Está en la página 1de 2

Henry pasó a sexto y luego a la secundaria, sus padres sin dudan sintieron un

El tacto se gran alivio de que su fascinación por el lenguaje poético cesara de repente.

Resalta lo que es Fue en noveno curso cuando por casualidad me encontré con Henry. Estaba
visitando la escuela donde estudiaba. «Bueno, Henry», le dije, «me ha

manifiesta. encantado verte, me preguntaba a menudo qué habría sido del poeta.»
Henry admitió tímidamente que durante los últimos cuatro años

Único.
Hay que estar siempre atentos a la singularidad del niño. había abandonado sus actividades como poeta. ¡Y eso fue todo!
El otro día pensé de nuevo en Henry. Henry podía parecer un niño corriente. Además, escribir poesía ya no era verdaderamente su fuerte. Creo
Al menos eso es lo que los comentarios de sus profesores reflejaban en sus que le lancé una mirada de asombro y luego nos dimos la mano y nos
informes. despedimos.

Era el tipo de niño que apenas se deja notar, aunque se sentara en la primera Pero antes de que se acabara el día, el director de la escuela me
fila en mi clase de quinto curso. Físicamente, Henry parecía una persona mayor entregó un sobre.
con sus gafas bifocales.
« ¡De parte de Henry!» Dentro había tres poemas. Sonaban como una
Estaba un poco rellenito, andaba como un pato y tenía dificultades en la clase inequívoca promesa, a pesar de tener un título muy poco original:
de educación física. Sin embargo, Henry tenía una buena disposición y «Odas a un profesor». Me sobrecogí y pensé: «Un poeta después de
naturaleza y una extraña madurez en su forma de hablar, que todavía se todo».
destacaba más por su acento judeo-británico. Henry tenía un nivel bajo en casi
todas las asignaturas. El tacto descubre lo que es único y diferente de un niño e intenta
resaltar su singularidad.
En matemáticas tenía serias dificultades. Pero me quedé realmente
sorprendido por su misteriosa afición por el pensamiento y el lenguaje poético. En cambio, un profesor sin tacto es incapaz de ver las diferencias
Resulta sorprendente que un niño que aparentemente es tan mediocre en entre los niños.
prácticamente todas las asignaturas pueda escribir poemas tan buenos y bien
construidos. De hecho, los demás profesores de la escuela primaria de Henry Un profesor que no tiene tacto trata a todos los niños de la misma
también se sorprendieron cuando se enteraron de la oculta habilidad de este manera, en la falsa creencia de que ese tipo de aproximación sirve al
chico, que tampoco estaba entre los preferidos de sus compañeros. principio de justicia equitativa y a la coherencia.

Pero este curso ha sido un año increíblemente productivo para Henry. ¡Se Por supuesto, todos los niños no son iguales en temperamento,
siente tan especial! Con algo de aliento y preparación, Henry escribió poemas habilidad ni antecedentes. Preocuparse por la igualdad entre los
sobre acontecimientos importantes de su joven vida. Incluso publicó en una niños todavía puede significar que uno es capaz de ver la
revista literaria regional. Sus padres se mostraban ambiguos sobre el talento singularidad y la diferencia entre ellos.
recién descubierto de Henry. Hubieran estado más satisfechos si hubiera
sacado mejores notas en matemáticas. Henry estaba haciéndolo lo mejor que El tacto pedagógico sabe cómo discernir y evaluar la singularidad.
podía, pero no podía satisfacerlas ambiciones que tenían para él. Cuando
El tacto pedagógico pretende realzar la diferencia, esa «diferencia»
que marca en un niño el crecimiento personal y la evolución.

Todos los pedagogos deberían hacerse constantemente estas


preguntas: ¿en qué sentido se diferencia este niño de mí y de los
demás?, ¿cómo puede este niño ser diferente?, ¿en qué quiere ser
diferente?, ¿qué puedo hacer para ayudar a este niño a que se dé
cuenta de su singularidad?