Está en la página 1de 2

La palabra pneumatología se deriva de la palabra griega pneuma, que significa espíritu, viento o

aliento, por lo que es así como pneumatología es el estudio doctrinal de la Persona y Obra del
Espíritu Santo. Específicamente en el evangelio de Juan, se muestra parte de los atributos que
caracterizan al Espíritu Santo como parte de la Trinidad, así como algunas de las acciones que
describen su Obra.

EL ESPÍRITU SANTO POSEE ATRIBUTOS DE PERSONALIDAD


El Espíritu Santo es una persona, por cuanto posee atributos y acciones que solo puede
realizar una persona.
El Apóstol señala en Juan 14:26, que el Espíritu Santo enseñará todas las cosas, y a su
vez recordará lo que dijo Jesucristo, y solo una persona puede tener la capacidad
intelectual para conocer y recordar cosas.
En el versículo 15:26, hay otra evidencia de que El Espíritu Santo es una persona ya que
expresa que dará testimonio acerca de Jesucristo, es decir, será testigo de quién es Jesús
y su Obra. Dar testimonio se refiere a confirmar que Jesús es el Hijo de Dios, esto es un
atributo de una persona.
El Espíritu Santo convence de pecado, justicia y juicio (16:8), además guía a toda verdad
(16:13), el convencer y el guiar, sin duda son acciones que solo una persona puede
efectuar.
Por último, en Juan 16:14 se observa que el Espíritu Santo se relaciona con otras
personas, en este caso Jesús, al expresar que glorificará a Jesús y tomará de lo suyo para
hacerlo saber, esta interrelación evidencia una vez más que es una persona; además se
utiliza el pronombre “Él” para referirse al Espíritu Santo, el cual se emplea para referirse
a personas.
Ahora que queda claro que es una Persona (no una fuerza o una energía como algunos
pretenden), es importante saber que es una persona muy superior a los humanos que
tienen limitaciones, y los atributos Divinos de esta Persona de la Trinidad, mostrará esta
superioridad.
ES DIOS EXISTIENDO EN LA TERCERA PERSONA DE LA TRINIDAD
La Deidad del Espíritu Santo se demuestra en el Evangelio de Juan, por cuanto posee
atributos que solo posee Dios, hace cosas que solo Dios puede hacer.
La omnisciencia es un atributo Divino no comunicable, y el versículo 16:13 señala que El
Espíritu Santo guiará a toda verdad, y solo se puede hacer eso si se conoce toda la
verdad, incluso al final del versículo se indica que hará saber todas las cosas que habrán
de venir, esto es muestra de que es omnisciente, tal cual lo es el Padre y el Hijo.
Es llamado Espíritu de verdad (14:17), y la verdad espiritual es un misterio para el
mundo, pero Jesús enseñó que sólo aquellos a los que Dios les concede su Espíritu Santo
pueden comprender con claridad sus palabras a nivel espiritual. Esto es una evidencia
de su Deidad.
SU DEIDAD SE SUSTENTA EN SU MANERA DE ACTUAR
La deidad del Espíritu Santo se sustenta en su obra como tercera persona de la Trinidad, en Juan
14: 16-26, el Apóstol lo muestra como el Consolador, aquel que fue enviado para que el creyente
no quedara huérfano, quien actúa como un ayudador para la iglesia.

OCUPA UNA POSICIÓN DISTINTA A LAS OTRAS PERSONAS DE LA TRINIDAD


Procede del Padre mediante el Hijo, está subordinado al Hijo, que a su vez está subordinado al
Padre, lo cual no significa que sea inferior, sin duda le coloca en igualdad al Padre y al Hijo en
términos divinos. (15:26)

Es el medio a través del cual Cristo hace la Voluntad del Padre (14:26), pues será quien enseñe
todas las cosas y recuerde lo dicho por Jesús.

OBRA DEL ESPÍRITU SANTO (16:8-10)


El Espíritu Santo convence de pecados, justicia y juicio. Convencer es demostrar con
alegatos y pruebas, una verdad. Y este convencimiento consiste en exponer al incrédulo
de su pecado, de su trasgresión a Dios, con el único propósito de llevarlo al
arrepentimiento genuino.
CONVENCE DE PECADO (16:9)
El Espíritu Santo convence de pecado al mundo, no de pecados, esto quiere decir, según
se explica en 16:9 al pecado de no creer en Jesús como Hijo de Dios, lo cual
evidentemente se refiere a los incrédulos, el Espíritu Santo convence o le señala al
incrédulo quién es el único justo que ha cumplido los requerimientos de Dios. La
incredulidad es lo que hace pecador al hombre, y hasta que no crea no podrá ser
santificado, por eso esto es lo primero que hace el Espíritu Santo.
CONVENCE DE JUSTICIA (16:10)
Justicia es dar a cada quien lo que le corresponde, el Espíritu Santo convence de justicia
al incrédulo, por cuanto evidencia que Jesús fue al Padre, y todo aquel que le reconozca
como Hijo de Dios y como único y suficiente Salvador, será justo por medio de su
sacrificio, e irá al Padre. Mientras que quien continúe en el pecado, tendrá también su
justa retribución conforme a su pecado.
CONVENCE DE JUICIO (16:11)
Satanás es el mayor pecador, y ya fue derrotado y condenado, la sentencia ya está dada
para él, y es una castigo terrible y para la eternidad; el Espíritu Santo convence de juicio,
mostrando la derrota del enemigo, haciendo entender al pecador cual será el destino
de todo aquel que vaya en contra del Señor Jesús.
LA PROMESA DEL ESPÍRITU SANTO (14:16)
Y esta es la promesa dada por Jesús, que enviaría a otro Consolador Él Espíritu Santo,
que morará en los santos de la iglesia para siempre.