Está en la página 1de 98

Introducción

N uestra práctica y experiencias cotidianas nos inducen a


resolver nuestros problemas de salud, tan amplios, variados
y frecuentes en nuestra época, depositando nuestra entera
confianza en la naturaleza, regida por leyes, que los hombres van
descubriendo lentamente por medio del estudio de los hechos que
aún desconocemos, para llegar a establecer hechos sólidos y firmes.
Dicho conocimiento se llega a establecer por la ley de analogía, que
expresa la armonía que relaciona unos hechos desconocidos con
los que están por conocer. De ahí que a la naturaleza, en nuestro
sistema planetario, se la llame universus, es decir, la realización
de lo uno en lo diverso; es por ello que el hombre del siglo XX,
intuyendo dichas leyes, intenta conocer mejor nuestro universo
para penetrar mejor en el sentido de las propiedades, caracteres y
esencias de nuestra naturaleza terrena.
Queremos dejar claro en esta introducción, que cuando
hablamos de lo artificial y manipulado por la mano del hombre,
no lo hacemos en sentido peyorativo, sino en el sentido de que
todo lo artificial no tiene el atractivo, la hermosura ni la esencia
de los actos, hechos y creaciones de la naturaleza, a los cuales ésta
confiere un sello que los hace inconfundibles, sea por su extrema
sencillez, sea por su elevada perfección estética.
Fruto de la violentación de las leyes naturales, «que actualmente
nadie respeta», se obtendrá sólo un aumento de los sufrimientos.
Por ello, creemos que el sistema más adecuado para conservar
la salud es la trofología y trofoterapia, pues es biológicamente
coherente con la naturaleza. Dichas ciencias son, como decimos,
coherentes con la naturaleza, puesto que proceden directamente
de ella, no constituyendo ningún riesgo ni peligro en su aplicación
práctica a causa de su sencillez, fácil comprensión y manipulación,

1
como veremos en el curso de la exposición de la presente obra.
Nosotros afirmamos sin reticencias que hay un solo alimento
natural o trofológico para el hombre, que son los nutrientes de las
frutas y verduras.
Que se entienda bien que nosotros, al depositar nuestra total
y entera confianza en la naturaleza y en sus leyes, no estamos
en contra de ninguna de las ciencias conocidas (comprendida la
Biología y la Medicina) por el hombre, en su lucha por conocer los
misterios de la naturaleza y del Universo; lo único que perseguimos
es explicar el modo cómo nuestra naturaleza funciona por medio de
leyes justas y eternas, que son poco o mal conocidas. Todo ello con
el fin de preservar y devolver la salud perdida o degradada. Por lo
cual, no sólo no nos oponemos a los conocimientos tradicionales,
en cada una de las técnicas o ciencias que estudian la naturaleza y
funciones del cuerpo humano, sino que procuramos que todos los
conocimientos adquiridos hasta ahora, nos sirvan para comprender
y conocer mejor el universo humano, sencillo en su apariencia,
pero cada vez más complejo en sus profundidades.
En las descripciones de las frutas y hortalizas, se ha hecho
solamente una breve y sucinta explicación botánica de la planta
o árbol en cuestión. En cambio se ha acentuado la descripción de
las propiedades medicinales y curativas de todos los nutrientes. He
tratado con bastantes detalles algunas frutas tropicales, aunque no
se cultiven en las Islas Canarias o en España, para los que quieran
profundizar en su estudio y, sobre todo, para que puedan mejorar
su cultura Trofológica y Trofoterápica.
Espero que esta lectura les atraiga, les interese y, sobre todo,
contribuya a mejorar la salud, al conocer los nutrientes biológicos
y naturales que la Naturaleza creó y, que de una forma tan amable,
espontánea y sencilla, nos ofrece.

2
Trofología y Trofoterapia
Contenido y amplitud

L a Trofología comprende el estudio de los alimentos naturales


propios de la alimentación humana, que son las frutas y las
verduras, cereales, huevos, miel, leche y alimentos derivados
de ésta, como quesos, nata líquida, yogur, kéfir, etc. Esto es así
porque consideramos que el hombre es frugívoro. Los alimentos
naturales o trofológicos son los verdaderos nutrientes, porque
proceden directamente de la naturaleza, y, concretamente, del verde
Reino Vegetal, sin el cual no puede haber vida. Están formados
por sustancias químicas simples, sintetizados por las plantas,
directamente del reino mineral, a través de la función clorofílica:
son los aminoácidos, la glucosa, el glucógeno, lípidos simples, etc.
que, una vez transformados por el fenómeno químico-biológico de
la digestión, son transportados por la sangre con tres finalidades:
1. La nutrición orgánica y vital de las células —> anabolismo.
2. La transformación de dichas sustancias para reponer y reparar
las sustancias consumidas o utilizadas —> metabolismo.
3. La desintegración y destrucción de las sustancias tóxicas
y peligrosas, para preservar el buen funcionamiento de la
máquina humana, de forma que pueda seguir utilizándola —>
catabolismo.
Con mucha frecuencia, las frutas y verduras no agradan al olfato
y al gusto, pues la alimentación equivocada de tipo omnívoro,
desde hace milenios y a la que el hombre ha debido adaptarse
forzosamente, han producido tal degradación de sus sentidos que
muchos han olvidado su naturaleza frugívora, a la que se debe
volver si se desea recuperar la salud.
En cambio, los alimentos llamados comestibles son sustancias
compuestas o transformadas por el hombre, a partir de los

3
alimentos naturales y otros del reino animal (carnes, pescados,
aves o mariscos), añadiéndoles otras sustancias artificiales
(colorantes, conservantes, edulcorantes, etc.) que por su presencia,
su concentración o su preparación excitan, estimulan o apetecen a
nuestros órganos de los sentidos (olfato, gusto, vista, etc.); es decir,
que estos alimentos comestibles contienen en ellos una mayor o
menor cantidad de nutrientes y en muchísimos casos ninguno,
lo que les hace no aptos para la verdadera nutrición del cuerpo,
aunque aparentemente sacien los sentidos.

ALIMENTOS
Alimentos naturales
Procedencia: Reino vegetal (función clorofílica)
A partir: Sustancias inorgánicas por el reino vegetal
Toxicidad: No son tóxicos
Alimentos comestibles
Procedencia: Reino animal. Reino vegetal (hechos por el
hombre).
A partir: Reino mineral. Reino vegetal. Reino animal.
Toxicidad: Tóxicos o muy tóxicos.
No parecen tóxicos a los sentidos
a corto o medio término.
Son muy tóxicos a largo término para todo el
organismo.
Fig. 1.—Esquema de clasificación de los alimentos.

A continuación, transcribimos otro cuadro de valoración funcional


fisiológica, más moderno, propuesto por el investigador venezolano
doctor Martín Gotthelfscola, quien en 1965 lo publicó en su
obra «Educación, degeneración y regeneración alimentarias del
hombre».

4
Las diferencias orgánicas y fisiológicas entre los plantívoros y los animalívoros
Órgano o sus Plantívoros, antropoides Animalívoros
funciones y el hombre
Incisivos y molares. Estos no son nunca agudos, No hay molares. Los dientes son muy agudos y
siempre unidos, y sus bordes libres están a igual separados, formando entre sí un ángulo de
nivel; así que no pueden picar, ni agarrar, ni separación ancho y presentando distintos niveles
romper carnes crudas, etc., sino partir y masticar y dentelladuras, pudiendo así agarrar, romper,
hojas, raíces, frutas, semillas y granos. Los picar y soltar las carnes, etc., y hasta las pieles y
Dientes. antropoides tienen colmillos grandes, pero sólo ciertos huesos.
como órgano de presión y defensa.
Nota: El hombre, pues, no tiene dientes «caninos», ya que los así llamados no debieran hallarse unidos
con los vecinos, sino separados. Todos los cráneos de los «hombres primitivos» impresionan por sus
molares muy anchos y por la desaparición de los colmillos para agarrar, propios de los antropoides.
Forma de los maxilares. Más redonda Más aguda, pudiendo llegar a las visceras de
sus presas.
Movimiento del maxilar inferior. Moliendo o circular. Picando: abriendo y cerrando en una sola
dirección.
Modo de comer. Mastican. Devoran pedazos, sin masticar.
Saliva. Alcalina (para que pueda actuar la ptialina, Acida (para que actúe la pepsina, fermento
fermento digestivo de los almidones). digestivo de proteínas).
Permanencia media de las carnes 4, 6 y más horas (!) Media hora (!)
en el estómago.
Modo de beber. Chupando, y abundantemente. Con la lengua, y poco.
Sudoración. Sí. Inexistente.
Tolerancia o retención para ácido Muy poca. Mucha, lo que hace sus carnes repugnantes,
úrico, urea, etc. hasta para los animalívoros mismos.
Largo muy abollonable. (El intestino humano, de más Corto, no abollonado. (El intestino grueso casi
de 8m., es el más largo con relación al peso del no es más ancho que el intestino delgado; todo
cuerpo. El intestino ciego y la próxima parte del colon adecuado a la putrefacción tóxica y la pronta
sirven al hombre y al antropoide de segundo estómago expulsión de las heces putrefactas.)
Intestino. para la celulosa fina y otros carbohidratos, originando
así la descrita e importantísima simbiosis con las
bacterias fermentativas. Véase las tablas 4, 5 y 6.)

Nota: Rige la tesis evolutiva de que «el intestino presenta en la serie animal un desarrollo tanto más
considerable cuanto más vegetal es la alimentación».
Flora intestinal. Fermentativa. Putrefactiva.
Alimentación. Voluminosa. Concentrada.
Aversión hacia la fetidez de la Presente (!) Ausente (!)
putrefacción.
Masa prefecal. Voluminosa y no fétida. Escasa y fétida.
4 a 8 horas si predomina la flora fermentativa; pero 24 ¡Sólo de 2 a 4 horas, a pesar de que ya
o mucho más horas en caso de putrefacción. Las disponen naturalmente de defensas muy
toxinas de putrefacción relajan el intestino que es superiores a las que posee el hombre contra
Tiempo entre comer y evacuar. demasiado largo, abollonable y sensible para ésta las toxinas de la putrefacción intestinal!
(compárense
¡La consecuencia lógica e irrecusable es que el hombre debería también evacuar las carnes putrefactas
dentro de muy pocas horas o abstenerse de ingerirlas!

5
Clasificación de los alimentos por
asociaciones o grupos trofológicos

E n la siguiente exposición vamos a detallar la clasificación,


asociación en grupos y definición de cada uno de los alimentos
nutrientes que debe utilizar el ser humano en su alimentación
trofológica; con la finalidad de evitar la confusión de términos,
palabras o denominaciones dudosas. Así, por ejemplo, en Francia
e Italia «les legums i legumi» son las verduras en general, mientras
que en España y Sudamérica las legumbres son tan sólo un tipo
de vegetales: las llamadas leguminosas, que se presentan en vaina:
habas, judías, guisantes, lentejas, garbanzos, etc. Comenzaremos
por el estudio de los frutos frescos; luego, los frutos secos
dulces (desecados al sol); luego, tubérculos feculentos, las raíces
comestibles, las leguminosas o legumbres, las verduras y ensaladas,
los frutos secos oleaginosos, los condimentos y los derivados del
reino animal.
Clasificación de los nutrientes en eléctricos, magnéticos y neutros
Eléctricos (+) verduras: Magnéticos (-) frutas:
— Ensaladas. — Acidas.
— Verduras verdes. — Semiácidas.
— Frutas. — Dulces:
— Legumbres. • Jugosas.
— Tubérculos feculentos. • Secas.
— Raíces comestibles. — Casi neutra: pera, manzana.
— Leguminosas (legumbres). — Melónidos.

6
Neutros:
Procedentes del reino vegetal:
• Cereales.
• Oleaginosas.
• Condimentos naturales (plantas).
Derivados del reino animal aceptables en el vegetariano:
• Leches.
• Quesos frescos.
• Huevos frescos.
• Miel.
Cada individuo debe consumir un régimen compatible con
los nutrientes que, como tipo, le corresponden dentro de su
polaridad electromagnética. Esta es la verdadera ciencia trófica
electromagnética o, más simplemente, trofología.
Asimismo, diremos que la helioterapia es sobre todo un factor que
potencia el temperamento eléctrico, mientras que la hidroterapia
potencia preferiblemente el temperamento magnético.
Desde el punto de vista de las polaridades, los alimentos
eléctricos son ricos en electricidad y pobres en magnetismo, a
causa de su abundancia en sales minerales y pobreza en glucosa y
otros azúcares: son todas las hortalizas. Los alimentos magnéticos
son ricos en magnetismo y pobres en electricidad a causa de ser
alimentos muy ricos en azúcares naturales (glucosa, sacarosa,
fructosa, etc.): son todas las frutas dulces y acidas y demás cuerpos
azucarados.
Pero hay un tercer grupo: los alimentos neutros, que poseen
poca electricidad y magnetismo (en todo caso, mucho menos que
los nutrientes eléctricos y magnéticos) y de modo más equilibrado.
Son los cereales, farináceos y frutas oleaginosas.

7
Propiedades biológicas de las frutas
La palabra fruta viene del latín «fructus», que significa fruto,
pero también utilidad y provecho, con lo cual estos adjetivos, desde
hace mucho tiempo, dan el sentido de algo útil y provechoso que
se desprende de los frutos para la vida del hombre. En cualquier
diccionario veremos que «son el producto de la fecundación de
las plantas, conteniendo las semillas. Estas, encerradas en una
cubierta, tienen una forma, tamaño y consistencia muy variables y
diferentes». No es posible una planta perfecta sin su fruto. Cuando
gustamos y saboreamos un fruto, incluso el más insignificante,
pensemos que en él se encuentran, transmutados y reelaborados,
los productos y sales minerales y orgánicos del suelo, de la madre
tierra, y que, a través del tallo, han llegado hasta la extremidad
de las hojas, las cuales, mediante la función clorofílica, operando
por fotosíntesis con la ayuda del sol (que potencia el electrismo),
obran sobre las sustancias minerales que lleva la savia procedentes
del suelo (energía magnética). Así se producen los frutos, que
son el resultado del encuentro de ambas fuerzas de la naturaleza,
produciendo una verdadera creación. La clorofila de los vegetales
equivale a la sangre de los animales mamíferos; su diferencia
fundamental consiste en un núcleo férrico en la hemoglobina (que
le da el color rojo), y en un grupo magnésico en la clorofila (que
le da el color verde). Todo el mundo conoce, saborea y come algo
de frutas, pero lo que ignora es que son el nutriente y componente
fundamental de su alimentación biológica, pues son los que aportan
las proteínas, carbohidratos, lípidos, sales minerales, vitaminas,
enzimas, y agua fisiológica, que convienen perfectamente al ser
humano, a diferencia de los productos de origen animal (carnes,
pescados y volatería), que lo intoxican profundamente.

8
Frutas jugosas dulces
Son los alimentos más naturales y apropiados para la especie
humana. Los frutos jugosos dulces son los alimentos naturales
con mayores propiedades medicinales, pero de menor valor
energético. Su contenido es de escaso valor nutritivo (en el sentido
de proporcionar «materiales o principios plásticos o lipídicos»),
contrariamente a los farináceos, las oleaginosas y las frutas pasas
desecadas al sol, las cuales dan calor, lípidos asimilables y sangre
al organismo humano. Son altamente medicinales por ser muy
oxidantes y, por consiguiente, desintoxicantes.
He aquí la clasificación de las frutas dulces en nuestros climas:
Primavera: Invierno
Fresas. Naranjas.
Fresones. Mandarinas.
Albaricoques. Manzanas dulces.
Verano Peras dulces.
Melón. Mangos.
Sandía. Chirimoyas.
Melocotón. Anona blanca.
Ciruelas dulces. Guanábanas.
Uvas dulces. Mamey.
Otoño Zapote.
Caquis. Plátanos o bananas.
Higos.
Moras.
Dátiles.
Comidas en gran cantidad, regulan la función intestinal, son
remineralizadoras, alcalinizantes y purificadoras, por su pura y
abundante agua fisiológica radiactiva y vitamínica.

9
Compatibles con:
• Frutas secas dulces.
• Tubérculos fecul.
• Cereales.
• Farináceos frutas.
• Melónidos dulces.
Incompatibles con:
• Raíces tiernas dulces.
• Verduras verdes.
• Frutas oleaginosas.
• Frutas acidas.
• Melónidos.
Frutas jugosas dulces de primavera
Fresas
Es la planta de origen salvaje de mejor calidad que se ha producido
a través de los tiempos. De la familia de las rosáceas, hablan de
ella Virgilio en «Las georgicas» y Ovidio en sus versos. Se produce
abundantemente en California (Estados Unidos), México, Brasil y
distintas repúblicas centroamericanas. En Europa se produce en
todos los países mediterráneos, siendo Italia en el que hay mayor
producción. También hay plantaciones importantes en Israel,
Argelia y África del Sur. La fresa salvaje reúne las cualidades más
potentes en cuanto a color, perfume y sabor. Existen dos variedades:
la fresa de bosque (ver figura) y la fresa de cultivo y el fresón, de
volumen de tres a cinco veces mayor que la fresa.
La fresa de bosque
Esta fresa y la de cultivo crecen en las montañas, bajo pinos
o hayas, y tienen pequeño volumen, color rojo brillante, sabor
agridulce, con intenso aroma; es más pequeña que las fresas de
cultivo. La variedad más importante es la «reine del valles», que

10
se cultiva en España (en la región valenciana y en Aranjuez). El
fresón o fresa grande tiene forma de corazón, de color rojo vivo,
menos perfumada y dulce que la fresa, pero con mayor contenido
comestible. En España se cultiva la variedad americana Tiogo, 80
por 100 del cultivo nacional; las regiones españolas importantes
por la tempranez de los cultivos son Almería, Huelva, Málaga,
Barcelona, Valencia, Castellón, Tarragona, Cáceres y Salamanca.
Las fresas no son indigestas si se compatibilizan bien (véase cuadro
de compatibilidades). Lo que sucede es que la gente ignorante la
toma como postre, dando en ciertos casos un corte de digestión
debido a la incompatibilidad cometida. Produce urticaria y otras
afecciones dérmicas en aquellas personas muy intoxicadas y llenas
de malos humores, ya que la fresa es esencialmente depurativa.
Las hojas y raíces desecadas tienen propiedades astringentes,
aperitivas, tónicas y sobre todo diuréticas por su gran contenido
en tanino; se emplean, en decocción, contra todas las formas
de artritismo. Propiedades medicinales: nutritiva, refrescante,
diurética y depurativa. Conviene mucho a los diabéticos por ser
tónica y remineralizante, conviene a los tuberculosos, es muy
laxante, contiene ácido salicílico excelente para artritismo, gota.
Albaricoque prumus armenica o armenica vulgaris
Es un arbusto perteneciente a la familia de las rosáceas, que
puede alcanzar de ocho a diez metros, de tronco robusto y copa
alta. En el siglo XVIII cruzó los mares y se implantó muy bien en
California y en el Mississippi a causa del buen clima templado.
En Europa, España e Italia son los principales productores. Los
grandes países productores son Estados Unidos, Australia, Siria
y Unión Sudafricana. El nombre procede del árabe «el-barquq»,
quienes extendieron su cultivo por todo el Mediterráneo. Es de
importante riqueza medicinal, pues es muy rico en vitamina A. Es
pobre en azúcares. Influye sobre el sistema digestivo, a condición

11
de ingerirlo bien maduro. Es muy nutritivo, aperitivo, refrescante
(en los estados de deshidratación), astringente (es antidiarreico,
pero comido fresco); es ligeramente laxante si se toma seco, en
forma de orejones secados al sol; muy indicado en el estreñimiento
de los niños. En cosmética es tonificante del cutis, extendiéndolo
en forma de papilla. Es antianémico, aumenta las reacciones de
defensa del cuerpo, y unas gotas del aceite esencial de su almendra
cura los acúfenos o ruidos del oído, consecuencia de anemias.
Con respecto al sistema nervioso, cura el insomnio y nerviosismo,
actuando como regulador de los tejidos y fortificando y equilibrando
a los trabajadores intelectuales. La mejor forma de consumirlos,
para que sean más agradables, es recién cogidos del árbol.
Frutas jugosas dulces de verano
Melón (cucumismelo)
Pertenece a la familia de las cucurbitáceas, igual que la sandía,
y se cultiva preferentemente en los países meridionales. Lineo
dice que el melón es una de las mejores frutas que Asia regaló
en tiempos remotos a Occidente. Conocemos especialmente las
variedades «cantaloup» y «charenteis de Francia», con pulpa
muy compacta, de color anaranjado y muy perfumado, si está
bien maduro. Tenemos las formas alargadas de tipo, reticulado y
los melones helados de invierno, de pulpa blanca y dulce, que se
conservan hasta Navidad. Este tipo es conocido en España como
«tendral» valenciano o de Elche, con corteza arrugada, fuerte y
gruesa, de color verde oscuro. También el melón de invierno, con
piel amarilla lisa o surcada, es muy conocido: se le llama melón
piña por su buen sabor; tiene color blanco, es dulce y perfumado.
Desde el punto de vista de sus propiedades nutritivas, la principal
característica es el contenido, casi en 90 por 100, de agua fisiológica,
que hace que sea muy alcalinizante, esto es, que neutraliza el exceso
de acidez plasmática producido por las carnes y embutidos, así

12
como por las bebidas alcohólicas en general.
Es laxante en casos de estreñimiento, y es, sobre todo, un gran
eliminador de toxinas renales: es un gran diurético. Es desalterante,
pues calma la sed y estimula el apetito, por su pulpa dulce o blanca,
de penetrante olor, embriagador, sutil y encantador. La gente dice
que es indigesto debido a que lo comen con jamón, embutidos
y sobre todo como «postre», lo cual es una verdadera catástrofe
dietética. Si se tiene la precaución de tomarlo solo, es perfectamente
digestible.
Sandía (eitrullus vulgaris)
La planta de la sandía es una mata rastrera de dos a tres metros de
longitud, situada entre canaletas donde fluye el agua en abundancia,
llegando a dar cada planta de tres a seis frutos en su madurez. Es
una planta vistosa y de hermoso color rojo, con sus semillas negras
características, que indefectiblemente nos recuerdan «el verano».
Existen muchas variedades, aunque son tres las más conocidas:
la redonda y esférica, «sugar baby», de color verde botella y lisa;
las de color con fondo verde y varias estrías de color verde más
intenso, denominada «miyako», de siete a diez kilos de peso, y
los grandes frutos ovoidales alargados, variedad «charleston gray»,
con el color jaspeado verdoso en toda su piel. Las semillas de
sandía y pepino formaban, durante la Edad Media, la «emulsión
de las cuatro grandes semillas frías», y se le atribuía carácter
suavizante, calmante y pectoral. Su riqueza en agua y su pobreza
en principios nutritivos, hacen de ella un potente diurético. Sus
células epidérmicas se hallan protegidas por un estrato cuticular
de tipo ceroso, que difícilmente pueden penetrar los rayos del sol,
por lo que se da durante los calores más tórridos del verano. Su
piel, lisa y lúcida, rechaza sistemáticamente los rayos luminosos y
conserva su frescor.

13
Melocotón (amygdalus persica o persica vulgaris)
Es una rosácea. Se creía originaria de Persia, pero posteriores
estudios indican a China como el lugar donde se crió originalmente
y donde aún se encuentra en estado salvaje. Fueron los romanos
quienes difundieron en Occidente este fruto. Es uno de los frutos
de mayor éxito comercial. Tiene variedades de color amarillo
(«haley loader») y otras de color blanco («bella de Lugo») con un
olor exquisito y característico y un sabor muy fino y perfumado.
La variedad nectarina de piel lisa proviene de una raza mutante: el
melocotón plano tipo «reen-to», en China, con hueso al descubierto
con almendra amarga.
Se digiere muy bien. Sus propiedades medicinales afectan, sobre
todo, al sistema digestivo: es energético, estomáquico (se administra
en caso de dispepsias); es ligeramente purgante y, sobre todo,
vermífugo, pues sirve para expulsar los «oxyuros» (lombrices),
para ello se prepara un cataplasma de hojas, flores y almendras
(después de romper los huesos del melocotón) bien triturados, que
se coloca en el vientre. En las litiasis urinarias o renales se aconsejan
uno o dos vasos de jugo de melocotón en ayunas, durante por lo
menos un mes. En cosmética, se emplea para suavizar el cutis, una
trituración de melocotón fresco a aplicar durante toda la noche.
Ciruela dulce (prunus domestica)
Pertenece a la familia de las rosáceas y procede de Asia. El
vocablo español deriva de la adjetivación «cereola pruna» (ciruelas
de color de cera). Entre las variedades tenemos «las rusticanas»,
de frutos pequeños; la florencia y la «shiro», jugosas y dulces; las
reinas claudias, muy dulces y aromáticas; la «Santa Rosa»; «la ruth
gestetter», negra de piel y deliciosa; «la Santa Clara», «la San Pedro»,
etc. Para obtener ciruelas pasas para invierno conviene utilizar
las variedades tardías: primero se exponen al sol para secarlas,

14
guardándolas durante la noche, o días sin sol, sobre rejillas, en
habitaciones secas, pero aireadas, y luego se pasan varias veces por
el horno, que les da el color oscuro o pardo. Las almendras del
hueso tiene propiedades vermífugas y antiparasitarias y poseen un
gusto muy amargo. Las hojas son vermífugas, diuréticas, laxantes
y febrífugas. Los frutos poseen un valor energético de primer
orden, ideal para obreros como herrero, albañil, etc.; también para
deportistas, alpinistas, corredores de fondo, etc. Su compota es el
mejor remedio para el estreñimiento crónico. Receta: diez ciruelas
maceradas en agua doce horas; a continuación, diez minutos de
cocción (sin azúcar) y durante la cocción añadir el zumo de un
limón y una corteza de su piel; comer y tomar el caldo de estas
ciruelas junto con dos manzanas crudas. Son muy ricas en vitamina
A y en hierro, por lo cual son muy reconstituyentes. Contiene
ácido tartárico, ácido cítrico y ácido oxálico, por lo que se usa para
regímenes dirigidos a curar el artritismo y reumatismos.
Uvas (vitis vinífera)
Familia de las ampelidáceas (de donde ampeloterapia significa
cura de uvas). Las uvas son el fruto de la vid, planta madre, leñosa
y trepadora, que se sostiene por medio de zarcillos opuestos o
alternos, como ramitas.
Crece en climas templados y se conoce desde la más remota
antigüedad. Hojas vellosas, de olor característico (hojas de parra),
son palminervias y lobuladas. Existen más de 5.000 variedades. La
mejor variedad y más conocida por su olor, encanto, belleza y aroma
es la moscatel. Se cultiva en toda España, pero las más apreciadas y
de mejor calidad crecen en Andalucía y Levante (Alicante, Almería,
Murcia, Málaga y Sevilla). Las uvas bien maduras son, de entre todos
los frutos, los más ricos en vitaminas A, B y C; contienen mucho
azúcar (120 a 140 gramos en un kilo), grasas, albúminas y tanino,
así como mucho hierro (el vino tinto más que el blanco) y todas

15
las sales minerales. El azúcar de uvas, glucosa, es el mismo que
contiene el plasma sanguíneo. Existe hierro, cobre y manganeso, la
tríada que forma la hemoglobina de la sangre, y contiene fósforo en
forma de lecitina. Merced a todas las sales minerales y al agua que
posee, es la mejor agua mineral.
El jugo de uvas es de fácil y rápida digestión, además de un gran
aporte en nutrientes, sales minerales y vitaminas. La cura trofológica
no acepta vino ni otras bebidas fermentadas. El gran contenido en
hierro y azúcar aumentan la fuerza y energía del cuerpo humano
sin por ello elevar el contenido en ácido úrico y colesterol, como
lo hacen las carnes. Además de ser las uvas muy digestivas, por el
tanino, son refrescantes, laxantes (sobre todo si se toman con la
pulpa y a veces también con las pieles, e incluso las pepitas). La uva
es rejuvenecedora, muy apta para los deportistas. Muy aconsejable
en las enfermedades del hígado, así como en las enfermedades
del bazo y las anemias, que están en relación con el mismo. Muy
aconsejable a las mujeres embarazadas y durante la gestación. Muy
indicado como diurético en todo tipo de enfermedades artríticas:
reumatismos agudos y crónicos, gota, ciática, litiasis biliar y renal,
cistitis, uretritis, etc., sobre todo si están complicadas con nefritis,
azoteia y urea. Nada mejor que una cura de uvas.
En los casos de fiebres agudas, y sobre todo en las fiebres de
tipo exantemático, como viruela, varicela, escarlatina, sarampión,
tosferina, la mejor cura consiste en una buena cura de uvas,
alternada con zumo de 10 a 15 limones por día y varios baños
calientes en una bañera durante por lo menos treinta a cuarenta
minutos. La fiebre desaparecerá en dos o tres días definitivamente,
el exantema le seguirá en su desaparición y la recuperación será
lenta, pero total y definitiva. Las dermatosis crónicas, eczemas y
psoriasis necesitan muchos meses para la recuperación final, pero
ésta se consigue. Finalmente, diremos que la pulpa y jugo de uva

16
fresca y natural contiene potentes energías radiactivas, y es uno de
los mejores elementos antitumorales. La doctora Johanna Brandt
(1928) se curó de un cáncer de estómago, como ella relata en su
libro «The Grape Cure». «La dieta única (un solo alimento) fue la
dieta exclusiva a base de uvas. Después de nueve años de lucha
contra la muerte descubrí por casualidad que las uvas frescas,
cuando se toman solas, cumplen los tres requisitos de disolver,
eliminar y construir; se convierten químicamente en veneno cuando
se mezclan con otras sustancias en un organismo corrompido.»
Para terminar, explicaré la llamada «cura de uvas» según las
normas trofológicas. Cura mínima: La dieta debe ser siempre
libre y aceptada con alegría, nunca con temor. Lo mejor es tomar
agua mineral «pura» de surgente o agua con limón, y así limpiar
estómago e hígado previamente, pues con las toxinas depositadas
en éste no se pueden asimilar bien las uvas.
Primer día: Comenzar con tres a cinco kilos de uvas, bien
masticada e insalivada y comida muy lentamente. Reposar y
levantarse sólo para las necesidades fisiológicas.
Segundo día: Más actividad que el primer día. Se trabaja, o bien
se dan algunos paseos; tomar cada hora un vaso de zumo de uvas
rebajado con agua, si se encuentra muy dulce.
Tercer día: Se tomará cada dos horas, uno o dos racimos de uva
fresca. De este modo llegar a ingerir los cuatro o cinco kilos diarios
en varias tomas, con descansos, paseos o yoga respiratoria.
Cuarto día: Se pueden ir distanciando las comidas. Es decir,
tomar uno o dos kilos por la mañana, dos kilos a mediodía y dos
o tres por la noche.
Quinto día: Después de ducharse y haber dado un buen paseo
al aire libre haciendo respiraciones profundas, desayunar temprano
con uno o dos kilos de uvas tomándolas en forma de zumo, y
además comer otro kilo con la pulpa; dos o tres kilos a mediodía y
17
dos kilos para la cena. Las uvas deben estar siempre bien sazonadas
y nunca verdes o agrias (inmaduras).
Sexto día: Exactamente como el quinto día. Se puede continuar
así hasta los treinta días, haciendo vida normal de trabajo o bien,
si se está de vacaciones, practicando actividades como baños
de sol, duchas frías, paseos por el campo y bosques, gimnasia y
respiración.
Esta cura de treinta días es la cura que se llama menor y con
ella podemos atacar enfermedades de la piel, exantemas agudos,
reumatismos, fiebres palúdicas o de malta, insuficiencia y crisis
hepáticas, migrañas crónicas, estados de dispepsia gastrointestinal
con estreñimiento crónico, colitis crónicas y ulcerosas, alteraciones
circulatorias (hiper o hipotensión arterial), astenia, cansancio y
desnutrición.
Frutas jugosas dulces de otoño
Higos (ficus carica)
Fruto de la higuera, de la familia de las moráceas, es un fruto
mediterráneo. Tal vez se originó en Siria; posteriormente se
extendió a China e India y luego a América y África meridional.
Los higos aparecen referenciados varios siglos a. JC, en la pirámide
de Gizeh. La «Odisea» los cita tres veces; Aristóteles, Teofrasto y
Dioscórides lo mencionan; lo mismo Catón, Varrón y Columela,
así como Plinio en Roma.
España, Italia y Turquía son los mayores productores europeos.
Hay más de 700 variedades. Poseen propiedades emolientes y
calmantes. Una decocción de 40 a 120 gramos por litro de agua,
se utiliza contra resfriados, laringitis y antiguas bronquitis. Junto
con los dátiles, la yuyuba y las pasas forma parte de los cuatro
frutos pectorales. Se prepara a la dosis de 50 gramos por litro
de agua, y se usas contra afecciones pulmonares y gargarismos

18
contra anginas. El higo tostado y reducido a polvo se emplea como
sucedáneo del café y combate las siguientes afecciones: bronquitis,
pulmonía y tosferina (o coqueluche). Es estimulante, laxativo, y en
forma de confituras es la providencia de dispépticos y estreñidos.
Las cataplasmas calientes de higos frescos o secos y cocidos en
agua (o leche), calman el dolor en las quemaduras, forúnculos,
abscesos, verrugas y tumores inflamados, pues los hace madurar.
En dolores de absceso dentario, poner un medio higo aplicado en
compresa. Las verrugas de la piel o un callo desaparecen con el
líquido lechoso que se desprende al romper una hoja.
Moras (morus alba, blanca o morena, y morus nigra, mora negra)
Pertenecen a la familia de las moráceas y es el fruto del moral.
La mora blanca parece ser originaria del centro y este de China,
mientras que la mora negra procede del Cáucaso o del Nepal. Tiene
en China cinco mil años de antigüedad, en donde se empleaban sus
hojas para alimento de los gusanos de seda, una de las industrias
básicas de la China tradicional.
Ambas especies fueron conocidas por el mundo grecorromano,
citadas por Hipócrates, Plinio, Virgilio y Lucrecio, pero únicamente
el moral blanco se cultivó y propagó extensamente. Debe
aprovecharse su escasa duración (finales de verano) para poder
apreciar y saborear estos frutos, muy agradables y perfumados, en
forma de drupas, ovoides o redondeadas, formadas por pistilos
carnosos maduros. Es altamente refrescante y nutritivo por su alto
contenido en azúcar 8-12 por 100. Es antiescorbútico, así como
antianémico, por su contenido en hierro (1 a 2 mg/l00 g.). Son,
además, reconstituyentes y ligeramente astringentes. Las moras
de zarza o zarzamoras son un excelente sucedáneo de las moras
de árbol. Contienen los mismos principios y gozan de las mismas
propiedades nutrientes. Se emplean para confeccionar jarabes o
confituras de moras.

19
Dátiles (phaenix dactilyfera)
Familia de las palmáceas, árbol llamado «palmera datilera»,
de 18 a 26 metros de altura. Sus hojas son palmas de tres a seis
metros y vive cien años. El dátil es un fruto dulce y azucarado,
muy odorífero y gustoso. La palmera empieza a producirlo después
del cuarto año de vida y da los mejores frutos después del octavo
año. Es planta típica del paisaje africano. Es un fruta altamente
calorífica (el azúcar llega al 75 por 100 de su contenido) y nutritiva,
reconstituyente y antianémica. En decocción es emoliente a razón
de 60 gramos por liro de agua y está indicado en resfriados, dolores
de garganta y demás afecciones del pecho y bronquios, así como
en las anemias. El profesor Henri Leclerc, de la Facultad de París,
señala su experiencia en el empleo de polvo de los huesos de dátiles
en los enfermos de tuberculosis pulmonar, en los que se observa
incremento del apetito, disminución de la diarrea y sudoración, a
una dosis de cuatro a cinco gramos por día. Esta misma preparación
en polvo se utiliza en la incontinencia de orinas, en el retardo de
la menstruación, para apresurar los partos y conseguir la rápida
expulsión de la placenta.
Frutas jugosas dulces de invierno
Naranja (citrus sinensis o citrum aurantium)
Los naranjos son árboles y arbustos de la familia de las rutáceas,
con hojas simples, las cuales contienen, conjuntamente con el tallo,
glándulas secretoras oleíferas y que se ven en la superficie de las
hojas como puntos translúcidos.
La naranja ordinaria (citrus aurantium) es una variedad del
citrus sinensis que, con toda probabilidad, es originario de la
China meridional, de Indochina, Birmania y del sur de la India. Se
sabe con certeza que el naranjo dulce fue cultivado en China desde
muchos siglos antes de Cristo, y que se fue perfeccionando su
cultivo y su producción hasta su implantación en Europa a través

20
de los árabes, que la designaron por la palabra naranche, y que
ellos a su vez la transmitieron del persa arangus, denominaciones
ambas que se refieren al nombre de esta fruta.
Son plantas leñosas perennes, de hojas siempre verdes, de un
tamaño que puede variar entre el de un arbusto a un árbol frondoso.
Necesita clima cálido continuado durante todo el invierno, por lo
que se desarrollan preferentemente en el levante español: Valencia
y su región, Murcia, Almería.
El fruto de la naranja es una baya de tipo especial: los
esperidios.
Las naranjas amargas son árboles de tamaño mediano a grande,
con flores grandes, muy fragantes, generalmente hermafroditas;
frutos redondos de piel gruesa y rugosa, con 10 a 12 gajos de pulpa
acida y amarga. Su aceite esencial es muy diferente al naranjo dulce
y más apreciado. Las hojas, brotes, flores y corteza se emplean en
perfumería y para hacer las tisanas. Las frutas se emplean en la
fabricación de mermelada, dulces y en pastelería; la corteza seca se
emplea en la confección de ciertos licores, como el curasao en las
Antillas, bebida típica del Caribe.
Las hojas y flores en infusión, al 5 por 100 (flores de azahar
de Valencia), se emplean como estomáquico, para facilitar la
digestión, y como sedante, suave y ligero, que puede administrarse
a los niños, junto con hierba luisa o anís estrellado.
Propiedades biológicas: Estos frutos son los más potentes
remineralizantes, reconstituyentes y calcificantes. Son los
antiinfecciosos más potentes que se conocen gracias a su
elevado contenido de vitamina C. Son aperitivos, refrescantes,
desintoxicantes y poseen la facultad de rejuvenecer las células
epidérmicas; favorecen también una buena digestión y poseen
propiedades laxativas y diuréticas, cuando se comen enteras con
la pulpa.
21
Para comenzar a fomentar una digestión normal en los lactantes,
no hay mejor bebida que una cucharadita de zumo de naranja o
mandarina.
Desde el punto de vista sanguíneo y circulatorio, tiene
propiedades antiescorbúticas y antihemorrágicas, que potencian
y refuerzan las defensas naturales del organismo, fluidificando la
sangre y protegiendo los vasos y capilares de la grasa y del colesterol,
evitando embolias y trombosis.
Por lo que se refiere a las sales minerales, las naranjas contienen
un número suficiente de ellas, pero su importancia es mayor
desde el punto de vista cualitativo que cuantitativo. Prevalecen
en ellas las bases fijas (potasio, calcio, magnesio) sobre los ácidos
inorgánicos fijos (fósforo y clorhídrico). Contienen hierro en
cantidades apreciables, elemento que, como se sabe, es formador de
sangre. Son ricas en fósforo, potasio y calcio, factores fuertemente
reconstituyentes.
Su consumo sistemático y en grandes cantidades, evitaría las
enfermedades infecciosas, las enfermedades metabólicas y, sobre
todo, las enfermedades degenerativas; por lo cual, las autoridades
sanitarias de la nación harían bien en promocionar el uso abundante
de esta fruta en vez de promocionar el tabaco, el alcohol y las
drogas.
No olvidemos nunca que la naranja debe consumirse sola o con
otras frutas dulces y jugosas, y nunca después de comidas grasas
o aceitosas o a base de verduras, pues en este caso se producen
fermentaciones intestinales y acidosis, que alteran su normal
metabolismo (que es básico) y sus propiedades curativas.
Mandarina
La mandarina, citrus obilis o citrus reticulata, es un arbusto
pequeño y espinoso, de la familia de las rutáceas, con hojas
lanceoladas, anchas o estrechas, flores solitarias o en racimo, Las

22
frutas son de forma redonda, pero achatadas en los polos. La piel
es fina y se separa fácilmente de la pulpa, que se divide en 10 ó 12
gajos. El nombre de reticulata se debe al hecho de poseer una serie
de fibras blancas dentro de la piel que tienen forma irregular. Los
tipos más importantes son:
— La satsuma.
— La clementina.
— El mandarino común.
— Las mandarinas chinas.
Comparando su composición con la de la naranja, es más débil
en sales minerales y sobre todo posee la mitad de vitamina C. Es
más acuosa que la naranja, pero con menor contenido en azúcares.
Su consumo, prevalentemente, es en forma de fruta fresca,
utilizándose también sus extractos en confitería y para los extractos
aromáticos de bebidas, preparado en forma de concentrado o
esencia de jarabes.
Sus propiedades medicinales son similares a las de la naranja:
remineralizante, digestiva, estimulante del apetito, túnico del sistema
muscular y regenerador de las células orgánicas. Tiene propiedades
laxantes y carminativas que activan el desprendimiento de los gases,
posee también propiedades antihemorrágicas, protección vascular
y, sobre todo, función antiinfecciosa, favoreciendo la formación de
anticuerpos y demás defensas naturales del organismo. La propiedad
más característica de la mandarina es la de ser sedativa y calmante
del sistema nervioso. Posee también funciones antiespasmódicas,
que se debe al alto contenido en bromo. Para ello se hace una
tisana con sus hojas, las cortezas frescas en invierno y secas en
verano e incluso la decocción del fruto entero.
Manzana (malus communis)
Es también de la familia de las rosáceas. Alcanza al máximo 10
metros, con copa globosa. Vive de sesenta a ochenta años: sus flores

23
son grandes, hermafroditas, de color rosa pálido, a veces blanco, y
en número de tres a seis.
Diferentes tipos:
Manzanas de verano: «astracán», «roja» y «blanca»: fruto
redondo, aplastado por su pedúnculo. Piel cubierta por pectina de
color blanco leche.
Manzanas de otoño: Son resistentes a la intemperie. Conviene,
si se desea guardar para todo el invierno, dejarlas lo más posible
en el árbol y recolectarlas antes de as primeras heladas. Son las
variedades «emperador Alejandro» y «gravestein», de corteza lisa
y brillante, de color verde y amarillento, pulpa dulce y blanda, algo
perfumada.
Manzanas de invierno: Son las variedades más importantes:
la «romero blanca», de Bolzano (Italia); color blanco-amarillo o
rosada; pulpa blanca, olor fuerte y perfumado. Otra variedad es la
«reineta» de invierno, de muchos tipos y clases. Es una manzana
«pequeña» de corteza lisa y brillante, de color amarillo-limón,
pulpa amarilla, jugosa, dulce y perfumada.
La manzana es un alimento energético por su gran riqueza en
azúcares (9 por 100), vitaminas y sales minerales, aunque es pobre
en proteínas y grasas. El zumo de manzanas favorece la formación
del colágeno, del tejido conjuntivo, de los huesos, de los músculos
y de las mucosas digestivas.
Desde el punto de vista digestivo, es un excelente activador de
las glándulas salivares. Evita las fermentaciones intestinales y el mal
aliento. En casos de gastritis o úlcera de estómago se deben comer
grandes cantidades de manzanas ralladas o en forma de puré.
En los enfermos del hígado, excita y estimula la producción de
bilis y ayuda de forma eficaz (si se come en cantidades suficientes),
en la litiasis biliar (o cálculos biliares).
Desde el punto de vista pancreático, ayuda eficazmente la
24
digestión de grasas y sustancias de difícil digestión (carnes, pescados
y embutidos). Es tolerada perfectamente por los diabéticos, pues,
además de ser pobre en azúcar, el azúcar que posee la manzana
(fructosa) es perfectamente asimilable por este tipo de enfermos.
En las enfermedades del intestino delgado, interviene
favorablemente y de forma decisiva en caso de disenterías, fiebres
intestinales, parásitos intestinales, intoxicaciones alimenticias y todo
tipo de diarreas. Estos tratamientos se pueden complementar con
infusiones de byperium perforatum y con poligonum historia.
Entre las enfermedades de intestino grueso tenemos las colitis
crónicas, las deshidrataciones intestinales por falta de reabsorción
de líquidos, así como el estreñimiento crónico y las fístulas, fisuras
y hemorroides. Para todos estos casos la manzana es un excelente
regulador.
Para la obesidad, la cura de manzanas, junto con infusión de
manzanilla, es la mejor opción para eliminar las toxinas.
Respecto al sistema osteoarticular, la manzana está perfectamente
indicada en el artritismo en general, y en especial en reumatismos
de todo tipo (gota, ciática, artrosis crónicas de manos y pies), al
eliminar el ácido úrico, favoreciendo al mismo tiempo el aparato
urinario.
En las enfermedades pulmonares y respiratorias (gripes,
resfriados, sinusitis y todo tipo de afección pulmonar, como
pleuresía, pulmonía, bronquiectasia, etc.), una cura de manzanas
como base de tratamiento, complementado con baños, compresas,
saunas y masajes, y haciendo inhalaciones de tomillo o serpol,
lavanda y, sobre todo, de eucaliptus, produce unos excelentes
resultados.
Pera (pirus communis)
Es una planta de la familia de las rosáceas. Es originaria de Europa
central, donde puede encontrarse en estado salvaje. Su copa oval

25
puede alcanzar 20 metros de altura y un grueso tallo de hasta un
metro de diámetro. Su tronco, duro y pesado, se considera madera
de valor. Sus hojas son ovales, finamente dentadas. Da fruto a
partir de los ocho años de edad y sus frutos maduran en verano-
otoño, aunque hay distintas variedades que se prodigan todo el
año. Son innumerables las especies de cultivo; ciertos autores citan
hasta más de tres mil especies o variedades de todo tipo: pequeñas,
grandes, dulces, acidas, aromáticas, etc. La pera es la reina de las
frutas jugosas por su gran contenido en agua fisiológica, lo que le da
este aspecto de fruta fría (aunque no salga de la nevera). Contiene
más cantidad de azúcar que la manzana, ya que oscila en torno al
8 por 100, convirtiéndose así en una fruta dulce, a condición de
recogerlas bien maduras. Es muy apreciada en dietética por la gran
variedad de jarabes, alúmbares, compotas y conservas, riquísimas,
que pueden confeccionarse con este fruto.
La pera posee las siguientes propiedades: es digestiva, pues
produce una abundancia de secreciones salivares que favorecen
la digestión rápida; es depurativa, pues limpia el organismo de
residuos tóxicos; es remineralizante y nutritiva en extremo pues sus
abundantes sales minerales ayudan a estructurar perfectamente los
distintos principios minerales de los tejidos; es estomáquica, ya que
ayuda a digerir bien los alimentos que se comen juntamente con
ella; es antidiabética, pues contiene azúcares (levulosa) fácilmente
degradables y prontamente utilizables; es ligeramente laxante; es
sedativa y calma las molestias producidas por digestiones difíciles;
es refrescante; es antipútrida, al evitar las putrefacciones intestinales,
y es también igeramente astringente por sus contenidos tánicos,
como la manzana.
Mango (mangífera indica)
Es de la familia de las anacardiáceas. Es una de las plantas más
fructíferas de los países tropicales, con hojas verdes de abundante

26
follaje, que puede llegar a medir 25 metros de altura. Es una
planta originaria de Malasia y de la India. Existe el mango silvestre
y el cultivado. La forma del fruto recuerda vagamente la de un
melocotón. Tiene la pulpa entre amarilla y rojiza, es una fruta muy
jugosa y perfumada.
Esta fruta debe comerse siempre sazonada y bien madura.
Contiene entre el 15 y 17 por 100 de azúcares, por lo que es
muy energética y tiene además fósforo, calcio, hierro y otras sales
minerales en proporciones considerables, así como vitaminas B
y C. Es muy nutritiva por el alto contenido en ácido ascórbico;
por ello se recomienda en el tratamiento del escorbuto, durante el
crecimiento de los niños y la cicatrización de las heridas.
Las gripes, catarros, enfermedades bronquiales e incluso la
tuberculosis pulmonar mejoran notablemente consumiendo este
fruto. El jugo de mango, disuelto en 10 por 100 de agua, cura las
inflamaciones e infecciones de las mucosas orales y faríngeas, como
llagas, abscesos, inflamaciones, etc. Por su alto contenido en hierro
es reconstituyente y cura las anemias y todo tipo de afecciones de
la sangre. Es un buen eliminador de toxinas. Es muy recomendable
en pediatría, pues su bajo contenido en grasas y proteínas, le hace
apto para tratamiento de todo tipo de afecciones exantemáticas o
fiebres eruptivas, y como resolvente de todo tipo de infecciones.
Chirimoya (annona cherimolia)
Pertenece a la familia de las annonáceas. El chirimoyo tiene de
ocho a diez metros de altura y se caracteriza porque sus ramas
parecen emerger directamente del terreno; el fruto es de forma
ovoidal o cónica y llega a tener hasta 20 centímetros de largo; tiene
una pulpa blanca y cremosa, cuando está bien maduro; forma
ligeros grumos de aspecto transparente y algo gelatinosos, que
envuelven unas semillas sólidas, negras y brillantes, del tamaño de
granos de café.

27
La pulpa es dulce, blanda y muy perfumada; se come al natural.
Su composición química es rica en proteínas y, sobre todo, en
carbohidratos, que la hacen tan azucarada al gusto, con un bajo
contenido en grasas y muchas sales minerales y vitamina C.
Su cultivo de otoño a primavera, la hace una fruta tropical de
invierno, que se cultiva perfectamente en Málaga y en las islas
Canarias; aunque es originario de la cordillera andina: Perú,
Ecuador y Colombia, donde crece a más de dos mil metros.
Es reconstituyente y nutritivo, especialmente en personas
con anemia, descalcificación o debilidad, pudiéndose utilizar en
convalecientes.
En pediatría, es muy útil para los niños durante el crecimiento,
o en el curso de afecciones crónicas.
La riqueza en ácido ascórbico facilita la cura de las enfermedades
artríticas y reumáticas y las enfermedades digestivas, pues ayuda a
curar la gastritis y enteritis.
Guanábana (annona muricata)
Pertenece a la familia de las anonáceas. Es un árbol de seis
metros de altura, de madera blanda parecida al magnolio, color
gris o pardo; vive en climas exclusivamente tropicales; es originario
de las Antillas, siendo uno de los frutos típicos de Cuba, donde se
le aprecia mucho. De forma acorazonada y más largo que el anón o
la chirimoya, presenta un epicarpio color verde con puntas romas;
su pulpa es de gusto dulce y ligeramente ácido, de color blanco,
muy agradable, contiene también semillas negras.
Se emplea, preferiblemente, el riquísimo jugo de la fruta,
pues la parte celulósica es menos digerible que la chirimoya o la
anona. Contiene muchos azúcares y fosfatos, por lo que dicho
jugo es nutriente, reconstituyente y apropiado para jóvenes y
viejos. Aunque en las islas Canarias crecen algunos ejemplares
del guanábano, no prospera ni produce frutos por tratarse de una

28
planta eminentemente tropical y en Canarias no poseen el calor
necesario para su desarrollo.
Mamey (mammea americana)
Pertenece a la familia de las gutíferas. Árbol conocido en América
Central y en el Caribe y muy corriente en México. Tiene hasta
15 metros de altura y es casi desconocido en otros continentes;
tiene un grueso tronco de hasta un metro de diámetro, recto y con
copa muy esbelta, con un espeso follaje, que le dan una gran y
singular belleza; sus hojas, de color verde oscuro, de tipo elíptico,
persistentes y lustrosas; sus flores son blancas, muy olorosas; sus
frutos son ovalados, con corteza de color verdoso y delgada; la pulpa
es muy tierna, jugosa y olorosa, de sabor dulce y muy perfumada;
tiene una o dos gruesas semillas en medio del fruto. Es una fruta
eminentemente refrescante. Es tónico, reconstituyente y digestivo,
pues favorece una fácil y rápida digestión; se consume fresco,
cortado en rodajas o bien en jugo como bebida. La decocción de
trozos de corteza del tronco se utiliza para llagas, abscesos y otras
llagas abiertas con procesos purulentos.
Zapote (achras sapota)
Pertenece a la familia de las sapotáceas. Es oriundo de México
y de las selvas de América Central, luego se ha extendido a los
países tropicales o subtropicales de otras partes del mundo,
comprendiendo más de 600 especies. Existe una variedad de tipo
leñoso de madera durísima (género syderox y Ion), llamadas palos
de hierro. De algunas sapotáceas se extrae un látex del tronco, del
que se extraen productos útiles para la industria química, como el
chicle o goma de mascar de las multinacionales norteamericanas.
Las especies que dan frutos comestibles poseen madera color rojo
oscuro, parecido a la cabona. Es un árbol de 15 a 30 metros de
altura, de madera muy apreciada para muebles y construcción,
muy erecto, con hojas simples y esparcidas. Los frutos son de

29
forma esférica, piel delicada y ligera, de consistencia correosa por
el látex, de color amarillo-verdoso, con pulpa suave y muy dulce,
de color asalmonado y gusto algo resinoso. Se recolectan verdes
e inmaduros para transportarlos de un sitio a otro del país. Se le
atribuyen propiedades que favorecen el sueño, pero no en la pulpa
(que es la parte comestible), sino en sus semillas, que de ningún
modo se deben ingerir crudas, sino convenientemente atenuadas
en trituraciones homeopáticas. Tiene en su pulpa abundante azúcar
y vitaminas A y C.
Distinguimos algunas variedades
a) El zapote borracho: su pulpa produce embriaguez.
b) El zapote negro: la pulpa tiene valor astringente.
c) El zapote verde-amarillo: de pulpa dulce y jugosa.
d) El zapote blanco: es el fruto más popular entre la población
indígena.
e) El zapote rojo.
Existen especies experimentales en Málaga y Sevilla y también
fructifica y se desarrolla bien en toda la costa mediterránea, que
posee ya un clima subtropical.
Plátano o banana (musa paradisíaca, musa sapientium, musa
cavendishi)
El platanero es una monocotiledónea del género musa, familia
de las escitamíneas, de origen asiático y tropical. Las tres especies
citadas son las que producen frutos comestibles de valor comercial.
Necesita para crecer y producir sus frutos un clima constantemente
cálido. Cuando en tiempos pasados el hombre no se ocupó
de este árbol, éste producía frutos de poco sabor, con muchas
semillas amargas, que sólo con cultivos especiales y mejoras por
manipulaciones genéticas, se han conseguido variedades aceptables
en consistencia, gusto y perfume. El platanero consigue crecer
hasta cinco o diez metros de altura, y da su fruto en la cima. Al

30
llegar a la madurez, el racimo, llamado «cacho», cuelga repleto y
compacto de frutos olorosos y ordenados alrededor de un tronco
central; se corta o secciona toda la planta en su tronco a la altura
más conveniente. El tronco del bananero produce un sólo cacho
cada doce meses; y una vez producido el fruto el árbol muere y se
pudre, por ello es preferible cortarlo en seco. Del rizoma principal
nace de nuevo otro brote al cabo de un año y produce otra planta,
con otro cacho que madurará, continuando el mismo proceso
cíclico hasta la duración de veinte años. Si se corta el tronco antes
de la formación del cacho, vuelve a crecer la planta inmediatamente
para producir otro cacho, sin esperar un año.
Cortando el tronco del árbol y desmenuzándolo alrededor de
la mata le sirve de abono natural. Hay bananeros de familia enana
que dan bananas de agua, y otras de tipo gigante, de gusto más
insípido, que se comen cocidas o fritas.
La palabra banana tiene su origen en una ciudad del Congo
llamada Puerto Banano, de donde fueron importados los primeros
plátanos para Europa. Los árabes trajeron la fruta de Extremo
Oriente y la introdujeron en África; posteriormente los portugueses
y españoles la trasplantaron en América, donde se expandió y se
adaptó perfectamente.
Frutos secos dulces
Los frutos dulces desecados al sol son un gran alimento
energético, tanto para los trabajadores intelectuales como para los
deportistas y trabajadores manuales activos. Al igual que los frutos
oleaginosos, son grandes productores de calorías, fuerza muscular
y resistencia a la fatiga debido a su contenido en glucosa. Son las
que se desecan al sol, y eventualmente al calor y fuego artificial
de un horno, para hacerlos pasas: higos, uvas, la mayoría de los
dátiles y los llamados orejones (peras, melocotones, albaricoques,
ciruelas, manzanas y cerezas). Generalmente son recomendables

31
en invierno, en combinación con las frutas jugosas dulces y con las
semiácidas. También se desecan el plátano y la castaña, pero como
son farináceos o feculentos no entran dentro de esta clasificación,
al ser ellas dos incompatibles entre sí; por el contrario, todas las
demás frutas desecadas no son incompatibles entre sí. Las frutas
dulces desecadas son incompatibles con las verduras, raíces
oleaginosas, aceites, mantecas, leche, clara de huevo y ácidos.
Frutas jugosas semiácidas
Las frutas semiácidas tienen más propiedades medicinales que
las frutas dulces. Contienen mucho yodo, hierro, calcio, fósforo y
sales minerales. Están muy indicadas en casos de obesidad, pues sus
ácidos naturales se integran perfectamente en el metabolismo del
cuerpo orgánico, quemando los lípidos complejos y el colesterol.
También se acumulan en las adiposidades y quistes u otros
acúmulos y, a causa de su acción oxidante y algo astringente, ayuda
a disolverlos y eliminarlos lentamente. Convienen especialmente a
los trabajadores intelectuales, y en general a todos los que llevan
una vida sedentaria.
He aquí el cuadro, según las estaciones, de los frutos
semiácidos:
Primavera
Cerezas.
Frambuesas.
Otoño
Algarrobas.
Kiwis.
Grosellas negras.
Verano
Melocotones.
Ciruelas.
Guayabas.

32
Higos chumbos.
Madroños.
Grosellas blancas y rojas.
Arándano.
Invierno
Zarzamoras o moras de zarza.
Pina americana o «ananás».
Tamarindo.
Su valor como alimento energético, al igual que el de las frutas
dulces, es casi nulo.
Compatibles con:
— Alimentos harinosos o farináceos como:
• Cereales.
• Leguminosas.
• Tubérculos feculentos.
— Entre todos ellos, si no son muy ácidos, para lo cual deben
cosecharse del árbol o de la mata bien sazonados y maduros.
— Semillas oleaginosas.
Incompatibles con:
— Raíces tiernas dulces.
— Verduras verdes.
— Frutos oleaginosos (pero se vuelven compatibles con ellos si
son más dulces y azucarados).
— Frutas acidas.
— Melónidos, con menos contenido en azúcar:
• Calabacín.
• Chayóte, etc.
Cerezas (prunus cerasus)
Familia de las rosáceas. Conocidas y cultivadas en Egipto
setecientos años a. JC. (XXVI dinastía). Los griegos las conocían
y Teofrasto las cita. Son introducidas en Roma en el año 65 por

33
el romano Lúculo, que la trajo de la ciudad de Cherasus. Crece
espontáneamente en todos los bosques de Europa. Podemos
clasificar sus frutos en tres grupos:
1. El prunus avium o cerezo propio o común es la variedad
cultivada por sus frutos, que tiene sabor dulce, y se le llama
cerezo de monte, de aves o silvestre y tiene origen caucásico. Es la
variedad indígena en los bosques de Europa y de España. Tiene dos
variedades: a) las tiernas o cerezos mollares de color rosa fuerte, de
formas y dimensiones regulares, pulpa tierna de color amarillento,
rosa o rojo oscuro, b) las duras o cerezas-duraznos o costaleros,
en forma de corazón, de notables dimensiones, color rojo oscuro.
Poseen una pulpa consistente, de color rosado o claro.
2. El prunus cerasus es el cerezo «guindo» o «garrafal», que
tiene «ácido». Sus frutos son esféricos, de color rojo subido, pulpa
jugosa y a veces algo amarga, hueso con cascara delgada. Mucho
más sensible al frío que el cerezo común.
3. En esta tercera clase están los tipos «híbridos», que derivan
de las dos anteriores y son una centena de variedades. Los frutos
son semejantes al cerezo común, pero con el gusto acidulado de la
guinda.
La mayor parte de la producción va al consumo directo; una
parte menor, a las industrias conservera y licorera.
Las cerezas pueden secarse al sol y en el horno, para guardarlas
durante el resto del año como frutos secos o pasas.
La madera de cerezo es apreciada para hacer pequeñas esculturas,
popular artesanía tradicional, y con ella se confeccionan estatuillas,
cajas, objetos de adorno y hasta pequeños muebles.
Las acciones sobre el cuerpo humano son variadas, pero, sobre
todo, cabe destacar las que se dirigen al sistema digestivo, en
donde, ante todo, es un depurativo, actúa contra las fermentaciones
y estreñimientos intestinales crónicos; es un desintoxicante, que
34
lucha eficazmente contra la plétora y la obesidad. Es un regulador
gástrico, estimulando y favoreciendo la secreción y digestión del
estómago, refrescante y laxante. Todas estas propiedades se deben
al bajo contenido en proteínas y grasas o lípidos. Es un potente
energético, muscular y nervínico, debido a su contenido abundante
en azúcares (17 por 100).
Tiene notables propiedades para combatir el «insomnio» y, sobre
todo, de rejuvenecedor tisular en los casos de desmineralización
(tuberculosis, artritismos), sea ósea o muscular. Es excelente en la
prevención del envejecimiento.
En cosmética se emplea para tonificar los tejidos y en las
quemaduras en cualquier parte del cuerpo.
En las afecciones del sistema osteoarticular y locomotor, es
muy eficaz en todo tipo de reumatismos, agudos y crónicos; en
las litiasis urinaria, vesical, biliar y renal, y por su pobreza en
proteínas y grasas es altamente saludable durante el embarazo, su
alto contenido en sales minerales favorece la formación del feto.
Finalmente diremos que el aceite esencial de las almendras del
cerezo es muy útil para masajes en los miembros doloridos por
golpes y contusiones; en las verrugas, en las manchas cutáneas de
tipo psórico, y en general en todo tipo de reumatismos.
Podemos practicar la cura de cerezas de la misma manera que la
cura de uvas del otoño, pero sólo la cura menor (un mes), pues no
duran más allá de un mes o mes y medio.
Frambuesas (rubus idaeus)
Familia de las rosáceas. El frambuesero es una «fresa de
bosque», como también se la llama. El fruto de la frambuesa tiene
forma redondeada y cónica, posee una piel sensible y aspecto de
terciopelo, color rojo carmín o blanco, con una jugosa pulpa en
la que hay pequeñas semillas. Según los griegos, creció en estado

35
silvestre en el monte Ida, siendo Dioscórides el que la bautizó con
el nombre de su color y del lugar donde se descubrió. Es muy
agradable, si se la come fresca, mejor con un poco de azúcar o
miel; se emplea para hacer postres o helados y refrescos.
Se trata de un fruto que no posee grandes valores nutritivos.
Tiene alto contenido en ácido ascórbico y azúcares en proporción
de 12 a 14 por 100; contiene muchas sales minerales, sobre todo
de calcio, hierro y magnesio; es ligeramente laxante y diurética,
conteniendo mucha pectina, lo que permite la confección de jaleas
y mermeladas.
La cura de frambuesas es muy eficaz en casos de artritismo
crónico, así como todo tipo de reumatismo, cálculos renales
y vesiculares, gota y ciática, al combatir la formación de ácido
úrico.
Es un buen reconstituyente, por su contenido en azúcar y
sales minerales, especialmente calcio, magnesio y hierro. Su jugo
combate las fiebres eruptivas de la infancia.
Por su bajo contenido en proteínas y grasas y por su azúcar
tolerable, es una fruta recomendable a los diabéticos.
Se cosecha de los matorrales a comienzos de verano y luego durante
el otoño vuelve a reproducirse.
Guayaba (psidium guayaba)
Pertenece a la familia de las mirtáceas. Es originaria de América
del Sur, unos dicen de Uruguay o Paraguay y otros del Brasil, pues
en dichos países se encuentran especies en estado salvaje, pero
también se encuentran especies en los demás países sudamericanos
y en el Caribe, aunque parecen no ser autóctonos. Se ha adaptado
muy bien en España, en las provincias del sur, y sobre todo en
Canarias, en donde crecen especies silvestres. Es pues, un árbol
tropical, que crece aun en condiciones difíciles, y es el menos

36
exigente de los frutos tropicales. El fruto es la guayaba, pequeño,
de 10 centímetros de diámetro, forma ovalada y cuando madura
se vuelve amarillento-verdoso; de sabor dulzaino,es, además,
ligeramente acidulado, por lo que pertenece al grupo de frutos
semiácidos. Las flores son blancas y muy olorosas, y las hojas,
gruesas y elípticas.
Se come fresco o el zumo de su pulpa. Aparece en los mercados
desde el verano hasta comienzos del invierno. Se emplea sobre
todo en repostería, para confeccionar confituras, jaleas y todo tipo
de esencias para la pastelería.
Desde el punto de vista de sus propiedades biológicas, es un fruto
muy rico en vitaminas A, B y C y contiene fósforo, calcio y muchas
otras sales minerales. Es muy útil en las diarreas, disenterías y en
diversas afecciones tuberculosas, sobre todo en estado agudo.
Higo chumbo (o de barbaria o tuna) (opuntia ficus-indica)
De la familia de las cactáceas, se desarrolla en clima húmedo
templado o subtropical, en México o en el sur de Estados Unidos.
Crece espontáneamente, aunque a veces se cultiva. Los higos
chumbos tienen un gusto dulce, fresco, blando y agradable,
conteniendo múltiples semillas con propiedades astringentes. En su
composición química entran pocas proteínas (4 por 100) y lípidos,
del 15 al 20 por 100 de azúcares y bastantes sales minerales, como
calcio y magnesio. Tiene propiedades diuréticas, remineralizantes y
refrescantes. Se da desde finales de verano hasta finales de otoño.
Madroño (arbutus medo)
Del género arbustus, pertenece a la familia de las ericáceas.
Crece en un arbusto de tres a cinco metros de altura; es salvaje en
terrenos montañosos y frescos y originario del sur de Europa; se le
conoce vulgarmente como borrachuela. Es un fruto esférico de dos
a cuatro centímetros de diámetro, de color rojo, con una superficie
37
granulosa, ligeramente agridulce; pulpa amarilla y más dulce al
estar bien madura. Encierra de tres a cuatro semillas pequeñas.
Madura en verano-otoño y no posee ningún valor comercial. Se
emplea para preparar mermeladas o confituras y sidra. Tiene
propiedades astringentes, por lo que se utilizan para combatir las
diarreas. Contiene vitamina C, por lo que presenta propiedades
antiescorbúticas.
Grosella (ribes nigrum y ribes rubrum, ribes albus)
El grosellero es un arbusto del género ribes y de la familia
de las grosulariáceas, originaria de Europa nororiental y de Asia
septentrional. La variedad negra está formada por unos granos
más pequeños que los de la uva. Su pulpa es roja y gelatinosa,
muy perfumada y más agradable que la variedad roja para comer;
es muy útil en bebidas refrescantes, contra reumatismos, gota,
hidropesía, etc. La variedad roja posee bayas semitransparentes de
sabor agradable, ligeramente acidulado. Sus frutos. Se consumen
frescos y con ellos se hace vino de grosellas. Contiene ácido cítrico,
málico y ascórbico; azúcares invertidos, dextrosa y levulosa en
partes iguales, con propiedades refrescantes.
Los frutos «verdes» poseen propiedades astringentes y
refrescantes, pero una vez maduros son laxantes, tónicos y
estomacales. Se cultiva en climas montañosos y húmedos, en donde
no haya calores excesivos.
Arandano o mirtillo (vacxcinium myrtillus)
Pertenece a la familia de las ericáceas, del género vaccinium;
crece en unos matorrales compactos, en pastos y bosques de
zonas templadas del hemisferio septentrional. El fruto es una
baya esférica, oblonga o acampanada, de menor volumen que una
bellota; en estado «verde» es de color rojizo, y al madurar se vuelve
de color azul brillante, con pulpa aromática, jugosa, dulce y algo

38
ácido. En pastelería se emplea para confeccionar confituras, jaleas
y como colorante, rellenando tartas y confituras, pasteles, dulces,
etc. Es muy rico en vitaminas A y C (antiescorbútico) y útil como
astringente en los cuadros diarréicos; su alto contenido en vitamina
A le hace recomendable para mejorar la vista.
Abunda poco en España, si no es en plantaciones particulares.
Es un poderoso antidiabético y desinfectante, destruyendo los
microbios o parásitos que se reproducen al llegar al intestino.
Cura las afecciones de vejiga y órganos urinarios. Calma y cura la
hidropesía, gastralgia, vómitos y otros síntomas digestivos, como
aftas bucales, anginas, disenterías y hemorragias. El polvo de las
raíces del arándano trituradas se pueden echar sobre afecciones de
la piel: granos, heridas, lesiones, forúnculos, etc.
Kiwi o actinidias (actinidia sinensis)
Pertenece a la familia de las dileniáceas. Goza de gran renombre
como planta ornamental de tipo enredadera rampante, conocido en
Asia, de donde es originaria, como grosella china o ratón vegetal,
a causa de su color marrón. En China se la denomina «yang tao»
y en Australia se le bautizó con el nombre vulgar de kiwi, por su
semejanza con el pájaro del mismo nombre. Este fruto, de seis a
diez centímetros de largo por cuatro a seis de ancho, originario
de la China oriental, templada y cálida, de ciertas regiones del
Himalaya y del Japón meridional, pasó a Australia y, sobre todo, a
Nueva Zelanda, desde donde se difundió a Europa y América.
Su pulpa es de color verde, con sabor dulce y perfumado;
está protegido por una piel consistente de color marrón oscuro.
Su fruto, según recientes estudios, goza de notables propiedades
medicinales: contiene proteínas, azúcar, calcio, hierro y fósforo y,
sobre todo, grandes cantidades de vitamina C. Un fruto al día cubre
sobradamente las necesidades mínimas de un adulto. Se aconseja

39
a personas desnutridas, convalecientes y débiles que necesiten
aumentar las defensas del organismo.
Piña tropical o ananas (ananas sativa)
Pertenece a la familia de las bromeliáceas, reconocida como
originaria de la Guayana, Brasil, alto Orinoco y en todo el Caribe.
La planta es una mata de un metro de altura, con hojas largas,
ásperas y puntiagudas, de color verde oscuro, en cuyo centro surge
el peciolo de la flor, que luego se transformará en fruto. Su nombre
botánico viene del portugués, y éste lo tomó del dialecto caribeño
«nana». Fue introducida en Europa (islas Canarias) por los
españoles y portugueses después del descubrimiento de América.
El emperador Carlos V de España se negó a comer este exquisito
fruto por creer que era venenoso, a pesar de los argumentos de sus
cocineros y servidores, que se lo recomendaban encarecidamente.
A pesar de que vegetan muchas plantas en España, no ructifican,
pues necesitan mucho calor y un clima tropical, así crece bien en
las islas Canarias. El fruto, en forma de «pina», tiene una corteza
olorosa y leñosa, que con unos módulos pentagonales se adhieren
a la pulpa; el color verdoso de su piel se vuelve anaranjado cuando
madura.
La pulpa bien madurada en la planta, muy carnosa, jugosa y
perfumada, es de color blanco o amarillo. Tiene en el interior, un
pequeño tronco fibroso y más duro, que va de la corona al pedículo,
y poco comestible. Los valores dietéticos, y sobre todo medicinales,
de la pina son muy importantes: alto contenido en vitamina C, así
como vitaminas B, y A, conteniendo también azúcares, abundante
calcio, hierro, sales minerales y celulosa, que le confieren un alto
valor calórico y sobre todo energético. Su pulpa, mezclada con
peras, manzanas y plátanos, constituye una de las más sabrosas
ensaladas de frutas, a la que se puede añadir jugo de naranjas o
mandarinas. Sus componentes biológicos impiden la decoloración

40
de los demás frutos con que se asocia. Muy útil en las gastritis y
dispepsias de la mucosa estomacal, pues posee una enzima con
acción proteolítica. Como aperitivo, estimula la secreción gástrica
de un modo natural, y mucho mejor de lo que pueden hacerlo las
bebidas de componentes alcohólicos. Es antiséptico (inflamaciones
e general); se utiliza en las afecciones de garganta, boca o encías.
Favorece la formación y regeneración de la mayor parte de los
tejidos: sangre, huesos, nervios, músculos, dientes, etc., evitando,
combatiendo y curando muchas «enfermedades», como fiebres
de todo tipo, catarros, asma bronquial alérgico, todo tipo de
enfermedades inflamatorias, afecciones hepáticas de todo tipo,
amenorreas, etc., además de ser ligeramente laxante y normalizar
las funciones intestinales. Muy recomendable en casos de anemia,
reumatismos y gota u otras afecciones artríticas. Es un activador
de la función pancreática, por lo cual es muy recomendable en la
diabetes.
Mora de zarza o zarzamora (rubus tomentosus)
Es una planta de la familia de las rosáceas. Él fruto es un conjunto
de drupas procedentes de una flor; el fruto, de pequeño tamaño (uno
a dos centímetros), redondo u ovalado, está formado por pistilos
carnosos o drupas, que contienen una semillita muy pequeña, pero
perceptible y molesta, con un sabor dulce si está bien madura, y
ácido si está verde. Tamaño y color varían, según su procedencia,
pero en general es negro y brillante, si están bien maduras; a veces
es blanco o rojo, si están verdes. Es un fruto muy refrescante, con
alto contenido de vitaminas C y A, y aceptablemente nutritivo
(azúcares y cantidades apreciables de sales minerales, calcio, hierro,
etc.). Tiene propiedades antiescorbúticas y desinfectantes, por lo
que se emplea, su jarabe o su confitura, para curar anginas, aftas u
otras afecciones inflamatorias de las mucosas de la boca y garganta.
El moral, árbol de las moras, descrito anteriormente, produce unos

41
frutos parecidos y con análogas propiedades medicinales.
Tamarindo (tamarindus indica)
Pertenece a la familia de las leguminosas, siendo originaria de
África tropical, en la región del alto Nilo. El tamarindo es un árbol
silvestre, de 40 metros de altura y tronco de hasta ocho metros
de diámetro, con madera amarillenta, dura, muy apta para la
construcción. Tiene una gran longevidad y comienza a producir
frutos al cabo de cinco años. Muy cultivado y apreciado en la India,
así como Brasil, Ecuador, las Antillas y México. El fruto tiene forma
de vaina, con epicarpio delgado, mesocarpio pulposo y endocarpio
coriáceo, tabicado con semillas ovaladas que emergen al exterior.
La pulpa es blanda, fibrosa, de color pardo y sabor punzante,
ligeramente acidulada. Contiene los tres ácidos: cítrico, málico y
tartárico, en forma de sales de potasio; contiene, además, azúcar y
féculas. Se usa como comestible, pero sobre todo en pastelería para
confeccionar una jalea típica de los trópicos; se usa en farmacia
para, hacer las conservas, extractos y tisanas, principalmente por sus
propiedades laxantes suaves. Es, además, refrescante y atemperante
del tubo digestivo; es el laxante ideal por su sabor y sus efectos. Se
emplea también en el mal de piedras y arenillas, empachos, malas
digestiones, vesícula biliar y bazo, fiebres eruptivas, cistitis, etc.
Frutas acidas:
Son las más medicinales y curativas de todas las frutas. Además
de las acidas propiamente dichas, que resumimos en un cuadro
a continuación, comprendemos en este grupo, todas las frutas
jugosas semiácidas y jugosas dulces que, no estando aún bien
maduras, se arrancan del árbol para utilizarlas como frutas acidas.
Son astringentes, oxidantes, sumamente febrífugas, desinflamantes,
resolventes y disolventes de residuos úricos. El limón es la fruta más
acida que existe, y la más medicinal. Al levantarse, tomar el zumo

42
de uno o dos limones es la mejor técnica preventiva que existe; es
la llamada trofoterapéutica o citroterápica. Deben siempre tomarse
en ayunas, media hora antes de cualquier comida.
He aquí el cuadro de frutas acidas, según las estaciones:
Primavera
Nísperos ácidos.
Verano
Cerezas acidas.
Ciruelas.
Guindas.
Otoño
Granadas.
Membrillos ácidos.
Invierno
Limones.
Pomelos.
Limas.
Kumquat o fortunella.
Cidra.
Naranjas agrias.
Piñas acidas.
En este capítulo no describiremos las cerezas o guindas, ciruelas
ni naranjas agrias y pina acida, pues sus propiedades biológicas
son similares a las de las frutas dulces jugosas y las semiácidas, ya
explicadas en anteriores capítulos.
A continuación damos los cuadros de las compatibilidades:
Compatibles con:
— Frutos secos oleaginosos.
— Huevos.
— Verduras verdes.

43
Incompatibles con:
— Los harinosos.
— Frutos dulces.
— La leche.
Níspero (eribotrya japonica)
Es una planta de la familia de las rosáceas que alcanza una
altura máxima de cinco metros en estado salvaje. Es un fruto muy
difundido en Japón, debido a la extraordinaria precocidad de su
fruto. Se cree que el país de origen es China, aunque sea Japón el país
que más produce y de donde se importó Europa. La pulpa contiene
ácido cítrico, málico y tartárico, así como compuestos tánicos, que
están esterificados con el potasio, el calcio y el fósforo; posee una
notable proporción de azúcares y de celulosa; las proteínas y grasas
en proporción muy baja. Una propiedad biológica de esta fruta
es la de ser astringente, para lo cual debemos limpiarlo de piel y
semillas y tomar sólo la pulpa; es eficaz, en las diarreas, el zumo de
nísperos. Posee una acción diurética intensa que se puede utilizar
para combatir reumatismos. En general, facilita la expulsión de
las sustancias tóxicas al exterior, y por ello es depurativo. Las
decocciones de las hojas y flores se emplean en enjuagues contra
las afecciones de boca y garganta. Pero sobre todo en casos de
diabetes, haciendo bajar el azúcar de la sangre rápidamente. Es un
fruto de fácil digestión.
Membrillo (cydonia vulgaris)
De la familia de las rosáceas, es un pequeño arbusto llamado
membrillero, de tres a cuatro metros de altura, originario de Irán y
Asia Menor, concretamente de la isla de Creta, donde el fruto gozó
en tiempos antiguos de gran fama y estima en la ciudad de Cydón,
de la que derivó su nombre botánico.
Se cultivan dos tipos de variedades: el membrillo-manzana, de

44
frutos redondeados, y la membrillo-pera, con frutos más alargados
y, en general, mayores.
Cualquiera que sea su origen, el membrillo tiene siempre un
tamaño mayor que el de las peras o manzanas y su color es el
amarillo-verdoso, con piel lisa y brillante en ciertos casos, y áspera
y vellosa en otros. Se cosecha en otoño. Es un fruto aromático y
desprende un perfume atractivo y excitante, teniendo un gusto
extremadamente ácido y una pulpa algodonosa, dura y poco
agradable al gusto. En los pueblos se suelen poner membrillos
entre las sábanas y ropa blanca para que los impregne con su olor.
En España está muy extendido su cultivo en la zona de Levante
(Valencia, Alicante, Murcia), Andalucía y Extremadura. Es un fruto
en cuya composición entran la glucosa en pequeña proporción, así
como albúminas y ácidos grasos en baja proporción, lo que lo hace
un fruto curativo y de ligera digestión. Contiene mucho tanino y
pectinas, que permiten hacer con él jaleas y confituras. Asado al
horno, pierde su acidez, con miel o azúcar de caña, que es como
habitualmente se prepara. Las semillas del membrillo cocidas en
agua producen una tisana para curar las quemaduras y las grietas
del pezón, en época de lactancia. Con él se pueden tratar también la
conjuntivitis, las hemorroides, úlcera de cualquier mucosa (bucal,
vaginal, etc.), catarros pectorales y otras enfermedades del pecho.
En las diarreas sanguinolentas, prescribir enemas de decocción de
hojas de membrillo. Con el cocimiento de la pulpa y piel del fruto
se hacen fomentos y cataplasmas que tienen poder regenerativo en
caso de hernias, ptosis, desviación de matriz y ovarios, caída del
colon o ptosis cólica, hemorroides, úlceras varicosas, leucoplasias
y otros estados precancerosos.
Granada (punica granatum)
Perteneciente a la familia de las mirtáceas, el granado es un árbol
de cinco a diez metros de altura, muy decorativo y ornamental, de

45
hoja caduca. Crece en zonas tropicales y subtropicales. Procede tal
vez, de Persia, donde lo relacionaron siempre con las ceremonias
religiosas o ciertos ritos sagrados, pues veían en esta fruta algo
misterioso y trascendente. Fue apreciada por fenicios, griegos y
romanos. El fruto de la granada posee corteza fuerte, espesa, dura,
áspera, con propiedades astringentes. Su pulpa es gelatinosa, en
forma de granos transparentes, con ligeras tonalidades de color
blanco, rojo y carmín; tiene gusto dulce-acidulado agradable; es
refrescante y aperitiva.
Se consume en fresco, pero es apreciada para confeccionar
jarabe de granadina o dulces de repostería. Su historia es muy
antigua, y siempre ha estado relacionada con los países árabes,
que la introdujeron en España. Es por ello que los principales
cultivos se encuentran en Andalucía y en Levante, donde se cultiva
abundantemente y se encuentran árboles centenarios.
Las propiedades del granado son:
1. Antiinflamatorio de la garganta.
2. Febrífugo.
3. Muy diurético.
4. Mejora estados de debilidad sexual.
5. La corteza y la raíz del granado son antihelmínticas, es decir,
expulsa la tenia y otros parásitos intestinales.
6. Cura la difteria y otras formas febriles.
7. Hemorroides rasgadas y otras fístulas del ano.
8. Diarreas, blenorragias y leucorreas se curan con tisanas de
ocho a diez gramos de corteza, en decocción.
9. Encías sangrantes, piorreas, aftas, etc.
10. Estados diarreicos, disenterías, trastornos digestivos,
convalecencias, desnutrición, debilidad general.
11. Incontinencias de orina (enuresis), metrorragias, etc.

46
Como todos los frutos de otoño, su composición química es rica
en glucosa y azúcares y pobre en proteínas y grasas; muy rica en
sales minerales y en sustancias tánicas. Se cosecha desde finales de
otoño hasta bien entrado el invierno.
Limón (citrus medica)
De la familia de las rutáceas, es un árbol bajo, con hojas perennes,
dentadas y puntiagudas; pero no es complicado cultivarlo en zonas
arcillosas o arenosas. Es originario del sur de China, en donde se
le rinde culto como al símbolo de la felicidad. Es muy conocido
en toda Asia, en especial en la India. El género citrus comprende
cuatro grandes variedades:
1. Citrus medica-lemonum (es el limón de los ingleses), que tiene
la piel menos espesa que el limón corriente y contiene un
jugo más ácido.
2. El citrus medica acida, con frutos mucho más esféricos y un
jugo muy ácido.
3. Citrus lumia, con frutos regularmente esféricos y que
contienen un jugo regularmente dulce.
4. Citrus medica, frutos alargados con nudosidades, muy
aromáticos y débilmente ácidos. En el momento de la
floración, el árbol se llena de flores olorosas de color blanco
con ligeros tintes violetas.
Cura de limones
El ácido ascórbico contenido en el limón es el disolvente
toxínico universal, es decir, es la sustancia que, sin producir ningún
perjuicio a ninguna estructura del cuerpo humano (aparato,
órgano, tejido, células o plasma sanguíneo), es capaz de limpiar,
fluidificar y disolver toda sustancia tóxica, venenosa o perjudicial,
vehiculándola por el plasma sanguíneo a fin de ser eliminada por
el riñon; a través de la piel, con el sudor; a través de los alvéolos
pulmonares, con la espiración pulmonar, y a través del hígado, con
47
su metabolización y transformación total o parcial, siendo la bilis la
que generalmente elimina dichas toxinas.
El jugo de limones debe tomarse en ayunas, para poder trabajar
mejor en beneficio del interesado.
Si queremos combatir una enfermedad crónica o degenerativa
debe aumentarse la dosis inicial de un limón diario hasta 35, 45
o 65 limones diarios, según la gravedad de la enfermedad y otros
factores que rodeen al enfermo, como los factores hereditarios. De
esta forma el limón es excelente para combatir artritis, tuberculosis,
sífilis, diabetes, arteriosclerosis, cáncer, etc.
Después de esta cura se debe establecer un descanso de un
mes para que el organismo haga su propia recuperación, al cabo
del mes de descanso, volvemos a empezar desde un limón diario,
aumentando progresivamente. Esto se repite tantas veces como sea
necesario hasta conseguir la total curación.
La forma correcta de ingerir el zumo de limón es succionándolo
con una pajita. De esta manera, el jugo va dirigido directamente a la
faringe, sin pasar por la cavidad bucal y evitando así la «dentera»,
que es una sensación desagradable.
Antes de la cura se debe hacer un tratamiento preventivo y
de mantenimiento de ocho, diez o quince días. Este consiste en
combinar la toma de zumo de limón con otra fruta de la estación,
pero algo más dulce y más energética. Puede ser melón, melocotones,
uvas, caquis, naranjas, peras o manzanas.
Para que esta cura tenga resultados beneficiosos es fundamental
no tener prisa, respetar el factor tiempo. Ya decía Hipócrates:
«Dejad siempre obrar a la naturaleza.»
El factor espacio también es importante. Debe procurarse
realizar la cura en un lugar oxigenado y silencioso. Si es posible,
aprovechar unas vacaciones en el campo, en la montaña o en el
bosque. Complementaremos la cura con sesiones de hidroterapia

48
(baños, envoltorios, duchas, compresas, saunas, etc., segúnm
las circunstancias), y helioterapia, tomando la energía solar
directamente. Algunas sesiones de respiración yóguica aportarán
notables beneficios.
Son innumerables las afecciones que podemos curar con la
citroterapia, entre ella: sinusitis, bronquitis, laringitis, faringitis,
eczemas y enfermedades de la piel, todo tipo de reumatismos,
afecciones cardiovasculares, fiebres benignas o malignas,
enfermedades del aparato urinario y genital, así como cáncer y
leucemia y enfermedades nerviosas.
Pomelo o grapefruit (citrus decumana o citrus grandis)
Llamada también pamplemusa, perteneciente a la familia de las
rutáceas, es un árbol parecido al naranjo, de seis a doce metros de
altura, hojas grandes, delgadas, espinas y flores blancas. El fruto
tiene forma esférica o globular, de 15 centímetros de diámetro,
corteza rugosa o lisa, espesa y resistente, de color verde pálido,
que cuando está bien maduro se vuelve amarillo intenso fuerte
y muy brillante, con un perfume de piel característico tirando al
amargo. La pulpa la forman 10 ó 12 gajos, compuestos por varios
receptáculos que contienen el zumo, de sabor ligeramente amargo,
con pocas o ninguna semilla. Contiene muy pocas calorías y es
muy rico en vitamina C (40 mg/100 g.), vitamina A y del complejo
B. Como desayuno, su jugo es muy aconsejable como depurativo
para limpiar la sangre; como aperitivo, por su gusto amargo, que
limpia el hígado, y por ser ligeramente laxante, como la naranja.
Se empieza a recolectar en otoño y dura la cosecha hasta
primavera-verano. En España este fruto no ha alcanzado mucha
popularidad y no es tan apreciado como en los países anglosajones,
en donde se come directamente con una cucharita especial cortante,
espolvoreándolo con azúcar moreno o miel. En la cura de limones,
para las personas que no estén acostumbradas al ácido fuerte y

49
punzante del limón, pueden reemplazar dos o tres limones por un
pomelo.
Lima (citrus aurantifolia)
La pulpa es insípida, pero exhala un perfume penetrante
y aromático, utilizado en perfumería y para extraer esencias
refrescantes para bebidas. Tiene un gran contenido en vitamina C
y, por tanto, gran acción escorbútica y curativa, como el limón.
Cidra (citrus cedra)
Es una variedad del limonero, según unos, y según otros, por el
contrario es el limón el que deriva del cidro. Es una rutácea producida
por un arbusto pequeño llamado cidrera o cidral, irregular, de hojas
elípticas o lanceoladas; inflorescencia con pocas flores, capullos
grandes y purpúreos: frutos grandes u ovalados, a veces redondos,
con corteza rugosa y a veces lisa, muy gruesa y de color amarillo
limón. Tiene gajos pequeños, con pulpa verdosa, escaso zumo, de
sabor ácido y algo amargo. Tiene pequeñas y numerosas semillas.
Es el primer agrio cultivado en España en tiempos pasados,
destinándose el fruto a la confección de conservas, de confituras
o frutas escarchadas. De todos los agrios es el más susceptible al
frío; sólo se cultiva en países subtropicales o tropicales. Florece y se
cultiva todo el año, la recolección de frutos es en otoño.
Se cultiva mucho en Italia y en Grecia.
La infusión de sus hojas calma los nervios y cura los calambres
de los miembros, la astenia, la debilidad o la falta de apetito.
Los melónidos o cucurbitáceas
Así denominados por las formas de balón alargado por el ecuador,
como una pelota de rugby. Comprenden las especies siguientes:
— Sandía.
— Melón.
— Calabaza.
50
— Anón (o mamón del Brasil).
— Pepinos.
— Calabacines.
— Chayote.
— Pasionaria o pasiflora.
Y otras muchas que crecen en forma de enredaderas o raíces
rampantes, pero que muchas de ellas no son comestibles. Llevan
zarcillos o pequeños hilos situados a la altura de las hojas que,
como tentáculos, fijan la planta a las paredes o ramas de árboles.
Crecen en regiones tropicales y subtropicales. Muchas (la mayoría)
no son comestibles por las siguientes razones:
1. Porque son excesivamente amargas.
2. Por tener la pulpa demasiado fibrosa.
3. Porque muchas de ellas son exclusivamente de uso
medicinal.
4. Por ser tóxicas algunas.
Entre las cucurbitáceas comestibles tenemos el melón, el pepino
y los pepinillos, la calabaza, el calabacín y el chayote.
I. Frutas
— Sandías.
— Melones.
— Anón o mamón.
— Pasionaria o pasiflora.
II. Verduras:
— Pepinos.
— Calabacines.
— Chayóte.
— Calabazas.
Neutra: La calabaza de diversos tipos y clases.
He aquí las compatibilidades e incompatibilidades de las
cucurbitáceas:

51
Grupo I. Compatibles:
— Frutos dulces.
— Harinosos.
Grupo I. Incompatibles:
— Frutos secos oleaginosos.
— Verduras verdes.
— Raíces comestibles.
— No combinan bien entre sí.
Grupo II. Compatibles:
— Verduras verdes.
— Raíces comestibles.
— Frutos secos oleaginosos.
— Harinosos.
— Con el limón (menos la calabaza).
— Combinan bien entre sí.
Grupo II. Incompatibles:
No combinan bien con los frutos dulces.
Nos quedan por describir las verduras y calabazas. Los pepinos
son para comer crudos, mientras que las calabazas tienen carácter
de alimento ligeramente harinoso y neutro, es decir, que combina
tanto con alimentos eléctricos (verduras), como con alimentos
magnéticos (frutas).
Cereales
Son semillas que maduran en una espiga, y que debe batirse o
golpearse la extremidad para que, al desprenderse, pueda utilizarse.
No deben comerse nunca crudos, pues son indigestos y producen
siempre grandes fermentaciones. Si se les quita el salvado o cutícula,
y además se consumen en forma de harina blanca, pueden ocasionar
putrefacciones intestinales. Son, por tanto, alimentos permitidos y
tolerados para el hombre, pero a condición de que se tomen en
pequeñas cantidades y debidamente combinados.

52
Los cereales son productos farináceos o feculentos, conteniendo
en el interior de sus semillas mucho almidón, sustancia de reserva
para la planta. Lo cual, a causa de la especificidad de las enzimas
que debe utilizar el organismo para digerir cada una de ellas,
hace que sean incompatibles entre sí, así como con los tubérculos
feculentos, el plátano y las castañas.
Cada uno de estos cereales son la base de la alimentación de
la humanidad en forma de pan, pastas (espaguetis, macarrones,
formas poco recomendables, pero muy difundidas), en forma de
harina integral, molidas, de sémolas y de copos. Son mucho más
energéticos que los feculentos y contienen más gluten, fosfatos
y celulosa, pero menos agua. Todos son gramíneas, excepto el
alforfón, que es una poligonácea:
1. Trigo.
2. Arroz.
3. Cebada.
4. Avena.
5. Centeno.
6. Maíz.
7. Mijo.
8. Alforfón.
Lista de compatibilidades e incompatibilidades de los cereales:
Compatibilidades:
— Con las verduras.
— Con las raíces comestibles dulces.
— Frutos secos oleaginosos.
— Frutas dulces o semiácidas (toleradas).
Incompatibilidades:
— Ningún cereal o farináceo va bien con otro.
— Frutas harinosas (plátano, castaña).
— Tubérculos feculentos.

53
— Legumbres secas.
Trigo (triticum vulgare)
Sea cual fuere la forma en que se consume, debe ser
siempre completo, es decir, tal como la naturaleza lo produce,
preferiblemente de cultivo biológico. Cada grano pesa cuatro
centigramos aproximadamente y es un cuerpo de forma oval con
un germen de un lado y pelos en el otro; se divide en dos lóbulos
por una hendidura longitudinal, en la que está el pedúnculo, que
une el grano a la espiga. Se compone de:
1. El pericarpio: es la envoltura exterior, y es el salvado, que suele
separarse del grano. Si no se separa, cura el estreñimiento.
2. Estrato proteico: situado debajo del pericarpio, está formado
por células granulosas ricas en proteínas.
3. Germen o embrión: da lugar al crecimiento de raíces y tallos
cuando se planta en el suelo; el germen se une a un grano con
el escutelum, que es la parte más nutritiva del grano; a causa
de ello algunos nutricionistas lo consideran el mejor de los
alimentos.
4. La almendra o endosperma: constituye el 85 por 100 del grano
de trigo. La forman los granos de almidón de una proteína: ej
gluten, que se encuentra preferiblemente en la parte externa
de la almendra. Es un excelente alimento para la salud,
remineralizante, revitalizante y reconstituyente. Ideal para
niños, enfermos y convalecientes.
Proporciona muchas calorías, por los gramos de almidón de
la almendra. Nutre el cerebro gracias a la fitina que contiene el
pericarpio. Es muy bueno para el hígado.
Arroz (oryza sativa)
Es el cereal más extendido en el mundo y constituye el alimento
de la mitad de la humanidad. Contiene los 12 aminoácidos

54
esenciales y las vitaminas A, B1, B2, B6 y E. Tiene elevado porcentaje
de carbohidratos (75 por 100), por lo que resulta sumamente
energético. Es muy indicado para enfermos de pulmón, hígado e
intestinos, ya que es pobre en grasas y, por consiguiente, de fácil
digestión. Es relativamente pobre en sodio, de ahí que se aconseje a
personas hipertensas, así como a los enfermos de corazón o riñon,
y en los edemas producidos por la disfunción de dichos órganos.
Se aconseja la dieta de Kempuer: 300 gramos de arroz hervido con
manzanas, peras o naranjas.
Debe consumirse, al igual que el trigo, sin descascarillar. Se lo
conoce así por «arroz integral». De lo contrario, el arroz pierde el 80
por 100 de lípidos, el 60 por 100 de las sales minerales y todas sus
vitaminas, quedando un producto de valor calórico únicamente.
Cebada (hordeum vulgare)
Es el cereal conocido desde más antiguo; se tienen testimonios
de su existencia en Nepal y en Abisinia hace seis mil años. En
dietética se prefiere la cebada mondada por simple descascarillado
del grano en su parte más externa a la cebada perlada, que se refina,
pule y blanquea como el arroz. Crece rápidamente: sesenta días de
la siembra a la cosecha.
El almidón se presenta en granos gruesos discoidales. La cebada
tostada y germinada es un sucedáneo del café; en la malta obtenida
el almidón se ha transformado en dextrina y maltosa, la sacarosa
desdoblada en azúcar invertido; los prótidos, en peptonas, y los
polipéptidos, en aminoácidos. Además, es rico en enzimas, como
la amilasa. Es un alimento refrescante y muy bueno para la higiene
intestinal. Muy asimilable y administrable a los niños y a los
enfermos debilitados. No olvidemos que el gran abate Kneipp curó
una epidemia de disentería entre niños con esta malta de cebada
que lo hizo famoso. Posee también propiedades galactógenas e
hipoglucemiantes, es decir, hace bajar el azúcar. Recomendable su

55
consumo en verano. Se cultiva en climas templados, subtropicales
o subárticos
Maíz (zea mais)
Es un cereal de gran desarrollo vegetativo, introducido en
Europa por los españoles después del descubrimiento de América.
Constituía la base de la alimentación de los pueblos precolombinos.
Crece bien en los climas tropicales y subtropicales, pero actualmente
variedades híbridas se adaptan a países más fríos.
Posee en total un 10 por 100 de proteínas. Pero es muy rico
en ácido grasos polinsaturados; en particular, el ácido oleico y
linoleico. Ello permite recomendar este cereal por sus propiedades
antieromatosas y en casos de colesterolemia, cualquiera que sea su
causa. Pero hagamos notar que los diabéticos, arterioscleróticos,
artítricos y reumáticos obtendrán gran alivio si comen sopas de
copos de maíz o sopa de tres o cuatro cebollas con sémola de
maíz y salsa de tomate; o bien, polenta con salsa de tomate. Pero
hagamos notar inmediatamente que el aceite de maíz que se nos
pretende hacer consumir no se obtiene por presión o frío, como el
de oliva; su fabricación supone un refinado excesivo: se calienta,
desodoriza y desnaturaliza con ácidos y disolventes químicos,
como el tricloroetileno; así pues, no aconsejamos consumir este
aceite; en cambio, sí aconsejamos consumir, sobre todo en verano,
este cereal de forma natural.
Mijo (millium effusum)
Se cultiva, sobre todo, en la Europa oriental y se caracteriza por
su gran riqueza en sales minerales: fósforo, hierro, ácido silícico y
vitaminas A y B. Su consumo frecuente permite conservar bien la
piel, las uñas y el cabello. Asimismo nutre el cerebro por su alto
contenido en magnesio y lecitina. Es el cereal ideal para la fatiga
intelectual, la depresión nerviosa, la astemia y la anemia. Es muy
adecuado para enfermos del páncreas.

56
El sorgo (sorghum vulgare), mayor que el mijo, es de origen
africano. En los climas nórdicos no se emplea para obtener el
cereal, sino para cultivo como forraje.
Avena (avena sativa)
Este cereal no tiene espiga, sino que se presenta en forma de
penacho. Soporta bien la lluvia al final de su ciclo biológico, por lo
que puede crecer en países fríos y nórdicos. El almidón se presenta
en pequeños granitos poliédricos. Tiene riqueza relativa en lípidos y
prótidos, pero mucho menos que en el trigo. El grano descorticado
sirve para preparar hervidos del cereal con leche. En copos
preparados del mismo modo es un alimento excelente para niños y
convalecientes, pues es fácil de digerir y a la vez muy nutritivo. Los
emplastes de harina de avena tienen poder resolutivo. Es un cereal
de consumo universal. Estimula sobre todo la glándula tiroides y
tiene propiedades sedativas.
Centeno (secale cereale)
Es un cereal panificable. El grano es elipsoidal, adelgazado en
su extremidad inferior y rayado en su cara interior; el almidón se
presenta en granos discoidales aplanados. Es un cereal de climas
fríos, aún más que la avena. Los pueblos del norte y este de Europa
hacen pan de centeno, pues posee propiedades laxantes, por lo
cual es un buen nutriente biológico. Se mezcla con harina de trigo,
para mejorar su panificación, pero esto es un grave error dietético
trofológico, pues en el intestino produce putrefacción y, por tanto,
difícil digestión. Debe cocerse solo, sin mezclar con otros cereales.
Es muy rico en sales minerales, por ello es un excelente fluidificante
sanguíneo, flexibiliza los vasos y debe recomendarse en casos
de hipertensión, arteriosclerosis y enfermedades vasculares en
general. Dichas enfermedades no existen en las poblaciones que se
alimentan con pan de centeno.

57
Frutos secos oleaginosos
Los denominados frutos secos oleaginosos son las semillas que
producen los vegetales o plantas correspondientes y se comen
todos crudos, excepto las olivas. Estos son:
1. Almendras
2. Avellanas.
3. Piñones (de pino).
4. Nueces.
5. Cocos.
6. Coquitos.
7. Cacahuetes
8. Pacanas.
9. Anacardos.
10. Olivas.
11. Chufas.
Las chufas y los cacahuetes, aunque también son oleaginosos,
según la clasificación botánica pertenecen a los tubérculos no
farináceos.
Estas semillas oleaginosas constituyen uno de los mejores
alientos energéticos y plásticos por sus aceites naturales radiactivos,
regeneradores de la energía del plasma sanguíneo, sangre, linfa,
fuerza muscular y energía nerviosa. Constituyen la mejor reposición
proteínica por sus componentes fuertemente nitrogenados; son
muy fáciles de digerir cuando son tiernos y frescos. A medida que
envejecen se secan (de aquí parte su denominación de frutos secos
oleaginosos), se tuestan o se enrancian y su digestión se hace más
difícil y pesada. Deben ser laboriosamente masticados e insalivados.
Para personas de tipo de vida sedentario, la ingestión de almendras
no debe pasar de siete u ocho unidades, y de las nueces, de tres
o cuatro unidades. En los menús de los atletas, que se entrenan
diariamente, o en los trabajadores manuales los frutos secos juegan

58
un papel importantísimo.
A continuación resumimos las compatibilidades e
incompatibilidades de los mismos:
Compatibilidades:
— Verduras verdes.
— Raíces dulces.
— Cereales y farináceos.
— Melónidos no dulces.
— Limón y frutos ácidos y todas las comidas con limón.
Incompatibilidades:
— Frutos secos dulces.
— Frutos dulces o semidulces.
— Melónidos azucarados.
Almendras (amygdalud communis)
Pertenece a la familia de las rosáceas. De origen extremo-oriental
(China, Japón y Rusia asiática), hace algunos siglos se cultiva bien
en las regiones mediterráneas, junto al olivo y la vid. Es un fruto-
semilla altamente energético y calorífico por su alto contenido en
grasas y proteínas, así como de vitaminas (vitamina B1). Contiene
sales minerales, como hierro y calcio, que complementan la dieta
diaria.
Según la consistencia de las semillas, podemos clasificarlas en:
1. Almendras dulces, con cascara blanda, poco blanda o dura.
2. Almendras amargas (no comestibles), que tienen la cascara
siempre dura.
Entre ambos tipos no hay muchas diferencias, pues las almendras
son de igual aspecto y volumen (a veces las amargas son algo
menores); pero las amargas son más ricas en materias nitrogenadas,
especialmente la presencia de amigdalinas, que le dan ese sabor
netamente amargo.

59
Aparte de su consumo culinario, son importantes en industrias
pasteleras (del turrón, confituras y tartas). Se extrae el aceite dulce
de almendra para masajes en pieles delicadas y diversos usos
medicinales.
Avellana (coryllus avellana)
Se conocen desde tiempos inmemoriales y con el tiempo se han
obtenido numerosas variedades de características muy diferentes:
a) Las que producen frutos alargados.
b) Las que producen frutos redondos, que tienen más valor
comercial.
Las avellanas se consumen corrientemente en su estado fresco,
pero la mayoría se tuestan (como las almendras). Debo decir que,
al tostarse, se les quita todo su valor biológico. Sometidas a presión
en frío pueden dar un aceite de avellanas muy fino, que se emplea
en cosmética y en perfumería. También se utiliza en la industria de
turrones y chocolates para incorporarlas a los mismos.
Piñones (pinus pinea)
Pertenece a la familia de las coniferas. El pino piñonero es un
árbol antiquísimo, que necesita un clima templado, donde alcanza
alturas de hasta 30 metros. Se ha adaptado perfectamente al clima
mediterráneo, siendo un árbol de gran valor comercial. La piña,
fruto ovalado de aproximadamente 15 y 8 centímetros, de color
pardo, cobija los piñones entre las escamas leñosas que posee.
Los piñones, de color blanco lechoso, tienen un agradable sabor y
pueden comerse frescos o utilizarse para repostería. Se recogen en
invierno. Tiene gran riqueza en lípidos, glúcidos y proteínas. De
ellos se obtiene un aceite esencial que tiene propiedades fungicidas
y es balsámico y diurético. También se utilizan las agujas del pino,
ricas en vitamina C.

60
Nuez (juglans regia)
El árbol del nogal, de la familia de las juglandáceas, presenta
una gran corpulencia y altura de 30 a 40 metros. Su madera es
muy apreciada y cara. Originario de Persia, se ignora cuándo fue
introducido en Europa, donde está aclimatado perfectamente. El
fruto es la nuez, esférica u ovoide, según variedades; presenta una
cascara y un endocarpio duro y leñoso de color pardo-rojizo en
dos valvas, divididas en su interior en dos o cuatro celdas, que
contienen las semillas, de color blanco amarillento cubiertas de una
cutícula amarilla. El sabor de los granos es dulce aceitoso, pero muy
característico y perfumado, hasta tal punto que permanece en el
paladar por espacio de algún tiempo, después de haberlo ingerido.
Tiene un gran contenido en grasas, proteínas y carbohidratos y
abundantes sales minerales, sobre todo fósforo, calcio, potasio y
hierro, lo cual la hace un nutriente biológico extraordinario. Es
energético, cura cólicos y cálculos biliares, es sudorífico y posee
un aceite esencial utilizado como ungüento para enfermedades de
la piel y reumatismos. Según la teoría de las signaturas, la nuez
se asemeja a los lóbulos cerebrales, por lo que sería un fruto
especialmente indicado como reconstituyente cerebral y que
combate enfermedades que afecten al cerebro.
Coquitos (bertholletia excelsa)
El árbol alcanza una altura de 30 a 40 metros, y Humboldt,
el gran naturalista alemán, lo clasificó dentro de la familia de las
bertholetiáceas. Sus hojas son coriáceas, y su corteza se utiliza para
calafatear embarcaciones. Es un árbol de gran belleza, conocido
también como nuez del Brasil, nueces o castañas del Para o
simplemente nuez americana. El fruto tiene el tamaño de una
nuez común, más alargado, con cascara leñosa y muy dura, de
color marrón y con forma arriñonada. Contiene en su interior una
almendra blanca de gusto agradable, muy aceitosa. Por su gran

61
contenido en lípidos, proteínas y carbohidratos es un alimento de
gran valor energético. Sus propiedades son similares a las de la
nuez, con una composición similar de sales minerales.
Coco (cocos nucifera)
El cocotero es un árbol eminentemente tropical, de la familia de
las palmáceas, alcanzando a veces una altura de 25 m. Su tronco se
corona con hermosas hojas pinadas, de cuatro metros de longitud.
El fruto consta de un epicarpio, de color verde o amarillento, de
cuatro a ocho centímetros, que cubre todo el fruto; un mesocarpio,
de cinco centímetros,en forma de pelos, que se adhiere fuertemente
a la nuez de coco, y un endocarpio, formado por una cascara leñosa,
muy dura y resistente, que posee tres orificios en triángulo en el ápice
del fruto, fácilmente vulnerables, por donde puede succionarse el
jugo dulce, aromático y riquísimo contenido en el interior de la
nuez. La cascara es dura, a la que se adhiere fuertemente la pulpa
del fruto, similar a una almendra, de dos centímetros de espesor.
Su composición es rica en lípidos, carbohidratos y proteínas, y
muy rica en sales minerales (fósforo, magnesio, calcio y hierro). Al
ser muy rico en grasa, es un gran energético, catalítico por su gran
contenido en agua fisiológica y sales minerales, y poco proteico; los
indígenas de las zonas tropicales le rinden una gran devoción, pues
toda sus distintas partes son aprovechables, como sucedió con la
palmera datilífera.
Chufa (ciperus esculentus)
Hierba de la familia de las ciperáceas, crece espontáneamente
en los países cálidos y de las zonas templadas del antiguo y nuevo
mundo. Produce abundantes tubérculos en sus raíces, llamados
chufas, que son de pequeño tamaño, ricos en aceites esenciales
y en azúcar, con los que se prepara una bebida refrescante de
color blanco: la horchata. Se reproduce por tubérculos y medra

62
en los suelos húmedos, arenales y pedregales de varios lugares de
España, pero especialmente en el Levante valenciano. Los franceses
la llaman «almendras de tierra». En su composición abundan los
lípidos, féculas, azúcares. Como se ve, es más una raíz feculenta que
oleaginosa. En general, las proteínas se encuentran en porcentaje
elevado. De la chufa molida se obtiene una harina que es consumida
corrientemente por los israelitas.
Cacahuetes (arachis hypogaea)
Hierba anual perteneciente a la familia de las legumináceas,
con ramas tendidas y fruto en legumbre, cuya cápsula penetra
bajo tierra para crecer y desarrollarse, y, sobre todo, para madurar
prontamente. Es originaria del sudeste de África, aunque otros
dan América del Sur como lugar de origen, especialmente Brasil,
aunque los aborígenes de toda Sudamérica la conocían antes
del Descubrimiento. Los frutos se utilizan para la extracción de
aceite, que progresivamente fue incrementándose, a medida de las
necesidades, como sustitutivo del aceite de oliva.
En su composición entran las proteínas, lípidos y materias
grasas; tiene fósforo, calcio y hierro en discretas proporciones. Es un
alimento calorífico y energético en gran medida. Pero es indigesto
y corta el apetito si se come mucha cantidad como aperitivo. Se
come habitualmente como aperitivo, crudo, o bien, en general,
tostado.
Olivas (olea europea)
Árbol de cuatro a cinco metros de altura de la familia de las
oleáceas; tiene un tronco corto, grueso, torcido, copa ancha y ramosa.
Sus hojas son coriáceas y perennes, opuestas, lanceoladas, verdes
oscuras y plateadas por el envés. Las flores, blancas y pequeñas, se
agrupan en racimos axilares. El fruto es una drupa llamada aceituna
u oliva, de tamaño y forma variables. La madera, apreciada por su

63
dureza, posee numerosas vetas irregulares y arde dando mucho
calor y brasas muy fuertes que tardan en extinguirse.
Seguramente la olivicultura comenzó hacia el 3000-1500 a. JC.,
en la época minoica; los griegos lo introdujeron en Sicilia. Se afirma
que se originó entre Persia, Siria, Asia Menor y Palestina. Primero
se utilizó en ritos religiosos, en cosmética y en la iluminación.
España e Italia van a la cabeza de la producción actual, y el 95 por
100 viene de la cuenca mediterránea.
El aceite se obtiene por presión de las aceitunas, previa
recogida, dándose aceites de distintas calidades según sean de
primera presión o sucesivas. Estas calidades se clasifican, según
disposiciones legales, por su porcentaje de acidez, que va de un
mínimo de 0,5° a un máximo de 4°. Así tenemos aceite virgen o de
primera presión, aceite superfino virgen, aceite fino virgen, aceite
extravirgen, etc.
Las aceitunas, para ser consumidas tal cual, deben ser sometidas
al proceso de «curación», conservándolas en agua, sal y tomillo.
Se usan para ensaladas y aperitivos, y deben consumirse con
prudencia.
La hoja del olivo tiene propiedades altamente hipotensoras,
antirreumáticas y diuréticas.
El aceite de oliva debe consumirse crudo, ya que frito es tóxico
y ha perdido sus excelentes cualidades.
Anacardos o marañones (anacardium occidentale)
Árbol perteneciente a la familia de las anacardiáceas; posee hojas
sencillas, coriáceas y ovaladas, con flores blancas de tonalidad
rosada, que desprenden un perfume agradable. Es un fruto seco
más, de los que crecen y se desarrollan en el trópico. El fruto
fresco es una cápsula reniforme, muy dura; aloja en su interior una
semilla oleaginosa dulce y agradable, muy aceitosa, de grato sabor,
algo lechoso y azucarado debido a su contenido de carbohidratos

64
y muchos lípidos. La corteza y el tronco se acepta que tienen
propiedades antidiabéticas, y el zumo obtenido del pedúnculo
jugoso, indicado para ciertas enfermedades febriles.
Derivados del reino animal
Los derivados del reino animal, cuando son sanos, frescos e
ingeridos con moderación, son aceptados en nuestro régimen, que
por ello se llama ovo-lacto-vegetariano.
La yema del huevo es más digestible que la clara. Es un alimento
poderoso y sumamente concentrado. Los huevos producen
estreñimiento por su falta de celulosa. La clara es casi toda albúmina
(alimento plástico), por lo tanto, no es recomendable para los
enfermos de estómago, ríñones, corazón, hígado y reumáticos.
El queso blando es incompatible con las frutas y las verduras,
aceites y azúcares, miel y huevos. En cambio, el queso fresco de
buena calidad, no abusando, se puede comer con las frutas jugosas
(no con las secas y desecadas), o acompañado de pan tostado,
patatas, boniatos, arroz, maíz o plátanos. Sabiéndolos combinar
bien, y tomando las proporciones adecuadas para cada enfermo, es
un alimento adecuado.

65
Las verduras
Propiedades biológicas de las verduras

C on el nombre de verduras debe entenderse todo alimento verde


en forma de hojas (foliáceas). Las verduras son alimentos de
naturaleza eléctrica y que se oponen a las frutas, que son alimentos
magnéticos.
Las peculiaridades, entre otras, de las verduras son las
siguientes:
— Purifican la sangre de toxinas: ello se debe a su gran
contenido de agua, de enzimas, de sales minerales, que le
confieren poder diurético y eliminador.
— Sus componentes estimulan la producción de linfocitos, los
cuales se encargan de limpiar el sistema linfático, arterial y
venoso de células muertas y otros desechos.
— Son reguladores y calmantes del sistema nervioso.
— No producen reservas celulares, como lo hacen los
alimentos plásticos y energéticos, por lo que deben
consumirse diariamente.
— Por su gran contenido de celulosa favorecen los procesos de
eliminación del intestino.
— Tienen reacción básica, alcalinizando el plasma sanguíneo.
Verduras verdes
Son todas las plantas de hoja verde, comestibles para el hombre,
que se cultivan en los huertos.
a) Las verduras cultivadas de jardín son:
— Coles. — Grelos.
— Berros. — Berzas.
— Alcachofas. — Rutabagas.
— Acelgas. — Coliflores.
— Lechugas. — Escarolas.

66
— Repollos. — Espinacas.
— Mastuerzos. — Cardos.
— Broculis. — Hinojo (hojas).
— Espárragos. — Apio (hojas).
b) Algunas cimas o brotes de ciertas plantas como la calabaza,
col gigante, col de Bruselas, cardillos, colinabos, etc.
c) Hay algunas verduras salvajes, como:
— Verdolaga. —Borrajas.
— Acelgas salvajes. — Espárragos salvajes.
— Ruibarbo. —Diente de león.
— Amargón. —Jaramago.
Compatible con:
1. Todas compatibles entre sí.
2. Raíces comestibles.
3. Con aceite de oliva y otros.
4. Con los cereales.
Incompatible con:
1. Frutas dulces.
2. Miel.
3. Leche.
4. Queso.
Lechuga tierna (lactuca sativa, lactuca vivosa)
Pertenece al género lectucet y a la familia de los compuestos.
Son, tal vez, las más difundidas entre las plantas para confeccionar
ensaladas, de modo que la lechuga de repollo y la romana se han
convertido casi en sinónimo de ensalada. El origen de la lactuca
sativa sería, tal vez, ciertas montañas de Siberia, en donde se
encuentra espontánea. Plinio y Columela, entre los romanos,
conocían cierta forma de lactuca, nombre latino. En la Edad Media
y el Renacimiento se conocieron pocas formas. En el siglo XVI, la

67
lechuga romana, procedente de Italia, fue introducida en Francia,
y de aquí a Inglaterra. La lechuga de repollo tiene gran variedad de
especies cultivadas. Son verduras típicamente refrescantes y ricas
en vitaminas A y C, muchas sales minerales, pero de valor calorífico
y energético nulo.
Contienen de un 90 a un 95 por 100 de agua. Es la representación
típica del nutriente de tipo catalítico.
La lechuga sativa es la variedad de cultivo, mientras que la
lechuga virosa es la forma salvaje, que crece espontáneamente en
campos y bosques y contiene el máximo de propiedades biológico-
medicinales y principios activos.
La lechuga posee: lactucerina, lactucina, ácido lactárido,
asparragenia, etc.; todo ello contenido en el jugo fresco. El
«extracto fluido» se toma a razón de dos a tres cucharadas de café.
La decocción de hojas se prepara a base de 75 gramos de lechuga
por litro de agua.
La lechuga tierna de repollo, o la romana, aunque formas
cultivadas, poseen la mayoría de los principios enumerados, pero
frecuentemente en menos concentración. La lechuga excita el
apetito y constituye el «mejor aperitivo». Es, además, refrescante,
laxante, depurativa, emoliente; como posee mucha celulosa,
resuelve el estreñimiento; es remineralizante y drenador hepático.
Sobre el sistema vegetativo tiene tres propiedades:
1. Es analgésica.
2. Es sedativa.
3. Hipnótica.
Es también una verdura béquica, es decir, que calma la tos
nocturna, la bronquitis, asma, coqueluche, etc.; hipoglucemiante;
es indicada en casos de nefrosis.
El apio (apium satirum)
Es una planta de la familia de las umbelíferas. No es una fuente

68
importante en calorías, pero es muy rico en sales minerales de
todas clases y en vitaminas (especialmente la E) y en hierro. El
apio crudo es muy agradable al gusto, tiene un sabor característico
y es de fácil digestión.
Los distintos y variados grupos de apios pueden dosificarse
en dos categorías: el apio propiamente dicho, cuyas ramas, como
costillas surcadas por hilos tiernos longitudinales, terminan en
hojas abundantes comestibles, y el apio-raíz o apio-nabo, en el que
la raíz se engruesa y desarrolla hasta el cuello, y sus hojas quedan
tendidas sobre el suelo. Se pela como un nabo o una zanahoria, y
luego se come rallado como la zanahoria. Esta última categoría de
apio es muy conveniente para la limpieza de hígado, vejiga, riñones,
corazón y nervios. El apio regula las funciones del sistema nervioso
neurovegetativo y simpático, al que calma y regenera; se usa en
las convalecencias de enfermedades contagiosas y operaciones
quirúrgicas; es muy útil, en decocción, para todas las formas de
reumatismo, gota, litiasis, etc., y en los sabañones de las manos;
en todo tipo de afecciones de la boca, garganta y faringe; para la
ronquera se emplean 30 gramos por litro de agua, hervidos con
leche. En las fiebres palúdicas intermitentes se trituran las hojas
(200 gramos) y se toma el jugo fresco, tres veces por día. Un buen
remedio para la sarna (por contagio de perros u otros animales) son
las hojas de apio muy finamente cortadas, sal y vinagre o limón,
para frotarse el cuerpo con la mezcla.
Si comemos la raíz (apio-raíz) no deben tirarse las ramas gruesas
ni sus hojas. Estas pueden secarse al sol o en el horno, y triturar.
Sirve para condimentar cocidos, sopas, caldos, etc. En uso externo
se usa la tintura de apio como cicatrizante de llagas, fístulas o
fisuras.
La achicoria (chicorium intybus)
La achicoria es una planta herbácea, bienal, perenne, polimorfa y

69
espontánea en zonas de Europa, Asia y África. Podemos mencionar
varias clases: achicoria de raíz, achicoria de Bruselas, achicoria
catalana, achicoria veneciana, escarolas y endibias lisas y escarolas
y endibias rizadas.
Las hojas de achicoria son ricas en vitamina C, potasio, fósforo
y diversos principios amargos. Por todo ello, poseen propiedades
tónicas, amargas, aperitivas, estomáquicas, depurativas, laxantes,
diuréticas, febrífugas y antiparasitarias.
La infusión de achicoria salvaje, en dosis de 45 gramos por litro
de agua, está indicada en caso de ictericia, en los cólicos hepáticos
e intestinales, insuficiencias biliares, gota, etc.
La raíz de la achicoria se corta y se deseca al sol.
El uso más conocido de esta planta es como sucedáneo del café,
sirviendo, al mismo tiempo, como tónico y descongestionante del
intestino y del hígado.
Hinojo (fueniculum vulgare)
Es una hierba de tallo erecto, ramoso, con hojas radicales. Toda
la planta es aprovechable, incluyendo la raíz y las semillas. Tiene
propiedades estomacales, carminativas y diuréticas.
Espinacas (spinaca oleracea) y otras afines
Las espinacas son de origen asiático, probablemente de Persia.
Pertenecen a la familia de las quenopodiáceas. Son verduras
doradas de extraordinarias virtudes biológicas, que difícilmente se
encuentran en otras verduras invernales.
Contienen abundante agua y sales minerales (hierro y cobre),
bajo porcentaje de proteínas y carbohidratos, y una gran variedad
de vitaminas: vitamina A, complejo vitamínico B, vitamina C
(crudas) y vitaminas E y K. Debe cocerse el menor tiempo posible
para evitar la pérdida de las vitaminas, y es preferible, en lo posible,
consumirla cruda en ensaladas.
70
Es muy útil en las enfermedades del aparato respiratorio; mejora
y cura la atonía intestinal y, por ende, el estreñimiento; es apropiada
para anemias (alto contenido en hierro); excelente alimento para
convalecientes, entre otras muchas aplicaciones. Desde el punto de
vista culinario se usan en una gran variedad de platos, para hacer
pastas, gratinados, etc.
Grelos
Son parecidos a las hojas tiernas de los nabos. Se cultivan en
Galicia y León. Se siembran muy tupidos y apretados de manera
que no puedan formar el tubérculo, por lo que sólo se pueden
formar hojas, muy ricas en vitaminas y sales minerales. Muy
apropiados en problemas estomacales o intestinales, pues tiene un
potente valor basificante. Son también una verdura estimulante y
reconstituyente.
Acelgas (beta vulgaris)
Es una variedad de la remolacha común y pertenece a la familia de
las queriopodiáceas. Planta llamativa y de hermoso porte, formada
por una penca blanca, tierna y comestible, rodeada de tallos anchos
y carnosos, que se adornan con hermosas hojas verdes. Es laxante
y refrescante, sobre todo en caso de estreñimiento crónico con
hemorroides, quemaduras, abscesos, forúnculos, fístulas, fisuras,
rágadas, etc., y asimismo en caso de tumores malignos o benignos.
También en todo tipo de enfermedades de la piel. Es un magnífico
emoliente e intensamente diurética. Se puede aplicar directamente
sobre todo tipo de enfermedades cutáneas. Contiene vitamina A,
complejo B y vitamina C y es muy rica en sales minerales: hierro,
calcio, fósforo, magnesio, etc.
Cardos (cynara cardunculus, variedad altilis) y alcachofa (cynara
cardunculus, variedad scolymus)
Aunque de apariencia totalmente distinta, el cardo y la alcachofa
71
proceden de la cynara cardunculus, variedad sylvestris, es decir,
de una planta herbácea salvaje que crece espontánea en África
septentrional y costa mediterránea. Pertenece a la familia de las
compuestas.
El cardo tiene un tamaño mayor que la alcachofa, ramas más
gruesas y, por lo tanto, más pulpa; sus flores son de color azul
intenso. La alcachofa cultivada es más grande que la silvestre, pero
más pequeña que el cardo. Sus hojas son carnosas y más anchas.
Sus flores son de color azul.
La composición química es semejante, aunque las alcachofas
tienen un porcentaje levemente más elevado de proteínas. Ambas
contienen cantidades importantes de sales minerales y vitaminas.
Tienen propiedades estimulantes y aperitivas. Las alcachofas son
especialmente indicadas en problemas hepáticos, son diuréticos y
antigalactógenas.
Berros (nasturtium officinalis)
Es una planta vivaz de la familia de las cruciferas, que necesita
agua para crecer y desarrollarse. Se compone de una serie de
hojas de pequeño tamaño, sobre un tallo carnoso y suave de color
verde. Se prepara en el comercio en pequeños manojos atados
con un junco. Tiene un sabor picante característico, es fácil de
cultivar y crece rápidamente. Es originario de Persia y Egipto, y fue
introducido en Europa en tiempos antiguos. El mastuerzo es una
variedad del berro.
Es depurativo de la sangre, diurético y antiescorbútico. Contiene
vitaminas A, D, C, E y muchas sales minerales, entre ellos el yodo
y el hierro, por lo que es muy útil en enfermedades tiroideas y
en las anemias, desmineralización y desnutrición. Es aperitivo
(inapetencia, desnutrición), hipoglucemiante (baja la glucosa de
la sangre), expectorante, sudorífico, vermífugo, anticanceroso (en
extracto o en cataplasmas sobre el tumor). Es un antídoto de la

72
nicotina (junto con el ajo y la hiedra), estimula el crecimiento del
cabello y actúa sobre la piel, el hígado y sobre los reumatismos.
Diente de león (taraxacum dens leonis)
Es una hierba amarga, salvaje (no se cultiva), llamada vulgarmente
amargón.
Es muy apreciada y consumida en Francia. Su amargor es de tipo
tónico y agradable, si es tierna. Si está muy madura, debe hervirse o
secarse para hacer tisanas hepáticas. Se come, cuando es tierno, en
ensalada, junto con otras verduras, simplemente aliñado con ajo,
limón y un poco de aceite. El valor calórico es bajísimo, pues tiene
pocas proteínas y sustancias hidrocarbonadas. Es tónico, diurético,
colágogo y, en general, hepatoprotector. También es bueno en casos
de anemia, debilidad y astenia; como contiene vitaminas A, B1, B2
y C es antiescorbútico, a condición de comerse crudo; contiene
calcio, fósforo y hierro.
Espárragos (asparagus officinalis)
Proviene de una planta vivaz llamada esparraguera, perteneciente
al género asparagus y a la familia de las liliáceas. Oriundo de Asia,
está formado por un esturión o vastago alargado, adornado con
hojitas escamosas en la parte superior del mismo. Tiene 30 a 60
centímetros de altura, es de color verde violeta o blanco. La parte
suculenta y comestible es la parte más tierna (20 por 100 del total
del vastago), el resto es más leñoso. Se la puede considerar una
verdura de lujo, dotada de una serie de propiedades depurativas,
diuréticas, laxantes y aptas para el drenaje o expulsión de toxinas.
Actúa sensiblemente sobre el bazo, pues es fluidificante y depurativo
sanguíneo en los casos de hipercoagulabilidad, hipertensión y, en
general, arteriosclerosis. Para ello debe consumirse crudo y licuado.
Es, finalmente, antidiabético potente, pues disminuye el azúcar de
la sangre.

73
Borraja (borago officinalis)
Planta anual de tallo cilindrico y hueco que alcanza de 20 a 40
centímetros de altura. Pertenece a la familia de las boragináceas,
procede de las regiones mediterráneas y de ahí se ha extendido
a Europa central y América. Florece a principios de primavera y
crece en tierras arenosas, bajas y soleadas. Posee materias resinosas,
malato caloico, tanino, etc., y es muy mucilaginosa. Contiene ácido
silícico y nitrato de potasio. Sus propiedades biológicas son:
1. Laxante ligero.
2. Fludificante y expectorante.
3. Antidiabética.
4. Sudorífica.
5. Muy diurética.
6. Muy útil en las fiebres eruptivas infantiles y en la gripe.
Frutas-Legumbres
La más representativa de este grupo es el tomate. Pero nosotros
creemos que se debe incluir en este grupo también las berenjenas
y los pimientos, con sus variedades.
Así pues, tenemos:
1. Tomates y sus variedades.
2. Berenjenas y sus variedades.
3. Pimientos y sus variedades.
Todas ellas son plantas solanáceas (de la misma naturaleza que
el tabaco), y no podemos incluirlas en el mismo grupo que las
frutas, pues sus características botánicas las asemejan más a las
verduras. No poseen casi valor energético (como las verduras), y,
en cambio, son muy ricos en sales minerales (también al igual que
las verduras), especialmente en hierro, calcio, cobre y magnesio.
He aquí la tabla de compatibilidades e incompatibilidades:

74
Compatible con:
1. Entre sí y con todas las verduras.
2. Raíces comestibles.
3. Bulbos feculentos.
4. Cereales.
5. Leguminosas.
6. Frutos secos oleaginosos.
6. Legumbres-frutas.
Incompatible con:
1. Frutas dulces.
2. Frutas secas azucaradas.
3. La miel.
4. El limón, pero no con el pimiento y la berenjena.
Tomates (solanum lycopersium y licopersium esculentum)
La tomatera pertenece a la familia de las solanáceas, tiene
tallos herbáceos muy ramosos y tendidos de uno o dos metros de
longitud. Por su poca resistencia debe ser apoyada por un sostén
de cañas entrecruzadas. Posee un olor fuerte y característico. La
forma ancestral debió ser el licopersicum cerasiforme, que crece
espontáneamente en América del Centro y Sur.
Hay varias clases de tomates: los de gran tamaño, los tomates
«pera», los tomates «cereza», etc. Todos tienen gran valor industrial
para hacer conservas, zumos, salsas, etc. También se consume
crudo en ensaladas.
En su composición, el agua ocupa un lugar prioritario. Carece
de valores importantes de proteínas y lípidos. Pero, en cambio,
tiene notables cantidades de vitaminas (A, B, C) y sales minerales.
Es aperitivo, vitalizante, reconstituyente, facilita la digestión de
féculas y almidones. Está indicado para artríticos y reumáticos por
ser alcalinizante de la sangre.
75
Berenjena (solanum melongena)
Es una solanácea que, se supone, procede de la India: la planta
es espontánea, salvaje, y primitiva no se conoce. Numerosos textos
sánscritos hablan de ella. Se cría sólo en clima tropical o subtropical,
y con abundante agua de riego. Son plantas herbáceas, perennes
y de tamaños variables de 60 centímetros a un metro. Tallo duro
en la base, hojas groseras, color ceniza. Frecuentemente posee
espinas y flores violáceas. El fruto es una baya de forma variada:
redondeadas, esféricas, redondas y alargadas, y de colores que van
del blanco al violeta.
Es un fruto biológicamente poco energético, conteniendo
un bajo porcentaje de carbohidratos, con ausencia de lípidos y
proteínas. Los frutos verdes contienen un alcaloide: la solanina,
que puede ser dañina si el fruto no está bien maduro. Desde el
punto de vista culinario es muy codiciada, preparándose con ella
numerosos platos.
Pimiento (capsicum annum y capsicum frutescens)
Planta herbácea, leñosa en su base, de pequeño tamaño (40-
60 centímetros), anuales o perennes, con ramificación dicotómica,
hojas pecioladas y flores blancas; frutos en forma de baya, huecos
en su interior y formas muy variadas. Pueden clasificarse en dos
especies:
1. Capsium annum: pimientos dulces de mesa.
2. Capsium frutescens: pimientos de condimento y picantes.
Son originarios de la América meridional, probablemente
del Brasil. En la composición química entran pocos glúcidos y
proteínas y nada de lípidos, pero, sí gran cantidad de vitaminas: A,
B2, C y E. Es dulce y fresco. Contiene un alcaloide, la capsacina,
estimulante del apetito y de la digestión; es antiescorbútico y
protector de los epitelios y por ello antihemorroidal. Los pimientos
picantes contienen mucha más capsacina que los dulces y por

76
ello son revulsivos: aumenta la secreción gástrica y la motricidad
intestinal.
Tubérculos feculentos
Este grupo está formado por raíces y bulbas que se desarrollan
y maduran bajo tierra y, desde el punto de vista trofológico, no
deben confundirse con las raíces comestibles, puesto que en el
metabolismo juegan un papel completamente diferente, dado
que están comprendidas entre las féculas, harinas, farináceas o
almidones. Los más importantes son:
1. Las patatas.
2. Los boniatos o batatas.
3. La yuca.
4. El aipín.
5. Madiocas.
6. Aguaturmas, pataca, tupinambo, girasol Canadá.
7. Castañas de agua o trígoli de Mantua.
8. Colocasia o «haba de Egipto» o «ñame de China».
9. Apios de América septentrional.
10. La maranta de Brasil.
Patatas (solanum tuberosum)
Planta herbácea anual de la familia de las solanáceas; produce
tubérculos farináceos comestibles, y se cree que fue cultivada en
tiempos de la civilización azteca e incaica. Fue descubierta por
Francisco Pizarro en 1526 en el Perú. Su nombre deriva de la lengua
quechua (peruana) que designaba los tubérculos como «papa».
Existen más de 1.300 variedades. Estudiando los componentes
biológicos comprendemos su importancia, pues entre ello están: el
almidón, los azúcares, proteínas, lípidos y sales minerales variadas,
como cobre y hierro. Puede sustituir al pan en la cura de la obesidad,
pues los dietistas han establecido que 100 gramos de pan es igua a
dos kilos de patatas. Contiene tiamina, riboflavina y niacina; sales

77
de fósforo y potasio.
A base de platos con patatas se puede hacer todo un tipo de
cocina, por lo que son de alto valor culinario.
Compatibles con:
— Las frutas. — Verduras y raíces.
— El aceite. — La miel.
— Semillas y frutos oleaginosos.
Incompatibles con:
Como todos los feculentos y harinosos, son incompatibles entre
sí, así como el plátano y las castañas.
Boniatos o batatas (ipomoea batatas)
Planta herbácea anual de la familia de las vonvolvuláceas, vivaz,
tuberosa, de medio a un metro de altura, con tallos trepadores o
rastreros. Los botánicos indican su origen en la India. Se cultiva
en todos los países tropicales y subtropicales, con fuerte calor y
veranos largos y climas secos. En su composición biológica entra
el agua, los azúcares, féculas, proteínas y muy pocas grasas. Se
consume asada o cocida con mantequilla. Sus propiedades
biológicas se asemejan mucho a la de la patata. Las hay de pulpa
blanca (boniato) y la pulpa rosada (batata). En algunas regiones
de Asia es muy cultivada y apreciada, por ejemplo en Indochina.
Tiene un alto interés, pues sustituye con ventaja a la patata.
El aipín
Es el nombre brasileño de la mandioca dulce, iuca dulce o
manihot. (Jatruga dulcis.)
Yuca o mandioca (manibot utilissima)
Pertenece a la familia de las euforbiáceas, de origen americano,
anterior a la llegada de Cristóbal Colón a América. Posteriormente
fue introducida en África y en Asia, en Indochina e Indonesia. Los
tubérculos pueden ser dulces, consumidos como hortalizas después
78
de cocidos. Amargos: la industria prepara féculas, harinas especiales
como la tapioca, que es una fécula muy rica en carbohidratos y
agua, es un alimento muy calórico y energético (100 gramos = 350
calorías). Tres cebollas hervidas y cortadas finas, dos o tres tomates
y dos cucharadas de tapioca hacen una excelente sopa energética.
Es una fécula muy adecuada para niños, ancianos y convalecientes,
ya que por el bajo tenor de proteínas y grasas y el alto contenido de
carbohidratos y sales minerales es de fácil digestión y de alto valor
energético, y de fácil asimilación.
Aguaturmas (helianthus tuberosus), o pataca o tipanambo o girasol
del Canadá
Es de la misma familia del girasol, pero aquél sirve para extraerle
el aceite, mientras que de éste se aprovechan los tubérculos como
alimento, que una vez hervidos tienen un gusto análogo a la
alcachofa. La cosecha comienza en otoño y sigue todo el invierno.
Se difunde y reproduce rápidamente en los terrenos de un año a
otro. Se preparan asados al horno, con mantequilla, aceite, perejil
y ajos. Fritos son una excelente combinación (como las patatas)
para comer con una verdura (acelgas o espinacas). Es muy rico
en sustancias nutritivas. Aunque se cría bajo tierra (como las
patatas), contiene muchas sales minerales y vitaminas, que se las
proporcionan las hojas verdes de su parte aérea.
Castaña de agua (trapa natans)
Planta herbácea de la familia de las oenoteráceas, posee un
fruto bastante curioso: un aguijón puntiagudo lleno de tejidos
anulíferos. Echa sus raíces en el fondo de charcos o aguas lentas,
con un tallo delgado que llega a la superficie y produce un manojo
de flores amarillentas. Sus curiosos frutos, adornados con agudas
espinas, llaman la atención. Bajo la corteza coriácea contienen una
pulpa tierna y riquísima en almidón, que en otros tiempos fue muy
apreciada. Tienen un sabor fino y delicado parecido a las castañas.

79
Existen formas particulares en China, en Asia (Ceilán), África y en
la India, en donde se emplean para hacer dulces.
Colocasia (colocasia esculenta)
Se la llama también haba de Egipto, alcocaz y ñame de China;
es un rizoma en forma de globo de tallo cilindrico, color moreno
u oscuro; presenta también otros colores. Son plantas del género
dioscorea y familia de los dioscoreáceas, muy cultivadas en China,
Polinesia y América. También se cultivan en Canarias. El rizoma
da enredaderas trepadoras de tallo delgado, hojas sencillas con
panículos de diminutas flores verdes. El nombre vulgar por el que
se la conoce en Canarias es alcolcaz. Contiene 82,5 por 100 de
agua, materias proteico y grasa y es, pues, refrescante, rehidratante
y energética, de fácil digestión y metabolización.
Apios (apios tuberosa)
Es una planta de la familia de las leguminosas, original de Virginia
(Estados Unidos). En siglos pasados, cuando se importó de América
para Europa, se creía haber encontrado una fécula que competiría
con la patata; luego se vio que no era así, por lo cual se abandonó
su desarrollo industrial y hoy es una planta ornamental.
Maranta (maranta arundinacea)
Se la supone originaria del Brasil y de América meridional
tropical, y en menor importancia Oceanía, África del Sur y la
India. El producto industrial que produce es el «arrurruz». No
difiere mucho de la tapioca, ya que contiene igualmente 87 por
100 de carbohidratos, y los demás componentes en proporciones
parecidas. Es, por tanto, también energético, reconstituyente, de
fácil digestión y asimilación.

80
Raíces comestibles
Maduran bajo tierra y son muy ricas en «sales minerales»
telúricas. Susceptibles de comerse crudas:
1. Zanahorias. 7. Salsifíes.
2. Remolacha. 8. Endibias.
3. Hinojo. 9. Apio-raíz.
4. Nabos. 10. Cebollas.
5. Rábanos. 11. Chalote.
6. Chirivias. 12. Ajos.
Las raíces no farináceas que deben cocinarse son las siguientes:
1. Puerros.
2. Ciertas clases de cebollas.
3. Ciertas clases de nabos.
4. La achicoria.
Las zanahorias, las remolachas y los nabos tiernos, en algunas de
sus variedades o especies, tienen algo más de alimento energético
que las verduras debido al azúcar que contienen.
Compatibles con:
— Entre sí.
— Los cereales.
— Las verduras.
— Aceite de oliva y demás aceites.
Incompatibles con:
— La fruta dulce.
— La miel (y con azúcar químico execrable).
— La leche.
— El queso.
Zanahorias (daucus carota)
Es una planta herbácea perteneciente a la familia de las
umbelíferas, con hojas compuestas y pinadas; flores blancas o
amarillas y el fruto comestible. Sus raíces son penetrantes, largas y

81
carnosas. Son de cultivo universal. Posee importantes propiedades
curativas: pobre en proteínas y grasas. De la materia colorante
amarilla se extrae el caroteno, que es la provitamina A.
También posee las vitaminas B, C y E; agua y carbohidratos;
es decir, que tiene cierto valor energético muy rehidratante y
disetante; es refrescante, diurética y astringente (cura las diarreas
infantiles con zanahorias ralladas), remineralizante, antianémica
(glóbulos rojos y hemoglobina), gran amiga de estómago e intestino
(reguladora, antipútrida, cicatrizante).
Es galactogénica, refuerza la inmunidad natural, tópico analgésica
(cicatriza las llagas) y fluidificante de la bilis.
Remolachas (beta vulgaris)
Pertenece esta planta al género beta, familia de las quenopodiáceas.
Tiene raíz globosa y esférica, a veces plana y alargada, de cuyo
cuello salen las hojas de porte erguido, color rojizo y cuyas anchas
hojas dan gran belleza a la planta.
La pulpa, de color rojo oscuro-carmesí son tintes purpúreos, a
veces posee círculos concéntricos. Su sabor es suculento y dulce.
Composición biológica:
Es la hortaliza más rica en carbohidratos. Tiene también buena
proporción de proteínas, así como sales minerales (hierro, calcio).
Es nutritiva y refrescante, siendo un excelente aperitivo. La
ensalada rallada de remolacha sirve perfectamente a los diabéticos,
a los cura, a pesar del contenido en carbohidratos, pues éstas son
glucosa natural perfectamente metabolizable por un diabético.
Es muy digestiva y laxante. Es antianémica, indicada en casos
de desmineralización, tuberculosis, cáncer, gripe, forúnculos,
abscesos, quemaduras y enfermedades de la piel.
Rabanitos (raphanos raphanistrum)
Pertenece a la familia de las crucíferas. Conocidos en China y
Egipto desde la más remota antigüedad, eran conocidos en Grecia

82
y Roma. En nuestros días, habiendo desaparecido el grueso nabo
silvestre se ha puesto de moda el rábano para comerse en ensalada
con aceite y sal. Hay tres variedades:
1. Los de raíz larga: largos y rojos.
2. Los semilargos.
3. Los globosos, pigmentados mitad rojos y blancos.
Muy ricos en vitamina C, son aperitivos estimulantes y digestivos.
Tienen sabor picante, gustoso y agradable. Antiguamente se le
utilizaba como calmante, ya que facilita el sueño y refuerza el
sistema neuropsíquico del individuo. Contiene también sales
minerales (hierro, calcio y fósforo) y es antialérgico.
Nabos
A) Redondos.
B) Laros (brasica napus)
Es también una crucífera. Es una planta herbácea, bianual,
con raíz característica tuberosa, de formas variadas, según las
diferentes variedades: se consideran originarios de Europa, donde
se cultivan desde tiempos prehistóricos. Junto con las coles, tuvo
mucha importancia en la alimentación de los pueblos nórdicos y
centroeuropeos. Su valor alimenticio es muy modesto. Contienen
mucha agua y poquísimas proteínas, grasa y glúcidos. Se consumen
en guisados, sopas y ensaladas; son colecistolinéticos (vacían la
vesícula biliar), estimulando la célula hepática; antiescorbútica,
aperitivo y digestivo. Se usa como tónico respiratorio, diurético
antialérgico y sedativo nervioso. Extremadamente pueden aplicarse
hojas o rodajas de nabos sobre sabañones, abscesos y forúnculos.
Cebolla (allium cepa)
Es una planta bienal con hojas largas y cilindricas, bulbos
comestibles pertenecientes a la familia de las liliáceas. Se cree
que procede de Asia, aunque algunos incluso han pensado en un

83
hongo africano, por conocerlas los egipcios desde los tiempos más
remotos. La variedad común, de venta en los mercados, es de forma
globosa, oblonga o elipsoidal, de color blanco y amarillo o color
rojizo. Tienen láminas cóncavas superpuestas; las primeras son
secas. En su composición biológica entra el agua, pocas proteínas y
lípidos, un porcentaje medio de carbohidratos y celulosa. Contiene
sales minerales como fósforo, calcio y hierro. Es un condimento
ideal en la mayoría de platos, pero desde el punto de vista curativo
es uno de los frutos más eficaces y resolutivos. Es estimulante y
equilibrante glandular, que es como decir que facilita y acelera
los procesos metabiológicos. Es un diurético de los más potentes
(junto con el limón, la naranja y la piña); eliminando la urea y
los cloruros. Es antirreumática, curando la hidropesía, la azotemia,
todo tipo de reumatismos y las litiasis (renal, vesical, vesícula
biliar). Es antiescorbútica, en general, contra cualquier infección.
Es secretora, favoreciendo la evacuación y vaciado de todo tipo de
glándulas. Es expectorante y muy activa en todo tipo de afecciones
respiratorias (resfriado de bronquios, asma, ronquera, laringitis,
gripe, neumonía, etc.). Es digestiva, antifermentativa y antipútrida.
Es antidiarreica y antitrombosante, siendo especialmente activa en
el prostatismo, envejecimiento prematuro, senectud, impotencia
sexual, pues es un afrodisíaco. Es antidiabética e hipoglucemiante;
en todo caso, mucho más eficaz y activa que la insulina sintética.
Es antiescrofulosa y vermífuga. Es antidiarreica (para diarrea de
bebés, hervir cebolla rallada en un litro de agua durante diez
minutos; beber medio litro al día). Hipnótico ligero y curativa del
sistema nervioso vegetativo. Activa en el linfatismo, raquitismo y
desmineralización. Como uso externo en masajes, es emoliente,
resolutiva, antiséptica, antálgica; contiene calcio, fósforo y hierro.
Cebolleta (allium fistolosum)
Es de la familia de las liliáceas. No debe confundirse con las

84
cebollas, que, aunque similares, son botánicamente distintas. La
cebolleta tiene el bulbo alargado, como el puerro, y recubierto por
una envoltura membranosa. Sus propiedades son análogas a las
de la cebolla, sobre todo por su alto contenido en agua. Tiene un
sabor más fino y suave que la cebolla. Puede decirse lo mismo del
cebollino (allium schoenoprasum), muy conocido y apreciado en
Francia.
Ajo (allium sativum)
Planta muy parecida a la cebolla, pertenece a la familia de las
liliáceas; puede alcanzar hasta un metro de altura, con pequeñas
hojas y flores de color blanco. Es de origen asiático. Conocido tres
mil años a. de JC. en India y Egipto; los romanos lo conocen como
allium, palabra de origen celta que significa ardiente. El fruto es un
bulbo redondeado marcado por varias costillas que corresponden
a 12 a 15 bulbillos o dientes, superpuestos, de color blanco-
amarillento. Desprende un olor fuerte y algo acre y penetrante.
Hay tres tipos:
1. El blanco (o común).
2. El rosa.
3. El rojo o vinoso.
En España hay una gran producción, que en parte se exporta.
Entre sus propiedades biológicas se encuentra un gran porcentaje
de agua, pocas proteínas, casi nada de lípidos y pocos hidratos.
Contiene sales minerales y aceites volátiles.
A continuación se detallan sus magníficas propiedades
medicinales:
— Antiséptico, uno de los más potentes existentes, intestinal y
pulmonar.
— Bacteriostático: evita el desarrollo de microbios.
— Bactericida: mata los microbios.
— Tónico y estimulante del sistema digestivo.

85
— Estimulante circulatorio (taquicardia, espasmos vasculares
cerebrales, varices, hemorroides).
— Hipotensor (vasodilatador de arteriolas y capilares).
— Disminuye la frecuencia del pulso.
— Antiespasmódico.
— Reequilibrante glandular.
— Antiesclerótico.
— Antigotoso-antiartrítico.
— Aperitivo (favorece el apetito).
— Diurético (favorece la formación de orina).
— Estomáquico (activa la digestión de los alimentos
mucilaginosos y viscosos).
— Carminativo (elimina gases).
— Vermífugo (expulsa los parásitos).
— Vebrífugo (corta todo tipo de fiebres).
— Anticanceroso (acción antipútrida intestinal).
Se puede emplear en uso externo como:
— Callicida.
— Vulnerario (contra los golpes).
— Antiparasitario (sarna).
— Antiálgico.
— Resolutivo.
— Tónico general.
— Antirreumático.
Puerro (allium ampeloprasum)
Planta bienal, ya que el segundo año de su vida produce un gran
tallo florido de un metro o más de altura, en cuyo extremo se forma
una inflorescencia globosa. Pertenece a la familia de las liliáceas, y
Lineo lo consideraba una verdadera especie. Se consume en otoño,
invierno y primavera. Es excelente para sopas o guisados. Tiene
pocas proteínas, carbohidratos y grasas. Es un diurético de primer

86
orden. Es también antiséptico y antipútrido, conservando, además
de su fácil digestibilidad y tolerancia, todas las propiedades de la
cebolla común.
Leguminosas
Son semillas comestibles que maduran en la vaina verde, que
las protege y sirve de casilla, con un alto contenido en proteínas
(llamadas también sustancias nitrogenadas). No deben nunca
comerse crudas, sino cocidas, y mejor tiernas que secas. Desde el
punto de visto trofológico, no son muy aconsejables, a pesar de
tratarse de proteínas vegetales, ya que las proteínas concentradas
y abundantes son «siempre peligrosas», y ello a pesar de que sean
de origen vegetal. Todo recargo proteico da lugar a un recargo
en el metabolismo, que un día u otro conducirá a una crisis
curativa (véase o dígase enfermedad). No deben, pues, incluirse
en las dietas de enfermos, sobre todo si éstas son sedentarias, pues
dichas plantas contienen muchas materias plásticas. Ninguna de
sus diferentes variantes deben consumirse por los artítricos, como
son los enfermos que sufren^ de, reúma, gota, sabañones, nefritis,
endocarditis, pericarditis, miocarditis, pleuritis, arteriesclerosis,
etc.
Estas son:
1. Habas. 5. Judías.
2. Arvejas. 6. Altramuces.
3. Lentejas. 7. Guisantes.
4. Garbanzos.
Todas estas leguminosas son bastante flatulentas, sobre todo si
se comen secas, pues habiendo perdido un porcentaje importante
en agua fisiológica radiactiva, concentran en poco volumen una
cantidad considerable de alimentos plásticos, y también energéticos,
por todo lo cual disminuye su digestibilidad y aumenta su toxicidad.
Según lo que antecede, las leguminosas son también feculentos y

87
farináceos (por contener «abundantes carbohidratos»), a causa de
ello incompatibles entre sí.
Compatibles con:
— Miel.
— Raíces comestibles.
— Miel (si hay buen poder digestivo).
— Frutos secos oleaginosos.
— Limón.
Incompatibles con:
— Son todas incompatibles entre sí.
— Todos los cereales.
— Tubérculos feculentos.
— Frutos harinosos (plátano, castañas, etc.).
Las leguminosas cocidas simplemente con agua (y sin aceite o
mantequilla) pueden tolerarse con las frutas dulces. Si se arrancan
antes de estar completamente crecidas y maduras, cuando sus
granos están bien tiernos, y aún no son muy harinosas, pueden
considerarse como verduras, aunque algo pesadas, pero tolerables
para personas con buena salud. Cuando son tiernas se pueden
comer rehogadas, con una ensalada de lechuga y otras hortalizas, y
aliñarlo todo con limón.
Habas (viciafaba)
Planta herbácea anual con tallo recto de un metro de altura,
hojas crasas, color verde azulado, perteneciente a la familia de
las leguminosas y originaria de las mesetas del Irán, desde donde
fue llevada a Europa. Se ha conseguido hacer germinar semillas
de habas que estaban en momias entenadas en 2200-2400 a. de
JC. Los agricultores las emplean para enriquecer los terrenos con
sustancias nitrogenadas, como planta de rotación (alternando su
cultivo con otras más exigentes en nitrógeno, como, por ejemplo,
las gramíneas).

88
Tienen un valor alimenticio muy elevado, pues su porcentaje en
proteínas, grasas y carbohidratos es alto, siendo más elevado aún si
son secas. Si están secas contienen 332 calorías cada 100 gramos.
El consumo de esta leguminosa puede provocar el favismo,
enfermedad alérgica por inhalación e ingestión de habas
tiernas (basta con atravesar un campo de habas) debido a una
sensibilización y a factores de predisposición racial y hereditaria.
Produce fiebre, cefaleas, vómitos, palidez, oliguria, albuminaria,
hepatoesplenomegalia, etc. No tiene tratamiento, y a veces, a pesar
de él, se llega al coma y a la muerte.
Lentejas (lens esculenta) o vivialens o ervum lens
Es una hierba anual de la familia de las leguminosas, cuyo fruto
son semillas redondas y más gruesas por el centro que por la periferia,
de gran poder nutritivo en alimentación humana y también en el
ganado. Tiene tallos endebles, estriados y ramosas; hojas compuestas
de cinco a siete pares de foliólos oblongos, terminadas en zarcillos;
flores pequeñas, blanco-violáceas, en número de uno a tres, sobre
pedúnculos axilares y largos. Originaria de Asia, crece en clima
templado, en suelos pobres y ligeros, con algo de cal. Se cultiva en
rotación con algunos cereales. Conocida desde tiempos remotos
prehistóricos (Edad del Bronce), hay jeroglíficos egipcios (2000 a.
de JC.) que hablan de ellas. Los hebreos las tenían gran estima. En
el Génesis es conocido el episodio de Esaú, que por un plato de
lentejas renunció a la primogenitura. En composición biológica:
agua, proteínas, carbohidratos y lípidos en proporción notable.
Sales minerales abundantes y vitaminas B y C. Son muy nutritivas
y bastante digestibles. Hay que consumirlas con moderación, pues
son muy energéticas.
Garbanzos (cicer arietinum)
Planta de tallos angulosos y ásperos, de la familia de las

89
leguminosas, alcanza generalmente 50 a 60 centímetros de altura,
hojas impares con foliólos pequeños, oblongos y dentados; las
flores blancas o rojizas se hallan esparcidas por el tallo y nacen en
las axilas; el fruto recogido en una bolsa terminal contiene varias
semillas redondas, surcadas y adornadas de un cono terminal;
dicha bolsa contiene al fruto. Su cultivo requiere climas templados
y secos. Su composición biológica es similar a las otras leguminosas.
Es un fruto de digestión pesada por su composición proteica y
lipídica, y además muy calórica: proporciona 360 calorías por 100
gramos.
Muy ricos los garbanzos en fósforo, hierro, calcio, potasio,
sodio y magnesio. Es un alimento muy poderoso y concentrado
que lo hace frecuentemente peligroso, ya que su abuso conduce
a artitrismo, urea, gota, ciáticas, cálculos renales o vesiculares,
etc. Tiene vitaminas del complejo B y vitamina C. Conviene con
moderación, y consumida tierna, a los convalecientes, anémicos,
tuberculosos, postoperados o a las personas que hacen un trabajo
corporal intenso y agotador.
Los obesos, arterioscleróticos y artríticos deben abstenerse de
ella para evitar los flatos que suele producir; hay que masticarlos
y ensalivarlos debidamente. La infusión de hojas de garbanzo es
diurética, antiúrica y antiartrítica.
Guisantes (pisum sativum)
Fruto de una planta herbácea anual de la familia de las leguminosas.
El fruto es una vaina de color verde, más o menos comprimida,
en muchos casos cilindricas. Son alimentos nutritivos, ricos en
vitaminas, con calcio, fósforo y hierro. Son muy reconstituyentes,
recomendados a los débiles y nerviosos, y a los gestantes. Debe
masticarse bien, pues su cubierta es algo dura de digerir. Deben
masticarse bien, pues su cubierta es algo dura de digerir. Deben
comerse bien tiernos, en ensalada o bien escaldados con zumo de

90
limón, zanahoria y cebolla. Los principios activos que poseen los
guisantes tienen valor curativo en heridas viejas, supuraciones y
granos, afecciones de la piel (como la tina y la sarna), en todas
las enfermedades inflamatorias, comprendidos los reumatismos,
usada en forma de cataplasma, con guisantes tiernos y chafados.
Judías verdes o tiernas y secas (phaseolus vulbaris)
Planta papilonácea de la familia de las leguminosas, originaria de
América del Sur (aunque algunos dicen que es de origen asiático),
cultivada por sus frutos comestibles o como planta ornamental.
Tallo muy elevado y echa flores rojas o blancas muy abundantes;
hojas compuestas de tres foliólos cordiformes, flores blancas
y fruto en vaina, con varias semillas arriñonadas. En principio
pueden clasificarse en dos grupos: para desgranar, consumiendo
las semillas frescas o secas, y para consumirlas tiernas y enteras
antes de que se granen y crezcan las semillas. Son éstas las mejores
para la salud, ya que no son de digestión pesada; a estas judías se les
llama también alubias, habichuelas, fríjoles o porotos (en América
del Sur). En su composición biológica entra principalmente el
agua; tiene poca cantidad de albúminas, lípidos y carbohidratos.
Es una de las verduras más apreciadas y consumidas durante todo
el año. Es muy digestiva y digestible, siendo un tónico hepático y
pancreático; es reconstituyente y depurativa; es aconsejable en la
convalecencia, el crecimiento y la depresión porque es ligeramente
estimulante.
Muy conveniente a los diabéticos (pues posee pocas grasas y
proteínas).
Son muy diuréticas en casos de oliguria y albuminuria. Favorece
la fagocitosis, es decir, las defensas del cuerpo, hasta tal punto que
algunos laboratorios han puesto en el mercado extractos de judías
tiernas, pues han constatado que se oponen a la caída de leucocitos,
cortisónicos, antibióticos y antinutóticos u otros anticancerosos.

91
Es potente contra el artritismo. Tiene acción de tónico cardíaco
por un principio activo, el inositol, contenido en los hilos de la
vaina. Actúa sobre el sistema nervioso vegetativo y simpático en
casos de astenia, fatiga y depresión.

92
93
94
Índice

Introducción 1
Trofología y Trofoterapia 3
Las diferencias orgánicas y fisiológicas entre 5
los plantívoros y los animalívoros
Clasificación de los alimentos por asociaciones 6
o grupos trofológicos
Clasificación de los nutrientes en eléctricos, 6
magnéticos y neutros
Propiedades biológicas de las frutas 8
Frutas jugosas dulces 9
Frutas jugosas dulces de primavera 10
Fresas 10
La fresa de bosque 10
Albaricoque 11
Frutas jugosas dulces de verano
Melón 12
Sandía 13
Melocotón 14
Ciruela dulce 14
Uvas 15
Frutas jugosas dulces de otoño
Higos 18
Moras 19
Dátiles 20
Frutas jugosas dulces de invierno
Naranja 20
Mandarina 22
Manzana 23
Pera 25

95
Mango 26
Chirimoya 27
Guanábana 28
Mamey 29
Zapote 29
Plátano o banana 30
Frutos secos dulces 31
Frutas jugosas semiácidas 32
Cerezas 33
Frambuesas 35
Guayaba 36
Higo Chumbo 37
Madroño 37
Grosella 38
Arandano o mirtillo 38
Kiwi o actinidias 39
Piña tropical o ananas 40
Mora de zarza o zarzamora 41
Tamarindo 42
Frutas ácidas 42
Nispero 44
Membrillo 44
Granada 45
Limón 47
Pomelo o grapefruit 49
Lima 50
Cidra 50
Los melónidos o cucurbitáceas 50
Cereales 52
Trigo 54
Arroz 54

96
Cebada 55
Maíz 56
Mijo 56
Avena 57
Centeno 57
Frutos secos oleaginosos 58
Almendras 59
Avellana 60
Piñones 60
Nuez 61
Coquitos 61
Coco 62
Chufa 62
Cacahuetes 63
Olivas 63
Anacardos o marañones 64
Derivados del reino animal 65
Las verduras 66
Propiedades biológicas de las verduras 66
Verduras verdes 66
Lechuga tierna 67
El apio 68
La achicoria 69
Hinojo 70
Espinacas 70
Grelos 71
Acelgas 71
Cardos 71
Berros 72
Diente de león 73
Espárragos 73

97
Borraja 74
Frutas-Legumbres 74
Tomates 75
Berenjena 76
Pimiento 76
Tubérculos feculentos 77
Patatas 77
Boniatos o batatas 78
El aipín 78
Yuca o mandioca 78
Aguaturmas 79
Castaña de agua 79
Colocasia 80
Apios 80
Maranta 80
Raíces comestibles 81
Zanahorias 81
Remolachas 82
Rabanitos 82
Nabos 83
Cebolla 83
Cebolleta 84
Ajo 85
Puerro 86
Leguminosas 87
Habas 88
Lentejas 89
Garbanzos 89
Guisantes 90
Judías verdes o tiernas y secas 91

98