Está en la página 1de 90

La más extraordinaria historia jamás contada

Copyright © 2017 por Sugel Michelén


Todos los derechos reservados.
Derechos internacionales registrados.

ISBN: 978-1-4627-6553-9

B&H Publishing Group


Nashville, TN 37234

Clasificación Decimal Dewey: C220.95


Clasifíquese: HISTORIAS BÍBLICAS / SALVACIÓN

Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida ni distribuida


de manera alguna ni por ningún medio electrónico o mecánico, incluidos
el fotocopiado, la grabación y cualquier otro sistema de archivo y
recuperación de datos, sin el consentimiento escrito del autor.

Impreso en julio 2017 en Shenzhen, China


1 2 3 4 5 * 20 19 18 17

2
ni distribuida
nico, incluidos

3
4
A nuestros amados nietos:
Mia, Marco, Maia, Zoie y el pequeño que está por llegar.

He escrito este libro para que muchos niños como ustedes


conozcan la maravillosa historia de salvación que se revela
en la Biblia, la Palabra de Dios. Nuestra oración es que, al
igual que sus padres y sus abuelos, ustedes también puedan
gustar y ver que es bueno el Señor, y que es dichoso todo
aquel que en Él confía (Salmos 34:8).

Con mucho amor.

Su abuelo

5
Una nota a los padres:
A menudo, la Biblia se enseña a los niños como un conjunto de relatos
desconectados entre sí, de los cuales se extraen algunas conclusiones mora
Pero no fue con ese propósito que Dios inspiró Su Palabra. Hay una gran h
ia de redención que corre a lo largo de todas sus páginas, desde Génesis ha
Apocalipsis, y cuyo centro es la persona y la obra de nuestro Señor Jesucris

Es esa historia redentora la que deseamos presentar en esta pequeña obr


una historia de amor, de aventuras y de heroísmo. Su protagonista es el
Dios de la promesa que lleva a cabo lo que se propone, a pesar de nuestros
fracasos.

Este libro se escribió con el fin de ayudar a los padres que desean instruir
a sus hijos en el temor del Señor, para que puedan presentarles el evangeli
de manera apropiada para sus mentes tiernas. Además, su propósito es que
los jóvenes lectores comprendan el evangelio, se familiaricen con la precio
unidad de la Escritura y con las grandes doctrinas que Dios nos revela en el
Como verán, hemos incluido al final los textos de la Biblia a los que hacem
referencia en el relato, como una herramienta para aquellos padres que
deseen profundizar junto a sus hijos en algunas de las partes del libro, pero
sin restarle fluidez a la lectura. Mi oración es que el Espíritu Santo ilumine
corazones para el «conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo
Corintios 4:6).

6
unto de relatos
s conclusiones morales.
bra. Hay una gran histor-
as, desde Génesis hasta
estro Señor Jesucristo.

n esta pequeña obra:


rotagonista es el
a pesar de nuestros

que desean instruir


entarles el evangelio
su propósito es que
aricen con la preciosa
Dios nos revela en ella.
blia a los que hacemos
ellos padres que
partes del libro, pero
íritu Santo ilumine sus
n la faz de Jesucristo» (2

7
usiones morales.
y una gran histor-
de Génesis hasta
eñor Jesucristo.

pequeña obra:

r de nuestros

esean instruir
s el evangelio
pósito es que
con la preciosa
s revela en ella.
s que hacemos

el libro, pero
nto ilumine sus
de Jesucristo» (2

8
9
En el principio…
Hace mucho, mucho tiempo, cuando aún no existían los años ni los días, la
horas o los minutos —a decir verdad, cuando solo existía Dios—,
crear todas las cosas según un plan que tenía en Su mente desde la eternida
Dios quería compartir con Sus criaturas la felicidad y la alegría de conocer S
sabiduría, Su poder, Su amor y todas las otras características que hacen de D
el ser más grandioso y maravilloso que existe.1
Yo sé que lo que voy a decirte es difícil de entender, pero Dios siempre ha
sido feliz teniendo comunión con Él mismo.2 Aunque existe un solo Dios, es
Dios no es una sola persona, sino tres: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, l
tres personas de la Trinidad o el Dios trino.3
Entonces, el Dios trino no nos creó porque se sintiera solo o porque le fal-
tara algo, sino porque nos amó antes de que naciéramos; y por causa de Su
amor, quiso darnos Su mayor regalo: la bendición y el gozo de conocerlo,
admirarlo y ser amigos de Él.4
Y fue así como todo empezó.
En pocos días, y con el poder de Su Palabra,5 Dios creó todas las cosas. Co
solo decir: «¡Que haya luz!», la luz fue hecha.6 Así de poderoso es Dios. Él hi
las estrellas, los planetas, las plantas, los animales, las montañas, los ríos y l
océanos, y muchas cosas más. Incluso creó unas criaturas que no podemos v
las cuales llamó ángeles, que le adoran y le sirven todo el tiempo.
Luego de que todas esas cosas fueron hechas, al sexto día, Dios hizo al
hombre, la criatura más especial de la Tierra, porque era el único ser creado
a Su imagen y semejanza.8 Así como te pareces a tus padres, pero también

10
s años ni los días, las
a Dios—, Él decidió
te desde la eternidad.
alegría de conocer Su
icas que hacen de Dios

ero Dios siempre ha


iste un solo Dios, ese
y el Espíritu Santo, las

solo o porque le fal-


s; y por causa de Su
ozo de conocerlo,

ó todas las cosas. Con


deroso es Dios. Él hizo
ontañas, los ríos y los
s que no podemos ver, a
el tiempo.7
día, Dios hizo al
el único ser creado
dres, pero también

11
ni los días, las
Él decidió
de la eternidad.
de conocer Su
e hacen de Dios

s siempre ha
solo Dios, ese
íritu Santo, las

porque le fal-
causa de Su
conocerlo,

las cosas. Con


es Dios. Él hizo
s, los ríos y los
o podemos ver, a

co ser creado
ro también

12
eres diferente a ellos, el hombre fue creado para parecerse a Dios, aunque en
muchos aspectos, Él es maravillosamente único. Los seres humanos podemos
pensar y sentir, podemos tomar decisiones racionales, así como saber lo que
está bien y lo que está mal. Los animales no tienen esas capacidades, ¡y las
plantas, mucho menos!
El primer hombre se llamó Adán, y la primera mujer Eva.9 Ellos fueron el
primer matrimonio que hubo en la Tierra, y a ambos los colocó Dios en un
jardín llamado Edén, lleno de árboles hermosos y frutas deliciosas,10 para qu
lo cuidaran y lo cultivaran en Su nombre.11 Adán y Eva debían tener hijos, qu
a su vez tendrían más hijos, hasta que la Tierra fuera llena de seres humanos
que, al igual que sus padres, reflejarían perfectamente el maravilloso carácter
de nuestro Dios. En el jardín del Edén, Adán y Eva tenían todo lo que
pudieran necesitar y eran absolutamente felices en comunión con Dios.
En medio del jardín, Dios puso «el árbol de la ciencia del bien y del mal»,
del que Adán y Eva no debían comer. Ese mandamiento fue la prueba que
Dios les puso para que mostraran si estaban dispuestos a obedecerle en todo
y a preferirlo por encima de todas las cosas.
Si obedecían a Dios y no comían de ese árbol, vivirían para siempre en
completa felicidad, disfrutando de la comunión con Dios y trabajando para
extender el jardín del Edén hasta llenar toda la Tierra. Pero, si desobedecían,
consecuencias serían terribles: en vez de amar a Dios y desear obedecerle, sie
pre sentirían deseos de hacer lo malo y de mantenerse lo más alejados posibl
de Dios, sus cuerpos comenzarían a debilitarse hasta morir y ya no podrían vi
en ese hermoso jardín. La felicidad de Adán y Eva dependía de que siguieran
confiando en Dios y obedeciéndole. Pero algo muy triste sucedió...

13
e a Dios, aunque en
humanos podemos
como saber lo que
apacidades, ¡y las

.9 Ellos fueron el
olocó Dios en un
eliciosas,10 para que
bían tener hijos, que
de seres humanos
maravilloso carácter
todo lo que
nión con Dios.12
el bien y del mal»,13
La desobediencia y la rebeldía de Adán y Eva
ue la prueba que
Había un ángel llamado Satanás que al principio era bueno y hermoso, com
obedecerle en todo
todo lo que hace Dios. Su alegría consistía en mostrar lo bueno y maravillo
ara siempre en que es Dios. Pero en algún momento, Satanás se llenó de orgullo y se volvi
14
y trabajando paraángel muy, muy malo. Y, como ahora es enemigo de Dios, nos odia tambi
a nosotros
o, si desobedecían, las por haber sido hechos a Su imagen.
sear obedecerle, siem-
más alejados posible
r y ya no podrían vivir
ía de que siguieran

14
Adán y Eva
eno y hermoso, como
o bueno y maravilloso
de orgullo y se volvió un
Dios, nos odia también

15
n y Eva
hermoso, como
o y maravilloso
llo y se volvió un
s odia también

16
Satanás no quiere que las personas conozcan, admiren y amen a Dios. Por
eso, un día, mientras Eva se encontraba cerca del árbol prohibido, Satanás se
le apareció en forma de serpiente15, y quiso engañarla, diciendo:
—¡Conque Dios les ha prohibido comer de todos los árboles del jardín!
—De los árboles del jardín podemos comer —respondió Eva—, pero al
árbol que está en medio del jardín no debemos ni aun tocarlo, pues si lo
hacemos, moriremos.
—¡Eso no es cierto! —se atrevió a decirle Satanás—. Si deciden comer de e
árbol, en vez de morir, serán libres y felices, porque serán como Dios.
Satanás siempre ha usado la mentira y el engaño para llevar a las personas
a desobedecer a Dios y alejarlas de Él. Lo hizo en el jardín del Edén y lo sigu
haciendo con nosotros hoy.17
Lo que sucedió fue muy triste, porque Eva decidió creerle a Satanás en

17
lugar de creerle a Dios.18 No solo comió del fruto, ¡sino que convenció a Ad
y amen a Dios. Por
rohibido, Satanásdeseque comiera también! Desde entonces, todas las cosas malas que Dios le
había advertido que iban a suceder se cumplieron exactamente como Dios
boles del jardín! había dicho. Adán y Eva perdieron la amistad que tenían con Dios, ya no lo
ó Eva—, pero al amaban ni deseaban obedecerle, sus cuerpos comenzaron a debilitarse hast
carlo, pues si lo morir y fueron expulsados del Edén.
Como todos los seres humanos descienden de Adán y Eva, todos hemos s
deciden comer de
lasese
consecuencias de esa rebeldía; nacemos apartados de Dios y deseamos
como Dios.16 lo malo, porque somos pecadores. La Biblia llama «pecado» a cualquier pen
levar a las personas
amiento, palabra u obra que sea contraria a los mandamientos de Dios. Pec
n del Edén y lo sigue
cuando hacemos lo que Dios prohíbe y cuando dejamos de hacer lo que Él
manda. Y, como Dios es santo y justo, Él tiene que castigar el pecado.
le a Satanás en Pero ese no fue el fin de la historia…

18
que convenció a Adán
as malas que Dios les
tamente como Dios les
n con Dios, ya no lo
on a debilitarse hasta

Eva, todos hemos sufrido


e Dios y deseamos hacer
ado» a cualquier pens-
mientos de Dios. Pecamos
s de hacer lo que Él nos
gar el pecado.

19
nvenció a Adán
s que Dios les
e como Dios les
Dios, ya no lo
bilitarse hasta

odos hemos sufrido


y deseamos hacer
cualquier pens-
de Dios. Pecamos
cer lo que Él nos

20
21
La gran promesa de Dios
Cuando Adán y Eva comieron del fruto prohibido, trataron de esconderse
de Dios,19 pero Él los buscó y les hizo una promesa: un ser humano como
ellos nacería de una mujer para salvar al hombre de las terribles consecuen
cias de haberle desobedecido a Dios y haberse rebelado contra Él.
momento, Adán y Eva no lo sabían, pero más tarde, Dios revelaría en Su
Palabra que ese Salvador no era otro que Dios el Hijo, la segunda persona
la Trinidad, que iba a hacerse hombre para salvar al hombre. Esa es la gran
historia de la Biblia: el cumplimiento de esa maravillosa promesa de salvac
a través del héroe de esta historia: nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
Sin embargo, ese plan iba a tener un costo muy alto, porque Dios es sant
y justo y, por lo tanto, no puede perdonar nuestros pecados sin que alguien
pague por ellos. Él no puede hacer nada malo ni dejar sin castigo al que
hace lo malo. Además, el pecado ofende tanto a Dios que merecemos la
muerte por todas las veces que desobedecemos Sus mandamientos.
Adán y Eva fueron expulsados del Edén, Dios colocó dos ángeles muy
poderosos a la entrada del jardín y una espada encendida que giraba hacia
todas partes, para que no pudieran acercarse al árbol de la vida.22
modo, Dios quería mostrarles que el regreso al paraíso era imposible para e
hombre pecador. Alguien debía morir en nuestro lugar para que esas puert
pudieran abrirse otra vez, y que el hombre pudiera disfrutar de nuevo de la
comunión con Dios.
Y Dios es tan bueno y misericordioso que estuvo dispuesto a pagar ese
precio por amor a nosotros: la muerte de Su propio Hijo. Pero no nos adela
temos, porque todavía queda mucho para contar.

22
taron de esconderse
ser humano como
terribles consecuen-
o contra Él.20 En ese
s revelaría en Su
a segunda persona de
mbre. Esa es la gran
a promesa de salvación
ador Jesucristo.
porque Dios es santo
ados sin que alguien
in castigo al que
ue merecemos la
ndamientos.21 Cuando
s ángeles muy
da que giraba hacia
22
De ese
era imposible para el
para que esas puertas
utar de nuevo de la

uesto a pagar ese


o. Pero no nos adelan-

23
e esconderse
mano como
es consecuen-
En ese

nda persona de
sa es la gran
esa de salvación

Dios es santo
n que alguien

Cuando

giraba hacia
De ese
posible para el
ue esas puertas
e nuevo de la

pagar ese
no nos adelan-

24
Una familia en problemas
Todos los hijos de Adán y Eva nacieron pecadores. Todavía se parecían a Dios
algunos aspectos, pero en otros, se habían vuelto muy diferentes a Él.
eran orgullosos, egoístas, mentirosos, envidiosos y, sobre todas las cosas, ya
no amaban a Dios ni deseaban obedecerle. Tan malos se volvieron que uno d
los hijos de Adán y Eva, llamado Caín, mató por envidia a su propio hermano
Abel.24 Y ese no fue el único caso. Toda la Tierra se llenó de violencia y de m
dad, a tal punto que Dios decidió castigarlos por medio de un diluvio.
Pero, como Dios no olvida lo que promete, antes de enviar ese castigo,
decidió salvar a la humanidad a través de un hombre llamado Noé.
llueva tanto que la Tierra completa quedará bajo el agua —le dijo Dios—. Pe
he decidido salvar al mundo por medio de ti. Construye un gran barco en el

25
puedas entrar con tu esposa, tus hijos y sus esposas, y con una pareja de ca
a se parecían a Dios en para que la Tierra no sea destruida por completo».26
animal,
ferentes a Él.23 Ahora,
Y, aunque nunca antes había llovido, Noé le creyó a Dios.27 Esperó 120 a
todas las cosas, ya
antes de que cayera el primer aguacero, pero en ningún momento dudó de
volvieron que uno
Palabra
de de Dios. Cuando llegó el día señalado, el diluvio cayó sobre la Tier
a su propio hermano,
Llovió y llovió y llovió durante 40 días y 40 noches. Pero la familia de Noé
de violencia y deanimales
mal- estuvieron seguros en el barco hasta que dejó de llover.
de un diluvio. Por haberle creído a Dios, Noé y su familia se salvaron del castigo.
viar ese castigo, Entonces, Dios les prometió que nunca más volvería a castigar la Tierra de
mado Noé.25 «Haré
eseque
modo y les dio el arcoíris como un recordatorio de esa promesa. Cada v
—le dijo Dios—.que
Peroveas un arcoíris en el cielo, recuerda que Dios es fiel, y que guardará a
un gran barco en humanidad
el que hasta que se cumplan todas Sus promesas.28

26
on una pareja de cada

Dios.27 Esperó 120 años


momento dudó de la
o cayó sobre la Tierra.
o la familia de Noé y los

n del castigo.
astigar la Tierra de
esa promesa. Cada vez
el, y que guardará a la

27
pareja de cada

Esperó 120 años


nto dudó de la
sobre la Tierra.
milia de Noé y los

la Tierra de
mesa. Cada vez
e guardará a la

28
Una gran torre… para la gloria del hombre
La familia de Noé se fue extendiendo por toda la Tierra, y con ellos, creció un
vez más la maldad y el pecado. Dios había dado la orden de que los hombres
se fueran a vivir por toda la Tierra,29 pero en vez de obedecer a Dios y confiar
en Él, decidieron quedarse en el mismo lugar y construir una gran torre en
un lugar llamado Babel. No construyeron esta torre para mostrar cuán sabio
y bueno es nuestro Dios, que ha dado al hombre la capacidad de hacer cosas
maravillosas. ¡La edificaron para mostrar su propia inteligencia y capacidad!3
Pero Dios sabe que los hombres solo estarán seguros y felices confiando en É
así que decidió impedir que siguieran construyendo esa torre.
Hasta ese momento, todas las personas hablaban el mismo idioma; pero,
entonces, Dios hizo que los hombres no se pudieran entender entre sí.
¡Cuando hablaban con los demás no podían entender absolutamente nada!
Eso los forzó a agruparse según el idioma de cada uno y a esparcirse por toda
la Tierra.31
Así fue como surgieron los idiomas y las naciones.
Sin embargo, los hombres no pueden impedir que Dios lleve a cabo Su plan
de dar a conocer lo bueno y maravilloso que Él es. Así que, al final de la histo
ria, veremos cómo personas de todas esas naciones le dan a Dios la alabanza
y la adoración que solo Él se merece.32 Nuestro Dios siempre gana y siempre
cumple lo que promete.
Por eso, muchos años después del diluvio, Dios escogió a un hombre llama
Abram para hacer de él una nación de la que vendría el Salvador pro-
metido, por medio del cual serían bendecidas todas las naciones de la Tierra.

29
hombre
con ellos, creció una
de que los hombres
ecer a Dios y confiar
una gran torre en
mostrar cuán sabio
dad de hacer cosas
encia y capacidad!30
ices confiando en Él,

mo idioma; pero,
nder entre sí.
olutamente nada!
esparcirse por toda

lleve a cabo Su plan


e, al final de la histo-
a Dios la alabanza
pre gana y siempre

a un hombre llamado
alvador pro-
aciones de la Tierra.

30
ellos, creció una
ue los hombres
a Dios y confiar
ran torre en
ar cuán sabio
de hacer cosas
y capacidad!30
confiando en Él,

dioma; pero,

mente nada!
arcirse por toda

a cabo Su plan
inal de la histo-
os la alabanza
ana y siempre

hombre llamado

es de la Tierra.

31
El pueblo de la promesa
Abram y su esposa Sarai eran bastante viejos y no habían podido tener hijos.
Pero un día, sucedió algo extraordinario… Dios se le apareció a Abram
dijo: «Vete del lugar donde vives adonde yo te mostraré, porque voy a hacer d
ti una gran nación que habitará en esa tierra donde vas».34
¡Eso quería decir que Abram iba a tener un hijo, y nietos, y bisnietos, y
tataranietos! Fue por eso que Dios cambió su nombre y lo llamó «Abraham»,
que significa «padre de mucha gente»,35 y a Sarai, la llamó Sara, que significa
«princesa».36
Sin embargo, ¡lo más maravilloso que Dios le prometió a Abraham es que
uno de sus «tataranietos» sería el Salvador prometido en el jardín del Edén!
Por medio de ese Salvador, mucha, mucha gente recibiría la más grande
de todas las bendiciones de Dios:38 volver a ser amigos de Dios y vivir en un
lugar mucho más hermoso que el jardín en el que estaban Adán y Eva al prin-
cipio «Yo seré tu Dios y el de toda tu descendencia después de ti»,39 afirmó
Dios. Y, para asegurarle a Abraham que eso sucedería sin lugar a dudas, juró
por sí mismo que lo iba a hacer.40
Aunque parecía imposible que eso sucediera, Abraham le creyó a Dios; y
por haberle creído, no solo recibió la bendición de tener el hijo prometido,
al que llamaron Isaac,42 sino que Dios también le perdonó todos sus peca-
dos.43 A partir de ese momento, Abraham se convirtió en amigo de Dios.
Isaac también tuvo un hijo llamado Jacob,45 al cual Dios le puso por nombre
Israel,46 que significa «príncipe de Dios». Jacob a su vez tuvo doce hijos varon
Me hubiera gustado decirte que los hijos de Jacob se llevaban bien, como

32
deben llevarse los hermanos, pero no era así. Eran muchachos muy desobe
ntes, con excepción de uno de los más pequeños, llamado José. Jacob ama
podido tener hijos.
a José y él amaba a su padre; pero sobre todas las cosas, José amaba a Dios
eció a Abram33 y le
deseaba
orque voy a hacer de obedecerle. Sin embargo, sus hermanos le tenían envidia. Tan mol
tos estaban con él que decidieron venderlo a unos comerciantes que iban d
47
, y bisnietos, y camino a una nación muy grande que se llamaba Egipto. Después, le min
llamó «Abraham», eron a su padre diciéndole que José había muerto.48
Sara, que significa

Abraham es que
l jardín del Edén!37
a la más grande
Dios y vivir en un
Adán y Eva al prin-.
afirmó
ugar a dudas, juró

e creyó a Dios; y
hijo prometido,41
todos sus peca-
migo de Dios.44
le puso por nombre
uvo doce hijos varones.
vaban bien, como

33
hachos muy desobedie-
do José. Jacob amaba
, José amaba a Dios y
an envidia. Tan moles-
erciantes que iban de
Después, le minti-

34
muy desobedie-
é. Jacob amaba
amaba a Dios y
dia. Tan moles-
es que iban de
spués, le minti-

35
Ya te puedes imaginar lo triste que estaba Jacob y, por supuesto, lo triste
que estaba José. Ahora, estaba solo en una nación extraña y alejado de su
familia. Pero, en realidad, no estaba solo. Dios estaba con José y, aunque
pasó muchas dificultades, al final lo bendijo de tal manera que llegó a
ser la persona más importante de Egipto después del faraón, el rey de los
egipcios.49
Unos años más tarde, hubo mucha hambre en la Tierra, pero en Egipto,
había comida en abundancia, porque Faraón decidió seguir los sabios con-
sejos de José.50 Así preservó Dios a los hijos de Jacob, que tuvieron que via-
jar a Egipto a buscar alimento.51 ¡Imagínate la gran sorpresa que se llevaron

36
supuesto, lo tristecuando supieron que José estaba vivo y que había llegado a ser una perso
a y alejado de su tan importante! Pero, en vez de tratarlos como merecían, José perdonó a s
n José y, aunque hermanos todo el mal que le habían hecho, porque sabía que, por encima
a que llegó a la maldad de ellos, Dios estaba llevando a cabo Su plan de proteger al pue
ón, el rey de los de Israel, del cual vendría el Salvador.52
Entonces, José pidió a sus hermanos que trajeran a su padre para que
pero en Egipto, vivieran todos juntos en Egipto.53 Allí, la familia de Jacob creció y creció y
uir los sabios con-ció, hasta llegar a ser una gran multitud. Dios estaba cumpliendo la prome
e tuvieron que via-que le había hecho a Abraham de que su descendencia sería más numeros
que las estrellas del cielo y la arena del mar.54
esa que se llevaron
Pero ese crecimiento trajo un problema…

37
ado a ser una persona
n, José perdonó a sus
bía que, por encima de
n de proteger al pueblo

u padre para que


ob creció y creció y cre-
umpliendo la promesa
sería más numerosa

38
er una persona
perdonó a sus
por encima de
oteger al pueblo

ió y creció y cre-
ndo la promesa
más numerosa

39
Los israelitas son esclavizados en Egipto
Mientras vivió el faraón que era amigo de José, su familia la pasó muy bien
Egipto. Pero, con el tiempo, se levantó otro faraón que no conocía a José y q
tuvo miedo al ver que la familia de Jacob se hacía tan grande. Entonces, deci
tratarlos muy mal y hacer todo lo posible para que no siguieran teniendo tan
tos hijos.55 ¡Hasta ordenó que mataran a los niños varones que nacieran de la
madres israelitas! Pero, como Dios siempre gana y siempre cumple Su prome
a pesar de todo lo que hacía el faraón, el pueblo de Israel se hacía más grand
cada día.56
Durante ese tiempo, una madre israelita tuvo un bebé y lo escondió por
un tiempo para que no lo mataran. Cuando ya era imposible esconderlo,

40
lo colocó en una canasta que puso a flotar en el río, confiando en que Dios
57
a la pasó muy biencuidaría
en de él. Y Dios no solo lo protegió, sino que hizo que la misma
o conocía a José yhija
quede faraón lo encontrara en el río y lo adoptara como su propio hijo. Le
pusieron por nombre Moisés, que significa «sacado de las aguas».
ande. Entonces, decidió
uieran teniendo también
tan- movió las cosas de tal manera que la princesa contrató a la madre
59
s que nacieran dedel
lasniño para que lo cuidara durante sus primeros años. Podemos supone
que, en ese tiempo, la madre de Moisés le contó sobre Dios y las promesas
e cumple Su promesa,
que había hecho.
l se hacía más grande
Ya en el palacio de faraón, Moisés se crió como un príncipe. Tenía lo que
y lo escondió pormuchas personas les gustaría tener: riqueza, fama y comodidades.
ble esconderlo, habría podido llegar a convertirse en el próximo faraón. Pero, cuando Mois

41
nfiando en que Dios
o que la misma
o su propio hijo. Le
as aguas».58 Dios
contrató a la madre
Podemos suponer
Dios y las promesas

ncipe. Tenía lo que a


modidades.60 Tal vez,
. Pero, cuando Moisés

42
en que Dios

opio hijo. Le
Dios
ó a la madre
mos suponer
as promesas

Tenía lo que a
Tal vez,
cuando Moisés

43
se hizo grande, decidió ponerse de parte de los israelitas, porque creyó que
Dios habría de cumplir todo lo que había prometido. Un día, Moisés vio que
un egipcio estaba maltratando a un israelita, así que decidió defenderlo y m
al egipcio.61 Eso molestó tanto al faraón que Moisés tuvo que salir huyendo
Egipto hacia un lugar que se llamaba Madián.62 En ese momento, Moisés ten
40 años de edad.
Durante otros 40 años, continuó viviendo entre los madianitas, donde
conoció a su esposa y tuvo un hijo.63 Todo parecía indicar que Moisés no iba
regresar a Egipto nunca más.
Pero Dios tenía otros planes…

44
porque creyó queUna gran liberación
día, Moisés vio que
Un día, Moisés estaba pastoreando las ovejas de su suegro cuando vio
dió defenderlo y algo
matómuy extraño: un pequeño árbol encendido en llamas, pero que no se
64
que salir huyendo
quemaba.
de Cuando Moisés se acercó a ver, Dios le habló desde el árbol, y
omento, Moisés tenía
dijo: «Quítate los zapatos, porque estás pisando tierra santa. Voy a enviarte
nuevo a Egipto para liberar a mi pueblo».65 No es cualquier cosa estar en l
dianitas, donde presencia de Dios, porque Él es infinitamente santo y justo, y nosotros som
que Moisés no iba
pecadores.
a Moisés debía aprender a respetar a Dios como Él merece.
De más está decir que Moisés no quería regresar a Egipto después de tan
tos años, pero pronto se dio cuenta de que no podía decirle que no a Dios
Entonces, regresó a Egipto como Dios le había ordenado. Moisés tenía un

45
gro cuando vio
mas, pero que no se
ló desde el árbol, y le
anta. Voy a enviarte de
quier cosa estar en la
usto, y nosotros somos
mo Él merece.
gipto después de tan-
ecirle que no a Dios.66
o. Moisés tenía un

46
ro que no se
de el árbol, y le
Voy a enviarte de
osa estar en la
nosotros somos

espués de tan-
ue no a Dios.66
sés tenía un

47
hermano llamado Aarón, a quien le contó lo que Dios le había mandado a
hacer.67 Así que ambos se presentaron delante del faraón y le dijeron: «Tiene
que liberar al pueblo de Dios».68
Como era de suponer, el faraón se molestó muchísimo y no quiso dejar a lo
israelitas en libertad.69 Pero Dios le mostró al faraón que Él es más grande y
poderoso que todos sus dioses, y envió diez plagas terribles sobre Egipto par
castigarlo.70 La última de las plagas fue la más terrible de todas: la muerte d
primogénitos; es decir, del hijo mayor de cada casa.71
Sin embargo, como Dios es bueno, le dio a Su pueblo una manera de
librarse del castigo. Dios les ordenó que mataran un cordero para comérselo
y que pusieran parte de su sangre en el marco de la puerta.72 Todos los que
obedecieron a Dios y pintaron el dintel de las puertas de sus casas con la san
del cordero, libraron a sus hijos de la muerte. Este castigo fue muy duro para
los egipcios, y el faraón no tuvo más remedio que dejar en libertad al pueblo
de Israel.
A partir de ese momento, los israelitas empezaron a celebrar cada año una
fiesta llamada «Pascua». Así, recordaban la forma milagrosa en que Dios los
había librado de la esclavitud en Egipto y cómo había salvado a sus hijos de
muerte por medio de la sangre del cordero.73 Esa misma noche, salieron a to
prisa de la tierra de Egipto hacia Canaán, la tierra que Dios había prometido
darle a Abraham muchos años antes.74
Así comenzó el éxodo; es decir, el viaje de los israelitas a través de un gran
desierto para llegar a la tierra prometida. Durante el día, el Señor los guiaba
por medio de una columna de nube, y durante la noche, por una columna de
fuego.75

48
había mandado a Pero pronto, se encontraron con un gran problema: el camino que Dios h
y le dijeron: «Tienes
escogido para llevarlos a Canaán atravesaba el Mar Rojo. ¿Te imaginas a to
esa gente, cientos de miles, teniendo que atravesar el mar con sus niños y
y no quiso dejar asus
lospertenencias? No podían cruzar nadando, ni construir un puente, ni su
Él es más grande un
y más
barco. ¡Era imposible llegar al otro lado!
es sobre Egipto para
Para colmo de males, después de haberlos dejado en libertad, el faraón
todas: la muertecambió
de los de opinión y decidió perseguirlos con su ejército para llevarlos a
Egipto y esclavizarlos de nuevo.76 De pronto, el pueblo de Israel se encontr
una manera de atrapado entre el Mar Rojo y el ejército del faraón.
ero para comérseloSin embargo, Dios siempre gana y siempre cumple lo que promete. Así q
Todos los quecolocó la columna de nube y de fuego entre el ejército del faraón y el pue
de Israel para impedir que se acercaran.77 Después, ¡hizo que el mar se div
sus casas con la sangre
o fue muy duro para
diera en dos para que los israelitas pasaran al otro lado, como si estuviera
caminando por una gran calle!78 Cuando el ejército del faraón trató de hac
n libertad al pueblo
lo mismo, las aguas volvieron a juntarse y todos los que estaban persiguie
al pueblo de Dios se ahogaron.79
ebrar cada año una
osa en que Dios los Lo más triste de todo es que, a pesar de todo lo que Dios hizo por ellos,
vado a sus hijos de
israelitas
la continuaron siendo muy desobedientes e incrédulos. Dios tuvo q
soportar sus continuas quejas y pecados.80 ¡Hasta se atrevieron a construir
noche, salieron a toda
os había prometido
becerro de oro para adorarlo como si fuera su dios!81 Pero aun así, Dios lo
alimentó con una especie de pan que bajaba del cielo llamado maná,82 su
ropas no se gastaron83 y nunca les faltó agua para beber, aunque estaban
a través de un gran
un desierto.84
el Señor los guiaba
por una columna de

49
l camino que Dios había
o. ¿Te imaginas a toda
mar con sus niños y todas
uir un puente, ni subirse a

libertad, el faraón
to para llevarlos a
de Israel se encontró

o que promete. Así que


del faraón y el pueblo
o que el mar se divi-
o, como si estuvieran
faraón trató de hacer
e estaban persiguiendo

Dios hizo por ellos, los


édulos. Dios tuvo que
evieron a construir un
Pero aun así, Dios los
lamado maná,82 sus
er, aunque estaban en

50
no que Dios había
maginas a toda
sus niños y todas
puente, ni subirse a

d, el faraón
llevarlos a
el se encontró

romete. Así que


aón y el pueblo
el mar se divi-
si estuvieran
trató de hacer
an persiguiendo

zo por ellos, los


Dios tuvo que
n a construir un
n así, Dios los
o maná,82 sus
que estaban en

51
52
El pueblo de Dios bajo el gobierno de Di
Durante ese tiempo, mientras estaban al pie de una montaña
llamada Sinaí, Dios le dio al pueblo diez mandamientos escritos
Él mismo en dos tablas de piedra, para enseñarles cómo debían
amarlo a Él y amar a los demás.85 Si todos los hombres y mujeres
obedecieran esos mandamientos, el mundo sería un lugar más
seguro y placentero; pero como nacemos pecadores, nadie pued
obedecerlos a la perfección, y muchos ni siquiera los toman en
cuenta.86 Es por eso que necesitamos un Salvador que nos libre d
la esclavitud del pecado, así como Dios liberó a los israelitas de l
esclavitud del faraón.
Dios le dio otras leyes al pueblo de Israel para que supieran có
debían comportarse en la tierra que Él les había regalado, y cuál
era la manera apropiada de adorarlo.
También les ordenó construir una especie de tienda, llamada
«tabernáculo». Esa tienda era el único lugar de la Tierra donde lo
hombres podían encontrarse con Dios, porque era allí donde los
sacerdotes de Israel realizaban los sacrificios de animales que Dio
había ordenado para perdonar los pecados del pueblo. Estos ani-
males sacrificados recordaban al pueblo que el pecado merece la
muerte, y también anunciaban al Salvador que Dios iba a enviar
algún día a morir por el pueblo como uno de esos corderos.
Aunque esos sacrificios no podían quitar sus pecados, ellos most
ban su fe en el Salvador prometido cuando hacían los sacrificios
que Dios requería.87

53
bierno de Dios
de una montaña
damientos escritos por
arles cómo debían
hombres y mujeres
ería un lugar más
adores, nadie puede
uiera los toman en
ador que nos libre de
ó a los israelitas de la

ara que supieran cómo


bía regalado, y cuál

e tienda, llamada
de la Tierra donde los
e era allí donde los
de animales que Dios
el pueblo. Estos ani-
el pecado merece la
e Dios iba a enviar
esos corderos.
pecados, ellos mostra-
acían los sacrificios

54
no de Dios

ntos escritos por


ómo debían
res y mujeres
lugar más
nadie puede
s toman en
ue nos libre de
sraelitas de la

supieran cómo
alado, y cuál

a, llamada
erra donde los
lí donde los
males que Dios
lo. Estos ani-
do merece la
iba a enviar

s, ellos mostra-
os sacrificios

55
¡Por fin en la tierra prometida!
El viaje a la tierra prometida no debía durar mucho tiempo, pero una vez má
pueblo de Israel pecó contra Dios al no creer en Sus promesas. ¡Aun se atrevi
a acusar a Dios de haberlos sacado de Egipto para matarlos en el desierto! Po
eso, Dios los castigó llevándolos a la tierra prometida por un camino mucho
largo.88
Después de caminar por el desierto durante 40 años, llegaron a Canaán, la
tierra que Dios le había prometido a Abraham. Para entonces, Moisés había
muerto y el que dirigía al pueblo era otro hombre fiel a Dios, llamado Josué.
Bajo su mando, el pueblo de Israel conquistó a todas las naciones que vivían
Canaán y que eran muy desobedientes a Dios. Las familias de los doce hijos

56
Jacob habían crecido tanto que se habían convertido en tribus, y a cada un
ellas les tocó una parte de la tierra.
po, pero una vez más, el
Cualquiera pensaría que, después de todo lo que Dios había hecho a favo
mesas. ¡Aun se atrevieron
de ellos y los grandes milagros que habían visto, los israelitas comenzarían
os en el desierto!aPor
ser obedientes a Dios. Pero, después de la muerte de Josué, comenzaron a
un camino mucho mása otros dioses,89 y el Señor tuvo que castigarlos enviándoles nacione
adorar
que los esclavizaran otra vez como cuando estaban en Egipto.90 Cuando
egaron a Canaán,estaban
la en problemas, los israelitas se arrepentían y le pedían a Dios que
nces, Moisés había
los perdonara y los salvara. Y, como Dios es tan bueno y misericordioso, les
Dios, llamado Josué.
enviaba personas que los libertaran, a los cuales llamaban «jueces». Pero, c
naciones que vivían en
el tiempo, volvían a pecar y la historia se repetía.
s de los doce hijosAsí
de pasaron años y años, hasta que, durante el tiempo de Samuel, el últim

57
n tribus, y a cada una de

había hecho a favor


aelitas comenzarían
osué, comenzaron a
enviándoles naciones
Cuando
pedían a Dios que
y misericordioso, les
an «jueces». Pero, con

de Samuel, el último

58
y a cada una de

hecho a favor
comenzarían
omenzaron a
doles naciones

a Dios que
cordioso, les
eces». Pero, con

muel, el último

59
juez, los israelitas pidieron un rey como el que tenían las demás naciones.
¡Qué triste cuando las personas que dicen conocer a Dios quieren compor-
tarse como aquellos que no lo conocen!
Y Dios les dio lo que pidieron…
Los reyes de Israel
El primer rey se llamó Saúl, pero fue tan desobediente que Dios decidió quit
el trono.92 Entonces, Dios levantó a otro rey llamado David,93 y lo escogió p
enviar al Salvador prometido por medio de su familia.94 Tal como había hech
con Abraham, Dios le prometió a David que uno de sus hijos sería rey en Isra
para siempre.95 Supongo que ya sabes que ese rey prometido no es otro que
Señor Jesucristo, pero todavía faltaba mucho tiempo para que se cumpliera e
promesa.
Después de David, reinó su hijo Salomón, el cual construyó un gran templo
para adorar a Dios.
Al principio, Salomón confió en Dios tal como su padre David había hecho
pero al final de su vida, fue muy desobediente y comenzó a poner su con-
fianza en otros dioses.96 Después de la muerte de Salomón, y debido a su
pecado, la nación de Israel se dividió en dos reinos: el reino del sur y el reino
del norte.97
En el reino del sur, todos los reyes pertenecían a la familia de David;
muchos de ellos confiaban en Dios, pero otros fueron incrédulos y desobe-
dientes. En el reino del norte, los reyes no pertenecían a la familia de David
y todos fueron muy malos… tan malos que Dios los castigó enviándoles una

60
demás naciones.91nación llamada Asiria que los conquistó y llevó a casi todos sus habitantes
quieren compor-lejos de la tierra de Israel.98
El reino del sur siguió existiendo un tiempo más, pero por causa de su
desobediencia, terminó sufriendo el mismo castigo que el reino del norte,
habitantes fueron llevados a una tierra llamada Babilonia durante 70 años
¿Recuerdas al profeta Daniel, el que Dios salvó del foso de los leones? Él v
e Dios decidió quitarle
d,93 y lo escogiódurante
para ese tiempo en Babilonia.
Tal como había hecho Pero como Dios siempre cumple Su promesa, al final de esos 70 años, Él
hizo que muchos de los israelitas que vivían en el reino del sur regresaran
ijos sería rey en Israel
sueltierra.100 Ya no tenían rey como antes, pero pudieron reconstruir el temp
tido no es otro que
a que se cumplieraque
esalos babilonios habían destruido y volvieron a adorar a Dios como Él h
mandado.
uyó un gran temploCon el paso del tiempo, Dios dejó de enviar profetas al pueblo de Israel.
Los profetas eran mensajeros que hablaban a la nación de parte de Dios.
Llamaban a los hombres a arrepentirse de sus pecados y les recordaban las
David había hecho,
ó a poner su con- grandes promesas de Dios. El último de esos profetas se llamaba Malaquía
n, y debido a su y con él termina la parte de la Biblia que conocemos como el Antiguo
Testamento.
no del sur y el reino
Durante 400 años, los israelitas no volvieron a recibir ningún mensaje nue
lia de David; de parte de Dios; ninguna advertencia, ninguna promesa. Se quedaron sin
rédulos y desobe-el privilegio de poder escuchar la Palabra de Dios. En ese tiempo, a Israel l
a familia de Davidgobernaba una nación muy poderosa llamada Roma.
gó enviándoles unaCualquiera diría que Dios se había olvidado de Su pueblo, pero Dios
nunca olvida lo que promete, porque es fiel a Su Palabra.

61
odos sus habitantes

o por causa de su
e el reino del norte, y sus
nia durante 70 años.99
o de los leones? Él vivió

de esos 70 años, Él
o del sur regresaran a
n reconstruir el templo
ar a Dios como Él había

al pueblo de Israel.
de parte de Dios.
y les recordaban las
e llamaba Malaquías,
omo el Antiguo

ningún mensaje nuevo


sa. Se quedaron sin
se tiempo, a Israel la

eblo, pero Dios

62
us habitantes

ausa de su
no del norte, y sus
ante 70 años.99
s leones? Él vivió

s 70 años, Él
r regresaran a
struir el templo
os como Él había

blo de Israel.
te de Dios.
cordaban las
ba Malaquías,

mensaje nuevo
quedaron sin
mpo, a Israel la

63
¡La llegada del Salvador prometido!
En Israel, vivía María, una jovencita que estaba comprometida para casarse
con un hombre llamado José. Los dos amaban a Dios y pertenecían a la
familia de David, la familia que Dios había escogido para el nacimiento del
Salvador prometido.101
Un día, a María se le apareció un ángel del Señor y le dijo que iba a tener
un hijo muy especial que llegaría a ser un gran Rey, como había sido David.
Y lo que es más sorprendente: ¡ese niño sería formado en su vientre por el
poder del Espíritu Santo!102
María aceptó con fe la voluntad del Señor y quedó embarazada. Cuando
estaba a punto de dar a luz, el emperador que gobernaba Roma en aquellos
días, ordenó a todos los habitantes del imperio que regresaran cada uno a
la ciudad donde habían nacido para ser contados.103 Así que José y María
tuvieron que viajar a la pequeña aldea de Belén desde la ciudad de Nazaret.
Pero había tanta gente en la ciudad que el único lugar que consiguieron par
pasar la noche fue un establo.104
En ese comedero de animales nació Jesús.105
¡Eso es sorprendente! ¡Que el Dios que hizo el universo haya decidido nace
como hombre en un lugar como ese! La mayoría de los padres, por pobres
que sean, desean que sus hijos nazcan en la mejor condición posible, atendid
por doctores y enfermeras. Pero el Hijo de Dios no tuvo ese privilegio.
Siendo el más rico de todos, se hizo pobre para compartir con nosotros las
riquezas de la salvación.106
Esa misma noche, no lejos de allí, había un grupo de pastores cuidando su

64
etida para casarse
ertenecían a la
el nacimiento del

ijo que iba a tener


o había sido David.
su vientre por el

barazada. Cuando
Roma en aquellos
saran cada uno a
que José y María
ciudad de Nazaret.
ue consiguieron para

haya decidido nacer


adres, por pobres
ión posible, atendidos
se privilegio.
con nosotros las

astores cuidando sus

65
a para casarse

acimiento del

ue iba a tener
bía sido David.
ientre por el

ada. Cuando
ma en aquellos
n cada uno a
osé y María
ad de Nazaret.
nsiguieron para

decidido nacer
, por pobres
posible, atendidos

nosotros las

es cuidando sus

66
rebaños en el campo. Y de repente, se les apareció un ángel del Señor rode
de una gran luz. Como puedes imaginarte, los pastores se llenaron de temo
Pero el ángel les dijo que no debían temer porque traía un mensaje de part
de Dios que los llenaría de gozo: «Hoy les ha nacido en la ciudad de David
Salvador, que es Cristo el Señor».107
Cientos de años antes, Dios había anunciado por medio de uno de Sus pro
fetas, llamado Miqueas, que el Salvador nacería en Belén, la ciudad donde
había nacido David.108 Así que Jesús no nació en Belén por la voluntad del
emperador de Roma, sino por la voluntad de Dios.
¿Quién habría podido imaginar que ese pequeño e indefenso niño en los
brazos de María era el Hijo de Dios que se había hecho hombre para salvar
al hombre? Por eso llamaron Su nombre «Jesús», que significa «salvación»;
pero también fue llamado «Emanuel», que significa «Dios con nosotros».
Dios había venido a la Tierra para recobrar como Hombre lo que Adán perd
en el jardín del Edén.
¿Te gustaría saber qué hacía Jesús cuando era niño, cuáles juegos le
gustaba jugar, o cómo se llevaba con sus hermanos? A mí también, pero Di
no quiso darnos muchos detalles sobre esa etapa de Su vida. Sabemos que
crió en la ciudad de Nazaret y que era un niño muy sabio y obediente a sus
padres.111 También sabemos que, a medida que fue creciendo, aprendió el
oficio de carpintero en el taller de José.112

67
El Cordero de Dios que quita el pecado del mun
ngel del Señor rodeado
Cuando cumplió 30 años de edad,113 Jesús cerró el taller de carpintería en
e llenaron de temor.
que había trabajado hasta entonces y fue bautizado por Juan el Bautista.
un mensaje de parte
los un
la ciudad de David próximos tres años, Jesús predicó la Palabra de Dios, hizo milagros y ens
a doce hombres que Él escogió y a los cuales llamó «apóstoles».115
o de uno de Sussignifica
pro- «enviados», porque más adelante, estos hombres serían enviados a
predicar y enseñar la Palabra, tal como hacía Jesús. Era como si Jesús hubie
n, la ciudad donde
tenido una escuela sin un salón de clases. Donde Él iba, Sus alumnos, los
por la voluntad del
apóstoles, iban con Él. Con Su enseñanza y con Su ejemplo, los preparó par
defenso niño en obra
los que ellos harían más tarde, cuando Él ya no estuviera físicamente aquí
hombre para salvar¡Qué maravilloso debió haber sido escuchar al Señor Jesús predicar la
Palabra
gnifica «salvación»;109 de Dios y verlo hacer los milagros que hizo! Durante los tres años y
os con nosotros».medio
110 que duró Su ministerio, Jesús hizo cosas extraordinarias: sanó a much
enfermos,116 calmó el mar en tempestad,117 caminó sobre las aguas,
re lo que Adán perdió
ocasiones les dio de comer a muchísimas personas con unos cuantos panes
áles juegos le unos peces,119 ¡y hasta resucitó personas que habían muerto!120
Cualquiera pensaría que todos en Israel estarían muy agradecidos y
mí también, pero Dios
maravillados
vida. Sabemos que se con Jesús por las cosas buenas y extraordinarias que hacía, per
o y obediente ano
susfue así. Aunque algunos creyeron en Él, muchos también se molestaron
endo, aprendió porque
el Jesús les decía que ninguno era lo suficientemente bueno como par
que Dios le permitiera ir al cielo. Tal como hoy hacen los predicadores fieles
Cristo llamaba a las personas a que se arrepintieran de sus pecados y creyer
en Él.
Pero, en vez de arrepentirse y creer, estas personas, que se creían tan bue-
nas, hicieron algo muy malo: decidieron matar a Jesús. Uno de Sus discípulo

68
cado del mundo
er de carpintería en el
Juan el Bautista.114 En
hizo milagros y enseñó
115
Esa palabra
es serían enviados a
como si Jesús hubiera
Sus alumnos, los
plo, los preparó para la
ra físicamente aquí.
esús predicar la
ante los tres años y
narias: sanó a muchos
e las aguas,118 en dos
unos cuantos panes y

agradecidos y
arias que hacía, pero
bién se molestaron
nte bueno como para
s predicadores fieles,
us pecados y creyeran

e se creían tan bue-


Uno de Sus discípulos,

69
del mundo
arpintería en el
114
En
ilagros y enseñó
Esa palabra
n enviados a
Jesús hubiera

preparó para la
amente aquí.

s tres años y
sanó a muchos
en dos
antos panes y

ue hacía, pero
molestaron
no como para
adores fieles,
ados y creyeran

eían tan bue-


Sus discípulos,

70
llamado Judas, que en realidad no lo amaba ni creía en Él, habló con algunos
de esos hombres malos que se creían buenos, para ayudarlos a atraparlo.
Guiados por Judas, encontraron a Jesús en un lugar llamado Getsemaní y lo
tomaron preso.122 Esa noche, lo acusaron de muchas cosas malas que Él no ha
hecho y lo condenaron a morir.123
Todo eso ocurrió durante la Pascua, aquella fiesta que los judíos
comenzaron a celebrar cuando Dios los rescató de la esclavitud en Egipto.
En la primera Pascua, en tiempos de Moisés, un cordero fue sacrificado;
pero en esta otra Pascua, el Cordero sacrificado no era otro que el Hijo de
Dios, nuestro Señor Jesucristo, el Cordero de Dios que quita los pecados del
mundo.124
Es como si nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo hubiera pasado en
medio de aquellos dos ángeles poderosos que Dios colocó en la entrada del
jardín del Edén, y hubiera sido traspasado por la espada que guardaba el
camino al árbol de la vida. Él tuvo que morir para que las puertas del paraíso
pudieran abrirse de nuevo para nosotros.
Dios estaba cumpliendo así la promesa dada a Abraham de que en él
serían benditas todas las familias de la Tierra. Jesús tuvo que ser castigado
para que nosotros pudiéramos ser bendecidos. ¡Cuán grande y maravilloso es
el amor de Dios! Todos somos pecadores y debemos ser castigados por nues-
tros pecados porque Dios es justo; pero nuestro amado Salvador decidió sufri
ese castigo para que todos los que confíen en Él sean perdonados y aceptado
por Dios como hijos suyos.125
Sin embargo, esa no es toda la historia. Al tercer día de estar en la tumba,
Jesús volvió a la vida para no morir nunca más.126 Él es tan poderoso que, al
morir en debilidad venció a la muerte, a Satanás y al pecado. ¡Imagínate la

71
, habló con algunos
los a atraparlo.121
do Getsemaní y lo
malas que Él no había

vitud en Egipto.
ue sacrificado;
o que el Hijo de
ta los pecados del

era pasado en
ó en la entrada del
ue guardaba el
puertas del paraíso
sorpresa y alegría de Sus discípulos al ver que Jesús estaba vivo! Todos ellos
de que en él se habían llenado de miedo unos días antes, cuando Jesús fue apresado y
que ser castigadocondenado,127 pero ahora estaban deseosos de obedecer el mandato de Jesú
de y maravillosode
essalir a predicar por todo el mundo la buena noticia de lo que Dios había
hecho a través de Su Hijo para salvar pecadores.128
stigados por nues-
lvador decidió sufrir
donados y aceptados

estar en la tumba,
n poderoso que, al
do. ¡Imagínate la

72
ba vivo! Todos ellos
ús fue apresado y
el mandato de Jesús
e lo que Dios había

73
o! Todos ellos
apresado y
ndato de Jesús
e Dios había

74
75
La Iglesia, el nuevo pueblo de Dios
Después de haber vuelto a la vida, Jesús subió al cielo a sentarse en Su tron
como Rey de reyes y Señor de señores. Pero no dejó solos a Sus discípulos,
sino que les envió al Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad, para
vivir dentro de ellos. Eso sucedió mientras los judíos celebraban otra de sus
fiestas religiosas llamada «Pentecostés».129 Así nació la Iglesia, compuesta
por personas que se han arrepentido de sus pecados y han creído en Jesús, y
que deciden unirse a otros creyentes para seguir juntos a Jesús y aprender S
enseñanzas.
Esos creyentes se reúnen para adorar a Dios en el Día del Señor, el doming
para celebrar el día que Jesús resucitó. Aunque no podemos verlo, Él viene
bendecir a Su pueblo cuando se reúnen como iglesia, como antes lo hacía e
el tabernáculo y en el templo.130 A través de la Iglesia, Dios le da a conocer
al mundo la buena noticia de lo que Él hizo a través de Su Hijo, el Señor
Jesucristo, para que las personas puedan recibir el perdón de todos sus peca
y llegar a ser amigas de Él.131
Al principio, todos los cristianos estaban juntos en la ciudad de Jerusalén,
poco a poco, comenzaron a llevar la buena noticia del evangelio a muchos
lugares, tal como el Señor Jesucristo les había mandado.
Poco tiempo después, Dios usó a algunos de los apóstoles para escribir la
historia de Jesús, para explicar lo que Él había hecho para salvarnos y para
enseñar a los cristianos cómo debemos vivir mientras estemos en este mund
A esa parte de la Biblia se le llama el Nuevo Testamento.
¿Te das cuenta del tesoro tan grande que tenemos en la Biblia, la

76
sentarse en Su trono
s a Sus discípulos,
e la Trinidad, para
ebraban otra de sus
glesia, compuesta
an creído en Jesús, y
a Jesús y aprender Sus

del Señor, el domingo,


mos verlo, Él viene a
mo antes lo hacía en
Dios le da a conocer
Su Hijo, el Señor
n de todos sus pecados

iudad de Jerusalén, pero


vangelio a muchos otros

oles para escribir la


ra salvarnos y para
temos en este mundo.

a Biblia, la

77
se en Su trono
discípulos,
nidad, para
n otra de sus
compuesta
do en Jesús, y
y aprender Sus

or, el domingo,
rlo, Él viene a
tes lo hacía en
da a conocer

odos sus pecados

de Jerusalén, pero
o a muchos otros

ra escribir la
rnos y para
en este mundo.

78
Palabra de Dios? En ese libro, Dios nos enseña, en una forma perfecta y sin
equivocarse, todo lo que necesitamos saber sobre Su persona, Sus obras, Su
advertencias y Sus promesas. Y, sobre todas las cosas, por medio de ese libr
Su bendita Palabra, llegamos a conocer a nuestro Señor y Salvador Jesucris
para que podamos poner nuestra confianza únicamente en Él para el perdó
de nuestros pecados y llegar a ser amigos de Dios.
Aunque la Biblia contiene muchas historias, todas juntas forman una gran
historia sobre Jesús.132 Él es el Hijo que Dios le prometió a Adán y a Eva en
el jardín del Edén, la descendencia de Abraham en la que han sido benditas
todas las familias de la Tierra, el gran Rey que se ha sentado en el trono de
David, el Salvador que anunciaron los profetas.
Por eso, a través de la historia, Dios fue dejando pistas que anunciaban d
antemano Su venida: el arca que construyó Noé, el tabernáculo y el templo
con sus sacrificios y ceremonias, los jueces que Dios levantó en Israel para
librarlos de la opresión de otras naciones, los sacerdotes, los reyes y los pro
fetas; todos ellos señalaban de diferentes maneras a Jesús, el Salvador del
mundo.
Pero esta historia no ha concluido todavía…

79
orma perfecta y sin
rsona, Sus obras, Sus
or medio de ese libro,
y Salvador Jesucristo,
en Él para el perdón

tas forman una gran


ó a Adán y a Eva en
ue han sido benditas
tado en el trono de

s que anunciaban de
ernáculo y el templo
antó en Israel para
, los reyes y los pro-
ús, el Salvador del

80
a perfecta y sin
a, Sus obras, Sus
dio de ese libro,
lvador Jesucristo,
l para el perdón

orman una gran


dán y a Eva en
n sido benditas
en el trono de

anunciaban de
ulo y el templo
en Israel para
reyes y los pro-
Salvador del

81
El último capítulo que nunca termina…
Así como Jesús se fue al cielo, también prometió que volvería a la Tierra a
buscar a todos los que creyeran en Él. Ese glorioso día de Su venida, todas las
cosas malas que ocurrieron en el mundo por causa del pecado desaparecerán
por completo, porque Dios hará un nuevo cielo y una nueva Tierra,133
tros cuerpos serán como el del Señor Jesucristo cuando resucitó.134 Eso quiere
decir que nunca más volveremos a pecar, nunca más volveremos a enfer-
marnos y morir, nunca más tendremos ninguna razón para llorar.135 Allí solo
habrá gozo sin tristeza, porque estaremos con Jesús para siempre jamás.
Dios tiene muchas sorpresas reservadas para Sus hijos cuando estemos con
Él en la nueva Tierra. Allí nos esperan muchas aventuras maravillosas que dis-
frutaremos por los siglos de los siglos. Pero lo más grandioso de todo es que
veremos la hermosura de Jesús y disfrutaremos de estar en Su compañía.
¿Verdad que esta es la más extraordinaria historia jamás contada? Es la
historia de un Dios justo, amoroso y fiel que envió a Su Hijo, nuestro Señor
Jesucristo, a sufrir el castigo que todos merecemos por nuestros pecados. Ese
Dios, tan bueno y misericordioso, promete perdonar todas tus desobediencias
y darte el regalo de la vida eterna, si te arrepientes de tus pecados y confías
en la obra que hizo Jesús para salvar a los pecadores, muriendo en su lugar
en la cruz del Calvario.
Arrepentirse es comenzar a ver el pecado como Dios lo ve, como algo real-
mente malo que debemos odiar y abandonar. Creer es confiar en que Dios
hará lo que Él ha prometido. Si estás al borde de una piscina muy honda y,
dentro del agua, tu papá te pide con los brazos abiertos que te lances hacia

82
él, seguramente te lanzarás en sus brazos, porque sabes que él te ama y ha
todo lo posible para protegerte. Pues el Señor Jesucristo es más fuerte, más
ería a la Tierra a
amoroso y más confiable que el mejor papá del mundo; y en Su Palabra, d
Su venida, todas las
que debes confiar únicamente en Él para que puedas salvarte.
cado desaparecerán
133
Aunque es importante y bueno que seas obediente, no podrás
y nues-
ganarte el cielo por tu obediencia, porque nadie puede obedecer a Dios
Eso quiere
perfectamente.138 El único que siempre obedeció a Dios en todo fue Jesús.
eremos a enfer-
Recuerda que Su muerte en la cruz no fue por ningún pecado que Él haya
Allí solo
cometido, sino por los nuestros.140 Si tú confías en Él, Dios te tratará a ti co
iempre jamás.136
trata a Su Hijo que le obedeció perfectamente141 y, al mismo tiempo, te da
uando estemos con
un nuevo corazón para que quieras obedecerle.142
maravillosas que dis-
Es por eso que la Biblia dice que la salvación es por gracia. Eso quiere deci
oso de todo es que
que, en vez de darnos el castigo que merecemos por nuestros pecados, Dio
n Su compañía.137
nos da la salvación que no merecemos, si ponemos toda nuestra confianza
contada? Es la
Jesús.
ijo, nuestro Señor
Es mi oración al Señor que Él obre en ti para que te arrepientas, creas en
estros pecados. Ese
Jesús y lo ames y admires cada día más; pues no hay nada más maravilloso
s tus desobediencias
que tener por amigo al héroe de esta historia… un héroe que siempre gana
pecados y confías
que siempre cumple lo que promete: nuestro gran Dios y Salvador Jesucrist
endo en su lugar

ve, como algo real-


nfiar en que Dios
na muy honda y,
ue te lances hacia

83
que él te ama y hará
o es más fuerte, más
; y en Su Palabra, dice

obedecer a Dios
en todo fue Jesús.139
ecado que Él haya
ios te tratará a ti como
mismo tiempo, te dará

cia. Eso quiere decir


estros pecados, Dios
a nuestra confianza en

epientas, creas en
da más maravilloso
oe que siempre gana y
y Salvador Jesucristo.

84
te ama y hará
s fuerte, más
u Palabra, dice

o fue Jesús.139
que Él haya
ratará a ti como
empo, te dará

o quiere decir
pecados, Dios
ra confianza en

s, creas en
maravilloso
siempre gana y
ador Jesucristo.

85
Referencias bíblicas
1 18 64
Isa. 43:7; Rom. 11:36; Gén. 3:6. Heb. 6:13-20. Ex. 3:1-2.
19 41 65
Apoc. 4:11. Gén. 3:8. Gén. 21:1-3. Ex. 3:5.
2 20 42 66
Gén. 1:1; Gén. 3:9,15. Gén. 17:19; 21:3. Ex. 4:20.
21 43 67
Juan 1:1-3; 17:24. Gén. 2:16-17; Rom. 4:1-3. Ex. 4:14-16.
3 44 68
Mat. 28:19-20. Rom. 6:23. Isa. 41:8. Ex. 5:1.
4 22 45 69
Jer. 9:23. Gén. 3:24. Gén. 25:29. Ex. 5:2-9.
5 23 46 70
Gén. 1:3,6,9,11,14, Gén. 5:1-2. Gén. 32:28. Ex. 7:14–11:10.
20 24 47 71
,24,26; Sal. 33:6; Gén. 4:8. Hech. 7:9. Ex. 12:29.
25 48 72
Heb. 11:3. Gén. 6:8. Gén. 37:31-35. Ex. 12:12-13.
6 26 49 73
Gén. 1:3. Gén. 6:13-14. Hech. 7:10. Ex. 12:1-11.
7 27 50 74
Col. 1:16; Isa. 6:1-3. Gén. 6:22. Gén. 41:34-36. Ex. 12:30-36.
8 28 51 75
Gén. 1:27. Gén. 9:11-17. Gén. 42:1-3. Ex. 13:17-22.
9 29 52 76
Gén. 2:21-23. Gén. 1:28. Gén. 45:8; 50:20. Ex. 14:5-9.
10 30 53 77
Gén. 1:26-28; 2:8-14. Gén. 11:1-4. Gén. 45:9-11. Ex. 14:19-20.
11 31 54 78
Gén. 2:15. Gén. 11:5-9. Ex. 1:7. Ex. 14:21-22.
12 32 55 79
Gén. 3:8. Apoc. 5:9. Ex. 1:8-22. Ex. 14:23-29.
13 33 56 80
Gén. 2:16-17. Hech. 7:2. Ex. 1:12. Ex. 15:24.
14 34 57 81
1 Tim. 3:6. Gén. 12:1-3. Ex. 2:3. Ex. 32.
15 35 58 82
Gén. 3:1-5. Gén. 17:5. Ex. 2:5-6. Ex. 16.
16 36 59 83
Gén. 3:1-4. Gén. 17:15. 59 Ex. 2:7-10. Deut. 8:4.
17 37 60 84
Juan 8:44; Gén. 12:3; Gál. 3:8. Heb. 11:24-25. Ex. 7:1-7.
2 38 61 85
Cor. 11:3; Gén. 15:5. Ex. 2:12. Ex. 19:1–20:17.
1 39 62 86
Tim. 2:14; Gén. 17:7. Ex. 2:15. Rom. 8:5-8.
40 63 87
Apoc. 12:9. Gén. 15:18; Ex. 2:21-22. Heb. 11.

86
88 111 133
Deut. 1:34-40. Luc. 3:39; 4:16. Luc. 22:3-6. Juan 14:1-3;
89 112 122 1
Jue. 2:6-10. Mat. 13:55. Mat. 26:47-50. Tes. 4:13-18;
90 113 123
Jue. 2:11-15. Luc. 3:23. Mat. 26:57-68. Apoc. 21:1-4.
91 114 124 134
1 Sam. 8:4-5. Luc. 3:21-22. Juan 1:29; Fil. 3:20-21;
92 115 1 1
1 Sam. 15. Mat. 10:1-4; Ped. 1:18-19. Cor. 15:1-58;
93 125 2
1 Sam. 16. Mar. 3:13-14. Juan 3:16; Cor. 5:1-10.
94 116 135
1 Rey. 1:28-30. Mar. 1:32-34. Rom. 3:21-26; Apoc. 7:16-17; 21:4.
95 117 2 136
95 2 Sam. 7:1-17. Mat. 8: 23-27; Cor. 5:21; Sal. 16:11.
96 1 137
1 Rey. 11:1-6. Mar. 4:35-41; Ped. 3:18. Apoc. 22:4-5.
97 126 138
1 Rey. 11:29-34; Luc. 8:22-25. Mat. 28:1-10; Gál. 3:10; Sant. 2:10;
12 118
:1-17. Mat. 14:22-27; Mar. 16:1-8; Rom. 3:27-28;
98
2 Rey. 17:1-23. Mar. 6:45-52; Luc. 24:1-12; Ef. 2:8-9.
99 139
1 Rey. 25; Jer. 25:11; Juan 6:15-21. Juan 20:1-10. Juan 8:29; Heb. 4:15;
29 119 127 1
:20; Dan. 9:2. Mat. 14:13-21; Mat. 26:56. Ped. 2:21-23;
100 128 1
Esd. 2:2. Mar. 6:30-44; Mat. 28:18-20; Jn. 3:5.
101 140
Luc. 1:27. Luc. 9:10-17; Luc. 24:49; 2 Cor. 5:21; Gál. 3:13;
102 1
Luc. 1:26-38. Juan 6:1-14; Hech. 1:8. Ped. 3:18.
103 129 141
Luc. 2:1-5. Mat. 15:32-39; Hech. 2:1-13. Rom. 5:1; 5:15-21.
104 130 142
Luc. 2:6. Mar. 8:1-10. Mat. 18:20; Ef. 2:10; Fil. 1:6;
105 120 1
Luc. 2:7. Mat. 9:18-26; Ef. 2:19-22; Tes. 5:23-24.
106 1
2 Cor. 8:8. Mar. 5:21-43; Tim. 3:14-15.
107 131
Luc. 2:8-11. Luc. 8:40-56; 7:11- 1 Tim. 3:14-16;
108 17 1
Miq. 5:2; Mat. 2:4-6. ; Juan 11:38-44. Ped. 2:9-10.
109 121 132
Mat. 1:21. Mat. 26:14-16; Juan 5:39,46;
110
Mat. 1:23. Mar. 14:10-11; Luc. 24:25-27,44-46.

87
poc. 7:16-17; 21:4.

ál. 3:10; Sant. 2:10;

an 8:29; Heb. 4:15;

Cor. 5:21; Gál. 3:13;

om. 5:1; 5:15-21.


. 2:10; Fil. 1:6;

88
89
Índice
Una nota a los padres 5
En el principio… 9
La desobediencia y la rebeldía de Adán y Eva 13
La gran promesa de Dios 21
Una familia en problemas 25
Una gran torre… para la gloria del hombre 29
El pueblo de la promesa 32
Los israelitas son esclavizados en Egipto 40
Una gran liberación 44
El pueblo de Dios bajo el gobierno de Dios 52
¡Por fin en la tierra prometida! 56
Los reyes de Israel 60
¡La llegada del Salvador prometido! 64
El Cordero de Dios que quita el pecado del mundo 67
La Iglesia, el nuevo pueblo de Dios 75
El último capítulo que nunca termina… 82
Referencias bíblicas 86

90