Está en la página 1de 47

Lewis, Henry.

The Play That Goes


Wrong (Modern Plays). Bloomsbury
Publishing.
The Play that Goes Wrong

LA OBRA
QUE SALE
MAL
1
Asesinato en la Mansión España. El texto siempre
especifica y se refiere más a los ACTORES que a los
PERSONAJES. La dirección del escenario denota un
diálogo improvisado para cubrir algo. En nuestra
experiencia, menos es siempre más, pero también es
importante encontrar líneas improvisadas creíbles para
las versiones de los actores y, por esa razón, no
hemos incluido detalles específicos de la producción
original. Una letra subrayada en el texto indica una
mala pronunciación en esa parte de la palabra. /
Denota la siguiente línea comenzando sobre la línea
actual.

En la primera ejecución del programa, terminamos con


una sesión de preguntas y respuestas improvisadas de
cinco a ocho minutos, en la que el público podría
Notas de producción preguntar a los ACTORES sobre la presentación. Por
varias razones, esto puede ser o no ser apropiado para
Algunas notas de los escritores de esta obra de teatro. diferentes producciones, pero esta fue una buena
Como con cualquier obra teatral dentro de otra obra manera de permitir que la audiencia conociera a los
teatral, esta tiene la ligera complicación de los ACTORES en lugar de verlos nada más a través de los
personajes y los actores que hacen una obra teatral PERSONAJES del Asesinato en la Mansión España.
dentro de otra obra teatral. Para intentarlo y Por supuesto, en la sesión de preguntas y respuestas,
simplificarlo, los nombres se presentan a continuación ninguno de los actores (excepto posiblemente
en dos listas: primero, los ACTORES; los miembros de Cristóbal) se da cuenta de que la obra ha salido
la Sociedad de Arte Dramático que están montando la terriblemente mal. Hay muy poco especificado en el
obra; y segundo, los PERSONAJES de la obra: texto sobre la actividad previa al show (presentación)

2
mientras el público, la audiencia, está viniendo y Cristóbal es el jefe de la Sociedad de Arte Dramático,
entrando. Podría agregarse más a lo que está escrito dirige la obra Asesinato en la Mansión España e
en las instrucciones del escenario para adaptar el interpreta al "Inspector Cardeña".
espacio y darles un breve vistazo a los actores, para
ayudar a ordenar sus relaciones fuera del escenario. Jonathan interpreta a Carlos España.
Cualquier acción debe permanecer sutil y con poca luz,
permitiendo que la conversación de la audiencia mane Roberto interpreta a "Tomás Calvet".
sobre ella.
Darío interpreta a "Pérez".

Sandra interpreta a "Florencia Calvet".

Max interpreta a "Cecilio España".

Actores (en orden de aparición)

Ana es la directora de escena de la compañía.


La acción se lleva a cabo en la noche de inauguración
de la producción de la Sociedad de Arte Dramático en
Teodoro es el operador de iluminación y sonido de la
la obra de misterio del Asesinato en la Mansión
compañía.
España escrita por Susie H. K. Brideswell.

Personajes (en orden de aparición)

3
escenario a la derecha. Un recipiente de carbón se
Carlos España, fallecido. encuentra junto a la chimenea y otros objetos de
Tomás Calvet, el viejo amigo de Carlos. diferentes épocas históricas llenan el lugar.
Pérez, el mayordomo de Carlos.
Cecilio España, el hermano de Carlos. Cuando la audiencia entra, Ana (la directora de
Florencia Calvet, la prometida de Carlos y la escena) se arrodilla en la parte inferior del piso
hermana de Tomás. tratando de colocar la repisa de la chimenea en la
Inspector Cardeña, un estimado inspector local. chimenea, sin éxito.

La acción tiene lugar en la habitación privada de Música House baja su volumen a medida que Teodoro
Carlos en la Mansión España, la noche de la fiesta de (el operador de iluminación y sonido) se mueve hacia
compromiso de Carlos y Florencia. Invierno de 1922. el frente del escenario.

El escenario está ambientado con una representación


de bajo presupuesto (pero no terrible) de la habitación
privada de un joven rico de la época. La pared
posterior consta de tres planos: un plano izquierdo con
una puerta en ella. Un plano a la derecha con una
chimenea medio pintada en ella y otro plano en el
centro con una ventana en su interior, con cortinas 
colocadas delante de ella. TEODORO: Buenas noches, damas y caballeros. Un
par de anuncios. Número uno: apaguen sus
Un reloj y un barómetro cuelgan a ambos lados de la teléfonos. En segundo lugar, si alguien encuentra un
puerta. Un diván se encuentra en el centro del CD de Durán Durán en el auditorio, necesito que me
escenario, un carrito de bebidas (que no es de la lo devuelvan, que me lo entreguen al final de la
época) se ubica en el escenario a la izquierda, y una presentación. Disfruten el espectáculo.
mesa pequeña con un teléfono y un jarrón en el

4
Sale a la caja de iluminación. Me gustaría darles la bienvenida personalmente,
este será mi debut como director, así como también
(Off.) Despeje.
será mi primera producción como director de Teatro
UADY.
Señala que las luces se desvanezcan a negro. Ana Estamos particularmente emocionados de presentar
todavía no ha terminado la repisa de la chimenea. esta obra porque, por primera vez en la historia de
Cristóbal entra por la parte de atrás de los pisos en la universidad, hemos logrado encontrar una obra
la oscuridad. que se ajuste perfectamente a los créditos de la
asignatura. Si somos honestos, la falta de actores
Cristóbal: déjalo. Solo déjalo. ha obstaculizado las producciones pasadas. La obra
de Chéjov del año pasado, Chicago y, por supuesto,
Ana: necesitamos ... nuestro musical de verano Cats.
Cristóbal: no tenemos tiempo Le puede interesar que esta también será la primera
vez que la universidad ha sido capaz de organizar
Ana se apresura detrás del piso y se lleva la repisa una obra de esta magnitud. No hay dudas de que en
de la chimenea y las herramientas. La luz se acerca, el teatro normalmente tengamos que enfrentarnos
Cristóbal se apresura a entrar. con un presupuesto pequeño, como en la
presentación del año pasado de Ronaldo Dales con
Cristóbal: Buenas tardes, señoras y señores, su obra Jaime y su durazno. Por supuesto, durante
bienvenidos a la producción Cultura UADY 2019 de la ejecución de ese espectáculo en particular, el
la asignatura de Teatro de la Universidad Autónoma durazno salió disparado del escenario y se perdió, y
de Yucatán, con la obra el Asesinato en la Mansión entonces nos vimos obligados a idear y presentar
España. una alternativa apresurada de la obra titulada:
¡Jaime! ¿Dónde dejaste tu durazno?

5
Finalmente, ahora podemos permitirnos organizar (interpretando a Pérez el mayordomo puede
una presentación como debe de ser, y que, puedo escucharse cuando se acerca a la puerta)
decir, está excepcionalmente bien hecha. Estoy
seguro de que nadie olvidará los problemas a los Roberto (en off): ¡Carlos! ¿Estás listo? ¡Todos
que nos enfrentamos antes de esa presentación. estamos esperando abajo para brindar por tu
Pero ahora, con nuestro evento principal, ¡estoy compromiso! ¿Carlos?
seguro de que será nuestro mejor espectáculo
hasta ahora! Así que, sin más preámbulos, por Llama a la puerta.
favor, junten sus manos para ver la emocionante y
misteriosa obra de teatro Asesinato en la Mansión Roberto (en off): Ven ahora, Carlos, has estado ahí
España. por horas. ¡Si no lo supiera mejor, seguro estas
teniendo dudas sobre casarte o no el día de tu
Sale alrededor de los planos y las luces del escenario se boda! (Risita). Enfréntalo ya Carlos, si no sales,
desvanecen en negro. ¡entraré! (Trata de abrir la puerta) ¡Maldita sea! ¡Ha
cerrado la puerta! ¡Dame esas llaves, Pérez!
Jonathan: (Interpretando a Carlos España) entra
por la oscuridad. Choca ruidosamente con la Darío: (en off) ¡Aquí están, señor Calvet!
carretilla de bebidas.
Roberto: (en off) Gracias, Pérez. Vamos a abrir
Jonathan: (en voz baja) ¡Demonios!. esta puerta. ¡Estamos entrando Carlos! ¡Estamos
entrando!
La luz de repente se acerca a Jonathan. Se
congela. Las luces se apagan de nuevo. Él toma su Él va a abrir la puerta, pero no se moverá.
posición, muerto, en el diván, con el brazo extendido
en el suelo. Las luces vuelven a encenderse, justo Roberto (en off) Por fin entramos.
antes de que esté completamente en posición.
Roberto (interpretando a Tomás Calvet) y Darío Roberto y Darío dan la vuelta alrededor del set para
entrar.

6
Cruza frente al diván, pisando la mano extendida de
Roberto: Pero ¿qué es esto? Carlos Jonathan.
¿inconsciente?
Darío: No entiendo, esto es un engaño. Él no
Darío: Dormido seguramente, señor Calvet. puede estar muerto. No tiene sentido.

Roberto: Maldita sea, Pérez, eso espero. Roberto: Por supuesto, si tiene sentido. ¡Ha sido
asesinado!
Darío: ¡Tomaré su pulso!
Las luces cambian a rojo otra vez. Una vergonzosa
entrada musical dramática. Las luces vuelven a cambiar
Robert: ¡Maldita sea! Sabía que algo estaba mal, al estado general.
¡es tan extraño que Carlos desapareciera así!
Roberto: Dios mío, ¿dónde está Florencia?
Darío: ¡Señor! ¡Está muerto!
Darío: Esta en el comedor, señor, ¿debo ir a
Las luces se encienden en rojo. Música dramática. Las
luces vuelven a su estado general. buscarla?

Roberto: ¿Muerto? ¡Maldita sea Pérez, no puede Roberto: ¡Todavía no! Lo último que necesitamos
ser! Es mi mejor amigo. es que ella se ponga histérica como siempre.

Darío: ¡No está respirando, señor, su corazón no Darío: Sí, señor ¿Cree que fue asesinado el Sr.
late! Colvet? ¿O cree que quizás fue un suicidio?

Roberto: ¡Estoy estupefacto! Él estaba bien hace Roberto: ¡¿Suicidio Carlos?! ¡Imposible! ¡Nunca
una hora. hubo un hombre con más entusiasmo por la vida
que Carlos! Era joven, rico y pronto se casaría,
¿por qué demonios se suicidaría?

7
Darío se sienta en la pierna de Jonathan.
Darío: Pero ¿por qué demonios alguien querría
asesinarlo, señor? Carlos era un hombre tan Roberto: Buenas tardes ¡Páseme al inspector
bueno. Generoso, amable, verdadero ... (lee la Cardeña!... ¡Sé que es tarde! Maldita sea, no me
palabra de su mano y la pronuncia mal) fi-lán-tro- importa cómo está el clima. ¡Ha habido un
po. Nunca tuvo un enemigo en su vida. asesinato! ¡Alguien ha asesinado a Carlos
España!
Roberto: Hasta hoy parece. ¡Maldita sea, Pérez!
Las luces cambian a azul. Una entrada musical
¡Carlos España fue asesinado a sangre fría en
dramática mucho más larga. Las luces vuelven a
esta misma habitación este mismo día, en esta cambiar al estado general.
misma habitación! (se da cuenta de su error)
Roberto: ¡Eso es correcto! ¡Gracias! (Cuelga.)
Darío: ¿Llamo a la policía, señor Colvet? Está en camino.
Roberto: ¿La policía? Ellos no podrían llegar Darío: ¿Inspector Cardeña?
aquí durante días con esta tormenta de nieve.
(Abre las cortinas para ver y revelar cómo caen Roberto: Dicen que es el mejor inspector del
los copos de nieve de papel. Cierra las cortinas distrito, resolverá este caso y rápido.
nuevamente.) Llamaré al Inspector Cardeña, él
vive justo al otro lado de la aldea. (Recoge el Darío: Muy bien, señor, ¿y qué debo hacer?
auricular) Estará aquí en muy poco tiempo.
Dame el auricular, Pérez. Roberto: ¡Bloquea cada puerta, hombre!
Se da cuenta de que ya tiene el auricular.
Él cruza el escenario de nuevo. Jonathan saca
bruscamente su mano del camino de Roberto. Jonathan
Roberto: Gracias, Pérez. coloca nuevamente su mano. Darío lo pisa.

8
Roberto: ¡Ni un alma sale de la Mansión España
hasta que se encuentre al asesino! Sandra: Dios mío, se ve tan frágil tirado allí.

Darío: de inmediato, señor. Roberto: Lo siento Florencia, es un shock


para todos nosotros.
Roberto: ... y reúne a todos aquí.
Sandra: Su piel es fría al tacto.
Darío: ¡De inmediato, señor!
Roberto: ¡No, no le toques Florencia!
Va a salir por la puerta, pero todavía no se abre. Él sale
alrededor del plano de la escenografía. Sandra: ¡Yo debo!
Roberto: ¡Dios mío! ¡Apenas es una hora antes Roberto: ¡No debes!
de la fiesta de compromiso y ya ha habido un
asesinato! (Gira bruscamente hacia la puerta.) Sandra: ¡Suelta mi mano!
¡Florencia!
Él pretende soltarle la mano.
Sandra intenta pasar por la puerta.
Sandra: ¡Oh Carlos! ¡Un último abrazo!
Sandra: (en off) ¡Carlos!
Roberto: ¡No puedo soportar ver a mi hermana
Roberto: ¡Sal Florencia! No puedes estar aquí. con tanto dolor!
Sandra: (en off) ¡No! No puedo creer lo que Sandra: ¿Quién podría hacer una cosa así? ¡La
estoy viendo. noche de nuestra fiesta de compromiso! ¡Cecilio!
¡Rápido! ¡Tu hermano está muerto!
Ella no puede entrar por la puerta, así que asoma la
cabeza por las pestañas al costado del escenario.

9
Darío: (en off) ¡De esta manera, señor España! Darío: ¡Por supuesto, señor! ¡Sí, este está
lleno!
Max: (en off) Ya voy, señorita Colvet.
Él saca la botella vacía que debería haber traído la
Darío entra herido por un lado de la primera vez.
escenografía. Max entra sin dificultad por la
puerta. Roberto: ¡Esto es horrible! ¿Me refiero a quién
en la tierra tendría una motivación para
Max: ¿Hermano? ¡Muerto! ¡No puede ser! asesinar a Carlos España?

Darío puso la botella vacía en una bandeja junto con


Roberto: tranquilízate Cecilio. Viértele una
cuatro vasos y pasa por la ventana. Al pasar por la
bebida fuerte, Pérez. ventana, Ana se inclina por la ventana y cambia la
botella vacía por una botella plástica llena de thinner con
Darío: ¡enseguida señor! un gran símbolo inflamable. Darío no ve el interruptor,
pero luego ve la botella nueva y se desconcierta por
Él trae una botella de whisky. esto.

Darío: ¡Dios mío! ¡Se ha bebido toda la Sandra: ¡No me lo puedo imaginar!
botella señor! ¡Ya no queda una gota!
Darío le da un vaso a Max.
Darío trata de deshacerse de todo el whisky y
lo tira silenciosamente en el carbón. Max: gracias, Pérez.

Darío sirve el whisky en el vaso de Max.


Darío: ¡No queda ni una gota!

Roberto: ¡Espera! ¡Hay otro en el estante! Roberto: ¡Es impensable! Aquí mismo, en sus
mismas habitaciones privadas en la Mansión
España.

10
Sandra: No puedo creer que Carlos estuviera
Sandra: ¡Es terrible! ¡Apenas una semana sentado aquí solo bebiendo, cuando se
después de nuestro compromiso! suponía que él debía estar abajo con
nosotros.
Max: Era un buen hermano.
Max: Mi hermano no estaba tan feliz como él
Toma el thinner. Repentinamente lo escupe de vuelta. le hizo creer a la gente. Debajo de esa
máscara de alegría había un lado más oscuro
Max: ¡Es el mejor whisky que he probado! del hombre que muchos no sabían.

Roberto: Ten otra, para calmar tus nervios. Darío: Es cierto, su sonrisa era a menudo
simplemente una (lee de sus manos) fachada.
Max: ¡Hazlo doble! Tuve la suerte de ser una de las únicas
personas en las que realmente confió. Hoy he
Darío vierte otro vaso de thinner. Max lo bebe otra vez. perdido a un verdadero amigo.
Es horrible otra vez.
Roberto: Todos lo hemos hecho, Pérez. Ya
Sandra: ¡Oh Mi Carlos, Mi Carlos! ¡Mi cabeza para, conocía a Carlos desde la escuela.
da vueltas! ¡Me voy a poner histérica!
Sandra: No sé cómo me voy a recuperar de
Roberto: Cálmate, Florencia, esto.
Darío: ¿Otro whisky, señor? Roberto: Volverás a casa conmigo. Soy tu
hermano y no será de otra forma.
Max: ¡Sí!
Max: Pérez tiene razón, mi hermano estaba
escondiendo un profundo sentimiento de

11
melancolía y resentimiento. No hay dudas en mi Todos jadean y de repente se enfrentan. Silencio. El
cabeza, fue suicidio. elenco espera un efecto de sonido que no sucede.
Finalmente, un timbre ruidoso suena tarde.
Roberto: ¿Suicidio Cecilio? ¡Cómo puedes decir
eso! Por supuesto no; ¡es un asesinato! Todos: (Reaccionan) ¡El inspector!
¡asesinato en primer grado!
Sandra: ¡Gracias a Dios que está aquí!
Max: Tonterías, el hombre estaba paranoico,
Cristóbal (interpretando al inspector Cardeña) entra por
¡celoso y puedo probarlo! ¡Pérez, dame su diario la puerta, cubierto de copos de nieve de papel, con un
está en la repisa de la chimenea! maletín.

La mano de Ana salta a través de las cortinas poniendo Cristóbal: que terrible tormenta de nieve. Buenas
un diario a la vista. Darío se lo pasa a Max.
noches, soy el inspector Cardeña. Tome mi
maletín.
Max: Por qué, mira la última página (Sin mirar el
diario) Me temo que Florencia no me quiere. La Darío: Sí, inspector.
noche de nuestra fiesta de compromiso; la
desesperación envuelve mi alma. Cristóbal le entrega su maletín a Darío, quien lo coloca
en el suelo junto a la mesa.
Sandra: ¡Pero yo amo a Carlos con todo mi
corazón! Cristóbal: ¡Este debe ser Carlos España! Lo
siento; esto debe haber dejado a todos en un
Max devuelve el diario a la repisa de la chimenea; cae maldito shock.
directamente al suelo.
Sandra: (Sonriendo) ¡Lo hizo, todos seguimos
Max: ¡Como dije! Enloquecido por la paranoia y tambaleándonos!
los celos.

12
Cristóbal: Naturalmente. ¿Alguno de ustedes es
la familia inmediata del difunto? Roberto: Encantador.

Max: soy Cecilio España. Soy su hermano. Cristóbal: Escucha, todos ustedes deben estar
angustiados, pero perdónenme, cuanto antes
Sandra: Soy Florencia Colvet. Soy su prometida. pueda hacer mis preguntas, más antes
Esta noche era nuestra fiesta de compromiso. podremos llegar al fondo de este asunto
espantoso.
Cristóbal: Maldición, qué triste. ¡Tú! ¿Le has
servido a todos unos tragos fuertes? Pone el cuaderno del inspector sobre la mesa. (A Darío)
Si fueras tan amable de bajar el cuerpo, entonces puedo
examinarlo.
Darío: Sí, inspector.

Sostiene la bandeja y todos toman un vaso. Darío quita la Darío: Sí, inspector.
bandeja, golpeando a Jonathan en la cabeza.
Robert: Te echaré una mano, Perkins.
Max: Levantemos un vaso: al hombre que todos
amamos. ¡A Carlos! Cristóbal: Entonces cierra todas las puertas de la
casa y prepara esta habitación. Voy a llevar a
Todos: ¡Carlos! cabo mis consultas aquí después de todo.

Todos beben el thinner. Los otros se atragantan, Darío: Inspector.


lo escupen y se recuperan.
En las siguientes líneas Darío trae una camilla. Roberto y
Darío intentan levantar a Jonathan en la camilla, pero no
Cristóbal: Delicioso.
pueden. Lo tiran del diván al suelo. Luego van a levantar
la camilla; la lona se desprende de la camilla y Roberto y
Sandra: Excelente. Darío se quedan sosteniendo solo los palos. Confundidos

13
sobre qué hacer, cargan solo los palos a través de la lentamente por la puerta y la cierra detrás de él,
puerta. atrapando la lona de la camilla en la puerta. Jonathan tira
de la lona de la camilla a través de la grieta de la puerta,
Max: ¿Alguna idea sobre la causa de la muerte, la última parte se atasca; él tira de ella, haciendo que la
puerta se abra, revelando que Sandra está cerrando la
inspector?
puerta.

Cristóbal: Podría ser una serie de cosas. Asfixia, Max: ¡Gracias a Dios que se han ido todos!
estrangulamiento, veneno. Antes de examinar
completamente el cuerpo, no me gustaría decirlo. Sandra: ¡No digas una palabra! ¡Si se enteran de
nosotros, seremos sospechosos!
Sandra: ¿Cómo podría alguien hacerlo?
Max: Tú y yo estábamos teniendo una aventura,
Cristóbal: trata de no pensar en ello, Colvet. Una ¿qué hay de eso? No significa que lo hayamos
vez que haya terminado, bajaré y te hablaré matado.
individualmente y quizás puedas conseguir algo de
espacio; para calmar tus nervios. Sandra: ¡Por supuesto que no! ¡Pero eso es lo
que pensará el inspector!
Sandra: Gracias inspector, esto es todo lo que
puedo hacer. Max: Está bien, seguiremos como si todo se
quede como estaba.
Cristóbal: Regresaré pronto, tan pronto como
termine de examinar el cuerpo. Se sienta en el diván y descubre un libro de contabilidad
debajo de los cojines. En la confusión lo mueve bajo el
Él sale, cerrando la puerta detrás de él. Jonathan se ha diván.
dado cuenta de que tiene que ser llevado a y poco a poco
comienza a levantarse, tratando de no ser visto y se dirige
hacia la puerta, arrastrando la lona de la camilla con él. Max: Excepto que ahora no te verás obligado a
Sandra y Max miran fijamente a Jonathan mientras él sale casarte con mi hermano bestial.

14
Sandra: No seas un pedante Tomás, Cecilio solo
Sandra: Y pronto, podemos estar juntos y no estaba tratando de ayudar.
guardar secretos.
Max: Sí, Tomás.
Max: Pero, por favor, mientras estamos aquí, solo
nosotros dos, ¡déjame robarte un beso rápido! Roberto: Muy bien, si me disculpan, tengo el lápiz.

Sandra: ¡Cecilio, no podemos! ¡Si nos atrapan Él ve que no hay lápiz. En pánico agarra el juego de
sería el final! llaves. Sale, cerrando la puerta.

Max: ¡No puedo resistirme Florencia! ¡No puedo Max: ¡Gracias a Dios que se ha ido! ¡Ese hombre
controlarme! es una molestia!

Roberto irrumpe. Sandra: ¡Él es mi hermano!

Roberto: ¡El inspector requiere un lápiz! ¿Qué Max: ¡Déjame besarte! ¡Solo uno!
diablos está pasando aquí?
Sandra: ¡Oh! ¡Cecilio! ¡Bésame mil veces! ¡Soy
Sandra: ¡Lo siento, me sentí nervioso! Cecilio tuya!
estaba refrescando mi calor!
Darío irrumpe.
Max: Solo refrescándole la cabeza.
Darío: Lamento molestarla, señorita Colvet, señor
Roberto: ¡No veo cómo la frente de mi hermana España, he venido a recoger las llaves para
es asunto tuyo, España! encerrarnos a todos adentro.

Max: Están al lado del teléfono, Pérez.

15
Max: Deberías cuidarla mejor, Colvet.
Darío no puede ver las llaves; en cambio, toma el
cuaderno del inspector. Sandra: ¡Me rindo!
Darío: Voy a cerrar las puertas. Roberto: ¡No tengo tiempo para esto! Ahora tengo
el cuaderno del inspector, voy a seguir mi camino.
Sale con el cuaderno del inspector.
El cuaderno no está a la vista. Toma el jarrón y sale.
Sandra: No crees que Pérez sospeche de
nosotros, ¿verdad? Max: ¡Malditas interrupciones!
Max: Ese viejo tonto, claro que no. Sandra: ¡Bésame Cecilio!
Sandra: ¡Oh Cecilio, esta pasión me hace Max: ¡Te quiero Florencia! ¡Haces que mi corazón
perderme en mí misma! salga de mi pecho!
Roberto irrumpe de nuevo.
Sandra: ¡Tus ojos me mandan a un sueño!
Bésame Cecilio, no puedo esperar un segundo
Roberto: Olvidé el bloc de notas del inspector... más!
¡En el nombre de Dios!
Pausa. Se supone que Darío ha irrumpido. Miran hacia la
Sandra: ¡Estaba a punto de desmayarme! ¡Cecilio puerta. El plano. Hasta que finalmente Dennis irrumpe,
me atrapó! tarde, sosteniendo dos candelabros.

Roberto: ¿Sabes, Cecilio? No te agradezco que Darío: Lamento interrumpir de nuevo al señor
hayas intentado meterle manos a mi hermana la España, señorita Colvet. Acabo de venir para
noche de la muerte de su prometido. preparar la habitación.

16
Max: Gracias Pérez. Ponlos en la repisa de la Jonathan de repente irrumpe a través de la puerta con
chimenea. una pistola.

Darío camina hacia la repisa con candelabros. Él va a Jonathan: ¡No tan rápido, inspector!
ponerlos y Ana mira a través de la ventana y sostiene la
repisa de la chimenea en su posición. Darío sale y Ana Max y Sandra miran fijamente a Jonathan, quien se da
permanece en los otros. cuenta de que ha llegado demasiado pronto.

Max: Por fin estamos solos. Sandra: ¿Pero por qué Tomás querría a Carlos
muerto?
Ana mira torpemente desde la ventana.
Max: ¿No es obvio? ¡Él siempre ha sido un
Sandra: ¡Oh Cecilio! ¡Huyamos de aquí! ¡Muy amargado y posesivo cuando se trata de ti! No le
lejos! ¡Juntos! gustaba la idea de que un mejor amigo se casara
con su hermana. Los vio juntos en la fiesta de
Max: Pronto, mi amor, pero hay que tener cuidado. compromiso de esta noche y eso lo enojó, ¡y él
No debemos despertar sospechas. mató a Carlos!

Sandra: ¡Cecilio, dime quién crees que mató a Sandra: Pero si este es Tomás, ¿y si se entera
Carlos! de ti y de mí?

Max: No hay duda en mi, Florencia, ¡fue Max: No creo que haya ninguna duda. ¡Él
asesinado por tu hermano, Tomás Colvet! intentaría matarnos, tal como mató a Carlos!

Sandra: mi hermano ¡Qué situación tan diabólica Sandra: ¡Oh! ¡Me desmayo otra vez!
es esta!
Max: ¡No te preocupes Florencia! Sólo sigue mi
ejemplo ...

17
Darío se va a ir y luego se detiene. Se sienta en el diván.
Cristóbal entra.
Cristóbal: Me gustaría hacerle algunas preguntas
Cristóbal: Lamento haberte hecho esperar, pero primero. Señor España, señorita Colvet, quizás
ahora que he inspeccionado el cuerpo más de sea tan amable de darnos un momento de
cerca, nuestra entrevista puede seguir. (Llama por privacidad.
la puerta) ¡Pérez! Trae en los efectos personales
de Carlos. Max: Naturalmente.

Darío entra con varios accesorios incluyendo una carta. Max y Sandra salen.

Darío: ¿Dónde le gustaría, inspector? Cristóbal: No te quedes ahí, Pérez. Toma


asiento.
Cristóbal: Ponlos en la repisa de la chimenea.
Darío permanece sentado.
Darío: Cómo desee, ¿inspector?
Cristóbal: No fumo

Cristóbal se da cuenta de lo que ha dicho. Dennis lleva Darío le ofrece su cigarro a Cristóbal.
los accesorios a Ana, quien todavía sostiene la repisa de
la chimenea. Darío le entrega todos los artículos con Cristóbal: Pero, adelante. ¿Cómo te sientes,
cuidado. Ana lucha bajo el peso de la repisa a lo largo la Pérez?
siguiente conversación.
Darío: Un poco agitado, señor, pero estaré bien.
Silencio. Se supone que Darío se va, pero no lo hace.

Cristóbal: No te vayas, Pérez. Se va a encender un cigarrillo, se quema su mano


y deja caer el cerillo en el carbón donde se
enciende el whisky. Ana, alarmada por el fuego,

18
deja caer todos los accesorios ruidosamente sobre
el piso. Aterrorizada se mueve fuera de la vista Cristóbal: Una vez, brevemente en la estación de
detrás de los planos de la escenografía. policía local, él ...

Cristóbal: ¿Fuiste cercano a Carlos España? Roberto: (en Off) Por supuesto que no se dieron
cuenta.
Darío: Sí, señor, muy cercano.
Cristóbal: ...la estación de policía, él entró...
Cristóbal: No pareces muy molesto por su muerte.
Roberto: (en Off) Yo improvisé.
Darío: Al (checa sus apuntes de mano) al
contrario, apenas lo he asimilado. Oh, era un Cristóbal: Entró como asesor en un caso de
hombre tan amable y encantador. fraude. Estaba trabajando en él.

Cristóbal: es cierto Dennis: Ya veo.

Darío: ¿Lo conociste? Cristóbal: ¿Cuánto tiempo llevas trabajando en la


Mansión España?
Cristóbal: Una vez, brevemente en la estación de
policía local, él ... Dennis: Ochenta años.

Roberto se inclina por la ventana con un extintor de Cristóbal: ¿Ochenta/ años?


incendios y apaga el fuego. Se da cuenta de que ha sido
visto.
Darío: (Se corrige) ocho años.
Roberto: (Improvisa) Buenas tardes, inspector. Cristóbal: Ocho años. ¿Y has disfrutado tu tiempo
(Se retira). aquí?

19
Roberto: Sí, inspector.
Darío: Mi tiempo con el Sr. España ha sido muy
bueno, siento que desde que vine aquí me han Le entrega las llaves a Cristóbal.
visto no solo como un mayordomo sino también
como un amigo y confidente. Si me necesitas de Cristóbal: ¿Gracias, y mi cuaderno?
nuevo estaré en mis habitaciones, se retira.
Le entrega a Cristóbal el jarrón.
Cristóbal: Sale.
Cristóbal: Sabía que los había dejado en alguna
Darío: Sale. parte. Ahora debo hablar solo con la señorita Colvet.

Silencio. Darío se da cuenta y se da vuelta para irse. Roberto: Muy bien. Estaré en la biblioteca, Florencia.

Cristóbal: Si fueras tan amable de llamar a Él sale, Cristóbal pregunta a Sandra, tomando notas con las
llaves y el jarrón.
Florencia Colvet, en tu salida.

Sandra irrumpe enseguida por Roberto. Darío sale. Cristóbal: No te preocupes, señorita Colvet, mis
preguntas serán breves y directas, y luego podrás
Sandra: ¡No es necesario, ya estoy aquí! No me descansar un poco. En primer lugar, ¿cuántos años
pidas demasiado, inspector, me siento frágil como tienes, señorita Colvet?
el cristal.
Sandra: Veintiuno.
Roberto: No acoses a su chofer; ella ha pasado por
mucho esta noche. Cristóbal: Tomaré nota de eso. (Intenta hacer una
nota en el jarrón) ¿Hace cuánto tiempo conociste a
Cristóbal: Al final Colvet, ¿me encontraste un lápiz? tu novio?

20
Sandra: Hace solo siete meses. Pero mi hermano lo Cristóbal: ¿Puedes pensar en alguien que pudiera
conoce desde hace años. haberse beneficiado de la muerte de tu prometido?

Cristóbal escribe en el jarrón otra vez. Sandra: ¡¿Cecilio?!

Cristóbal: ¿Cuándo ibas a casarte? Cristóbal: ¿Ni siquiera Cecilio?

Sandra: ¿En el año nuevo? Sandra: (abofetea a Cristóbal) ¡No me digas que me
calme!
Cristóbal: Bueno, son suficientes notas por ahora,
creo que la señorita Colvet. Hizo y... Cristóbal: Cálmese señorita Colvet. (Reacciona a la
bofetada).
Sandra llega en una línea del guión demasiado pronto.
Sandra: ¡No estaba teniendo una aventura! ¡No me
Sandra: Cuando amas a alguien, no hay levante la voz, inspector!
apuro, inspector.
Cristóbal: ¡Estabas teniendo un AVENTURA!
Cristóbal: ¿Alguna vez pensaste que estabas
apurando en este matrimonio? Sandra: Que carta.
Sandra: ¿Por qué no lo amaría? Cristóbal: Entonces, ¿cómo explicas la carta que
Pérez acaba de poner en la repisa de la chimenea?
Cristóbal: ¿Lo amas, entonces?
Sandra: ¡No escribí esa carta!
Sandra: ¿Cómo pudo haberse beneficiado
alguien? Cristóbal: ¡Tú escribiste esa carta!

21
Ana ha sacado la carta del escenario y la pasa de nuevo a Sandra: ¿Me molesta? ¿Cómo te atreves? ¡Mi
través de la ventana. prometido fue asesinado en esta misma habitación,
¡hace unas horas! ¡Encuentro tu forma de ser
Sandra: ¿Has leído mi carta? ¿Dónde la encontraste? indigna! Haré una queja formal a la Agencia de
Detectives de la Policía.
Cristóbal: Dirigida a Cecilio, escrita de tu mano,
declarando que lo amas y cómo la idea de casarte con Cristóbal: ¡La Agencia de Detectives no escuchará
Carlos te repulsaba. las quejas de una asesina!
Sandra: Carlos lo leyó... Sandra: ¡Tú bestia diabólica! ¿Cómo puedes? ¡No
voy a soportar esto, inspector! Me acusas de nuevo y
Cristóbal: ¡En el bolsillo de Carlos! serás sor...
Sandra: ¿Carlos lo leyó? ¡Entonces fue suicidio! Roberto irrumpe seguido de Max, la puerta golpea fuertemente
a Sandra en la cabeza y ella se desmaya, inconsciente.
Cristóbal: O un asesinato, concebido por ti y por
Cecilio España, ¡para que puedan huir juntos! Roberto: ¿Qué es todo este griterío?

Sandra: ¿Cómo puedes decir tal cosa? Es verdad; Max: ¿Qué es esto, inspector?
¡Cecilio y yo estábamos teniendo una aventura! ¡Nos
amamos! Pero eso es todo; ninguno de los dos quería Todos ven que Sandra está en el piso.
lastimar a Carlos, y mucho menos matarlo.
Cristóbal: Simplemente estoy entrevistando a la
Cristóbal: Mi trabajo es hacer preguntas difíciles, señorita Colvet, nada más.
señorita Colvet, lo siento si esto le molesta.
Max: Florencia, cálmate, ¡deja de gritar!

Sandra permanece inconsciente.

22
Max: ¿Bien, inspector? ¿Tienes alguna pregunta
Roberto: Ella está teniendo uno de sus episodios. ¡Sal para mí?
de ahí, estás histérica!
Roberto asoma a través de las cortinas para ver si
Sandra permanece inconsciente. Sandra está bien.

Max: ¡Florencia! ¿A dónde vas? Cristóbal: Ah, sí, señor España, preguntas
similares a las que le hice a la señorita Colvet.
Roberto: ¡Vuelve aquí en este instante!
Max: Dispare Inspector, estoy a sus órdenes.
Sandra permanece inconsciente.
Cristóbal: De hecho, tú y tu hermano, ¿se llevaron
Roberto: Ella se ha ido. Voy a buscarla. Quédate bien?
aquí, Cecilio, me atrevería a decir que el inspector
tiene algunas preguntas para ti; tú eras el Max: arriba y abajo. Desde que nuestro padre murió
hermano de Carlos después de todo. hubo más tensión en nuestra relación; No era ningún
secreto que nuestro padre cuidaba a Carlos más que
Él sale. mí.

Max: Lo siento, inspector, está muy agitada, todos Cristóbal: Este es tu padre en el retrato, ¿no es así?
lo estamos. Ha sido una larga noche y se está
haciendo tarde. Es la pintura de un perro.

Cristóbal: (mira el reloj) Ya son las once. Max: Lo es.

El reloj dice 5:30. Cristóbal: Tiene la pinta de Carlos, ¿verdad?

23
Max: ¿Lo hizo desde que era bastante joven? Max: ¿Inspector?

Cristóbal: ¿Eras el junior por cuatro años? Cristóbal: Apenas puedes distinguir los árboles.

Max: Casi cuatro, sí ... Max: ¿Qué estás diciendo, inspector?

Roberto, Jonathan y Ana asoman a través de la cortina para Cristóbal: Lo que digo, Cecilio, que esta noche sería
ver si Sandra está bien. la noche perfecta para que asesines a tu hermano.
Max: Y no lo sabía, Carlos me condujo y me Cristóbal y Max vuelven al centro del escenario. Roberto, Ana
avergonzó a lo largo de nuestra infancia. Siempre y Jonathan continúan sacando a Sandra.
pensó que sabía más, y mi padre siempre se puso
de su lado. Si alguna vez no se salía con la suya, Max: Inspector, por favor, mi hermano y yo tuvimos
era insoportable. nuestras diferencias, pero en el fondo nos cuidamos
el uno al otro...
Ahora Ana, Roberto y Jonathan salen por la ventana y
comienzan a levantar a Sandra bajo las cortinas. Cristóbal: (De improvisto) ¿Y sin embargo tuviste un
romance con su novia?
Max: No mentiré, inspector, Carlos y yo nunca nos
vimos cara a cara, pero si sugieres que tengo algo Robert, Ana y Jonathan dejan caer a Sandra y comienzan de
que ver con su muerte, te equivocas. nuevo.

Cristóbal: Ya veo. Es una noche oscura, Cecilio. Max: ... ¿Qué demonios te dio esa idea?

Él abre las cortinas y revela a Robert, Ana y Jonathan. Todos Cristóbal: La carta que encontré en el bolsillo de
se congelan y tratan de no ser vistos. Sandra se mantiene Carlos de la señorita Colvet para ti.
inconsciente, en una posición incómoda.
Max: (Sacudido) ¿Sabes sobre eso?

24
Cristóbal: Como parece que hizo Carlos. Cristóbal: Gracias, Señor España, ha sido de gran
ayuda. Tal vez podría ir a buscar a Tomás Colvet. Voy
Robert, Ana y Jonathan han logrado sacar a Sandra por la a tener que seguir más de una línea de investigación
ventana. Ana cierra las cortinas. a la vez para llegar al fondo de esto.
Max: Bueno… ¡Inspector bravo! Muy bien. Te has Max: De inmediato, Inspector, cualquier cosa que
enterado de Florencia y de mí, pero eso no prueba ayude al progreso de su investigación.
nada. No tuvimos nada que ver con el asesinato de
Carlos, pero puedo decirte quién si tiene que ver. Él sale.

Cristóbal: Quién. Cristóbal: Aguanta Carlos. ¿Quién podría haberte


matado? Todo el mundo bajo este maldito techo
Max: Tomás Colvet. parece culpable.

Cristóbal: ¿Colvet? Pero él y Carlos eran viejos Cristóbal se sienta en el diván.


amigos, ¿verdad?
Cristóbal: Eso es raro. Hay algo debajo de estos
Max: Es un hombre peligrosamente trastornado, con cojines. ¿Un libro de contabilidad?
un temperamento diabólico y Florencia es su
hermana. Lo he dicho antes y lo repetiré: no podía Quita los cojines del diván, pero no hay un libro de
entregar a su hermana a ningún hombre, mucho contabilidad. Él comienza a buscarlo, quitando el forro del
diván, mirando dentro de las almohadas. Imrpovisa para no
menos a su compañero de la vieja escuela. La fiesta
evidenciarse. Finalmente lo encuentra debajo del diván.
de compromiso de esta noche hizo que el zumbido en
su cabeza le hiciera perder el control y arremetiera Cristóbal: ¡un libro de contabilidad! Con las iniciales
contra Carlos. Un crimen pasional tal vez, pero ahí de Carlos inscritas en la portada. ¿Qué hay adentro?
está. Notas... billetes... ¿qué es esto? La última voluntad y

25
el testamento de Carlos España… ¿fechado
solamente hoy?... (Intenta quitar la cinta del Max: ¿Encontraste a Florencia?
documento, pero no puede, por lo que lee el
documento cerrado). Déjame ver... Yo, Carlos Roberto: Ella corrió a los jardines.
España, por la presente modifico mi última voluntad y
testamento para dejar mi dinero, la Mansión España y Él cierra la puerta después de Cristóbal haciendo que el reloj
todos sus fundamentos y propiedades a ¡Dios se caiga de la pared. Roberto levanta el reloj y lo vuelve a
poner en la pared, golpeando el barómetro. Max recoge el
Misericordioso!
barómetro y lo coloca de nuevo en la pared haciendo que la
pintura se caiga. Max va a sostener la pintura, dejando el
Max y Roberto entran. barómetro a Roberto. Ellos se quedan sosteniendo las tres
cosas.
Cristóbal guarda apresuradamente el libro de contabilidad y el
papel.
Max: Dime, Tomás, ¿qué sentiste acerca del
compromiso de Carlos y Florencia?
Max: Tomás Colvet para usted inspector.
Roberto: Estaba muy feliz, por supuesto. Amo a
Cristóbal: Ah, gracias Cecilio. Dime, ¿Carlos tenía un Florencia y a Carlos, no podría haber aprobado más
estudio donde guardaba sus papeles? el partido.
Max: Por supuesto, segunda puerta a la derecha. Max: Pero Colvet, es bien sabido que proteges a tu
hermana.
Cristóbal: Regresaré enseguida.
El teléfono suena.
Max: Tómate tu tiempo, inspector.
Max: Contestaré.
Roberto: De hecho.

Cristóbal se apresura a salir.

26
Se esfuerza por mantener la imagen pegada a la Dennis: Sí, señor.
pared y alcanzar el teléfono; le toma un tiempo. El
teléfono sigue sonando; eventualmente se las
Robert: Pérez, tráeme mi libro del banco.
arregla para agarrar el auricular.
Darío le pasa a Robert el libro del banco.
Max: buenas tardes (Timbra) Es para ti.
Darío: Tu libreta de banco, señor.
Roberto: ¿Quién diablos es?
Él pone la libreta en la boca de Roberto. Luego Darío pasa
Max: Tus contadores, Colvet. una pluma por la puerta y también pone esta en la boca de
Roberto.
Roberto: ¿A las once y media de la tarde?
Robert: Gracias, Pérez.
Max: si
Se reorganiza para tomar el teléfono de nuevo.
Trata dolorosamente de pasarle el auricular a Roberto. Robert
finalmente lo consigue, manteniendo el reloj y el barómetro en la ¿Cómo podrías permitir que esto suceda? ¡Esto es
pared usando su cabeza. una absoluta desgracia! Le informaré a tus
superiores. ¿Con quién estoy hablando? Sr. Filráez
Roberto: (Hablando en extrema incomodidad) Voy a escribir ese nombre. (Escribe el nombre en su
Buenas noches. Sí, habla Tomás Colvet. ¡Es un libro de banco con mucha dificultad) Fil..rá..ez le haré
inconveniente, sí!... ¿Mis depósitos recientes? ¿Qué saber que esta llamada telefónica me ha puesto en
de ellos... discrepancias? ¿De qué hablas hombre?... una posición muy difícil. ¡Colgaré el teléfono en este
¿Se fue?... ¿A dónde?... ¡Novecientos mil pesos instante!
robados! ¡Dios mío! Pérez, entra aquí.
Él le tira el teléfono a Max quien cuelga.
Dennis entra por la puerta tan rápido como puede.
Max: ¿Qué es, Colvet?

27
Él se lanza sobre Max quien se zambulle en el escenario. El
Robert: ¡Dinero, robado de mis cuentas! retrato, el reloj y el barómetro misteriosamente permanecen
colgados en sus posiciones. Roberto y Max toman se
agarran entre ellos.
Max: ¡Buen señor!
Roberto: ¿Tú y mi hermana?
Roberto: Novecientos mil pesos robados de mis
ahorros privados. Él arroja a Max sobre el diván.

Max: ¡Qué irregular! Max: Ahora, cálmate, Colvet.


Roberto: Qué negocio más espantoso. ¡Primero mi Roberto: ¡Lo sabía! Siempre fuiste una serpiente
amigo más querido asesinado a sangre fría y ahora escondida en la hierba.
me encuentro al borde de la ruina financiera! ¡Esta
noche no puede ser peor! Arrastra a Max de su cabello, accidentalmente
golpeándolo en un costado del set.
Max: Tomás, tengo una confesión. No iba a decir
nada, pero bueno, el inspector parece haberlo Max: ¡No es lo que piensas! ¡Estamos
descubierto y todo estalló, estoy cansado de enamorados!
guardar secretos.
Roberto: Mi hermana no te quiere. ¿Cómo te
Roberto: Escúpelo, Cecilio. atreves a ponerle un dedo encima? ¡Ña propia
prometida de tu hermano! ¡Es asqueroso! ¡No es
Max: Bueno... Florencia y yo estamos teniendo una de extrañar que tu padre te odiara!
aventura.
Él abre la puerta para lanzar a Max afuera. Darío está
Roberto: ¡¿QUÉ?! esperando su entrada y cierra la puerta. Roberto no ve
esto, arroja a Max hacia la puerta.

28
Max: (aturdido) ¡No hables de mi padre de esa Cristóbal se apresura en ir.
manera, Colvet!
Cristóbal: Dios mío, ¿qué está pasando?
Roberto: Bueno, parece que ya no hay duda de
quién mató a Carlos. Estaba por su propia vileza, Darío: No lo sé, inspector, escuché gritos que
el hermanito en un ataque de rabia celosa. venían de abajo.

Él ayuda a Max fuera del escenario. Roberto entra, deteniéndose.

Max: ¡No voy a defender esto, Colvet! Roberto: ¡Ven aquí ahora, Florencia! ¡No es seguro
ahí abajo!
Roberto: lamentarás haberle puesto un dedo a mi
hermana, España. Te vas a arrepentir. Él arrastra a Ana a través de la puerta, ella está usando el
vestido de Sandra sobre sus propias ropas y ella agarra un
guión.
Él cierra la puerta, golpeándola a Max en la cara
una última vez. El retrato, el reloj barómetro y el Ana: (lee cada palabra lentamente del guión, con
riel de cortina se caen de la pared y revelan a un fuerte acento de yucateco) ¡Tomás, estoy
Darío con un vaso de agua en una bandeja. Entra asustado!
apresuradamente por la puerta y coloca la bandeja
junto al teléfono. De repente, tres fuertes disparos Roberto: No te preocupes Florencia, estás a salvo
y gritos se escuchan fuera del escenario. aquí.

Darío: ¿No es obvio? ¡Cecilio ha perdido el control!


Roberto: (en Off) ¡Disparos en la biblioteca!
Ana: ¡Cecilio! ¡Seguramente no!
Darío: ¡Por Jesús!

29
Cristóbal: Él mató a Carlos esta noche,
enloquecido por su lujuria por ti, ¡y ahora sabe que Ana: Cecilio... está haciendo esto.
lo hemos descubierto!
Darío: ¡Trate de mantener la calma, señorita
Ana: No puedo creerlo. Cecilio no haría tal cosa. Colvet!

Roberto: ¡Por supuesto que lo haría, el maldito Ana: ¡Me desmayaré!


loco!
Ella se cae sin previo aviso, Robert la atrapa.
Ana: Solías confiar en la gente Tomás; ¡has
cambiado! Roberto: ¡No te desmayes, confúndanlo! ¡Qué
situación tan diabólica es esta!
Darío: ¡Esto es un buen lío, señor! ¡La peor noche
que he visto en ochenta y ocho años de servicio! Jonathan irrumpe de nuevo, sosteniendo su pistola.

Ana: ¡Sálvame hermano, sálvame! (Se aferra a Jonathan: ¡No tan rápido Inspector!
Cristóbal).
Se da cuenta de que todavía es demasiado temprano para
su diálogo y sale de nuevo. Después de irse, camina
Cristóbal la empuja hacia Roberto.
lentamente por la ventana, con la cabeza entre las manos.
Se da cuenta de que el público puede verlo; mortificado se
Roberto: No permitiré que nadie te haga daño, quita fuera de la vista.
Florencia.
Roberto: Todos sobreviviremos esta noche,
Ana: ¡Estoy entrando en pánico! No puedo ¿me oyes?
creerlo... ¿Cecilio?
Cristóbal mira por la puerta. El griterío se hace más
Cristóbal: ¡Cecilio! fuerte afuera.

30
La puerta se abre de golpe y Max se tambalea dentro. Se
Cristóbal: Háganse cargo. arrastra hacia adentro. Él avanza unos pasos y luego se
desploma sobre el diván. Tres heridas de bala en la
espalda.
Roberto: ¡Un whisky!
Cristóbal: ¡Dios mío!
Darío: ¡Dios mío!
Entrada musical breve.
Ana: ¡Sí, yo!
Ana: ¿Cecilio está muerto?
Cristóbal: ¡No te asustes! Cecilio está
cruzando el jardín. La misma entrada musical breve. Cristóbal comprueba el
pulso de Max.
Ana: ¡Debemos encerrarlo!
Darío: ¡Un doble asesinato!
Roberto: ¿Dónde están las llaves de la
puerta de Pérez? Toca un breve fragmento de Girls on Film de Durán Durán,
y luego, de repente, la entrada musical correcta se
Darío: ¡Aquí están, señor! interpone.

Saca el cuaderno de su bolsillo. Chris le arroja el jarrón a Teodoro (Del CD) Encontró el Durán Durán,
Dennis, las llaves salen volando, Dennis las atrapa. sigamos.

Darío: ¡Aquí están, señor! Cristóbal: Hora de la muerte: de un cuarto a


la medianoche. (Él comprueba el reloj que
Cristóbal: Rápidamente Pérez, entrégamelas antes solía ser).
que Cecilio...

31
Ana: (Con afecto genuino) ¡Cecilio! ¡No!
¡No! ¡No! ¡Lo amaba! ¡Lo amaba! Sé que Darío: Por supuesto, Inspector
está mal. Sé que estaba comprometida con
Carlos, pero Cecilio era mío y ... Darío sirve más whisky para todos.

Silencio. Cristóbal pasa la página en su guión. Cristóbal: Ahora, dime, ¿hay alguien que conozcas
aún en los jardines que no sean los cuatro de
Ana: …Yo era suya. ¡Lo amaba! nosotros?

Darío: Ahí, ahí, señorita Colvet. Ana: Ni un alma.

Ana: A través de las lágrimas. ¿Cómo voy a Roberto: Todo el personal se va a casa los fines de
sobrevivir? semana, a excepción de Pérez, por supuesto. (Bebe
y escupe el whisky) Dios mío, necesitaba eso.
Roberto: Pero ¿quién pudo haberlo
matado? Cristóbal: ¿Alguien más tiene acceso a los jardines?

Darío: esa es una buena pregunta, señor Ana: Nadie, inspector.


Colvet.
Darío: Soy el único con la llave maestra y, según las
Cristóbal: ...y debemos responder rápidamente si instrucciones, cerraba y cerré las puertas tan pronto
queremos salir vivos de esta casa. como llegó.

Ana: ¡Oh inspector, me has dado un escalofrío! Roberto: ¿Entonces quién pudo haberlo
matado?
Cristóbal: Pérez, nos sirve a todos otros whiskies
escoceses. El guión da vueltas en círculos.

32
Ana: Nadie, Inspector.
Darío: Buena pregunta, señor Colleymoore.
Darío: Soy el único con la llave maestra y, según
Cristóbal: ...y debemos responder las instrucciones, cerraba y cerré las puertas tan
rápidamente si todos queremos salir vivos pronto como llegó.
de esta casa.
Roberto: ¿Entonces quién pudo haberlo matado?
Ana: ¡Inspector, me has dado un escalofrío!
Darío no se da cuenta y el guión se repite de nuevo.
Cristóbal: Pérez, nos sirve a todos otros
whiskies escoceses. Darío: esa es una buena pregunta, señor Colvet.

Darío: Por supuesto, Inspector. Cristóbal: ... y debemos responder rápidamente si


todos queremos salir vivos de esta casa.
Sirve el whisky de nuevo.
Ana: ¡Inspector, me has dado un escalofrío!
Cristóbal: Ahora, dime, ¿hay alguien que conozcas
aún en los jardines que no sean los cuatro de Cristóbal: Pérez, nos sirve a todos whiskies
nosotros? escoceses.

Ana: Ni un alma. Darío: Por supuesto; Inspector.

Roberto: Todo el personal se va a casa los fines Sirve el whisky de nuevo.


de semana, a excepción de Pérez, por supuesto.
(Bebe el whisky, escupe de nuevo) Dios mío, Cristóbal: Ahora, dime, ¿hay alguien que conozcas
necesitaba eso. aún en los jardines que no sean los cuatro de
nosotros?

33
Cristóbal: ...y debemos responder
Ana: Ni un alma. rápidamente si queremos salir vivos de esta
casa.
Roberto: Todo el personal se va a casa los
fines de semana, a excepción de Pérez, por Ana: ¡Inspector, me has dado un escalofrío!
supuesto. (Bebe el whisky y escupe de
nuevo) Dios mío, necesitaba eso. Cristóbal: Pérez, nos sirve otros whiskies
escoceses.
Cristóbal: ¿Alguien tiene acceso a los
jardines? Darío: Por supuesto, Inspector.

Ana: Nadie, Inspector. Darío sirve de nuevo el whisky.

Darío: Soy el único con la llave maestra y, según Cristóbal: Ahora, dime, ¿hay alguien que conozcas
las instrucciones, según las instrucciones, aún en los jardines que no sean los cuatro de
cerraba y cerré las puertas tan pronto como llegó. nosotros?

Roberto: ¿Entonces quién pudo haberlo Ana: Ni un alma.


matado?
Roberto: El personal se va a casa los fines
Vuelve a meterse en la secuencia y repite el guión. de semana, a excepción de Pérez, por
supuesto. (Le duele la garganta a Darío por
Darío: esa es una buena pregunta, señor el thinner cuando lo toma) Dios mío,
Colvet. necesitaba eso.

Cristóbal: ¿Alguien tiene acceso a los


jardines?

34
hasta que se resuelva el problema. ¡Tú!
Ana: Nadie, Inspector. ¡Saca este cuerpo afuera!

Darío: Soy el único con la llave maestra y, Darío: ¡Sí, señor!


según las instrucciones, cerré todas las
puertas y cerraba las puertas tan pronto Roberto: Te echaré una mano, Pérez.
como llegó.
Darío abre la puerta y saca los dos palos de la
Roberto: ¿Entonces quién pudo haberlo camilla de antes. Roberto y él los colocaron en el
suelo antes de rodar Max encima de los dos palos.
matado?
Levantan los palos, optimistamente. Max los agarra
y, aferrándose a ellos como a su querida vida, lo
Darío: (Se da cuenta) ¡Nadie podría llevan hacia la puerta. Roberto y Darío no pueden
haberlos matado! Excepto las personas en sacar a Max por la puerta, así que lo inclinan hacia
esta sala. un lado, salen por la puerta y pasan por la ventana.

Todos jadean. Cristóbal: Entonces, repasemos los hechos

Roberto: ¡Tienes razón, debe ser uno de Ana: (Va a la ventana) ¡Oh! ¡Es una noche
nosotros! tan terrible!

Cristóbal: ¡Detente! ¡Estoy atrapado en una Cristóbal: ¡Florencia! Estabas comprometida


habitación llena de asesinos! para casarte con Carlos, un hombre que,
según tu carta, despreciaste. No solo eso,
Darío: ¡Maldita sea! sino que estabas teniendo una aventura con
su hermano.
Cristóbal: Uno de ustedes mató a Carlos y
Cecilio España y no debemos dejar la casa Ana: ¡Cecilio!

35
Cristóbal: ...Cecilio. Me parece plausible Darío: ¡Alguien debería ir a buscar sus
que ambos lo hayan asesinado, para poder medicinas!
estar juntos.
Roberto: Yo voy
Ana: ¡Oh! ¡Basta, Inspector! Cecilio también
está muerto ahora y ciertamente no maté a Él va a la puerta. No abre.
Car...
Roberto: ¡Alguien ha cerrado la puerta! Dios
Roberto irrumpe de nuevo y golpea a Ana con la mío. Estamos atrapados.
puerta.
La puerta se queda en su mano.
Roberto: ¿Qué está pasando, Ins...?
Cristóbal: ¡Atrapado! ¡Dios mío!
Cristóbal: ¡estas mintiendo, Florencia! ¡Tú lo
mataste! Roberto arrastra la puerta afuera del escenario.

Ana permanece inconsciente. Cristóbal: ¡Mataste a tu prometido,


Florencia! ¿Qué tienes que decir al
Roberto (Indefenso) Ella está teniendo otro respecto?
de sus arranques de histeria.
Todos miran a Ana en estado inconsciente.
Ana permanece inconsciente. Esperan desesperadamente por su línea.
Finalmente, Roberto intenta taparse la boca y decir
la línea de Florencia.
Darío: ¡Trate de relajarse, señorita Colvet!

Roberto: ¡Florencia, compórtate con un


poco de decoro! ¡Recuérdate!

36
Roberto: (Voz alta) Soy una mujer Todos se apresuran hacia Ana y la levantan
honorable, inspector. para tratar de empujarla afuera de la
ventana. Improvisan para cubrirla. Sandra
Cristóbal: ¡Estas mintiendo, Florencia! ¡Tú lo entra por la puerta en ropa interior, sin ser
mataste! vista por la otra. Eventualmente ella entra
con su línea.
Roberto: (Voz alta) ¡No soportaré ni un
segundo más a este Inspector! ¡Todos Sandra: ¡No soy una asesina!
ustedes son unas bestias!
Todos se dan vuelta para enfrentar a Sandra,
Cristóbal: ¿Disfrutó matando a tu esposo, dejando a Ana encajada en la ventana.
señorita Colvet?
Cristóbal: cálmate, señorita Colvet. Tú y
Roberto: (Voz alta) ¡Cómo te atreves a Cecilio tienen motivos plausibles para el
hacer tal acusación Inspector! asesinato ... ¡pero no el verdadero motivo!

Roberto (Voz normal) ¡Cálmate, Florencia! Sandra: ¿Qué estás diciendo, Inspector?
¡De Verdad!
Cristóbal: ¡Estoy diciendo que el verdadero
Roberto: (Voz alta) No puedo soportar otro motivo le pertenece a Pérez!
minuto en esta habitación. Si no puedo salir
Ana se desprende de la ventana y cae al suelo.
por la puerta saldré por la ventana.

Cristóbal: ¡Dios mío! Está tratando de salir Sandra: ¿Pérez?


por la ventana.
Darío: ¿Yo, Inspector?

37
Cristóbal: ¡Tú, Pérez! Poco antes, me Roberto: ¿Sabes quién mató a Carlos?
encontré con el último deseo y testamento
de Carlos, fechado hasta hoy, declarando Darío: ¡Yo sí!
que Carlos quería hacer de Pérez el único
beneficiario de esta herencia. Todos: ¿Quién?

Sandra agarra el vestido. Darío: ¡EL INSPECTOR LO HIZO!

Sandra: ¡Seguramente no Pérez! Todo jadean.

Darío: ¡Todo esto es un error! Roberto: ¿Qué diablos?

Cristóbal: Guarda tu súplica para la estación Cristóbal: Sin sentido!


de policía. Esposa a Tomás (le tira las
esposas a Roberto, que le esposa a Darío Darío: ¡Cierra la boca, Pérez!
en el diván). Yo mismo te llevaré allí tan
pronto como haya pasado la tormenta de Darío: Lo hiciste, porque Carlos sabía del
nieve. dinero de la policía que estabas (cheques
de mano) malversando.
Sandra: Eso no será por horas, la nieve
está en su apogeo. Cristóbal: ¡Tonterías!

Max lanza una bola de nieve desde la ventana. Darío: Usted mencionó que tuvo varias
(cheques en mano) citas antes con Carlos
Darío: ¡No es cierto, te lo digo! No he en la estación de policía local. Usted dijo
matado a nadie. ¡Pero yo sé quién! que estaba trabajando como consultor en
un caso de fraude.

38
Roberto: ¿Qué hay de eso? Jonathan entra de nuevo sosteniendo su pistola.

Darío: Carlos llegó a casa esa noche muy Jonathan: ¡No tan rápido Inspector!
intrigado por todo el caso. Decidió analizar
el asunto personalmente. Encontró que la Todos enormemente sorprendidos por esto.
razón por la que no se habían realizado
arrestos fue porque el hombre que cometió Roberto: ¿Carlos?
el fraude era usted mismo. Tú eras el
malversador. (Cheques en las manos) ¡El Cristóbal: ¿Señor España?
perpetrador! ¡Tú fuiste el perpetrador!
Sandra: ¡Carlos! ¡Pensé que estabas
Cristóbal: ¡No puedes probarlo! muerto!

Darío: ¡Pero Carlos podría y por eso lo Cristóbal: ¿Estás vivo? No es posible.
mataste!
Jonathan: Oh, me temo que sí. No pudiste
Cristóbal: ¡Nunca! matarme esa ma...

Se repite fuerte, larga y dramática, la entrada


Darío: ¡Sé tú secreto, Inspector! ¿Qué
musical tarde.
harás? ¿Matarme también?
Fácilmente.
Cristóbal: (saca una pistola y apunta a
Darío) ¡Lo haré! ¡Se confunden! Cristóbal: ¿Cómo sobreviviste?
Sandra: ¡Qué situación tan diabólica es Jonathan: ¡Simplemente no bebí el agua
esta! envenenada que me dejaste esta tarde!

39
Darío: Y luego encontraste el testamento de
Cristóbal (a Dennis): ¡¿Cómo supiste que Carlos en su libro mayor y trataste de
era yo?! culparme de todo a mí.

Jonathan: ¡Se lo dije a Pérez! Hemos Sandra y Ana: (Juntas) Maldito demonio
estado trabajando juntos todo el tiempo. astuto.
Desde la última vez que hablamos en la
estación de policía, estaba claro a pesar de Jonathan: Tramposo, por cierto. Pérez aquí
que estaba contigo. Fue en este punto que es tan inocente como yo. ¡Quíta estas
me dio miedo que intentaras matarme. esposas en este instante!
Desde hace meses, he tenido mi guardia
levantada y esta noche caíste en mi trampa. Roberto intenta quitarle las esposas a Darío, pero
él no tiene la llave. Roberto busca en sus bolsillos
la llave. Darío permanece esposado al diván.
Darío: Te has estado escondiendo en los
jardines desde esta tarde cuando plantaste
el veneno. Jonathan: ¡Suelta el arma, Inspector!

Ana ha recuperado la conciencia. Ella lentamente Sandra y Ana: (Juntas) ¡A mí!


se pone de pie con su guión. A tiempo para su
señal... Cristóbal: ¡Nunca! Vine aquí para matarte,
Carlos, y no me iré hasta que el trabajo esté
Sandra y Ana: (Juntas) Pensé que era terminado.
extraño que llegaras tan rápido en un clima
tan terrible. Jonathan: Se acabó, Inspector. Podría
probar tu culpa en un segundo. Tengo las
pruebas en mi estudio. Trae los papeles,
Pérez.

40
tenían una aventura, me llené de alegría.
Darío: Sí, señor. Tuve el hombre perfecto para culpar. ¡Hasta
que mi cómplice se equivocó!
Se va a ir, pero sigue esposado al diván.
Lentamente se va, arrastrando el diván detrás de Jonathan: Es cierto Y su cómplice, lamento
él.
decirlo, ha sido mi amigo desde que
estábamos en la escuela, ¿no es así, Tomás
Jonathan: Baja tu arma, Inspector. Se Colvet?
acabó.
Roberto: Es cierto soy cómplice del
Sandra y Ana: (Juntas) ¡Por favor Inspector! Inspector. ¡Le ayudé a mover el dinero!
Me estás asustando.
Sandra: ¡Hermano! Estoy sorprendido de ...
Cristóbal: ¡Deberías estar asustada!
Ana aplasta el pie de Sandra.
Sandra y Ana: (Juntas) ¡Tú monstruo!
Intentaste matar... Ana: ¡Hermano, estoy sorprendido de ti! No
sé en qué te has convertido.
Sandra aplasta el pie de Ana. Ana está
herida. Roberto: Estoy tan avergonzado. Conocí al
Inspector Cardeña hace unos meses en mi
Sandra: ¡Tú monstruo! ¡Intentaste matar a club. Encontramos que entre nosotros
Carlos y mataste a Cecilio! ¡Como pudiste! podríamos robar dinero fácilmente de las
cuentas de la policía. Cardeña tuvo el
Cristóbal: Admito que traté de matar a acceso, tuve la facilidad de mover el dinero
Carlos, pero nunca me acerqué a Cecilio. rápido y mantenerlo seguro, o eso creía
De hecho, cuando descubrí que tú y él esta noche.

41
Darío: ¡Los papeles, señor España!
Se olvida de su línea.
Jonathan toma los papeles.
(A Teodoro.) ¡Línea!
Jonathan: Gracias Pérez. Ahora trae mis
Teodoro: No sé en cuál página estamos cigarrillos de la repisa de la chimenea.
amigo.
Darío: Sí, señor.
Roberto: ¡No sé en cuál página estamos
amigo! Va a la repisa de la chimenea, pero luego se da
cuenta de que las cosas de fumar están fuera del
escenario y va a buscarlas.
Cristóbal: (Susurra): En cuanto a Cecilio...

Roberto: En cuanto a Cecilio, eso fue más Jonathan: ¡Ahora tengo en mi mano una
un crimen pasional, tan simple como eso... lista por escrito de cada transacción
fraudulenta que Tomás Colvet y el Inspector
Ana: ¡Cecilio! Poco lo amaba, él era mi Cardeña hicieron!
único...
Sandra: Esto no puede ser verdad, no voy a
Sandra golpea a Ana boca abajo con su carpeta creer...
con un ruido sordo.
Ana toma los papeles de Jonathan y se los arroja a
Sandra.
Sandra: ¡Cecilio! Pero lo amaba, él era mi
único...
Roberto: Pero es cierto. Cuando descubrí
Darío ha reaparecido ahora con el diván cargando que él estaba interfiriendo contigo,
los papeles, que le da a Jonathan. Florencia, mi propia hermana, bueno, es
más de lo que podía soportar.

42
Jonathan: Tu sórdido asunto me enfermó, Jonathan: (Sobre los gritos) ¡Gracias,
Florencia. Me rompiste el corazón. Pérez! ¡Dios sabe que podría usar un
cigarrillo!
Ana: ¡No, Charley! No debes, yo hice...
Suena el timbre. La línea disminuye.
Sandra empuja a Ana fuera del camino.
Jonathan: Trae la puerta, Pérez.
Sandra: ¡Me equivoqué! ¡Por favor, llévame
de vuelta! Seré tu todo otra vez. Darío: ¡Sí, señor!

Jonathan: ¿Recuperar a una mujer que me Darío sale de nuevo arrastrando el diván detrás de
ha traicionado? ¡Nunca! él.

Ana y Sandra intentan acercarse a Jonathan y lo Jonathan: Esa será la policía para
tiran al suelo. arrestarlos a ambos.

Sandra y Ana: ¡CARLOS! ¡Eres todo lo que Ana: ¡Carlos! No puedo soportarlo, otro...
tengo! ¡Quiéreme! ¡Por favor! ¡No me eches
a un lado! ¡Seré una marginada en la Ana agarra los tobillos de Sandra y la arrastra por
ciudad! Mis amigos no me hablarán. ¡Nunca la puerta.
más volveré a sentir tu abrazo! ¡Déjame ser
tu esposa! Sandra: ¡Carlos! ¡No puedo soportarlo otro
segundo! ¡Mírame como solías mirarme!
Darío entra con los cigarrillos.
Jonathan: ¡Silencio Florencia! ¡No eres
Darío: (Sobre los gritos) ¡Sus cigarrillos, nada para mí ahora!
señor!

43
Sandra: (Logrando levantarse) ¡Esta es la Jonathan: El Inspector Cardeña sabía que
peor noche de mi vida! te descubrí y él estaba malversando dinero
de la policía, así que tramaste un...
Ana golpea a Sandra en la cara y cae quedando
fuera de la vista detrás de los planos de la Ana trae una gran bandeja plateada, con la que
escenografía. comienza a golpear a Sandra detrás de la ventana.

Ana: ¡No! ¡No! ¡No! ¡Esta es la peor noche Jonathan: ...planea matarme. Poniendo
de mi vida! agua envenenada para que la tome. Luego,
creyendo erróneamente que estaba muerto,
Jonathan: No. Es mi peor noche. el Inspector Cardeña intentó acusar de mi
asesinato a Cecilio y Florencia por su
Ana cruza la puerta y aparece en la ventana, aventura hasta que su cómplice Tomás
golpeando con furia el cuerpo inconsciente de
cometió un error y disparó, a mi hermano
Sandra.
Cecilio. Cardeña luego trató de culpar a
Jonathan: Pero Tomás, Cardeña te engañó, Pérez después de encontrar mi último
¿verdad? deseo en mi testamento.

Ana ha reaparecido con un rollo de cinta industrial.


Roberto: ¿Qué quieres decir?
Ana: ¡TÓMAME CARLOS! ¡SI SABES LO
Jonathan: … ¡Él nunca tuvo la intención de QUE ES BUENO PARA TI!
compartir el dinero contigo! Déjame
resumir... Ella comienza a pegar la mano de Sandra junto a la
suya.
Ana: (A través de la ventana) ¡TE AMO
CARLOS! Jonathan: ¡Excepto que Tomás no sabía
que el Inspector hizo un retiro de

44
novecientos mil pesos de sus cuentas
privadas esta mañana planeando huir, y se Él dispara el arma. No dispara. Él intenta el arma
llevó cada centavo! Creo que es hora de de nuevo, nada. Él intenta de nuevo.
abrir su Inspector de casos adjuntos.
Cristóbal: ¡BANG!
Abre el maletín adjunto que contiene varios
Él muere. Roberto baja el arma donde explota
paquetes de recibos de banco.
ruidosamente hiriendo su mano.

Roberto: ¡Novecientos mil pesos! Roberto: ¡ARGH! ¡Mis dedos!


Jonathan: Te dejó tener todo el riesgo Darío: Los oficiales están esperando en el
almacenando el dinero robado en tus pasillo, se...
cuentas privadas. ¿No es así, Inspector?
Él golpea la puerta con el diván, Cristóbal
Cristóbal: Muy bien, es cierto. Falsifiqué tu se quita del camino, Robert retrocede
firma en el banco y saqué cada centavo. No chocando con el plano de la chimenea y
había negociado que tu contable se diera también se cae. Silencio. Silencio. Quietud.
cuenta de esto rápidamente y telefoneara Luego, rápidamente levantan los planos de
tan pronto. la escenografía de nuevo, derribando la
ventana, dejando a Ana parada en la
Ana ha sometido a Sandra y regresó al escenario.
Roberto corre hacia Cristóbal, toma su arma y la ventana y revelando a Sandra aturdida
apunta. detrás del escenario. Silencio. La quietud de
nuevo. Max lanza nieve fuera del escenario.
Roberto: ¡Tú pícaro! ¡Confié en ti! Cometiste
un error allí, conductor, y me temo que es el Darío: Los oficiales están esperando en el
último. pasillo, señor ...

45
Jonathan: excelente, acompaña a mi novia Jonathan: Dime Tomás, una cosa.
abajo, Pérez. Deseo hablar con Tomás en
privado. Roberto: Cualquier cosa, Carlos. ¡No diré
más mentiras!
Darío: Sí, señor.
Jonathan: El vaso de agua envenenada que
Darío y Ana intentan salir, pero no pueden debido el Inspector me dejó; ¿Qué supones que
al diván. Acaban escondiéndose en la puerta. hice con eso?
Roberto: Bueno, no sé... ¿Qué quieres
Jonathan: ¡Tomás! ¡No eres el hombre que decir? ¿No quieres decir que me diste el...?
conocí, te has vuelto codicioso y celoso! ¿Carlos? ¡¿Carlos?! (Se agarra el estómago
y se pone de frente a la audiencia) ¡No! ¡No!
Roberto: Lo siento, Carlos, siento que estoy ¡No!
a punto de desmayarme.
Él muere. Max salta desde afuera del
Jonathan: Hay un vaso de agua al lado del escenario. Jonathan se mueve el centro.
teléfono. Las luces se apagan y un círculo se pone
sobre de él.
Roberto: ¡Gracias, Carlos! ¡Siempre el
amable anfitrión! Jonathan: Oh, cómo hubiera querido que
esto pudiera haber terminado de manera
Jonathan: Bébelo. diferente. Tomás, tus mentiras y engaños te
han llevado inexorablemente a este fin. Si
Roberto: ¡Muy amable! los hombres permiten que su conciencia
sea gobernada por la avaricia, entonces la
Él bebe el agua. muerte y la destrucción prevalecerán.
(Concluyendo) Traicionado por mi hermano.

46
(Toca un breve fragmento de Río de Durán
Durán, luego se corta rápidamente)
Engañado por la prometida (Música House
se desvanece) y casi asesinado por mi
amigo más antiguo. Esperemos que nunca
más veamos un asesinato en la Mansión
España.

Se desvanece a negro.

Fin.

47