Está en la página 1de 16

TEMA 4.

LA ENSEÑANZA DE LA LENGUA ORAL


Mariano del Mazo de Unamuno

1. Introducción
1.1. Importancia de la oralidad en el aprendizaje de una lengua

Es una obviedad que todos los estudiantes de secundaria hablan el


castellano como lengua nativa (salvo los inmigrantes recién
llegados) y dominan la lengua oral coloquial. Pero no sucede así
con el dominio de la oralidad en las exposiciones y
argumentaciones académicas, por no hablar del conocimiento de
las reglas del lenguaje oral en ciertos ámbitos profesionales y
sociales.
Si bien es cierto que la oratoria académica y parlamentaria, en
la que destacaron figuras señeras como Emilio Castelar o Manuel
Azaña, decayó en España tras la guerra civil y que con
posterioridad los medios de comunicación han propiciado que sea la
cultura de la imagen, la telegenia y otros elementos no
estrictamente verbales los que resalten más sobre el peso de la
palabra, no podemos desdeñar la importancia de la comunicación
oral en la formación de un ciudadano culto y lingüísticamente
competente. Esta práctica, pues, representa una necesidad
comunicativa y social muy evidente, a la que, sin embargo, el
sistema educativo español y la propia tradición hispánica del miedo
escénico y un particular sentido del ridículo, han relegado de la
práctica escolar como uno de los ejes de la enseñanza de la lengua.
Hecho que contrasta con lo que sucede con otros sistemas (en
particular, el anglosajón), para los que el aprendizaje del discurso
oral es una actividad relevante en las aulas.

1.2. Ausencia de la lengua oral en el sistema educativo español

La tradición académica española ha concedido escasa


importancia a la lengua oral, excepción hecha de la lectura de
textos en voz alta (declamaciones poéticas o lectura de obras
académicas) y del teatro escolar.
Y de una manera asistemática y ocasional la introducción del
debate sobre algún tema de actualidad.

La lingüística, desde Saussure considera -en teoría al menos-


la prioridad de la lengua oral sobre la escrita. Pese a ello, la
cuestión de qué lengua es prioritaria, si la lengua oral o la lengua
escrita, en la práctica académica se ha resuelto a favor de esta

1
última, salvo en la enseñanza de las lenguas modernas, de los
idiomas extranjeros.

Quizá hoy en la enseñanza media (secundaria y bachillerato)


siga siendo prioritaria de hecho la lengua escrita, lo que no debe
hacernos abandonar la lengua oral, como sucede en la práctica.

Pese a ello, en el currículo oficial de secundaria y bachillerato


la lengua oral se ha incorporado plenamente como un componente
central de la enseñanza. Así, se formulan “objetivos”, “contenidos” y
“criterios de evaluación” relacionados con la oralidad como uno de
los ejes de la enseñanza de la lengua.

Ahora bien, si vamos a los libros de texto de secundaria y


bachillerato, observamos que la lengua oral sigue siendo una
actividad secundaria, por lo que a la hora de hacer que la
programación oficial sea real es preciso que el profesor dedique
esfuerzos, tiempo y materiales complementarios para desarrollar la
competencia lingüística oral de sus alumnos.

1.3. La lengua oral en el currículo oficial (un ejemplo: el


bachillerato)

Podemos citar un ejemplo concreto de legislación educativa


en vigor, en el que notamos una presencia relevante de la oralidad:
el currículo del bachillerato1. Entresacamos en este cuadro las
referencias que la norma sobre contenidos mínimos comunes a
toda España hace de la lengua oral:

Objetivos generales

Dominar, tanto en su expresión oral como escrita, la lengua


castellana.

Argumentar de modo coherente el propio pensamiento de forma


oral y escrita, contrastándolo con otras posiciones y
argumentaciones.

Exponer correctamente, de modo oral y escrito, el pensamiento


filosófico de los autores estudiados y tomar conciencia de que un

1
Nos referimos a las enseñanzas mínimas del Bachillerato (REAL DECRETO 1467/2007, de 2 de noviembre, por el
que se establece la estructura del bachillerato y se fijan sus enseñanzas mínimas), norma básica del Ministerio de
Educación y Ciencia.

2
punto de vista personal y coherente sólo puede alcanzarse a través
del análisis y la comprensión de las ideas más relevantes de
nuestro acervo cultural, aún de las más dispares y antagónicas.

Por otra parte, las actividades de comprensión y de expresión,


tanto oral como escrita, y la reflexión sobre las mismas deben
alcanzar un cierto nivel de rigor y profundidad, en orden a lograr
una autonomía en el control de la propia expresión y en la
interpretación crítica de los discursos que se reciben.

Objetivos específicos (del bachillerato) de lengua y literatura

Comprender discursos orales y escritos de los diferentes contextos


de la vida social y cultural y especialmente en los ámbitos
académico y de los medios de comunicación

Expresarse oralmente y por escrito mediante discursos coherentes,


correctos y adecuados a las diversas situaciones de comunicación
y a las diferentes finalidades comunicativas, especialmente en el
ámbito académico.

Utilizar y valorar la lengua oral y la lengua escrita como medios


eficaces para la comunicación interpersonal, la adquisición de
nuevos conocimientos, la comprensión y análisis de la realidad y la
organización racional de la acción.

Contenidos

Clasificación y caracterización de los diferentes géneros de textos,


orales y escritos, de acuerdo con los factores de la situación,
analizando su registro y su adecuación al contexto de
comunicación.

Composición de textos expositivos orales y escritos propios del


ámbito académico, a partir de modelos, atendiendo a las
condiciones de la situación y utilizando adecuadamente los
esquemas textuales.

Criterios de evaluación

1. Caracterizar diferentes clases de textos orales y escritos,


pertenecientes a ámbitos de uso diversos, en relación con los
factores de la situación comunicativa, poniendo de relieve los

3
rasgos más significativos del género al que pertenecen, analizando
los rasgos de su registro y valorando su adecuación al contexto.
Con este criterio se pretende evaluar la capacidad para identificar
los textos de diferentes géneros dentro de los principales ámbitos
de uso, para reconocer algunos factores que intervienen en la
producción de los textos (el tema y el contexto social, el propósito,
la relación entre el emisor y el destinatario, el canal utilizado, el
esquema textual y el registro), para relacionar sus rasgos
lingüísticos más relevantes con estos factores de la situación
comunicativa y para valorar la adecuación y eficacia del registro
utilizado en cada contexto.
2. Identificar el tema y la estructura de textos orales y escritos,
pertenecientes a diversos ámbitos de uso, con especial atención a
los expositivos y argumentativos de los ámbitos periodístico y
académico, y resumirlos de modo que se recojan las ideas que los
articulan.
Se evaluará la capacidad de extraer el tema general y los temas
secundarios de textos expositivos y argumentativos de divulgación
científica (académicos o periodísticos) y de textos periodísticos de
opinión, haciendo inferencias a partir de informaciones que se
repiten en el texto y de los propios conocimientos; se evaluará
asimismo la capacidad de reconocer, con la ayuda de los
conectores y organizadores del discurso, la relación entre las
partes de una exposición o una argumentación, de representar
gráficamente estas relaciones mediante esquemas o mapas
conceptuales, y de resumir el texto siguiendo el esquema
previamente elaborado.
3. Realizar exposiciones orales relacionadas con algún contenido
del currículo o tema de actualidad, siguiendo un esquema
preparado previamente, usando recursos audiovisuales y de las
tecnologías de la información y la comunicación, como carteles o
diapositivas, exponiendo, en su caso, las diversas opiniones que se
sostienen y evaluando los diferentes argumentos que se aducen.
Este criterio se comprobará la capacidad de planificar y realizar una
breve exposición oral propia del ámbito académico. En este tipo de
exposiciones se valorarán aspectos como la consulta de las fuentes
apropiadas, la selección de la información relevante, la
estructuración del contenido, la elección del registro apropiado y el
uso de recursos para guiar a los oyentes y mantener su atención;
también se valorará, cuando proceda, la relevancia de los
argumentos seleccionados.
4. Componer textos expositivos y argumentativos sobre temas
lingüísticos, literarios o relacionados con la actualidad social y

4
cultural, utilizando procedimientos de documentación y tratamiento
de la información.
Este criterio se refiere a la valoración de la capacidad para acceder
de forma autónoma a las fuentes de información, para seleccionar
en ellas los datos pertinentes en relación con un determinado
propósito comunicativo, para organizar esta información mediante
fichas, resúmenes, esquemas, etc. y para reutilizarla en la
elaboración de un texto expositivo o argumentativo (una exposición
académica, un breve ensayo o un artículo de opinión). En la
valoración de los textos producidos se tendrá en cuenta, además
de la relevancia de los datos de acuerdo con la finalidad el texto, la
organización coherente de los contenidos, la cohesión de los
enunciados sucesivos del texto, la solidez de la argumentación y
uso del registro adecuado.
Se tendrán también en cuenta el uso apropiado de procedimientos
de citación (notas a pie de página, comillas, etc.) y la inclusión
correcta de la bibliografía consultada.

Observamos que en la concreción de contenidos y actividades


de clase el currículo oficial es pobre por lo que a la oralidad se
refiere, por lo que los objetivos y los criterios de evaluación que tan
importante consideran la lengua oral deben complementarse con
ejercicios sistemáticos. En caso contrario, no dejará de ser una
proclamación puramente retórica e irreal.

2. La oralidad en la clase de lengua de secundaria y


bachillerato para hablantes nativos

La lengua oral tiene múltiples manifestaciones, niveles,


registros y ámbitos de uso. Así como en el estudio de una lengua
extranjera uno de los aspectos centrales de la oralidad es el
lenguaje coloquial y la fluidez en una expresión natural, en la
enseñanza de una lengua nativa hay que pensar que lo relevante es
aprender los aspectos y géneros de la lengua oral cuidada y formal
y no los niveles lingüísticos orales que el alumno ya conoce.
La pregunta es: ¿qué lengua oral hay que enseñar en la
escuela?

2.1. Géneros de la lengua oral

Hemos de plantearnos cuáles de estos géneros interesan a la


enseñanza de la lengua en ESO y Bachillerato:

5
- La oratoria académica
- El diálogo: debate civilizado
- La exposición académica
- El discurso oral en los ámbitos profesionales

2.2. Actividades de comunicación oral

a) Comprensión oral

La comprensión oral –dentro de los ámbitos académicos y


formales- ha de propiciar el:
- saber escuchar
- saber analizar críticamente el discurso oral.
- saber sintetizar y resumir el discurso oral formal y académico.

Esta última destreza formaba parte de las PAU (selectividad)


hasta mediados de los años 80 y es fundamental ejercitarla,
evaluarla y practicarla para el futuro alumno universitario, pero
desgraciadamente se suprimió en las pruebas de acceso a la
universidad desde la fecha citada.

Actividades propuestas:
1. El resumen de una conferencia o exposición académica
es una actividad que todo alumno debería practicar:
- Sintetizar las ideas y datos fundamentales de la exposición
oral de forma simultánea a su realización (no es taquigrafía: es
capacidad de síntesis)
- “Traducir” las notas de la síntesis oral para hacer bien un
esquema, bien un texto.

La dificultad de este ejercicio es que esta información no se


puede recuperar en una conferencia en vivo y en directo. Sí se
puede hacer con un fragmento grabado, que luego se puede volver
a oír o del que se tenga la transcripción.

2. Otra posibilidad es el análisis de la comunicación oral de


los medios (televisión, radio, Internet) a través de varios
parámetros:

1.- Síntesis del contenido (no es lo más importante)


2.- Análisis de los recursos expresivos.
3.- Análisis de la intención comunicativa.
4.- Análisis del contexto.

6
3. Una tercera opción es analizar un discurso oral
elaborado (el sermón de un sacerdote, un mitin político, una
arenga, un discurso parlamentario hablado y no leído, etc.)

El análisis sería el procedimiento inverso a la expresión oral:


ver qué intención comunicativa tiene el orador, cómo varía su
entonación, cómo se comunica con el público, qué recursos
retóricos emplea, cómo estructura su alocución, qué tono, estilo,
etc.

b) Expresión oral

Ejercicios de expresión oral:

Para la clase de ESO y Bachillerato proponemos los


siguientes ejercicios:

1. Lectura en voz alta (Esta es una actividad que sí tiene


tradición en la escuela española)
La lectura en voz alta de un poema, un cuento u otro texto tendrá
como objeto desarrollar las entonaciones expresivas y significativas
y acompasar armónicamente todos los ritmos del texto: sintáctico,
dramático y versal (si lo hubiere2).
Esta actividad supone una dificultad de concentración porque los
tonemas expresivos (muy superiores en la codificación del español
a los tres signos enunciativos escritos: enunciativo, exclamativo e
interrogativo) que cualquier hablante expone de forma natural, son
muy arduos de trasladar de la lectura en silencio a la declamación3.
2. Exposiciones a partir de un guión. (En este caso el alumno
debe tener un guión que organice y estructure el discurso,
pero no una “chuleta” con la que lea el texto).
Se trata de que el alumno conozca la estructura, los marcadores
textuales y los rasgos fónicos y léxicos propios de una exposición
académica.
3. Argumentación.
Se trata de que el alumno defienda una tesis y la apoye con
distintos argumentos. Y además emplee los recursos fónicos,
quinésicos y proxémicos y utilice estrategias de comunicación para
convencer al auditorio.
2
En el CREA de la RAE se registran 93 casos de “hubiere” en citas datadas en el lapso 2000-2009.
3
Pensemos que una simple expresión, como “Me siento muy solo” puede entonarse con significación de
ironía, miedo, tristeza, desesperación, reproche, ansiedad, resignación, etc. Cada una de estas
entonaciones tiene sus tonemas propios, que el hablante reconoce.

7
4. Diálogos y debates.
Con esta actividad se trata de fomentar el saber escuchar, el saber
argumentar, el saber respetar y emplear el recurso básico del
discurso dialógico, que es retomar la secuencia argumentativa del
interlocutor para corroborarla o rebatirla.
El diálogo no debe ser nunca una sucesión de monólogos, ni un
intercambio de descalificaciones personales, ni debe estar presidido
por la interrupción ni tampoco tiene que ser un grupo de personas
hablando o gritando a la vez. El diálogo civilizado y ordenado es
esencial en la educación de una sociedad democrática, en la que el
respeto al turno de palabra, la renuncia al argumento ad hominem y
el tratar de convencer a otras personas a las que se escucha
deberían ser hábitos de conducta cotidianos en la convivencia.

3. La lengua oral: características

Cualquier muestra de discurso oral se caracteriza por una


serie de rasgos que debemos tener en consideración:

Aspectos lingüísticos y extralingüísticos:

Fonéticos: entonación expresiva y dicción


Sintácticos: construcciones plenas
Léxicos: Selección léxica
Estilísticos: Tonos, registros
Pragmáticos: Intención, destinatarios
Textuales: estructuras, marcadores

Niveles y registros en la lengua oral.


La lengua oral coloquial se caracteriza por una sintaxis
entrecortada, incompleta y con continuas referencias al contexto.
En la escuela no tiene sentido enseñar las jergas4 juveniles
(aunque sí comentarlas) ni la lengua coloquial. Justamente enseñar
a hablar en el ámbito académico es enseñar a pasar de la sintaxis
coloquial a la sintaxis elaborada, culta y compleja de la oratoria
académica. La fonética es relajada y el léxico es el propio

La lengua culta oral tiene una fonética tensa, cuidada y reflexiva y


una sintaxis rica, compleja y sobre todo, unas estructuras

4
La jerga de los tecnócratas no es sólo léxico, sino esencialmente fraseología (circunloquios
ininteligibles). Tiene diversas finalidades: narcisismo, cripticismo, exclusión de los no iniciados y
dificultades de comprensión, para evitar su refutación.

8
oracionales completas. El léxico es más rico, variado y culto,
aunque es un elemento secundario en el discurso oral.

La lengua culta oral no es la transcripción de la lengua escrita,


aunque comparta con ella muchas de sus convenciones y niveles.
Porque la lengua oral culta se apoya esencialmente en el equilibrio
de la fonética hablada y las oraciones bien construidas.

4. ¿En qué consiste hablar bien?

La respuesta no es fácil de dar unívocamente. Podemos


entender que saber expresarse oralmente es una cualidad o una
técnica. En parte son las dos cosas. Por eso, es necesario aprender
las técnicas de la oratoria, aunque en todo caso habrá que
responder a una serie de variables y de componentes.

- Un aspecto de la oratoria es la correcta dicción, la


ortología.
- Otro aspecto es la adecuada entonación expresiva y
significativa. Dar con el tono adecuado, variarlo en función
de las circunstancias comunicativas. Por tanto, un orador
debe conocer todos los significados entonativos
codificados.
- También la organización del discurso. Un buen orador tiene
que estructurar su parlamento, conociendo los mecanismos
de cohesión propios de los distintos géneros (narrativos,
expositivos, argumentativos, etc.)
- Es esencial adecuarse al auditorio: un buen discurso es
aquel que cumple una función comunicativa: por tanto, un
buen orador ha de adaptarse a su público y lograr que se
cumpla el efecto de su intención comunicativa.
- Ha de combinar los elementos lingüísticos, paralingüísticos,
proxémicos y quinésicos.
- Cualquier aspecto de dominio de la lengua es importante
en la oratoria (léxico, corrección formal), pero lo esencial es
una buena sintaxis.

LA SINTAXIS ES EL ESQUELETO DE LA ORATORIA. LA


CONTINUIDAD DEL DISCURSO CONSISTE EN DOMINAR LA
ARTICULACIÓN SINTÁCTICA DESDE UN PUNTO DE VISTA
PRÁCTICO.
EN LA LENGUA HABLADA NO COLOQUIAL LAS ORACIONES
DEBEN SER COMPLETAS Y HAY QUE TRASLADAR LA

9
SINTAXIS CULTA Y CUIDADA AL ÁMBITO ORAL.

Discurso creativo y discurso repetido en la expresión oral.

El discurso oral creativo se caracteriza por un uso cuidado y


planificado y mantiene una cohesión gracias a la sintaxis de la
oración, el párrafo y el texto. El orador tiene que planificar y
construir su discurso.

Pero no siempre es así en la lengua oral. Además de las


interrupciones y las muletillas (bueno, ehhhh, ¿no? ¿no? ¿no?, que
son manifestaciones de falta de fluidez y ausencia de continuidad
del discurso (fruto de una sintaxis incompleta y no dominada por el
hablante), hay otros hechos dignos de mención, como la existencia
de un discurso repetido5.

Así, tenemos una serie de expresiones propias del discurso


repetido de la jerga de políticos, sindicalistas y tecnócratas en las
que vemos que se pueden formar oraciones de gran vaciedad
semántica por su excesiva vaguedad referencial y por su empleo
tópico.

Veamos que combinando cualquier elemento de la primera


columna con cualquiera de la segunda y cualquiera de la tercera y
cualquiera de la cuarta podemos formar un amplio número de
combinaciones para construir frases vacías pero convencionales.
Este mecanismo sería imposible para un discurso creativo, no
fosilizado ni anquilosado como la jerga burocrático-política.

I II III IV
de las condiciones
la realización de
nos obliga al financieras y
Queridos colegas los deberes del
análisis administrativas
programa
existentes
la complejidad de cumple un rol de las directrices
Por otro lado los estudios de los esencial en la de desarrollo en el
dirigentes formación futuro
Así mismo el número exige la precisión del sistema de
constante en y la determinación participación
cantidad y en general
calidad de nuestra
5
Este concepto es introducido por Coseriu (1977): Principios de semántica estructural, Madrid, Gredos,
para las unidades léxicas, pero también se puede verificar en unidades fraseológicas (lexemáticas y
sintagmáticas) que funcionan como clichés y sintagmas estereotipados.

10
actividad
de las actitudes de
Pese a todo no la estructura ayuda a la los miembros de
hemos de olvidar general de nuestra preparación y las organizaciones
que organización realización de cara a sus
deberes
garantiza la
el nuevo modelo participación de
de las nuevas
Del mismo modo de actividad de la un grupo
propuestas
organización importante en la
formación
el desarrollo de las direcciones
La práctica de la cumple deberes
continuo de las educativas en el
vida cotidiana importantes en la
diferentes formas sentido del
demuestra que determinación
de actividad progreso.
No es
indispensable la garantía del sistema de la
argumentar el constante de formación de
peso y el nuestra actividad facilita la creación cuadros que
significado de de in formación y respondan a las
estos problemas de propaganda necesidades.
ya que
el esfuerzo y obstaculiza la de las condiciones
Las experiencias
desarrollo de las apreciación de la de las actividades
ricas y diversas
estructuras importancia apropiadas
El afán de la consulta con los ofrece un ensayo
del modelo de
organización, pero numerosos interesante de
desarrollo
sobre todo militantes verificación
Los principio el inicio de la
implica el proceso
superiores, acción general de de las formas de
de restauración y
ideológicos, así formación de las acción
modernización
como actitudes

MOTOS, T. Y TEJEDO, F. (1987) Prácticas de dramatización Ed. Humanitas, Barcelona

Un mecanismo parecido es el llamado Generador instantáneo de


términos clave:

I II III
0. Opción empresarial integrada
1. Flexibilidad reformadora Total
2. Idoneidad orientadora sistematizada
3. Movilidad recíproca paralela

11
4. programación digital funcional
5. reactivación lógica coordinada
6. Fase transitoria compatible
7. Proyección coyuntural equilibrada
8. Estructura generacional óptica
9. contingencia política sincronizada
10. Función dinámica convergente

La evaluación de la competencia lingüística oral

a) Comprensión oral

Genéricamente, la evaluación de la comprensión oral tendrá


como objeto comprobar si el alumno ha sido capaz de:

- Identificar el tema del texto oral.


- Distinguir las ideas principales y secundarias, si las
hubiera.
- Sintetizar la información del texto, si la hubiera.
- Reconocer la intención comunicativa del autor.
- Reconocer la estructura y organización del texto oral.
- Reconocer los recursos retóricos y estilísticos de los que se
ha valido el autor.

Más específicamente, la evaluación de las actividades


propuestas tendría en cuenta:

1. Entender una exposición oral.


a. Resumen o esquema de la exposición oral.
2. Analizar el lenguaje de los medios.
a. Reconocer el estilo de la información y distinguirlo del
de la opinión, así como analizar la manipulación del
lenguaje.
3. Analizar un discurso oral elaborado.
a. Reconocer y analizar los recursos propios de la oratoria
en función de la situación comunicativa.

12
b) Expresión oral.
- Dicción correcta, ortología.
- Entonación expresiva.
- Adecuación al auditorio.
- Correspondencia entre la intención comunicativa y el efecto
perlocutivo.
- Corrección lingüística.
- Fluidez.

13
ANEXO

Gramática de la lengua oral. La planificación del discurso oral


PRÁCTICAS DE CLASE EN EL MÁSTER

Esquemas de exposiciones orales


Esquemas de argumentaciones orales

CARACTERÍSTICAS DE UN DISCURSO ORAL CUIDADO,


PLANIFICADO

Aspectos lingüísticos y extralingüísticos:

Fonéticos: entonación expresiva y dicción correcta.


Sintácticos: construcciones plenas
Léxicos: Selección léxica
Estilísticos: Tonos, registros
Pragmáticos: Conciencia de la intención, destinatarios
Textuales: Empleo de estructuras organizadas, uso de
marcadores discursivos.
De nivel y norma lingüística: español correcto.

ACTIVIDAD

A partir de un tema de exposición y argumentación, vamos a ir


respondiendo a las variables del discurso oral.

Cómo se construye el discurso oral:

Elementos de la retórica clásica:

1. Inventio: (qué voy a decir)

2. Dispositio: (cómo voy a articular mi discurso)

3. Elocutio: (cómo lo voy a decir)

Hemos de tener en cuenta otros elementos importantes:

-Hay que valorar cuál es nuestra intención comunicativa


1. Qué queremos decir [Rem tene, verba sequentur].

14
2. Qué efecto comunicativo queremos producir [persuadir,
informar]. Pragmáticos. Cuál es mi intención comunicativa. Quiénes
son mis destinatarios.
3. Qué estrategia comunicativa elegimos y qué estructura
escogemos a tal fin [ejemplo, deductivo o inductivo]
4. Cómo lo queremos decir; qué tono elegimos; la opción de
estilo nos define en la pragmática comunicativa como quién somos
y qué relación queremos con el interlocutor. Estilísticos. Qué
rasgos de estilo voy a elegir. Tono (dramático, irónico, severo, etc.)
5. A qué género discursivo pertenece nuestra intervención.
(Un discurso solemne, social, tópico, una exposición académica)
6. Qué estructura textual vamos a utilizar. plan textual,
marcadores discursivos y estructuras textuales.
7. Qué sintaxis vamos a utilizar. Sintaxis oral del discurso
académico: sintaxis completa, rica y precisa. Qué nivel sintáctico.
8. Cómo voy a cuidar la entonación expresiva, cómo la voy a
variar. Coherente con la intención. Qué significados expresivos
quiero transmitir. Énfasis, pausa.
9. Qué léxico voy a utilizar: palabras-clave. Elección de estilo

15
1. Qué queremos decir
2. Cuál es mi intención
comunicativa. Qué efecto
comunicativo queremos
producir.
3. Qué estrategia comunicativa
elegimos
4. Qué rasgos de estilo voy a
elegir. Tono
5. A qué género discursivo
pertenece nuestra intervención
6. Qué estructura textual vamos
a utilizar
7. Qué sintaxis vamos a utilizar
8. Cómo voy a cuidar la
entonación expresiva
9. Qué léxico voy a utilizar

16