Está en la página 1de 16

UNIVERSIDAD EVANGÉLICA DEL PARAGUAY

FACULTAD DE TEOLOGÍA

La oración como parte esencial de una vida de adoración (1 Tim 2:1-7)

Jairo Andrés Rodríguez Londoño

TRABAJO MONOGRÁFICO PRESENTADO A:

Profesor: Mg. Marcelo Wall

EN CUMPLIMIENTO FINAL

PARA LA MATERIA EXÉGESIS III – 1 TIMOTEO

ASUCIÓN
MAYO, 2018
ÍNDICE

IDEA GENERAL.............................................................................................................. 1

INTRODUCCIÓN ............................................................................................................ 2

CAPÍTULO 1. CONTEXTO ............................................................................................ 3

1.1. Contexto histórico cultural. .................................................................................. 3

1.2. Contexto literario. ................................................................................................. 4

CAPÍTULO 2. LA ORACIÓN ......................................................................................... 5

v. 2:1 Oración por todos (universal) ............................................................................ 5

v. 2:2 Oración por los gobernantes .............................................................................. 7

v. 2:3 Oración agradable a Dios .................................................................................. 8

v. 2:4 El motivo de esta oración .................................................................................. 9

CAPÍTULO 3. EL MENSAJE DE SALVACIÓN .......................................................... 10

v. 2:5 Un Dios y un Mediador ................................................................................... 10

v. 2:6 El Mediador en rescate por todos .................................................................... 10

v. 2:7 Pablo como mensajero escogido ..................................................................... 11

APLICACIÓN ................................................................................................................ 12

BIBLIOGRAFÍA ............................................................................................................ 14

ii
IDEA GENERAL

Pablo pide que se practique la oración, enfatizando el carácter Salvador de Dios,

quien quiere que todos sean redimidos mediante Cristo. El evangelio debe ser predicado

para alcanzar ese propósito de Dios, y todos sus hijos deben ser testimonio vivo de que

han sido salvos mediante el conocimiento de Dios.

1
INTRODUCCIÓN

Las cartas del apóstol Pablo son de gran importancia para comprender la vida de

la iglesia primitiva, lo cual, nos permite adoptar principios básicos que sean de utilidad

para la iglesia actual. Las cartas a Timoteo, categorizadas como pastorales, evidencian

aún más, principios sobre la administración de la iglesia en general, además de resaltar

los principios básicos de lo que es el cristianismo, visto como una aplicación práctica del

evangelio.

La primera carta de Timoteo contiene instrucciones apostólicas sobre la prioridad

de la oración, sobre los roles de género en la conducta de la adoración pública, sobre las

relaciones entre iglesia y estado, y sobre la base bíblica para la evangelización mundial.

La pertinencia para hoy en día de lo escrito por el apóstol, haciendo un balance con el

contexto en el que escribió sus cartas, es que la situación de ese entonces, caracterizada

por la influencia de grandes movimientos ideológicos, es equiparable a los resultados del

post-modernismo actualmente. Ante la relatividad de la verdad en ambos contextos, se

evidencia el compromiso de Pablo respecto al asunto, al declararse a sí mismo un maestro

de los gentiles en la fe y la verdad {1 Tim 2:7} (Stott, 1996, p. 5).

Específicamente en esta sección se destaca el alcance universal de la

responsabilidad de la iglesia. En contraste con la noción de que la salvación estaba

restringida a unos cuantos, Pablo enfatiza el plan de Dios y el deber de la iglesia, puesto

que la salvación se refiere a todos (Stott, 1996, p. 24). Esta exégesis, por tanto, podría

ayudar en el estudio bíblico para enfatizar tanto el rol evangelístico que debe tener la

iglesia, como la importancia de la oración-intercesión y la vida práctica de adoración.

2
CAPÍTULO 1.

CONTEXTO

1.1. Contexto histórico cultural.

Éfeso también es conocida como la puerta de entrada a Asia, se encuentra en el

borde oriental del mar Egeo, lo que es la actual Turquía. Su vida religiosa abarcó varias

tradiciones, incluyendo una deidad autóctona en el templo de Artemisa, entre otros altares

de dioses griegos y egipcios, y templos romanos imperiales que abundaban en la ciudad.

La llamada iglesia primitiva en esta preponderante ciudad, se enfrentó al sincretismo

religioso y tuvo que esclarecer su fe en Dios y en el Evangelio de Cristo ante las otras

religiones, probablemente por eso Pablo fue tan enfático en resaltar las cosas básicas

(Zehr, 2010, p. 16).

Al parecer en el contexto de 1 Timoteo, los falsos maestros habían combinado el

judaísmo helenístico con su interpretación alegórica del Antiguo Testamento y otras

formas de sincretismo religioso helenístico, incluyendo el culto al emperador. En

contraste con la vida religiosa, social y política de la cultura de Éfeso, se manda a Timoteo

establecer un modo de vida más acorde al plan de Dios (Zehr, 2010, p. 19).

Adicionalmente, se debe recalcar que, en la época abundaban los pseudoepígrafos,

por lo que probablemente, las iglesias de la época se pudieron haber visto confundidas.

Pablo suele afirmar detalles acerca de su propia vida para dar veracidad a sus cartas,

también menciona aspectos específicos de la vida de sus receptores, con lo que se

confirma esta idea, no obstante, existen argumentos históricos, lingüísticos y doctrinales

que, pretenden restar autoridad a la autoría del apóstol (Ngewa, 2009, pp. 1-3).

3
1.2. Contexto literario.

Por lo que se sabe, Timoteo era un colaborador de Pablo, al parecer mucho más

joven que el apóstol. Según el relato de Hechos, Timoteo pudo haberle acompañado a

Pablo en sus viajes misioneros, en los cuales también le conoció a Timoteo, para

posteriormente, convertirlo en su ayudante. Timoteo también llega a ser circuncidado por

Pablo, y debido a la ayuda y compañía que llegó a brindarle al mencionado apóstol, este

último le llega a considerar como su hijo (Fee & Gómez Flores, 2008, pp. 29-30).

Es interesante que Pablo haya escogido a Timoteo como su ayuda para solucionar

problemas en la iglesia de ese entonces, puesto que, aunque probablemente carecía de una

suficiente madurez, por otro lado, tenía bastante experiencia al haber trabajado a su lado.

En general se puede decir que, el problema con falsas enseñanzas fue una constante en

gran parte de los escritos de Pablo, incluso habla en distintas ocasiones, sobre personas

específicas que, incurrieron en la apostasía (Liefeld, 2015, pp. 18-23).

Toda esta contextualización, generó el nombre a la categoría de cartas pastorales,

ya que tanto Timoteo como Tito, pudieron haber cumplido ese rol en las iglesias. Además

de señalar las malas prácticas del momento, le temática de la carta también devela

contenido teológico, específicamente al mencionar a Dios como Salvador. Otro aspecto

clave a tener en cuenta es que, a partir de la información de estas cartas, se ha desarrollado

el área conocida como eclesiología, la cual busca hacer un análisis y mejoramiento

permanente y contextualizado de las prácticas eclesiales (Liefeld, 2015, pp. 28-34).

4
CAPÍTULO 2.

LA ORACIÓN

Antes de entrar en grandes detalles acerca del texto, es importante aclarar que

pocos pasajes en la biblia son tan claros al afirmar una universalidad en el evangelio. En

los primeros cuatro versículos, se hacen tres distintas referencias a la totalidad de la

humanidad. Se pide orar por todos los hombres, luego se menciona al Salvador de todos,

y finalmente se enfatiza que el rescate efectuado por Cristo, también es para todos

(Barclay, 2009, vv. 1 Tim 2:1-7).

Barclay cita a Brown, quien dijo que 1 de Timoteo era “la carta magna de la obra

misionera” pues allí se aseguraba que recibir a Dios, independientemente de la condición

en que se encuentren (2009, vv. 1 Tim 2:1-7). Sin embargo, esta afirmación podría dar

pie a una mala interpretación al pensar que, el sacrificio de Cristo, automáticamente les

habría otorgado la salvación a absolutamente todas las personas, lo cual eliminaría la

responsabilidad de la tarea misionera. Contrario a esto, la idea del pasaje puede que más

bien sea enfatizar la importancia de dicha tarea.

v. 2:1 Oración por todos (universal)

Pablo insta a los lectores de esta epístola a orar por todas las personas. Este verbo,

junto con la palabra por lo tanto/entonces, indica que Pablo está construyendo su petición

sobre lo que precede en el capítulo 1. Esta oración contrasta con el pensamiento de los

gnósticos, quienes sostenían que solamente las personas que tenían ciertas habilidades

por sobre otras se salvarían (Liefeld, 2015, pp. 94-95; Zehr, 2010, p. 55).

Peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias, son las distintas expresiones

que se usan en este pasaje para referirse a la oración. Ante esto, Meyer (1914, vv. 1

5
Timoteo 2:1-15) dijo que se utilizan palabras diferentes para oración, porque hay muchas

maneras de acercarse a Dios. En contraposición, otro autor confesó: “no entiendo

completamente cuál es la diferencia entre tres de las cuatro clases de plegarías que Pablo

enumera” y arguyó que Agustín torció las palabras de Pablo para adaptarlas a su contexto

(Calvin, 2005, p. 56).

La palabra súplicas puede referirse a peticiones acerca de necesidades particulares

en las que se espera que Dios intervenga. A pesar de que la palabra oraciones tenga un

sentido general, de acuerdo al contexto inmediato al pertenecer a un listado, podría

interpretarse que se está haciendo referencia a peticiones que están siempre presentes. Por

otro lado, la palabra intercesión adquiere su sentido al ver su significado directo, que más

bien está relacionado con una entrevista, sin embargo, ésta se da de una manera tan

confiada que, se da también la libertad para pedir en nombre de otros, tal como el Espíritu

Santo intercede ante Dios (Hendriksen, 2006, pp. 78-79).

Finalmente, la expresión acción de gracias, finaliza la lista con la idea de que, si

bien están bien las peticiones y súplicas a Dios por las diferentes necesidades, no se debe

olvidar la acción de gracias. A todo lo anterior se suma que esta clase de oraciones deben

ser hechas en favor de todos los hombres (Hendriksen, 2006, p. 79). También hay que

tener en cuenta que, palabra griega antropon, precisamente es genérica y al hablar de

hombres, se está incluyendo a toda la raza humana en general.

Probablemente el significado de estas palabras, adquiera más sentido al prestar

atención al versículo siguiente, ya que lo que parece muy obvio y general del

comportamiento del cristiano, la oración, llega a cristalizarse en una aplicación práctica.

Esto es completamente pertinente, tanto en el contexto original a donde se dirigió la carta,

como en el contexto eclesial actual.

6
v. 2:2 Oración por los gobernantes

La exhortación hacia la oración aumenta cuando se recomienda orar por las

autoridades, teniendo en cuenta que, según el panorama que deja ver el libro, las personas

de la congregación estaba teniendo problemas con la autoridad. Precisamente cuando se

hace referencia a la piedad, se da a entender que en la medida que los cristianos

permanezcan en oración por sus gobernantes, así mismo Dios estará obrando para

salvaguardar a su pueblo. Además, es importante recalcar que dentro del contexto del

pasaje, se entiende que la meta a cumplir es que todos, incluyendo las autoridades, lleguen

a ser salvos (Liefeld, 2015, pp. 96-97; Wiersbe, 2011, vv. 1 Tim 2:1-15).

Esta oración también cobra sentido en el contexto de la época, donde los

gobernantes prácticamente tenían la potestad de dar tan solo una orden para que se

erradicara el cristianismo. Al decir que el motivo de la oración por las autoridades es que

se tenga paz y tranquilidad, además de una vida piadosa y digna, también puede ser una

respuesta de Pablo a las enseñanzas de los falsos maestros, las cuales estarían causando

el efecto contrario, intranquilidad y demás. Lejos de expresar que los cristianos tendrán

una vida libre de preocupaciones, más bien Pablo quiere que sean de testimonio para que

no tengan nada en contra, como afirmará en el capítulo 6 (Barclay, 2009, vv. 1 Tim 2:1-

7; Fee & Gómez Flores, 2008, p. 94).

Estos aspectos también se mencionan en las cartas a los Tesalonicenses, donde se

usa el mismo lenguaje y por el mismo motivo, que vivan una vida tranquila, para que los

no creyentes respeten la iglesia (Fee & Gómez Flores, 2008, pp. 94-95). Si se trata de

traer el significado de estos versículos al día de hoy, podría entenderse que, si las

autoridades gobiernan bien, como resultado de la intercesión de los creyentes, entonces

el gobierno del reino de Dios, se hará real en la tierra, y se podrá vivir plenamente.

7
v. 2:3 Oración agradable a Dios

En este versículo, probablemente se visualice mejor la relación y pertinencia que

tiene la oración como parte de una vida de adoración a Dios. Precisamente cuando el

pueblo de Dios ora por sus gobernantes e incluso ora por los perseguidores está

glorificando a Dios. Probablemente esta idea sea difícil de aceptar para una buena

cantidad de personas en el contexto latinoamericano, dado que muchos preferirían orar

para que dichos enemigos sean castigados por Dios y relevados de sus cargos.

Pablo habla de Dios como Salvador, y con esto reitera su mensaje en el v. 1, Él

quiere que todos se salven. En cierto modo, se está expresando una idea de restauración

del plan original de Dios en cuanto a su modo de gobierno, en cuanto a la misión de su

iglesia y en cuanto a lo que debería ser el relacionamiento entre los hombres. Lo más

agradable para Dios es que se haga su voluntad, y precisamente al cumplir su propósito

de salvación en todas las personas, se evidencia lo que es verdaderamente agradable a Él.

En segunda instancia, respecto a este versículo se puede decir que, mencionar a

Dios como Salvador, no está en contra de la idea de que Jesucristo lo sea, al contrario, al

completarse la obra redentora de Cristo, se reafirma el carácter salvador del Padre.

Calvino pone esta realidad en contraste con el contexto de su época y señala que “Si

hubieran concedido la fuerza debida a este argumento, las oraciones de los papistas, en la

actualidad, no sufrirían tantas corrupciones” (Calvin, 2005, p. 61). Es decir que, cuando

se cae en todo tipo de tradiciones que, no están de acuerdo con este propósito supremo de

la salvación de la humanidad, se quiera o no, las acciones están siendo desagradables a

Dios.

El versículo 4, recoge todas estas ideas y enfatiza tanto la voluntad de Dios, como

lo que se espera como resultado de ser salvo, llegar al verdadero conocimiento de Dios.

8
v. 2:4 El motivo de esta oración

Pablo cierra la primera sección de este párrafo con la idea de que Dios

verdaderamente anhela la salvación de todos, por lo cual ha dispuesto todas las cosas para

que se llegue al conocimiento de su verdad. Es así como el mensaje del evangelio, la

verdad, revela la justicia divina a la vez que otorga la entrada segura a la vida eterna. Una

interpretación sobre esto, es que cuando se habla de la salvación de todos, no se está

haciendo referencia a un sentido personalizado, sino más bien, a la inclusión de todas las

colectividades presentes en la tierra (Calvin, 2005, pp. 61-62).

Lo anterior es expresado por Calvino como una pequeña defensa ante las

desacreditaciones de la predestinación, sin embargo, dice que prefiere no ahondar en el

tema, dado que esa temática se sale del propósito del pasaje. Continuando con esta idea,

si bien el apóstol Pablo devela el deseo de Dios de que todos sean salvos, ciertamente no

todas las personas llegan a serlo. Siendo esto así, el principio clave que surge de este

pasaje es la universalidad del Evangelio, precisamente por sobre las falsas enseñanzas de

la época, donde se contextualiza la carta (Fee & Gómez Flores, 2008, p. 95).

Es evidente que el conocimiento de la verdad está directamente ligado al hecho

de la salvación. Por tanto, llegar al conocimiento de la verdad sugiere que la salvación

tiene su lado cognitivo, como lo afirmaría Stott en Creer es también pensar¸ donde afirma

que el Espíritu Santo obra primeramente en el pensamiento, para después llegar a la

práctica, entonces se oye y se acepta el mensaje del Evangelio en sí. La salvación pues,

vislumbra la temática de la declaración confesional que el apóstol resumirá en los

versículos siguientes (Zehr, 2010, p. 56).

9
CAPÍTULO 3.

EL MENSAJE DE SALVACIÓN

Basándose en el deseo de Dios de salvar a todas las personas del v. 4, Pablo utiliza

lo que pudo haber sido una declaración o confesión de fe existente en la iglesia primitiva.

Ésta, tiene las características típicas de una declaración de salvación resumida por parte

del apóstol. Dicha declaración confesional y a la vez litúrgica, enfatiza tres temas: el

atributo de la singularidad/unicidad de Dios, la persona de Cristo como Mediador, y la

obra redentora de Cristo (Zehr, 2010, p. 56).

v. 2:5 Un Dios y un Mediador

La mediación de Cristo tiene muchas ramificaciones teológicas. En primer lugar,

se tiene en cuenta que esta función era conocida por los griegos, más bien como un punto

de reconciliación o superación de lo imposible, idea que pudo haber aprovechado Pablo

para su predicación (Izquierdo, 2008, p. 697). Esta función solo cobra sentido junto a la

declaración del mismo versículo de que hay un solo Dios, por tanto, se hace necesario de

un mediador para que el hombre se pueda acercar a Él.

v. 2:6 El Mediador en rescate por todos

Lo expresado anteriormente en el capítulo, busca darle fuerza a esta declaración,

de modo que la muerte de Cristo, es decir, el evangelio mismo adquiere nuevamente el

valor potencial de salvar a todas las personas que sean alcanzadas por él (Fee & Gómez

Flores, 2008, p. 97). Si se tiene en cuenta que Jesús es mostrado también como Dios,

entonces se infiere que el modo en que toda la humanidad puede llegar a ser salva, es con

el sacrificio de Dios mismo en rescate por su creación.

10
v. 2:7 Pablo como mensajero escogido

Al mencionarse a sí mismo como el mensajero del Evangelio, y como se expresa

también en otras cartas, escogido directamente por Dios, Pablo no demuestra un sentido

de altivez, lo cual es evidente en esta, pues se reconoce a sí mismo como el mayor de los

pecadores. Al contrario, retoma nuevamente el sentido con el que inició la sección, el cual

estaba haciendo referencia al ministerio de Timoteo. De este modo, con su propia vida,

Pablo hace frente a las falsas enseñanzas que estaban entrando en la iglesia, y da un

ejemplo real, acompañado con una versión comprimida del evangelio, de lo que debería

enseñarse en la iglesia.

Entonces ¿qué se debería proclamar y enseñar en la iglesia? A Jesucristo, Dios

hecho hombre, su misión de rescate y su rol como mediador, y todo lo que está implícito

en esas verdades. ¿A quién se le debería predicar este mensaje? A los todas las naciones

– los gentiles en su época – ¿De qué manera? Con una vida piadosa que evidencie la

salvación recibida y el conocimiento de la verdad, expresiones que describen las

características más prácticas de esta enseñanza (Stott, 1996, p. 29).

11
APLICACIÓN

Probablemente hoy en día, al menos dentro del contexto latinoamericano, no se

dé una persecución del modo en que la experimentaron los cristianos de la iglesia en

Éfeso. Sin embargo, el bombardeo ideológico no ha parado, y, de hecho, las falsas

enseñanzas y los falsos maestros hacen un gran esfuerzo por permear la iglesia. Ante esto

surge el cuestionamiento de qué se puede hacer, o cuál es la manera correcta de abordar

estos problemas.

Si se adoptan los principios de este pasaje, se puede evidenciar que, en primer

lugar, el propósito de Dios es que su pueblo viva de una manera que evidencie el

conocimiento de la verdad al mundo, es decir, una vida de adoración. Una primera pauta

para esto es la oración, una herramienta básica del cristiano, y no solo a manera de

petición, sino tal y como se evidencia en el pasaje, con acción de gracias. Probablemente

el paso a seguir sea precisamente orar por la salvación de todas las personas, los que

necesitan a Cristo en su vida, pero aún más, orar por nuestros gobernantes y también por

todas aquellas personas que abiertamente quieren perseguir el evangelio.

En medio de las problemáticas sociales actuales, puede que muchos se esfuercen

en buscar mensajes que den solución a ellos. No obstante, la salida que Pablo arroja como

consejo para Timoteo, a fin de hacerle frente a las falsas enseñanzas, no es más que la

predicación misma del Evangelio, la obra redentora de Cristo, su sacrificio y el regalo de

la salvación de parte de Dios. Tal vez se deba dejar de lado el querer forzar la escritura

para hablar de temas que realmente no están ahí, y sea mejor retomar el mensaje sencillo

del Evangelio de Cristo.

12
También es poco probable que hoy en día una persona diga que ha sido escogida

directamente por Dios, al menos en la forma en que se narra que fue escogido el apóstol

Pablo. Sin embargo, como él mismo da a entender en sus cartas, es responsabilidad de la

iglesia, de todo cristiano, predicar el evangelio constantemente. Y aún más, llevar una

vida piadosa que le sirva de ejemplo a las demás personas para conocer la verdad.

De este modo, todos llegamos a convertirnos en mensajeros de Cristo, Dios hecho

hombre, que por misericordia entregó su vida para salvar a la humanidad. El concepto de

adoración ha llegado a adquirir un significado diferente en la actualidad, pero eso no

significa que su sentido original haya desaparecido. Es menester dejar de lado las fábulas,

como se menciona en la carta, y retomar una práctica de vida cristiana que se evidencia

en todos los aspectos de nuestra vida, a fin de responder a la obra salvífica de Cristo,

justamente como acción de gracias por el regalo recibido de su parte.

13
BIBLIOGRAFÍA

Barclay, W. (2009). Comentario al Nuevo Testamento. Vol. 03. Barcelona: Editorial


CLIE. Recuperado a partir de
http://public.eblib.com/choice/publicfullrecord.aspx?p=4824388

Calvin, J. (2005). Comentarios a las epístolas pastorales de San Pablo. Grand Rapids,
Mich.: Libros Desafío.

Fee, G. D., & Gómez Flores, P. L. (2008). Comentario de las Epístolas a 1a y 2a de


Timoteo y Tito. Barcelona: Editorial Clie.

Hendriksen, W. (2006). 1 y 2 Timoteo & Tito (Quinta Edición). Grand Rapids, Mich.:
Libros Desafío.

Izquierdo, C. (2008). CRISTO «MEDIADOR» PERSPECTIVA BÍBLICA. CHRIST,


MEDIATOR. A BIBLICAL PERSPECTIVE., 40(3), 695-732. Recuperado a partir
de
http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&AuthType=sso&db=asn&A
N=36291686&lang=es&site=ehost-live&custid=ns021105

Liefeld, W. L. (2015). 1 y 2 Timoteo, Tito: del texto bíblico a una aplicación


contemporánea.

Meyer, F. B., McConaughy, J., & American Sunday-School Union. (1914). Through the
Bible day by day: a devotional commentary. Philadelphia: American Sunday-
School Union 1816 Chestnut Street.

Ngewa, S. (2009). 1 & 2 Timothy and Titus. Grand Rapids, Mich:


Zondervan/HippoBooks.

Stott, J. R. W. (1996). The message of 1 Timothy & Titus: God’s good news for the world.
Recuperado a partir de http://site.ebrary.com/id/10885553

Wiersbe, W. W. (2011). Bosquejos expositivos de la Biblia 5 Tomos en 1. Grupo Nelson.


Recuperado a partir de https://books.google.com.py/books?id=lNECrXyJiucC

Zehr, P. M. (2010). 1 & 2 Timothy, Titus. Scottdale, Pa: Herald Press.

14