Está en la página 1de 4

DIARIO DE CAMPO

El concepto de diario o cuaderno de campo está históricamente ligado a la


observación participante y es el instrumento de registro de datos del investigador de
campo, donde se anotan las observaciones (notas de campo) de forma completa,
precisa y detallada (Taylor y Bogdan, 1987).
El diario de campo es como el cuaderno de navegación donde se registra todo
aquello susceptible de ser interpretado cualitativamente, como hecho significativo
del periodo de prácticas. Es un instrumento de apoyo al proceso de formación del
psicólogo en el que éste se enfrenta el reto de conjugar componentes teóricos y
prácticos. Además, es un soporte documental personal diario que se inicia el primer
día de prácticas e incluye las actividades que se realizan en el Centro de Prácticas
y en las sesiones de Supervisión.
El uso de esta herramienta permite sistematizar la experiencia y reelaborar y
consolidar el conocimiento teórico-práctico en cualquiera de los campos de acción
del psicólogo (social, clínica, organizacional, jurídica, educativa, deportiva, etc.). El
hecho mismo de reflejar esta experiencia por escrito favorece la adquisición y
perfeccionamiento de competencias como: capacidad de observación, análisis,
escritura, crítica, reconstrucción y la disciplina necesaria para convertir la práctica
en una posibilidad investigativa que genere nuevo conocimiento y por ende, nuevas
estrategias de intervención (Londoño, Ramírez, Fernández y Velez, 2009).
Objetivos
El objeto principal del Diario de Campo es registrar la actividad diaria de forma
descriptiva e interpretativa. Específicamente, permite:
 Anotar la programación de acciones y su descripción.
 Reflexionar sobre las acciones realizadas.
 Servir de base para la elaboración de posteriores documentos (supervisión,
informes de evaluación, memoria final de prácticas, sistematización, etc.).
Cómo hacer el Diario de Campo
La expresión escrita del Diario de Campo debe caracterizarse por la fiabilidad de los
datos, precisión terminológica, claridad expositiva y argumentación explicativa. Con
respecto a la estructura del instrumento, no existe un modelo único y consensuado,
pero sí elementos comunes:
DÍA, MES AÑO, HORARIO
Comisión de Prácticas
Grado de Psicología
OBSERVACIONES DE LAS ACTIVIDADES: Descripción de gestiones, entrevistas
con usuarios, entrevistas con profesionales, visitas a organizaciones e instituciones,
visitas domiciliarias, reuniones, asistencia y participación a eventos, acciones
previstas, programaciones, compromisos, citas, acuerdos, etc.
ANÁLISIS, VALORACIONES E INTERPRETACIONES: reflexiones sobre lo
realizado o por realizar, interpretación de situaciones y hechos, anotaciones,
recordatorios, indicios, etc.
El formato más habitual es el de dividir cada hoja en dos partes o columnas,
anotando los datos procedentes de la observación en el lado izquierdo y la
elaboración sobre dichas observaciones en el lado derecho. El soporte puede ser
tanto físico (un cuaderno o conjunto de hojas) como informático (archivo creado con
el formato señalado).
BITÁCORA
La evaluación de los conocimientos como única herramienta de verificación no es
suficiente, ya que no existe una correlación directa entre esta y las habilidades y
destrezas; es necesario una evaluación integral que tenga en cuenta la actitud frente
a los pacientes, colegas y el entorno social. El residente debe participar en forma
activa en su proceso de formación en el uso de la bitácora, el cual es un instrumento
con probada eficacia en el ambiente académico de la salud a nivel mundial, que
permitirá una evaluación formativa en la adquisición de conocimientos y destrezas.
Las bitácoras deben ser registradas por el estudiante con el aval del tutor de forma
metódica y cronológica, para fijar metas globales y fraccionadas, objetivos del
aprendizaje, rendimiento o resultados, el impacto en el aprendizaje por cada año de
residencia y su análisis, para luego hacer los ajustes pertinentes.
La bitácora es una forma de comunicación con el estudiante en la que se involucra
como parte activa de su propio proceso de formación; su gestión es sencilla,
complementa las actividades presenciales, favorece la interacción docente-
estudiante y proporciona soporte a las actividades de evaluación y
retroalimentación.
En consecuencia los conceptos de tutores y compañeros enriquecen la bitácora,
permitiendo la publicación de apreciaciones académicas y humanísticas como
respeto, ética, habilidades de comunicación, trabajo en equipo, compromiso y
honestidad entre otros.
Autores como Ayala, F. ilustran diferentes características de la evaluación y
seguimiento que se desarrolla en la aplicación de la bitácora; estas características
se pueden aplicar en la planeación como en la evaluación misma:
El carácter globalizante: técnicas de evaluación formal e informal, enfocada a
procesos y a productos de aprendizaje para entender el desarrollo de habilidades,
conocimientos, valores y aspectos afectivos en el alumno.
El carácter predeterminado y sistemático: implica el análisis profundo de las
competencias profesionales de la carrera, de las evidencias que se deben lograr
para el desarrollo de estas y del diseño de criterios o rúbricas de evaluación para la
estimación de las evidencias.
El carácter informativo: lo contenido en las evidencias que se colectan en la
bitácora debe tener significado para el alumno, el profesor y para la institución
educativa en general.
El carácter ajustable: se aplica a condiciones de realidad de acuerdo al propósito,
metas y objetivos para el cual se requiere.
El carácter auténtico: debe mostrarlo que sucede en la realidad, reflejando lo que
aprende a través de las prácticas y actividades que está realizando. Los diferentes
tipos de bitácoras se pueden combinar y reorganizar según las necesidades de cada
situación específica
Bajo esta premisa se encontró que la educación y formación de los residentes en
medicina en Colombia se realizaba con base en métodos cuyos contenidos, y
formatos eran determinados sin un consenso. En las últimas décadas, tras el
surgimiento de un movimiento general, los entes educativos se propusieron pasar a
un sistema de educación basado en una estructura curricular, en la cual los
objetivos, las expectativas, la base de conocimientos, competencias y la formación
técnica se encuentren minuciosamente definidos en un plan de estudios.
¿QUÉ SON LAS NOTAS DE CAMPO Y PARA QUÉ SIRVEN?
Corresponden a un registro de los acontecimientos que ocurren en una actividad,
como una clase, una evaluación, una entrevista médico--‐paciente o una sesión de
trabajo grupal.
Su uso permite al observador escriturar aquello que considera importante y que su
memoria podría olvidar. Habitualmente, en una nota de campo se pueden registrar
datos, tales como: hora del evento, una breve descripción de las características del
evento y una interpretación (o comentarios) del observador acerca de los hechos
registrados.
¿QUÉ SE RECOMIENDA PARA CONSTRUIRLAS?
Para una correcta elaboración de las notas de campo, es preciso que el observador:
• realice una contextualización espacio--‐temporal de lo que quiere observar o
investigar; y
• diferencie entre el registro fiel de lo observado (descripción objetiva) y las
observaciones y comentarios que van surgiendo en el curso de la redacción
(valoración).
EJEMPLO DE UNA NOTA DE CAMPO
En el ejemplo siguiente se muestra una nota de campo realizada por un estudiante
de Pedagogía durante su proceso de práctica: