Está en la página 1de 1

Corrientes teatrales del siglo XX

Contexto político, social y cultural:


Al igual que la narrativa y las otras artes no literarias, el teatro del siglo XX está sujeto a las vicisitudes políticas, sociales
y culturales de la época. Y fue sin dudas una época muy interesante, llena de eventos que conmovieron a la humanidad
en su conjunto. Fue un período jalonado por guerras, por crisis económicas y financieras, por la aparición de vanguardias
artísticas y por la revolución tecnológica y científica. El mapa mundial fue modificando las fronteras de los diferentes
países. Mucha gente vivió bajo dictaduras indignas, groseras en su proceder y bajo supuestas democracias que
amparaban los grandes intereses de unos pocos. Es el siglo del triunfo total de las corporaciones, del más desenfrenado
“tercermundismo”.
Este fue un siglo cargado de acontecimientos de los cuales los que más nos interesan son los sucedidos en el ámbito de lo
cultural, así como en el campo de la ciencia y del arte, que contribuyen a perfilar el siglo XX con caracter ísticas desconocidas
en etapas anteriores de la humanidad.

Yendo ahora a lo que nos interesa, el teatro del siglo XX, debemos decir que el mismo va a experimentar una extraordinaria evolución de la puesta en escena. Con
el desarrollo técnico de ese siglo progresan los recursos de escenografía, luces, música y ambientación. A todo esto se le debe sumar el surgimiento de una nueva
forma de dirección: aparece el director escénico que a veces deja en segundo plano a los mismos autores. El director es quien imprime su sello en la puesta en
escena de una obra. El la interpreta a su manera y subraya los aspectos que le interesan. La obra, entonces empieza a admitir diferentes “versiones”, distintos
enfoques. Por momentos parecería que una obra fuera reescrita por aquel que la dirige.
El género dramático de este siglo es muy rico en experiencias artísticas, puesto que nos enfrentamos a diferentes
corrientes teatrales, que a continuación pasaremos a enumerar y a explicar.