Está en la página 1de 1

Locke, tras estudiar en Oxford, tuvo allí mismo una serie de cargos académicos y

administrativos, entre los que se incluía la impartición de cursos a los nuevos estudiantes,
tarea que le dio la pie para comenzar lo que más tarde sería una de sus obras más
importantes, Essays on the Law of Nature.

Debido a sus estudios en Medicina llegó a estar en el equipo médico de Lord Ashley. Un
tipo de estudios y prácticas que le condujeron a una aproximación empirista a los problemas
filosóficos relacionados del conocimiento o la realidad. Es sintomático estos “sesgos”
profesionales en la Filosofía de pensadores como Aristóteles o el propio Locke.

También de su colaboración con Ashley, un célebre político, en la elaboración de discursos


parlamentarios pudieron surgir algunos de sus ensayos sobre tolerancia.

Gracias a Lord Ashley, igualmente, también se encargó de una serie de tareas relativas al
gobierno, sobre todo en relación a las políticas llevadas a cabo en las colonias en el Caribe
y América de Inglaterra, lo que le llevó a participar en la redacción de alguna de sus
Constituciones (y a culminar su Essay Concerning Human Understanding.)

Durante un período, Locke también trabajó como Secretario del Board of Trade and
Plantations, así como de Secretario de los Lords Propietor de Carolina, lo que le llevó a
perfilar sus ideas sobre comercio internacional y economía, así como a colaborar en la
escritura de ​The Fundamental Constitutions for the Government of Carolina​ (1669).

Por último, mencionar que durante sus viajes a través de Francia también trabajó como tutor
y asesor médico de Caleb Banks, otro político inglés.

Como conclusión, podemos establecer que dos fueron las grandes influencias laborales de
John Locke que repercutieron en su Filosofía. Por una parte, sus estudios y prácticas en
Ciencia Natural, específicamente Medicina, lo que pudo tener un gran peso en su visión
empirista de la realidad. Por otra parte, su colaboración con políticos significativos de
Inglaterra, así como el padecimiento en propia carne del absolutismo, lo que le pudo llevar a
posicionamientos liberales a favor de la democracia y la tolerancia.