Está en la página 1de 3

Universidad José María Vargas

Materia: Técnica de modificación de conducta


Estudiante: Aida Masullo

Teoría del reforzamiento de Skinner

Burrhus Frederic Skinner fue un psicólogo, filósofo social, inventor, y autor


estadounidense. Condujo un trabajo pionero en psicología experimental y
defendió el conductismo, que considera el comportamiento como una función
de las historias ambientales de refuerzo.

En su teoría se habla que cualquier tipo de conducta es adquirida por medio de


un aprendizaje que se desarrolla a partir de la obtención de algún premio o
algún castigo. Por lo tanto, cuando se habla de reforzadores o premio, se está
hablando de estímulos, cuya función es potenciar conductas, es decir, que se
tenga una mayor probabilidad de que se lleve a cabo alguna acción
determinada. Tanto el comportamiento humano como el animal pueden ser
condicionados o modificados utilizando una serie de estímulos que el sujeto
puede considerar satisfactorios o no.

Ahora bien, el castigo por su parte es un proceso mediante el cual se quiere


que se disminuya una conducta, es decir, que se tenga una probabilidad menor
de la ocurrencia de la acción determinada.

Ejemplo: si una mamà quiere que su hijo haga una tarea a tiempo todos los
días luego de llegar de la escuela puede darle un premio como una chupeta, un
caramelo o un juguete cuando la haga, lo que implica que aumenta la
probabilidad de que el niño haga sus tareas, o bien, puede regañarlo quitándole
un juguete cada vez que no las haga. Como el niño prefiere obtener cada vez
mas premios y evitar los castigos, su conducta se puede orientar hacia la
realización de las tareas a tiempo.

Existen refuerzos positivos y negativos, al igual que castigos positivos y


negativos. Todo lo que indique positivo es dar y lo negativo es quitar. En el
caso de los refuerzos positivos, se habla de dar algo agradable como una torta
cuando el niño hace la tarea. Tras este reforzador se busca el aumento de
probabilidad de realizar o repetir una acción, ya que son premiados y
recompensados. A su vez, hay que asegurarse de que la persona considere el
refuerzo positivo como tal. Es decir, que le resulte realmente atractivo; ya que
un niño puede considerar una chupeta como un premio y otros no por estar
acostumbrado a ellos.
Ahora bien, los castigos positivos es dar algo desagradable como un golpe
cuando no hace la tarea. Esto provoca que la conducta se repita con menos
frecuencia, o incluso, que desaparezca por completo.

En el caso de los refuerzos negativo, es de quitar algo desagradable, un deber


que tiene el niño, como lavar los platos por haber hecho las tareas. Busca
aumentar la tasa de respuesta de esta mediante la eliminación de aquellas
consecuencias que esta considere negativas. Por ende, sí tienen en común los
estímulos también tendrán que estar adaptados a los gustos de la persona.

Finalmente el castigo negativo es quitar algo agradable, como por ejemplo los
juguetes por no haber hecho las tareas. Esta forma de castigo consiste en
quitarles algo que es placentero para él.

Se debe tener en cuenta que los refuerzos y castigos tanto positivos como
negativos, deben implementarse una vez se haya realizado la conducta y
nunca antes.
Referencias

https://psicologiaymente.com/psicologia/teoria-reforzamiento-skinner - Copyright 2019


Psicología y Mente. Todos los derechos reservados.