Está en la página 1de 75
See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/310798592

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/310798592

Book · April 2005

CITATIONS

0

4 authors, including:

Jorge Luis Ayala Sifontes Laboratorio Provincial de Sanidad Vegetal, Sancti Spíritus, Cuba Laboratorio Provincial de Sanidad Vegetal, Sancti Spíritus, Cuba

7 PUBLICATIONS 0 CITATIONS SEE PROFILE
7 PUBLICATIONS
0 CITATIONS
SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

READS

1,163

are also working on these related projects: READS 1,163 Leonides Castellanos Universidad de Pamplona 151
151 PUBLICATIONS 116 CITATIONS SEE PROFILE
151 PUBLICATIONS
116 CITATIONS
SEE PROFILE

Compatibilidad de plaguicidas quimicos con hongos entomopatogenos y antagonistas View project View project

Efectividad de extractos de plantas para el control de plagas en la provincia Cienfuegos View project View project

All content following this page was uploaded by Leonides Castellanos on 25 November 2016.

The user has requested enhancement of the downloaded file.

MANUAL TECNICO PARA LA SANIDAD VEGETAL EN ORGANOPONICOS Y HUERTOS INTENSIVOS PROGRAMA ESPECIAL PARA LA

MANUAL TECNICO PARA LA SANIDAD VEGETAL EN ORGANOPONICOS Y HUERTOS INTENSIVOS

PROGRAMA ESPECIAL PARA LA SEGURIDAD ALIMENTARIA Y EL DESARROLLO RURAL (PESA-FAO) EN LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

Elaborado por:

Ing. Jorge L. Ayala Sifontes. Ing. Raúl Mur Rodríguez. MSc. Carlos A. Ferrer González. Dr. Leónides Castellanos

Consultores FAO, Cooperación Sur-Sur Sanidad Vegetal

2005

PRESENTACIÓN.

El trabajo del equipo de Sanidad Vegetal del Proyecto de Agricultura Urbana y Periurbana que se desarrolló en la Republica Bolivariana de Venezuela a través de la Cooperación Sur-Sur de la FAO tuvo como objetivos transferir la tecnología del manejo de plagas y enfermedades utilizada en la agricultura urbana cubana, adaptándola creativamente a las condiciones climáticas particulares de este país y así contribuir al conocimiento sobre las plagas, enfermedades y a su manejo en los cultivos de hortalizas. Así mismo capacitar al personal técnico y productores para disminuir los daños y pérdidas causados por los agentes nocivos con el empleo del manejo agroecológico, el uso de los biocontroles, productos botánicos y otras alternativas que garanticen la reducción del uso de agrotóxicos en cada agroecosistema.

El objetivo general del proyecto desde el punto de vista fitosanitario es que los productores dominen la aplicación práctica del Manejo Agroecológico y el uso de todos los medios y métodos según la conveniencia y posibilidades en cada lugar particular para lograr una agricultura sostenible desde los puntos de vista económico y ecológico y por lo tanto disminuyendo las innumerables aplicaciones de productos químicos que atentan contra la economía del agricultor, el equilibrio de la entomofauna benéfica y la biodiversidad en la agricultura.

El desarrollo de una Agricultura Urbana sostenible se basa en el aprovechamiento de las bondades que nos ofrecen la presencia de los enemigos naturales y su manejo en cada sistema con el uso inteligente de todos los métodos de control disponibles en cada región. La piedra angular del manejo de los agentes considerados como plagas que afectan a los cultivos son la garantía y manejo adecuado de la biodiversidad botánica, las labores culturales y del control biológico.

PRÓLOGO.

El uso indiscriminado de los plaguicidas extremada y altamente peligrosos en los cultivos de hortalizas en los diferentes estados de la agricultura venezolana tanto contra plagas como insectos vectores está causando daños a los mismos productores, comunidades, consumidores y al medio ambiente a través de los residuos tóxicos que se acumulan en los frutos, el suelo, agua y en toda la cadena trófica.

El Proyecto de Agricultura Urbana y Periurbana de la Cooperación sur-sur de la FAO en la Republica Bolivariana de Venezuela y en estrecha coordinación con el INIA y SASA, desea poner en las manos del personal técnico y productores una herramienta y los conocimientos necesarios para el control de plagas agrícolas en los cultivares que reduzcan el uso indiscriminado de productos químicos que contaminan las áreas y comprometen el futuro de las nuevas generaciones.

En este Manual se recogen las experiencias locales y a nivel nacional durante el tiempo que se ha desarrollado el proyecto en la transferencia tecnológica de la agricultura a pequeña escala en los diferentes estados del territorio nacional.

En la adecuación de este Manual han participado los expertos cubanos que inician la cooperación en Venezuela en este campo: el Ing. Jorge Luis Ayala Sinfontes, Ing. Raúl Mur Rodríguez, MSC. Carlos Ferrer Gonzáles y Dr. Leónides Castellanos.

Agradecemos al Laboratorio del SASA en Maracay, INIA Anzoátegui en las personas de las MSc. Maria Bertorrelli, MSc. Yenny Chirino, y al grupo de Comunicación para el Desarrollo del Proyecto UTF/008/VEN que han participado con su colaboración en la publicación del presente material.

INDICE

 

Pag.

1.

INTRODUCCION

 

1

2.

PRINCIPIOS

BASICOS

QUE

DEBEN

RESPETARSE

EN

EL

1

MANEJO

DE

PLAGAS

Y

ENFERMEDADES

EN

HUERTOS

Y

ORGANOPONICOS.

 

3.

ALGUNAS MEDIDAS PREVENTIVAS IMPORTANTES

 

2

3.1. Medidas de escape a las plagas y enfermedades.

 

2

3.2. Rotación de cultivos y colindancia

 

3

3.3. Otras medidas preventivas.

 

3

4.

MEDIDAS FITOSANITARIAS ESPECÍFICAS PARA LAS AREAS DE

6

SEMILLEROS.

 

5.

MEDIDAS DIRECTAS DE CONTROL

 

6

5.1. Medidas para el control de plagas. Componentes de la estrategia.

 

7

5.1.1. Ácaros

 

7

5.1.2. Áfidos.

 

8

5.1.3. Bachacos y hormigas.

 

9

5.1.4. Coleópteros

 

10

5.1.5. Mosca blanca.

 

11

5.1.6. Lepidópteros

 

12

5.1.7. Trips

 

15

5.1.8. Rayador o minador (Liriomyza spp.)

 

16

5.1.9. Nemátodos.

 

17

5.1.10.

Babosas o siete cueros, caracoles y grillos.

 

22

5.2.

Medidas para el control de enfermedades. Componentes de la estrategia.

23

5.2.1.

Las enfermedades no parasitarias

 

24

5.2.2.

Las enfermedades parasitarias

 

24

5.2.2.1. Enfermedades causadas por hongos

 

25

5.2.2.2. Enfermedades causadas por bacterias

 

28

5.2.2.3. Enfermedades causadas por virus

 

30

6.

MÉTODOS

Y

MEDIOS

DE

MANEJO

DE

PLAGAS

Y

32

ENFERMEDADES.

 

6.1.

Productos biológicos para el control de plagas.

 

32

6.2.

Bioplaguicidas.

 

32

6.2.1.

Bacterias.

 

32

6.2.1.1

Bacillus thuringiensis.

 

32

6.2.2.

Hongos.

 

35

6.2.2.1. Beauveria bassiana .

 

38

6.2.2.2. Metarhizium anisopliae.

 

39

6.2.2.3. Lecanicillium lecanii.

 

40

6.2.2.4. Paecilomyces fumosoroseus

 

41

6.2.2.5. Paecilomyces lilacinus

 

41

6.2.2.6. Neomurea rileyii.

 

42

6.2.2.7.

Trichoderma.

 

43

6.2.3.

Virus.

 

44

6.3.

Los entomófagos y acarófagos.

 

45

6.3.1. Trichogramma

 

45

6.3.2. Telenomus.

 

47

6.4.

Productos botánicos

48

6.4.1. Productos del Nim.

48

6.4.2. La Tabaquina o nicotina natural extraída del tabaco

51

6.4.3. Otras alternativas botánicas

52

6.5.

Algunos productos químicos

53

6.5.1.

Productos químicos inorgánicos:

53

6.5.1.1. La cal.

53

6.5.1.2. Azufre.

54

6.5.1.3. Cobre.

54

6.5.2. Fungicidas ditiocarbamatos.

55

6.5.3. Fungicidas sistémicos curativos.

55

6.5.4. Insecticida bachaquicida y productos para el control de hormigas.

57

6.5.5. Insecticidas orgánicos de toxicidad relativamente baja y alta efectividad contra determinadas plagas.

57

6.5.6.

Coadyuvantes.

58

6.6.

Uso seguro de plaguicidas. Medios de protección humana.

59

7. CONSERVACIÓN DE BIORREGULADORES DE PLAGAS.

59

7.1. Manejo de los plaguicidas químicos y bioquímicos (efecto toxico).

59

7.2. Manejo de los bioplaguicidas

61

7.3. Minimizar el efecto de las prácticas agronómicas.

62

7.4. Creación de sitios de refugios.

62

7.4.1. Fomento de reservorios de biorreguladores.

62

7.4.2. Fomento de plantas melíferas.

63

7.4.3. Incremento de la diversificación florística.

64

7.4.4. Enriquecimiento y aprovechamiento de la microflora del suelo. Té de

64

 

compost.

7.5. Regulación de la humedad de los campos (Microclimas).

66

7.6. Explotación de insectarios de campo.

66

1.

INTRODUCCION

La cooperación Sur-Sur de la FAO ha venido trabajando en la asesoría técnica en materia de sanidad vegetal en la producción de hortalizas en organopónicos y huertos intensivos desde el inicio de la etapa piloto en su componente urbano y periurbano, en abril de 2003, partiendo de la experiencia cubana en manejo de plagas y enfermedades en estos ambientes agrícolas, el comportamiento de los agentes nocivos en Venezuela y de los recursos disponibles en este país para el manejo de dichas plagas.

La expansión paulatina de esta agricultura a pequeña escala por todo el país y la experiencia acumulada hacen aconsejable la elaboración de este Manual Técnico que sirva de guía metodológica a todos los técnicos venezolanos y cubanos involucrados en la producción de hortalizas y condimentos frescos en cultivos de organopónicos y huertos intensivos, de forma tal que se evite la tendencia tradicional del empleo masivo de plaguicidas químicos y se afecte la misma esencia del programa, de ser económica y ecológicamente sustentable y producir alimentos inocuos para la población.

En este Manual se plasmarán las medidas generales y las particulares para el manejo de las principales plagas y enfermedades por grupos, las cuales no constituyen una receta y deben adaptarse a las condiciones y recursos disponibles en cada localidad para que el manejo sea sostenible, aunque puedan solicitar el apoyo al grupo nacional del proyecto y/o a otras instituciones con personal fitosanitario en el territorio. El hecho de que se mencionen plaguicidas químicos de baja toxicidad como posibles controladores de una u otra plaga o enfermedad no significa que se potencie esa alternativa, el objetivo es de que el técnico o productor dado el caso extremo de un ataque intenso de un agente dañino, o de un manejo inadecuado previo, pueda ante la disyuntiva de perder un área importante de cultivo, apelar a una alternativa química efectiva, con el menor impacto negativo sobre el ambiente y la salud del hombre.

Para el texto de este documento se han utilizado libremente algunas partes del Manual de Organopónicos y Huertos Intensivos elaborado en Cuba por el Grupo Nacional de Agricultura Urbana, el cual fue adaptado y reproducido en Venezuela como parte de este proyecto, los datos de los plaguicidas fueron obtenidos del Índice Agropecuario del 2003 publicado por La Empresa de Innovación, Producción y Desarrollo Industrial (INPRODICA) y se tomaron algunas informaciones de otras fuentes, no obstante, se ha obviado su cita en el texto por las características de esta publicación y porque la mayor parte de la información fue elaborada por los autores.

2. PRINCIPIOS BASICOS QUE DEBEN RESPETARSE EN EL MANEJO DE

PLAGAS Y ENFERMEDADES EN HUERTOS Y ORGANOPONICOS.

El manejo de plagas y enfermedades de los cultivos en organopónicos y huertos intensivos tiene un carácter agroecológico, pero por no ser la producción de productos orgánicos certificados la meta actual se acepta el empleo de plaguicidas químicos ligeramente tóxicos y debe ser considerado como un manejo integrado de plagas, aunque algunos le llaman manejo integrado del sistema de producción, por tratarse del manejo de una diversidad de cultivos con su conjunto de plagas y agentes de control biológico interactuando en un espacio compartido por todos (agroecosistema).

En nuestra opinión para lograr un manejo eficiente son necesarios los siguientes requisitos:

1.- Lograr un sustrato orgánico bien balanceado que nutra adecuadamente a las plantas y las haga de esta forma menos susceptibles al ataque de plagas y enfermedades.

2.- Lograr una gran diversidad de especies de plantas, para garantizar también una diversidad en la fauna de biorreguladores. Esta diversidad de plantas debe ser tanto de plantas de interés comercial, como plantas especialmente sembradas con fines de manejo de plagas, tanto como repelentes, insecticidas botánicos, como trampas o como

el caso del maíz de planta trampa para plagas como el cogollero, Spodoptera

frugiperda y el gusano de la mazorca, Heliothis spp. que atacan al pimentón y al tomate y a su vez constituye un eficiente reservorio de biorreguladores de plagas.

3.- Establecer un conjunto de medidas preventivas para reducir el impacto de los problemas fitosanitarios, las cuales son siempre más económicas y efectivas a largo plazo.

4.- Dar prioridad al uso de bioplaguicidas, entomófagos y acarófagos, insecticidas botánicos, otros productos naturales y cuantas alternativas estén disponibles para evitar el empleo de plaguicidas químicos sintéticos de amplio espectro.

5.- Dejar el empleo de productos químicos orgánicos sintéticos para momentos y condiciones que sean imprescindibles y sólo bajo una selección previa por su baja toxicidad para el hombre y animales.

Por supuesto nunca en las áreas del proyecto se deberán usar productos de la docena sucia, que están proscritos en la mayoría de los países incluyendo a Venezuela, ni productos de banda roja, o sea extremadamente peligrosos o de banda amarilla, altamente peligrosos o tóxicos. Se aspira a ser ejemplo en el respeto al tiempo

establecido entre la última aplicación y la cosecha (tiempo o término de carencia) y de

la protección de los trabajadores durante la realización de una aplicación con un

producto químico e incluso biológico.

3. ALGUNAS MEDIDAS PREVENTIVAS IMPORTANTES

A continuación se enlistarán un conjunto de medidas preventivas que en realidad la

mayoría forman parte del manejo de plagas con métodos y medidas agrotécnicas y otras son medidas de carácter cuarentenario.

3.1 Medidas de escape a las plagas y enfermedades.

Entre las medidas de control de plagas y enfermedades se encuentran las llamadas de escape, que consisten en la siembra de los cultivos en su época óptima, cuando las condiciones meteorológicas son más adecuadas para su desarrollo. Este es uno de los elementos que más favorecen el crecimiento y desarrollo de las plantas, que así presentan mayor vigor y un ciclo biológico mas corto. En estas condiciones, la planta puede desarrollar sus mecanismos de defensa naturales y lograr más resistencia.

El escape a la infección por virus en solanáceas (tomate y pimentón) se puede alcanzar con la disponibilidad de semillas y de plántulas libres de enfermedades. Como es conocido, mientras más temprano es inoculada la partícula viral por la mosca blanca a las plantas, mayor es el daño a la producción. Si se producen las plántulas en semilleros protegidos, donde no puedan ser alcanzadas por los vectores, éstas llegan sanas a la plantación, y se reducen las pérdidas por este concepto. De igual forma, se logran medidas de escape cuando se desarrollan plántulas libres de enfermedades fungosas, bacterianas y nemátodos, en la fase de semillero.

3.2. Rotación de cultivos y colindancia.

Una adecuada rotación o alternancia de cultivos, así como el estricto cuidado de la colindancia, son medidas muy eficaces para disminuir los daños y pérdidas por el ataque de plagas y enfermedades. Para que cumplan su objetivo, es necesario tener en cuenta los siguientes elementos básicos:

Conocer cuáles plagas y enfermedades atacan a los cultivos que se van a rotar.

Conocer las plagas y enfermedades más importantes de los cultivos que se plantan en el organopónico o huerto intensivo, para determinar el programa de rotación. Un esquema de rotación puede ser muy efectivo para reducir el ataque de una plaga o enfermedad, pero es capaz de incrementar la presencia de otras.

Sembrar en la época del año más adecuada para cada cultivo. De esta forma, se pueden obtener, unidos a los efectos de rotación, los beneficios del período óptimo de desarrollo.

Es fundamental conocer la demanda de nutrientes de todas las especies de plantas y su efecto sobre el estado físico del sustrato, para evitar que los problemas de nutrición y degradación por mal manejo influyan en la salud de los cultivos.

Una rotación adecuada es la que combina cultivos muy susceptibles a las plagas o enfermedades que hay que controlar, con otros medianamente resistentes y resistentes, teniendo en cuenta los 4 elementos básicos enumerados anteriormente.

En el momento de planificar los cultivos que se van a sembrar en cada cantero, se debe tener en cuenta que se distribuyan de tal forma que no queden muy cerca de especies que son atacadas por las mismas plagas y enfermedades, o una misma especie con distintas fechas de plantación.

La rotación o alternancia de cultivos, incluyendo a la colindancia, como uno de sus componentes básicos, debe ser una preocupación permanente de cada productor, tanto a la hora de planificar las siembras de la campaña o año, como al momento de la plantación, ya que es la base de todo el programa de manejo integrado de plagas y enfermedades.

3.3 Otras medidas preventivas.

1. Limitar al máximo la entrada de personal ajeno a la unidad, para lo cual debe hacerse un cercado perimetral.

2. Colocar puntos de desinfección de pies y manos en la entrada, con formol al 2% o hipoclorito de sodio al 2 %. Estas sustancias son desinfectantes universales y destruyen partículas virales, y de cualquier microorganismo patógeno.

3. Las áreas de cultivo y sus alrededores deben estar libres de malezas (monte). 4.

3. Las áreas de cultivo y sus alrededores deben estar libres de malezas (monte).

4. Garantizar semilla de calidad, que no sea portadora de plagas o enfermedades. Si se utilizan semillas de la propia producción del organopónico seleccionar bien las plantas de las cuales se vayan a tomar frutos y semillas para que no sean portadoras de virus u otras enfermedades.

5. Añadir el biopreparado del hongo antagonista Trichoderma y si es necesario un insecticida (hojas o semillas de nim molidas, o carbaryl a 2 gramos por Kg) a la semilla para proteger la planta desde la germinación. Trichoderma contra enfermedades originadas en el suelo y nim, carbaryl u otro insecticida para evitar las afectaciones de hormigas y otros insectos habitantes del suelo si los hubiera.

6. Utilizar sólo plántulas completamente sanas y tratarlas con Trichoderma.

7. Mantener un adecuado sistema de riego y de drenaje que garantice la humedad necesaria y evite los excesos que tantos problemas ocasionan al limitar la oxigenación del sistema radicular y por crear condiciones para el desarrollo de enfermedades.

8. Extraer plantas enfermas con virus y otras enfermedades (selección negativa) y eliminar estas con rapidez así como los residuos de cosechas y de podas de saneamiento.

9. No fumar ni manipular las plantas, fundamentalmente de tomate, pimentón y otras solanáceas susceptibles al virus del mosaico del tabaco (TMV), sin previo lavado de manos. En el caso de manipular plantas con virus, por ejemplo en trabajos de selección negativa de plantas, lavarse las manos con las citadas soluciones de hipoclorito o formol.

10. Utilizar trampas de color, de luz y/o de feromonas para la detección y control de plagas. Tener cuidado, o sea, evaluar la acción real de las trampas, particularmente las de color y luz en cada época del año para evitar su posible papel como control de biorreguladores de las plagas. Se puede evaluar la utilización de trampas de luz con elementos para contaminar con bioplaguicidas

a

entomopatógenos.

los

insectos

atraídos

como

una

a

de

distribución

y

colonización

de

atraídos como una ví a de distribución y colonización de Trampas de luz, feromonas sexuales y
atraídos como una ví a de distribución y colonización de Trampas de luz, feromonas sexuales y
atraídos como una ví a de distribución y colonización de Trampas de luz, feromonas sexuales y

Trampas de luz, feromonas sexuales y de color.

11. Sembrar barreras de plantas repelentes para disminuir la incidencia de plagas en los cultivos, como la flor de muerto, la albahaca, algunas condimentosas, etc., para desviarlas del cultivo que nos interesa proteger.

para desviarlas del cultivo que nos interesa proteger. 12. Sembrar barreras vivas de plantas como el
para desviarlas del cultivo que nos interesa proteger. 12. Sembrar barreras vivas de plantas como el

12. Sembrar barreras vivas de

plantas como el maíz, el sorgo

y el girasol,

atrayentes o protectoras de los biorreguladores de las plagas.

vivas de plantas como el maíz, el sorgo y el girasol, atrayentes o protectoras de los

4.

SEMILLEROS.

MEDIDAS

FITOSANITARIAS

ESPECÍFICAS

PARA

LAS

AREAS

DE

1. Seleccionar el área que tenga las condiciones óptimas de calidad del suelo y drenaje.

2. Aplicar medidas de desinfección del sustrato, 48 horas antes de cada siembra, con Trichoderma virides o T. harzianum, a razón de 10 a 20 g/L de agua (de 4 a 8 kg/ha), para el caso de producto sin formular, para formulados seguir las recomendaciones del fabricante. Se debe lograr no menos de 10 12 conidios por hectárea, aunque el óptimo es

de 10 13 (ver más información en anexos).

3. El semillero debe estar alejado o protegido de la influencia de cultivos colindantes de edad avanzada, mediante barreras naturales o plantas–trampa y repelentes y, preferiblemente, protegidas con tapado y malla. Lo óptimo sería una casa de plántulas.

4. Realizar selección negativa de plantas y focos enfermos, y dejar un área limpia de 10

cm desde el borde de las plantas enfermas.

5. Sacar del área del semillero las plantas enfermas y destruirlas.

6. Eliminar todas las plántulas pasadas de tiempo y/o aquellas que no se van a utilizar en el transplante.

7. Realizar una adecuada desinfección de las semillas con Trichoderma harzianum o Trichoderma virides. En una suspensión de 20 gramos/litro de agua para el producto

sin formular o según las indicaciones del técnico o del fabricante para formulados,

hacer la inmersión durante 10 min. Secar la semilla al aire y almacenar hasta 30 días antes de la siembra. O hacer el tratamiento con el producto en polvo a las dosis indicadas por el fabricante.

8. Almacenar la semilla en lugares frescos y secos, preferiblemente a temperatura de 20 ± 2 º C.

9. Utilizar semillas certificadas, libres de patógenos que ellas transmiten.

10. Conocer el porcentaje de germinación de la semilla, para utilizar la cantidad adecuada

por unidad de área y evitar el exceso de plantas.

5. MEDIDAS DIRECTAS DE CONTROL

A continuación se ofrece una visión general de los componentes que pueden emplearse para el manejo de plagas y enfermedades y su estrategia de uso, en el apartado 6 titulado:

Métodos y medios de manejo de plagas y enfermedades se especificarán todos o la mayoría de los datos necesarios para el empleo de cada medio de control, las dosis, modo de acción, momento óptimo de aplicación, etc. En muchos casos es necesario seguir las recomendaciones particulares del fabricante o comercializador.

Como principio el técnico o productor deberá utilizar el método o medio menos agresivo al ambiente y más económico que tenga a su alcance. Por ello es importante que en la propia unidad de producción se plante nim, ají picante, plantas repelentes, etc., con el fin de que la mayoría de los recursos para la protección fitosanitaria estén a su alcance. Esto además de orgánico y ecológico le resultará económico al productor y le será mejor para la competencia en precios con relación a los que suelen abusar en el empleo de plaguicidas químicos.

5.1. Medidas para el control de plagas. Componentes de la estrategia.

5.1.1. Ácaros

Los ácaros son organismos muy emparentados con las arañas, pero a diferencia de estas que son depredadoras, los ácaros, aunque algunos también lo son, muchos son fitófagos, causando daños en los cultivos al raspar la superficie de sus órganos (hojas, frutos, etc.) para alimentarse de ellos.

órganos (hojas, frutos, etc.) para alimentarse de ellos. Los ácaros en Venezuela son plagas primarias de

Los ácaros en Venezuela son plagas primarias de algunos cultivos como el ají y el pimentón, en ocasiones la berenjena y otros.

Dentro de los componentes principales que se han estado utilizando o se pueden utilizar tenemos los siguientes:

-Azufre.

El azufre es un producto inorgánico de gran utilidad en el control de ácaros y otros problemas fitosanitarios, el cual se ha empleado bastante para el manejo de este grupo de plagas en el pimentón y otros cultivos.

El azufre es fitotóxico a las cucurbitáceas. (Ver más información en el apartado 6 de este manual).

-Tabaquina (nicotina natural extraída del tabaco) y otros insecticidas botánicos.

La tabaquina sola o con la adición de un tensoactivo como el lavaplatos líquido Las Llaves de 3 a 5 ml/litro de solución final es también efectiva para el control de ácaros, pero debe usarse con moderación por su efecto nocivo contra los biorreguladores.

Además de la tabaquina puede usar el nim y la mezcla de ají picante mas ajo, a las dosis indicadas, preferentemente añadiéndole el citado lavaplatos para lograr una mayor adherencia a la plaga y al cultivo.

-Acaricidas.

Hay dos acaricidas de relativamente baja toxicidad y pobre efecto sobre los biorreguladores de plagas que podrían usarse en caso de situaciones inmanejables con los ácaros, esos son el dicofol (Acarín) y la abamectina (Vertimec). El primero un organofosforado ligeramente tóxico que no mata a los insectos y el segundo una sustancia originada de una bacteria del suelo, con efecto acaricida e insecticida, pero que tiene el inconveniente de ser un poco caro.

-Biorreguladores de ácaros.

Si se hace un buen manejo de los cultivos, los ácaros aunque presentes no van a causar daños económicos importantes, gracias al complejo de biorreguladores que los controlan en la naturaleza, que incluye a otros ácaros depredadores como los fitoseidos y los insectos depredadores como los trips, coccinélidos y larvas de moscas sírfidas, etc. En condiciones de campo pueden presentarse ácaros parasitados con hongos del género Hirsutella, lo cual debe evaluarse y protegerse.

5.1.2. Áfidos.

En Venezuela varias especies de áfidos atacan a las plantas cultivadas en organopónicos y huertos intensivos. Estos insectos de metamorfosis gradual bajo condiciones ambientales adecuadas se reproducen en gran número. Su aparato bucal chupador lo insertan en las hojas, pecíolos, tallos y succionan savia debilitando las plantas, pero debido a sus secreciones melosas sobre las hojas se desarrollan hongos llamados fumagina que interfieren la fotosíntesis. Adicionalmente los áfidos son trasmisores de enfermedades, por lo que en general son plagas de cuidado cuyas poblaciones no deben dejarse incrementar mucho.

de enfermedades, por lo que en general son plagas de cuidado cuyas poblaciones no deben dejarse

-Jabón.

E l jabón y en particular el jabón Las Llaves y más específicamente el lavaplatos Las Llaves ha sido usado para manejar las poblaciones de áfidos. Para ello es importante aplicar al menos semanalmente para mantenerlos bajo control, en cultivos que son muy atacados por áfidos. El jabón se aplica a 10 cc/litro.

L a importancia de este tratamiento es que no es nocivo para los biorreguladores y la población ligera de áfidos que sobrevive pronto será sostén para una población de parásitos, de coccinélidos depredadores (mariquitas) y de otros biorreguladores, que pueden hacer innecesarios los tratamientos del jabón.

-T abaquina y otros insecticidas botánicos.

L a tabaquina a las dosis indicadas sola o preferiblemente mezclada con 3 a 5 cc de jabón/litro de solución realiza un control muy efectivo de los áfidos y otras plagas, pero solo debe usarse en condiciones en que haya muchos áfidos y pocos biorreguladores, ya que como se ha expuesto afecta a estos últimos.

A l igual que en el caso de los ácaros se puede usar el nim y la mezcla de ají picante mas ajo, a las dosis indicadas, preferentemente añadiéndole el citado lavaplatos para lograr una mayor adherencia a la plaga y al cultivo.

-B ioplaguicidas.

A unque en Venezuela no se recomienda a Verticillium lecanii para el control de áfidos, en otros países hay formulados de este hongo que controlan a especies de este grupo, por lo que podrían hacerse prospecciones de cepas nativas y evaluarlas bajo estas condiciones.

-B iorreguladores (entomófagos).

S i el manejo agrotécnico del huerto u organóponico es adecuado y no se aplican o se aplican muy poco insecticidas químicos, los biorreguladores que se han mencionado, himenópteros parásitos, coccinélidos, y crisópidos depredadores controlarán la mayor parte de la población de estas plagas.

5 .1.3. Bachacos y hormigas.

L os bachacos y hormigas son plagas ocasionalmente muy nocivas a las hortalizas, porque algunas especies cargan con las semillas y otras cortan el follaje y se lo llevan a sus nidos para cultivar su alimento.

Para el control de bachacos en Venezuela se recomiendan algunos bioplaguicidas y en particular Beauveria

Para el control de bachacos en Venezuela se recomiendan algunos bioplaguicidas y en particular Beauveria bassiana. En el caso de este hongo se recomienda a 10 gramos de producto sin formular a 10 9 conidios por gramo por orificio de bachaquero, también podría evaluarse bajo condiciones de Venezuela a Metarhizium anisopliae. Un producto muy efectivo es el Blitz, un cebo envenenado con una concentración muy baja y segura del insecticida químico fipronil, que puede ser usado con éxito como se indica en detalle en el apartado 6.

5.1.4. Coleópteros

Los principales coleópteros que atacan a las plantas cultivadas en organopónicos y huertos son los llamados coquitos, que pertenecen a la familia Crysomelidae que se caracterizan en estado adulto por hacer orificios proporcionales a su tamaño en el follaje y a veces en las flores y frutos de las plantas atacadas. Generalmente el estado larval de su metamorfosis completa también causa daños al alimentarse de las raíces de la planta hospedera.

estado larval de su metamorfosis completa también causa daños al alimentarse de las raíces de la

Para el control de coleópteros y en particular de estos crisomélidos (coquitos) que en ocasiones son muy abundantes en las hortalizas, se pueden usar dos bioplaguicidas, Beauveria bassiana y Metarhizium anisopliae, solos o mezclados a una concentración en la boquilla de aspersión de 10 7 conidios/ml de agua, con la adición de melaza de caña al 2-3 % o de almidón pregelatinizado para buscar mayor adherencia al cuerpo de los insectos tratados y a su vez facilitar su germinación. Es conveniente su aplicación en horas del atardecer y sus resultados van a ser más efectivas si las condiciones ambientales son de alta humedad.

También se puede usar cualquier producto comercial a base de cipermetrina a las dosis indicadas que puede ser efectivo en el control de estos coquitos.

5.1.5. Mosca blanca.

Las moscas blancas pertenecen a la familia Aleyrodidae y son unos pequeños insectos de color blanco como lo indica su nombre común que se localizan sobre todo en el envés de las hojas, que al igual que los áfidos tienen un aparato bucal picador-chupador y en consecuencia causan los mismos problemas de debilitamiento de las plantas, surgimiento de fumagina por la secreción de mieles en la superficie de las hojas y además trasmiten enfermedades.

superficie de las hojas y además trasmiten enfermedades. En Venezuela en los años 90 se redujeron

En Venezuela en los años 90 se redujeron notablemente las producciones de tomate por los problemas causados por la mosca blanca como trasmisora del virus del encrespamiento foliar. Por lo tanto esta plaga aunque en los últimos años no hemos visto ataques muy intensos en organopónicos y huertos debe ser motivo de constante preocupación para técnicos y productores, porque una alteración del equilibrio poblacional con sus biorreguladores puede provocar que las poblaciones se disparen y causen daños de consideración.

-Bioplaguicidas.

Dos bioplaguicidas pueden ser efectivos en el control de las moscas blancas, estos son Verticillium lecanii y Paecilomyces fumosoroseus. El primero es adecuado cuando las condiciones climáticas son de alta humedad y temperaturas frescas de 23 a 25 0 C, mientras que el segundo puede utilizarse bajo condiciones de temperaturas más altas.

-Insecticidas botánicos.

El nim, la tabaquina y la mezcla de ají picante mas ajo son valiosos plaguicidas botánicos para su uso contra las moscas blancas. En todos los casos es conveniente añadirle un tensoactivo como el Surfatrón a 0.3-0.4 cc/litro de suspensión o lavaplatos Las Llaves a 3-5 cc/litro para buscar mayor adherencia del producto al cuerpo de los insectos y al follaje.

-Confidor.

El Confidor o Relevo (imidacloprid) es un insecticida neonicotilínico con efecto sobre moscas blancas y otros insectos que podía ser utilizado en caso de que no se disponga de los productos anteriores y hayan poblaciones importantes de la plagas. Es un producto caro.

-Trampas de color.

Las trampas de platos de color amarillo con una fina capa de grasa o pega de ratón a razón de 100 trampas por hectárea contribuyen al control de la mosca blanca, de adultos de minadores, Liriomyza spp., de trips y otros insectos, pero deben revisarse sistemáticamente porque en ocasiones no hay poblaciones de moscas blancas y capturan coccinélidos que son necesarios para el control biológico de muchas especies de plagas. También hemos visto utilizar láminas grandes de plástico amarillo de varios metros con ese fin.

5.1.6. Lepidópteros

Los lepidópteros son plagas de metamorfosis completa. Las mariposas ponen sus huevos en el follaje o en el suelo y de ellas salen las larvas que son el único estado dañino, al final del estado larval se forma una pupa y de ella emerge, al cabo de un gran proceso de transformación la mariposa.

al ca bo de un gran proceso de transformación la mariposa. Las larvas de muchos lepidópteros

Las larvas de muchos lepidópteros son plagas importantes en varios cultivos hortícolas en Venezuela. Si el manejo del organopónico o huerto es adecuado, con una amplia biodiversidad de plantas, con barreras de maíz en los laterales, etc, la mayoría de los

lepidópteros y otras plagas van a ser reguladas por sus biorreguladores, aunque siempre hay algunas especies y bajo determinadas circunstancias climáticas del año en que algunas plagas pueden convertirse en un problema y resulta necesario el empleo de algún medio de control.

-Bioplaguicidas.

Los bioplaguicidas clásicos para el control de lepidópteros son los productos a base de Bacillus thuringiensis kurstaki o aizawai, que son en extremo selectivos y en la mayoría de los casos tienen una alta efectividad, sobre todo en larvas que atacan el follaje, pero mucho menos en perforadores de frutos o de hojas, porque pasan la mayor parte del tiempo de su vida dentro de estos. (Ver información completa sobre Bt en el apartado 6).

Otras alternativas de bioplaguicidas contra lepidópteros en Venezuela lo son el baculovirus (virus de la poliedrosis nuclear) para el control de Spodoptera, pero que esta plaga bajo condiciones de esta agricultura diversificada no se ha presentado a niveles importantes.

El hongo Nomuraea rileyii, que también es útil para el control de esta especie y de otros lepidópteros en leguminosas como Anticarsia genmatalis, no se ha observado en abundancia en huertos u organopónicos.

Metarhizium anisopliae ha sido usado para el control de la polilla del repollo, Plutella xilostella y otros lepidópteros en otros países, entre ellos Cuba, y debería probarse bajo condiciones de Venezuela.

Beauveria bassiana se sabe que controla a algunos lepidópteros y también podría evaluarse para el control de algunas especies de ese grupo pero aún no hay experiencias concretas.

-Parasitoides.

Los entomófagos más usados en el mundo y en Venezuela para el control de lepidópteros son Trichogramma spp. y Telenomus spp. Trichogramma es un parasitoide de huevos de lepidópteros que ovopositan de forma aislada, mientras que Telenomus y en especial T. remus, que es el que se produce y comercializa en Venezuela, parasita huevos puestos por las mariposas en masas o camadas, como es el caso de varias especies de Spodoptera.

Aunque hasta la actualidad no se han liberado entomófagos en las áreas del proyecto de agricultura urbana y periurbana, en la misma medida en que el proyecto se extienda y se planten más repetidamente las solanáceas como el tomate, ají, pimentón y berenjena, se hará imprescindible el empleo de Trichogramma, sobre todo por la presencia de los perforadores de fruto como Neoleucinodes elegantalis y Phthorimaea operculella.

En caso de presentarse ataques fuertes de estas plagas se hará necesario liberaciones inundativas de Trichogramma a razón de 30000 a 100000 individuos por hectárea, lo cual seria más efectivo que los insecticidas químicos y biológicos por la capacidad de búsqueda y el alto porcentaje de control de huevos de lepidópteros de este parasitoide.

-Nim.

Los productos del nim han resultado efectivos en el control de lepidópteros y otras plagas, por lo que se le debe dar prioridad a la siembra de plantas de nim en los huertos y organopónicos y más utilización a los productos, bien sea a partir del molinado de las semillas, como de las hojas. Vea una información de cómo usarlo en el apartado 6.

-Piretroides.

Los insecticidas químicos diseñados a partir de la molécula del piretro, un insecticida natural, son en general de baja toxicidad y peligrosidad para el ser humano y pueden ser necesarios en algunos casos para el control de algunas especies de lepidópteros, pero su uso excesivo o innecesario puede reducir la población de los biorreguladores y podría complicar el manejo de las plagas en su huerto. Dentro de ellos la cipermetrina puede ser la más adecuada.

-Trampas.

Para el manejo de lepidópteros es de gran utilidad el empleo de trampas de feromonas. En Venezuela se comercializan para el control de varios lepidópteros dentro de ellos el perforador de los frutos (Neoleucinodes elegantalis) y para la polilla del repollo (Plutella xylostella), las cuales son plagas de importancia económica.

Deben seguirse para su uso las recomendaciones del fabricante o comercializador colocándolas a razón de 20 trampas por hectárea, 12 distribuidas en la zona interna del campo y 8 por el exterior del campo y por los laterales.

Las trampas de luz, con luz eléctrica o con mechurrios, pueden ser de utilidad para el manejo de lepidópteros y de coleópteros. Debajo de la lámpara se coloca un recipiente con agua, detergente, aceite quemado o petróleo (diesel), donde, al caer las mariposas, mueren. El uso de lámparas de luz negra (ultavioleta) aumenta la efectividad pero es dañina al ojo humano. Este método es eficaz para el control de los insectos de hábitos nocturnos en general y a través de los conteos puede prevenirse el inicio de la incidencia de las plagas más importantes.

5.1.7. Trips

Los trips son insectos pequeños que raspan en la superficie de las hojas y órganos afectados para alimentarse pudiendo causar daños de consideración.

para alimentarse pudiendo causar daños de consideración. Para el manejo de trips como en otros casos
para alimentarse pudiendo causar daños de consideración. Para el manejo de trips como en otros casos

Para el manejo de trips como en otros casos es importante preservar los biorreguladores nativos con medidas que no afecten sensiblemente sus poblaciones. Entre estos se encuentran los coccinélidos, coquitos o mariquitas, chinches depredadoras como las del género Orius, los crisópidos, las larvas de moscas, los ácaros fitoseidos, etc.

-Insecticidas botánicos.

La tabaquina, los productos del nim, la mezcla del ají picante con ajo son útiles para el control de los trips de la forma que se indica para el control de otras plagas pero deben manejarse con cuidado porque también afectan a los biorreguladores de las plagas.

-Bioplaguicidas.

La mezcla de Verticillium lecanii con Beauveria bassiana o con Metarhizium anisopliae

y su mezcla con Bacillus thuringiensis producidos en la isla han sido efectivos en el

manejo de Trips palmi en otros países, entre ellos Cuba, sin embargo en Venezuela no se han observado ataques intensos de trips en las áreas del proyecto como consecuencia del manejo que se realiza en estas áreas. En el caso particular de Trips tabaci en las aliáceas el manejo se hace difícil.

-Trampas de color

Los insectos, por lo general son atraídos por el color amarillo, pero el Trips palmi prefiere

el blanco y el azul. Planchas metálicas, de madera, lona, tela, plásticos, etc., pintados de

color amarillo intenso, blanco y azul, e impregnadas de aceite de motor quemado o grasa, o pegamentos especiales que no alteren el color, como la pega de ratón pueden ser colocadas en distintos puntos del huerto u organóponico. Los insectos, en especial, la mosca blanca y Trips palmi, son atraídos por el color amarillo y al chocar con las planchas o telas, son atrapados en la grasa.

5.1.8. Rayador o minador (Liriomyza spp.)

Los rayadores o minadores de este grupo son moscas que colocan sus huevos insertados en

el parénquima de las hojas y las larvas al nacer penetran al mesófilo para alimentarse de su

contenido causando daños al afectar la capacidad fotosintética.

causando daños al afectar la capacidad fotosintética. Los minadores no llegan a ser un problema de
causando daños al afectar la capacidad fotosintética. Los minadores no llegan a ser un problema de

Los minadores no llegan a ser un problema de gran importancia en los organopónicos y huertos de Venezuela porque la biodiversidad asegura la permanencia de sus biorreguladores y por otro lado los cultivos toleran ciertos niveles de población sin causar daños importantes a los rendimientos. Los productos del nim son útiles para su control y no afectan a los enemigos naturales.

-Abamectina (Vertimec).

La abamectina, un insecticida de origen biológico, es altamente efectivo contra el minador y ácaros y podrá ser utilizado en caso extremo o de falta de otros recursos para el control de Liriomyza si las poblaciones tienden a incrementarse. Es un plaguicida caro.

5.1.9. Nemátodos. Los nemátodos noduladores del género Meloidogyne son los de mayor importancia en las hortalizas y otros cultivos por los daños que causan. Estos son organismos que no se pueden apreciar a simple vista y que además afectan la raíz que está bajo tierra por lo que si no los combatimos preventivamente pueden dañar severamente las plantas y hasta producirles la muerte. Meloidogyne incognita es la especie más común.

Síntomas

Meloidogyne incognita es la especie más común. Síntomas En las raíces: Las plantas reaccionan ante su

En las raíces: Las plantas reaccionan ante su ataque produciendo nudosidades o agallas, rajaduras y acorchamientos que obstruyen los vasos conductores impidiendo su normal funcionamiento, por lo que se ve limitada la absorción de agua y nutrientes del suelo, así como el traslado de savia elaborada a las raíces.

así como el traslado de savia elaborada a las raíces. En la parte aérea: Son síntomas

En la parte aérea: Son síntomas similares a los que se observan cuando la planta está mal nutrida, reducción del crecimiento, amarillamiento, hojas más pequeñas, disminución de la producción y marchites acentuada en caso de falta de agua.

Diseminación.

Su principal medio de transmisión son las plántulas, la semilla agámica, el suelo y la materia orgánica infestada. El agua de lluvia o de riego en su arrastre y el hombre con sus pies y aperos de labranza contribuyen a su diseminación también.

Como evitar los ataques de nematodos.

Para evitar problemas con nemátodos o reducir al mínimo su presencia se debe impedir introducirlos en nuestros organopónicos y huertos.

El primer paso se inicia desde la propia construcción del organóponico o huerto y consiste

en estudiar si el suelo y la materia orgánica que se pretenden utilizar están libres o infestados para tomar a tiempo las medidas para reducir su población y entonces utilizar el

material.

Como determinar el grado de infestación del suelo, la materia orgánica o cualquier sustrato.

Toma de las muestras. El suelo y fuente de materia orgánica hay que muestrearlo con suficiente antelación para que podamos saber su grado de infestación para la fecha en que aspiramos construir el organopónico o huerto y que haya tiempo incluso de tomar algún tipo de acciones de control en caso de detectarse que estén infestados. También es conveniente muestrear varias fuentes de suelo o materia orgánica para poder seleccionar las libres o menos infestadas.

Las muestras se tomarán de una forma representativa o sea lo más distribuidas posible, mientras más muestras se tomen por unidad de área, más representativo es el muestreo. Las muestras se colectarán en bolsas de plástico, para ello se desecharán los 5 cm. superiores de suelo, donde por la acción del sol y otros factores ambientales hay muy pocos ejemplares. Se tomarán las muestras de suelo de 5 a 30 cm. de profundidad y en el caso de la materia orgánica compost, estiércoles, humus, etc., debe tomarse a diferentes alturas de las pilas. Debemos preparar no menos de 30 bolsas por Ha en muestreos de suelo. También desde el punto de vista práctico en áreas en explotación para conocer sistemáticamente el grado de infestación con nemátodos se pueden sembrar en el suelo o sustrato las semillas de auyama o pepino distribuidas por toda el área, extraerse en el tiempo indicado y evaluarlas, aunque este método es mas difícil de aplicar por el deterioro de las raíses al extraer las plantas. Esto puede hacerse cada 4 a 6 meses si se teme que hay riesgos de infestaciones del área.

A cada bolsa se le siembran una a dos semillas de auyama o pepino, se ponen en un sitio

que no reciban demasiado sol y se riega con la frecuencia necesaria para que las plantas se desarrollen bien. A los 35 días aproximadamente se extraen con cuidado las plántulas para que no se afecte su sistema radicular y se pueda evaluar el grado de infestación por las características y cantidad de las agallas presentes. Para ello se ha establecido una escala de daños de 6 grados, como sigue:

Escala para la evaluación del grado de contaminación con nódulos radiculares en los cultivos anuales.

Grado

Caracterización

0

Raíces sin nódulos

1

Desde pequeños nódulos difíciles de descubrir hasta gran cantidad de pequeños nódulos en cantidades numerosas distribuidos por todas las raicillas.

2

Desde gran número de pequeños nódulos (algunos de ellos pueden estar ya encadenados entre si) pero se caracteriza porque la raigambre continua funcionando normalmente.

3

Desde un 25 % de la raigambre está altamente contaminada e incapacitada para funcionar, hasta un 50 % de la raigambre incapaz de funcionar.

4

Desde más 50 % de la raigambre incapaz de funcionar hasta la totalidad de la raigambre contaminada con nódulos quedando interrumpida la alimentación de la planta, conserva aún su aspecto verde.

5

Desde la raigambre que está completamente contaminada de nódulos quedando podrida una parte de ella y la planta muestra síntomas externos de daños, hasta la planta y la raigambre muertas.

Para organopónicos deberán seleccionarse los suelos o materia orgánica que estén libres de nemátodos, por lo que los que estén infestados aunque sea con grados bajos deberán ser sometidos a un proceso de recuperación hasta que estén libres de nemátodos.

En los huertos se aplica el mismo principio pudiéndose tomar la decisión de montar el huerto con grado de infestación de 1. Si las condiciones exigen la utilización de materiales con grados de 2 o más se deberán tomar medidas para reducir su infestación, lo que también se debe hacer con las áreas con infestación de 1 si se dispone de tiempo suficiente.

infestación, lo que también se debe hacer con las áreas con infestac ión de 1 si

Medidas para reducir la infestación de nemátodos en suelos y materiales orgánicos para organopónicos y huertos.

Inversión del prisma del suelo o sustrato.

En aquellos casos donde la infestación de nemátodos sea en extremo alta, se puede tomar una medida drástica que consiste en exponer al sol, 4 veces como mínimo, durante un mes, el suelo o sustrato invertido, de manera que la acción del intemperismo

colabore en la eliminación de los nemátodos. Esta medida, de mayor aplicación en los huertos intensivos, aumenta su efectividad cuando se elimina el riego en los meses más calurosos del año. Se debe combinar con la rotación de cultivos, la extracción de las raíces infestadas del suelo y aplicaciones de materia orgánica.

Solarización del suelo o sustrato

Consiste en cubrir el sustrato, previamente humedecido a su mayor capacidad de campo, con una manta de polietileno transparente, por períodos de 4 semanas, en los meses de mayor intensidad solar. Los nemátodos y otras plagas mueren con el efecto de la

pasteurización a temperaturas medias y altas.

Control biológico

Se puede emplear el hongo Paecilomyces lilacinus, en las dosis que recomiende el fabricante que no debe ser menor de 10 12 conidios por ha, moviendo el suelo o sustrato

y realizando riegos para facilitar el establecimiento del hongo. Se debe repetir por lo menos una vez ese tratamiento una semana después haciendo el mismo proceso. Después de utilizar los medios anteriores y cuando las poblaciones de nemátodos se hayan reducido a grado 1 como mínimo, se debe aplicar cada 6 meses y mantener el sustrato con alto contenido de materia orgánica y buena humedad.

Para el caso del manejo de infestaciones de nemátodos en los canteros de los organopónicos o huertos se puede utilizar también a Trichoderma harzianum de forma

y dosis semejante a Paecilomyces lilacinus e incorporándolo a toda la masa del sustrato

como mínimo tres veces y después mantener el uso de este hongo como está establecido en las semillas, plántulas y plantas en desarrollo para mantener colonizado al hongo.

Tratamiento con formol.

Una medida drástica que se puede usar cuando se contaminan fuertemente los canteros es aplicar formol al 3 %. Para ello, remover bien el sustrato en profundidad, extraer todas las raíces y restos vegetales. Aplicar a razón de no menos de 2 litros de solución por cantero, tapar con lámina de plástico por 24 horas. A partir de los cinco días y hasta los 10 días, mover el sustrato diariamente con instrumentos limpios y desinfectados en formol al 3 %. A los diez días incorporar al menos 2 kg/m 2 de materia orgánica libre de nemátodos, preferentemente compost por su carga microbiana y asperjar Trichoderma a las dosis recomendadas. No sembrar hasta los 14 días después del tratamiento.

Siembra de variedades resistentes

El uso de variedades resistentes y tolerantes es la medida más efectiva para evitar las

pérdidas por el ataque de nemátodos de las agallas, aunque no se cuenta con variedades resistentes de todos los cultivos que se necesitan sembrar. Más adelante se enlistan algunos de los cultivos con resistencia a nemátodos para la siembra en organopónicos y huertos.

Medidas preventivas para evitar la infestación de organopónicos y huertos después de establecidos.

El principio fundamental en los sistemas de agricultura urbana o a pequeña escala donde se busca la optimización del proceso productivo es que el sustrato debe mantenerse libre de nemátodos y para ello se deben tomar las siguientes medidas preventivas:

Que las plántulas que se utilicen para la siembra no estén infestadas por nemátodos.

Que la materia orgánica y el compost que se utilice para restituir los nutrimentos del sustrato se encuentren libres de nemátodos.

Lavar los implementos agrícolas que se utilicen en áreas infestadas por nemátodos de las agallas, antes de trabajar con ellos en un organóponico o huerto no infestado.

Evitar que pasen corrientes de agua de lluvia o riego que puedan traer suelo contaminado por nemátodos.

Métodos para mantener las poblaciones de nemátodos a bajos niveles.

Rotación de cultivos de ciclo corto susceptibles, con otros de ciclo corto y medio que sean resistentes a los nemátodos de las agallas, combinada con la extracción de raíces.

Utilización de cultivos de ciclo corto, como plantas trampas de nemátodos.

de ciclo corto que sirvan de plantas

Intercalar los cultivos resistentes con otros trampas.

Con este método de plantas trampas se logra reducir las poblaciones a niveles inferiores al umbral de daños, en cortos períodos y sin gastos adicionales. Los cultivos utilizados son: lechuga, acelga china, col china y rábano, entre otros.

El método consiste en la siembra de los cultivos arriba enumerados y la extracción de todo el sistema radical, con el sustrato que lo rodea, en el momento de la cosecha. En el caso particular de la lechuga, la siembra siempre será realizada por transplante y se cosechará antes de los 25 días, para lograr extraer los nemátodos antes de que eclosionen los nuevos huevos. Las plantas se sacan cuidadosamente con un rastrillo para que no queden raíces en el suelo. Si se hacen dos siembras consecutivas la población disminuye grandemente. El rábano se siembra de forma directa y se cosecha de la forma tradicional, con parte del sustrato que lo rodea.

Al marigold o flor de muerto los nemátodos las atacan pero no desarrollan dentro de ellas, es recomendable sembrarlas y después que florezcan arrancarlas o dejarlas e incorporarlas al suelo al final del ciclo. Se plantea que una planta de flor de muerto atrae a los nemátodos en una circunferencia de un metro. Validar el método de biofumigación con incorporación del resto del follaje de repollo u otra crucífera

Plantas poco afectadas por Meloidogyne según la literatura que deberán estudiarse y adaptarse a las especies y variedades de uso mas frecuente en Venezuela.

Frutales: anonáceas, mango, aguacate, mandarina, toronja, naranja, limón, coco.

Plantas medicinales: caña santa, llantén, tilo, ítamo real, toronjil de menta, guacamaya francesa, bija, hierba buena y menta japonesa.

Vegetales:

ajo

Criollo y Vietnamita Chino

puerro LAF y

ajo de montaña

Caribe 71, Red cróele.

cebolla

 

maní

Cascajal rosado,CEMSA 1

fresa

Misionaria

acelga

PK-7, Pak choi Cantón, Pak choi Shanghai, WR-70, Michilí

 

Early

brócoli

Valthon, Michilí

repollo china

coliflor

tomate

Rossol

cebollino

INIFAT C-1, Multi Stalk

col

Kross, Hércules

espinaca

Baracoa

ajonjolí

 

boniato

CENSA 78-354

Flores y ornamentales.

Aralia, bromelia, cucaracha, fénix, cajigal, marigold (flor de muerto), rosa.

Plantas que son afectadas por Meloidogyne.

Frutales: Guayaba, café, plátano, lechosa.

Vegetales: Tomate, ají, habichuela (vainitas), pepino, lechuga, quimbombó perejil, culantro, espinaca, rabanito, zanahoria, remolacha, cilantro isleño, apio.

Plantas medicianles: añil cimarrón, caléndula, eneldo, manzanilla, mostaza, pasiflora, hinojo, albahaca blanca, té de riñón y orégano francés.

Flores y ornamentales: begonias esterlili, anturium, dalia, crisantemo, caléndula, boca de dragón, azucena, margarita japonesa, clavel chino y clavel español, mantos peregrina, malangas ficus, violeta africana, croton, cinta blanca, diez del día, mar pacífico, extraña rosa.

5.1.10. Babosas o siete cueros, caracoles y grillos.

Estas plagas tienen hábitos nocturnos, producen el daño en horas de la noche, y permanecen durante el día refugiadas debajo de piedras, hojas, troncos y otros objetos. Las vías más usadas de control son:

Colocar trampas con pedazos de sacos, cartones, tablas, etc., humedecidos, en horas de la tarde. De modo que sirvan de refugio, y colectarlos a la mañana siguiente. Los ejemplares colectados se matan de forma mecánica o por otros métodos.

Pintar los bordes de los canteros con lechada de cal concentrada, o aplicar cal en polvo, en forma de cordón sanitario de 10 a 15 cm, alrededor de la zona que se

desea proteger. La cal puede ser sustituida por cieno ó carburo (residuo de las plantas de producción de acetileno). Los cordones sanitarios pueden ser también de concha de arroz, café o aserrín de madera ó coco.

Aplicar Solasol.

¿Qué es el Solasol?

Es un molusquicida botánico usado en Cuba, para el control de babosas y caracoles (Succenia sagrada; Praticolella greseola). Se obtiene a partir del güirito espinoso (Solanum globiferum Dum). El principio activo es la solasolina, un alcaloide que contiene la planta en cantidad de 1,8 a 2 %.

Forma de preparación. Los frutos se cosechan pintones y verdes hechos, se trituran de forma manual y se secan al aire. Se trituran para convertirlos en polvo.

Colocar 100 g de polvo /L de agua, en horas de la mañana, agitar, ocasionalmente, pasadas 6 a 8 horas, en la tarde, se deja decantar y se filtra con un paño o tamiz. Se aplica con asperjadora de espalda, de modo que cubra bien el área dañada. La dosis es a razón de 10 g de polvo de Solasol por metro cuadrado.

Utilizar cebos envenenados.

Forma de preparación de los cebos:

Afrecho de trigo o harina de maíz Melaza azucarera o azúcar Carbaryl o Dipterex

1 kg 200 mL/200 g 180 g

Mezclar el insecticida con el afrecho o la harina (de maíz, millo, caraota, , etc.) añadir la miel o azúcar y el agua, hasta formar una pasta. Agregar jugo de naranja o cáscara de naranja molida, para mejorar sus propiedades atractivas. Con esta masa, se hacen bolitas que se colocan en las áreas donde existen babosas y grillos, a razón de 1 a 2 bolitas por metro cuadrado, en horas de la tarde.

Entierre una vasija en la tierra, al nivel de la superficie. Échele un poco de cerveza, con bastante sal. Atraídas por la cerveza, las babosas caen en la vasija y mueren por efecto de la sal. También puede utilizar melaza azucarera sola.

5.2 Medidas para el control de enfermedades. Componentes de la estrategia.

Las enfermedades de las plantas.

Concepto de Enfermedad: Se puede definir como cualquier desviación del funcionamiento normal de la planta producida por un agente externo, parasitario o no.

De acuerdo a esta definición las enfermedades se pueden clasificar como parasitarias o no parasitarias.

5.2.1

Las enfermedades no parasitarias

Las causas de las enfermedades no parasitarias son muy variadas, pero a veces se reducen a las desfavorables condiciones del medio:

- Carencia o exceso de un nutriente específico.

- Exceso de humedad.

- Insuficiencia de agua.

- Sucesión brusca de ambas.

- Daños por la radiación solar.

- Presencia en los suelos o la atmósfera de productos tóxicos. Ejemplos:

- La deficiencia de calcio en frutos carnosos (tomate) o en los órganos de reserva (apio- rábano).

- La carencia de boro (necrosis apical del tomate, y el corazón negro del apio, necrosis marginal de las hojas de lechugas).

- Golpe de sol en el pimentón

de las hojas de lechugas). - Golpe de sol en el pimentón Problemas del manejo el

Problemas del manejo el riego en la lechuga y en el repollo.

Para contrarrestar las enfermedades no parasitarias se recomienda solucionar la causa que las originan: deficiencia de un nutriente o micronutriente, regulación de la humedad o de la radiación solar, evitar cambios bruscos de humedad o fuertes vientos, no plantar en condiciones adversas del clima o donde se produzcan nubes de gases o polvos contaminantes.

5.2.2 Las enfermedades parasitarias.

Los parásitos de las plantas son organismos que se desarrollan dentro o sobre las plantas en estrecha relación con su biología. Estos pueden ser obligados cuando solo viven en partes vivas de la planta y facultativos cuando estos continúan su desarrollo también en los tejidos muertos de la planta. Cuando los parásitos inducen síntomas visibles en la planta se denominan patógenos.

Síntoma: Es la aparición de las consecuencias del microorganismo patógeno en los tejidos de la planta.

Signo: Cuando además del síntoma de las alteraciones provocadas se observa el organismo patógeno.

Los síntomas más comunes de patógenos en las plantas son: necrosis en forma de manchas, tizones, etc., podredumbre seca o húmeda, antracnosis, marchitez vascular, damping off o marchitez de las plántulas, die back o muerte regresiva, cáncer, hiperplasias e hipertrofias, hipoplasias, costras, clorosis de diferentes tipos que incluyen los mosaicos y el enanismo o achaparamiento.

Los signos mas importantes son: royas, carbones, mildiu, fumagina y exudados.

Los microorganismos que causan enfermedades en las plantas son:

HONGOS

BACTERIAS

VIRUS

NEMATODOS

5.2.2.1. Enfermedades causadas por hongos

formadas por filamentos libres o

entrelazados, cuyo conjunto es conocido bajo el nombre de micelio, denominación

aplicable al menos a los cuatro grupos más importantes: Oomycetes, Zigomycetes, Ascomycetes, Basidiomycetes.

Son microorganismos que poseen

estructuras

Medidas generales para el manejo de las enfermedades causadas por hongos.

Colocar y exigir por el funcionamiento de los puntos de desinfección en cada unidad.

Las áreas de cultivo y sus alrededores deben estar libres de plantas indeseables (malezas), las que constituyen focos de enfermedades.

Garantizar el uso de semillas certificadas de alta calidad.

Planificar la siembra según el calendario óptimo, teniendo en cuenta el programa de rotación de cultivos y evitar la colindancia con especies y variedades afines.

Utilizar compost para mantener una rica biodiversidad microbiana en el suelo.

Mantener un adecuado sistema de drenaje, para evitar los encharcamientos y excesos de humedad.

Colocar y exigir por el funcionamiento de los puntos de desinfección en cada unidad.

Aplicar de forma preventiva y sistemática Trichoderma sp. y cal cada 15 días a 2kg/há. (Ver información completa sobre el empleo de ambos en el apartado 6).

Eliminar con rapidez los residuos de cosechas, selección negativa y saneamientos.

Usar productos fungicidas protectantes o curativos de acuerdo a las enfermedades que se presenten y las condiciones climáticas. (Ver información completa sobre los fungicidas químicos en el apartado 6).

Uso del te de compost (Ver información completa sobre el te de compost en el apartado 6).

Descripción de los grupos más importantes de hongos y medidas específicas de control.

Los Oomycetes, se distinguen por el modo de producción de zooporas propagadas en

primer lugar bajo el aspecto de pequeños cuerpos globulosos, capaces de emitir zooporas por si misma, que salen de un esporangio alargado. Este grupo posee el micelio no tabicado o no septado. Dentro de esta clase se encuentran los órdenes Peronosporales y Albuginales

Peronosporales: (mildiu lanoso) (Peronospora, Sclerospora, Pseudoperonospora).

Mildiu (Peronospora parasítica). Albuginales (Pythium, Phytophthora, Albugo). Roya blanca de las crucíferas (Albugo candida). Candelilla tardía del tomate (Phytophthora infestans)

Dentro de los Albuginales se encuentran las familias Albuginaceae y Phytophthoraceae, donde se encuentran géneros típicos como Albugo y Fhytophthora, respectivamente:

Albugo candida (roya blanca)

Síntomas: Se manifiesta por medio de pequeñas pústulas blancas redondeadas de 2 a 3

mm de diámetro, primero de aspecto nacarado y recubierta por la epidermis que se

desgarra enseguida liberando un polvo blanco de conidias. Manchas cloróticas por el haz de las hojas. Cultivo: crucíferas

cloróticas por el haz de las hojas. Cultivo: crucíferas Control: Mancozeb, Ridomil, Galben Candelilla tardía,

Control: Mancozeb, Ridomil, Galben

Candelilla tardía, tizón tardío, (Phytophthora infestan), marchitez en tomate (Phytophthora parasitica) o marchitez en pimiento, (Phytophthora capcisi).

Producen manchas en el follaje, pecíolos, tallos y frutos, tizón y marchitez,.

Cultivos: tomate, pimentón.

Hoja de tomate con Phytophthora Control: Mancozeb, Oxicloruro de cobre, Trichoderma harzianum (aplicar al suelo).

Hoja de tomate con Phytophthora

Control: Mancozeb, Oxicloruro de cobre, Trichoderma harzianum (aplicar al suelo).

Los Zigomycetes poseen micelio no septado y producen zigosporas. Dentro de ellos los Mucorales son en la mayoría mohos de vida saprófita. Ciertos géneros (Mucor, Actinomucor, Cunninghomiella, Zygarhynchus), forman parte de la microflora habitual del suelo. Dos especies afectan a las plantas hortícolas, Rhizopus nigricans capaz de invadir frutos maduros o agrietados (tomate, melones, fresas, melocotones) y Choanephora cucurbitacearum, afecta las cucurbitáceas invadiendo las flores y los frutos.

Los hongos vesículo-arbuscular o endomicorrizas pertenecienrtes a este grupo son beneficiosos y participan en la absorción de elementos minerales para las raíces, particularmente en la asimilación de fosfatos solubles. Las plantas del género Allium son las que más dependen de la micorriza para su nutrición en fósforo.

Los Ascomycetes tienen el micelio septado, se reproducen sexualmente a través de ascas, algunos no se les conoce la fase sexual y constituyen formas imperfectas.

Dentro de este grupo se encuentran:

Gloesporium fase sexual de Colletotrichum. Pueden formar acérvulos.

Mycosphaerella fase sexual de Cercospora pueden formar esporodoquios.

Erysiphe cichoracearum fase sexual de los oidios.

Phoma, Septoria, Phyllosticta y Diplodina pueden formar picnidios.

Alternaria, Stemphylium y hongos próximos, causan manchas en las hojas, pecíolos y tallos y generalmente tienen conidios oscuros.

Fusarium y Verticillium. Causan marchiteces o traqueomicosis y tienen conidios generalmente claros.

Enfermedad: Mildiu polvoriento, moho polvoriento, oidio. Oidio spp. (Erysiphe cichoracearum)

Síntomas: Pequeñas manchas de color claro, que dan la impresión de un polvillo blanquecino.

Cultivos: pepino, tomate, auyama, pimentón, zanahoria.

Control: Procloraz, Azufre, Zineb, Score. Se reproducen sexualmente a través de estructuras denom inadas basidios,

Control: Procloraz, Azufre, Zineb, Score.

Se reproducen sexualmente a través de estructuras denominadas basidios, otros son imperfectos, ya que no se le conoce la fase sexual, como algunas especies de Rhizoctonia y Sclerotium.

Son parásitos de las plantas:

Los causantes de las royas (de la vainita) (Uromyces. Los causantes de los carbones (Ustilago). Los causantes de afectaciones de las raíces y la base de los tallos Rhizoctonia solani, Sclerotium rolfsii, Sclerotinia esclerotiorum y otros. Enfermedad: Añublo de la vaina (Rhizoctonia solani). Thenatephorus cucumeris

Síntomas: Lo más frecuente es en la formación de chancros en los tallitos de las plantas durante los primeros días de crecimientos, muchas de estas plantas se marchitan y mueren.

Cultivos: Tomate, pimentón y otros. Control: Trichoderma sp. Desinfección de suelo.

5.2.2.2. Enfermedades causadas por bacterias.

Las bacterias son seres vivos de morfología sencilla y de tamaño inferior de las esporas más pequeñas de los hongos (0,5 a 1 x 1 a 3 micras ). También difieren de estas por su naturaleza procarionte: ausencia de núcleo diferenciado, un cromosoma anular libre en el citoplasma de la célula bacteriana, con posibilidades de pequeños fragmentos anulares adicionales de RNA y ADN, o plásmidos. Se clasifican en 5 géneros entre los cuales se destacan:

Agrobacterium. Poco importante en las hortalizas.

Corynebacterium.

Pseudomonas.

Xanthomonas.

Erwinia.

Síntomas de las enfermedades bacterianas:

Los síntomas provocados por las bacterias fitopatógenas son muy variados:

marchiteces, pústulas o chancros en hojas y frutos, pudriciones en los diferentes órganos

de la planta. La infección puede ser:

-Infección de las raíces, como el caso de Ralstonia solanacearum); -Transmisión a partir de la semillas o de las heridas de los tallos y pecíolos (Xanthomonas campestris en tomate y pimentón). -Transmisión por coleópteros (ej. Erwinia tracheiphila), -Reabsorción por los hidátodos de las gotas de agua exudadas al borde de las hojas. En estos casos la infección es descendente, y tras la aparición de lesiones en forma de V, puede producirse una migración hacia los pecíolos y los tallos (ej. Xanthomonas campestris pv campestris).

Enfermedad: Pudrición blanda (Erwinia caratovora). Síntomas: Pudrición blanda, hedionda, que ocurre con frecuencia en los tejidos carnosos, la bacteria penetra por las heridas. Cultivos: Repollo, zanahoria, tomate y pimentón. Control: Selección de la semilla y medidas de saneamiento como la eliminación de los focos.

medidas de saneamiento como la eliminación de los focos. Síntoma de Erwinia en pimentón Síntoma de

Síntoma de Erwinia en pimentón

saneamiento como la eliminación de los focos. Síntoma de Erwinia en pimentón Síntoma de Erwinia en

Síntoma de Erwinia en zanahoria

Medidas para el manejo de las bacterias:

Usar semillas certificadas de alta calidad.

Desinfección de las herramientas de trabaj o con formol al 2 %.

Eliminación de los focos de la enfermedad.

Uso de variedades tolerantes.

Uso de productos curativos co mo sulfato de cobre, Azufre, Kasumin.

Evitar el exceso de humedad y los encharcamientos.

5.2.2.3. Enfermedades causadas por virus.

L os virus agentes infecciosos invisibles al microscopio óptico, que invaden a sus huéspedes más sensibles de formas generalizadas o sistémicas. En las plantas, las únicas partes exentas de virus o que lo contienen en cantidades mínimas son los meristemos, localizados en el ápice de los tallos y en el interior de las yemas.

M odo de transmisión

Transmisión mecáni ca

Transmisión por insecto s

Transmisión por el suelo

Transmisión por la semilla

S íntomas de los virus Los virus provocan sínt omas muy variados en las plantas entre los que se encuentran: entrenudos cortos (enanismo), clorosis, mosaico de diferentes tipos, manchas amarillentas sobre las hojas, tallos deformados, cambio de color en las flores, presentando rayas blancas, engrosamiento de hojas, debilitamiento progresivo, etc.

M edidas para el control de los virus

Usar semillas certificadas de alta ca lidad.

Desinfección de las semillas con ácido clo rhídrico.

Certificación de plántulas sanas.

Eliminación de los focos y plantas enfermas.

Uso de variedades tolerantes o resistentes.

Control por todas las vías posibles de vecto res de la enfermedad.

Protección de los cultivos con malla antiáfido.

E nfermedad: Mosaico (virus).

S íntomas: Presencia de hojas con un moteado verde oscuro, verde claro, amarillo pálido salteado. Generalmente acompañado de ampollas o deformaciones en la lám ina foliar.

C ultivos: Ají, pimentón y tomate, Control: Selección negativa, elimin ar el vector (Áfidos, mosca blanca). Usar semillas certificadas.

Virus de encrespamiento amarillo del tomate Síntomas de virus en pepino 31
Virus de encrespamiento amarillo del tomate Síntomas de virus en pepino 31

Virus de encrespamiento amarillo del tomate

Virus de encrespamiento amarillo del tomate Síntomas de virus en pepino 31

Síntomas de virus en pepino

Virus de encrespamiento amarillo del tomate Síntomas de virus en pepino 31

6.

METODOS Y MEDIOS DE MANEJO DE PLAGAS Y ENFERMEDADES.

6.1. Productos biológicos para el control de plagas.

Una de las alternativas más comúnmente utilizadas en la actualidad para la sustitución de productos químicos es la de utilizar a los propios enemigos naturales o biorreguladores de las plagas para su control, a esto se le llama control biológico o lucha biológica. El complejo de biorreguladores de los organismos nocivos a las plantas, animales y al hombre, de acuerdo a su forma de acción sobre los hospedantes puede clasificarse en depredadores, parásitos/parasitoides y patógenos para las plagas de invertebrados y vertebrados y abarca a insectos, ácaros, arañas, algunos vertebrados, nemátodos, hongos, bacterias, virus, protozoarios y riketzias.

Los depredadores, predadores o predatores como son llamados indistintamente, son los organismos que atacan directamente a la víctima y la devoran, por lo general un depredador mata y se come varios ejemplares de la plaga incluso en un día o los utiliza como alimento para sus crías.

Parásitos/parasitoides. Son los que viven a expensas de otro organismo, generalmente un solo individuo y casi siempre lo matan al final de su ciclo y puden ser internos o vivir en el exterior de la víctima.

Los patógenos son los organismos, que causan una enfermedad en su víctima y potencialmente la muerte.

Los enemigos naturales de los organismos fitopatógenos abarcan a antagonistas y competidores, que incluye hongos, bacterias, nemátodos, protozoarios, virus y viroides.

Los antagonistas podemos decir que con sus estructura o/y sus metabolitos atacan al microorganismo controlado y lo destruyen para ser consumido por el.

Los competidores generalmente por su rápido desarrollo inhiben a otros organismos que son por ellos regulados. Los antagonistas también pueden actuar como competidores.

En el caso de las malezas los enemigos naturales abarcan organismos fitófagos y microorganismos fitopatógenos, que actúan como las plagas de las plantas cultivadas.

La alelopatía es la propiedad que tienen ciertas plantas para inhibir con su desarrollo o químicamente al desarrollo de otras y que puede ser utilizada en el manejo de malezas. Algunos investigadores también consideran como alelopatía el efecto de ciertas plantas sobre otros organismos como los nemátodos.

Los bioplaguicidas son los plaguicidas hechos a partir de microorganismos o sus metabolitos y toxinas que se utilizan para el control de plagas y de enfermedades. A continuación brindamos información sobre algunos grupos importantes de microorganismos que se utilizan como bioplaguicidas.

6.2. Bioplaguicidas.

6.2.1. Bacterias. 6.2.1.1. Bacillus thuringiensis.

El microorganismo más usado en el control de plagas y en la agricultura en particular es la

bacteria Bacillus thuringiensis con un mercado que llega a los 200 millones de USD debido a su inocuidad sobre los animales de sangre caliente, los enemigos naturales de las plagas y

el ambiente en general. Esta bacteria llega al mercado con varios nombres comerciales

como Dipel, Turilav, Thuricide, Ecotech y otros, que aparecen en forma líquida o sólida (en polvo humedecible) o puede ser producida artesanalmente.

A continuación damos algunas de sus características para información de los agricultores

de forma tal que se estimule su uso por sus amplias posibilidades en la agricultura en general y a lo imprescindible de su uso en las hortalizas de consumo fresco que sean

atacadas por plagas susceptibles a su acción.

Los productos de Bacillus thuringiensis son concentrados de esporas y cristales tóxicos de esta bacteria, resultado directo de un proceso fermentativo que contienen miles de millones de esporas y cristales (proteína tóxica) por mililitro o gramo del producto y aditivos para facilitar la adherencia al cultivo, la protección del ingrediente activo y residuos del proceso

en que fue producida.

Modo de acción: Ingestión.

Los cristales (protoxinas, de naturaleza proteica) al ser ingeridos por larvas de especies susceptibles y alcanzar el intestino medio, se hidrolizan en el medio alcalino presente, formándose moléculas menores que son las que constituyen las toxinas. Estos péptidos interaccionan con determinados puntos sensibles de las microvellosidades del intestino medio del hospedero particular provocando lesiones en el epitelio intestinal y parálisis intestinal. El insecto deja de comer en unos 25 min. y por tanto de causar daños al cultivo, cuando la dosis es adecuada; se pueden producir regurgitaciones (vómitos) y diarreas. El insecto termina muriendo entre 2 y 5 días posteriores a la ingestión de la dosis letal, generalmente por la toxemia provocada por la delta-endotoxina y la septicemia producida por la reproducción de la bacteria en la sangre (hemocel) de la larva. Algunas cepas de algunas variedades de Bt producen otras toxinas, llamadas exotoxinas que tienen un espectro más amplio de acción.

Bacillus thuringiensis no tiende a crear epizootias en las poblaciones naturales de las plagas, por lo que debe ser aplicado como un insecticida químico según la presencia de la plaga no colonizándose en el campo.

Usos y aplicaciones: Bacillus thuringiensis se emplea en el control de innumerable cantidad de plagas del orden lepidóptera (más de 150) en estado larval a las dosis que indique el fabricante según el producto y plaga. A continuaciones algunas recomendaciones independientemente del formulado:

-Agite siempre el producto, si es líquido y la suspensión antes de usarlo. -Evite el uso de agua con pH alcalinos, el pH ideal del agua debe ser por debajo de 7 y aplique el producto dentro de las 8 horas posteriores a la preparación de la suspensión. -Debe dirigir las aspersiones sobre el lugar donde incide la plaga a ser controlada.

-En cultivos con hojas de superficie muy lisa use un agente tensoactivo para buscar más adherencia, como puede ser el surfatrón, melaza de caña a 2-3%, lavaplatos Las Llaves a 3- 5 ml/litro de solución final, almidón pregelatinizado a 5 gramos por litro. -Las dosis más bajas utilícelas contra poblaciones en que predominen larvas más pequeñas y/o en plantas con poco follaje. -Es recomendable aplicar en horas de la mañana y/o al atardecer. -Utilice las dosis recomendadas por el fabricante.

Compatibilidad: Es compatible con la mayoría de los plaguicidas químicos, excepto con los productos alcalinos. Teniendo en cuenta la variabilidad de los formulados haga siempre una prueba con el producto que pretende mezclar.

De acuerdo a las regulaciones internacionales está clasificado en el nivel más

bajo de toxicidad, como ligeramente tóxico o peligroso para animales de sangre caliente, siendo inocuo para las abejas, peces, enemigos naturales de las plagas y otros organismos,

Toxicidad:

por lo que es muy útil en programas de manejo integrado y agroecológico de plagas.

Ventajas:

-Tiene una acción muy rápida comparable a la de los productos químicos, ya que los insectos aunque no mueren de inmediato, dejan de comer y de hacer daños a los cultivos. -Mayor seguridad en su empleo que los plaguicidas químicos, por ser prácticamente inocuo para las plantas y animales de sangre caliente. -No contamina el ambiente. -Es de fácil aplicación. -Puede aplicarse hasta el día antes de la cosecha sin riesgos de envenenamiento para personas o animales.

Conservación:

Mantener a la sombra y en lugar fresco en su envase original. A temperatura ambiente media no mayor de 28-30 GC. En su envase original, mantiene su actividad de 6 meses a dos años según el producto.

Plagas contra las que puede usarse Bacillus thuringiensis en Venezuela:

Larvas de lepidópteros en general:

-Gusano de alambre, falso medidor, el cogollero, Heliothis spp. en el algodón.

-El taladrador de la caña, gusano del jojoto, cogollero y barredor en maíz y sorgo.

-Gusano del frijol, gusano pegador y gusano enrollador de la hoja del frijol, falso medidor, Heliothis, cogollero y gusano medidor en soya y frijol.

-El cogollero, Heliothis spp., gusano medidor en tabaco.

-Heliothis, cachudo del tabaco, minador grande de la hoja, el falso medidor, cogollero, medidor del repollo y el perforador del fruto en tomate.

-Gusano cachudo en yuca.

-Gusano mota del cambur.

-Gusano del repollo, palomilla y falso medidor en el repollo y otras crucíferas.

-Perforador del melón, gusano de la auyama y falso medidor en las cucurbitáceas.

Datos específicos de un formulado de Bt:

NOMBRE COMERCIAL: Dipel WG NOMBRE QUIMICO: Bacillus thuringiensis kurstaki (bacteria entomopatógena). GRUPO: Biológicos ACCION: Insecticida contra larvas de lepidópteros, actúa sólo por ingestión. DOSIS: 250 a 500 gramos/ha (12,5-25 g/asperjadora) USOS PRINCIPALES: Sólo para el control de las citadas plagas que atacan al follaje, flores o frutos de las plantas. FRECUENCIA DE TRATAMIENTOS: Según necesidad. MOMENTO DE LA ULTIMA APLICACION ANTES DE LA COSECHA: No hay restricciones. TOXICIDAD: Ligeramente tóxico. OBSERVACIONES ADICIONALES: Para abejas y peces, no peligroso.

6.2.2 Hongos.

La primera especie de hongo entomopatógeno reportada perteneció al género Cordiceps y

que pueden afectar diferentes grupos de

en la actualidad se conocen más de 700 especies

insectos y ácaros y estar presente en los habitas más variados.

A pesar de que se conoce esa cantidad de especies de hongos capaces de actuar como

controladores de plagas y enfermedades que afectan a diferentes cultivos, sólo unos pocos

se han logrado producir y aplicar de forma estable y masiva , lo cual esta dado principalmente por el poco desarrollo tecnológico de los métodos de reproducción, y es precisamente el poder superar estas limitaciones lo que puede hacer posible su empleo a gran escala.

Características de los hongos como controles biológicos.

La mayor o menor facilidad de realizar producciones masivas está íntimamente ligada a su posición sistemática, los hongos pertenecientes a la división Matigomycotina y Zygomycotina requieren un complejo nutricional más específico que los Deuteromycetes.

Los hongos que presentan un rango estrecho de hospederos, pero que son muy virulentos, son generalmente los más difíciles de cultivar, aún más las especies que presentan fases parasíticas y saprofíticas en sus ciclos de vida. Por ejemplo las especies de Entomophthorales son, hasta el momento casi imposibles de cultivar en medios sintéticos.

Las propiedades de los hongos entomopatógenos que los hacen interesantes como una alternativa más de uso en el control de plagas son:

a) Su alto poder patogénico.

b) La conservación de la virulencia en la preparación, antes de su aplicación y después de un período de almacenaje.

c) La especificidad que presentan (definida como la adaptación recíproca entre el entomopatógeno y su hospedante, en relación con las condiciones del medio en el cual se encuentran).

d) Sus posibilidades de multiplicación y conservación en condiciones económicamente rentables.

e) Su gran poder de persistencia.

f) Su inocuidad para insectos parasitoides, depredadores, peces y vertebrados.

En forma natural los hongos satisfacen ciertos requerimientos nutricionales por la digestión enzimática de sus hospederos. Estos requerimientos también pueden ser suplementados en cantidades adecuadas en un medio de cultivo para lograr un máximo de crecimiento y esporulación, aún cuando debe tenerse en cuenta que estos requerimientos pueden ser diferentes para la obtención de biomasa miceliar o conidios, por lo tanto las técnicas y procesos de producción más adecuados pueden variar para diferentes especies de hongos .

Además de los problemas tecnológicos , hay que tener en cuenta el mecanismo de acción mediante el cual actúa el microorganismos , así como si su efecto se encuentra estrechamente vinculado a condiciones locales y microambientales y muy específicamente a condiciones de humedad y temperatura entre otros factores condicionantes.

Mecanismos de acción:

En cuanto al mecanismo específico de acción, los hongos entomopatógenos actúan principalmente por contacto, cuando el hongo es capaz de penetrar dentro del insecto e invadirlo, termina por provocar la muerte. Además la mayoría de estos hongos producen sustancias líticas y toxinas que ayudan a la penetración y a inhibir los mecanismos de defensa de los insectos entre otras formas de actuar. Aún cuando muchas de estas toxinas se producen sólo en el interior del insecto, se ha demostrado que muchas especies de hongos pueden producir durante su reproducción metabolitos bioactivos con efecto insecticida, lo que potencia su acción.

Las etapas en el desarrollo de una micosis pueden simplificarse en 10 pasos:

1.- Adhesión al tegumento. 2.- Germinación del conidio. 3.- Penetración por la cutícula. 4.- Multiplicación en el hemocele. 5.- Producción de toxinas. 6.- Muerte del insecto. 7.- Colonización del cuerpo. 8.- Emergencia del micelio fuera del insecto. 9.- Esporulación del hongo. 10.-Diseminación a partir de las esporas o conidios.

La muerte del insecto generalmente se presenta antes que el hongo lo colonice completamente, lo cual en parte ocurre por la acción de sustancias tóxicas segregadas por el hongo, el insecto muere cuando es totalmente invadido y se observa recubierto por la masa miceliar, la cual termina por producir conidios bajo adecuadas condiciones de humedad.

Conservación.

Para todos los hongos bioplaguicidas formulados o no es conveniente mantenerlos a temperaturas frescas, si es posible de 6 a 8 GC para que se puedan conservar por hasta un año. Para los efectos de una producción agrícola es conveniente comprar lo que se tiene previsto usar en el ciclo del cultivo o en un término máximo de 2 a 3 meses y guardarlo en una nevera y en caso de no disponerse de ella al menos en una habitación con aire acondicionado.

Para

comercializador.

el

caso

de

formulaciones

en

líquido

siga

las

instrucciones

del

productor

o

Después que se prepara la suspensión debe aplicarse en un período no mayor de 4 horas para evitar la germinación de los conidios y la pérdida de su efectividad.

Producción y utilización en Venezuela.

La producción y utilización de hongos bioplaguicidas en Venezuela no es una actividad nueva, cumple 20 años en 2006, algunas empresas como PROBIOAGRO en Acarigua, Portuguesa, INPRODICA en Aragua, SUBIOL en Lara, otras entidades como universidades, cooperativas y estaciones experimentales producen bioplaguicidas y se han ido añadiendo y añadirán otras a partir de proyectos incluidos en el convenio bilateral de cooperación económica entre Cuba y Venezuela.

La máxima explotación de las posibilidades de los hongos como control biológico en Venezuela dependerá de un mayor estudio de las cepas o aislamientos nativos y el estudio del espectro de acción de cada uno de ellos.

Dosificación de los hongos bioplaguicidas.

No incluiremos en este Manual las dosis de utilización de estos hongos bioplaguicidas, porque cada productor establece las dosis de acuerdo al formulado. Algunas entidades que producen, venden el producto sin formular, sobre un soporte nutritivo sólido, que puede ser un cereal como el arroz y las dosis son relativamente altas, otros, comercializan solo las esporas puras del hongo y otros un formulado con otras sustancias aditivas.

La dosis real será la cantidad del ingrediente activo por hectárea, que en este caso son esporas o conidios. Los productores venezolanos de bioplaguicidas, al igual que en el resto del mundo, recomiendan entre 10 12 y 10 13 conidios por hectárea. Por lo tanto se deben seguir las recomendaciones de los que lo producen o comercializan para cada producto. En

dependencia de la concentración de cada uno de ellos.

Al momento de la preparación para la aplicación es importante tener en cuanta la adición de un surfactante, o sea un aditivo que ayude en la suspensibilidad de los conidios de una forma homogénea en la suspensión y debe seguir las recomendaciones del fabricante o usar, Lavaplatos Las Llaves a 3 cc/ litro, melaza a razón del 2 al 3 %, o sea de 20 a 30 cc por litro, que además se plantea que tiene un efecto protector de los rayos solares o almidón pregelatinizado a 5 gramos por litro que ayuda en la adhesividad del producto al cuerpo de los insectos o al follaje.

6.2.2.1 Beauveria bassiana.

Características: Beauveria bassiana es un hongo que provoca la muerte de los insectos por micosis. Como los demás hongos cuando las esporas que se aplican o que están en la naturaleza, se ponen en contacto con los insectos plagas, emiten en la superficie del cuerpo un tubo germinativo que por acción mecánica y enzimática penetra al interior del insecto y lo invade colonizando sus órganos. Al ocurrir esto, el insecto muere y emerge a través de las articulaciones un micelio de color blanco algodono, su cuerpo se endurece y después se torna de un color crema-amarillo pálido, cuando se presenta la esporulación. Las esporas se liberan al medio pudiendo causar epizootias.

Las esporas se liberan al medio pudiendo causar epizootias. Larva de del cogollero, Spodoptera frugiperda parasitada

Larva de del cogollero, Spodoptera frugiperda parasitada por B. bassiana.

Posibilidades de utilización en Venezuela:

De acuerdo a las recomendaciones de los productores actuales de este hongo en Venezuela, su uso puede abarcar a las siguientes especies de plagas.

Nombre vulgar

Nombre científico

Picudo o gorgojo negro del plátano

Cosmopolites sordidus

Picudito acuático del arroz

Lissorhoptrus brevirrostris

Broca del café

Hipothenemus hampei

Gusano blanco de la papa

Premnotrypes borax

Gorgojo cigarrón del cocotero

Rhychophorus palmarum

Picudo del algodón

Anthonomus grandis

Taladrador de la caña de azúcar

Diatraea saccharalis

Moscas blancas

Bemisia tabaci Bemisia argentifolia Trialeurodes vaporarium

Chinche de los pastos

Collaria columbiensis

Comejenes

Coptotermes formosus Herotermes tenuis

No obstante muchas otras plagas podrían ser objeto de control con este hongo, sobre todo bajo condiciones climáticas adecuadas de humedad y temperatura. Los coquitos que atacan el follaje de las hortalizas pueden ser ejemplos a evaluar con detenimiento por la abundancia de especies plagas y la limitación de otros agentes para su control. También en Cuba B. bassiana es utilizado para el control de bachacos y Trips palmi.

6.2.2.2. Metarhizium anisopliae.

Características: Colonias cuyo color varía desde oliváceo hasta amarillo-verde o verde- hierba oscuro, este hongo se conoce como muscardina verde porque los insectos afectados toman una coloración verdosa oscura producto del crecimiento y esporulación del hongo en la superficie del insecto

M. anisopliae se encuentra ampliamente distribuido por todo el planeta y se señalan unas 300 especies de insectos dañinos atacados por este entomopatógeno, los cuales se ubican en diferentes órdenes taxonómicos. Ha sido mayormente aislado de insectos de áreas mediterráneas y tropicales sobre homópteros, coleópteros y lepidópteros.

tropicales sobre homóp teros, coleópteros y lepidópteros. Larva parasitada por M. anisopliae. Posibilidades de

Larva parasitada por M. anisopliae.

Posibilidades de utilización en Venezuela:

De acuerdo a las recomendaciones de los productores actuales de este hongo en Venezuela, su uso puede abarcar a las siguientes especies de plagas.

Nombre vulgar

 

Nombre científico

Picudo o gorgojo negro del plátano

Cosmopolites sordidus

Picudito acuático del arroz

 

Lissorhoptrus brevirrostris

Broca del café

Hipothenemus hampei

Cogollero del maíz

 

Spodoptera frugiperda

Gorgojo de la fresa

 

Orthorynchus sulcatus

Candelilla de

la

caña de

azúcar y los

Aeneolamia varia

pastos

Taladrador de la caña de azúcar

Diatraea saccharalis

Moscas blancas

 

Bemisia tabaci Bemisia argentifolia Trialeurodes vaporarium

Chinche de los pastos

 

Blissus sp.

Comejenes

Coptotermes formosus Herotermes tenuis

Trips o piojitos

 

Frankliniella occidentalis

En Cuba también se ha usado en el control del barredor de los pastos, Mocis spp. , la polilla del repollo, Plutella xylostella, Thrips palmi, chinches y crisomélidos. En otros países de la costa atlántica centro y sur americana se ha usado en el manejo del coquito jui-juao, Eutheola spp en gramíneas.

6.2.2.3 Lecanicillium ( Verticillium) lecanii.

Características: Colonias blancas o cremas, algodonosas delicadas, amarillo pálido o amarillo oscuro a los 10 días. Es un hongo efectivo en el control de plagas de homópteros (moscas blancas, áfidos y escamas) pero también puede atacar a otras plagas e incluso a hongos como las royas. Tiene la capacidad de crear epizootias, si las condiciones de humedad y temperatura le son favorables.

Posibilidades de utilización en Venezuela:

De acuerdo a las recomendaciones de los productores actuales de este hongo en Venezuela, su uso puede abarcar a las siguientes especies de plagas.

Nombre vulgar

Nombre científico

Moscas blancas

Bemisia tabaci Bemisia argentifolii Trialeurodes vaporarium

Trips o piojitos

Frankliniella occidentales Trips tabaci

Afidos

Myzus persicae Macrosophom euphorbiae

Nemátodos

Meloidogyne incognita Heterodera glicines

En Venezuela se recomienda a L. lecanii principalmente para el control de moscas blancas sobre todo en condiciones climáticas mas bien frescas y a P. fumosoroseus en condiciones mas cálidas.

En Cuba este hongo se ha utilizado en el control de otras especies de áfidos y se ha encontrado parasitando a la roya del cafeto, por lo que tiene posibilidades en el manejo de enfermedades fungosas. La mayor actividad de esta especie de hongo sobre una plaga u otra depende de la cepa o aislamiento.

6.2.2.4 Paecilomyces fumosoroseus.

Características: De color gris claro a gris más oscuro y puede tener un aspecto polvoriento.

Posibilidades de utilización en Venezuela:

En Venezuela se recomienda a P. fumosoroseus principalmente para el control de moscas blancas sobre todo en condiciones climáticas cálidas.

Nombre vulgar

Nombre científico

Moscas blancas

Bemisia tabaci Bemisia argentifolii Trialeurodes vaporarium

Larvas de zancudos

Aedes aegypty

En Cuba se ha empleado en el manejo de diferentes especies de áfidos, en el minador o rayador, Liriomyza trifolii y en lepidópteros como Plutella xylostella y Spodoptera frugiperda.

6.2.2.5. Paecilomyces lilacinus.

Características: Tiene un color violáceo. Es un hongo que afecta los nemátodos y se usa eficientemente para el control de varias especies. Actúa parasitando los huevos y las hembras de los nemátodos causando deformaciones, destrucción de ovarios y reducción de la eclosión. También produce toxinas que afectan el sistema nervioso de los nemátodos y efectos teratogénicos en las larvas.

Posibilidades de utilización en Venezuela:

De acuerdo a las recomendaciones de los productores de este hongo en Venezuela, su uso puede abarcar a las siguientes especies de plagas. No obstante en los últimos tiempos no se ha estado produciendo.

Nombre vulgar

Nombre científico

Nemátodos

Meloidogyne incognita M. arenaria Heterodera cajani Rotylenchus reniformis

Se aplica incorporándolo al suelo, alrededor de la planta y en la presiembra. En el municipio Rangel, Edo. Mérida, la asociación PROINPA tiene experiencias positivas en el manejo de nemátodos en papa y otros cultivos.

Es un hongo con efecto nematicida muy efectivo en el control de Meloidogyne. Por cultivo sumergido se obtienen toxinas con muy buen efecto cuando se aplican en bolsas de trasplantes y en semilleros. Su aplicación se realiza principalmente en el hoyo de siembra para frutales.

6.2.2.6. Neomurea rileyii.

Características: Colonia de blanco en su desarrollo inicial a verde limón o verde botella en la esporulación.

Posibilidades de utilización en Venezuela:

N. rileyii ha sido utilizado en Venezuela sobre todo en el manejo del cogollero del maíz, Spodoptera frugiperda. Pero su espectro de acción abarca a los lepidópteros, que constituyen un gran grupo de plagas agrícolas importantes, según se dice el 60 %. A continuación señalamos las mas importantes a considerar, aunque podría abarcar a otras que también se pueden presentar en las hortalizas como los medidores Trichoplusia ni y Pseudoplusia includens.

Nombre vulgar

Nombre científico

Gusano del frijol

Anticarsia gemmatalis

Gusano cogollero del tabaco

Heliothis virescens

Gusano de la mazorca del maíz

Heliothis zea

virescens Gusano de la mazorca del maíz Heliothis zea Larvas de lepidóptero parasitadas por Neomurea rileyii

Larvas de lepidóptero parasitadas por Neomurea rileyii

Estos son los hongos mas producidos y utilizados en el control biológico de plagas y como antagonista de hongos fitopatógenos del suelo el más usado internacionalmente son los del género Trichoderma. También hay registrado en Estados Unidos de Norteamérica especies de los géneros Ampelomyces, Candida, Coniothyrium como antagonistas.

Los antagonistas y en particular Trichoderma posiblemente sean los mas producidos actualmente dada su facilidad para colonizar las raíces de las plantas los mecanismos para atacar y parasitar a otros hongos, para aprovechar fuentes nutricionales adicionales y los resultados que se obtiene con su empleo.

6.2.2.7. Trichoderma.

Trichoderma harzianum o T. virides: Son microorganismos antagonistas empleados mundialmente en el control de varios patógenos habitantes del suelo de los géneros Phytopthora, Rhizoctonia, Pythium, Sclerotium, entre otros, que provocan graves enfermedades en los cultivos y la semilla. También tiene efecto como control de nemátodos.

Modo de acción:

Trichoderma tiene una gran capacidad para colonizar las raíces de las plantas por lo que ha desarrollado mecanismos para atacar y parasitar a otros hongos y así, aprovechar una fuente nutricional adicional. Los mecanismos con los cuales actúa Trichoderma como biocontrolador, como colonizador de las raíces y como bioestimulante son:

micoparasitismo, antibiosis, competición por nutrientes y espacio, tolerancia al estrés por parte de la planta, al ayudar al desarrollo del sistema radicular; facilita la solubilización y absorción de nutrientes inorgánicos, resistencia inducida y desactivación de las enzimas de los patógenos.

Por tanto Trichoderma es un antagonista y un competidor contra los hongos fitopatógenos que están en el suelo y un bioestimulante para las plantas.

Modo de aplicación:

Puede aplicarse de forma sólida o en suspensión y el tratamiento abarca semillas, semilleros y plántulas prácticamente de todos los cultivos. Para el proyecto de agricultura urbana y periurbana se ha estado aplicando de la forma siguiente:

Semilleros:

Aplicar al suelo 2 a 3 días antes de la riega de la semilla.

En la semilla antes de regar esta en los canteros.

Asperjar el cantero 7 a 10 días después de la germinación.

Sumergir las plántulas al momento del trasplante en una suspensión del hongo en 10 litros de agua.

Asperjar las plántulas 7 a 10 días después de trasplantadas.

Para el producto de INPRODICA, se añadía bentonita hasta 100 gramos por bolsa de una dosis, se homogeneizaba y se dividía en 10 partes, en los productos de Probioagro, cada bolsa de 100 gramos de dividía en 10. En cada aplicación de las antes indicadas se utilizaba una bolsa de estas por asperjadota manual de 16 litros, por kg de semilla o por tobo de 10 litros para las plántulas.

Es recomendable en todos los cultivos realizar al menos un tratamiento posterior a los 15 días.

La presentación del producto dependerá del fabricante por lo que el productor se deberá

ajustar a las orientaciones dadas por este en la etiqueta, no obstante las dosis deben aportar

10 12 esporas (conidios) por hectárea (o sea un millón de millones de conidios) como

mínimo y sirve para el control de hongos y también de nemátodos

Compatibilidad:

Este bioplaguicida es compatible con los plaguicidas químicos de mayor uso en los cultivos, incluyendo los fungicidas como el con Oxicloruro de Cobre, Metalaxil, insecticidas (Dimethoato), herbicidas (Trifularin, Napropamida). El herbicida Propachlor se considera de moderadamente tóxico con valores elevados de mortalidad de Trichoderma, lo que debe tenerse en cuenta ya que las aplicaciones se realizarán directamente al suelo y a dosis muy altas. El benomyl se cataloga como tóxico.

Los ditiocarbamatos, principalmente Mancozeb y Thiram son de ligero a moderadamente tóxicos, por lo que las aplicaciones no deben realizarse el mismo día que se aplica Trichoderma.

Es compatible con los fertilizantes inorgánicos de fórmula completa (NPKMg).

No afecta a los microorganismos de la rizósfera de la planta por lo que es compatible con los biofertilizantes.

Generalidades

Este producto biológico no tiene efectos dañinos sobre el hombre y los animales.

Las cosechas pueden realizarse inmediatamente después de las aplicaciones.

El personal que trabaja con este y otros biopreparados durante todo el proceso deberá independientemente de ello cumplir todas las medidas generales de protección previstas para plaguicidas y las reglas de higiene, quitarse las ropas, lavarse las manos y la cara, enjuagarse la boca, limpiase la nariz y tomar una ducha después de la aplicación. La razón es que muchas personas pueden sufrir reacciones alérgicas al ponerse en contacto con altas concentraciones de estos microorganismos.

6.2.3 Virus.

Los virus en el control biológico son utilizados en lo fundamental como patógenos de larvas de lepidópteros, particularmente los Baculovirus, que son virus con ADN. Su actividad es muy específica actuando sobre una especie o especies emparentadas por lo que son ecológicamente aceptables. En el mundo hay programas grandes de utilización de Baculovirus como es el caso en Brasil para el control de una plaga del fríjol de soya,

Anticarsia gemmatalis, alcanzando un millón de hectáreas. En Venezuela se utiliza Baculovirus erinnys (un virus de la granulosis) para el control del gusano cachudo de la yuca y el virus de la poliedrosis nuclear de Spodoptera frugiperda.

La acción de los virus es por ingestión y su gran capacidad para crear epizootias permite que en muchos casos se establezcan por largos períodos de tiempo en los cultivos con una sola aplicación que se haga.

6.3 Los entomófagos y acarófagos.

Entomófagos son los organismos que se alimentan de insectos y acarófagos los que se alimentan de ácaros. Dentro de los parásitos/parasitoides y depredadores de insectos y ácaros plagas hay infinidad de especies de otros insectos, ácaros y animales incluyendo reptiles y aves como depredadores.

Son comúnmente conocidos por los agricultores por su abundancia relativa en lugares donde no se aplican muchos plaguicidas insectos como las mariquitas o coquitos (coccinélidos), de colores rojos, anaranjado y negro y otras variantes que actúan como control biológico de varias plagas como áfidos, chinches harinosas, trips, huevos de lepidópteros, ácaros y otros.

Muchas especies de avispas de diferentes familias son depredadoras o parásitos de insectos plagas. Las avispas que construyen panales, son depredadoras de larvas de lepidópteros a las que matan para llevar comida para sus crías.

Miles de especies de pequeñas avispitas son parásitas de insectos de diversos órdenes y en diferentes estados de desarrollo. Dentro de ellas se encuentran muchas que son reproducidas en gran escala para el control de plagas agrícolas, como varias especies del género Trichogramma que es el entomófago más producido en todo el mundo en cantidades que ascienden a miles de millones, para el control de huevos de diversas plagas de lepidópteros. Otro parásito de huevos Telenomus es más específico para determinadas especies o géneros de insectos plagas.

Dentro de las moscas (dípteros) también hay muchas especies beneficiosas como controles biológicos de plagas, como las moscas sírfidas cuyas larvas son depredadoras de áfidos, o las moscas tachínidas o sarcofágidas que atacan a muchas especies de lepidópteros.

6.3.1 Trichogramma

Trichogramma spp. Es un insecto diminuto del orden Hymenoptera (avispas, hormigas, abejas, y otros), es decir una avispita pequeña de 0.3 – 1.0 mm, que pone sus huevos en el interior de los de varias especies de mariposas dañinas para nuestros cultivos de importancia económica.

Dentro de las plagas que pueden ser controladas con Trichogramma tenemos a los perforadores del fruto de las solanáceas, el gusano del jojoto del maíz, Heliothis, la polilla

del repollo y de otras crucíferas, Plutella xylostella, y otras muchas más, que no pongan los huevos en masas.

Modo de acción

La hembra de Trichogramma actúa por contacto con los huevos de la plaga, le introduce el ovopositor o aguijón y coloca sus huevecillos, de los que poco después eclosionan pequeñas larvas que se alimentan del contenido de este impidiendo el nacimiento de las dañinas larvas.

Modo de empleo

La dosis a emplear en cada cultivo, la distribución de los puntos por hectárea, la frecuencia

y el momento de liberación varía de acuerdo al cultivo, la plaga, la estrategia de liberación sea inoculativa o inundativa y a las indicaciones del productor o comercializador al respecto. Para la agricultura urbana y periurbana de contar con suministros cercanos de Trichogramma es conveniente liberar no menos de unos 30 000 huevos parasitados por hectárea al mes para mantenerlo colonizado en el área.

Precauciones para su empleo

- Liberar los parasitoides emergiendo o próximo a la emergencia.

- Proteger los huevos parasitados de la acción directa del sol.

- No liberar si es inminente la lluvia.

- No exponer los huevos parasitados al alcance de las hormigas.

- No someterlos a temperaturas por encima de los 30 º C.

- No liberar en áreas recién aplicadas con insecticidas químicos, ni utilizar estos en áreas que se esté liberando sistemáticamente el parasitoide.

- Liberar al final de la tarde para evitar altas temperaturas.

Este insecto además de beneficioso es inofensivo para los residentes en las viviendas colindantes a los campos tratados, al personal que lo aplica, así como animales domésticos

y otras formas de vida.

Trichogramma se estabiliza en las plantaciones pasando de un campo a otro parasitando las plagas de la vegetación espontánea en épocas de no afluencia de la plaga de los cultivos principales.

El producto terminado (huevos parasitados) puede conservarse en frío a 4 – 6 o C por un período óptimo de no más de 7 días.

Trichogramma spp. es muy susceptible a los insecticidas químicos, no así a los bioplaguicidas de uso actual.

Exige un certificado de control de calidad que avale sus óptimas condiciones.

Importante: Evite comprar Trichogramma con mas de 7 días en frío, si lo hace exige la corrección de precio y dosis según el tiempo en frío . No compre Trichogramma con mas de 15 días de producido.

6.3.2 Telenomus.

Telenomus remus es una avispita de unos 2 mm de largo que parásita los huevos del género Spodoptera, cuyas especies constituyen plagas de numerosos cultivos de importancia económica.

Características generales de Telenomus sp.

Ciclo biológico promedio: 9 a 10 días.

Capacidad parasítica elevada de más de 80 huevos por hembra.

Longevidad promedio de las hembras adultas 8-10 días.

Número de generaciones aproximada del parasitoide respecto a la plaga: 2,5:1.

Modo de acción.

Es un parasitoide de huevos y actúa por contacto con éstos.

Cuando la hembra detecta los huevos de la plaga, le introduce su ovopositor colocándole uno de sus huevos de donde eclosiona una pequeña larva que consume el contenido de estos, matando por consiguiente su embrión.

Su acción ovicida es muy oportuna, imposibilitando el nacimiento de las dañinas larvas de la plaga.

Compatibilidad.

Los insecticidas químicos son nocivos a Telenomus sp.

Telenomus sp. es compatible con los bioplaguicidas de uso actual.

Efecto residual.

Este parasitoide generalmente coloniza las áreas donde es liberado.

Telenomus sp. mantiene un importante nivel de control de las plagas, tanto en las áreas de cultivo como en la vegetación espontánea.

Este importante biorregulador de plagas, puede mantenerse por un período más o menos prolongado de tiempo formando parte de la biodiversidad del agroecosistema, cuando se aplican correctamente las medidas de conservación de los biorreguladores naturales de las plagas.

Inocuidad.

Este insecto benéfico es inofensivo para el hombre, animales y plantas.

No deja residuos tóxicos en la cosecha.

Permite el consumo fresco del producto vegetal, aun en campos recién tratados.

Almacenamiento.

Puede conservarse en frío (4 – 6 °c), por un período no mayor de 10 días, para su posterior liberación en campo sin sufrir alteraciones en sus parámetros de calidad.

Un sitio seguro y eficaz para su conservación es la parte media de un refrigerador doméstico.

Estrategia de utilizacion.

En agricultura urbana y periurbana realizar liberaciones inoculativas para colonizarlo en el agroecosistema una vez al mes a 5000 mil huevos parasitados a punto de emerger los adultos.

Utilizar dicho parasitoide como la alternativa más importante dentro de las estrategias de MIP o MAP, en sistemas agrícolas y regiones donde incidan especies del género Spodoptera. (cogollero o barredor del maíz y especies similares).

Precauciones para su empleo.

Libere los parasitoides en estado adulto previa alimentación o que hayan iniciado la emergencia.

Proteja las masas de huevos parasitadas de la acción directa de los rayos solares.

No libere los parasitoides si es inminente la lluvia.

Mientras espera por el nacimiento de los parasitoides, no los exponga al alcance de las