desde que se invadieron esas costumbres en las conquistas, se permitió que llegara toda influencia
europea a dañar la tradición y originalidad de cada país, hasta el nivel que en la actualidad, la
industria textil de la mayoría de países latinoamericanos compiten con tiendas europeas que poseen
todas las características que las personas desean de la moda; buen precio, calidad y que sobre todo,
éste en tendencia y en relación a las marcas más influyentes del mundo y a los estilos actuales que
impuseiron las celebridades.