Está en la página 1de 1

FAHRENHEIT 451

Desde el punto de vista ético, en la obra se nos ofrecen varios ejemplos de conducta a través de los personajes
principales y de otros más secundarios. En general, podemos decir que los personajes principales que más
profundidad tienen son Montag, Clarisse, Mildred, Beatty (el jefe de Montag) e incluso Faber. Montag, el único
personaje de toda la novela que tiene un desarrollo y que va creciendo a medida que va viviendo y adquiriendo
nuevas experiencias. Al principio es como cualquier otra persona, sin plantearse nada y aceptando todo lo que
viene del exterior (Gobierno, televisión, sociedad…) como hechos incuestionables y verdades absolutas. Montag,
comienza a relacionarse con Faber, un profesor retirado que también guardaba libros. Montag cada vez se vuelve
más peligroso. Pero tener que quemar su propia casa fue la gota que colmó el vaso: mató a otro bombero y huyó
con un grupo de personas iguales a él. Todos los demás acontecimientos y todas las experiencias parten de estos
puntos iniciales. Montag nos muestra a la persona que está ciega a una realidad horrible y, gracias a que alguien
comienza a abrirle los ojos, poco a poco se reforma y descubre la realidad del mundo.

Clarisse es una joven a la que no dejan relacionarse con otras personas porque es “insociable”. Ha crecido en una
familia que no respeta la ley sino sus propias ideas, y eso es precisamente lo que ella ha aprendido. Por eso hace
cosas que no se deben hacer: coleccionar mariposas, pasear por el bosque, pensar, no ver la televisión… Sin darse
apenas cuenta, da una vuelta de ciento ochenta grados a la vida de Montag al hacer que empiece a cuestionarse
su modo de vida.

Mildred y Beatty, son muy similares, Mildred es mucho más pasiva y Beatty mucho más firme. La mentalidad de
ambos es la misma, son dos ciudadanos modelos que se dedican a hacer su trabajo sin cuestionar el orden
establecido por sus gobernantes y la sociedad en general. Mildred es adicta a la televisión y el que sea “pasiva”
significa que recibe ciertas influencias desde el exterior sobre las que no reflexiona y que permiten configurar su
personalidad de manera que sea una persona que no se preocupa por nada, que no tiene valores más allá de
hacer lo que es socialmente correcto y que solo busca divertirse con el mínimo esfuerzo.

Por último, Faber es un personaje diferente a la de los demás y es digno de mención. Faber está en desacuerdo
con el Gobierno y demuestra su resistencia al ocultar libros en su casa, pero al mismo tiempo es muy cauto y
tiene miedo de ser descubierto. Podemos decir que Faber no es lo suficientemente valiente como para mostrarla
públicamente o arriesgarse y sólo se atreve a actuar cuando se pone en contacto con Montag.