Está en la página 1de 2

En este trabajo se investiga la posibilidad de aprovechar residuos plásticos industriales, en especial

polipropileno y polietileno, como agregado liviano en mezclas de concreto. El objetivo es una


aplicación del residuo plástico como alternativa a los materiales aislantes que se encuentran
actualmente en el mercado, valorizando de esta manera las propiedades de un material que
actualmente se desecha.

Origen del Problema

Dentro de los principales problemas que deterioran la ecología del planeta, uno de los más
importantes es la producción desmedida y la disposición irresponsable de grandes volúmenes de
plástico, resultando esto más grave en las sociedades subdesarrolladas, como
desafortunadamente todavía es el caso de países como Colombia.

Adicionalmente de la producción desmedida de plástico, la falta de conciencia en la utilización de


este material en la sociedad es un factor importante, puesto que en ocasiones no es necesario el
uso de algunos elementos hechos con dicho material.

El reciclaje constituye una alternativa para atenuar, al menos parcialmente la problemática


señalada respecto a la basura, y consiste en la reconversión de los desechos sólidos con excepción
de los de índole sanitaria y peligrosos en materia prima original, para generar el mismo producto,
que en este trabajo en particular se reutilizara el plástico en una mezcla de concreto común.

Planteamiento

En el sector constructivo la demanda para el concreto crece cada vez más, ya que es un material
resistente a los esfuerzos de compresión, y cuando es armado, también a resistencias de flexión y
cortantes. Mundialmente es el material constructivo más utilizado en las edificaciones. Un
inconveniente es que es muy pesado, su peso específico es de 2400 kg/m3 , lo cual puede ser
problemático en algunos casos. Es un material, en principio, de bajo impacto ambiental.

Al ser un material de mucha densidad y peso que se utiliza en gran cantidad, su impacto ambiental
crece notablemente. Los hormigones ligeros son conocidos desde hace muchos años, y al ser
menos pesados que el hormigón convencional el impacto ambiental producido puede ser menor.

En la mezcla de hormigón se sustituye el árido común por materiales de baja densidad.


Dependiendo de la densidad del hormigón ligero, puede ser estructural o no estructural. Si es de
muy baja densidad, alrededor de 600kg/m3, no puede soportar cargas y es utilizado para
pavimentos o morteros. Alrededor de 1400kg/m3 de densidad en adelante el hormigón ligero ya
puede funcionar como elemento estructural. Comparado con el hormigón convencional, (de
2400kg/m3 ), este hormigón ligero decrece notablemente su densidad y peso, pudiendo tener la
misma resistencia y aligerando sus elementos en el edificio. Con un hormigón aligerado se reduce
el impacto ambiental, al reducir su peso y la cantidad de mezcla utilizada.

En el caso de utilizar áridos reciclados, las ventajas medioambientales son obvias. Por otro lado, el
plástico es un material que usamos en abundancia. El plástico es un material resistente a la
humedad y al deterioro, es ligero y durable, es un material que perdura. Es una buena alternativa
que podría usarse como agregado en hormigones ligeros. La cantidad de residuos plásticos que se
genera – del cual una parte es incinerada – es significativa y continúa en alza. Estos residuos luego
se convierten en relleno, van a parar a los vertederos o son incinerados y tan solo un menor
porcentaje es reciclado. En vez de desecharlo, sin utilidad alguna, produciendo degradación del
entorno y lanzando emisiones de CO2 al medio ambiente, este plástico podría ser reciclado y
convertirse en agregados para el hormigón o el mortero, ya sea estructural o no. Así se le daría un
uso más al plástico reciclado, incentivando su utilización, y las recicladoras y los gobiernos podrían
promover su uso, para poder aprovecharlo mejor.

Objetivos

Objetivo General Como se ha mencionado anteriormente, dentro de las finalidades de esta


investigación, están el estudio del mortero aligerado con agregado de plástico reciclado, para
poder introducir este material y que pueda funcionar también como carga para el hormigón, de
manera estructural, o que tenga otros usos. Por tanto, se pretende estudiar resistencias y
densidades de este material, para que así pueda servir para aligerar los elementos constructivos
en una edificación.

Objetivos Específicos

 Estudio comparativo físico y mecánico del mortero convencional con este mortero mejorado
con agregados de plástico reciclado. Comparar las distintas proporciones de mezcla, para
determinar las propiedades de cada tipo de mezcla de hormigón resultante:

 Definir los usos posibles de estos tipos de hormigón ligero en la construcción

 Analizar el impacto ambiental que estos morteros – según cada dosificación – producirían, en
comparación con el mortero convencional.