Está en la página 1de 3

Las ENT, también conocidas como enfermedades crónicas, tienden a ser de larga

duración y resultan de la combinación de factores genéticos, fisiológicos,


ambientales y conductuales.

Los principales tipos de ENT son las enfermedades cardiovasculares (como los
ataques cardiacos y los accidentes cerebrovasculares), el cáncer, las enfermedades
respiratorias crónicas (como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el asma)
y la diabetes.
Cada año mueren por ENT 15 millones de personas de entre 30 y 69 años de edad;
más del 80% de estas muertes "prematuras" ocurren en países de ingresos bajos y
medianos.
Las enfermedades cardiovasculares constituyen la mayoría de las muertes por ENT
(17,7 millones cada año), seguidas del cáncer (8,8 millones), las enfermedades
respiratorias (3,9 millones) y la diabetes (1,6 millones)
¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?
Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son un grupo de desórdenes del
corazón y de los vasos sanguíneos, entre los que se incluyen:
 la cardiopatía coronaria: enfermedad de los vasos sanguíneos que irrigan el
músculo cardiaco;
 las enfermedades cerebrovasculares: enfermedades de los vasos
sanguíneos que irrigan el cerebro;
 las arteriopatías periféricas: enfermedades de los vasos sanguíneos que
irrigan los miembros superiores e inferiores;
 la cardiopatía reumática: lesiones del músculo cardiaco y de las válvulas
cardíacas debidas a la fiebre reumática, una enfermedad causada por
bacterias denominadas estreptococos;
 las cardiopatías congénitas: malformaciones del corazón presentes desde el
nacimiento; y
 las trombosis venosas profundas y embolias pulmonares: coágulos de
sangre (trombos) en las venas de las piernas, que pueden desprenderse
(émbolos) y alojarse en los vasos del corazón y los pulmones.
Los ataques al corazón y los accidentes vasculares cerebrales (AVC) suelen ser
fenómenos agudos que se deben sobre todo a obstrucciones que impiden que la
sangre fluya hacia el corazón o el cerebro. La causa más frecuente es la formación
de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos que irrigan el
corazón o el cerebro. Los AVC también pueden deberse a hemorragias de los vasos
cerebrales o coágulos de sangre.
Los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares (ACV) suelen tener su causa
en la presencia de una combinación de factores de riesgo, tales como el
tabaquismo, las dietas malsanas y la obesidad, la inactividad física, el consumo
nocivo de alcohol, la hipertensión arterial, la diabetes y la hiperlipidemia.
Más de tres cuartas partes de las defunciones por ECV se producen en los países
de ingresos bajos y medios.
De los 16 millones de muertes de personas menores de 70 años atribuibles a
enfermedades no transmisibles, un 82% corresponden a los países de ingresos
bajos y medios y un 37% se deben a las ECV.
La mayoría de las ECV pueden prevenirse actuando sobre factores de riesgo
comportamentales, como el consumo de tabaco, las dietas malsanas y la obesidad,
la inactividad física o el consumo nocivo de alcohol, utilizando estrategias que
abarquen a toda la población.
Trabajo de prevención de la enfermedad

Presentado por
Diego Javier león mercado

Docente:
Diana saldarriaga

Semestre:
Vl fisioterapia

Universidad san buenaventura Cartagena


2018