Está en la página 1de 2

“DIFERENCIAS ENTRE LA TEORÍA CLÁSICA Y LA TEORÍA PSICOSOCIAL DE

LATINOAMÉRICA EN LA PSICOLOGÍA DE GRUPO”

Hablar del estudio de los grupos, es muy complejo, puesto que filósofos, psicólogos, sociólogos

y teóricos, han hecho sus aportes, partiendo de sus creencias, valores, comportamientos, la

influencia de la ideología que los caracteriza, etc. Unos de manera empírica, otros de manera

científica, considerando que cada aporte o postulado, puede enriquecer al otro. Tales aportes

tratan de explicar de manera objetiva, la evolución, el comportamiento, el pensamiento y los

cambios psicológicos y psicosociales de los diferentes grupos que se han conformado a lo largo

de la historia de la humanidad y cómo estos han influido en el desarrollo de la personalidad de

cada individuo y del conglomerado en general, a partir de las luchas que han dado con miras al

logro de sus objetivos.

El punto de partida y primer desafío de la Psicología Social latinoamericana, inspirada en Martín

Baró es la praxis liberadora, es decir, una Psicología que reconoce y está comprometida con las

luchas sociales de los pueblos que buscan liberarse y/o emanciparse de un sistema social que

explota y oprime, para construir una sociedad más libre y justa, una sociedad más equitativa,

donde la pobreza y desigualdad afecta la construcción democrática. (Martín Baró 1983).

El pensamiento y las creencias juegan un papel importante en el comportamiento y actuar de

cada grupo, ya que cada integrante es influenciado por las formas de pensar del otro, acerca de

sus capacidades, sus deseos, sus aciertos o fracasos frente a ellos mismos y a las demás personas,

lo que los llevan a actuar y a comportarse de diferentes maneras y en diferentes escenarios de la

vida de acuerdo a los factores que inciden en el contexto inmediato.


La cultura también incide demasiado en la personalidad de cada individuo, ya que la cultura es

un sistema de significados (creencias, valores, normas, actitudes, conductas, conocimientos,

habilidades, etc.) que rigen el comportamiento del ser humano, el cual las interioriza y

posteriormente las exterioriza dependiendo de sus preferencias, estados de ánimo, situaciones

concretas, de tal forma que la cultura incrementa la probabilidad de ciertos comportamientos

consistentes de la sociedad al consolidarse los grupos, persiguiendo el fin o los objetivos por el

cual fueron creados; en el que la psicología social entra a jugar un papel preponderante, ya que

“la Psicología social ha sido la rama de la psicología que se ha encargado de teorizar y analizar

los fenómenos y las interacciones que se dan en la dinámica de grupos”. (Dinámica de los

grupos, pág. 3)

Se puede resumir que la teoría clásica, su gran aporte a la psicología de grupos es que ayuda a la

buena administración y control de todo. Ahora bien, la psicología social es la más extendida y la

más aceptada, tiene un corte desarrollista y evolutivo y por eso se puede afirmar que, aún con sus

respectivas diferencias, la teoría psicosocial es el agente publicitario de la teoría clásica en

américa. Es el vehículo en el que es trasladado a Latinoamérica y es dado a conocer a todos.

Siempre que se habla de la estructura que debería tener una organización y de eso es lo que se

encarga precisamente la teoría clásica. De modo que loas dos corrientes hacen un aporte muy

interesante a las organizaciones.