Está en la página 1de 3

EL DISCURSO MUSICAL

La música, al igual que cualquiera de las manifestaciones artísticas, es producto de


necesidad de la especie humana por comunicarse. Esta necesidad se deriva del instinto de
supervivencia que como especie poseemos, pues ha sido la comunicación una de las
razones que nos han permitido crecer y evolucionar. Asumir el hecho musical como un
proceso comunicacional, nos obliga a adecuar nuestras interpretaciones a ciertas
“normas” que hagan posible la elaboración de un discurso sonoro, cónsono con las
sensaciones que deseamos transmitirle a quienes nos escuchan. Para ello se requiere de
intérpretes adecuadamente formados y comprometidos con el aspecto humano de nuestra
profesión. La interpretación adecuada de una obra, más allá de si se trata de música
académica o popular, pasa por conocer e intentar respetar aspectos como: La época, el
estilo, la forma musical, el compositor, etc.

Pero además, el artista debe intentar estructurar un adecuado discurso a través de la


ejecución dinámica, en lo concerniente a la rítmica, la intensidad y el timbre, así como
el logro de las “cesuras” o pausas adecuadas, que permitan al cerebro del escucha
mantener el nivel de atención y poder apreciar el mensaje en su totalidad. Lo antes
dicho permitirá el logro de un discurso cuya preparación, desarrollo, definición y
conclusión (esquema básico de cualquier discurso), aparezcan en el momento y de la forma
adecuada, llevándonos a casa el premio del aplauso, y lo más importante, la certeza de
haber llegado con nuestro arte, al alma de algún ser humano.

ELEMENTOS DEL DISCURSO MUSICAL


Cuando un compositor crea una pieza musical, trabaja con varios elementos importantes
que son básicos para la música. Estos elementos son : la melodía, el ritmo, la textura, la
armonía y el timbre; otros elementos serían la forma, la velocidad o el tempo de la música,
la dinámica o intensidad, etc. La manera de presentar y combinar estos elementos básicos
en la música, es lo que determina el estilo de la música, que ha sido diferente dependiendo
de las épocas históricas, de las zonas geográficas, de los compositores, etc.

El ritmo
Podemos definir el ritmo como las diversas maneras en las que un compositor agrupa los
sonidos y los silencios, atendiendo principalmente a su duración ( largos y cortos) y a los
acentos.

El elemento más básico del ritmo es el pulso, el pulso organiza el tiempo en partes iguales
con la misma duración y con la misma acentuación, (uno, dos, tres, cuatro, ....).
Al igual que los ritmos en la naturaleza, como el movimiento de los planetas, la sucesión de
las estaciones o el pulso del corazón, el ritmo musical suele organizarse en patrones de
recurrencia regular. Dichos patrones controlan el movimiento de la música y ayudan al oído
humano a comprender su estructura. La unidad rítmica básica por excelencia es el pulso, un
patrón espaciado regularmente que se parece al ritmo de un reloj. En la mayor parte de la
música de baile y en la popular, el pulso aparece de forma explícita, a menudo por medio
del batir de los tambores o mediante un patrón de acompañamiento regular. En músicas
más complejas, el pulso sólo está implícito. El tempo de la música determina la velocidad
del pulso.

La textura
Podemos definir La textura como la manera en la que un compositor combina las diferentes
líneas melódicas en una composición. Según la relación que establecen las diferentes líneas
melódicas se pueden distinguir varios tipos de textura:

La armonía
La armonía se produce cuando tres o más notas diferentes suenan a la vez, formando un
acorde. Un acorde es un conjunto de tres o más sonidos que suenan al mismo tiempo.

Tradicionalmente, los acordes se han construido sobreponiendo dos o más terceras. Los
acordes se crean usando las notas de una escala. Las notas que forman un acorde están
sobrepuestas verticalmente.

Las triadas son la forma más básica de construir un acorde: consiste en sobreponer a un
primer sonido (llamado fundamental), otro a distancia de tercera y un último sonido a
distancia de quinta.

Expresión Musical
Existen distintas formas de expresión de acuerdo al lenguaje utilizado. Las más habituales
son:

La expresión oral: (que se concreta a través del habla) Cada vez que una persona
mantiene una conversación con otra, esta es la expresión oral.

La expresión escrita (mediante la escritura),Cuando un sujeto camina por la calle y


encuentra carteles con información (anuncios, publicidades, etc.), se trata de expresión
escrita.
-Definición de Expresión musical: Se conoce como expresión musical al arte de expresar
sentimientos por medio de la música. Esa técnica es esencial para un desarrollo sano de los
niños y recientemente la musicoterapia la ha adoptado como una manera de estimulación.

Intencionalidad Musical
Está condicionada a la gesticulación/ actuación y por consiguiente transmisión del mensaje.

Repetición Musical
No es extraño que, en una pieza musical o canción, se repitan partes de la misma. A
menudo, se utilizan diversos símbolos musicales para indicar estas repeticiones en la
escritura musical. En esta lección, veremos algunos de estos símbolos musicales utilizados
para indicar repeticiones y aprenderemos como interpretarlos correctamente.

Internalización Musical
Interiorizar la música significa aprender una pieza o una técnica de interpretación a un nivel
que ya no requiera un proceso consciente de ejecución. El proceso de interiorizar la música
es un asunto de repetición lenta de segmentos muy pequeños - o de una técnica
instrumental. Esta repetición inculca a que se aprenda profundamente en nuestro
subconsciente. La meta será entonces trabajar en algo hasta que parezca que suena por sí
mismo.