Está en la página 1de 2

SCRIPTA THEOLOGICA 37 (2005/3) RESEÑAS

Las ideas fundamentales que sirven blico, basada en un análisis riguroso,


de marco para estas lectiones aparecen que no erudito, de los datos que ofrece
en la introducción del libro. Por un la- la actual exégesis bíblica. De este modo,
do, se subraya la importancia de estos esta obra, dirigida a cualquier fiel cris-
pasajes como base para dar una mayor tiano con un mínimo de cultura bíbli-
«solidez» a las enseñanzas ya recibidas y ca, aporta interesantes reflexiones, que
vividas, y cuyo centro es el anuncio de ayudan a una mejor comprensión del
la Resurrección de Cristo, unido a la texto sagrado, dirigida sobre todo a una
Pasión. Ésta es la perspectiva lucana, ex- mejora de la propia vida espiritual y a
presada en el importante prólogo a su un anuncio más efectivo de la Palabra
Evangelio. De este modo, tanto en Lu- de Dios.
cas como en Mateo, estos relatos pasan
Juan Luis Caballero
a formar parte del kérygma. Por otro,
estos textos responden a una cierta es-
pera de la humanidad: en ellos se habla Israel KNOHL, El mesías antes de Jesús.
de una familia en la que el centro abso- El siervo sufriente de los manuscritos del
luto de toda atención es el hijo. Mar Muerto, Trotta («Biblioteca de
A estas ideas podríamos añadir una ciencias bíblicas y orientales» 8), Ma-
importante apreciación que hace el mis- drid 2004, 126 pp., 15 x 23, ISBN 84-
mo autor: tanto María como José juegan 8164-682-2.
un papel muy importante en estos rela-
tos. María, sobre todo en el texto luca- Israel Knohl es un acreditado exper-
no. José, en el de Mateo. En ambos ca- to en el mundo bíblico. Catedrático en
sos, las figuras deben comprenderse el Departamento de Biblia de la Uni-
dentro del misterio pascual, pero se re- versidad Hebrea de Jerusalén, profesor
saltan con una perspectiva que abraza invitado de Biblia y Talmud en varias
también el Antiguo Testamento. Esto es universidades americanas. Es también
muy claro en José, con las referencias a la un escritor creativo y polémico que pre-
historia de Moisés y del José de Egipto. senta los resultados de sus investigacio-
nes académicas con un estilo literario
Con esta obra, el autor ha publica- capaz de provocar al lector.
do en esta colección ya más de una do-
cena de libros dedicados a la lectio divi- En este libro se afronta una cuestión
na, fundamentalmente sobre los siempre viva en la reflexión cristológica:
Evangelios y sobre el libro de los He- la conciencia mesiánica de Jesús. El au-
chos de los Apóstoles. En estas páginas tor deja claro desde el principio cuál es
se reflejan de nuevo los profundos co- la tesis de su obra: «me propongo mos-
nocimientos de Gargano, profesor de trar que Jesús se consideró a sí mismo el
mesías, y que creyó verdaderamente
patrología y de historia de la exégesis en
que este personaje sería rechazado por
diversas instituciones académicas roma-
el pueblo, condenado a muerte y que
nas, y autor también de obras de espiri-
resucitaría al tercer día...» (p. 23). La te-
tualidad como La spiritualità dei Padri
sis suscita, sin duda, interés para el teó-
greci e orientali (Borla, Roma 1983), en
logo cristiano, que hasta aquí se siente
colaboración con el conocido teólogo
movido en continuar su lectura para
checo Tomáß fipidlik.
conocer y valorar los argumentos que se
Con lenguaje claro, el autor lleva a le aporten sobre esa cuestión. Pero la
cabo una profunda lectura del texto bí- frase no termina ahí, sino que sigue:

963
RESEÑAS SCRIPTA THEOLOGICA 37 (2005/3)

«...porque se creía que eso era lo que le 14,16) está hablando de «otro Mena-
había sucedido a un dirigente mesiáni- hén» otro maestro como él —como
co que había vivido una generación an- Jesús, que se ve a sí mismo como un
tes de Jesús» (p. 23). Menahén más— que enseñe la verdad
(cfr. pp. 91-94).
En efecto, esta obra se centra en se-
guir las huellas de un personaje poco Al leer un texto como el que reseña-
anterior a Jesús con esas características. mos es posible preguntarse dónde está
Para eso dedica unas páginas, a nuestro el límite entre las hipótesis de trabajo
juicio las más importantes, al estudio de razonables en un ensayo histórico y las
dos himnos incluidos entre los frag- insinuaciones de un relato de historia-
mentos del Rollo de acción de gracias en- ficción.
contrado en la cueva 1 de Qumrán,
completados con otras versiones de esos Francisco Varo
mismos himnos halladas en tres manus-
critos de la cueva 4. En ellos el compo- Luis SÁNCHEZ NAVARRO, La Enseñanza
sitor del himno se refiere a sí mismo de la Montaña. Comentario contextual a
con calificativos que sugieren atributos Mateo 5-7, Verbo Divino, Estella 2005,
divinos, a la vez que se identifica con el 207 pp., 14 x 22, ISBN 84-8169-656-0.
Siervo Sufriente de Is 53. Eso le permi-
te concluir a Knohl que ese personaje La presente obra es un comentario
fue considerado por la comunidad co- al «Sermón de la Montaña», según apa-
mo alguien que por medio de sus sufri- rece en los capítulos 5 a 7 del Evangelio
mientos expió por los pecados de todos según San Mateo. La denominación de
los miembros de la secta. «Enseñanza de la Montaña» responde a
Menos convincente resulta el se- las expresiones que el evangelista pone
gundo capítulo, donde se intenta mos- como marco de las palabras de Jesús:
trar que «los discípulos y seguidores del enseñar, didasko (Mt 5,2; 7,29), y ense-
mesías qumránico creyeron que éste ha- ñanza, didajé (7,28). Con ello se quiere
bía resucitado al tercer día y había as- remarcar la presentación de Jesús como
cendido a los cielos en una nube» (p. un Maestro con sus discípulos.
66). Pero no se aporta un solo texto de Este texto de Mateo, como señala el
Qumrán que lo apoye, sino simples mismo A., es de vital importancia; no
conjeturas a partir del capítulo 13 del en vano, ha sido denominado por algu-
Apocalipsis, y del Oráculo de Histapes nos la «carta magna» de la moral cris-
trasmitido por Lactancio. tiana. A ello obedecen, sin duda, los
En el último capítulo se apunta la númerosos comentarios de los que ha
hipótesis de que ese mesías sufriente de sido objeto. Por ello, el A. quiere dejar
Qumrán fuera un personaje de nombre clara cuál es la especificidad de su tra-
Menahén mencionado por Flavio Jose- bajo: no se trata de un comentario crí-
fo, al que la Misná y el Talmud tam- tico, ni de un estudio de citas y parale-
bién aluden en alguna ocasión. Más los bíblicos o extrabíblicos, ni de un
sorprendente es la propuesta, a partir elenco de bibliografía reciente. Estos as-
de la raíz hebrea de ese nombre propio pectos, en diferente medida, están pre-
(nhm) —que significa «compadecerse, sentes. Sin embargo, el presente co-
consolar»— de que cuando Jesús habla mentario se sitúa en una perspectiva
de «otro consolador (parakletós)» (Jn canónica: «Este comentario es —como

964