Está en la página 1de 113

NES

de la revolución de las mujeres

Las luchas históricas

y los

desafíos actuales del feminismo

t>

£

AE

5

AO CATE

SMS ollo

AE

Staff

Coordinación

Creusa Muñoz

Edición e investigación estadística Luciana Garbarino Creusa Muñoz Laura Oszust Ana Useros

Diseñooriginal y diagramación

ArianaJenik

Infografías, mapasy gráficos www.trineo.com.ar

Corrección

Alfredo Cortés

Publicidad

Maia Sona

msona(Ocapin.com.ar

Producción y comercialización

Esteban Zabaljauregui

9.2018, Capital Intelectual S.A. Capital Intelectual edita el periódico mensual Le Monde diplomatique, edición Cono Sur

Le Monde diplomatique, edición Cono Sur

Director

José Natanson

Redacción

Pablo Stancanelli (editor)

Creusa Muñoz(editora)

Luciana Garbarino

Laura Oszust

Diagramación

Cristina Melo

Corrección

Alfredo Cortés

Diseño original

Javiar Vera Ocampo

Secretaria

Patricia Orfila

secretaria(Qeldiplo.org

Publicidad

Maia Sona

msona(Qcapin.com.ar

wwweldiplo.org

Hecho el depósito que ordena la Li

Libro de edición

Impreso

Argentina.

argentina

Todoslos derechos reservados

Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento sin el permiso escrito de la editorial

La imagen de tapa pertenece a la manifestación del8M, Madrid, 8-8-18 (Reuters /Susana Vera]

El Atlas de

la revolución

de las mujeres

ESMERO

FACE

IR ac RS

RR TR EE NT

sus versionesoriginales. Algunas de ellas han de-

NANA

Sumario

PRESENTACIÓN

Creusa Muñoz

1d ENTRE PATRIARCADO Y MODERNIDAD

3 e UNA INCLUSIÓN EXCLUYENTE

MINAS

Lastres olas del feminismo.La histórica lucha

porla igualdad Dora Barrancos Sororidad. Un pacto entre mujeres

María Luisa Femenías Cartografía. La unión de las mujeres 16

Acceso a puestosde poder. Carreras de obstáculos y

10

laberintos decristal

14

Virginia García Beaudoux Estados Unidos. La misoginia de Donald Trump Soledad Vallejos

Kurdistán. Una revolución en todoslos frentes

66

70

72

Feminismo argentino. La gesta nacional Susana Beatriz Gamba y Aida Maldonado Zapletal

Peronismo. Matrimonios y algo más

Carolina Barry Guerrilla. Una revolución incompleta Miriam Lewin Madresy Abuelas de Plaza de Mayo. Un grito eterno

María Seoane La cuarta ola argentina. La generación Ni una menos 30 María Florencia Alcaraz y Agustina Paz Frontera

18

Roma Vaquero Diaz

 

Economía. A mayortrabajo, más pobreza

74

22

Violeta Carolina Guitart

Migraciones.

Un

lugar en el mundo

78

26

Paloma Moré Corral

 

Gestión menstrual. ¿Un asunto sólo de mujeres?

80

28

Eugenia Tarzibachi

 

Maternidad. El sentido de dar vida

84

Carolina del Olmo Monoparentalidad. La decadencia dela familia tipo 86 Patricia Merino

E 2 + PRESAS EN SUS PROPIOS CUERPOS

Brujas. La persecución de

FernandaGil Lozano Violencia de género. Cicatrices de la desigualdad Mabel Bianco Territorios feminicidas. México, el país más peligroso

las mujeres

 

LGTBQIA+.Vulnerables,disidentes, resistentes

88

Fefa Vila Núñez Iglesia Católica. En nombre del patriarcado

92

36

Sol Prieto

Educación. Una paridad dispar

94

40

María del CarmenFeijoó

Investigacióncientífica. Ciencia para pocas Agostina Mileo

96

para ser mujer

44

Ivonne Ramírez Ramirez Pueblosoriginarios. La resignificación de la lucha indígena

46

Karina Bidaseca Aborto. El derecho a tener derechos

48

Mabel Bellucci y Viviana Norman Trata de personas. Un delito oculto a la vista de todos

54

Susana Chiarotti Trabajo sexual, el debate. ¿Esclavas del siglo XXI? Nora Pulido Trabajo sexual, el debate. Descriminalizar, un modelo

58

4 e ELARTEDELAREBELIÓN

MOMIA

Literatura. Mujeresinvisibles

100

Anna Caballé Militancia escrita. Imaginarios feministas Gabriela Borrelli Azara y Florencia E. González

102

Lenguaje. Hablar sin sexismos

104

Mercedes Bengoechea Medios de comunicación. Un espejo del machismo 106 Luciana Peker

distinto

60

Deporte. Juego limpio

110

Georgina Orellano Narcotráfico. Marche presa lleana Arduino

62

Sonia Santoro Infancia. Muñecasy autitos Carolina Duek

112

 

Música. Canción con todas MercedesLiska, Malvina Silba y Carolina Spataro

14

Humor feminista. Resistir desde la risa

16

Tamara Tenenbaum

S MUJERES

0.00.

Presentación

Creusa Muñoz

olonizadores e indígenas, blancos y negros,

burgueses y proletarios

La historia de la domi-

nación es inagotable. Pero de todas las innume- rables relaciones que involucraron a un opresor y a

un oprimido, la del yugo patriarcal sobre las mujeres, constituye la más extensa, y aún hoy se perpetúa.

la sociedad anterior

a la Revolución Industrial donde las mujeres estaban

recluidas prácticamente al ámbito privado e inclusoallí,

encorsetadas en ese mínimo espacio, era el hombre el

que ejercía el dominio exclusivo del hogar, el que tenía

la patria potestad sobre los hijos, la última palabra en la

administración de las cuentas y el que incluso tenía el derecho, silo consideraba oportuno,de recluir a su mujer en un psiquiátrico sin las garantías del debido proceso. Pero esa opresión doméstica a la que estaban confinadas las mujeres no concluía ni se restringía al ámbito privado. Se extendía, reproducía e incluso recrudecía en el espa- cio público. Las mujeres no tenían cabida en el mundo educativo, económicoy profesional, y mucho menos en

el ámbito del poder político.

Es cierto que estamos lejos de

Unaapertura desigual

El advenimientodel capitalismoy delliberalismopolítico afinesdel siglo XVIII despertó esa fuerza emancipadora que había permanecido muchas veces adormeciday otras tantas acallada en las mujeres. La industrialización que seirradiaba de Gran Bretañaal resto del planeta, produjo el cambio de un régimen político y económico feudal, basado en la explotación de la tierra, a otro coneje en la

industria, en el queel propiointerés de lucro del capital

impulsó el ingreso de las mujeres al ámbitolaboral. Era, ciertamente, una conquista de las mujeres pero también representaba unaincipiente libertad económica que era utilitaria a los intereses capitalistas, y en cuya matriz la desigualdad de género seguía estando presente. Los sala- rios de las trabajadoras eran sustancialmente inferiores al

de los hombres, trabajaban en condicionesdeplorables,y

los puestos decisorios seguían estando reservados exclu-

sivamente para los hombres. El sufragio universal establecido posteriormente no fue en su origen precisamentefiel a su calificativo, Seguía siendo exclusivo para los hombres. Y aunque desde hacía muchos años se escuchaban voces femeninas que clama- ban porel establecimiento del derecho a votar, comola de Olympe de Gouges en Francia (1791) o las que se alzaron en la Convención de Seneca Falls en Nueva York (1848), recién se reconocería un siglo después en la mayoría de los países del mundo. A partir de entoncesse asistiría a unaintensificación y empinamiento de los feminismos(1).

Deconstruir para construir

Estos derechos que fueron conquistandolas mujeres tras cientos de añosde luchas,siguen estando erigidos sobre cimientos endebles, en los que la desigualdad de género continúa delineando y condicionando su inserción en la sociedad. La puja de intereses no se ha desvanecido en

absoluto,sigue latente, impregnando todas las áreas de la

vida social, mermandolas libertades que han sido recono-

cidas a las mujeres. Representa claramente una apertura del espacio público al género femenino pero coexiste con

desigualdadessociales concretas más imperceptibles, que permanecensubyacentes. Unaviolencia simbólica endonde la soberanía masculina se establece y perpetúa a través de la naturalización social de las desigualdades de género reproducidas y legitimadas por las propias instituciones. Porque, como afirma Ana María Fernández, un grupo

dominador no puede imponerse en el plano económico y

político si al mismo tiempo no logra una hegemonía en

el plano

cultural y simbólico (2).

Esta naturalización social es la que ha permitido y permite hoyla invisibilización de la violencia no sólo simbólica, que se reproduce de forma vertical (a través de los techosde cristal impuestos a las mujeres para los

altos cargos) y horizontal (transversal a todos los ámbi- tos), sino también de aquella más ostensible y explicita, la violencia física. Según Naciones Unidas, 64.000 femicidios

se producen al año en el mundo. La muerte, los golpes,

el usufructo del cuerpo a travésde la trata y el tráfico,

despojan a las mujeres de toda libertad, esclavizándolas

y vaciando de sentido su existencia.

Esta opresión noes exclusiva de las democracias occi- dentales; se extiende y exacerba en el mundo musulmán y oriental. Pero en nuestras sociedades es dondese cuestiona

con másvigorla legitimidad de esta dominación de género. Comodiría Simone de Beauvoir: Toda opresión crea un estado de guerra. Y este caso no es una excepción. [ ]

Ya nose trata de una guerra entre individuos encerrados

cadacual en su esfera: una casta reivindicadorase lanza al asalto y es tenida en jaque por la casta privilegiada. Son dos trascendencias que se afrontan; en vez de

reconocerse mutuamente (3).

Es esta tensión, este cuestionamientode la legiti- midad de la dominación patriarcal, lo que se aborda en este Atlas de la mano de las mejores especialistas, acompañando cada una de las páginas con infografías, gráficos y cartografías. Una obra indispensable, elabo- rada por el equipo femenino de Le Monde diplomatique, edición Cono Sur, para deconstruir las arraigadas construcciones sociales de género. O

1. Dora Barrancos señala que entre los movimientos precursores

se encuentran los vinculados con la extinción de la esclavitud de

población negra (véase página10 de este Atlas).

2. Ana María Fernández, Las lógicas sexuales: amor, política y violen-

cias, Ediciones Nueva Visión, Buenos Aires, 2009, 3. Simone de Beauvoir, El segundo sexo, Debolsillo, Buenos Aires, 2017.

O) Le Monde diplomatique, edición Cono Sur

Entre

¡eto

y modernidad

IU el A O [ol ar A Ol ES OU ISIA lo Ela lEs Tp lolo erro [OE ES ooo oro Olea 0 lO lolo JAN OE LU Ei LOrl

A E A eE

las sociedades del mundo. Una guerra perpetua por alcanzar la igualdad de género y por romper de una vez por todas los

MSN En

Lastres olas del feminismo

La histórica lucha

por la igualdad

Dora Barrancos

Si bien hubo experiencias anteriores, se considera que la primera ola del

feminismo comenzó en el siglo XIX. Desde entonces tres ciclos de intensas luchas por alcanzar la igualdad de derechos entre hombres y mujeres vienen

cambiando una sociedad donde la dominación

patriarcal sigue muy arraigada.

Hacia la emancipación

1882

Hubertine Auclert, des- tacada militante france-

sa, empleó el término

feminismo , en su pe-

riódico La Cittoyenne.

ee

MyEl] NA una adaptación de la Decla- SI O IA E UE ETE CULO OO MOS EA EA]

texto

cc

EE

1848

La Asamblea de SenecaFalls en Nueva York

1908 G* Cerca de quince mil muje- res, bajo el eslogan Pan y

Rosas , se manifiestan en las calles de Nueva York,

para exigir la reducción de

horas detrabajo, mejores salarios, el derecho al voto y el fin del trabajo infantil.

elabora una proclamade derechosa la que

denominó "Declaración de sensibilidad", do-

cumentoque denunciabalas restricciones, sobre todopoliticas, a las que estaban so-

metidas las mujeres en Estados Unidos.

1893

Nueva Zelanda

se convierte en el primer país donde se

establece el derecho al

voto femenino.

A

propone la emancipa-

A

5

1836

F

hi

| , 1857

|

Esa

o

|

|

|

bl

le marzo, obre:

AS ranciaestablece || rasdelaindustria

ERES

EA CUs

el derecho de las

mujeres a la ense-

ñanza primaria.

1792

Mary Wollstonecraft publica el

ensayo Vindicación de los dere-

|

|

|

|

|

|

|

|

chos de la mujer en el que

denun-

cia quela posición deficitaria de | las mujeres se debe a unadistri- | bucióninequitativa de las oportu-

nidadeseducativas.

0

|

|

|

|

ll

textil de Estados Unidos organizan una pro- testa en busca de mayores salarios y mejores condicio- neslaborales.

qe,

Unidos, se

4

1909

SO

E)

MEA

MOI

ELE

MES

1789

Revolución Fran-

cesa. Se proclama

la Declaración de los Derechosdel

Hombrey del Ciu- dadano .

1903

EIA AUN NE ESO galardón enla disciplina

SEN

1873

Enla ciudad de Boston, m>

en Estados

|

inaugura la primera universi-

dad totalmente accesible a las

mujeres.

1

se

1789

Fuente: Elaboración propia.

1] feminismo es una corriente de acción política

== cuyo propósito central es obtener derechos para L las mujeres en igualdad con los varones. En rigor se imponeel plural feminismos debido a las enormes

variaciones alcanzadas porlas experiencias de los colec-

la diversidad de sus programas y

a las formulaciones locales de su desarrollo másallá de quese identifiquen por sostener la inexorable equidad

entre los sexos.

Las agitaciones que condujeron a sostener programas

feministas surgieron, como mucho,a fines del siglo XVIII,

pero convienereservar el concepto paralas accionesdeci-

didamente orientadas a la conquista de prerrogativas

ocurridas durante el siglo XIX. La historiografía ha subra- yadoel decisivo empinamiento de los feminismos a partir de 1840, apuntandoa las características de sus primeras

adherentes, por lo general mujeres que habían tenido

mejores oportunidades educativas. Entre los fenómenos precursores que culminaron con la creación de la agencia feminista se encuentran los vinculados conla extinción de la esclavitud de la población negra. Es bien conocida la actitud de muchas mujeres que pasaron a identificar su situación de modo especular conla de la población

esclava, y que el movimiento abolicionista enraizó con

el reclamo porla liberación de las mujeres sometidas a

padres, hermanos o maridos.

tivos reivindicativos, a

No puedeneludirse las referencias a dos figuras conspi- cuasde fines del siglo XVII que contribuyeron a moldear las expectativas que fluyeron medio siglo más tarde: la francesa Olympe de Gouges y la inglesa Mary Wollstone- craft. Entre sus múltiples aportes,el legado más importante de Olympe fue la adaptación que realizó en 1791 de la Declaración delos Derechos del Hombre y del Ciudadano aprobadados años antes y que denominó Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana . Mary Wolls- tonecraft, por su parte, en 1792 publicó su ensayo más notable: Vindicación de los derechos de la mujer, ganándose

un lugar entre las precursoras del feminismo.Si bien Mary estuvolejos de elaborar un programareivindicativo para las mujeres, su ensayo mostró las primerastrazas del fondo de la cuestión: la posición deficitaria de las mujeres no se

debía a una circunstancia inherente al sexo, sino a una distribución inequitativa de las oportunidades educativas.

La gesta

Las feministas de la llamada primera ola , es decir del primer ciclo que examinólas causas del sometimiento de las mujeres y actuó de diversas maneras para rever-

tirlo, tejieron redes colectivas desde 1840. La asamblea de

SenecaFalls (Nueva York) en 1848 se constituyó en un hito debido a la proclama de derechos que planteó la Decla-

ración de sensibilidad elaborada en la reunión gracias >

1999

Judith Butler escribe El género

en disputa.

La

ONU establece el 25 de no-

1989

viembre comoel Día Internacio-

contra la Mujer.

Teresa de Lauretis escribe Tecnología del género. Un año

naldela Eliminación de Violencia

después publica su workshop en la Uni-

versidad de California

Pa

Marcela Lagarde, académica femi-

HER NES

AS (AO EAST AE AS A A

|

2014

|

Malala Yousafzai obtiene el Premio

|

|

|

Nobel de la Paz convirtiéndose en

la persona másjoven en conseguir

este galardón.

2017

TS

ALA TO SN DES N

ELE]

SUS

Beauvoir pu-

blica El Segundo Sexo.

1910

"Teoría queer .

Conferencia Interna-

1920

Caida del Muro de

cional de mujeres socialistas en Co-

MES vierte en el

1955

Detención de Rosa Parks

Berlín.

penhague. Deciden

jornada de la mujer parare-

LS

por negarse a ceder su

1963

Betty Friedan escri-

organizar anualmente una

Ea]

PuioN

asiento a un hombre

blanco en un autobús en

forzar su luchapor el sufragio

Montgomery,Alabama. Un

be La mística de la

femenino universal,

gesto de dignidad que la

feminidad.

 

1948

convirtió en un símbolo de

19n

Se apruebala

ora

El 25 de marzo en una

SEIS

Declaración Uni-

versal de los De-

lucha porlos derechoscivi- les de las personasde color.

Isabel Perón ES al EROS

Triangle Shirtwaist Company,

mueren másde 140 obreras en

rechos Humanos 1960

en la primera mujer del E al

Me ion

en donde se re- conoceel sufra- gio femenino.

Sirimavo Bandara- naike se convierte en Primera Ministra

EN

|

|

+-. +

¿1915

| Se organiza en La Haya

| una reunión convocan-

| do alos diferentes mo-

| vimientos de mujeres.

]

e.

|

de

en Sri Lanka,la pri-

mera mujer en

ocupar un cargo de

esta envergadura

en un Estado.

|

|

aa

[1975

| El8 de marzo Naciones

L 2018 Primera huelga mundial de

las mujeres. Gran adhesión

en todo el planeta.

te

Unidas conmemorapor pri-

|

| mera vezel Día Internacio-

|

| nal de la

0

Em

2018

12 O EL ATLAS DE LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES

Olympe de Gouges

ASC AA E CANASTAS NA e MESE E Aa le le lee AAA de dela IO IESESE

la NA y la Ciudadana, 1791.

> ala labor de Lucrecia Mott, Elizabeth Cady Stanton y

Jane Hunt, entre otras. La Declaración sostenía como

verdad evidente: que todos los hombres y mujeres son

creados iguales; que están dotados por el Creador de ciertos derechos inalienables, entre los que figuran la

vida, la libertad y el empeño de la felicidad; que para

asegurar estos derechosson establecidos los gobier- nos, cuyos justos poderes derivan del consentimiento de los gobernados . Fue firmada por un centenar de participantes, entre los cuales un 30% eran varones. Laforja de una identidad feminista resultó siempre difícil, aunque no era ese el nombre con el que se iden- tificaban las militantes. Las adversidades desde luego tuvieron que ver con los ambientes de inserción. En

Estados Unidos, por ejemplo, las mujeres habían tenido

más grados de libertad que en Europa, lo que nosigni-

ficaba que estuvieran exentas de las severas reglas de

ser mujer . Las inglesas estaban singularmente some-

tidas al mandato patriarcal, a las fórmulas sojuzgadas

de padres y maridos,al acatamiento de las funciones

propias del sexo . Las francesas, aunque igualmente

sometidas a las normaspatriarcales, parecían mostrar

líneas de fuga en términos de moral sexual. Las alema- nas, especialmente de las clases trabajadoras, tampoco se libraban de los presupuestos patriarcales, y como las austríacas socialdemócratas sufrieron enconados ataques debidoa las posiciones pacifistas conel esta-

llido de la Gran Guerra en 1914. Sin embargo, con el

correr de las décadas,las defensoras de los derechos de las mujeres consiguieron aumentar el número de

simpatizantes y emergieron en la mayoría de los países, al menos occidentales. El concepto de feminismo se atribuye a Hubertine Auclert, destacada militante francesa que lo empleó en su periódico La Cittoyenne en 1882. A fines delsiglo

XIX se realizaron numerosos congresos feministas,

y al iniciarse el XX, la corriente se ensanchó conla

participación de mujeres que reclamabancontra el sojuzgamiento y reivindicaban los derechosciviles y cívicos de los que gozabanlos varones. Para sintetizar, la agenda de los feminismos de la primera ola podría sistematizarse en los siguientes cuatro aspectos:1) igualdad jurídica toda vez que las

normas inferiorizaban a las mujeres; 2) conquista del

PS

derecho a votar y a servotada, tal como habían logrado

los varones en la mayoría de los países; 3) garantía del

derecho a la educación bajo cualquier circunstancia, y 4) reconocimiento de la maternidad, aspecto acentuado en las primeras décadas del XX cuando las diversas manifestaciones feministas reclamaron asignaciones

estatales según el númerode hijos.

Un feminismorenacido

El feminismo vivió unrelativo estancamiento durante los años de la Segunda Guerra Mundialy los posterio-

res. El retorno a las antiguas urgencias vindicativas tal vez se explique por el hecho de que en la mayoría

de los países occidentales se habían ganado reformas sociales y jurídicas que habían permitido una cierta mejora del estatus de las mujeres. Pero esa adaptación

era una renuncia a la completa emancipación. En este contexto, la aparición del libro La mística de la femini- dad de Betty Friedan en 1963 sirvió como un sacudón a

la adormecida conciencia feminista, aunque no puede descartarse la influencia de El segundo sexo de Simone

de Beauvoir, cuya traducción al inglés ocurrió en 1953. Sin embargo, como manifestó la propia autora en una

entrevista en 1976: La mayor parte de las mujeres

que se volvieron activas en el movimiento eran muy jóvenes cuando el libro fue lanzado, en 1949-50, para

ser influenciadas por él. Lo que mehalaga, claro, fue

queellas lo hayan descubierto más tarde .

Másallá del númerode lecturas a Friedan o a Beau-

voir, sus contribuciones fueron fundamentales parala

aparición de un fenómeno completamente novedoso:

el surgimiento dela teoría feminista. La segunda ola modificó por completo la agenda y tornó irreprimible el advenimiento de una epistemología que se irradió más allá de la cantera delas ciencias sociales y las humanidades. El feminismorenacido a mediadosde los 60 tenía un doble lazo: una nuevainscripción en materia de derechos y un

esfuerzo vigoroso para la densidad teorética.

La segunda ola fue impetuosa, no faltaron las

confrontacionesestridentes y tuvo mucho que ver con el contexto internacional: la GuerraFría, la guerra de Vietnam, los procesos de descolonización y las insur-

Mary Wollstonecraft

Las desigualdades entre los ES EEES cl arbitrarias como las referidas al MENS E AOS TEMAS ele edil iie Tela

Vindicación de los NANA

1.

ENTRE PATRIARCADO Y MODERNIDAD e 13

gencias generacionales a las que obligabanlas rancias

formulaciones del sistema universitario.

Entre las grandes modificaciones experimentadas

durante un siglo, es 1) el abandono de la

por la agenda que había regido necesario subrayar ciertos ejes:

clave maternalista y la consagración del reconocimiento del cuerpo sexuado femenino con independencia del

propósito reproductivo; 2) el reconocimiento y la cele- bración del deseo sexual, la elucidación teórica en torno de la cuestión y el franqueamiento a las experiencias

homoeróticas; 3) la descripción del sistema patriarcal

comoviolento y responsable de diversas manifestacio- nes de agresión, desde las formas simbólicas, hasta los

de acoso y los ataques a la integridad

modos fácticos

sexual y física. La lucha contra la violencia se situó en la cima de los programas enunciados por diversos feminismos, una alteración completa del orden de las reivindicaciones del pasado. Pero no puedendejar de mencionarse dos cuestiones

fundamentales que instaló la segunda ola: la desbiolo- gización de la diferencia sexualy la politización de la

identificación sexo-genérica. Otro legado fundamental

de la notable agenda feminista que ocupó las décadas

1960-1980 es la aseverativa lo personal es político .

Controversias y escisiones

Aunque los núcleos feministas tendieron a formar composiciones heterogéneas, hubo controversias y escisiones. Uno de los primeros quiebres surgió ante

el diagnóstico de una perspectiva dominada sobre

todo por mujeres blancas, protestantes y de clase media como ocurrió en Estados Unidos. Fuera de

ese país también se registraron malestares. Tal es el

caso de América Latina, donde si bien la recepción

de la segunda ola

había significado un notable estre-

mecimiento -desplazado temporalmente debidoa las dictaduras de la región-, no pudieron evitarse los cole- tazosfrente a la centralidad europeo-estadounidense atribuida a la teoría feminista. La idea de exhibir otras

manifestaciones acordes conlas diferencias étnicas y

CE

AUNAR

A,

i

TEN TIENE ylos obstáculos de la

Eo RO E EA E! NTRA E RRA A

oil Ri eleEIA

de clase fue incorporándose como unacontestación a

lo que parecía un régimen decididamente no inclusivo

del movimiento de mujeres. Perosi estos disensosfortalecieron los feminismos de diáspora , un punto fundamental de la diatriba se

estableció en torno de la convencional aceptación

heterosexista, marca registrada de la clásica teoría

feminista . Es muy difícil precisar el momento de

producción de lo que fue encrespándose como tercera

la discusión permanece abierta. A mi juicio, el

cauce fue iniciado por quienesretaronla perspectiva, ínsitamente patriarcal, de la conformación de géneros

anclada en valoraciones excluyentes de la sexualidad.

A merotítulo conjetural, creo que fue a fines de los

años 70 e inicios de los 80 cuandose irradiaron los

discursos dirigidos a retar al propio feminismo por sus convenciones generizadas heterosexistas.

Es necesario mencionar los aportes de Teresa de

Lauretis, su tecnología del género (1989) y sobre todo su workshop sobre teoría queer en la Univer- sidad de California en Santa Cruz en 1990. Y no se

puede dejar de citar el pionerismo de Monica Wittig

y la obra fundamental de Judith Butler, especial-

mente El género en disputa (1999) que levantó un

reguero de discusionesy se constituyó como referen- cia para desestabilizar el concepto de género. Desde

luego, forman parte de esta tercera ola también las

discursividades pos-coloniales con sus denuncias a

la hegemonía del feminismo euroamericano, a sus

asociaciones con propósitos imperialistas y a las capi-

ola y

tulaciones de los feminismosperiféricos identificados con aquellas teorías que preservan ciertos universales esencialistas. Estas posiciones guardan aspectos que

seguramente pueden compartirse, pero hay que estar

advertidas sobre las nuevas formas de pureza y de normatividad feminista excluyente, que no dejan de ser esencialistas.

Si hay una promesa en esta tercera ola, es la del

inmensoarco de registros teóricos y de acción política para clausurar la dominación patriarcal. O

14 O EL ATLAS DE LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES

Sororidad

0000

Un pacto entre mujeres

María Luisa Femenías

la relación

un vínculo plagado de

conflictos. Pero la sororidad, presente desde hace siglos, derrumba ese mito,

y hoy adquiere más fuerza en el espacio público y

entre mujeres habitualmente se muestra como

Mientras que la amistad entre hombres se presenta como natural,

político mundial.

Ñ partir de la Revolución Francesa y la Declaración

delos Derechos del Hombre y el Ciudadano en 1789,

parecía vislumbrarse el camino hacia la igualdad. Una igualdad entre los hombres, pero no entre seres humanos. El lemade la Revolución Libertad, Igualdad,

Fraternidad- no se extendió a las mujeres, comosostiene

la filósofa María Xosé Agra en el libro Fraternidad: un

concepto político a debate. Su análisis muestra también

cómolos conceptosde libertad e igualdad son universales (o al menos universalizables en su sentido formal), mien- tras que el de fraternidad incluye sólo, y en el mejor de los

casos, a la mitad de la especie humana. Los conceptos de fray-frater comenzaron a usarse a mediadosdelsiglo XII

en Francia, y unos doscientos años después su derivado,

fraternidad, llegó a adquirir un claro sentido sociopolítico.

Peroel términose refería sólo a los varones, es decir, a

los hermanos varones (hermanos carnales o como hijos de Dios), mientras que sor aludía a las hermanas mujeres.

Luego de la Revolución, la utilización del universal

Hombre enel conjunto de reivindicaciones libertarias se fue reduciendo a los varones a partir del cierre de

los Clubes de Mujeres, en 1793 y 1794, la expulsión de

mujeres de la Asamblea Nacional y el asesinato en la

guillotina de la mayoría de las lideresas del movimiento que reclamaba derechos de ciudadanía. De este modo, el término universal Hombre se solapó con hombre, como

mitad de la especie, dando lugara la falacia según la cual

la parte se superpone conel todo. Como consecuencia, se invisibilizó a la otra mitad , es decir, alas mujeresy, por extensión, a todas las sexualidades disidentes.

las

Un concepto en la sombra

La idea de sororidad comenzó a adquirir fuerza hacia fines del siglo XVIII y principios del XIX enlos discur-

sos políticos que exigían derechos, consolidando su

sentido de hermandad femenina o de mujeres segui-

doras de una causajusta.

Esnecesario resaltar que, si bien los términos sororidad y fraternidad tienen un origenreligioso o conventual-

monacal,fraternidad superó rápidamente los límites que

le impuso la religión para convertirse en un concepto

laico, político y hasta revolucionario. La sororidad, en cambio, no siguió el mismo camino. Desde un punto de

vista fáctico, incluso las más altas jerarquías femeninas

del conventose vieron siempre subordinadas al mando

de un varón, obispo o papa. Es decir, el paralelo fray/sor; fraternidad/sororidad, se trunca una vez superadoslos escalones jerárquicos medios. Si bien para escapar de la

Todavía hoy los diccionarios desconocenel concepto de sororidad, aunque sí incluyen el concepto de fraternidad.

tutela eclesiástica muchas agrupaciones de mujeres, como las beguinas (asociación de mujeres cristianas del siglo

XII

que dedicaban su vida a la ayuda a los desampara-

dos,

enfermos, mujeres, niños y ancianos), solicitaron y

obtuvieron la protección de príncipes o señores, nunca

pudieron legitimarse plenamente a sí mismas aunque

constituyeranel fenómeno másinteresante de laicización

de la vida femenina. A pesar de haber perdurado hasta el

siglo XX, estas comunidades autogestivas, en convivencia libre, son tan interesantes como poco conocidas.

Independientementede las reivindicacionesy argu-

mentosteológicos a los que han apelado abadesasy teólo-

gas hasta la actualidad, salvo el incidente rápidamente

reparado, desmentido y ocultado- de la coronación como Papade Juan VIII, que resultó luego ser Juana, el trono

del Vaticanoy los sillones cardenalicios siempre han

sido ocupados por varones. Es decir, aunque los térmi- nosfraternidad y sororidad son lógica y lingiiísticamente

1. ENTRE PATRIARCAL

Y MODERNIDAD e 15

60 Laicas.

Comenzaron en

Flandes,norte.

Siglos

XI y XII.

Alfabetizaban mujeres pobres y enseñabanoficios para

laautonomía.

0 Solidarias:

atendían

enfermos.

Fuente:Elaboración propia.

Beguinas,

un ejemplo de

sororidad

equivalentes, no lo son en su uso político, público, social

y jerárquico. Todavía hoy los diccionarios desconocenel concepto de sororidad, aunquesí incluyenel defraternidad.

La unión que transforma

A pesar de esta marginación, durante el siglo XIX la

idea de sororidad tuvo una amplia circulación, pero no

en el espacio público-político, de donde fue desplazada,

sino en el privado e íntimo. Como lo expone la autora canadiense Carol Lesser en Let Us Be Sisters Forever :

The Sororal Model ofNineteenth-Century Female Friend-

ship, la sororidad rige fuertemente la escritura epistolar

femenina y la excede formando

redes de contención,

de educación y de apoyo. Gracias a la redefinición de la

noción depolítica, en términos de lo personal es político ,

y escritora Carol Hanisch en

como sostiene la activista

el texto publicado en 1969 y que lleva como título aquel

lema, se puede desplegar la dimensión ética, solidaria,

política y práctica de la sororidad.

En los análisis sobre el concepto, la sororidad suele estar vinculada a la noción de pactos entre mujeres que

la filósofa española Posada Kubissa describe en su libro

Pactos entre mujeres. Estos pactos no son necesariamente

explícitos, pero sí se basan en la confianza recíproca, el

respeto mutuo, la valoración positiva de la otra-mujer y

la voluntad de superar la escisión que socioculturalmente

se promueve entre las mujeres. La sororidad favorece

la construcción de vínculos solidarios entre mujeres,

rechazando la dependencia emocional, económica, de

clase o identitaria de una figura masculina de la que obtener reconocimiento.

En este sentido, la antropóloga mexicana Marcela Lagarde vincula -en su trabajo Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas- la sororidad al affidamento, término acuñado porla filó-

sofa italiana Luisa Muraro -en El orden simbólico de la

madre- para referirse a las hijas simbólicas , relación

constituida por lazos de afecto basados en creencias y

principios en común. La sororidad refuerzala posibilidad de obtener reconocimiento de otra u otras mujeres, cuyos criterios se valoran hasta constituir relaciones positivas, solidarias, de cuidados, basadasen relaciones paritarias y alianzas existenciales. En general, la sororidad apunta auna dimensión utópica, en términos de contribuir, a la manerade un horizonte de sentido, con acciones específi- cas que tiendana eliminarde la sociedad todas las formas de opresión, desmontando la construcción jerárquica de los sexos, tanto comola de las etniasy las clases. La puesta en práctica de la solidaridad, el cuidado mutuo, la cooperación, la autogestión, el apoyo y la conten-

ción son algunos de los valores implicados en el concepto de sororidad. Tales valores promueven lo que Lagarde,

mencionado anteriormente, denomina el

poderío genérico de todas y el empoderamiento vital de

cada mujer . Esto genera que tanto el concepto comolas

acciones adquieran una dinámica y una potencialidad

cuyos impactoslegales, sociales y políticos aún no son observados en todas sus dimensiones. Comohorizonte de

sentido,la sororidad habilita una sociedad desjerarquizada que, al mismo tiempo, posibilita un cambio fundamental en el modo de entablar las relaciones de género, tendiente

en su trabajo

ala transformación social. O

160 EL ATLAS DE LA REVOLUCIÓN

Fuente:Elaboración propia.

DE LAS MUJERES

Islandia. 24 de octubre de 1975. Paro nacional de

mujeres. El 90% de las mujeres hacen huelga no sólo en sus lugares de trabajo sino también en sus hogares. Se propuso la unidad de las mujeres de todos los estratos sociales y políticos.

Francia.

1789. Se crean Clubes de Mujeres, dondese juntan a debatir, informarse y organizar acciones en el proceso de la

Revolución Francesa. Desde su inicio hasta 1793 (año en que fueronprohibidos) se

censaron 56 clubes

femeninos.

España.

Barcelona.

1896. La obrera textil

Teresa Claramunt funda la Sociedad Autónoma de

Mujeres para luchar contra la posición superior que poseen los hombres en la

sociedad.

Arabia

Saudita.

8 de marzo de 2018. Las

mujeres conmemoran el

Dia Internacional de la

Mujer ejerciendo uno de sus derechos reciente- mente adquiridos: salir a correr porel distrito

histórico de

Jeddah.

Turquía.

Estambul.

27 de marzo de 1995.

Nace el movimiento Madres de los sábados,

que reclaman porlas desapariciones de sus hijos perpetradasporel

terrorismo de Estado en

la década del90.

Rusia. 8 de marzo de 1917.

Mujeressocialistas se organizan antela falta 8

de alimentos conla

consigna de "Pan, paz y libertad".

Irán. 8 de marzo de

2018. Tres mujeres se quitan el velo y cantan

unacanción en el subte de Teherán. Un día antes

una mujer había sido

sentenciada a dos años

deprisión por sacarse el velo en público.

18 O EL ATLAS DE LA REVOLUCION DE LAS MUJER

Losorígenes del feminismo argentino

La gesta nacional

Susana Beatriz Gamba y Aida Maldonado Zapletal

La rebelión de las mujeres es identificable en todo tiempo y lugar. En

Argentina, la llegada masiva de inmigrantes al país a fines del siglo XIX

terminó de dar forma a los primeros feminismos nacionales y constituyó la antesala de interminables luchas libradas por la igualdad de género.

S i entendemosel feminismo como un movimiento

que promuevela liberación de la mujer y laigualdad

de derechossociales, políticos y económicosentre

géneros, su historia se relata a través de hechos que dan

cuenta de la desigualdad y de su opresión.

Tras una larga cultura de dominación, las mujeres

tardaron en nombrarse y mucho más en trascendery

perpetuarse. ¿Cuántas mujeres nos llegan de las culturas originarias, de los tiempos de la Revolución de Mayo o

de la Independencia? Aún con pocos nombres propios

que acuñar,la rebelión de las mujereses identificable en todo tiempoy geografía. Manuela Pedraza, la Tucumanesa , y Martina Céspe- des -entre muchas- lucharon con valentía durante las

Invasiones Inglesas; patriotas como Juana Moroy María Loreto Sánchez organizaron a las salteñas en una red de

espionaje apoyando al Ejército de Manuel Belgranoen el

Norte; trabajadoras domésticas, costureras, fosforeras protagonizaron grandes huelgas en los comienzos del siglo XX; otras exigieron votary estudiar; las Madresy

Abuelas de Plaza de Mayo

sin llamarse feministas se sublevaron antelas injusticias

y resistieron los embates autoritarios del Estado y la cultura patriarcales.

Son muchas las mujeres que

Primeras expresiones

Las primeras expresiones llamadas feministas en Argen- tina surgieron a fines delsiglo XIX, con el ingreso de las grandes corrientes migratorias europeas que trajeron

las

ideas del anarquismo, el socialismo y, más tarde,

del comunismo.

Porción hermosa de la sociedad llamaba Petrona

Ignacia Rosende las lectoras de La Aljaba, periódico que fundó en BuenosAires en 1830. Sin ser feminista,

1906

a)

Hitos del feminismo autóctono

|

-

1830

1065

=>

(ES

Primera egresada

universitaria

(Élida Paso).

/

|

Periódico La

Aljaba, dedicadoal

bello na argenti-

ho. Primera publi-

cacióndirigida a

mujeres.

MIOS Y MA AE IES obreras de la Compañía General de Fósforos que comenzó en CEE OIE EN AECE

1910

Entre el18yel 23

de mayo se

desa-

rrolló el Primer

Congreso Interna-

cional Femenino

en BuenosAires.

1916

Fundación del

periódico Tribu-

na Feminista por

parte de Carolina

Muzzilli, quien

también fue su directora(socia-

lista).

P

E

1900

a

Cecilia Grierson fundael

EA EAN

ab

Ñ

Fundación de

la Asociación de

Universitarias

Argentinas.

1896

Periódico La Voz de la Mujer

(comunista anárquico).

1891

SUDAN

ENEE O

AN

A

e

1905

Creación del Centro

Feminista,la Liga Fe-

minista Nacional y el

Centro Feminista de

Libre Pensamiento.

1902

Constitución del

Centro Socialista

Femenino porini-

ciativa de las her- manasChertkoff.

Y

(MEJI]

Julieta Lanteri logra votar

SIERRAS

jales en Buenos Aires.

1830

1885

1890

Fuente: Susana Beatriz Gambay Aida Maldonado Zapletal.

1895

1910

1915

1. ENTRE PATRIARCADO Y MODERNIDAD

19

2

1932

Ao

omega

La Cámara de Di-

70

E

putados aprueba

1919

se dirigía a las mujeres y abordaba

Siguieron su derrotero publicaciones que también

asuntos públicos.

promo-

vieron los derechos de las mujeres y cuestionaron

los

privilegios de los hombres, como La Camelia, a cargo

de Rosa Guerra (1852),

Juana

Álbum deseñoritas, de

Manso (1854) y La Alboradadel Plata, editada por Juana Manuela Gorriti (1877). La Voz de la Mujer, pionera en América Latina, fue la

primera publicación feminista que convocaba a movi-

lizarse contra la subordinación

de las mujeres y traba-

entre 1896 y

y todas las instituciones

anticoncepción y

jadoras. Vocera del comunismo anárquico,

1897, luchó contrala religión

opresivas y promovióla educación,la

el amor libre.

Del anarquismoal radicalismo

El anarquismo tuvo gran relevancia en los orígenes del

feminismo argentino. Las prácticas revolucionarias y la composición obrera y popular de la gran mayoría de sus integrantes cuestionan la tesis generalizada de un

primerfeminismoelitista y burgués. Entre sus referen- tes trascendieron Virginia Bolten y Juana Rouco Buela. Este movimiento centraba la mirada en el poder ejercido

sobre las mujeres dentro del matrimonio y de la familia.

Son muchas las mujeres que sin llamarse feministas se sublevaron antelas injusticias.

En consecuencia, promovía las relacioneslibres, ya que

consideraba que el casamiento restringía la libertad y

sexualidad de las mujeres, y que su finalidad era asegurar la transmisión capitalista de la propiedad. Lastrabajadoras, llamadas las proletarias del prole- tariado , fueron tejiendo una resistencia frente a las

inclemencias de un sistema de dominación y explota-

ción. Dentro'de las muchas acciones que organizaron, se destacan algunas medidas de fuerza tales como: las huelgasde las trabajadoras de servicio doméstico en 1891,

1901 y 1904; la lucha obrera de las fosforeras de Barra-

cas, Avellaneda y Paraná en 1906, que logró en 1909 una

asociación que las aglutine; la organización queforjaron

las obreras telefónicas para pedir mejoras salariales en

1907; la creación de la Sociedad de Obreras Costureras

de Confección en General en 1936 o la sanción de la Ley de Trabajo a Domicilio en 1941.

El Partido Socialista, fundado en 1894, asumió un

compromiso fuerte con la participación electoral y la

reforma laboral, por lo que en la segunda década del siglo

XX sobrepasó al anarquismo en cuanto a su inserción

y propagación del feminismo. La creciente influencia del radicalismo, por su parte, también hizo lo suyo para

eclipsar la influencia anarquista.

Universidad,letras y artes

Entre 1885 y 1900 egresaronlas primerasuniversitarias, en su mayoría médicas. Fueron también las primeras

feministas ilustradas que promovieron derechoscivi-

les y políticos. Algunas eran partidarias del socialismo, sufragistas y organizadorasde varios centros de conver- gencia, así como del Primer Congreso Internacional de Mujeres de 1910, donde se destacaron las voces de

Cecilia Grierson, Elvira Rawson, Julieta Lanteri, María Abella Ramírez, Alicia Moreau y Carolina Muzzilli, entre

otras. Sus participantes militaban mayoritariamente

en el Centro de Universitarias Argentinas, el Centro

Socialista Femenino, el Centro

Mujeres Librepensadoras.

En 1932 se constituyó en Buenos Aires la Agrupación

de Mujeres de Letras y Artes. En su primera comisión

se destacaron Salvadora Medina Onrubia y Alfonsina Storni. Medina Onrubia merece un justo reconocimiento porsu literatura y su militancia política anarquista. Aunquecuestionada por su modo de vida burgués y>

Feminista y la Liga de

Fundacióndel Partido

Nacional Feminista.

Alicia Moreau, entre otras, participa de la

creación del Comité

Pro Derechodel

Sufragio Femenino.

|

|

1d ión d [0]

parición

de

la revista Nuestra

1982

Surgimiento de ATEM(Asocia- ción de Trabajo y Estudio de la Mujer) 25 de Noviembre, Amas de Casa del País, Asociación Argentina de Mujeres de Ca- rreras Jurídicas.

Eyed

O

GOLEO]

Plaza de las Madres

de Plaza de Mayo.

Surge la Unión Feminista Argentina

(UFA), primera agru-

pación feminista de la Segunda Ola.

A

e

1

|

voto femenino, pero no se trata en Senado. Se crea la Agrupación de

el

el

Mujeresde Letrasy Artes, en cuya primera comisión participaron,

entre otras, Salvadora Medina

Onrubia y Alfonsina Storni.

l

|

1947

Se sanciona la

| hom

¡ón

del

a

s

¿.

|

|

|

|

rsaciómde

Colectivo Lugar de Mujer que acompaña las primeras leyes a favor de

1972

Constitución de la Asociación Juana Manso en Córdoba.

1979

1951

ETS ES

SE

A ENS

|

|

|

Fundación del

Movimiento de

Liberación Fe-

minista (MLF).

|

|

|

Ley del Sufragio

Faniealno!

en elecciones

A

z

1

|

|

Unión de Mujeres Socia- | las mujeres.

listas. Aparece el CEM

|

(Centro de Estudios de |

Causa(socialista).

he

1920

1925

1930

1935

1940

.

1945

1950

¿

1970

| la Mujer).

¿ be

|

[es

1975 1980

1985

20 0 EL ATLAS DE LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES

Cecilia Grierson (1859-1934)

Primera médica argentina

Obstetra y kinesióloga, no pudotrabajar como cirujana a pesar de ser la primera mujer que obtuvo el título habilitante. Luchó. denodadamente por el reconocimiento de los derechos de la

mujer. Participó en congresos internacionales y elaboró un estudio sobre el Código Civil que permitió un importante

cambio en la legislación en beneficio de la mujer casada.

En 1910 presidió el Primer Congreso Feminista Internacional

de la República Argentina,

convocado por la Asociación de

Mujeres Universitarias. Creó escuelasy otros establecimientos

educativos conactividades distintas a la medicina y fue pionera en eltratamiento de niños con capacidades especiales. Fundó la Escuela de Enfermeras del Círculo Médico del país. Trabajóen el Hospital San Roque (hoy Hospital Ramos Mejía). Colaboró en el primer nacimiento por cesárea hecho en Argentina(1892).

Fuente: Elaboración propia.

3 su marido, el fundador del periódico Crítica, fue la primera mujer quedirigió un diario en Argentina. Su obra de teatro Las descentradas (1928) es unapieza clave del anarco-feminismo, en tanto que unos añosantes, entre 1924 y 1925 se habían publicado De Francesca a Beatrice , de Victoria Ocampo; Akasha , también de

Medina Onrubia y Ocre , de Alfonsina Storni.

Sufragismo y peronismo

Laaparición en escena de Eva Perón y la promulgación

en 1947 de la Ley 13.010, que universalizó el derecho al sufragio incorporando a las mujeres, produjeron un

cimbronazo en el país. La mayoría de las sufragistas

históricas, tanto las socialistas comolas radicales, que

en 1946 se habían negado a que Perón les otorgara el

voto por decreto, apoyaron la medida al tratarse en el

Congreso. Pese a esto, las feministas de los distintos

partidosse aliaron en la Unión Democrática, oponiéndose

férreamente al peronismo,al que acusaban de populista, autoritario y muchas vecesnazi fascista. El creciente liderazgo de Evita, que no se decía ni

era feminista, transformó la vida de las mujeres, espe- cialmente de las trabajadoras. Sus posturasresultaban polémicas y contradictorias, ya que por un lado ensal- zaba al extremola figura de Juan D. Perón como líder

y conductor, y desplegaba una retórica conservadora

sobreel rol de la mujer y su sagrada función maternal

y, por otro lado, promovía la participación femenina en

.002

Alicia Moreau (1885-1986)

Líder política socialista

En 1902 fundó el Centro Socialista Ferninista y la Unión

Gremial Femenina, y en

1906 el Movimiento Feminista.

Durante el Congreso Internacional de Libre Pensamiento,

realizado en Buenos Aires, fundó el Centro Feminista y el Comité Pro-Sufragio Femenino junto a mujeres como Sara

Justo. En 1910 fue unade las principales organizadoras del Primer Congreso Femenino Internacional. En 1914 se recibió

como

médica con la tesis La función endócrina delovario ,

siendo una de las primeras especialistas latinoamericanas en

enfermedades femeninas. En 1918 fundó la Unión Feminista Nacional. Fue directora de la revista Nuestra causa creada en 1919. En 1932 elaboró un proyecto de ley que establecía el

sufragio femenino. En 1958 participó de la división del Partido Socialista y la fundación del Partido Socialista Argentino, ocupando la dirección del periódico La Vanguardia hasta 1960. Permaneció ligada a la vida política hasta su muerte

N en 1986, a la edad de 100 años.

Ñ

lo socialy político. Pese al fuerte cuestionamiento de las

alas feministas, materializó derechos que venían recla-

mándose, y en 1949 fundó el Partido Peronista Femenino.

La primeraexperiencia de voto femenino se realizó

en

1951 y permitió el ingreso de gran cantidad de mujeres

al Congreso Nacional.

El nuevo feminismo

Los años 60 y comienzosdelos 70 llegaron con los ecos

de la Revolución Cubana, el Mayo Francés, la guerra de

Vietnam, el asesinato del Che, el movimiento hippie y el descubrimiento de la píldora anticonceptiva por un lado, y con la proscripción del peronismo y los gobiernos dictatoriales en Argentinaporel otro. En este contexto

surgieron varios gruposguerrilleros a los que se suma- ron las mujeres, apostando por ese hombre nuevo que tomaría las armas para derrocar al capitalismo,

confiando que con su triunfo se produciría también su liberación. No fueron feministas, aunque, de hecho,

cuestionaronel patriarcado.

A finesde los 60, María Elena Oddone creó el Movi-

miento de Liberación de Mujeres (MLM). Disuelto en los 70, apareció la Unión Feminista Argentina (UFA), precursora del nuevo feminismo, impulsada por muje-

res como Leonor Calvera, Gabrielle Christeller, María

Luisa Bemberg, Hilda Rais y Sara Torres, entre otras. Funcionaba a través de grupos en los que se discutía

sobre sexualidad, aborto, menstruacióny se cuestiona-

1. ENTRE PATRIARCADO Y MODERNIDAD e 21

ban los roles y mandatos impuestos. Conformada en su

mayoría por sectores medios,intelectuales y militantes

de izquierda, su diversidad fue enriquecedora, aunque sus distintos intereses determinaron luego su escisión.

El clima político imperante provocó tensiones entre

quienes plantearon combatir al capitalismo y al patriar- cado -que se fueron de la Unión-, y quienes sostenían que la lucha de clases era de segundo orden. Tiempo después, en 1974, se formó la coordinadora por el Año Internacional de la Mujer, integrada por funcionariosdel gobierno de Isabel Perón, miembros de

la UCR y el PC. Los movimientos feministas, las agru-

paciones por los derechosde las minorías sexuales y los partidos de izquierda se opusieron porqueel encuentro no preveía ninguna demanda del movimiento de mujeres. Estas organizaciones opositoras conformaronel Frente de Lucha para la Mujer, que reivindicó un salario para

el trabajo doméstico, iguales oportunidades de acceso a la educación, la anulación dela legislación que prohibía

la difusión y el uso de anticonceptivos, el aborto legal y gratuito, entre otros derechos.

Dictadura y primavera democrática

Durante los añosde la feroz dictadura cívico-militar un grupo de mujeres se animó a enfrentarla reclamando por sushijos e hijas, convirtiéndose en un ícono mundial

en la defensa de los derechos humanos. Las Madres

y Abuelas de Plaza de Mayosin saber de feminismo,

transgredieronsu rol tradicional de madres tomandoel

espacio público y encarnaron más que nuncala consigna

Julieta Lanteri (1873-1932)

La primera sufragista

En 1907 se diplomó: fue la sexta doctora en Medicina. El 26 de noviembre de 1911 se convirtió en la primera mujer en votar en Argentina y en Sudamérica al hacerlo cuarenta años antes que las demás mujeres. En 1919 se postuló como diputada nacional

(porque, aunque no votaran, nada impedía a las mujeres ser

candidatas) por el Partido Feminista Nacional, el cual fundó antes de quelas mujeres pudieran sufragar. Organizó congresos, apoyó huelgas y construyó sindicatos. Denunciaba las condiciones inhumanasde las obreras, luchaba contra

proxenetas y funcionarios que se enriquecian conla explotación sexual, exigió el derecho al divorcio y terminar con el poder de la Iglesia sobrela vida de las personas. En 1924, se

presentópor el Partido Feminista Nacionaly solo fue superadapor Alfredo Palacios del Partido Socialista.

del nuevo feminismo: lo personal es político . A partir

de ese proceso, años más tarde, algunas de ellas se asumieron como feministas.

Así, durante esos años sombríos, la insurgencia femenina no se detuvo. En 1978, se constituyó en Córdoba la Asociación Juana Manso; en 1979, nació

la Unión de Mujeres Socialistas, presidida por Alicia

Moreau. Entre los grupos más importantes de comien- zos de los 80 se puede mencionar al Centro de Estu-

Las Madresy Abuelas de Plaza de Mayosin saber de feminismo, transgredieron su rol tradicional

tomando el espacio público.

dios de la Mujer (CEM, 1979), Amas de Casa del País (1982), Conciencia (1982), y Asociación Argentina de Mujeres de Carreras Jurídicas (1982), Asociación de Trabajo y Estudio sobre la Mujer 25 de Noviembre (ATEM) (1982), Lugar de Mujer (agosto de 1983), e Indeso - Mujer de Rosario (1984), La recuperación democrática, con su apertura,el

retornode las exiliadas y la fortaleza de

las supervi-

vientes internas, alentó un renacer y un crecimiento significativo del movimiento feminista, actualizando las demandas y los debates de las luchas por venir. O

Alfonsina Storni (1892-1938)

Poetisa y escritora

Nació en Suiza pero su familia regresaria años después a

Argentina. En San Juan y en Rosario (Santa Fe) vivió

gran parte

de su infancia. Se graduó como maestra y comenzó a publicar

poemas en diversas publicaciones rosarinas. En 1911, se trasladó a BuenosAires. Un año mástarde se convertiría en madre soltera, con el nacimiento de su hijo Alejandro. Se

desempeñó como docente en el Teatro Infantil Lavardén y en

la Escuela Normal de Lenguas Vivas, frecuentó circulos literarios y colaboró, entre otras publicaciones, con Carasy

Caretas, Nosotros, Atlántida, La Nota y conel diario La Nación. Entre sus obras destacadas se pueden mencionar: La

inquietud del rosal (1916), El dulce daño(1918), Irremediablemente (1919), Languidez(1920), Ocre(1920), Mundode siete pozos (1934) y Mascarilla y trébol(1938). Obtuvo varios premios literarios. Se suicidó en Mar delPlata el 25 de octubre de 1938.

22 0 EL ATLAS DE LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES

Matrimoniosy algo más

El peronismo es la fuerza política argentina que propició la mayor inclusión

nacional

la figura del matrimonio gobernante. Con personalidades y proyectos muy distintos, Evita, Isabel y Cristina jugaron un rol central en la historia del país.

de mujeres en sus filas, al tiempo que instauró en la cultura política

De Evita a Cristina

O Casamiento G Presidencia

0020

Fuente: Carolina Barry.

,

CARGOS PÚBLICOS

OTROS CARGOSPOLÍTICOS

María Eva Duarte

+ Presidenta de la Fundación Eva Perón (1948-1952)

+ Presidenta del Partido

Peronista Femenino (1949-1952)

María Estela Martínez (Isabelita)

«Vicepresidenta de la Nación desde el 12/10/1973 al 1/07/1974

+ Presidenta de la Nación 1/07/1974 al 24/03/1976

+ Representante de Perón (1965 hasta su regreso a Argentina)

+ Presidenta de la Rama

Femenina del Partido

Justicialista(1973)

+ Presidenta de la Cruzada Justicialista de Solidaridad »Presidenta del Movimiento

NacionalJusticialista

(1974-1985)

Cristina Fernández

+ Diputada provincial de Santa Cruz 1989-1995

» Diputada nacional por Santa Cruz 1997-2001

» Convencional Constituyente

1994-1999

+ Senadora nacional por Santa Cruz 1995-1997 y 2001-2005 «Senadora nacional por Buenos

Aires 2005-2007 « Presidenta dela Nación 2007-2011 y 2011-2015

+ Senadora nacionalporla

provincia de BuenosAires desde

2017

1. ENTRE PATRIARCADO Y MODERNIDAD e 23

] peronismoha sidola fuerza política más signi-

== ficativa de los últimos setenta años de historia LL argentina, ya sea como gobierno, oposición e

incluso en la proscripción. También, ha sido la fuerza

que posibilitó el mayor ingreso de mujeres enla política:

el primer gobierno de Perón implementó una serie de

instrumentos legales que cambiaron por completolas

prácticas electorales. Uno de ellos fue la Ley de voto

(13.010) de la que derivaron una serie de leyes

relacionadas con los derechospolíticos de las mujeres. La

decisión política de incorporar a las mujeres a través del Partido Peronista Femeninoen las listas de candidatos posibilitó que en la primera elección en que votaron las mujeres, el 11 de noviembre de 1951, un número signifi- cativo ocupara bancas en las Cámaras tanto de la Nación como de las provincias. En las primeras eleccionestras

el derrocamiento de Perón sólo un escaso número de

mujeres ingresó al Congreso Nacional, aunque su número

femenino

aumentó levemente durante los gobiernos peronistas

la cantidad de mujeres electas en

de 1973 a 1976. Pero

las primeras elecciones posteriores a la Ley de voto

femenino (1951 y 1954) no se volvería a alcanzar hasta

la implementación de la Ley de cupos sancionada en

1991, bajo otro gobierno peronista.

Las parlamentarias también ocuparon cargos en

el Congreso; espacios excepcionales para una mujer a

mediados del siglo XX. Entre 1953 y 1955, Delia Degliuo-

mini de Parodi fue vicepresidenta primera de la Cámara

Diputados, Ida Pineda fue la vicepresidenta segunda de la Cámara de Senadores en 1954 y vicepresidenta

primera en 1955. Y en 1974 la senadora porel Frente

Justicialista de Liberación, Yamili Bárbora de Nasif, asumió como vicepresidenta primera del cuerpo.

Bienes gananciales

El peronismo instaló en la cultura política argentina

una práctica sugestiva: el matrimonio gobernante y

la politización de las primeras damas, devenidas en

actores políticos centrales. El paradigma por exce- lencia corresponde a Juan D. Perón y Eva Perón, con la singularidad de un doble liderazgo carismático,

compartido y simultáneo. Un líder y una líder comple- mentarios uno del otro. Estas prácticas permanecie-

ron como un sello propio del peronismo, y se han visto replicadas en distintos períodosy niveles de gobierno.

En forma simultánea, durante la década del

cuarenta,

existieron otros casos de gobernadores, legisladores y funcionarios cuyas esposas cambiaron y redefinieron su papel de primeras damas al construir espacios de podere influencia no habituales hasta ese momento.

El poder bifronte

A pesar del enorme peso de su figura, Eva Perón no

ocupó ningún cargoen la estructura de gobierno, ni del Estado. Los títulos que ostentaba eran de fuerte

contenido simbólicoy político, algunos provenientes de

la CGT, otros del aparato de propaganda del gobierno,

quela llamaron desde Puente de amorentre Perón y su pueblo hasta Hada buena de la Argentina .

Con su poder e influencia, Eva ejerció un fuerte liderazgo carismático dentro del movimiento pero-

nista a partir de roles no convencionales. Sin embargo,

numerosas medidas del gobierno, leyes y decretosle otorgaronatributos propios de un presidente o un jefe de Estado. Su capital político lo construyó en un inicio como reemplazante de Perónen la Secretaría de Trabajo

y Previsión, aunque sin ocuparla cartera de Trabajo,

luego con su influencia para la sanción de la Ley de Voto Femenino, la representación del gobierno en la gira euro- pea en 1947, la autoría de los Derechos de la Ancianidad

incorporados en la Constitución de 1949,

la presidencia

de la Fundación Eva Perón, la presidencia del Partido Peronista Femeninoy el apoyo político incondicional de

la CGT, que sostuvo de manera férrea su candidatura a

la vicepresidencia de la Nación en las elecciones de 1951.

Desde su posición de primera dama tenía más poder que un ministro o un gobernador, e incluso compartía con el Presidente un poder bifronte. Además, contaba con un ascendiente político sin igual gracias a que su

liderazgo había adquirido ribetes míticosy religiosos

que iban desde Santa Evita, Jefa Espiritual de la Nación -título que le otorgó el Congreso de la Nación- hasta

Evaejerció un fuerte liderazgo carismático pero a partir de roles no convencionales.

Suprema Inspiradora de las Leyes, comola distinguió la

Corte Suprema de Justicia. Al momento de su muerte,

un sindicato envió al Vaticano un pedido para santi- ficarla, numerosas instituciones llevaban su nombre o el de la fecha de su nacimiento, y la ciudad y el partido de La Plata comenzaron a llamarse Eva Perón. Desde hacía unos meses la provincia de La Pampa también se denominaba Provincia Eva Perón. >

Argentina, entre los primeros

A comienzos de la década del 50, Argentina ocupaba el

cuarto lugar en el mundo en cantidad de legisladoras

República

Democrática

Alemana

URSS

Fuente: Carolina Barry.

Mongolia

Argentina

24 O EL ATLASDE LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES

Eleccionesa legisladores nacionales

En porcentaje según género

O 11 de noviembre de 1951

23

15,4%

:

20%

Ss

'

Diputados

Nacionales

Senadores

Nacionales

Delegados

Territoriales

Nacionales

25 deabril

de 1954

20 SD

21,7%

MY

22,2%

Diputados

Nacionales

Senadores

Nacionales

PS

28

Delegados

Territoriales

Nacionales

|| Mujeres electas

Fuente: Carolina Barry. Nota: Todas las candidatas electas pertenecían al Partido Peronista.

La primera Presidenta

El de Perón y María Estela Martínez Cartas (Isabel) fue el primer matrimonio que ocupó formalmente el gobierno de Argentina cuando asumieron como Pre- sidente y Vicepresidenta de la Nación el 12 de octubre de 1973. Si bien la fórmula obtuvo el 62% de los votos, la candidatura de Isabel había provocado múltiples disensos internos, no abiertamente manifestados. Isabel formó su experiencia política durante los

años del exilio de Perón en Puerta de Hierro, en espe-

cial a partir de 1965 cuando viajó a Argentina con el propósito de reorganizar el Partido Peronista y disol- ver todos los partidos neoperonistas, en particular los

ligados a Augusto Timoteo Vandor.

Isabel se transformó en sinónimo de verticalismo

y de lealtad a Perón, y de esa manera la recibían los

distintos sectores del movimiento. Nuevosviajes sir-

vieron para prepararel regreso de Perónal país, e in-

cluso realizó importantes visitas al extranjero, como

a China y Corea del Norte donde se entrevistó con

Mao y Zhou enLai. Durante los casi nueve meses que ocupóel cargo de vicepresidenta se limitó a acompañar a Perón, viajar al exterior y cumplir un papel institucional limitado a ac- tos de protocolo y presidió una sola sesión en el Senado.

A diferencia de Eva, Isabel se mantuvo en un se-

El voto de la mujer en 1951

Del

total

64%

Peronismo

sd

5%

Otras

fuerzas

0.00.

gundo plano. Ante la gravedad de la salud de Perón y de una fuerte presión de sectores tanto del peronis-

mo comode la oposición queinsistían en su ineptitud para asumir el cargo de Presidenta, se pensó en una

reforma constitucional y en la modificación de la ley

de acefalía para reemplazarla en el cargoa ella y al círculo que la rodeaba, en especial a José López Rega.

En 2007 fue la primera vez en la historia en que un varón,y un marido, le pasaba el mando a una mujer.

Sin embargo, tras la muerte de Perón, el 1? de julio

de 1974, Isabel asumió comola primera presidenta ar- gentina y, como tal, Comandante en Jefe de las Fuer- zas Armadas hasta su derrocamiento el 24 de marzo de 1976. No obstante, siguió presidiendo el Partido Justicialista hasta su renuncia en 1985.

La primera ciudadana

En 2003, Néstor Kirchner asumió la Presidencia de

la Nación acompañado no por su esposa, sino por un

1. ENTRE PATRIARCADO Y MODERNIDAD e 25

dirigente peronista, Daniel Scioli. Cristina Fernández,

la primera dama o primera ciudadana,

como prefería

ser denominada- contaba con unatrayectoria propia. El matrimonio operaba en conjunto:ella

política

a partir

de la ocupación de distintas instancias

mientras queél ejerció la intendencia de Río Gallegos

legislativas,

y la gobernación de la provincia de Santa Cruz. De

hecho, cuando Kirchner asumió la Presidencia,

era senadora nacional por esa provincia.

ella

Durante el

mandato de su marido cultivó un bajo perfil, aunque

formaba parte de la mesa chica, e incluso contaba con

un despacho propio en la Casa Rosada, siguiendo

la

lógica del peronismoinicial.

entre ambos en

el poder,y así sucedió en la primera etapa en que Cristina

Fernández fue electa Presidenta de la Nación a partir de

una alianza con sectores del radicalismo

y del socialismo

El matrimonio planeaba la alternancia

que obtuvo el doble de votos que Kirchner

presentó comosucesoray sin elecciones internas dentro

en 2003. Ella se

del peronismo. Se trató de la primera vez enla historia

en que un varón, y un marido, le pasaba los atributos

mando a una mujer, su esposa,

del papel de primer caballero en Argentina. Durante

y también, del estreno

del

este período, Kirchnerfue diputado nacional, presidente

de UNASUR y del Partido Justicialista.

Sin embargo,

nunca se apartó dela gestión, y le costó mucho asumir

de

sucesión en el poder. Sin embargo, la viudez revirtió el

su nuevorol. Su muerte en 2010 trastocóel proyecto

humor social adverso y aumentó la imagen positiva

de

Cristina Fernández, quien se presentó para un nuevo período acompañada por un integrante de su propia fuerza, Amado Boudou, y sustentada por el peronismo,

El peronismo ha sido la fuerza política que propició la mayor

inclusión de mujeresen sus filas.

y en especial por la agrupación

Triunfó en primera vuelta con el 54% delos votos.

política La Cámpora.

En su segundo gobierno, Cristina Fernández radi- calizó las políticas iniciadas durante la gestión de su

marido. Ejerció el poder de manera férrea, concentrada

y personalizada.

Un partido de inclusión

El peronismo ha sido la fuerza política que propició la mayor inclusión de mujeres en sus filas, sea como

militantes, legisladoras, primeras damas poderosas

e incluso como presidentas. A su vez instauró en la

cultura política

argentina la figura del matrimonio

gobernante que se replicó no sólo en las más altas

esferas del poder, sino en otros espacios como gober- naciones, intendencias, ministerios y sindicatos. Una práctica que se puede observar en distintos momentos dela historia mundial, pero que en Argentinavinode la manodel peronismo y probablemente para quedarse. O

Ley de voto femenino en América

Según país y año de establecimiento

- 1918 [we] Canadá*

1920 ME EE.UU.

Mujeres negras en 1965

1929

mis Ecuador

1931

Has Chile*

1932

ES Brasil 2= Uruguay

1934 [5 Cuba

 

1938

Ea Bolivia

-

1939

uta El Salvador

1941

a Panamá*

1942

2 Rep. Dominicana

1944 PEA Jamaica

1945 Le Guatemala*

e.

1946 BN Trinidad y Tobago

1947 $2 Argentina PM» México ¡ma Venezuela

-

1948 BE Surinam

1949 === Costa Rica

1950 BY Haití MW Barbados

1951 PEN Antigua y Barbuda BE Dominica [ER] Granada EX Santa Lucía [4] San Vicente y las Granadinas

 

.

1952 MÍ SanCristóbal y Nieves

- 1953 PES Guyana

1954 ies Colombia MEN Belice

1955

2% Honduras [stem Nicaragua M Perú

1961

tute Paraguay PI Bahamas*

*Derecho sujeto a condiciones o restricciones

depiel,

de edad, color

nivel de instrucción, para

votar o ser elegidas.

26 O EL ATLAS DE LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES

Guerrilla

.002%

Una revolución

incompleta

Miriam Lewin

En Argentina, el machismo funcionó ajustadamente dentro de las organiza-

ciones revolucionarias de los 70. Aunque las mujeres en las tareas militares

estuvieron representadas incluso en un alto porcentaje, en la conducción, como en todas las áreas de la vida social, seguían siendo pocas.

E urante demasiado tiempolas mujeres de izquierda

estuvieron convencidas de que la Revolución -y ninguna lucha específica previa- conduciría a la emancipación femenina. De que primero había que pelear porla liberación de la sociedad como untodo, por la elimi- naciónde las injusticias y la desigualdad declases, y que la cuestión del patriarcado se vería resuelta en consecuencia.

Erafalso.

Unavisita a la Rusia después de setenta años de socia- lismo, así como a la Cuba de la misma década me convenció de que el machismo y el consecuente sojuzgamiento del género femenino no habían desaparecido. Que elrol de las mujeres en la casa y en la cama, y su participación en el gobierno no eran diferentes (y en ocasiones eran peores) queen el capitalismo mássalvaje. Y que la valorización del papel heroico femeninoenlas gestas históricas trans- formadoras teníael tinte de la excepcionalidad.

Mientras duró la Segunda Guerra Mundial, las mujeres soviéticas hicieron funcionarlas fábricas y salvaron la vida alos heridos. Enel frente, lucharon, pilotearon aviones y fueroneficientes tiradoras. Miles fueron condecoradas

y muchas recibieron el título de Heroína de la Unión Soviética . Sin embargo, en los años 90 en Rusia no se había logrado resolver todavía el problema de la brechasalarial, el predominio de mujeres en las profesiones tradicionalmente

femeninasy la doble jornada (el trabajo remuneradoy el

doméstico, no remunerado).

Organizaciones revolucionarias

Enla Cuba revolucionaria, a pesar del rol de las comba- tientes en la lucha que condujo a la toma del poder en

1959 y de su organización dentro de la Unión Femenina

Revolucionaria -antecesora de la Federación de Mujeres

Cubanas- eso nosignificó que las mujeres fueran

tomadas

Víctimasdel terrorismo de Estado

En porcentaje, según condición y género

o

16,8%

Desaparecidos/as

46,4%

a

IN

2,6%

Asesinados/as

9,7%

Mm)

8%

Liberados/as

16,2%

|

Mujeres

Varones

Fuente: RUV,8 de marzo de 2013, Nota: El total contempla victimasde la violencia estatal desde agosto de 1962 a diciembrede 1983.

en cuenta para ocupar cargos ejecutivos en el gobierno,

salvo en la cartera educativa. El feminismo fue conside-

rado como unaideología propia de burguesas ociosas ,

y las reivindicacionespropias del género se diluyeron en

la Revolución.

En Argentina,el machismo funcionaba ajustadamente dentro de las organizaciones revolucionarias de los 70. Las mujeres en la conducción eran pocas, aunque en las tareas militares estuvieran representadas a veces incluso en unalto porcentaje. En las casasde las parejas militan- tes, a pesar de que se intentaba no reproducir los modelos patriarcales, era regla que las mujeres se ocuparan de las tareas domésticas. Noexistía casi ningún caso en que la mujer militara y su compañero no,pero sí ala inversa. Al

mismo tiempo, el grado del varón de la pareja dentro de la organización o el partido siempre era superior al de la mujer. Por eso se dabaprioridad a su interés y seguridad,

y se obligaba a su compañera a trasladarse de frentesi él

era transferido, y a resignar su propio crecimiento para ser destinada a alguna tarea menor,

1 ENTRE PATRIARCADOY

MODERNIDAD a 27

Los códigos de comportamiento eran puritanos. La

infidelidad -aunque frecuente- era castigada por los manuales. En la idiosincrasia vigente prevalecía la idea de que era la mujer la que tenía que ser casta y tener sexo

únicamente consu pareja. Pero si un varón que militaba estaba con una mujer que no lo hacía y mantenía una relación clandestina con una compañera, el desliz era

justificado y su separación de la novia o cónyuge ajena a la organización era alentada. Cuando un activista era detenido ilegalmente, se lo extorsionaba para que proporcionara información a cambio dela libertad de su esposa, que era considerada por los

represores como más inofensiva.

A éstos les parecía fasci-

nante la independencia y las características de las mujeres guerrilleras, pero por otro lado apuntabana castigarlas

hasta con la muerte porsu rebeldía y su apartamiento del

modelo tradicional de mujer, madre y esposa. Si una militante sobrevivía a la desaparicióny al cauti-

verio se presumía que se había prostituido y había tenido sexo con los captores. Esa era considerada la peor deshonra,

y no porque se concibiese como violación, salvo en el

caso de que hubiera existido violencia física explícita.

Incluso dentro de un campode concentración -espacio en el queel fiscal Pablo Parenti, especializado en crímenes

de lesa humanidad, establece que es imposible que exista

el consentimiento pese a que lo alegue la propia víctima-,

los compañeros de militancia concebían el abuso sexual comoun acto al que las mujeres tenían queresistirse, aun

cuandola consecuencia fuera la muerte.

Machismo de izquierda ¿Quéhabría pasadosi hubierasido al revés? ¿Silos varones

prisioneros, percibiendo que podían usarla para sobrevi-

vir hubieran aprovechadola atracción sexual que podían

Imputados condenadospor delitos sexuales co- metidos durantela dictadura y casos sentenciados

Según estado de confirmación de la condena

El Imputados condenadospor delitos sexuales

E Víctimas

40

2010

201

2012

2013

2014

2015

Nota: Antes de 2010 los delitos sexuales no eran tenidos en cuenta en las causas como crimenesde lesa humanidad. Hoyexisten numerosasinvestigaciones en curso por crimenesperpetrados contra más de 500víctimas, entre los que se incluyen abortos torzados,violaciones yabusos sexuales agravados.

Fuente: Procuraduria de Crimenes contra la Humanidad.

ejercer? La valoración habría sido diferente. Las mujeres

que recibieron algún beneficio en cautiverio, un llamado

telefónico a sus familias, información o contacto con sus hijos, abrigo, comida o una promesade libertad y fueron

abusadas sexualmente no pudieron en muchos casos denun-

ciarlo por sentir culpa y vergúenza. Fueroncalificadas de

putas por sus camaradas y por el resto de la sociedad.

Se las acusó de traidoras.

El caso uruguayo essimilar. Según experiencias reco-

gidas en el libro Las Rehenas de Marisa Ruiz y Rafael Sanseviero, en la guerrilla tupamara también prevalecía

el sexismo. Las pruebas de ingreso eran más duras para

las mujeres. El machismo dominante se exacerbaba dentro

de la cárcel y las mujeres tupamaras en ocasioneslo

ducían. El testimonio de la ex presa Stella Sánchez revela que entrerejas corrían chismesentre las prisioneras acerca

de que fulanita era traidora, que menganita se había acostado con un milico, que zultanita estaba rayada, que

a aquella le habían robado el hijo, a otra le habían robado el compañero . Al mismo tiempo, mientras los dirigentes varonesdirigían operaciones desdela prisión, a las muje- res ni siquiera se les consultaba sobre temas menores . En el MIR chileno, CarmenCastillo, cineasta y compa-

ñera del líder asesinado Miguel Enríquez, señala que

socialmente la militante era etiquetada como enamorada seguidora , irracional o mentalmente frágil. La revolu- cionaria debía enfrentarse al machismo de la izquierda y la condena de la sociedad. Rebeldes, rompiíamos moldes

dentro de la maternidad y la pareja, pero, ¿dentro de las

organizaciones, qué? , se cuestiona. En Colombia ocurre algo interesante: si bien en el secre- tariado de las FARC nunca hubo una mujer, en el poscon- flicto el enfoque de género está presente. Las mujeres, que constituían el 40% de la organización, ven ahora que

pueden discutir abiertamente su participación y desean que su voz sea oída, que el lenguaje sea incluyente y que se respeten sus derechospolíticos. Estas reivindicaciones se expresan en unsitio web creado por una delas frac- cionesde las mujeres farianas (mujerfariana.org) donde ellas se declaran abiertamente feministas, comparten experiencias de otros países y abordanla problemática LGTBI comopropia. También debatenla violencia sexual en sus propiasfilas, que en la letra está penada hasta con la muerte. Según datos de la Casa de la Mujer de Bogotá

y Oxfam, tanto las fuerzas públicas, los paramilitares

comola guerrilla son responsables de violacionesen las zonas de conflicto, pero un 82% de las víctimas no lo han

denunciado. También discuten la cuestión del aborto,

considerado en el pasado comosalida necesaria ante el

embarazo de una guerrillera porque en esa situación no

se podíacriar hijos . Lenin dijo en 1920: Nosotros esperamos que la mujer

obrera conquiste, no sólo la igualdad antela ley, sino frente

El proletariado no podrállegar

ala vida,frente al obrero.[

a emanciparse completamente sin haber conquistado la

libertad completa para las mujeres . Loreal es que casi un siglo después, todavía es necesa-

ria una profunda modificación de valores culturales. Una revolución completa, que incluya a todoslos géneros. O

repro-

]

28 O ELATLAS DE LA REVO UCIÓN DE LAS MUJERES

Madres y Abuelas de Plaza de Mayo

- Un grito eterno

María Seoane

Emparentadas con una larga tradición de lucha de mujeres contra el poder

a salir

dejando una huella

indeleble en la historia universal de los derechos humanos.

opresor, las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo se vieron obligadas

a luchar en 1977 en plena dictadura militar argentina

) ebió ocurrir una tragedia con características bíblicas Juana Rouco Buela que dirigió la Huelga de Inquilinos

en 1907 en medio de la represión de las tropas policiales

del coronel Ramón Falcón, entre otras valientes mujeres.

El valor, la desesperación por saber la verdad, la nece- sidad de una ciudadanía negadaporel poder opresortiene

raíces muy profundasen la historia nacional a través

de la participación de mujeres que construyeron ciuda- danía desde la Guerra Gaucha hasta hoy. Las Madres y

las Abuelas de Plaza de Mayo son el eslabón que une la

larga cadena civilizatoria y de lucha por los derechos

humanos. Ellas escribieron la historia argentina, pero

también se inscribieron enla historia universal: fueron la Antígona de Sófocles que exige al poder la entrega del

cuerpo de su hermanoPolinices y que constituye uno

los ritos fundantes de la condición humana: el entierro de los muertos como unode los pilares de nuestra civi- lización. Esas amas de casa lideradas inicialmente por Azucena Villaflor, esposa y madre de obreros, a las que

por su crueldad, por su masividad, por sus conse-

cuencias, para que un puñado de mujeres, en su

mayoría amas de casa, provenientes de la clase media o

de los sectores populares, resumieranlas historias indi-

viduales de cientos de heroínasdela historia argentina y

del mundo. Madres de Plaza de Mayoy Abuelas de Plaza de Mayobrillaron en la noche dictatorial de abril de 1977

cuandoel poder desaparecíaa sus hijos, se apropiaba

de sus nietos y extendía el terrory el silencio sobre una

sociedad transida por el miedo ala muerte, El heroísmo no premeditado pero rotundo de Azucena Villaflor, fundadora de Madres de Plaza de Mayo,y de todas las mujeres que entonces fueron obligadas a marchar con ella alrededor de la Pirámide de Mayo porla policía de la dictadura,

se emparenta con el de Juana Azurduy, que soportó la muerte de su familia porel poderrealista pero nunca abandonó las luchas por la Independencia, o con el de

La incesante lucha por el respeto de los derechos humanos

30 de abril de 1977

UE

de Madres.

1977

PRAT MTS

ACV)

ARS

TN

ha

Fuente: Melisa Molina.

8 de diciembre de 1977

Secuestro de las madres

Careagay Ponce de

Bianco.

l

borra mica

Secuestro

ici

1979

Madres co-

mienza a viajar

alexteñor

1978

Restitución del

E

AzucenaVillaflor,

A

12 nieto Emiliano

E

D. Ginés Scotto.

¡

Ao

pra

|

1978

1980

ad

:

| 5 de | diciembre

| de 1983

S

CONADEP.

e crea la

l

+

1982

1984

reación

delindica y

ls

:

de Abuelidad

A

1984

ETE

1985

al

Juicio alas Juntas.

|

1986

1.

ENTRE PATRIARCADO Y MODERNIDAD + 29

se sumarían Chicha Mariani, Hebe Pastor de Bonafini, Estela Barnes de Carlotto, Taty Almeida, Nora Cortiñas, para nombrar solo unaspocas, no lo sabían entonces pero condensabanesa historia universal de valor de una mujer

frente al poder. En abril de 1977 estaban en Plaza de Mayo

exigiendo respuestasporel destino de sushijos, a quienes les fue negado no sólo el derechoa la viday a la libertad,

sino también a la justicia. En esa búsqueda promovida

por el vínculo más profundo de la naturaleza -madre e hijo- Madres y Abuelas se constituyeron en heroínas de

la lucha porla libertad y en militantes del derecho a la

vida,a la justicia y a la identidad.

La madreen la esfera pública

Pero las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo hicieron otro

aporte fundamental, que le dio a la ciencia la posibilidad de entrar porla puerta grande de los Derechos Humanos, al aplicar la genética para el establecimiento del índice de Abuelidad. Y al mismotiempo hicieron algo más: parieron el movimiento feminista moderno de Argentina, conti- nuadoren la luchade las heroínas de la Independencia, de las sufragistas, de las trabajadoras que exigían igualdad de derechosciviles y del derechoa elegir y ser elegidas en plenosiglo XX. Madres y Abuelas de Plaza de Mayo cuestionaron con su sola existencia el rol sumiso delas mujeres en la tradicional familia patriarcal. Así detona-

ron la paradoja del régimen militar que se proclamaba

defensor de la familia, pero la violaba desde el Estado, y esa fue la mayorfortaleza política de su movimiento frente

ala dictadura. Imposible nocitar a Elizabeth Jelin en su

libro La lucha por el pasado cuando se pregunta por qué las denuncias y demandas del movimiento de derechos humanosdebieron formularse en términosde parentesco. Dadoel contexto dictatorial, analiza Jelin, las organiza-

cionespolíticas y los sindicatos estaban prohibidos, por lo tanto la luchasurgió de la esfera privada: La paradoja

del régimen argentino de 1976-1983 era que el lenguaje y

la imagende la familia constituían la metáfora central del

gobierno militar; también la imagen central del discurso

y las prácticas del movimiento de Derechos Humanos. La

imagen paradigmática es la Madre, simbolizada porlas

Madresde Plaza de Mayo con sus pañuelos-pañales en la cabeza; la madre que deja su esfera privada natural

de vida familiar para invadir la esfera pública en busca de su hijo secuestrado-desaparecido .

y el mal, entre la

libertad y la esclavitud, la cultura humanitaria que Madres

y Abuelas fundaron es unalucha incesante. Existenpeli-

gros de un retroceso en materia de derechos humanos en el gran monumento civilizatorio que se construyó de la Argentina para el mundo parido de manera cerval por ellas y quienes las acompañaron. Pero pasaron dos mil años y Antígona aún resuena en la conciencia universal.

Y así se intente borrar sus más de dos mil rondas, sus

emblemas, sus memorias, sus reconocimientos, la justi- cia de sus luchas, ese grito que lanzaron apenas catorce mujeres aquelabril de 1977 obligadas a marcharcontrala impunidady la ferocidad del poder nunca se detendrá: será tan eterno,al decir de Borges, comoel aguay el aire O.

Pero como toda lucha entre el bien

Total de nietos apropiados y recuperados

Nietos recuperados

128

Fuente:Melisa Molina.

Nietos quefaltan recuperar

202

1995

Creación de la agrupa-

ción H.1.J.0.S.

1994

1996

A

| Agosto de 2003

| Anulación de las leyes de Punto Final y Obe- diencia Debida.

24 de marzode 2004

La ESMAes transformada

en Espacio para la Memoria.

a IAE

1998

2000

2002

2004

2006

2008

HUT

2012 yy)

Fin dela causa

"Plan sistemático de apropiación de

menores .

LUTO

CGT]

2010

e¿

2012

2014

2016

2018

Fuente: Elaboración propia.

o

30 O EL ATLAS DE LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES

La cuarta ola argentina

La generación

a

z

0.002

Ni una menos

María Florencia Alcaraz y Agustina Paz Frontera

en el país. Sin

de mujeres pudo reforzar su

protagonismo, instalar nuevas demandas en la agenda e impulsar a futuras

generaciones feministas en defensa de sus derechos.

embargo, en las últimas décadas el movimiento

Las luchas por la igualdad de género tienen una larga historia

| n grupode quinto año de una escuela

secundaria

ubicada en la Ciudad de BuenosAires decidió elegir como disfraz de su fiesta de fin de curso un traje

verde abortero: corpiño con lentejuelas, bombacha con

flecosy las bocas tapadas con el trozo

de tela triangular

de color verde que en Argentina simboliza desde hace

másde una década a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. ¿Cómo se modificó la vida cotidiana después de Ni Una Menos? La foto de las egresadas quecirculó en las redes sociales es apenas

una estampa de esta nueva generación.

La marea feminista

La brújula para saber qué ocurre en el

movimiento de

mujeres, lesbianas,travestis y trans está en los

tros Nacionales de Mujeres (ENM)que se realizan

hace 32 años de manerafederal, itinerante, horizontal

y autogestiva. Se trata de una

demostracionesy experiencias

Encuen-

desde

de las más importantes

del activismo feminista

la

en Argentina. El primero fue en 1986 y se destacó

presencia, entre otras mujeres, de las Madres de Plaza

de Mayo: el linaje de la Generación Ni Una Menos ,

o

lo que podría llamarse la cuarta ola del feminismo (precedida porlas luchaspor la ciudadanía a finales del siglo XIX,el sufragio femenino a mitad del siglo XX y

la violencia doméstica y el reconocimiento político en la segunda mitad del siglo XX), incluye, sin dudas, la

tradición de la lucha por los derechos humanos,

que

en estaslatitudes tienen a referentes mujeres comolas

Madresy Abuelas de Plaza de Mayo. Lageneración Ni Una Menos no surge únicamente

tras el acontecimiento callejero y multitudinario que tomó

el espacio público y virtual el 3 de junio de 2015 en el

Unióny fuerza federal

Ciudades donde se realizaron los Encuentros Nacionales de Mujeres. Argentina, parte continental americana

1. ENTRE PATRIARCADO Y MODERNIDAD e 31

Los encuentrosdel activismo feminista

Cantidad de asistentes por año alos ENM

Edición Año Ciudad

l

'

1

Iv

v

vi

Provincia

C.A.B.A

Córdoba

Mendoza

Santa Fe

Asistentes

1986

1987

Mendoza

1989

1990 T.deRíoHondo

1988

BuenosAires

Córdoba

Rosario

E 1.000

| 500

1.800 -2.000

Mi 3.000

Sgo.delEstero 4.000

1991 Mar del Plata Buenos Aires MN 7.000 - 8.000

vil

1992 Neuquén

Neuquén

7 44,000-5.000

vin

1993

S.M.de Tucumán

Tucumán

HA 5.000-7.000

IX 1994

Corrientes

Corrientes

No hay datos

Xx

1995

S.S. de Jujuy

Jujuy

HA 7.000

XI

1996 Buenos Aires

C.A.B.A

NS 15.000

XII

1997

San Juan

San Juan

MA 5.200-8.000

Xin

1998

Resistencia

Chaco

BESA 10.000

XIV

1999

S.C.deBariloche

Río Negro

MA 5.000 -13.000

XV

2000 Paraná

Entre Ríos

ES 13.000

XVI

2001 LaPlata

Buenos Aires

PI 15.000

XvIl

2002

Salta

Salta

E 17.000

XVII. 2003

Rosario

Santa Fe

PE 15.000

XIX

2004 Mendoza

Mendoza

15.000 - 20.000

XX

2005

MardelPlata