Está en la página 1de 3

1

A propósito del fallecimiento de Gregorio Weinberg (1919-2006)

LEGADOS QUE CUMPLIR

Guillermo Boido
Facultad de Ciencias Exactas y Naturales
Universidad de Buenos Aires

Escribe Erich Fromm que ninguna idea, por potencialmente enriquecedora que sea,
puede influir profundamente en los hombres si previamente no es experimentada en
carne propia por aquél que la crea y la propone. Ésta es la condición del profeta. Por
ello, Sócrates o Cristo han podido serlo y merecen ser así llamados. Pero a la muerte
del profeta le subsigue el sacerdote. El sacerdote afirma difundir el mensaje del
profeta, pero, en realidad, en muchos casos, asegura que la idea del profeta ha de
tener una “formulación correcta” para ser comprendida por las gentes, pues éstas son
por naturaleza incapaces de velar por sí mismas, dirigir su propia vida, comprender
en profundidad aquel mensaje. La idea del profeta pierde entonces su vitalidad, se
convierte en una mera fórmula. El sacerdote, de este modo, administra la idea del
profeta y ello le permite ejercer el poder. Invocando la herencia del profeta, intenta
controlar a las gentes en pensamiento y acto, e incluso, nos dice Fromm, protege así
sus intereses de clase. Así, allí donde el profeta ha predicado y vivido la idea de
libertad, el sacerdote la administra, de acuerdo con su propia formulación, y afirma
que el hombre no es aún capaz de ser libre. El sacerdote, en este ejercicio del poder,
decide quién es el creyente y quién el réprobo, quién ha de ser premiado y quién ha
ser castigado. Por ello, el sacerdote puede perseguir, encarcelar, torturar y asesinar
en nombre de la libertad que pregonaba el profeta. La historia es testigo de ello.
A estas dos categorías que nos presenta Fromm, permítaseme agregar una
tercera: la del maestro. El maestro difunde la idea del profeta sin adulteraciones. No
cree que haya que reformularla, porque el mensaje está allí, en las palabras del
profeta. No se propone administrarla en su propio beneficio. No desea ejercer el
poder. También el maestro vive, padece, la idea del profeta, pero su misión, su
destino, es ofrecer a todos y a cada uno de nosotros la posibilidad de que la vivamos
y padezcamos tal como lo ha hecho el profeta. El maestro sostiene que convertir la
idea del profeta en una fórmula es pervertir su pensamiento. Por todo ello, aborrece,
denuncia al sacerdote, se convierte en su enemigo más peligroso. Porque, si el
mensaje del maestro llegase a calar hondo entre las gentes, quedaría en evidencia
toda la inhumanidad y el egoísmo del sacerdote, todo ese andamiaje que el
sacerdote ha construido para controlar a las gentes en pensamiento y acto. Como
consecuencia, el sacerdote, en ejercicio de un poder del que carece el maestro,
2
puede declararlo réprobo y digno de castigo por traicionar la idea del profeta. Es más,
puede delegar en sus fieles la tarea de castigar al maestro.
Nuestra época parece estar hecha a la medida de sacerdotes que no
requieren de profetas. Estos nuevos sacerdotes no necesitan reformular ideas: les
basta con entregarnos fórmulas que ellos mismos han concebido. Nos dicen: hemos
despertado de un sueño, todo era una ilusión. Inocentemente, hemos creído en la
utopía, en los valores del pensamiento crítico, del conocimiento y la expresión, de la
alteridad, del compromiso social con los desposeídos. El recurso a la razón es
ilusorio, afirman, y la fraternidad, un trasto viejo. La historia es el relato de un idiota,
carece de sentido. Toda profecía supone un legado histórico que cumplir, nos dicen
los maestros, pero los nuevos sacerdotes nos liberan de ese compromiso, de esa
responsabilidad, porque ya no hay profecías. Las ideologías han muerto, afirman, en
términos de la más siniestra ideología. Y a cambio de que aceptemos la
desesperanza, a cambio de que aceptemos que ellos pensarán por nosotros, ¿qué
nos ofrecen estos nuevos sacerdotes? Nos ofrecen los fetiches de la superficialidad,
de la frivolidad, de la estulticia, de la fama, de la irracionalidad y el fanatismo, del
mercado, del egoísmo, de la salvación personal por el recurso a la corrupción y a los
juegos de azar. Los maestros, como siempre lo han hecho, denuncian a los nuevos
sacerdotes. Pero éstos, para castigar a los maestros, no recurren ya a la cárcel o el
destierro: les basta con exigirnos que les destinemos la indiferencia. Si la modernidad
era un discurso vacío, nos dicen los nuevos sacerdotes, el maestro predica acerca de
caducas profecías, esto es, de espejos en los que ya no podemos reflejarnos. El
maestro es, por tanto, un vendedor de añejas ilusiones. Estos sacerdotes nos piden,
nos exigen, que destinemos la indiferencia al mensaje de los maestros, que los
dejemos predicar en el desierto, y es más: que seamos el desierto.
He escrito estas breves reflexiones pensando en un maestro de muchas
generaciones: Gregorio Weinberg. No se trata aquí de resumir las infinitas
expresiones de su magisterio, en cátedras, clases, conferencias, escritos,
traducciones, proyectos educativos y científicos nacionales e internacionales. Ni
siquiera de destacar su credo humanista, su protagonismo social orientado a
extender sin límites su concepción de una cultura viva y democrática. Pero sí
destacar la energía y la dureza con que ha denunciado la prédica de los nuevos
sacerdotes de la posmodernidad y el neoliberalismo, de su cultura light, de su
profundo desprecio por los valores y los derechos humanos, de su esencial egoísmo,
de su intenso amor por la muerte. Alguna vez, en un rapto fugaz de desaliento,
Weinberg nos ha dicho con dolor acerca de ellos: nos han robado la razón y la
esperanza. Pero yo quisiera desmentirlo. Han tratado de hacerlo, pero no lo han
logrado, al menos en la conciencia de aquéllos cuya tarea primordial es sostener los
valores de la civilización. Porque la palabra de maestros como Weinberg no ha caído
3
en tierra yerma. De ese magisterio hemos heredado ese amor por la razón y la
esperanza que ningún sacerdote ha podido arrebatarnos. Y ya no se trata de traer
aquí solamente el testimonio de mujeres y hombres de mi generación. Nosotros, en
épocas a menudo aciagas, incluso en años de plomo, hemos tratado de recoger ese
legado histórico. No sé si lo hemos logrado, pero al menos lo hemos intentado.
Prefiero pensar, en cambio, en las jóvenes generaciones. La juventud no es sólo
aquélla que aparece en los medios, en los programas televisivos de la farándula, en
las revistas del espectáculo o incluso en las noticias policiales. Hay un sector de la
juventud que los medios ignoran, que trabaja silenciosamente en el aula o el taller, en
la biblioteca, en el laboratorio, en los ámbitos de la creación cultural, filosófica,
educativa, científica y tecnológica. Tampoco a ellos los nuevos sacerdotes han
logrado quitarles la razón y la esperanza. Con infinito dolor, ellos construirán un
futuro. Será una empresa ardua. Pero lo harán. Y en ese futuro habrá, como lo hay
ahora, para nosotros, lugar para la utopía, para el pensamiento crítico, para la
solidaridad. Y habrá también, querido maestro Weinberg, legados históricos que
cumplir. ●

____________________________
Con ligeras modificaciones, este texto fue publicado en Mendoza, A. (comp.), Del tiempo y las
ideas. Textos en honor de Gregorio Weinberg, Buenos Aires, 2000, en ocasión de cumplir el
profesor Weinberg ochenta años de edad.
_____________________________