Está en la página 1de 6

CÓDIGO DE ÉTICA PROFESIONAL

Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala

FECHA DE PROMULGACIÓN: 30 de agosto de 1994

FECHA DE PUBLICACIÓN EN EL DIARIO OFICIAL: 13 de diciembre de 1994

ENTRÓ EN VIGENCIA: 21 de diciembre de 1994

ESTRUCTURA DEL CÓDIGO DE ÉTICA PROFESIONAL


Está compuesto por: 46 artículos y 9 capítulos que se dividen de la siguiente
manera:

Capítulo I: Postulados
Capítulo II: Normas generales
Capítulo III: Relaciones del abogado con el cliente
Capítulo IV: Relaciones del abogado con los tribunales y demás autoridades
Capítulo V: Relaciones del abogado con la parte contraria y con sus colegas
Capítulo VI: El abogado como juez funcionario
Capítulo VII: Del notario
Capítulo VIII: Deontología jurídica
Capítulo IX: Disposiciones finales y derogatorias

MOTIVO POR EL QUE SE CREÓ EL CÓDIGO DE ETICA PROFESIONAL


En base a los considerandos se puede llegar a la conclusión de que dicho Código
se creó debido a que los abogados y notarios realizan diferentes actividades las
cuales deben ser LEALES, EFICIENTES Y HONORÍFICAS.

Además, es importante destacar que el Abogado es un auxiliar de la


administración de justicia, pues actúa en la sociedad como Juez, magistrado,
asesor, consultor, funcionario público y docente, buscando siempre la fiel
observancia del derecho. Y el notario ejerce su función púbica realizando el
derecho en la sociedad.

Por lo tanto, todas esas actividades que realizan los abogados y notarios deben
dirigirse a conseguir la JUSTA, PACÍFICA, ARMÓNICA Y FUNCIONAL
CONVIVENCIA, y deben prestarse ajustadas a claras NORMAS ÉTICAS Y
MORALES, las cuales se encuentran reguladas en el Código de ética
profesional.

CAPÍTULO I
POSTULADOS DE LA ETICA PROFESIONAL
1. PROBIDAD: rectitud, honradez e integridad de pensamiento y acción,
luchar por los abusos y la corrupción en el ejercicio profesional.
2. DECORO: vivir con dignidad y decencia. Evitar vicios y escándalos. Asistir
a las audiencias decorosamente. Conducta honesta y discreta.
3. PRUDENCIA: actuar sin precipitaciones y con juicio sereno en el ejercicio
de la profesión.
4. LEALTAD: guardar fidelidad a la justicia y al cliente. Observancia rigurosa
del secreto profesional, honorabilidad en el litigio, respeto y consideración
al juez, a la autoridad y al adversario.
5. INDEPENDENCIA: completa libertad en el ejercicio de la profesión. Nada,
salvo el respeto a las leyes y el orden público, limitarán la libertad de
pensamiento y de acción.
6. VERACIDAD: evitar escrupulosamente toda alteración de la verdad.
7. JURIDICIDAD: velar por la más rigurosa legitimidad y justicia en el
ejercicio profesional.
8. EFICIENCIA: preparación, investigación y estudio permanente del
derecho, así como de toda disciplina que contribuya a mejorar la
formación humanística y técnica.
9. SOLIDARIDAD: guardar la mayor consideración y respeto a los colegas.
Es una virtud que debe practicarse.

CAPÍTULO II
NORMAS GENERALES

El abogado tiene absoluta libertad de aceptar o rechazar los asuntos en que se


solicite su patrocinio. No debe aceptar ningún asunto si no tiene la libertad moral
para dirigirlo.

DEFENSA DE LOS POBRES: Es muy importante respetar la obligación que se


tiene como abogado de defender GRATUITAMENTE a los pobres, cuando así lo
soliciten o recaiga la defensa de oficio.

Lo que se busca principalmente es que se haga justicia y no necesariamente


debe ser la condena del acusado.

SECRETO PROFESIONAL: Es un deber y derecho del abogado. E incluso es


un deber que perdura aun después de que se hayan prestado los servicios
correspondientes.

COBRO DE HONORARIOS: se deben analizar varios factores, pero el principal


debe ser analizar la capacidad económica del cliente; teniendo presente que la
pobreza obliga a cobrar menos y aún a no cobrar..

RESPONSABILIDAD DEL ABOGADO: debe responder por su negligencia, error


inexcusable o dolo.

CAPÍTULO III
RELACIONES DEL ABOGADO CON EL CLIENTE

Para ganar clientes es necesario tener buena reputación y ser honrado. Evitar
procedimientos indecorosos.

Se permite el reparto de tarjetas de presentación para darse a conocer.


El abogado debe servirle a su cliente con eficiencia y empeño. No debe asegurar
a su cliente el éxito del asunto, es mejor ser sincero y solo dar la opinión jurídica
correspondiente.

Si se acepta el patrocinio de un asunto, no se puede renunciar a él sino por


fuerza mayor o causa justificada. Pero lo más importante que debe respetar un
abogado es que NO PUEDE DEJAR INDEFENSO A SU CLIENTE.

CAPITULO IV
RELACIONES DEL ABOGADO CON LOS TRIBUNALES Y DEMÁS
AUTORIDADES
El abogado tiene la obligación de defender el estado de derecho y respetar los
derechos humanos. Un abogado no debe ser partícipe de los intereses en
conflicto. Debe asumir la defensa honesta del asunto a su cuidado por la fuerza
de la razón y del derecho.

El abogado debe guardar RESPETO a los tribunales y autoridades. También


apoyarlas cuando sea necesario.

Si un abogado está actuando en contra de la ley, se puede combatir dicha


conducta a través de los medios lícitos de los que se dispone.

HONRADEZ: En la conducción de los asuntos ante jueces y autoridades, el


abogado debe obrar con PROBIDAD y BUENA FE, evitando afirmar o negar con
falsedad, o hacer citas maliciosas.

El abogado no debe ejercer influencias personales sobre el juzgador o


funcionario público. Es falta grave entrevistarse con el juez o funcionario para
tratar de convencerlo con argumentos distintas de las del expediente.

PUNTUALIDAD: Es deber del abogado ser puntual en todos los actos.

CAPÍTULO V
RELACIONES DEL ABOGADO CON LA PARTE CONTRARIA Y CON SUS
COLEGAS

RESPETO Y SOLIDARIDAD: deben prestarse mutuo apoyo moral y material en


todas las circunstancias de la vida y están en el deber de negar solidaridad y
apoyo al colega de conducta moralmente censurable.

En las controversias con sus colegas se abstendrá de comentarios injuriosos o


de mencionar antecedentes personales o ideológicos.

Debe ser CORTÉS con sus colegas y facilitarles la solución de inconvenientes


momentáneos. No debe intervenir en favor de persona patrocinada en el mismo
asunto por otro colega, sin dar previamente aviso a éste.

COLABORACIÓN: el abogado no debe interpretar como falta de confianza del


cliente el que éste le proponga la intervención de otro abogado en el asunto que
le ha encomendado.
COMPETENCIA DESLEAL:
 Cobrar honorarios inferiores de los que fija el arancel
 Valerse de influencias para lograr el éxito en los asuntos
 Prestar la firma o el nombre para que un profesional legalmente impedido
para intervenir o ejercer su profesión, la ejerza de esta forma
 Dar opinión desfavorable sobre la competencia profesional de un colega
 Asegurar a los clientes que tienen influencias políticas para obtener el
éxito en los asuntos.

El abogado solo puede relacionarse con la contraparte a través del abogado de


ésta, y no debe inducir a los testigos a mentir.

CAPITULO VI
EL ABOGADO COMO JUEZ FUNCIONARIO

IMPARCIALIDAD: La imparcialidad y ecuanimidad son los deberes más


importantes del juzgador. La envidia, el odio, el soborno, la amistad u otro
sentimiento no deben enturbiar la decisión.

El juez debe estudiar el derecho y las ciencias afines para interpretar


correctamente la ley.

DECORO: los principios morales, la DECENCIA y la CORRECCIÓN en todos ls


actos de la vida, son esenciales para preservar el prestigio del juez.

CAPÍTULO VII
DEL NOTARIO

BUENA FE: observará siempre el deber ético de la VERDAD y la buena fe.

FIDELIDAD: a la ley en todo documento que autorice.

El notario debe abstenerse de:


 Obligar al cliente a utilizar sus servicios
 Facilitar a terceros el uso de protocolo
 Ocultar datos que interesen al cliente
 Retener los documentos que se le hubieren confiado
 Demorar el pago de impuestos
 Autorizar contratos ilegales
 Modificar injustamente los honorarios

CAPÍTULO VIII
DEONTOLOGÍA JURÍDICA

El abogado y notario debe tener un claro concepto de la justicia. Se considera


necesaria la observancia, divulgación y difusión de los deberes morales de los
abogados, notarios y de los servidores del derecho.
Como recomendación, se menciona la importancia de que en las Facultades de
ciencias Jurídicas y Sociales se imparta el curso de Deontología Jurídica o de
ética profesional, para que desde ya se empiece a practicar.

OPINIÓN PERSONAL
Considero de gran importancia el cumplimiento del Código de ética profesional,
porque es desde ahí en donde la justicia se va a aplicar de una manera justa y
correcta. Si se practican todos los valores que se mencionan y establecen en
dicho código, no habría competencia desleal ni tantas injusticias en la realización
de las diferentes actividades profesionales, principalmente en la Abogacía y
Notariado.

Es por eso que desde ya, como estudiantes de Derecho y futuros profesionales,
debemos empezar a practicar dichos valores, para que ya estemos forjando la
misma práctica en el futuro. Y de esa manera podamos ser reconocidos por
nuestros buenos principios y valores.

Para lograrlo, es importante tener presentes los valores, principalmente los que
regula el Código de ética profesional, los cuales son los siguientes:

 Buena fe  Imparcialidad
 Colaboración  Independencia
 Cortesía  Juridicidad
 Decencia  Justicia
 Decoro  Lealtad
 Dignidad  Probidad
 Disciplina  Prudencia
 Discreción  Puntualidad
 Eficiencia  Respeto
 Fidelidad  Responsabilidad
 Fraternidad  Sinceridad
 Honestidad  Solemnidad
 Honorabilidad  Solidaridad
 Honradez  Veracidad

“UN HOMBRE SIN ÉTICA ES UNA BESTIA SALVAJE SOLTADA A ESTE


MUNDO”. Albert Camus
UNIVERSIDAD MARIANO GÁLVEZ DE GUATEMALA
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES
10MO. SEMESTRE/ SECCIÓN ÚNICA

FILOSOFÍA DEL DERECHO

LIC. GUILLERMO RAFAEL VÁSQUEZ

ANÁLISIS DEL CÓDIGO DE ÉTICA PROFESIONAL

ALUMNA. MÓNICA FABIOLA URIZAR SOSA

NO. CARNÉ: 5010-11-6889

FIRMA:

FECHA DE ENTREGA: 31/10/15