Está en la página 1de 3

-Tipo de programa

Mi intención pasa por confeccionar, junto a la reproducción histórica de los diferentes


hitos que conforman la historia de las ideas estéticas, un análisis de la ontología del arte,
desde una perspectiva que oscile entre los presupuestos heidegerrianos y los lacanianos,
en un primer término, para, dentro de unas coordenadas foucaultianas, desarrollar en
clase una genealogía de la historia de las ideas estéticas.

-Mi formación como doctor en filología me permite también establecer un modelo


transversal que sirva para entender cómo determinadas ideas y sensibilidades sobre el
concepto de arte también han cuajado en otras disciplinas o medios, como la novela o la
poesía. He trabajado la ontología del lenguaje poético y muchos de estos presupuestos
me han servido para analizar las consecuencias filosóficas de los fenómenos estéticos.

-Me interesa también enfocar los estudios estéticos desde la disciplina o desde el sesgo
disciplinar que se ha dado en llamar los estudios visuales. Los temas que históricamente
han interesado a la estética (la idea de lo bello, de lo sublime, lo apolíneo frente a lo
dionisíaco, etc.) constituyen los cimentos de nuestra disciplina, y los alumnos que se
inician en ella tienen que saber reconocer estos conceptos porque constituyen ejes
centrales a la hora de elaborar el edificio epistemológico de la estética; pero me interesa
ir más allá de una visión demasiado reductora de la disciplina en al menos dos aspectos:
primero, como digo, considero que en necesario filtrar estos conceptos a través de una
perspectiva contemporánea, los estudios visuales, en donde no solo se frecuentan los
lugares comunes de la tradición, sino que se posibilitan nuevas miradas, nuevos marcos
conceptuales y de trabajo, para revisitar la tradición o para enfrentarse a los fenómenos
estéticos de la modernidad. Por otra parte, considero que el verdadero reto de mi
disciplina consiste en ampliar nuestro campo de acción: la tradición estética se limita
casi exclusivamente a las producciones deliberadamente artísticas, o a una concepción
muy limitada de lo artístico. Considero que la estética debe reflexionar sobre esos
límites e incluir bajo su paraguas otro tipo de producciones visuales, como puede ser
cine de ficción y documental, videojuegos, fotografía o prácticas performativas ligadas
a la construcción del cuerpo, la identidad o el género que emplean mecanismos visuales
para producirse.

-Por último, en una línea que podríamos definir como bloomiana y ranciériana, me
interesa ver hasta qué punto se conjuga el poder y las ideas estéticas. Por un lado, es
importante analizar en qué medida el canon se construye a partir de una serie de fuerzas,
de estrategias y cuestiones materiales, y cómo nuestra propia práctica como
investigadores acaba siendo incorporada o registrada en la estética, en nuestro objeto de
estudio, y por otro, con Rancière y desde una perspectiva más actual, creo que es
posible llevar a cabo una lectura política del arte como mecanismo de ruptura en el
sensorium, en nuestro horizonte de sensibilidades.

Para ello, creo que, metodológicamente, el mejor modo de elaborar el curso consistiría
en reunir el pensamiento de los diferentes teóricos con obras de arte o creaciones
visuales específicas que permitan ilustrar sus propuestas estéticas, así como un análisis
de las condiciones materiales (el aparato de visión de Virilio, las técnicas del
observador de Crary) que suscitan determinadas percepciones del fenómeno artístico a
lo largo d la historia.
-En síntesis, me gustaría conjugar el rigor con la creatividad, la aportación de mi propia
experiencia y trayectoria académica con los conocimientos, aptitudes y capacidades de
los propios alumnos y alumnas, cuyas experiencias particulares también forman parte
activa del proceso de construcción de las clases.

-Expectativas personales
-A nivel personal quiero utilizar la praxis docente como una oportunidad para
desarrollar aún más mi trayectoria como investigador en cuestiones específicas de
estética y estudios visuales, tratando de afianzar las diferentes líneas de trabajo que he
tratado de desplegar a través de mis libros y publicaciones, y compartirlas con un
alumnado que me permita crear una suerte de grupo de trabajo o de marco colaborativo.

-Como pueden ver en mi currículum, he trabajado en varios textos e investigaciones


cuestiones de estética y de estudios visuales que creo que pueden retroalimentar mi
praxis docente. En mi tesis doctoral dediqué un apartado para indagar en la estética
lacaniana y en las posibilidades del psicoanálisis como herramienta epistemológica para
acotar cuestiones filosóficas de índole estético. Tuve la suerte de doctorarme con
Fernando Castro, una eminencia en la materia, y de dejarme guiar por sus indicaciones.
Anteriormente, ya había trabajado algunos temas y cuestiones relacionadas con la
estética: la estética de los videojuegos, la relación entre las imágenes, el cuerpo y la
guerra en un libro que titulé Iconomaquia, cuestiones sobre la construcción
performativa del género y la genealogía de los aparatos de visión destinados a la
representación del cuerpo, en mi libro Pornograffiti, y en varias ocasiones me he
acercado al cine, en concreto al cine de ciencia ficción, a la filmografía de David
Cronenberg, y al cine de terror con Filosofía zombi, libro con el que quedé finalista del
premio Anagrama. Creo que todas estas líneas de trabajo abiertas constituyen, en
conjunto, una trayectoria, y la docencia constituye el paso necesario para filtrar estas
investigaciones a través de un nuevo medio de comunicación diferente al ensayo.

-Por lo que respecta a la construcción de mi trayectoria académica, esta es para mí una


oportunidad única para dar los primeros pasos en la dirección de la docencia
universitaria. Durante años he tratado de equiparar mi trayectoria como investigador,
con diferentes publicaciones, traducciones y conferencias, con la docencia reglada.
Acceder a esta plaza, concretamente a una plaza de filosofía y estética, me permitiría
volcar todo lo aprendido y llevar más lejos mi trayectoria. De todos los caminos que he
transitado en mi formación académica, sin duda la estética es el medio en el que me
siento más cómodo y en el que creo que puedo seguir trabajando, investigando,
creando…

-Colaboración departamental
-Me interesa especialmente la investigación, y trabajar en proyectos conjuntos, como
seminarios, revistas o incluso la publicación de libros y monográficos; considero que
esta plaza una gran oportunidad para formar parte de una comunidad académica y poder
llevar mi trayectoria a un nivel de compromiso y colaboración mayor que el de mi
actividad investigadora en solitario.

-Uno de mis intereses pasa por saber aprovechar las nuevas tecnologías. Se me ocurre,
como ejemplo de esto mismo, que podrían crearse contenidos para el canal de
Youtube que tiene el Departamento Historia Filosofía, Estética y Teoría
Conocimiento, Facultad Filosofía, UCM, y que hasta hoy carece de contenido.
Creo que los que nos dedicamos a la estética tenemos que estar en primera
línea de fuego y tomar la iniciativa a la hora de producir contenidos, que
pueden ser clases o fragmentos de clases, conferencias, o incluso exposiciones
de los propios alumnos.

-En cuanto a proyectos de colaboración más concretos: los profesores de estética


contamos con un medio a nuestro alcance en constante renovación: el arte, el cine, las
series o los videojuegos constituyen producciones visuales que no dejan de reciclar sus
contenidos, sus presupuestos o su orientación original. Considero que se podrían
elaborar seminarios y cursos que tuvieran como principal interés unir la reflexión
filosófica con el interés por los nuevos medios de producción audiovisual.

-Asimismo, no todo es mirar hacia delante; también es importante mirar atrás. En el


pasado colaboré como becario con la Universidad para los Mayores de la UCM, gracias
a que mi primer director de tesis, Marcos Roca Sierra, era y sigue siendo el director.
Creo que esto sería una buena oportunidad para crear lazos interdepartamentales y
colaborar en proyectos que lleven la filosofía a sectores del alumnado un poco
diferentes a los que nos hemos acostumbrado. En un momento tan complicado para
nuestra disciplina, en el que la educación secundaria ha decidido tachar de un plumazo
las asignaturas que nos competen directamente, cualquier medio de difusión para
concienciarnos de su importancia es fundamental para poder transmitir los valores de las
disciplinas humanísticas.

Aquí un programa:
https://filosofia.ucm.es/estudios/2018-19/grado-filosofia-plan-801296
Competencias:
Generales
Adquirir conocimientos estéticos en relación con el hecho artístico y sus
distintas manifestaciones
Transversales
Relacionar los conocimientos estéticos con otros ámbitos de la cultura y la
vida cotidiana
Específicas
Conocer los problemas que la filosofía plantea a la hora de observar los
fenómenos artísticos.