Está en la página 1de 9

|Immanuel Kant nació en Prusia Oriental, en la ciudad de Konigsberg, el 22 de abril de 1724,

donde transcurrió toda su vida, fue filósofo y profesor dedicado a la enseñanza y al estudio, es
el primero y más importante representante del criticismo y precursor del Idealismo Alemán. Es
considerado como uno de los pensadores más influyentes de la Europa Moderna y de la filosofía
universal. Su nombre real de acuerdo como fue bautizado es Emanuel, pero cuando aprendió
hebreo lo cambio a Immanuel. Fue el cuarto entre nueve hermanos, en su juventud fue un
estudiante perseverante, en 1740 ingresó a la Universidad de Konigsberg como estudiante de
Teología y fue alumno de Martin Knutzen, quien lo introdujo en la filosofía de Leibniz y Wolff y
le inculcó el interés por la ciencia natural en particular, por la mecánica de Newton.

Tras la muerte de su padre en el año de 1746 interrumpió sus estudios y se convirtió en un


profesor particular en los pueblos aledaños a su ciudad natal.

La filosofía de Kant no niega la existencia de Dios, ni un orden moral, ni la realidad pensable


de un mundo físico. Lo que niega es que la razón humana pueda trascender y llegar a esos
entes en sí mismos: sean el “mundo”, “Dios” o el “alma”. Además, Kant constituyó la idea de
que el mundo, el sol y todos los planetas son complementarios unos con otros.

En 1749 publicó su primera obra filosófica llamada: Meditaciones sobre la verdadera estimación
de las fuerzas vivas. Su obra es vasta y compleja; en ella confluyen las grandes corrientes del
siglo XVII, racionalismo y empirismo. Fue el fundador del Idealismo clásico alemán, sus obras
filosóficas principales fueron: Crítica de la Razón Pura, Crítica de la Razón práctica y Críticas
del Juicio.

El kantismo también denominado Criticismo, es una de las corrientes filosóficas principales de


la época contemporánea, ha dado lugar a varias tendencias contradictorias, por ejemplo:
Idealismo Alemán, Irracionalismo y Positivismo.

Kant es autor de un ensayo sobre el origen del sistema solar. También señala que la única
fuente de conocimientos es la experiencia y las sensaciones, pero luego afirma que el espacio,
el tiempo y los nexos casuales son categorías claras de a priori; de nuevo se presenta la
ambivalencia Materialismo-Idealismo.

A los 46 años de edad, Kant era un conocido Erudito y un filósofo cada vez más influyente, se
esperaba mucho de él, como respuesta a una carta de Markus Hers, su alumno, Kant llegó a
conocer que en la Disertación Inaugural no logró dar cuenta de la relación y conexión entre
nuestras facultades intelectuales y sensibles, también reconoció que David Hume lo despertó
del sueño dogmático. Kant no público durante once años ningún trabajo de filosofía.

En 1781 cuando Kant salió de su silencio, el resultado fue “Crítica de la Razón Pura”, la cual es
reconocida como uno de los trabajos más grandes de la historia de la filosofía.
En 1787 Kant publicó una segunda edición de la “Crítica de la Razón Pura” con muchas
modificaciones en las primeras partes del libro. La mayoría de sus obras posteriores se
centraron en otras partes de la filosofía, también escribió varios ensayos populares sobre:
religión, política y otros temas. Estas obras fueron recibidas por los contemporáneos de Kant y
confirmaron su posición prioritaria en la filosofía del siglo XVIII.

Immanuel Kant falleció el 12 de febrero de 1804 en la residencia de su ciudad natal, a la edad


de 79 años.

La filosofía crítica de Immanuel Kant ofrece una teoría del conocimiento científico que determina
las bases metodológicas que hacen posible la elaboración del conocimiento objetivo del mundo
natural. El fin de este trabajo consiste en derivar, a partir de la filosofía crítica kantiana, una
teoría del conocimiento histórico de carácter científico; aunque Kant trata poco los problemas
específicos del conocimiento histórico, postulamos que sus objetos de estudio, es decir, las
acciones históricamente significativas realizadas por los hombres en el pasado, pueden ser
determinadas y relacionadas por medio de los principios metodológicos que define en su teoría
del conocimiento y de la acción, de tal forma que constituyan un conocimiento objetivamente
válido del pasado humano

SENTIDO DE LA FILOSOFÍA PARA KANT

Él mismo lo resumió de alguna forma en las tres preguntas clásicas:

1ª. ¿Qué puedo conocer? Se trata del problema del conocimiento y los límites de éste. A esta
pregunta responde su Crítica de la Razón Pura.

2ª. ¿Qué debo hacer? Se trata del problema de la moral y establece los principios y
condiciones para ella. A esta pregunta responde su Crítica de la Razón Práctica

3ª. ¿Qué me cabe esperar? Se trata del problema de la religión y de la historia. Responde
con La Religión dentro de los límites de la mera razón y Filosofía de la Historia.

4ª. ¿Qué es el hombre? Esta última pregunta se añade como resumen a las tres anteriores,
ya que el sujeto de todas las cuestiones es el hombre, por lo que su investigación tiene un
marcado carácter antropológico.

CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA. USO TEÓRICO DE LA RAZÓN.

No se trata sólo del título de una obra. Es el núcleo del pensamiento kantiano y el punto de
partida de toda su filosofía.

1. CRÍTICA, RAZÓN, PURA


El uso de los términos crTítica, razón y pura tienen un significado específico para Kant. Con
ellos expresa la tarea que se impone: el análisis del órgano del conocimiento, la razón misma;
a la que va a someter a crítica, en el sentido de establecer los límites de su capacidad, ya que
muchas veces los errores se comenten por extralimitarse, por rebasar los límites del
conocimiento. Este estudio va a realizarse examinando la razón pura, es decir, libre de
cualquier dato extraño a ella, tal como es antes de cualquier contenido empírico, todavía no
contaminada por ningún aspecto proveniente de la sensación. Puro será el conocimiento a
priori que no tiene en absoluto mezcla de nada empírico, anterior lógicamente a cualquier
experiencia y, por ello, independiente de la experiencia.

De forma clara: Kant somete a la razón -órgano de conocimiento- a crítica -estableciendo sus
límites-; a la razón pura -tal como es previamente a la experiencia, independientemente de la
experiencia.

Partiendo de la necesidad de establecer los límites de la razón, Kant trata de contestar a la


pregunta de si es posible la metafísica como ciencia. Para poder contestarla, analizará cuáles
son los requisitos necesarios para establecer el conocimiento científico. Una vez que sepamos
cuáles son esos requisitos podremos decir si la metafísica los cumple o no. Este análisis lo
realiza a traves de los distintos pasos que constituyen las diversas partes de la obra.

De nuevo volvemos a decirlo de forma sencilla. La pregunta a la que Kant quiere dar respuesta
es

¿Es posible la metafísica como ciencia?

Para poder contestar a esa pregunta tendré que saber

¿Cuáles son los requisitos de la ciencia?

Una vez que conozca los requisitos para que algo sea ciencia podré contestar a la primera
pregunta:

Si la metafísica cumple los requisitos necesarios para que algo sea ciencia, podré afirmar que
es una ciencia; en caso contrario, tendré que admitir que la metafísica no es una ciencia

2. ESQUEMA DE LA Crítica de la razón pura:

INTRODUCCIÓN. En ella trata de los diversos juicios existentes, señalando cuáles se emplean
en la ciencia. Tras este análisis se pregunta por las condiciones a partir de las cuales pueden
darse los juicios científicos que llamará sintéticos a priori. Dar contestación a esta pregunta
supone establecer una teoría del conocimiento que se desarrolla en las tres siguientes partes
de la obra.
ESTÉTICA TRASCENDENTAL. Trata del conocimiento sensible y de las condiciones que lo
hacen posible. Además establece la posibilidad de las matemáticas como ciencia.

ANALÍTICA TRASCENDENTAL. Trata del conocimiento intelectualy de las condiciones que lo


hacen posible. Establece la posibilidad de la física como ciencia.

DIALÉCTICA TRASCENDENTAL. Trata de la razón, sus ideas, clases y límites, y de la


posibilidad de la metafísica como ciencia.

El término trascendental también tiene un sentido específico en Kant. La crítica de la razón


pura va a hacerse mediante una indagación trascendental de la misma; es decir, averiguando
cuáles son las condiciones universales y necesarias (a priori) en las que ejerce su función de
conocer, las condiciones que hacen posible su uso correcto.

(La obra no acaba aquí –Doctrina trascendental de los elementos, tiene una segunda parte que
es la Doctrina trascendental del método)

En esquema, esta obra parece sencilla. Sin embargo, el riguroso sistema de exposición y el
lenguaje utilizado (nada que ver con los filósofos racionalistas y empiristas) la convierten en
una obra de difícil lectura y comprensión. Lo que os estoy diciendo, de forma muy correcta, es
que Kant es un filósofo excelente pero un mal escritor. Kant mismo lo reconoce: su exposición
tiene rigor lógico y filosófico pero no belleza literaria ni claridad expositiva.

3. SUPERACIÓN DEL RACIONALISMO Y DEL EMPIRISMO

Kant es consciente del avance experimentado por las matemáticas y por la física y, al mismo
tiempo, observa como la metafísica, antes considerada la reina de las ciencias, ahora está en
clara desventaja frente a esas ciencias. Por eso es normal que se cuestione la posibilidad de la
metafísica como ciencia.

La ciencia ha de tener dos características fundamentales UNIVERSALIDAD Y NECESIDAD.


Todo conocimiento científico tiene que ser universal y necesario.

El racionalismo y el empirismo, los dos grandes movimientos de la filosofía moderna, desde


supuestos filosóficos tan distintos, llegan a un mismo punto de llegada: la imposibilidad de la
metafísica como ciencia. Kant elaborará un nuevo sistema filosófico aceptando algunas de las
ideas de ambos y rechazando otras.

Al racionalismo (especialmente la versión más conocida por Kant, que es la de Leibniz a través
de Wolff) lo acusa de dogmatismo: pretende avanzar con conocimientos conceptuales
conformes a principios sin haber examinado el modo ni el derecho con que se llega a ellos.
Recordad cu ando vimos el racionalismo de Descartes y especialmente el método. Recordaréis
que, a imitación del método establecido por la ciencia moderna, se trataba de deducir toda la
realidad a partir de unos principios evidentes; despreciando por completo el papel de los
sentidos. La razón es todopoderosa: todo se deriva de los presupuestos de la razón y no se
cuestiona su legitimidad. Dogmatismo se opone a criticismo; alguien es dogmático cuando
acepta sin cuestionarse ni criticarlos determinados presupuestos.Esto es lo que rechaza Kant
del racionalismo, su dogmatismo; es decir, que no se cuestione la validez de determinados
presupuestos a partir de los cuales se deriva todo lo demás. No examina el racionalismo ni el
modo ni el derecho con que se llega a esos principios.

La principal afirmación del empirismo es que la experiencia es la posibilidad y el límite del


conocimiento. Por experiencia sólo se puede llegar a la afirmación de una pluralidad de datos
que jamás tendrán carácter universal. Recordemos también como Hume constituye el primer
ejemplo de rechazo a la metafísica ya que trata de cuestiones que son absolutamente ajenas
a la experiencia y, hemos quedado en que todo conocimiento queda reducido a ella.

En resumen: lo que rechaza del racionalismo es que deriva todo de los presupuestos de la
razón sin someterlos a crítica y del empirismo que sólo admite la experiencia.

Acepta del racionalismo la convicción de que en la mente hay algun tipo de contenidos con
carácter universal y que son anteriores a toda experiencia: son las condiciones a priori del
conocimiento.

Del empirismo defiende el principio de que todo conocimiento parte de la experiencia: son
los datos a posteriori del conocimiento.

En frase famosísima de Kant: <<aunque todo nuestro conocimiento empiece con la


experiencia, no por eso procede todo él de la experiencia>>

Para Kant, ambas condiciones son necesarias para la existencia de la ciencia:

a) Toda ciencia tiene que basarse en datos a posteriori que partan de la experiencia, que él
llama condiciones empíricas y que son particulares de cada sujeto.

b) Toda ciencia se apoya en unos contenidos a priori, anteriores a la experiencia, que


llama trascendentales por ser generales y necesarios, comunes a todo sujeto.

Al aceptar algo de los dos y rechazar algo de los dos, la filosofía de Kant supone la superación
del racionalismo y el empirismo: sólo por la razón es posible la ciencia y, al mismo tiempo, sólo
si hay experiencia hay ciencia. Evidentemente, ni la razón es la racionalista ni la experiencia la
del empirismo, es la transformación de estas dos, lo que hace que Kant represente su
superación.
4. LA JUSTIFICACIÓN DE LA CIENCIA: LOS JUICIOS.
Las ciencias expresan sus conocimientos en juicios; es decir, en proposiciones en las que “algo”
se dice de “algo”. Por ejemplo: el átomo tiene un núcleo de carga positiva formado por protones
y neutrones; todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba
igual al peso de fluido desalojado; la ley de la gravitación consiste en …
A. CLASIFICACIÓN DE LOS JUICIOS
Si lo que tenemos en cuenta como criterio de clasificación es el origen de los conocimientos,
diferencia entre:
1.- JUICIOS A PRIORI. Son aquellos que no derivan de la experiencia (independientes de la
experiencia), universales y necesarios. Su verdad, como es lógico, es conocida
independientemente de la experiencia. Para ser originales pondremos un ejemplo que no
hemos visto hasta ahora: <<el todo es mayor que la parte>>
Resumen: UNIVERSALES, NECESARIOS, INDEPENDIENTES DE LA EXPERIENCIA
2.-JUICIOS A POSTERIORI. Son aquellos que están relacionados con la experiencia y
proceden por generalización de ella. No son universales ni necesarios y su verdad es conocida
a partir de la experiencia. Por ejemplo: <<Las alumnas de 2º de Bachillerato son guapas>>
Resumen: NO UNIVERSALES, NO NECESARIOS Y SU VERDAD DEPENDE DE LA
EXPERIENCIA
Si lo que tenemos en cuenta como criterio es la estructura misma de los juicios se clasifican en:
1.- JUICIOS ANALÍTICOS. El predicado ya está contenido en el sujeto, al menos,
implícitamente; por lo tanto, si analizamos el sujeto, vemos que el predicado ya está contenido
en él. El predicado no añade nada al concepto sujeto, sino que simplemente lo descompone en
conceptos parciales: el concepto predicado es una propiedad que pertenece necesariamente
al concepto sujeto. Dicho de otra manera, lo que hace el predicado es explicar de forma más
clara la noción que ya estaba pensada en el sujeto, por eso son juicios explicativos. Son
explicativos, pero no extensivos, ya que no amplían nuestros conocimientos. Por ser originales,
podríamos poner como ejemplo: <<el todo es mayor que la parte>> o <<todos los cuerpos son
extensos>>
RESUMEN: UNIVERSALES, NECESARIOS Y NO EXTENSIVOS
2.-JUICIOS SINTÉTICOS. El predicado no está contenido en el sujeto; el predicado dice algo
que no estaba en el sujeto. Estos juicios son extensivos, porque aumentan o amplían nuestro
conocimiento. Por seguir siendo originales: <<Las alumnas de 2º de Bachillerato son guapas>>
o <<Esta tarde hace frío>>.
Resumen: NO UNIVERSALES, NO NECESARIOS Y EXTENSIVOS.
Si relacionamos las dos clasificaciones:
1. Los juicios analíticos son universales, necesarios y no extensivos (no amplían
conocimientos, no hacen progresar la ciencia). Son a priori, pero no son científicos.
2. Los juicios sintéticos sí hacen progresar la ciencia, porque amplían nuestros conocimientos,
son extensivos, pero no son universales ni necesarios. Son a posteriori, pero no son científicos.
Si os acordáis, esta clasificación coincide con la que ya hizo Hume al clasificar los tipos de
conocimiento entre relaciones entre ideas y cuestiones de hecho. Kant da un paso más al
admitir la existencia de juicios sintéticos a priori. Pensad en los siguientes ejemplos:
<<La línea recta es la distancia más corta entre dos puntos>>
<<7+2 = 9>>
<<Todo cambio tiene una causa>>
Analizemos el primer ejemplo. No es un juicio analítico, ya que el concepto de línea recta no
incluye, ni siquiera implícitamente la idea de distancia. Es, por lo tanto, sintético, ya que el
predicado no está incluido en el sujeto. No es a posteriori ya que nos consta que es verdadero
sin tener que medir las distancias, sin recurrir a la experiencia. Es universal y necesario (a
priori).
Estos juicios son extensivos (por ser sintéticos) y universales, necesarios e independientes de
la experiencia (por ser a priori).
5. EL PROCESO DEL CONOCIMIENTO
Kant diferencia entre dos tipos de conocimiento: sensible e intelectual, correspondiéndoles dos
facultades o capacidades distintas: la sensibilidad y el entendimiento.
Kant llamará sensibilidad a la capacidad (receptividad) de recibir representaciones, al ser
afectados por los objetos. Los objetos nos vienen dados por la sensibilidad y nos
suministra intuiciones.
Kant llamará entendimiento a la capacidad (espontaneidad) de producir conceptos. Por medio
del entendimiento los objetos son pensados y de él proceden los conceptos.
Todo pensar tiene que hacer referencia a intuiciones, directa o indirectamente, ya que ningún
objeto se puede dar de otra forma. <<Intuiciones sin conceptos son ciegas, conceptos sin
intuiciones, vacíos>>. Imaginad que podéis recoger información pero que no podéis pensarla,
¿os serviría para algo? Ahora imaginad que podéis pensar pero carecéis de información sobre
la que pensar, ¿os serviría para algo?
EL CONOCIMIENTO SENSIBLE. ESTÉTICA TRASCENDENTAL
Nuestro conocimiento comienza al recibir algo que viene del exterior a través de la sensibilidad.
Esta es uuna mera capacidad de recibir impresiones de las cosas.
Esas cosas producen en nosotros una sensación que da lugar a una intuición empírica.
Lo que conocemos con la sensación no son las cosas tal y como son en sí mismas sino tal y
como son en relación con la sensibilidad, tal como nos aparecen y por ello recibirá el nombre
de fenómeno.
El fenómeno es el objeto de la intuición empírica, del conocimiento sensible. En él se distingue:
a) Materia del conocimiento. (Material en Kant es todo lo que tiene contenido). Es lo que
proviene de la sensación: los distintos datos empíricos. Procede del exterior y es a posteriori.
b) Forma del conocimiento. (Formal en Kant es aquello que carece de contenido, vacío de
contenido). Es lo que proviene del sujeto que ordena los diversos datos y que existe con
anterioridad a la recepción de cualquier dato empírico. Procede del sujeto y es a priori. Son las
condiciones de posibilidad del conocimiento sensible, condiciones universales y
necesarias, trascendentales, del conocimiento sensible. Son el espacio y el tiempo. Se puedn
denominar de diferentes maneras:
Formas a priori de la sensibilidad
Formas puras a priori de la intuición sensible
Intuiciones puras
Que sean formas quiere decir que son vacías de contenido empírico; que sean a priori, que se
encuentran de antemano en el sujeto para ser aplicadas a los datos de la intuición sensible, a
los datos empíricos de la sensación y que sean formas puras, que no hay nada en ellas
procedente de la experiencia.
El conocimiento sensible sólo es posible con la conjunción de materia y forma: se necesita
una materia, un contenido variable, procedente de las cosas, y unas formas a priori capaces de
organizar esos datos y constituir propiamente el fenómeno.
Recurramos a un ejemplo muy sencillo para entender a Kant. Imaginad que queréis llenar un
vaso de agua. ¿Qué necesitáis? Es evidente que un vaso y agua ¿Qué tiene que adaptarse a
qué? Es evidente también que el agua tiene que adaptarse a la forma del vaso. ¿Cuál es la
única manera posible de que el agua se adapte a la forma del vaso? Vale, no contestaré. De la
misma manera, para que el conocimiento sensible sea posible necesito un contenido, los
distintos datos empíricos, y una forma, las condiciones de posibilidad para que esos datos sean
dados, la ordenación de los distintos datos empíricos. Dicho de otra manera: para poder percibir
cualquier objeto este tiene que adaptarse a las condiciones que imponen a priori el espacio y
el tiempo. O dicho de otra manera: no puede haber experiencia alguna que no esté en el espacio
y en el tiempo. Imaginad que os digo
EL CONOCIMIENTO INTELECTUAL. ANALÍTICA TRASCENDENTAL
El segundo nivel de conocimiento, tras el sensible, es el intelectual, cuya función es pensar los
objetos.
Con el conocimiento sensible se constituyen una pluralidad de fenómenos que no poseen
unidad. La unidad se dará mediante el pensar, la capacidad o actividad capaz de unificar la
pluralidad del fenómeno. Esta actividad la realiza el entendimiento que atribuye a
los fenómenos determinados conceptos. Por ejemplo: Si observamos un cuadro, gracias
al conocimiento sensible recibiremos representaciones o imágenes como sensaciones; gracias
al entendimiento podremos pensar el cuadro y elaborar el concepto <<belleza>> .

Por la sensibilidad captamos impresiones y por el entendimiento pensamos los objetos. Ambas
capacidades se relacionan: el entendimiento se apoya en la sensibilidad
En la presentación del proceso del conocimiento nosotros separamos el sensible del intelectual,
y separamos también sus facultades, la sensibilidad y el entendimiento. Es verdad que son
facultades diferentes pero que actúan unidas; y con el conocimiento, pasa lo mismo. En frase
de Kant: <<Intuiciones sin conceptos son ciegas; conceptos sin intuiciones, vacíos>>. Gracias
a la sensibilidad los objetos nos son <<dados>>, gracias al entendimiento podemos
<<pensarlos>>. Necesitamos sumar las dos cosas para poder conocer los objetos. Pensad: si
tenéis objetos pero no podéis pensarlos ¿para qué os sirven? Y si podéis pensar pero no tenéis
sobre qué pensar ¿para qué os sirve? Ni la intuición puede pensar nada, ni el entendimiento
intuir nada. Para conocer los objetos necesitamos la suma de las dos facultades.
De la misma manera que en la Estética Trascendental Kant establecía el conocimiento sensible
y señalaba las formas puras de la sensibilidad (espacio y tiempo) como condiciones a
priori necesarias para que los objetos nos sean dados en la intuición sensible, en la Analítica
trascendental estudiará las formas puras del entendimiento como condiciones a
priori necesarias para pensar los objetos, los datos de la intuición sensible.
Si aplicamos el mismo esquema de materia y forma del conocimiento:
En este caso la materia sería el fenómeno, el resultado del conocimiento sensible, el objeto de
la intuición empírica
La forma del conocimiento intelectual son los conceptos a priori o categorías. Proceden del
entendimiento mismo, son espontáneos y no provienen de la experincia, son puros. Cumplen
exactamente el mismo papel que espacio y tiempo en el conocimiento sensible: condiciones de
posibilidad a priori y necesarias para poder pensar los objetos. Se pueden denominar: formas
puras del entendimiento, formas puras a priori del entendimiento, conceptos puros o a priori,
categorías. Kant establece la existencia de 12 categorías a partir de la división de los juicios (El
entendimiento es tanto la facultad de los conceptos como la de los juicios; el entendimiento
unifica, sintetiza, juzga). La más importante es la de causalidad, recordad la crítica que había
hecho Hume.