Está en la página 1de 10

La Municipalidad de Guatemala y el Gobierno central han construido proyectos de infraestructura,

ya sea con recursos del erario nacional o con apoyo de la iniciativa privada, que van desde
parques, plazas, monumentos, tramos carreteros, puentes y pasos a desnivel, entre otros. A raíz
de esto, surge la necesidad en las autoridades por nombrar cada una de estas obras, aunque esa
decisión genere una ola de críticas y expresiones de rechazo de algunos sectores, específicamente
cuando estas obras se bautizan con nombres de personajes del pasado histórico del país, como
expresidentes que son considerados figuras dictatoriales.

POR MANUEL RODRÍGUEZ


mrodriguez@lahora.com.gt

El 14 de junio de 2010, la Municipalidad de Guatemala bautizó el paso a desnivel que conecta la 15


avenida de la zona 13 con la 7ª avenida de la zona 9, con el nombre del expresidente Jorge Ubico,
situación que originó gran cantidad de críticas en diferentes sectores de la sociedad civil,
principalmente en activistas de derechos humanos.

El descontento de estos grupos aumentó cuando la comuna capitalina nombró al viaducto que une
de manera subterránea el flujo vehicular de los bulevares Vista Hermosa y Landívar en la zona 15,
como Rafael Carrera, en honor al expresidente de Guatemala, caudillo militar que gobernó en el
país desde 1854 hasta su muerte en 1865.

Finalmente, con una inversión de Q38 millones, el gobierno de Guatemala espera facilitar la
locomoción en el municipio de Mixco, con la construcción de un paso a desnivel que beneficiaría a
unos 800 mil automovilistas que diariamente transitan por este sector. La obra de infraestructura
tendrá el nombre del expresidente Justo Rufino Barrios y unirá a la calzada Roosevelt con la calle
Mateo Flores, así como la entrada a la colonia Molino de las Flores.

Cabe decir que existen otros monumentos que se erigieron en el pasado para exaltar la figura del
“Reformador”, como la Torre de la zona 4 que lleva el mismo nombre o la Plaza Barrios, frente a la
antigua Estación del Ferrocarril y donde casualmente funciona uno de los portales de transferencia
de pasajeros del sistema de buses Transmetro, operado por la Muni de la ciudad capital.

UN POCO DE HISTORIA

Según el Diccionario Histórico Biográfico (2004), Jorge Ubico,


presidente de Guatemala de 1931 a 1944, entre otras cosas se caracterizaba por incluir dentro de
sus políticas la llamada Ley Fuga, que consistía en eliminar físicamente a los presos políticos o a
quienes consideraba enemigos del régimen. Según la misma fuente, la Ley Fuga consistía en liberar
a un preso en un lugar desolado y dispararle por la espalda, para después aducir que había muerto
mientras trataba de escapar.

Así también, el texto hace alusión al mandatario como un general que garantizó la seguridad y
mantuvo la economía del país en niveles estables, pero que evidenció actitudes fascistas y
represivas contra la oposición e instauró trabajos forzados para personas pobres.
Respecto a Rafael Carrera, de acuerdo al libro “Guatemala, linaje y racismo”, se recuerda al
expresidente ultra conservador que utilizaba métodos poco democráticos para ejercer el poder.
Asimismo, se hace énfasis en que Carrera es conocido por algunos sectores como otro dictador,
pues si bien el país creció en términos económicos durante su gestión, era a base de crueldad y
brutalidad.

El documento también perpetúa su participación en la “Batalla de la Arada”, la más importante


gesta militar de Guatemala, estudiada por estrategas de academias militares del mundo como una
muestra de brillantez. La misma fue en defensa de la agresión de los liberales que pretendían
extender su dominio sobre la conservadora Guatemala.

En último lugar se menciona a Justo Rufino Barrios, referente político recordado por sus reformas
políticas y sociales, acciones por las que los guatemaltecos de antaño lo nombraron “El
Reformador”, pero que también fue reprochado por el despojo de tierras a los pueblos indígenas y
a la Iglesia Católica así como por establecer privilegios al sector cafetalero.

Todas las figuras históricas, como es natural, tienen luces y sombras que se traducen en
admiradores y detractores.

IDEOLOGÍA DE LOS LIBERALES

Haciendo un recorrido desde la Plaza del Papa, al final de la Avenida de las Américas, hasta el
Hipódromo del Norte en la zona 2, La Hora pudo constatar que todos los monumentos, plazas y
pasos a desnivel corresponden a personajes masculinos, ladinos, mestizos o criollos de la historia
política, eclesial y militar de Guatemala. Apenas se puede ubicar a un escritor, Miguel Ángel
Asturias.

En medio de todos los homenajeados se encuentran también las estatuas de solo dos mujeres: la
de una madre con un niño en brazos y la de Dolores Bedoya de Molina.

En el primer caso, el símbolo corresponde a la mujer, como categoría universal sin nombre propio,
dedicada a la maternidad. En el segundo, la efigie de una prócer de la independencia, que no firmó
el Acta como sí lo hizo su esposo, Pedro Molina, pero que la noche del 14 de septiembre de 1821,
convocó a muchos para que apoyaran la gesta, que hoy en día para algunos sociólogos, fue un
suceso ilusionista no para liberar a Guatemala de la corona española sino para liberar a los criollos
de ella. Poco se dice, sin embargo, que los Próceres actuaron en defensa de sus intereses
económicos y no buscando libertad del pueblo.

Según el historiador, Miguel Ángel Álvarez, todo nombramiento tiene una explicación. El cronista
inicia comentando que el bautizar con nombres propios calles, monumentos, plazas, puentes y
cualquier otro proyecto de infraestructura, es una tradición que viene desde la época de la
Reforma Liberal en 1871, pues los liberales aprovechaban cualquier espacio para exaltar el triunfo
sobre los grupos conservadores del país.

En ese sentido, Álvarez supone que cuando la Municipalidad de Guatemala nombró el paso a
desnivel Jorge Ubico, también fue para establecer una conexión con el Monumento a la Raza que
fue erigido en honor a las 22 etnias indígenas del país y está ubicado justo encima de ese viaducto.
“Es un agradecimiento al general Jorge Ubico por haber suprimido el reglamento de jornaleros,
porque liberó al pueblo indígena de la carga que le había impuesto el general Justo Rufino Barrios
con dicho reglamento. En este caso entonces hay una conexión histórica entre el agradecimiento
de los indígenas a Ubico”, declara.

Otro ejemplo del dominio de los liberales en cuanto al nombre de las obras, dice el historiador, es
el viaducto Rafael Carrera, al cual califica como un personaje controversial, pero que en el pasado
“dirigió sus ejércitos hacia el oriente del país y por eso el paso a desnivel que lleva su nombre está
en una zona que conecta precisamente al oriente”.

De igual modo, hace hincapié en que tanto la Plaza Barrios como la Torre del Reformador son de la
época de Jorge Ubico, y por ser ahijado de Justo Rufino Barrios, el general Ubico nombró estas dos
obras en conmemoración del centenario del nacimiento de Barrios en 1935.

“Lo que pasa es que en 1970 se trasladó la estatua de Barrios a la Avenida Las Américas y la actual
administración municipal tratando de rescatar el Centro Histórico, recupera la Plaza Barrios que
estaba totalmente abandonada, pero que el nombre nunca lo perdió y lo que se hizo fue una
restauración, llevando de vuelta el monumento de Barrios a donde está ahora”, agrega el
entrevistado.

Consultado sobre el descontento y rechazo que generan en algunos grupos estos nombramientos,
Álvarez con cautela responde que independientemente del criterio de las autoridades actuales, la
sociedad en general debe ser tolerante y no llamar a la anarquía, refiriéndose a que no es posible
complacer a cada persona que quiera colocar a una obra, el nombre de su preferencia.

“Lo que si es cierto es que se ha olvidado a artistas, deportistas, al guatemalteco que destaca y no
solo en la ciudad de Guatemala, sino a nivel nacional. Hay mucho guatemalteco que no es político,
pero que necesita un reconocimiento público para perpetuarse también al futuro, como el grande
de la música Joaquín Orellana, literatos, escritores, compositores y eventos destacados en la
historia”, subraya el cronista de la Ciudad.

EN TOTAL RECHAZO

Como se mencionó, una ola de críticas generó la


decisión de la Municipalidad de Guatemala, de bautizar con el nombre del general Jorge Ubico un
paso a desnivel en un bulevar de la ciudad. De igual forma, llovieron los reclamos cuando
nombraron Rafael Carrera al viaducto de la zona 16.
Las expresiones de rechazo en 2010 provenían desde el vicepresidente, Rafael Espada, a
historiadores, académicos y religiosos, quienes estimaban que rendir tributo a dos exdictadores,
no contribuía con el fortalecimiento de la democracia del país. A su vez, el obispo Álvaro
Ramazzini, opinaba que la decisión tomada por la alcaldía era una equivocación política e histórica.

Para Edgar Reyes, abogado del Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos –CALDH– este
tipo de decisiones refleja la personalidad, la ideología y el carácter del alcalde de la ciudad de
Guatemala, Álvaro Arzú.

“Ambos (Ubico y Carrera) reflejan parte de lo que es Arzú… alguien enérgico que no hace caso.
Considero que ponerle esos nombres a pasos a desnivel en estos tiempos no es lo más apropiado,
es como resucitar dictaduras y Guatemala merece respeto”, dice Reyes.

El activista recalca que es preciso recordar que aún hay descendientes de aquellas épocas y “que
lucharon por las injusticias”. Además, señala que hay personalidades en el país que han aportado
mejores cosas y por lo tanto, merecen igual reconocimiento por parte de las autoridades ediles.

El entrevistado considera que ponerle el nombre de un dictador a las obras de infraestructura es


una ofensa a la memoria histórica de los pueblos indígenas y no ayuda a la reconciliación;
añadiendo que el problema radica en que el guatemalteco no tiene memoria histórica y por eso
justifica el nombre de las obras con las supuestas labores y hazañas del pasado, en detrimento de
la memoria de víctimas y el respeto a los derechos humanos.

Finalmente, el representante de CALDH hace énfasis en que el viaducto está bajo el Monumento a
la Raza, por lo que se debió llamar igual, o “de los pueblos indígenas”, así como el viaducto Tecún
Umán, que lleva ese nombre porque ahí se encuentra la estatua de ese personaje.

“Ubico fue una persona que discriminó a la población, no se preocupó de los pobres, y encima
pareciera que ahora estamos viviendo una tendencia de que la solución a los problemas del país es
con fuerzas represivas, al igual que aquellos días”, puntualiza.

POLÍTICA DE ARZÚ

Consultado sobre el tema, Carlos Sandoval, vocero de la Municipalidad de Guatemala, aclara que
parte de la política municipal es reconocer a los líderes nacionales que han sido parte de la historia
del país y revalorizar su labor durante su mandato presidencial, para que los guatemaltecos lo
tomen como un referente y lo recuerden “con el respeto que se merece”.

No obstante, afirma que aunque las obras son autorizadas por la comuna, es el alcalde capitalino
Álvaro Arzú, quien influye en la decisión del Concejo Municipal para nombrar un paso a desnivel o
crear un espacio para una plaza, pues es una de sus atribuciones como jefe edil.

El portavoz admite que en algunos casos se hacen las consultas con los Comités Únicos de Barrio,
alcaldes auxiliares y juntas de vecinos, pero se trata de utilizar en pocas ocasiones este recurso,
con el argumento de no poder consultarles a todos los vecinos “porque tendríamos una infinidad
de nombres y nunca van a quedar contentos y conformes todos”.

“No tiene nada que ver con preferencias políticas, partidarias ni ideológicas del alcalde al colocar
el nombre de una personalidad a una obra de infraestructura. Además con el nombre de un paso a
desnivel no se está cambiando nada, no se está afectando ni dañando el proyecto… al final de
cuentas la historia es historia y hay que respetarla como tal”, enunció Sandoval.

El jefe de Comunicación Social de la Muni reconoce que siempre han existido opiniones a favor y
en contra sobre esta situación, no obstante aclara a los inconformes que en ningún momento se
bautiza a los proyectos para ofenderlos, sino para apoyar la gestión política de un personaje
siguiendo un patrón de expresidentes guatemaltecos así como figuras nacionales e
internacionales.

“En la administración del alcalde Arzú se han hecho trece pasos a desnivel (incluyendo los más
recientes, Erick Barrondo y Papa Francisco) y nunca hemos pretendido marginar a ciertos
personajes por la etnia, religión o grupo social. Claro que consideramos importante darle espacio a
todos en las obras que se hacen e imagino que más adelante podría incluso haber un paso a
desnivel para el actual presidente o para Álvaro Colom, en fin, obras y proyecto hay y ellos forman
parte de nuestra historia como país.”, justifica el comunicador.

“NO DEBE SER UN CULTO AL EGO”

Según fuentes oficiales, dentro de la ciudad capital hay 268 obras de infraestructura, entre
monumentos, plazas, pasos a desnivel y bustos, de los cuales la comuna capitalina tiene a su cargo
170; los demás están en manos de entes privados o se ubican dentro de instituciones del Estado,
como el monumento Dr. Carlos Alfonso González Orellana, en el interior del Ministerio de
Educación, zona 10 o la estatua de Efraín Recinos, en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

En ese contexto, Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria de Guatemala, opina
que aunque sea a criterio de las autoridades ediles colocar y nombrar ciertos proyectos, esa
metodología no debe convertirse en una batalla ideológica ni en culto al ego personal de Arzú,
tomando en cuenta que “hay muchos héroes anónimos que no tienen un monumento y que
probablemente han hecho mucho más que cualquier otro que sí cuenta con uno”.

El empresario sugiere crear una comisión específica donde participe el sector público y privado
junto con la sociedad civil para que el proceso de nombres a calles, puentes y otras obras sea
transparente, participativo y no siga generando más confrontación sin dejar de resaltar la
identidad nacional.

“No hay que ideologizar el tema y no debería haber una discusión de otro nivel porque hay temas
más importantes que discutir que este tipo de situaciones que los grupos de derechos humanos
denuncian pues como país debemos buscar cosas que nos unan y no buscar problemas en donde
ya se sabe que nunca se va a quedar bien con todo el mundo”, culmina el representante de la CIG.

http://lahora.gt/obras-reviven-recuerdos-de-cuestionables-personajes-historicos/

Arzú una vida en la política: cinco veces alcalde y presidente

 Por Soy502
Álvaro Arzú murió el 27 de abril de 2018. (Foto: archivo/Soy502)

Falleció en medio de la polémica en el ámbito político por su respaldo al presidente Jimmy


Morales y por la solicitud de antejuicio presentado en su contra, quienes lo conocían aseguran que
tenía un carácter fuerte, pero también era un amigo confiable.

Álvaro Arzú murió a los 72 años y su vida política la inicio desde muy joven. Fue director del
Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), presidente y alcalde de la ciudad. Estuvo presente en
la visita de la madre Teresa de Calcuta en julio de 1982.
Esta image quedó de recuerdo de la visita de la Madre Teresa de Calcuta a Guatemala y donde
estuvo presente Álvaro Arzú. (Foto: Fredy Hernández)

En 1982 ganó su primer periodo como alcalde de la ciudad Capital, pero no asumió, y posterior se
involucró de lleno en la ámbito gubernamental. Fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores
en la presidencia de Jorge Serrano Elías.

En 1990 fue candidato a presidente, no ganó y ocupó el cuarto lugar. Posteriormente fue electo
como presidente en 1996 y durante su mandato se firmaron los Acuerdos de Paz. También ocurrió
uno de los crímenes más polémicos del país, la muerte de Juan José Gerardi.
Álvaro Arzú durante la firma de la Paz.
Muere alcalde Álvaro Arzú a consecuencia de un infarto

En el año 2003 ganó por segunda ocasión la alcaldía y desde esa fecha estuvo al frente de la
comuna. Ganó cinco veces la alcaldía, cuatro veces de manera consecutiva.

El libro en que Arzú relató toda su vida

http://www.soy502.com/articulo/arzu-vida-polemica-cinco-veces-alcalde-presidente-5313

Intereses relacionados