Está en la página 1de 47

La serie de preguntas cruciales

Por RC Sproul

¿Quién es Jesús?

¿Puedo confiar en la Biblia?

¿La oración cambia las cosas?


¿Puedo saber la voluntad de Dios?

¿Cómo debo vivir en este mundo?

¿Qué significa nacer de nuevo?

¿Puedo estar seguro de que estoy salvado?

¿Qué es la fe?

¿Qué puedo hacer con mi culpa?

¿Cuál es la Trinidad?

¿Qué es el Bautismo?

¿Puedo tener alegría en mi vida?

¿Quién es el Espíritu Santo?


¿Dios controla todo?

¿Cómo puedo desarrollar una conciencia cristiana?

¿Cuál es la cena del Señor?

¿Qué es la iglesia?

¿Qué es el arrepentimiento?

¿Cuál es la relación entre la Iglesia y el Estado?

¿Son estos los últimos días?

¿Cuál es la gran comisión?

¿Puedo perder mi salvación?

¿Cómo debería pensar sobre el dinero?


¿Cómo puedo ser bendecido?

¿Las personas son básicamente buenas?


¿Cómo debería pensar sobre el dinero?
© 2016 por RC Sproul
Publicado por Reformation Trust Publishing
Una división de Ligonier Ministries
421 Ligonier Court, Sanford, FL 32771
Ligonier.org ReformationTrust.com

Impreso en North Mankato, MN


Gráficos corporativos
Julio de 2016
Primera edición

ISBN 978-1-56769-507-6 (Paperback)


ISBN 978-1-56769-691-2 (ePub)
ISBN 978-1-56769-692-9 (Kindle)

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede


reproducirse, almacenarse en un sistema de recuperación ni transmitirse de
ninguna forma ni por ningún medio (electrónico, mecánico, fotocopia,
grabación u otro) sin la autorización previa por escrito del editor,
Reformation Trust Publishing. La única excepción son las citas breves en las
revisiones publicadas.

Diseño de la portada: diseño de la


plantilla de la serie Vanessa Ayala : Gearbox Studios
Diseño de interiores y tipografía: Katherine Lloyd, The DESK

Conversión de libros electrónicos: Fowler Digital Services


Formateado por: Ray Fowler

Todas las citas de las Escrituras son de La Santa Biblia, Versión Estándar
Inglés , copyright © 2001 por Crossway Bibles, una división de Good News
Publishers. Usado con permiso Todos los derechos reservados.

Biblioteca del Congreso Catalogación en la publicación de datos


Sproul, RC (Robert Charles), 1939 - autor.

Título: ¿Cómo debería pensar sobre el dinero? / por RC Sproul.

Descripción: Orlando, FL: Reformation Trust Publishing, 2016. | Serie: serie


de preguntas cruciales; No. 23

Identificadores: LCCN 2016011431 | ISBN 9781567695076

Temas: LCSH: mayordomía cristiana. | Dinero - Aspectos religiosos -


Cristianismo. | Economía - Aspectos religiosos - Cristianismo. | Riqueza -
Aspectos religiosos - Cristianismo.

Clasificación: LCC BV772 .S69 2016 | DDC 241 / .68 - dc23

Registro de LC disponible en https://lccn.loc.gov/2016011431


CONTENIDO

One-Teniendo cuidado de nuestra casa

Dos razones para la pobreza

Tres-El desarrollo de la riqueza

Cuatro: la teoría del valor

Cinco: ¿qué es el dinero?

Six-Inflation

Siete intereses

Ocho-Participando en la propiedad
W todo el correo apreciar las palabras de recomendación de aquellos a
quienes servimos, nuestros entrenadores, jefes, u otras personas en posiciones
de autoridad. Este deseo de elogio alcanza su ápice cuando se trata de nuestra
máxima autoridad, nuestro Señor y Rey, Jesucristo. Una palabra de elogio de
Cristo es la máxima recomendación para nuestro servicio. Todo cristiano
anhela escuchar una cierta frase al final de su vida, palabras que saldrán de la
boca de Cristo: "Bien hecho, siervo bueno y fiel".

El concepto en el Nuevo Testamento que describe y define lo que significa


ser un siervo antes de Cristo es la palabra mayordomía . En estas páginas,
exploraremos esta idea. Existe un vínculo entre el concepto bíblico de
mayordomía y la disciplina académica de la economía, que también se
abordará.

La economía y los problemas éticos y emocionales que la rodean son temas


frecuentes de discusión y noticias de primera plana. Esto es particularmente
cierto en un año electoral, cuando gran parte del debate se centra en
cuestiones económicas. Lo que inicialmente no vemos es que otros
problemas, como la educación y el aborto, también son cuestiones de
economía. Entendido en términos generales, la economía tiene que ver no
solo con dinero, impuestos o negocios, sino también con la administración de
recursos. Eso incluye todos nuestros recursos, como el recurso de nuestros
niños por nacer y materiales y políticas educativas.

En otras palabras, cómo usamos nuestros recursos es el tema de la economía,


y en un sentido bíblico es la principal preocupación de la mayordomía.
Considere el vínculo verbal entre mayordomía y economía. La palabra
inglesa economía y economía proviene de la palabra griega oikonomia, que
se compone de dos partes: oikos, la palabra para "casa" o "hogar", y nomos, la
palabra para "ley". Entonces, oikos y nomos juntos literalmente significa "ley
de la casa".

Oikonomia se transcribe al inglés como "economía". La palabra en inglés que


traduce, en lugar de transcribir, la palabra oikonomia es la palabra
mayordomía en inglés . Entonces, la mayordomía y la economía son
conceptos estrechamente relacionados, y de hecho, para un cristiano del
Nuevo Testamento, no había distinción entre ellos.

Un mayordomo en el mundo antiguo era una persona a la que se le había


otorgado la responsabilidad y la autoridad de gobernar los asuntos del hogar.
Por ejemplo, el patriarca José se convirtió en mayordomo de la casa de
Potifar: manejaba todo en la casa y tenía autoridad para gobernar la casa
(Génesis 39: 1-6a). En ese rol, era responsable de administrar bien el hogar;
no debía desperdiciar los recursos de la familia, sino tomar decisiones
acertadas.

Sin embargo, el papel del mayordomo no era algo que acababa de surgir en el
sistema de gestión griego, ni era algo inventado por los egipcios en la época
de José. El papel del administrador se deriva del principio de mayordomía,
que está arraigado en la creación de la humanidad.

Mire los fundamentos para la mayordomía que se encuentran en los primeros


capítulos de Génesis. En Génesis 1: 26-28, leemos:
Entonces Dios dijo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra
semejanza". Y señoree en los peces del mar, y en las aves del cielo, y en las
bestias, y en toda la tierra, y en todo reptil que se arrastra sobre la tierra. Y
creó Dios al hombre a su imagen, en la tierra. imagen de Dios lo creó; macho
y hembra los creó. Y Dios los bendijo. Y Dios les dijo: "Sed fecundos y
multiplicaos, llenad la tierra, sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en
las aves del cielo y en todos los seres vivientes que se mueven sobre la
tierra".

En la primera página de la Biblia, vemos la creación de seres humanos,


hechos a la imagen de Dios, que se reveló inicialmente como el Creador de
todas las cosas, y el llamado subsiguiente de sus portadores de imagen para
imitarlo de cierta manera. : siendo productivo Se les ordenó a los seres
humanos que sean fructíferos y se multipliquen. Este era un comando para la
productividad, que tiene implicaciones de mayordomía. Por lo tanto, la
preocupación por la mayordomía está enraizada en la creación.

A veces pensamos que el Nuevo Testamento no se ocupa del trabajo, la


industria o la productividad, sino que solo se preocupa de que nos amemos
unos a otros y vivamos por gracia y no por obras. Pero si examinamos las
parábolas y el lenguaje de Jesús, vemos un énfasis en el llamado a la
fecundidad. Jesús llama a su pueblo a ser fructífero no solo en la
multiplicación de las especies a través de la propagación, sino por el bien del
reino. Esta es una expansión de la ordenanza de la creación según la cual su
pueblo debe ser productivo.

El segundo mandato dado a Adán y Eva era tener dominio sobre la tierra.
Dios instaló a Adán y Eva como sus viceregentes, los que debían gobernar en
su lugar sobre toda la creación. No es que Dios haya otorgado la propiedad
independiente del planeta a la humanidad. Sigue siendo su posesión. Pero
Dios llamó a Adán y Eva para ejercer autoridad sobre los animales, las
plantas, los mares, los ríos, el cielo y el medio ambiente. No debían ejercer la
autoridad como un tirano imprudente que tiene carta blanca para hacer
cualquier cosa que quiera, porque Dios no hizo a Adán y Eva dueños de la
tierra. Él los hizo mayordomos de la tierra, quienes debían actuar en Su
nombre y para Su gloria.
Inmediatamente después de dar este mandato, Dios creó un jardín exuberante
y precioso y colocó a Adán y Eva en él (Génesis 2:15). Él les ordenó
"trabajarlo y guardarlo". Este mandato de trabajar y guardar es clave para
comprender la responsabilidad que se le da a los seres humanos, lo que
conlleva el privilegio de ser hecho a la imagen de Dios y recibir el dominio
sobre la tierra .

En la creación, el mandato que Dios le dio a la humanidad fue para que las
personas reflejen y reflejen la mayordomía de Dios sobre esta esfera de la
creación. Esto implica mucho más que las empresas religiosas o la iglesia.
Tiene que ver con la forma en que nos involucramos en actividades
científicas, cómo hacemos negocios, cómo nos tratamos unos a otros, cómo
tratamos a los animales y cómo tratamos el medioambiente. Ese dominio
sobre la tierra no es una licencia para explotar, saquear, consumir o destruir la
tierra; es una responsabilidad ejercer mayordomía sobre nuestro hogar
trabajando y manteniéndolo. Trabajar y conservar el hogar significa evitar
que se desmorone, mantenerlo ordenado, mantenerlo, preservarlo y hacerlo
hermoso. Toda la ciencia de la ecología está arraigada y basada en este
principio. Dios no dijo, "De ahora en adelante, toda tu comida caerá de los
cielos". Él dijo:

El siguiente mandamiento que se le dio a Adán y Eva en el jardín fue


nombrar a los animales (Génesis 2:19). En su sentido más elemental, este fue
el nacimiento de la ciencia: aprender a distinguir entre especies, tipos y
formas, y discernir la realidad a medida que la examinamos. Esto también es
parte de nuestra mayordomía: conocer el lugar donde vivimos y preocuparnos
por él. Estos principios no son solo para la propia casa, sino para todo el
planeta.

Algunos son lo suficientemente mayores como para recordar el asombroso


logro de los estadounidenses del siglo XX cuando los primeros astronautas
fueron enviados a la luna. Inevitablemente, parte de ese recuerdo incluye los
primeros pasos del astronauta Neil Armstrong en la luna y cuando habló de
un paso gigante para la humanidad. Uno podría ver ese logro humano
simplemente en términos de arrogancia humana, o podríamos verlo como un
cumplimiento del mandato que Dios nos dio para tener dominio sobre la
creación.

Fundamentalmente, la mayordomía se trata de ejercer nuestro dominio dado


por Dios sobre Su creación, reflejando la imagen de nuestro Dios creador en
Su cuidado, responsabilidad, mantenimiento, protección y embellecimiento
de Su creación. A medida que continuemos examinando lo que dicen las
Escrituras sobre la administración de dinero y recursos, este concepto de
mayordomía servirá como base.

WAl considerar el tema de la mayordomía desde una perspectiva bíblica, una


de las primeras cosas que debemos considerar es la visión bíblica de la
riqueza y la pobreza. La Biblia tiene mucho que decir acerca de estas
condiciones. Algunos mitos se han difundido sobre lo que dice la Biblia en
estas áreas; por ejemplo, uno de los versículos más erróneamente citados en
todas las Escrituras es este: "El dinero es la raíz de todos los males". Pero la
Biblia no dice eso. La versión King James dice: "El amor al dinero es la raíz
de todos los males" (1 Timoteo 6:10; la versión moderna en inglés dice: "El
amor al dinero es raíz de toda clase de males"). Motivos equivocados para
asegurar la riqueza pueden ser peligrosos; la codicia, el robo y otros males
fluyen de tales motivos. La Biblia nos advierte acerca de buscar la riqueza
por sí misma, porque "no se puede servir a Dios y al dinero" (Mateo 6:24).
Mientras que el dinero en sí es neutral,

Debido a que la Biblia da muchas advertencias contra los peligros de la


riqueza, algunos otros malentendidos se han perpetuado en la comunidad
cristiana. Una es que ser rico es intrínsecamente pecaminoso, o que solo las
personas pecaminosas se vuelven ricas. Eso es cierto en el sentido de que
todas las personas son pecaminosas, pero encontramos ejemplos en las
Escrituras de personas que eran fabulosamente ricos, pero que al mismo
tiempo eran virtuosos y fieles. Abraham, por ejemplo, fue el padre de los
fieles y también enormemente rico. Del mismo modo, Job era a la vez
piadoso y rico. Sin embargo, Jesús también advierte que es difícil para
aquellos que tienen riquezas entrar en el reino de Dios (Lucas 18:25),
principalmente porque las personas que tienen abundancia de riquezas
pueden tender hacia la autosuficiencia y así no confiar en Dios y Su
providencia para satisfacer sus necesidades diarias.

Otro mito que surge de este malentendido es que hay algún tipo de justicia
inherente relacionada con ser pobre. En la Edad Media, se desarrolló un
movimiento dentro de la iglesia llamado "misticismo de la pobreza", que
asociaba tal grado de rectitud con la pobreza que la gente comenzó a creer
que a través de la pobreza uno podía entrar en el reino de Dios. En nuestros
días, abundan otros mitos. Algunos dicen que cualquiera que es pobre es
bendecido por Dios y es justo; otros afirman que cualquiera que es pobre es
pobre porque es perezoso y se niega a trabajar, y su pobreza se ve entonces
como un vicio en lugar de una virtud. Ambos enfoques de la pobreza y la
riqueza son simplistas y realmente no lidian con el material bíblico sobre este
tema. Pero todos ellos plantean una pregunta más amplia: ¿Quiénes son los
"pobres" en la Biblia (véase Lucas 6:20)?

En un estudio de "los pobres" en las Escrituras (tanto en el Antiguo como en


el Nuevo Testamento), un par de cosas emergen inmediatamente. El primero
es que la pobreza siempre se determina en contra de algún tipo de estándar.
Cuando se dice que alguien es "pobre", tenemos que preguntar: "¿Pobre en
comparación con qué?" La gente en Estados Unidos hoy en día subsiste en lo
que el gobierno de los EE. UU. Determina como el nivel de pobreza disfruta
de ciertos lujos que ni siquiera los reyes disfrutar hace unos cientos de años,
bombillas eléctricas en lugar de velas, por ejemplo. Entonces, toda la noción
de pobreza y riqueza está en una escala móvil. Pero aparte de eso -y más
significativamente- cuando miramos las Escrituras y consideramos a esta
clase de personas que fueron llamadas "los pobres", vemos que Dios está
muy preocupado por estas personas. Esa preocupación difiere, sin embargo,
de acuerdo con las características distintivas de los diversos tipos de personas
pobres que se describen. Encontramos en las Escrituras cuatro grupos
distintos de personas que se describen como "pobres", y podemos ver que la
respuesta de Dios a estas personas está inseparablemente relacionada con las
razones por las que son pobres.

El primer grupo incluye a aquellos que son pobres como resultado de algún
tipo de calamidad. El segundo es la persona que es pobre como resultado de
ser oprimido o explotado. El tercer grupo de pobres en las Escrituras incluye
a aquellos que son pobres debido a la pereza. Y el cuarto grupo describe a
aquellos que, diríamos, son pobres por el bien de la justicia. Echemos un
vistazo a estos uno por uno.

El primer grupo incluiría viudas, viudos y huérfanos, aquellos que han


perdido a su cónyuge o padre y, por lo tanto, no tienen un sostén de familia
que los provea. Si hay algún grupo que se destaque por la preocupación
especial del ministerio de la iglesia cristiana, es esta categoría de personas
pobres. Santiago nos dice: "La religión pura e inmaculada delante de Dios, el
Padre, es ésta: visitar huérfanos y viudas en su aflicción, y mantenerse sin
mancha del mundo" (Santiago 1:27). Los diáconos fueron establecidos en la
iglesia primitiva con un cargo específico de cuidado de los pobres,
especialmente para los huérfanos y las viudas (Hechos 6: 1-7). La prioridad
que se le dio a esas personas en los días bíblicos se ha perdido algo hoy;
dependemos del gobierno y otras agencias para cuidar de ellos en lugar de la
iglesia.

Este grupo incluye no solo viudas, viudos y huérfanos, sino también aquellos
que han sido incapacitados por enfermedad, enfermedad o por un accidente,
por ejemplo, personas que quedan ciegas o cojas y que por lo tanto no pueden
ser productivas en el lugar de trabajo. Estas personas son seleccionadas por la
iglesia para su atención específica en las Escrituras. Es el mandato de Dios
para la iglesia hacer todo lo posible para apoyar a estas personas. Las leyes
del Antiguo Testamento con respecto a la recolección, por ejemplo, son una
provisión que Dios instituyó para cuidar a los necesitados que no podían
trabajar por un salario (véase Deuteronomio 24:19).

El segundo grupo de pobres que se encuentra en el Antiguo Testamento


consiste en aquellos que están reducidos a la pobreza debido a la opresión o
la explotación. Vemos esto principalmente en el caso de la esclavitud. El
pueblo de Israel, cuando estaba esclavizado a los egipcios, se empobreció
porque fue esclavizado por un gobierno poderoso que los usó como fuerza de
trabajo esclava. Esto plantea una pregunta sobre otro mito en nuestra propia
cultura: que la única forma en que una persona puede llegar a ser rica es a
expensas de los pobres. Eso puede ser cierto en un juego donde una persona
gana mientras que otra pierde. Pero hay muchas ocupaciones e industrias en
las que alguien se enriquece de una manera que beneficia a los pobres, en
lugar de a expensas de los pobres.

Un ejemplo es cuando Henry Ford introdujo el concepto de automatización


en la producción de automóviles. De la noche a la mañana, el precio de un
automóvil se redujo radicalmente porque había encontrado una manera de
fabricar automóviles a un costo mucho más bajo de lo que había sido posible
en el pasado. Al producir automóviles en serie y aumentar la cantidad de
unidades producidas, podría reducir el costo por unidad. El resultado fue que
el automóvil se puso al alcance literalmente de millones de personas que
anteriormente no habían podido pagarlo. En el proceso, Henry Ford se hizo
fabulosamente rico. Hay otros ejemplos de personas que, a través de medios
justos y honestos, se hicieron ricos sin empobrecer a otras personas.

Pero en la era del Antiguo Testamento en particular, la gente a menudo se


volvió pobre a través de la explotación por parte del gobierno. A menudo, las
personas adineradas sobre las que leemos en el Antiguo Testamento eran
gobernadores que habían acumulado riqueza explotando a la gente. Aquellos
que tenían la capacidad de explotar a las personas por dinero eran aquellos
que tenían poder político -gobernadores, tiranos, reyes, etc.- o delincuentes,
que roban y perjudican a otros para enriquecerse. Tales personas que se
enriquecen explotando a otros también existen hoy en día, pero no todas las
personas que se enriquecen son criminales o personas en el gobierno que
explotan a otros.

El tercer grupo es uno que se menciona con frecuencia en el Antiguo


Testamento, particularmente en el libro de Proverbios: los que son pobres por
su pereza. Es incorrecto decir que cada persona que es pobre es pobre porque
es perezoso. Sin embargo, sería igualmente inexacto decir que nadie es pobre
por su pereza. El Antiguo Testamento describe una ética de trabajo
establecida en el jardín del Edén y llevada a través del resto de la Escritura.
Algunas de las declaraciones del Nuevo Testamento con respecto a esta ética
de trabajo son ignoradas casi por completo en nuestra cultura, o se abordan
con indignación. Paul, por ejemplo, al escribirle a la iglesia en Thessalonica,
habló sobre cierto grupo de personas que no trabajarían. Estaban ociosos y
perezosos, y querían vivir de las contribuciones de otras personas. Pablo dio
este mandato a la iglesia: "Si alguno no quiere trabajar, que no coma" (2
Tesalonicenses 3:10). Eso parece severo y severo para los estándares
contemporáneos, pero Pablo simplemente estaba reiterando la ética de trabajo
del Antiguo Testamento de que una persona es responsable, si es físicamente
capaz, de proveer para sí mismo y para su hogar, en lugar de mirar a la
comunidad o al gobierno para proveer para sus necesidades

El libro de Proverbios está repleto de referencias al pobre perezoso: "Ve a la


hormiga, oh perezoso" (Prov.6: 6) y "Como una puerta gira sobre sus goznes,
también lo hace un perezoso en su cama" (Prov. 26:14). Por el contrario,
Eclesiastés nos dice: "Dulce es el sueño de un obrero" (Eclesiastés 5:12). El
hombre trabajador puede poner la cabeza sobre la almohada al final de un
duro día de trabajo sabiendo que ha sido trabajador y productivo durante ese
día, mientras que para la persona perezosa, el sueño se altera. El juicio de
Dios está sobre aquellos que son pobres a causa de la pereza.

La cuarta categoría de los pobres son aquellos que son pobres por causa de la
justicia. Han tomado una decisión consciente de renunciar a la adquisición de
riquezas y riquezas materiales por el bien del Reino de Dios y por el bien de
servir a los demás. Estas son personas que han entrado en situaciones de
ministerio, que tienen habilidades que de otro modo les harían capaces de
ganarse un mejor sustento, pero que sin embargo están dispuestas a renunciar
a empresas más lucrativas por el bien del servicio. El ejemplo supremo de
este tipo de pobreza es Cristo mismo, que no tenía ningún lugar para recostar
su cabeza, que estaba dispuesto a abandonar su reputación y todo lo demás
por el bien de servir a los demás. Cuando la Biblia describe a este grupo de
personas pobres, vemos que Dios está enormemente complacido con ellos y
promete darles abundancia de honor y riqueza a aquellos que invierten su
tiempo y energía en el servicio del Rey. Ellos recibirán una gran recompensa
en el cielo.

Al observar estos cuatro grupos, vemos que es muy peligroso agruparlos a


todos y simplemente hablar de "los pobres", porque existen grandes
diferencias entre ellos. Están los pobres que, sin culpa propia, han sido
empobrecidos por una calamidad que requiere el ministerio de la iglesia. Hay
quienes han sido oprimidos y explotados, y Dios oye sus llantos y gemidos
tal como lo hizo en el éxodo, y le dice a Faraón: "Deja ir a mi pueblo".
Aquellos que son pobres por pereza incurren en la ira de Dios y el juicio de
que no deben comer. Finalmente, aquellos que son pobres por causa de la
justicia son bendecidos en el reino de Dios.
Una vez escuché a Richard DeVos, cofundador de Amway y uno de los
hombres más ricos del mundo, dar una conferencia sobre el bienestar material
de la humanidad. Le preguntó a su audiencia cristiana: "¿Te importa el
bienestar material de los seres humanos? Porque Dios obviamente lo hace ".

Esta es una verdad que es fácil para nosotros olvidar. Podemos espiritualizar
tanto las cosas de Dios que echamos de menos, por ejemplo, que Jesús mismo
habló de dar de comer a los hambrientos, dar cobijo a los desamparados,
vestir a los desnudos y visitar a los que están enfermos o en prisión. En el
Antiguo Testamento, la prosperidad física era parte integral de las promesas
que Dios le hizo a su pueblo, que incluía "una tierra que mana leche y miel"
(Éxodo 3: 8). No solo eso, sino que la plenitud máxima de la redención
incluye la promesa de la resurrección del cuerpo. No estamos sujetos al
pensamiento griego ni a categorías dualistas que degraden y denigren el
mundo material. Hemos sido creados como criaturas físicas con necesidades
físicas y deseos. Dios, en su plan de redención, está muy preocupado por eso.
Cristianos, también, se les pide que se preocupen por el bienestar material de
los seres humanos, por las personas que están hambrientas o enfermas, por
los que están desnudos o sin hogar. Estas preocupaciones son centrales para
la fe cristiana.

Cuando se habla de bienestar material, es importante entender las condiciones


que lo provocan. Para hacer eso, debemos distinguir entre las condiciones
necesarias y suficientescondiciones Una condición necesaria es algo que
debe ser cierto para que otra afirmación particular sea verdadera. Sin
embargo, la veracidad de la condición necesaria no garantiza que la
declaración consecuente sea verdadera. Esa sería una condición suficiente.
Este es un ejemplo clásico: ser hombre es una condición necesaria para que
John sea un soltero, porque un soltero es un hombre soltero. Pero John es un
hombre que no garantiza que sea un soltero, porque es posible que esté
casado. Por el contrario, el hecho de que John sea un soltero es una condición
suficiente para que sea un hombre, porque un soltero debe ser un hombre.
Con eso en mente, debemos entender qué condiciones son necesarias para el
bienestar material. Si bien estas condiciones no garantizan el bienestar
material, deben existir para que sea posible.

Al considerar las causas del bienestar material, la primera condición


necesaria, y posiblemente la más importante, es la producción. Si nos
preocupa que las personas no tengan ningún alimento, lo más importante es
producir alimentos. Si la gente está desnuda, nuestra preocupación no servirá
de nada a menos que hagamos ropa. La producción debe aumentar para
aliviar la pobreza en áreas físicas.

A medida que se producen más bienes, el costo por unidad disminuye. Esta es
la ley de la oferta y la demanda. Si, por ejemplo, alguien vive en una cultura
donde el costo de hacer una camisa es casi prohibitivo y una camisa es muy
cara, solo los ricos pueden comprarse una camisa. Pero si se aumenta la
producción para que cada camisa individual se vuelva menos costosa en el
mercado, entonces más personas pueden valerse de camisas. Lo mismo es
cierto con la comida. Los agricultores no siempre están contentos cuando hay
una cosecha abundante porque reduce el costo por unidad, pero también
significa que más personas tienen la oportunidad de comprar alimentos.
Entonces, el elemento más importante para satisfacer las necesidades físicas
de los seres humanos es la producción de bienes y servicios.

Entonces debemos explorar lo que es necesario para aumentar la producción.


Algunos dicen que es más gente en la fuerza de trabajo, mientras que otros
dicen que es una acción más laboriosa por parte del productor. Estos son
importantes, pero el ingrediente más importante para aumentar rápidamente
la producción es el uso de herramientas. Mírelo de esta manera: tengo un
jardín en casa que debe ser cortado, y tengo recursos limitados, tres de los
cuales son tiempo, energía y dinero. ¿Cómo voy a asignar estos recursos para
cortar mi césped? La forma más barata en que podría cortar el césped es
poniéndome sobre mis manos y rodillas y mordiendo cada brizna de hierba
con mis dientes. Hacerlo de esa manera consumiría mucho tiempo y energía,
pero no mucho dinero. Podría mejorar mi producción obteniendo un par de
tijeras, y podría hacerlo en menos de la mitad del tiempo, pero ahora hay un
gasto importante para el par de tijeras. Podría conseguir una cortadora de
empuje, lo que aumentaría enormemente mi productividad con un par de
tijeras, pero eso es aún más caro. Podríamos ir desde allí al cortacésped,
desde el cortacésped hasta el cortacésped, y así sucesivamente. Con cada
paso adelante, hacemos el trabajo más rápido, y a menudo mejor, aunque a un
costo cada vez mayor. Este principio se aplica en todas las demás áreas.
Podemos producir más en menos tiempo que nuestros antepasados, no porque
somos más inteligentes o más fuertes de lo que eran, sino porque tenemos
herramientas a nuestra disposición que no tenían. desde el cortacésped hasta
el cortacésped, y así sucesivamente. Con cada paso adelante, hacemos el
trabajo más rápido, y a menudo mejor, aunque a un costo cada vez mayor.
Este principio se aplica en todas las demás áreas. Podemos producir más en
menos tiempo que nuestros antepasados, no porque somos más inteligentes o
más fuertes de lo que eran, sino porque tenemos herramientas a nuestra
disposición que no tenían. desde el cortacésped hasta el cortacésped, y así
sucesivamente. Con cada paso adelante, hacemos el trabajo más rápido, y a
menudo mejor, aunque a un costo cada vez mayor. Este principio se aplica en
todas las demás áreas. Podemos producir más en menos tiempo que nuestros
antepasados, no porque somos más inteligentes o más fuertes de lo que eran,
sino porque tenemos herramientas a nuestra disposición que no tenían.

La tercera condición necesaria explica por qué algunas personas tienen


herramientas y otras no. Es dinero Para comprar herramientas, uno tiene que
tener el dinero o el capital para hacerlo. Más específicamente, uno debe tener
capital excedente, que es el capital que queda después de que uno ha
cumplido con sus obligaciones y pagado los gastos. Comprar, mantener y
actualizar el equipo requiere dinero en forma de capital excedente.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la industria automovilística de los


Estados Unidos gobernó el mundo. En la década de 1970, sin embargo, los
fabricantes de automóviles extranjeros comenzaron a competir fuertemente
en los Estados Unidos, y en la década de 1980, los fabricantes de automóviles
japoneses estaban superando a los fabricantes estadounidenses en su propio
juego. Japón tiene pocos de los recursos naturales necesarios para producir
acero y construir automóviles, mientras que Estados Unidos tiene una gran
cantidad de tales recursos. Los fabricantes japoneses tienen que importar su
acero y otros recursos para construir sus automóviles, y luego tienen que
pagar para enviarlos a través del Océano Pacífico, y todavía estaban
superando a los fabricantes de automóviles estadounidenses. Una de las cosas
más importantes que sucedieron con nuestros principales competidores en la
industria automotriz, Alemania y Japón, fue que sus fábricas quedaron
prácticamente destruidas en la Segunda Guerra Mundial. Después, tuvieron
que construir nuevas fábricas con nuevos equipos para ser competitivos en la
segunda mitad del siglo XX, mientras que las plantas estadounidenses
estaban dedicando sus ganancias a la comercialización en lugar de a la
investigación y el desarrollo o la mejora de sus fábricas. De repente, los
fabricantes estadounidenses tenían un producto que no era competitivo
porque se quedaban atrás cuando se trataba de herramientas y técnicas de
producción.

Lo que impulsa la compra y el uso de herramientas, que a su vez aumenta la


producción, que a su vez brinda la capacidad de aliviar los problemas de los
pobres y los necesitados, es la ganancia. Este es un punto que todo cristiano
debe entender, porque muchos tienen una visión negativa de la ganancia. Ha
llegado a ser visto como algo obsceno, como si hubiera algo mal cuando las
empresas o individuos logran un capital de ganancias o excedentes. Pero sin
ganancias, no hay excedentes, y sin excedentes, no hay inversión en
herramientas. Sin la inversión en herramientas, no puede haber un aumento
en la producción, lo que significa que el mundo permanece hambriento. En
algún lugar, de alguna manera, alguien tiene que obtener ganancias para que
exista capital excedente a fin de satisfacer las necesidades de las personas en
este mundo.

Es interesante la frecuencia con que Jesús usó el lenguaje prestado del


mercado y la economía para comunicar las verdades espirituales del
Evangelio. Una de las palabras que usa frecuentemente es ganancia . Él dijo:
"¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma?"
(Marcos 8:36; ver Mateo 16:26; Lucas 9:25). Jesús estaba diciendo que una
persona puede tener un beneficio material, pero el resultado final está en tinta
roja, es una pérdida, porque ha intercambiado algo que es más valioso por
algo que es menos valioso. Tenemos que tener cuidado sobre cómo
entendemos el beneficio, asegurándonos de verlo desde el punto de vista de
las Escrituras.

Dios está intensamente preocupado por la productividad. Incluso una lectura


superficial del Nuevo Testamento revela constantes referencias al desarrollo
de la fruta, no solo en el ámbito espiritual del discipulado, sino en ser
productivo, aumentar los talentos y el suministro, y satisfacer más las
necesidades de las personas.

En un banquete al que asistí hace algunos años, uno de los oradores era un ex
jugador de fútbol que jugaba a la seguridad en la NFL. En un momento de su
carrera, ganaba $ 65,000 al año como titular de su equipo. Recordó cómo su
equipo jugó los Buffalo Bills durante el mejor momento del infame OJ
Simpson. En una jugada, OJ se soltó en la línea de scrimmage e hizo una
carrera de touchdown de ochenta y cinco yardas, rompiendo varios tackles en
el camino, el último por el tipo que estaba dando el discurso. Cuando salió
del campo de juego después, su entrenador lo encontró a medio camino,
lívido y con la cara roja, y le gritó: "Te estoy pagando $ 65,000 al año para
hacer ese tackle". Y el jugador le dijo al entrenador: "Sí , Entrenador, pero
Buffalo está pagando O $ 800,000 por año para romper ese tackle ".

Los debates sobre las ganancias surgen todo el tiempo, no solo con respecto a
Wall Street sino también con respecto al mundo de los deportes. Tanto los
fanáticos como los que no son fanáticos acaloradamente debaten sobre la
conveniencia de las ganancias que reciben los dueños del equipo y los
grandes salarios que ganan muchos jugadores. En 1988, Orel Hershiser fue el
Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de Grandes Ligas. Al final de la
temporada, se reunió con el dueño del equipo, Peter O'Malley, quien le dio un
contrato que hasta ese momento era el más rico que se haya dado a un
jugador de béisbol. Hershiser es un cristiano devoto, y cuando los medios
anunciaron al mundo que había firmado este contrato multimillonario, recibió
una avalancha de cartas protestando en contra de su avaricia, acusándolo de
preocupación poco cristiana por ganar tanto dinero. La mayor parte de estas
cartas provienen de personas dentro de la comunidad cristiana.

Un amigo en común me llamó y me preguntó si estaría dispuesto a reunirme


con Hershiser para hablar con él sobre la ética que implica la firma de este
lucrativo contrato de béisbol. Estuve de acuerdo, y me reuní con Orel en Vero
Beach, Florida, durante el entrenamiento de primavera. Estaba claro que
quería hacer lo correcto; me preguntó si había pecado al firmar un contrato de
esta magnitud por sus servicios. Respondí: "Solo tengo una pregunta en
términos de tu administración y del salario que recibes de los Dodgers de Los
Ángeles: ¿cuánto dejó tu agente sobre la mesa en la negociación?" Sus ojos
se agrandaron y dijo: , "¿Qué quieres decir?"

Dije: "En el momento en que su agente le preguntó a Peter O'Malley por un


dólar más de lo que creía que usted valía para su organización, el Sr.
O'Malley diría que no. Para el caso, si lo que el Sr. O'Malley decidió pagar
era un dólar menos de lo que estaba dispuesto a pagarle, lo consiguió a
precios de oferta ".

Orel se rió. Nadie más lo pensó en términos de una ganga. Pero en la


economía de ese particular mundo de los negocios, había una negociación
libre entre las dos personas: una persona que ofrecía sus servicios y un
propietario que ofrecía un salario. El propietario tenía que tomar una decisión
sobre cuánto valía este intérprete para su empresa, y el jugador tenía que
decidir si estaba dispuesto a trabajar para lo que el propietario le ofrecía. Eso
es lo que sucede todo el tiempo a medida que estas franquicias deportivas
aumentan su valor para los propietarios.
Hay una gran cantidad de mitología que rodea el beneficio en nuestra cultura.
Imagine este escenario, que ilustra el concepto de ganancia: un hombre posee
una zapatería y compra muchos zapatos, y estos zapatos promedian hasta
treinta dólares por pareja a la tasa de fábrica. Él fija el precio en noventa
dólares en estos zapatos, y los compro por noventa dólares. ¿Quién gana? En
primer lugar, el dueño de la tienda obtiene ganancias porque pagó treinta
dólares y los vendió por noventa dólares. Compró bajo y se vendió caro,
obteniendo una ganancia de sesenta dólares. En segundo lugar, el fabricante
obtiene ganancias porque no le cuesta treinta dólares fabricar el par de
zapatos.

¿Pero quién más se beneficia? La otra persona que se beneficia en esta


transacción es el cliente. Recuerde, no hay coacción involucrada; es una
transacción gratis. Cada vez que alguien va de compras, toma decisiones.
Eligen qué tiendas ingresar, qué productos mirar y qué precio están
dispuestos a pagar por las cosas que quieren comprar. Si el precio de los
bienes es más de lo que están dispuestos a pagar, se van y, del mismo modo,
cuando el precio es inferior al que están dispuestos a pagar, lo hacen porque
obtienen lo que quieren y aún les queda dinero. . Este es otro ejemplo de
ganancia.

Lo que lo hace complicado -y el último ejemplo de ganancia más difícil de


reconocer- es el hecho de que toda esta transacción involucra dinero, un
medio de intercambio, en lugar de trueque directo. Vamos a reimaginarlo
como trueque en su lugar. Supongamos que un hombre hace zapatos y otro
hombre levanta vacas de carne. El segundo hombre tiene un refrigerador
lleno de más filetes de los que podrá comer en toda su vida, pero tiene un
problema: tiene los pies fríos porque no tiene zapatos. Al lado está el
zapatero, que tiene cien pares de zapatos en su armario y por eso sus pies
están perfectamente calientes y secos. Pero, ¿cuál es su problema? Está
hambriento, porque no tiene carne para comer. Entonces estos dos hombres
llegan a un acuerdo que implicará un intercambio de bienes a una tasa
acordada que conviene a ambas partes. El zapatero dice: "Te cambiaré un par
de zapatos por tantos filetes, "Y el ganadero dice:" Esos zapatos son más
valiosos para mí que los filetes excedentes que tengo ", por lo que hace el
trato. Eso es trueque.
En ese escenario, ¿quién se beneficia? Ambas partes lo hacen. Está muy claro
que ambas partes se benefician en el trueque. Tomás de Aquino dijo que esta
era la forma en que Dios ordenó que todo el universo funcionara en términos
de satisfacer las necesidades de las personas. Nadie realmente es
autosuficiente; vivimos en una comunidad mundial en la que somos
interdependientes. Nuestra interdependencia es el resultado de la división del
trabajo. Vemos esto desde la primera familia de la humanidad: con Caín y
Abel, uno era granjero y el otro pastor. No podían hacer ambas cosas, por lo
que habrían intercambiado bienes y servicios. Las personas tienen varios
dones y habilidades que aportan al universo de necesidades: algunas personas
aportan ciencia de cohetes, otras llevan contabilidad y otras aportan dones
artísticos. Todos nos necesitamos unos a otros para vivir en esta aldea global.

Inicialmente, la supervivencia dependía del trueque. Fue solo después de que


se introdujo un nuevo elemento, un sustituto del cambio denominado moneda
o dinero, que la gente perdió de vista el beneficio directo que implica el libre
intercambio de bienes y servicios. Cuando vemos una simple transacción de
trueque, está claro cómo ambas partes se benefician. Si vemos un intercambio
más contemporáneo, donde se usa moneda (que no tiene valor intrínseco), es
fácil perder de vista la rentabilidad mutua de un intercambio libre. Pero todos
ganan en un comercio justo. Eso es lo que hace que la producción funcione.

El otro elemento integral del negocio de la ganancia en el libre comercio es lo


que los economistas llaman la "teoría subjetiva del valor". El valor tiene que
ver con el valor que le atribuimos a algo. Una buena ilustración de esto es
cuando alguien quiere vender un auto o cambiarlo en un concesionario.

Una vez fui a un concesionario y pasé un par de horas negociando el precio


de un automóvil con un vendedor. Me resultaba difícil hacer que me dijera
cuánto me daría por mi cambio. Finalmente, él me dijo lo que me daría por
mi automóvil, y fue considerablemente menos de lo que pensé que sería. Le
dije: "Bueno, no puedo hacer el trato a ese precio", y él protestó: "Lo que
acabo de ofrecerle es el valor real de su automóvil". Le dije: "Puede ser el
valor real de mi coche para usted, pero no es el valor real de mi coche para
mí, porque prefiero conservar mi coche que dárselo a cambio de la cantidad
que me ha ofrecido. "Luego fui por la calle y encontré otro distribuidor que
estableció un valor más alto para mi automóvil y que estaba dispuesto a
darme más a cambio del primer concesionario.

El punto es que no existe un valor objetivo para bienes y servicios. Todo


depende de lo que ya tenemos: cosas que son comunes, cosas que son
escasas, etc. Eso cambia de persona a persona; no todos tenemos las mismas
necesidades o deseos, por lo que no le damos el mismo valor a todo.

Lo opuesto a la teoría subjetiva del valor es una teoría marxista, llamada


"teoría del valor trabajo", que dice que el precio de un producto debe estar
determinado por cuánto esfuerzo involucra el trabajador en la producción del
producto. El valor, entonces, se establece no por la escasez, las condiciones
del mercado o por lo que la gente quiere o no quiere, sino simplemente por el
esfuerzo que implica.

Para ver la falacia de eso, solo piense en la diferencia de valor entre una
pintura de Lucas Cranach el Viejo y una pintura de RC Sproul. Cranach pintó
un famoso retrato de Martin Luther que vale millones de dólares. He copiado
esta pintura yo mismo. Supongamos que fuimos a una subasta y pusimos mi
pintura al lado de la de Cranach. ¿Qué pintura crees que es probable que
reciba la mejor oferta del público? No habría concurso. No podría vender la
mía por cien dólares, mientras que la de Cranach vale millones. La cuestión
es que estoy seguro de que tardé más en pintar mi pintura de Lutero que
Cranach para pintar la suya. Tuve que trabajar más duro que él. ¿Por qué?
Porque él era mucho más hábil que yo. No es cuánto esfuerzo pongo en el
producto lo que lo hace valioso;

Siempre debemos recordar que los precios son finalmente establecidos por
los consumidores. Determinamos el precio de los zapatos, los trajes, las
entradas a los partidos de baloncesto y todo lo demás, porque cuando el
propietario coloca su precio por encima de lo que los consumidores están
dispuestos a pagar, no lo hacen, y los ingresos del propietario disminuyen. La
única forma en que puede obtener ganancias es ofreciendo sus productos o
servicios a un precio que los consumidores consideran una ganancia para
ellos cuando realizan la compra.
El tema básico de la mayordomía es que somos responsables ante Dios de
cómo usamos los bienes, servicios y recursos que tenemos a nuestra
disposición. Eso significa que un mayordomo cristiano debe tener cuidado de
no desperdiciar con ellos. Necesitamos medir el valor de las cosas que
compramos.

Hacemos juicios de valor todo el tiempo, porque cada dólar que gastamos en
un lugar es un dólar que no podemos gastar en otro lado. Entonces, aunque
los valores son subjetivos en términos de nuestras preferencias personales,
Dios tiene un sistema de valores último de las cosas que son mucho más
importantes y mucho más importantes desde la perspectiva eterna, y
finalmente debemos determinar nuestros valores a la luz de los Suyos.

La definición clásica de dinero es "un medio de intercambio". El término


medio aquí se refiere a algo que se encuentra entre dos o más partes: un modo
o una posición intermedia a través de la cual las cosas tienen lugar e
interactúan. Un medio de intercambio se refiere a algunos medios utilizados
para mediar el intercambio de bienes y servicios. Esto es en lugar de trueque,
que es un intercambio directo. En otras palabras, el dinero es una forma
indirecta de intercambio.

El dinero se desarrolló de forma natural y gradual a lo largo de miles de años


de trueque y comercio, ya que las personas buscaban algo que simplificara
todo el proceso. Una cosa es que consideremos el ejemplo del trueque que
trata con bienes o servicios de valor similar, como cuando un zapatero
intercambia zapatos por carne del ganadero. Pero, ¿qué hace el zapatero
cuando quiere intercambiar zapatos por una casa? Es muy difícil calcular el
costo de una casa entera en términos de calzado, lo que hace que sea más
difícil tener un intercambio justo, más aún cuando se considera que construir
una casa implica una diversidad de mano de obra, con contribuciones de
albañiles, carpinteros , techadores, electricistas, etc. ¿Cómo podríamos
intercambiar todo eso de una manera práctica?

La moneda surgió de la necesidad de simplificar el intercambio de bienes y


servicios. Tenía que haber algo que tuviera valor para todos y que pudiera ser
transportado y dividido con facilidad. Las culturas a lo largo de la historia
han usado varias cosas como moneda. Las conchas marinas se usaban en
algunas civilizaciones. Los nativos americanos usaban cuentas de colores
porque todos usaban perlas en sus ropas. En las colonias americanas, el
tabaco se convirtió en la moneda por un tiempo. Pero las cuentas se pueden
perder o romper fácilmente, y el tabaco puede pudrirse. Entonces, la
imperecebilidad también se convirtió en un criterio importante para una
moneda estable. Eventualmente, dos sustancias emergieron en la dinámica
del mercado como el medio preferido de intercambio: oro y plata. Tenían
estabilidad, utilidad y la suficiente escasez para mantener un valor estable a
lo largo del tiempo.

Cuando José fue vendido como esclavo en Génesis 37:28, fue vendido por
veinte piezas de plata. Ya en ese momento en la cuenca del Mediterráneo, la
plata se utilizaba como medio de intercambio, y sabemos que el oro también
lo era. La Biblia habla en otra parte acerca de la acuñación de monedas, como
cuando Jesús se refiere a una imagen e inscripción en una moneda (Mateo 22:
17-21, ver Marcos 12: 14-17, Lucas 20: 22-25). Existe una larga historia y
tradición en el uso del oro y la plata como moneda para que la gente no tenga
que participar en el trueque directo o en el comercio. En lugar de
intercambiar filetes por zapatos, uno podría cambiar oro por zapatos o oro por
filetes.

Una vez que este sistema surgió del uso de la plata y el oro, la siguiente fase
en el desarrollo de la moneda fue el desarrollo de lo que podrían llamarse
almacenes de oro y plata. La gente no siempre tenía lugares seguros para
guardar su plata y oro, por lo que alguien podría operar un almacén donde
otros podrían, por una tarifa, depositar su oro y plata para su custodia. Cada
vez que las personas depositaban oro y plata en el almacén, recibían un
recibo por el monto que tenían depositado. Más tarde, el dinero se volvió aún
más sofisticado cuando, en lugar de intercambiar directamente el oro o la
plata por bienes o servicios, la gente simplemente comenzó a intercambiar
sus recibos. Este fue el desarrollo de los controles, donde un papel que no
tiene un valor intrínseco se vuelve valioso porque es un marcador o un recibo
que le da derecho a otra persona a cobrarlo por la moneda real que se
almacena en el almacén. Así es como finalmente llegamos al papel moneda.
El papel moneda es una especie de cheque, aunque solía ser una forma más
directa de ello. Las facturas en papel en los Estados Unidos solían ser
"certificados de oro" o "certificados de plata", lo que significaba que daban
derecho al portador a cierta cantidad de oro o plata.

Con el tiempo, nuestro sistema económico se ha alejado del oro y la plata


como el estándar para la moneda. Ahora tenemos cheques o recibos en papel
sin ningún valor intrínseco y sin ningún tipo de oro o plata para respaldarlos,
pero que han sido establecidos como moneda por ley. Dicha moneda se
conoce como dinero "fiduciario", del latín que significa "déjalo ser". El
gobierno otorga a dicha moneda el estado de "moneda de curso legal", lo que
significa que en circunstancias normales debe aceptarse como pago. Esto
significa que si alguien entra en una tienda que vende televisores por
trescientos dólares y ofrece trescientas piezas de papel marcadas como
"moneda de curso legal" -no certificados de plata o oro- entonces la persona
que vende la televisión está obligada por ley a aceptar esas piezas de papel
como pago completo por los bienes que está vendiendo. Hay un par de cosas
que respaldan el dinero fiduciario: primero, la autoridad del gobierno. El
gobierno dice que debes aceptarlo como un medio de intercambio de bienes y
servicios a pesar de que no hay nada de verdadero valor detrás de él. Eso
pone la fuerza legal detrás de esto. En segundo lugar, existe la confianza
pública de que el gobierno no va a permitir que el sistema se desmorone.

Pero hay dos problemas que surgen inmediatamente: primero, la confianza


depositada en la moneda se limita a las fronteras del gobierno que le otorga
autoridad. El segundo problema que surge es que, históricamente, los
gobiernos tienden a incumplir. Las personas se arriesgan mucho cuando
intercambian bienes y servicios sobre la base de un documento que no tiene
nada que respalde. Mientras todos confíen en ello, continúa funcionando,
pero es un asunto peligroso y, por cierto, uno que tiene una clara prohibición
bíblica. Dios instituyó en la nación de Israel una ley contra la degradación de
la moneda. En el mundo antiguo, donde el oro y la plata se usaban como
medio de intercambio, a veces las personas inescrupulosas "recortaban" una
moneda; cortarían una pequeña pieza de oro de una moneda de oro y la
guardarían para ellos. El resultado fue que una moneda de cierto valor
nominal, por ejemplo, cien dólares, ya no contenía cien dólares en oro. Esto
fue visto por Dios como un pecado serio porque defraudó a las personas en la
empresa de intercambiar bienes y servicios. Entonces la ley bíblica contra la
degradación de la moneda es extremadamente clara y fuerte.

Hay otra ley de la economía llamada Ley de Gresham, que dice simplemente:
"El dinero malo expulsa el bien". Una vez hice un experimento con alumnos
de séptimo y octavo grado para enseñar este principio. Un estudiante tenía un
billete de cinco dólares y le pregunté si podía hacer un trato con él para
comprar su dinero. Le ofrecí un centavo, luego un centavo, y luego un cuarto.
Luego le ofrecí setenta y cinco centavos, una moneda de un cuarto y
cincuenta centavos. Luego le ofrecí un dólar y finalmente cinco dólares. Él
rechazó todos estos tratos, porque no veía ninguna ventaja en venderme su
billete de cinco dólares por ninguna de las ofertas que yo había hecho. Le
pregunté a todos en la clase: "¿Era un buen hombre de negocios?", Y todos
coincidieron en que sí. Le dije: "No, él no", y llamé mi atención cuando le
ofrecí un cuarto y una pieza de cincuenta centavos. Revelé que la moneda de
cincuenta centavos que le había ofrecido era un medio dólar de Liberty de
1939, cuyo valor en plata era mucho mayor que su valor nominal (lo había
comprado por cuarenta dólares). Él no lo reconoció; nunca había visto un
medio dólar como este porque había estado fuera de circulación por tanto
tiempo. La razón por la que está fuera de circulación es la Ley de Gresham.

Para entender la ley de Gresham, debemos entender qué es el dinero malo y


el buen dinero. El dinero malo es una moneda que ha sido aleada con otra
sustancia, haciéndola menos valiosa, o papel moneda que no tiene nada que
la respalde. El buen dinero es moneda dura que tiene un valor intrínseco,
como lo hacen la plata y el oro. El dinero malo aleja el buen dinero de la
circulación por la sencilla razón de que las personas tienden a valorar las
divisas fuertes por encima de su valor nominal. La gente consideraría un
desperdicio gastar una pieza de cincuenta centavos de Liberty por un artículo
de cincuenta centavos en el mercado. Entonces, dada la opción, la gente
prefiere gastar dinero con menos o ningún valor intrínseco y aferrarse a su
moneda fuerte. Esto tiende a empujar la moneda fuerte fuera de circulación.

Estos son solo algunos de los principios elementales del dinero, pero son
cosas que debemos entender. El dinero, en términos de su valor monetario
actual, casi no tiene valor intrínseco. ¿Cómo es posible que nosotros, como
nación, intercambiemos bellas pinturas, casas, ropa, comida, televisores o
automóviles por papel? Porque realmente no hemos entendido que no hay
ningún valor intrínseco en el documento, y mientras todo el mundo lo haga,
tiende a funcionar. Pero las lecciones de la historia también indican que la
moneda que no está respaldada por algo de valor real eventualmente colapsa,
y el mayordomo inteligente toma papel no valioso y lo convierte tan rápido y
sabiamente como puede en artículos de valor real.
El día de las elecciones en 1992, una de las preguntas de los encuestadores
fue: "¿Le preocupa la inflación?". Esa encuesta en particular encontró que el
5 por ciento de los estadounidenses que votaron en las elecciones
presidenciales estadounidenses de 1992 estaban preocupados por la inflación.
Esa es una estadística notable, porque solo unas pocas elecciones antes, al
final de la administración del presidente Jimmy Carter, era el tema central de
las elecciones presidenciales. Durante la administración de Carter, la
inflación aumentó a tasas de dos dígitos, lo que provocó un pánico e incluso
una crisis en todo nuestro sistema económico. El presidente Carter hizo la
observación de que la inflación era el impuesto más cruel de todos, porque
afecta más a los pobres y a los ancianos.

Cuando pregunto a los estudiantes qué es la inflación, la respuesta que


escucho con frecuencia es que se trata de un aumento en los precios de los
bienes y servicios. Pero eso no es del todo exacto. Un aumento en los precios
no es inflación, sino el resultado. La inflación en sí misma es más simple que
eso; técnicamente, es un aumento en el suministro de dinero. Cuando hay
más dinero en circulación, tiene un impacto sobre los precios y las personas.
En este capítulo, usaremos un ejemplo simplificado para tratar de obtener una
mejor comprensión de cuál es ese impacto.

Imagine una ciudad ficticia, en la que la economía se basa en el dinero en


circulación de cien dólares. Todo en el pueblo tiene un precio de acuerdo con
la cantidad de dinero que está en circulación. Supongamos que vivo en esta
ciudad, y tengo un problema: he tomado prestado dinero del banco, y le debo
al banco diez dólares. El problema es que no puedo pagar lo que debo.
Entonces se me ocurre un esquema. Con cuidado diseño una factura falsa de
diez dólares, y la utilizo para pagar mi deuda. El banco no se da cuenta de
que los pagué con dinero falso, y ahora se ha añadido dinero falso al
suministro de dinero de la aldea.

Al crear un billete falsificado de diez dólares, he aumentado el suministro de


dinero en circulación de $ 100 a $ 110, o un 10 por ciento. ¿Qué significa eso
para el valor del dinero que ya estaba allí? Ahora disminuye en un 10 por
ciento. Más dinero en el suministro de dinero significa menos valor por
unidad de moneda. Debido a que es menos valioso, también tiene menos
poder adquisitivo.

¿Quién se beneficia en esta situación? La primera persona que se beneficia es


quien imprimió los falsos diez dólares porque pagó su deuda. El segundo que
se beneficia es el banco, porque le devolvieron el dinero y luego pudo
continuar realizando las transacciones. Y cualquiera que le deba dinero a otra
persona a una tasa fija también se beneficia. Si alguien pidió prestado un
dólar al banco, el dólar que le devuelve vale el equivalente a noventa
centavos en el momento en que lo tomó prestado.

Por eso, en los Estados Unidos en la década de 1960, una de las mejores
inversiones que una persona podía hacer era comprar una casa. La inflación
aumentaba a un ritmo tal que las personas podían pagar sus préstamos con
una moneda menos valiosa que la que habían pedido prestada inicialmente.
Eso todavía está sucediendo, aunque no al mismo ritmo. Sin embargo, si la
tasa de inflación ronda el 4 por ciento durante veinticinco años, alguien
devolvería un préstamo que tomaron prestado veinticinco años antes con un
dinero que vale la mitad que cuando lo prestaron. Y, sin embargo, una tasa de
inflación del 4 por ciento no parece ser un gran problema.

Entonces, los deudores se benefician del aumento en el suministro de dinero,


pero ¿quién se lastima? En primer lugar, los pobres y los ancianos lo hacen,
porque tienden a tener ingresos fijos. No están recibiendo aumentos por el
costo de la vida en sus pagos de jubilación o tasas de pago. Si la inflación
este año es del 4 por ciento, el próximo año las personas que viven con
ingresos fijos tendrán el 96 por ciento del poder adquisitivo que tuvieron este
año. Y cada año que permanecen vivos, pierden más riqueza y tienen un
problema mayor.

¿Por qué fue un problema que solo el 5 por ciento de las personas en Estados
Unidos estaba preocupado por la inflación en las elecciones de 1992? Porque
un gran problema económico es el problema del déficit presupuestario del
gobierno de EE. UU., Que a fines de la década de 1980 había aumentado a
más de $ 200 mil millones al año. Supongamos que abro un puesto de
limonada y quiero convertirlo en una empresa rentable. Vendo mis vasos de
limonada por cinco centavos, pero luego me doy cuenta de que me cuesta
diez centavos por vaso hacer y vender la limonada. ¿Puedo compensar ese
déficit en volumen? No, mientras más limonada vendo, peor me vuelvo. Si
estoy perdiendo mi pequeño puesto de limonada, tarde o temprano tendré que
hacer ajustes, o me voy a quedar sin negocio. Cuando un gobierno opera
constantemente con un déficit y ese déficit crece exponencialmente,

Hay tres cosas básicas que se pueden hacer para abordar el problema del
déficit. El primero es reducir costos. Esto es lo que sucede cuando se produce
una reducción en las empresas. ¿Qué sucede si el gobierno se propone reducir
$ 200 mil millones en gastos? Mucha gente estará desempleada. Los
programas que las personas se han acostumbrado a recibir se reducirán. Este -
especialmente programas de corte- es una de las cosas más impopulares que
un gobierno puede hacer. Entonces, ese es un medio endeble para resolver el
problema.

La segunda opción es aumentar los ingresos. No hay muchas cosas que el


gobierno haga para obtener ingresos, pero la forma principal en que los
gobiernos aumentan sus ingresos es aumentando los impuestos. Pero las tasas
impositivas ya son más altas de lo que a las personas les gustaría, por lo que
también es un método extremadamente impopular para aumentar la
estabilidad financiera.

La tercera opción es aumentar la oferta de dinero, porque el gobierno es el


deudor. El gobierno puede aumentar el suministro de dinero a voluntad, lo
que lo convierte en la única organización que tiene el derecho legal de hacer
lo que esencialmente equivale a falsificación. Si lo desea, puede producir
tanto dinero como desee. La historia ha demostrado que cuando los gobiernos
están profundamente endeudados, ponen en marcha las imprentas en serio.

¿Cómo afecta la inflación a su familia, su vida y los bienes y servicios que


necesita para la atención médica, la ropa, los alimentos y la vivienda? La
primera casa que compré me costó veintiún mil dólares. Algunos años más
tarde, esa misma casa, que era considerablemente más antigua, se vendió por
más de doscientos mil dólares. He estado en países donde la gente gastará
cien mil unidades de la moneda local por una barra de pan. Cuando la
moneda se estableció por primera vez en esa nación, ¿supones que alguien
hubiera intentado crear un sistema que demandaría cien mil de cualquier cosa
por una barra de pan? Eso sucede cuando los gobiernos degradan la moneda
una y otra vez, por lo que se requieren cien mil o un millón de unidades de
moneda para comprar lo que solía costar mil unidades. Cuando esto pasa,
WCuando miramos el mandato bíblico de la mayordomía cristiana, una de las
cosas más importantes a considerar es cómo asignamos los recursos que Dios
nos ha dado. Hay muchas cosas que podemos considerar recursos: las
habilidades que tenemos, nuestros hogares y otras propiedades, el aire que
respiramos, etc. Pero nuestros recursos básicos incluyen nuestro tiempo,
nuestro trabajo, nuestros talentos y nuestro dinero. En un punto al menos,
todos estamos en igualdad de condiciones, y eso con respecto a la asignación
de tiempo. Cada uno de nosotros tiene el mismo número de horas en todos los
días. El hombre más ocupado del mundo tiene veinticuatro horas al día, y el
hombre más perezoso del mundo tiene las mismas veinticuatro horas. El
Nuevo Testamento está muy preocupado por cómo usamos nuestro tiempo.
El apóstol Pablo, por ejemplo, nos dice que debemos hacer el mejor uso de
nuestro tiempo, porque "los días son malos" (Efesios 5:16). Esto significa que
debemos usar nuestro tiempo sabiamente, de una manera que sea productiva
para el bienestar de las personas y para la causa del reino de Dios.

Cuando se trata de la asignación de recursos como el tiempo, se requiere


disciplina y también sabiduría. Este es también el caso de cómo utilizamos
nuestros recursos financieros. Como un dólar que gastamos en un lugar es un
dólar que no podemos gastar en otro lado, debemos tomar decisiones
acertadas sobre cómo vamos a gastar nuestro dinero.

Tal vez uno de nuestros mayores problemas es derrochar dinero. Jesús aborda
este tema en la parábola de los talentos (Mateo 25: 14-30). Algunas personas
piensan que está hablando de dones o habilidades, pero realmente se refería al
dinero, porque un talento era una unidad monetaria. Jesús habla de cómo una
persona desperdició su dinero mientras que el otro lo duplicó. Cómo
utilizamos nuestros recursos, en este caso, nuestro dinero, es un asunto que
concierne a Dios, porque debemos ser buenos administradores de lo que nos
ha confiado.

Hay algunos principios básicos de la mayordomía que nos dan las Escrituras,
entre ellos el sentido común: somos llamados, como mayordomos
responsables del reino de Dios y de toda la abundancia que Dios se complace
en darnos, a vivir dentro de nuestros medios. No todos hacen la misma
cantidad de dinero, pero todos tenemos la responsabilidad de vivir de acuerdo
con lo que sea esa cantidad. Desafortunadamente, nuestra cultura tiene una
tendencia crónica a vivir en un déficit. Este es un problema para el gobierno,
pero tal vez incluso más peligrosamente en nuestros propios hogares. Las
encuestas dicen que más de la mitad de los estadounidenses viven más allá de
sus posibilidades; es decir, gastan más dinero de lo que perciben. En la
mayoría de los casos, eso se hace a través del crédito, el endeudamiento y el
endeudamiento con los demás.

Una vez me corté el pelo de una mujer que me preguntó si alguna vez había
ganado algo en la lotería de Florida. Dije que no, que no, y ella me preguntó
con qué frecuencia juego. Yo dije: "Nunca". Nunca he comprado un boleto de
lotería. "Cuando ella preguntó por qué no, le dije:" No puedo pagarlo ". Se rió
de mí; ella pensó que estaba bromeando. Ella me dijo cuánto dinero gastaba a
la semana en boletos de lotería. Sabía que no ganaba mucho dinero en su
profesión, así que mientras me cortaba el pelo saqué mi calculadora de
bolsillo. Luego le dije: "Si hoy te di sesenta mil dólares como regalo, ¿te
gustaría?" Ella dijo que sí. Le dije: "Bueno, ¿podrías tomar esos sesenta mil
dólares y gastarlos en boletos de lotería?" Ella se rió y dijo: "Por supuesto
que no". Le dije: "Pero eso es lo que estás haciendo".

La mostré con mi calculadora, tomando la cantidad de dinero que gastó en un


año en boletos de lotería, y calculando qué pasaría si ella invirtiera la misma
cantidad de dinero y tuviera la bendición de ganar una tasa de interés anual
del 10 por ciento sobre ella. ahorros en un período de veinte años. En ese
momento, ella habría amasado sesenta mil dólares. Pero ella no podía
concebir cómo podría multiplicar esta pequeña cantidad de dinero en una
cantidad tan grande en veinte años. Asi que. Comencé a explicarle sobre el
interés compuesto, que es de lo que estaba hablando Jesús, indirectamente al
menos, en la parábola de los talentos.

Como mencioné anteriormente, una vez le enseñé a un grupo de alumnos de


séptimo y octavo grado los principios de mayordomía y economía. En un
momento, les hice esta pregunta: "Si, cuando te gradúes de la universidad y
obtienes tu primer trabajo real, inviertes mil dólares al año durante veinte
años, y tienes la bendición de obtener un rendimiento anual de 10 por ciento
esos mil dólares, ¿cuánto dinero tendrías al final de los veinte años?
"Primero, adivinaron; dijeron: "Mil dólares cada año durante veinte años son
veinte mil dólares; 10 por ciento de veinte mil es dos mil. Entonces debe ser
veintidós mil dólares. "Le dije:" Pero no ha entendido cómo se agrava el
interés en este proceso ". Así que les expliqué lo que tendrían después del
primer año con un 10 por ciento de ganancia, y después del segundo año y el
tercer año. Luego les mostré que, después de veinte años, en lugar de
veintidós mil dólares, tendrían unos sesenta y tres mil dólares. Estaban
asombrados.

Digamos que va a embarcarse en un programa de inversión en el que, en el


primer año, invierte mil dólares, y el segundo año agrega 500 dólares a sus
inversiones principales, por lo que en el segundo año, invierte mil quinientos
dólares. Cada año a partir de entonces durante veinte años, aumenta la
cantidad de dinero que ahorra o invierte en quinientos dólares, de modo que
en el tercer año estaría invirtiendo dos mil y en el cuarto año dos mil
quinientos más. En el vigésimo año, estaría invirtiendo $ 10,500. Ahora,
supongamos que puede ganar un 10 por ciento anual a cambio. Después de
veinte años, tendría casi un cuarto de millón de dólares.
Algunos preguntarán, "¿Cómo puedo permitirme aumentar mi inversión en
ese nivel cada año? No tengo ese tipo de dinero para invertir, e incluso la
inversión inicial de mil dólares al año parece grande. "Pero tome una persona
que está en sus veinte años y acaba de comenzar su carrera. Supongamos que
comienza su carrera ganando cincuenta mil dólares al año, y también diezma.
Lo primero que hace es pagar dos mil dólares a Dios, y también tiene que
pagar sus impuestos. En este punto, todo lo que tiene que hacer es invertir el
5% de sus ingresos. La mayoría de la gente como esta tendrá un patrón de
crecimiento ascendente por el cual sus salarios aumentarán año tras año.
Después de un período de veinte años en el trabajo, si son cuidadosos y
sabios en el manejo de sus recursos, pueden pagar un monto mayor para
invertir.

La otra gran pregunta que tienen las personas es: "¿Dónde puedo obtener el
10 por ciento de interés?" No lo obtendrán en una cuenta de ahorros en un
banco. Pero hay muy buenas compañías de inversión que ayudarán a los
pequeños inversionistas a asignar sus recursos. Lo he hecho durante años, y
todavía no he tenido un año en que el rendimiento de mis inversiones sea
inferior al 10 por ciento.

¿Por qué no más de nosotros invertimos así? El mayor problema que tenemos
es la tentación de una gratificación rápida. Queremos disfrutar el fruto de
nuestro trabajo ahora, mientras que una tolerancia para la gratificación
retrasada es necesaria para este tipo de inversión. Debemos posponer la
compra de cosas que queremos comprar y consumir para un momento
posterior, porque estamos tratando de ser responsables como administradores
de nuestras inversiones.

Pero el otro lado del problema es que el interés compuesto puede funcionar
en ambas direcciones. No solo puede funcionar para nosotros, ya que
demoramos nuestra gratificación e inversión, pero puede perjudicarnos si
gastamos más de lo que ganamos y comenzamos a pedir dinero prestado.
Tenemos que pagar ese dinero en forma compuesta. Ahí es donde muchos de
nosotros nos metemos en serios problemas financieros, porque en lugar de
ganar intereses sobre nuestro dinero, permitimos que otra persona gane
dinero de nosotros cuando pagamos intereses. Si más de la mitad de los
estadounidenses viven por encima de sus posibilidades, lo están haciendo; la
ley del interés compuesto está trabajando en contra de ellos.

Casi nunca llevo mucho efectivo conmigo. Pero debo admitir que tengo una
billetera llena de tarjetas de crédito. Me encantan las tarjetas de crédito
porque no tengo que usar efectivo. Puedo ir a las tiendas, sacar el plástico,
cargar lo que quiera comprar, y luego, al final del mes, recibo una factura y la
pago. Esa es la conveniencia de las tarjetas de crédito. Pero le diré algo más
sobre mis tarjetas de crédito: mi esposa y yo nunca hemos pagado ni un
centavo de interés por las compras con tarjeta de crédito.

Los emisores de tarjetas de crédito cobran habitualmente 18% de interés, y a


veces 26% o más, si no cancela el saldo cada mes. Es por eso que muchos de
nosotros estamos en deuda. Es tan fácil y tentador comprar con plástico.
Disfruta de los bienes ahora; preocuparse de pagar por ellos más tarde. Pero
si no puede pagarlo al final del mes, ahora tiene que llevar un saldo sobre el
cual se le cobrarán intereses. No puedo permitirme hacer eso, y no creo que
muchos de nosotros podamos hacerlo. Si está luchando con sus finanzas, tal
vez lo mejor que podría hacer hoy es tomar sus tarjetas de crédito y tirarlas a
la basura. De esa forma, dejarás de comprar para endeudarte.
A Un Chico, yo vivía cerca de una ciudad del molino de acero en el oeste de
Pennsylvania. Solía ​pasar el molino el viernes por la tarde, cuando los
hombres salían de su turno, y los veía ir a la ventana del pago para recibir su
cheque semanal. Estos eran hombres que se dedicaban a trabajos realmente
duros. Noté que era como un desfile desde la oficina del pago a los bares
locales. Había tantos bares en la ciudad que casi no se podían contar, y la
gran mayoría de los hombres, después de trabajar tan duro por sus salarios,
salieron del molino, fueron directos al bar y, en muchos casos, , bebieron su
sueldo.

Otro puñado de estos hombres salió de la cabina del pagador y fue a uno de
dos lugares: o fueron al banco, donde depositaron su cheque de pago, o se
fueron a casa y dieron su cheque de pago a sus esposas. Este grupo estaba
decidido a vivir dentro de sus posibilidades, aunque no tenía un alto nivel de
ingresos. Ahorraron su dinero porque estaban comprometidos con él. Dijeron:
"Odio este trabajo; es tan difícil y agotador. No quiero que mis hijos tengan
que trabajar como si tuviera que trabajar. Quiero que reciban una educación
universitaria ". Entonces, poco a poco, postergaron su propia gratificación por
el bien de sus hijos.

Estos hombres tomaron en serio, ya fueran creyentes o no, el mandato bíblico


de proveer para la casa de uno. Por el contrario, he visto calcomanías en los
carros costosos de las parejas jubiladas que dicen: "Gastamos la herencia de
nuestros hijos". No creo que sea una broma graciosa. Como padre y esposo,
tengo la obligación moral de tratar de vivir dentro de mis posibilidades,
gastar menos de lo que gano, para poder dar a mis hijos y a mi esposa alguna
sustancia que puedan usar en sus provisiones necesarias para su tiempo de
vida. El apóstol Pablo dijo: "Si alguno no cuida a sus parientes, y
especialmente a los miembros de su casa, ha negado la fe y es peor que un
incrédulo" (1 Timoteo 5: 8). Es nuestro deber como cristianos proveer a
nuestras familias, y esa disposición implica un uso prudente de los recursos
que tenemos a nuestra disposición.

Vi ejemplos como esos hombres en la fábrica de acero con tanta frecuencia


en Pittsburgh porque en ese momento era la capital laboral de Estados
Unidos. Crecí en esa ciudad. Mi bisabuelo por parte de mi padre vino de
Irlanda. Inmigró a este país y se estableció en Pittsburgh en el siglo XIX.
Cuando llegó a las costas de América, estaba descalzo. Dejó atrás una vida de
pobreza durante la hambruna de la papa en el norte de Irlanda, donde vivió en
una cabaña con techo de paja y piso de barro. Llegó aquí virtualmente sin
dinero. Por otro lado, mi bisabuelo por parte de mi madre era parte de la
aristocracia terrateniente de Yugoslavia, y también llegó a este país en el
siglo XIX. Un lado de mi familia tenía sus raíces en una cómoda afluencia
financiera en el viejo país,

Ahora, déjame contarte sobre mis abuelos. Mi abuelo por parte de mi padre
se convirtió en un prominente hombre de negocios en Pittsburgh; cuando él
murió, él era el dueño y el presidente de la empresa de bancarrota corporativa
más grande de la ciudad. Mi abuelo materno, el hijo del aristócrata
terrateniente que emigró a este país, murió en la treintena, sin un centavo. El
único trabajo que tuvo en este país fue un trabajo que involucraba trabajo no
calificado. ¿Por qué? Las fortunas familiares se invirtieron en una generación
por una simple razón: el lenguaje. En el siglo XIX en Pittsburgh, la principal
industria era el acero. Andrew Carnegie, el famoso industrial y filántropo,
dominó la industria. Carnegie estaba buscando personas que hablaran inglés
para ser gerentes, por lo que muchos de los que provenían de partes de habla
inglesa del mundo ascendieron a puestos de gestión. Por otro lado, aquellos
que vinieron de Europa del Este y otros lugares donde no se hablaba inglés
no pudieron comunicarse, por lo que se les dejó realizar trabajos no
calificados. Solo la barrera del idioma hizo una gran diferencia de una
generación a la siguiente. Eso es algo que no siempre podemos controlar,
pero la forma en que utilizamos lo que hacemos tiene una gran importancia.

El concepto básico del capitalismo es que debemos dejar que nuestro dinero
trabaje para nosotros en lugar de contra nosotros. Karl Marx entendió algo de
eso profundamente, aunque desarrolló un sistema que es bastante diferente
del capitalismo. Él entendió el principio de la economía de que las
herramientas son cruciales para aumentar la producción. Marx dijo en efecto:
"Quien posee las herramientas, gobierna el mundo. Y todos los demás tienen
que trabajar para la persona que posee las herramientas ". Llegó a la
conclusión de que fundamentalmente no hay diferencia entre un asalariado y
un esclavo, porque el asalariado siempre está a merced de la persona
propietaria del negocio o la propietaria del herramientas. Por lo tanto, la única
sociedad justa es donde el estado posee los medios de producción. Entonces,
en el sistema de Marx, las herramientas y los medios de producción se toman
de las manos de propietarios privados y se ponen en manos de la gente como
un todo, como se encarna en el estado. El problema, como lo ha demostrado
la historia, es que cuando todo el mundo posee todo, nadie posee nada. Todos
reciben una porción igual del pastel, pero el pastel se vuelve cada vez más
pequeño.

Marx también entendió que la libertad económica proviene de la propiedad.


Las personas que poseen las grandes empresas son las que hacen fortunas
económicas, no, por lo general, las personas que trabajan para ellos. Es por
eso que el sueño americano a menudo ha sido el sueño de la propiedad. Hay
buenas noticias sobre eso, y luego hay malas noticias.

¿Alguna vez has soñado con tener tu propio negocio? ¿No sería genial ser tu
propio jefe en lugar de trabajar para otra persona y recibir un salario mientras
ganan mucho dinero con tu trabajo? La buena noticia es que poseer su propio
negocio significa que usted establece las reglas, establece sus propios
horarios y recibe los beneficios del negocio. Te enorgulleces de tu negocio y
de participar en el sueño americano. Por lo tanto, ser dueño de su propio
negocio puede ser una forma maravillosa de alcanzar sus metas en la vida y
experimentar la libertad económica.

La mala noticia es que tener su propio negocio puede ser extremadamente


difícil. Una vez leí algunas estadísticas que decían que cada año en los
Estados Unidos comienzan quinientos mil nuevos negocios, y al final del
primer año, todavía existen cuatrocientos mil. El veinte por ciento, o cien mil,
fallan en el primer año. Al final de cinco años, trescientos mil más de esos
negocios habrán fallado y ya no existirán. Después de diez años, solo
seguirán existiendo veinte mil de esas empresas. Eso es 4 por ciento. Eso
significa que el 96 por ciento de las empresas que se inician en Estados
Unidos fracasan en los primeros diez años.
Las dos principales razones del fracaso comercial son las siguientes: primero,
la empresa no tiene suficiente capital para empezar, y segundo, está mal
administrada, es decir, los recursos no están asignados adecuadamente. Dice
así: un zapatero trabaja en una zapatería, pero no es dueño de la zapatería. Es
bueno arreglando zapatos y sueña con el día en que pueda abrir su propia
tienda. Debido a que tiene esta artesanía, ahorra su dinero, compra un
pequeño lugar y abre su propio negocio, sin darse cuenta de que poseer y
administrar la tienda requiere conocimientos financieros, conocimientos de
mercadotecnia y todo tipo de otras cosas con las que nunca contó.
necesitando antes de abrir su negocio. Muy pronto podría tener problemas.
Sin embargo, el sueño está ahí para la propiedad, porque Marx tenía razón: la
propiedad puede traer prosperidad financiera.

Pero hay otra manera además de ser dueño de su propio negocio, y es la


forma en que lo hicieron los trabajadores siderúrgicos de Pittsburgh. Cuando
fueron a la ventana del pagador el viernes por la tarde y obtuvieron su cheque
de pago, en lugar de beberlo, algunos tomaron un pequeño porcentaje y
compraron acciones en la empresa siderúrgica. No fue mucho, pero
participaron en ser dueños de la compañía. Cada vez que recibían un cheque
de sueldo, lo invertían en un negocio estable y seguro. Luego, cuando
regresaban a casa del trabajo y se iban a la cama, la fábrica de acero todavía
estaba funcionando y todavía estaban ganando una recompensa por su
trabajo, porque su dinero estaba trabajando para ellos.

Entonces, otro principio básico de mayordomía, que creo que es bíblico


porque tiene que ver con la prudencia y la sabiduría, es este: en la medida de
lo humanamente posible, haga de cada gasto una inversión. ¿Cómo haces
eso? Piense en la discusión sobre el trueque. Vimos que, en el sistema de
comercio y trueque, cuando el hombre intercambiaba sus zapatos por filetes,
y el otro hombre cambiaba sus bistecs por zapatos, ambos lados se
beneficiaban, y ambos lados podían aumentar su bienestar material: en otros
palabras, para aumentar su riqueza.

Por ejemplo, cuando alguien compra comestibles en la tienda, gastan dinero a


cambio de bienes y alimentos. Ellos necesitan esas cosas. Compran tomates y
naranjas no para poder venderlos a un precio más alto en la esquina de la
calle, sino para poder comer. Están invirtiendo en su propia vida, en su futuro
físico. Pueden gastar su dinero en comida comprando comida chatarra, pero
no es bueno para ellos. Cuando se trata de cosas como autos, ropa y muebles,
es inteligente comprar usados, comprar cosas que durarán, o comprar cosas
que no disminuirán drásticamente en valor. Hay muchas formas en que
podemos comprar bienes y servicios que se valorarán en lugar de depreciarse.
No se trata solo de ahorrar dinero depositándolo en un banco o invirtiéndolo,
sino de ser cuidadosos en el gasto que hacemos.

En este libro, hemos analizado algunos principios básicos de mayordomía y


economía. Hemos hablado sobre inversiones, gratificación retrasada y
participación en la propiedad, aunque sea de manera pequeña. Pero la
inversión más importante que podemos hacer es en el reino de Dios. Diezmar
no es una pérdida neta. Nunca me he perdido ni un solo centavo que he dado
a la obra de Dios. Cuanto más viejo me hago, más voy más allá del diezmo,
porque veo la importancia de invertir en la mejor inversión a largo plazo que
existe. No digo que debas dar tu diezmo para que Dios abra las ventanas del
cielo y te dé una lluvia de bendiciones. Estoy hablando de invertir en aquello
que tiene un significado eterno y un valor eterno.

Sobre el Autor

El Dr. RC Sproul es fundador y presidente de Ligonier Ministries, una


organización internacional cristiana de educación y discipulado ubicada cerca
de Orlando, Florida. También es copatrocinador de Saint Andrew's Chapel en
Sanford, Fla., Canciller de Reformation Bible College y editor ejecutivo de
Tabletalk. revista. Su enseñanza se puede escuchar en todo el mundo en el
programa de radio diario Renewing Your Mind .

Durante su distinguida carrera académica, el Dr. Sproul ayudó a entrenar


hombres para el ministerio como profesor en varios seminarios teológicos.

Es autor de más de cien libros, entre ellos La santidad de Dios, Escogido por
Dios, La mano invisible, Fe sola, Todos son teólogos, Verdades que
confesamos, La verdad de la cruz y La oración del Señor. También se
desempeña como editor general de la Biblia de estudio de la Reforma y ha
escrito varios libros para niños, incluido The Knight's Map. El Dr. Sproul y su
esposa, Vesta, hacen su hogar en Sanford.

Continúe
con su estudio de la Biblia con la revista Tabletalk ,
otra herramienta de aprendizaje
de RC Sproul.

CARACTERÍSTICAS DE LA REVISTA TABLETALK :

Un estudio bíblico para cada día-trayendo lo mejor en erudición bíblica junto


con la escritura práctica, Tabletalk te ayuda a entender la Biblia y aplicarla a
la vida diaria.

Recurso teológico de confianza: Tabletalk evita las tendencias, la doctrina


superficial y los movimientos populares para presentar la verdad bíblica de
manera simple y clara.

Temas que provocan reflexión: cada número contiene artículos desafiantes y


estimulantes sobre una amplia variedad de temas relacionados con la teología
y la vida cristiana.

También podría gustarte