Está en la página 1de 3

Análisis vídeos

En el vídeo donde el Senador Gustavo Petro habla acerca de los falsos positivos
que viene cargando la población colombiana desde hace ya muchísimos años,
es un repertorio de pruebas y argumentos en las que el senador sin miedo alguno
denuncia una vez más los falsos positivos en la era del expresidente Álvaro Uribe
Vélez.

El excandidato presidencial complemente su tesis de los falsos positivos, ya que


ya había realizado una, en el congreso en el año 2006, pero según él, había
quedado incompleta.

El otro vídeo es una entrevista por parte de Abby Martin a Dan Kovalik, abogado
de DD. HH, comparado con el vídeo de Gustavo Petro, los dos lanzan varías
“bombas” donde dejan en claro las infamias que hay en Colombia, Estados
Unidos y la alianza militar que entre estos dos países.

Tanto como Dan Kovalik y Gustavo Petro, se les escucha con una gran confianza
ya que en sus expresiones y en sus exposiciones se les denota una gran
sabiduría en los temas que están hablando.

Una de las características que tiene en común, son las acusaciones que hacen
hacia el senador Álvaro Uribe Vélez en sus largos años en la presidencia de
Colombia, donde los grupos militares, paramilitares y FARC, fueron los
protagonistas de su mandato.

Tanto como el Sr. Dan como Petro advierten que en Colombia hay una “invasión”
de bases militares estadounidenses, las cuales poca gente sabe de su
existencia, además de estar la Escuela de las Américas, donde se les enseñan
a los militares colombianos las diferentes maneras de torturar, degollar y demás
hechos infames que para el ejército de Estado Unidos es un entrenamiento
común y corriente. Asimismo, Petro ha presentado unas pruebas donde se
evidencia que los militare colombianos están empezando a realizar este tipo de
entrenamientos y torturas ENTRE SUS PROPIOS COMPAÑEROS MILITARES.
Por otra parte, el escenario donde la entrevistadora, Abby realiza sus programas
en un sitio casi elegante, donde el fondo negro hace que los personajes sean los
que más llamen la atención y como dato no menor, el televisor que está de fondo,
perfectamente lineado para que quede en medio de los dos, hace que no se vea
tan oscuro el set.

Técnicamente la pregunta en general de los dos personajes, tanto como Petro


como Dan es: ¿por qué el ejército comete asesinato? Y la respuesta es algo que
tienen en común, Estados Unidos.

Otra característica en común es que se habla de como se asesinan a tantos


líderes sociales, campesinos en Colombia y un grupo de gente se lo toma como
la muerte más, normalizando los asesinatos en este país.

Además, según Dan los paramilitares fueron creados por la milicia de los Estados
Unidos, para que no existiera un cambio social, ya que por ejemplo, muchos
sacerdotes estaban ayudando a los pobres y fueron asesinados, tal cual pasa
con los falsos positivos, el que era campesino y no tenía nada que ver con la
guerrilla, ese era asesinado.

Petro con estadísticas en mano y en pantalla y Dan Kovalik siempre


argumentando bajo las estadísticas que él había investigando previamente, se
referían a las muertes que han ocurrido en el transcurso de la guerra en
Colombia, dejando en claro que todos los argumentos dados están bajo la
supervisión de unas estadísticas reales y no de la simple ideología de cada uno.

Otro tema al que se refirieron es el desplazamiento que les toca hacer a los
campesinos victimas del conflicto armado y de los falsos positivos por las
diferentes amenazas que estos reciben.

Por último, Petro da una solución para acabar con las masacres, y es
implementando la tecnología como lo hace Estados Unidos, donde sus mayores
genocidios fueron con base a la tecnología que estos tenían. Así que, ¿qué tan
viable es ser como Estados Unidos en cuanto a la tecnología de guerra?, será
que Petro quiere que Colombia participe en masacres, pero claro con tecnología
sería mejor, según se puede interpretar o será que el señor Gustavo Petro como
todos los líderes políticos (sean buenos o malos), tiene su negocio con
multinacionales que se dedican a suministrar esta tecnología. No sabemos que
puede pasar si los militares que si acaso controlan la tecnología que tienen en
sus casas podrán tener un buen control sobre estos artefactos de destrucción
masiva.

Nicolás Góngora

Daniela Bobadilla