Está en la página 1de 1

Ángela Daza.

Textos II
Un periódico que no apostó a medias tintas

Cano, Marisol (2003). Medios y Nación. Financiación, Narcotráfico y prensa: El


espectador en los años ochenta y noventa (456- 469). Grupo Santillana

Marisol Cano Busquest es una comunicadora social y periodista colombiana,


egresada de la universidad Javeriana, dirigió la Unidad de Medios De Comunicación
De la Universidad Nacional de Colombia, ha sido docente en cátedras como las
Teorías de la Comunicación y ganó el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar
en 1989, 1990 y 1993 en las categorías de investigación, cultura y entrevista. Medios
y Nación es un texto que a lo largo de varios capítulos hace un recorrido histórico
sobre el periodismo y las repercusiones del mismo en Colombia. Cano Busquest en
este texto es la autora del capitulo Financiación, Narcotráfico y prensa: El espectador
en los años ochenta y noventa. El periódico que no apostó a medias tientas.
Precisamente por ser parte del equipo de trabajo del Espectador durante 13 años,
Cano puede revelar con detalles cada una de las censuras de prensa que sufrió este
Diario a causa del Narcotráfico.

El lema del diario El Espectador era “Defender la República y la libertad”. El periódico


estaba decidido a defender la vida humana y la libertad de prensa contra la opresión.
Era el año de 1976 cuando Guillermo Cano, director de periódico encontró en los
archivos de la fiscalía señalamientos sobre el entonces congresista Pablo Escobar
quien estaba implicado en el tráfico de drogas y Guillermo Cano no dudo en hacer
pública esta información, es decir el Espectador se dedicó a investigar cada una de la
denuncias que se hacían sobre la compra de votos, dinero sucio, chantaje y violencia.
Este diario se empecinó a revelar la complicidad del Estado y el narcotráfico, por esta
misma razón el crimen se hizo presente para callar a la prensa.

Colombia vivía “la guerra de los extraditables” y en esta fatal contienda fueron
asesinados todos aquellos que estuvieran de acuerdo con la extradición, entre 1988 y
1989 fueron asesinados impunemente mas de 15 personas entre quienes estaban,
Guillermo Cano, los ministros Rodrigo Lara y Hernando Baquero, miembros de la
Unión Patriótica como Jaime Pardo Leal, entre otros jueces y periodistas que murieron
por orden de los capos de la mafia. Colombia estaba congestionada de droga,
violencia, corrupción, desestabilidad política, de enriquecimiento ilícito y de lo más
grave de una sociedad de ciegos. El espectador trabajó bajo la presión de la muerte,
no solo estaban en contra de sus editoriales el narcotráfico, las FARC y los recién
nacidos Paramilitares, también fueron parte de esta presión los mismos colombianos
que cancelaron sus suscripciones al Diario por temor a ser también amenazados.

El Espectador cayó en una crisis financiera patrocinada primero por los mismo
colombianos y segundo porque también existían otros diarios de editoriales más
superficiales que se quedaban en el que de la noticia y por lo tanto no se
comprometían con hechos que los pudieron afectar. En todo caso el diario dejo de ser
rentable, además los mismos periodistas ya comenzaban a sentir temor por ellos y
por su familia y en consecuencia fueron renunciando al diario.

Así pues, las pautas publicitarias no se hicieron esperar, el periódico debía conseguir
alguna forma de salir de la bancarrota así que acepto la condición de los mercados
que patrocinaban al diario: Las editoriales debían dejar a un lado las denuncias. A
pesar de todo el Espectador aún es recordado por la valiente labor de denunciar y
defender el derecho a la información a capa y espada, por eso fue un periódico que
no apostó a medias tintas.