Está en la página 1de 6

PANCHO FIERRO

BIBLIOGRAFÍA

Francisco Fierro Palas (1809-1879), pintor popular conocido como Pancho


Fierro. Nació en Lima en 1809, siendo sus padres Nicolás Fierro y Carmen
Palas. Aparentemente, su habilidad para la pintura fue innata, aunque la
falta de una depurada técnica evidencia su formación autodidacta. Su
actividad se relacionó de manera permanente con su destreza manual y
se ganaba la vida pintando letreros y carteles taurinos, moldeando
pequeñas figuras para adornar los nacimientos navideños y realizando
decoraciones murales. Plasmó en innumerables acuarelas diversas
escenas de la vida limeña, retratando a tipos de todos los estratos
sociales y de todos los oficios, constituyendo un invalorable testimonio de
las costumbres cotidianas en la capital peruana durante el segundo
tercio del siglo XIX.

Principales obras de Pancho Fierro

Desfilan en sus láminas la jamonera, el turronero, la buñuelera, la placera,


el anticuchero, el bizcochero, el heladero; danzas como las de
los “chunchos”, la de las “pallas”, el “son de los diablos”. A pesar de
haber vivido la efervescencia de los tiempos de la emancipación, son
pocas las acuarelas que retratan esta etapa, excepto -según señala
Angélica Palma- “las rotuladas Un sitiador del Callao, Un oficial del
ejército argentino-chileno. Fui del ejército libertador y El sargento
Zapata”. Prefirió, en cambio, la estampa costumbrista de las tapadas, los
esclavos, los veraneantes en Chorrrillos, los indios, los clérigos, etc.
El propio autor vendía sus acuarelas en el almacén de los Broggi y, con el
correr de los años, resultaron siendo muy apreciadas por viajeros y
coleccionistas como el diplomático francés Leoncio Angrand o el
etnógrafo ruso Leopoldo Shrenk, dando lugar a que en la actualidad
obras suyas puedan hallarse en países tan distintos como Estados Unidos,
Rusia, Francia o Argentina. Entre los peruanos, el tradicionista Ricardo
Palma fue poseedor de la colección más importante, que en la
actualidad se conserva en la pinacoteca municipal de Lima

Muerte de Pancho Fierro

Pancho Fierro muere en la más absoluta pobreza el 28 de julio de 1879 en


el hospital de caridad del Dos de Mayo. Como el artista no firmaba sus
acuarelas, se ha dado el caso de habérsele atribuido algunas ajenas y,
al mismo tiempo, que no sean muy confiables los títulos y fechas de estas
pinturas. En 1975, Manuel Cisneros Sánchez publicó Pancho Fierro y la
Lima del 800, un estudio sobre el pintor mulato, incluyendo numerosas
reproducciones a todo color.

EL ARTE DE PANCHO FIERRO:

Su arte es, pues, fruto del talento personal y de un profundo conocimiento


de la naturaleza humana; el público que adquirió sus obras debió ser no
tanto el de salón, sino el de la calle, que se sentía identificado con los
temas de sus producciones. Somos nosotros quienes le hemos asignado a
su obra un carácter testimonial; para él era la expresión de su habilidad
vinculada a la vida cotidiana.

A Pancho Fierro se lo estudia como un artista singular e indispensable para


el conocimiento de una etapa importante en la historia ciudadana del
Perú, ya que su arte registra formas de vida, pautas de conducta y
tradiciones populares de las postrimerías del Virreinato. En cuanto a su
temática, él prefiere los aspectos costumbristas de su Lima natal,
utilizando una técnica en la que lo rudimentario del oficio se mezcla con
la ingenuidad de la expresión.

Ilustraciones de Pancho Fierro

Las obras de Pancho Fierro, trabajada mayoritariamente en acuarela,


tienen un aproximado de 1200 láminas, que hoy forman parte de
importantes colecciones tanto en el Perú como en el extranjero. La
mayoría de sus acuarelas fueron elaboradas sobre cartulina corriente y
en formato pequeño.

Al analizar sus obras se observan dos etapas temáticas muy diferentes


entre sí.

La primera etapa está basada en las actividades y los retratos de


personajes vinculados a la aristocracia capitalina de entonces.

La segunda etapa

En esta época se relaciona mayormente con temas netamente


populares, tratados con una mayor libertad e independencia, en la cual
vemos una sutil forma satírica y con la aguda observación de la gente y
sus oficios.
Observamos su preferencia costumbrista lo convirtieron en un gran
conocedor y amante de Lima que, por aquella época, era una ciudad
que respiraba una mezcla de religiosidad y criollismo, en la que la vida
diaria transcurría placidamente entre iglesias, plazas, tertulias, corridas de
toros, jaranas, conspiraciones políticas y coqueteos femeninos.
Como observamos en esta ilustración Pancho Fierro representa una
actividad que se realiza hasta ahora, como tradición, la corrida de toros,
podemos observar que el vestuario y el procedimiento, es muy parecido
al actual.

La zamacueca era una de las cosas que más ilustraba Pancho fierro, en
cual demostraba esa picardía y gracia que tenían.
CARACTERES DE SU PINTURA:

Pancho Fierro es acuarelista. Su temática es costumbrista. No da


muestras de proporción y forma, pero atractivo por su sentido de
ingenuidad, pureza i originalidad. Sus líneas gruesas y toscas gozan sin
embargo de agilidad. Es en el color donde el artista demuestra sus
mejores atributos. Domina la técnica de la acuarela, sus colores son ricos,
armoniosos y limpios. Practica la intensidad del color con el objeto de
lograr atractivos contrastes. Sus fondos bien lavados y limpios nos dejan
ver una exquisita transparencia que armoniza apropiadamente con las
imágenes de la escena.

OBRAS FAMOSAS:

- Ño Toribio, El montonero Escobar, Las Tapadas, La frutera, Vendedores


de leña, El Carnaval, El tondero, El son de los diablos, Juanita Breña, La
Zamacueca.

También podría gustarte